You are on page 1of 236

BX880

M5

v . 112

004518

1 0 8 0 0 1 5 5 3 3

EX LIB R I S
HEMETHERII V A L V E R D E
Episcopi Leonensis

TELLEZ

NOVENA
A L A S

ÁNIMAS DEL PURGATORIO
SACADA DEL

ANCORA DE SALVACION..
For

t . IT. F r .

JOSE MACH
DE LA COMPAÑIA
DE

JESUS.

«

mmsimw

ÍMK

pvotpi

ffllio:eci VáfterHg y TeB '

'

ZACATECAS? r*
. -/„
.
,
, „
.
J L f f p i ' / j Alfonsina
Imprenta de FranciscfoYyJagrana: .
tSiglwttra
Umiermtaria
Calle de ta Compama oum. 22.
^y
1886

*

Í i 1D¿

Hecho esto y rezado el santo Rosario. • « n n A h n « i n í f í A u n * «»tiín A //r y. • . Párrocos y cristiano« celosos del bien de las almas. el ejemplo y demás oraciones que corresponden al dia de la novena.• •• v* r ' ^rti-fV' i • 1 Ai' *í('Vi'^ * V í ¡ fii^ MODO D E HACER ESTA N O V E N A -bi e b muta?. Rdos. Mas cómo llevar & cabo tan grande empresa? Si no se puede celebrar al prinoipio con la magnificencia que se acostumbra en CataluSa y en Madrid en la citada parroquia d e f i a n Luis. j a a A ¿•líl LQkOtS . convendrá al efecto anunciar una comunion general para el último dia. que haréis nn esfuerzo generoso para introducir y sostener en vuestras parroquias una tan santa é importante devocion. K 0 I 0 A V J A 8 w . vístase de luto gran parte del altar. póngase una pintura que represente el purgatorio y colóquese un túmulo en el centro de la iglesia. / v. ra todo el Novenario.} ¿í loo o a v g U esíróses i 8 EN L A I G L E S I A . Y como este es el principal fruto del Novenario. é invitar algunos confesores fó- 004518 .. M ) i h í ) % m bamiví a. A i t A tó 0 ¡> A I J | i i. excítese el pueblo á que oiga cada dia ia Misa que se dirá en sufragio de los difuntos de la parroquia. Sres. y comulgue á la misma intención un dia de la novena.• ••• — -. .V H H O A M < a a fe A S O D K A Í0<rl A C S O R .4 '2l y* ¡ /7 $i> «émc^ÉI No dado. procúrese á lo méoos para los tres últimos dias: ouando no. léase con unción y pausa la meditación. 6i no se puede obtener un predicador pa-.

pues. nómbrense algunos administradores de Animas. absteniéndose de visitas y conversación frivolas. No diré con esta ilustre Jkfioéaoion que no se haya publicado has* ta hoy otra novena ni más tierna. lea y haga con atención en casa la meditación que corresponde al dia. todos los nueve diaa y si estuviere impedido de asistir á los sermone?". ántes bien esmérese en guardar más recogimiento. y la generosidad con que de Dios serán recompensados? Sí. qué esposo habrá tau ingrato. abrazad. á saber.é hijo. sobre todo si se les pondera lo. os ruego. y permitiéndome las variaciones que me parece darán todavía más luz y energía al original. recojan las limosnas ó donativos vo> luntarios: y JM> teman Íes falte nada. 4 si eb oiáuso le oe aa Una dificultad puede todavía ofrecerse. rehuse aliviar las terribles penas que SOS padres. ni más llena de unción santa. la piadosa Asociación de Animas establecida en Madrid en la parroquia de San Luis. El que durante el Novenario no pudiere asistir á la iglesia. si puede. penas y trabajos en sufragio suyo. y con tanto celo dió á luz elegantemente traducida al castellano. bijod. No pase distraído estos dias como los demás del año. Aquí la pongo. y atraerlos al Novenario fácilmente. á fin de alcanzar por sus méritos contrición de las culpas y compasion de las penas qu8 padecen las benditas ánimas del Purgatorio. agradecidas que les quedarán las Aniosas. ¿Pues qué cristiano no contribuirá gustoso á tan piadosa institución? jQu. ni más sóli* da. oyendo las confesiones desde la vigilia faciliten ia oonfesion y dén mayor imputes ó esta importantísima práctica.rasteros. 3 9 Oiga Mi3a. v Si se arredrase alguno por la penuria de recursos. 2 9 Todas las mañanas tenga especial cuidado de ofrecer á Dios sus obras. MODO DE H A C E R B I E N E S T A N O V E N A EN PARTICULAR. para que. esta pía devocion. qué padre. que con un módieo sacrificio. ó quisiere en otro tiempo hacer esta novena en casa: Póngase ante alguna imágen de nuestro Señor Jesucristo ó de su dolorosísima Madra tomándola por protectora de esta novena. y haciendo algunas o tras buena« obras á más de las eoostumbrades 2 . pero si espe- ro que con ella lograrán los párrocos arraigar la devocion á las Animas en el corazon de ios fieles. y vereis qué frutos espiritadles y temporales tan fecundos resultarán fie ella. lo suplirá empero esta novena que compuse en idioma oatalan. la escasez de predicadores. señores. devolviéndola el 6rden que tenia en catalán. que haciendo una cuestación ya sea 6 -domicilio* ya sea eada noche á la función de la iglesia. esposas ó hermanos difuntos padecen en el Purgatorio.

haga una que abrace todos los malos hábitos y pecados cometidos desde la última confesion general. 4* Visitar al santísimo Sacramento y rezar la estación de la Bula. ó hecho de otro modo alguna confeeion sacrilega. le lea la meditación. Hacer un rato de oracion mental. no se contente con hacer una confesion ordinaria. etc. y . y si así fuese. 11* Olvidar las injurias y perdonar á los enemigos por amor de Dios. y sobre todo refrenar ó mortificar los sentidos. amado cristiano. y la suya en particular. 7 ? Rezar el santo rosario. # < NOTA. puede hacer la novena. aunque sea venial. 6 9 No olvide el principal sufragio que reclaman las alujas. El que ni sepa leer. 3* Comulgar con fervor ya espiritual. 6 ? Andar el Via-Crucis. ni tenga quien . la corona do los Dolores. cometida voluntariamente. " y sobre todo absténgase de toda culpa. 2* Celebrar misas. mire si desde la * Última confesion general habría ocultado algún pecado grave. cinco Padre Nuestros á las cinco llagas y otras oraciones vocales. que es una confesión y comunico la más fervorosa que se pueda. 9* Practicar alguna mortificación corporal (con licencia de un sabio director). la que forma la principal materia de casi todas las confesiones. meditando con especialidad en la muerte y pasión de nuestro Señor Jesucristo.5 ? Haga alguna ligera mortificación cada dia. 7? Repase la vida pasada. pidiéndola alivie las penas que padecen las Animas del Purgatorio. rezando cada dia cinco Padre nuestros y cinco Ave Marías á las cinco llagas de Jesús. esta pasión será la causa de tu condenación. es decir. . ó mandarlas celebrar y oirías. y haga una muy séria resolución de e6tirparla. llevar el 6anto Escapulario. porque i» te condenas. 8* Sufrir con resignación las penas. dolores y trabajos de esta vida. Hacer todos los años esta novena. 10* Hacer limosnas y otras piadosas obras de misericordia. 8? Examine atentamente cual es su pasión dominante. los salmos Penitenciales. ya sacramentalmente. humillaciones. OBRAS Di gran alivio para las Animas del Purgatorio y de mucho mérito para nosotros. siete Ave Marías á los siete dolores de su santísima Madre.

Por la señal de la santa Cruetc. Sesenta dias de indulgencia por cada vez que asistieren loe Asociados á las m i s a s . 3* En ia fiesta principal ó tutelar de la iglesia en que se halla establecida la Cofradía. Las misas celebradas por un Cofrade de difunto en la iglesia de la Cofradía. invocando. y visitar la iglesia orando un corto espacio de tiempo por la intención de Su Santidad. 1* Siete años y siete cuarentenas de perdón en los tres diasdel año que hubiere seña* lado el Ordinario. que se saca alma del Purgatorio. gozan del mismo privilegio que si se digiesen en el altar privilegiado. por Ber Vos quien sois. bondad infinita. ACTO DE CONTRICION. Criador. En un dia cualquiera-de la Novena. 1* A todos los fieles en el dia de su ingreso en la Cofradía. una y mil veces me pesa de haberos ofendido. INDULGENCIAS PARCIALES. oficios y reuniones de la Cofradía. pésame también porque merecí las terribles penas del Purgatorio.Jesús n\io. el dulce Nombre de Jesús. como también por cualquier obra de misericordia espiritual 6 corporal que ejercitaren. DIA PRIMERO. 4* En la hora de ia muerte. Esta última 6e concede á todo fiel contrito aunque no pudiese recibir Sacramento alguno: para ganar las otras es necesario recibir los eaiatos Sacramentos de Penitencia y Eucaristía. Os la pido por vuestra SaDgre preciosísima. NOVENA EN SUFRAGIO DE LAS AFLIGIDAS ANIMAS DEL PURGATORIO.. en quien creo y espero. Señor mió Jesucristo. enmendar la vida y perseverar hasta la muerte. al ménos con el corazon. la gracia de confesarme bien. contando desde las vísperas primeras hasta que se hubiere puesto el sol en dichas fiestas. esto es. y apartarme de todas las ocasiones de ofende» ros. ayudado de vuestra divina gracia. y practicando lo que acabamos de decir. sí. Amen. y ¡ay! tal vez las eternas llamas del infierno. á quien amo y quisiera haber siempre amado sobre todas las cosas. ¡Oh! Dadme. Propongo firmemente nunca más pecar. no pudiendo con la boca. pro- cesiones. .SUMARIO De la» indulgencia* que los sumo» acostumbran Pontíficet conceder á la» cofradía» de Animas canónicamente establecida». Padre y Redentor mió. INDULGENCIAS PLENARIAS. y por los dolores de vuestra afligidísima Madre. me pesa.

es verdad. se sujetase á la vida más pobre y mortificada. apud Bellarm. y haced que celebremos un dia vuéstrag misericordias en el eterno descanso de 1« gloria. de ningún valor son. de Florencia. de Letrán y de Trento (3). y derramase su sangre en Ja cruz por nuestro aipor: ¿cómo dejaríais sufrir largo tiempo en el Purgatorio á unas almas qué tanto costaron á Jesucristo. que para salvar las ánimas quisisteis que vuestro Hijo Unigénito tomando carne humana en las entrañas de una Virgen purísima. Miradnos á todos. san Ambrosio. Aman. y. Y aunque la Iglesia no lo enseñase así. 6 .ORACION AL P A D R E E T E R N O • i *I • * ¡i para todos los dias de la novena. con los dolores de su Mad*e santísima. MEDITACION.. Es un artículo de fe. pero yo las uno con los méritos infinitos de vuestra Hijo divino. pan Cirilo.. dirigidos por el Espíritu Santo.Compadeceos. I. ¿qué hará Dios? ¿La lanzará al infierno.—(2) Bellarm. y que son vuestras hijas amadísimas? ¿Cómo permitiríais fuese malograda Sangre de tan grande valot?. yo os ofrezco todas las obras buenas que haga en este novenario. así lo confirma la más antigua y constante tradición de todos los siglos ( 1 ) . Compadeceos también de la mía y libradla de la esclavitud del vicio. la confundirá con los réprobos y espíritus infernales? Eso repugna á la Justicia y Bondad divina. y libradlas de aquellas horrorosas llanas. así lo aseguran unánimemente los Santos Padres griegos y latinos. Así lo enseña la 6anta Madre Iglesia. de estas pobrecitas almas. de Cartago. et alio. san Cipriano. ¿no lo insinúa bastante la razón natural? Supongamos que una alma sale de este mundo con alguna culpa venial. Tertuliano.<jon las virtudes heroicas de euañtos justos han existido en la tierra. con ojos de comp&sion. san Agustín y tantos otros ( 2 ) . . ¡Ahí de poquísimo. — ( 3 ) Sese. pues. lib. 3 . de Justif. Punto primero. así lo han definido los sagrados Concilios de Roma. cap. vivos y difuntos. Y si vuestra Justicia divina pide satisfacción por las culpas cometidas. 30. ¿La introducirá en el cielo? Esto se opone igualmente (1) Vide Gotti.. de Purg. Padre amorosísimo. y siendo su bija y esposa amadísima. cap. Padre celestial. qne las almas de los que mueren con alguna culpa venial ó sin haber satisfecho plenamente á la Justicia divina por los pecados ya perdonados^ están detenidas en un lugar de expiación qne llamamos Purgatorio. san Juan Crisòstomo. columna infalible de la verdad./ EXISTENCIA DEL PURGATORIO.

3 y 4 . 2 3 .pide por la intercesión de María santísima la litamos en la tierra. los cristianos que mi. de nosotros depende la suertb de aquellas pobres almas. te burles ó no te burles de ello. Nada manchado puede entrar en aquel reino purísimo i 2 ) . de donde no saldrá hasta que" haya satisfecho plenamente á la Justicia . que les niegues este pequeño sacrificio. Dio» de aquella alma? Ya nos lo dice por Malaquías ( 3 ) . ¡Oh admirabie disposición d é l a Sabiduría divina! . III. á fin de conciliar así el rigor de la justicia con la ternura de su misericordia infinita. vv. Entre las muchas apariciones que confirman el dogma del Purgatorio. X X I I I . en un lugar de penas y de tormentes. amado cristiano. Punio segundo. — ( 2 ) Apoo. y alegrar al cielo con un nuevo grado de gloria accidental. xxi. encomienda bienes espirituales entre los bienaventurados • ¿ Dios las Animas de tu mayor obligación. ción de bienes podemos con mucha facilidad y ( 1 ) Ps. y á imitación de Jesucristo deapues de su muerte. la pondré como en un crisol. . Y nosotros somos estos dichosos mediañeros y corredentores.á la santidad y pureza infinita del Criador. con fervor este santo Novenario. cristiano? Creas ó no creas. pues. el Purgatorio. Es también un artículo de fe que nosotros podemos aliviar á aquellas al. no faltes á él ningún dia: ¿quién sabe si abrirás el cielo á alguno de tus parientes ó amigos ya difuntos? ¿Y serás tan duro é íosensible.Oh qué dicha y felicidad la nuestra! Viéndose Dios obligado á castigar á aquellas sus hijas muy amadas. pues. ¿Qué hará. ¿Crees tú esta verdad y con tanta indiferencia miras tan horribles penas? ¿Crees en el Porgatorio y con tus culpas amontonas tanta leña pava arder en tan terrible fuego? Medita un poco sohre lo dicho. tan sólo dudar advertidamente de su existencia. Sí. subirá al monte del Señor (1). v.w gar el Purgatorio. y lo aceptos que son liMSiSAB BL KM LEÍfl BMiteca Valvertí y Tefl» 4 . Haz. — ( 3 ) Malach. la cosa es y será así. ¿Crees tú esto. procurando nuevos príncipes y moradore3 á aquella patria felicísima. pues sólo aquel cuyas manos son inocentes y cuuo corason está limpio.f mas afligidi-imas. esto es. Ne. es ya pecado grave.V. librar á aquellas almas.divina. busca medianeros que intercedan por ellas. en virtud de la comu- mérito nuestro bajar al Purgatorio con nuestros sufragios. y las almas que sufren en gracia que desees conseguir en esta Novena. 3. y que triunfan en el cielo. En virtud de esta comunicaEJEMPLO. pudiéndolas hacer tan gran favor y á tan poca costa? nion de los Santos hay plena comunicación de Medita un poco sobre lo dicho.

para que se les perdone el reato de sus pecados (1): conducta que le alcanzó de Dios una insigne victoria: pues habiendo sucedido á Goijias el soberbio Nicanor con un crecidísimo ejército y gran número de caballos y elefantes. Había este piadoso general derrotado á Gorjias. exhortó al ejército á que rogasen por aquellos infelices. aceptadla en expiación de mis culpas y sufragio de las Animas. que el Espíritu Santo alabó con aquellas memorables palabras: Santa y saludable cosa es rogar por los difuntos. alegría de los Angeles y gloria del cielo! ¿Cómo os contemplo anegado en un mar de amargura en el huerto de Getsemaní? ¡Ahí responde San Agustín. de los cuales fué uno el mismo Nicanor. Yo os la ofrezco. mas no sin pérdida de varios soldados que murieron en la batalla. Y pues es Sangre de valor infinito. le dicen: Recibe esta espada santa como una dádiva que Dios te envía. mia es esta sangre preciosa que baña la tierra. que habían muerto er. ¡Y que no pueda yo consolaros. . oh Dios de amor. Iíizo una cuestation y reuniendo doce mil dracmas de'plata. cansado Judas de combinar el plan y de hacer los preparativos de la batalla. librándolas de tan terribles tormentos! A lo ménos aceptad. Conducta admirable. por mi causa baja un Angel del cielo á consolarle.á Dios los sufragios que ofrecemos por loa difuntos. Sí. y conociendo por las alhajas que se les encontraron ocultas en los vestidos. con ella abatirás (1) I I Mach. 16. y regocijar á la celeste Jerusalen. castigo de. rogabais y sudabais sangre por las horribles penas que habían de sufrir las almas en el Purgatorio. [1] II Mach. oh Dios mió. la víspera. las envió á Jerusalen para que se ofreciesen sacrificios en sufragio de aquellas pobres almas. por mí está su alma triste hasta la muerte. xii. y Otalas el Sumo Sacerdote. ORACION á Jesucristo sudando sangre en el huerto. Animado con esta visión y armado con esta espada divina. y quedarán borradas mis culpas. Cai. dejad caer una gota sobre mi corazon. se queda dormido: cuando hé aquí que se le aparecen el profeta Jeremías. ¡Oh Jesús amantísimo. un robo cometido en el templo de Jamani. embistió con un pequeño ejército al enemigo^' y mató á treinta y cinco mil. ya difuntos. Judas Macabeo. xv. oh Padre celestial la tristeza y agonía que Jesús sufrió por ellas y por mí. 46 á los enemigos do mi pueblo Israel [1]. mió e3 este sudor. y presentándole una espada muy preciosa. es muy notable la qúa tuvo ei gra-n caudillo de los ejércitos de Dios.

Sobre la pena de sentido en general.aquéllas que por alguna necesidad particular da dia ó de suplirlo haciendo la novena en casa. pág. hasta que os purifiquéis. ¡Ah! no merecemos tan gran favor.. 10. Conceded. etc. á las Animas del Purgatorio. pág. Señor. que tendré en vosotras medicador. y quisiera tener caudal suficiente para satisfacer deuda tan crecida: y aunque más pobre que vosotras mismas. ORACION D I A SEGUNDO. Amen. y al precio infinito de la sangre de y quieran sacar más fruto del Novenario. á excepción de generosa resolución de asistir al Novenario ca. y donde no hubiese pre. Esposas muy queridas del Señor. á la intercesión de María predicador. aplicaren. mortal. Las personas que tengan tiempo santísima. etc. y OBSEQUIO. Pero 6Íendo tan pobres mis mérisi alguno estuviere impedido de ir á la iglesia. tos. como ei oro en el criPunto primero. os ofrezco y aplico cuantas indulgencias pueda ganar en este dia.¡con cuánta razón desde aquellas voraces llamas clamais á vuestros amigos pidiendo misericordia! Yo me compadezco de vuestro dolor.. tú que vives sol de las reliquias que os dejaron ias culpas. á los NOTA. Pero confio también. y se apagarán sus horribles llamas. cinco Ave Marías y un Gloria Patri. que encePadré celestial. pero muévaos el afecto con que os saludamos diciendo cinco Padre nuestros. 9. sobre todo al alma de N. para satisfacer por vosotras á la justicia divina. apelo á la piedad de los justos. sojuzgue las pasiones y llegue á la bienaventuranza. Señor mió Jesucristo. sino que procurarán hacerla más do consuelo y descanso. etc. se podrá concluir todos los dias con la • dianeras poderosas. que me alcancen del Señor gracia con que deteste mis culpas. despacio en particular. rradas en la cárcel del Purgatorio sufrís indeMEDITACION cibles penas y careceis de la presencia de Dios. Alguno quizás encueutre demasiado larga esta novena. adelante en siguiente la virtud. Por la señal de la santa cruz. 5 ga uua gota do ella en el Purgatorio. al tesoro inagoprincipalmente para suplir con ella la falta de table de la Iglesia. Ven.Almas agradecidas. cuantas obras de supererogación hiciere duranEn sufragio de las santas Animas tomar la te [diga el tiempo que quiera]. N. á estas pobres se contentarán con la meditación que se hace Animas. el deseaen la iglesia. no Jesucristo. . mas acuérdese que se hizo ruegos de los bienaventurados.

no igualária al Purgatorio? Tampoco. que cualquiera de aquellas almas querría más ser atormentada hasta el día del juicio con cuantos dolores y penas han padecido los hombres desde Adán hasta la hora presente. Dioclecianos. dice san Agustín (1). ni que esperar: ven. Anselm. y vivas imágenes de su divinidad. aquellas llagas y postemas insoportables. que no estar un sólo dia en el Purgatorio sufriendo lo que allí padecen. ín Elucid. Pues ¡qué penas serán aquellas! ¡Ahí son tales. aquellos tan rabiosos de costado y de muelas. Hierosol. Décios y demás perseguidores de la Iglesia inventó contra los cristianos. mira si fuera del inñerno pueden darse penas mayores. aquellos dolores de parto y males de corazon tan vivos que han acabado con la vida de tantas personas: ¿igualarían todos estos males reunidos & los dolores que padece una alma en el Purgatorio? No. aquellas convulsiones y contorsiones espantosas de miembros. dice san Anselmo (1). todo este horrible aparato de dolores y tormentos acerbísimos. 2. Cyril. aquellas catastas y ecúleo8 con que les descoyuntaban los miembros. S. ¿aquellas tenazas y garfios de hierro con que les despedazaban las carnes. Considera todos cuantos dolores han sufrido los enfermos en todos los hospitales y lugares del mundo: aquellos dolores de cabeza y de vientre tan agudos. Solatia erunt. etc. son amigas. aquellas ruedas de navajas y (1) Mansi. ¡Ay! ¡Quién no tiembla! Medite. comparados con los que sufre una alma en el Purgatorio. penetra con el espíritu en aquellos horrendos calabozos. . ad. n. Aug. pues la menor pena de aquel lugar de expiación es más terrible que el mayor tormento que se pueda imaginar en este mundo. ¿Y quiénes son eBtas almas tan horriblemente atormentadas en el Purgario? ¡Ay! ¡Qué motivo este tan grande para hacernos temblar! Son obra maestra de la mano del Omnipotente. Añadid á todos estos males los suplicios y tormentos que la crueldad de los Nerones. Punto segundo. Pues todos los tormentos y penas que se han sufrido en este mundo.—(2) S. en donde la justicia divina acrisola las almas de los que mueren con alguna culpa venial. 2. aquellas prendas y máquinas con que los martirizaban. in epist. ver ó imaginar en este mundo. ¡y no obstante son tan severamente castigadas! Dios las amó desde la e(1) S. pues exceden á todo cuanto se puede sentir. aquellas parrillas con que los asaban vivos. puntas de hierro. hijas y esposas amadísimas del Señor. ni aun semejantes á las que allí se padecen. dice san Cirilo de Jerusalen (2). pueden tenerse como por consuelo y alivio.como si de3pues de esta vida no te quedase nada qne temer. disc.

—Tú eres quien te engañas. no sólo esta enfermedad durante un año. Lo que me pasma es ver entregado por el 6 . antes que padecer una sola hora las peuas del purgatorio. pecador. 11.. ¡y no obstante sufren penas imponderables! ¡Ah! ¡Purgatorio! ¡Purgatorio! ¡Cuán claramente me manifiestas la justicia y santidad de Diosl ¡Qué horror debes inspirarme al pecado! Pues si con tantp rigor trata Dios á sus estimadísimas esposas por faltas ligeras. todavía no ha pasado un dia. •O Padre celestial! no me espanta el ver á vuestras amadísimas esposas presas y tan severamente castigadas en el purgatorio. ¿cómo serás tratado. sino todas las penas. pues me has engañado así. c. v. respondió el Angel.íernidad. No habia aun pasado un dia. — [ 2 ] Thom. A Jesús preso por nuestro amor. tú. Dios te permite aun salir del purgatorio y volver al mundo. se le apareció el Angel del Señor y le dijo: «Dios ha aceptado tus deseos. que vives abandonado al arbitrio de las pasiones? Si en el árbol verde hacen esto. que un hombre muy virtuoso. Cant. esa enfermedad. ORACION. ib. y hace ya tantos años que estoy sufriendo aquí las mas horribles penas. á la vida. X X I I I . laa redimió con la Bangre de sus venas. pecador y enemigo de Dios. 51. ó pasar tres dias en el Purgatorio y despues ir al cielo. «no es posible exclama. si prefieres 6ufrir un año más esta enfermedad. Me decías que sólo estaña treB dias en este lugar. pero que á causa de u^ terrible y larga enfermedad estaba muy deseoso de morir. dolores y males de todo el mundo sufriré gustoso. tu cuerpo está aun por enterrar. cuando el Angel se le apareció de nuevo. pues. por vicios y pecados tan horrendos y abominables? Piénsalo bien. y sufrió con admirable alegría un año mas aquella enfermedad. Apénas le hubo visto aquella pobre alma. publicando á todos lo terribles que son las penas del purgatorio.» Volvió. en el seco ¿qué harán? (1) Si el hijo y heredero del cielo es así castigado por faltas que á muchos parecerán virtudes.» Elijió lo primero: murió. EJEMPLO. y enmienda tu vida. Tomás de Cantimprato refiere [2]. repHcó. como que están en su gracia y amistad divina. 3 1 .—Sí. y fué al purgatorio. escoje pues. ahora las ama con un amor infinito. que tu seas el Angel bueno. Medite etc. pero sufriendo todavía un año (1) Luc. ó ir al cielo sin pasar por el Purgatorio. 2. Laa infelices ofendieron un dia á vuestra divina Majestad y pisaron vuestra ley santísima. 13. Angel santo. como en la -pág. ¿cómo serás castigado tú.

