You are on page 1of 8

Introducción ¿Para qué una Geografía ambiental?

11

Introducción. ¿Para qué
una Geografía ambiental?
Gerardo Bocco, Pedro S. Urquijo y Antonio Vieyra

El contexto
Este libro se nutre de las ponencias –y comentarios ad-hoc para cada una
de ellas– presentadas en el Coloquio Internacional “Geografía y Ambiente
en América Latina”, organizado por el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA-UNAM) entre el 18 y el 20 de agosto de 2010 en las
instalaciones del Campus Morelia1. El coloquio tuvo por objetivos revisar el
desarrollo de la geografía en los inicios del siglo XXI en América Latina y
reflexionar sobre el estado teórico y conceptual de la geografía latinoamericana, por un lado, y por otro ponderar la relevancia de la geografía ambiental
en tanto enfoque emergente. El evento tuvo por marco el centésimo aniversario de la refundación de la Universidad Nacional de México, hoy UNAM;
de manera particular también sirvió para conmemorar el tercer aniversario
de la creación del CIGA. Por otro parte, el coloquio fue parte de la asignatura
introductoria a la geografía, que impartimos en el Posgrado en Geografía de
la UNAM en este Centro.

Universidad Nacional Autónoma de México. Centro de Investigaciones en Geografía
Ambiental.

11

pensamos. es decir. y por otro avanzar en una de las metas planteadas en 2006 en el propio documento de creación del CIGA3.12 Geografía y ambiente en América Latina El coloquio y la asignatura introductoria respondieron a una paradoja planteada por nuestros estudiantes de posgrado: por qué en un programa de Geografía no se incluían mayores reflexiones teóricas sobre la disciplina. 3 El documento de creación del CIGA está disponible en www. Escogimos la ya antigua propuesta de Pattison (1964) que señaló cuatro áreas clave. De tal manera que una reflexión sobre la intersección 2 Hemos respetado. eventualmente. de diversas latitudes. para lo cual invitamos a especialistas de varios países de América Latina. Nos interesaba particularmente conocer la visión de los casi 15 especialistas invitados. pero trabajando en América Latina. cultural e históricamente construido. ya que partimos de la noción de ambiente como objeto social. nos dimos a la tarea de formular los contenidos de un curso que ofreciera a los estudiantes los elementos teóricos básicos acerca de las corrientes principales de trabajo académico en geografía. mediante textos que pudieran convertirse. o bien otros especialistas de fuera de nuestra región pero que trabajan en América Latina. De este modo buscamos por un lado responder al vacío señalado por nuestros estudiantes. a que expusieran sus puntos de vista en forma sistemática. nuestro programa había privilegiado los aspectos operacionales y de geografía física por sobre los conceptuales y de geografía humana. habida cuenta que buena parte de los estudiantes provienen de otras licenciaturas. a saber. La especificidad regional.mx. Todo este material es el que recogemos en este libro. De manera complementaria propusimos la celebración del Coloquio. mismas que él denominó traditions en Geografía: análisis regional. en capítulos de un libro. en estos comentarios el estilo y formato ofrecido por cada comentarista. Asimismo invitamos a otros tantos especialistas para que elaboraran y presentaran a su vez un texto corto como comentario a cada ponencia impartida2. y perspectivas desde las ciencias de la tierra y desde la relación sociedadnaturaleza (mand-land o human-enviornment).unam. análisis espacial. sería relevante. la contribución a la construcción teórica y metodológica de un aparente campo emergente: el de la geografía ambiental. De este modo. En efecto.ciga. .

