You are on page 1of 17

Sobre la misteriosa «E» que hay en

Delfos
Pl
utarco

Hace poco me topé, querido Sarapión, con unos versos que no estaban mal
construidos y que opina Dcearco que los dirigió Eurípides a Arquelao.
No quiero hacerte un regalo, siendo yo pobre y tú rico,
No me tildes de insensato, o creas que, dando, pido.
Y es que no se obtiene ningún reconocimiento haciendo, con medios escasos,
pequeños obsequios a los que tienen mucho; al contrario, no creen que des a
cambio de nada, y consigues fama de malicioso y de mezquino.
Fíjate hasta qué punto los obsequios de dinero son inferiores por generosidad y
belleza a los del conocimiento o la sabiduría, que éstos últimos es tan hermoso el
ofrecerlos como pedir a quienes los reciben que correspondan con otros
semejantes.
El caso es que yo te envío, como primicias, a ti y, por medio de ti, los amigos de
allá, algunos de mis tratados sobre Delfos, y reconozco que lo hago con la esperanza de que vosotros me correspondáis con otras obras, mejores y más numerosas
puesto que vivís en una ciudad grande y tenéis más facilidades para el estudio, gracias a tantos libros y conversaciones de toda clase.
Y es que, nuestro querido Apolo, que remedia las difcultades de la vida y las
soluciona mediante sus oráculos a los consultantes, parece en cambio que las

cuando la planteaban en la escuela. haya recibido entre todas las letras el lugar de honor ante el Dios y haya adquirido la categoría de ofrenda sagrada y objeto de contemplación. puesto que me planteaban la cuestión cuando ya estaban a punto de abandonar Delfos. siempre la soslayaba discretamente y pasaba a otra cosa. a éstos les inspira en el alma un deseo que los guía hacia la verdad. Esta cuestión. o como si le hubiera correspondido en suerte. Los hice sentarse junto al templo y luego. allá por la época de la visita de Nerón. entre otras muchas cosas. Porque no es verosímil que por casualidad. pero recientemente no he podido esquivar la insistente petición de mis hijos. si los que primero meditaron sobre el Dios la pusieron en ese lugar es porque advirtieron en ella una virtud especial y extraordinaria. en aquel mismo lugar. . cuando había empezado a tratar el asunto haciéndome yo mismo algunas preguntas y preguntándoles también a ellos. hubiera sido inapropiado responder con evasivas y negarles lo que tan deseosos estaban de conocer. No. como queda claro.difcultades del intelecto es él mismo quien las sugiere y propone a los que son amantes natos de la sabiduría. escuché antaño en boca de Amonio y algunos otros que. o porque encontraron que era un símbolo de algo digno de ser buscado. ni la de unos visitantes forasteros a los cuales. habían estado conversando cuando les había surgido la misma cuestión. por la «E» consagrada. el propio lugar en el que estábamos y el tipo de argumentos que nos dábamos me hicieron recordar lo que.

o por qué el trí pode. pero.A todos nos pareció que tenía razón Amonio al decir que el Dios no es menos flósofo que adivino y explicar y relacionar con ello cada uno de sus nombres. por qué únicamente se usa aquí madera de pino para el fuego y el único incienso que se quema es el laurel. y que es «Lesquenorio» (Conversador) para aquellos que tienen dominio activo de la dialéctica y sacan provecho de la conversación flosófca. tirano de Lindo. supieron forzar la opinión gracias a su poder. mientras que en todas partes se considera que son tres. Puesto que la flosofía — prosiguió— nace de la investigación. o por qué no está permitido que ninguna mujer se acerque al oráculo. y pasaron a formar parte de la lista de sabios. Para convencerse de que esta explicación no está fuera de lugar. y más adelante Periandro de Corinto. qué multitud de explicaciones ha brotado de cada una de ellas como de una semilla sembrada! Y pienso que ninguna ha sido tan fructífera como la que hoy es objeto de nuestra discusión. la explicación que nosotros hemos oído es sencilla y bastante corta. la esposa del Cé sar. con lo cual ponían al dios por testigo de que ellos eran sólo cinco. Explicó satisfactoriamente que Apolo es «Pitio» (Indagador) para los que empiezan a instruirse y a buscar la verdad. que llaman «E» de Livia. o por qué hay aquí sólo dos estatuas de las Moiras. y tantas otras peculiaridades parecidas. en el caso del fuego perpetuo. consagraron la letra que ocupa el quinto lugar en el alfabeto y que sirve para signifcar el número cinco. Estos se indignaron. . pero no quisieron desenmascarar su osadía ni enfrentarse a ellos por una simple cuestión de honores y provocar el odio de hombres tan poderosos. en vez de ello. y se pusieron a difundir por toda Grecia sentencias y máximas parecidas a las de los cinco. cuando se sugieren a hombres mínimamente dotados de razón y de profundidad. luego. Son cuestiones que. informarse y someterlas a discusión. se reunieron aquí los cinco y. dijo mi hermano Lamprias: «En todo caso. Cuando Amonio hubo dicho esto. Y fíjate en esas inscripciones: «Conócete a ti mismo» y «nada en exceso». no hay más que escuchar a la gente del santuario. que es «Delio» (Claro) y «Faneo» (Luminoso) para aquellos a quienes una parte de la verdad ya aparece y comienza a ser luminosa. Cleobulo. sus amistades y sus favores. actúan como un cebo y los incitan a reflexionar sobre ellas. Bías y Pítaco. Tales. tras haber hablado entre ellos. por ejemplo. ¡cuántas investigaciones flosófcas han provocado. y ésta nace de la perplejidad y de la difcultad. y excluían y rechazaban que el séptimo y el sexto tuvieran nada en común con ellos. que es «Ismenio» (Conocedor) para aquellos que poseen el conocimiento. es natural que casi todas las cuestiones que atañen al dios aparezcan recubiertas de enigmas y requieran un «porqué» y una explicación de la causa. que no participaban ni de la virtud ni de la sabiduría. Solón. Y es que se dice que aquellos sabios antiguos que algunos denominan sofstas fueron cinco: Quilón.

