GUY DEBORD HA MUERTO.

LUTHER BLISSETT (1967)

Nunc est bibendum - Butch, whose motorcycle is this? - It's a chopper. - Whose chopper is this? - Zed's. - Who's Zed? - Zed's dead, baby... Zed's dead.-[1]. Quentin Tarantino, 1994. Cuando Guy "The Bore" murió [2] la prensa reformista italiana respondió con una 'necrológica' obvia y engañosa sin nada de sorprendente. El mismo editor de prensa-basura que tragó y rumió las pálidas diatribas de K. Popper contra la TV, más tarde ha celebrado a The Bore como un profeta de Berlusconi que toma el campo. Durante años la Ignorancia izquierdista ha confundido el "espectáculo" con la insolencia de la medios de comunicación del Establishment o la recurrencia cíclica de personas como Letizia Moratti [3], o el estruendo televisivo al estilo Sgarbi - y Ferrara -[4]. No sorprende entonces que una teoría crítica que ataca la mercantilización y el sistema de producción que nos convierte a cada uno de nosotros en un medio insolente del stablishment, haya sido desactivada por una metonimia (el efecto en lugar de la causa, el contenido en lugar del recipiente). Desactivar la bomba era fácil, debido a sus limitaciones, todavía The Bore no merece ser colocado en el panteón de héroes izquierdistas junto a Pajetta y Berlinguer [5], donde los sepultureros intelectuales cato-liberales tratan de situarlo, aunque como un hereje. El abuso del epíteto "situacionista" y del término sin sentido "situacionismo"[6] se debe al énfasis dado al análisis de Debord del espectáculo; el savoir vivre, la subversión de la vida cotidiana, la psicogeografía y el Urbanismo Unitario - en una palabra, todo el campo de los modos inmediatos y prácticos de acción sugeridos por los situacionistas- merecieron una consideración menor. Así "situacionista" estaba condenado a terminar siendo un término uniformante; los reporteros culturales entonces decidieron ligarlo a cualquier personaje o movimiento artístico cuyas expresiones fueran lo bastante nihilistas para ser consideradas "extremas" y lo suficientemente espectaculares para ser tomadas en consideración por una mediología de masas de segunda clase. El horario televisivo de Italia Uno - determinado por Carlo Freccero [7]- era "situacionista", así como Striscia la Notizia[8], y la televisión-documental de Guglielmi Raitre [9]: "situacionista" es cualquier texto escrito en un estilo esquizo-epigramático, y así sucesivamente. La mayor parte de estos 'etiquetadores salvajes' apenas conocen La Sociedad del Espectáculo y, tomándolo como el Talmud de la crítica radical (aunque más bien se parece a un montón de indicaciones para hacer crucigramas) fingen inferir cualquier cosa de él. La palabra "situacionista" ha llegado a ser un pasadizo alternativo que abre todas las puertas, desde la un dadaismo mal digerido, a la de un milenarismo tecnológico fácil de percibir. En un mundo nihilista, todo lo que no es real es "situacionista". Después de todo ¿no fue Debord mismo quien cambió su reputación por la de una Cassandra rencorosa? ¿No pretendió él mismo que su más conocido ensayo se tomara como un Talmud? ¿No es cierto que hace dos años, para explicar la caída del autodenominado 'socialismo' de Europa Oriental, no hizo más que reciclar dos tesis lacónicas sobre la burocracia, escritas un cuarto de siglo antes y previamente incluidas en el libro antedicho? [10] Durante la última década de su vida, The Bore había intentado constantemente dar al personaje que había creado un contexto histórico; como los prisioneros en el cuento de Kafka En la Colonia Penitenciaria, sometió su cuerpo a la marca de la maquinaria no sólo de sus escritos (Considerations sur lássassinat de Gérard Lebovici, Panegyrique, Commentaires sur la societè del spectacle, Cette mauvaise réputation) sino también de la Ley. En su caso la Ley era la Interpretación Correcta, contra la difamación y la contemplación pasiva de la experiencia histórica de la IS, y finalmente contra la información pro-situ engañosa [11]. Las constantes referencias hipertextuales cruzadas (de una línea del texto a otra) parecen esconder la voluntad desesperada de restaurar su propia mala reputación, de fomentar su propia manera de contemplar, de promover la propia información engañosa, en una palabra, la intención de no cambiar el estilo y mantener el control. Una tarea tal debería involucrar el sistema entero y requerir una estrategia de grupo: si tratara de llevarla a cabo una persona sola, (o simplemente determinarla), obtendría exactamente lo contrario de lo que pretendía. Ellos acostumbraban a cuidar el estilo, lo que supone una Identidad que defender, pero la Identidad hiela y mata el estilo, y refuerza el espectáculo. Así, después del suicidio de The Bore, heredamos un cuerpo de reglas que no pretendían ser tales, tan útiles como un puñado de soliloquios proféticos. Nos quedamos con santas escrituras, y sólo se pueden hacer dos cosas con las escrituras santas: tomarlas literalmente y ser un fundamentalista, o hacerlas significar aquello que desees, sin leerlas incluso. Pero, ¿de dónde viene esta actitud? Creemos que se debe al fracaso inapelable de la IS que no data de la

disolución en 1972, sino al menos una década antes, cuando la sección francesa (después de la experiencia letrista) alcanzó el poder de la IS. Antes de que el cielo se abra y los insultos pro-situs empiecen a caer, es preciso dar una explicación. Y al hacerlo, no hay que olvidar que hace ya tiempo que se ha abierto una brecha entre la IS y nosotr@s, y en esta brecha toma forma el texto siguiente, a veces abiertamente y sin ambigüedades. A fin de cuentas la IS estaba todavía demasiado fuertemente influida por el lenguaje y los mitos de la vanguardia, y "toda vanguardia nace vieja y muere sin ver a sus sucesores, porque la sucesión no sigue una lógica lineal, sino dialéctica." (Asger Jorn, 1960).