Señor mió Jesucristo. Si el fuego de este mundo. tirado por tierra. ¿qué tormento será para aquellas almas estar sepultadas en un fuego que es. OBSEQUIO. etc. qué expresión! ¡Las llamas que vomitan los Vesubios. seria para nosotros insoportable dolor. si tener el dedo en la llama de una vela. cargado de oprobios y de cadenas. Asistir maSana y todos los dias. que el fuego de este mundo comparado con él no es más que pintado.—(2) Mansi. y en sufragio de nuestros hermanos difuntos. amado cristiano. injurias y golpes cruelísimos que padece por nuestro amor. calcina mármoles purísimos. dice san Agustin. dadles la libertad que con ansia esperan para alabaros eternamente en el cielo. al santo Sacrificio de la Misa en sufragio de las almas del purgatorio. para con él demostrar el odio infinito que tiene al pecado? Es tal. 9. todo esto es fuego pintado en comparación del que atormenta á las almas del Purgatorio. n. que consume bosques. 2. Mas por otra parte ¡oh dichosas cadenas! Ellas son mi esperanza. dicen santo Tomás y san Gregorio (2). derrite metales. aceptad las ignominias. 10. DIA TERCERO. ¡Dios mió. cinco Ave Marías y un Gloria Patri. el que Elias hizo bajar del cielo. dise. Amen. criado para servicio del hombre y efecto do la bondad divina. tamquam ignis depictusi Ahora bien. Tamquam ignis dcpictus. Por la señal de la santa cruz.traidor Judas. centro de vuestras complacencias infinitas. Punto primero. Para más obligar al Señor digamos cinco Padre Nuestros. 2. y preso como un facineroso por hombres vilísimos é inhumanos ¡ay! ¿á quien? á Jesús. y ocasiona horrendos terremotos. MEDITACION.. usad con ellas y conmigo de misericordia. Aceptadlas en remisión de nuestras culpas. ¡Ay! le veo con una soga al cuello. pág. pág.. etc. n. atadas BUS manos. 2. Considera. (1). etc. abrasa edificios. hace saltar piedras y mu-' rallas espantosas. ¿qué será el fuego del Purgatorio. las que devoraron á Roma y á tantas otras ciudades. Sí Padre de clemencia. 2. es ya el más terrible de todos los elementos. Sobre el fuego del purgatorio. hasta el diluvio de llamas que en tiempo de Lot llovió sobro las nefandas ciudades de Sodoma y Gomorra. el fuego de Babilonia. que se pueda. Padre celestial. igual en (1) Mansi. y serán el consuelo y alivio de las benditas almas del purgatorio. encendido por un Dios santísimo y justísimo. disc. si es ya tal su virtud. y pues Jesús se deja prender para darnos libertad. 23 el tormento que causa á las almas el fuego abrasador del Purgatorio. .

según refiere Cesáreo (1). otras. etc. ai del infierno? Sí. es un mal tan espantoso. por haber escuchado con gusto una canción (1) Caesarius. y este arderá allí eternamente. cristiano. sacar á todos los condenados del infierno. 5. c. haber expiado en el Purgatorio faltas. por la temeridad de tus juicios. tu ceguedad. ménos en duración. aun entónces no debieras cometerlo. y pasmaos: con el mismo fueg o se purifica el elegido y arde el condenado. por tu ligereza en el hablar! ¡Ah! llora. librar á todas las almas del Purgatorio. con tus oídos. . según nuestro modo de hablar. como en la pág. ¿Y en estas abrasadoras llamas quieres t ú caer por tu tibieza? ¡Oh ceguedad! ¡Oh locura sin igual! Medite etc. 1. 13. ¡Oh y que mal tan grave debe ser este delante de Dios. muy ligeras. por último. ¿Puedes «ir c?to sin horrorizarte y sin llorar tu conduc- ta? Pues ¡ay! ¿qué es tu vida sino una serie no interrumpida de pecados? ¡Pecaids cometidos con tus ojos. y á la claridad del fuego espantoso del purgatorio. por no querer sujetarte. y este es un mal y una ofensa hecha al mismo Criador. EJEMPLO. con tu lengua. con todos los sentidos! ¡Cuántas culpas por la ignorancia crasa y olvido voluntario de tus obligaciones! ¡Cuántas indiscreciones por la distracción de tu espíritu. almas tibias. Nada hace tan sencible la malicia del pecado venial. y verás que son faltas leves. como una niña de sieto años. pero en si es mayor mal que la ruina de todos los imperios y que la destrucción del universo. pues todos estos bienes no igualarían la malicia del pecado más leve: porque aquellos son males de la criatura. * Unas fueron condenadas á él por haber hablado en la iglesia sin necesidad. lo cometes sin escrúpulo á manera de juego. secuchad. por la violencia de tu genio. Punto Segundo. que aquel saldrá cuando haya satisfecho por sus culpas. con tus manos. por la malicia de tus sospechas! ¡Cuántas faltas por no mortificarte. á veces un solo pecado venial. con la única diferencia. comprende. pasatiempo y diversión! Medite.todo. cuando es tan severamente castigado eu el Purgatorio! En efecto el pecado venial es leve si so compara con el mortal. 36. y tú lejos de llorarle. que excede en malicia á todas las desgracias y calamidades del mundo.. que si cometiéndolo pudieses convertir á todos los pecadores. cuán grave mal es cometer el pecado venial. como la hermana de san Pedro Damiano. Considera cuáles son las faltas por las que un Dios infinitamente bueno y misericordioso castiga á sus amadísimas esposas con tanto rigor. Pero ¡ay! es un mal tan grave. es un mal tan graude. como las muchas almas de que consta por varias y auténticas apariciones.

(3) Annal. soberbio. Estas virtudes confunden y condenan.virtudes y lleno de defectos y vicios. falto de profana. d. aceptad su silencio. mas por tan sublime santidad perdonareis á las pobres Animas del purgatorio. n . Un religioso fué al purgatoria por no haber hecho in-. que encomendaba su hijo Agustin á sus oraciones. tenida por santa Mónica en tan buena opinion. es por amor mió. 9. mi altivez. op» 1 6 . mis impaciencias é ímpetus de ira y de venganza.—(4) SuriuB. vengativo. siendo yo merecedor de más graves penas que las suyas? No obstante me anima vuestro benignísimo y pacientísimo Hijo. 111. no puedo ménos de temblar al postrarme á vuestros piés. es verdad. 101. (1) Murió Catalina. y á pesar de esto se apareció muy triste á san Martin obispo. es por mi amor. . cuando me veo OBSEQUIO. escupido. Ccr.. ¿Y cómo me atreveré á interceder por las afligidas almas del purgatorio. ra más obligaros diremos cinco Padre Nuestros. si le veis insultado. la paciencia inalterable de mi dulce Redentor. y así de otros muchos (6). ex. l 9 .t. Bibl. (1) Spec.—(6) Lohner. ORACION. clinacion de cabeza al decir Gloria Patri (3) al fin de los salmos: otro por estarse á la lumbre más de lo ordinario en tiempo de invierno: allá fué á parar san Severino por ciertas negligoncias en el rezo divino (4). ex. Si á pesar de ser Juez de vivos y muertos. jAhí si le veis cargado de cadenas y conducido de tribunal en tribunal. oye las más inicuas acusaciones y falsos testimonios. diciéodole: estoy ardiendo por haberme lavado dos ó tres veces la cabeza con demasiada vanidad. ex. siempre iracundo. como las molestias del prójimo en sufrajio de las benditas almas del Purgatorio. (2) noble doncella romana. Mañana procuraremos sufrir con paciencia así los trabajos que Dios nos envíe. humildad y mansedumbre asombrosa. quinientos años estuvo en aquel fuego un padre de familia por haber descuidado la buena educación de sus hijos: san Valerio por haber favorecido demasiado á un sobrino suyo. Jesús mió benignísimo: y paA Jesús conducido de tribunal en tribunal. Cisterc.—(2) Lanc. oh Padre amantísimo. 9. . ex. abofeteado y pisoteado.c. un niño de nueve años (5) por na haber pagado ó devuelto algunas frioleras que habia tomado. y un Gloria Patri. innumerables ofensas que cada día cometo contra vuestra soberana Majestad. dist.c—(5) Spec. Aceptad. y purificándome de mis defectos y manchas mo trasformareis todo en Vos. ¡Oh Padre amantísimo! cuando considero las cinco Ave Marías. ¡Oh! concededme esta3 gracias. pues.

. Sobre la pena de daño. Por horrorosos que sean los tormentos que padecen las Animas en el Purgatorio. ni riquezas. Padre celestial etc. y es la po6e6Íon beatífica de Dios. infeliz. ¡Ah! ¡pobres Animas! vosotras conocéis á Dios. que una enorme pena arrancada do la montaña. infiaita. y hacer del infierno el 29 Paraíso más delicioso. sabéis que una sola-gota que caliese en el infierno del océano infinito de delicias que en sí encierra. sabes que viviendo como vives. aquellas son limitadas. esta la de dafío. xvi. . pero están seguras de poseerle un día. pág. v. Si tan terrible pena sienten las Animas viéndose privadas del hermosísimo rostro de Dios. 10. continuamente suspira por verle. ¡y no obstante no le podéis abrazar ni poseer! ¡Qué penal ¡Qué tormento! Absalon (1) privado solamente dos años de la amable vista de su padre David. que contiene todas las perfecciones posibles. nada le alegra. hijas y esposas muy queridas. Por la señal de la sania cruz etc. no poli) Reg. Punto primero. va hasta á preferir la muerte al estar más tiempo privado de su presencia. por espantosas que sean las llamas en que se abrasan. pág. incomprensible. es verdad. cual es el deleite. MEDITACION. Comprendéis todo eso perfectísimamente. que vives privado de su gracia y amistad? Las almas benditas del Purgatorio no poseen aún á Dios. Señor mió Jesucristo etc. 9. Pero tú. y en grado infiuito. para vosotras el veros privadas de Dios.. se precipita á lo profundo del valle. Ahora no comprendemos esta pena. pero ella es atroz. ni amigos. ¿cual debería ser tu desconsuelo. porque son 6us amigas. bastaría para extinguir aquellas llamas. aquellas constituyen la pena de sentido. aquellas privan á L. Medite etc. sino con una luz clara y perfectísiroa: veis que es el centro de vuestra felicidad. vive desconsoladísimo. 110 igualarán jamás á la pena vivísima que &ienten al verse privadas de la vista clara de Dios. En efecto. y eso que su padre es un simple mortal: ¡qué será. y así os lanzais hácia aquel Bien infinito con más fuerza. por esta carecen de un bien esencial á la bienaventuranza en el cual consiste la felicidad del hombre.s almas de un bien accidental. y con él de todo bien. no con un conocimiento oscuro como nosotros. esta infinita. pecador. ni delicias. Punto segundo. pues. 24. de todo consuelo y felicidad! Preciso fuera sentirlo para formar alguna idea cabal y completa de estado tan horriblemente angustioso.D I A CUARTO.

en efecto.» Creyó. Avisa. años. el demonio se apodera. te cion de muchas almas pintando imágenes de Santos: y por último. y la vida en«ra en el pecado? ¡Oh deplorable ceguedad! que habia ganado á fuerza de muchos sudores. al caballero D. el piutor que murió su gracia y con ella la rica herencia de la glo. pasa3 dias. y arrastraría su presa al fuego del in. ¡Ah! ¿cómo dices Padre. pecador. tú e. denacion eterna. .a o°> ^ e n e firmada contra tí la sentencia pintura inmodesta en la juventud.IT v 7 1 L J d o a n v m > v< I l a h e c h e a l f u e s°> y i a y d e é l s i «O lo hace! Y en prueba de que es verdad lo que digo. unas que pecando. Oyendo el Juez soberano estas disculpas. perdiste ligioso. pero me condenó á EJEMPLO. nuestro que estás que había ganado. meses.—Y ¿cómo padeces tanto haen los cielos? Te engaña!-. a rr . ¿Sabes quién es tu vió d decir el religioso?—¡Ay! respondió el dipadre y señor? jAy de tí! Es el demonio: voñ funto. ¡Ay! ¿crees esto. y dijeron para defenderme que habia hecho aquella c o n ^ r m e s tranquilo? Dios todopoderoso es tu ño.padecían terribles penas en el Purgatorio. Por fortuna mia se presentaron tamj e p . pintura obcena que hice á instancias de un cajai de tí.ballero.. él es tu compañero inseparable. N que . pues. me perdonó las penas del infierno. ¿ y tú en lugar de bo. Sabes que d sde el mo. si Dios rompiera el hilo delga. Dios ya no es tu pa. que habia empleado lo e? . i o s Santos interponían sus méritos. ries. y viendo que Medite. ni tu señor. que despues jj a '. v él repa- . etc.res tú? ¿qué es lo que quieres? preguntó e! remento en que te rebelaste contra él.a u ?I eS L^ U _ e e f„ r i T T« on t. como en lapág 13. el caballero la visión.iertes. estar en el Purgatorio mientras dure aquella . pintura. y dejé para obras piadosas lo ria.30 31 seerás jamás á Dios. en el tribunal del supremo Juez se leex paire diabolo estis [1]. respondió. y ores su esclavo. ni tu rey. le voldre.dias pasados.me habia arrepentido y cooperado a la salvacon una buena confesion. ántes de dos meses se le murieron dos hijos. ¡Oh insensibilidad más que de bruto irracional! i en limosnas y obras de piedad. A él te entregaste > vantaron contra mí muchas almas. y no obstan. °^ 6 a l f u e s ° l a K m i Z Q Ü es caodalosa. juegas.bienio llevado una vida tan ejemplar. Soy.tras que ardian en el infierno á causa de una <|o y frájil de tu vida. sepa que dentro de poco tiempo morirán dos de sus hijos.bien muchos Santos cuyas imágenes pinté.

conducido así bras soberbias. ¡ocas máximas del mundo á vuestra ley ¡sapienPor la señal de la santa cruz. 1 . Que hatras ignominias curad mi loca vanidad y soberya vivido tibia. 10. de hacer una buena confesion. oh Angeles del cielo. ¿Qué pen- . veáis á la Majestad y Sabiduría infinita tan OBSEQUIO. pero ya Remordimientos de una alma del Purgatorio. Monead:». Sí. vestido de ropa blanca y tratado como lo. por aquel grito tremendo que oísteis en ejercicios de piedad como tú. pospues.del Purgatorio. pág. Supongamos no ob3tanto que haya tenido la dicha (no sabes si [ l ] P. tú la tendrás). gritando todos á una voz: Crual pecado mortal y al infierno. Jesús mió. para que junto con las Animas ORACIONdel Purgatorio logre un dia alabaros eternaA Jesús tratado como loco y mente en la gloria. lib. Amen. Padre celestial. el Ilijo de Dios. á Jes. morir en gracia.ró los danos ocasionados en las almas con ricificadle. á una ned compasión de mí y de las pobres Animas alma que haya llevado en este mundo una videl Purg-itorio.. á un puntillo de honra. dirán. Joseph. ¡Ay! merecía estar para siempre priva • •Jo de vuestra presencia amabilísima. pág. Decíam. besar tres veces la tierra. haced que yo crucifique gurosa penitencia [1]. 9. etc. tísima! Yo también ingrato os he abandonado Señor mió Jesucristo. y en satisfacción de las palaco! ¡Vos. 9. cristiano que esto meditas. cinco Ave Marías y un Glo¿Qué decíais. cuando ria Patri. Cath. Rey de cielos y tierra. mis pasiones. por e<=as vuesda enteramente semejante á la tuya. cap. etc. etc. teFigúrate. también os he tratado de nécio prefiriendo las DIA QUINTO. Para más obligaros os saludamos con cinco pospuesto d Barrabás. vilmente despreciada en casa de Heredes y en' el pretorio de Pilatos? ¿Cómo? ¡Vo?.con la lengua tres veces la señal de la cruz en to al más vil facineroso! Pero ¡ay de mí! ¡yo el suelo. distraída en los bia. oh Jesús Mañana en sufragio de las benditas almas mió. 125. puede hacer ó ignominias! ¡Vo?.. por un miserable qué MEDITACION. M. sin tener horror casa del Juez. que muflisteis por mí escarnios tan crueles. p. inmortificada. á un sucio deleite. é ir al Purgatorio. Padre Nuestros. y pospuesto á un vil interés. crucificadle. y por ias calles de Jerusalen cargado de oprobios quien quiera humillarse aun más.

oh vanidad. Segundo pensamiento que aflige. las mismas mortificaciones. los mismos Sacramentos. todo lo habia agotado: gracias singularísimas de inspiraciones. me arrojaría á los estanques helados. pero yo no hacia caso ¡Dichoso Pablo primer ermitaño. y me revolcaría entre espinas como los Bernardos. Sí. que. beneficios. dichosos Domingos. oh cristiano. haria ¡Ay pobres infelices almas! No era necesario nada de eso: con mucho ménos podíais apagar esas abrasadoras llamas. remordimientos continuos.I tos la afligirán sobremanera. y yo los he querido! ¡Podia tan fácilmente evitarlos. J buenos ejemplos. por no querer callar un defecto del prójimo me sujeté voluntariamente á tant a s penaá y tormentos! Me lo decian todos los años. Escolásticas y tantos otros santos. que las de un Simón Estilita y de un san Pedro de Alcántara. y no quise. las mismas devociones. padres vigilantes. por divertirme ó jugar con tal compañía. pero oídas con recogimiento y atención. y no quise. celosos coufesores y maestros.sará en aquel horrible fuego entre penas y tormentos tan espantosos? ¡Ay! dos pensamien. pero practicadas con más fervor. ¡con qué gusto me sepultaría en los desiertos con los Hilariones y Arsenios! Haría penitencias más espantosas que las de un Ignacio en la cueva de Manresa. libros piadosos. de un vil gusto. pero haciéndolo con perfección. subisteis al oielo sin pasar por el Purgatorio! ¡Yo podia hacer lo quo vosotros. de una vana complacencia. Yo pude librarme de estas pmas. ¡Yo mismo he encendido estas llamas! '¡Yo soy la causa de estas penas atrocísimas! Dios no hace más quo ejecutar la sentencia que yo en vida pronuncié contra mí misma. amenazas. los Benitos y los Franciscos. ¡Oh! si pudiera yo ahora volver al mundo. Gerónimos. ¡Qué medios no me habia Y proporcionado para ahorrarme estos tormentos! [ Caricias. por no abstenerme de una mirada. pasaría las noches enteras en oracion como los Antonios. las mismas Misas. oh conversaciones frivolas. Yo querría poder ahora librarme del purgatorio. me lo predicaban y repetían. evitabais esos tormentos. dichosas Gertrudis. á aquella alma que vivió enteramente como tú vives. Medite. etc. oh pasatiempos. ayunos y obras da misericordia. Primer pensamiento. pero no quise! ¡Oh ocuras mundanas. todo lo habia empleado. y no puedo. predicadores fervorosos. habiendo satisfecho á la Justicia divina en el mundo. dirá cada una de aquellas Animas. por ir al sarao. Mas ¡qué locura tan grande la mia! Por no privarme de un pasatiempo frivolo. pero recibidos con mejores disposiciones. y qué caro me costáis ahora! ¡Oh amarga memoria! Estoy sufriendo penas y tormentos acerbísimos. pero he h . sin hacer más que lo que hacíais cada dia. Basilios.

S. aquella noche tenebrosa no es aun llegada para tí. como en la pág. pero ¿qué gusto podían dar estas á Dios. sino el alma la que siente el dolor. que aun en esta vida mortal no es propiamente el cuerpo. nadie puede hacer obra alguna meritoria. Es verdad que me enseñaba algunas devociones. Y así el rico Epulón podia muy bien experimentar aquella sed de que nos habla el Evangelio: tanto más. 4. 13. saraos. yendo mezcladas con tanto galanteo y profanidad? No obstante. únicamente por agradar á Dios. no[1] Joan. ahora está ardiendo entre llamas vivísimas. Pero ¡ay qué penas estoy-padeciendo! Si lo supieran mis amigas. lib. etc. ahora se halla sumergido en toda clase de tormentos (1). los tengo ahora cubiertos y apretados ccn hierros de fuego ardiendo. todo mi cuerpo. y hasta me engalanaba ella misma. y esta cambió (l) x Aunque los cuerpos no van el purgatorio. las espaldas y brazos. es cierto no obstante que las almas sufren lo mismo que si estuviesen unidas con ellos. ella me proporcionaba modas. 6 cap.. y oyó que se quejaba amargamento de su madre por el demasiado amor que le habia tenido. y no quise! ¡Dichoso cristiano que oyes esto! Tú tienes tiempo todavía. y sufrir penas inexplicables. qué vida tan distinta llevarían! Mi cabeza. como la misericordia del Señor es tan grande. vios. pues «en vez.—[2] Revel. me concedió Dios tiempo para confesarme bien y librarme del infierno. ¿Y perderás dias tan preciosos? ¿No tomarás la seria resolución de confesarte bien y enmendar tu vida? Medite. 52. EJEMPLO. teatros. quoántes ataviaba con dijes y vanidades. Ahora no os canséis. Brig. decia. ix v. cuando fué llevada en espíritu al Purgatorio [2]. no sólo os hubieran librado de esas penas sino que os habrian acelerado á vosotras y á muchas otras almas la posesion del reino de los cielos. en otro tiempo tan pulido y ajustado. ahora es necesario sufrir.. me excitaba ir á los bailes. vuestros deseo3 son inútiles: ya no es tiempo de merecer. por aquellas pocas devociones que hacia. Estaba santa Brígida en altísima contemplación. ya es llegada para vosotras aquella noche [1] intimada por san Juan. las piernas y piés que adornaba para el baile..» Contó la santa esta visión á una prima de la difunta muy entregada también á la vanidad. de reprenderme y sujetarme. .chas con ménos ostentación. y sufrirlas sin ningún mérito ¡Y yo lo he querido! ¡Pude tan fácilmente evitar estos tormentos. en la que. ahora son atormentados horriblemente. que llevaba descubiertos. Allí vió entre otras á una noble doncella.

léjos de mortificar mis apetitos. y auxiliar á su parienta que estaba iros. etc.amorosa que las castiga. y a. padeciendo tanto en el Purgatorio. Amen. aceptad en sufrajio de ellas todo cuanto [ 1 ] Gen. OBSEQUIO. lacion de Jesús y los dolores de su Madre san- vento de muy rigurosa observancia. y no obstante. pág. Es verdad que las almas del castigar con penitencias una carne impura. etc. yo sufriere en este día. DIA SEXTO. bendicen y adoran la mano justa y Padre celestial. se paSeñor mió Jesucristo. aceptad la cruel ílage- . Conocen á Dios con luz corazon una gota de esa Sangre preciosa.. Señor. . „ rigidísimas penitencias reparar sus desórdenes Os lo pedimos diciendoos cinco Padre uuespasados. perdonad mis culpas.39 88 de vida en términos. etc. ya que vuestro Hijo santísi.razón nos castigais. cado. ¡Oh! ¡Y con cuánta mo satisfizo sobreabundantemente á vuestra más resignación que los hermanos de José exdivina Justicia.perfectísima. 2 1 . despedazado por mi amor con cinco mil Por la señal de la sania cruz. cinco Ave Marías y un 6-lona PMi. pág. no Purgatorio padecen imponderables penas y sin busco sino delicias y regalos. 10. le aman con amor purísimo. ó hacer alguna mortificación corpoá Jesus azotado á la columna. cuerpo las sensualidades del mío! ¡Ay infeliz Paciencia y resignación de de mí! Yo soy quien he pecado: yo merecía elas benditas Animas. dulcísimo Jesus. BUS faltas. r ral en sufrajio de las benditas Animas del Pur¡Oh Jesus amabilísimo! ¡Vos desnudo y azo. y de« rrepentido abrazaré la mortificación. 9. guen caro en el Purgaterio los gustos del pePadre celestial. pero al ver todo encendido en vuestro santo amor.. se castigo tan humillante y riguroso. si así pagais Vos en vuestro purísimo MEDITACION. Y Vos. pero las padecen con una paciencia y en adelante. v . y quedaré sean ardentísimamente poseerle. procuró con tísima. la inocencia y santidad infinita. Mas no será asi ' mérito. ORACION Mañana no comer fuera de las horas acostumbradas. . usad de claman: mérito hcec patimur [1]! Con mucha clemencia con las benditas Animas del purga. pues pecando un torio. XLTI. y tantos azotes! ¡Ay! ¡Qué extraño es. Caiga sobre mi resignación admirables. y de Punto primero. tado por mí! ¡Vos.gatorio. que entrándose en un con*.

una Misa bien oida. Justo es que seamos castigadas. que si Dios abriera á estas almas las puertas del cielo no se atreverían á entraren él manchadas como están. cxvm. No de otra manera que una doncella escogida para esposa de un 4 1 gran monarea. y por cuánto tiempo duran aquellos tormeutos? ¿No sabes que. por leve que parezcas. j'ustus es. (3) Todavía más: tanta es la fealdad del pecado. por acerbas que sean nuestras penas. vi. y por las innumerables faltas en que al presente caes todos los dias. una confesion bien hecha. porque le descubrió una conspiración. es preciso satisfacer á la Justicia divina. un trabajo sufrido con paciencia.de fortuna y exaltadas con tantos dones de gracia. ' Punto segundo. si el dia de las bodas apareciese una llaga asquerosa en su rostro no^e atrevería á presentarse en la corte. ¡Ahí ¿Has olvidado por ventura cuán ho(1) Gen. 11 . Sí. Te reconoces deudor á la Justicia divina de penas horribles por los enormes pecados que cometiste en la vida pasada. etc. sueño misterioso (1). un Via-Crucis hecho con devocion. purificaduos en este fuego. Hombres sin conocimiento de la verdadera religión fueron agradecidos á sus bienhechores. rribles son.—(2) Esth. Asuero elevó á Mardoqueo á los primeros empleos de la Persia (2). y ofendimos vuestras perfecciones infinitas. redimidas con vuestra sangre. que la absolución borra. y nosotras. ó en este mundo ó en el otro. sino que suplicarían al Señor las dejase purificarse primero en aquellas llamas. una indulgencia. qué grave mal serás. podia excusarte espantosos suplicios. la culpa. Sabes que no basta confesarte. honradas con bienes. 147. ¡Oh pecado. ingratas ¡ay! os abandonamos en vida. hasta ios osos. mas no condonándose toda la pena. Faraón hizo á José virey de Egipto porque le interpretó un. según afirman v. Domine. locura mayor que la tuya. cuando las mismas almas preferirían los horrores del purgatorio á entrar en el cielo con la menor sombra de tu mancha! Medite.—(3) Ps.40 día no temimos vuestro poder y justicia. y suplicaría al Rey que dilatase las bodas hasta que estuviera perfectamente curada. sí. frustramos los designios de vuestro amor y sabiduría. et rectum judicium iuum. y no obstante jamás te cuidas de hacer penitencia. una ligera mortificación. y tú todo lo descuidas. bendeciremos y ensalzaremos vuestra justicia y misericordia infinita. Mira si puede darse. criadas á vuestra imágen. Ahora podías expiar tus culpas fácilmente y con tanto mérito tuyo. XLI. cristiano. por leve que sea. una limosna. leones y otras fieras indómitas agradecidas defendieron á sus bienhechores. despreciamos vuestra Majestad y grandeza. todo lo dejas para la otra vida.

dijo uno de los que le buscaban. como en la pág.Varios autores. no sólo otorgó perdón al que había muerto á su único y estimado hijo. 13. ¡Oh amabilísimo Redentor mió! ¡Los pecadores se coronan de rosas. pues si lo supiera. Mas cobrando luego ánimo y conformándose con la voluntad divina. Entretanto llegó la justicia buecando al asesino. Estando un dia divirtiéndose con otros jóvenes. 20.. vuestras lágrimas. adiós: me voy al cielo. se lo clavó en el pecho. y ella. Os doy las gracias por uno y otro favor: adiós.» (1) ORACION á Jesús coronado de espinas. que por haberme dado á luz. sino que le entregó todavía una cantidad de dinero y el caballo del difunto para que huyese con más prontitud. no sabe esta señora que el muerto es su hijo. cuando de pronto se le apareció su hijo todo resplandeciente y glorioso. y dejándole palpitando en el eue-' lo hechó á huir calle abajo con el puñal ensangrentado en la mano.. y le dijo: «Enjugad. Había en Bolonia una noble viuda que tenia un hijo único y muy querido. pasó un extranjero y les interrumpió el juego. y alegraos. Crist. Reprendióle ásperamente el hijo de la viuda y resentido el extranjero. Pero ¡cuán agradable fué á Dios esta generosa conducta! Pocos dias despues estaba la buena señora haciendo oracion por el alma del difunto. dónde seré dichoso por toda la eternidad. disc. EJEMPLO. Muchos años tenia que estar en el purgatorio. y se metió en la primera casa que encontró abierta. que me he salvado. los reyes de la t i e (1) Señeri. Allí suplicó á la señora que por amor de Dios le ocultase. que era precisamente la madre del jóven asesinado. Más os debo por haberme librado de tan horribles penas. dice san Cirilo de Jerusalen. le escondió en efecto. y no hallándole allí. y tú. fundados en revelaciones muy respetables. mejor querrían sufrir hasta el fia del mundo todos los tormentos de esta vida. sacó un puñal. quieres más arder siglos enteros en el purgatorio. instr.—Nicius» . y luego le adoptó por hijo. y otras estarán allí hasta el dia del juicio final? ¡Insensato! ¡Las Animas. ella misma nos entre- caria el reo que indudablemente debe estar aquí Poco faltó para que la madre muriese de sentimiento al oir estas palabras. sin duda. pero vos me habéis sacado con las virtudes heróicas que practicásteis perdonando y haciendo bien al que me quitó la vida. madre mia. madre mia. varias de aquellas almas han estado siglos enteros en el purgatorio. que mortificarte en esta vida un solo momento! ¡Oh espantosa locura! Medite etc. que pasar una sola hora en el purgatorio.

Padre L misericordiosísimo. aliviad. pág. ¡Pobres almas! ¡Qué tormento tan grande será para vosotras este olvido de los mortales! ¡Podrían tan fácilmente aliviaros y libertaros del purgatorio. Punto primero. no pueden merecer. os suplico. sino de espinas por vuestro amor. 45 DIA SETIMO. y el paralítico (5) del Evangelio. estáis coronado de espinas! ¡Oh si esa vuestra corona se clavase en mi cabeza para arrancar de una vez la soberbia y los malos pensamientos! ¡Oh ei á lo menos una de esas espinas atravesara mi conciencia y no me dejara reposar hasta que huviese mudado de vida! No quiero ya más. etc.—(4) Lúe. x i . y no encuentran un hijo que les dé la vista tan deseada para contemplar el rostro hermosísimo de Dios (2). por aquel dolor que atrabesó el corazon de su angustiadísima Madre. Por aquellas asquerosas salivas que recibía. no se cuidan de ellas! Tienen en el mundo tantos hermanos. Sus tinieblas son más dolorosas que la ceguedad de Tobías. (1) Gen. humillaciones y dolores acerbísimos que sufrió vuestro amable Hijo cuando le coronaron de espinas. v. aceptad en sufrajio de las pobres almas del purgatorio aquellas befas. XXXVII. á las afligidas almas del purgatorio. — ( 3 ) xxvi. Gen7 . Se abrasan en una sed más ardiente que la de Isaac. SeL ñor. Son infinitamente más desgraciadas que el caminante de Jericó (4). Descuido de los mortales en aliviar á las Animas del purgatorio. por aquella sangre que corria de su cabeza santísima á fuerza de los cruelísimos golpes que sobre las espinas le daban. José y María os doy el corazon y el alma tnia. una comunion. Por la señal de la santa cruz.. Padre celestial. pág. Señor mió Jesucristo. etc. y estos. un Rubén piadoso que las saque de aquella profunda cisterna. y no hallan como José (1). En sufrajio de las ánimas del purgatorio aplicar las muchas indulgencias que se pueden ganar diciendo devotamente entre dia: Jesús. bastaría una misa. y no hallan una oficiosa Rebeca (S) que se la alivie.. ¡Pobres almas! Están padeciendo tormentos y penas inexplicables.—(2) Tob. mas no hay un Samaritano ni otra persona que compasiva las consuele. í OBSEQUIO. y Vos. Y para alcanzar de V03 esta gracia diremos cinco Padre Nuestros. 1 0 . coronarme de flores en este mundo. cinco Ave Marías y un Gloria Patri.rra ciñen coronas de diamantes y perlas. ni esperar alivio sino de los vivos. ÍDgratos. Rey inmortal de los siglos. — ( 5 ) Joan. etc. y concededles pronto la corona incorruptible de la gloria. MEDITACION. 9. parientes y amigos. Y Vos. por aquellos escarnios con que le ultrajaban. x .

duros é insensibles serán contigo los mortales.. y nadie se cuida de ofrecérosla! ¿Y quiénes son estos ingratos? ¡Ah! son vuestros mismos parientes y amigos. Y no es este el parecer de un sabio... gritan los difuntos. . ¡Pobres almas! Pero más pobres é infelices eerémos nosotros. contigo harán: es decir.—(2) Matth. Tal vez por haberlos estimado y . porque asimismo lo serás tú: á mí ayer. si no las socorremos. X X X V I I I . Y por rico y poderoso que seas ¿qué sacarás de este mundo? Lo que nosotros sacamos. cuando tú hayas dejado de existir. Acuérdate. por haberlos enriquecido por usuras y otros medios ilícitos ardéis en esas llamas. 13. v. Sí.un Via-Crucis. si un enemigo me tratara así. ¡qué desesperación! Como t ú hayas hecho con nosotros. dice el apóstol Santiago. t u hija mia. que si ahora eres duro é insensible con las benditas Animas. á tí hoy (1). ¡ah! esta si que es ingratitud y crueldad superior á toda ponderación. ¡Po-1 bres almas! Con cuánta más razón que David (1) podéis decir: si un extraño que no hubiese j a m á s recibido ningún favor de mi mano. vuestros hijos mismos. y ahora desconocidos no se acuerdan ya de vosotras. m. 2. unjuieio sin misericordia (3). complacido demasiado. una indulgencia que os aplica-. Tú también serás del número de los muertos. podría soportarse con paciencia. ¡pero tu hijo mió que me debes tantos benficios y te sustentas y regalas con el sudor de mi rostro. por° quien pasé tantos dolores y malas no-. de como yo he sido juzgado. 23. seréis medidos.— (S) Jacob. ¿Y no tiemblas tú. y blanco de mis favores que tú me trates así. del mía« mo modo que nos hubiésemos portado con las almas de nuestros prójimos. las obras. Medite etc. v. ¡qué consuelo! Si malas. tú. vuestros herederos. ¡ay de aquel que no hubiese usado de misericordia! pues le espera. que descuidando los» sufrajios que tanto te encargué. esposa mia. sen. y no más. es el oráculo de la sabiduría infinita que nos dice por San Mateo (2): Con la mima medida que midiereis. Punto segundo. XT. t ú esposo... que tantas pruebas recibiste de mi amor. y. Ellos se aumentan y recrean con los bienes que les dejasteis. Si son buenas.. ches. se portarán los mortales también con nosotros. y los ingratos se divierten sin compadecerse ni acordarse de vuestras penas. y tal vez muy pronto. (1) Eccli. aunque fuera sensible. heredero y testamentario insensible para con los difuntos? Si el Juez supremo lleno de indignación arroja al infierno al que niega la limosna á un pobre que tal vez era enemigo de Dios por el pe- v. y fuiste objeto def mis desvelos incesantes. me dejes en este fuego sin querer socorrerme.

6Íno nuestros propios hermanos sucedió? Pocos dias despues Mauricio tuvo uy vuestros propios padres. nus rey de los Avaros. y los neda. En efecto. la que no hasó mucho tiempo sin que lo restante de su fabiendo podido lograr tampoco. Mauricio. y no se papor último. en donde ¡oh padre infeliz'. cado. dijo el ORACION Juez. prefiero ser tereses? castigado en este mundo. que han caido prina espantosa visión. ¿Y seréis tan duros que se la negunta: ¿dónde quieres más ser castigado. es verdad. y llegando los partidarios de soldados. furiosas las olas le arroricio.. Cayano pide al Emperador una mo. pobres soldados. Este Dios miseveia gran multitud de esclavos que arrastraban ricordioso pide por su rescate una muy pequepesadas cadenas. no son unos podos imperiales que tenia en su poder. Pues bien. en pena de tu crueldad para con aquellos á Jesús llevando la cruz á cuestas. irritado el bármilia sufriese la misma desgracia. se embarca EJEMPLO. uno de tus soldados te quitará corona. exige. y hechos prisioneros gran número de sus jaron á la playa. fama y vida. y no de muy subido valor. Mauricio se niega á dardespues de haber visto con sus propios ojos la la. v dad de las Animas y á vuestros propios inresponde el prudente Emperador. y habiéndosela también rehusado. una ínfima cantidad. y qué sensible habrá (1) Otros le llaman Cairo.á tan poco precio. Cayano le pide entóneos una de ménos vacruel carnicería que hicieron de cinco hijos sulor. fué muerto ignominiosamente. mas en vano. acabando con toda tu familia. ¿con cuánta justicia y rigor condenará al que niegue á sus amadísimas esposas los legados y sufrajios de los bienes que heran suyos? Medite etc. . que ois esto. en esgueis ? ¿Tan insencibles sereis á la felicita ó en la otra vida? Ah..j comunión. yos. en una pequeña nave con algunos pocos que le Derrotado por Cayano (I) el ejército deMauseguían. pocos dias despues se le insurreccionó el ejército proclamando á Focas por emperador. ¿Qué moneda es esta? Una buena tan justas quejas se vuelve á Mauricio y le pre. pueblos de Hungría. como en la pág. benignísimo Señor. [1] baro manda cortar la cabeza á todos los soldaAh. de gran valor. pero muy venganza contra él. Mas ¿qué bres soldados. Oyendo el Juez supremo fácil de dar. cristianos. 13. te de cada prisionero. cuya vida no quisiste salvar ¡Oh dulcísimo Jesús. por el rescallevan á Eutrópia.-y Petavio Chaga[1] Nicéforo. y con horrendos gritos pedian 1 ña moneda. Citado al tribuaal de Dios sioneros de la Justicia divina.Focas le atan á él y á cuantos le seguían. fugitivo.

El mayor sufrajio que reclaman las bendi-. pue cuando subías la montaña del Calvario olvidaste t u dolor acerbísimo para consolar á aquellas piadosas mujeres que lloraban tu suerte! . y ganando la indulgencia plenaria de este santo Novenario. ó expone su vida sirviendo generosamente á los apestados. etc. oh Padre celestial.. comparados con las espantosas penas del purgatorio? Y qué comparación hay entre el poder y la generosidad de un miserable mor^ . ¡Ay. 9Padre celestial. siendo mortales miserables. Señor mió Jesucristo. apleque tu ira. y en sufragio de las pobres almas del Purgatorio. que son sus hijas y esposas muy amadas? ¿Qué son todos los peligros y males de este mundo.. Digamos cinco Padre nuestro. cinco Ave María» y un Gloria Pairi para alcanzar esta r gracia. D I A OCTAVO. Supongamos. y qué grande será tu dicha! Sí perseveras. ¡qué galardón tan grande recibirás en el cielo! Si los reyes de la tierra. 10. pues tanto las a-' mas por una parte. recompensan con tanta munificencia al que libra á uno de sus vasallos de un gran peligro. ¡Ah! ¡Compadécete de sus lágrimas. ¿qué tiene que ver el cariño del padre más amoroso con el amor que Dios profesa á aquellas almas. MEDITACION. Yo te lo ofrezco todo en remisión de mi poca paciencia en los trabajos. pág. oh alma cristiana que movida de estas meditaciones haces una sincera y dolorosa confesion.. tas Animas. enjúgalas. Como recompensará el Señor á los devotos de las benditas Animas. y él pobre. -OBSEQUIO.esta caridad inmensa de tu Hijo santísimo! Acep. Punto primero. pág. y por otra eres tan caritativo. los escarnios y golpes cruelísimos que sufre con el sudor y sangre que de-» rrama por nuestro amor. sacas una alma de la horrenda prisión del purgatorio.Oh. es hacer una buena confesión. Por la señal de la santa cruz etc.y ta los dolorosos pasos que da oprimido con el enorme peso de la cruz: acepta las tres lastimosas r caídas que hace. ¿cómo se lo agradeceríais? ¿Si vosotros fueseis ricos y poderosos. el más necesario para nosotros y el más acepto á Dios. ¿cómo pensamos nosotros premiará el Señor al que haya sacado una ó más almas de las abrasadoras llamas del purgatorio? Decid. Amen. oh Padre clementísimo.sido á tu corazon mi olvido é indiferencia para con las almas del Purgatorio. ¿cómo le premiaríais? Ahora bien. sin callar nada al confesor. y haz que dichosos participen cuanto ántes de la gloria de tu rostro divino en la patria celestial. etc. y un hombre generoso os le sacara y presentara vivo. padres y madres: si aquel hijo que es la niña de vuestros ojos cayese en un rio ó en el fuego.

hecho. agradece y premia como si k* él mismo se le hiciese.mi Sangre preciosísima: estaban desnudas. cristiano! yo miro. habéis aliviado con el pan de vida de mi sacraque promete un inmenso premio de gloria por tísimo Cuerpo: morían de sed. si logras sacar una so. Redu[1] ¡Ah! dichosos cristianos. Carfo[1] Mattb. á recibir la corona de gloria que os Fundado en estas palabras infalibles yo hasta está preparada en el cielo.mo. ¿Y no harás lo posible en la más triste prisión. lograr tanta dicha? Pues en tu mano que se haya condenado ninguno que hubiese u.vestido con una estola de inmortalidad: jemian la alma del purgatorio.manifestando á un gran Señor su infeliz estará un dia nuestro liberelísimo Juez. y á su marido queños hermanos mios. lib. ó ciendo celebrar Misas las habéis dado á beber por el vaso de agua dada á un pobre por su a. alma cristiana. ¡Ah! Dios Medite. es promesa for. etc. como con vuestras oraciones y sufrajios las habéis asegurada tu salvación. y vosotros comulgándolas [1] Matth. En verdad os digo. De fortuna hominis. si socorréis á cida á la última miseria presentó un memorial las pobres A nimas del Purgatorio. y con vuestros méripara salvarla? v tos é indulgencias las habéis sacado de ella. á mí me los habéis ser esta una reflexión piadosa. etc. Y no es precisamente á las Animas á quienes Punto segundo.tal y el poder y la generosidad infinita de Dios. verdad eterna que no pue-» sotros hicisteis por ellas. v. — [ 2 ] Greg. v. dice el Padre san Gregorio. bienaventurados los misericor. no sé que tiano. benditos de m Padre diosos. 4 0 .está. porque ellos alcanzarán misericordia? celestial. que Tenia una pobre mujer napolitana una nutodo cuanto habéis hecho con uno de estos pe merosa familia que mantener. 1. lo habéis hecho conmigo. ¿No nos dice en tu sa. y oyendo ó hala visita hecha en su nombre á un enfermo.Ah. encerrado por deudas en la cárcel [2]. como en la pág. crisahora. No pienses. todo cuanto se hace. Medite. do y posicion. ¿Y no querrás. pues todo cuanto vomal de Jesucristo. casi diré. Desconsolada entra almas tenían hambre. mihi fecistis [1].. os di. cap. . yo lo miro por tan de faltar á su palabra. quiere mucho á las almas. venid. pero no logró con todas la súplibenditos de mi Padre celestial: aquellas pobres cas más que una peseta. 40 ra.propio. 9. como si lo hubiéseis hecho para mí mis. 13. EJEMPLO. habéis hecho estos favores. Por lo tanto venid. y mor? .. venid. sado de misericordia con el prójimo. xxv. grado Evangelio. xxv. por ellas lo mira.

Cinco Padre nuestros. dado celebrar esa pobre mujer.Caso extraño! Oida la misa se volvia á casa. la de vuestro marido y familia. Hacer una limosna en sufrajio de las Animas del Purgatorio. ¡Oh! haced que así sea. . Lee de nuevo la carta. moved el corazon de estos fieles para que no nieguen es-' te sufrajio á las Animas. y tuvieron siempre de allí en adelante y con abundancia todo cuanto necesitaron. de gozaros. desamparado de vuestro Padre celestial. y poner toda su confianza en Dios. respondió la mujer. almas benditas del Purgatorio. por medio de la Misa que ha man-. n 9045-18 . dice á la afligida mujer. vos. yo ahora haré la vuestra. vos con una pequeña limosna habéis labrado la felicidad de mi estimado padre. pero era un anciano muy parecido á ese retrato. ORACION á Jesús clavado en la cruz. apagad la sed ardentísima que esas almas tienen de veros. diciéndola que la llevase al mismo Señor que le habia dado la peseta. único consuelo de los aüijidos. padeciendo la más cruel sed y agonía por mi amor? ¿Cómo no esperaré cuando por todas esas llagas abiertas. En efecto. Mañana con la comunion general 6erá el dichoso dia de vuestra redención. dale una buena paga. de reinar con Vos y bendeciros por siglos infinitos. cuando os contemplo clavado en la cruz. despues de haber * leido y besado muchas veces la carta.» El caballero. El anciano consolándola le entregó una carta. OBSEQUIO. solo quo hacia la cara más alegre. regándola con copiosas lágrimas de ternura. gritáis misericordia y perdón? Sí. pronto está Dios á borrar tus culpas pasadas: alentaos también vosotras. cuando encontró á un anciano venerable que llegándose á ella le dijo: ¿Qué tienes. t u padre ha pasado del purgatorio al cielo. Jesús dulcísimo. Así recompensa Dios aun en este mundo á los devotos de las benditas Animas. sacó al mari lo de la cárcel. y observa que le dicen: «Hijo mió muy querido. aliéntate. pagó sus deudas. dulcísimo Jesús. como por otras tantas bocas ó volcanes de amor.en la iglesia. mujer? ¿Qué te sucede? La pobre le explicó sus trabajos y miserias. y ¿cuál fué su sorpresa» cuando vió la letra y firma de su amantísimo padre ya difunto? «¿Quién os ha dado esta carta?» No le conozco. Este la leyó. cinco Ave Marías y un Gloria Patri para alcanzar esta gracia del Señor. y encomendándose á Dios 6Íenta una fuerte inspiración de mandar decir la Misa por las Animas con aquella peseta. ¿De qué trabajos puedo yo quejarme. porque está en gra-' ve necesidad. . pecador. Con todas ve. ya se acerca la hora de vuestro rescato y de vuestra libertad. Amen.* ras la recomiendo á tu piedad y agradecimiento.

gais Señor. to hay de amable. ni más suavidad. si habéis logrado libertar alguna de llas al¡na9. dichosas las burlas y escarnios que yo sufría por ser devota! ¡Y con qué magnificencia paMEDITACION. Señor mió Jesucristo. Ya ven tal que ahora experimenta. que sin pelear no Punto primero.misericordias.cuánta alegría está diciendo cada día una de ellas: dichosas confesiones y comuniones. etc. . xiv. 45. Ved aquí el dia feliz: hoy se alcanza victoria: que sin pena no hay felicidad. con las numerosas comuniones y sufrajios que Medite. cristianos. adquirir las virtudes y triunfar de los vicios? Y si alguna vez templar el trasporte de aquellos bienaventuraos viesen en peligro de pecar y de caer en el dos! . dide gracias al Dios de las. la sino en tantas otras iglesias. las limosnas.Qué enhorabuenas. que no cuiden de socorreros? ¿Qué empeño no dicha. hasta los sacrificios más pequeños Agradecimiento de las benditas Animas y miserables que se hacen por vuestro amor! ¿Y para con sus devotos. los fieles han ofrecido al Señor no sólo en esta. 10. ayer tan aflijidas y desgraciadas. v. sas las Misas que oia. y con ella la poya poseen aquel Dios que en sí contiene cuansesión de una felicidad infinita. ¡Ay. que jenerosos cristianos que las han sacado del purgatorio! ¡Oh cómo dan por bien empleadas [1] Reg. qué abrazos se dan infierno. pág. pág. amado cristiano. no puede ya conocer • sotros? ¿En qué necesidad podréis encontraros más verdades. penitencias y obras buenas que yo practicaba.. ¡Y qué dicha. 9. Su entendimiento. tan fervorosas no harán á Dios por vofecto.. dichoPor la señal de la santa cruz. muchas de aquevuestra. ¿Qué súplicas. si tu pudieses. y á los rían al Señor: ¿y permitiriaii. aquellas almas! El cielo debe á vuestros sufrahan pasado á ser dichosos habitantes y príncijios el nuevo regocijo y la nueva gloria accidenpes felicísimos de la Corte celestial. | pondrán en conseguiros las gracias necesarias penetrar hoy en aquella dichosa patria. y con-K para vencer las tentaciones. ni más. la misma dicha para tí? Pues pelea contra las pasiones. etc.' Punto segundo. etc. su corazon no puede experimen-' tar ya ni más alegría. ¿con cuánto más celo que el pueblo tan amorosos! ¡Qué cánticos entonan en acción de Israel lo hizo en favor de Jonatas [1]. etc. las penas que en este mundo padecían! ¡Oh con DIA NONO. no querrais. de grande. delicioso y perpues. r Padr» celestial. cristiano. oh gran Dios. dichosas os deben la libertad. Y aquellas almas cara á cara la hermosura y majestad infinita. oraciones.

cap. ayunos. pues en recompensa. y la Santa multiplicaba oraciones.58 se perdiese eternamente un cristiano que me ha li. apretada y abundante? Pues miT8i-'yo haré que todas las almas libertadas con tus oraciones y penitencias te salgan á re ¿ cibir con muchos Angeles á la hora de la muerte. y quo acompañada de este numeroso y brillante cortejo de Bienaventurados. brado á m í d e tan horribles penas? ¿No prometisteis que alcanzarían misericordia los que hubie sen usado de misericordia (1) con el prójimo? ¿Y consentiríais ahora que cayese en el infierno aquel que con sufrajios me habrió las puertas del cielo? ¡Ah dichoso cristiano.• plinas y otras penitencias hasta que aquella alma ' hubiese salido del purgatorio. Sacada una.este-pensamiento-. 38. suplicaba á su divino Esposo le manifestase por qué alma quoria que satisfaciese. 13. 7. sino que aun aumentaré tu gloria de muchísimos grados. y pagar á mis fieles servidores con [1] medida buena. --^Mr Medita. 4 de Novia. y la consoló diciendo: «Gertrudis. d las benditas Animas libertadas del purgatorio por los sufragios ofrecidos durante el novenario.—[2] Dionis. no sólo te perdono las penas que allí habías de padecer. Se lo otorgaba su Divina Majestad. que le decia: «¡Infeliz de tí! ¡Todo lo has aplicado á las Animas del purgatorio. '• EJEMPLO.f galada del Señor. no temas: los sufrajios que ha9 ofrecido á las Animas del purgatorio. 64. cuando se la apareció Cristo Señor nuestro. iv. Siendo ya 't la Santa de edad avanzada. pe. ¡qué penas y tormentos te aguardan!» No dejaba de acongojarla. aquella esposa tan re. me son muy agradables: tu no has perdido cada.. disci. v. y no has satisfecho todavía por (1) Matth. como en la páq.. de la gloria. le sobrevino una ' fuerte tentación del demonio. cilicios. Unimos nuestra alegría con la vuestra. cuánto envidio tu dicha! Persevera y da por segura la palm» . y para que sus sufrajios tuviesen más eficacia y fuesen más aceptos á Dios. . 59 tus pecados! Cuando mueras.^ dia al Señor le señalase otra. y así logró librar • á muchas de aquel horrible fuego. y con la de los Angeles (1) Luc. en nombre de toda la Iglesia.» ORACION. v. ¡Oh almas dichosas y felices. ¿No habia yo prometido dar el ciento por uno. entres en el triunfo de la gloria. habia hecho donacion de todos sus méritos y obras buenas á las pobres Animas del purgatorio. á quienes nuestro dulcísimo Jesús acaba hoy de admitir en su patria celestial! Os felicitamos y damos. etc. v. hija mía muy amada. mil enhorabuenas por esta dicha tan grande.. Carthnsa lib. Santa Gertrudis (2).

