You are on page 1of 28

VALORACIÓN ANTROPOMÉTRICA DE LA MASA

JSRASAEN ATLETAS DE ÉLITE

7
/W
ANTHROPOMgTRip EVALUATION OF BODY FAT
# ^

IN ÉLITE ATHLETES
Pacheco del Cerro, J.L.

Dirección para correspondencia:
Departamento de Enfermería
Facultad de Medicina
Universidad Complutense
28040 Madrid

Pacheco del Cerro, J.L.

U

k

José Luis Pacheco del Cerro: Doctor en Biología por la
Universidad Complutense de Madrid. Tesis Doctoral de
Antropometría en Atletismo. Actualmente profesor titular de la
Universidad Complutense (Madrid), Departamento de Enfermería. Miembro del Grupo Español de Cineantropometría
(GREC). Profesor de seminarios de antropometría en el
I.N.E.F. durante los años de 1982 a 1989.

Resumen: La determinación de la cantidad de grasa corporal tiene suma importancia
en la mejora de los resultados deportivos. Existen multitud de métodos de estimación,
entre los que podemos destacar los antropométricos, debido a la facilidad de uso, rapidez y fiabilidad de los resultados. La aplicación de distintas ecuaciones de cálculo de la
grasa corporal y de los perfiles de distribución de grasa corporal en una amplia muestra de atletas españoles muestra los inconvenientes que tiene la estimación del porcentaje de grasa mediante ecuaciones previamente desarrolladas, mientras que los perfiles
de grasa corporal permiten una mejor interpretación de los cambios en la grasa corporal de los deportistas.
Palabras clave: Composición corporal, grasa corporal, atletismo.
Summary: The determination of the amount of body fat is very important when seeking to
improve sports results. A multitude of evaluation methods exist, among which we could
highlight the anthropometric methods, due to ease of use, speed and reliability of results.
The application of different equations to calcúlate body fat and profiles of body fat distribution
in a large sample of Spanish track and field athletes shows the inconveniences of estimating
the percentage of fat by means of previously developed equations, while the profiles of body
fat permit a better interpretation of the changes in track and field athletes.
Key words: Body composition, body fat, track and field.

28

En deportes acuático es necesario por tanto encontrar un compromiso entre la cantidad de grasa. y la práctica deportiva. debido a que son muchos los factores que la determinan. la distribución de la misma. ya que hasta el momento no están aclarados todos los factores morfológicos y fisiológicos que influyen en el rendimiento deportivo. El conocimiento de la composición corporal de los deportistas. pero si contribuye al peso que. En otros casos. y la hipótesis sobre la importancia de una determinada cantidad de grasa se sustentan fundamentalmente en los resultados obtenidos en deportistas que han tenido éxito. mostrar la utilidad de los métodos antropométricos en la valoración de la grasa corporal. Por tanto. 2. y comparar distintos métodos antropométricos de evaluación de la grasa corporal. la masa grasa no proporciona de forma directa energía al individuo. y el número de los mismos presentes en cada organismo viene determinado antes de alcanzar la edad adulta.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite 1. siendo por tanto un impedimento cuando sobrepasa los valores adecuados. y en la necesidad de un control del peso en algunos deportes que establecen las categorías según la masa total. ya que la grasa tiene una densidad menor que uno. Por este motivo. al aumentar la superficie con motivo del mayor acumulo de grasa subcutánea. y para que el deportista llegue al momento más importante de la competición con la cantidad de grasa corporal idónea para obtener el máximo rendimiento. consideramos que los objetivos del presente trabajo son presentar los resultados obtenidos en atletas de diferentes pruebas. el peso total divide a los deportistas en categorías. y es necesario llevar un control de peso continuamente. el sedentarismo y los hábitos alimenticios pueden cambiar su tamaño (según la cantidad de grasa que acumulen) pero no 29 . Valgan dos ejemplos como muestra: en los nadadores. así como los cambios que pueden producirse en el tiempo comienza con la descripción de la situación en los deportistas de élite en cada especialidad. en la práctica deportiva. una cantidad de grasa corporal podría ser necesaria para favorecer la flotabilidad. por diversos motivos. La importancia del estudio de la grasa corporal en los deportistas estriba en la existencia de una cantidad idónea de grasa en cada deporte. y la desventaja de tener que movilizar una masa mayor. útil para la flotabilidad y la protección del cuerpo frente a la temperatura del agua. e incluso el aumento de la resistencia del agua. las variaciones en la grasa corporal implican cambios en el tamaño de los adipocitos. como ocurre en los deportes de combate o la halterofilia. que incluye altos valores en la masa grasa de estos deportistas. El segundo ejemplo lo constituyen los lanzadores de disco y martillo. Al equilibrio de las fuerzas de inercia contribuye un gran tamaño corporal. la cantidad de grasa apropiada para obtener los mejores resultados varía en cada especialidad deportiva. INTRODUCCIÓN El conocimiento de la composición corporal es primordial para los deportistas. además el tejido adiposo tiene una clara función protectora frente al medio acuático. La mayor parte se acumula en los adipocitos. COMPOSICIÓN CORPORAL Y MASA GRASA El ser humano necesita un mínimo de grasa corporal para realizar con normalidad sus funciones vitales. no en el número de los mismos. hay que movilizar. que necesitan equilibrar su cuerpo durante los giros que realizan en el lanzamiento. y concretamente de la grasa corporal es pues primordial para la planificación de la temporada. La investigación de la cantidad de grasa más adecuada para cada deporte. En primer lugar.

1991). El análisis de cantidad de grasa corporal. el peso magro (Nichols y Sheng. 1961). 1991). o la masa libre de grasa (Heitmann.1991). la zona pélvica y la grasa subcutánea específica del sexo. por tanto. Roubenoff y Kehaias.. que ha sido establecido de forma casi definitiva durante la pubertad (McArdle. Behnke y Wilmore. Lohman. Para otros autores (Forbes. Katch y Katch. núcleos celulares. así como los lípidos de las membranas celulares. como vasos. que considera la masa grasa y la masa libre de grasa fuese el primero estudiado por los especialistas en la composición corporal. 1991). incluso las de las membranas celulares y el sistema nervioso (Heitmann. definiéndose paralelamente la masa o peso magro. La diferencia entre ambos conceptos: peso magro (LBM o Lean Body Mas) y masa no grasa (FFM o Fat Free Mas) estriba en que el primero es un concepto anatómico.. que implica. la densimetría y otras técnicas indirectas.1987). siendo éste el segundo componente en importancia". existiendo una grasa específica del sexo en las mujeres. el músculo y los huesos. Katch y cois. y de otros componentes del cuerpo humano. Roubenoff y Kehaias. El concepto de masa libre de grasa (FFM) incluye todos los componentes no grasos del organismo.1987). el peso magro mantiene su definición anterior. entendida como tejido adiposo. la grasa y la masa no grasa. por complementaridad.Pacheco del Cerro.. El segundo factor que determinó el establecimiento de este modelo fue que el método de estimación fundamental de la composición corporal era (y es todavía) la valoración de la densidad corporal. 1969. que se sitúa principalmente en la médula ósea y el sistema nervioso. bicompartimental. Katch y Katch. que los constituyentes principales del cuerpo humano son las grasas. motivos prácticos. agua. la formulación del peso magro tiene sólo. su número. al mismo tiempo. en las mujeres los autores definen el peso mínimo. como protección ante situaciones especiales como naufragios o inmersiones y como factor decisivo en la obesidad. 1992. y es posible ver publicaciones distintas que indican. situada sobre todo en caderas.1991. Sin embargo. Observamos. 1991. El mismo autor que propuso dicho modelo reconoce sin embargo (Behnke. glúteos y muslos. El avance más importante en el análisis de la composición corporal tuvo lugar durante los años cuarenta. se estudian mediante el análisis de la composición corporal. Según esta concepción podemos diferenciar dos modelos según el sexo. Por una parte. miden la masa libre de grasa. que la densimetría mide. Para complementar el modelo bicompartimental de la composición corporal Passmore (1965) diferenció la grasa corporal en grasa esencial y grasa de reserva. ambos términos son sinónimos. o totalidad de grasas del cuerpo humano. y en él se incluye entre un 2% y un 4% de grasa esencial. que sería el peso magro que tendrían si fuesen varones. 30 . por ejemplo.. como la impedanciabioeléctrica. la existencia de masa grasa. el tejido adiposo tiene constituyentes no grasos. A nuestro parecer. Existen dos motivos principales para que el anterior modelo. La masa libre de grasa y el peso magro todavía son términos equívocos. por tanto. 1992. frente a la masa grasa. que los primeros modelos de la composición del organismo humano se basan en la existencia de dos constituyentes. 1980). En los varones. analizaban la función de la grasa en el organismo. 1974). Behnke (1942) definió el "peso magro" (Lean body mass) como: "la suma de todos los tejidos corporales excepto la grasa no esencial o de reserva. Lukaski. para algunos. 1986. donde en un modelo con dos componentes era fácilmente aplicable el principio de Arquímedes (Siri. y excluye las grasas constituyentes de las membranas celulares y el sistema nervioso (Nichols y Sheng.L. 1956). (Behnke. J. que se acumula en las glándulas mamarias (alrededor del 4% del total de grasa corporal) (McArdle.

