You are on page 1of 8

UFLR September 2009 Vol XVII

Del Toro 27
______________________________________________________________________________
Los 41: Una (re)afirmación de las sexualidades marginadas a las puertas de la
Revolución Mexicana
José César del Toro
University of California-Santa Barbara
Descubierto el mundo soslayado de quienes se
entendían con una mirada.
Salvador Novo, La estatua de sal
La invención del homosexual mexicano ocurre en los años precedentes a la Lucha
Revolucionaria (Monsiváis 2)1. Esta creación no sólo intenta definir la identidad individual, sino
la identidad colectiva de un pueblo en vísperas de los cambios revolucionarios que se avecinan a
inicios del siglo XX. El período previo a la lucha revolucionaria se desprende de la dictadura de
Porfirio Díaz. El gobierno porfirista suma treinta años y siete reelecciones, que dan comienzo en
1877 y culminan en 1911 cuando Francisco I. Madero se declara en contra del dictador (Castro
Leal 17).
Durante la presidencia de Díaz se fortalece a los grandes terratenientes, al clero y, a los
industriales. Es la directiva de Díaz un gobierno oligárquico, donde la concentración de poder se
limita a unos grupos pequeños privilegiados (19). Según el poeta e intelectual mexicano Octavio
Paz: “El gobierno de Díaz no era nada más un gobierno de privilegiados, sino de viejos que no se
resignaban a ceder el poder” (151). En apariencia, Díaz gobierna inspirado por las ideas en boga:
cree en el progreso, en la ciencia, en los milagros de la industria y del libre comercio. Sus ideales
son los de la burguesía europea. Muchos piensan que el régimen de Díaz prepara el tránsito entre
el pasado feudal y sociedad moderna (141-2). Es, en resumen, una era entre el progreso y el
orden que se focaliza en el control social2.
Una evidencia de esto es el escándalo público que ocasiona una fiesta privada de
homosexuales el 17 de noviembre de 1901 al ser irrumpida por la policía. Esta fiesta clandestina
toma lugar en la Ciudad de México en la cuarta calle de la Paz (hoy calle Ezequiel Montes). De
los participantes 22 se encuentran vestidos masculinamente y 19 se trasvisten. Al dársele revuelo
a la noticia se asegura que son 42 los arrestados, pero posteriormente se reduce a sólo 41
miembros (se rumora que se deja en libertad a un concurrente, Ignacio de la Torre, el yerno de
Porfirio Díaz). El escándalo se limita o expande debido a la inherente ausencia de una fotografía,
que ratifique la presencia u omisión de Nacho de la Torre en el susodicho acontecimiento, el cual
se transforma de un rumor a un hecho que permanece anclado en la historia.
De este número de cuarenta y tantos detenidos se conoce el verdadero nombre sólo de
tres: Jesús Solórzano, Jacinto Luna y Carlos Zozaya (Monsiváis 1)3. La cifra de los arrestados
1

La Revolución Mexicana principia con la rebelión maderista el 20 de noviembre de 1910, y cuya etapa militar se
puede considerar que termina con la caída y muerte de Venustiano Carranza, el 21 de mayo de 1920 (Castro 17).
2
El historiador Jonathan Katz en el libro The Invention of Heterosexuality (1995) argumenta la creación de la
heterosexualidad como una forma de controlar las sexualidades que se alejan de la norma.
3
Los periódicos de la época revelan otros nombres como: Felipe Martínez y Saúl Revilla (Irwin 36).

