You are on page 1of 25

TRADUCIDO POR Ronald Bautista
EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins”
JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS

Capítulo 5
Nueva Amsterdam

—Pero cuéntanos qué pasó allá arriba —pidió Albus con discreción.
James yacía en su litera, mirando distraído al techo. El barco todavía rechinaba
amenazadoramente mientras se balanceaba, pero lo peor de la tormenta había
pasado finalmente. El barullo de pasos podía oírse en la cubierta que tenían encima
mientras la tripulación trataba de reparar lo que quedaba del mástil de popa.
—¿James? —fue Ralph quien habló esta vez, desde la litera del otro lado del
estrecho camarote—. ¿Te quedaste dormido ahí?

Apenas pudimos llegar a ver algo hasta que Merlín se metió. y dijo algo en ese idioma raro que habla. Se vino abajo y golpeó a Petra por un costado. Rose probablemente sabría lo que significaba. ¿qué pasó? ¿Qué ocurrió realmente? James suspiró. —Gracias por la explicación —dijo James. extendiendo los brazos. Albus cambió de posición en su litera. Celta antiguo. y tratar de explicarlo. —No lo entiendo —dijo James. Izzy estaba allí. Un relámpago golpeó el mástil en la parte trasera del barco. Mamá dejó escapar un grito. Eso es todo. Me lo dijiste. ¿Por qué corrió las cortinas? Ralph hizo una mueca. Quiero decir. —Entonces. y luego vimos los pies de Petra colgando. balanceándose adelante y atrás con las sogas enredadas en sus piernas. haciendo chirriar el delgado colchón. Escuchamos caerse el mástil y vimos los pedazos salir por la borda. pensativo. y fue entonces cuando Merlín se acercó y apagó las luces. Petra es su hermana. dándose la vuelta y mirando a Ralph en la litera de enfrente—. Lo siguiente que supimos fue que las ventanas se habían desvanecido completamente en oscuridad. contando su propia historia. suspirando. —Eso no fue lo que hizo. como si hubieran sido cubiertas con pintura negra. justo al lado de nosotros. —Al parecer todos lo visteis desde las ventanas de popa de los aposentos del capitán. —¡Entonces cuéntanos! —insistió Albus—. . después de todo. En vez de eso dejó que el silencio surgiera. Tenía la intención de continuar. —Jah —rió Albus con ironía—. ¿qué hacía ella en la cubierta? ¿No sabía que se le venía encima un maldito huracán? —No lo sé —dijo James. ¿Qué ocurrió? James negó con la cabeza sobre la almohada.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —No. Se adelantó y se paró justo al frente de la ventana. supongo. Supongo que no quería que viésemos si Petra iba a caer. Colgaba en la barandilla hasta que llegué y la agarré. pero las palabras no le querían salir. —En primer lugar. —Ella cayó.

Ralph habló: —No sé lo que esta mujer.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —Déjame decirte algo —comentó Albus—. tal vez había una buena razón. estudiando todavía la cara de James. Sabrina y Ted lo saben. mirando directamente hacia él. ¿no? Casi nadie sabe lo que ocurrió allí. —Bueno. creo que eso le noqueó unas cuantas lechuzas de su lechucería. Sintió que su cara se calentaba. Al —dijo James. —Tú sabes. consiguió lo que se merecía. a principios de este verano. —Bueno. ¿no? ¡Cuéntanoslo! —No sé nada. no sé si me explico. Así que es mejor que te calles. imbécil. —Cierra la boca. esa es la cuestión. y era perfectamente horrible y siniestra. Ralph se dio la vuelta y apoyó su barbilla en el antebrazo. Lo que haya pasado. —O nadie puede probar que lo hizo —añadió Albus. mirando profundamente a través de la oscurecida habitación. Phyllis. pero decir que la muerte era lo que se merecía ya son palabras muy fuertes. compungido—. James se quitó las sábanas de encima y empujó a Albus a un lado. tuvo que haber sido muy desagradable. su cabeza apareció junto a la litera de James. Un instante después. Sea lo que sea que haya sucedido en la granja de sus abuelos. dejando entrar la luz del pasillo. pero intentó no demostrarlo con su tono de voz—. pero al menos era la madre de Izzy. Era simplemente la mujer con la que el abuelo de Petra se había casado. Damien. Obviamente nadie la ha inculpado por lo que sea que haya sucedido. pero ellos seguramente no hablarán. Digo. La cama debajo de James chirrió de nuevo mientras Albus se movía en ella. Tomando en cuenta que ambos abuelos de Petra acabaron muertos. o tal vez no. Petra no está en Azkaban. No me importa lo que le haya pasado. Quiero decir. ¿verdad? —replicó James enfadado—. No sabes nada al respecto. Saltó con destreza al suelo y abrió de golpe la puerta. Son las órdenes de Merlín. —Phyllis no era la abuela de Petra —declaró James. Albus lo miró críticamente. Al otro lado del camarote. Cierra la boca y duérmete. tenía que haber hecho supuestamente. ella ha estado un poco extraña desde que apareció en casa. .

como si fuese sido algo que jamás podría. Recordó la triste certidumbre con la que la voz de ella le había pedido que la dejara ir. Con un suspiro. Las palabras de Petra habían sido suficientemente aterradoras. sosteniendo una pipa entre los dientes. en miles de años. como la que casi alcanzó al legendario Treus y a su tripulación. James caminó por detrás del oficial y se acercó a la barandilla. por lo menos. Cerró la puerta y se marchó por el estrecho pasillo. había conjurado la misteriosa hebra plateada. Entre estrofas. James no podía evitar indagar en ello. la chica que amaba. James sentía la cubierta húmeda bajo sus pies descalzos. Los pensamientos de James se difuminaban en un borrón. Los acontecimientos de la noche jugaban una y otra vez en su cabeza. furioso y confundido. Lanzó la mirada hacia la popa y vio varios marineros moviéndose al trasluz del farol. El oficial estaba sentado en la silla direccional de latón y canturreaba con garbo para sí mismo. extraños y más misteriosos con cada recuerdo. pero se habían achicado en comparación con la pesadilla del mástil cayendo y los horrores que la habían precedido. la que lo había conectado a ella salvándola del alcance de las olas. y el anaranjado resplandor de la llama de la pipa era la única luz que podía percibirse. James. en un instante cristalino de perfecto entendimiento… había sabido que Petra. James se giró hacia la escalera de proa y ascendió. . con una conmoción que nadie más podía sentir. Barstow había dicho que la tempestad que se avecinaba no era como la de El Triunvirato. había dicho. Sin embargo la peor parte de todo aquello había sido ese momento… el momento en que. Pero ahora. apenas mostrando la forma fantasmagórica de la espuma de las olas que chocaban contra el casco mientras Henrietta nadaba incansablemente hacia adelante.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —Oye —llamó Ralph—. Esto no será una tormenta mágica. que la dejara caer al océano siguiendo su enigmático broche perdido. contento de que este extremo del barco. parecía oscuro y relativamente desierto. el oficial daba caladas. No me sigas. Y luego. donde buscó apoyo para sostenerse. El mar resultaba casi invisible en la penumbra. que estaba entreabierta dejando entrar el aire nocturno. él. haber permitido que sucediera. Un día antes por la tarde. ¿a dónde vas? —Afuera —se limitó a decir James sin girarse—. Cuando alcanzó las escaleras de la cubierta principal se giró hacia ellas y trepó hasta la puerta. Eso es todo. utilizando sus varitas para reparar lo que quedaba del mástil de popa. estaba a punto de morir.

