You are on page 1of 5

UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO
PROGRAMA DE FORMACIÓN ACADÉMICO PROFESIONAL
MÓDULO CIENTÍFICO TÉCNICO

“Implementar herramientas significativas para
mejorar la planificación escolar en el Sistema
Educativo Bolivariano”.

Estudiante:
Deibis Coromoto Querales
Expediente:MGE-142-00337S
Sección: NP11MOS
Gerencia educativa

Araure, Febrero del 2014

Nuestra sociedad está

envuelta

en

un

complicado

proceso

de

transformación. Una transformación no planificada que está afectando a la
forma como nos organizamos, como trabajamos, como nos relacionamos, y
como aprendemos.estos cambios tienen un reflejo visible en la escuela como
institución encargada de formar a los nuevos ciudadanos. Nuestros alumnos
disponen hoy en día de muchas más fuentes de información que lo que ocurría
no hace ni diez años. Esta situación está haciendo necesario un replanteo de
las funciones qué tradicionalmente se han venido asignando a las escuelas y
al personal profesional que en ellas trabajan: Docentes, Obreros, Secretaria(s)
entre otros. Una de las características de la sociedad en la que vivimos tiene
que ver con

el

hecho

de

que

el conocimiento es

uno

de

los

principales valores de sus ciudadanos. El valor de las sociedades actuales está
directamente relacionado con el nivel de formación de los mismos, y de la
capacidad de innovación y emprendimiento que éstos posean; razón tenía
nuestro Libertador Simón Bolívar al afirmar que "las naciones marchan hacia el
término

de

su

grandeza,

con

el

mismo

paso

con

que

camina la

educación"(octubre de 1825).
Pero los conocimientos, en nuestros días, tienen fecha de caducidad y
ello nos obliga ahora más que nunca a establecer garantías formales e
informales para que los ciudadanos y Docentes actualicen constantemente
su competencia.

Hemos

entrado

en

una

sociedad

que

exige

de

los profesionales de la Educación y de otras ramas o especializaciones del
saber científico social una permanente actividad de formación y aprendizaje. La
escuela, uno de las principales agentes educativas, también está envuelta
en todo este maremágnum que caracteriza la llamada sociedad de la
información. Por

ello, debe atender

a

las

demandas sociales que

desde

distintos ámbitos se realizan. Por lo tanto, una de las tareas de la escuela,
diríamos que, es la alfabetización y enseñanza global o integral porque sólo así
podremos llegar a hablar de una cultura del aprendizaje permanente como una
parte real de la cultura social. Esta cultura se caracterizaría por la participación
del pueblo y la sociedad en su evolución y desarrollo, seleccionando las
alternativas más enriquecedoras que reduzcan definitivamente el determinismo
social, imperante todavía, del que solo aprenden los más aptos. Es decir, que la

toma de decisiones no sólo se han emprendidas por especialistas que guíen
según sus intereses el cambio dentro de las mismas. La Escuela entendida
como espacio alternativo de la comunidad en la que el aprendizaje formal y no
formal se han de conjugar para orientar, estimular y propiciar la participación
activa de sus integrantes de forma asertiva, de tal manera que produzca en
ellos permanentemente el deseo de mantenerse interrelacionados para superar
las dificultades colectivas e individuales que puedan surgir producto de las
diferenciaciones sociales y culturales.
Tal visión de la Escuela indica que ésta debe ser el eje central de toda
actividad comunitaria, es decir debe ser la colectora, sintetizadora, proponente
y propulsora de los saberes que se dan intra y extra comunidad con la finalidad
de

coadyuvar

a

su

optimización

y

mejora

socio-cultural.

Esto

conlleva analizar el estamento escolar local comunitario que tenemos con el fin
de buscar estrategias adecuadas que permitan insertar la institución en un
medio cada día signado por el manejo instrumental del conocimiento real que
se produce allí mismo y a la vez propicie la solidaridad, el respeto por
los derechos humanos,

la convivencia fraternal-sincera,

fomente

la

participación en la solución de sus problemas y la apropiación de los
legados jurídicos legales establecido en el país. En el sentido estricto de la
palabra, el sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí, que
constituyen

una

determinada

formación

integral,

no

implícita

en

los

componentes que la forman. Todo sistema convencionalmente determinado se
compone de múltiples subsistemas y estos a su vez de otros, tantos como su
naturaleza lo permita, los cuales, en determinadas condiciones pueden ser
considerados como sistemas; por lo tanto, los términos de sistemas y
subsistemas son relativos y se usan de acuerdo con las situaciones. El enfoque
de sistema, también denominado enfoque sistémico, significa que el modo de
abordar los objetos y fenómenos no puede ser aislado, sino que tienen que
verse como parte de un todo. No es la suma de elementos, sino un conjunto de
elementos que se encuentran en interacción, de forma integral, que produce
nuevas cualidades con características diferentes, cuyo resultado es superior al
de los componentes que lo forman y provocan un salto de calidad.