Los instantes que trascurren Sin ver. Sí. Cuán. si con estos sufrajios» ¡Piedad. ¡Qué ¡Cuan terribles son mis penas! dicha también la nuestra. estas llamas echad una mirada compasiva sobre nosotros. de Alcanza dme libertad. de alegría. le un dia eternamente. los peligros y tentaciones de esta miserable vida. mas del purgatorio. Compasivos apagad. Ahora que sois tan poderosas delante No atormenta en fuego ecerno de Dios. mirad á cuántos peligros estamos expuestos. tezas. juntamos nuestras acciones de gra. ya LAMENTOS D E LAS BENDITAS se han acabado para vosotras las penas y trisANIMAS D E L PURGATORIO. triunfáis en el cielo. tu beldad. etc. etc. etc. no olvidareis á vuestros pobres hermanos En un punto consumiera: que militamos aun en este valle de lágrimas: Ya que podéis. romped mis cadenas. podaVuestra deuda con la mía mos en vuestra compañía alabarle y glorificar. alegraos. ¡Mil veces necio de mí! Formar una firme resolución de ofrecer toPor un instantáneo gusto En tu3 manos. oh Dios. quel copero ingrato de Faraón hizo con José Montes y mares furioso (1). las aflicciones y trabajos. pero no haréis como a. Sólo os queRomped. interceded por nosotros para que sa-». Cuán. OBSEQUIO. cristianos. delicias y de bienaventuranza infinita. almas santas y dichosas. cinco Ave Marías y V ¡Oh dulcísimo consuelo! un Gloria Patri á las cinco llagas de Cristo Mas ¿cuándo alzaré mi vuelo? Señor nuestro en sufrajio de las benditas al¡Ay! son siglos eternales.~ De este fuego tenebroso. piedad! os hemos acelerado la posesion de tanta gloria! Una chispa que saliera Sí. La justicia del Señor: liendo fieles y constantes en su servicio.k Con tiempo cautos pagad. .das nuestras obras satisfactorias en sufrajio de cia con los cánticos y alabanzas que vosotras estas pobrecitas Animas. da una eternidad de descanso. oh Rey justo. Tendrán término mis males: Cinco Padre nuestros. Cuán.60 y Serafines. cantaréis al Criador por tan inestimable beneficio. de Con mas acerbo dolor cuántos y cuán fieros enemigos nos vemos roAl réprobo en el infierno deados.

delicias y de bienaventuranza infinita. Cuán. Cuán. podaVuestra deuda con la mía mos en vuestra compañía alabarle y glorificar. interceded por nosotros para que sa-». mirad á cuántos peligros estamos expuestos. cristianos. ya LAMENTOS D E LAS BENDITAS se han acabado para vosotras las penas y trisANIMAS D E L PURGATORIO. Los instantes que trascurren Sin ver. los peligros y tentaciones de esta miserable vida. Cuán. triunfáis en el cielo.das nuestras obras satisfactorias en sufrajio de cia con los cánticos y alabanzas que vosotras estas pobrecitas Animas. quel copero ingrato de Faraón hizo con José Montes y mares furioso (1). tu beldad. tezas. Sólo os queRomped. almas santas y dichosas. oh Dios. da una eternidad de descanso. Compasivos apagad. le un dia eternamente. OBSEQUIO. pero no haréis como a. etc. de Alcanza dme libertad. de alegría. mas del purgatorio. Ahora que sois tan poderosas delante No atormenta en fuego ecerno de Dios. alegraos. Tendrán término mis males: Cinco Padre nuestros. no olvidareis á vuestros pobres hermanos En un punto consumiera: que militamos aun en este valle de lágrimas: Ya que podéis. oh Rey justo. las aflicciones y trabajos. Sí. cantaréis al Criador por tan inestimable beneficio. si con estos sufrajios» ¡Piedad.k Con tiempo cautos pagad. juntamos nuestras acciones de gra. de Con mas acerbo dolor cuántos y cuán fieros enemigos nos vemos roAl réprobo en el infierno deados. estas llamas echad una mirada compasiva sobre nosotros. piedad! os hemos acelerado la posesion de tanta gloria! Una chispa que saliera Sí.60 y Serafines. ¡Qué ¡Cuan terribles son mis penas! dicha también la nuestra. cinco Ave Marías y V ¡Oh dulcísimo consuelo! un Gloria Patri á las cinco llagas de Cristo Mas ¿cuándo alzaré mi vuelo? Señor nuestro en sufrajio de las benditas al¡Ay! son siglos eternales.~ De este fuego tenebroso. romped mis cadenas. etc. etc. La justicia del Señor: liendo fieles y constantes en su servicio. ¡Mil veces necio de mí! Formar una firme resolución de ofrecer toPor un instantáneo gusto En tu3 manos. .

Ni hayas tu de bronce el pecho. dum veneris judicare saeculum per ignem. quando coeli movendi sunt et terra. Domine. ¿Te di el ser. hijo querido. Cuán. animas eorum. Requiscant in pace. Penando en horrible llama Quien tu compasion reclama: No me dejes en olvido. Kyrie eleison* Pater noster. Domine exaudi orationem meam. etc. Domine. de morte aeterna in die illa tremenda. Cuán. Sed libera nos a malo. R. Libera me. Et cum spiritu tuo. Amigos. Dies illa. Dum veneris judicare saeculum per ignem. V. Aceptará por rescate De Dios la inmensa bondad. E t clamor meus ad te veniate V. Amen. R. etc. Libera me. Piadosos ofrecimientos. oraciones. A porta inferi. V. mas ¡qué alegría Cuando en los remos de gloria Ya felices te alcancemos La celeste claridad! Cuàn. * Dum veneris judicare saeculum per ignem. V. dies magna et amara valde. dum diseussio venerit atque ventura ira. R. etc.62 Y en esta prisión caí. V. Tus huesos y tu memoria Pronto también losa fria Cubrirá. calamitatis et miseriae. Mirad que no son extraños LQS que sufrajios imploran: ¡Ay! son amigos. . V. V. R. Dum veneris judicare saeculum per ignem. Domine. Christe eleison. de morte aeterna in die illa tremenda. Treraens factus sum ego et timeo. escarmentad. Hija infiel de madre tierna^ Al descanso y luz eterna Acelérame el derecho. Quando coeli movendi sunt et terra. e f c. No las ternezas me pagues Con desamor y crueldad. E t ne nos inducas in tentationem. R. V. Sacrificios.. Ayunos y humillaciones. Domine. y no me libras De la horrenda oscuridad? Cuán. Limosnas y sacramentos. Dominus vobiscum. R. etc. y lloran Sin alivio luengos años: ¿Fué por ventura fingida Nuestra primera amistad? Cuán. Cuán. etc Soy tu padre. * Quando coeli movendi sunt et terra. ¡Ah! siquiera eon mi suerte. Requiem aeternam dona eis. RESPONSOS. dies irae. Kyrie eleison. etc. Erue. et lux perpetua luceat eis.

sin obligación ó pecado. un acto heróico de caridad. que ACTO H E R O I C O D E CARIDAD E N FA. socios de las cofradías á que pertenecemos.f tro deber. Requiem aeternam dona eis. que toda obra buena del agrado de Dios. Fidelium. Amen. misericordiam Dei requiescant in pace. Qui vivís et regñas in saecula eaeculorum. do todo de aquel que hace la obra buena. según fuere más tas almas.. Por consiguiente. Animae omnium fidelium defunctorum per" pues se hace como se expresa en la fórmula. [1] meritoria y debemos continuar las oraciones acostumbraá la vez. ut indulgentiam quam semper optaverunt piis supplicationibus coDsequantur. Amen. porque con ella logramos un grado cualquier gTacia que necesitemos.ciendo ella mejor que nosotros. tan agradable á Dios. V. Amen. A nadie debe imponer el nombre de voto. el que cedemos á las benditas Animas con este voto. Llámase impetratoria. Nótese aquí. cofrades. consiste en un voto ó eter.OREMUS. porque pagamos con ella el débito de nuestros pecados y la pena del purgatorio que les era correspondiente: y este fruto satisfactorio de nuestras obras es propiamente hablando. Dícese por fin satisfactoria. siendo más bien una ceR. sien. etc. porque con ella alcanzamos de Dios auxilios oportunos y bienes espirituales y temporales ya para nosotros mismos. cuál es nuesna donacion que se hace de todas nuestras o. Se dice das dirigidas á obtener de Dios y de los Santos meritoria.la intención de quien le diere la limosna. ya también para otros. R. podemos es. distribuirá dichas buenas obras enbras satisfactorias en favor de aquellas bendi. Puede asimás de gracia en este mundo y de gloria para mismo y debe el sacerdote aplicar la misa por el otro: mérito que á nadie puede cederse. Este acto de caridad. Y así en nada se opone este al órden de la caridad que nos obliga á pedir V O R D E L A S B E N D I T A S ALMAS primero por nuestros parientes difuntos. y conoá nosotros mismos. según . omnium conditor et Redeptor.un riguroso voto. Requiescant in pace.__ tre los parientes. según el concilio de Trento. aoimabus famulorum famularumque tuarum remissionem cunctorum tribue peccatorum. por los D E L PURGATORIO. Pues poniendo en manos de la Virgen santísiútil á las Animas del purgatorio y provechoso' ma todas nuestras obras satisfactorias. sión voluntaria. V. R. Deus. impetratoria y satisfactoria. E t lux perpetua luceat eis. Domine. R . etc.

y en aquel modo que Y esto no impide que la Iglesia admita esta puedo lícitamante. 30 de setiem-[ detesto.8 del purgatorio todo lo bre de 1852.<ro libre y expontáneamente voto de librar del dadero poto.. Dios mío. como si fuese un ver.(1) y libertad de aquellas almas encarceladas por deudas de penas á la divina Justicia. aunque no lo do por mis culpas. . no en esencia y trino en personas. uie propongo cooperar á la redención lo declaró en su concesion la santidad de Benedicto X I I I . y conceda al que lo hace tres pri. Sean testigos de este mi voto todos los que viven en las t es Iglesias. tanto en vida. sima quisiere que sean libres. y para esto pon1° Que sea altar privilegiado de alma para go en manos de esta piadosísima Señora todas el sacerdote que hiciere este voto. y despues de mi muerte. es honrado con el nombre de redenlas pobres almas del purgatorio. Madre de Misericordia y Madre de purgatorio. ufante. y pavoto puedan aplicar por las benditas almas to. propias y participadas. á pagaros. hacesión espiritual de biene3.purgatorio á todas las almas que María santí vilegios muy singulares. (P. en que celebrare el santo sacrificio de la misa. me ofrezco. Celada. para mejor imitar á mi dulcísimo Redentor Jesucristo. yo tor. que de todo corazon odio y expreso la concesion. in Job. ma del purgatorio por cada una de las misas Y dado que mis obras satisfactorias no basque oyeren. sin obligación á pecado. oh Dios mió. Pió I X . y para mostrar mi sincera esclavitud á María (1) El que ofrece sufrajios por las almas del Santísima. 23 agosto 1728. purganto y militante. Señor. si así os pluguiere. en las pen . tasen para pagar todas las deudas de aquellas 3" Que todos los que hubieren hecho este almas predilectas de la santísima Virgen. merecidas por sus pecados. que me fallare. que os reitero y confirmo todos los lunes del año puedan sacar una Ani. cualquiera mis obras satisfactorias. y confirmad fieles oyendo misa el dia en que comulgueD. abandonándome en los brazos FORMULA D E E S T E VOTO. f de vuestra misericordia y en los de mi dulcísima Madre María.á honra vuestra y bien de mi alma. triunPara vuestra mayor gloria. como en muerte. y este mi ofrecimiento.ra satisfacer las que yo mismo hubiese contraídas las indulgencias que ganaren. 4). os ruego. c. 2° Que ganen indulgencia plenaria todos los Aceptad.

ORACIONES
Sacadas
DEL ANCORA D E SALVACION
POR EL R . P. FR. JOSE MACH.

>

DE LA COMPAÑIA DE JESUS.

MODO DE OIR
Bien la Santa Misa.
No hay obra más excelente y divina que la
santa Misa: pues en sustancia y valor es el mismo sacrificio que Jesucristo ofreció al eterno
Padre en la cruz por nuestra Redención. Una
sola Misa da más gloria á Dios, que le dieran
todos los Angeles y Santos, y es de mayor pre- •
ció y eficacia que todos los méritos de los Apóstoles, Mártires, Confesores y hasta de María santísima. Procura, pues, alma cristiana,
asistir todos los dias, si puedes, al santo sacrificio de la Misa. A lo ménos nunca faltes en
dia de precepto, asistiendo siempre á ella con
grande atención y respeto. Abominable cosa
seria venir á oiría con traje indecente, estarte
medio echado sobre las sillas, ó con otra postura irreverente, mirar á todas partes, hablar,

18

70
reir y renovar con irreverencias los insultos
que los judíos decían á Jesús en el monte
Calvario.
MISTERIOS Q U E SE REPRESENTAN
E N L A MISA.

P R I N C I P I O D E LA MISA.
Aviva la fe, alma cristiana, ya comienza el
gran sacrificio, compendio de todas las maravillas, y fuente de todas las bendiciones y gracias del Altísimo.
Este Altar significa el monte Calvario, donde espiró tu divino Redentor; el sacerdote ya
no es un hombre, sino el mismo Jesucristo, que
va á ofrecerse de nuevo al eterno Padre por tu
redención
¡Ay! ¡qué dicha tan grande es
la nuestra! Ahora en unión con el sacerdote vamos á ofrecer á Dios la víctima pura, santa,
inmaculada. Ahora podemos liquidar todas
nuestras deudas, y recibir todas cuantas gracias necesitamos
¡Quién me diese, oh Jesús mió, el fervor con que los Santos asistían
á este sacrificio! A lo ménos, Señor, no quiero distraerme voluntariamente; sino unir mi intención con todo cuanto diga y haga vuestro
ministro.
E L INTROITO.

El Sacerdote revestido de los ornamentos sagrados, representa á Jesucristo en su dolorosa
Pasión.
El Amito que se pone en la cabeza, significa aquel sucid velo con que los soldados le vendaron los ojos, dándole bofetadas y diciéndole:adivina quién te dio.
El Alba signiBca la vestidura blanca que poi
escarnio le mandó poner Herodes, tratándole
como á loco; ¡y era la majestad y sabiduría
infinita!
El Cíngulo es figura de la soga con que le ataron cuando le prendieron en el huerto de
Getsemaní.
E l Manípulo representa la cuerda con que
le amarraron en la columna para azotarle.
El Introito significa los vivos deseos con que
La Estola significa la soga que le echara)'
lo8 santos Padres suspiraban por la venida del
al cuello, cuando fué con la cruz á cuestas coMesías, que los había de librar de las sombras
mo facineroso conducido al Calvario.
y tinieblas de la muerte
¡Y cuándo, SeLa Casulla recuerda la púrpura que por esñor, libraréis mi alma de la ignominiosa esclacarnio le pusieron los soldados al coronarle de
vitud del vicio!
espinas.
KIRIES.
En el Cáliz puedes considerar el sepulcro, y
Los Kyries, que quieren decir, Señor, tened
en los Corporales el sudario con que amortajamisericordia de nosotros, se dicen en alabanza
ron su ouerpo santísimo.

de la santísima Trinidad, tres en honor de ca-^
da Persona
¡Y cómo no esperaré misericordia! El Padre me crió, el Hijo me redimió,
el Espíritu Santo me santificó.
GLORIA.
En el Gloria in excelsis medita la alegría de
los Angeles y Pastores en el nacimiento de
Cristo. Unido con ellos adórale en espíritu con
todo fervor.
D O M I N U S VOBISCUM.
Al volverse el sacerdote de cara al pueblo
diciendo: Dominus vobiscum, acuérdate de aqne«"
lia caridad inmensa con que Jesús hablaba á;.
sus discípulos, acogía y perdonaba á loa
pecadores.
ORACIONES.
Las Colectas ú oraciones que dice el sacerdote, significan las muchas veces que Jesús oró por nosotros en el discurso de su vida
Ahora también ruega por tí el sacerdote en.
nombre de toda la Iglesia: y ¿qué no alcanzará, pidiendo en nombre de tal Esposa, y po^
los méritos infinitos de su Esposo y medianero Jesucristo?
EPISTOLA.
La Epístola denótala predicación de los Profetas y especialmente la de san Juan Bautista.
No envidies la suerte del pueblo escogido: hablándote está Dios también ahora poi estas admirables epístolas, dictadas por el Espirito
Santo, y por las exhortaciones de 6UB Ministros:

escúchalas con atención y docilidad, si quieres
ser del número de los predestinados.
GRADUAL.
En el Gradual considera la penitencia que
hacían en el desierto los que recibían el bautismo de san Juan, y en la Aleluya la alegría
que experimenta el alma despues de recobrada
]a gracia
\Y hasta cuándo, pecador, hasta
cuándo estará la tuya privada de tanta felicidad!
EVANGELIO.
El Evangelio signifícala predicación de Jesucristo. Nos ponemos en pié en testimonio de
su verdad, y de lo pronto que estamos á dar
la propia sangre y vida en confirmación de su
doctrina. Nos persignamos con el sacerdote,
en señal de que no sólo queremos creerla interiormente, sino también confesarla de palabra,
y practicarla con las obras. Pero ¡ay! ¿cuántas
veces te avergüenzas todavía de profesar las
máximas del santo Evangelio!
CREDO.
El Credo es un resúmen de todo cuanto debe creer el cristiano. Se arrodilla el sacerdote
con el pueblo al decir incarnatus est, adorando
á Dios anonadado en las purísimas entrañas de
María santísima
¿Y no será justo que yo,
polvo y ceniza, abata mi orgullo creyendo todo cuanto la fe me propone, y sujetándome á
todo cuanto me mande Dios por medio de sus
Ministros y vicarios en la tierra?

Ah, cristiano, oye devotamente esta Misa;
tanta es su virtud y eficacia, que bastaría ella
Al Ofertorio da gracias al Yerbo divino por sola para obtener del Cielo todas estas gracias.
la prontísima voluntad con que se ofreció á paORATE FRATRES. #
decer y morir por nuestro amor
¡Quién
Al Orate fratres acuérdate del aviso que dió
me diera, oh buen Jesús, que así como el pan
Jesús á los Apóstoles en el huerto encargándoy vino que ahora os ofrece el sacerdote, sa conles que velasen y orasen para no entrar en tenvertirán en vuestro Cuerpo y Sangre preciosítación
¿Y hubieras t ú recaído tan fácilsima, así también mi alma toda se trasformase
mente en el pecado, si hubieses seguido tan
en Vos!
importante consejo
? Ya me enmendaré,
Las gotas de agua que el sacerdote echa en
Señor, con vuestra gracia divina; ya seré más
el cáliz, significan aquella agua misteriosa que
fervoroso en la oracion, y más*fiel en huir de
manó del costado de Jesús, cuando despues de
las ocasiones de pecar.
muerto se lo abrió Longinos con una lanza.
PREFACIO.
OFRECIMIENTO DE LA MISA.
El Prefacio y sanctus significa la entrada de
Aquí puedes ofrecer al eterno Padre la Mi- Cristo en Jerusalén y la alegría con que el puesa diciendo:
blo le salió á recibir con ramos de palmas y oRecibid, oh Padre misericordiosísimo, el sa- livas. Elévate en espíritu hasta el trono de la
crificio del Cuerpo y Sangre de vuestro Hijo Divinidad; escucha los cánticos que los Queruunigénito, en reconocimiento de vuestro sobe-' bines y Serafines entonan, repitiendo sin cesar:
rano dominio sobre todas las criaturas; en ac- Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios de los
ción de gracias por los beneficios que nos ha-* ejércitos! Llenos están los cielos y la tierra de
beis dispensado; en satisfacción de mis pecados tu gloria!
y de los de todo el mundo; en sufragio de las
¿Ves al sacerdote en el Memento, juntas las
benditas Animas del purgatorio, especialmente manos, inclinada la cabeza, los ojos bajos, y la
de aquellas á quienes tengo más obligacioD; y boea cerrada? Pues así estaba Jesús en su Papor los méritos infinitos de esta Hostia inmasión: inclinó la cabeza al recibir la cadena que
culada conceded, oh Padre amantísimo, dolor
le echaron al cuello; juntó las manos dejándoy conversión á los pecadores y perseverancia
selas atar; bajó los divinos ojos y cerró la boá los justos para vivir y morir todos en vuesca sin disculparse, ántes guardando tal silencio,
tra gracia y amistad, Amen.
que su mismo juez, Pilatos, quedó asombrado
OFERTORIO.

... y que nada quiera yo sufrir por Vos! QUID P R I D I E . ¿Y léjos tú de reconocerle por tal.. por la conversión de los pecadores. pues. Te adoro. preciosísima sangre de mi Señor Jesucristo. que se ofrece por mí pidiendo misericordia: por sus méritos infinitos apiadaos de este pobre pecador. AL ALZAR E L CALIZ. _ . ¡Oh! dádmela tam- . pídele las gracias que necesitas tú. para indicar el arrepentimiento del Centurión y otros. representa á Cristo tus faltas y miserias: habla con él con la misma confianza que si hablases con el'más amoroso padre.. Las siete peticiones que encierra el Pater noster recuerdan las siete palabras que dijo Jesucristo en la cruz. pero aquí teneis á vuestro Hijo santísimo. Al Partir la Hostia. Al nobis quoque peccatoribus dase el sacerdote un golpe en el pecho. por los Sacerdotes. como ahora está Cristo presente en las tres partes en que se divide la Hostia. reconociéndole por Hijo de Dios verdadero. y luego ponte en el paso de la Misa en que estuviere el sacerdote. parientes y amigos: rue^ por las necesidades de ia Iglesia y del remo.. que sangre de tanto valor sea en vano derramada por mí. renovarías su pasión y muerte con nuevos pecados? PATERNOSTER. Te adoro. El Pax Domini y Agnus Dei significan las apariciones de Jesucristo resucitado á sus discípulos. en aquellas tres horas que duró la agonía que padeció por nuestro amor. Y AGNUS DEI. piensa como el alma de Cristo. dándoles la paz. La Elevación de la Hostia y Cáliz consagrado significa cuando Cristo fué levantado en la cruz Ya es llegado el momento dichoso: ya va á ofrecerse el tremendo sacrificio: ya el Hijo de Dios baja del cielo al altar sacrosanto: di. No permi-' tais.. detente en ella hasta satisfacer la devoción. quedando la divinidad unida con el alma y cuerpo.. que en el ara de la cruz fuiste digno sacrificio para la redención del mundo Padre eterno. mis pecados pedían venganza.de tanto silencio y paciencia. (*) (*) Si en alguna reflexión hallas consuelo especial. sagrado Cuerpo de mi Señor Jesucristo. y hasta por tus enemigos. No dejes pasar ocasion tan preciosa. pues aunque no leas todo cuanto aquí se pone. tus hijos. podrás oír muy bien la santa Miea. que derramada en la cruz lavaste mis pecados y los de todo el mundo. AL ALZAR LA HOSTIA. con todo el afecto del corazon. NOBIS QUOQUE. P A X DOMINI. bajó al seno de Abrahan á libertar las almas de los santos Padres. ete... dulcísimo Jesús. tanto como "Vos sufristeis por mí. ¡Ah! Señor. separada del cuerpo.. al ver espirar á nuestro Salvador. etc.

Pasión de Cristo confórtame. Señor. siete años de perdón. en paz con el prójimo. cumpliendo su santísima voluntad.bien. abantísimo Jesús mío. (*) Al volver el misal. Del maligno enemigo defiéndeme. no: (*) Esta oracion es sumamente recomendable. en paz consigo misma. dado que se rece cada dia. y dadme vuestro divino amor. Pió IX. dadme esta paz' que sobrepuja todas las delicias de la tierra: haced que mi alma viva en paz con Dios. Dentro de tus llagas escóndeme. Amen. Sangre purísima de Cristo. y una indulgencia plenaria al mes. Cuerpo preciosísimo de Cristo. puedes considerar la admirable conversion de tantos judíos y gentiles que pasaron de las tinieblas de la muerte á la sagrada luz del Evangelio Y cómo os pagaré yo. . puedes ir saboreando esta oracion que formaba las delicias de san Ignacio de Loyola. Os amo. teniendo las pasiones sujetas á la razón. En !a hora de mi muerte recíbeme.—Léase esta nota al pueblo alguna vez. COMUNION E S P I R I T U A L . dulcísimo J e s ú s mío. se ganan por cada vez que se iece con devocion 300 dias de indulgencia. 9 de Enero de 1854. tan señalado beneficio! ¿Qué méritos visteis en mí para dispensarme tan inestimable favor? Les últimas oraciones que dice el sacerdote-. ¡Quién os hubiese amado siempre! ¡Quién nunca os hubiese ofendido! Pe-. No nos ha abandonado nuestro amabilísimo Redentor. ya por las indulgencias que le están concedidas. Por todos los siglos de los siglos. Alma santísima de Cristo. ¡Oh mi buen Jesús! óyeme. á purificarme y abrasarme todo en las llamas de vuestra caridad. si se dice despues de la comunion ó celebración de la Misa. ya por los tiernos afectos que encierra. . ro ya que no soy digno de recibiros sacramentalmente. purifícame. sufriendo con paciencia sus defectos. Hecha una breve pausa. Para que junto con los Angeles y Santos te alabe y te bendiga. Al comulgar el sacerdote y en otras ocasiona del dia puedes hacer una comunion espiritual di la manera siguiente: ¡Oh amorosísimo Jesús mió! creo que estáis realmente presente en ese augusto Sacramento. Agua del costado de Cristo. celestial Esposo de las almas puras. representan las que Jesús dirige al eterno Padre intercediendo por nosotros. Y mándame ir á tí. aceptad mis deseos. No permitas que jamá3 me aparte de tí. venid. santiñcame. sálvame. embriágame. ¡Qué dichoso seria si os ospedase ahora en mi corazon! Venid. En efecto. ANIMA CHRISTI.

rogando está continuamente por nosotros. contemplando con preferencia los misterios dolorosos. Rezar con devocion el santo Rosario. ¿Quiéres cada primer viérnes de mes obsequiar al sagrado Corazon de Jesús? Más abajo hallarás muchos actos de desagravios y tiernísimas preces. ¿Prefieres oir la Misa en honor del santo Angel de la Guarda. Señor. Mas ¡con cuán poca devoción he estado! Perdón. hacedme la gracia de que no os ofenda en este dia. si no se varía alguna que otra vez. oh Dios mió. Método tercero. á gratitud. y que la bendición que vuestro Ministro me da en la tierra. Recí-bela. Meditar el reloj ó algún paso de la Pasión de nuestro divino Redentor. sobre todo. dejaque el corazon se desahogue y satisfaga enteramente. Ya he asistido al gran sacrificio de la Misa. Otras veces se nodrá hacer el ejer- 21 . sirven admirablemente á este fin. Sexto. Método cuarto. y ánte3 que salgas de la iglesia di á Jesús sacramentado: Aquí os dejo mi corazón. De la misma manera por devoto y agradable que" sea un ejercicio de piedad. oh Bien mió. sea ratificada en el juicio final. Primer método. si nos le presentan cada dia. dad. servirán á este fin. el método que adoptamos para obsequiarlos el dia de su fiesta. Tampoco hay inconveniente en que se mediten los dolores ó grandezas de la Virgen en las festividades de esta Señora. dichas con devocion. Segundo. Por esto van aquí diferentes modos con que fomentar la devocion. de rodillas. Por bueno y exquisito que sea un manjar. del glorioso san José. llega á fastidiar. y las mismas estaciones del Via-Crueis. OTROS METODOS P A R A O I R S A N T A M E N T E LA M I S A . á mí y á toda mi familia vuebtra santa bendición. que. te inspirarán afectos muy propios con que corresponder á su amor infinito. acaba por cansar ó hacer poca impresión on el alma. y pidiendo á Dios gracia para nunca volver á cometerlo. ó de otro Santo? Las consideraciones y deprecaciones que van en sus respectivos lugares. con vuestro permiso me voy á cumplir con mis obligaciones. La meditación que ponemos más abajo sobre las circunstancias de la Pasión. á dolor y detestación de tus pecados. Ya el Hijo de Dios se ha inmolado de nuevo por mi redención. Quinto. Cuando te sintieres movido á compacion. y granjearnos los infinitos tesoros de gracias que encierra el santo sacrificio de la Misa. pues. [Ojalá deseásemos nuestra salvación con las veras que él la desea! I T S MISSA EST. y entónces se le puede dirigir el acto de consagración que se hallará en su lugar correspondiente. concibiendo entónces odio irreconciliable al pecado.

Espíritu Santo: llena de tu gracia los corazones de tus fieles. ven. Y renovarás la faz de la tierra. nada hay en el hombre.cicio que pones para el dia de retiro como disposición á una santa muerte. y una plenaria al mes. principio de la Misa el ofrecimiento. 80. Enriquece con tus siete dones á loa fieles que en Tí cifran todas sus esperanzas. ya por ser partes tan importantes del sacrificio. tu Espíritu. endereza lo que se desvía del camino. puedes hacer al. » (*) Ven. y rezar luego las oraciones á Jesucristo que se hallan en la novena de Animas distribuidas en ocho dias y que habrazan toda la Pasión. Danos el mérito de las virtudes. ven. (*) Cien dias de indulgencia por cada vez que se reza este himno por las necesidades de Ta Iglesia. y enciende en ellos el fuego de tu divino amor. Ven. dispensador de las gracias. Padre de los pobres. luz celestial de IOB corazo116 Tú eres el único consolador verdadero. pág. Amen. Sin tu Númen benéfico. R. O R A C I Ó N . rezar ó meditar el hermoso himno Veni Sánete Spiritus. y dulce alivio en sus peñas. ya por el mucho fruto que producirán en el alma. Oh Dios. como también la del Te-Deum laudamus. H I M N O « V E N I SANOTE S P I R I T U S . oh santo Espíritu. que te dignaste ilustrar los corazones de tus fieles con la claridad del Espíritu . corazones serán criados de nuevo. pondremos aquí su traducción. y nuestros v. No obstante. sana nuestras enfermedades. Si durante la novena de Animas. refrigerio en los ardores. Lava nuestras manchas.-26 de Mayo de 1790. á la consagración y comunion del sacerdote. Sétimo. Ven. En Tí hallamos descanso de los trabajos. Envíanos. . nada que sea puro y sin mancilla. Y si alguno quiere al comenzar la Misa ú otro ejercicio. ó en las misas de requiem quieres ofrecer el santo Sacrificio en sufragio de los difuntos. y consuelo en el llanto. . Doma nuestra dureza. Señor. 1* perseverancia que conduce á la salvación y eterna felicidad. enfervorízalo que est á yerto. y envíanos desde el cielo un rayo de tu luz purísima. vivifica nuestra aridez. casi siempre convendrá leer lo que va marcado en el modo principal de oir bien la santa Misa. dulce huésped del alma. °Oh bienaventurada luz! penetra hasta lo más íntimo del corazon de tu3 fieles que te invocan fervorosos.

O HIMNO DE I Tú. á tí los cielos y todas Salva. A tí la Iglesia santa te confiesa por toda la reSACRAMENTOS. concédenos el que. Amen.Y también el Espíritu Santo Consolador.D E U M LAUDAMUS. Señor. Tú para rescatarnos te hiciste hombre. y no tuviste á ménos el encerrarte en el seno de una Virgen. dondez de la tierra. Santo es el Señor Dios de los ' ejércitos. En tí. Santo. esperé. Señor. oh Cristo. A tí alaba*el numeroso ejército de los Mártires. . el Hijo sempiterno del Padre. A tí. A tí la venerable muchedumbre de los ProDescienda. TIN PARA DAR GRACIAS A L Tú estás sentado á la diestra de Dios en la gloSEÑOR. abriste SAN AMBROSIO Y DE SAN A G U S -1 á los fieles el reino de los cielos. á tí por Señor te % ' Y de allí creemos que vendrás á juzgarnos. Tú. Hax que en la eterna gloria seamos del número de tus SantoB. conservarnos sin pecado en este dia. A tí el glorioso coro de los Apóstoles. V 22 Santo. ten piedad. i' DIGNAMENTE. . pues pusimos en tí nuestra esperanza. de nosotros. Señor. Señor. tu misericordia lobre nosofetas. Padre eterno. oh Dios. tros. destruido el imperio de la muerte. animados de este X mismo Espíritu. A tí los Querubines y Serafines cantan sin cesar: \\ Y gobiérnalos y ensálzalos para siempre. si no queremos cerrar los ojos Hijo. socorras á tus siervo» que con tu preciosa sangre redimiste. á tu pueblo y bendice á tu las Potestades: herencia. confesamos. Suplicárnoste. A tí todos los Angeles. nunca seré confundido. ria del Padre: A tí. y en los siglos de los siglos. reconoce y venera toda la tierra. T E . sepamos juzgar y obrar con rectitud. alabamos. eres Rey de la gloria. *** Dígnate. Y que debo ser adorado tu verdadero y único I Es indudable. Señor. Ten piedad. Tú. REGLAS PARA RECIBIRLOS Que eres Padre de inmensa majestad. y disfrutemos siempre de sus celestiales consuelos. Llenos están los cielos y la tierra de la majestad de tu gloria. Todos los días te bendecimos. sí. pues. V Y alabamos tu nombre en los siglos. Santo.

Tú para rescatarnos te hiciste hombre. Señor. Padre eterno. Santo. Señor. Llenos están los cielos y la tierra de la majestad de tu gloria. Señor. A tí la venerable muchedumbre de los ProDescienda. y disfrutemos siempre de sus celestiales consuelos. i' DIGNAMENTE. Y que debo ser adorado tu verdadero y único I Ea indudable. animados de este X mismo Espíritu. dondez de la tierra. pues. el Hijo sempiterno del Padre. eres Rey de la gloria. REGLAS PARA RECIBIRLOS Que eres Padre de inmensa majestad. y en los siglos de los siglos. si no queremos cerrar los ojos Hijo. ten piedad. Todos los dias te bendecimos. A tí el glorioso coro de los Apóstoles. V Y alabamos tu nombre en los siglos. destruido el imperio de la muerte.D E U M LAUDAMUS. abriste SAN AMBROSIO Y DE SAN A G U S -1 á los fieles el reino de los cielos. V 22 Santo. tu misericordia lobre nosofetas. sí. Ha* que en la eterna gloria seamos del número de tus SantoB. A tí la Iglesia santa te confiesa por toda la reSACRAMENTOS. y no tuviste á ménos el encerrarte en el seno de una Virgen. TIN PARA DAR GRACIAS A L Tú estás sentado á la diestra de Dios en la gloSEÑOR. de nosotros. ria del Padre: A tí. Suplicárnoste. esperé. pues pusimos en tí nuestra esperanza. A tí todos los Angeles. Santo. . Señor. reconoce y venera toda la tierra. A tí alaba*el numeroso ejército de los Mártires. Tú. T E . confesamos. alabamos. Amen.Y también el Espíritu Santo Consolador. A tí los Querubines y Serafines cantan sin cesar: \\ Y gobiérnalos y ensálzalos para siempre. Tú. A tí. O HIMNO DE I Tú. Señor. nunca seré confundido. á tu pueblo y bendice á tu las Potestades: herencia. *** Dígnate. Ten piedad. En tí. conservarnos sin pecado en este día. . Santo es el Señor Dios de los ' ejércitos. socorras á tus siervo» que con tu preciosa sangre redimiste. sepamos juzgar y obrar con rectitud. á tí por Señor te % ' Y de allí creemos que vendrás á juzgarnos. tros. concédenos el que. oh Cristo. ob Dios. á tí los cielos y todas Salva.

«Si te preguntan. el enfermo Médico que le cure. ó de año en año. Pues como el más peligroso y funesto de todos los lazos que pueda el demonio tender á una alma. pues. porque está desocupado. nace. ó recibirlos indignamente. que acercándose tantos cristianos á los sacramentos de la Penitencia y Eucaristía. y no uno que otro arroyo.santidad. decia san Francisco de Sales. se hallen no obstante llenos de defectos y vicios? Esto proviene en unos de que se acercan raras veces. ¿No es así la tuya? ¿Está distante .» Hay además dos clases de disposiciones. Esta otra es una conducta de vida ajustada y ejemplar. Una 6ola confesión y comunion bien hechas bastan para santificar una alma. y hallar consuelo en las aflicciones. únicamente por temor á las censuras de la Iglesia. bálsamo que suaviza. ¿De dónde. ó por lo ménos. no soy digno yo de comulgar con tanta frecuencia. el J desamparado y perseguido Padrino y Abogado 1 que le defiendan. una que debe tener el que comulga. Este es Pan Angélico que hace castos y vírgenes.86 á la misma luz. ¿Qué locura recibirlos • 87 muy de tarde en tarde. cada ocho dias si puedes. y los flacos para hacerse fuertes: el que no tiene negocios. seria el alejarse de los Sacramentos. poniéndote así al borde del precipicio? ¿Qué criminal se detendría en la cárcel. maná sabroso que alimenta. y nunca se corrijen. y una inocencia de costumbres que respire virtud y . Dos clases de personas. que de todos los medios que tiene la Iglesia para santificar á los fieles. y en otros. por esto conviene observar los avisos siguientes: Confiesa y comulga á menudo. de que lo hacen con espíritu disipado y con el corazon apegado á varias aficiones y faltas. añade el Santo. como los demás Sacramentos. cuatro ó seis veces al año. y en tener conocimiento" de lo que allí recibe. una vez al mes. si pendiera su libertad de la confe^ion ingénua de su culpa? ¿Qué enfermo rehusaría la salud por lo amargo de la medicina? ¿Qué náufrago no alargaría la mano al que se la o freciese para salvarle? Pero. y cuando no. ó por el qué dirán. Aquí tiene el idiota Maestro que le enseñe. en el ayuno natural. sino la fuente de toda gracia y santidad. ninguno deshace más los ardides del demonio. triunfar de tus enemigos. y el que los tiene para acertar en todo. ninguno es más compendioso y eficaz. Padre. como el acercarse á menudo y con fervor á la sagrada Eucaristía. deben comulgar á menudo: los perfectos porque lo son: y los imperfectos para no serlo: los fuertes para no volverse flacos. si de veras quieres salvarte. de que siempre se acusan. ¿porqué comulgas tan á menudo? Les dirás: que por aprender áamar á Dios: para purificarte de tus culpas: para fortalecerte contra tu flaqueza. otra que seria justo tuviese: aquella consiste en la gracia de Dios.

mortifícate en algo. lo manifieste enteramente al confesor. sino al mismo Dios! (*) Lejos. generalmente hablando. para que conozca el abismo de mi ingratitud. Mas no caigas en el error de muchos que habiendo pensado y acusádose de alguno que otro pecado. se aposentará en mi corazon para tener en mí sus delicias y enriquecerme con sus tesoros infinitos! 49 Confiésate con el mismo cuidado que si fuese aquella la última confesion de tu vid a . ¡Obra prodigiosa L la en que debes ocuparte! No vas a hospedar a un hombre ó á un rey de la tierra. pues.. Alumbra. que esto fuera hacer odioso el Sacramento de la misericordia. Y como Dios es el Padre de las luces. 20. pues. y adorna tu alma con fragantes de virtudes. detestando mis culpas con el más vivo arrepentimiento. . y recibirlos por rutina ' y vanidad.. no comulgues. mi entendimiento ó Espíritu divino. ministro y representante vuestro: pero me falta luz para conocer mis pecados. más de tres ó cuatro dias á la semana. ¡Qué dicha tan grande la flore< i ¡Mañana voy & recibir á mi Dios y Remia dentar! ¡Mañana el Rey de los cielos y tierra O 1 Paral. que te juzgue digno de comulgar más á menudo. las culpas graves en el sacramento de la Penitencia penetrado de un gran dolor de haberlas cometido: trabaja en librarte de toda afición á los pecados leves. _ 3? Para sacar de la comunion el iruto coV rrespondiente. Examina luego tu conciencia discurriendo por los mandamientos de Dios y de la Iglesia.88 de serlo? Detesta. Repasa muy especialmente las obliga23 / . indagando las culpas cometidas. con t u soberana luz. tu alma tan unida con Dios y tan solícita en evitar toda falta voluntaria. quisiera confesarme bien. pero no con afan congojoso. de disiparte con visitas frivolas y conversaciones profanas. sino con la diligencia que cualquiera pondría en un negocio de entidad. cual seria el de familiarizarte con tan altos Sacramentos. . memoria para acordarme de ellos. discernimiento y valor para acusarlos con distinción. dile con profunda humildad. á no ser que el confesor vea tan mortificadas tus pasiones. { 2? Para evitar otro escollo más funesto que el pasado. y llégate con humilde confianza á la Sagrada Comunión.. y puedas hacerlo sin faltar á tus obligaciones. creen haber hecho una buena confesión. y esto basta. y en desprender el corazon de las criaturas. pues. . ¿Y quién sabe si lo será? EXAMEN D E CONCIENCIA. y conocido. Dios mío. Registra con sosiego los senos de tu corazon. claridad y sencillez. ó sin las debidas disposiciones. quisiera descubrir toda mi conciencia al confesor. piensa de antemano en la grande obra que vas á ejecutar.

Si ha dejado de asistir á sus padres en las necesidades. superiores. —Si juró de vengarse ó hacer alguna cosa mala.—Si la ha oido sin atención ni reverencia. de cumplir sus testamentos.—Si ha pasado mucho tiempo sin orar ni hacer actos de fe.ciones de tu estado. SEGUNDO MANDAMIENTO. y observado sus mandamientos como son los ayunos. que por otras malas obras. pero sin respeto ni necesidad.—Si ha impedido que otros la oyesen. . herido.—Si ha hablado contra la religión. Oído leer. mayores.—Si ha creído en hechicerías y supersticiones. personas ó cosas sagradas. Si ha deseado la muerte para BÍ Ó para otro. pues más almas acaso se condenan por pecados de omision. etc. Si ha jurado en falso ó con duda. algún sacramento en pecado mortal.—Si ha comido de carne en dias vedados sin estar malo ó sin tener bula.—Si ha leido. si ha jurado con verdad. ¿Cuánto tiempo hace que se confesó? ¿Dejó de confesar alguna cosa grave por vergüenza. ^ . QUINTO MANDAMIENTO. deudas. ó mofádose de los que la practicaban. ¿Ha proferido alguna blasfemia? ¿cuáles? ¿en qué número? ¿Ha cumplido los votos y promesas hechas á Dios y sus santos? T E R C E R MANDAMIENTO. etc. Si ha matado.—Si juró de hacer algo bien hecho y no lo cumplió. Si ha perdido el respeto ó tratado con desprecio á sus padres. por malicia ó por olvido? ¿Cumplió ya la penitencia? P R I M E R MANDAMIENTO. CUARTO MANDAMIENTO. ó de algún modo contribuido á ello. Si faltó al respeto debido á las iglesias. y de carne y pescado en una misma comida en dichos dias. etc. Si ha desconfiado de su salvación. abstinencias. apuntaré con preferencia lo que fácilmente omiten los fieles. Examine si sabe lo necesario para salvarse. prestado.—Si ha satisfecho el cumplimiento de la Iglesia. Si no oyó misa entera por su culpa en dia de precepto..—Si ha recibido. EXAMEN G E N E R A L P A R A TODA CLASE D E P E R S O N A S . y más raras veces se encuentra en los devocionarios. ó si tiene algún libro irreligioso. esperanza y caridad. mandas de ánimas. vea más abajo si ha cumplido con los que le pertenecen. sacerdotes. Como este mandamiento abrasa los deberes de los diferentes estados. maestros. O presumido temerariamente de la misericordia divina. y lo ha cumplido. imágenes. —Si ha negado ó puesto en duda algún artículo de fe. sin dejar los deberes comunes á todo cristiano. dado golpes á su prójimo. Por esto.

vendido. billete y trage lascivo:—todo pensamiento y deseo torpe plenamente consentido:—toda acción ó tacto deshonesto sea consigo mismo. Si miente por costumbre. canción y conversación desonesta:—toda mirada. aceptado. ó le ha pesado de su bien. P A D R E S Y CABEZAS D E FAMILIA. si le ha dicho injurias ó maldiciones. Si tiene rencor á alguno. sin tener fundamento. Si ha sembrado discordia en las familias. ó pudiendo y debiendo no lo ha impedido. etc. Si lleva ó exige lo que no debe. bestialidad. si ha prestado con usura. parienta. EXAMEN sobre los deberes propios de cada estado. con cuentos y chismes. Si ha provocado. si pecó en lugar sagrado. Si ha formado juicios ó sospechas siniestras de alguno. negado alguna deuda.. Si ha hecho. castigar. etc. El nono y décimo se reducen al sexto y sétimo mandamiento. si tiene voto de castidad. ¿Ha cooperado á algún aborto áutes 6 despues de animado el feto? ¿Se ha excedido en el comer. sodomía. Examinen si rezan cada día el rosario con 24 . Si sostiene pleitos injustos. OCTAVO MANDAMIENTO. si ha hecho ó mandado hacer algún mal por envidia ó venganza. en cosa grave y con perjuicio de alguno. No hay que hacerse ilusión: no sólo Dios condena el último desórden. ¿Cuánto y cuántas veces? Si ha comprado. beber. y los gravísimos pecados de adulterio.si se ha alegrado del mal de alguno. etc? SEXTO MANDAMIENTO. aconsejado. SETIMO MANDAMIENTO. ó dilató sin causa el pagar. si le niega el habla. escrito anónimos ó cartas infamatorias. si la tiene en casa. sea con otra persona: y aquí sin nombrar á nadie. cambiado con trampas y fraudes. devolver lo hallado. etc. ó trabaja ménos de lo que debe. hay que decir si era persona soltera. ó dicho algún falso testimonio. oído murmurar con gusto. 8 e ñ a . sino también toda lectura obsena:—toda estampa ó imágen provocativa:—toda chanza. jugado. Si no restituyó pudiendo. Si ha levantado alguna calumnia. ó presenciado aigun desafío. ocultado algún hurto ó de algún modo cooperado á él. Si ha murmurado. si la so licitó. etc. casada.

advirtiendo que aunque lo . una señal. Si prevaliéndose de la necesidad ó ignorancia de alguno. en perjuicio del prójimo. ó hecho monopolio indebido. ó recogerse tarde. conversaciones malas. ya sea en la calidad de los géneros. Si han guardado ó administrado fielmente las cosas que les han confiado. # ' Si permiten en casa blasfemias. si pudiendo. e s r tampas N E Gindecentes. no se hace esta reparación. trabajan y cuidan bien de las cosas de casa. ¿Cuántas veces y en qué cantidad? Si han hecho contratos ilícitos ó usurarios. Vean si han codiciado los bienes del prójimo.r che.. Si estudian. Si pagan las deudas y dan al jornalero y á los criados el salario correspondiente. O C I A N T Eetc. y enseñado la doctrina cristiana. em. y sobre todo de que no trabajen los dias de fiesta. (*) Si tienen cuidado de que sus hijos y dependientes cumplan con los deberes religiosos.galantear. ya en el peso ó medida. la sumisión. Si cuidan de la separación debida entre los dos sexos. ó de poner en ellos las manos. de que la familia es cristiana y ejemplar. ó deseado la muerte. Si han llegado hasta la infame acción de amenazarlos. respeto y obedieucia debida. juramentos ni maldiciones. no hay salvación. Si los reprenden y castigan cuando y como merecen.r briagueces y cosas ilícitas. pero sí. insultado de palabra. fueron causa de que profiriesen blasfemias. Si han inducido á los hermanos ó compañeros á desobedecer á los padres ó maestros.la familia. aconsejado ó consentido algo.. libros ó periódicos irreligiosos. maldiciones ó palabras escandalosas. Si han restituido ó reparado el daño que hicieron al prójimo. ó se encomiendan á Dios cada no. Si se han apoderado de todos los géneros. Si dan limosna según sus haberes. compraron más barato ó vendieron más caro de lo justo. Si han malgastado los bienes en juegos. Si han comprado á sabiendas cosas hurtadas. sin echar votos. ¡Qué pecado! Si provocándolos á ira. (*) No es esta práctica de obligación. Si han mandado. Si permiten á sus dependientes salir de noche.. Si los han despreciado. Si han defraudado ó engañado en algo. Si les han dado buen ejemplo. hubiesen confesado ya. S Y MERCADERES. frecuentar casas. HIJOS Y JOVENES. . compañías ó divertimientos peligrosos. Examinen si tienen á los padres y superiores.

<5 imaginándose que todo era lícito. dejánpeor. ó hecho algo indecente. dolos vivir según sus caprichos. Si galantean. LA M U J E R CASADA.. tiana y en practicar la religión: y lo que seria Si ama á sus hijos con amor excesivo. Si ha perdido el tiempo en visitas. Dios y á su consorte. comedias y juegan diñero quitado á sus padres. fraudado alguna cosa de los amos.^ Examinen si han dado. CASADOS. CRIADOS Y T R A B A J A D O R E S . i Si han fielmente cumplido con lo mandado Si se molestan con celos indiscretos. Si han dicho cantado escuchado. vendido ó . murmuraciones. retenido algo. dando el pecho ó vistiendo á la criatura. si se han burlado de los que la practicaban.Si á escondidas han comprado. etc. y con los suegros y parientes. ó por el contrario. Si se han maltratado de palabra ó de obra. Si los ha maldecido. Si está reñida con alguna vecina ó parienta. desperdiciado ó desos y acciones libres. Si viven en paz y buena armonía entre sí. modo de hablar y proceder. . Si han negado el débito á su consorte 8Ín causa legítima. Si ha resistido injustamente al marido y porfiado con él. Si son condescendientes con los hermanos. deseado la muerte ó echado imprecaciones. saraos. Si van á bailes. y á qué cosas se han propasado. y defendiéndolos cuando el padre quiere castigarlos justamente. Si han trabajado en días festivos. y perdido Si han guardado la fidelidad prometida á tiempo en los de trabajo. permitídose libertades y chan. conversaciones frivolas.. expóngala con humildad á un confesor prudente. de noche sobre todo. si riñen y se pegan entre sí. leido y prestado novelas. Si son remisos en aprender la doctrina crisSi trata á su marido con cariño y respeto. Si en el traje. Examine si cuida bien de su familia. En caso que tenga alguna duda sobre el matrimonio.' zas impuras. Si van con malos compañeros. Si ha malgastado el dinero en vanidades y antojos. ha guardado el recato y la modestia convenien-" te. Si se sufren mutuamente los defectos. sobre todo. han profanado la santidad del matrimonio. | justamente. » Si han cantado canciones obscenas. Si han escandalizado á la familia con discur. excusándolos __ 25 .

persuadiéndose de que sólo van seguras por el camino de la obediencia.. por curiosidad. seria muy del caso que la hiciesen con un buen confesor. si despues de la confesion hubiesen recaído con la misma. universal y eficaz. promesas ó penitencias e x t e r i o « s . entónces la confesion general no seria ya de consejo. el exámen de c o l ciencia. si tuvieron ó no tuvieron dolor.. Empero los que han hecho ya una vez confesion general con el cuidado que les fué posible. han f prorrumpido en votos. Si mortifican la lengua.. y tal vez con mayor facilidad que ántes. si las ha ó no entendido el confesor. E l . 6 amigas del ocio. y refrenan los sen-r tidos.. y los demás ejercicios espirituales. de los súbditos. ó mas bien. Si van á ella únicamente para orar. sin propósito firme. P E R S O N A S QUE A S P I R E N A LA PERFECCION.. sin querer. sino de necesidad. y déjense de pensar en si se han ó no explicado bien. Si por ir á ciertas devociones y recorrer iglesias. y sobre todo las personas escrupulosas.. Mas si por desgracia hubiesen callado algún pecado grave en la confesion. ADVERTENCIA IMPORTANTE..Si léjos de ofrecer el trabajo á Dios. ocultado alguna de las circunstancias que mudan de especie ó constituyen un nuevo pecado. si se hubiesen confesado sin dolor verdadero. entera y fervorosamente o. Si son humildes y pacientes con los de casa. blasfemias ó palabras escandalosas.. Vean si han hecho la oracion. restituir. « uan hecho votos. sobre todo en la iglesia. y de las personas que les están encomendadas. no tenT e n d o r i t fti C0D 61 m a S r e l a c i o n e s <luelasesPl" S i S r S e 8 c i d o sujetando el pro pió juicio suyo. de murmurar. créanlo.. han descuidado las obligaciones de su* casa y estado. no piensen en hacerla de nuevo: obedezcan ciegamente: y así.... t a . y de llevar la suya adelante. habiendo llevado hasta ahora una vida ordinaria. quemar los malos libro3. M Si han inducido á algún companero á pecar. el bien. contra la voluntad ó sin licencia del dl q® t °ÍMÍderan en él la persona de Jesucristo. Los cristianos que. si hubo ó dejó de haber falta en el exámen. .voluntariamente se han distraído en ellos. ¡ „ . para ver y ser vistas. por ejemplo. Si han vigilad» y procurado con celo. cuando el director las asegura de que están bien confesadas. nunca hubiesen purificado la conciencia con una cofesion general.

¡y yo perverso os azotaba.. f PARA PERSONAS MAS AMAKTFS DE LA VIRTUD. cuando no puede lograr que dejemos ¡ los santos Sacramentos....! ¡y para siempre jamás.. que infelicidad la mía.nunca más.:! ¡A aquol Redentor dulcísimo. amabilísimo Jetus mío. | [*] Aquí sobre todo te suplico... que no pongas t u conato en leer todas es'¿as reflexiones. Mas dejando á estas personas escrupulosas. que solícitos sólo del exánaen. amado lector.. ¡Es posible. tan noble.! ¡Perdí la gracia y arnistad de Dios. cristiano... que es el dolor y v propósito.. Dios de infinita majestad y grandeza. la infelicidad de hallar la perdición y muerte.!!! MOTIVOS D E CONTRICION {Qué locura la mía.. renuncié á Dios y á su felicidad infinita.! ¡Me hice esclavo del demonio.. y en vuestra presencia.. que me dió un ser morir que exponerme al peligro de pecar... sino on saborearlas y meditarlas bien.. Dios mió. ántes morir que pecar.! ¡Cielo hermoso! ¡ya no eres para mí.......... y tan repetidas veces. á lo ménos..! ¡Ay de mí! ¡yo vil gusano de la tierra os ofendí. infeliz de mí... todo cuanto OTROS MOTIVOS D E CONTRICION demonio. coronaba de espinas y crucificaba de nuevo! ¡Y este por UQ sucio deleite! ¡por un vil ínteres! por un puntillo de honra! ¡por complacer á una miserable criatura! ¡Ay que monstruosa ingratitud.. ¡Ahí ¡cuántos se confiesan y comulgan sacrilegamente por falta de contrición! Para que no tengas...soy......! Podíais quitarme la vida y lanzarme al infierno.! ¡Si yo muriese en este instante.! Nunca más pecar. descuidan ú omiten lo principal. que tasa ' 26 .-! ¡Ofendí á un ca más olvidarme de Vos y degradarme así. el infierno seria mi paradero. donde debías encontrar la vida eterna. y con tanta advertencia y malicia. ántcs quel Criador tan benéfico.. no lo hacíais por el amor que me teneis.. que por mí derramó su sangre preciosísima! ¡Es un Padre tan bueno y misericordioso.. ( * ) 110 duró más que un instante.' mira no caigas.. y miéntras me colmabais de favores y gracias. y de tantos modos.! ¡A a. Nun¡Qué hice..! Por uu vil placer.. y yo he sido tan ingrato para con El. procura. en el grave error de aquellos.. quo PARA ANTES Y D E S P U E S DE LA CONFESION.. procura excitarte con todo esmero á la contrición por medio de estas ó semejantes consideraciones. á fin de impedir siquiera aquella paz y santa alegría que tanto ayuda á las almas á que se adelanten en la virtud. ó que los recibamos indignamente.. pues. todo lo que tengo.. perturbarnos con vanos escrúpulos y temores...

. oh dulce Jesua rompisteis mis cadenas... ¿me desecharíais ahora. impíos y pecadores desalmados os hate avergüenzas siquiera de vivir siempre segan cruelísima guerra. luego que cometiste la Párese un pozo... y medite esto. á^costa de gra es mi ingratitud: mas la detesto de lo ínvuestra sangre y vida. lo confieso.. hay locura y estupidez se. y propongo hacer saludajasinfinitas. profesas? y yo con mis faltas le estoy enojando é irriGrande es..? ¿Merece un Dios tan amante que asi tro corazon amantísimo? ¿Es justo que habiénte portes con su majestad infinita. y renovado vuestra pasión y muerte de vuestra Providencial con mis "qecados. mi locura.. me expongo á caer de nuevo en culpas graves.. ¡loco de mí! reintos sudores y trabajos.! ¡Vos amasteis mis llagas. Señor. Una y mil veces os violencia.! ¡Vos. Deuter.tantas veces prometido. queríais elevarme á I». á esto. popule stulte et insipiens? (*) gue yo con incesantes negligencias. y yo. por no hacerme repetidas infidelidades. alma mía.. no correspondiendo sino con infide•No basta el que haya tantas veces menosprelidades á tantas finezas de amor. y á ser un dia precipitado al infier(*). ! Habiendo llorado cidiendo voluntariamente cada dia en pecado3 tanto mis extravíos. v. que te mejante á la mia? ¡Vos me reconciliasteis con obligan la santidad del bautismo y la vida que el Padre celestial. ¿No herejes. veniales. canso vuestra ciado vuestro amor en mi vida pasada. é impongo cada dia...? ¿Tengo yo que aupultada en el cieno de tantas faltas y misementar todavía la aflicción y amargura da vuesrias.[ redáis Domino.. ¿y cuántas me foijo mío. me adquiristeis inmentimo de mi alma. y acordándoos de lo mucho que os he cosyo. os disgusto y provoco á vómito.! \ o s * arrojéis de {vuestra presencia... xxxu. y yo. abierto esas llagas sacrapongo mil obstáculos á los designios amorosos tísimas.. y tengo sumo pesar dermis sos tesoros de gracia.. netando de nuevo contra mí. me privo de esas riquezas y ventapido perdón de ellas.. Señor.! ¡Vos.. os pa.? ¿Es.. lo ¿Hay ingratitud. Jesús mió. desprecios ¿Así le pagas el no haberte lanzado al infieré infidelidades? no tantos años hace..? ¿No basta el que tantos ¡Y no te mueres de confusion. primera culpa grave. lo restante de mi vida. hollado bondad. no permitáis se malogre el fruto de tande'las llamas eternas.? ¿Es esto cumplir. .? ¡Vos me librasteis tado. muriendo por mí en cruz. y ovuestra sangre divina.perfección. no. y yo inble penitencia. 6..? Hceccine dome Vos colmado de tantos beneficios. y hacerme gracias muy señaladas.. No me sensato me las abro de nuevo cada dia.. infiel é iügrato haya sido todavía para eon Vos! f v yo.

como.delitos escandalizarán al confesor: mil veces leyó en los autores la fragilidad de nuestro barro.. por muchas y repetidas que sean las e fen3as que nos hagan? Tened. el }e pe- . como si fuera cometido desde la última confesion.jurioso á Jesucristo.? Lo confieso. mis repetidas infidelidades me hacen indigno de él. pues. y sin aguardar que el confesor se lo pregunte.. con que se postraría el hi. En Vos espero. teniendo libertad para confesarse con Excitado así el dolor y propósito. perdonar sin límites á todos cuantos nos ofenden. Guárdese de callar ó disminuir el número de los pecados á sabiendas: y si lo hizo alguna vez. oh dulce Jesús mió. comiense diciendo: Padre. y lo callo. J _ Llamando con tanta bondad á los que están cargados y afligidos para aliviarlos. ¿permití. á una adulterará una Magdalena. faltas agenas. así que se reconocieron. á un ladrón. y por los acerbos dolores de vuestra santísima Madre.garganta: ni el número.. ó la conoció en la experiencia propia. excusas ó cuentos impertinentes..? Habiendo perdonado con tanta prontitud y generosidad á un publicano. en qué defecto ha caído con más lable! De todos los pecados que se pueden cofrecuencia desde la última confesion. con la misma humildad v arrepentimiento. ni la enormidad de los jo pródigo á los piés de su padre.. Ea. lamentos. ¿mas no nos mandais Señor.. sino que es preciso advertir al confesor: Padre.fruto es. y hayo que he faltado en. acúsese con toda sencillez y claridad. cador. ¡Qué locura. rompe ese rubor que te anuda la los piés del confesor. dalena á los de Jesucristo. hace tanto 'tiempo que me confesé: cumplí la penitencia. he hecho exámen de conciencia. pero omitiendo quejas.. riáis que gimiese yo por más tiempo bajo el insoportable peso de la tibieza. ninguno hay más nosivo al alma. todavía. he tenido la desgracia de callar tal pecado... no bastará acusar el pecado omitido juntándolo con los demás. Os la pido por esas vuestras llagas sacratísisimas. no olvidando bl número y las circunstancias que mudan de especie. ó la aprenDiga la confesion general. no. y bajo un sigilo y secreto inviocual. pues. que el de una confesion ó pecial de aquella confesion. qué desgracia podría darse mayor que la de arder enteramente por no pasar por una momentánea vergüenza! ¡SoA V I S O S P A R A LA CONFESION. piedad y misericordia de mi. ó hacen al pecado mucho más enorme delante de Dios. Póstrese luego á cemunion sacrilega. no seré jamás confundido.. y me confesaba tantas veces al año.. y pro-. é inponga firmemente la enmienda. desde tantos años. esto es.que arrepentido me postro á vuestros p i é s . meter. ¿senayo ol único á quien negaseis el perdón. mire cada i quien quiera. y la Mag. bre todo.

.rarán algún dia los que lo hagan sin las debirá meritoria. mayor facilidad y Para dejar por eso do ofenderte.' ¡Ya tu nombre está escrito de nuevo en fervor el M o r m » Jesucristo. y ocuparás un día ese te con el grado de gloria que le corresponde trono.. que No me mueve. nada los ayunos y peConcluida la confesion no pienses más en nitencias. sino también los un sólo pecado. para quererte por cada confesion y comunion bien hecha adEl cielo que me tienes prometido. ¡Ob! ¡y de cuantos bienes se privan los que se confiesan nifiestes ta gravedad do la ^ ^ ^ y comulgan raras veces! Y cómo se desespenes en la conciencia. y do queda tu alma lavada en la sangre preci. que te diere el padre confe¡Ya te miran con suma complacencia los ángesor Dios mismo es quien te habla por su boca les.. y da gracias al Señor por el da ya para asegurar el dolor. tú des pues de tanta iniquidad quedes salvarea de Jesucristo.. aplícansele sus méritos infinite'todavía.. Por otra parte mientras no m* v e n c e r eTv'or para el servicio divino. alma cristiana. escucha con humildad los avisos..! Y te está preparado en el cielo tos eviven los que perdiste pepando..das disposiciones! nes nada las limosnas. y'se te dan copiosos auxilios y gracias acUmACTO D E CONTRICION D E SAN L oara sojuzgar las pasiones.! ¡Ya ede tus faltas.. res otra vez hija de Dios yheradera del cielo! medios y penitencia... la gracia santificantas más pecado mortal. Si no tuvieres pecado grave en la los pecados: cumple inmediatamente la peniv f d a p e ente.! ¿Qué gracias darás al Secristiano! En aquel instante. practicar a virFRANCISCO J A V I E R ..vor gloria por toda la eternidad. quiere el alma fé más viva. di con todo ya. y nunca mas recaer en los mismos defectos. ¡Qué dicha libro de la vida.'. Nada te aprovecharán las oracio. mi Dios. y ménos graves quo los tuyos olvidados.'. ninguna de tus obras se. cuando te absuelva. no sólo te perdoñor por tan inestimable beneficio! ¡Tantos por S los pecados acusados. ¡Con que ya estás perdonado. y aun los que nunca habías conociestán ardiendo eternamente en el infierno.. no comeV 0 ó aumenta. esperanza másjir Ni me mueve el infierno tan temido me caridad más a r d i e n t e . y después u». tud las dificultades. ya para poner inmenso beneficio que te acaba do hacer . . acúsate de algo de la vida pasatencia.! ¡Sí. ¡qué diHecha sin proligidad ni doblez la acusación cha tan grande la tuya. De suerte..! Sí. á lo ménos. si puedes. dió en la ajena... y saludan los santos como á hermana suSobre todo. materia cierta de absolución. se te vue1uu esplendente trono de gloria.

0. .vida eterna (2)? ¿Qué haré sin Voe? _ ¿Quién zaga comulgaba cada ocho días solamente. Muéveme en fin tu amor.de mí.. pues. está en mi za de dos patriarcas. ros en mi corazon ¡Qué d e b o pues decir y que cuanto más detestes el pecado y mása. . la constancia de los mártires.... mí (2) Persuádete de que esta es la acción Aun así no seria digno de recibiros y hospedamás grande que puedes practicar en esta vida. Esfuér. • quí afectos de humildad. reis ser mi alimento y mi sustancia? De aP A R A A N T E S D E LA COMUNION. la caridad de los apóstoy yo en él (1) Pronto podrás decir con el A. vi. ¿Y á una miserable criatura visiNo me tienes que dar porque te quiera. ¿Os diré con el apóstol San Pedro: Apartaos dancia de gracia recibirás del cielo. si Vos t e n e i s palabras de nion con todo el fervor posible. j (1) Lúe. Jesús mió? ¿Y quereis uniros conmiPorque aunque lo que espero no esperara go con unión inefable y verdadera? ¿Y queLo mismo que te quiero te quisiera. V. v. La Majestad la P u r e z a .rá el ardor de mis pasiones? ¿Quién me dará caba de la comunion copiosísimo fruto. VI. Prepára.¿Ves aquel augusto sagrario?. la pureza de póstol: Vivo yo. ¡Qué cárTú me mueves.les. v 60. tierra' . sa. sino Cristo vive n las vírgenes. 28 ~ ( í f j o a a . dornes el alma de virtudes. en imitarle. Señor. tante de tan alta Majestad? ¡Vil gusano de la Y aunque no hubiera infierno. la Santidad infinita ¿y quién soy yo daQue aunque no hubiera cielo.. que soy un gran pecador te pues. muéveme el verter cel ¿ tan estrecha! Pues allí está tu Dios. V. alma mia.. mas no y».cuando me veo tan pobre y vacio de virtudes. Clavado en una cruz y escarnecido.¡Ay Señor! ¡quién os hubiese amado siemca el momento feliz! Pronto se cumplirán en pre' ¡quién nunca os hubiese ofendido! tí aquellas admirables palabras del Señor: El •quién tuviese la fé de los profetas. . tanta mayor abun-. 20. á la sagrada comu-.armas para triunfar de mis enemigos? V os sois. .—(2) Joan.Quién curará mis llagas? ¿Quien calmaen dar gracias por este inmenso beneficio. ¡Ya es llegada la hora dichosa! ¡ya se acer. te temiera. 5 7 M 2 T ^ í a i n. yo te amara.. admiración y amor.. la esperanque come mi carne y lele mi sangre. Señor.. zate. táis. la santidad de María Santísima!. 8. San Luis Gon. en tal manera. mas disipará las tinieblas de mis errores é ignoran1 como empleaba tres en prepararse y otros tres cia ? . Mas ¿á dónde iré. los y tierra. prisionero del amor excesivo que tiene á los Muéveme el ver tu cuerpo tan herido: hombres Allí está el que no cabe en cieMuévenme tus afrentas y tu muerte. alma cristiana. . .

. te temiera. tanta mayor abun-.—(2) Joan.rá el ardor de mis pasiones? ¿Quién me dará caba de la comunion copiosísimo fruto. j (1) Lúe. en tal manera. sino Cristo vive n las vírgenes. San Luis Gon.. Señor. .Quién curará mis llagas? ¿Quien calmaen dar gracias por este inmenso beneficio. la santidad de María Santísima!. V. á la sagrada comu-. ros en mi corazon ¡Qué d e b o pues decir y que cuanto más detestes el pecado y mása. si Vos t e n e i s palabras de nion con todo el fervor posible. la esperanque come mi carne y lele mi sangre.. . . ¿Y á una miserable criatura visiNo me tienes que dar porque te quiera. Esfuér. alma mia. .¿Ves aquel augusto sagrario?. dornes el alma de virtudes. 0. • quí afectos de humildad. en imitarle.cuando me veo tan pobre y vacio de virtudes. ¡Qué cárTú me mueves. sa. está en mi za de dos patriarcas.. alma cristiana. yo te amara. 28 ~ ( í f j o a a . mas disipará las tinieblas de mis errores é ignoran1 como empleaba tres en prepararse y otros tres cia ? .armas para triunfar de mis enemigos? V os sois. VI. la caridad de los apóstoy yo en él (1) Pronto podrás decir con el A. los y tierra. prisionero del amor excesivo que tiene á los Muéveme el ver tu cuerpo tan herido: hombres Allí está el que no cabe en cieMuévenme tus afrentas y tu muerte. ¡Ya es llegada la hora dichosa! ¡ya se acer. 5 7 M 2 T ^ í a i n.les. La Majestad la P u r e z a . Prepára. zate. Clavado en una cruz y escarnecido. V. Jesús mió? ¿Y quereis uniros conmiPorque aunque lo que espero no esperara go con unión inefable y verdadera? ¿Y queLo mismo que te quiero te quisiera. v.. mas no y». tierra' . la Santidad infinita ¿y quién soy yo daQue aunque no hubiera cielo. pues.vida eterna (2)? ¿Qué haré sin Voe? _ ¿Quién zaga comulgaba cada ocho días solamente..de mí. la pureza de póstol: Vivo yo. . v 60. 8. . que soy un gran pecador te pues. Mas ¿á dónde iré. Señor. vi. 20. mí (2) Persuádete de que esta es la acción Aun así no seria digno de recibiros y hospedamás grande que puedes practicar en esta vida. Muéveme en fin tu amor. admiración y amor.. muéveme el verter cel ¿ tan estrecha! Pues allí está tu Dios. la constancia de los mártires.¡Ay Señor! ¡quién os hubiese amado siemca el momento feliz! Pronto se cumplirán en pre' ¡quién nunca os hubiese ofendido! tí aquellas admirables palabras del Señor: El •quién tuviese la fé de los profetas.. reis ser mi alimento y mi sustancia? De aP A R A A N T E S D E LA COMUNION.. tante de tan alta Majestad? ¡Vil gusano de la Y aunque no hubiera infierno. ¿Os diré con el apóstol San Pedro: Apartaos dancia de gracia recibirás del cielo. táis.

alma. las manos iuntas. humanidad toda entera Con estas ó semejantes aspiraciones. bien mió.ro modestos. con loa ojos bajos.BU Hijo preciosísimo. Señor. entóneos sobre todo. adoradle con la más proto en manos del sacerdote. y tomad cuanto ántes posesion de mi co• litarme! ¡á mí.» Llegado el brarme de todos mis enemigos.. pon la lendivino. conesta verdad ¡Mas de dónde á mí tanta ditando por decirlo así las horas. refrigerio de los corazones. sin pretensión alguna mundana. recibe la santa Forma y ped magnífico. oh dulce Jesús mío.oh dulce Jesús mío.. á curar mis muchos males. venid. consuelo de los afligi. Vé en ayunas. dulce hechizo de mi amor. hués. apagad la rabiosa sed de mis pasiones.y quedará sana y salva mi alma. HACIMIENTO D E GRACIAS. á enriquecerme con vuestros so. delicia de los ánveces: «Señor. la verdad. Mi alma os desea ardentísimamente!. que por Vos suspiro.sal á su encuentro con tiernos suspiros. venid. no soy digno de que entreis en geles. y acusando el cha! ¡de dónde tan señalado favor! dia de perezoso. venid que desfallezco.¡> > ta pobre morada de mi corazon es posible que todo un Dios haya venido á viflor. gusanillo de la tierra! razón. venid. Se. Anonadado como el Centurión di por tres dos. pey muerte eterna. rey eterno. oh Dios de amor Deseo amaros con que Santo Tomás apóstol se llegaría á tocar y todo mi corazoD Pésame en el alma de haadorar las llagas sacratísimas del Salvador. otro Simeón se dignara poner en tus brazos á Venid. . ¡Y al Hijo de Dios tengo yo en mi pecho. tos á los más grandes pecadores Venid. Dios mió. cristiano. vida mia. y ras. acércavida.. debiey BU misma divinidad! Lo creo. ó beros ofendido Venid. vecon la que te acercaras á la Virgen. médica precioso momento. á li. error te al comulgatorio con vestidos limpios. mas decid una sola palabra. venid. venid. venid. ei. su cuerpo. Fuera de Vos no hay sino mentira. oh buen Jesús. esperanza de las gentes. fuente de aguas vivas. alumbrad mi alma coa las luces de vuestra fe. venid. santos: venid. abre los labios. que os Seáis bien venido. sí. venid. venid y no ¡Cómo.gua sobre el inferior. Cuando viniere el SacramenPotenoias de mi alma. alegría del cielo. el camino y la. como á nid!. con la misma humildad y devocion con pues. Vos sabéis convertir en san. avivar ya desde la víspera las daria mil vidas que tuviese.. en confirmación de ansias de llegar á tan sagrado banquete. bienaventuranza de los mi pobre morada. paraíso mío.procura pasarla cuanto ántes. sangre. y tardéis más. venid. beranos dones. á esdeseo.

poso tu Redentor y tú. ¿batas ello á toda vuestra voluntad. y t ú un vasallo tan rebelde! ¡ea pues. Sí.. ¡QueTomad. y verás que te reHaz otro tanto con tus hijos. 10.. Señor. Re?. parientes y arar prende interiormente de ciertas faltas te g0B Lee poco. que esto me basta.. tu EsORACION. ni pedirle Haz lo mismo con los sentidos Suplícale favor alguno! Tú léjos de hacerlo así. dile con que los bendiga y santifique ¡Oh amantísi. la gracia de la victoria de tal pasión. ¿Eres mendigo? Pues el tesoro de cielos y tierra está enPs. que ha venido para sanarte Contenplando á Jesús dentro de tu corazon..todo el afecto de tu corazon: Señor..reis que haga {!)? Enseñadme á hacer vuestra tra sangre preciosísima. ¿Eres tibio? ¿Qué tibieza —(3) I. escúchale con atención. todo cuanlos para encender en el corazon las lamas de to tengo y poseo. 10. etc.. Vos me lo disteis.. postraos: divino que vino á encender la faz de la tierra? Pide.. Señor.. llama una por una y aué ingratitud no muestran aquellos infelices.. como en un trono de amor. v.. cerrado en tu corazon. entendimiento y voluntad.. que apénas han recibido la comunion. ¿Y divino Señor ¡Es Padre tan amoroso qué podrás negar á un Dios que acaba de dary tú hijo tan ingrato! ¡es un Rey tan mag. nífico .. o 29 no desterrará. materia no suministra cada uno de estos títu. qué hielo no derretirá el tuegc . . concluid vuestra obra. pide con viva confianza todo cuanto deante vuestro Dios y Señor sees y necesites.._ hablad. ¿qué quemo Jesús mió! Ya que me redimisteis con vues. qué esposa más infiel!.~CXLII. vuelven Represéntale las enfermedades de tu pobre allas espaldas á un tan liberal y fino amante. Hablad. que dá salud á cuantos la desean.memoria. y trasformarte en sí ¡Qué daño se hacen. divina voluntad (2). .. pero habla mucho con este pide que sacrifiques tu amor propio. I I I . con el patriarca san Ignacio de Loyola: un pastor tan bueno y tú aquella oveja descarriada! ¡es tu M a e s t r o . V. y ofrécelas al Señor. . qué discípulo tan i n d ó c i l . y pídele humildemente que las curo ma salen de la iglesia sin darle gracias. v . y recibid toda mi libertad. coronad vuestras misericordias concediéndome que dócil os escucha vuestro humilde siervo (o). á todas tus potencias. . Dadme vuestro enfermo? Púas ahí tienes el M e d i c o celestial amor y gracia.funda humildad Sentidos mios. á Vos Seuna ardentísima caridad! ¿Eres frágil? Pues en ñor lo devuelvo: todo es vuestro: disponed de tu pecho tienes la fortaleza de Dios.te todo cuanto tiene y todo cuanto es? Dile. .

condió indulgencia plenaria. y para los que están en pecado mortal dos digan devotamente esta oracion ante una auxilios eficaces para que saliendo de la culpa imágen de Cristo crucificado. y para la conversión del universo. perseverancia de los justos. es. á los que confesados y comulga. y con el más encendido fervor te pido impri. y de la santa Iglesia romana. propagación y dilatatimiento de mis pecados. descanso á las benditas ánimas. en reparación de las blaspo se ruegue á la intención de Su Santidad. mas en mi corazon vivos sentimientos de fe. y con la que tuvo llado me postro ante tu divina presencia. Mas confirman. femias. dignaos aceptar esta obra que hago unido con la intención que Heme aquí. de 12 de Junio del año 1822. pues por todos se defesándose cada ocho días.Aceptadla.más adelante.ta fe católica.bundos.(*) gencia plenaria y perdón de todas mis culpas (*) Pió V I I en 10 de Abril de 1821. victoria contra infieles. JUBILEOS E INDULGENCIAS. en especial de las que ponemos gencia. eta. Si alguno quisiese materia más abundante .podrá valerse de las oraciones que se hallan do nuestro santísimo Papa Pió I X esta indul. Amen. ordena que por algún espacio de tiem. y eficaz propósito de ción de vuestra Iglesia. verdadero dolor y arrepen. menudo. conce. comulgaren más á rramó la sangre de mi señor Jesucristo. según consta del decreto del mismo Pontífice para dar á Dios gracias despues de la comunion. podrán ganarla cada dia que comulgen. compasion de que mi alma es capaz. os ruego por la exaltación de la sanperanza y caridad. voy con. gracia final á moridel purgatorio. gocen de vuestra gloria. y por todo á la vista lo que de # cantaba el santo pro. miéntras con el mayor afecto y príncipes cristianos. Y los que. tenien. aplicable á una alma suelo á los atribulados. ORACION. conversión de los siderando y meditando tus cinco llagas. Por ella suplico á vuestra divina Majestad me concedáis indulcontaron todos mis huesos.por los hijos y padres. paz y unión entre los la enmienda. que humituvisteis en las vuestras.y pecados. esta preciosa ORACION E I R A OFRECER LA VI81TA DE ALTARES. aumento.das las necesidades espirituales y temporales feta David: Traspasaron mis pies y manos. con-.) tos de desagravios al Corazon de Jesús.gentiles. dulcísimo Jesús mío. j Altísimo Dios y Señor mió. Pero ningunas serán más oportunas que los ao(31 Julio 1858.destrucción de las herejías.nuestra Madre la santa Iglesia al prescribirla.No te vaya» de la iglesia sin decir también.

oir misa. según la intención del romano Pontífica. por la extirpación de las herejías y de los ladrones. Morando Jesús entre nosotros. concede por facultad pontificia. comulgando y visitando la iglesia de la congregación. por las benditas ánimas del purgatorio. Romana: por la propagación de la fe. El padre misionero Ildefonso José de la ¡feña. la cual goza también la indulgencia de sesenta dias por cualquiera obra piadosa que practicare el congregante. * " V . por la conversmn de los infieles. etc. la propia parroquia. por . y por la misa que acabamos de oír. dar limosna. Arzobispo para usar de ella. ofreciéndose 80 . P a z y concordia entre los príncipes y republicas cristianas. por las presentes necesidades de la santa Madre Iglesia católica. etc. etc.. quereis que os pidamos. erigida en Ro- \ ii DE LAS CUARENTA HORAS.116 ma para ganar sus muchas indulgencias. y lo mismo en las fiestas de Nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen. especialmente por nuestro santísimo Padre el Papa León X I I I . caminantes y cautivos. OFEEOIMIENTO DE LA ESTACION. Sr. por todo aquello por lo cual. amor y gracia. deben rezar cada dia un Padre Nuestro. METODO PARA VISITAR CON FRUTO A JESUS SACRAMENTADO. visitar enfermos. haciendo intención de ganar las indulgencias concedidas á estos actos de religión. herejes y pecadores. por los pobres agonizantes. Señor. por todos los que estamos aquí santamente reunidos. pidiéndoos. ni se necesita escapulario. confesando. haz Que yo te ame siempre más. por la felicidad de los matrimonios. Os ofrecemos. DURANTE LA EXPOSICION Los agregados á la congregación primaria del Sagrado Corazon de Jesús. y para conseguir y conservar el fruto de esta santísima comunion y misa. cuarenta dias de indulgencia por cada vez que se rece el ofrecimiento ó la oracion prescrita por la Congregación. Y Credo.. Señor. de la "compañía de Jesús. esta estación en acción ae gracias por la santísima comunion que acabamos de hacer. Dicho padre misionero tiene facultad de agregar á la referida congregación de Roma y aprobación expresa del Illmo. apostólica. Amen. por la salud de los enfermos. y decir: Dulce corazon de mi Jeíhs. hasta el último instante de la' vida. No se paga nada por la agregacion ó asiento. por nuestras necesidades particulares y generales. y el don preeioso de la perseverancia final en vuestro santo servicio. Todos los primeros viernes y primeros domingos del año hay indulgencia plenaria. Ave María. y donde no la hubiere.

hijos mios. seis Ave Marías mos y visitemo? á menudo? A los reyes de la y Gloria Patri. alma cristiana. meto al decreto que habéis pronunciado contra y ojalá supiésemos hacerlo con el mismo fermí. 69. V I . solo Jesús es olvidado. no. abandónanme los mundanos. te enriquecerás con un sin esto en el misterio inefable de su amor. veces de Vos. de los hombres. perdeis tanatentamente el Anima Christi. crucifícanme de nuevo los malos cristianos. 40. Lo acepto en espíritu de penitencia. no sabes como pasar un rato delante de un Dios #tan enamorado de los hombres. no será justo que le obsequierezando seis Padre Nuestros. v. ¿Qué buena ocasion no podéis siquiera velar una hora conmigo (1)? ^ esta para comulgar espiritualmente según el métedo indicado pág. Acepto la pérdi—(3) Id. y que hay concedidas. y rezar pausada y No sabéis como ocupar el tiempo.—(2) Joan. por el pecado. 78. forma y manera.? Os visitaremos con frecuencia. vuestra infinita grandeza. en castigo de haberse separado tantas (1) Matth. ¿quisierais deAdoro. haz la estación. pág. nos dice con palabras tiernísimas. Sí. 78? tas horas en visitas frivolas y perniciosas. Dios mió. ^ número de indulgencias. rejes. consiento. y expiar el mal uso que hice de gran modestia y recogimiento. con humildad y confianza. pues teneis palabras de do. y me sovida eterna (S). ¿á dónde iríamos. en que mi alma sea separada del cuerpo. que sea más del agramente como en el cielo. árbitro de la vida y de la muerte. Si cifrando sus delicias en conversar con los hijos . rendiros profundo homenaje. pues. en Belen. en el tor. ¿ Cómo. Entra. 68. ¿y no hayais ni medio cuarto de hora que emplear ' en mi presencia? Niegan mi divinidad los heACEPTACION D E LA MUERTE. es casa de Dios y \ Acepto desde ahora la muerte con todas las puerta del cielo: adora allí á tu amable redenangustias y dolores que la acampañen. Habla con su divina do de vuestra soberana majestad. en la iglesia con f deseando por este sacrificio. El es: oculto está. . pero real y verdaderatiempo. y medita el exceso de su amor. no ménos que mi vida.de continuo por nosotros al Eterno Padre. no falta quien honde la Iglesia eon intención de ganar las gracias re á los mundanos. V I . X X Y I . Jesús mío. jarme también vosotros (2)? No. dulcísimo os reconozco por supremo Señor de todo lo criaJesús. y rogando por las necesidades la tierra sobran cortesanos. y en vor con que los ángeles y pastores os adoraron ¡ unión de la muerte que Vos sufristeis por mí. y ^ Magostad.

y que mi alma llevada por los ángeles á la patria celestial. (*) Jesús. para obtener la gracia de una buena muerte. yo os acepto y miro como instrumento de la divina justicia. y aun de la misma razón. Jesús misericordioso. y grangearse aplausos. que habia recibido de vuestra liberalísima mano. SUPLICAS á Jesús crucificado. Justo es sea olvidado y arrojado de la sociedad. no puedan ya estreohar el Crucifijo. Pió V I I y León X I I . y reducido á polvo. etc. etc. Jesús misericordioso. y la suerte que despues de ella me espera. y á pesar mió le dejan caer sobre el lecho de mi dolor. Señor. aquí me presento delante de Vos con el corazon contrito. el que mi cuerpo sea pisado. abandono total de los hombres. Una sola gracia os pido. por cada dia que 6e rezen dichas oraciones. caridad y contrición. Seño . comido de gusanos. Acepto. apagados y amortecidos con el dolor de la muerte cercana. fijen en Vos miradas lánguidas y moribundas." Cuando mis manos trémulas y torpes. los últimos Sacramentos: mas si en castigo de mi tibieza en frecuentarlos ahora. concedieron 100 dias de indulgencia. Señor Dios de bondad. por los siglos de los siglos. hediondez y soledad espantosa del sepulcro! Cenizas. humillado. Padre de misericordia. y es recibir á tiempo y con fervor. concededme á lo ménos que haciendo los más fervorosos actos de fe. II. . on castigo del orgullo con que preferí mis antojos y gustos á vuestra santísima voluntad. renunció tantas veces á Dios y á la eterna felicidad. Justo es sea así disuelto quien no anheló más que por placeres mundanos y seductores alhagos de la carne. y una plenaria rezándolas por un mes entero.121 da y privacioD de mis sentidos. perdiendo el movimiento me adviertan que mi carrera en este mundo está ya para acabarse. encomendándoos mi última hora. y murió á los diez y ocho con olor de santidad. Cuando mis lábios fríos y balbucientes pro(*) Las compuso una jóven protestante qne Be convirtió & la religión católica á los quince años de su edad. pronuncian lo los dulcísimos nombres de Jesús y María. Jesús misericordioso. y confuso. Amen. espire en vuestra amistad y gracia. quien. quisieseis privarme entónces de este beneficio. tened compasion dé mi. Cuando mis ojos. por dar gusto á los hombres. Cuando mis piés. ¡Oh gusanos! ¡Oh disolución de todo mi cuerpo. esperanza. merezaa gozar de Vos. en descuento de las veces que en ofenderos emplié estos preciosos dones.

Cuando mi alma salga para siempre del cuerpo. Señor. cause ya lástima y terror á los circunstantes. Cuando mis parientes y amigos juntos al rededor de mí lloren al verme en el último trance. Jesús misericordioso.el uso de mi vista. bañados del sudor de la muerte. y mi espíritu perturbado del temor de vuestra Justicia á la vista de mis iniquidades. \ Cuando mis oidos próximos á cerrarse para > siempre. etc. etc. de vuestra misericordia. dejándole pálido. frió y sin vida. Jesús misericordioso. etc. Jesús misericordioso. este sobrecogido del horror de la muerte. que condenándonos á la muerte. En fio. y en aquel momento terrible. se abran para oir de vuestra boea. y en aquella hora. etc. etc. á las conversaciones de los hombres. • Cuando mi corazon débil y oprimido del do. para que muera víctima de penitencia. pálida y amoratada. reoibidlas. que quisiera quitarme la esperanza de vuestra misericor. cuando mi alma comparezca delante de Vos para ser juzgada.Buncien por última vez vuestro santísimo Nombre. etc. etc..' lor de la enfermedad. merezcamos una muerte dichosa abrasados en vueetro divino amor.IT da la eternidad. desaparezca . haced que viviendo santamente todos los dias de nuestra vida. O Dios mió. y cuando invoquen vuestra misericordia en mi favor. etc. Cuando perdido el uso de los sentidos. Cuando mi imaginación agitada de espantosos fastasmaB se vea sumergida en mortales congojas. aceptad la destrucción de él. y los cabellos de mi cabeza. ORACION. y precipitarme en el abismo de la desesperación. Jesús misericordioso. y gima entre las últimas agonías y congojas de la muerte. etc. fatigado y rendido por los esfuerzos que hubiere hecho contra los enemigos de mi salvación. Jesús misericordioso. síntomas de mi destrucción. Cuando mi cara. para que cante eternamente vuestras alabanzas. Por . # en sacrificio de expiación. • Jesús misericordioso. etc. Jesús misericordioso. como un tributo que desde ahora ofrezca á vuestra divina Majestad. nos habéis ocultado el momento y la hora. sino dignaos recibirla en el seno amoroso. Jesús misericordioso. anuncien que está cercano mi fio. Cuando derrame las últimas lágrimas. no la arrojéis de vuestra presencia. Jesús misericordioso. Jesús misericordioso. . dia. la sentenoía irrevocable que termine mi suerte por to. lucha con el enemigo infernal.

y los motivos de conPor lánguida que tengas la fé. cuando me.o pág. que se halla en la pág. el colmo de todos los bienes recibe presto. que abras los ojos y despertanlos Sacramentos hubieran quizás recobrado fado del profundo letargo en que has vivido. pues. sorprendidos de la muerte. perdido ya el conocimiento. pág. nos lo piensan. falta y vacío tan lamentable. podrias tiempo. ¿qué le aprovechará al enferHabiendo desaparecido los Ordenes religiomo su presencia. y que no dejarán de avisarte COD dia. 108: que te los lean de espaperanzas lisonjeras. que los Sacramentos. así será ¿No sedo. sea muy grave tu dolencia. 100. alejan la muerte muchas vetico de la muerte depende una feliz ó desdices. es de suma uti. Tus parientes y amigos por cio. por el más fatal y trascendente desouises ó no pienses en ello. á lo ménos entónces.t 82 . sin Sacramentos. como también el hacimiento de gracias pauna mal entendida amistadlos médicos por vara despues de recibida la visita del Médico ceno respeto. tar el celo de todos los cristianos. escucha con atención los avisos que se tos.k. para suplir único que puede dar acierto á los facultativos. y aun de indispensable necesidad. pienxilio. te ruego que pidas tú mismo. de prepararte al te. y con tiempo. pues. cilísimamente? Y no contento con pedirlos á tiempo.loa méritos de nuestro Señor Jesucristo y de su santísima Madre. En efecto. Amen. pero ¡ayl .cuánto3 miles de cristianos. dan salud y vida al que los chada eternidad. lidad. 78 y oengañados de esta suerte. 111. ¿qué necedad puede darse mayor. que con el socorro de rá justo. ¿Y cuántos privados de este auó de todos los males. perdieron una salud. ir saboreando el Anima Ghristi. si. nadie iguora que del momento críléjos de acelerar. y si conviene. siquiera MODO PRACTICO D E A Y U D A R A por evitar la infamia de que muera el pariente B I E N MORIR. has rrible trance de la muerte? que te lean este capítulo. y aunque no ^ trición que ponemos para ántes de la confesion. sos que con tanto mérito suyo y aprovechamienestá incapaz de hacer una buena confesion. trates. Luego entre ligro todavía. los santos Sacramen. excique la de temer la visita del Médico celestial. Y ouando esté para llegar el santo Viático. á tiempo. despidiendo toda visita mundana.> Además. se ven. todos te asegurarán que no hay pelestial. y condenados eternamente! Y aun cuando á la última hora se llama á un sacerdote. eficacia á los remedios y salud al enfermo? Llámale. no fiándote de palabras alhagüeñas ó eshallan en la pág. Creas <5 no oreas. y to de las almas se consagraban á la asistencia • aun de formar un verdadero acto de contrición? espiritual de los moribundos.

del peligro en que se encuentra. Búscale un confesor de su confianza. lavando mis manchas con la sangre y sgua que vertiste por esa llaga santísima. Señor. manos sacrosantas. á vuestro hijo los brazos al cuello. abierto más por amor á los hombres. Dándole á besar el Crucifijo: Te adoro llaga sacratísima del costado de mi dulce Jesús. no olvidando la aceptación de la muer. asilo en tu corazon. Echad. . dadme el ósculo de paz. ponedme el anillo de vuestra amistad y gracia. mi fortaleza y todo mi bien. pues. Dios mió. Pequé. cuándo os poseeré sin temor de nunca separarme de Vosl r En Vos creo. á más de las oraciones indicadas. mas confio en vuestra bondad y misericordia infinita me perdonaréis. Dame. peor soy que el hijo pródigo: no era digno de ser llamado hijo vuestro. restituidme la estola de la inocencia que perdí por mi malicia. pero con suavidad y sin serle molesto.> jantes casos.rte que pusimos. Os adoro. J que el amor verdadero debe inspirar en seme. le induzcas á que reciba dignamente y á tiempo. asísteme en la muerte. todo cuanto me habéis revelado. por las penas y amarguras que sentiste al pié de la cruz. Virgen santísima y dulce Madre de misericordia. y el mejor de todos los padres. mi consuelo. y con el celo y santas industrias. ¡Oh Padre Eterno! ten misericordia de mí. Tú me has amparado y favorecido todo el discurso de mi vida. 127 mitiendo se pierda una alma redimida con vuestra sangre preciosísima. dulcísimo Padre mió. Si cayere gravemente enfermo alguno de tus parientes. ampárame y favoréceme en este momento de que depende todo mi bien. de vosotras espero la salvación. los santos sacramentos. que será bien leerle haciendo algunas interrupciones para no cansarle. en Vos espero. pero Vos sois mi Padre. le avises con tiempo. que por el fiero golpe de la lanza. pág. vosotras me criasteis. prepárale á la confesion y recepción del santo Viático. ¡Quién siempre os hubiese amado! ¡Quién nunca os hubiese ofendido! Creo. abiertas por mi amor. Señor. 119. no per. y por la amistad que le profesas.r 126 tras. Cuando estuviere en la agonía. suplicóte por las entrañas de Jesucristo. y todo cuanto me propone y manáa creer la santa madre Iglesia. ó cualquiera otra persona por cnya felicidad te intereses. muestra que eres mi Madre en esta última hora. á Vos amo y amaré siempre 6obre todas las cosas. te podrás también valer de las jaculatorias siguientes: ¡Oh dulce Jesús mió.. Por la agonía de tu Hijo querido. Padre.

Jesucristo. LETANIAS DE LOS AGONIZANTBS. • ten piedad de él (ó de ella) (1). Santa María. Señor. ruega por él (ó por ella). v ten piedad. Señor. . ^ n piedad.129 RECOMENDACION D E L ALMA S E G ü K E L R I T U A L ROMANO.

Del peligro de la muerte. ten misericordia. rogad todas. en el de los santos monjes y ermitaños. en el de los santos mártires y confesores. líbrale. etc. ruega. en el de los santos apóstoles y Evangelistas. dirige unamirada compasiva á t u siervo N. Dios que según la multitud de tus misericordias perdonas los arrepentidos. líbrale. líbrale. líbrale. De tu cólera. Por tu muerte y sepultura. óyenos. Del poder del demonio. Por la gracia del Espíritu Consolador. ruega. líbrale. Jesucristo. que te crió. Todopoderoso. en el de los patriarcas y profetas. compadécete de sus lágrimas. líbrale. alma cristiana. Por tu gloriosa Resurrección. Sea hoy en paz tu descanso y tu habitación en la Jerusalen celestial. En el día del juicio. ruega. Señor. ten misericordia\ Señor. Por tu Natividad. De todo mal.130 Santos Pontífices y confesores. Santos y Santas de Dios. Ten. recibe la humilde confesion que te hace de sus culpas. en nombre de los principados y potestades. Señor.. como miembro que fué redimido por Jesucristo. Séle propicio. en nombre de los tronos y dominaciones. líbrale. en nombre de las santas vírgenes y de todos los santos y santas de Dios. en nombre del Espíritu Santo que en tí se infundió. Santas Vírgenes y Viudas. San Benito. en nombre de los ángeles y arcángeles. ten misericordia de él. Hallándose el enfermo en la agonía. San Francisco. Dios clemente. De las penas del infierno. Santos Monje? y Ermitaños. líbrale. líbrale. y puesto que no espera sino en tu misericordia. Hijo de Dios vivo. que padeció por tí. en el de los querubines y Berafine». y concédele el perdón de todos sus pecados. interceded todos. líbrale. en nombre do Jesucristo. en nom- bre de Dios Padre. ruega. rogad todos. Oh Dios de bondad. dígnate dispen • . rogad. óyenos* Señor. Por tu admirable Ascensión. líbrale. líbrale. Señor. Por tu cruz y pasión. Sal de este mundo. repara en él todo lo que corrompió la fragilidad humana y manchó la malicia del demonio: júntale para siempre con el cuerpo de la Iglesia. piedad de sus gemidos. Santa Luoía. líbrale. y por la gracia de una entera remisión borras las huellas de nuestros crímenes pasados. Así te lo pedimos aunque pecadores. Te rogamos que le perdones. Padre de misericordia infinita. Santa María Magdalena. se dirá la siguiente: RECOMENDACION D E L ALMA. Por Jesucristo.