Notas para una contrahistoria de la I.S. El fracaso de la mayoría de los situacionistas sirve para entender la naturaleza de la catástrofe y pasar la crisis. El pánico puede ser un energetizante increíble. . Mark Downham, 1988. ¿Por qué motivo y con vistas a qué se reunió la IS? Pocos de los que han escrito sobre "situacionismo" pueden actualmente responder esta pregunta. Pero es muy sencillo, se trataba de CREAR SITUACIONES, es decir, "disposiciones temporales de vida, caracterizadas por una cualidad emocional superior". Los medios para llevar esto a cabo eran el Urbanismo Unitario (un ejemplo es la "teoría de los barrios emocionales, de acuerdo con la cual cada barrio de la ciudad tendería a provocar un sentimiento simple, al que los sujetos deberían exponerse conscientemente"), una "arquitectura nueva" (que "jugaría con los efectos ambientales de habitaciones, colores, calles, un ambiente conectado con las acciones que contiene"), y la exploración psicogeográfica de los lugares ("observación activa de las aglomeraciones urbanas de hoy y establecimiento de hipótesis sobre la estructura de la ciudad situacionista"). El objetivo final era "la invención de esencialmente nuevos juegos [...] para incrementar la parte no mediocre de vida y reducir los momentos vacíos tanto como sea posible [...]. El desafío situacionista al paso del tiempo y la sucesión de las emociones sería la apuesta de estar siempre en la avanzada del cambio, apostando siempre más fuerte e incrementando los momentos conmovedores". Era necesario desafiar el modo de vida capitalista para producir otros modos de vida deseables, "destruir, por todos los medios hiperpolíticos, el ideal burgués de felicidad". éste era el sentido de los sutiles plagios de Debord de famosas frases del marxismo: "Las emociones han sido suficientemente interpretadas: ahora la cuestión es encontrar otras". Esto se ligaba a la perspectiva de un "rápido y continuo incremento del tiempo libre, a la medida de las fuerzas productivas alcanzadas en nuestros tiempos". "Hoy la clase dominante dirige el uso del tiempo libre ganado por el proletariado revolucionario, desarrollando una amplia industria del entretenimiento que es un medio incomparable de degradación de los proletarios con derivados de ideología y gustos burgueses". Realmente, el propósito de los situacionistas era descubrir medios nuevos de acción "reconocibles de manera simple en el dominio de cultura y las costumbres pero aplicados desde el punto de vista de una interacción de todos los cambios revolucionarios." El sentido banal corriente de la palabra "situacionista" tiene muy poco que ver con este programa. Pero este término ha sufrido tal banalización porque, en un determinado momento, la IS misma dejó de ser globalmente situacionista, y la palabra siguió el proceso de involución. Como es sabido, desde 1957 en adelante, la IS repudió y desterró a bastantes de sus miembros, comportándose como una secta; la teoría fue descaradamente desligada de la praxis, y la organización se quedó con dos miembros (Guy Debord y Gianfranco Sanguinetti), disolviéndose después con el documento público La véritable scission dans l'Internationale (Champ Libre, Paris 1972). En la sección siguiente ( "Noche Vieja en Naples") analizaré este documento: leerlo es algunas veces como escuchar un disco rayado de Julio Iglesias[12]. Volvamos ahora sobre nuestro asunto. Con sus frecuentes expulsiones la IS estaba imitando básicamente al movimiento surrealista, cuya herencia había sido importada por la sección francesa junto con su lenguaje judicial, típico de las vanguardias. Las expulsiones afectaron a otras secciones de la IS, en particular al grupo alemán SPUR. A pesar de las palabras de Debord ("Tenemos que eliminar entre nosotros el sectarismo, que se opone a la acción unitaria con posibles aliados para metas específicas e impide nuestra infiltración en organizaciones paralelas. Desde 1952 a 1955 la Internacional Letrista, después de algunas purgas necesarias, ha sido abocada constantemente a una especie de rigor absoluto, conducida a un aislamiento y una infructuosidad igualmente absoluta, e invadida a la larga por un cierto conservadurismo, una degeneración del espíritu de crítica y descubrimiento. Nosotros hemos superado definitivamente esta conducta sectaria, con vistas a acciones reales. Este es el único criterio para encontrar o abandonar camaradas"[13]), desde el principio la sección francesa destacó por su severidad paranoide de conspiradores; esperaban una inyección de esteroides hegelianos para reforzar la teoría, y expulsaron a miembros por razones fútiles[14]; al final, favorecieron precisamente la actitud contemplativa y la inactividad que censuraron en todos menos en ellos mismos. Pasemos revista: las secciones holandesa e italiana fueron diezmadas y finalmente expulsadas antes de 1960. El danés Asger Jorn, uno de los miembros más importantes de la IS, cuyos textos sorprenderían ciertamente hoy a los lectores[15], dimitió en 1961. En Alemania, el grupo SPUR causó varios escándalos y atentó directamente contra el stablishment cultural; en el IV congreso de la IS (Londres 24-28 Sept. 1960) el grupo atacó a la sección francesa y en 16 meses llegaron a ser la sección más activa, pero fueron finalmente expulsados en enero de 1962 porque se negaron a permitir que su revista epónima fuese administrada desde Paris. En marzo de 1962 las secciones fundadoras escandinava y alemana fundaron la Segunda Internacional Situacionista, y en los años siguientes emitieron dos periódicos (Drakabygget y Situationist Times) con la seiguiente declaración de principios: "El punto de partida es la descristianización de la filosofía de Kierkegaard de las situaciones. Esto debe combinarse con la doctrina económica británica, la dialéctica