sino ofrenda de los cinco en común. la «E». y como tales las acoge. puesto que preguntar a Apolo como conocedor del futuro es particular de cada uno.» Ahí sonrió ligeramente Arnonio. El dios. y dice Arquíloco: ¡Si de Neobule pudiera tocar la mano! En cuanto a eíthe («ojala»). la opinión corriente. siendo sabio como es. entre los planetas. manda a paseo a los dialécticos que consideran que nada real sa le del «si» (él) y la proposición que lo sigue. pensaba que Lamprias había expresado una opinión personal y había inventado una historia que pretendía haber recibido de otros para no tener que rendir cuentas. «Pero eso —añadió— son sólo charlatanerías como las de los que dicen la buena ventura en las ferias. que entre todos los astros del cielo sólo siete tienen movimiento autónomo e independiente. dicen que la segunda sílaba. el sol ocupa el segundo lugar después de la luna. the.. sus palabras ponían en su contra a la gente del santuario. es la representación y la forma del diálogo con el Dios. mientras que rezarle como dios es común a todos. como creen los délfcos. y ocupa el lugar de honor en las preguntas que dirigen los consultantes en todas las circunstancias. que es la de madera. Y en este verso de Homero: así pues. Es más. pues él concibe que todas las preguntas subordinadas a ese «si» son realidades.» dicen los que hacen una plegaria. . preguntan si 5. si deben labrarla tierra o si parten de viaje. si se casarán. también. como en este pasaje de Sofrón: Sin duda (then) deseosa de también ella ser madre.» Sin que Lamprias pareciese haberse dado cuenta. Ocupa el segundo lugar. se considera que la letra «E» contiene el poder de pedir además del de preguntar.. y «E» de los atenienses a la de bronce. Otro de los presentes dijo que esta explicación era comparable a las pamplinas que había dicho un forastero caldeo: que entre todas las letras del alfabeto sólo siete tienen sonido propio. si harán bien en embarcarse. pues nadie de Delfos sabía nada de lo que él decía. y por tanto no la consideran ofrenda de uno.a la de oro. mientras que a la más antigua. y que. la siguen llamando la «E» de los sabios. Y es que el nombre de esa letra. sino únicamente su nombre. saldrán vencedores. es un añadido superfluo. y que prácticamente todos los griegos identifcan al sol con Apolo. «Si fuese posible que yo. y como dijo entonces en su nombre el sacerdote Nicandro. que era la que daban los guías. era que lo signifcativo de la letra no es ni la forma ni el sonido. igual que. entre las vocales. yo he de disolver tu ardor.

hay luz». puede conocer y anunciar . como lo demuestran la mayoría de sus oráculos. su semejanza y su diferencia. «si» (ei). ni nada puede preverse sin que tenga una razón. tiene un papel importantísimo. eso no lo comprende nadie más que el hombre. Pues bien. lo que está buscando es aumentar la fuerza de la dialéctica y mostrar que es necesaria para quienes quieren comprenderlo correctamente a él. además. con razón el elemento que expresa y produce tal proposición fue consagrado por los sabios al dios que más que nada ama la verdad.» Cuando hubo terminado de hablar Nicandro. mi amigo Teón. preguntó a Amonio si la dialéctica. Por tanto. en la dialéctica. como producirlo. podía expresarse libremente. que acababa de ser atacada e insultada. lo cual implica un problema geométrico nada fácil de resolver. eso lo perciben sin duda los lobos. Es más. el Dios no estaba ordenando a los griegos que lo hiciesen de hecho. esa conjunción condicional. el conocimiento de la existencia de las cosas también lo tienen los animales. dijo: «En realidad. también todas las cosas futuras seguirán a las presentes y estarán relacionadas con ellas. y es que la proposición condicional es realmente más lógica que las demás. que constituyen el fundamento principal de toda demostración. pues no hay duda de que sabe tanto resolver lo que nos parece enigmático. siguiendo una sucesión que va del comienzo al fnal. cuando un oráculo prescribió duplicar el volumen del altar del Dios en Delos. los perros y los pájaros. puesto que la flosofía es la búsqueda de la verdad. y del mismo modo. y el arte adivinatoria se centra en el futuro a partir del presente o del pasado. pero únicamente el hombre ha recibido de la naturaleza la facultad de observar una cosa y apreciar sus consecuencias. pues nada puede suceder sin que tenga una causa. sino que los estimulaba al conocimiento de la geometría. a quien ya conoces. Por eso aquel que sabe cómo relacionar y conectar las causas entre sí conforme al orden natural.El uso optativo del «ei» («si») en las plegarias queda así sufcientemente probado. que sea de día y que haya luz. pero que «si es de día. El dios. y puesto que la verdad resplandece por medio de la luz de la demostración. es adivino. Porque. es claro que. Y puesto que todas las cosas que suceden en el presente siguen y están conectadas con las pasadas. quien es el dialéctico por excelencia es el Dios. decía Platón que. pues él es el único que mediante el pensamiento puede captar la distinción y la conexión entre el antecedente y el consecuente. cuando da respuestas ambiguas. y puesto que el principio básico de la demostración es la proposición condicional. cuando Amonio lo animó a salir en su defensa. puesto que se usa para dar forma a la proposición lógica por excelencia.

