You are on page 1of 2

Los evangelios sinópticos y los Hechos de los Apóstoles.

La historia cristiana contada.

Los discípulos y otros personajes
Los discípulos y otros grupos que aparecen dentro de un evangelio son figuras cuya
relación con Jesús cambia a lo largo de la narración. Marcos presenta cuatro grupos: los
adversarios, los parientes de Jesús, la multitud y los Doce. Los adversarios son, sobre todo,
los dirigentes religiosos judíos.
Jesús exige una nueva definición de «familia». Las relaciones biológicas no cuentan. La
familia de Jesús la forman quienes hacen la voluntad de Dios (3,34). Mateo y Lucas señalan
que la familia de Jesús está entre los fieles. Para Lucas, la familia de Jesús está entre los
piadosos de Israel que aguardan la salvación de Dios.
Mateo considera a los fariseos como el enemigo principal. Se les censura por las formas
religiosas exteriores, que les procuran honor y respeto, al tiempo que descuidan la justicia y
la misericordia (Mt 6,2-6)
Los discípulos de Jesús como personajes evangélicos
La cuestión de la relación entre hecho histórico y descripción literaria surge tan pronto
como se presta atención a la descripción que Marcos hace de los discípulos. Las
muchedumbres son ovejas sin pastor (6,34) que siguen a Jesús a causa de los impresionantes
milagros y la enseñanza de éste (1,27; 3,7-8; 6,53-56; 11,18), pero no comprenden de
verdad (4,12, citando Is 6,9).
La paradójica descripción que hace Marcos de los discípulos de Jesús será
considerablemente modificada por los demás evangelistas. Aparte de Jesús, los discípulos
son las figuras clave del relato. En la medida en que los discípulos no entienden la
enseñanza de Jesús en puntos clave, se agudiza la atención que el lector presta a dichos
puntos.
Tras el compendio de la predicación de Jesús (1,15), Marcos continúa con el
llamamiento de los cuatro primeros discípulos (1,16-20). Tres de los cuatro, Pedro y los
hijos de Zebedeo, tienen experiencias especiales del ministerio de Jesús (curación de la hija
de Jairo, 5,37; la transfiguración, 9,2; Getsemaní, 14,33). Pero esta relación especial no les
permite entender el mesianismo de Jesús
Santiago y Juan piensan que el «reino» significa que Jesús dispensará puestos de
autoridad (10,35-45). ). El evangelio prepara para estos malentendidos poniendo de

Salvo en estos casos.39 es la última de las tres escenas en que la expresión «Hijo de Dios» revela la misión de Jesús: en su bautismo. Mateo y Lucas adoptan diferentes enfoques para resolver la ambigüedad de la confesión del centurión en Me 15. hacer que la confesión de fe la exprese uno de fuera deja espacio para la misteriosa ambigüedad y tragedia de la conclusión del evangelio . Para Mateo.40). Mateo no supone que el centurión represente a los creyentes posteriores.26). Para Lucas. Dios responde en el momento de su muerte con signos de juicio.51-54). la piedad y bondad de Jesús brillan con luz propia. sólo los demonios a los que Jesús expulsa y hace callar se refieren a él como «Hijo de Dios» (5. obligándoles a reconocer que ha muerto un gran hombre (27.25).manifiesto que los discípulos tenían dificultades para comprender las parábolas de Jesús (4.11). . la voz divina habla a Jesús (Me 1.3926.13) Los otros evangelistas moderan los elementos problemáticos de Marcos. Me 15. Mateo dice «poca fe» (8. Añade signos apocalípticos que aterrorizan a los guardias romanos. y Lucas simplemente hace preguntar a Jesús dónde está su fe (8.7) Visto desde una perspectiva dramática.7). a los tres discípulos incapaces de comprender (9. Resolución de la ambigüedad Estas modificaciones resuelven la ambigüedad semántica presente en el relato heredado y se apartan de la táctica de Marcos de forzar al lector a descifrar su significado. Donde Jesús acusaba a los discípulos de «no tener fe» (4. en la transfiguración.