You are on page 1of 5

Dos actitudes que nutrirán nuestro matrimonio

Sección: Mujer y matrimonio
Ester 2:16-18 Y cuando Ester fue llevada al rey Asuero, en su palacio real, en
el mes décimo, que es el mes de Tebet, en el séptimo año de su reinado, el
rey amó a Ester más que todas las mujeres, y ganó la gracia y benevolencia
delante de él más que todas las vírgenes, de modo que puso la corona real
sobre su cabeza y la hizo reina en lugar de Vasti. Entonces el rey dio un gran
banquete para todos sus funcionarios y agentes, era la fiesta de Esther. Él
también concedió la remisión de los impuestos a las provincias y dio dones
con generosidad real.
Cantar de los Cantares 8:6-7 Ponme como un sello sobre tu corazón, como
sello sobre tu brazo, porque el amor es fuerte como la muerte, los celos es
feroz como una tumba. Sus brasas, brasas de fuego, la llama misma del
SEÑOR. Las muchas aguas no podrán apagar el amor ni lo ahogarán los ríos.
Si un hombre se ofreció para el amor toda la riqueza de su casa, iba a ser
despreciado.

El respeto y la admiración por tu esposo son elementos fundamentales para
nutrir tu matrimonio, especialmente cuando ha pasado la ilusión inicial.

Siempre he pensado que cuando te casas descubres un mundo de
posibilidades y sorpresas para crecer como persona, es como encontrarte
que quien verdaderamente eres. Una mujer casada tiene muchas
oportunidades para ser creativa, audaz, dulce, impecable ama de casa y
sobre todo admiradora y fan número uno de su esposo. Si comienzas tu vida
de casada este texto te podrá ayudar un poco a no cometer errores que le
cuestan a la vida en común, si ya tienes varios años tal vez podrías
reflexionarlo un poco y si tienes muchos, estoy segura que me darás la razón.

La primera actitud: respeto.
¿Recuerdas la primera vez que tuvieron una pelea y preferiste guardar
silencio? O por lo menos ¿no alzaste la voz? Lo hiciste por respeto, ¿verdad?
La actitud “respeto” hacia lo que él es, decide, hace y opina es básica para

nada le falta. Pero. e incluso cosas insignificantes (las que en realidad forman el todo) que te exigirán tener autocontrol de mujer para no abrir la boca de una forma necia y así faltarle al respeto. la mansedumbre o violencia siempre quedará al descubierto a la hora de tener fuertes desacuerdos con tu esposo. nada te espante. Es lamentable ver como hay mujeres que se casan muy enamoradas y a medida que el tiempo pasa van perdiendo poco a poco la admiración que un día dijeron sentir por su esposo. ¿quieres sentar un punto de equilibrio? ¿Quieres en muchas ocasiones proteger el amor? Pues el silencio será tu mayor arma para que el respeto nunca se pierda. Puedes aprender mucho sobre esto estudiando cada una de las virtudes humanas de María de Nazareth. Podrías aplicar en esos momentos aquella famosa expresión:“Nada te turbe. Amiga. Sólo Dios basta. La verdadera calidad humana. la presa del amor queda seca pues empiezas a anteponer el egoísmo y tu propio sentimentalismo. Algunas expresiones como. Cuando el respeto a un hombre se pierde amiga. ¿y si es el que comienza a ofenderme y me hace perder la cabeza con sus actitudes tontas? Me dirás. Proteger entonces será defender el amor.” La posición que te propongo es muy simple. e insistía en que el respeto es la clave para una vida feliz y desde luego para un matrimonio feliz. La segunda actitud: admiración ¿Podrías hoy recordar la admiración que sentiste por él cuando tenían sus primeras conversaciones?. El famoso filósofo Dietrich Von Hildebrand llamaba al respeto “la madre de todas las virtudes”. tu verdad interior. quien a Dios tiene. o por lo buen estudiante que era. Dios no se muda. La actitud “admiración”. amiga tú y yo lo sabemos.que la relación de pareja no sufra heridas que con los años si no se cuidan pueden volverse en verdaderas llagas que jamás podrán cerrarse. apoyar tu relación desarrollando una agudeza femenina que sólo puede nacer del correcto uso de tu inteligencia. hijos y Dios. tal vez lo admiraste por su forma de ser con su mamá. sólo una mujer que respeta tiene la capacidad de adoptar la actitud correcta hacia su esposo. Tal vez no fuera nada de eso lo que te cautivó sino más bien su forma de estar en los detalles. “es que cuando . es fundamental para decidirte cada día querer seguir con amor y verdadero compromiso al lado de tu pareja. Analízalo despacio. o quizá porque ya era un alto ejecutivo.

