You are on page 1of 19

4.

TERAPIAS DE FAMILIA

Práctica clínica y supervisión

El clásico japonés Musashi Miyamoto describe la formación del gran
samurai Musashi. Comienza cuando Musashi se encuentra con un monje sabio
y anciano que se da cuenta del potencial y el talento de este joven rebelde que
ha estado tiranizando al pueblo.
Decidido a educar a este hombre salvaje, el viejo monje desafía primero a
Musashi a luchar contra él con toda su fuerza. Musashi, un experimentado
luchador callejero, se ríe de la idea de desafiar al aparentemente endeble
monje. Pronto descubre, sin embargo, que incluso con su fuerza física no
puede vencer al monje, que simplemente evita la confrontación directa con él.
En este proceso de jugar al escondite, el monje engaña a Musashi para que
éste perfeccione sus artes de lucha de un modo que sólo le quedará claro
mucho más tarde.
Encolerizado por su incapacidad para capturar al monje, el pupilo desagradecido le busca por todo el templo donde vive, sólo para encontrarse a sí
mismo atrapado al final por el monje, esta vez en una biblioteca sin salida.
Después de meses gritando obscenidades en vano, Musashi finalmente sienta
la cabeza y comienza a leer los muchos libros y extraños manuscritos de la
estancia donde se mantiene confinado durante diez años. Durante este periodo,
se dan numerosos encuentros entre Musashi y el monje, y con cada
experiencia las habilidades de Musashi son cada vez más refinadas.
Un día, Musashi se encuentra la puerta de la biblioteca abierta. Al otro
lado de la puerta se encuentra el monje, que le dice que le ha enseñado todo lo
que sabe y que, a partir de ahora, Musashi deberá continuar aprendiendo por sí
mismo. Así, Musashi comienza la gran aventura de convertirse en el más
grande samurai de la historia.
La historia de este profesor comprometido consigo mismo y de su desmotivado alumno se encuentra en lo profundo de nuestras fantasías como
estudiantes y profesores. Para los profesores, la historia demuestra que los
conflictos de poder son inevitables en el proceso de aprendizaje interpersonal.
Para aquellos de nosotros que deseamos encontrar un profesor muy
comprometido con nuestro crecimiento y rendimiento, a pesar de nuestra
estupidez y resistencia, la experiencia de Musashi con el monje es el
encuentro de una vida. Sin embargo, para los que son sensibles a

y existe una fuerte polémica entre los discursos rivales de los terapeutas intervencionistas y los pasivos. . volveremos a la división del campo entre terapeutas intervencionistas y pasivos. da por establecido aquello que ha llegado a ser del dominio público en la teoría y la práctica. Ya no existe un centro teórico para la disciplina.58 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR las jerarquías y las cuestiones de control. los programas de entrenamiento advierten de su adhesión a una escuela en particular. A pesar de que son marcadamente diferentes. El drama de la relación en el aprendizaje nos aporta temas y significados variados para cada persona. artificial y los terapeutas que han sido agrupados juntos no necesariamente se verán a sí mismos como semejantes. se discutirá e ilustrará mi propio estilo terapéutico. Las primeras oposiciones contra la dictadura del psicoanálisis han sido reemplazadas por la preocupación por la efectividad en áreas discretas. este método del entrenamiento del samurai podría ser una experiencia de aprendizaje espeluznante. Para dotar de una cierta organización a nuestro esquema. En el capítulo 5. todos ellos transmiten la sensación de un compromiso personal con el proceso terapéutico. Nuestra labor en este capítulo será proveer de una visión general de las numerosas formas en que se ha conducido la terapia familiar y en que han sido entrenados los terapeutas en su práctica. y en la segunda parte del libro ese estilo será elaborado en las historias de supervisión por nueve de mis estudiantes y colegas. La misma diversidad se presenta en el entrenamiento. Nuestra selección es de algún modo arbitraria y se basa. sino que en vez de ello tiene lugar en las universidades. Los programas que otorgan el grado de máster en terapia familiar han florecido en numerosos puntos de Estados Unidos y del extranjero. como se refleja en sus muchas escuelas diferentes de pensamiento. Pero la terapia familiar de los noventa. en parte. El entrenamiento de los terapeutas familiares no está relegado a institutos especializados. En los noventa. de alguna manera. psicología. sin ni tan siquiera un gesto de reconocimiento hacia sus orígenes. en el hecho de que ya poseemos grabaciones de sus trabajos desde las cuales describir sus estilos clínicos. lo que constituye el auténtico sello del grupo. Esta distinción es. la terapia familiar es una práctica establecida. El campo de la terapia familiar siempre se ha enorgullecido de su diversidad. pero la agrupación ayuda a arrojar luz sobre los importantes puntos en común y las diferencias entre las principales aproximaciones a la terapia sistémica. cualquiera que sea su aproximación preferencial. psiquiatría y enfermería. y continúa expandiéndose el alcance de su aplicación potencial. en los departamentos de trabajo social. LAS TERAPIAS INTERVENCIONISTAS Hemos elegido a cuatro terapeutas entre los pioneros de la terapia familiar para representar al grupo intervencionista de terapeutas.

TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLÍNICA Y SUPERVISIÓN 59 Virginia Satir El estilo cálido y próximo de Virginia Satir fue descrito en el capítulo 1 como un ejemplo de práctica intervencionista. formal y de una cierta distancia. de hecho. Ella era. extremadamente cercana y se manejaba a sí misma de un modo altamente sustentador. como la reestructuración. Entonces ella se dirigía a la gente del grupo para que interpretaran las diferentes partes de la familia. y la escultura familiar. . Algunos encontraron que la manera en que Satir se implicaba a sí misma. Para Satir. Creía que permitiéndoles llegar a ser un poco más alocadas. En su pensamiento. él era sentencioso y de alguna manera espontáneo. Satir pensaba que era esencial que los terapeutas se conocieran a sí mismos como integrantes de sus propias familias. Los supervisores que prefieran una relación con el estudiante amigable. Whitaker abogaba por la «locura» —lo irracional. A menudo entrenaba en un formato grupal en el cual el alumno podía esbozar un periodo particular de su vida y del contexto familiar de esa época. Durante tales retiros. Carl Whitaker El estilo de Carl Whitaker era completamente distinto al de Satir. una parte de su formato de enseñanza implicaba entrevistar a los estudiantes y sus familias frente al gran grupo. era bastante intrusiva y abrumadora. el uso del árbol familiar (que precedió al genograma). podrían haber encontrado su estilo de supervisión demasiado íntimo como para que surgiera un pensamiento independiente. de forma que el estudiante pudiera reexperimentar su papel familiar para lograr un nuevo crecimiento. llegando a ser una «buena madre» para sus estudiantes. que ella medía con una mayor autoestima para los individuos y un incremento de la coherencia para la unidad familiar. todavía son ampliamente utilizadas en el área. por nombrar unas pocas. La meta terapéutica de Satir era el crecimiento. las familias podrían disfrutar de los beneficios de la espontaneidad y de una emotividad reforzada. la experimentación y el funcionamiento creativo— como algo integral al proceso de terapia. Habiendo creado seguidores por todo el mundo. sino también sus familias. Por lo tanto. en un espíritu de crecimiento y participación. Pero la terapia de Satir era una terapia de intimidad y su supervisión albergaba esa misma cualidad. Muchas de las técnicas que desarrolló. el concepto de «fabricar personas» era idéntico en la supervisión y en la terapia. experiencias cuyo fin era mejorar la expresión emocional y lograr insight. los terapeutas necesitaban trabajar a partir de las cuestiones no resueltas en sus propias relaciones familiares. Satir creaba para los estudiantes el mismo tipo de experiencias que ideaba para las familias. Satir solía encontrarse con su «gente guapa» en un retiro veraniego de un mes al que asistían no sólo los estudiantes. Donde ella era cálida y simpática.