y lo consideramos en sumo grado guía y señor de lo que es bello y valioso.» Cuando Teón hubo terminado. ni por la forma. y quien proporciona a la razón el conocimiento de los hechos es la percepción. sino porque designa el número cinco. y menospreciaba la dialéctica y se mofaba del «primero tal cosa. sino que debemos ofrecer al dios las primicias de nuestras amadas matemáticas. si (puesto que) al Apolo Pitio le complace la música. Por eso. aportando la constatación de la realidad existente. luego. actúa mediante la fuerza de la proposición condicional («si»). tras entrar en la Academia. era muy joven. perfectamente tosco y rústico. considere con agrado y afecto esa parte del discurso (la partícula «si») que ve usar a los flósofos con tanta preferencia y tanta frecuencia? Cuando Heracles decidió llevarse por la fuerza el trípode y enfrentarse al dios a propósito de su arte. pronto iba a hacer honor al «nada en exceso». si la «E» merece un lugar de honor entre las letras. el arte de la lógica consiste en conocer la relación causa-efecto. luego tal otra«. Por lo tanto. ocurrirá tal otra». poco tiempo más tarde. conduce a la conclusión de la demostración. Poco ha faltado para que se pusiera la piel de león. ¿qué tiene de extraño que. aunque parezca que estoy haciendo un juego de palabras. sea divina o humana. puesto que. . ni por el signifcado. me dijo: «Ya ves con cuánto ardor defende Teón la dialéctica. dirigiéndose a mí. según parece. y luego: «si está ocurriendo tal cosa. establece la relación de consecuencia entre lo antecedente y lo consecuente y. a partir de lo que existe. y lo mismo tenemos que hacer nosotros. (también le complacen) el canto de los cisnes y el son de la lira. por amor a la dialéctica. y sólo cuando avanzó en la edad también él se convirtió. pues el silogismo. a partir del cual los sabios denominaban «quintar» al acto de contar. es el número. como en: «si está ocurriendo tal cosa. los que consideramos que el principio de todas las cosas en conjunto. en un gran adivino y un gran dialéctico. creo que fue Éustrofo de Atenas el que. porque por aquel entonces yo era un apasionado de las matemáticas. primero. como decía.» Eso me lo decía Eustrofo sin ánimo de bromear. aunque. de toda substancia y naturaleza.lo que existe. todavía no había liberado a Prometeo y no había conversado con los sabios de la escuela de Quirón y Atlas. porque nosotros pensamos que. es que le ha precedido tal otra«. no me callaré que este tipo de razonamiento es el «trípode» de la verdad. existirá y ha existido Y bien hizo aquí Homero mencionando primero el presente y luego el futuro y el pasado. No es natural que nos quedemos callados. no es porque difera en sí misma de las otras letras ni por el valor. número supremo tan importante y fundamental para el universo. Y es que.

puesto que el impar tiene una absoluta virtud generativa. se aplican y suman a sí mismos. mientras que los demás números. pero baste recordar que al número cinco. cuando se los multiplica por sí mismos. al número cinco le ocurre también cuando se lo multiplica. Porque. A veces también se lo ha denominado número «naturaleza«. y dado que la suma de estos dos números producen el número cinco. Y por eso el impar es más generador que el otro. cuando se los multiplica por sí mismos. mientras que. En eso. así también. Más aún. del mismo modo que no puede salir de su propia naturaleza. así como la naturaleza. pero al fnal acaba dando trigo y al fnal de todo restituye lo mismo que había recibido al comienzo. lo llamaron los pitagóricos «número nupcial». y por eso en la unión siempre domina y nunca es dominado. siempre queda en medio una pequeña parte tras la división. cuando recibe y acoge trigo en semilla. se reproducen y se conservan al fnal del producto obtenido. cuando se dividen los números en dos partes iguales. y eso hasta el infnito. lo vuelve impar). por decirlo de este modo. exclusivamente cuando se lo eleva al cuadrado. y si se añade al número par. el número par es débil e imperfecto. mientras que esto le ocurre al número seis una sola vez. sin embargo. con la particularidad de se que produce alternativamente o a sí mismo o una decena. resultado de la unión del primer número masculino y el primer número femenino. par e impar. cuando se hace lo mismo con el impar. Los números impares. y dado que se considera que el primer número par es el número dos y que el primer número impar es el tres. este . «Y es que —proseguí— siendo así que todo número se divide en par o impar.De modo que tomé la palabra y dije que la explicación de Eustrofo resolvía muy bien la difcultad por medio del número. Lo llaman «el número nupcial» por la analogía que existe entre lo par y lo femenino y entre lo impar y lo masculino. cuando los números de cada clase. y por tanto es incapaz de engendrar un número diferente de él. se le tenga en particular consideración. pues la unión de ambos nunca produce un número par. es justo que. lo hace pasar por toda clase de formas y aspectos por los que lleva a buen término su obra. Y es que. sino siempre un número impar. Por otra parte. dan números distintos de sí mismos. el par se parte completamente y sólo deja dentro de sí un vacío receptivo. si se unen a otros impares. lo vuelve par. únicamente el número cinco y el seis. Porque seis veces seis son treinta y seis. él mismo aparece en el producto. producen muchos números pares. cuando se lo multiplica por sí mismo. y puesto que la unidad es común a ambos (por eso si se añade al número impar. y cinco veces cinco son veinticinco. No sería oportuno pasar ahora revista a las demás propiedades y diferencias de los números. siendo el cinco el primer número formado por el primer par y el primer impar. se muestra más claramente la diferencia: ningún número par que se combine con otro número par puede producir un impar. puesto que.

