You are on page 1of 4

El diamante ya no es el material natural más duro

Una de las clásicas preguntas del Trivial y programas
de televisión tiene los días contados, y es que ante el
clásico ¿Cuál es el material más duro? El diamante ya
no será una respuesta correcta. Ya hemos hablado en
otras ocasiones de materiales, principalmente
artificiales o compuestos más duros que el diamante,
pero en esta ocasión, estamos ante otra
substancia natural, bautizada como
lonsdaleite.
También constituido por átomos de carbono, como el diamante, ha
resultado ser un 58 por ciento más duro que la piedra preciosa, o al
menos, eso aseguran en la revista New Scientist.
El equipo que lo ha descubierto, dirigido por Zicheng Pan en la Universidad
de Shanghái, ha realizado pruebas de tensión que determinan estos datos, y
también nos explican que este tipo de materiales (los lonsdaleites) se
forman raramente cuando los meteoritos que contienen grafito
golpean la Tierra.
Pese a esta dureza y por otro lado, el nitruro de boro también ha resultado
ser un 18% más duro que el diamante realizando las mismas pruebas
(aunque en esto caso se trate de un compuesto), y es más versátil que el
diamante y el lonsdaleite, ya que es estable con oxígeno a
temperaturas más altas de diamante. Y esto lo hace ideal para
colocarlo en la punta de corte y herramientas de perforación que operan a
altas temperaturas

Científicos mexicanos crean diamantes a partir del
tequila

Científicos mexicanos demostraron que el tequila sirve para crear
pequeñas capas de diamantes que, aunque no pueden convertirse en
joyas, abren un amplio abanico de posibilidades, por ejemplo, como
sustituto del silicio en los chips de las computadoras.
“Sería muy difícil obtener diamantes como para un anillo, por ejemplo. Se forman pequeños cristales,
cada uno con miles y miles de átomos de carbón, de un tamaño muy pequeño”, aseguró el doctor
Luis Miguel Apátiga, investigador del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada de la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Desde el pasado verano, cuando lograron este sorprendente descubrimiento, Apátiga y otros dos
científicos estudian posibles aplicaciones para que el producto no sólo “llame la atención”. Más allá
del simbolismo, el grupo es consciente de que todo puede quedar como un hallazgo curioso si no
encuentran la manera de hacerlo rentable comercialmente.
El científico aventura posibles usos de esta variedad, como “detectar radiación, recubrir
herramientas de corte o, sobre todo, como sustituto, en el futuro, del silicio en los chips de
las computadoras”.
Según el investigador, cuando se evapora el líquido del tequila surge un vapor que se arrastra a una
cámara, donde se produce una reacción química que rompe las moléculas y hace que los átomos de
carbón que aparecen se vayan depositando unos encima de otros sobre una base de acero
inoxidable, formando la estructura del diamante.
La primera prueba exitosa se hizo con un tequila blanco de una marca común, pero ahora el grupo
analiza el comportamiento de otros tipos de tequila más selectos, como los añejos, para determinar
cuál es el que mejor se adapta a esta asombrosa transformación

Píldora anticonceptiva, innovación revolucionaria de un mexicano
La colaboración del químico nayarita Luis Miramontes en la creación de la píldora es la principal
contribución mexicana a la ciencia mundial del siglo XX

En 1951, el químico Luis Ernesto Miramontes Cárdenas sintetizó la molécula que dio el origen a la píldora anticonceptiva,
además de modificar la biología de la reproducción humana y detonó los proyectos de control de natalidad.
El descubrimiento se produjo en México el 15 de octubre de 1951, la investigación fue financiada y desarrollada por un
laboratorio fundado en México, Syntex, y uno de los principales compuestos se extrajo de una planta endémica del país,
el barbasco.
Originario de Tepic, Nayarit, nació el 16 de marzo de 1925 y falleció el 13 de septiembre de 2004 en la ciudad de México.
Cursó la ingeniería Química en la Escuela Nacional de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM) de 1945 a 1949 y se tituló con el trabajo "El Equilibrio Líquido-Vapor para el Sistema ToluenoCiclohexanona", además de obtener doctorado en los períodos 1948-1950 y 1954-1956.
Su colaboración en la obtención de la píldora anticonceptiva es considerada una de las invenciones más importantes
de los últimos dos mil años y la principal contribución mexicana a la ciencia mundial del siglo XX.
El profesor de la UNAM, Felipe León Olivares, relata que Miramontes Cárdenas, siendo un estudiante de 26 años, fue
quien descubrió el eslabón final para hacer un compuesto llamado norentindrona, la sustancia activa del primer
anticonceptivo oral.
El desarrollo de la píldora para su distribución comercial se dio posteriormente en Estados Unidos y Puerto Rico y salió a
la venta en 1960.
Luis Miramontes, quien además fue de los fundadores del Instituto de Química de la UNAM, acumuló un extenso
número de publicaciones y casi 40 patentes nacionales e internacionales en áreas como química orgánica, farmacéutica
y de contaminantes atmosféricos, además de petroquímica.
Para 1964, el Departamento de Patentes de Estados Unidos eligió a la píldora anticonceptiva como uno de los 40
inventos más importantes registrados entre 1794 y 1964 y fue considerado uno de los tres químicos mexicanos de
trascendencia mundial.
Luis Miramontes apareció en el USA Inventors Hall of Fame al lado de Louis Pasteur, Thomas Alva Edison, Alexander
Graham Bell, los hermanos Wright y otros científicos e inventores por sus aportes a la ciencia.
En 2004, la invención de Luis Ernesto Miramontes fue elegida la vigésima más importante de todos los tiempos, la cual
fue organizada por SCENTA, una iniciativa de The Engineering and Technology Board, del Reino Unido.
"Miramontes era consciente de que la píldora liberaba a la mujer para que tomara decisiones. También era consciente de
que se trataba de uno de los descubrimientos más importantes del siglo", aseguró el profesor León Olivares.
En su trayectoria, Miramontes Cárdenas recibió el premio al Investigador Distinguido del Instituto Mexicano del Petróleo,
reconocimiento de la Federación Mexicana de Profesionales de la Química, Premio Celanese de Tecnología Química en
1981.
Además, fue incluido al Salón de la Fama para Inventores de la Oficina de Patentes de Estados Unidos, también recibió

la presea Estado de México "Ezequiel Ordóñez" en el área de Ciencias y Artes en la modalidad de Tecnología y Diseño
en 1985.
En 1986 recibió el Premio Nacional de Química "Andrés Manuel del Río" de la Sociedad Química de México, la
Asignación del nombre Dr. Luis Ernesto Miramontes Cárdenas al Hospital General de Zona No. 1 del Instituto Mexicano
del Seguro Social en Tepic, Nayarit en 1992.