añaden un tercer grupo. y por último los métodos antropométricos. la Densimetría como el método más usado y contrastado. 3. y pesando después los componentes corporales. se han propuesto una serie de principios que deben determinar si son fidedignos en su utilización (Lohman.Usar más de un método establecido con anterioridad como referencia. utilizando la técnica de la disección completa. Estos trabajos son escasos.. los que se basan en la dilución de sustancias en el organismo.. 5. 2. 6. hemos dividido los métodos indirectos en cinco apartados: métodos que incluyen emisión de radiación o implican una corriente eléctrica (Métodos físicos). nunca la determinan.Validar el método en más de una población.Deben indicarse los errores estándar del nuevo método.La muestra debe restringirse a un grupo homogéneo de sujetos. Los métodos antropométricos se incluirían en este apartado. 3. Estas reglas son los siguientes: 1. Los métodos de disección son los únicos que permiten un conocimiento exacto de la composición corporal de los individuos (Brodie.). En el presente apartado daremos una relación de los métodos más utilizados y que.. en general. 1984)..Se intentará realizar mediciones en distintos laboratorios con los mismos sujetos. etc. 1988a). o de otros nuevos. Debemos reconocer que los principios anteriores no siempre se cumplen. los doblemente indirectos. Una primera división que podríamos hacer en los métodos de valoración de la grasa corporal es: directos e indirectos. bien sean marcadores radiactivos o no (Métodos de dilución).Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite 3. Otros autores (Porta y Tejedo. humedad. siendo la grasa corporal uno de ellos.. Para una mayor claridad. 7. Los primeros estudios de análisis de los componentes humanos en función de su peso relativo 31 . Para controlar la validez de métodos empleados. así como los coeficientes de determinación (R2) cuando se comparan con otros métodos ya bien establecidos.. métodos basados en análisis de sustancias presentes en el organismo o de excrección (Métodos analíticos). además de la dificultad de disponer de cadáveres en número suficiente y que sean representativos de la población a estudiar. temperatura. Los métodos directos se basan fundamentalmente en disección de cadáveres y en estudios sobre animales. mientras que los indirectos siempre estiman la grasa corporal. además de los métodos directos e indirectos.La muestra elegida en cada población debe ser mayor de 50 sujetos.1. MÉTODOS DE VALORACIÓN DE LA COMPOSICIÓN CORPORAL El número de métodos que actualmente existen para valorar la grasa corporal es muy grande. 1993). 4. cuya utilización es consecuencia del desarrollo de ecuaciones o programas a partir de métodos indirectos. Métodos directos Se realizan sobre cadáveres. y por eso muchos métodos están todavía en proceso de aceptación por los investigadores..Igualar todos los factores ambientales cuando se contrasta un nuevo método (hora del día. sus resultados han sido confirmados ampliamente. dada la laboriosidad que conllevan.

que durante el siglo XIX realizaron medidas detalladas sobre todo de los elementos químicos presentes en el cuerpo humano. El trabajo más importante sobre medición directa de la composición corporal ha sido llevado a cabo en el "Brussels Cadáver Study" (Clarys. Martin y Drinkwater. por lo que este método provee dos tipos de información útil para el estudio de la composición corporal: la densidad de cada tejido dentro de la sección estudiada.L. como ya indicamos anteriormente.2. 3. del tórax y del brazo de 41 voluntarios. 1988b). Brozek.73 con el área de grasa subcutánea en la misma zona. 1988a). ultrasonidos. Ross. 1953.70. Colé y Dixon. 1984. 32 . Son ya clásicos los estudios de Bischoff. Tomografía computerizada. si bien encontraron correlaciones significativas con otras secciones de las extremidades y del tórax. Ashwell. La tomografía computerizada presenta dos claros inconvenientes: que sólo permite la valoración de la grasa corporal en regiones determinadas del cuerpo y que los sujetos están expuestos a dosis de radiación relativamente altas (Brodie. Schwann y Volkmann (Keys y Brozek. 1986). Martin y Drinkwater. y la proporción de cada tejido en el área seleccionada. fueron los de la escuela anatómica alemana. Este método utiliza rayos X. y el área correspondiente a cada tejido puede ser medida por planimetría. De esta forma Borkan y cois. dado que necesitan alta tecnología. 1988b. Cuanto más denso es un tejido. Métodos indirectos 3. pues la medida es arbitraria (Brodie. sobre todo en zonas del tronco (Forbes. más absorberá los rayos X. fotones) como los que implican el uso de corrientes eléctricas o campos magnéticos. Enzi y cois. las diferencias en la compresibilidad de los pliegues subcutáneos de grasa y la variabilidad de la relación entre grasa subcutánea y grasa interna (Martin. aunque únicamente en relación a otros tejidos. y Rice y cois. J. encontrando que la correlación de la grasa total (medida por dilución de Potasio 40) con el área total de grasa del abdomen era de 0. Brodie. 1985) son algunos de los hallazgos más importantes en relación a la grasa corporal de esta importante investigación.2. está subestimada. (1986) encontraron altas correlaciones del índice de masa corporal con la grasa torácica y abdominal medida por Tomografía. medida a través de los pliegues subcutáneos. del abdomen.Pacheco del Cerro. La mayor utilidad de este método es valorar la relación entre grasa subcutánea y grasa interna. 1960. Métodos físicos Dentro de este grupo. y puede mostrar imágenes seccionales del cuerpo. (1983) midieron las secciones del muslo. Los resultados de la tomografía son presentados en forma de radiografías de secciones corporales.1. Martin y cois. 1984). Drinkwater y Clarys. Jebb y ELia. Resonancia magnética nuclear. 1993). en el cual han sido analizados 25 cadáveres (Clarys. Se basa en la absorción de ondas electromagnéticas que sufren los núcleos atómicos cuando son sometidos a la acción de un campo magnético. Son los de más reciente aplicación en el campo de la composición corporal. y de 0. 1985). 1987. incluimos tanto métodos que implican emisión de radiaciones (rayos X. (1990) indican que la medida de la cantidad de grasa en el brazo.

1985b) señalan que entre el pliegue del triceps y la medición sónica en el mismo punto. En líquidos ambas constantes tienen el mismo valor. tanto en animales como en el ser humano (Brambilla y cois. 1988b. El segundo modelo o scan-B desarrolla imágenes con distintas tonalidades según la densidad de los tejidos atravesados por las ondas (Lukaski. Estos mismos autores (Weiss y Clark. indicando por tanto los grosores de cada tejido. es muy grande y T2 muy pequeño.53 en el biceps y 0. Cuando cesa la acción del campo magnético exterior los átomos tienden a volver a su situación anterior. y T2.81 para las mujeres.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite convirtiéndose a su vez en magnetos o ¡manes y moviendo el eje de rotación atómico para alinearse con el campo magnético exterior con una radiofrecuencia conocida como frecuencia de Larmor (Brodie. las correlaciones son de 0. es capaz de diferenciar los tejidos grasos y los no grasos (Lukaski.59 para el biceps y 0. Weits. Se basa en la utilización de un instrumento que convierte la energía eléctrica en energía ultrasónica de alta frecuencia. 1987). obteniéndose con el modelo A medidas mayores del grosor de la grasa subcutánea que con el B. 1987). La correlación entre las medidas realizadas con ambos scanners es baja.87 en varones y 0. 1987. Esta energía de alta frecuencia es trasmitida al interior de la zona corporal donde se desea estudiar la composición corporal. por dicho motivo. y 0. Debemos significar que los átomos que se ven sometidos con más eficacia a la acción de los campos magnéticos son los de Hidrógeno. las imágenes de Resonancia magnética en la zona lumbar son las más apropiadas para determinar la cantidad de grasa corporal (Rossy cois. o como placas fotográficas de la zona estudiada (Lukaski. El modelo scan-A no provee de imágenes de las superficies analizadas. que es visualizada en un osciloscopio. Van Der Beek y Wedel (1986) encontraron que las correlaciones entre la medición de los pliegues de grasa y la medición por scan-B era 33 . 1992). 1988b). 1988b). por lo que este método provee de información sobre todo del grado de hidratación de los tejidos y. En función de los valores de estas constantes se construyen imágenes que representan la disposición de los distintos tejidos humanos (Brodie. Los resultados obtenidos en estudios previos muestran que existe una gran precisión en la estimación de la grasa corporal. La medición por ambos métodos da resultados diferentes. 1995). por tanto. en un proceso denominado relajación y que puede medirse con dos constantes de tiempo T. Weiss y Clark (1985a) indican que para la pantorrilla la correlación entre la medición de los pliegues de grasa y el scan-B es de 0. que miden el proceso de relajación en el eje transversal z y en el eje longitudinal x-y. Así. algunas de ellas se reflejan. Las correlaciones entre el método de ultrasonidos y otros métodos para medir la grasa subcutánea son altas en general.50 en mujeres. Brodie.63 para los varones y 0. sin embargo indica la distancia de la superficie a la que se producen las reflexiones o refracciones de las ondas. Jebb y Elia. Ultrasonografía. en sólidos T. 0. Existen dos modelos de aparatos de ultrasonidos.63 para el triceps. 1987). Además. en varones. la posibilidad de obtener imágenes de cortes transversales de una zona corporal.39 en el triceps en las mujeres (Weiss y Clark. siendo recogidas de nuevo por el aparato de medición y transformadas de nuevo en energía eléctrica. 1993). permite diferenciar la distribución entre la grasa subcutánea e interna. Cuando estas ondas chocan con la zona de unión de dos tejidos con propiedades acústicas diferentes.

