SEXO CON CORAZÓN Lo primero: El contexto.

Dada su naturaleza multifactorial, nuestra Sexualidad como tal, y su disfrute dependen de la adecuada integración de nuestro psiquismo, y del adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Es así que hablamos de conductas y actitudes adecuadas, buena comunicación, alta autoestima, imaginación, espontaneidad por un lado y por el otro de buen estado de los sistemas cardiovascular, musculoesquelético, neurológico, endocrino y, en resumen, todas las estructuras, aparatos y sistemas que nos permiten interactuar con nuestro medio. En este orden de ideas, es de gran importancia el sistema cardiovascular, pues al ser la respuesta sexual un evento en gran parte hidráulico, el buen funcionamiento de la “bomba” y las “tuberías” es fundamental. Una vez que se ha disparado el mecanismo Psicológico, neurológico y endocrinológico de la excitación sexual, el corazón aumenta frecuencia y fuerza de contracción (cronotropismo e inotropismo positivos) con lo que por supuesto aumenta fracción de eyección y gasto cardíaco. Paralelamente, la estimulación sexual hace que se libere óxido nítrico por dos vías: vía fibras nerviosas colinérgicas y vía fibras nerviosas no adrenérgicas no colinérgicas (NANC); El Óxido nítrico dispara una serie de eventos que culminan con cambios de Calcio a nivel de fibras musculares lisas, y su posterior relajación. Como consecuencia, aumenta el flujo de sangre en ciertas zonas del cuerpo (tórax, cuello, muslos, cara) de manera más o menos regular, y de manera muy puntual en el área genital. En el caso de las mujeres, este aumento de volumen sanguíneo provoca congestión de los genitales externos, lubricación vaginal y erección del clítoris; En el hombre el aumento en el flujo a nivel del pene hace que los cuerpos cavernosos se dilaten y lleguen a comprimir las venas que drenan la sangre, hasta el punto de impedir la salida de la misma, con lo que el pene adquiere rigidez necesaria para una buena erección. Es obvio que nuestra respuesta sexual está estrechamente ligada al buen funcionamiento de nuestro corazón, por lo que cualquier alteración del mismo afectará en mayor o menor grado la respuesta sexual. De igual manera el ejercicio de la función sexual puede influir -para bien o para mal- en la salud cardiovascular.

Drogas relacionadas con la DE1
• • • Diuréticos tiazídicos Calcio antagonistas Drogas de acción central • metildopa • clonidina, reserpina

1

Jackson G, Betteridge J, Dean J et al. A systematic approach to erectile dysfunction in the cardiovascular patient: A consensus statement - Update 2002. Int J Clin Pract 2002;56:633-71.

• • • •

• bloqueantes ganglionares Beta bloqueantes Digoxina Estatinas Inhibidores de la Enzima Convertidota de Angiotensina (IECA)

Sexualidad e Hipertensión Las relaciones sexuales pueden ser altamente beneficiosas para los pacientes hipertensos, pues la sensación de bienestar derivada de una sexualidad operativa (no sólo a nivel psicológico, sino por liberación de endorfinas) ayuda a controlar en muchos casos el problema. Por otro lado, algunos medicamentos usados para el control de la PA pueden dificultar la respuesta sexual, sin embargo en algunos casos es posible hacer el cambio de tratamiento a un antihipertensivo que tenga menor efecto negativo (incluso ningún efecto) sobre la activación y/o respuesta sexual, o utilizar medicamentos que, sin interferir con el efecto terapéutico, puedan revertir algunos efectos colaterales indeseables. Actualmente hay nuevos fármacos prosexuales disponibles que pueden ser de mucha utilidad, pues estos medicamentos no aumentan la PA. ya que su acción es facilitar la dilatación de las arterias, por lo que más bien pueden producir un discreto descenso de la misma. En algunos casos en los cuales no hay un adecuado control de la presión debemos ser precavidos, pues durante la fase de excitación y meseta, se presenta no sólo taquicardia reactiva sino que también hay hipertensión. Sexualidad e Infarto La relación sexual per se no es peligrosa para la salud del paciente postinfartado, y no representa un mayor riesgo que cualquier otra actividad para el paciente coronario en control cardiológico; De hecho el Estudio de Investigación de Limitación del Tamaño del Infarto (Investigation of Limitation of Infarct Size Study.2) consiguió que menos del 50% de los pacientes reporto una actividad (cualquier actividad) como causante del Infarto. Lo peligroso es hacer un ejercicio físico demasiado intenso para el estatus del paciente. La actividad sexual consume aproximadamente 270 calorías/hora, lo que equivale a caminar 3 kilómetros/hora, pedalear a 8 kilómetros por hora, jugar golf o subir tres tramos de escaleras. Si el/la paciente post-infartado/a puede realizar este esfuerzo físico, y mantiene un manejo adecuado de sus factores de riesgo puede tener relaciones sexuales. Curiosamente, la mayoría de eventos cardíacos durante el coito en pacientes post-infartados se dan en el contexto de relaciones extramaritales. Sin ánimo de expresar juicios de valor, es evidente que en estos casos juega un papel importante el estrés derivado de mantener una relación oculta. En todo caso, cualquier paciente cardiópata que tenga relaciones sexuales en condiciones de estrés, por períodos prolongados o utilizando técnicas y posiciones incómodas y fatigantes tiene un mayor riesgo. Factores de riesgo
2

Tofler GH, Stone PH, Maclure M et al. An analysis of possible triggers of acute myocardial infarction (the MILIS study). Am J Cardiol 1990;66:22-7.

Nunca está de más mencionar los factores de riesgo comunes para ECV y DE, que, al ser patologías derivadas de la disfunción endotelial, comparten en gran medida causas y consecuencias: Tabaquismo Sedentaridad Obesidad Dislipidemias Solucionando el problema En la actualidad, los inhibidores de la PDE5 son prácticamente las drogas de primera línea en el manejo de la DE en pacientes con ECV. Los dispositivos de vacío y el Alprostadil inyectado en el pene o transuretral están contraindicados en pacientes que usen Warfarina, (además de lo incómodo y poco sensual que resulta tener que meter el pene en un tubo de plástico y luego colocarle una banda elástica en la base, sin mencionar el inyectarse el pene o introducirse en la uretra algo del tamaño de un grano de arroz, empujándolo con un tubo del diámetro de un catéter de PVC), la apomorfina no ha cubierto las expectativas iniciales, y el implante de prótesis de pene es una opción totalmente invasiva. En este escenario los inhibidores de la PDE5 son, por tanto, la alternativa más operativa. Ahora bien, ¿Cuándo puedo y cuándo no puedo? Por supuesto que ésta decisión debe ser tomada por el especialista en función de la estratificación de riesgo del paciente, y teniendo en cuenta ciertos aspectos. Recomendaciones generales: Precaución en pacientes con hipotensión, hipovolemia o estenosis aórtica. Contraindicación absoluta el pacientes que usen donadores de Oxido Nítrico (no incluye L-arginina ni anestesia con óxido nitroso) mientras estos donadores se consigan en sangre, alrededor de 24 horas para Sildenafil y vardenafil y 48 horas para taladafil. Precaución en el uso de Inhib-PDE5 concomitantemente con alfa-bloqueantes (no menos de 4 horas después del alfa-bloqueante) No utilizar Vardenafil en pacientes con síndrome QT prolongado, o que usen antiarrítmicos tipo 1A(quinidina o procainamida) o tipo 3(sotalol o amiodarona).

Dr. Luís Moreno Esparza Médico Sexólogo Correo electrónico:MorenoEsparza@Gmail.com