En tercer lugar. con base en sucesivas búsquedas en bases de datos bibliográficos disponibles en la Internet. bien en palabras llave. se enriquecería con los aportes desde un espacio cultural e histórico compartido. Ello no contradice la larga y robusta aportación de la Geografía a la cuestión ambiental. en sus respectivas contribuciones a la Geografía y ambiente. las preguntas clave que nos formulamos en paralelo fueron. 5 Al final de este capítulo se reseñan los resultados de estos análisis a modo de un breve apéndice conteniendo tanto ponencias como artículos o capítulos en libros. en primer lugar. tal como sugiere la dupla geografía ambiental. incluyendo artículos publicados en revistas arbitradas y libros en editoriales científicas5. la Física y la Humana. revisamos la relación entre Geografía y Ciencias Ambientales. este esfuerzo daba continuidad a un trabajo iniciado en 2007 de revisión y análisis bibliográfico e histórico de la contribución de la Geografía a la cuestión ambiental. Por otro lado. intentamos revisar el papel de los dos campos tradicionales en que se ha compartimentado la Geografía. . (b) la existencia de departamentos académicos en facultades o escuelas con tal rótulo. la casi nula presencia de libros y la ausencia tanto de departamentos de Geografía Ambiental como de comisiones o capítulos en sociedades científicas. las muy escasas referencias de artículos publicados en la bibliografía internacional. En segundo lugar. En estos trabajos. a la Geografía Ambiental. utilizando como indicadores (a) la existencia de artículos o libros que incluyeran esta dupla bien en su título. o en su caso. acerca de la posible existencia institucional de la Geografía ambiental. ya que la implícita está dada por la geografía como una ciencia de carácter netamente ambiental. la América Latina. documentada asimismo 4 Hablamos de una intersección explícita. De esta manera se conformó un breve pero relativamente sólido corpus resultado de la revisión y análisis de la bibliografía. tanto en Geografía como en ciencias afines. en especial desde el punto de vista de posibles marcos conceptuales compartidos o interrelacionados. (c) la presencia de comisiones sobre el tema en sociedades científicas. Ello a juzgar por la ausencia de una revista científica con ese nombre. En líneas generales. a saber.Introducción ¿Para qué una Geografía ambiental? 13 (explícita4) entre geografía y ambiente. los resultados sugirieron que la Geografía Ambiental carece de una presencia institucional bien establecida.

. En el CIGA no existe consenso pleno en el tema. Asimismo el análisis realizado sugeriría que las ciencias ambientales carecen de un marco conceptual y metodológico propio. 6 El capítulo de Mathewson en este libro ofrece. En otras palabras. han surgido en tanto ámbito multidisciplinario como una respuesta a la crisis ambiental global reconocida desde la década de 1970 y su contribución se da especialmente a nivel de ciencia aplicada. en especial en las últimas décadas han “descubierto” y aportado a lo ambiental. Parecería que las ciencias ambientales toman el marco conceptual de aquella disciplina que constituye el eje en la definición y eventual resolución de un problema específico. ha aportado a la comprensión de la dimensión espacial de la noción ambiente.. y que sería muy importante que se abandonara la compartimentación en las ya tradicionales geografías física y humana e intentar cerrar la brecha entre ciencia natural y ciencia social al interior de la Geografía. una breve reseña del texto referido. la Geografía lo ha hecho tradicionalmente con una especificidad que la diferencia de otras disciplinas. así como en la literatura científica sobre sociedad. si bien muchas disciplinas. tanto en su desarrollo teórico como en sus contribuciones metodológicas y en aplicaciones. Tal vez el tema más atractivo desde el punto de vista del fortalecimiento del campo emergente que denominamos geografía ambiental es acerca del futuro devenir de esta subdiscplina emergente o tal vez visión de lo ambiental desde la Geografía. Es necesario que pase algún tiempo para verificar el derrotero de la Geografía ambiental. Se podría concluir que la contribución de la Geografía al tema ambiente se ha dado desde su conformación como ciencia. ambiente y territorio. si se prefiere. 2009:1-9) sugieren que la Geografía ambiental comparte mucho de la denominada tradición human-environment ya señalada más arriba. Castree (et al. Pero una de las visiones reconoce que es la Geografía como ciencia social la que debe llevar el rumbo en este trabajo de elaboración y operación. y lo ha hecho desde la perspectiva territorial espacial o. en su inicio.14 Geografía y ambiente en América Latina en el coloquio –y en este libro–. Asimismo sugieren que esto permitiría a la Geografía ambiental jugar un papel de liderazgo en relación con otras disciplinas en el concierto de lo ambiental6.