alemana y los programas franceses de acción social. Supone una revisión profunda de la doctrina de Marx y una revolución completa cuyo desarrollo está enraizado en el concepto escandinavo de cultura: hemos llamado a esta nueva ideología y teoría filosófica "situología": se basa en los principios de democracia social en tanto en cuanto excluye todas las formas de prejuicio artificial."[16] Stewart Home comenta: "No sólo Europa se ha visto siempre tradicionalmente a sí misma como el centro del mundo, sino Bretaña, Francia, y Alemania tienden a verse a sí mismas como el eje de este centro. Así, cuando la IS se dividió en dos, desde una perspectiva francesa o anglo-americana, los especto-situacionistas basados en Paris se vieron como la IS real, mientras la II Internacional centrada en Escandinavia podía considerarse 'extranjera a la IS; mucho más sociable, ciertamente, pero menos inteligente' (IS 8, París 1963)".[17] La sección francesa inmediatamente describió las purgas como parte de un conflicto entre su componente "revolucionaria" y la otra "artística". En lo que al arte concernía, la IS tenía realmente posiciones un poco menos idealistas que los "nashistas" (el nombre malévolo que recibió la Segunda IS) [18]y ambas internacionales afirmaron ser revolucionarias. La IS ciertamente emitió declaraciones más coherentes y radicales, y exigió la fundación de los Consejos Obreros (tomando esta demanda de Socialisme ou Barbarie) aunque "nunca hicieron nada realmente para ponerlos en práctica"[19]; La 2¦ IS careció de una teoría consistente (probablemente porque temieron llegar a ser tan dogmáticos como sus colegas franceses) y apuntaron a la realización inmediata del Urbanismo Unitario y de la conducta experimental ligada a él. Ambas secciones heredaron sólo una parte del programa situacionista originario, y ambas fracasaron. La IS parece haber tenido una influencia más amplia que la 2¦ IS en el movimiento de 1968 y en las experiencias siguientes, pero ésto es debido a un juicio equivocado, es decir, post hoc, ergo propter hoc. El famoso escándalo de Estrasburgo de 1966 inspiró ciertamente a quienes, dos años después, arrancaron el pavimento de las calles de París; es cierto también que los situacionistas acuñaron algunas de las mejores consignas del movimiento; no obstante, se ha valorado excesivamente el efecto de su crítica práctica en los eventos de esos días. Si la influencia de los situacionistas hubiera sido realmente tan determinante, sería difícil explicar la gran re-emergencia del maoismo y del trotskismo en los meses siguientes, y sobre todo la crisis que la IS atravesó hasta su disolución 3 años más tarde. En realidad, cuando los eventos de mayo del 68 empezaron la IS ya estaba sumida en una vorágine de inconsistencia, y sus problemas estructurales no le permitieron re-emerger. Los camaradas franceses de la Encyclopédie des Nuisances, cuya crítica de la IS es ciertamente muy diferente de la que desarrollamos aquí, ha perfilado magistralmente esta inconsistencia: "La teoría situacionista criticó la política sin preocuparse demasiado de los medios de su realización revolucionaria (dejándola en manos de los Consejos Obreros, que estaban muy lejos de fundarse); en consecuencia, no se atendieron cuestiones como las tácticas y la búsqueda de compromisos necesarios: tanto externos (la convergencia entre una teoría radical todavía en proceso y una práctica radical fragmentaria e incompleta), como internos (los métodos de organización que asegurarían la apropiación coherente de la crítica posible). El mito de una fusión total de teoría y práctica, que la IS creyó haber realizado, y el mito de una revolución que llevaría a cabo esta fusión en la sociedad a su vez, - el último es el contrapunto histórico del anterior- afectó a la comprensión de lo que los situacionistas deberían haber realizado juntos"[20]. Pero la Encyclopédie des Nuisances no parece computar la expulsión y ridiculización frecuente de quienes habían rechazado (incluso cuando sólo lo hacían parcial o intuitivamente) tales alucinaciones prometeicas entre las verdaderas causas del surgimiento y persistencia de aquellos mitos perversos. Los "antiguos situacionistas" fueron primero definidos como "indulgentes" e "ineficaces"[21] y finalmente como atrapados por el arte y el idealismo, cuando su contribución - asociada al rigor teórico de los miembros franceses - le habría dado oportunidades más nuevas y más amplias de aplicación y éxito al programa situacionista. El papel de la 2¦ IS y de los otros miembros expulsados ha sido infravalorado e ignorado durante mucho tiempo. Especialmente en Italia, nadie sabe mucho acerca de ellos. Al parecer la excomunión todavía tiene una influencia fuerte y la perspectiva francocéntrica opera todavía. Poco después de la escisión, ambas ISs continuaron promoviendo escándalos como arma política. Pero mientras el escándalo de Estrasburgo (un jodido golpe de suerte que fue muy bien explotado y difundido) dio a los parisinos un empujón que les permitió lavar sus pelotas en las agitaciones de 1968, la 2¦ IS no pudo ir más allá de lo que hoy llamaríamos una aproximación "kreativa" y lentamente implosionada. Y aún tuvo una influencia indirecta en el movimiento del 68, tanto en Europa como en el resto del mundo, como también muchos otros ex-miembros. Dieter Kunzelmann, miembro fundador de SPUR y colaborador de Situationist Times, ayudó a fundar la Kommune 1 en Berlín Oeste; la Kommune 1 atrajo a muchos jóvenes, desafió las posiciones marxistas-leninistas del SDS y contribuyó a dar a esta organización - y a la totalidad del movimiento alemán - connotaciones antiautoritarias [22]. Algunos años antes el miembro fundador holandés de la IS, Constant (el más reidiculizado por Debord, a veces debidamente),

tuvo un papel importante en el crucial movimiento PROVO en Amsterdam (1965-67): antes de ser recuperado por las instituciones omnívoras de esta ciudad, este movimiento ofreció los modos de acción más eficaces e imprevisibles a la contracultura mundial. En Londres, King Mob emitieron varios folletos y un boletín (King Mob Echo) y provocaron muchos eventos: causaron, por ejemplo, disturbios callejeros con la divulgación de noticias falsas a los periódicos, y saquearon grandes almacenes disfrazados como escuadras de Santa Klaus. Malcolm McLaren era un entusiasta de King Mob: él diseñaría el Punk mostrando que había aprendido la lección de Estrasburgo, en sus aspectos positivos y negativos. Gracias a esta influencia McLaren y Jamie Reid (el director de arte de Sex Pistols) "refinaron el gusto por las nuevas prácticas de comunicación - manifiestos, boletines, collages, bromas, información falsa - que promovían un sentimiento creciente de que el estado de cosas podía ser sacudido, si no transformado irreversiblemente"[23]. Los situacionistas expulsados no acabaron en el cuarto trastero de la historia. Ser consistente con muchos supuestos históricos francocéntricos [24] significaría decir que estos grupos y movimientos pusieron en práctica residuos de de teoría de segunda clase y debían su radicalismo a la poca sangre azul que les quedaba después de dejar la vía correcta. Pero si dijéramos esto no seríamos serios: seríamos pro-situs. La teoría crítica no es "transcendental", entra en contradicciones reales con el virus de acción ejemplar; es cierto que si el programa entero de los situacionistas hubiera sido re-injertado en las luchas sociales, habría acelerado los eventos, pero éste asalto fallido a la totalidad debe implicar a todos los situacionistas, incluso a Debord, Sanguinetti y Vaneigem. Y lo que es más, todo salón es intrínsecamente malo.

