You are on page 1of 9

MACROECONOMÍA

CICLO ECONÓMICO
DEFINICIÓN
En la economía mundial se han experimentado diferentes periodos de
Oscilaciones (ciclos económicos), los cuales se ven representadas en una
crisis o en una estabilidad económica, es así que se ha visto la necesidad de
un análisis detallado del comportamiento de la alza o baja de la actividad
económica.
De acuerdo con Burns y Mitchell, “un ciclo económico consiste en
expansiones que ocurren aproximadamente al mismo tiempo en muchas
actividades económicas, seguidas de recesiones, contracciones y
recuperaciones generales similares que se consolidan en la fase de
expansión del ciclo siguiente. Esta secuencia de cambios se repite, pero no
de forma periódica. Con respecto a la duración, los ciclos económicos varían
de mas de un año a 10 ó 12 años.” Dicho en otras palabras, una recesión es
una disminución significativa del nivel agregado de la actividad económica
que dura más de unos pocos meses y una expansión es un aumento
sostenido del nivel de actividad.
CARACTERÍSTICAS DE LOS CICLOS ECONÓMICOS
Las características sobresalientes de un ciclo económico recaen en su
periodicidad, duración, amplitud, recurrencia y forma.
TIPOS DE CICLOS ECONÓMICOS
Mediante el análisis de las fluctuaciones económicas, se ha llegado a
considerar que la economía se encuentra dentro de un conjunto de estas
oscilaciones, por lo cual se da la especificación de los ciclos económicos en
que se encuentran divididos:
 Ciclos Cortos o de Kitchin:
Joseph Kitchin, considera que un ciclo económico se puede establecer
mediante duraciones de 40 meses (3 años con 4 meses), a lo que él
denomino ciclo pequeño. Así, también Kitchin habla de la existencia de
ciclos más pequeños. Generalmente la conjunción de 3 ciclos pequeños con
duración de los 40 meses conformaría un ciclo grande. Lo cual da pauta a
un nuevo análisis de los ciclos económicos.

1

 Ciclos de Juglar, Grandes o Comerciales:
Estos cuentan con una duración de 7 a 11 años y se caracterizan por
presentarse entre crisis sucesivas las cuales forman parte de variaciones en
la
actividad
comercial.
Clement Juglar, fue el primero en hablar sobre los ciclos comerciales, en los
cuales él nos menciona que cuentan con solo tres fases: Prosperidad, Crisis
y Liquidación, así pues, este tipo de ciclos se puede dar por la aparición
periódica de crisis. A partir de este estudio se considera que gracias al
análisis de Kitchin sus ciclos de duración pequeña dan pauta a una
formación de un ciclo grande o comercial (Juglar). Dentro del ciclo
comercial, generalmente los ciclos cortos ocurren por interrupciones en la
fase de expansión del ciclo largo.

 Ciclos de Ondas Largas o de Kondrantieff:
Nikolai D. Kondrantieff, analizó mediante los ciclos grandes, que cuando se
refieren a ciclos económicos que tienen una duración de 7 a 11 años, él los
considera ciclos cortos ya que su estudio postula que posiblemente se
tengan ciclos más largos que los estudiados anteriormente. Esto se refiere a
que existen ciclos de aproximadamente una duración de 50 años. Los cuales
son parte de un proceso dinámico, que son producidos por ciclos regulares
intermedios de 7 a 11 años.
FASES DEL CICLO ECONÓMICO
Para poder analizar un ciclo económico minuciosamente se deben conocer
los periodos o fases por las cuales se encuentra integrado. Según Mitchell y
Burns, las fases de los ciclos económicos se pueden dividir en: Prosperidad,

Recesión, Contracción y Recuperación.

