You are on page 1of 15

ANILLO DE LA

INNOVACIÓN
DE BOGOTÁ
2025 2038
Jaime Acosta Puertas
www.jaimeacostapuertas.blogspot.com

jacostapuertas@gmail.com

El desarrollo y las transformaciones que implica, son procesos inéditos de
mediano y largo plazo porque no hay procesos de cambio que sean replicables ni
inmediatos pues no hay milagros en el desarrollo. Los milagros están en la fé
religiosa de las personas pero cuando se trata de proyectos nacionales o
regionales de cambio, estos obedecen a construcciones racionales, visionarias,
planificadas, concertadas y creativas, porque no hay un modelo para dos culturas.
El rezago estructural de un estado, de una economía y de una sociedad, se
supera conociendo, aprendiendo y asimilando conceptos y experiencias para
producir conocimiento y así crear procesos propios de largo plazo, que en el caso
de ciudades y regiones se conocen como modelos de desarrollo
endógeno, tanto en la sociedad industrial y ahora en la sociedad del
conocimiento.

Entonces, el subdesarrollo es por falta de actitud y de confianza en capacidades y
en potencialidades propias, y se vuelve cultural si esas culturas no se sacuden
para producir conocimiento y desarrollar potenciales de creatividad y de
innovación singulares.
Así, el desarrollo endógeno es ante todo un asunto cultural e institucional, y los
demás elementos son sucedáneos de los anteriores, pero a veces los tomadores
de decisión se centran más en los instrumentos materiales que en los cognitivos
razón por la cual hay ciudades y regiones que no avanzan como otras, y por eso
tampoco hay problema en fracturar procesos cuando cambian los gobiernos. En
últimas, el desarrollo endógeno es la correlación entre cultura - desarrollo instituciones y política, lo demás viene por añadidura.

El Anillo de la Innovación, una visión por encima de la realidad
En el año 2001, un funcionario de la Secretaria de Planeación de Bogotá (Ricardo
Venegas), pensó por primera vez el Anillo de la Innovación (AI en adelante), el
cual se convirtió en el año 2004 en una Operación Estratégica del POT, con el fin
de reestructurar las zonas industriales que emergieron en los años 1960, para
transformarlas en espacios de nuevas industrias de bienes y servicios de la nueva
economía para reemplazar las industrias que habían emigrado a los municipios
vecinos atraídas por beneficios tributarios y por razones ambientales y de
movilidad que Bogotá ya no permitía.
Desde entonces, estudios sucedieron uno tras otro, pero el proyecto del AI no se
convirtió en realidad por falta de voluntad política y por problemas de perspectiva
del nuevo modelo de crecimiento instaurado en el año 1991, porque este no logró
definir y por tanto implementar políticas para impulsar una nueva especialización
que generara un salto adelante acorde a una economía abierta y de nuevo tipo.
En ese contexto hizo carrera la idea de que las vocaciones del presente están
escrituradas para siempre y por tanto son más importantes que las
especializaciones del futuro. Un enfoque en contra de la economía de la
innovación, del cambio cultural en la sociedad y del cambio institucional desde el
Estado, y de una poca comprensión del emergente paradigma de la sociedad del
conocimiento y de la creatividad.

nuevos factores del desarrollo

Incluso, en economías emergentes, que son seguidoras, el mercado solo no
define las nuevas apuestas de transformación productiva, sobre todo las de alto
valor agregado donde el empresario no invierte porque el riesgo es muy alto, o

porque a veces no sabe cuál es el nuevo paradigma dado que éste está en algún
centro de investigación o en una mente brillante que no siempre es un empresario
y casi nunca un tecnócrata. Entonces, si no estaba clara la especialización
sustituta de la tardía industrialización, era imposible que un proyecto para una
nueva economía y una nueva sociedad (como el AI), fuera visto con la importancia
que tenía.
El Anillo de Innovación, realidad del nuevo siglo
La iniciativa del AI emerge en un territorio en proceso sostenido de deterioro
urbano derivado de la declinación de la actividad industrial asociada a
una desindustrialización ocasionada por una apertura sin política industrial
para una economía abierta, y por falta de un programa de reestructuración
tecnológica de las industrias asentadas en Bogotá, que derivó en una
deslocalización desordenada en municipios de la periferia de la metrópoli.
Lo anterior es producto de dos problemas: uno, falta de política de
desarrollo productivo para mejorar la competitividad con base en
capacidades endógenas en conocimiento, investigación e innovación; y dos,
falta de una estrategia por la productividad a partir de impulsar un proceso
de transformación productiva en la nación y en los territorios.
En estas condiciones, y por otras referidas en estudios recientes para impulsar la
OEAI (Operación Estratégica del Anillo de la Innovación), no había condiciones
para un proyecto de envergadura e importancia como éste. Si la tendencia de las
políticas nacionales era privilegiar factores exógenos, el AI es un proyecto que en
cualquier lugar del mundo se basa en factores endógenos, entendiendo que en un
mundo global la interacción con factores externos es creciente y permanente a
partir de procesos endógenos. Entonces, privilegiar la inversión extranjera por
encima del desarrollo de empresas nacionales y regionales y de las capacidades
propias en conocimiento, es un enfoque que atenta contra el surgimiento de
proyectos como el AI y su distrito de la innovación Innobo.