Noche Vieja en Nápoles La infamia del presente trabaja retroactivamente. Karl Kraus Es necesario examinar y deconstruir las "Theses sur l'Internationale Situationniste et son temps" (el texto que condujo hasta la Danza Macabra de La vèritable scission...) para entender cómo el estilo de Debord derivó en una poética fosilizada del rencor y cómo él por consiguiente degeneró en The Bore. En primer lugar se debe decir que las "Thèses" son una pieza kitsch de escritura. Usamos 'kitsch' en su sentido clásico, como replanteaba Tommaso Labranca en su libro Andy Warhol era un coatto - Vivere e capire il Trash [Andy Warhol era un paleto urbano - Vivir y comprender la cultura Trash] (Ed. Castelvecchi, Roma 1994). La IS posterior al 68 y Debord/The Bore eran kitsch porque pretendían deshacerse de la mierda y la miseria desde el terreno de la auto-historificación, sobre el cual extendieron incesantes referencias a la I Internacional de Marx y Bakunin (el título mismo de la "circulaire publique" era una de estas referencias). Los situacionistas trataron de emular un alto modelo, pero fracasaron sensacionalmente (¿tiene algún sentido una Internacional con sólo dos miembros?): obtuvieron un efecto trash (emulación fallida, inconsistencia, maximalismo... estaban todos los ingredientes)[25]; pero por miedo a que pudieran ser identificados con sus fracasos (con lo Trash, con la misère), atribuían cualquier cosa que consideraban chabacana y pobre a otras personas y a otras causas: la estupidez de los pro-situs, la impotencia de los miembros anteriores, el "retraso" del movimiento real en comparación con el programa situacionista y así sucesivamente. No cabe duda de que el resultado fue kitsch, esto es, el intento fracasado de deshacerse de la mierda en vida de uno, el intento de aquellos que están "rodeados, hundidos y ahogados en la mierda (lo trash) y sostienen una agotadora batalla para esconderlo" (Labranca, op. cit.). Las Thèses son una obra maestra del kitsch que resbala por "la pendiente dogmática que lleva a juzgar la historia según una regla externa (como la teleología consejista); siguiendo este enfoque la IS y sus partidarios demasiado a menudo consideraban el amplio y activo movimiento subversivo meramente desde el punto de vista de su retraso comparado al programa histórico situacionista; los situacionistas renunciaron a considerar que esta demora fuese en realidad una crítica de ese programa (sobre todo de su generalidad abstracta) como si la única tarea del movimiento fuera seguir la agenda que ellos habían marcado previamente: en resumen, como si la teoría revolucionaria no tuviese nada que aprender del movimiento real revolucionario"[26]. Esto es, de hecho, kitsch. La tesis 2 afirma que "nunca un proyecto tan extremista se había propagado en un período aparentemente hostil, tomando tan rápidamente la supremacía en la lucha por las ideas - lo cual es producto de la historia de la guerra de clases. No sólo la teoría, el estilo y el modelo de la IS han sido adoptados ahora por miles de revolucionarios en los principales países desarrollados, sino que, y esto es mucho más significativo, toda la sociedad moderna parece haberse persuadido de que la perspectiva de los situacionistas es verdadera, tanto a la hora de llevarla a cabo como de luchar". La tesis 3 explica: "La IS ha tenido éxito por la sencilla razón de que expresó el 'movimiento real que abole el actual estado de cosas' y porque ha sido capaz de hacer que los medios con que comenzó hacer la parte subjetivamente negativa del proceso, su lado salvaje, entiendan su teoría inconsciente. [...] Entonces, no es una teoría de la IS lo que tenemos, sino la teoría del proletariado". La no. 6 agrega: "[para la Santa Alianza de los propietarios de la sociedad], así como para sus compañeros, una edad nueva ha empezado: Han descubierto que el movimiento de ocupación, desgraciadamente, tenía algunas ideas, y esas ideas eran situacionistas". Después de la jactanciosa charla del principio, las tesis 10 a 20 consisten en algunas consideraciones claras acerca de la economía, la polución, los "síntomas de la crisis", y las luchas de los trabajadores. Por ejemplo la tesis 17 establece muy claramente que "hoy, la polución y el proletariado son los dos aspectos concretos de la crítica de economía política". Es a partir de la tesis 21 que caminamos hacia el kitsch (para no abandonarlo más): "cuando todas las condiciones de la vida social cambian, la IS está en el centro de este cambio [sic!] y ve las condiciones en que actuó implicándose más rápido que el resto. Ninguno de sus miembros podía ignorarlo o pensó negarse a ello, aunque en realidad muchos no querían que la IS fuera tocada. No preservaban la actividad situacionista pasada, sino su imagen". De aquí a la tesis 44 tenemos una larga diatriba contra los pro-situs y los "contemplativos" miembros anteriores, sobre todo Raoul Vaneigem. El principio es prometedor: "era una consecuencia ineludible del éxito histórico de la IS que fuera, a su vez, contemplada, y que en esa contemplación la crítica incondicional a todo lo existente fuera positivamente apreciada por un sector siempre creciente de la impotencia, que había llegado a ser él mismo sector pro-revolucionario". Pero la tesis 22 es sumamente reveladora; después de su lectura nos quedamos con un regusto a "excusatio non petita" [justificación no requerida]: "ningún pensamiento histórico puede estar seguro de antemano de escapar a la incomprensión o a la falsificación. No quiere imponer un sistema definitivamente coherente y completo, y sobre todo no espera presentarse de un modo tan preciso que prevenga la estupidez y mala fe de cada uno de los que tratarán con él: por eso no podrá imponer una interpretación universalmente verdadera. Estas demandas idealistas sólo pueden apoyarse sobre un dogmatismo que está condenado a fracasar; el dogmatismo es la puerta abierta a la derrota para un pensamiento de este