los sabios la llaman Apolo por su unicidad. que agita a las mujeres. para ocultarlo a la multitud. a veces se diversifca y adopta toda clase de formas. y en pinturas y esculturas. que la divinidad es incorruptible y eterna por naturaleza. y describen toda una serie de muertes y desapariciones [divinas]. tierra y astros. mientras que en honor de Apolo se canta el peán. sino que presenta cambios uniformemente determinados.fuego. Dioniso. por su naturaleza. y así como «el fuego se convierte en todas las cosas. a veces su naturaleza se enciende [unifcada] y equipara todas las cosas entre sí. estados y propiedades diferentes. como ocurre ahora. Y entonces cantan ditirambos en su honor. porque. entonces los sabios emplean palabras enigmáticas para designar la transformación [del Dios] y hablan de [su] desgarro y desmembramiento. los artesanos siempre representan a Apolo eternamente en plenitud de juventud y de frescor. así también la combinación del número cinco consigo mismo. y que ellas cubren de los honores de su locura. así como dicho principio da forma al mundo a partir de sí mismo y luego se reproduce a sí mismo a partir del mundo. Oímos a los teólogos decir y cantar en himnos. desmesura y locura. en nacimiento de plantas y de seres animados. como dice Heráclito. y éstas a su vez en . diremos que todo esto no sólo tiene relación con él. mientras que a Dioniso lo representan con gran número de aspectos y formas. si alguno se pregunta qué relación con Apolo tiene todo esto. y Febo por su pureza inalterable. a esa transformación [del Dios] en fuego. sino también con Dioniso. o un número perfecto. y lo llaman Dioniso. o bien produce la decena. orden y seriedad sin mezcla. Zagreo. y entonces lo llamamos mundo. mientras que a Dioniso se le atribuye una inconstancia mezclada de broma. Porque. y se le invoca como Dios celebrado al grito de ¡evohé!. y cada uno de ellos es un enigma y un relato mitológico que alude a los cambios de que antes hablaba. es decir. En suma. o un número propio de su especie. . no engendra nada que sea imperfecto ni que sea ajeno a sí mismo. poemas llenos de apasionamiento y de exaltaciones que expresan turbación y desvarío. Ahora bien. y que. sufre transformaciones. como dice Esquilo: Mezclado con gritos debe el ditirambo acompañar en su fiesta a Dioniso. por efecto de una intención y una ley establecidas por el destino. agua. el oro se convierte en moneda. Nictelio e Isodetes. y la moneda se convierte en oro». pero cuando las transformaciones [del Dios] desembocan en la organización del mundo en aire. Pues bien. seguidas de resurrecciones y renacimientos. poema de musicalidad regular y apacible. que no tiene en Delfos una participación menor que la de Apolo. o bien se reproduce a sí mismo. a Apolo se le atribuye uniformidad. unos en verso y otros en prosa.número imita al principio ordenador de todas las cosas del universo.

el semitono. puesto que la duración de los ciclos respectivos no es igual para las dos transformaciones. producen el resto de graves y agudos. voy a citar aquí a Platón. los acordes son cinco y no más. Pues bien. si bien existe una multiplicidad. Por otra parte. se respeta aquí esa misma proporción y se canta el peán durante los sacrifcios de la mayor parte del año. En cuanto al acorde que los especialistas en armonía añaden además de estos. el conocimiento de la armonía es el conocimiento del acorde. el triple semitono (tono y medio) y el doble tono. y con la llegada del invierno. por decirlo así. tan sólo se emplean en música cinco de ellos. y que otras veces a partir de sí mismo produce la decena del mismo modo que el fuego produce el universo. Se considera que esta relación de tres a nueve corresponde a lo que dura la [diversifcación en la] organización del universo y lo que dura [su unifcación tendente a] la conflagración universal. Pero. modos o armonías (o como se los quiera llamar). el tono. Y es que todos los acordes se originan en la relación que existe entre los números. En cuanto a la música. la `indigencia«. cuyas modifcaciones en más y en menos. a la quinta por encima de la octava. que tenga valor musical? Sin mencionar muchas otras consideraciones del mismo tipo —proseguí—. y la de cuatro a uno. ni menor ni mayor. a la octava. propio de la transformación que cada uno ha sufrido. la relación de tres a dos corresponde a la quinta. en tensión y en relajamiento de las cuerdas. pues una. al que llaman cuarta por encima de la octava. aunque . refriéndose al mundo. Y aunque no hablemos de las cinco posiciones del tetracordio. aunque quien quiera comprenderlo sin la razón puede experimentarlo con las cuerdas (de los instrumentos de cuerda) y. entonces hay cinco en total y no más. los agujeros (de los instrumentos de viento). dice que si el nuestro no es el único y existen otros. la de tres a uno. que son el sostenido. ¿no es cierto que. ni de los cinco primeros tonos. se deja dormir el peán y se despierta al ditirambo.y en eso se capta bastante bien el carácter de cada dios. y que entre el agudo y el grave no se encuentra ningún otro espacio. La relación de cuatro a tres corresponde a la cuarta. y durante tres meses se invoca a Dioniso en vez de Apolo. y eso lo demuestra la razón. ¿creeremos acaso que no tiene relación con este número? Porque. que es agradable al dios en sumo grado. Pero me he extendido más de lo que la circunstancia lo pedía. queda claro que se establece una relación específca entre el Dios y el número cinco. o mejor dicho un número indefnido de intervalos. que unas veces se produce a sí mismo del mismo modo que hace el fuego. en vez de la razón. la que llaman «saciedad» es más larga que la otra. a la doble octava. en todo caso. se sale de la medida y no hay que admitirlo a menos que como norma tomemos la tendencia del oído a lo irracional. que. la de dos a uno.