2

 Prosperidad o Expansión:
Es el punto máximo del ciclo económico. Se presenta un incremento en el
nivel de precios de manera desigual por los distintos cambios en los costos.
Estos precios también dependen de un aumento en el volumen del dinero
en circulación, provocando con esto una expansión en los depósitos
bancarios, así también acompañado de un aumento de ganancias e
inversión, lo que hace que se acelere el ritmo de producción.
 Recesión:
Es aquella que cubre un tiempo relativamente corto, se caracteriza por que
marca un punto de flexión donde las fuerzas de producción se contraen,
también existen tensiones en el sistema bancario y en la liquidación de
préstamos dando inicio a una baja de precios.
Si en esta etapa se llegara a dar una contracción en el sistema financiero (lo
cual ocasiona una crisis financiera), puede determinar un periodo
prolongado o corto de los cambios y modificaciones que sufre la actividad
económica debido a la falta de confianza en el mercado.
 Contracción o Depresión:
Es el punto mínimo de un ciclo económico, en donde existe una baja en la
productividad de manera desigual lo que ocasiona una deformación en la
relación
costo-precio.
La depresión puede llegar a abarcar un periodo corto o largo (si se presenta
una crisis) de tiempo.
 Recuperación:
Aquí, se comenzará a presentar un rasgo de armonización de la actividad
económica satisfactoriamente; se tendera al pleno empleo (que todos los
factores de la producción se encuentran ocupados), con un incremento en la
producción, los salarios, los precios y las tasas de interés.
Mediante estas descripciones, se podría realizar la medición del ciclo
económico los cuales pueden ser: a) De crisis a crisis ó b) De recuperación a
recuperación, caracterizando así la duración y la amplitud del ciclo.
A lo anterior podemos decir que un “ciclo económico debe considerarse
como una sucesión única de acontecimientos que tienen sus propias fuerzas
motoras y efectos peculiares sobre la economía (...), aunque cada ciclo
atraviesa una experiencia diferente en si mismo constituye el resultado de
procesos económicos que ocurrieron durante la experiencia cíclica única que
lo precedió”

3

Hasta este momento ya se han descrito: definición, las características y
fases de las cuales se compone un ciclo económico. Esto nos lleva a una
situación muy particular donde los factores de combinación de las
fluctuaciones económicas nos han permitido analizar u observar que un
ciclo económico se determina por su grado de expansión o recesión, así
como para comprender la definición propia sobre éste.
Sin embargo dentro del ciclo económico encontramos más factores
determinantes (Innovación, Explotación de nuevos recursos naturales,
colonizaciones, guerras, periodos de elección, etc.), los cuales a su vez nos
proporcionaran resultados de los diferentes movimientos o perturbaciones
dentro de él. Sus características son proporcionadas de manera simple al
conocimiento, sobre que toda perturbación económica o ciclo tiene su
forma, es decir existen tipos, en los cuales se podrá observar la situación de
crisis o recuperación de la actividad económica de un país.
PERÚ ENTRE CUATRO PAÍSES CON MEJOR CICLO ECONÓMICO
El Perú es una de las naciones de América Latina cuyo ciclo económico
se encuentra en fase expansiva, según un estudio del centro privado de
estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil, que le
otorga a nuestro país 6.5 puntos en el Índice de Clima Económico
durante abril. También ocupa la cuarta posición Colombia y lideran la
lista Chile (7.4 puntos), Paraguay y Uruguay (siete puntos cada una).Los
otros países evaluados fueron Argentina (6.4 puntos), Brasil (5.9 puntos),
y México (5.6 puntos). El documento agrega que el clima para los
negocios en América Latina cayó en abril de 2011 a los 5.6 puntos, el
mismo nivel en el que estaba en igual mes del año pasado.

EMPLEO
El empleo en el Perú En los últimos años, el Perú ha demostrado signos de
estabilidad macroeconómica, manteniéndose a tasas de crecimiento anual
que bordean el 6% y niveles inflacionarios inferiores al 4%. Este crecimiento
ha sido sustentado básicamente en la demanda interna, gracias al
crecimiento de los sectores de la construcción, manufactura, textiles,
agroindustria y servicios. Sin embargo, este buen desempeño se vio
afectado por la crisis financiera mundial de los años 2008-2009, tal como se
mencionó en la sección 1.
Sin embargo, este contexto económico del 2009 parece haber afectado
poco al empleo en el Perú, mostrando algunos resultados moderadamente
buenos. La tasa de desempleo a nivel nacional disminuyó ligeramente en el
último año de 4.2% a 4.0%, tal como lo demuestran las estadísticas de
empleo del 2008 y 2009.