. la energía emitida en parte es dispersada y en parte reflejada. Si consideramos el cuerpo humano como un cilindro conductor. Khaled y cois. 1988b. J.99. Métodos de impedancia eléctrica.Este es el método más recientemente desarrollado para valorar la composición corporal de los sujetos. 1988b). y dicho tejido es anhidro. y que la grasa no es prácticamente conductora. y se puede medir la cantidad de energía reflejada.70 en los ocho pliegues estudiados. teniendo en cuenta el principio de que un objeto situado en un campo electromagnético perturba dicho campo. 1987. Anteriormente. y la longitud su estatura. mayor de 0. variando éstas entre 0. Meador y Simpson. encontrándose que existe una alta correlación entre el valor de esta relación y la cantidad total de agua corporal. Lukaski y cois. y en las que se tiene en cuenta también el cuadrado de la estatura y el peso. Segal y cois. 1987. Davies y Norgan (1986) encontraron correlaciones altas entre los pliegues de grasa y la medición por scan-A. El método se basa en las propiedades de absorción y reflexión lumínica cuando se usa luz infrarroja. 1988). Segal y cois.896 en varones y r=0. 1969). Si usamos un espectroscopio para emitir energía a una zona del cuerpo con una profundidad determinada (normalmente 1 cm). pues el valor mayor de conductividad será muy parecido al del peso magro (Brodie. La impedancia. pues la conductividad está muy relacionada con la cantidad de agua. es mayor en el tejido adiposo. 1987). llegando a ser de 0.L. pero que el método de los ultrasonidos evita el problema de las diferencias en la compresibilidad de los pliegues. También Jones. Van Loan y Mayclin (1987) han desarrollado ecuaciones de regresión para estimar el peso magro basadas en los coeficientes de Fourier que se pueden a su vez obtener de la medición de las variaciones en la conductividad eléctrica del sujeto estudiado. (1989) desarrollaron ecuaciones basadas en el cuadrado de la estatura. según este principio. y al igual que en otros de los métodos anteriores.87 y 0.La conductividad eléctrica corporal total (TOBEC) se basa en las diferencias en conductividad y propiedades dieléctricas de la grasa y el peso magro (Lukaski. Por el contrario el peso magro tiene un alto porcentaje de agua. (1988) encontraron altas correlaciones para ambos sexos entre el peso magro calculado por Densimetría y por impedancia (r=0. Forbes. Se denomina Interactancia a la 34 .. concluyendo que la precisión es similar en ambos métodos. La medición de la conductividad eléctrica total depende de un instrumento de gran tamaño y costoso. Brodie. (1986) y Graves y cois.. este método es utilizado fundamentalmente para estimar el peso magro. En el análisis de la impedancia lo que se mide realmente es la relación estatura^/resistancia.Pacheco del Cerro. tiene su origen en el campo de la ganadería (Lukaski. 1988. 1988b). por lo que se utiliza con mayor frecuencia la Impedancia bioeléctrica (BIA) que se basa en el principio de que la impedancia (resistividad de una corriente alterna) es proporcional al volumen del conductor y la longitud del mismo.889 en mujeres) al mismo tiempo que han desarrollado ecuaciones de predicción del peso magro partiendo de los valores obtenidos de la resistancia eléctrica.. Suponiendo que los electrolitos presentes en el peso magro presentan casi toda la conductividad presente.89 para la zona suprailiaca. y es por tanto un buen conductor de la electricidad. con el peso magro (Hoffer. y que dicha perturbación depende de la cantidad de material conductor presente. Interactancia infrarroja. la medición de la impedancia estará relacionada con la resistencia del cuerpo al paso de la corriente (Brodie. Heitmann (1990) ha desarrollado ecuaciones de regresión de la medida de grasa estimada mediante BIA y la estimada a partir del índice de masa corporal y de la medida de los pliegues.

siendo el peso libre de grasa y el peso graso los dos constituyentes. 1986.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite relación entre la energía emitida y la recibida.. 1983). - Los tejidos que forman cada componentes. haciéndose una transformación matemática para reducir los efectos de la temperatura y del tamaño de las partículas. consistente en calcular la derivada segunda del logaritmo de la inversa de la Interactancia (Lukaski.18 g/cc y 1.. podemos calcular las masas parciales de cada uno de ellos.. 1987). 1986. y las densidades de sus constituyentes. el interés de la composición corporal está en la grasa como constituyente biológico general (Wilmore.89). De esta forma. 1991). y en ancianos la presencia de osteoporosis u osteoesclerosis hace que la variación sea importante (entre 1. Las suposiciones básicas que necesita este modelos son (Wilmore. Estos valores matemáticos muestran una alta correlación (0. cuando la marina de los Estados Unidos estuvo interesada en conocer el porcentaje de grasa de los buceadores (Wilmore. Ross y cois. podríamos determinar la proporción de cada uno de ellos si conocemos la masa y densidad total.079 g/cc (Brozek. 1986). Martin. 1986. suponiendo además que la densidad ósea es de 1. sobre todo el peso magro. Shephard. y se utiliza para validar los nuevos métodos (Wilmore. pues si bien los distintos tipos de moléculas lipídicas tienen densidades distintas. 1987): - Es necesario un modelo bicompartimental de la composición corporal.069 g/cc y 1. si bien el método de la Interactancia sobreestima el porcentaje de grasa (Lukaski.9 g/cc respectivamente.94) con el porcentaje de grasa estimado por dilución de Deuterio.3 g/cc y que la densidad celular varía entre 1. sin tener en cuenta la edad. Los supuestos anteriores sin embargo no se cumplen en muchas ocasiones. 1965). Se sabe que la densidad ósea varía con la edad y el tamaño corporal. se encuentran en proporciones fijas. que resumidamente dice que si conocemos la masa y densidad de un objeto. La más importante de las objeciones se refiere a la constancia en la densidad del peso magro y de sus constituyentes. 1987). 1983). Inicialmente el método presenta por tanto el problema de conocer las densidades del peso magro y del peso graso.2.33 g/cc)(Bakker y 35 . Desde los primeros estudios de Densimetría se dan como valores estándar para las densidades de peso magro y de peso graso 1. Densimetrfa Este método comenzó a desarrollarse a partir de los años 30.2. - Cada componente tiene densidades constantes y conocidas. ya que la densidad media de la grasa corporal si parece ser biológicamente constante. Ross y cois. 1983. Clarys y Ross. 1965. 3. Lukaski.1 g/cc y 0. además de otras cuestiones. considerando un modelo bicompartimental de la composición corporal. y las densidades de estos dos componentes.90) y por ultrasonidos (0. el sexo o la raza del individuo. Lohman. 1986. Drinkwater. Desde ese momento el método de la Densimetría ha sido considerado como el método más valioso para la determinación de la composición corporal. por la medición de pliegues de grasa (0.1983. (Brozek. La Densimetría tiene su base en el principio de Arquímedes. Ross y cois.

Drinkwater. 1987. debido sobre todo a un aumento en la mineralización ósea. cuyas fórmulas respectivas son: 4 Q^ Siri: % G = ( — — ) . 1986. De todas ellas.142 Con estas dos ecuaciones se obtienen resultados diferentes si el porcentaje de grasa es superior al 30%. La actividad física intensa también provoca un aumento en la densidad del peso magro.0643 (Roche. Además. Clarys y Ross. Anderson y Keys (1963). 1977. 1981. Otras causas de variación importantes en la densidad del peso magro son la cantidad de agua presente en el mismo (Bakker y Struikenkamp. 1981). con esta última ecuación se pueden obtener valores del porcentaje de grasa negativos.0 g/cc El aumento de masa muscular debido al ejercicio tiene un efecto contrario sobre la densidad del peso magro.1 g/cc. Shephard. Roche.: % G = ( 4 5 7 )-4. Shephard. 1991). las más utilizadas son la de Siri (1961) y la de Brozek. 1987). 1988a). El segundo método utiliza directamente el principio Arquímedes y consiste en medir el volumen de agua desplazado cuando se produce una inmersión completa mediante una bureta calibrada puesta en comunicación con el tanque donde se produce la inmersión. ya que la densidad del tejido muscular es de 1. Struikenkamp. 36 . tal y como ocurre en algunos deportistas. La más utilizada es la medición del peso corporal en el aire y en el interior del agua. con correcciones para los volúmenes de gases internos (Lukaski. 5 D Brozek y cois. correspondiendo entonces los valores más altos a la ecuación de Siri (Lohman. La edad también es un factor de variabilidad de la densidad del peso magro (Chamorro. Clarys y Ross. 1991) y la cantidad de tejido adiposo presente en el constituyente no graso (sobre todo tejido adiposo intramuscular). Drinkwater. Grande. J. Lohman (1986) estimó que es de 1. 1987. 1986.1 g/cc en adultos. como los practicantes de fútbol americano (Ross y Marfell-Jones. ya que el mineral óseo tiene una densidad de 3. Jones y Corlett. con lo que se hace innecesaria la inmersión completa y la corrección para los volúmenes de gas residual (Lukaski. Dado que el interés inicial de la Densimetría era estimar la cantidad de grasa corporal. la gran variabilidad de la proporción de tejido muscular (Martin. La densidad corporal se calcula por la relación entre el peso en el aire y la diferencia entre el peso en el aire y en agua. Martin. varios autores han desarrollado ecuaciones que relacionan la densidad corporal y el porcentaje de grasa. El tercer método es de desarrollo reciente. 1987). 1977).08 g/cc a los diez años y de 1. Lohman. Existen tres técnicas para medir la densidad corporal.L. que mide los cambios de presión en una burbuja situada en el tanque de inmersión.Pacheco del Cerro. 1980. También en este método son necesarias correcciones para los volúmenes residuales de gas pulmonar e intestinal y en ambos se debe indicar al individuo que debe espirar el aire pulmonar totalmente. Brodie. y consiste en la utilización de un pletismógrafo. cuando la densidad sea mayor de 1.4 . 1994). 1991).

Johnston (1982) indica que no es posible encontrar relaciones entre antropometría y grasa total.2.) - La elección de las variables utilizadas. 37 . Así. 1983). pero sí al menos estimar los cambios de grasa subcutánea en los pliegues que se miden. y el desarrollo de ecuaciones de valoración de la densidad corporal o del porcentaje de grasa ha sido criticado a menudo. sobre todo los pliegues subcutáneos de grasa. La primera se produce al aplicar el calibre de medición al pliegue. Brozek (1963) indica que los pliegues del tríceps y subescapular son los estimadores idóneos. son usados como variables independientes (Pollock y cois. El principal de ellos es la compresibilidad de los pliegues subcutáneos. perímetros y diámetros. La compresibilidad estática se debe fundamentalmente a las diferencias en el tejido adiposo subcutáneo. Hickman. Linnerud y Dawson (1976) indican que la mejor estimación proviene de la utilización conjunta de pliegues de grasa. 1984. El mismo autor indica que las ecuaciones de estimación de la grasa corporal suelen presentar algunos de los siguientes defectos: - Los modelos de regresión se usan para producir la mejor combinación lineal de variables. Wilmore. y concluyen que debería estar presente en todas las ecuaciones de regresión que se formulen. pero para cada muestra estudiada. Kendrick. Esta compresibilidad puede ser de dos tipos: dinámica y estática. Este inconveniente se conoce como especificidad poblacional de las ecuaciones de estimación.3. el sexo o el pliegue elegido para la medición (Brodie. 1984). 1976. perímetros o diámetros corporales. Jackson. y en otras son usadas como variables independientes combinaciones lineales de medidas simples. etc. Técnicas antropométricas Dado que las técnicas anteriores son en muchos casos de difícil aplicación fuera de los laboratorios y con muestras representativas de la población de tamaños adecuados (Durnin y Rahaman. muchos autores han desarrollado métodos antropométricos para valorar la composición corporal. 1983. El sesgo provocado por esta compresibilidad disminuye cuando se emplean técnica de medida estandarizadas. 1986. Este problema de la elección de las medidas ha sido también debatido por otros autores. 1981. fundamentalmente pliegues de grasa subcutánea. Drinkwater y Clarys. Ross. 1985). Ross. Mukherjee y Roche. 1988a). mientras que variables antropométricas. Mukherjee y Roche. Drinkwater y Clarys (1985) encontraron que la medida del pliegue frontal del muslo es la que mejor se correlaciona con la medición de la grasa subcutánea por incisión quirúrgica. y que se muestra con una disminución constante durante los primeros segundos de aplicación (Martin. El uso de variables antropométricas para la estimación de la composición corporal tiene sin embargo muchos inconvenientes.. que varía con la edad. pues en ocasiones son difíciles de medir. aunque no sean los que dan una mejor precisión. de forma que dichas ecuaciones pueden provocar una mala estimación en otras poblaciones o grupos dentro de la misma población. Pollock. existen otros factores que hay que tener en cuenta cuando se usan variables antropométricas. Martin. Wilmore. Además de los anteriores. 1967. y ha sido demostrada por varios autores (Lohman. que generalmente consisten en la utilización de modelos de regresión donde la densidad corporal o el porcentaje de grasa son las variables dependientes.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite 3. para estimar la composición corporal. pues son los que se miden más frecuentemente.