Así, uno de los retos desde el componente productivo y de innovación para esta
nueva acción por proyectar el AI, debe incluir el acuerdo de unos fundamentales
para una política de desarrollo productivo y de innovación de Bogotá Región[1], y
un ajuste a la política de CTeI de la capital para que la especialización del Anillo
pueda ser motor de cambio, crecimiento y desarrollo, porque un sesgo pro
innovación sin ciencia, tecnología y nueva educación, puede convertirse en una
trampa. La especialización del AI debe servir para inducir cambio estructural en la
economía e inducir una nueva idea de economía del conocimiento de la
innovación y de la creatividad en la cosmovisión ciudadana en el marco de un
proceso de transformación urbana sostenible.
Por lo anterior, el AI, desde lo productivo, debe asumirse como un proceso de
transformación por la productividad y la competitividad (economía de la
innovación), enmarcado en un proyecto de transformación urbana para un
desarrollo productivo de nuevo tipo soportado en educación – ciencia - tecnología
– innovación (desarrollo endógeno) para la inversión y para nuevos
emprendimientos innovadores de distinta escala y distinto tipo (hábitats de
innovación), con agendas de corto, mediano y largo plazo (institucionalización
de la OEAI)

De otro lado, si bien estos procesos requieren de una orientación metodológica,
debe haber grados de libertad porque son procesos de construcción inéditos que
requieren de una actitud abierta para pensar y crear. Los trabajos previos son los
referentes a partir de los cuales construir esta nueva etapa del AI. En Colombia,
las nuevas iniciativas tienden a descalificar lo realizado por otros, destruyendo las
bases de su fundamentación. En este contexto, la reivindicación de Innobo, como
distrito tecnológico y de innovación (Innobo – Tec. Acosta Jaime. Innobo, 2009),
será determinante porque Innobo es un concepto pero también una marca, y ante
todo es la idea de una nueva ciudad. Gracias a que Innobo fue una iniciativa bien
sucedida, el Anillo de la Innovación será realidad.
El mapa ilustra la visión urbanística del componente productivo y tecnológico de
Innobo, donde se observan posibles y deseables desarrollos para el AI, si ese
planteamiento hecho en 2009 se proyecta a las condiciones del 2015. Todos los
proyectos ahí referenciados tienen vigencia, los cuales se suman y se integran a
los ya identificados por las grandes empresas públicas de Bogotá, algunos más en
el plan de desarrollo de "Bogotá Humana", y otras iniciativas que andan por ahí y
que hacen parte de un sistema de hábitats de innovación.

Propuesta componente productivo y tecnológico hecho por Jaime Acosta en la propuesta urbanistica de
Innobo. 2009

planteamiento urbanístico proyecto Innobo y su parque tecnológico abierto Innobo - tec (Acosta J,
2009), en una visión del distrito de la innovación de la OEAI en 2015

De esta manera, la visión del componente productivo y de innovación debe tener
en cuenta un direccionamiento estratégico de las siguientes características.
OBJETIVOS
1. Elaborar un marco conceptual que defina un modelo del AI y brinde elementos
para una política de desarrollo productivo y de innovación de Bogotá. Sin este
modelo y sin esta política, el AI no tiene futuro.

2. Concebir el componente económico productivo del AI como un Hábitat de la
Innovación[2] de efecto difundido en la región capital con base en su
especialización[3] y en el desarrollo de capacidades en educación – ciencia –
tecnología - innovación, pero también en arte y cultura (industrias creativas) y
como crecimiento intelectual artístico y cultural de la ciudadanía.[4]
Los mapas conceptuales que se verán en adelante y las definiciones explicitas e
implícitas en ellos, indican el camino del modelo productivo y de innovación del
Anillo.
3. Diseñar un ecosistema de hábitats de innovación con una agenda de
desarrollos a corto, mediano y largo plazo, por características de baja, mediana y
alta complejidad, o por necesidades funcionales a la pronta puesta en marcha del
AI. El portafolio de iniciativas existentes es amplio, todas deben estructurarse para
una agenda de implementaciones graduales según las políticas de desarrollo
productivo y de CTeI de Bogotá para impulsar la especialización inteligente del AI
con efecto regional, porque el espacio de la OEAI es la plataforma de flujos
bidireccionales permanentes del Anillo al resto del territorio y más allá y desde

estos al AI. Sin embargo, el ejercicio que se ha iniciado debe priorizarlas, y las de
pronta implementación deben estructurarse para que sea posible su inicio a finales
de 2015.