Whitaker empezó hablando con el padre. Les animaba a presentar. supongo que no». reservar y validar los elementos inconscientes de su pensamiento. Añadió que probablemente cualquiera que sobreviva a la muerte de un miembro familiar se siente como un asesino y sugirió que esta familia debía de sentirse de la misma manera. poniendo especial atención de nuevo a la muerte de su padre. Whitaker replicó con indignación que no estaba intentando enseñarle a entender sino a cómo tolerar el no saber: «La única manera con la que podemos enfrentamos a este mundo enfermizo». Su estilo único está muy bien ilustrado en una sesión que condujo con una familia de un niño de diez años que había sido hospitalizado después de un intento de suicidio. Una vez habló a un niño sobre un paciente suyo que había sido entrenado para matar en Vietnam. y continuaba la entrevista. a lo cual no esperaba que el padre respondiera. preguntándole por la historia de la familia. En otra ocasión. En una ocasión dijo: «Me haces bien. La sesión completa estaba llena de imágenes sobre la muerte y respuestas a ella.60 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR Con el fin de poner en marcha la «locura» de la gente y librarles de sus bloqueos emocionales. Después le habló sobre la muerte de su propio padre. Dirigiéndose a la madre. así como para la familia. Para la audiencia. así como también sus propias historias. de tal forma que la exploración de la muerte y sus consecuencias se convertía en algo familiar. . en una entrevista con una duración menor a una hora. Una y otra vez interrumpía el flujo lógico con sus «pensamientos locos». diciendo que se sentía como un asesino. pero Whitaker parecía absolutamente despreocupado. De regreso al país. sugería discusiones sobre la muerte. le preguntó sobre sus padres. intentando vender una aspiradora a una mujer que no la quería. la entrevista de Whitaker era desconcertante. Whitaker estaba retando en secreto a una familia que tendía a no compartir diálogos internos. dijo nuevamente: «Tengo una idea loca. Whitaker creó la técnica de la comunicación espontánea de sus propios sentimientos a los pacientes. Un abuelo había muerto recientemente. sin embargo. el suicidio y el asesinato como unas treinta veces. uno se da cuenta de que. el paciente había tenido impulsos de utilizar el cable de la aspiradora para estrangularla tal y como le habían enseñado. Estudiando el casete. Él trasmitía la sensación de que los relatos no tenían que seguir ninguna dirección particular. Estoy pensando en un duelo. desafiando su exceso de racionalidad. y el sabor sureño de su propio acento se evidenciaba más. ¿Quieres retarme?». tu acento me recuerda a cuando yo vivía en Atlanta». compartiendo sus emociones y fantasías. Por dos veces. La madre dijo que ella no podía comprender esta idea. interponiendo comentarios sobre su propia vida. aparentemente sin dirección. La mujer estaba asustada con esta respuesta tan brusca. Whitaker interrumpió para decir: «Tengo una idea loca». Y ante la expresión desconcertada de la familia afirmaba: «No. Prestó especial atención a las muertes. La hermana del padre se había suicidado empleando el mismo método que había intentado el niño. Interpuso algo tangencial.

cuestiones que trascendían a los individuos. e incluso culturas. se suponía que se convertían. también desafiaba la postura cognitiva del constructivismo práctico. es un legado que él deseaba dejar y que. todos los estudiantes de Whitaker eran sus coterapeutas. consideraba necesario reabrir las relaciones familiares interrumpidas y destriangularlas. A través del proceso de impartir y recibir terapia con él y hablándole. deliberado y teórico. familias. Las afirmaciones de Whitaker estaban enraizadas en ideas universales. En la aproxi . A pesar de que la terapia experiencial que Whitaker empleaba con sus familias no era siempre fácil de seguir para las personas. Bowen creía que el cambio sólo podía darse cuando la ansiedad era mínima y que el entendimiento. Así. 1976). No causa sorpresa. el asesinato. Murray Bowen era cerebral. Desafiando el significado y la lógica del pensamiento de la gente y los roles familiares en la familia. sino más bien retando a sus miembros a unirse a él en su manera profunda e irreverente de ver las cosas. así ha sido. Bowen concebía los síntomas como un producto de la reactividad emocional dentro de la familia. El suyo era un entrenamiento de participación y no de instrucción. los terapeutas deben aprender a tolerar la emotividad en las familias sin que ellos mismos lleguen a ser reactivos. sea o no seguidor de Whitaker. El estaba relacionando los elementos perennes de la muerte. se implicaba a sí misma de forma muy directa en el descubrimiento de esas emociones dolorosas. de hecho. fuera dicha reactividad aguda o crónica. emocionales e instructivos. por tanto. Pero el énfasis de Satir residía en el afecto y el cuidado. era el vehículo crítico para el cambio. no introduciéndose en la familia. no en alguien como él. Con el fin de crear las condiciones para una mayor autonomía y crecimiento individual.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLINICA Y SUPERVISIÓN 61 Virginia Satir y Carl Whitaker compartían al menos una meta: abrirse paso hacia niveles de experiencia más profundos. y no la emoción. como Alicia en el país de las maravillas» (AAMFT Founders Series. conduciéndola con ellos Por lo tanto. Al comprometerse a sí mismo de forma personal en el proceso de cambio terapéutico. Murray Bowen Mientras que Satir y Whitaker eran espontáneos. Aprender a actuar y a introducir elementos del absurdo en un sistema familiar rígido es beneficioso para cualquier terapeuta. Si uno no puede enseñar terapia lo único que puede hacerse es exponer a los estudiantes a ésta. sino más bien en sí mismos. Whitaker veía la teoría como un obstáculo para el trabajo clínico (Whitaker. el sexo y la discontinuidad. 1991). Ya que Bowen veía como principal problema familiar la fusión emocional. su capacidad para «admirar a la gente en el mundo de los sueños y actuarlo. que Whitaker pensara que el hacer terapia no puede enseñarse. Whitaker procedía al reto constructivista de la realidad. su meta terapéutica capital era la diferenciación. Pensaba que los terapeutas que basan su trabajo en la teoría tienden más a sustituir la calidez por la tecnología desapasionada.

