You are on page 1of 3

Francisco Pérez Fernández

Lectura 1. “El obscuro cuerpo del deseo”

Alumno: Pérez Fernández Francisco

Grupo: 9224

ffernandez@comunidad.unam.mx

Entrega: 11 de febrero de 2013

Asignatura: Transdisciplina I

Profesora: Guadalupe Osorio

Álvarez

Lectura 1. “El obscuro cuerpo del
deseo”

Esta lectura aborda la situación en que el hombre se ha creado un lugar de
superioridad frente a otras criaturas que también existen en la naturaleza.
Justificando hábilmente su evolución que le ha colocado sobre este
pedestal sin embargo no lo exento de su más importante creación: la
ciencia. Es la ciencia la que le da legitimidad a su razón paradójicamente
como el texto lo dice textualmente:
"olvidó que la ciencia misma, en tanto producto suyo, portaba un
concepto de hombre, de ser humano que, a su vez, tendría que hacerse
pasar por el tamiz de otra razón. ¿Qué hombre estudian las ciencias del
hombre? ¿De dónde extraer, entonces, las garantías de saber que esa
ciencia produce acerca del hombre?"
Ahora bien, la ciencia ha transformado el desarrollo social no sólo por la
aplicación en la cotidianidad de la tecnología, sino también por el
condicionamiento de la forma de pensar a la hora de plantear problemas y
descalificar absolutamente la experiencia rutinaria para solucionarlos. De
esta manera la subjetividad y el sentido común habían de ser traducidos a
un lenguaje más técnico, pagando el precio de perder su esencia.
Por lo tanto cualquier anomalía que saltara de su normalidad había que
ajustarlo al discurso científico y prefabricado que le dicta la forma de
plantear el problema y su predicción de solución en función de una
generalidad, su singularidad se hace coincidir con algún lineamiento del
promedio.

Página 1 de 3

como una contingencia por la interrupción de algo extraño en la vida cotidiana de su cuerpo. dicta lo que ha de ser percibido. si de conservase en un estado idóneo se trata. Para los objetivos se hará cargo el psicoanálisis quien busca en los objetivos del sujeto sus propias respuestas. “El obscuro cuerpo del deseo” Por lo tanto no tiene cabida ninguna otra forma de vivir que no sea la científica. cuerpo no es igual a. Ahora bien. Ahora bien ya que tenemos ubicado el concepto de cuerpo tomemos ahora el concepto de enfermedad. soma. La actividad sensorial del organismo cruzada por el lenguaje con el que la cultura. mucho menos en su fisiología. Como ya hemos dicho. regulando los deseos.Francisco Pérez Fernández Lectura 1. en última instancia el régimen al que tendrá que someterse. o. el efecto placebo. que se presenta el sujeto como incidente. de cuyo desentrañamiento dependerá. a ese conglomerado sistémico de órganos y partes. esta no se agota en la imagen anatómica. convirtiéndolos en no más que estados cuantitativos. constituyen tres representaciones del cuerpo y por tanto. el poder del deseo propio y del otro y lo que el discurso cultural enuncia sobre el cuerpo. se sujeta toda clase de regímenes A efecto de mantener las funciones que le son propias y que constituyen un cuerpo sano. Es importante remarcar que soma. El cuerpo no se vive asimismo. etcétera. pues es la ciencia la que demuestra la razón y desde esta plataforma se desacreditara a otras razones diferentes. Página 2 de 3 . ordenado de acuerdo con las leyes con que lo ha dotado su evolución natural. La enorme proliferación de tratamientos que se ocupan de nuestro cuerpo es signo de una confianza depositada en un saber sobre el cuerpo. no es solo cuerpo físico. El cuerpo se viste. si la cientificidad de la lógica del remedio como dice nuestra lectura la medicina tenido la necesidad de reconocer la importancia que tienen los factores subjetivos como la sugestión. mediada por la madre. Es el cuerpo que sometemos a la mirada médica. dan lugar a tres formas de conocimiento que el sujeto tiene de su cuerpo. en el soma. cuerpo y organismo son diferentes. es vivido como tal por alguien y es sobre la base de estas vivencias que deviene el cuerpo. se adorna. Cuerpo y sujeto no son sinónimos. Si bien el cuerpo constituye un importante factor de identidad del sujeto. se ejercita.

Francisco Pérez Fernández Lectura 1. surgimiento de eso que se llama enfermedad. El cuerpo es propio en la medida en que es integrado en una relación de sentido con otros elementos que configuran y conforman nuestra identidad y continuidad. "La ciencia médica. o no acompañada de una lesión orgánica. es un sufrimiento. No se ha dedicado únicamente a ubicar su estatuto en el pensamiento médico y a éste como imaginario social conformante de las subjetividades particulares que hacen que sea referida a factores de orden biológico. Resulta relativamente Obvio que un organismo sano no necesariamente corresponde a un cuerpo sano. En otra situación cuando no hay lesión detectable que pudiera dar cuenta de lo que el paciente siente. sin embargo. y en el mejor de los casos. es un dolor. Hasta ahora el autor ha hablado de la enfermedad orgánica como algo accidental. resistiéndose a aceptar la participación de la subjetividad. “El obscuro cuerpo del deseo” El cuerpo al que nos referimos es aquel que el sujeto se va apropiando en la misma medida en que va asumiendo un lugar en el circuito de los deseos que le dieron origen. entonces es recurrente hablar de una enfermedad psicosomática. tendríamos que preguntarnos acerca de las razones de aparición. se ha visto obligada nada más que producir términos que connotan lo que su saber ignora. por lo tanto la enfermedad es considerada como un proceso eminentemente biológico. Se ha referido también a las dificultades que la medicina se plantea ante ciertas enfermedades y la manera en que las afronta. " Página 3 de 3 . que puede ir. Pues esa es la manera en que entenderemos el cuerpo: el "del deseo". Aunque desde los zapatos del paciente la enfermedad es un malestar. esperando que las investigaciones delaten su origen biológico o bioquímico.