No lo sé.. —Te diré la verdad.. —Sí. —He hablado con Merlinus al respecto —dijo—. vigilándola. En lugar de eso. Harry Potter asintió lentamente. Eso creo. Pero no enferma como mamá piensa que está... En sus pensamientos pasan cosas. ¿Merlín lo sabe? ¿Va a estar bien? Harry giró la cabeza hacia James y mostró una ligera sonrisa. —Se encogió de hombros y meneó la cabeza. porque quería que le ocurriera algo. La sonrisa de Harry se amplió un poco y empujó a James con su hombro. Esperó que quienquiera que fuese simplemente pasara por su lado. escuchó que la figura se aproximó a él. su padre volvió a hablar.. . —Sé cómo te sientes. James suspiró de nuevo. no sé. Exactamente como lo hicieron esta noche. dijo: —Petra está enferma. Juntos. observaron las formas errantes de la espuma blanca. James suspiró profundamente. desviando la mirada.. —Ni siquiera sé cómo hacer eso. sintió el calor de esa persona. El director ha estado.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS Pisadas cercanas sonaron sobre la cubierta húmeda. hijo. hijo. —¿Te gustaría contarme qué fue lo que sucedió? James pensó en ello. Cada vez que hablo con ella. Tomará tiempo para que se adecúe en todo. mirando de nuevo a su padre. Las palabras vendrán cuando sean necesarias. Creo que. Sus gafas brillaban tenuemente mientras la luna finalmente se asomó a través de las escasas nubes. moviéndose como fantasmas alrededor del barco.. papá. casi invisible en la tormentosa oscuridad. —¿Qué quieres decir? —cuestionó James.. mirando a un lado hacia su padre—. James no levantó la vista. me quedo. mientras se apoyaba en la barandilla junto a él. No está bien. Pero ella ha pasado por muchas cosas horribles. esta noche creo que subió a la cubierta porque. Finalmente. —¿Qué es lo que le pasa? — preguntó James. Era su padre. Después de un minuto.. Sé paciente. Comparte tu amistad con ella. —¿Lo estás pasando bien? —preguntó una voz quedamente.. No te preocupes.

—Tienes la mente de un auror. mirando la cara de su padre en busca de sosiego—. —Entonces fue por eso que Merlín viajó con nosotros. Te oí diciéndole lo que tenía que hacer. No. Cuando las cosas estén más claras. Quiero decir. Úsala bien. Más adelante. atrapada. Le salvaste la vida. no hay nada más que puedas hacer por Petra sino ser su amigo. Oímos que dirigías tu voz a Petra mientras colgaba del barco. —¿Qué va a pasar? —preguntó James. James.. —¿Pero cómo. eso será lo que más necesite. Sé lo difícil que será oír esto. La convenciste.. casi con aire suplicante—. James. dándose cuenta de que estaba a punto de romper la promesa que le había hecho a Petra. ¿no? —dijo James. ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo consiguió despedazar las sogas con sólo usar su mente? ¡Lo hizo ayer por la mañana también! Ella fue quien arregló la cadena del arnés que estaba debajo del barco. ¿no es así? Harry intercambió la mirada con su hijo. —No es porque no tengas derecho a saberlo. tal vez lo haga. papá? —preguntó James. James —observó con seriedad—. Había prometido no contarle a nadie su secreto—. —¿Puedes contarme algo de lo que te haya dicho? Harry negó con la cabeza..TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS Harry se encogió de hombros. Sacudió la cabeza llanamente. Ya no. —James se detuvo. sino porque no tendría ningún sentido. con cariñoso cansancio. utiliza ninguna varita mágica. Pase lo que pase. ¡No utilizó su varita! No. no que yo haya visto. pero óyelo de todos modos: por ahora. ¿Qué sabes tú? —Sé que tienes dificultad para entender que el peso del mundo no es tuyo para soportarlo —dijo Harry. La verdadera razón por la que vino es para mantener un ojo sobre Petra. —Te he oído. Es un hombre que se mantiene firme a la hora de guardar silencio. Utilízala para mantenerte alejado de los problemas. Enseguida sonrió socarronamente—. —Eso lo pude notar —contestó Harry sosegadamente—. Merlín lo sabe. Me contó un poco. así que no puedo culparte por ello. Todos lo hicimos. sin apartar la mirada de su padre—. pero no mucho. Pero quieres sobrellevarlo honestamente.. .

Dio su vida para salvar la mía. —Claro —contestó lentamente—. todo el mundo conoce la historia. ¿qué fue lo te dijo? —le preguntó a su padre. creó una especie de . Suena sencillo. papá? Harry parecía saber lo que su hijo le estaba preguntando. ¿Lo que realmente pasó esa noche? Harry entornó los ojos mientras miraba hacia las olas. Era magia antigua.. sonriendo. Cuando lo hizo. Creo que una explicación simple es la única manera en que realmente podamos comprender. James parpadeó. James se giró y dirigió la mirada al océano. Dumbledore podrá no haber sido perfecto. Harry asintió con aspereza. aunque no lo comprendí en ese momento. —¿Alguna vez te conté lo que pasó el día en el que mis padres fueron asesinados? —preguntó con suavidad. —¿Dumbledore? ¿Tu viejo director? —Justo en el blanco —repuso Harry. después de todo. A decir verdad. Meditó en ello por un momento y luego se quitó las gafas. no recuerdo nada de nada. Antigua y profunda. James lo miró con expresión seria. Sólo hay una persona que realmente sabía la verdad ocurrida esa noche. Quiero decir. Ha habido libros. apenas fueron suposiciones. ¿Sabes de quién hablo? James frunció el ceño mientras pensaba en ello. Era una sonrisa desganada. pero era sabio. Hizo un sacrificio. inseguro de a dónde se estaba yendo el asunto. Llegan a través de la sabiduría. Incluso se han hecho películas. —Mi madre hizo un intercambio —dijo lentamente—. y aún así creo que no se trata de eso en absoluto. —Sí. escuchando el monótono golpeteo de las olas debajo de la proa. todos los que estuvieron allí aquella noche han muerto. —¿Qué fue lo que pasó ahí. por supuesto. más bien triste—. los dos permanecieron en silencio otra vez. Tal vez nadie más que Dumbledore podía comprenderlo. Quiero decir.. Después de un minuto. Albus Dumbledore. habló de nuevo. Y por suerte.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS Durante un buen rato. Me lo dijo. Ese tipo de cosas que no se enseñan en los libros ni en las clases. a decir verdad. Una idea se le ocurrió. pero eso no es lo que realmente sucedió. A excepción de mí. —Entonces.

El intercambio: salvar una vida por el sacrificio de otra. Ahora James se dio cuenta.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS magia que Voldemort. uno que es irrompible. muy lentamente esta vez. tan simple. Pensé que él sólo estaba siendo sentimental. Tan básica. El sortilegio de tu madre estaba atado al amor. Todo lo demás se marchita ante él. indefenso y desamparado. más pesado que el mundo. la fuerza que hizo que el sortilegio fuese irrompible. De un modo u otro. El secreto de eso. La historia de la muerte de sus padres era tan común. Eso es lo que Voldemort falló en percibir. o. por mí. más inviolada e inquebrantable que exista en el universo entero. Su padre. que esto era lo que realmente había sucedido. Lo escriben en floridas cartas rosadas. jamás pudo asimilar. entregándose a sí misma. había sido un bebé. su padre se removió. Simplemente lo es. hasta que alguno de nosotros estuviese muerto. —Como dije. Pero eso no es lo que es realmente el amor. que no son necesarias las palabras. al menos. ¿verdad? Harry asintió de nuevo. pero entonces resultaba demasiado simple para mí. algo de ensueño. la más poderosa. es magia antigua. más joven que tú ahora. algo que lo ató y lo trastornó. El amor puede ser lastimado con tanta seguridad como se puede levantar. eso no es todo lo que es el amor.. Ahora sé que la fuerza de la que hablaba con certeza es la cosa más poderosa. Dumbledore me lo contó cuando era apenas un niño. —Amor —le contestó—. que se había convertido en un asunto casi estéril. lo reproducen en gráciles canciones y las tocan con flautas y arpas. como un acto de amor perfecto. más de lo que nunca antes había hecho. el sacrificio que ella hizo. Creó una especie de sortilegio. James sabía a lo que su padre se estaba refiriendo. Dime que sabes de lo que estoy hablando. uno que formará parte del . una mujer que había dado la última cosa que poseía. y había requerido de la protección de su propia madre. con todo y su cruel poder. James jamás había oído a su padre hablar de esas cosas antes. lo imprimen en tarjetas. y había sabido cómo darla: su propia vida. Ahora pienso diferente. Esto produce un vínculo. El amor es como las cadenas de acero indestructible. y lo que lo mató al final: el amor de mi madre.. el mismo misterio de eso. tan familiar para todos en el mundo mágico. algo mediante el cual él y yo quedamos conectados para siempre. el gran Harry Potter. se encuentra en la sustancia de ese vínculo. El amor es como pesas de hierro. —La gente piensa que el amor es algo ligero y esponjoso. Junto a James.

No sé cómo. ¿qué tiene que ver esto con…? —James —Harry le interrumpió—.. James. una parte esencial de mí. ¿Entiendes. algo así ocurrió aquí. algún rincón sepultado. Cuando James habló.. no cuando ocurrió. Como lo hizo mi madre. Muy pocas brujas y magos alguna vez han tenido la necesidad. James...? . —No es esa clase de magia. pero lo hiciste sin tú mismo tener que morir. Harry notaba eso en los ojos de su hijo. Fue por eso que Voldemort fracasó en hacerle frente. ¿Cómo es que yo pude efectuar un sortilegio tan digno.. a pesar de que. como para recurrir a él.. como un río subterráneo oculto y poderoso. ¿cómo es posible? Tu madre era una bruja adulta. Pero.. cuando Petra cayó. No se trata de la magia que tú aprendes. —Pero. como mi madre me salvó a mí. Aunque estabas dispuesto a hacerlo. está ahí mismo. recordó la sensación de aquello. James? James hizo un gesto de asentimiento.. Miró a su padre. ¿puedes decirme.. creo que sí. confundido.. y según parece. —Lo sé.. Y eso de alguna manera desencadenó la magia.. No podía ver nada porque Merlín tapó las ventanas. o la profundidad de carácter. Quiero decir. ¿verdad? James todavía tenía la mirada en su padre. No necesitaba responder. no tenías que morir. muy en lo profundo. viste algo? ¿Algo inusual? James sentía el frío en los pies. Lo hiciste así. sin verlo ahora mientras proyectaba su mente de nuevo en los acontecimientos de la noche. —Pero. con los ojos muy abiertos. Pero lo sentí. Pero fue diferente.. —Algo pasó entre tú y Petra.... No lo sabía a ciencia cierta. Harry asintió también. era brillante.. provocó que el vínculo se diera. serio y potente como el que ella hizo? Harry sacudió la cabeza.. James. Pero no fue un intercambio. Estabas dispuesto a morir en su lugar. Lo hiciste. ¿entonces por qué sobreviví? ¿Si se trataba de un intercambio. y que eventualmente lo mató. Asintió.. hoy.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS sortilegio para siempre. pero la salvaste. como el que existió entre Voldemort y yo. lo hizo casi en un susurro.. —Sí. Una parte de mí. en este mismísimo barco. No se trata de transformaciones ni de vuelos sobre escobas. Para aquellos que conocen el amor.

. resguardándose de nuevo bajo cubierta. papá.. y después se . pero son exclusivamente suyas. Petra iba a ser salvada. sino sumido en sus pensamientos. y debe respetarse siempre que pueda ser encontrada. Miró por encima de las olas. estoy orgulloso de ti. Harry puso el brazo alrededor de los hombros de su hijo y juntos comenzaron a abrirse paso en dirección a las escaleras. Y no quiero volver a sentir esa sensación otra vez. no sólo por lo que hiciste. tan mojados y aturdidos como podríais haberlo estado. o que en cierto sentido. —No lo sé.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS Harry posó una mano sobre el hombro de su hijo.. cuando por fin respiró hondo para hablar. Entendía muy bien lo que su padre estaba hablando. No entiendo por qué hace muchas cosas que hace. sino por la tranquilidad y confianza que tuviste al hacerlo. Pero se parece bastante a mi viejo director. Se detuvo en la parte superior de la escalera de la cubierta y se volvió para darle la cara a su padre.. —Papá —dijo James mientras se movían en la oscuridad—. Pero lo respeto. Es casi como si te hubieses topado justo con alguna forma de magia completamente diferente. Harry sacudió la cabeza lentamente. Viene de una época drásticamente diferente. no en señal de negación. algo más allá de lo que conocemos o entendemos. de algún u otro modo —profirió con docilidad. James —puntualizó cuidadosamente—. No creo que pueda soportarlo. ¿por qué Merlín cubrió las ventanas? ¿Por qué él simplemente no utilizó sus poderes para salvar a Petra? Harry permaneció en silencio durante un buen rato. Haz una suposición. La sabiduría no se consigue de forma fácil ni barata. y luego continuó en voz más baja—. No parecía haber nada más que decir. James asintió. Dumbledore. —Merlinus es un mago muy misterioso y poderoso. No puedo decirte todo el orgullo que siento. —Intenta adivinar. Porque por un horrible momento pensé que te perdería. y. Lo único que sé es que ocurrió. —Harry suspiró profundamente. Ni te puedo decir lo aliviado que me sentí cuando os vi a ti y a Petra bajar juntos esa escalera. James. —Merlín bien sabía que ibas a rescatar a Petra. James había empezado a pensar que su padre no iba a contestar eso del todo. No siempre comprendo a Merlinus. Eres inteligente. James quería ser insistente. en un aspecto importante: es sabio. Él tiene sus razones. Vamos.

James había estado dispuesto a morir por la chica. pero no trató de negar sus palabras. y la muerte de Petra fue su intención? Era completamente ridículo. Confiaba en Merlín. Harry vio esa mirada en la cara de su hijo. cuando había sido la única cosa entre Petra y el sublevado oleaje. . podría no haber levantado un sólo dedo mágico para salvarla. y éste trepó silenciosamente a su litera. haciendo su mano palmotear la cama a su lado. tal y como el padre de James había dicho. Si lo hizo. Sus experiencias del año pasado habían consolidado su confianza en la sabiduría y en la buena intención del anciano. Merlín podía ser de fiar. se encogió de hombros. tal vez no lo hizo. y la fuente de sus poderes. Tal vez Albus tenga razón. pero tenía la fuerte sensación de que todavía estaba allí. tal vez Phyllis se lo merecía. por cualquier motivo… y a pesar del hecho que odio considerarlo… quizás Merlín estaba dispuesto a permitir que Petra muriera. pero. No lo supo en ese momento. O. Por increíble que pareciese. James sintió de nuevo un escalofrío que le fluía por la espalda... Pero ¿qué hay de Petra? James se preguntó. la naturaleza era su medio. por el contrario. ni tampoco de añadir algo más a su declaración. plena y profundamente. pero entonces de nuevo. Se desearon buenas noches en la puerta del camarote de James. después de un largo y reflexivo momento.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS detuvo. por supuesto. Finalmente. En la balanceante oscuridad. y poderosa. erizándole los vellos. pero no dudó. Por último. ¿qué podría explicar el hecho de que Merlín pudo haber optado por no salvar a Petra? Repentinamente el corazón de James saltó y el muchacho abrió los ojos. James levantó su mano derecha y la miró. Petra no es buena.. no pensó conscientemente en ello. Tal vez la única razón por la que Petra no esté en Azkaban es porque nadie puede probar lo que hizo. Tal vez Merlín estaba dispuesto a dejarla morir esta noche porque. Merlín era un buen tipo. podría haber estado dispuesto a permitir que Petra muriera. tal vez es malvada. James sabía eso ahora. Tal vez es mala. Petra cree que ha matado a alguien. los dos descendieron a la calidez e iluminación del pasillo. La resplandeciente hebra plateada ya no era visible. ¿Y si el mismo Merlín había invocado la tormenta? Al fin y al cabo. sin todavía encontrarse con la mirada de James—. James sacudió la cabeza lentamente sobre la almohada. Merlín. ¿Y si la tormenta había sido provocada con magia. Peor aún. tan real y fuerte como lo había sido más temprano esa noche. incapaz de acallar la voz de su más profundo y honesto corazón. Después de todo. Había estado dispuesto a sacrificar su vida por ella..

—No. Ese empezó como un rayo de sol. como una lupa puede enfocar un rayo de sol y convertirlo en antorcha. Muchas personas practican magia sin el uso de varitas. Es magia antigua. normal? —Desde luego que no es normal —replicó Lucy—. James sacudió la cabeza. a pesar de cómo las cosas podrían haber parecido más temprano esa noche… entonces estaba simplemente equivocado. Pero no es algo completamente insólito. elaborada con una cierta clase de tejido dorado. y luego se convirtió en una vieja y clara cuerda. deteniendo al Gwyndemere sobre las olas que se mecían. . Ralph y Lucy observaban mientras Henrietta los atrapaba en sus fauces. La varita se enfoca en la magia. James finalmente cayó en un intermitente e intranquilo sueño. —¿Qué crees tú. Sería algo así como tratar de embotellar un relámpago. Pensando en ello. No todo el mundo puede dar con ella. Y cuando lo consiguen. —¿Y qué hay de Petra? —contraatacó James. la tripulación lanzó por la borda los restos de peces espada. —¿Fue como el cordón brillante que viste el año pasado? —preguntó Ralph en voz baja—. cuando fuimos al escondrijo de Merlín. Él lo sabía. Tal vez Petra sea especialmente talentosa. Con la ayuda de Dodongo. Podría estar confundida. como una especie de pasatiempo. mirando entre los otros dos—. En cambio éste fue como… como una hebra estirada desde la luna. y James. después del desayuno Barstow hizo frenar a Henrietta. y ciertamente estaba enferma de alguna manera. Ralph frunció el entrecejo. Es algo muy difícil de manejar. Lu? —Creo que el tío Harry tenía razón sobre lo que le contó a James. pero en el fondo era buena. En la cueva. ¡Puede hacer magia sin usar ninguna varita! ¿Eso es... Petra no era mala. haciéndolos crujir completamente. Al día siguiente. Si Merlín pensaba lo contrario… y James no podía saber si pensaba así. no es algo que puedas controlar.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS James contuvo sus pensamientos antes de que pudieran ir más lejos.

