You are on page 1of 3

Les revenantes (reseña de la página Videodromo) Os traemos una serie del año 2012, de producción francesa, emitida en el país

galo a
través de Canal Plus Francia, se titula “Les ravenants”. Esta producción televisiva mezcla con solvencia el misterio, suspense y dramas
personales vividos por gente que retorna del más allá.

El origen de la idea
Les Revenants o “La resurección de los muertos“ es una película francesa de 2004, dirigida por Robin Campillo, en donde los protagonistas
son personas muertas devueltos a la vida de manera misteriosa, y sin ellos tener la certeza de que les pasó. Tratan de regresar a sus vidas
vividas con sus seres queridos, cosa que hará que afloren los sentimientos encontrados entre los retornados y las personas que perdieron a
sus familiares y que tratan de seguir con sus vidas, cerrando el capítulo de las pérdidas.
La película podemos definirla como un pequeño esbozo, es el germen de lo que años más tarde representa la serie que hoy ocupa este
espacio en Videodromo, emitida por Canal + Francia.
El misterio se cierne sobre un pequeño pueblo
En un pequeño pueblo francés en las montañas, de forma inexplicable van volviendo a sus casas, personas que hace años murieron, su
aspecto exterior es igual al que tenían en el momento de sus muertes. Ellos de hecho no saben que han fallecido, se sorprenden de que
sus familiares les miren de manera rara, no es fácil aceptar que tu hija muerta regrese como si nada a la vida, y deben lidiar con el lógico
recelo de los habitantes de la localidad, los cuales no saben como seguir adelante con sus vidas ahora que han recuperado a sus seres
queridos fallecidos. Paralelamente existe una circunstancia que ligada a la llegada de los no-muertos, hará más misteriosa la historia, se
trata del vaciado del embalse cercano, viendo como descienden los niveles, poco a poco, sin posibilidad de detenerlo. ¿Tendrá que ver esto
con el retorno de los muertos? Averiguad la respuesta viendo “Les Revenants”.
Un guión bien estructurado
Es uno de los puntos fuertes de la ficción televisiva francesa, cosa nada fácil hoy en día. El hecho de que cada episodio sea dedicado a un
retornado diferente, ya sea Simone (Pierre Perrier), Serge (Guillaume Gouix), Camille (Yara Pilartz), o Victor (Swann Nambotin), nos da la
oportunidad de conocer bastante bien quien fueron y cosa que encuentro vital en este tipo de series, nos muestran quienes son los que les
rodean o más bien dicho, les rodeaban en la época en que caminaban por la superficie terrestre, vivos. Los personajes tienen todos ellos un
nivel de profundidad tal, que más de uno llegan a asombrarte, e incluso tomarles cariño, a la vez que te producen una sensación de que no
tienes todos las piezas que conforman el puzzle en el que todos están metidos.
Todos los personajes retornados, más las personas que están en su entorno, sumado a la trama de misterio que poco a poco va
emergiendo episodio tras episodio, hacen del guion una parte realmente importante. Como os digo más arriba, la película en la que está
basada esta serie, es una idea de Campillo, el director de la misma, y en la serie, él mismo, conjuntamente con los directores Fabrice
Gobert, y Fréderic Mermoud nos expanden de manera magnífica la idea inicial.
Unos No-Muertos diferentes
Los Zombies que han gruñido en la pantalla desde hace años han ido desde el blanco y negro del maestro Romero, al gore de los muertos
de Balagueró y Paco Plaza con su Rec español. En este caso, tenemos una idea diferente de no muertos, nada sangrientos, no orientados
al gore, sino más bien al drama personal de sus vidas, al misterio de averiguar las razones de su regreso, no tienen la parte violenta que si
podemos encontrar en los The Walking Dead, y en algunas situaciones podemos encontrarlos entrañables.
El hecho que centren en esta serie en los zombies/muertos (aunque no sean los clásicos muertos gruñones, en descomposición
permanente) desde el ángulo de sus sentimientos, de sus angustias por saber el por qué han regresado de sus tumbas, los hace alejarse
de sus antecesores más centrados en dar miedo, o en dar grima. Encontramos como positivo este cambio.
El Alma de “Les Revenants”
La serie destila muchas cosas interesantes, una de ellas seria, el fondo dramático, el temor al sufrimiento (a revivir el dolor de las pérdidas)
por parte de los familiares de los resucitados a pasar de nuevo las situaciones que antaño vivieron con ellos, quedan bien representados en
la serie. También podemos destacar como vital para reforzar la idea que va destilando Les Revenants, la magnífica banda sonora del grupo
musical Mogwai, una banda de post-rock formada en 1995 de origen escocés, cuya música para esta serie, refuerza el ambiente misterioso
que lo envuelve todo. Esas melodías instrumentales, con teclados y guitarras nos llevan a comprender mejor lo que se desarrolla ante
nuestros ojos.
La fotografía es otro de los puntos interesantes para el espectador. El que la historia se desarrolle en un pueblecito de montaña da para que
se vean grandes fotos, paisajes preciosos elegidos por el responsable de la parte visual, Patrick Blossier( “Days of Glory”, “Amén”, “Mad
City”) nos ayuda a meternos en la historia, a ser partícipes del misterio que se desarrolla ante nuestros ojos.
Tiene como no puede ser de otra manera un final muy cliffhanger en el que la sorpresa para los televidentes está más que justificada. Se
espera que durante este año, se emita una segunda temporada, la cual los fans esperamos con ganas.
Creemos que por estas razones explicadas arriba debéis darle una oportunidad a esta serie, que pasó un tanto desapercibida por el gran
público (no recuerdo ninguna emisión en canales mayoritarios en mi país) y os aseguramos que merece la pena visionarla una vez.

me llamó especialmente la atención el trabajo de la . Les Revenants (“los fantasmas”) es una serie de ocho capítulos —de unos 50 minutos cada uno— que narra lo sucedido en una pequeña ciudad donde un buen día empiezan a resucitar los muertos. Por citar algún ejemplo. Así pues. aunque —se lo digo desde ya— no todos esos misterios se llegan a explicar del todo al final de la serie. muertas a distintas edades y en diferentes épocas. Ya comentamos en su momento la extraordinaria serie Forbrydelsen. como drama que es. uno de los ingredientes de la serie es el drama intimista. pasando por sus buenos momentos de suspense. el fantástico. Victor. No. la serie explora los problemas de adaptación que experimentan aquellas personas que han revivido sin saber cómo ni por qué —y que ni siquiera recuerdan haber muerto— cuando retornan a sus hogares. por si alguien tenía la duda. El tema está tratado con sensibilidad e inteligencia. el niño más inquietante de los últimos años. pero no el único: también hay subtramas de suspense e incluso alguna de carácter criminal. porque televisivamente hablando el Reino Unido es un mundo aparte— le está encontrando el punto a cierto tipo de series que hasta ahora parecíamos dejar casi exclusivamente en manos de los estadounidenses. sino sencillamente que se trata de un final más filosófico que científico. un drama que va de lo fantástico a lo metafísico. También se fija en las reacciones de sus seres queridos. Pero ojo. acostumbrados como estábamos a que únicamente en Norteamérica dispusieran de los medios técnicos y la competencia necesaria para elaborar según cuáles productos de primer nivel. y todos han sido cuidados para que ocupen un lugar concreto y reconocible en la narración. lo cual frustrará a quienes estuvieran esperando una Gran Explicación en la que se aten todos los cabos. e incluso de algo parecido al terror. para quienes no resulta nada fácil asimilar esa resurrección. incluso los niños. es más. ese oscuro y absorbente espectáculo policial realizado en Dinamarca que no tenía absolutamente nada que envidiar a los mejores títulos norteamericanos del género. Ya sé que el subgénero zombi se ha convertido en una moda que parece que no vaya a terminar nunca. durante los ocho capítulos hay también sitio para ciertos momentos de acción y bastantes momentos de intriga. Aunque la serie transcurre con un ritmo relativamente lento. al final no hay interpretaciones científicas ni grandes teorías que se puedan resumir en un esquema hecho por ordenador. Así pues. resucitan los muertos.Imprescindible: Les revenants (por Emilio de Gorgot) ¿Qué sucedería si las personas que han fallecido retornasen a la vida para intentar reclamar su antiguo sitio en el mundo? ¿Se sentirían felices de volver? ¿Se sentirían sus allegados felices de que hayan vuelto? Esta es la compleja premisa de la que parte una de las series sorpresa de la televisión del 2012. eso no significa que el final de la serie no merezca la pena. Decíamos que la mayor parte