62 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR mación de Bowen. donde el potencial del crecimiento depende del cambio de relaciones tempranas. Bowen se inmiscuyó una y otra vez. Ya que esta meta es la misma que la terapéutica. la racionalidad de Bowen parecía excesivamente controlada y carente de humor. su teoría recuerda a la teoría psicoanalítica de la represión. estaban empezando a explorar las necesidades propias y del otro. en términos bowenianos. El marido y la esposa saltaban siempre de un asunto a otro. el terapeuta es un entrenador que permanece de forma no susceptible. 1991). entender la relación entre sus momentos clínicos críticos y el historial multigeneracional de su familia y. En contraste con la emotividad cálida de Satir y el habilidoso caos de Whitaker. Al final de la sesión. dijo en su estilo frío y seco. Si el terapeuta puede resistir la presión de convertirse en un tercer vértice del conflicto familiar. la tensión de la familia se reducirá y la fusión entre sus miembros finalmente se resolverá (Nichols y Schwartz. esto significa que el fin de la supervisión es fortalecer la diferenciación del yo por parte del terapeuta. Su aproximación está bien ilustrada con una entrevista a una pareja que se encontraba continuamente discutiendo. Se convirtió en el vértice de un triángulo. Bowen interrumpió: «No me digas lo que sientes». dime lo que piensas. En algunos aspectos. ejerciendo el control cognitivo para limitar la intensidad de las interacciones de la pareja. en vez de criticarse el uno al otro. La meta de la supervisión es incrementar la habilidad del terapeuta para permanecer reflexivo y no reactivo frente al proceso emocional de la familia.» A lo largo de la sesión. mientras el supervisado busca. después. Bowen tomó el control de la sesión pidiendo a cada uno de ellos que sólo le hablara a él. sigue adelante volviendo a su familia de origen con la intención de cambiar su postura en relación a familiares clave. se había suavizado ya. El marido empezó a describir su enojo hacia la esposa. Un problema de la teoría de Bowen es que fija el nivel de diferenciación de las personas en las experiencias infantiles de la familia de origen. pidiendo después al marido que escuchara mientras él hablaba con la esposa. El supervisor funcionará como un entrenador calmado y destriangulado. «No me interesa lo que sientes. la teoría boweniana ofrece una conceptualización exhaustiva de la relación entre los individuos y sus familias. No permite la posibilidad de cambio o diferenciación basados en experiencias vitales más tardías en la nueva familia. calmada y fuera de los embrollos emocionales entre los miembros de la familia. Con todo. Pero. instruyendo a la esposa a escuchar mientras él y el marido hablaban. La teoría de Bowen guía la supervisión del mismo modo que la terapia. en primer lugar. el proceso de supervisión sería idéntico al terapéutico. . cuya comprensión es muy útil para el terapeuta. sin cesar jamás en sus riñas y sin resolver nada. la lucha por el control. que había impregnado cada interacción entre el marido y la esposa. Dentro de la estructura formal que Bowen imponía.

Para Haley. Haley concibe las interacciones humanas como luchas internas por el control y el poder. permanecían ocultos en la formulación estratégica de Haley. Después ellos decidieron que ya que ésta iba a vomitarse más tarde. de un modo tal que vivan el alcance de una cierta solución como algo logrado por sí mismos? La terapia se convierte en un ejercicio de «dirección indirecta». Para ayudar a la esposa a creer en su marido. un terapeuta siempre sabrá con certeza dónde se encuentra el norte. y después arrojarla por el baño. parece difícil escribir sobre su trabajó sin tener en cuenta que durante más de una década Madanes y Haley fueron codirectores del Instituto Familiar Washington. más bien es el control de la definición de la relación. así como cambio del síntoma. la mutualidad. diciendo que el tratamiento de la bulimia no empezaría hasta que el problema estuviese encauzado. La tarea del terapeuta se convierte en un proyecto de ingeniería social: dado determinado síntoma. parecían casi ajenos. Durante la década pasada. hacerla puré. podrían perfectamente pasarla por la batidora para ahorrar a la esposa esfuerzos a la hora de vomitar. enseñando y pensando juntos. Madanes se ha interesado más por los aspectos espirituales de la terapia. se le pidió al marido que comprara la comida de ella. Se animó a la pareja a que hicieran cuentas sobre la cantidad de comida que la esposa comió y después vomitó. una dificultad o estrés vital. no es necesariamente el control de otra persona. El incremento en la colaboración. se pusieron de acuerdo en comprar la comida. En una ocasión. dirigió al terapeuta para que explorara las áreas de desconfianza entre los esposos. ¿bajo qué circunstancias estarían los miembros de la familia a cambiar? Y. Pero su pensamiento es tan claro y sus directrices tan fáciles de transformar en maniobras terapéuticas que puede ser comparado con un maestro cartógrafo. El poder al que hace referencia. bajo su punto de vista. la terapia es un intento de creación de condiciones en las cuales los miembros de la familia «se encuentren» a sí mismos en circunstancias en las que necesiten hacer algo diferente con el otro. cierta familia organizada disfuncionalmente. ¿cómo puede el terapeuta dirigirles hacia tales circunstancias. Con uno de sus mapas.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLÍNICA Y SUPERVISIÓN 63 Jay Haley1 Jay Haley es más un supervisor que un terapeuta. tomaron rumbos diferentes. Mientras que Haley ha proseguido explorando técnicas estratégicas. ella le pide que le acompañe al supermercado para comprar la comida basura con la que se pega sus atracones nocturnos. En el tratamiento de una pareja en la que la esposa era bulímica. La estrategia terapéutica de Haley ha sido descrita algunas 1. sin embargo. Aunque el trabajo de Jay Haley precede a su asociación con Cloe Madanes y puesto que él y Madanes han escrito mucho juntos pero nunca han firmado en común un libro. La meta de la terapia. es redefinir la relación entre los miembros familiares de tal forma que el síntoma se abandona como un medio de ejercer el poder dentro de la familia. . Pero eran la esencia de las estrategias de Haley. y la confianza entre los esposos que era esencial para modificar la dinámica de la pareja.

