You are on page 1of 3

CPDS

 
CONVERGENCIA PARA LA DEMOCRACIA SOCIAL DE GUINEA ECUATORIAL 

Calle Tres de Agosto N° 72, 2°‐1ª   Apdo.  441 Malabo – Guinea Ecuatorial. Tel/Fax: +240 333092013  

E-mail: cpdsge@hotmail.com;  cpds-ge@yahoo.es; web: www.cpds-gq.org
Órgano:  Comisión Ejecutiva Nacional  
 
Referencia:   CEN / 012 ‐ 03/15  ‐ Confirmación ejecuciones en GE enero 2014  

 

NOTA DE PRENSA 
Amnistía Internacional no miente 
 
Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS) ha tenido conocimiento, a través de 
las  redes  y  los  medios  informativos  nacionales,  de  las  declaraciones  del  Gobierno  de  Guinea  Ecuatorial 
acusando a Amnistía Internacional (AI) de mentir y falsear la información sobre nuestro país en su informe 
anual 2014‐2015 (http://www.guineaecuatorialpress.com/noticia.php?id=6286). 
Esta formación política no puede sino expresar su estupefacción cuando, reproduciendo las declaraciones 
del Gobierno, lee: "ni en el mes de enero, ni en todo el año 2014, se ha llevado a cabo en Guinea Ecuatorial 
ninguna  ejecución";  cuando  pide  a  AI  “citar  los  nombres  de  los  supuestos  ejecutados,  lugar,  fechas  y 
detalles de las ejecuciones”, y cuando “solicita a AI que enmiende dicha afirmación públicamente”. 
La declaración del Gobierno de Guinea Ecuatorial es una inaceptable muestra de cinismo hacia las familias 
que han perdido de esta manera a sus miembros, y hacia la comunidad internacional a la que se dirige el 
régimen del Presidente Obiang cuando se atreve a publicar tales aseveraciones. 
Para memoria, el día 3 de febrero de 2014, CPDS emitía el comunicado N° “CEN / 005 ‐ 02/14 ‐ Ejecuciones 
en GE enero 2014”, reproducido ad litteram  a continuación:

“Ejecuciones clandestinas de penas capitales en enero 2014 en Guinea 
Ecuatorial 
Convergencia  para  la  Democracia  Social  de  Guinea  Ecuatorial  (CPDS)  ha  tenido  la 
confirmación de la ejecución de cuatro penas capitales en el penal de Evinayong el día 
31/01/2014.  
Un  día  antes,  también  llegó  la  información  de  otras  4  ejecuciones  producidas  en 
Malabo,  en  el  kilómetro  15  en  dirección  del  Pico  Malabo,  el  mismo  día  30/01/2014. 
Miembros  de  las  Fuerzas  Armadas  y  de  Seguridad  fueron  vistos  enterrando  cuatro 
ataúdes en el cementerio municipal de Malabo. Asimismo es muy posible que alguna 
otra  ejecución  hubiera  tenido  lugar  en  las  inmediaciones  del  distrito  de  Mbini.  Las 
identidades de estos últimos quedan por confirmar. No hay información oficial y todo 
orienta  hacia  una  decisión  superior  de  ejecutar  a  todos  los  condenados  a  muerte  del 
país. 
En el penal de Evinayong, sobre las 13:30 del día 31, entraron varios militares armados 
que requirieron la presencia de cuatro presos: 
1. Tadeo MITOGO ALO, “Bob”, 32 años de edad, condenado en 2003 por el homicidio de 
su padrastro. Este, meses antes, había asesinado al padre biológico de Bob. Consigue 
escaparse para Gabón cuando llevaba preso más de un año. Luego regresa y se entrega 
voluntariamente en agosto de 2010 a la Policía con la esperanza de que su caso fuera 
revisado. No ha sido el caso. 
2. Amadou TAMBOURA, 21 años de edad, de origen maliense, condenado en 2012 tras el 
homicidio  de  su  concubina  guineana,  que    luego  echó  en  una  cuneta  cerca  de  su 
domicilio. 