un uso más generalizado. Lohman (1981) indica que la proporción de grasa subcutánea varía entre el 20 y el 70% de la grasa total. Craig. y que el punto de intersección de la recta de regresión que relaciona la grasa subcutánea y la interna indica que si desapareciera toda la grasa subcutánea.Como ya hemos comentado. Ellis y Crockett (1987) en mujeres de trece deportes distintos. Ross. Las ecuaciones que más se han utilizado en la literatura científica para estimar la densidad corporal han sido las de Sloan (1967) para varones adultos y de Sloan. Bourdon y Norton (1987) para varones de diez deportes y Withers. edad. o mediante el sumatorio de un número determinado de pliegues. Jones y Norgan (1986) encontraron que la proporción de grasa subcutánea era de 0. las ecuaciones de predicción de la densidad corporal. pues el objetivo de dichas ecuaciones es la valoración de la grasa corporal total. si bien la postura más generalizada en la actualidad es que la valoración más exacta de la grasa corporal debe hacerse mediante la construcción de un PERFIL DE DISTRIBUCIÓN DE GRASA. Ecuaciones de estimación de la densidad corporal.Pacheco del Cerro. la grasa interna que habría sería de 667 gramos en varones y -373 gramos en mujeres. por tener una fórmula exponencial en vez de lineal. debemos mencionar las ecuaciones desarrolladas por Withers.. o bien utilizando directamente ecuaciones para la estimación del porcentaje de grasa. grupo racial o nivel de actividad física de los grupos estudiados (más de doscientas en la actualidad). y a partir de ella. Burt y Blyth (1962) en mujeres adultas. Debemos también hacer mención de las ecuaciones "generales" para la densidad corporal. Estas ecuaciones se caracterizan. así como las del porcentaje de grasa son específicas de cada grupo donde se desarrollan. bien sea estimando la densidad corporal. J. La Forgia. que no deben ser menos de seis. según el sexo. lo cual podría enmascarar los resultados reales en otras edades.76 en mujeres. como ya hemos visto en algunas de las anteriores. Martin. se acumulan 200 gramos de grasa interna. no es de extrañar que se hayan publicado numerosas ecuaciones. Pese a todos estos inconvenientes los métodos antropométricos son los más utilizados en la estimación de la composición corporal. calcular el porcentaje de grasa mediante la ecuación de Siri. por lo que la relación sería casi de un 80% de grasa subcutánea respecto a la grasa total. lo cual indica que la variabilidad en la proporción de grasa subcutánea (o interna) es muy alta. Whittingham. pero la correlación entre la proporción de grasa subcutánea e interna era de 0.05 en varones y de -0. donde la proporción de grasa subcutánea debe ser menor. En deportistas. Existen discrepancias sobre este particular. Por tanto. si es posible. que permiten estimarla en cualquier población o grupo.61 en varones y 0.L En el desarrollo de ecuaciones de regresión para la densidad corporal o el porcentaje de grasa debemos considerar la relación que existe entre grasa subcutánea y grasa interna. Al mismo tiempo se han utilizado ecuaciones ya construidas para validar otros grupos distintos de población y permitir. Otros autores niegan la posibilidad de relacionar la proporción de grasa interna y grasa subcutánea.01 en mujeres. y mientras Brozek (1960) da como valor estándar que el 50% de la grasa total es subcutánea. La 38 . Norton. o en su defecto una transformación logarítmica de los pliegues de grasa. Drinkwater y Clarys (1985) indican que por cada kilogramo de grasa subcutánea que se acumula. las de Durnin y Rahaman (1967) en varones y mujeres tanto adultos como jóvenes. si bien debemos tener en cuenta que este estudio se realizó mediante disección en cadáveres de edades comprendidas entre los 55 y los 94 años. así Davies.

Algunos estudios han analizado la distribución de la grasa corporal en distintos deportistas. Perfiles de distribución de grasa corporal. 1984. 1954. pues son los más representativos. Schull. basadas en datos de Yuhasz (1974) han sido ampliamente utilizadas en el campo de la investigación de la composición corporal de los deportistas. 1994). Kapoor. 1980. en muchos estudios se ha relacionado la distribución de la grasa con el padecimiento de diversas enfermedades crónicas. la diabetes (Vague. Katch y Rochinni. Donahue. El modelo de Matiegka (1921) es considerado el precursor de los estudios de composición corporal. el del muslo frontal y el subescapular.. 1987). es decir: P=O+R+M+G existiendo ecuaciones específicas para el cálculo de cada masa parcial (Drinkwater y Ross. realizando análisis de cross-validación con otras ecuaciones previas. Satwanti.Para el cálculo del porcentaje de grasa suelen utilizarse las ecuaciones de Siri (1961) o Brozek (1963).El interés del análisis de la distribución de la grasa corporal presenta aspectos que conectan con la salud. Bhalla y Singh (1984) en los gimnastas hindúes. Hanis.. 1986. 1991. muscular y graso.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite ecuación desarrollada por Lohman (1981) se basa en un análisis estadístico y biológico en profundidad sobre la relación entre la grasa corporal y la densidad. y Cárter y Yuhasz (1984) hicieron una revisión de la distribución de grasa en distintas olimpiadas. 39 . que utiliza el sistema Phantom de proporcionalidad. Ecuaciones de estimación del porcentaje de grasa. pues fueron desarrolladas específicamente para ellos. como la de Durnin y Rahaman o las de Sloan. Mueller. Las ecuaciones propuestas por Cárter (1982). Kissebah y Krakover. En ambos modelos se supone que el peso total del cuerpo se puede dividir en peso óseo. Marti. Abbott. Modelos antropométricos para el cálculo de las masas parciales del cuerpo humano. y Yuhasz (1977) presentó la distribución de los participantes en los juegos Iberoamericanos. Una adaptación del modelo de Matiegka. Ross. Leahy. Cárter (1982) estudio la distribución de la grasa en los asistentes a la Olimpíada de Montreal.Algunos modelos proveen no sólo de ecuaciones para determinar la cantidad de grasa corporal. sino también otros volúmenes parciales del organismo. Korhonen y Pietinen. Mueller. Tuomilehto. el autor llega a la conclusión de que en cualquier ecuación que utilice los pliegues debe incluir el abdominal. Bloom. basadas en los cálculos de la densidad corporal. o las enfermedades cardiovasculares (Becque. Jóos. Shoup y Malina (1982) estudiaron la distribución de grasa en mujeres deportistas de distinto origen racial. es el desarrollado por Drinkwater y Ross (1980). Salomaa. Basándose en dichos estudios. Hattori. Reed y Yano. Drinkwater y Swenson. como la hipertensión. ya mencionadas. 1981). residual. Kartovaara.

VARONES MUJERES Velocidad 82 70 Medio fondo 24 20 Fondo 31 16 Altura 8 12 Pértiga 9 Longitud 25 9 Lanzamientos 22 13 Jabalina 6 Combinadas 11 10 Marcha 17 9 TOTAL 235 159 Al mismo tiempo se ha tomado una muestra de 119 estudiantes universitarios (61 varones y 58 mujeres) que no practicaban deporte alguno. en el presente trabajo se han utilizado pliegues de grasa para valorar la cantidad de grasa corporal. Muestra El presente trabajo es consecuencia de una amplia investigación sobre la antropometría de los atletas de élite españoles. y todos los vallistas. considerando éstos a los que han participado en campeonatos de España Júnior o Absolutos. y se utilizan como comparación con los atletas. Tabla I. 200 y 400 metros lisos. en el grupo "longitud" se incluyen tanto los saltadores de longitud como los de triple salto. 4.2. Variables utilizadas Las medidas antropométricas utilizadas han sido cerca de sesenta. los corredores de 800 y 1500 metros. MATERIAL Y MÉTODOS 4. en varones se incluyen todos los tipos excepto los de Jabalina. 4. y los tres tipos de lanzamientos existentes en mujeres. dentro de los mediofondistas. Tamaños muéstrales de los distintos grupos de atletas.Pacheco del Cerro. en el grupo "Lanzamientos". dentro de los velocistas se incluyen los corredores de 100.L. y la estatura y el peso como variables de referencia y caracterización muestral.1. 40 . Los datos fueron tomados entre los años 1985 y 1987 y resultados ya obtenidos sobre la morfología de los mismo ha permitido reconocer que se pueden agrupar los participantes en distintas pruebas en el presente análisis. J. En la Tabla 1 se indican los tamaños muéstrales de cada grupo. Así.