la creatividad. De forma similar a su concepto de terapia. Haley dirige el curso de la terapia enviando directrices al alumno. A pesar de sus diferencias en estilo y pensamiento. sino cambiar el sistema. muy afuera de su conciencia.64 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR veces como manipulativa pero. todos ellos actuaban como supervisores del mismo modo que dirigían a sus estudiantes hacia su tipo ideal de terapeuta. 1988). Su ideal del terapeuta como entrenador era retomado en su supervisión con estudiantes que estaban trabajando con sus familias de origen. Haley creó una relación jerárquica en la cual los estudiantes vivían el uso de la autoridad terapéutica a la hora de dar directrices. Cambia haciendo algo más que pensando o hablando sobre ello. se sintieron cómodos adoptando un papel instrumental para cambiar a sus estudiantes. Emplea el síntoma que se presenta para introducirse en la familia del paciente o en un sistema más amplio. y su meta última no sólo es enfrentarse al síntoma. el diseño de un plan específico e individualizado (que puede compartirse o no) con el estudiante (Mazza. Satir y Whitaker asumieron que sus relaciones con los clientes no sólo cambiaba a éstos sino también a sí mismos. bajo nuestro punto de vista. Tales orientaciones están diseñadas para ayudar al supervisado a aumentar su capacidad como terapeuta estratégico. así como a que confiaran al estar unidos a él. a pesar de que hemos incluido a Haley en el grupo intervencionista. Whitaker creaba de forma simultánea el respeto. su posición con respecto al sentido del yo del terapeuta como instrumento terapéutico es diferente al del resto del grupo. Actuando tras el cristal unidireccional. podemos testificar la preocupación cuidadosa y respetuosa por la gente que subyace invariablemente a su estrategia de pensamiento. . la crianza. La supervisión de Haley es también un ejercicio de «dirección indirecta». Whitaker. Aunque la enseñanza de Haley se compara a menudo con otras escuelas estratégicas minimalistas como el Instituto de Investigación Mental y el enfoque de Milán. Haley es. todos los terapeutas tratados hasta ahora se centran en el clínico como desencadenante del proceso de cambio. el afecto y la perplejidad. Así pues. Por lo tanto. De forma inevitable. El contexto de entrenamiento es una supervisión en vivo. responsabilizó a sus alumnos del cambio en su trabajo con sus familias de origen. Él daba pie a la creatividad de sus estudiantes y concedía importancia a la distancia necesaria para que conectaran con su propia individualidad. Satir creaba una relación emocional con sus estudiantes que fomentaba la proximidad. El respeto de Bowen por la autonomía y la diferenciación. la lealtad y el afecto. un intervencionista. Cada uno de estos terapeutas intervencionistas prefería un aspecto en particular del drama humano: Satir. habiéndole observado durante décadas. trabajando a una distancia prudencial. Haley. la supervisión de un terapeuta estratégico implica siempre. sin embargo. creaba una atmósfera de respeto intelectual a partir de la cual enseñaba su aproximación antiintelectual. El aprendizaje tiene lugar indirectamente. Bowen mantuvo una relación caprichosa e independiente con sus supervisados. por parte del supervisor.

1978). Si. está resuelto. El clínico entonces evaluará las secuencias de los intentos de solución que parecen mantener el problema. El grupo MRI El grupo de terapia breve del Instituto de Investigación Mental de Palo Alto. Si el terapeuta practica el modelo MRI. y se mantienen alerta para que la intervención no se convierta en opresiva. Arthur Bodin y Richard Fisch.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLINICA Y SUPERVISIÓN 65 Bowen. para los terapeutas. El grupo MRI declaró que no consideraba ningún modo en particular de funcionamiento. California. Una vez que alguien define algo como un problema. LAS TERAPIAS PASIVAS La pasividad en la terapia familiar puede tomar formas diferentes. las creencias y los valores del cliente. Un grupo de terapeutas limita cuidadosamente el área del funcionamiento familiar en el cual intervienen: la terapia se centra sólo en el problema identificado por la familia. El terapeuta será activista y estratégico. Sus diferentes aproximaciones a la terapia nos muestran que es posible. se intenta invariablemente solucionarlo. Paul Watzlawick. a pesar de que puede empujar al cliente a que describa el conflicto en términos conductuales. . esta misma solución se reitera. sin embargo. pero sólo para interrumpir las secuencias del mantenimiento del problema. Un tercer grupo ejerce esta restricción limitando la modalidad de las respuestas del terapeuta al área del lenguaje y la historia. la terapia será autoconscientemente minimalista. tal y como lo define el cliente. Algunas veces la solución misma sólo sirve para mantener y agrandar el problema. El segundo grupo desarrolla un gran conjunto de técnicas que limitan las actividades y la postura del terapeuta. comparten la preocupación por la imposición de sí mismos sobre la familia. y varias escuelas de terapia han adaptado distintos modos de restringir sus intervenciones. operar en base a un estilo preferente para incrementar la complejidad del trabajo terapéutico. como respuesta. La próxima parada puede ser el consultorio de un terapeuta. la terapia finaliza. Cuando el problema actual. el poder. El terapeuta MRI espera que la terapia sea breve. fue el primero en defender una aproximación no normativa a la terapia sistémica. de relación o vida como problemático si el cliente no expresaba su descontento con ello (Fisch. Creará las directrices diseñadas para interrumpir la secuencia del mantenimiento del problema y presentará éstas reestructurando el problema en términos que utilicen el lenguaje. la autonomía y Haley. comienza un círculo vicioso. Los tres grupos. al cual pertenecen John Weakland. al menos mientras éstos entiendan que su estilo no es la única posibilidad. no más larga de ocho sesiones. El terapeuta aceptará la definición del problema del cliente.

Se trata de un modelo de entrenamiento que se centra en la planificación y en la técnica mucho más que en el estilo personal del terapeuta. parece ser restrictiva y puede crear terapeutas orientados hacia la técnica y sin la sofisticación requerida para afrontar las situaciones humanas complejas. Pero mientras que el grupo MRI presta atención a las soluciones poco exitosas intentadas por el cliente.66 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR El grupo MRI también cree que el entrenamiento debe ser breve. Al centrarse en la descripción que hacen los clientes de sus problemas y conductas. creen que pueden enseñar a cualquier terapeuta razonablemente interesado e inteligente a emplearlo. sino más bien su manera de manejar los problemas. por el auricular. el minimalismo puede concebirse como algo unidimensional. La contribución actual del movimiento MRI no es quizás tanto su modelo breve en sí. el estudiante necesita adquirir la habilidad para obtener de los clientes definiciones precisas del problema. Aprender qué no incluir es considerado más importante que aprender qué incluir. De Shazer se centra . Puede dirigir al supervisado para que use una cierta reestructuración. directrices al estudiante. cuando los terapeutas del MRI consideran su aproximación como minimalista. la de evaluar e interrumpir las secuencias de soluciones intentadas. hablan de dirigir su interés hacia un solo aspecto de la solución del problema. El otro obstáculo es ayudar a los aprendices a llegar a ser más activos en la otra área donde el modelo MRI exige un activismo terapéutico. y comunicar pautas. ni retroceder a la propia familia de origen del estudiante. En este momento. O podría dar al estudiante una orden para que sea comunicada palabra por palabra al cliente. Es un modelo de entrenamiento que no requiere hablar de la historia. imaginar y «vender» reestructuraciones. ni insight. Con esta definición limitada. Para ser activo en este campo. La supervisión en vivo se puede emplear para ayudar al estudiante a adquirir tales habilidades. una lección valiosa también para el grupo MRI a tener en cuenta en su intento de proveer una fórmula para la terapia familiar. Puede guiar al alumno para que haga más preguntas sobre un área particular. La meta principal del entrenamiento MRI es conseguir que los estudiantes abandonen la perspectiva de cualquier modelo que utilizasen antes y se sumen al enfoque del MRI. Es beneficioso entender que la solución que acompaña a un problema puede ser más problemática que el mismo conflicto. La insistencia por parte del MRI de que los supervisados deben abandonar todo aquello que han aprendido para emplear su nuevo modelo. la principal intervención del supervisor será transmitir. La aproximación centrada en la solución El modelo concentrado en la solución de Steve de Shazer nació dentro del enfoque del MRI. Por lo tanto. Ya que su modelo es simple. frecuentemente pierden de vista a la familia como un sistema interactivo y se centran en el fenómeno individual.

sucede un milagro y su problema se resuelve. Así. Una vez que tales excepciones han sido identificadas. Para tales clientes. exitoso para aliviar el problema actual. La respuesta del supervisor a tal definición está formada por el supuesto centrado en la solución de que el estudiante está haciendo cosas que representan una solución a los denominados «problemas clínicos». ESPECIALISTA: A lo largo de la sesión. cuando se les efectuaba la pregunta de la excepción. sino más bien en los momentos excepcionales en los cuales los clientes se encuentran a sí mismos más capaces de manejar los problemas. Frank Thomas (1994) lo ha caracterizado como el «halago de la pericia». el terapeuta puede explorar con los clientes qué estaban haciendo de forma efectiva para aliviar sus problemas. de hecho. Entonces se pueden desarrollar planes para ayudar a los clientes a incrementar tales conductas. Esta pregunta está diseñada para conseguir que los clientes busquen episodios en el pasado o en el presente durante los cuales no se encontraban afectados por sus problemas. Thomas (1994. La supervisión de la terapia centrada en la solución se encuentra. Es el alumno quien establece la agenda de supervisión en este enfoque. ¿cómo podría decir que su problema se ha ido? ¿Qué estaría haciendo diferente?». el supervisor realiza preguntas de la excepción para ayudar al supervisado a centrarse y ampliar estas soluciones no identificadas. Los supervisados noveles en la perspectiva centrada en la solución están más predispuestos a definir la agenda de supervisión en términos de cuestiones «clínicas» o «problemas». los terapeutas centrados en la solución no están demasiado interesados en los problemas presentados por los clientes. De Shazer desarrolló la «pregunta del milagro»: «Suponga que una noche. Estos clientes están tan centrados en sus problemas que parecen completamente inconscientes de cualquier cosa que estén haciendo o hayan hecho en el pasado que tuvo éxito en aliviar sus problemas. centrada en la solución. Al día siguiente. Les permite centrarse en las conductas que sirven para resolver el problema actual. Así. De Shazer y su equipo encontraron que existían clientes que. ella misma. Para el cliente centrado en el problema. La tarea de una terapia centrada en la solución es ayudar a los clientes a ampliar las conductas de solución efectiva. la pregunta del milagro tiene la misma función que la pregunta de la excepción. mientras usted duerme. eran incapaces de identificar aquellas ocasiones en las que se sentían menos acosados por sus problemas. de las cuales ya están en posesión. 14) ofrece la siguiente muestra de diálogo entre el supervisor y "supervisado. pág. quien define sobre la base de funcionamiento cuál será el foco del encuentro terapéutico. ¿cuándo experimenta [el cliente] un cambio? . La primera es «la pregunta de la excepción».TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLINICA Y SUPERVISIÓN 67 sólo en lo que los miembros del sistema del cliente están haciendo —o han hecho en el pasado— que sin saberlo ellos ha resultado. Dos técnicas son esenciales en la aproximación terapéutica del enfoque centrado en la solución para la terapia.