de la serie está centrada en los dramas humanos producidos por la inesperada resurrección de determinadas personas. esto no es Walking dead. desde una perspectiva madura y sin sentimentalismos facilones. cabría aclarar que Les Revenants no es una serie de zombis. Ahora nos encontramos con un ejemplo de otro género. porque antes de verla leí por ahí alguna que otra crítica en donde se la calificaba como tal. el nivel de las interpretaciones es muy bueno. quien busque un argumento matemático donde toda pregunta tenga respuesta y donde cada suceso vaya a encontrar una explicación concreta. En ese sentido puede decirse que es una serie tramposa y de hecho. causando la previsible conmoción entre los vivos. Les Revenants plantea muchos interrogantes. producida por Canal+ Francia y que lleva camino de convertirse en un clásico de culto. debería estar prevenido de antemano y contener su espíritu nerd. cuyo repentino e inexplicable retorno constituye un verdadero shock. Todos los personajes son tratados con respeto. Lo importante en el argumento son las personas. Pues olvídenlo. ni siquiera es una serie de terror. Sí. el desenlace de la primera temporada es tan abstracto como deliberadamente abierto. pero esta serie francesa no tiene nada que ver con ello. Insisto en ello. En consonancia. En un principio. pero a menudo lo hace simplemente para seguir captando nuestra atención. Pero hablaremos de ello un poco más adelante. Además van apareciendo misterios nuevos y cada episodio termina con un muy interesante cliffhanger. pero la mejor manera de describirla sería decir que se trata de un drama fantástico. Parece que Europa —y hablamos de la Europa continental. O si lo prefieren. Antes que ninguna otra cosa.

Los entiendo como una concesión al ritmo de la serie. más que un ejercicio genérico. haya ciertas actitudes de los personajes que no parecen completamente explicadas. Eso sí. Les revenants es una serie fascinante. Las localizaciones y los exteriores son hipnóticos. porque son los defectos de una obra de arte. También está la película del mismo título en que se basa la serie. además de introducir algunos elementos misteriosos de los que se olvida más tarde. se compuso la música antes de empezar a filmar. El contacto directo con la decadencia y la muerte está en el ADN cultural europeo y veo difícil que el tenebrismo desencantado de Les revenants pueda traducirse exitosamente en “la tierra de las oportunidades”. creo que se está preparando un remake americano… lo cual. Pero bueno. No se me ocurre cómo podrían evitarlo. pero que obliga a pensar y mucho. Casi cada país ha sufrido invasiones. si finalmente la continúan. va decantándose hacia un extraño giro metafísico que tiene lugar en los dos últimos episodios y muy especialmente en el capítulo final. Los flecos que haya dejado la serie no son nada en comparación con sus virtudes. pero vamos. imperfecta pero solo lo justo. En resumen. su final abierto da pie a que así sea. por cierto. ni mucho menos. Les revenants imita a la ficción americana en las formas. ese capítulo inicial perfectamente puede contener 50 de los mejores minutos de televisión (y cine) que he visto recientemente. Una pequeña obra maestra. al final esta primera temporada deja muchas cosas sin contar. Como sucedía con la mencionada Forbrydelsen. que está casi enteramente construido a base de suspense. una serie más que recomendable y que cualquier espectador inteligente disfrutará. en la mejor tradición del cine de fantasmas. Bien. pero tampoco necesitan serlo. aunque otras personas han hablado de “síndrome Lost”. Tampoco me ha molestado el que. de hecho.inquietante Céline Sallette (cuyo personaje parece anodino en un principio pero que. así como el ambiente opresivo y la presencia de elementos simbólicos. una especie de poema audiovisual cuya interpretación queda a la sensibilidad de cada cual. lo suficientemente tramposa pero sin pasarse. hay momentos que podrían traernos a Borges a la memoria. no solamente se les puede perdonar. En todo caso. aunque también bastante abstracta. Me explico: Europa es un continente que ha muerto y resucitado más de una vez. Eso podría explicar la perfecta comunión entre sonido e imágenes. pero sin fantasmas. muy “a lo americano”. para mí. pero supongo que la comparación resulta exagerada. Les revenants llama la atención por una fantástica dirección — mejor que bastantes películas actuales. según parece. En resumen. por qué no. Pero bueno. al estilo de lo que hacía Sergio Leone. Merece muy mucho la pena incluso con sus defectos. Sabemos que los guionistas recurren a estos trucos para mantener el