Es así que la multitud evita tanto mencionar o escribir el número de manera absoluta (saltándose siempre el número) (Irwin 90-1). Además de esta elaboración periodística que gira alrededor de este hecho. Sin embargo. La Patria y El Imparcial. 1901 (2003) de los editores Robert McKee Irwin. “El Baile nefando” (El País). Al respecto Carlos Monsiváis asegura: “Los encarcelados que después desaparecen o se dejan en libertad es seguro que 22 o 23 víctimas compran su libertad” (1). 6 Los dibujos de este caricaturista se han examinado en su gran mayoría debido a la fundamental aportación que han dado a la cultura popular mexicana por medio de los temas que hacen referencia a la Revolución Mexicana y la muerte (González Ramírez 95).UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 28 ______________________________________________________________________________ continúa disminuyendo hasta llegar a 19. El Popular. 7 La novela aquí analizada es tomada del libro The Famous 41: Sexuality and Social Control in Mexico. McCaughan y Michelle Rocío Nasser. Castrejón es una muestra más sobre la importancia del suceso. “Baile de afeminados” (El Universal). Edward J. pues con esta cifra se le identifica al homosexual. mandados a Yucatán a realizar trabajos forzados4. también. Por medio de este texto voy a intentar matizar el repertorio de construcciones sociales del personaje afeminado. por solo mencionar algunos (Irwin 35). 5 Michel Foucault en The History of Sexuality (1975) argumenta que la misma prohibición al discurso sexual fomenta el incremento de textos en referencia al tema. El Universal. los grabados que hacen referencia a los 41 homosexuales de 1901 han sido poco mencionados o estudiados por los investigadores. . Los encabezados van marcando la noticia como un suceso que trasciende la misma cotidianidad hasta convertirse en un escándalo periodístico. y se les manda también a Yucatán (Monsiváis 199). entre los encabezados se encuentran: “Baile de señores solos” (El Diario del hogar). ya que no hay un registro fotográfico que corrobore el evento. 4 En 1902 son arrestados dos homosexuales. Al mismo tiempo que se devela la noticia periodística también se publican imágenes caricaturescas o grabados (acompañados de un extenso estribillo impreso en la misma ilustración) sobre los participantes de la fiesta. 8 El 41 tiene una representación simbólica en la cultura popular mexicana. Un ejemplar de la versión original se encuentra en la Biblioteca Nacional de México. “Un baile clandestino sorprendido: 42 hombres aprendidos. unos vestidos de mujeres” (El Popular). la publicación de la novela Los Cuarenta y uno: Novela crítico-social (1906)7 de Eduardo A. que toma lugar en 1901 y la secuela histórica que se registra en la sociedad mexicana. Tomo en cuenta el concepto de Mijaíl Bajtín sobre la triple visión óptica para intentar analizar la voz propia y ajena de los personajes homosexuales. las imágenes más representativas son las del caricaturista José Guadalupe Posada (1852-1913)6. El País. Mi propuesta para este ensayo comprende el hacer una lectura de la novela de Eduardo Castrejón Los Cuarenta y uno: Novela crítico-social (1906). La noticia se comienza a propagar el 19 de noviembre de 1901 (lapsa alrededor de tres semanas) en los múltiples diarios de la nación mexicana5 como: El Diario del Hogar. que se da a principios de siglo XX antes de la Revolución Mexicana. posteriormente. que cubren el suceso y lo expanden (exageran) hasta convertirse en parte de la cultura popular8. Es importante considerar la publicación de esta noticia a través de los diferentes medios de comunicación. La noticia de los diarios al igual que otros materiales históricos narran el suceso desde la mirada periodística y el entretenimiento de las masas. “La Bigotona” y “El de los claveles dobles”. las cuales dan muestra de lo que el imaginario mexicano de la época (des)dibuja en referencia a los personajes homosexuales. que es la cantidad de presos enviados a barrer las calles de la ciudad y.

