You are on page 1of 3

El párrafo séptimo del artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

,
señala: “El Ministerio Público podrá considerar criterios de oportunidad para el ejercicio de la
acción penal, en los supuestos y condiciones que fije la ley”. Este fundamento permite que con
la aplicación de los criterios de oportunidad, cuando sea
procedente, se suspenda, interrumpa o cese, el ejercicio de la acción penal.
En principio, el Ministerio Público debe ejercer la acción penal en todos los casos en que sea
procedente, pero en virtud de la reforma constitucional, podrá prescindir, total o parcialmente,
de la acción penal en la aplicación de los criterios de oportunidad, con base en razones
objetivas y legítimas, y considerando cada caso en concreto.
Los llamados criterios de oportunidad, constituyen una herramienta invaluable, para que el
Estado, a través del del Ministerio Público, desestime la pretención punitiva, en los casos de
poca trascendencia social, menor cuantía, bajo impacto en la escala de seguridad pública, y en
general, en aquelos en los que, estando reparado el daño y contando con la anuencia de la
víctima u ofendido, resulte más conveniente abstenerse de enderezar una acusación ante los
tribunales.
Con la aplicación adecuada de los criterios de oportunidad, la carga de trabajo en los juzgados
penales se verá significativamente reducida, y por ende, los tiempos de espera en la resolución
de los juicios penales, cuya tardanza, actualmente posiciona a Baja California Sur como una de
las entidades con mayor impunidad y rezago en la administración de justicia.
Para determinar si se aplica o no un criterio de oportunidad, se deberá valorar cada caso en lo
particular, considerado individualmente los hechos y circunstancias, tomando como guía las
directrices que habrá de emitir el Procurador de Justicia estatal.
Aplicar los criterios de oportunidad es una facultad exclusiva del Ministerio Público, que no
puede estar sujeta a ninguna presión política, social o de grupo, y su ejercicio queda
exclusivamente bajo control jurisdiccional.
Antes de asumir la decisión de aplicar un criterio de oportunidad se dará vista a la víctima u
ofendido, pues en todo caso debe quedar reparado el daño causado.
Para la aplicación de los criterios de oportunidad, se debe considerar la lesión o puesta en
peligro del bien jurídico tutelado, la participación del inculpado en la comisión o su contribución
a la perpetración del hecho, así como sus condiciones particulares; la punibilidad del delito; su

corrupción de menores e incapaces. la reparación del daño. o • Cuando el inculpado haya sido beneficiado previamente con la aplicación de tres criterios de oportunidad. • En caso de delito doloso. terrorismo y tortura. tráfico de menores. violación. cuando el inculpado haya sido beneficiado con medida similar en un término de dos años anteriores por delito de comisión dolosa. hasta antes de que se presenten conclusiones. El factor del interés público que puede afectar tal decisión. • Cuando exista una orden de protección en favor de menores de edad y mujeres. • Cuando el inculpado haya sido beneficiado con medida similar en un término de un año anterior. y de manera preponderante. . Acorde a los postulados que contempla el proyecto de Código Procesal Penal Único para todo el territorio nacional. El Ministerio Público deberá ponderar los factores a favor y en contra de la aplicación de los criterios de oportunidad. que entrará en vigor paulatinamente a partir del próximo año. por la comisión de delito culposo análogo a aquel por el que se le investiga o procesa. • Cuando el delito haya sido cometido dolosamente por un servidor público en ejercicio de su cargo o con motivo de él.ubicación en el catálogo de delitos clasificados como graves. cuando el inculpado esté sujeto a proceso o tenga antecedentes penales. secuestro. prostitución de menores. • Tratándose de delito doloso. bajo ninguna circunstancia se aplicarán criterios de oportunidad en los siguientes casos: • Cuando no esté resarcido razonablemente el daño y perjuicios causados. trata de personas. amenazados o lastimados con violencia. La aplicación de los criterios de oportunidad es procedente desde el momento en que el Ministerio Público tiene conocimiento del hecho susceptible de ser considerado como delito. dependerá del impacto social del delito o las circunstancias del inculpado. por delito de comisión dolosa. • Cuando se cause una grave afectación al interés público. • Cuando se trate de delitos de homicidio calificado.