se pinza el pliegue de grasa con los dedos índice y pulgar de la mano izquierda (los diestros). que presenta una precisión de 0'2 mm. - Pliegue medial de la pierna o de la pantorrilla: Se mide en la parte lateral interna de la pierna. Estimación de la grasa corporal La estimación de la grasa corporal se ha realizado mediante varios métodos: por un lado la construcción del perfil de seis pliegues: tríceps. 1991). manteniendo el calibre sujetando el pliegue durante dos segundos. - Pliegue del tríceps: El pliegue se pinza en la parte posterior del brazo. a la altura del máximo perímetro de ésta y verticalmente. que presentaba una precisión de 100 g. del 41 . (Ross y Marfell-Jones. - Pliegue abdominal: Se mide verticalmente. asegurándose de pinzar únicamente tejidos epitelial y adiposo. Seguidamente se aplica el calibre de grasa un centímetro por debajo del punto de pinzamiento. 4. entre 3 y 5 centímetros del ombligo y en el lado derecho. (Ross y Marfell-Jones.3. (Ross y MarfellJones. - Pliegue del biceps: El pliegue se pinza en la parte anterior del brazo. (Ross y Marfell-Jones. subescapular. supraespinal. y nada de masa muscular.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite Los pliegues de grasa se midieron con un lipómetro marca GPM. 1991). y el sujeto debe estar en posición antropológica según se indica en la definición del punto vértex (Ross y Marfell-Jones. se toma el pliegue verticalmente y a la distancia media entre el pliegue inguinal y el borde superior de la patela. describiéndose como sigue: Después de localizar el punto a medir con precisión. 1991). verticalmente y a la distancia media entre el acromion y el punto radial. - Estatura: Distancia entre el vértex y el plano de sustentación. (Ross y Marfell-Jones. Rodríguez Guisado y Cabanas. 1991). leyéndose la medida antes de retirar el calibre (Ross y Marfell-Jones. La técnica de medida es la misma para todos los pliegues. abdominal. (Ross y Marfell-Jones. 1993). El antropómetro debe situarse perpendicular al plano de sustentación. Casajús. 1991). según el plano sagital. 1991). Se sigue la línea natural del pliegue medialmente hacia abajo formando un ángulo de 45S con la horizontal (Aragonés. 1991). - Pliegue subescapular: Se toma justamente debajo del borde inferior de la escápula. Todos los pliegues se tomaron en el lado derecho. 1991). - Pliegue del muslo anterior: Con el sujeto sentado y las piernas formando un ángulo de 90s. - Peso: Se tomó con una balanza digital. verticalmente y a la distancia media entre el acromion y el punto radial. - Pliegue supraespinal: Se localiza en la intersección formada por la línea del borde superior del íleon y una línea imaginaria que va desde la espina ilíaca anterosuperior hasta el borde axilar interior. formando un ángulo de 45S respecto al plano horizontal y desde dentro hacia afuera.

0. TRI Es el pliegue de grasa del tríceps en mm.0764 . subescapular. ESC Es el pliegue de grasa subescapular en mm.580 Donde: SUM6 es la suma de los pliegues del triceps. triceps.585 Mujeres: %G= 0.0000084 x X* Donde: X Es la suma de los pliegues del triceps.0632 x X Mujeres: D= 1. basadas en datos de Yuhasz (1974): Varones: %G = 0. Además. se han utilizado varias ecuaciones de cálculo de la densidad corporal y el porcentaje de grasa. subescapular y abdominal en mm.0. J. subescapular y suprailiaco.1043 -0.0. El porcentaje de grasa se estima según la ecuación de Siri: %G=(i^-) -4.00081 x ILI .00131 x ESC Sloan Mujeres: D = 1. El modelo de Dhnkwater y Ross (1980) se ha utilizado para valorar la masa grasa se basa en utilizar los valores Z correspondientes a la transformación del modelo Phantom de pro42 . supraespinal. Burt y Blyth (1962) en mujeres adultas: Sloan Varones: D= 1. muslo frontal y de la pantorrilla. Las de Durnin y Rahaman (1967): Varones: D= 1.000815 x X+ 0. Las ecuaciones utilizadas para la estimación de la densidad corporal han sido: Sloan (1967) para varones adultos y de Sloan.00088 x TRI Donde: MUS Es el pliegue de grasa del muslo anterior en mm.001327 x MUS.072 x X Donde: X Es el logaritmo decimal de la suma de cuatro pliegues: biceps.1548 x SUM6 +3.1581 -0.0. Lohman (1981) D = 1. medidos en mm.5 considerando corno valor de la densidad el calculado con las anteriores ecuaciones. frontal del muslo y de la pantorrilla en mm.161 . ILI Es el pliegue de grasa suprailiaca en mm. abdominal.1051 x SUM6 + 2.0982 .0.L.Pacheco del Cerro. Ecuaciones propuestas por Cárter (1982).

y que se recomienda como el método más adecuado para indicar a los deportistas cuál es su estado físico en el momento de la recogida de datos.) .) . se haya la media de dichas medidas. y se aplica la fórmula siguiente.Pliegue subescapular (mm.Pliegue supraespinal (mm.18 Donde: 3'25 12'13 H^ Z Es la desviación típica teórica dada para la masa grasa en kg. RESULTADOS En análisis de la grasa corporal en los atletas de élite se ha realizado mediante dos métodos: el estudio de valores de seis pliegues de grasa.20 25.) .Pliegue del tríceps (mm.20 15. y sus perfiles de distribución.40 17. En un segundo apartado se compara el porcentaje de grasa corporal estimado por mediante varias ecuaciones de regresión.47 5.00 16.40 27. Es la estatura del individuo en cm. Los valores teóricos del Phantom.Pliegue de la pantorrilla (mm. 5.67 5. que indican inequívocamente la cantidad de grasa subcutánea depositada en los puntos analizados.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite porcionalidad (Ross y Marfell-Jones.) . que permite calcular la masa grasa: MASA GRASA = (Zx3.78 8.1.25 + 12. 1991) en lugar de las variables originales. así como la estatura y el peso.47 7. Es el valor medio de los valores de Z de los seis pliegues de grasa.) . Distribución de la grasa corporal En la tabla 2 se muestran los valores medios para los seis pliegues de grasa en los distintos grupos de atletas varones considerados.13 15. para posteriormente transformar los resultados en masa grasa estimada. observando que las diferencias encontradas entre las distintas ecuaciones son lo suficientemente amplias como para tomar los resultados con precaución.Pliegue frontal del muslo (mm.33 4. 1991): Masa grasa (kg) .25 4.13) x 170. Es el valor del Phantom para la masa grasa en kg. Una vez calculados los valores de Z para cada uno de los seis pliegues de grasa que intervienen en el cálculo.) 12.00 3.Pliegue abdominal (mm. así como las variables necesarias para el cálculo de la masa grasa son las siguientes (Ross y Marfell-Jones.07 4. Los perfiles de 43 .

58 4.36 1.15 1.61 5.43 5.57 X 177.35 7.65 4.78 6.32 15.51 10.93 75.42 7.59 7.28 1.74 12.51 1.40 s 5.69 3.29 0.84 174.34 72. y aquellos que presentan una distribución con tendencia a la centralización.96 1.44 3.51 1.43 9.87 s 6.59 6.92 1.41 6.34 4. decathlonianos.83 3.69 X 181.90 6.79 3.81 1.48 12.71 5.85 5.Pacheco del Cerro.79 1.28 64.40 7. Valores medios y desviaciones típicas de las medidas antropométricas estudiadas en varones atletas VELOCIDAD EST.36 7.91 2.14 1.43 11.72 1.53 7.12 1. En el primer grupo se sitúan todos los corredores y saltadores. Los resultados son muy similares a los presentados por Cárter (1982) en Montreal y por Cárter y Yuhasz (1984). PESO TRI SUB SUP ABD MUS PAN X 176.14 9.93 5.88 2.39 10.71 X 187.11 4.38 6.72 5.29 1. que indica una tendencia a la distribución periférica o ginoide de grasa.93 1.L.83 7.62 7.74 60.20 7.18 1. marchadores y lanzadores de jabalina.77 2.20 9. mientras que en el segundo grupo encontramos al otro grupo de lanzadores y al grupo control.86 2.59 2.08 6. nuestros resultados indican que existen dos subgrupos de los atletas: aquellos con el pliegue del muslo mayor que el abdominal.62 0.36 1.31 1.27 s 1.78 6.22 6.49 5.67 7.11 1.21 1.45 3.89 5.76 1.64 8.73 7.44 1.74 1.30 5.18 69.72 5.02 1.87 5.17 5.89 5.60 7.53 6.67 9.43 2.74 0.03 1.93 4.65 1.97 2.90 1.85 X 177.89 6.60 1.15 8.47 63. distribución de grasa correspondientes pueden observarse en la figura 1. Tabla II.88 1.45 66.73 MEDIO ~x~ 175.14 6.13 8.45 X s 170. En el caso de los pliegues abdominal y frontal del muslo.91 11.44 s 5.50 6.92 2.52 8.33 9.73 1.28 2.61 0.63 14.48 1.52 3.04 s X 184.62 1. J.59 X 179.09 74.76 8.13 6.22 .14 FONDO s 5.50 6.84 172.94 5.63 76.42 6.90 6.26 3.67 5.27 6.12 2.45 1.13 6.16 7.65 FONDO ALTURA PÉRTIGA LONGITUD PESO JABALINA DECATHLON MARCHA ~x~ s CONTROL s 44 6.98 7. siendo el pliegue del abdomen mayor que el del muslo.99 1.56 12.65 4.83 10.53 4.48 1.90 s 1. siendo el pliegue suprailiaco el que presenta los valores más bajos.60 6.27 68.37 7.77 4.78 6.34 6.88 0.25 s 6.49 98.12 2.29 1.33 5.64 5.18 6.90 1.36 3.62 8.56 5.33 6.02 7.