carácter. Las luchas históricas, que rectifican y mejoran toda teoría de este género, son un campo para interpretaciones equivocadas y limitadas y para rechazos interesados de un significado unívoco. Así la verdad no puede establecerse, sin llegar a ser la fuerza operativa". Este fragmento acaba con la idea de que la teoría de la I.S. [la teoría del proletariado, como afirmaba la tesis 3], aun cuando a menudo es incomprendida y pervertida, "podrá reaparecer en toda su autenticidad una vez que la historia esté dispuesta para ello, empezando desde hoy. Hemos abandonado la edad en que podíamos ser tergiversados o eliminados sin apelación, porque nuestra teoría puede contar ahora, para lo bueno y para lo malo, con la colaboración de las masas". El "éxito histórico" de la IS consistiría entonces en haber persuadido a las masas de "colaborar" con su propia teoría, es decir, con ellos. ¡La IS decretó nada menos que el fin de la alienación proletaria y la auto-incomprensión! La 'teoría del proletariado' no había sido formulada por los proletarios, sino que, al final, contribuyeron a su co-elaboración. ¿'Co-' significa 'junto con'... con quién? ¿Quién era el coprotagonista en esta elaboración si no la IS? Aquí viene de nuevo la anticuada "conciencia producida desde fuera", y, colocada al contraluz, la figura decrépita del "intelectual separado" que "se dirige a las gentes". Entonces, ¿qué significaba 'del proletariado', si no la determinación de un asunto u objeto teórico? Se trataba de una teoría 'sobre los proletarios' en lugar de una teoría hecha 'por los proletarios'. Además, a pesar de las referencias esparcidas a las "luchas históricas", esta teoría dejó de serlo para ser meta-histórica, dispuesta a revelarse en cada momento adecuado. Pero, en el nivel consciente de la construcción del texto, la IS rechazó todo esto (separación, metahistoricidad, etc...) y Debord y Sanguinetti parecieron percibir la inconsistencia: por eso recurren con frecuencia a la "excusatio non petita": "POR SUPUESTO, es OBVIO que nunca hemos creido..." Trataban de esconder la basura y, en cuanto un poco de ésta re-emergía, se apresuraban a decir: "¡no somos nosotros!". Esto verdaderamente es kitsch. Bajemos ahora hasta la parte crucial de la diatriba contra los pro-situs, quienes "permitían que todos supieran que ellos aprobaban completamente a la IS, y no eran capaces de hacer nada más", y "sólo estaban para su propio interés". Aquí aparece la primera referencia explícita a la disolución de la IS: "La IS había seguido actuando como antes, se habría arriesgado a ser la última ideología espectacular de la revolución y a ser usada como un pilar de esta ideología; la IS se habría arriesgado entonces a impedir el movimiento real de los situacionistas: la revolución" (tesis 26) Se dice entonces que los pro-situs contemplan la imagen de una "aristocracia situacionista" en la que quieren entrar y esta "apariencia de valores jerárquicos" se despliega bajo los miembros fundadores (especialmente Raul Vaneigem), que se hacían acreedores de una cierta veneración ("estado místico") sólo porque habían pertenecido a ella. Así los pro-situs tanto como los vaneigemistas son "el resultado de la debilidad general y de la falta de experiencia del nuevo movimiento revolucionario" (tesis 32). El fragmento siguiente es un análisis de los orígenes sociales de los pro-situs, con algunas observaciones interesantes (la diferencia entre los nuevos cadres' y los viejos pequeño-burgueses), que termina con la tesis 38, antesala para una crítica de la composición enferma de la IS y la incapacidad de algunos de su miembros. éste es el principio de tesis 42: "Los miembros contemplativos de la IS son pro-situs advenedizos, porque su actividad imaginaria era, en su opinión, confirmada por la historia y por la IS". La tesis 44 arroja luz sobre esa declaración: "Quienes en lugar de afirmar y desarrollar su verdadera personalidad criticando y desarrollando lo que la IS hace y podría hacer alguna vez, escogieron perezosamente una aprobación sistemática, sólo querían guardar las apariencias mediante la identificación imaginaria con el resultado". Aquí termina la 'diatriba'. Las últimas tesis, de la 45 a la 61 son la conclusión: se reconoce que la IS no ha podido ser igualitaria; no obstante evitó llegar a ser un poder y es una de las pocas organizaciones revolucionarias en la historia que "no se quemó a sí misma con el fuego de la jerarquía" (tesis 52). La tesis 53 dice que: "hay ahora