You are on page 1of 4

El Senado y Cámara de Diputados...

Artículo 1°: Créase el Consejo Nacional de Regulación del Mercado de
Medicamentos como entidad autónoma dentro del ámbito de la Administración
Publica Nacional, como órgano de asesoramiento especializado y autoridad
central administrativa del estado, responsable de la regulación económica del
mercado de medicamentos en tanto este es considerado un bien social de
acceso universal en condiciones de equidad.
Artículo 2°: El Consejo Nacional de Regulación del Mercado de Medicamentos
estará integrado por representantes de los siguientes ministerios y
secretarias:
El Ministerio de Salud, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación
Productiva, el Ministerio de Industria, y el Ministerio de Economía y Finanzas
Públicas. La Secretaria Ejecutiva del Consejo será ejercida por la Secretaria
de Comercio.
Artículo 3°: El Consejo Nacional de Regulación del Mercado de Medicamentos
tendrá por objetivos los siguientes:
Definir las directrices y procedimientos para la regulación económica del
mercado de Medicamentos en orden a garantizar el acceso de la población de
este bien social en condiciones de equidad, en particular a aquellos que no
cuentan con coberturas médico asistenciales,
Establecer criterios para la fijación y ajuste de precios de los medicamentos
existentes y de los productos nuevos; así como los márgenes de ganancia en
cada uno de las etapas de distribución y comercialización.
Monitorear el mercado de medicamentos en orden de prevenir se ejerzan
monopolios u oligopolios que impliquen abuso de posición dominante y
distorsiones de precios, así como establecer límites a los gastos de publicidad.
Centralizar, coordinar y optimizar las compras de medicamentos por parte del
Estado Nacional en orden a obtener productos de calidad a los mejores
precios y a favorecer e impulsar la producción publica de medicamentos.
Coordinar en el marco del Mercosur y la Unasur una política de producción
pública de medicamentos y una política regional de precios de los mismos.
Definir políticas de reducción y sustitución de importaciones por medio de la
adopción de medidas y aranceles que protejan y alienten la producción
nacional y/o regional de materias primas e insumos para medicamentos. Por
otro lado impulsar el aumento de las exportaciones del sector generando valor
agregado y divisas a la economía nacional.
Coordinar el sistema público de producción de medicamento, de materias
primas e insumos con el fin de lograr una provisión regular y adecuada a las
demandas del sistema nacional de salud y de esta manera obtener un alto
grado de soberanía y autonomía en materia sanitaria
Establecer y coordinar los mecanismos que estimulen una mayor investigación
y desarrollo por parte de laboratorios públicos y privados que redunden en
una mayor oferta de nuevos fármacos y/o principios activos. De esa manera

mejore la competitividad del sector e impulse la generación de empleos y
productos con mayor valor agregado, contribuyendo a la reducción de la
vulnerabilidad y dependencia en este sector estratégico.
Fomentar las investigaciones dirigidas a aprovechar el potencial terapéutico
de la flora y la fauna nacional y sus propiedades farmacéuticas, y orientada a
garantizar la cobertura sanitaria de las enfermedades de la población del país
(regional, general, y endémicas).
Establecer las herramientas necesarias a fin de promover el uso racional de
medicamentos por parte de la población, priorizando el uso de medicamentos
esenciales, así como el perfeccionamiento de la prescripción por su nombre
genérico, con las necesarias políticas de difusión y capacitación en ese
sentido.
Artículo 4°: Con el fin de cumplir los objetivos planteados el Consejo Nacional
de Regulación del Mercado de Medicamentos podrá:
Coordinar políticas entre los distintos organismos integrantes del Consejo,
sugerir la adopción de directrices y procedimientos, proponer
reglamentaciones y adoptar las sanciones correspondientes.
Monitorear el mercado de medicamento pudiendo para ello requerir
información sobre productos insumos, materias primas, estructuras de costos,
precios, volumen de producción y de ventas y cualquier otro dato que juzgue
necesario para el cumplimiento de sus funciones de control y regulación,
tanto a organizaciones públicas como privadas.
Elaborar un reglamento interno de funcionamiento
Artículo 5º: El Consejo instituido por la presente ley será solventado con las
partidas específicas que establezca el Poder Ejecutivo.
Artículo 6º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.Fundamentos
Señor presidente:

El mercado farmacéutico tiene características específicas que lo diferencian
de otros mercados. En primer lugar, la demanda es relativamente inelástica
respecto a los precios. En segundo término, los consumidores disponen de
herramientas de decisión más limitadas en comparación con otro tipo de
productos, ya que una parte importante de los medicamentos que se
consumen se compran bajo receta, y este factor convierte al profesional
médico que define el tratamiento en el agente promotor determinante del
medicamento que el paciente debe obtener.
Adicionalmente, en muchos casos, los profesionales médicos adquieren su
conocimiento respecto de los medicamentos disponibles a través de
publicidades, visitadores médicos y acciones elaboradas directamente desde
los laboratorios farmacéuticos, y no por medio de cursos, seminarios u otro

tipo de información académica. Como en otros tipos de mercado, los
productores llevan a cabo grandes estrategias de marketing para promocionar
sus productos; pero la gran proporción de personas que pagan y finalmente
consumen estos bienes quedan libradas a un limitado poder de decisión y a
una mínima información sobre el producto que consumirán. Como puede
apreciarse los laboratorios, los distribuidores y las farmacias tienen un
enorme poder porque son ellos quienes producen e intervienen en toda la
cadena económica hasta llegar al consumidor/paciente.
El mayor desafío que configuran los medicamentos para las políticas públicas
en América Latina no está relacionado tanto con su disponibilidad y ni siquiera
con su calidad sino mucho más con el acceso de la población a los mismos. Los
precios de los medicamentos constituyen un componente central en la
determinación del acceso. Existen en la región numerosos y exitosos casos de
políticas de regulación de precios de medicamentos en Brasil, Colombia, Perú
y Chile. En su mayoría implica incorporar comparaciones internacionales de
precios para controlar los productos monopólicos y, en forma simultanea
promover la competencia genérica y la producción pública.
Para avanzar en la regulación de precios, de cualquier producto, se debe
conocer la estructura de costos de los mismos. Costos directos e indirectos
que incluyan salarios e impuestos y recién entonces se puede comenzar el
proceso de discusión. En el caso de los medicamentos, eso no sucede porque
sólo se manejan precios de referencia construidos por la misma industria que
tiene márgenes de ganancias del 1000% y más.
La gestión estatal en los mercados de medicamentos puede corregir las fallas
o agravarlas. Las corrige cuando logra crear condiciones de transparencia; las
agrava cuando se realiza mediante intervenciones discrecionales y selectivas
que aumentan los privilegios de unos en detrimento de otros.
Los medicamentos que existen en el vademécum nacional son todos
autorizados por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos,
Alimentos y Tecnología), lo cual implica que no existen medicamentos para
pobres y medicamentos para ricos. La intervención de la ANMAT desmiente la
divulgación realizada por la industria que presenta las copias o genéricos de
pequeños laboratorios como medicamento de menor intensidad clínica,
propaganda para la que cuentan con la colaboración de médicos cooptados y
de cátedras financiadas por los mismos laboratorios. Todas las materias primas
se compran en el exterior a los mismos proveedores tanto privados como
públicos, y todas ellas se producen de la misma manera.
La incidencia de los remedios sobre el gasto total en salud en la Argentina es
la mayor en el mundo, ya que gastamos en medicamentos un 32% del gasto
total en salud, que en el 2011 fue de 275 mil millones. De ese gasto en
medicamentos el 20% es gasto de bolsillo de los pacientes, lo cual significa
casi 16.000 millones de pesos que pagan los argentinos en forma compulsiva,
porque no manejan la información, son direccionados por el médico,
bombardeados por la publicidad sintomatológica, que debería estar prohibida,
como en la mayoría de los países del mundo y con una ley que no se cumple
como es la ley de Genéricos. Además esto es responsable de US$1500 millones
de déficit comercial ya que los laboratorios importan de sus casas matrices la

materia primas a precios sobrefacturados y luego exportan a bajo precio y
venden al público en sus propias droguerías evadiendo además el IVA.
Es por todo ello, que es nuestro deber como legisladores velar por el acceso
universal y con equidad social a un bien esencial como son los medicamentos,
es que presentamos el presente proyecto de ley y solicito su consideración y
aprobación.

FIRMANTES
Firmante

Distrito

RAIMUNDI, CARLOS

BUENOS AIRES

F

HARISPE, GASTON

BUENOS AIRES

F

GAILLARD, ANA CAROLINA

ENTRE RIOS

F

GERVASONI, LAUTARO

ENTRE RIOS

F

GROSSO, LEONARDO

BUENOS AIRES

F

PUIGGROS, ADRIANA VICTORIA

BUENOS AIRES

F

RIVAS, JORGE

BUENOS AIRES

F

GAGLIARDI, JOSUE