No es una visión unilateral la que se crea sobre estos personajes afeminados. el yo visto por sí mismo. el territorio del silencio y el respeto. cuando Judith recibe una carta suya (Irwin 128). el centro de esa sociedad pervertida. y de no ser llevado junto con el resto de los presos al sur de México a realizar trabajos forzados. Zapata (2006). y recae en las exageraciones afectivas y en las superficialidades exteriores o físicas que atienden los mismos protagonistas: 9 A pesar del título del libro. tienen la oportunidad de dialogar sobre la cotidianidad de sus vidas. yo-para-otro y otro-para-mí)12 que se forman en una manera de concebir al mundo en que se desenvuelven en presencia y colaboración con el otro. Pese a esto. al dárseles voz propia (una visión personal). que debido a su posición social se le permite tener el privilegio de no ser incluido en este (des)orden. quienes llevan una doble vida (sostienen una relación amorosa entre ellos y otra con sus respectivas novias Estela y Judith). cuyo nombre reaparece en el capítulo 22. 12 Estas nociones son tomadas de Estética de la creación verbal. La aclamada fuga de Ignacio de la Torre durante la aprehensión de los 41 y su exclusión en las noticias publicadas por los medios permite deducir. la misma conversación se aleja de una interacción natural. La vida social de estos dos protagonistas gira alrededor de sus reuniones con otros personajes de igual o mayor elegancia femenina: Estrella. . Blanca y Margarita. donde ese yo se transforma y comunica con ese otro como si fuera un reflejo/diálogo con uno mismo. quien logra fugarse. donde tiene cabida este personaje (186). El drama de la narración se centra en el arresto y castigo de todos los participantes de la celebración al ser sorprendidos por la policía con la única excepción de don Pedro de Marruecos. los 41 no son el enfoque después del capítulo 14. 10 En el libro La Feria de la Vida (1937) de José Juan Tablada se evoca a De la Torre y sus relaciones con Porfirio Díaz. En la novela de Castrejón se evidencia una homosexualidad que parte y se funda esencialmente en el travestismo (el íntimo placer de los personajes masculinos por vestir indumentaria femenina). Pudor. De forma similar. Los personajes. oficialmente. Los famosos 41 una vez que son enviados a Yucatán.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 29 ______________________________________________________________________________ La novela Los 41 como indica su título9 recrea el acontecimiento de 1901 (la fiesta de los 42 homosexuales que terminan siendo arrestados). El lector nunca llega a saber el nombre “verdadero” de estos personajes o las razones por seleccionar tal nombre11. Ignacio de la Torre10 es don Pedro de Marruecos. Esta novela narra principalmente la historia de dos personajes homosexuales denominados Mimí y Ninón. desaparecen de la narrativa. por Mijaíl Bajtín. Todos ellos son conocidos por medio del pseudónimo o sobrenombre con el que son identificados en la narración. Es fundamental apuntar que ninguna de las amistades (personajes afeminados) de Mimí y Ninón posee un nombre que atisbe de alguna forma al género masculino de éstos. implica el verse desde afuera. Carola. Aún más reciente es la novela de Pedro Ángel Palou. Además la sexualidad de las clases altas es. En la novela. Virtud. Primero. donde el personaje de Nacho cobra vida propia y sostiene una relación sexual con el personaje revolucionario de Emiliano Zapata. 11 José Clemente Orozco caricaturiza a los gays arquetípicos y le da nombre al grupo: “Los Anales” (Monsiváis 201). con la excepción de Ninón. sino más bien es una óptica que se construye desde tres puntos o ángulos (yo-paramí. y el único que escapa de la fiesta (Monsiváis 199). la novia de Mimí le reconoce con este nombre sin importar lo femenino que pudiera resultar el apelativo.