4

Como es evidente en el mercado laboral peruano interactúan diferentes
actores y sectores, cada cual con características particulares. En este
sentido, este capítulo describe las características de la oferta laboral en el
Perú, niveles de empleo, condiciones de inserción laboral por rama de
actividad, tamaño de la empresa, categoría ocupacional, ingreso laboral,
etc. Para este análisis usamos los resultados definitivos de la Encuesta
Nacional de Hogares sobre Condiciones de Vida y Pobreza de 2009,
comparada en lo posible con información del 2004, según sexo y ámbito de
estudio.
Características demográficas y socioeconómicas
En los últimos años la tasa de crecimiento de la población peruana ha ido
disminuyendo considerablemente, luego de que alcanzó su nivel máximo en
la década de los años 70 (2,8%) y 80 (2,6%). Hoy en día esta tasa de
crecimiento ha llegado a niveles de 1,6% modificándose la pirámide
poblacional17. En un análisis de la población por sexo, se observa que a lo
largo de las últimas décadas se ha mantenido en un porcentaje que bordea
el 50% tanto para hombres como para mujeres, mientras que en un análisis
por ámbito se encuentran cambios importantes desde 1940 (ver siguiente
cuadro). En el censo del 1940, el 64,6% de la población se encontraba
ubicada en las zonas rurales, mientras que hoy en el 2007 solamente el
24,1% está localizada en esta zona. Es decir que hay un fenómeno
constante de migración de los pobladores del sector rural que ha modificado
la estructura laboral, así como la demanda de bienes y servicios en las

grandes ciudades y sobre todo en Lima Metropolitana cuya participación en
el total de la población ha crecido en ese mismo periodo de 9,2% en 1940 a
30,1% de la población del Perú en el 2007.

5

Los niveles de empleo y la tasa de actividad
Según cifras del 2009, la Población en Edad de Trabajar (PET) bordeaba los
21,5 millones de personas, de los cuales el 48,6% está constituido por la
PET masculina y un 51,4% por la PET femenina, lo cual demuestra que hay
una participación similar entre ambos grupos. La tasa de actividad a nivel
nacional es de 74%, siendo significativamente mayor en el caso de los
hombres (82,9%) con respecto a la tasa de actividad de las mujeres
(65,8%), tal como se analiza en el gráfico N° 2 más adelante.
La desocupación ha disminuido en el último quinquenio, hoy en día hay más
de 58 mil personas que se han integrado al mercado laboral, haciendo que
la tasa de variación porcentual del total de desocupados se reduzca entre el
2004 y el 2009 en 8,5%. Sin embargo, tal como se observa en el Informe
Anual del Empleo 2008 existe cierta inelasticidad con respecto a la
población inactiva que en el último quinquenio ha tenido un crecimiento de
1,3%, a diferencia de la evolución de la PET que fue del orden del 10,8%. Tal
como se puede ver en el siguiente cuadro:

En cuanto a la evolución de la Población Económicamente Activa (PEA),
entre el año 2004 y 2009 se observó una variación de 14,6%, cifra superior
a la registrada en la PET, 10,8%. Dentro de la PEA, el grupo que más creció
durante este mismo periodo fue el de los ocupados (15,8%), el cual
representa en términos absolutos más de 2,1 millones de personas. De otro
lado, el grupo de desocupados registró una disminución de 8,5%. Así, se
puede desprender que, durante el periodo de análisis, si bien la PET ha
subido, como efecto del crecimiento poblacional, el crecimiento no ha sido
homogéneo en todos los grupos que conforman este indicador de actividad.
Al parecer se ha generado, más empleo y como se verá más adelante hay

6

un mayor porcentaje de personas que laboran bajo la categoría de empleo
adecuado, sin embargo el subempleo sigue siendo aún el gran problema del
mercado laboral peruano, como se analizará más adelante.

La tasa de actividad es un indicador que relaciona la población
económicamente activa u oferta laboral con la población en edad de
trabajar. En general, una mayor tasa de actividad se traduce como una
mejora en los niveles de empleo y una tendencia favorable en la economía
del País.
En el caso peruano, en un análisis por sexo se puede observar que la tasa
de actividad de los hombres en el 2009 es mayor en 17,1 puntos
porcentuales a la registrada por las mujeres para el mismo año. Esta brecha
disminuyó en 1,8 puntos respecto a la del 2004 (ver gráfico N° 2). Las
estadísticas muestran que la tendencia ascendente en la tasa de actividad
de las mujeres en los últimos 6 años es superior al observado en los
hombres, en el mismo periodo. Es decir, hay una mayor integración de
mujeres al mercado laboral. Sin embargo, como se verá más adelante aún
no se logra mejores condiciones laborales para este grupo poblacional.

Con respecto a la tasa de actividad por lugar de residencia, en el gráfico N°3
puede observarse que en el periodo 2004-2009 estas tasas se han
mantenido estables. Por el lado rural, la tasa fluctúa levemente alrededor
del 82%; mientras que para las zonas urbanas las series muestran una leve
tendencia hacia el alza, al aumentar desde 67% en el año 2004 a 70% en el
año 2009.

7

8