en el oído. otro. el cubo. y por lo que se refere al quin to. que por poco omitimos a Homero. y fnalmente. que corresponde a la unidad. Pero para cualquiera es evidente que el cuatro. el octaedro. tiene la naturaleza del fuego. Observan que el tacto es sólido y semejante a la tierra. Pero puede verse que es admirable la distribución y las correspondencias de los cinco con los cinco. dado que éstos son exhalaciones producidas por el calor. una de las cuales es el límite inferior del universo. extendida en anchura.» En ese punto me detuve y callé un momento. El punto. Pero volvamos a nuestro tema. en cierto modo está compuesto de cinco mundos. el ser vivo no posee ningún otro. las otras dos. otros éter. y de ahí se deriva una mezcla y una coalescencia de los dos. y la vista tiene un brillo que tiene afnidad con el luminoso éter. constituido a partir de estas cuatro. como dice Eurípides. Por lo que se refere a sentidos. unos lo llaman luz. al que corresponden los olores. cuando se les añade la altura. las de los extremos. que corresponde al número tres. sin anchura. el del agua. como si no hubiese sido él el primero en haber dividido el universo en cinco partes! Porque. de igual modo que el mundo no tiene ninguna otra substancia de naturaleza simple y sin mezcla [que los cinco elementos]. Los que ensalzan el número cuatro nos enseñan. si bien atribuye a los tres dioses las tres de en medio. como piensa también Aristóteles. y que el gusto accede a las cualidades de los sabores gracias a la humedad. no sin razón. el Olimpo y la tierra. es previo a la longitud. sonido y ruido. uno es el de la tierra. asignó cada una de ellas específcamente a uno de los elementos. la línea. También hay quien relaciona las facultades de los sentidos —que también son cinco— con estos elementos primeros.nuestro mundo fuese único y unigénito. que ha permitido a la naturaleza llegar hasta ese punto. el icosaedro y el dodecaedro. el olfato. el resultado es el sólido. la cual. habiendo advertido que también había cinco fguras que eran las más bellas y perfectas de la naturaleza: la pirámide. Y por eso Platón. ¡Eustrofo! —dije entonces— ¡Qué nos ha sucedido. Todavía quedan dos sentidos. el tercero y el cuarto son el del aire y el del fuego. produce la superfcie. y que el aire azotado se vuelve. que todos los cuerpos tienen su origen en él. o sea hasta la realización del . y la otra el límite superior. que es la única substancia entre todos los cuerpos a la que le corres ponde un movimiento que es circular por naturaleza y no por efecto de la necesidad o del accidente. el cielo. es llamada línea y corresponde al número dos. Y es que cualquier sólido se origina añadiendo la altura a la longitud y la anchura. y otros lo llaman quinta esencia (quinta substancia). las dejó en común e indivisas.