Sacudía su cola y arrojaba agua de mar desde su grande y escamosa cabeza. Sin embargo. nadando en enormes círculos y haciendo figuras de ocho. irguiéndose sobre las olas. ya después Dodongo aportará su otro poquito y te daremos tu buen merecido descanso. Ralph lo acompañaba a veces. Los tres se sentaron con las piernas cruzadas sobre la cubierta. gracias —James se limitó a decir. silbando. Henrietta saltaba en el agua. Después del almuerzo Petra se había unido a él llevando a Izzy al lado. contemplando el horizonte en busca de cualquier señal de su lugar de destino. y luego habló en voz baja: —Me preocupa más la parte que te dijo de que algo o alguien la estaba siguiendo en todo. pero éste simplemente se encogió de hombros y meneó la cabeza. Barstow se encaramó a la silla de latón. fue un momento aterrador cuando los barcos piratas casi nos capturan a todos. ¡Una última oportunidad antes de avistar tierra! —No. Henrietta —le gritaba cariñosamente—. Henrietta se abalanzó hacia delante y el barco se sacudió a sus espaldas. aunque no podía evitar sonreír. entonces Merlín lo habría presentido. Tanto Ralph como Lucy dirigieron la mirada a James.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS Ralph miró alrededor para asegurarse de que nadie estaba cerca. con sus jorobas cortando las olas. hablando sin . En seguida. Él es así de poderosísimo. Estaba ansioso por tocar tierra de nuevo y se encontró a sí mismo merodeando por la proa a medida que el día avanzaba. —Esa es mi chica. James se encontró con que la emoción de ello se había agotado finalmente. Tal vez era eso a lo que se estaba refiriendo. ¿será que se está volviendo paranoica? ¿O realmente alguien va tras ella? ¿Y tal vez tras el resto de nosotros también? —Si realmente fuese una persona maligna —reflexionó Lucy—. apoyándose en la barandilla. sonriendo maliciosamente—. Barstow ordenó que las escotillas fueran cerradas de nuevo en preparación para la última etapa del trasatlántico viaje. Finalmente. encogiéndose de hombros. —¿Quieres manejar las riendas una vez más. Lanzó un encantamiento corto y la línea de pesca mágica pulsó una vez más. Quiero decir. —Como quieras —dijo Barstow. al igual que Albus y Lucy. Mientras el viaje se acercaba a su final. James? —le gritó. Sólo un poquito más.

Para bien o para mal. Has viajado ya por todo el mundo. Curiosamente. justo a la izquierda de proa. James oyó un murmullo de voces y levantó la mirada. Aquel momento no era el más oportuno. Se lo preguntaría posteriormente. pero ése era el mundo. James se ubicó codo a codo entre Albus y Lucy junto a la barandilla. —Mirad —exclamó Molly de repente. la proa lucía muy pequeña y estrecha. junto con sus compañeros de viaje. pero no lo hizo. su largo y ágil cuerpo ondeaba justo bajo la impetuosa superficie. No puedo esperar a llegar allí. —Lo mismo se puede decir del cesto de la ropa de James. cuando el sol comenzó a descender hacia el horizonte. Pues yo sí. observando mientras una forma oscura e irregular crecía en el horizonte. Reía mientras conversaban. Estamos muy cerca de casa. amigos míos. Por allí. dirigiéndose hacia abajo de las cubiertas. y James se alegraba de oír su risa. Puedo olerla también. Persephone Remora y su pandilla de compañeros de viaje subían hacia la proa. encogiéndose de hombros—. con sus rostros tan pálidos como lápidas. Un rato después James. Finalmente. —Sí. Petra parecía sentirse bastante mejor. ¿Lo veis? ¡Edificios! ¡Esa es la silueta de una ciudad! ¡Ya casi llegamos! . —Claro —respondió Lucy. señalando—. subía por una escalera de caracol hasta la parte superior del camarote. James suspiró y puso los ojos en blanco. deseoso por captar su primer atisbo de los Estados Unidos. Se levantó y serpenteó a través de las figuras vestidas de negro. Debajo. al punto de casi volver a ser la misma de antes. con los rostros desvergonzados y sarcásticos. pero por ahora no. cómo había logrado producirla sin su varita. inclinándose ávidamente por la borda. Lu? —inquirió Albus—. —¿Estás emocionado? —preguntó Lucy. El aroma púrpura oscuro de la sangre se hace espeso en el viento. alzando la cara en la brisa—. Esto es los Estados Unidos. con sus negros ojos brillando—. James pudo ver claramente a Henrietta cortando el oleaje al frente. Sintió que los adolescentes clavaban su mirada en él al pasar. creo que estáis en lo cierto —divulgaba Remora.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS interés de lo que Estados Unidos podría ser. Albus se mofó sombríamente. no hay otro sitio que lo iguale. Quería preguntarle acerca de esa magia. entrecerrando los ojos ante el ocaso. —¿Por qué tienes tantas ansias al respecto.

Finalmente. Sonrió ampliamente y luego se volvió a la colindante tierra. James se giró a un lado. James se giró y vio la chimenea detrás expidiendo un chorro de humo negro: se trataba sin duda del último enorme cigarro del simio gigante. Me preguntó qué diría Severus Snape. Detrás de James. —Ya casi arribamos —informó Percy vigorosamente. apiñados como pilas de gigantescos bloques de juguete. expandiéndose lentamente hasta llenar el horizonte occidental. Debe ser sugestivo. aplaudiendo—. con su antorcha elevada por encima de su cabeza. La estatua parecía embelesarlos dócilmente. —¿Tu papá siempre está así de animado cuando viaja? Lucy asintió remilgadamente.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS James miró. No estaba seguro de estar viendo lo mismo que Molly veía. esbozando una sonrisa maliciosa y torcida. Hábilmente. frágil en la distancia brumosa. Conforme la niebla de la lejanía se disipaba. Barstow frenaba despacio al Gwyndemere. —Aprovecha muy bien los viajes. —La Estatua de la Libertad —anunció Harry desde atrás de James. irguiéndose completamente delante de aquella gran ciudad. ¡El viaje no ha terminado aún! Tenemos todavía mucho camino que recorrer antes de que anochezca. pero de todas maneras resultaba emocionante. mirando por encima de Ralph a su prima Lucy. donde aparentemente se escondía durante el atraque a la zona más cercana a tierra. Sugiero que todos vayamos abajo y nos preparemos. Después. . mientras se aproximaban lo suficiente como para que James distinguiera las facetas de los rascacielos individuales y reconociera las formas de otras embarcaciones amontonadas en torno a los desperdigados puertos. James la vio. Estados Unidos. y nuestros escoltas se reunirán con nosotros en la aduana. Los edificios se elevaban hacia el cielo. Lo bueno es que siempre podemos dejarlo gestionar todo el asunto que viajar acarrea y lo que tenemos que hacer nosotros es disfrutar de los lugares de interés. lanzando destellos dorados mientras el sol brillaba sobre ella. La gran masa terrestre crecía y se difundía. el Gwyndemere empezó a deslizarse hacia adelante. mucho más lentamente. propulsado por el obediente pedaleo de Dodongo en la parte inferior de las cubiertas. su padre suspiró y dijo más bien apaciblemente—. Algunas instrucciones rápidas y elogiosas enviaron a la gran serpiente marina a enroscarse debajo del navío. James comenzó a reconocer las formas de una gran ciudad. utilizó su propia varita para liberar a Henrietta de la cadena de su arnés. —Diría que mantengas puesta una mano sobre tu varita y la otra en tu billetera —espetó Albus.