es tan conformista. 2. 3. Derrocha paciencia y buen humor en tu trato. No te canses tú de alabar sus cualidades. 6.me case con él su futuro prometía tanto. En realidad no siento que haya nada en el que me motive a admirarle”. Ten especial cuidado en los detalles 1. Regálale tu sonrisa y tu perdón. 5. Tú puedes hacerlo. Si tu esposo te falta el respeto injustamente. indeciso. nervioso. inconstante. es que pensé que así como era de atento en el noviazgo sería ya de casados. impaciente. y luce descontento. Estrategias para nutrir y defender su amor. y negligente. Si protesta por todo. celoso y hasta injusto. Si a veces él es desatento. 2. Muéstrate especialmente alegre y optimista. Parecería ser que son mujeres que sólo aman lo que ven y sienten. Si es muy autoritario. te critica. Sé tú comprensiva con él. Sé amable y cariñosa con él. que se desilusionan porque a la hora de convivencia sus expectativas no se cumplieron. no tiene nada de deseos de superación. lento. dejando la voluntad por asombrarse cada día ante las cualidades del esposo a un lado. autosuficiente o insultante. recuerda todo lo que a la primera impresión te cautivó de él. irrazonable y agresivo contigo. es aquella que se siente orgullosa hasta de sus más pequeños logros. Si a veces se pasa de orgulloso. Ámalo así. Si alguna vez se muestra ingrato. Sé sencilla y humilde en tus modales. 3. Si tu esposo se muestra incomprensivo. Desármalo inteligentemente. Sé sabia. La mujer que admira a su esposo es importante que lo interiorices. . Si empiezas a perder la admiración por él. ora mucho por él y en algun momento posible preguntale porque es asi que es lo que no le gusta de ti o hay algo en ti que lo hace actuar asi. brusco o insensible. Si a veces se muestra pesimista y se queja. 4. 1.

sin mancha ni arruga ni nada semejante. pregunten en casa a sus maridos. -"Asimismo vosotras." 1 Timoteo 2:11-12 -"." Efesios 5:22-33 Querida esposa. Esposos. y se unirá a su mujer. así también las casadas deben honrar a sus esposos en todo. porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación." 1 Pedro 3:1-2 -"La mujer aprenda en silencio. sino estar en silencio. Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre. estad sujetas a vuestros maridos.. así como Cristo amó a la iglesia. es hermoso poder compartir todos los días de tu vida luchando en todos los momentos. de su carne y de sus huesos. para santificarla. No olvides que el respeto y la admiración son llaves que un corazón sabio siempre tiene a la mano.4. así como Cristo es cabeza de la iglesia. cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo. sino que lo sustenta y lo cuida. como honran al Señor. honren a sus propios esposos. Y si quieren aprender algo. porque somos miembros de su cuerpo. se ama a sí mismo. y se entregó a sí mismo por ella.vuestras mujeres callen en las congregaciones. porque el esposo es cabeza de la mujer." 1 Corintios 14:34-35 "Ustedes. Porque no permito a la mujer enseñar. las esposas. como también la ley lo dice. y los dos serán un solo ser. como lo hace Cristo con la iglesia. con toda sujeción. para que también los que no creen a la palabra. honren a sus esposos. las casadas. Así también los esposos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. Así como la iglesia honra a Cristo. Grande es este misterio. sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas.. santa e intachable. porque no les es permitido hablar. y él es su Salvador. El que ama a su esposa. ni ejercer dominio sobre el hombre. sino que estén sujetas. mujeres. especialmente en aquellos de más tensión por mantener a salvo estas dos hermosas actitudes que siempre nutrirán nuestra relación. amen a sus esposas. Si sabes que es lo que le disgusta pon cuidado en no faltar en eso mismo. Él la purificó en el lavamiento del agua por la palabra. pero yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. la cual es su cuerpo. . considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo. a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa. Por lo demás. y ustedes.

Att: sr jose cruz morillo .