interés. podrían encontrarse trazas del Luis Buñuel de El ángel exterminador. es el mejor. No se me ocurre cómo una segunda temporada podría evitar arruinar la metáfora —sea cual sea— de la primera. termina siendo de los más interesantes). De hecho. pero también hay que aclarar que nunca llegan a abusar de la trampa. aunque no soy especialmente puntilloso. hambre y catástrofes humanas de toda índole en unas pocas generaciones atrás. Desde luego. De hecho. Les revenantshace por las historias de “zombis” (con comillas) lo que Déjame entrar hacía por las de vampiros. Obviamente. No sé si una serie americana podrá captar el espíritu de la original. Además de las ya mencionadas interpretaciones y de los giros de guión. por qué no. ese primer episodio resulta francamente fascinante. filmados y fotografiados con un buen gusto exquisito. la influencia de David Lynch podría estar ahí (especialmente en el plano estético) y de hecho creo que la serie tiene bastante hechuras “lynchianas”. habrá que echarle un vistazo. Quizá es cierto que los diálogos no son descollantes. yo no he visto Lost. o de las pesadillas metafóricas de José Saramago al estilo Ensayo sobre la ceguera. pero es inconfundiblemente europea en el fondo. Pero también. También llama la atención el inteligente y comedido uso de la banda sonora. ha hecho que mucha gente compare Les Revenants con Twin Peaks. y sin ánimo de comparar series tan distintas. Creo que se planea una segunda temporada. Aunque ya sepamos lo que va a suceder —van a resucitar los difuntos— el modo en que se nos presenta ese retorno de los muertos no puede ser calificado de otra manera como de absolutamente brillante. Ese devenir espiritual. Tomemos por ejemplo el primer episodio. me ha parecido una evolución fascinante desde un drama-suspense construido con elementos concretos hasta ese desenlace metafísico que descoloca. sino que —al menos a mí— esos artificios ni siquiera me han llegado a molestar (y eso que. Incluso. el beneficio de la duda. porque ahora. Espero equivocarme y que la continuación no quebrante el espíritu. esa música minimalista es utilizada con una impresionante sabiduría y únicamente en los momentos precisos. bella. pero precisamente ese carácter hermético hace que nos quede la sensación de haber contemplado. Como decíamos. sí me suele inquietar el que haya demasiados cabos sueltos). Cierto. En cierto modo. se me ha despertado el interés. Guión y dirección se las arreglan para tenernos en vilo y ponernos un escalofrío en el cuerpo. Lo dicho. aunque la serie mantiene un buen nivel hasta el final. Ya hemos comentado que la serie es un tanto tramposa y que se mete en algunas subtramas que al final no resuelve ni explica. Es más. En cuanto a los guiones. Este giro metafísico quizá haya molestado a quienes esperaban un desenlace en plan “personaje X resuelve situación Y” o “se nos da respuesta W para la pregunta Z”. pese a los elementos convencionales que lo conforman. Sea como fuere. incómoda. guerras. desde luego. pero a mí. Por así decir. la historia va adquiriendo hechuras más abstractas conforme avanza. aunque todavía no he podido verla. de paisaje montañoso y región suburbana— es. por el contrario. pero francamente… yo no la continuaría. esto ayuda a la verosimilitud de la historia. la comentaré en cuanto lo haga. veamos qué hacen los americanos con el material. un país joven que sigue construyendo y que no tiene una experiencia apocalíptica similar. cito estas referencias porque el desenlace de Les revenants tiene más un espíritu de metáfora filosófica que de ejercicio de género fantástico. gracias a su interpretación. Pero incluso pasada esa indescriptible sensación que nos provoca al principio la extraña historia. podría nombrarse a unos cuantos más. de hecho— y por un apartado visual realmente impresionante. no parece una idea demasiado buena. están maravillosamente bien construidos. pero ante todo. Eso no significa que la serie sea como una película de Bergman. en algunos momentos (muy contados). Ya solamente esa imaginería paisajística nos envuelve para crear la sensación de que el pueblo donde transcurre la acción —una extraña mezcla. . el impacto inicial va desapareciendo paulatinamente durante los siete episodios siguientes. como el irreal escenario de una pesadilla. puede decirse sin miedo que Les revenants está al nivel de lo mejor que puedan producir los Estados Unidos en su género. inteligente. sigue teniendo más que suficientes alicientes para mantenernos atentos. la cual finaliza como una enigmática y deprimente pero sumamente brillante elegía. y con una metáfora final bastante profunda.