Desde el punto de vista filosófico, el enfoque sistémico se apoya en la
categoría de lo general y lo particular, es decir, del todo y sus partes y se
sustenta en el concepto de la unidad material del mundo. En general, todo
sistema tiene 4 propiedades fundamentales que lo caracterizan: los
componentes, la estructura, las funciones y la integración. Estas propiedades
deben tenerse en cuenta cuando se aplica el enfoque sistémico. Los nuevos
modelos de enseñanza se basan en matrices holistas e integrales. Las holistas
no tienen una sólo fuente, son una combinación de nuevas percepciones
y valores pero siempre contextuadas en la evolución de la conciencia humana.
La perspectiva integral le suma la premisa de buscar hacer un todo completo,
haciendo hincapié en la intuición y la síntesis. Impulsa a reunir las cuatro caras
de la verdad en la realidad manifiesta que son la conciencia introspectiva, las
creencias culturales, el comportamiento observable y la sociedad en que
vivimos.

La educación ha sido siempre una cuestión de interés profundamente
humana y eminentemente social. El hombre es un ser que aprende desde que
nace hasta que muere, inclusive cabe decir que antes de nacer, en el vientre
materno ya se está aprendiendo. En principio aprender es un proceso que
implica la modificación de la conducta por medio de la experiencia, si un
individuo responde a un estímulo puede decirse que tiene lugar el aprendizaje.
Se educa cuando se transmite un hábito, comportamiento, destreza, habilidad o
conocimiento que son necesarios para sustentar el sistema social vigente, que
se transmite de una generación a la siguiente. Es también un legado de
experiencia que facilita la resolución de los problemas que se presentan a
diario. La educación toma forma de mandato que puede ser implícito o
explícito, puede aprenderse en forma directa o puede registrarse la experiencia
para que otros se beneficien del conocimiento aún sin haber tenido la
experiencia directa.

El aprendizaje y las teorías que tratan los procesos de adquisición de
conocimiento han tenido durante este último siglo un enorme desarrollo debido
fundamentalmente a los avances de la psicología y de las teorías
instruccionales, que han tratado de sistematizar los mecanismos asociados a
los procesos mentales que hacen posible el aprendizaje [Reigeluth, 1983]. El
propósito de las teorías educativas es el de comprender e identificar estos
procesos y a partir de ellos, tratar de describir métodos para que la instrucción
sea más efectiva. Es en este último aspecto en el que principalmente se basa
el diseño instruccional, que se fundamenta en identificar cuáles son
los métodos que deben ser utilizados en el diseño del proceso de instrucción, y
también en determinar en qué situaciones estos métodos deben ser usados.
De acuerdo con [Reigeluth, 1987], de la combinación de estos elementos
(métodos

y

situaciones)

se

determinan

los principios y

las teorías del

aprendizaje. Un principio de aprendizaje describe el efecto de un único
componente estratégico en el aprendizaje de forma que determina el resultado
de dicho componente sobre el enseñante bajo unas determinadas condiciones.
Desde el punto de vista prescriptivo, un principio determina cuándo debe este
componente ser utilizado. Por otro lado, una teoría describe los efectos de un
modelo completo de instrucción, entendido como un conjunto integrado de
componentes estratégicos en lugar de los efectos de un componente
estratégico aislado.
A este respecto, el estudio de la mente y de los mecanismos que
intervienen en el aprendizaje se ha desarrollado desde varios puntos de vista
basados en la misma cuestión fundamental, a saber: ¿Cuáles son las
condiciones que determinan un aprendizaje más efectivo? [Gagné, 1987]. En
un primer lugar, desde un punto de vista psicológico y pedagógico, se trata de
identificar qué elementos de conocimiento intervienen en la enseñanza y cuáles
son las condiciones bajo las que es posible el aprendizaje. Por otro lado, en el
campo de la tecnología instruccional, se trata de sistematizar este proceso de
aprendizaje mediante la identificación de los mecanismos y de los procesos
mentales que intervienen en el mismo. Ambos campos van a servir de marco
de referencia para un
colectivo.

desarrollo holístico y emancipador de aprendizaje