situacionistas por todas partes, y sus objetivos están por todas partes [...], no tenemos que conceder ya si estas personas son situacionistas o no, porque ya no lo necesitamos, y porque nunca nos divirtió esto. [...] El propio término situacionista se usó en la guerra social sólo para inculcar un cierto número de proyectos e ideas". Después de una serie de variaciones sobre este tema, la tesis 58 afirma con seguridad: "la grieta real en la IS es la misma que se reconoce actualmente en el movimiento de protesta grande e informe: la grieta entre la realidad revolucionaria total de la época y todas las ilusiones acerca de ella". Finalmente, la conclusión: "Basta de admirarnos como si pudiéramos estar por encima de la época, y dejemos que esta época se asuste, mirando su propia imagen real" (tesis 60); "En cuanto consideremos la vida de la IS reconoceremos la historia de la revolución en ella: nada podría hacerla mala" (tesis 61). Las Thèses terminan con la última pirotecnia, lo mismo que la Noche Vieja en Nápoles, y así como cuando la borrachera se va - se cuentan los muertos y los heridos y las personas se dan cuenta de que el 1 de enero no es diferente del 31 de diciembre, así tampoco ha habido ninguna catarsis, ninguna entrada palingenética en una edad nueva[27]. Las frases pomposas sólo pretendían convencer a los supervivientes de la IS de que no tenían que pagar por su estrechez de miras maximalista, y tampoco podían volverse atrás en la crítica contra los pro-situs: la "contemplación" de la IS y el endosado ideológico a su programa no fueron una "parte de su éxito histórico", significaron por el contrario el mismo fracaso de los situacionistas para coordinar teoría, praxis y organización. La reproducción de

pro-situs y la pasividad de algunos miembros de la IS eran ineludibles, estaban escritas en el DNA del grupo, que había sido manipulado y desviado al tiempo de las purgas (no con habilidades biogenéticas sino con la simpleza de un Josef Mengele inyectando fenol en las pupilas de los judíos para darles un aspecto ario). Resultaba también patético y a destiempo afirmar que la IS "no podía estar por encima de su época", porque, durante años se comportaron como si cualquier cosa que sucediese no pudiera sino marcar el paso de su teoría. En conclusión: la IS hizo todo lo posible para ser contemplada, entonces pretendió no aceptar las ofertas de su aspirantes, para frustrar y encender su deseo, para mantener el juego en movimiento. De este amor al juego (terriblemente trash), Raoul Vaneigem se cansó en 1970, y dejó el grupo escribiendo: "Es suficiente para mí descubrir mi incapacidad para mejorar este movimiento - que siempre he considerado condición de mi radicalidad. [...] Prefiero hacer de nuevo la apuesta que mi adhesión a la IS había demorado: perder totalmente o reconstruir totalmente mi coherencia, y hago esto solo con vistas a reconstruirla con el número más grande de personas que pueda" (24). Siendo un hedonista, él entendió que, después de mayo del 68, habían llegado a la ciudad muchachas nuevas que seducir, y que las costumbres habían cambiado; en lugar de esperar los resultados hasta que sus carnes se arrugaran, la juventud hubiese desaparecido, y el viejo aspirante hubiese huido, era mucho más sabio saltar al combate del "sexo nuevo". La IS acabaría siendo el club de solteronas del ganchillo, caído en la fábula de "la zorra y las uvas": "¡No queríamos aspirantes! ¡No éramos los que los provocaban, sino la Srta. Vaneigem! Sin embargo, alguna vez estuvimos tan guapos que era natural que alguien tratara de seducirnos". Es una alegoría irreverente, por supuesto, pero no falsa. De cualquier manera, la disolución de la IS no conmovió al mundo.

¿Epílogo? Además, no considero rara esta estación de nihilismo donde me demoro como en una sala de espera, mitad aburrido, mitad a la espera de una campana de la alarma. Las personas entonces se convierten en pasajeros, y nos sorprendemos de que el camarero todavía acepte órdenes. Dada la inquietante mutación de nuestro mundo, casi todos deben saber que la atmósfera de la que partimos pone en duda la razón. Puede ser sólo un sueño espectral. Ernst Jünger (¡qué triste canalla!), 1982. Las conclusiones son evidentes ya en el mismo desarrollo de nuestro argumento, siempre sugeridas por el texto y sus epígrafes. No hay ningún epílogo que no se pueda leer en ellos: ¡Guy Debord está muerto, nunc est bidendum! En "Il Manifiesto", domingo 4 de diciembre de 1994, Enrico Ghezzi (un hombre de bastante mérito) escribió: "Las noticias acerca de la muerte de Guy Debord me parecían un engaño, un señuelo. Un fraude sublime, el más sospechoso desde la muerte de Moana Pozzi. Por ser capaz de detornar su propia muerte. Por hacerla más irreal de lo que ya es, desafiándola sobre su propia tumba mediática. [...] Poner fin a su propia existencia, no a su tiempo. Ponerse fin a sí mismo". Yo tenía una impresión muy diferente: The Bore no tenía otra opción, había elegido más de tres décadas antes, preparándose cuidadosamente para el momento en que su tiempo se habría cumplido, en que habría sobrevenido el aburrimiento, y se habría quedado sin nada más que su propia existencia para ponerle fin, tarde o temprano.

