You are on page 1of 2

LA PROPIEDAD INDUSTRIAL COMO INSTRUMENTO DE MERCADO.

Ahora que está tan de moda hablar de la reestructuración del Estado, ha
surgido la inquietud de qué relación existe entre la Propiedad Industrial y las
otras dos áreas misionales de la Superintendencia de Industria y Comercio, es
decir, la Protección del Consumidor y la Promoción de la Competencia.
Para entender esa relación, imagínese entrar a un supermercado, en el que
todos los productos que aparecen en las góndolas, están en cajas idénticas.
Todas tienen el mismo tamaño; todas son del mismo color — blancas -;
ninguna tiene marca; ninguna indica quién es el fabricante; ninguna genera
preferencia, ni tampoco despiertan interés o emoción. Solamente son cajas
blancas en las que apenas dice galletas, detergente, papel higiénico, leche, etc.
En un escenario como el descrito, en el que los elementos de la propiedad
industrial brillan por su ausencia, no existe competencia, pues los oferentes
carecen de marcas en sus productos, viéndose así desprovistos del elemento
que hoy por hoy es considerado el activo más importante con que cuenta un
empresario. Si lo anterior no fuera suficientemente grave, los consumidores se
verían seriamente perjudicados, pues ellos ya no contarían con elementos que
les indicaran qué producto escoger, y se verían forzados a comprar uno sólo: El
de la caja blanca.
Afortunadamente la situación mencionada no se presenta en la realidad,
gracias al sistema de propiedad industrial, que constituye un instrumento
indispensable para garantizar la libre competencia y proteger a los
consumidores.
Al analizar la relación entre la propiedad industrial y la promoción de la
competencia, se podría afirmar, si no se mira con profundidad el tema, que los
derechos de propiedad industrial (marcas, nombres comerciales, indicaciones
geográficas, patentes de invención, diseños industriales etc), en la medida que
implican una prohibición de competir en la explotación de estos derechos,
constituyen una excepción al principio de la libre competencia. Pero sucede
todo lo contrario, los derechos de propiedad industrial son instrumentos
necesarios para que la libre competencia pueda desarrollarse.
Es indudable que sin la existencia, por ejemplo, de las marcas y los nombres
comerciales, es imposible la existencia de la competencia.
Y es imposible, porque el uso de los signos distintivos es el mecanismo para
que los empresarios puedan dar a conocer los productos y servicios que
existen en el mercado y para que los consumidores puedan elegir entre la
variedad de los que se les ofrecen. La promoción de una empresa y la
publicidad de un producto, solo se puede lograr a través de los signos
distintivos. No hay duda, pues, que una empresa para captar clientela y
solidificar su posición competitiva en el mercado, tiene que valerse de los
signos distintivos.

Quién invertiria en investigación y desarrollo sí después de solucionar un problema técnico. Si un consumidor queda satisfecho con un producto o servicio determinado. como el MAX PLANCK. garantiza la existencia de la propiedad industrial. Y la libre competencia. son un instrumento indispensable para que exista la libre competencia en el mercado. tienen bajo su responsabilidad el manejo de la propiedad industrial y el de la promoción de la competencia. que el fortalecimiento del sistema de propiedad Industrial a cargo de la Superintendencia de Industria y Comercio implica el fortalecimiento de la protección del consumidor.En el ámbito de las patentes de invención. pero valiosa. a su vez. seria imposible la competencia en el ámbito tecnológico. en la toma de decisiones frente a la variedad. Las anteriores reflexiones nos llevan a la conclusión que las tres áreas misionales de la Superintendencia no son áreas disímiles. al tiempo que beneficia al consumidor. lo cual constituye una información sencilla. la protección al consumidor y la promoción de la competencia son tres áreas que no tienen sentido ninguna de ellas sin la existencia de las otras dos. con base en el conocimiento que tenemos de un determinado producto o servicio. la propiedad industrial es indispensable para garantizar la libre competencia. la propiedad industrial. la propiedad industrial se constituye. el medio que tiene para volver a adquirir el producto o servicio. cada vez mayor. igualmente. de productos y servicios existentes en el mercado. en Alemania. Jairo Rubio Escobar Superintendente de Industria y Comercio . en columnas anteriores. En fin. es a través de las marcas. Por el lado de protección del consumidor. en una herramienta necesaria para la protección de los derechos de los consumidores. instituciones tan respetables y conocidas a nivel mundial. Las normas de libre competencia y de propiedad industrial son indispensables para proteger al consumidor. ocurre lo mismo. pues los signos distintivos cumplen una función de indicación de calidad. Por ello hemos afirmado. pues si las mismas no existieran. todo el mundo pudiera explotar la invención? Al ser la propiedad industrial un instrumento para garantizar la libre competencia. sino que por el contrario tienen un gran nexo que las une. es decir. Por su parte.