¿verdad? -¡¡Chulísimos. Se perpetúan dos estereotipos. -¡¡¡Ay…sí. Además. 13 Esta misma restricción por parte de la sociedad dominante se observa en los trabajos de los articulistas Matthew Looper y Terry Tafoya. véase The Famous 41: Sexuality and Social Control in Mexico. Blanca. Para un estudio meticuloso sobre estas viñetas. De igual forma. A primera vista se puede deducir por las imágenes de las parejas el cortejo que existe entre estos dúos. 1901 (2003). y el otro es el eterno homosexual a quien le apasiona la propia apariencia física y el uso de la vestimenta femenina. Estos dos seres bailan alrededor de otras parejas que poseen las mismas características. Las parejas de Ninón y Mimí siguen este mismo prototipo. ¿verdad. bello Ninón? -¡No. el que se trasviste de mujer y el otro. -Si. alma mía! ¿no ves que soy tu maridito?-respondió Ninón con una mueca grotesca. . la cual al verse plasmada a través de su propia interacción no trasciende la aparente frivolidad y reincide en los estereotipos. cuyo énfasis se centra en atender la diversidad sexual que existe en las culturas indígenas. Estrella. si son naturales… -¿Y tus choclitos. un dandi que porta un traje masculino. -Pero te perfumarás tu cabellera y tu sedoso bigotito.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 30 ______________________________________________________________________________ -¿Fuiste anoche a la ópera?. 14 Es uno de los grabados que realiza el caricaturista en relación con este acontecimiento. los personajes se perciben bajo el binarismo heterosexual del hombre y/o la mujer. Virtud. chiquitito?-dijo Mimí entusiasta.le decía Estrella a Margarita. -¡Qué onditas tan preciosas tienes en tu peinado. por darte gusto haré lo que tú quieras… (112) El diálogo pareciera sugerir la dualidad de los personajes homosexuales. están muy monos con mis calcetines calados. y la diversión que se origina en la celebración misma. Virtud. Mimí. que recurren al imaginario homofóbico. son americanos?… -Sí. Encontrados en un baile de la Calle de la Paz el 20 de noviembre de 190114” se nos presenta por medio de las imágenes dos clases de homosexuales: uno. cada una de las expresiones llevadas en esta conversación atestigua no sólo un único tipo de homosexual. y muy elegantes!! (96) Este es el más extenso diálogo que sostienen los concurrentes en uno de sus encuentros en que progresa el drama de esta novela. pero lo que se revela es la demarcación del imaginario homosexual al encasillar a estos dos individuos en patrones heteronormativos13. no fuiste? -¡¡¡No. mi vida. sino que lo amplifica a una gama de voces afeminadas y estereotipadas. Margarita! ¿qué. En esta conversación se observa la perspectiva de estos personajes. Ninón pese a su inherente homosexualidad representa la figura masculina en la relación amorosa y Mimí debido al gusto por travestirse encarna a la mujer: -¿Y tú no te resuelves a ponerte uno de los trajes de mujer. cómo no!!! -¿Y tú. en el grabado de Posada titulado: “Los 41 maricones. te las rizaste? -No. tú!!! Estuve un poco enfermo y no quise salir de casa. uno: el hombre homosexual y su gusto por el arte. Sin embargo.

Su aspecto era de una niña pudorosa. mimado de la fortuna.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 31 ______________________________________________________________________________ Este apego entre el discurso y la imagen se refuerza con los versos adjuntos que se encuentran en el mismo dibujo y que inicia con el título “Aquí están los Maricones. pero los únicos que son catalogados como femeninos son los que sufren la sorna y el desprecio de la sociedad homofóbica.-¿Mimí. Tomando en cuenta que todos los invitados son aprehendidos. el cual se ve reflejado en la visión del otro. el yo-para-otro implica la perspectiva del otro (heterosexual) que es la mirada foránea al entrar en el mundo de ese yo (homosexual). Esta focalización no se aleja de la visión de las novias de Ninón y Mimí (Estela y Judith): -¿Será posible tanta ignominia. los prostitutos. Carola […] su voz y sus modales femeninos lo hacían ridículo. de alguna forma. que al mirarlo no se podía menos de reír y acordarse de una escena bufa […] Estrella el infeliz que se iniciaba esa noche en la sociedad de los degenerados. Muy chulos y coquetones15” en los versos al aludirse a los homosexuales disfrazados de mujer. en quien los hombres cifran toda su delicia. sino a lo más bajo que se encuentra en la sociedad: los degenerados. que trueque sus papeles de hombre para convertirse en bestia. éstos son delineados como “simpáticas muchachas”. que tiene el poder de la palabra. ese varón lleno de vida. “Vestidos de raso y seda / Al último figurín. por 15 Este es el mismo título con el que se abre la celebración del centenario de los 41 (2001) en el museo de la Ciudad de México.” Sin importar que los sujetos masculinos compartan la misma cualidad (su homosexualidad) con el resto de los participantes. los individuos travestidos son los que son denominados los “famosos jotitos. / Con pelucas bien peinadas / Y moviéndose con chic” y al referirse al resto de los participantes se les señala como varoniles: “La otra mitad con su traje. bulliciosa y dislocante. Todos los personajes sin excepción alguna son vistos y descritos por la voz narrativa de una forma peyorativa: Blanca […] su boca de belfos africanos y su nariz roma. sea todo lo inconstante con las mujeres. de los sinvergüenzas. (113-4) Los personajes son grotescos hasta el punto que su apariencia física coincide con las características o peculiaridades de seres antiestéticos (un clown de circo de barrio. . de dinero. En el imaginario mexicano se marca de este modo la concepción del afeminado o travesti como el único tipo de homosexual que viola las reglas de la sociedad. de felicidad. de los prostitutos. / Es decir de masculinos.” Aunque se marca una clara distinción entre estos dos tipos de homosexuales (masculinos y femeninos). le daban un aire de hembra gorila. un gorila). Estela?-preguntaba indignada Judith. Margarita […] sus enormes ojos negros. por medio de una crápula sucia y degradante?… -Yo concibo-decía Estela desesperadamente-que un hombre como Mimí. inocente y mimada. pero que cambie las caricias de la mujer. su nariz aguileña y su boca diminuta […] semejaba a un clown de circo de barrio. Segundo. aceptado en nuestra alta aristocracia. juguetona. no entran en esta categoría. No sólo se asemejan a criaturas repugnantes.