de la autoría de Carlos Reboratti. entre los que destacan en un extremo la crisis ambiental global y en el otro el pensamiento geográfico post-positivista y post-estructuralista. esta actividad debería realizarse al nivel óptimo. La primera aparece conformada por cinco trabajos. En el segundo artículo Kent Mathewson hace una presentación de la “Geografía ambiental” como un campo o subdisciplina emergente en la que la geografía humana y la geografía física confluyen. e idealmente se integran. quienes desarrollaron el enfoque conocido como “tradición hombre-naturaleza” (man-land tradition). ya que en ellos confluyen múltiples factores tanto de ámbitos naturales como sociales que a su vez potencian la reflexión teórica como la búsqueda de soluciones prácticas. Sin embargo. encabezada por Carl Sauer y sus seguidores. En otras palabras. por lo que su contribución está encaminada en una primera parte al análisis del uso actual del término. reconoce que ni la forma ni el contenido de la Geografía ambiental están aún definidos. Para salvar dicha separación el autor plantea que la Geografía debería de asumir un mayor interés por los temas ambientales. haciendo énfasis sobre todo en el contexto de América Latina. tanto las grandes preguntas de investigación así como los grandes marcos estratégicos donde articular las respuestas emanan ambos de la ciencia social. a . Muy por el contrario. El primero de ellos. Las contribuciones La obra está estructurada en tres partes: Pensando la Geografía ambiental. Mathewson sugiere que este nuevo campo es incentivado por un amplio rango de factores actuales. teniendo especial interés en el enfoque legado de la escuela de Berkeley. la pregunta que puede servir como eje para esfuerzos futuros pasaría por cuestionarse acerca de la posible contribución de la Geografía Ambiental a la teoría social.Introducción ¿Para qué una Geografía ambiental? 15 Ello no supone que cese o se menosprecie la actividad en temas típicos de la geomorfología y cuestiones técnicas tales como los sistemas de información geográfica en particular integrados a la percepción remota. Haciendo Geografía ambiental y un epílogo. analiza a través de las diferentes tradiciones y escuelas geográficas las causas de la partición que se presenta en la Geografía y que ha llevado a la separación de la disciplina en la Geografía física y la Geografía humana. No obstante.

Asimismo concluye que la Geografía en Colombia carece de un carácter integral e interdisciplinario. de la autoría de Federico Fernández. profundizando en los conocimientos y visiones propios de la disciplina universitaria de aquellos años y la visión y el ejercicio que esas generaciones han podido desarrollar hasta inicios de la primera década del presente siglo. es decir. sugiriendo algunas de las raíces que los geógrafos ambientales deberían de explorar y tomar en cuenta. se plantea una historiografía de la geografía universitaria en México. para ello destaca en primera instancia la relevancia de la Geografía como una de las principales disciplinas abocadas al estudio y la atención de la crisis ambiental global. En ella el autor establece tres grandes apartados. desde su origen hace poco más sesenta años hasta la actualidad. En la tercera aportación.16 Geografía y ambiente en América Latina lo que considera un principio fundacional de la actual Geografía Ambiental. no obstante destaca el reciente surgimiento de desarrollos conceptuales relevantes que podrían generar una geografía ambiental en dicho país. en el primero hace un recuento de los antecedentes decimonónicos para ubicar el origen y las influencias que formaron el pensamiento geográfico en México. Finalmente. en el segundo analiza la generación hoy activa. propios de la Geografía Ambiental. Como cierre de esta sección. Posteriormente fundamenta cómo en Colombia el medio ambiente es visto como el escenario donde ocurren las actividades humanas y cómo la dimensión de la construcción social de la geografía ha quedado relegada por otra más pragmática con una visión técnica y positivista en los temas ambientales. analiza ese mismo enfoque pero en sus aplicaciones recientes atendiendo las problemáticas y direcciones teóricas actuales. José Luis Palacio analiza el proceso de institucionalización de la Geografía en América Latina. Por su parte Andrés Guhl en su contribución analiza algunas visiones del medio ambiente en el quehacer geográfico de Colombia. y por último plantea un esbozo de lo que es la geografía mexicana setenta años después de sus inicios y cuál es el posible panorama en diez años. para ello establece en principio un recuento del surgimiento y evolución de las primeras sociedades científicas en el mundo y particularmente en la región y como estas últimas han establecido una serie de esfuerzos de difusión del quehacer geográfico a través de eventos internacionales que han buscado aglutinar a la comunidad . aquella que se formó durante la década de los setenta y ochenta.