NOTAS
1. [- Butch, ¿de quién es ésta moto? - Es una chopper. - ¿De quién es? - De Merton. - ¿Quién es Merton? - Merton es muerto, nena, Merton está muerto.]. 2. Guy "The Bore" [en español, Aburrido, Plasta] es el doble de Guy Debord, es Debord en una actitud tal de auto-contemplación que llegó a ser una pura imagen. En nuestra opinión un sentimiento de deburrimiento (fastidio causado por Debord) se apoderó definitivamente del personaje después de la película In girum imus nocte et consumimur igni (1979); aquí, la auto-contemplación todavía cubría una necesidad lírica, y no era tediosa, (de)burrida. Como explicaremos más adelante, desde entonces cada de sus escritos están llenos de resentimiento (un género de sentimiento auto-referido que acabó en un corto-circuito emocional). Este sentimiento de deburrimiento se apoderó al mismo tiempo de la IS, aunque mitigado por el hecho de que reconocieron las necesidades y expectativas revolucionarias de la colectividad. 3. Letizia Moratti es la presidente del consejo de dirección de la RAI. La RAI [RAdiotelevisione Italiana] es la cadena pública que compite con Fininvest, la compañía de la Televisión de Berlusconi. En marzo de 1994 Berlusconi llegó a ser primer ministro de un gobierno que era una síntesis maravillosa de Poujadismo, actitudes fascistas, alianzas mafiosas y jerga neo-thatcheriana. El primer 'enemigo' atacado y derrotado por el Gobierno era la RAI, cuya misma existencia pareció ser una interferencia intolerable en la Fininvestization final del país. Los berlusconianos y post-fascistas acostumbraban a describir la RAI como una guarida de cripto-comunistas; realmente hay muchos izquierdistas moderados y antiguos pro-situs, no obstante la RAI pertenece a la clase gobernante tanto como Fininvest. Berlusconi instituyó un nuevo consejo de dirección de derechas cuyo presidente era la señora Letizia Moratti [presidente, 'chairMAN' es bastante propio, porque las mujeres de derechas se niegan a usar el género feminista; puesto que en italiano el género neutro no existe, describen sus cargos o posiciones como si fueran varones]. Es miembro de una familia potente de clase alta de Milan que, entre otras cosas, tiene el club de fútbol Inter. Este asalto ha sido el único éxito de ese Gobierno, que fue sacudido y derrocado en noviembre por una huelga general llevada a cabo por las alianzas reformistas. Berlusconi era demasiado fétido y extremista para hacer frente a las exigencias de la clase dominante, que aprovechó las luchas obreras para establecer un gobierno 'apolítico' de emergencia cuyo primer ministro es Lamberto Dini. De cualquier manera Letizia Moratti a pesar de todo continúa donde Berlusconi la había puesto. 4. Vittorio Sgarbi, antiguo crítico del arte, y Giuliano Ferrara, antiguo periodista, son dos exponentes de la Derecha que hablan en un estilo vulgar e insultante. Sgarbi tiene programa diario en Canal 5 (Fininvest), Ferrara es el escritor-fantasma del los discursos y declaraciones de Berlusconi. 5. Gian Carlo Pajetta y Enrico Berlinguer fueron dos poderosos y respetados jefes del viejo partido comunista (PCI). Berlinguer fue secretario general desde 1969 hasta su muerte en 1985. Completó la desestalinización del partido y comenzó su conversión en una organización social-demócrata. 6. No es ninguna equivocación usar hoy el término "situacionismo," porque debemos la existencia de tal '-ismo' a quienes ya usaron el término hace 30 años. Por otro lado, la IS condenó fuertemente el uso de esta palabra porque definía una doctrina específica acerca del "savoir vivre" que no existía en absoluto: cualquiera podría ser situacionista aunque no conociese la IS, por lo tanto no existía tal cosa. Pero, ya en 1977, en Manoscritti antieconomici e antifilosofici de 1977 (escrito anónimo ciclostilado, Italia) podemos leer: "el poder consume la crítica y la recicla. Marx se convirtió en "marxismo", [...] de la msima forma que la IS llegó a ser situacionista." Así el poder devoró a la crítica por causa de quienes cambiaron las situaciones por el situacionismo. 7. Carlo Freccero es un antiguo pro-situ que llegó a ser gerente general de Italia 1 (Fininvest) a finales de los ochenta. Produjo programas de TV que conjugaban potencial comercial y experimentalismo postmoderno, pero era demasiado independiente y Berlusconi lo despidió. Después de la muerte de Guy The Bore, escribió una nota sobre su muerte en el periódico comunista Il Manifiesto. 8.Striscia la notizia es un noticiario satírico diario realizado por el antiguo pro-situ Antonio Ricci y difundido por Canal 5 (Finivest). 9. Angelo Guglielmi es un ex-miembro del grupo literario de vanguardia de los 60 Gruppo 63. Desde hace más de diez años es gerente general de RAI3, el canal más post-moderno e izquierdista de la

televisión pública. La mayoría de los programas de la RAI3 empezaban siendo experimentales y alcanzaban más tarde un éxito fulminante, por ejemplo "Blob", una tira diaria ultrajante realizada por el pro-situ Enrico Ghezzi, que consiste en cut-ups y détournements de los programas y noticiarios transmidos el día anterior por todos los canales de TV nacionales. Sin embargo, RAI3 transmite un programa espantoso de corte policial como "Chi l'ha visto?, un programa que busca a las personas perdidas [el equivalente italiano de ¿Quién sabe dónde?]; en enero de 1995 su redacción fue víctima de una travesura de Luther Blissett. 10. Vease "Avertissement pour la troisième édition française", en: Guy Debord, La societé du spectacle, Gallimard, Paris 1992, donde escribe: "Esta edición ha quedado tacomo la de 1967[...] No soy el tipo de hombre que se corrige[...] Una teoría crítica tal no necesita ser cambiada..." En este corto fragmento, The Bore se niega a tomar el colapso de 1989 (y todo los eventos siguientes) en cuenta, y queda satisfecho con una referencia a las tesis 58 y 111 de La Sociedad del Espectáculo, como si esto fuera todo lo que tuviera que escribirse sobre el asunto, una suerte de Nostradamus' centuriae a la que no se puede agregar nada. Desde 1992 croatas y Serbios ya se mataban el uno al otro, ¿cómo deberíamos llamar a semejante profeta de alquiler? 