proyectando su sombra sobre la chica. y esa visión hacía que su corazón se alegrara. —La llaman «la ciudad que nunca duerme» —respondió para sí misma.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —Las últimas palabras famosas —repuso Albus. algas. Ralph —dijo Petra. el hedor a suciedad. pero James apenas la oyó. —Ya lo creo —dijo Petra. Petra estaba casi radiante. —Anímate. se encontraban ya muy cerca del puerto. asintiendo con aprobación—. echándole un vistazo a los apestosos montones de basura. —Si tú lo dices. El aire estaba cargado con una mezcla de olores de peces muertos. Para cuando habían trasladado sus baúles hasta la cubierta principal. descendiendo a los camarotes. Poco a poco. los edificios se erigían y centelleaban. James. —Espero que esto no sea señal de lo que está por venir —dijo Ralph. rodeada por inmensos buques de carga y remolcadores oxidados. mirando hacia las imponentes y relucientes edificaciones. Petra volvió a hablar—. La muchacha tomó un profundo y satisfecho aliento y lo dejó escapar lentamente. su familia y amigos empezaron a zigzaguear por la escalera de caracol. que resplandecía bajo el sol poniente. sonriéndole con desconcierto. Nueva York —dijo. Al pasar. . Me gusta mucho. entrecerrando los ojos. sin duda Petra no parecía estar más enferma. James no podía dejar de mirarla. Un barco remolcador tocó su bocina en algún lugar cercano. Después de exhalar. gaviotas se remontaron y alzaron vuelo a las corrientes de aire que soplaban indolentemente sobre las olas. que venía sonriendo detrás de ellos—. Me gusta eso. desafortunadamente. y algo en su voz hizo que James se diera la vuelta. Las sombras de los rascacielos cubrían al Gwyndemere a medida que éste se dirigía hacia el angosto puerto. Una ciudad que pueda darse el lujo de botar tanta basura debe ser una ciudad digna de admirar. ¿verdad? Ralph sacudió la cabeza con incertidumbre. rodeada por su propia nube de chillonas gaviotas. A su parecer. y. entornando los ojos ligeramente—. ¿Sabes cómo la llaman? James negó con la cabeza. James se giró para ver mientras una enorme barcaza de basura pasaba pesadamente junto a ellos. Más allá de ella. Ante su contemplación.

pociones. Fue una mirada breve. y James estiró el cuello para leerlas. —James Sirius Potter —contestó por encima del ruido de la multitud. Humeantes formas en el cristal se convirtieron en letras. sosteniendo la varita de James bajo una lupa de gran tamaño. así que ya sabía qué hacer. Dejó caer su varita en la mano del hombre. . bestias. El agente escribió rápidamente el nombre de James en una pizarra repleta de anotaciones y las letras aparecieron un instante después en el cristal de la lupa. Mostró interés al ver que las letras deletreaban los distintos hechizos que había realizado… en su mayoría levitaciones. Nobby. siguiendo a Lucy e Izzy. contento de que su padre y el tío Percy parecían estar coordinando las diversas cuestiones. insectos. haciendo largas colas y encontrándose con brillantes señalizaciones. objetos malditos. extendiéndole el brazo con la palma de la mano hacia arriba. James había estado observando. El mago agente de aduanas estadounidense ni siquiera levantó la vista cuando James se colocó delante de la alta ventanilla. ¿Ella cuenta? —Los animales domésticos son permitidos. —Su nombre —pidió el hombre. Se sintió satisfecho al ver al agente parpadear y mirarlo por encima de sus gafas. pero James sabía lo que significaba. o artefactos prohibidos a los Estados Unidos? —No —dijo James. Harry Potter —respondió James. Incluso aquí. —Vine aquí con mi padre. y luego agregó rápidamente—: Er. pero también los encantamientos de ocultamiento que había usado con la carta de Petra… así como la elaboración y los detalles del núcleo de su varita. Harry Potter era una figura muy conocida. conexiones y direcciones. —¿Motivo de visita a los Estados Unidos? —preguntó el agente en tono monótono y aburrido. mientras sonaban anuncios por todas partes.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS La siguiente media hora pasó en un torbellino de bulliciosa muchedumbre. —¿Transporta cualquier fruta. siempre y cuando pasen por una rutina de inspección sanitaria —aclaró el agente. vegetales. James caminaba inexorablemente en una especie de asombro aturdido. traigo una lechuza.

El funcionario se giró y puso la varita de James en el mostrador para que la cogiera de vuelta. detrás de Merlín y delante de su madre. recitando velozmente aquellas palabras como si hubiera hecho la misma pregunta millones de veces antes. Un instante después la aparente cremallera de la cuerda se cerró hacia arriba. zumbando de un lado a otro a través de una hilera de altísimas puertas ubicadas en la pared del fondo. todos arremolinándose como hormigas en aquel gigantesco espacio. Cerca de allí. Y buena suerte. para total fascinación de James. Al otro lado del recinto. —¿Es usted un certificado o bien un indocumentado hombre lobo. —Bienvenido a los Estados Unidos —dijo el agente sin sonreír—. Brujas y magos abarrotaban el espacio. Mientras James examinaba a la aglomerada multitud. lo cual probablemente era cierto. el hombre cerró su bolsa de viaje. Finalmente. James intentó reproducir la pregunta en su cabeza. —Hmm. no estaba exactamente sorprendido al ver una gran variedad de grupos étnicos. —Er. Sacó una larga cuerda blanca. Sin interrumpirse. se desvaneció en el aire llevándose consigo la bolsa de viaje. señor Potter. con los ojos desorbitados. un pie grande que llevaba puestas una mochila y un par de oscuras gafas de sol caminaba pesadamente. poniéndose junto a James. —Estupendo —musitó Ralph apreciativamente. cercano a las puertas. las señalizaciones y colas se abrieron a un amplio vestíbulo con altos techos abovedados y anuncios en movimiento enmarcados en las paredes. estilos de ropa. . no lo creo —respondió. la atrapó y la enganchó en nada. elevándose por encima de los que le rodeaban. animago. A medida que avanzaba en la fila. un mago moreno con un sombrero rojo se encorvaba sobre una bolsa de viaje abierta. metamorfomago. e incluso animales. gracias —respondió James. se la echó a un hombro. Cuando llegó al extremo. vampiro. dando espacio a Ralph para que entregara su propia e inusualmente grande varita. James se giró y vio a su padre parado en una cola adyacente. desapareciendo del mismo modo. algunos volando sobre escobas en lo alto. Todos ellos conversaban con las cabezas muy cercanas. la cual lanzó al aire diestramente. comenzó a trepar por la cuerda. y.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS por debajo de la información de su varita. o algún tipo de forma cambiante o bestia parlante? — dijo.