06 54.74 4.00 1.91 7.41 15.87 2.62 3.47 6.46 8.54 2.12 3.82 2.07 2.11 5.70 5.24 13.01 48.92 1.89 1.74 6.75 2. VELOCIDAD X s MEDIO FONDO X FONDO X s s ALTURA X s LONGITUD X s LANZAMIENT.67 10.29 1.45 50.99 4.11 9. en todos los grupos.19 57.48 161.29 4.67 1.27 3.28 5.65 2.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite Figura 1. coincidiendo con toda exactitud con los resultados obtenidos por Cárter (1982).71 14.72 2.57 14.07 1.04 3.71 5.11 5.31 10.00 1.72 5.63 4.71 7.55 15.MARCHA +CONTROL En la Figura 2 se muestra la distribución de grasa de las mujeres atletas.75 9. Distribución de grasa corporal en varones 16 14 12 10 -*" FONDO e — ALTURA 6 4 2 0 — VELOCIDAD •+" MEDIO FONDO x 'LONGITUD -*.08 57.L.69 7.20 0.88 45 .54 5.47 9.37 3.48 8.46 3.69 161.07 11.61 3.56 164.75 4.57 167.55 3.65 8. PESO TRI 163.96 15.64 2.26 172.25 8.33 14.88 16.52 167. Observamos que el pliegue del muslo es.47 2.03 4.11 3.62 9.69 12.69 8.07 7.95 16.71 159.09 1.30 3. X s HEPTATHLON X s MARCHA X s CONTROL X s SUB SUP ABD MUS PAN 1.16 12.73 51.71 3.64 3.40 15. PESO ^JABALINA s/ s# Z DECATHLON -*.03 9.66 10.78 11. Tabla 3. La distribución ginoide se presenta con toda claridad en todos los grupos estudiados.36 3.97 7.55 5.44 5.66 4.82 7.77 13.82 5.55 8. el que presenta los valores más altos.92 1.11 2.80 EST.80 8. Valores medios y desviaciones típicas de las medidas antropométricas estudiadas en mujeres atletas.72 1.01 10.63 7.32 23.34 6.49 3.20 0.50 3.34 7.07 6.17 22.38 7.22 54.47 1.48 2.26 1.39 5.27 4. construida a partir de los datos que aparecen en la tabla 3.46 3.96 0.28 69.28 6.20 2.86 4.38 17.07 3.14 1.98 1.62 8.83 3.09 15.51 54.85 5.48 162.87 9.46 4.50 1.49 9.41 6.69 7.73 10.

51 6.68 9.83 7.33 9.73 6.05 8.20 1.42 2.90 1.76 7.74 6.66 0.66 1.59 6.05 9.70 2.87 2.42 1. Valores medios y desviaciones típicas del porcentaje de grasa corporal calculado por distintas ecuaciones en atletas varones.60 1.47 1. Tabla 4. aplicando con posterioridad la ecuación de Siri.12 17.81 2.57 8. La cuarta se aplicó en la estimación del porcentaje de grasa corporal en los deportistas asistentes a la Olimpíada de Montreal (Cárter.24 2.60 1.63 2.26 9.10 12.31 1.09 1.13 1.38 9.98 2.70 0.03 s 6.62 X s MEDIO FONDO FONDO X s X ALTURA PÉRTIGA X co LONGITUD x| s PESO X JABALINA s x~ s DECATHLON ir s MARCHA X s CONTROL X s 46 .44 11.L.31 14.88 2.05 4.CONTROL 5.07 1.20 1.40 8.78 1.83 6.19 3.19 10.06 7.25 8. J.88 6.88 7.16 8.03 8.68 1.59 8.45 1.27 10.22 6.59 4.92 4.FONDO 10 — ALTURA x 5 LONGITUD -•"LANZAMIENTOS 0 * HEPTATHLON • MARCHA "*.80 1.42 1.86 0.63 2.71 15.44 2.84 9.85 7.73 8.37 1.85 1.44 9.50 4. tres derivadas de la estimación de la densidad corporal.90 6.85 1.84 7.28 7.93 1.27 1.60 1. 1982) y el último método deriva de la aplicación de la táctica de Drinkwater y Ross (1980) de cuatro componentes.49 0.Pacheco del Cerro.92 0.75 7.34 s 6.82 8.49 0.53 1. VELOCIDAD SLOAN SIRI DURNIN SIRI LOHMAN SIRI CÁRTER DRINK.90 6.03 9.12 1.75 9.82 9. Distribución de grasa corporal en mujeres 25 ^VELOCIDAD 20 •+.2.71 9.50 10.46 2. ROSS 6. Figura 2.44 1.07 1.60 1.92 9. Estimación del porcentaje de grasa corporal La estimación de la grasa corporal se ha realizado mediante cinco ecuaciones.60 0.30 20.06 9.24 6.21 6.73 9.92 8.01 11.82 7.47 1.46 0.MEDIO FONDO 15 •*.

26 1.75 16.67 11.77 1.78 1.82 10.92 3. observándose que los valores más altos corresponden a los lanzadores de peso y al grupo control.02 2.67 11.72 1.92 2.75 1.02 MEDIO FONDO s FONDO s ALTURA s HEPTATHLON MARCHA CONTROL DRINK.88 10. y probablemente también entre el mismo individuo medido en sucesivos momentos. ROSS 15.55 11.18 11.41 2. VELOCIDAD SLOAN DURNIN LOHMAN SIRI SIRI SIRI X 15.92 s 1.68 3. CÁRTER La tabla 5 muestra los resultados obtenidos en las mujeres.77 1.78 7.65 1.16 s 2.78 13.23 12.07 2.51 s 1.45 2. Valores medios y desviaciones típicas del porcentaje de grasa corporal calculado por distintas ecuaciones en mujeres atletas. pero las diferencias se acrecientan en el caso de grupos con peso alto (lanzadores) o valores altos de la grasa corporal (grupos control).31 LONGITUD LANZAMIENT.86 11.94 11.53 18.24 12.10 X 18.09 2.74 11.79 2.34 2.45 15. Tabla 5.35 3.57 X 19.57 15.91 25.26 17. la ecuación desarrollada por Cárter es con la que se obtienen los valores más bajos.45 17.02 12. Los valores más altos se obtienen con la ecuación de Durnin y Rahaman.93 12.81 4.45 22.23 19.66 s 0.75 10.87 2.44 25.29 11.13 2.65 1.58 1.20 X 16. mientras que las de Lohman.64 3. donde vuelve a repetirse que es la ecuación de Durnin y Rahaman la que presenta los valores más altos.54 4.23 11.22 1. por lo que es difícil encontrar diferencias entre los grupos.83 s 2. La ecuación de Cárter y la valoración mediante la táctica de Drinkwater y Ross presentan dispersiones muy bajas.69 3.01 19.80 X 16. Cárter y la de Drinkwater presentan valores similares entre si y mucho menores que los estimados mediante las otras dos ecuaciones. si bien existen diferencias según la ecuación considerada.11 12. éstas son menores cuando el peso total no es muy elevado (corredores y marchadores).13 13.52 0.37 15. 47 .59 18.05 1.62 11.73 12.53 1.26 3.44 12.39 18.45 22.24 1.87 1.13 20.01 6.03 4.03 1.36 1.27 1.43 1.87 17.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite En la Tabla 4 se muestran los resultados obtenidos en los distintos grupos de varones atletas.

Jones y Corlett. para conseguir que éstas sean las idóneas para alcanzar los objetivos deportivos propuestos. parecen indicar que. éstos son fáciles de tomar. 1993). analizar si alguna es susceptible de utilización. Drinkwater. tanto para varones como para mujeres. J. etc). si se usa personal especializado en la recogida de datos. o bien la ecuación utilizada es poco discriminatoria. Lohman. Debe48 . y las de Durnin y Sloan en las mujeres. son inocuos y no necesitan de grandes aparatos o de mucho tiempo para la toma de medidas (Forbes. suponiendo que en este caso el porcentaje "normal" de grasa es del 10% en varones y del 15% en mujeres (McArdle. masa grasa y masa libre de grasa. que normalmente es la densimetría. debidas al grado de actividad física. Los métodos antropométricos tienen la ventajas de que. Si la dispersión es pequeña. Debemos suponer que las ecuaciones de Durnin y Rahaman y Lohman en varones y Durnin y Rahaman y Sloan en mujeres. los atletas no tienen menos grasa corporal que las personas que no practicasen deporte. sobre todo esta última que puede verse sometida grandes variaciones. 1991). A partir de la medición de los pliegues se puede calcular el porcentaje de grasa mediante la multitud de ecuaciones que se han desarrollado al efecto. grasa corporal. 1981. como ya se ha comentado. Roche. Sleet y Climie. como ya se ha comentado en el presente trabajo. 1980. Los resultados corroboran también la existencia de un claro dimorfismo sexual para la cantidad de grasa corporal. El primero de los supuestos no debemos considerarlo.Pacheco del Cerro. la edad o el sexo (Bakker y Struikenkamp. tengan una densidad constante. La cuestión fundamental que se plantea es el método que se debe seguir para evaluar la cantidad de grasa corporal. presentando las mujeres valores más altos si consideramos las ecuaciones desarrolladas por un mismo autor para ambos sexos. 1985. y del grupo control. o bien el grupo es muy homogéneo en cuanto a la cantidad de grasa. Otro aspecto importante es la capacidad de diferenciar entre dos medidas realizadas en un mismo individuo. DISCUSIÓN El conocimiento de la cantidad y distribución de la grasa corporal en los deportistas ha quedado de manifiesto en numerosas ocasiones (Cárter. Forbes. 6. Katch y Katch. 1987). la presencia de enfermedades. y en caso de no ser así. pero debemos recordar. 1987. al tiempo que la muestra control supera ampliamente dichos valores normales. En el presente trabajo se han utilizado diversas ecuaciones que estiman el porcentaje de grasa en el caso de los atletas para evaluar si los valores que estiman son similares según las ecuaciones. 1986. Jackson y Pollock. La medida de la dispersión de las variables (desviación típica. 1987. o la detección de pequeñas variaciones en la cantidad de grasa corporal. Jebb y Elia.L. no asegura que las densidades de las dos masas parciales. si nos fijamos sólo en alguna de las ecuaciones. 1977. 1982. concretamente las de Durnin y Lohman en los varones. y como mecanismo de control del peso en aquellos deportes en los que sea necesario. pues al utilizar otras ecuaciones. Clarys y Ross. que la utilización de dichas ecuaciones sólo es posible en la población en la que se han desarrollado. s) indica de forma indirecta la capacidad de discriminación entre individuos o grupos. Los valores obtenidos. Martin. cambia la dispersión de la "misma variable". sobreestiman la cantidad de grasa de los atletas. considerando que el método de referencia.