11.Pro-situs era el nombre dado a los simpatizantes ideológicos superficiales y poco convincentes de la IS que trataron de emular su estilo sin compartir su rigor. A pesar de eso, en Comentarios a la sociedad del espectáculo (1988), Debord escribió: "En el campo de la contestación después de 1968, los recuperadores ineptos llamados 'pro-situs' han sido los 'primeros desinformadores', porque ellos disimularon tanto como fue posible las manifestaciones prácticas por las que la misma crítica que decían compartir había llegado a ser popular; debilitaron sin escrúpulos el proyecto, no citaron nunca nada y a nadie, para producir la impresión de que se habían enterado de algo por sí mismos" ¿No es está, por cierto, una afirmación antiplagiarista? 12. Cantando, por ejemplo Soy un truhán / soy un señor. 13. Todas las citas desde el principio del parágrafo proceden de "Rapport sur la construction des situations et sur les conditions d'organisation et action de la tendence situationniste internationale" (1958), en: Mirella Bandini, L'estetico il politico - da Cobra all'Internazionale situazionista, L'Officina, Torino 1977. 14. El caso del inglés Ralph Rumney, que fundó la primera London Psychogeographical Asociation, recuerda el Teatro del Absurdo. En 1958, fue expulsado porque, cuando nació su primer hijo, volvió a su estudio psicogeográfico de Venice un par de días después de la fecha. Nueve años más tarde, la sección británica al completo fue expulsada en circunstancias increíbles, según las describen Fred y Judy Vermorel en: The Sex Pistols (Tandem, Londres 1978). 15.Ver especialmente "La creación abierta y sus enemigos", en La creación abierta y sus enemigos, textos situacionistas sobre arte y urbanismo, introducción y traducción de Julio González del Río Rams, Madrid, La Piqueta, 1977. 16. Nash, "Who are the Situationists?", in "Times Literary Supplement", London. Citado en: Stewart Home, The Assault on Culture, AK Press, Edimburgh 1991, p.39, y p.41. 17. Stewart Home, en el trabajo previamente citado, usa el término "espectosituacionistas" (de "espectáculo") para distinguir la IS de la Segunda IS. 18. "El uso corriente del término "arte" lo trata como una sub-categoría de estas disciplinas; el que diferencia entre partes separadas del mismo en base a valores percibidos. Así, se considera arte la música de Mozart, mientras la de Slaughter and the Dogs no lo es. Este uso del término arte, que distingue entre músicas diferentes, literaturas, etc, emergió en el siglo XVII al mismo tiempo que el concepto de ciencia. Antes el término artista se utilizaba para referirse a cocineros, zapateros, estudiantes del artes liberales, etc. Cuando el término arte en su uso moderno emergió, fue debido a un intento de parte de la aristocracia por mantener sus valores de clase como objetos de reverencia irracional'. Así el arte se igualó con la verdad, y esta verdad era la visión del mundo de la aristocracia, una visión del mundo que sería en breve derrocada por el ascenso de la clase burguesa. [...cuando la burguesía] se apropió del concepto de arte lo transformó simultáneamente. La belleza dejó de ser más o menos equiparable con la verdad, y llegó a asociarse con el gusto individual. Como arte desarrollado, 'la insistencia en la forma y el conocimiento de la forma' y el 'individualismo' (básicamente romántico) se añadió a la 'autoridad' prestada al concepto como un 'juego mental, particular y evolucionado, de la nueva clase dominante'. Así, en lugar de tener validez universal, el arte es un proceso que ocurre dentro

de sociedad burguesa y que conduce a una 'reverencia irracional por las actividades que se ajustan a las necesidades burguesas'. Este proceso postula la superioridad objetiva de aquellas cosas especialmente designadas como arte, y, en consecuencia, la superioridad de la forma de vida que celebran, y del grupo social implicado en ella'. [...] ésta es una conclusión muy diferente a la alcanzada por los espectosituacionistas [que querían realizar el arte]. Si el arte, desde una perspectiva materialista, es un proceso que ocurre en la sociedad burguesa, la cuestión no puede ser su realización. Tal idea es mística en cuanto que implica no sólo que el arte tiene una esencia, sino que como categoría es autónoma de la estructura social. Acometer su realización y supresión es un intento de preservar este juego mental al mismo momento que se abole la categoría. ¡El arte desaparece de los museos sólo para reaparecer en todas partes!". Stewart Home, op. cit. Las citas interiores son de Roger L. Taylor, Art: An Enemy of the People, Harvester Press, Sussex, UK 1978. 19. Manoscritti Antieconomici e antifilosofici, citado arriba. 20. Encyclopédie des Nuisances, Considerazioni storiche sull'Internationale Situationniste, edizioni 415, Torino, 1994 (aparecido primero en: "Abrégé", Encyclopédie des Nuisances # 15, Abril 1992. Info: Encyclopédie des Nuisances, 74 Rue de Ménilmontant, 75020 Paris, France. 21. La véritable scission..., op. cit. 22. Referencias a la Kommune 1 pueden encontrarse en: Richard Neville, Play Power, Jonathan Cape, London 1970, reeditada por Paladin, London 1971. Acerca de la conciencia anti-autoritaria del movimiento alemán del 68, ver Hans-Jurgen Krahl, Konstitution und Klassenkampf, Verlag Neue Kritik KG, Frankfurt a. M. 1971. 23. Jon Savage, England's Dreaming 24. Para un buen ejemplo de recuento histórico servil debord-centrista, ver Jean-Fran‡ois Martos, Histoire de l'Internationale Situationniste, ed. Gérard Lebovici, Paris 1989. 25. Según Tommaso Labranca, la cultura "Trash" es cultura popular ingenua. Obviamente es burda e incoherente, por lo que tiene que sepultarse bajo toneladas de "buen gusto". La clase media es tan trashy como la clase trabajadora, pero ésta no se avergüenza de ello, mientras que aquella quiere esconder la basura, se presenta a sí misma como de buena condición y llega a ser kitsch. Las características de la cultura Trash proletaria son un género no intencional de fertilización híbrida, incongruencia, maximalismo estético y síndrome de emulación. 26. Encyclopédie des Nuisances, op. cit. 27. En el sur de Italia, sobre todo en Nápoles, la Noche Vieja culmina con la destrucción de cualquier mueble viejo de la casa, que se tira desde el balcón. La media noche es saludada por una guerrilla real de pirotecnia, petardos y tracas. Algunos son encontrados heridos o muertos. Se trata claramente de una fiesta catártica pagana que la Cristiandad se cuidó de suprimir.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful