You are on page 1of 12

“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

LA SALVACIÓN ES DEL
SEÑOR / Jonás 2:9.

Existen misterios en la Biblia pero hay


uno que sigue golpeando fuerte el
corazón de los hombres: “¿el libre
albedrío es una verdad o es un engaño?”.
Hay personas que piensan que pueden
elegir si quieren al Señor y aún
desecharle si así lo creen conveniente.
Sus creencias dicen que estando aún en la
posición de hombre caído (en Adán)
pueden elegir a Jesucristo para alcanzar
salvación eterna o sea que la salvación
celestial está al alcance de cualquier
hombre.
Estos pensamientos han llegado hasta los
que han creído en Cristo, ha llegado a la
iglesia de Cristo.
Otros por allí piensan que Dios salva a
todos, que cuando llegue el juicio final
todos van a ser salvos de la ira divina.

Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI


1
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

Inclusive los que defienden algunas de


estas cosas dicen: “confiadamente y hasta
con cierto orgullo, YO CREÍ EN EL
SEÑOR Y AQUEL INCRÉDULO LE
RECHAZÓ”. Y en algún sentido
experimentan algún mérito en estos
pensamientos, puesto que ellos creyeron y
los otros no.
Si seguimos avanzando en este hábito
afloran razonamientos tales como que
pueden perseverar por que se están
esforzando o manteniendo a si mismos en
el camino de Señor.
Y a la verdad, cuántos dichos hemos
escuchado durante tiempo y tiempo acerca
de éstas cuestiones.
Y con seguridad volveremos al texto
bíblico del comienzo, “LA SALVACIÓN ES
DEL SEÑOR” (Jonás 2:9).
Como primera medida creo que usted y
yo coincidimos en que la Biblia, la
Palabra de Dios es la fuente inspiradora
para el hombre de la voluntad de Dios y
su sabiduría, ¿verdad? Entonces si es así,
miremos estos razonamientos a la luz de
las Escrituras Santas.
Si Dios salva a todos los hombres,
¿porqué dejó el Nombre de Jesucristo
para ser salvo?

2 VOL. VI Pastor EDUARDO A.


GERBASI
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

“Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros


los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza
del ángulo. Y en ningún otro hay salvación;
porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a
los hombres, en que podamos ser salvos.”
(Hch. 4:11-12).

Entonces podemos apreciar que el que no


reciba a Cristo, no podrá ser salvo, ya
que es el único medio para alcanzar
salvación. Otro texto más,
“Aquella luz verdadera, que alumbra a todo
hombre, venía a este mundo. En el mundo
estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el
mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los
suyos no le recibieron. Mas a todos los que le
recibieron, a los que creen en su nombre, les
dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los
cuales no son engendrados de sangre, ni de
voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino
de Dios.
Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre
nosotros (y vimos su gloria, gloria como del
unigénito del Padre), lleno de gracia y de
verdad” (Jn. 1:9-14).

El Verbo hecho carne es el Cristo, el Hijo


de Dios. Entonces vemos que no todos
son salvos, solamente los que le acepten

Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI


3
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

y reciban a Jesucristo como Señor como


su Salvador,


Porque hay un solo Dios, y un solo mediador
entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”
(1ª Ti. 2:5).

Pues en estos textos y en muchos más nos


es demostrado que no todos son salvos.
Ahora, ¿qué hay del razonamiento de
aquellos que dicen haber tomado la
decisión de elegir a Dios? Y más aún,
que aseveran tener algún mérito por
haber aceptado a Cristo y otros le
rechazaron, como consecuencia dicen que
son merecedores del galardón sempiterno
de la salvación. ¿Es que hay algunos que
tienen el corazón tan duro que Dios no lo
puede ablandar?
¿Es posible que algunas personas por ser
buenos reciban la capacidad de aceptar al
Salvador? La Biblia nos enseña que:

“Todos se desviaron, a una se hicieron


inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera
uno.” (Ro. 3:12).

“por cuanto todos pecaron, y están destituidos


de la gloria de Dios” (Ro. 3:23).
4 VOL. VI Pastor EDUARDO A.
GERBASI
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

Aquí notamos que estos pensamientos


humanos están fuera de las enseñanzas
bíblicas, de manera tal que podemos
tomar el siguiente trozo de las Escrituras:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la


fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
no por obras, para que nadie se gloríe.”
(Ef. 2:8-9).

¡Qué bella es la Palabra de Dios! Aquí


conocemos que su gracia inmerecida nos
hace salvos, usando el medio de la fe en
Jesucristo y para afirmar la enseñanza
nos dice que esto no depende de
nosotros, sino que es don de Dios. Nos
enseña que la salvación es ejercida desde
Dios a su pueblo, no es un esfuerzo del
hombre para llegar a Dios. ¡Qué riquezas
tenemos en la Palabra de Dios! Saber que
la salvación no depende de nosotros sino
de nuestro amado Señor.
Si pudimos mirar a la cruz, eso fue tan
solo un milagro de Dios. Hagamos
memoria en los tiempos pasados cuando
éramos enemigos del Señor… ¿Cuántas
veces nos predicaron de Cristo y le
rechazábamos? Hasta con gran desagrado
y con alguna riña de por medio para
Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI
5
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

aquellos que nos traían las buenas


nuevas…
Dijo el Señor Jesús:

“y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”


(Jn. 5:40).

Es una gran verdad, el hombre por


naturaleza rechaza todo lo celestial. Por
eso el Señor trae esta Palabra de consuelo
y gozo,

“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os


elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis
y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para
que todo lo que pidiereis al Padre en mi
nombre, él os lo dé.” (Jn. 15:16).
Así que cada vez con más fuerza se hace
sentir el golpe de su poder en nuestro
corazón, para despertarnos con dulces
palabras de amor, “YO TE ESCOGÍ”.
El Señor Todopoderoso nos eligió desde
antes de la fundación del mundo para que
seamos formados a la imagen de Cristo.

“según nos escogió en él antes de la fundación


del mundo, para que fuésemos santos y sin
6 VOL. VI Pastor EDUARDO A.
GERBASI
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

mancha delante de él, en amor habiéndonos


predestinado para ser adoptados hijos suyos por
medio de Jesucristo, según el puro afecto de su
voluntad, para alabanza de la gloria de su
gracia, con la cual nos hizo aceptos en el
Amado, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados.”(Ef. 1:4-7).

Y como si fuera poco el apóstol Pedro


nos enseña en una de sus cartas,

“elegidos según la presciencia de Dios Padre


en santificación del Espíritu, para obedecer y
ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia
y paz os sean multiplicadas.” (1º Pe. 1:2).

Estos dos últimos fragmentos que citamos,


nos dicen que fuimos conocidos según la
presciencia de Dios, elegidos según el
puro afecto de su voluntad, antes de la
fundación del mundo para ser rociados
por la sangre de Jesucristo.
“pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para
siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha
sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante
esperando hasta que sus enemigos sean puestos
por estrado de sus pies; porque con una sola
ofrenda hizo perfectos para siempre a los
santificados.” (He. 10:12-14).

Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI


7
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

¡Qué gran bendición tenemos en Cristo!


Saber que la Sangre de Cristo Jesús nos
hizo perfectos para siempre. ¿Quién podrá
llamar inmundo o sucio, a los que Dios
llama limpio?
¿Quién se animará a decir que un hijo
de Dios puede ser desechado cuando Dios
dice que está santificado para la gloria de
su Nombre?
Esto no es todo, pues la obra de
redención no ha concluido,

“Porque a los que antes conoció, también los


predestinó para que fuesen hechos conformes a
la imagen de su Hijo, para que él sea el
primogénito entre muchos hermanos. 30Y a los
que predestinó, a éstos también llamó; y a los
que llamó, a éstos también justificó; y a los que
justificó, a éstos también glorificó.”
(Ro.8:29-30).

Por estas enseñanzas tenemos plena


certidumbre que tenemos vida eterna,
nadie nos puede quitar esta bendición que
ha entrado en nuestro corazón. Aunque
hay que reconocer que estas palabras
humillan la jactancia del corazón
religioso para exaltar la grandeza del
Dios Soberano.

8 VOL. VI Pastor EDUARDO A.


GERBASI
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

“sino que lo necio del mundo escogió Dios,


para avergonzar a los sabios; y lo débil del
mundo escogió Dios, para avergonzar a lo
fuerte; 28y lo vil del mundo y lo menospreciado
escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo
que es, 29a fin de que nadie se jacte en su
presencia.” (1º Co.1:27-29).

El apóstol Pablo declara que Dios es


quien decide sobre los caminos del
hombre. Él es el Señor y Dios de todo,

¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en


Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice:
Tendré misericordia del que yo tenga
misericordia, y me compadeceré del que yo me
compadezca. Así que no depende del que
quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene
misericordia. Porque la Escritura dice a
Faraón: Para esto mismo te he levantado, para
mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre
sea anunciado por toda la tierra. De manera
que de quien quiere, tiene misericordia, y al que
quiere endurecer, endurece.
Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque
¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes,
oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques
con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo
formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene
potestad el alfarero sobre el barro, para hacer
Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI
9
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

de la misma masa un vaso para honra y otro


para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo
mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó
con mucha paciencia los vasos de ira
preparados para destrucción, y para hacer
notorias las riquezas de su gloria, las mostró
para con los vasos de misericordia que él
preparó de antemano para gloria, a los cuales
también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo
de los judíos, sino también de los gentiles? (Ro.
9:14-24).

Para finalizar no podemos dejar de citar


a Abraham, el amigo de Dios. Siendo ya
viejo y sin hijos, le llamó padre de
multitudes. Luego le dijo que su
descendencia sería llevada cautiva y que
después sería libertada.

Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto


que tu descendencia morará en tierra ajena, y
será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos
años. Mas también a la nación a la cual
servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán
con gran riqueza. Y tú vendrás a tus padres en
paz, y serás sepultado en buena vejez.” (Gn.
15:13-15).

Definitivamente Dios lo sabe todo y nada


se le escapa. Estas verdades nos traen
10 VOL. VI Pastor EDUARDO A.
GERBASI
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

consuelo y paz al saber que tenemos toda


la provisión del Señor Jesucristo desde
antes de la fundación del mundo, para
ser herederos de suyos. Estos son motivos
valederos para que nuestra voluntad y
vida se rindan ante su gran amor
depositado en nosotros. ¡El Señor viene
pronto!
En base a las razones expuestas y la
poderosa Palabra de Dios consignada, le
invitamos a recibir al Señor Jesús como
Salvador y Señor de su vida; recibirá de
esta manera una vida tan eterna como la
propia palabra eternidad, pues sus
pecados serán perdonados totalmente y el
Señor morará en su corazón para siempre.

Pastor EDUARDO A. GERBASI VOL. VI


11
“NO HAY OTRO EVANGELIO” Gal. 1:7-8.

IGLESIA CRISTIANA
TABERNÁCULO DEL
SEÑOR JESUCRISTO

Reuniones:
Martes, Jueves 19 Hs.
Domingos 18 Hs.

Dirección: Av.27 de Febrero


5652.

solamentencristo@yahoo.com

12 VOL. VI Pastor EDUARDO A.


GERBASI