incapaz de nada mientras no haya ahí un alma que lo use. la facultad de sentir. llega al estado completo de su naturaleza como a una cima. si la menciono. En efecto. además de tener tantas y tan considerables propiedades. los animales. no ha permitido a los seres animados multiplicarse en un número ilimitado de especies. en segundo lugar. que es la más oscura. y de uno y otro. mostrando aún más su fuerza y su importancia. ponga en apuros a nuestro amado Platón. Y además. el movimiento y 'el reposo. incompleto. Y la cosa más importante —dije— temo que. el principio de todo número es la unidad. sino que ha hecho que hubiese únicamente cinco clases de seres dotados de vida. en el Sofista. a continuación la facultad de tener sentimientos y pasiones. El número cinco. que tiene con respecto al cuatro la misma relación de dignidad que mantiene el ser vivo con respecto al inanimado. mientras que el primer cuadrado es el cuatro. Pues bien. muestra que los principios fundamentales son cinco. se distingue también por la belleza de la manera en que fue engendrado. en quinto lugar. que es la facultad de razonar. la alteridad. (y viéndose obligado a aceptar fnalmente que era) antigua en realidad. sino la de la reunión del principio con el primer cuadrado. que son los Dioses. de igual modo que él mismo describe a Anaxágoras en apuros tras haber presentado como suya una teoría sobre la luz de la luna. lo hace por medio del número cinco. dice que primero están lo infnito y lo fnito. usando otro modo de división. Y en el Filebo. encontramos en primer lugar la facultad vegetativa«. en ese caso el número cinco ha nacido de la unión de los dos primeros cuadrados y no ha perdido la excelencia de su linaje. el número cinco. el movimiento o disposición que introduce el alma en el cuerpo y da a la naturaleza su carácter de cosa perfectamente acabada. la identidad. Y si algunos piensan acertadamente que el primer cuadrado es la unidad porque la unidad es potencia de sí misma y resultado de sí misma. pero no veo donde está el parecido. desprovistos de razón. que cons tituyen la cuarta especie. los héroes. formado de volumen tangible y resistente. y nos deja adivinar la quinta clase. en cuarta y quinta posición. y fnalmente. Y más aún. si el alma misma la dividimos conforme a su propia naturaleza. en cuarto lugar sitúa la causa por la que se mezclan. nace el cinco.cuerpo. ¿No es eso lo que dice en el Crartilo? —Sí. los daimones. —Sin duda sabes que. y tras ellos los hombres. y fnalmente. y luego. no la ya expuesta a partir del dos y el tres. y luego la facultad de sentir deseos y apetitos. a saber: el ser. desde luego —respondió Eustrofo—. en virtud de la cual lo que estaba unido se diferencia y . cuando el alma ha alcanzado el quinto grado. lo deja luego desprovisto de lo que es más importante. Porque todo cuerpo inanimado es por decirlo así huérfano. y luego dice que de la mezcla de uno y otro surge toda generación. a la manera de forma y materia que llegan a su acabamiento.

Cuando al sexto día del nuevo mes haces bajar la pitía al pritaneo. también este punto debe de añadirse a los que ya se han dicho a favor del número cinco. y el principio que opera la separación. y por eso consagró al dios la «E» como signo y símbolo del número de todas las cosas del universo. y la cuarta los distintos modos de conocimiento y arte. lo que signifca la letra no es ni un número. el siete sagrado de Apolo consumiría por sí solo el día entero antes que hubiéramos enumerado todas sus propiedades. había asistido complacido a nuestras argumentaciones. tal como lo recuerdo. sin mezcla alguna de dolor. ni una conjunción o cualquier otra partícula del discurso. y la quinta es el placer puro donde lo haya. Pero Platón. Por no hablar de los demás. baste decir que cada número proporcionará no pocos motivos a quien quiera hacer su elogio. lo fnito. como terminó la exposición dedicada al elogio de las propiedades aritméticas y matemáticas de la «E». De todos modos. Conjeturo que estas cinco clases son tan sólo imágenes de aquellas otras. la primera es la mesura. la tercera. Amonio. pues lo que nace corresponde al ser. la primera de las tres cosas que echas a suertes son los cinco nombres: ella saca tres y tú dos. añadiré todavía para Nicandro y los suyos Un canto corto para los que comprenden. Entonces dijo: «No vale la pena refutar estas cosas en detalle a los jóvenes. así como los conceptos sobre el alma ajustados a la verdad. pero no se puede divulgar la causa. lo infnito. ¿Vamos entonces a recriminar a los sabios el que hayan presentado resistencia contra la norma común al mismo tiempo que contra «la larga tradición» porque hayan apartado al siete del lugar de honor para consagrar al dios el cinco por considerarlo más adecuado? A mi entender.» Así fue. el principio que opera la mezcla. si se trata de principios dis tintos. que tampoco consideraba que las matemáticas sean la parte menos importante de la flosofía. a la alteridad. ni una posición jerárquica. A todo lo que acabo de decir. Pues bien. ¿No es así como sucede? —Exactamente así —respondió Nicandro—. que tienen sen - . el in telecto. al movimiento. sin duda un sabio vio estas divisiones antes que Platón. al reposo. había comprendido que también el Bien aparece de cinco formas. Y para terminar cita el verso órfco: Y al llegar la sexta era Cese el orden de este canto. clasifca conforme a cinco clases. la cuestión es que. y la segunda la proporción. a la identidad. —Pues bien —proseguí sonriendo— hasta que el Dios no nos permita conocer a este respecto otra verdad cuando hayamos sido iniciados. tanto en este caso como en aquel.separa de nuevo. desde luego.

todavía más claramente con respecto a nosotros mismos. «No se puede entrar dos veces en el mismo río». destruyendo cada vez el estado y edad anterior en provecho del siguiente. sucede que. ¿cómo es que nos alegramos hoy de otras cosas que ayer?. Por eso lo que de ella nace nunca al canza el ser. sino que a partir del germen produce el embrión. pese a que la materia circula y se desliza en torno a una imagen única y un molde común. un atisbo del poder del Dios. sino que es una manera de saludar al dios y dirigirse a él. y si buscando captarla le aplicamos el pensamiento. Porque. el joven ha perecido ya en el hombre en plenitud. después el recién nacido. lo saluda con un «Conócete a ti mismo» —que desde luego no vale menos que Salud—. porque nunca cesa de transformarse ni completa su formación. dice Heráclito. y nosotros. toda naturaleza mortal. cuando ya hemos sufrido y estamos sufriendo tantas otras muertes. como decía Heráclito. que se encuentra entre el nacimiento y la desaparición. al contrario. Porque el Dios. la única que le corresponde únicamente a él. al que la pronuncia. el hombre de ayer murió en el hombre de hoy.tido incompleto. sin que pueda captar nada que permanezca o exista realmente. no «de nuevo«. «la muerte del fuego es nacimiento del aire. se dispersa y se reúne de nuevo. aborrecemos. sino que. se pierde o en dirección a su nacimiento o en dirección a su muerte. y que es la denominación de su ser. no presenta por sí misma más que un reflejo y una apariencia que es confusa e inestable. se acerca y se aleja. o mejor dicho. más la hacen escurrirse y perderse. Porque no sólo es que. Y es que nosotros no participamos del ser de manera real. sino que nos vamos convirtiendo en muchos. después el joven y a continuación el hombre adulto. admiramos y censuramos cosas que se contradicen?. el hombre que se encuentra en la plenitud desaparece con el nacer del viejo. decimos al dios: «Tú eres». en cambio. así como ocurre cuando tratamos de agarrar agua con la mano. y la muerte del aire es nacimiento del agua». el viejo y el anciano. a cada uno de nosotros que se acerca aquí. no tememos más que una sola muerte. y luego el niño pequeño. ¿Cómo es que amamos. sino que. ni captar dos veces en el mismo estado una substancia mortal. dándole una denominación verdadera y desprovista de toda falsedad. sino que simultáneamente se constituye y se disgrega. que cuanto más la ciñen los dedos. si seguimos siendo los mismos. de manera ridícula. el niño. y el adolescente. Y sin embargo nosotros. así también cuando la razón busca tener la claridad absoluta en lo que concierne a cada uno de los seres susceptibles de verse afectados y sujetos a cambios. ni «más tarde«. manera que es sufciente y completa en sí misma y que proporciona de inmediato. nadie permanece [en un solo estado] ni nadie es uno solo [que permanezca idéntico]. en el joven y en el niño el bebé. por lo intenso y lo veloz de los cambios a los que está sujeta. ¿Cómo es que . el hombre de hoy está muriendo en el hombre de mañana.

de lo que es. si es que hace falta decirlo. con mil formas entremezcladas como una multitud. simplemente no se es realmente. Porque el presente. es intemporal. sino en la eternidad. inmutable. el segundo y el tercero: porque Apolo es el que niega la pluralidad y excluye la multiplicidad. nos lleva a creer ilusoriamente que lo que parece ser es realmente. sino que el Dios es único . ni antigüedad ni juventud. como un recipiente de muerte y nacimiento.«está presente» y «ahora». pues esos son distanciamientos y mutaciones reservados a una cosa cuya naturaleza le inclina a no permanecer en el ser. porque es necio y absurdo decir que algo «es». precisamente porque se diferencia del ser. dicen . comprimido entre el futuro y el pasado. y sólo tiene existencia real lo que es del mismo modo que él. que tenemos sentimientos diferentes. digamos que era o será. Pero el Dios es. Porque el tiempo es algo móvil.usamos palabras diferentes. en cuanto la razón intenta penetrarlos. Y es engañosa la impresión (de los sentidos) que. por ignorancia de lo que es el ser real. nada de ella tiene permanencia ni simplemente tiene ser. «será» y «era». Pues bien. «antes». ni será. se le escapan. ni comenzará. o incluso. que [únicamente] podemos concebir junto con la materia en movimiento. que somos un agregado de innumerables elementos sujetos a modifcaciones. y si no se es el mismo. Ieo es el que es uno y único. ni la misma silueta. se aleja de él como buscando el no ser. sino que se cambia precisamente en el hecho de convertirse en otro distinto del que se era antes. ni cesará. que fluye y no puede retener nada. creo que todavía hoy. del mismo modo que lo uno es ser. De modo que así es como deben abordarlo los que lo veneran: «Tú eres». «Tú eres uno». ni futuro ni pasado. Porque la divinidad no es una multiplicidad como lo somos cada uno de nosotros. Por eso es impío que. sino que el ser tiene que ser uno. sino que en ella todo nace y muere conforme a los ritmos propios del tiempo. como hacen algunos antiguos. lo que no ha sido engendrado ni puede perecer. ni la misma manera de pensar? Porque sin cambio no es posible que experimente diferentes estados. y que ni por un instante el tiempo le imprime ningún cambio. es reconocer que «no es». Por eso son tan convenientes su primer nombre. no tiene movimiento. cuando todavía no ha llegado a ser o cuando ya ha cesado de ser. y no se encuentra en un punto del tiempo. y no es posible cambiar y seguir siendo el mismo. abarca el «siempre» con un solo «ahora». Mientras que la alteridad. por Zeus. y decir «después». que no ha sido. y que ni siquiera tenemos el mismo aspecto. ¿qué es lo que es realmente? Lo eterno. no tiene ni delante ni detrás. Pero entonces. Y los apoyos más usados para concebir el tiempo: «existe«. y Febo es como denominaban los antiguos todo lo puro y santo. si la naturaleza medida [por el tiempo] sufre lo mismo que lo que la mide. desaparece con la fugacidad del relámpago para quienes tratan de verlo. igual que los tesalios.