Zane?! —sonrió Ralph. por acá! James y Ralph empujaron entre la multitud para abrirse paso. —¡Zane! —exclamó—. Estamos bien. Por lo visto es posible que este año. riendo—. —¡Sí! ¡Y mira quién está con él! —¡James! —Una voz gritó por encima del ruido de la muchedumbre—. por supuesto. —¡¿Qué tal. y ya unos adultos. nuevamente. jadeando y caminando desde el último escalón hasta el rellano—. Juntos. siguieron a Percy y a Neville Longbottom hacia una fila de grandes escaleras de mármol y puertas más allá. —Uuuf —masculló James.. haciendo gestos hacia las personas que se encontraban cerca—.. donde un pequeño grupo de personas permanecían observando. —¡Eh! —saltó Ralph de repente. a quien ya conocéis. ¡Ralph! ¡Venid. Pero primero las respectivas presentaciones. . sonriendo—. Planeaba viajar de polizón en el compartimiento de equipaje si el rector Franklyn no me hubiera dejado venir. James brincó por las escaleras. Voy a mostraros los alrededores. ¿ese de allí no es el rector Franklyn? ¡En el rellano de la derecha! James miró por encima del hombro de Neville y sonrió ampliamente. vaya a supervisar vuestra educación. Felices de que al fin hayamos llegado. Bonito país el que tenéis aquí. acercándose a Ralph y lanzando un brazo por encima de los hombros del chico más grande—. colegas? ¡Me alegro de veros! James alargó una mano para estrechar la de Zane.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS James asintió y pudo sentir el entusiasmo burbujeante en él. Qué bueno veros a ambos otra vez. ¡No sabía que ibas a venir! —¿Lo dices en serio? —dijo Zane. Franklyn asintió hacia James y Ralph. pero éste agarró a James por el hombro y tiró de él hasta un tosco medio abrazo. Os encantará. Este es el rector Franklyn. Confío en que hayáis estado practicando las técnicas defensivas. subiéndolas de dos en dos hasta el rellano más cercano. —Muchachos —saludó el rector. igualando la sonrisa de James—. parándose de puntillas para mirar por encima de la multitud—. —Sólo tenéis que esperar a ver —dijo Zane. Me olvidaba de lo sentimental que sois muchos de vosotros. ¿Qué hay de nuevo. me atrevería a decir. —se giró a un lado. si no me equivoco. riendo con alegría.

—Vaya. —Basta con pulsar el botón rojo de la parte superior derecha —dijo el chico americano. . sonriendo de oreja a oreja ante la cámara.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS James asintió. ¿cómo te llamas? Lucy pestañó hacia Zane cuando alcanzó el rellano. esbozando una sonrisa—. palmeando bruscamente a Zane en el hombro—. pero nada es como cuando jugaba con los Ravenclaw. ¿Conoces a estos dos? Vaya alborotadores buscapleitos. interrumpiéndolo antes que pudiera contestar. pero Zane continuó. retrocediendo y posando un brazo a cada lado de James y Ralph—. ¿Y tú? —Mucho gusto. ¿Haciendo de las tuyas todavía en el campo de quidditch? —Ya quisiera yo —contestó Zane. sacudiendo la cabeza—. se encuentra la profesora Georgia Burke. ¿te importaría tomarnos a los tres una foto? James ahogó una sonrisa mientras Zane colocaba una gran cámara en las manos de Lucy. Por estos lados todo se trata Quodpot y Clutchcudgel. Podríais tenerla este año si tenéis suerte. —¡Mostrad los dientes! —propuso Zane. y luego se reanimó. Nos permite acicalar a los rapsómacos moñudos. conque aquí tenemos a nuestro risueño y cursi amigo americano. Petra! ¡No sabía que ibas a venir! Petra sonrió radiantemente a Zane. poniendo los ojos en blanco. que enseña OCUMU y Zoología Mágica. —Me alegro de verte. Lucy. Como yo —terminó Zane. Pero tienes que mantenerlo pulsado durante un segundo para que el flash funcione. Ésta disparó un fugaz destello al tiempo que Ralph y James cumplían con la propuesta del chico estadounidense. caminando con Izzy a su lado. Lo que me recuerda… oye. —Sé bien cómo manejar una cámara —comentó Lucy. que están aquí para tomar unas cuantas fotografías de la gran ciudad. Zane —dijo Harry. —Suspiró. El resto de estos mojigatos son sólo personal de voluntariado y de la administración. Levantó la cámara y miró por el visor. aunque es técnicamente una violación del código de salud. —Soy Lucy Weasley —respondió ella—. ¿no? En ese caso. subiendo las escaleras junto a sus padres—. Contamos con un equipo. Soy Zane. Estos tipos no tienen ningún respeto por el juego aquí. —Junto a él. —¡Hola. vaya —dijo Albus.

rector. ¿Está seguro de eso? —Claro que lo estoy —Franklyn asintió con la cabeza—. Es un placer. Pero vamos a darle el mejor de los usos al tiempo que disponemos. sonriendo. ¿Podemos continuar nuestra conversación mientras seguimos adelante? —Sin duda. señor Longbottom —estuvo de acuerdo Franklyn—. Sólo estamos en espera de una persona más. Ya conoce a mi esposa. Es una de los nuestros. aunque tengo la certeza de que no será tan larga como yo podría esperar. las cosas habían estado ajetreadas. Sí. —Creo que estamos todos presentes y ninguno ha sido pasado por alto. mostrando su más encantadora sonrisa. como siempre. Estoy anhelando tener con él una más relajada entrevista esta vez. pero James se había aburrido de eso y dejó de prestar atención. señor rector —dijo la madre de James. por supuesto. Da la casualidad que justo ahora está de regreso . Saludos y presentaciones continuaron dándose. Bueno. llámame Benjamin —dijo Franklyn. de último pero no menos impor… —Merlinus Ambrosius —interpuso Franklyn. Y estos son Denniston Dolohov. encogiéndose de hombros. Deseo saber mucho acerca de este país vuestro. levantando la mirada hacia el mago alto—. Es un inmenso placer verte de nuevo. desde luego. pero por lo que a mi parte concierne.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —Creo que nadie lo sabía con seguridad hasta que hubimos embarcado — respondió. y finalmente. Neville Longbottom. Neville habló: —Os ruego que me perdonéis. de hecho. estirándose para estrechar las manos—. —Encantada de conocerle. entrando sigilosamente entre ellos y estrechando la mano de Franklyn—. Audrey. Ojalá fuera con motivo de mejores circunstancias. —Rector —asintió Merlín en señal de saludo—. Harry pasó la mirada en dirección a toda su tropa. Perdone la confusión. —Rector —llamó Percy. Desde luego. —Por favor. Y ella debe ser la guapísima Ginevra. estoy ansioso por llegar a nuestro destino final. Apenas tuvimos la oportunidad de hablar la última vez que nos encontramos. —Harry —le saludó Benjamin Franklyn calurosamente. Le aseguro que esta será probablemente la primera de mis muchas visitas. en cierto modo hablando. Finalmente.

—Bienvenida a casa. suspirando con irritación—. —Sí —dijo Zane en voz baja. James estiró el cuello para mirar alrededor de Neville Longbottom. con ganas vehementes de captar su primer vistazo de más adentro de la ciudad. Ella es una maravilla. Profesora de Prácticas Prohibidas y Cursología. Georgia. sí —dijo Ralph. señalando hacia la hilera de puertas detrás de él—. Chicos. No me ofendo con razón alguna. profesora Remora —anunció Franklyn—. —Ah —suspiró—.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS de un viaje de verano en el extranjero que emprendió con algunos de sus estudiantes. Retornamos muy pronto. Faltaba más. James sacudió la cabeza. ¿Entiendo que la mayoría de vosotros ya os habéis conocido? —¿Profesora Remora? —murmuró James con incredulidad. Perdóneme si parecemos menos entusiasmados de verlo. rector. —Y aquí mismo viene —dijo Zane. Parece como si apenas acabásemos de salir. Ruego que no lo tome como algo personal. Hola. no me digáis que viajasteis con ella. el grupo se abrió paso hasta el último tramo de escaleras. Como lo saben ahora nuestros amigos europeos aquí. Es siempre más bien una presión al regresar de nuestra patria. girándose hacia Zane y Ralph. con su capa negra y larga que ondeaba dramáticamente a su alrededor. creando una estela entre la multitud en movimiento. asintiendo—. —Hmm —dijo Ralph mirando de reojo a la mujer y sus estudiantes de cara pastosa—. Ralph. No me hagáis empezar. Es una especialidad estadounidense. Nosotros también sabemos lo que es estar lejos de nuestra tierra natal. justo a tiempo para ver a Persephone Remora ascendiendo las escaleras hasta el rellano. eso tiene más sentido. ¡salgamos de aquí! Lentamente. —Está siendo ¿Recuerdas? sarcástico. No me lo hubiera imaginado. frunciendo el ceño con aire de duda burlona. Saludos. —Amigos —profirió Franklyn. James se giró. moviéndose a las puertas con la luz del atardecer. —Oh. Entonces. .

Mientras James observaba. rayos —dijo Zane. fue el enjambre de vehículos voladores. Ya había estado en Nueva York un montón de veces antes. Quiero decir. como si una ciudad mucho más anticuada hubiese sido empujada hacia arriba por los edificios más nuevos. pernoctando en elaborados y minuciosos andamios que se extendían desde la mayoría de los rascacielos e incluso permanecían conectados a estos. mirando de refilón al otro chico mientras se acercaban a las puertas. podía ver personas moviéndose . más pequeño y más envejecido. emergiendo altas ante la puesta de sol. Zane parpadeó hacia él. chicos. —¿No lo sabéis aún? —Mi padre visitó Alma Aleron el verano pasado —replicó Ralph—. Por primera vez James percibió que casi todos los rascacielos terminaban en la azotea con otro edificio. Más allá de la puerta. una carretera pavimentada conducía a través de una ornamentada puerta en forma de arco. pero James no se sorprendió al verlas. creo que en cierto modo siempre me lo esperé. por supuesto. dominando el contorno entero de la ciudad. En el centro de todo aquello. La imagen finalmente se abrió ante ellos mientras James. con su boca abriéndose ampliamente. Aún así. pero jamás me enteré que tenía un gemelo mágico. Esto va a hacer volar vuestras mentes. estaban las formas de relucientes rascacielos y torres hechas de acero. como un mago. cuando era un niño. Letras de hierro forjado elaboradas en el arco enunciaban las palabras «e magicus pluribus unum». Frente a ellos. Zane y Ralph apretaban el paso hacia la moribunda luz solar. extendiéndose a lo alto en sus angostas zonas urbanas. había un edificio tan brillante y transparente que parecía haber sido construido en su totalidad por cristal. entusiasmado—. brujas y magos en escobas. Lo que lo había tomado por sorpresa. —Oh. ¿sabéis? —¿Qué quisiste decir con eso de «gemelo mágico»? —preguntó Ralph. Brujas y magos circulaban estas edificaciones. Agarraos de vuestras varitas. y resplandecientes anuncios y señalizaciones mágicas y vallas publicitarias móviles que recubrían las edificaciones.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS —Enmudecí de admiración cuando vi por primera vez este lugar —declaró Zane alegremente. entonces. sacudiendo la cabeza y sonriendo ampliamente—. pero llegó vía traslador. No creo que haya estado en Nueva York como tal. de una manera tal que se detuvo en seco. sin embargo. como nidos de pájaros en los árboles.

en ascensores o trabajando sobre diminutas mesas —Bienvenidos. amigos —dijo Franklyn.TRADUCIDO POR Ronald Bautista EDITADO y PRODUCIDO por “Latin Gremlins” JAMES POTTER Y LA BÓVEDA DE LOS DESTINOS dentro. Bienvenidos a Nueva Amsterdam… . mirando hacia arriba y sonriendo orgullosamente—. montando semitransparentes.

Related Interests