que no dudo perdonarías los extravíos de mi juventud. tan sincero y tan leal. las novias de estos dos protagonistas se refieren al personaje de Mimí como el varón que abandona su hombría para transformarse en una bestia. El castigo ha sido inmenso. (128) La focalización de la voz de este personaje tiene que ver con su rehabilitación como ser degenerado (homosexual). te amo. eso. es una de las pocas muestras. sí. Te amo porque sé que en tu corazón sin mancha anida la virtud. De esta misma forma. [Judith] mora” (103). pero es más inmensa mi regeneración. Ninón es capaz de cambiar debido a su homosexualidad con atisbos masculinos en cuanto al resto de los personajes que denotan una homosexualidad con peculiaridades femeninas no tienen esta alternativa: 16 Carlos Monsiváis en el ensayo “Ortodoxia y heterodoxia en las alcobas” apunta a la familia como el origen del proceso del aplastamiento de la vida sexual (183). (104) Las voces de los personajes de Estela y Judith apoyan sus mismas descripciones u opiniones con la de la voz narrativa. Es así que. y encontrar la salvación en las soluciones que estipula la sociedad. heterosexual y la formación de una familia16 es el camino que debe seguir Ninón una vez omitida su homosexualidad. El personaje de Ninón es el único que tiene esta opción de poder hablar sobre algunos de los personajes. los demás (heterosexuales) vistos por ese yo (homosexual personal o colectivo). El personaje se comprende totalmente dentro de una concepción antinatural. Judith.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 32 ______________________________________________________________________________ las groseras aberraciones de los pederastas. que no son clasificados como afeminados. y te amo. que ahora se prepara para integrarse a la sociedad. Si no creyera en la nobleza de tus acciones y en tu pudor. donde Ninón tiene una opinión propia: A todas horas tu imagen está grabada en mi mente con caracteres indelebles. el homosexual es a la misma vez el pederasta y el pervertido que la sociedad rechaza y odia. Esta perspectiva enjuiciadora se recalca en cada una de las opiniones que los personajes heterosexuales se formulan. Judith. ya me hubiera buscado mi alivio en el suicidio. Pero tu corazón es tan grande. La visión del detective „Manos de Alacrán‟ coincide con el resto de los personajes al describir a Ninón y la relación de éste con sus amig@s: “Los quiere con mucho fuego. con toda la expresión sincera de mi alma. siderales. esta mirada conlleva a ese yo a poder tener cierta libertad de expresión y delinear a los demás por medio de la profunda observación. con tanto fuego. Judith. El amor por la mujer casta. la cual al referirse a los personajes homosexuales los denomina como unos degenerados. que temo que se queme y descienda hasta el vicio de que adolecen algunos jóvenes prostituidos de esa sociedad en que Ud. . al entrar en una dimensión desconocida incapaz de comprender y tolerar (el mundo homosexual). Tercero. jamás pasó por mi mente […]. La única senda a seguir para el hombre homosexual que quiere y puede ser regenerado es el negarse a sí mismo. La carta dirigida a su exnovia.