por tanto que variabilidad mayor indica una mayor capacidad de establecer diferencias mediante una ecuación. la de la médula ósea o la del tejido nervioso (Roche. Bouchard. pues permiten la comparación en el tiempo.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite mos suponer. Es evidente que la utilización de los valores directos de los pliegues. además de una diferencia importante en los valores absolutos de los pliegues. Cárter. ni posiblemente pequeñas variaciones en la grasa corporal en un individuo en dos momentos determinados. y en cualquier otro grupo o situación el resultado es meramente aproximativo. Hughes. o gráfica. Como alternativa a la utilización de las ecuaciones de estimación de la grasa corporal. En el caso de decidirse a usar una ecuación. y porque la medición de la grasa subcutánea no es representativa de toda la grasa corporal. En este sentido. 49 . La observación de los perfiles de distribución de grasa corporal confirman los estudios que indican que hay un dimorfismo sexual en la distribución de la grasa. 1985). la ecuación debe presentar capacidad de detectar pequeñas variaciones en la cantidad de grasa corporal. la disposición de la grasa subcutánea del individuo. y la comparación entre grupos o individuos. por lo que no pueden diferenciar valores en los distintos grupos de atletas. Los valores obtenidos sólo serán válidos en la población donde se desarrolló la ecuación. porque la medición de los pliegues incluye tejidos no grasos. Little. para equilibrar el efecto de la distribución de la grasa corporal. Además. El número de pliegues a considerar debe ser un mínimo de seis. bien sea en su forma numérica. y comprobar si se producen cambios en el tiempo. Algunos autores indican que las mujeres deportistas tienen retraso en el desarrollo (Malina. como la grasa interna abdominal. será de utilidad cuando se utilice repetidamente en los mismos individuos. y está en discusión si la práctica deportiva provoca un retraso en la maduración. Ross. las ecuaciones de Cárter y la correspondiente al modelo de Drinkwater y Ross presentan dispersiones muy pequeñas. y sin alterar. se ha propuesto la utilización de perfiles de distribución de grasa (Martin. a veces muy diferentes. que permiten indicar en que puntos el acumulo de grasa es mayor. 7. y el número de ellos que se localicen en el tronco debe ser igual al de los que se localicen en las extremidades. CONCLUSIONES Existen multitud de ecuaciones para ESTIMAR el porcentaje de grasa de un atleta. y no existe además homogeneidad al comparar los resultados obtenidos mediante varias ecuaciones. 1987). 1984). Cada una ofrece resultados distintos. Drinkwater y Clarys. Kunze y Ahmed. presentando un modelo ginoide típico. muestra de forma clara. si bien se podría considerar que ni siquiera los pliegues sirven para determinar la grasa corporal. Es preferible usar los perfiles de distribución de grasa subcutánea. de forma que valore el cambio a lo largo de la temporada deportiva. Las mujeres atletas tienen una tendencia al acumulo de grasa en las extremidades.

. S. 8. S. J.E.. J. Cambridge Univ. Historical perspective.L.. (Dir. RODRÍGUEZ. Filadelfia. H. Basilea. Pergamon Press. BEHNKE. En: Davies. (1961) Quantitative assessment of body build. J. J. Ann.A. (Eds.. F.E.): Physical structure of Olympic athletes. (Ed.. GRANDE.D.T. CUMIE. Karger. BEHNKE. CÁRTER.. En: Esparza.S.H. J.E. A.R. Davis Corn. y Colé. A.A.K. Human body composition. M. A handbook of anthropometry. P.. pp. (1974) Evaluation and regulation of body build. J.) Manual de Cineantropometría: 35-66. 4..E. (1988a) Techniques of measurement of body composition. KEYS.L (Ed. J..): Physical structure of Olympic athletes. S. 1-29.. ROCHINNI.J. BRAMBILLA. BORKAN.. Cambridge. Sports Med. N. (1984) Skinfolds and body composition of Olympic athletes. (1963) Quantitative description of body composition: Physical Anthropology's four dimensión. Hum. 78-120. KATCH. Part II: Kinanthropometric of Olympic athletes. J.M.L. thicknesses and total body composition. D. Sci. G.. 110:113-140. F. 50 . J..E..). 10.E.Pacheco del Cerro.R. (Ed. (Ed. Prentice-Hall Inc. CHIUMELLO. T. 1:3-39. 71:423-429. 107-116. M. HULTS. Charles C. CÁRTER.G. A. pp. 290: 1692-1694.): Physical structure of Olympic athletes. T. BIBLIOGRAFÍA ARAGONÉS. SLEET. (1986) Relationship of fat patterning to coronary artery disease risk in obese adolescents. BROZEK. 6:960-968.L. (1965) Methods for the study of body composition: some recents advances and developments. M.L. En: Wilson. ASHWELL. Springfield. DIXON.. A. 1941-42: 198-226. Basilea. F. J. Englewood Cliffs (N. Y. J. D. A. CABANAS. pp. BRODIE. HATTORI... (1982) Body composition of Montreal Olympic athletes.L. 5: 74-98.. (1988b) Techniques of measurement of body composition. D. Pamplona.K.L.. YUHASZ. Karger. (1960) The measurement of body composition. Ann. N.. J.R. (1993) Protocolo de medidas antropométricas. Basilea. WILMORE. K. STRUIKENKAMP. SIMONE. Med. COLÉ. GERZOF. PP. R.. (1995) Magnetic resonance ¡maging for the assessment of body composition. F. F.F..P.. (1963) Densitometric analysis of body composition. BRODIE.): Body composition techniques in health and disease: 38-44.. Thomas Publ. J. Part I: The Montreal Olympic Games Anthropological Project. 144-182. BROZEK. Part I. P. M.).T.J. pp. En: Cárter. Anthrop. Am. G.E. J. En: Montagu. Harvey Lect. P.A. 138-149.. Oxford. J.. CÁRTER. (1942) Physiologycal studies pertaining to deep sea diving and aviation. BEHNKE.. A. En: Cárter. En Brozek.A. (1983) Relationships between computed tomography tissue áreas. P. B. Hum. Physiol. Biol. A.A. Press. BAKKER.D..A.A. (1985) Obesity: new insights into trie anthropometric classification of fat distribution shown by computed tomography. CASAJUS. revisión of some quantitative assumptions.L.D. J. Biol. M.W. En: Cárter. S. (1982) Summary and applications. (Ed. Part I: The Montreal Olympic Games Anthropological Project.) Obesity.E. A.).. 5: 11-40. BROZEK. BURROWS. J.S.E. BECQUE. 25-53. III. Am. Acad. DE. especially in relation to trie fat content and composition of the body. J. BROZEK. A. Br.J.S. ANDERSON. Anthrop. ROBBINS. 201.L. 49: 187-202. (1977) Biological variability and lean body mass estimation. Sports Med. (Aut. MANZONI. BEHNKE. 6:537-546.R.. J.. Phys. V. Curr. (1969) New concepts of height-weight relationships. Karger. Part II.H.

M. G.. evaluated by computed tomography. D.. W. (1980) Some factors affecting the calculation of human body density: bone mineralization.. Hum. A.B.R.. Tokio. NORGAN. (1985) Practical assessment of body composition.. (Eds. ELIA.. T.S. GASPARO. (Eds. (1989) Comparison of different bioelectrical impedance analyzers in the prediction of body composition.pp. MARTIN.E.. Nueva York. S. Hum.. Am. JONES.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite CHAMORRO.2:221-245.B. En: Ostyn. JACKSON.C.. REED.E. ABBOTT. J. M. Biol. KATCH. J. FIORE.R... (1986) The distribution of subcutaneous and internal fat ¡n man. DAVIES. E.. BLOOM. VAN LOAN. (1986) Ultrasonic measurements of subcutaneous adipose tissue thickness in man. J. K. F. S.. V. J. E. En: Romsos y cois. MEADOR. JÓOS. G.. Growth. Simons.. 227-236. KATCH. 3:459-473. Press. S. P. SEMISA. 17 (11): 611-621..R.. A.. P. Japan Sci. University Park Press. aging.. J. Biol. 3:245-325. 71:359-363.159-178 Pamplona. C. (1980) Contribution of breast volume and weight to body fat distribution in females. age.D. Libro de Ponencias del V Congreso Nacional de F. 56. Eur.P. 13. and activity . M. 2: 189-192. Int. Phys. P. M. A. Am. DAVIES.K.L...W. MUELLER. D. Obesity. COLVIN. and overweight. J.. SCHULL. ZURLO.. (1984) Diabetes Alert Study: Weigth history and upper body obesity in diabetic and non-diabetic Mexican American Adults. M.S. CORLETT. (1987) Central obesity and coronary heart disease ¡n men.. F. D. Ann.): Obesity: dietary factors and control. S. R. Appl. Soc.. Baltimore.S.G. C. S..G.M. J. 1:603-611. ROSS. Biol. SADY.. 11.. A.M. 53:93-100.. pp. 51 .R. Am. 423-434.. P. 27:531-534. R. (1991) Methods for estimating body fat and fat free mass.. Physiol. (1982) Relationships between body composition and anthropometry. J... P. ENZI... B.R. F. Biol. 44: 739-746. JONES.. W. Biol. Phys.. B. Clin. YANO.E. Physiol.L. HEITMANN.. NORGAN. Springer-Verlag. BIONDETTI. J. Anthrop. Baltimore. Beunen. Archivos de Medicina del Deporte. N. D.. FREEDSON. Phys. M.L. G. CAMPAIGNE. N.. HOFFER.J. J. Nutr. W. Rev. B. (1987) Human body composition. M. 33.. 44: 831-837. J.M..2: 167-171. CLARYS. DONAHUE.E. (1953) Body fat in adult man.M. Ed.G. LOHMAN. HEITMANN. POLLOCK. University Park Press.I.E.. Ann. and Sportsmed.C.. (1980) Anthropometric fractionation of body mass.) Kinanthropometry II .D. JOHNSTON. KEYS. GRAVES.. pp. P. DRINKWATER. Hum. (1993) Techniques for the measurement of body composition. G.P.T. BROZEK. nutrition.. M. (1986) Subcutaneous and visceral fat distribution according to sex. DRINKWATER. FORBES. Clin. A comparative study. Simons.L. Nutr.M.K.A.D.W. 13: 76-89.. JONES.M. 2:281-284.. 54. P. Hum. Hum. HANIS.H. JEBB. POLLOCK.) Kinanthropometry II. skinfolds and impedance. A. Anthrop. (1984) Gross tissue weights in the human body cadáver dissection. SIMPSON. Beunen.L.D.L.. (1969) Correlation of whole-body impedance with total body water volume.T. BEHNKE. (1994) Estudio de la composición corporal en la adolescencia. Am. (1990) Evaluation of body fat estimated from body mass Índex...T. A practical guide. (Eds. 179-189. D. Lancet. En: Ostyn.

