You are on page 1of 4

Los Omegas son ácidos grasos esenciales.

No pueden ser fabricados por el organismo por lo
que hemos de suministrárselos en la alimentación o a través de un suplementos alimenticios. Los
Omegas se clasifican en función de si son poliinsaturados esenciales (grupo Omega 3 y Omega 6) y
los monoinsaturados (grupo Omega 7 y Omega 9).
Cada uno aporta distintos beneficios al organismo, es por ello que los explicamos por
separado pero sus funciones básicas y principales son transportar distintos nutrientes que inciden
en el sistema inmunitario, hormonal y desarrollo celular.
Los omegas son grasas buenas, fundamentales para el bienestar de nuestro organismo. Sin su
aporte o estado carencial hay patologías que pueden manifestarse, perpetuarse o degenerar en
afección grave, crónica o mortal. Por ejemplo, algunos síntomas de que algo no va bien pueden
ser: piel seca, estreñimiento, fatiga, cabello débil, alteración de la función hepática y renal,
cicatrizaciones lentas de la epidermis o vitíligo, anomalías del sistema inmune, problemas
digestivos, hinchazón del vientre, inflamación, acentuación de las alergias, perdida rápida de
mineralización ósea, riesgo de infertilidad o abortos, retardo del crecimiento infantil, resistencia a la
insulina, desprotegimiento de la membrana celular y neuronal, tendencia al sobrepeso, riegos
cardiovascular o afecciones relacionadas con la sangre, exposición al deterioro por radicales libres o
estrés oxidativo…

¿QUE ES EL OMEGA 3, DONDE SE ENCUENTRA Y EN QUE BENEFICIA?

El Omega 3 es una grasa poliinsaturada, así que el cuerpo humano no puede producirlo.
Hemos de ingerirlo en base a nuestra dieta cotidiana de manera vegetal o animal.
Los ácidos grasos omega 3 son: Alfalinolénico (ALA) y derivados, Eicosapentanoico (EPA) y
Docosahexaenoico (DHA).

ALA -Contribuye a prevenir enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares
reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos, mejorando la elasticidad de los vasos
sanguíneos e impidiendo la acumulación de dañinos depósitos grasos en las paredes
arteriales.

EPA/DHA - Contribuye al desarrollo cerebral y ocular, previene las enfermedades
cardiovasculares; también puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Por
ejemplo, se ha señalado que las dietas particularmente ricas en DHA favorecen la
protección contra los procesos degenerativos de la retina y el aumento de la capacidad para
resolver problemas en los niños de nueve meses de edad.

Los encontramos en pescado como el salmón, jurel, bacalao, sardina, arenque, semillas de
linaza, aceite de canola, semillas de chía o salvia española, aceite de soja o lecitina, nueces, algas,
huevos, leche de soja, semillas de calabaza...
En general el omega 3 es uno de los más demandados y a la vez el menos consumido en la
dieta. Sirve principalmente para controlar los niveles de colesterol, es decir, regularlos bajando el
malo (LDL) y manteniendo el bueno (HDL). Combate los triglicéridos, refuerza las arterias, hace
fluir la sangre disolviendo coágulos, protege al corazón, estimula el correcto funcionamiento del
sistema inmunitario, rebaja la inflamación de las articulaciones por lo que se recomienda en
problemas de artritis, protege las membranas celulares prolongando su ciclo vital y evitando su
degeneración por lo que se recomienda en casos de parkinson, alzheimer y cáncer.

¿QUE ES EL OMEGA 6, DONDE SE ENCUENTRA Y EN QUE BENEFICIA?

El

Omega 6 es una grasa poliinsaturada que el cuerpo no puede producirla por lo que hay que ingerirla
para disponer de ella en el organismo.
Los ácidos grasos de Omega 6 son el Ácido Linoleico (AL), Ácido Gamalinolénico (AGL) y
Ácido Araquidónico (AA). Al igual que el omega 3; el omega 6 se puede encontrar en dos tipos de
fuentes, bien vegetal o bien animal.

Los alimentos ricos en Omega 6 son las nueces, cereales, fibra de arroz, panes integrales,

huevos, soja, onagra, aguacate, aceite de girasol o maíz, carnes rojas, maní, aceite de cáñamo, aceite
de borraja, semillas de grosella, leche materna, coles de Bruselas, zanahorias, sésamo…

El Omega 6 actúa principalmente regulando el sistema nervioso y el hormonal (sobre todo
en la mujer con procesos de menopausia, infertilidad, quistes de ovario, sequedad vaginal,
sensibilidad mamaria), incide beneficiosamente paliando problemas de artritis reumatoidepor
su acción antinflamatoria, sistema circulatorio colapsado (coágulos, presión arterial, angina de
pecho, arritmias), controla la diabetes pues ayuda a mantener los niveles de insulina constantes,
eliminando la sensación de hormigueo o entumecimiento; regula epidermis por lo que se aconseja

en casos de acné o eccemas. Por otro lado, al mejorar el riego sanguíneo nutre y oxigena mejor la
raíz del cabello previniendo su caída prematura. El aporte extra de Omega 6 también ayuda a
resolver problemas de impotencia ya que mejora el envío de riego sanguíneo hacia el pene. Y por
último, es hepatoprotector, resuelve problemas de próstata e incide positivamente a nivel neuronal,
mejorando el ánimo en pacientes con depresión además de asegurar el correcto funcionamiento y la
protección de la retina ocular.

¿QUE ES EL OMEGA 7, DONDE SE ENCUENTRA Y EN QUE BENEFICIA?

El Omega 7 es un tipo de acido graso monoinsaturado conocido como palmitoléico (AP), que
proviene del Espino Amarillo, Hippophae Rhamnoides, planta de origen Asiático y Europa
Atlántica y sobre la que más estudios se han realizado y de donde se extrae actualmente, aunque
también se encuentra en especies animales.
El Omega 7, repercute específicamente en la regeneración y nutrición de la epidermis. De
esta manera, revitaliza la función de la mucosa gástrica corrigiendo úlceras, devolviendo
humificación en la mucosa bucal y activando las glándulas salivares. Sobre las mucosas oculares,
devuelve su correcto funcionamiento (lagrimal, retina, secreción). Es útil en sequedades vaginales o
inflamaciones genitales, tanto del aparato reproductor masculino como del femenino. Sobre la piel,
actúa minorizando la dermatitis atópica, eccemas y psoriasis, alivia picores y sequedad cutánea.
Pero también potencia el sistema inmunológico y es un excelente antioxidante que protege frente a

los radicales libres por su alto contenido en vitamina E, que protege y estabiliza las membranas
celulares.

¿QUE ES EL OMEGA 9, DONDE SE ENCUENTRA Y EN QUE BENEFICIA?

El Omega 9 es un ácido monoinsaturado que a diferencia del 3, 6 y 7 el cuerpo es capaz de
sintetizarlo, por lo que no se considera un ácido graso; pero que a la vez, es necesario aportarlo con
la alimentación o suplementación.
Los ácidos grasos Omega 9 son Ácido oleico, Ácido Eicosanoico, Ácido Eicosatrienoico, Ácido
Erúcico y Ácido nervónico. Estos ácidos son comunes tanto en la grasa animal como en aceites
vegetales.
Una de las fuentes que más aporta Omega 9 en la cuenca mediterránea es el aceite de oliva, sin
embargo también está presente en el aceite de canola, girasol o nuez; las aceitunas, almendras,
macadamias, avellanas, cacahuetes, aguacates, semillas de ajonjolí, de mostaza pero también lo
encontramos en la carne de cerdo ibérico, los arenques, las anguilas de río, gansos, truchas,
sardinas…
El Omega 9 se considera una omega comodín pues es capaz de suplir al omega 3. De manera
básica, impide que la grasa se adhiera a las arterias pero cumple con más funciones sobre el
organismo como la de controlar el colesterol, disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca como
puede ser la hipertensión y también protege la membrana de los hematíes (glóbulos rojos)
provocando que circule por nuestro organismo sangre de calidad. Otra de las propiedades de este
omega es reducir el riesgo de padecer diabetes del tipo II, ya que ejerce un efecto beneficiosos sobre
la resistencia a la insulina y cuida la función del páncreas. Es un gran antiinflamatorio, por lo que
calma la artritis reumatoidea. Y por ultimo, activa la producción de linfocitos.

Ac oleico

http://www.omega-9oils.com/la/arg/es/omega369.htm
http://artesaniadelasalud.jimdo.com/otros-articulos/los-omegas/