podrían llegar a estar centrados excesivamente en los procedimientos técnicos en una etapa demasiado temprana. son elementos del dominio público en psicoterapia. Quizás el mayor obstáculo para aprender la terapia centrada en la solución sea superar la preocupación por los problemas que domina el campo de la salud mental. el modelo centrado en la solución conduce la terapia familiar lejos de su foco distintivo en la organización familiar y los procesos interactivos. podría perder las características particulares que ha promovido el modelo. impidiéndose.FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR TERAPEUTA: ¿Cuándo le mantengo sobre la tarea y sobre la cuestión? ESPECIALISTA: ¿Cómo lo va a hacer? TERAPEUTA: La interrumpo. Al igual que con los clientes. Es cuestionable si son suficientes para formar la base de un modelo terapéutico. hacia las soluciones. Si se expande. que ya han sido entrenados en un modelo genérico y desean algo más específico. Ofrece un optimismo que es bueno si se usa para ofrecer una apertura para algo más. Lo mismo es aplicable a su modelo de entrenamiento. Algunos terapeutas. al igual que el modelo MRI del cual se ha derivado. Sin embargo. Haciendo una supervisión congruente con los supuestos de la aproximación centrada en la solución. El concepto central del modelo —la pregunta del milagro y la de la excepción— no es único. Esto explica el debate actual (Journal of systems and strategic therapy. ESPECIALISTA: ¿Podrías hacer algo más? Cuando esta linca de supervisión fracasa a la hora de ayudar al estudiante a identificar las conductas de excepción. por lo tanto. el entrenador de este enfoque ofrece al estudiante una experiencia de primera mano acerca de la utilidad y eficacia de mirar más allá de los problemas. Y si no. De nuevo. Los terapeutas noveles. Al final. es fácil que al supervisor le quede el recurso de la pregunta del milagro. su evolución total. sin embargo. se asume que el hecho de que el supervisor imagine una desaparición milagrosa de su «problema clínico» servirá para atenuar su foco en el problema y animarle a que se centre en las conductas de solución. sus limitaciones desafiarán a los terapeutas para encontrar otras soluciones. podrían beneficiarse de su dirección clara. pero en este modelo se han elevado a un arte sumo. . para atender a un proceso cognitivo mucho más individual. podría ser ingenuo y engañoso cuando se convierte en el asunto principal. noviembre de 1994) entre sus propios miembros en relación a la necesidad de ir más allá del ámbito de aplicación que ha definido el modelo. esta experiencia es la que transforma al estudiante en un terapeuta centrado en la solución. La promesa de un modelo centrado en la solución es seductora por su corta duración y porque atiende sólo a las cosas positivas y que funcionan.

Entre 1979 y 1980. Gianfranco Cecchin y Guiliana Prata. Paradójicamente. crearon el equipo terapéutico. que se convirtió en una parte integral de la terapia. reemplazando las directrices y los supuestos por el examen y el cuestionamiento circular. de comunicar prescripciones. ya que la vorágine de hipótesis del equipo observador tras el cristal servía para incrementar de modo exponencial la cantidad de reflexiones que podían entrar en cada caso. que con las características o necesidades de la familia. y establecieron las ahora famosas pautas para la formulación de hipótesis: la circularidad y la neutralidad. por tanto. Las pautas estaban ideadas para evitar que el terapeuta se comportara de una manera que pudiese interferir en la formulación de tal entendimiento. cuya identidad llega a ser confusa. . matizada y sistemática de lo que estaba ocurriendo dentro de la familia. La conciencia que tenía el terapeuta entrevistador de que sus colegas estaban tras el cristal unidireccional también ejercía como función limitante. Luigi Boscolo. ¿pero quién es el terapeuta? Parece como si la creación de un equipo hubiese difuminado los límites del terapeuta individual. La meta de tales maniobras era activar el proceso de cambio en los miembros de la familia cuando caminaran por sí mismos. de ser neutral. El equipo observador y sus directrices reflejan la preocupación de Milán por el pensamiento. Boscolo y Cecchin se dedicaron a la enseñanza y el entrenamiento. la intervención exitosa requería que el terapeuta formulara una comprensión exhaustiva. el equipo de Milán ha pasado por varias etapas de transformación. Las sesiones se mantenían mensualmente y al final de cada sesión el terapeuta presentaba a la familia un mensaje transmitido en términos positivos acerca del entendimiento del equipo sobre lo que ocurría en la familia. mientras que Palazzoli y Prata continuaron con su interés en la investigación y fundaron el New Center for Family Studies. Fue el equipo original de cuatro el que ideó el formato de entrevista que ha quedado como el distintivo de la terapia de Milán a lo largo de sus distintas encamaciones. En la práctica de Milán. El clínico podría conocer la manera idónea de prescribir la intervención correcta. lejos del consultorio. el clínico como entidad humana completa parece extrañamente vacío. curioso o hipotetizador. Con el fin de controlar la intrusividad del terapeuta. Para el equipo original de Milán. el equipo de cuatro comenzó a disgregarse. También modificaron el lenguaje de la intervención terapéutica. Comenzó como un cuarteto formado por Mara Selvini Palazzoli. un grupo de colegas observando detrás del cristal unidireccional. con todo el énfasis puesto en la manera de preguntar del terapeuta. su terapia es del tipo de la familia universal. La primacía de la epistemología sobre la praxis que caracterizó los escritos de Bateson fue retomada por el equipo de Milán y explica tanto sus éxitos como sus limitaciones. la intervención del terapeuta está más en relación con su manera de pensar.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLINICA Y SUPERVISIÓN 69 Las exploraciones conceptuales del grupo de Milán Desde sus comienzos.

que entrevista a la familia.70 FAMILIAS Y TBRAPIA FAMILIAR Desde su adopción de una epistemología de segundo orden. los supervisados cultivan el hábito intelectual de considerar perspectivas múltiples. También allanó el camino para el constructivismo al ofrecer una posición más restringida en terapia de familia. y actuando como terapeutas entrevista. Para propósitos de entrenamiento. reemplazando una teoría por otra. Los miembros de Milán han continuado evolucionando. con una interesante variación. el equipo original de Milán permanece como el más influyente. No ocurre ninguna interacción entre los dos equipos. una característica distintiva del pensamiento del terapeuta de Milán. ya que ha ofrecido una alternativa a la aproximación intervencionista norteamericana. su separación es intencional para demostrar los «diferentes niveles de análisis de los sistemas interactivos» (Pirotta y Cecchin. el trabajo de Michael White es similar al de Steve de Shazer. sino también el terapéutico. Mientras que De Shazer prefiere evitar la discusión de los problemas para centrarse en las soluciones. Mediante la participación a lo largo del tiempo en ambos equipos. también el elemento principal de la supervisión de Milán. El concepto de externalización de Michael White De alguna manera. constituye. a la vez que un componente integral de la terapia de Milán. El segundo grupo observa las interacciones que ocurren en el salón de terapia y las interacciones dentro del equipo observador.dores también. Boscolo y Cecchin no aceptan ya la noción de un entendimiento «correcto» de lo que está ocurriendo en la familia. 1988. más que disminuir su atención en el pensamiento. sin embargo. historias en las cuales . es necesario separar el problema del cliente y ayudar a éste a que lo vea como una entidad aislada. antes de que se puedan activar los recursos latentes del cliente. Sin embargo. sin importar lo sistemática que pudiera resultar tal comprensión. sirve para inculcar en los estudiantes el principio de que el sistema que es preciso observar durante una sesión de terapia no es simplemente el familiar. pág. cree que la gente se siente oprimida por sus conflictos y que. White cree que la gente inicia la terapia absorta en el conflicto. 53). este giro epistemológico en realidad la ha reforzado. Cecchin defiende ahora que el terapeuta y el equipo se comprometen en formular hipótesis «curiosas» sobre las familias como un medio para concienciarse de que cualquier hipótesis es simplemente una construcción derivada socialmente. El primero funciona como un observador del terapeuta. los estudiantes de Boscolo y Cecchin se dividen en dos grupos. también un alumno. La presencia de un equipo observando a otro equipo que a su vez vigila al terapeuta. con historias saturadas de problemas sobre sí mismos. El equipo observador. Ambos están interesados en que los clientes exploren e incrementen las ocasiones en que están libres de sus problemas. Sin embargo. White.