Estética de la creación verbal. la ausencia de esta palabra marca la creación de una identidad que no se ha establecido hasta ese momento. también. la novela no sólo detalla lo que ocurre en la celebración. Michel. Foucault. 17-29. Minneapolis: U of Minnesota P. Mijaíl. Mexican Masculinities. Irwin. México: Siglo XXI. La caricatura política. Al susodicho no se le conoce bajo el vocablo homosexual. Por su parte. grotesco y degenerado. González Ramírez. los grabados del caricaturista José Guadalupe Posada se configuran como una muestra histórica al develar la importancia de este hecho. 66-91. Al mismo tiempo que la noticia se publica en los diarios del país. ya sea a través de la cárcel o la muerte misma debido a su diferencia sexual. y que es muy significativo para toda comunidad gay el día de hoy. Trad. habíale escrito primero a sus padres y éstos permanecieron mudos a su llamamiento. 1982. México: Tipografía Popular. prostituto. Tatiana Bubnova. El procedimiento de los personajes homosexuales en la narrativa refleja el mismo trato que se da a los homosexuales en la sociedad de la época. 1990. Manuel.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 33 ______________________________________________________________________________ Mimí estaba inconocible. Castrejón al referirse a los participantes de la aclamada celebración de 1901 marca un imaginario que reconoce al personaje homosexual como un sujeto femenino. Castrejón. Las diferentes perspectivas de las voces narrativas que se delinean en la novela recaen en los estereotipos. Escribióle después a Don Pedro de Marruecos una carta llena de ternuras dolorosas. New York: Vintage Books. 1. t. Eduardo A. A manera de conclusión. Los Cuarenta y uno: Novela crítico-social. de sufrimientos insoportables y horribles martirios. Robert Hurley. o la presencia de un personaje homosexual fueron un tabú (71). desmoralizado. cuya función es reproducir el discurso homofóbico de la sociedad. que por el paso de los años ha permanecido sepultada en el olvido. Antonio. El crítico Luis Mario Schneider señala cómo en la literatura hasta principios del siglo veinte el tratamiento abierto del tema. Castro Leal. (127) Los personajes son remitidos al castigo que señala la sociedad. Aguilar: México. sino que nos aproxima a una verdad histórica ignorada y. 1955. 1906. La novela de la Revolución Mexicana. . Obras citadas Bajtín. Resulta de esta manera un apego inherente entre la historia y la ficción. Robert McKee. Introducción. 2003. The History of Sexuality. la novela Los 41 nos acerca y confirma la realidad histórica del acontecimiento previo a la Revolución Mexicana. 1960. pero Don Pedro había muerto en una orgía a consecuencia de una congestión alcohólica. México: Fondo de Cultura Económica. Trans.

---.50 (1985): 82-6. & Michelle Rocío Nasser. . 1997. Katz. El laberinto de la soledad.” Letra S (2001): 1-3. 1998. New York: Manchester UP. 171201. “La gran redada. Tafoya. Schneider. Paz. Ed. 1901.” Casa del Tiempo 49. Beverly Greene.” Ethnic and Cultural Diversity Among Lesbians and Gay Men. 1-32. Novo. Edward J. Matthew G. Looper. Octavio. Salvador. Terry. New York: Palgrave Macmillan.11 (1995): 183-210. McCaughan. The Invention of Heterosexuality. New York: Dotton. The Famous 41: Sexuality and Social Control in Mexico. “El tema homosexual en la nueva narrativa mexicana. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Monsiváis. Carlos.” Debate Feminista 6.” Ancient Maya Women. “Ortodoxia y heterodoxia en las alcobas. Luis Mario. 2008. Thousand Oaks: Sage Publications.UFLR September 2009 Vol XVII Del Toro 34 ______________________________________________________________________________ ---. 1-8. eds. Jonathan Ned. La estatua de sal. Ed. Traci Ardren. 1995. “Women-Men (and Men-Women): Classic Maya Ruler‟s and the Third Gender. New York: Altamira P. 2003. 2000. “Native Gay and Lesbian Issues: The Two-Spirited.