4. Estructurar las primeras acciones (mínimo 1 máximo 3 en el tema productivo innovación) que permita iniciar la operación a partir del segundo semestre de 2015
y su vigencia en otras administraciones de la ciudad.[5] La visión debe ser amplia
pero la ejecución pragmática: visión de futuro pero iniciar de manera gradual y
sostenida su implementación y posterior consolidación.
PRODUCTOS
Elaboración y/o consolidación del diagnóstico.
· Dónde está Colombia y Bogotá en relación a su nivel de desarrollo y su salto
siguiente para tener el punto cardinal desde el cual se impulsa el AI.
· Sistematizar y recrear con enfoque pedagógico los referentes teóricos que
subyacen en los estudios previos y que dan un marco de referencia para el
modelo del AI, y que este sea comprensible para la ciudadanía.
· Analizar las distintas agendas de especialización de Bogotá/Cundinamarca vs
los 7 sectores inteligentes del AI que sirva para diseñar una estructura de la
especialización del territorio.
· Lectura avanzada de los siete sectores estratégicos según la especificidad de
cada uno y las interrelaciones entre ellos.
·
Mapeo analítico de los hábitats de innovación que tiene Bogotá Región:
consolidados y nacientes.

El Anillo como un sistema de hábitats de la innovación para la productividad.
· El proyecto debe ser una apuesta por la productividad, es decir por el cambio
estructural.

· Consolidar el diagnóstico de la actividad económica y científico tecnológica que
se adelanta en el espacio del AI y en Bogotá, a partir de estudios recientes y el
aporte complementario enmarcado en un modelo de desarrollo endógeno y su
sistema de hábitats de la innovación, nutridos en fundamentales de la economía
de la innovación.

· Los siete sectores de la especialización deben someterse a distintos análisis
metodológicos que permitan profundizar en sus razones y condiciones para que
sean unas apuestas a las cuales sea posible y necesario dotarlas de un marco de
políticas, programas y proyectos.

. Profundizar el benchmarking de NY, Berlín y Londres, y de ciudades como Sao
Paulo, Rio de Janeiro, Santiago de Chile, Buenos Aires. Este benchmarking debe
centrarse en los siete sectores y en las condiciones de política y de entorno que
los potencian.
· Analizar factores negativos del territorio para convertirlos en factores positivos
que se sumen a factores positivos existentes. Esto incluye identificar a los
“enemigos” del proyecto para convertirlos en amigos del mismo. Este análisis es
clave para diseñar políticas, estrategias, programas y proyectos de cambio.
· Análisis profundo de las capacidades en CTeI de Bogotá, pero también en
educación, en relación a los siete sectores de la especialización: situación
presente y visión de futuro. Clave las ciencias básicas e ingenierías.
· Diseñar un sistema de hábitats de innovación del AI, es decir, integrado a
dinámicas regionales, nacionales y globales de la producción, conocimiento,
creatividad e innovación.
Estrategia para una especialización inteligente y necesidades espaciales
· Diseñar una estructura a la especialización inteligente dividiéndolos en sectores
y/o actividades A, B, C, y mostrar la interrelación entre ellos.[6]

· Efectos de los sectores de la especialización inteligente en la competitividad de
otros sectores/actividades de Bogotá, de la región y en algunos casos de la
nación.
· Elaborar esquemas óptimos de encadenamientos para comparar con el nivel de
encadenamientos de los siete sectores del AI, y determinar entonces qué nuevos
eslabonamientos son deseables y posibles adelantar, y que nuevas capacidades
en CTeI y educación se deben desarrollar.
· Ubicación y dimensionamiento de necesidades espaciales y su relación con la
concepción urbanística del conjunto de la OEAI, en torno a tres agendas: corto,
mediano y largo plazo, y según niveles de complejidad.

RECOMENDACIONES
1. Diseñar y/o ajustar las políticas de desarrollo productivo y de CTeI de Bogotá.
Sin ellas, el AI no es posible. Incidir para que en las políticas nacionales haya
condiciones para que proyectos inteligentes como éste, tengan espacio porque
son las plataformas de la transformación productiva de Colombia
2. Modelo del AI centrado en la estrategia de cambio estructural con base en los 7
sectores de la especialización inteligente. No hay territorio ni especialización sin
modelo.
3. En economías emergentes incipientes el estado debe intervenir regulando e
invirtiendo. Solo los privados, extranjeros o nacionales, jamás harán posible el AI
o proyecto similar.