así. Desde este punto de vista. Así. el supervisor lleva al alumno a «recomponer» su autobiografía de modo que sea más rica que la historia original.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLÍNICA Y SUPERVISIÓN 71 los clientes están controlados por sus dificultades. la naturaleza parcial de cualquier historia. provisional e hipotética. White. A través de un proceso de cuestionamiento idéntico al de la terapia. que se esfuerza por obtener la narración del estudiante sobre sí mismo. la terapia de White es una terapia de la narrativa. de primera mano. La supervisión en la terapia narrativa de White pone su meta técnica en ayudar a los estudiantes a aprender el proceso de entrevista recién descrito. En un esfuerzo para emplear el lenguaje como un medio que guía a los clientes hacia la re-historiza.ción. Así. Ahora surge una nueva historia. para adoptar una alternativa de historias vigorizantes que habían sido marginadas por la historia centrada en el problema. está encaprichado con el lenguaje y la historia. La externalización comienza cuando el terapeuta pide a los clientes que le expliquen cómo han llegado a elegir no estar dominados nunca más por sus problemas. pide a los alumnos que identifiquen qué es lo que están creando en sus intentos de copiar. La terapia de White gira en torno a este proceso de «re-historiar». De este modo. White no está encasillado entre el grupo de terapeutas restringidos. White ha aprovechado la «técnica de la cuestión». Su vivo interrogatorio durante la terapia le coloca en la posición de un «director» absolutamente fundamental. de la «arquitectura de la conciencia». No obstante. Alzándose allá donde renunció el equipo de Milán. saturadas de problemas sobre ellos mismos. La observación de las sesiones en vivo de los estudiantes o sus grabaciones se concibe como una oportunidad excelente para identificar aquello que es único en la interpretación de cada alumno del modelo narrativo general. con las que llegan a terapia. Se pide a los supervisados que copien el modelo terapéutico provisto por el supervisor. su carrera profesional. White ha ideado un extenso repertorio de preguntas terapéuticas: preguntas que facilitan la descripción de los efectos que los problemas han causado en los clientes. preguntas de la «arquitectura de la acción». Cada cuestión es neutral. parte de la supervisión implica entrevistas con el supervisor. y de la «experiencia de la experiencia». el proceso general de la entrevista lleva inexorablemente al desafío de la historia dominante. su trabajo. Quizás más importante que su meta técnica sea la oportunidad que ofrece la supervisión para que el estudiante experimente. La única herramienta de intervención que emplea es el lenguaje. cuestiones que ofrecen una descripción de «resultados únicos» (lo que De Shazer llama «excepciones»). White espera que esto sea «una copia que origine» y. se trata a los clientes como personas con recursos para luchar contra el «villano extemalizado» en el que ha sido transformado el problema. del significado y del lenguaje. mediante el cual los clientes abandonan las historias dominantes. su historia. probablemente el pensador más profundo entre los pioneros del movimiento constructivista. el estudiante será capaz de participar directa y personalmente en el proceso de re-historiar. .

En términos de Anderson y Goolishian. 1988. Así. el clínico muestra respeto y toma seriamente cualquier posición establecida. Así como los problemas son definidos de forma consensuada como existentes. el terapeuta se reúne con el sistema organizador del problema como un participante que dirige la conversación. pág. muy útil. realizando preguntas que invitan a los participantes a elaborar sus ideas. aunque se contradigan entre sí. Manejar una conversación de organización del problema de esta manera no exige emplear técnicas específicas.72 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR Al externalizar el síntoma. Su enfoque. El sistema de Galveston ratifica la vieja premisa del MRI de que un problema no es tal hasta que la gente así lo define. Es «lento para entender» las ideas que se presentan. El terapeuta concede credibilidad a todas las ideas escuchadas en la conversación. según esta visión. Si la conversación de la organización del problema está bien dirigida. a la vez. Ésta es una arma terapéutica innovadora y. La meta de la terapia. cuando White comienza a culpar a los síntomas de la «colonización cultural» o al discurso social. se arriesga a disolver en la abstracción al enemigo que volvió visible y a perder el área de relaciones interpersonales que hace a la psicoterapia única. desde la perspectiva de Galveston. sin embargo. el problema inevitablemente será definido como «no existente» (en el lenguaje de Anderson y Goolishian. si los participantes llegan a comprometerse con su particular significado y se empeñan en convencer a los otros participantes de la corrección de sus significados. Sin embargo. 382). también de modo consensuado se definen como no existentes. (La aversión de Anderson y Goolishian a las técnicas es lo que distingue su terapia de la terapia cen . trivial o peculiar que sea» (Anderson y Goolishian. aspira a ser menos instrumental y más centrado en el cliente que la de White. White lo antropomorfiza y lo hace visible para los portadores de forma que puedan luchar contra él. Harlene Anderson y el Harold Goolishian tardío del Instituto Familiar Galveston desarrollaron una aproximación a la terapia que también está decididamente enfocada en el lenguaje y el significado. La teoría de la terapia. Los sistemas lingüísticos de Galveston Al igual que Michael White. En un esfuerzo por mantener la conversación fluida. El movimiento hacia la inevitable disolución del conflicto sólo se estancará si la conversación de la organización del problema llega a polarizarse —esto es. Para tal fin. el terapeuta intenta siempre hacer preguntas cuyas respuestas encierren nuevas cuestiones. es esforzarse en asegurar que la conversación de la organización del problema permanezca bien dirigida. los problemas existen sólo en el lenguaje. es juntar a las personas que han definido el problema como existente («el sistema organizador del problema») y mantenerles en una conversación controlada. «sin importar lo sorprendente. en la cual los significados cambien y evolucionen constantemente. se «disolverá»).

