You are on page 1of 2

Eduardo Medina Mora I.

En Washington, D. C. a 5 de marzo de 2015
A los medios de comunicación y la opinión pública:
Respecto a la información y señalamientos relacionados con la Operación Rápido
y Furioso emitidos en el noticiario MVS Noticias 1ª emisión, que conduce la
periodista Carmen Aristegui y su equipo en días recientes y hoy mismo me permito
hacer las siguientes aclaraciones:
1) La Operación Rápido y Furioso no/no se llevó a cabo durante mi gestión
como Procurador General de la República, por lo cual es obvio que no pude
haber autorizado, conocido, estar involucrado o siquiera estar enterado de
forma alguna de la misma, como no lo estuve ni lo autoricé.
2) Durante mi gestión como Procurador General de la República, jamás me
fue planteada ni autoricé de manera alguna, formal o informal, abierta o
encubierta, operación alguna, con cualquier nombre o acepción, que tuviera
por objetivo o involucrara el tráfico vigilado de armas hacia México. (Como
en su caso debe hacerse por acuerdo expreso y escrito con firma autógrafa
del Procurador en los términos de la legislación penal mexicana vigente, en
particular la Ley contra la Delincuencia Organizada).
3) A lo largo de mi gestión como Procurador sostuve diversos encuentros
formales e informales con representantes de distintas agencias y con mis
homólogos, los Procuradores de Justicia de Estados Unidos, en las que se
trataron múltiples temas, pero en ninguna de ellas fui informado sobre
operación alguna de tráfico vigilado de armas o cualquier otra de ese tipo.
No me fue tampoco planteada siquiera como idea, posibilidad, proyecto o
intención.
4) También es falso que algún funcionario público de la Procuraduría entonces
a mi cargo o de cualquier otra dependencia del Gobierno de México me
hubiera informado formal o informalmente de operación alguna que
involucrara el trasiego vigilado de armas hacia México. Lo que es más, no
estuve enterado de ninguna forma por ninguna persona en ningún momento
durante mi gestión como Procurador, como Secretario de Seguridad Pública
o como Director del CISEN, de operación alguna de esa naturaleza.
5) Jamás habría autorizado operación alguna de este tipo, por impertinente e
inconducente al combate de una practica criminal de la mayor gravedad
como es el tráfico de armas, que ha costado la vida a miles de personas en
nuestro país y en el mundo entero.
6) Durante mi gestión nombré a un funcionario como Representante ante la
ATF a fin de cooperar en términos del programa E-Trace y otros programas
conjuntos que consistieron en la construcción de una base de datos de

Eduardo Medina Mora I.
armas decomisadas a la delincuencia organizada para saber en qué parte
de Estados Unidos se adquirieron y para conocer con base en sus números
de serie, más sobre rutas y patrones de tráfico de armas hacia nuestro país.
Ello también requirió el entrenamiento de personal con esos fines. Dichos
programas jamás contemplaron ni incluyeron el trasiego vigilado de armas a
México.
7) No existe prueba o evidencia alguna, que me involucre o plantee siquiera
una duda razonable de que yo haya conocido o autorizado operación
alguna de trasiego vigilado de armas, en virtud de que ello no ocurrió y es
por tanto absolutamente falso. Por eso me sorprende que a pesar de las
múltiples aclaraciones publicas que respecto a este tema he hecho
previamente, una de ellas como parte de una entrevista que en 2013
otorgué a la corresponsal de MVS noticias en Washington DC y que fue
publicada, se me siga señalando y se siga especulando y alimentando
supuestas responsabilidades sobre actos y hechos absolutamente falsos,
con el consiguiente daño a mi reputación y a la precisa información a que la
opinión pública tiene derecho.
Muy atentamente,