4. Proyectos del AI deben hacerse con gran rigor teórico determinado por una
creatividad excelsa con pragmatismo fundamentado. inteligente y visionario. En un
país con dependencia intelectual y ortodoxias importadas, esto no es cualquier
cosa. Esto implica que quienes hagan el proyecto y quienes lo impulsen desde la
administración y demás actores, no deben decir.... "en X o Y ciudad lo hicieron
así". Ya han viajado, ya han mirado, ya han traído iniciados, ya han intentado
copiar, ya han fracasado, ya es hora de pensar por si mismos. La peor estupidez
en la construcción de sendas de desarrollo es decir: "para que nos vamos a
inventar la rueda" con el fin de justificar la copia y no la apropiación y el
aprendizaje para el desarrollo.
5. Saber construir la agenda de corto, mediano y largo plazo, y sobre todo saber
escoger los proyectos de inmediata implementación. EL AI depende de estos y de
las políticas que lo respalden.
La dirección del proyecto en cabeza de la Universidad Nacional y del
urbanista Fernando Viviescas
Decisión afortunada de la Alcaldía llamar al equipo que hizo la prefactibilidad de
Innobo. Es una apuesta en las capacidades propias para un proyecto de desarrollo
endógeno. Así se ha construido la historia del desarrollo de las naciones y de los
territorios, porque la identidad cultural es un factor inimitable y por tanto
intransferible que crea sus propios modelos mentales, de vida, de estado, de
economía y de territorio. La idea del desarrollo ajeno solo cabe en la pereza y en
los temores del subdesarrollo. Sin embargo, factores exógenos se deberán
vincular al modelo para enriquecerlo y fortalecerlo, mediante empresas limpias y
avanzadas que traigan centros de investigación (ese debe ser el principal factor de
atracción) y que no vengan a invertir un peso para mañana repatriar dos con cero
reinversión. No regalar la ciudad es el mensaje.
El equipo de la Universidad Nacional orientado por el ex vicerrector de Bogotá es
el más idóneo de la ciudad y de muchos kilómetros a la redonda. Bogotá tendrá
una ciudad del futuro. Haya o no metro, el Anillo de la Innovación es la principal
propuesta urbanística, productiva y del conocimiento que pueda emprender ésta
capital, ahora y en muchos años adelante.

Citas
[1] Para estor efectos hay avances claros desde la SDDE y es el momento de profundizar
y de promulgar esa política para acompañar el desarrollo del Anillo de la Innovación.
[2] nuevo concepto que abarca distintos instrumentos de la economía de la sociedad del
conocimiento

[3] Los siete sectores definidos son para la estructuración productiva y el impulso inicial
del Anillo. Son buenos ejemplos los casos de NY, Londres y Berlín, antes que la
dispersión sectorial de Barcelona, por ejemplo. Por lo general, la sobre especialización no
conduce a un futuro de liderazgo y de avance al más alto nivel de desarrollo de una
sociedad. La sobre especialización en algunos casos puede estar relacionada con etapas
tempranas del desarrollo o con el estado de atraso de la economía (políticas transversales
per se), o a factores endógenos singulares que indica la necesidad de proyectar todo el
potencial cultural, político y económico de un territorio, como sería el caso de Barcelona y
su proyecto autonómico.
[4] en una economía emergente no se desata la innovación si no está soportada en
capacidades en conocimiento, investigación, creatividad y emprendimiento, y en una
apuesta en actividades nuevas de alto contenido tecnológico que desarrolle nuevas
actividades e irrigue innovación y desarrollo tecnológico aguas abajo a sectores
existentes. La innovación escasamente influye si no hay un crecimiento exponencial de
las capacidades cognitivas y si no hay un avance en actividades y sectores intensivos en
conocimiento, incluso, la innovación social, aparentemente menos compleja, se nutre de
capacidades mayores en conocimiento e investigación. Si se eleva el nivel de la
especialización se eleva el nivel de las soluciones y de las oportunidades.
[5] Estas acciones, en cuanto a número y complejidad se deben detallar en el transcurso
del proyecto y pueden cambiar dependiendo del nivel de desarrollo de distintas iniciativas
ya identificadas o consideradas en el plan de desarrollo “Bogotá Humana”.
[6] Un listado de sectores escogidos no dice nada, ni tampoco una estrategia de apoyo a
cada uno si no se parte de concebir una estructura sectorial según el rol de cada
sector/actividad en el sistema productivo y de innovación, y su interrelación sistémica.