. Am. Utipías y realidades. T. J. Hum. MCARDLE. SHENG. DAWSON. Sci. J.. ROSS.D. AHMED. PEARMAN.. S.. 3:300-304. V. LOHMAN. B. Karger.F.. LOHMAN. 121-128.E. (1976) Prediction of body density inyoungandmiddle-agedmen.A. H. Pediat adolescent Med.. Suskind.E.. B. En: Reilly. Hum. LYKKEN. S. Exer. Biol. R. PORTA. 47: 789-792. R. H. JACKSON. KARTOVAARA. KHALED. Basilea.. Watkins. J.T.L. 81-105..): Physical structure of Olympic athletes. M. A. J. A. (1965) Stores in the human body.. Int. W. CLARYS. Appl. (Ed. Valencia. Hlth. F.) Kinanthropometry III. KATCH. Z. M. pp.. Basilea. Biol. Med. (1987) Methods for the assessment of human body composition: traditional and news.. 9. J.T.C. J...l.M. LITTLE. J. 16. (1991) Exercise Physiology. 2: 181-225. 46:537-556. (1985) Prediction of body fat by skinfold caliper: assumptions and cadáver evidence. Borms.G. nutrition.. Hum. R.D. P. 52 . Pergamon Press. Epidemiol. pp. MARTI. MUELLER.. 56. J. J. D. Lea & Febiger.D....S.L. 60. Clin. Comm. SALOMAA. Biol. Oxford. B. MUKHERJEE. (1986) Assessment of fat free mass using bioelectrical impedance measurements of human body. P. R. J. KISSEBAH. Ann. 2: 131-137. Am. Sports Sci. body density and total body fat by maximun R2 regression equations. J. MARTIN.... Phys. P.I. L. Part II: Kinanthropometric of Olympic athletes.L. T. J. 1:31-39. Anthrop.. T. (Eds. Am. MALINA.. W. KUNZE. KENDRICK.. LUKASKI. W. 4: 1327-1332. DRINKWATER.. T. En Brozek. Energy.. 2.M. Fundación valenciana de estudios avanzados. A. J. A. C . Vol.J... POLLOCK.L.F. W. Clin.D. Karger. Simposio sobre composición corporal y deporte.P. Rev.P.. J. Sinopsis.P.. MARTIN..D. 92-97. G.H. MCCUTCHEON.N. Nutr. PASSMORE. J. A. R.. H. HICKMAN. 3a Ed.L.: 325-357. PIETINEN. ROCHE.. J.. 1: 79-109. Physiol. LINNERUD. Am. pp.R... KORHONEN..C.B. R. Obesity. (1993) la valoración de la composición corporal.G.. D. Physiol Rev. NICHOLS. BOLONCHUK. (1992) Measurement of body composition in infants. MALINA..R. A.. W. F. (Eds.C. T. HUNTER.) The obese child. BOUCHARD. (1984) Growth status of Olympic athletes less than 18 years of age.E. En: Giorgi. Sport Exer. (1986) Applicability of body composition techniques and constants for children and youths. ROSS.. (Ed.L. A. D. KRAKOWER.. L. Suppl. LOHMAN. Nutr. and human performance. KATCH. J. Human body composition.L. M. SHOUP.. DRINKWATER. (1988) Electrical impedance in assessing human body composition: the BIA method. (1994) Regional adiposity and morbidity.. CÁRTER. LUKASKI. (1984) Research progress in validation of laboratory methods of assessing body composition. 9. Filadelfia. Spon & Ltd. (1982) Fat patterning in athletes in relation to ethnic origin and sport... 40. H. 53. G.Pacheco del Cerro. C. (1986) The inconstancy of the fatfree mass: a reapraissal with implications for densitometry. JOHNSON. D. (1921) The testing of physical efficiency.G.). MATIEGKA. 183-201. J. REDDY. HUGHES. Catassi. 4:371-376. Clin.pp. (1981) Skinfolds and body density and their relation to body fatness: a review. CLARYS. 45. 6:596-603. TUOMILEHTO. P. Londres.M. WEINSIER.. P. Nutr.L.74 (4): 761-811. (1991) Body fat distribution in the Finnish population: enviromental determinants and predictive power for cardiovascular risk factors levéis.. G.C.R. 4:223-230. V. (1984) The estimation of percent of body fat. En: Cárter. TEJEDO. G.L.W.

G. R. Phy- siol. Venerando.W. (Citado por Lohman. Sci. MARFELL-JONES. R. Biological and medical physics. 17.A. WEISS.P. CLin. (1990) A comparison of anthropometry with computed tomography in limbs of young and aged men. M... (1987) A new TOBEC instrument and procedure for the assessment of body composition: use of Fourier coefficients to predict lean body mass and total body water.): Perspectives in Kinanthropometry. CLARYS. 7: 7-14. Res. M. D. J. F. Techniques for measuring body composition pp. ROSS. J. 223-308. D.. Am. R.D. 56:217-221. M.... W.. Physiol. De GUISE. 53 . Q. Exer. BURT. Green. atherosclerosis..C. L. M. 6: 163-175.. LEAHY.. Henschel. L. J. 2: 131-136. 65. GUARDO. (Eds. MORRIS.A. LEGER. R. J. J.. A. Appl. Champaign. 45.. (1954) The degree of masculine differentiation of obesities: A factor determining predisposition to diabetes. LEFCOE. J.. P. Congress Proc.H. 1981).J. Inc.J.S.L. F. FITZGERALD.C. H A . Nutr. 3:311-315. (1962) Estimation of body fat in young women. L.M. III. SATWANTI. 4:20-34. Therapy Assn. En: Lawrence. And Sport Series. P.) Physiological testing of high-performance athletes. CUNNINGHAM. D.S.). 1: 77-81.D.L. Nutr. (1967) Estimation of body fat in young men. 42. Anz...P.A.J. W. pp. (1984) A study of the distribution pattern of fat in male gymnasts.. W.E. (Eds. Tobias.. J. K. (1988) Lean body mass estimation by bioelectrical impedance analysis: a four-site cross-validation study. The female athlete. WARD. J. J.. Am. J. Physiol.. VAN LOAN. H..H. MAYCLIN. P. pp. A. (1981) Proportionality and body composition in male and female Olympic athletes: a Kinanthropometric overview. Human Kinetics Publ.W. R. MARTIN. A socio-psychological and kinanthopometric approach..D. DRINKWATER. J.). ROSS.J. SIRI. (Ed. WEISS. VAGUE... Res. En: Brozek.H. T.. Nutr. J. Anthrop.W.). 203-220. 223-244. Vol 1..W. CLARK.6:967-970. SINGH.A. Acad. SHEPHARD. (1992) Quantification of adipose tissue by MRI: relationship with anthropometric variables. gout and uric calculous disease.. (1956) The gross composition of the body.. DRINKWATER. Nueva York. Appl. Nutr. SEGAL. CLARK. Am.D. M. 45:131-137. III. BLYTH.. Med. Basilea. The 1984 Olympic Sci. O. Appl. 4:477-481.. EIBEN.. Eur.T. BHALLA. SLOAN.D. W. C. (1986) Alternatives for the conventional methods of human body composition and physique assessment. Vol 15.J.. W. D.. ROUBENOFF. A.. Champaign. L. SWENSON. Clin.. Phys.B. Gerontol. (1991) Body composition in biológica! anthropology. Reí/.. J. pp. 56. (Eds. KAPOOR. A. Physiol.L.W. KEHAIAS. Human Kinetics Publ. F. 239-280. (1987) Three protocols for measuring subcutaneous ft thickness on the upper extremities. 47. Clin. HODGDON. Nat. C. En: McDougall. (1961) Body composition from fluid spaces and density: analysis of methods. R. PATERSON. I.E. (1985a) Ultrasonic protocols for separately measuring subcutaneous fat and skeletal muscle thickness in the calf áreas. 23. Press. 5: M175M179. SIRI.C. ROSS.. Academic Press. J. Am. D. J. WEISS. CLARK. Sports. En: Day. 49. K.Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite RICE. pp. Nat. J. (1991) The meaning and measurement of Lean Body Mass.. VAN ITALLIE.. A. 72 (2): 787-795. Cambridge Univ. Wenger.. Karger. (1985b) The use of B-mode ultrasound for measuring subcutaneous fat thickness in the upper arms... J. 74-84. Cambridge. ROSS. Appl. R. (Eds.R. C. SLOAN. (1991) Kinanthropometry. J. A. VAN LOAN.T.

.. Budapest. J..T. WHITTINGHAM. NORTON. K. W. E. 56: 169-180. Univ.. WEDEL. Int. CROCKETT. NORTON.H. J.. YUHASZ.J. T. M. N. Biol.. YUHASZ. R.I. 1982b). WITHERS. Canadá. 449-457.. (Citado por Cárter. (1977) The body composition and boy fat patterning of male and female athletes. pp. R. (1987) Somatotypes of Australian female games players.. 15. A.L. N. LA FORGIA. Eur.. Appl. Sports and Exer. WHITTINGHAM. Med.Pacheco del Cerro. M. M. WITHERS. Physiol. of Western Ontario. London. DUTTON. (Ed. Akademiai Kiado. (1986) Comparison of ultrasound and skinfold caliper measurement of subcutaneous fat tissue.) Growth and development: Physique. ELLIS.W.O.. 4:575-584. J.. En: Eiben O..S. Hum. WILMORE.. 1:21-31.G. M. (1983) Body composition in sport and exercise: directions for future research.S. K.O. (1987) Relative body fat and anthropometric prediction of body density of female athletes. WEITS.T. VAN DER BEEK. 54 . 59. Sci. M. 10:161-168. Obesity. (1974) Physical fitness manual.I. J.