3. Mariano  NGUEMA  ELA,  “Moan  Moan”,  28  años  de  edad,  condenado  en  2010  por 
homicidio. 
4. Abraham NDONG, unos 30 años de edad, condenado en julio 2013 tras el homicidio de 
su concubina, que luego enterró bajo su cama. 
Los cuatro presos fueron conducidos al despacho del Jefe de cárcel donde se les notificó 
que  iban  a  ser  ejecutados  inmediatamente.  Enseguida  fueron  sacados  del  recinto 
carcelario  y  conducidos  al  Campo  de  Tiro  ubicado  en  el  poblado  de  Misong  Minvi,  2 
kilómetros al sur de Evinayong, donde fueron pasados por las armas sobre las 14h. 
En el momento de elaborar el presente comunicado, las familias de los interesados no 
han  sido  todavía  oficialmente  informadas  de  estas  ejecuciones.  Unos  familiares  de 
Abraham Ndong se presentaron en la cárcel el sábado día 01/02/2014 para visitarle, y 
se les respondió que las visitas estaban prohibidas hasta el martes día 4. 
Es importante subrayar que, en Guinea Ecuatorial, los militares que asesinan a civiles 
son raras veces condenados a muerte. Es el caso, por ejemplo, en la cárcel de Bata, de 
“Chuchu”,  fuerzas  terrestres,  condenado  a  28  años  de  prisión  en  junio de  2010;  el de 
“Nenuco”, fuerzas especiales, condenado a 28 años de prisión en noviembre de 2010; el 
de  “Maqueto”,  fuerzas  terrestres,  condenado  a  30  años  de  prisión  en  noviembre  de 
2011; el de “Abidjan”, fuerzas especiales, condenado a 6 años de prisión en noviembre 
de 2011 por el asesinato de un súbdito maliense; ha sido liberado al volverse loco en la 
cárcel. Un caso elocuente es de “Romualdo”, cabo de Policía, liberado en noviembre de 
2011 al término de un año de prisión después de la comisión de dos asesinatos. 
Tal  como  viene  contemplado  en  el  programa  político  de  CPDS,  a  la  aplicación  de  la 
pena capital subyace un espíritu de violencia y un ánimo de venganza.  Y sin embargo, 
la mayor preocupación de los Estados debiera residir en la aplicación de la Justicia, lo 
cual  supone  la  superación  de  los  sentimientos  de  venganza  para  ir  más  allá  de  las 
ansias de dar vida por vida, y encontrar y aplicar penas encaminadas no sólo a castigar 
el  crimen,  sino  también  a  prevenirlo,  a  rehabilitar  a  los  criminales  dándoles  la 
posibilidad, tanto de reconciliarse con la sociedad y con las víctimas del crimen, como 
de indemnizar a estas víctimas. 
Por eso Convergencia para la Democracia Social se pronuncia resueltamente a favor de 
la abolición de la pena de muerte en Guinea Ecuatorial y promete hacer de la firma y 
ratificación del  2° Protocolo Facultativo de Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y 
Políticos de las Naciones Unidas una de sus principales prioridades. 
Ante  la  opinión  pública  nacional  e  internacional,  CPDS  denuncia  y  condena  con  el 
mayor  vigor  todas  las  ejecuciones  realizadas  clandestinamente  estos  últimos  días  en 
nuestro  país,  particularmente  las  de  la  prisión  de  Evinayong;  invita  al  Gobierno  del 
Presidente  Obiang  a  abolir  la  pena  de  muerte  en  Guinea  Ecuatorial,  a  suscribir  y 
ratificar todos los instrumentos legales internacionales destinados a este fin, y a aplicar 
el principio de la igualdad de todos los guineanos ante la ley.” 
¿Puede el Gobierno de Guinea Ecuatorial decir a la comunidad nacional e internacional dónde se 
encuentran estas personas? 
Las ejecuciones clandestinas no son excepcionales en Guinea Ecuatorial. Ni los presos olvidados en 
nuestras  cárceles.  Ni  los  rituales  macabros.  Ocurre  que  cuando  el  régimen  realiza  tales 
ejecuciones,  se  toma  todas  las  precauciones  para  que  se  queden  al  máximo  de  incognito.  La 
situación  es  tanto  más  desalentadora  cuanto  que  las  denuncias  no  trascienden.  Las  familias 
afectadas no denuncian por miedo a represalias, o porque no saben dónde denunciar, conscientes 
de  que  ante  la  justicia  nacional  será  pena  perdida  ya  que  el  poder  judicial  está  totalmente 
instrumentalizado.  Las  denuncias  de  CPDS,  única  organización  que  señala  públicamente  estos 

abusos  desde  el  interior  del  país,  son  tachadas  de  políticas.  Del  Gobierno  no  se  puede  esperar 
ningún  esclarecimiento,  porque  nunca  admitirá  los  hechos.  Y  las  reacciones  de  la  comunidad 
internacional suelen revestir, en gran parte de ocasiones, cierto grado de complacencia. 
Por  otra  parte,  en  relación  con  la  liberación  de  los  presos  políticos  citados  en  su  réplica,  el 
Gobierno de Guinea Ecuatorial vuelve a faltar descaradamente a la verdad. Si bien es cierto que 
Mercedes Obono Nkoni y Emilia Andeme fueron liberadas por la presión de la oposición durante 
el fracasado Diálogo Nacional, no es menos cierto que Alejandro Nguema, preso político como lo 
reconoce  el  propio  Gobierno,  sigue  encarcelado  a  día  de  hoy  en  Black  Beach,  registrado  en 
realidad bajo el nombre completo de Alejandro Nguema Osa. ¿Quién es y dónde está el Alejandro 
Nguema  que  dice  haber  liberado  el  Gobierno?  ¿Y  qué  siguen  haciendo  en  Black  Beach  Ticiano 
Obama y Timoteo Asumu, acusados infundadamente de atentado contra la forma de gobierno y 
de atentado contra la integridad física del Jefe de Estado? 
CPDS confirma que el informe de Amnistía Internacional es rigurosamente fiel a la situación que 
prevalece  dentro  de  Guinea  Ecuatorial  y  anima  a  esta  organización  defensora  de  los  derechos 
humanos a mantener el seguimiento y la vigilancia que siempre ha ejercido sobre este país. 
Malabo, 04 de marzo de 2015 
LA COMISION EJECUTIVA NACIONAL