Ésta es la disposición que conduce al terapeuta a otorgar credibilidad a cualquier creencia y. Al igual que el modelo de White. los trastornos alimenticios. Quizás éste es exactamente el punto que están tratando de elaborar: ¡la terapia es justamente una buena conversación! El modo en que emplean el equipo reflexivo tras el espejo unidireccional corre paralelo a los procesos no estructurados que defienden en la terapia. interpersonales y po- . La esencia del trabajo clínico feminista radica en la actitud terapéutica hacia el género y la sensibilidad hacia el diferente impacto que tienen las intervenciones sobre los hombres y las mujeres.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CI-lNICA Y SUPERVISIÓN 73 trada en el lenguaje de Michael White. la empatia y la conversación atenta son todavía los elementos más importantes en el arte de la curación. Como práctica.?». tales como la depresión.) Lo que se requiere para manejar una conversación terapéutica de este estilo es un grupo de actitudes. el grupo de Galveston es quizás el más «lingüístico». El foco del tratamiento consiste generalmente en animar a los clientes a que cambien los ambientes sociales. 1988. una actitud de no conocer. Los terapeutas feministas están acumulando una gran cantidad de investigaciones y conocimiento sobre los trastornos de alta frecuencia en las mujeres. Quizás sea preciso entender esta aproximación sobresimplificada del grupo en relación con el posmodernismo con el cual se identifica el grupo. aunque sin el tipo de estructura elaborada que White aplica al lenguaje. conforma una filosofía sobre la terapia más que una escuela particular.. pág. es difícil entender de qué modo su conversación es más terapéutica que un buen diálogo ordinario. y las secuelas de la violencia interpersonal y la agresión sexual. no considera ningún significado como evidente en sí mismo y siempre está preparado para preguntar: «¿Qué quieres decir cuando afirmas. Galveston se caracteriza por una vuelta a lo básico. principalmente. OTRA PERSPECTIVA SOBRE LA TERAPIA: EL FEMINISMO La terapia feminista. y entre éstas. La tarea de la supervisión en la aproximación de los sistemas lingüísticos de Galveston es ayudar al estudiante a cultivar una actitud de desconocimiento. Comparado con otras escuelas más inclinadas a la técnica de este grupo. Entre todas las escuelas que priman el lenguaje. el de Galveston es básicamente cognitivo. El clínico que no conoce. al mismo tiempo. a considerar que cualquier idea necesita cuestionarse para facilitar una elaboración más amplia. La actitud de no conocer convierte al terapeuta en una persona que «es un oyente respetuoso que no entiende demasiado rápidamente (si llega a entender)» (Anderson y Goolishian. 382). tal y como existe en la actualidad. que también emplea técnicas como la extemalización. para verbalizar de forma libre la conversación observada en la sesión y para realizar comentarios sobre el significado que los miembros del equipo extraen de ella. Se emplea un equipo reflexivo para el entrenamiento..

antes que ayudar a los clientes a ajustarse con el fin de hacer las paces con un contexto social opresivo (Brown y Brodsky. 148). pero siempre con una perspectiva común. 1996). Peggy Papp y Olga Silvers. pág. e influyen en nuestro propio pensamiento sobre lo que ocurre en la familia que observamos» (Walters. Como resultado. con su colaboradora Evan ImberBlack (Papp e Imber-Black.74 FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR Uticos que han impactado en su relación con los otros. 1992). se pide a los estudiantes que exploren un tema significativo en su familia de origen que haya afectado sus propias vidas y que apliquen este mismo tema de orientación en el análisis de un caso actual. previamente expresado en las cuestiones del género. En el modelo de entrenamiento que ellas han ideado. Aunque con esfuerzos muy diversos. sin embargo. su supervisión entre las sesiones de terapia se centra en analizar y criticar los conceptos y supuestos que subyacen a las intervenciones alternativas. Dentro de este marco. ha descrito la supervisión en la terapia feminista como «un proceso de desafío a nuestros supuestos y tradiciones terapéuticas con el fin de investigar las formas en que los roles sexuales y el poder del género fortalecen la estructura de los sistemas de las relaciones familiares. Mientras que a cada una de las escuelas de terapia de familia le gustaría considerarse a sí misma como inclusiva.micos con referencia a los diferentes significados que estos conceptos tienen para cada sexo. el movimiento terapéutico feminista. Marianne Walters. miembro del pionero «Proyecto de las mujeres». la supervisión también se conduce de varias maneras. se centra en «los temas multisistémicos» como un concepto unificador en la terapia y en el entrenamiento. ha abierto nuevas posibilidades en el campo de la terapia familiar. tomando partes de varias aproxi . los terapeutas feministas no temen el poder. Ella subraya la importancia de emplear conceptos sisté. 1988. Al contrario de los constructivistas. para incluir la transmisión y transformación de los temas familiares. Este foco de atención amplía su interés. muchos profesionales se consideran a sí mismos como eclécticos. A pesar de mantener una orientación fuertemente feminista. el cual incluía a Betty Cárter. El trabajo actual de Peggy Papp. Por el contrario. esta perspectiva clínica subraya el sentido de la familia en una época en que éste parece estar pasado de moda en la literatura y la terapia posmodema. como el ejemplificado por el trabajo de los miembros de) «Proyecto de las mujeres». Papp y Silverstein. acentúan la solidaridad como un medio para que las mujeres puedan lograr una influencia mayor. Cárter. muchos de ellos ven la decisión de emplear el poder como la única manera que tienen las mujeres de equilibrar la balanza. Los terapeutas feministas comparten con el constructivismo el interés por el significado. ya que generalmente atienden a los sistemas de creencias de hombres y mujeres y a cómo desarrollan los conceptos de rol que les fijan en una posición particular. Ya que los terapeutas feministas varían en sus aproximaciones.tein.

. ha evolucionado hacia una práctica multigrupal (como la misma familia) que ha afectado a todas las áreas de humanidades. A medida que las diferentes escuelas y aproximaciones continúan influyéndose mutuamente.TERAPIAS DE FAMILIA: PRÁCTICA CLÍNICA Y SUPERVISIÓN 75 maciones para adecuarlas a su estilo particular y a la idiosincrasia de su práctica. La mayoría de los clínicos y entrenadores de hoy en día han dirigido su atención no tanto hacia el desarrollo de nuevas teorías. tal y como habían predicho los optimistas hace treinta años. más o menos. la originalidad no se perciba como necesaria entre las escuelas rivales. mientras que aquellas que se han visto como novedosas son. poco originales. el mosaico de la terapia familiar se completará. Entonces. han enriquecido el campo. Al hacerlo. sino hacia la difusión de las ideas de la terapia de familia a lo largo del amplio sistema de asistencia de la salud mental. ideas que han sido consideradas anticuadas a menudo se retoman. Por tanto. de hecho. Quizás en la próxima década. a pesar de que la terapia familiar no ha reemplazado a la aproximación psicoanalítica individual.