al mezclarse «se degradan». el Dios valdrá todavía menos que el niño del que habla el poeta.que los sacerdotes que durante los días nefastos pasan todo el tiempo fuera y solos «llevan vida de febo». Muy al contrario. si él practica el mismo juego con el universo. Por lo que se refere a todos aquellos que piensan que Apolo y el sol son idénticos. puesto que aquello que más honran de todo cuanto conocen y buscan. y llaman «degradación» a la mezcla. dando forma al mundo no existente. porque la impureza sobreviene por la mezcla de una sustancia con otra. mar. pues da testimonio de que [el Dios] no conoce cambio ni transformación. el uno es Teorio (Contemplador) y Faneo (Iluminador). Y me parece que dirigir al dios la fórmula «Tú eres» representa lo más opuesto a esa teoría que acabo de mencionar. se encuentra presente en el universo. como a gentes que sueñan con el Dios en el más bello de los sueños. De modo que ser uno y sin mezcla es siempre propio de lo incorruptible y lo puro. merecen nuestra consideración y nuestro afecto debido a su nobleza natural. que a primera vista ya se muestran contrarios y disonantes. vientos. en la medida en que una sustancia sensible puede ser reflejo de lo inteligible. Si no. y junto al otro el Olvido y el Silencio. «se mancha». seres animados y graves vicisitudes de los seres animados y de las plantas. sin dejar de honrar al mismo tiempo esa imagen suya que es el sol y de venerar la fecundidad que le es propia. tanto él como todas las cosas del universo se disuelve en fuego y luego se condensa de nuevo formando tierra. Pero ahora despertémoslos. En cuanto a los cambios y transformaciones [del Dios]. de un modo u otro está brillando con los reflejos y formas de la bondad y la felicidad del Dios. para a continuación destruirlo una vez formado. lo mantiene unido en su esencia e impide que la debilidad propia de lo corporal lo arrastre a la destrucción. Ahora bien. Eso es ya evidente por sus respectivos nombres. mediante los cuales. y en la medida en que un ser que se desplaza puede serlo de algo que es permanente. que tiene asignada la naturaleza sometida a destrucción y nacimiento. por eso dice Homero en algún lugar «que el marfl» enrojecido por efecto de un tinte. de un modo u otro. y el primero se llama Febo (Brillante) y el otro Escotio (Oscuro). sino que producir y padecer todo eso más bien corresponde a otro dios. que se divierte amasando arena para luego dispersarla. en la medida en que el Dios. puesto que. según dicen [los estoicos]. y exhortémoslos a elevarse un poco más para tener una visión real del Dios y de su esencia. lo que es uno es puro y sin mezcla. lo ponen en relación con la idea del Dios. Y es que el primero se llama Apolo (Único) y el segundo Plutón (Múltiple). y el otro . y dicen los tintoreros que los colores. el primero se llama Delio (Claro) y el otro Aidoneo (Oculto). es impío incluso el me ro hecho de escucharlo. junto a uno están las Musas y la Memoria. o más bien daemon.

Señor de la noche oscura y del sueño ocioso y también Más que ningún otro dios. por tanto: Las libaciones a los muertos y los cantos a los que ya no están. con cantos y juegos Complacen a Apolo más que cosa alguna. Y a Hades. . y lo otro es para el mortal el recuerdo de su naturaleza y de su debilidad. enemigo que odia a los mortales. Porque lo uno se proclama con temor y veneración dirigido al dios. en cambio. Poseidón y Hades. en los primeros tiempos. en otro aspecto concuerda con él. mientras que del otro dijo Píndaro. 4/ Los siete planetas tradicionales. Y es evidente que Sófocles estaba asignando a cada uno su instrumento musical cuando decía: Ni al harpa ni a la lira le gustan los lamentos. A continuación. los sacerdotes y asistentes del oráculo de Delfos. hace poco. 3/ Las siete vocales. 7/ Es decir. no los acepta Apolo. cuyo ser lo impregna todo. en las que cumplía un papel bastante desprovisto de honores y de brillo. el de la cabellera de oro. 8/ Es el «Único ser». se atrevió la flauta a emitir sus sones «en el marco de las risas». se produjo el desorden. todo se mezcló con todo. no sin complacencia: fue considerado el más dulce para con los mortales. porque sólo tardíamente. Con razón dijo Eurípides. la reservaban para las ceremonias de duelo. 5/ («ei») en griego 6/ Zeus. 1/ El flósofo peripatético fue acogido al fnal de su vida en la corte del rey Arquelao 2/ Se trataba de una épsilon. 6/ O la facultad de alimentarse. Y sobre todo. y antes de él había dicho Estesícoro: Las danzas corales. al confundir las cosas divinas con las cosas de las divinidades inferiores. En todo caso. corresponden penas y gemidos. si bien el «Conócete a ti mismo» parece que se oponga en cierto modo al «Tú eres».

Constantino ordenó trasladarla al hipódromo desde el templo de Apolo en Delfos. y la colocó en el centro del hipódromo. conocido actualmente como la columna Serpentina. . construida para celebrar la victoria de los griegos sobre los persas durante las Guerras Médicas en el siglo V adC. Las cabezas de serpiente fueron destruidas como muy tarde a finales del siglo XVII. La bola fue destruida o robada durante la Cuarta Cruzada. La parte superior de la columna estaba adornada con una bola dorada sostenidas por tres cabezas de serpiente.Aquí aparece el Trípode de Platea.