Alejandro Velázquez y Alejandra Larrazábal plantean que ante la gravedad de los alcances de los problemas ambientales y la necesidad de nexos directos que conecten las contribuciones científicas y la toma de decisiones destinadas a la sustentabilidad ambiental. En el primero. situación actual y perspectivas. basado en las representaciones cartográficas que ellas hacen de sus territorios y los recursos que poseen. La segunda parte del libro. y ¿cómo se lleva a cabo una buena y efectiva práctica de cartografía participativa? Lo anterior asumiendo que. Michael McCall aborda un interesante enfoque sobre los ambientes en comunidades locales de América Latina. el enfoque geográfico transdiciplinario de la ciencia del paisaje puede. ¿qué cartografiar? y ¿cómo hacerlo? Parte básicamente de las siguientes interrogantes más generales: ¿por qué es tan importante cartografiar el territorio y sus recursos para estas comunidades en América Latina y por qué un enfoque participativo es necesario? ¿Cuáles son los objetos y sujetos resultantes de esta cartografía participativa?. en particular en poblaciones indígenas. el incremento relativamente notable de la oferta universitaria permite apreciar un futuro de mayor desarrollo para la disciplina. que a su vez permita alcanzar eventualmente acciones racionales y duraderas. El autor concluye que ante la paradoja que se vive en Latinoamérica sobre el desarrollo de la Geografía. a través de la cartografía participativa. para la conservación del capital natural. El autor atiende en primera instancia tres preguntas específicas respecto a los mapas participativos: ¿por qué hacerlos?. está conformada por cinco trabajos. ya que en la mayoría de los países es aún muy incipiente. en gran medida. se pueden reconocer problemas y alternativas a éstos que son propios de una comunidad. . basado en la creciente demanda de profesionistas que aborden los crecientes y agudos problemas ambientales y sociales que se presentan actualmente a escala mundial y regional.Introducción ¿Para qué una Geografía ambiental? 17 geográfica abocada al estudio de diversas problemáticas de América Latina. servir como catalizador asistiendo a los actuales desafíos científicos y proporcionando conocimientos que apoyen la planificación integral. Por lo que en su contribución analizan los alcances del enfoque participativo en el manejo del paisaje. Haciendo Geografía Ambiental. Posteriormente el autor plantea una caracterización del crecimiento de la oferta de programas universitarios enfocados a la formación de geógrafos profesionales en la región y discute algunos de los factores que han propiciado su desarrollo.

18 Geografía y ambiente en América Latina El trabajo de Hugo Romero. A este efecto. El libro concluye con una tercera sección donde. Se trata de Geografías ambientales. algo que. permite contextualizar las condiciones de vulnerabilidad en que se encuentra gran parte de la población brasileña. los editores. El trabajo presentado por Mindahi Crescencio Bastida Muñoz y Rocío Albino Garduño enfatiza la necesaria relación de compromiso con la sociedad que debe guardar la práctica académica. Por tanto. y escogen como tema una noción cercana a y de interés de la geografía ambiental: la docencia sobre el desarrollo sustentable. en sí mismo. diversos elementos y categorías de análisis desde la geografía con una marcada visión integral. recurren a la experiencia en una de las universidades interculturales de México. La quinta y última contribución de esta sección. Daniel Klooster sintetiza el conjunto de ponencias y comentarios. a la vez que formula algunas ideas para la práctica futura. Lo anterior. a diferencia del resto de los trabajos incluidos en este libro. Claudio Fuentes y Pamela Smith. La propuesta va aún más allá analizando hechos y discursos propios de la geografía sociopolítica. a manera de epílogo. de un coloquio previo realizado en el CIGA. climático-meteorológicos y asumiendo que los procesos de urbanización son uno de los principales componentes para que los eventos climáticos se tornen en desastres. . En segundo lugar. pretende a través del análisis de un fenómeno natural que se presentó en territorio chileno desarrollar enfoques y categorías de análisis propios de una geografía científica de tipo convencional que podría estar reconocida en objetos y procesos que corresponden a los propios de la naturaleza. manifestando su interés por métodos de análisis históricos. El título de la contribución de Klooster es por demás sugerente. aspecto que es reconocido como parte esencial de la misma geografía y que bien podría estar inserto en una visión propia de la geografía ambiental. en primer lugar. resulta. El cuarto trabajo cuya autora es Magaly Mendonça tiene por objetivo analizar los desastres naturales pluviométricos ocurridos en Brasil y encuentra al igual que el anterior trabajo. expone la autora. ofrecen reflexiones finales y señalan lo que consideran podría ser una manera de hacer geografía ambiental desde un centro de la UNAM en provincia. en plural. en buena medida la reflexión contenida en este libro. y no en singular. merece toda la atención. y sintetiza. dicho planteamiento asume una visión integral bajo el análisis de un problema específico.