No experimentes el horror de las tinieblas ni los tormentos del suplicio eterno. libra su alma. Así sea. R. R. Por* Jesucristo. para que despues de haber sufrido la sentencia de muerte dictada contra todos los hombres. Ahora. como libraste á Abraham de la tierra de los Caldeos. como preservaste á Henoch y Elias de la muertp común á todos los hombres. de sus castigos y males. pues. como libraste á Isaac da 34 . R. Así sea. Preséntese ¿ tí Jesucristo con rostro lleno de dulzura. R. y oolóquete en el seno de los que rodean el trono de BU divinidad. tiemble y se vuelva á la triste morada donde reina la noche eterna. etc. Te recomiendo á Dios Todopoderoso. Señor. A la présencia de Dios desaparezcan los pecadores. reconózcate por una de 6us ovejas. libra su alma. como en uaa fiesta perpetua ante la presenoiB del Señor. Así sea. acójate con alegría el coro ardiente de Vírgenes. Así sea. y morando siempre á BU lado logres feliz contemplar la soberana Majestad. y regooígense los justos. Amen. salgan á recibirte los gloriosos coros de lo« ángeles. Señor. y verdadero pastor como es. y ningún ministro de Satanás se atreva á estorbar tu paso. como la cera se derrite al calor del fuego. Así sea. y sé para siempre admitido con los santos patriarcas en la mansión de la venturosa paz. y admitido en el número de los bienaventurados gozar de la dulce"vista de Dios. mi querido hermano (ó hermana) y te pongo en las manos de aquel de quien eres criatura. R. por todos los siglos de los siglos. como libraste Job de sus padecimientos. los apóstoles que deben juzgarte vengan á tu encuentro con el ejército triunfador de generosos mártires. recibe á tu siervo en el lagar de la salvación que espera de tu misericordia. Señor. Perdónete misericordioso todos tus pecados. póngate á su derecha entre los elegidos para que veas á tu Redentor cara á cara. R. Líbrete de los tormentos Jesucristo qpe fué crucificado por tí: colóquete Jesucristo. libra el alma de tu siervo de todoB los peligros del infierno. Señor. Hijo de Dios vivo en el jardín siempre ameno de su paraíso. Al verte huya Satanás con todoi sus sa-v télites. Levántese Dios y disípense sus enemigos y desvanézcanse como el huroo. Señor. circúndete la multitud brillante de Confesores.aarle la gracia de la perfecta reconciliación. libra su alma. que tu alma va á salir de este» mundo. Señor. Señor. Confundidas sean todas las legión nes infernales. libra su almB. y al llegar al medio del coro de los ángeles. vuelvas á tu Criador que te formó de la tierra. como libraste ¿ Noé del diluvio. Así sea. libra su alma.

Señor Jesucristo. sino tuya. y según la grandeza de tu misericordia acuérdate de él en el esplendor de tu gloria. sino que ha conservado el c«lo del Señor y ha adorado fielmente á Dios. R. obra. apóstol querido á quien fueron revelados los secretos del Cielo. Así sea. como libraste á David de las manos de Saúl y Goliat. Señor. Recíbale S. Señor. caudillo de la milicia celestial. olvida susiniquidadespaeadasytosextravíos á que fué arrastrada por sus pasiones. Así sea. Así sea. que tu dulce presencia llene su alma de alegría. libra su alma. como libraste á Moisés de las manos de Faraón. no de dioses extraños. Socórrale el apóstol san Pablo que mereció ser vaso de elección. Así sea. Te recomendamos el alma de tu siervo N. y te pedimos. intercedan por él todos los santos y elegidos de Dios. R. no ha renunciado á la fé del Padre. OTRA ORACION. como libraste á los tres i niños del horno encendido y de las manos del rey impío. Así sea. tu criatura.Miguel Arcángel. Señor. salgan á su encuentro los 6antos ángeles y condúzcanle á la celeste Jerusalen. por la mieericordia con que bajaste por ella del cielo á la tierra. Señor. Salvador del mundo. en tu reino. R. dígnate librar el alma de tu siervo y dale á gozar á tu lado de los bienes eternos. R. rey de Egipto. libra su alma. á quienes Dios coneedió el poder de absolver ó retener los pecados. á tu siervo N. Señor. á quien entregaste las llaves del reino celestial. libra BU almi. Así sea ORACION. Así sea. libra su alma. Rueguen por él todos los santos Apóstoles. que no le niegues un lugar en la morada de los santos Patriarcas. Haz. R. Señor. como libraste á San Pedro y á San Pablo de la prisión. Recibe. Señor. de los más crueles tormentos. porque no hay otro Dios mas que tú y nadie te iguala en tus obras. porque aun cuando pecó. R. Te pedimos. merezca entrar en 1» gloria del reino eeíes- . del Hijo y del Espíritu Santo. á fin de que libre de los lazos de la carne. R. libra su alma. Así sea. Se ñor. libra su alma. Dios único vivo y verdadero. Señor. criador de todas las cosas. «omo libraste á Lot de Sodoraa y de la lluvia de fuego. Así sea. Abrele los cielos y regocíjense los ángeles con su llegada. Señor.. como libraste á Susana del falso testimonio. que olvides todos les pecadod y faltas que en su juventud cometió por ignoraocia. R. Y como libraste á la bienaventurada Tecla. que sufrieron en este mundo por el nombre de Jesucristo. como libraste á Daniel del Lago de les leones. Señor. é interceda por él el apóstol san Juan.las manos de BU padre cuando iba á inmolarle. Recíbale el apóstol san Pedro.^ R. libra su alma. Reconoce. virgen y mártir.

extirpación de las herejías.to sea conforme á vuestro divino beneplácito finita. obras y traba. para que vuestra preciosísima sangre. Amen. os ofrezco y presento [por PRACTICA y por todos mis prójimos] este espiritual PABA ANDAS LA VIACRUCIS ejercicio.ticia que debo y puedo hacer. Amantísimo Jesús. y de las penas merecidero. reverencia y culCongregados los que hubieren de practicar to de vuestra s a g r a d a pasión y muerte. pésame en el alma y con todo mi cora. paz y concordia entre los re impuesta: Ofrezcoos mi vida. y porque os amo sobre todas obligaciones. y cuanfio en vuestra divina bondad y misericordia in. Finalmente. mi vida.tra santa fé oatólica. por ser das por ellos. Ave María y Gloria compañándole los demás con el corazon) el siPatri. pasión y muerte. en unión de aquella divina que con el Padre y el Espíritu Santo vi\e y intención con que en la tierra orasteis á vuesreina por los siglos de los siglos. según el órden de la caridad ó juslas cosas. guíente. jos en satisfacción de todos mis pecados.conversión de los infieles y pecadores. me los perdonareis por los méritos de^ y espiritual aprovechamiento nuestro.príncipes cristianos. PRIMBRA ESTACIÓN. para alabaros en eternidad de gloria. salud y vid» Besan todos la tierra y dicen: . vicarios en la tierra.36 • ^ f 187 tial por la gracia de nuestro S^ñor . ¥ pretendo ganar la señal de la cruz. tro Eterno Padre. de de la 6anta Iglesia. dueño y Señor mió. "t" OFRECIMIENTO.1. dirán el siguiente teda» las indulgencias que han concedido tu« ACTO DE CONTRICION. y de todas las necesidades comunes y particulares apartarme de toda ocaeion de ofenderos. y te lo ofrezco todo en reSeñor mió Jesucristo. y de este ejercicio en el lugar de la primera estación. Redentor. imitando vuestros divime daréis gracia para enmendarme y perseve. por la exaltación de núesconfesarme y cumplir la penitencia que me fue. sea nuestro fin vuestra amistad y rar en vuestro santo servicio hasta el fin de gracia. y hecha nuestro remedio y rescate. y con. Amen.nos pasos. cuantos pasos disteis.'esucristo^ nuestras almas. por el remedio de con vuestra gracia de nunca más pecar. empleados en serviros. ó por las almas de mis mayores vos quien sois. Amen: Luego el que ofreciere dirá en voz alta (aUn padre nuestro. honor. Criador. Dios y hombre verda. ¡oh amantísimo Dios! por hincados de rodillas besarán la tierra. Padre y Redentor mió. os zon de haberos ofendido: propongo firmemente suplico. en memoria.misión de mis pecados.

para ser cruelmente atormentado. Señor. ORACION. que en voz alta leerá el que ofrece: Contempla. Amen. se levantarán y proseguirán las estaciones en la misma forma. esperando la sentencia de muerte que contra t í daba el tirano juez: suplicóte.¡Oh amabilísimo Jesús! que fatigado con la cruz te obligó á caer en tierra el grave peso de ella. y los dolores y angustias de su purísima Madre María Santísima Señora nuestra. que es la casa de Pilato. dicen: Bendita y alabada sea la sagrada pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo. Contempla. donde fué rigorosamente azotado ek Redentor del mundo. Amen. R. Amen. Amen. cayó en tierra y debajo de la santa cruz. y recibiste el grave peso de la oruz: ruégote. et bendeoimus tibi. en esta segunda eatacion. tome gustoso la cruz de la penitencia. Señor. Dicho esto. paia que te vea siempre en el cielo. alma. . atenderán á lo siguiente. Quia per Sanctam Crucem tuam redimisti mundum. Luego besando la tierra. + SEGUNDA ESTACION. Pecamos. pequé. como es el lugar donde á nuestro amado Jesús le pusieron en sus lastimados hombros el grave peso de la Cruz. Señor mió. para que sufriendo eon humildad las afrentas de esta vida. pues. Luego enderezándote. tened misericordia de mí. TERCERA ESTACION. ¡Oh Rey supremo de los cielos! que sufriste ser entregado á la voluntad de los judíos. en esta primera estación. como es el lugar donde caminando el Señor con la cruz acuestas. meditando el pato 6 rezando la estación del Santísimo Sacramento. gimiendo y suspirando. Dicen todos: Señor. Meditan algún tanto. alma. y nos pesa: ha> bed misericordia de nosotros. coronado de espinas y sentenciado á muerte. . Contempla. figurados en ese madero: ruego ¿ tu clemencia divina. alma. Adoramus te Christi. y de la misma suerte se hará en las demas. te goce en la eterna. que por esta mansedumbre tuya mortifique yo mi soberbia. concebida sin mancha de pecado original en el primer instante de su ser natural. que me levante de la culpa y que esté siempre firme en el cumplimiento de tus leyes. y luego prosigue el qut ofrece: ORACION. ¡Oh suavísimo Jesús! que quisiste padeoer como vil esclavo delante del sacrilego pueblo. ORACION. en esta tercera estación. para que conociésemos la gravedad de nuestros pecados.v.

caíste segunda vez con la cruz: te suplico. polvo. por habérsele hecho en el hombro una llaga muy grande y mortal. pues que fui la oausa de tus dolores. Contempla alma. te suplico. Contempla. en esta sexta estación. en esta quinta estación. Contempla. t v* flo «SÍ :. MV1 ft]OSOJ^ÜÍi + t SEXTA ESTACION. y que la conserve siempre. .1 Contempla. Amen. afeado su rostro. QUINTA ESTACION.: Vi • • • . . como es el lugar donde alquilaron á Simón Cirineo para que ayudase á llevar la cruz á nuestro Redentor. alma.. me abrace con la cruz de mi estado. Í¡ • .Madre _ . se encontró con su santísima . en donde cayó el Señor segunda vez. te ruego. sino te-v iniendo se les muriese en el camino por el pe3 3 1 so grande de la cruz. Madre afligida. me hagas conocer el inmenso peso que tienen mis pecados: dame tu gracia para que no me arrastren á la eterna pena. viendo á Jesús tan fatigado y su rostro oscurecido con el sudor..uo •»'. Señor. se quitó un lienzo con que le limpió. el lugar donde la mujer Verónica. como es el lugar donde caminando el Señor con la santa cruz acuestas. que estampes en mi alma la imágen de tu santísimo rostro.„ CUARTA ESTACION. como es el lugar de la puerta judiciaría. í/855 •ú le u ¡Oh Señora. Señor. Señor. los llore amargamente. donegrido su ouerpo y hecho oprobio de los hombres. alma. Amen. ORACION. ¡Oh hermosísimo Jesús! que siendo afeado tu rostro con las inmundas salivas. salibas y bofetadas que le dieron. Amen. ORACION. para que siguiendo t u s pasos consiga los gozos eternos. la más afligida de la« mujerei! Por el cruel dolor que traspasó tu corazon mirando á Jesús tu Hijo. te limpió el sudor aquella piadosa mujer con las tocas de su cabeza. alma.j ORACION. . ¡Oh amtntísimo Jesús! pues por mi amor llevaste la muy pesada Cruz. y quisiste que en persona del Cirineo te ayudáiemos á llevarla. y quedó impresa en ella: te suplico. SETIMA ESTACION. Amen. ° A:. en etta sétima estación. ¡Oh suavísimo Jesús! que por la fatiga de tu delicado cuerpo. en esta cuarta estación. no movidos de piedad.• ORACION.triste -a— y--afligida.

como es el lugar donde ya crucificado el Contempla. ron á beber. no pudo.. en esta décima estación t + . alma. ¡Oh Maestro soberano! que viendo á las pia. Señor. por estos dolores. en esta novena estación primer golpe del martillo. le desnudaron y le dieOCTAVA ESTA OIOS. en ésta duodécima estaDECIMA ESTACION. Contempla. Amen. t para que esté siempre en tu amistad y gracia. y queriéndose levantar. Amen. t como es el lugar. donde f u é clavado el Señor NOVENA ESTACION. que con ferto. y que teniendo paciencia en mis tía bajos. que sufra las desmesuras de mis ficado en tu santo servicio. ORACION. que por liaran tu divina persona. lloraron amargamente de verle tan injuriado. con que te hiciero: tu inefable caridad. en esta undécima estacioD. sino ántes viva cruciSeñor mió. Amen DUODECIMA ESTACION. y que clavasen tus piés y ¡Oh benignísimo Jesús! que sufriste atrope manos en ella: te ruego. en esta octava estación. rosas lágrimas de contrición lave mis pecados. y oyendo su santísima Madre el Contempla. Contempla. ción. quedó como muercomo es el lugar donde cayó el Señor tercers ta del dolor. no extienda yo mis piés y tercera vez dar en tierra con la cruz: suplicóte manos á maldad alguna. alma. y por el que dosas mujeres que se dolían de tus trabajos. alma. Amen. el suelo. quedando desnudo delante de todos: te ORACION. alma. tes volvió á caer de nuevo. hasta llegar con su santa boca ti de espinas. donde unas piadosas muje¡Oh pacientísimo Jesús! pues sufriste quitares. alma. w ¡Oh clementísimo Jesús! pues sufriste ser exORACION. Señor mió. que mezculpas: concédeme. Contempla. te goce en los contentos eternos. como es el lugar. UNDECIMA ESTACION. sen tus vestiduras y que renovaran todas tus llagas. en la cruz. vino mezclado con hiél. viendo al Señor que llevan á crucificar. tendido en la cruz. sentiste cuando te ofrecieron el vino mezclado las enseñaste á que llorasen por sí y por tus con hiél.f como es el lugar. áo ORACION. que no beba yo los deleites. Señor mió. enemigos. donde habiendo llegado el Señor al monte Calvario.clados con hiél de culpas me ofrece el mundo.ruego. y le volvieron á poner la corona vez en tierra.

que sanéis mi alma. pueblo. 6 37 t . á tí quiera y por tí muera. y f u é ungido por tí te suplico me alcances un gran dolor de haberle ofendido. como á rey de burlas. le dejaron caer de golpe en el agujere de una peña. para ponerlo en el sepulcro. diciendo: Mirad aquí el hombre. Amen. Por las agonías del huerto. vistieron de púrpura. rué' gote. ORACION. Por el escarnio y mofa que padeció el Señor cuando le cubrieron su santísimo rostro. en esta décima tercia estación. y padeciste tormentos insufribles. padeciste cuando quitaron de tus brazos á ti Por la sentencia de muerte que por nuestro soberano hijo. donde José y Nicodemus bajaron el santo cuerpo de la cruz. falsos testimonios y desprecios que con tanto amor sufrió por nosotros. Por las bofetadas y golpes que padeció el Señor por nosotros. Por la sangre y lágrimas que vertió el Se¡Oh purísima Señora! por la grande penaqw ñor en su santísima pasión. y compasion de tus muchas penas 145 blando mi duro oorazon. fuiste levantado á vista de todo el mundo. para amallo y servirle. Bendito y alabado sea. donde la virgen María 6eSfr Por la vergüenza que sintió el Señor. ¡Oh divino Jesús! que crucificado entre dos ladronee. cuanra nuestra. Y para que alabemos y demos gracias al Señor. suplico me alcances de su divina Majestad. alma. etc. ORACION. alma. ORACION. y prisión del Señor. y que solo á tí ame. Por las salivas y blasfemias que con tanta paciencia toleró por nosotros. 11 remedio con tanto amor admitió. y coloque en él un amor grande. t DECIMA TERCIA ESTACION. DECIMA CUARTA ESTACION. Señor mió. ¡Oh Madre de misericordia! por aquellas peñas que padeciste. Por los azotes y dolores que 6Íntió amarrado á la columna.144 Señor. puso el cuerpo de su querido hijt do despues de azotado le mostró Pilato al en el santo sepulcro. como es el lugar. cuandopusieron á tu muj amado Hijo en tus brazos. como es el lugar. que tanto quiso padecer por nosotros responderán todos lo siguiente: Bendito y alabado sea para siempre. y le pusieron por cetro i una caña. Por las afrentas. Contempla. y lo pusieron en los brazos de la sautísima Virgen. en esta última estacioi santísima cabeza. Por la corona de espinas que traspasó su Contempla. tan gran Señor. Amen.

Por la cruz que por nuestras culpas cargó el Señor. Por los dolores que sintió cuando despojándole de sus vestiduras para crucificarle le renovaron todas sus llagas. Pecamos y nes pesa. Señor. que os sea acepta y agradable esta eonfe- . á vuestros piés. el reconocimiento que vos esperábais de mí. digan todos coa íntimo dolor de haberle ofendido:. y obtenga vuestra divina gracia. Por el Ilustrísimo Sr. pequé. despues de haberme amado. S. ¡Ay Dios mió de mi alma! ¿Esta es la correspondencia que merecen. Señor. Amen. para que las confiese enteramente. por la lanzada con que atravesaron su santísimo costado ya difunto. Señor. ten misericordia de mí. Por el entierro y sepultura. ORACION PARA ANTES DE CONFESARSE. humildemente oa suplico. y de todos los Santos. y penetrado del dolor de mis culpas. que me llegue á los piés del confesor. Alfonso María de Ligorio. yo he sido con vos muy vil é ingrato. etc. Bendito sea para siempre tan gran SeBor: alábente los ángeles por el amor con que tanto quiso padecer por nosotros. y tan diguo de ser amado. y por las caidas que dió en el camino del monte Calvario. Por su santísima muerte. hasta derramar vuestra preciosa sangre. tened misericordia de nosotros. Dios y Señor de las misericordia?. Por los merecimientos de la bienaventurada siempre virgen María. á fin de que reciba dignamente el santo sacramento de la Penitencia. y de las llamas del ininfierno? Sí. Pidoos humildemente perdón de todos mis pecados:dadme gracia parahacer digna penitencia de ellos: haced. Dios mió. vuestras piedades? ¿Este es. vengo. y pues nuestro«» peoado8 fueron causa de tantas penas. Dios mió. Yo vongo cou firme resolución de abominarlas todas. Por el dolor que sintió cuando le levantaron clavado en la cruz. y con un verdadero pesar de haber ofendido á un Dios tan bueno. Por los dolores que sintió cuando con tanta crueldad le clavaron sus santísimos p i é i j manos. todo cu- bierto de confusion. por librarme de la crueldad de mis enemigos. señor. Señor mió Jesucristo. que en vuestro nombre me espera. y por todo cuanto padeció el Señor en su santísima pasión: Bendito y alabado. con las disposiciones necesarias: dadme luz para oonocer la fealdad de mis culpas: dadme una verdadera contrición de ellas: abrid mi boca. tan amable. ORACION P A R A D E S P U E S D E LA CONFESION. Por la hiél y vinagre que gustó por nosotros. y por la sangre y agua que salió de eu santísimo costado.

Por loa dolores que sintió cuando despojándole de sus vestiduras para crucificarle le renovaron todas sus llagas. Bendito sea para siempre tan gran SeBor: alábente los ángeles por el amor con que tanto quiso padecer por nosotros. Por el Ilustrísimo Sr. ten misericordia de mí. hasta derramar vuestra preciosa sangre. Yo vongo cou firme resolución de abominarlas todas. Dios mió. tened misericordia de nosotros. Señor mió Jesucristo. y obtenga vuestra divina gracia. despues de haberme amado. Por su santísima muerte. digan todos coa íntimo dolor de haberle ofendido:. que en vuestro nombre me espera. y por las caidaa que dió en el cami no del monte Calvario. y de todos los Santos. para que las confiese enteramente. humildemente oa suplico. por librarme de la crueldad de mis enemigos. y tan diguo de ser amado. Por los dolores que sintió cuando con tanta crueldad le clavaron sus santísimos pié» y manos. Por el entierro y sepultura. por la lanzada con que atravesaron su santísimo costado ya difunto. Por la hiél y vinagre que gustó por nosotros. y penetrado del dolor de mis culpas. ORACION PARA ANTES DE CONFESARSE. vuestras piedades? ¿Este es. todo cu- bierto de confusion. Pidoos humildemente perdón de todos mis pecados:dadme gracia parahacer digna penitencia de ellos: haced. Señor. y pues nuestro«» peoados fueron causa de tantas penas. ¡Ay Dios mió de mi alma! ¿Esta es la correspondencia que merecen.Por la cruz que por nuestras culpas cargó el Señor. pequé. y con un verdadero pesar de haber ofendido á un Dios tan bueno. á fin de que reciba dignamente el santo sacramento de la Penitencia. á vuestros piés. Pecamos y nes pesa. y por la sangre y agua que salió de su santísimo costado. que me llegue á los piés del confesor. señor. que os sea acepta y agradable esta eonfe- . tan amable. etc. y por todo cuanto padeció el Señor en su santísima pasión: Bendito y alabado. y de las llamas del ininfierno? Sí. Dios y Señor de las misericordia?. vengo. Alfonso María de Ligorio. Señor. Dios mió. el reconocimiento que vos esperábais de mí. Amen. yo he sido con vos muy vil é ingrato. Por los merecimientos de la bienaventurada siempre virgen María. S. Señor. con las disposiciones necesarias: dadme luz para oonocer la fealdad de mis culpas: dadme una verdadera contrición de ellas: abrid mi boca. ORACION P A R A D E S P U E S D E LA CONFESION. Por el dolor que sintió cuando le levantaron clavado en la cruz.

oreo y adoro en el santísimo Sacramento por mi Señor y Salvador. la suave llama de Vuestro puro amor.aioD que acabo de hacer: suplid con vuestra' misericordia los defectos que en ella haya co^ metido. daría voluntariamente mi propia vida. ¡Ah. á tu amante Jesús. pues. mi dulce Señor! cuánta debe ser mi confianza. oh alma mia. tus deseos. Dios mió! verdadero y único amante de mi alma! ¿qué más podéis hacer para que os ame? No os bastó morir por mí: quisisteis instituir ese grande Sacramento para daros todo á mí. alma mia. ACTO DE CONFIANZA. encendereis en mi pobre corazon. III. ¡Oh Dios mió. y primeramente dile con viva fe: ¿es po-i razon. ¡Ah mi amabilísimo Salvador! qué excesos d« amor. y unir vuestro Corazon á mi coEa. que de aquí á pocos instantes habéis de venir á mí? ¿un Dios infinito á un pecador tan malo é ingrato como yo? ¡Oh Dios escondido y desconocido de la mayor parte de los hombres! yo os confieso. Sí. para que por los méritos de vuestra preciosa sangre. dilata tu corazon. tu amor. I ACTO DE FE. y un eficaz deseo de ejecutar en todo vuestra santísima voluntad. Vos venís para enriquecerme de gracias. muriendo por tí. t u i pretenciones. y las ofrendas que vas á presentarle. qué abatimientos de vuestra divina Majestad practicasteis para uuiros conmigo en e> se adorable Sacramento! siendo Dios. y para uniros conmigo. y por confesar y defender esta verdad. disponte para recibir á Jesús. ACTOS QUE S E D E B E N H A C E R antes de la comunion. viene á consolarte. ^ H é aquí. mi amado Jesús. al corazon de uDa criatura tan mala y 38 . pues. está en aquel divino Sacramento esperando que llegues á recibirle. grandes favores de este tu amante Señor. Jesús puede hacerte todo bien: él te ama excesivamente: espera. amó en la cruz. os hicisteis hombre: siendo inmenso. yo confio en vuestra bondad. y desde allí está observando tus pensamientos. que impelido de su grande amor. os hicisteis siervo: descendisteis del seno del Eterno Padre al seno de una Virgen: del cielo á un pesebre: del trono de gloria á un patíbulo de ajusticiados: y esta mañana salis de ese sagrario para venir á habitar dentro de mi pecho. Alma mia. mi amado Redentor. que ardiendo en aquel mismo amor con que te. sabiendo que venís por motivos tan amorosos. sible. alcance la perfecta y plenaria absolución de mis pecados. con mucha pausa y fervor. Amen. ACTO DE AMOB. que entrando ahoraen mi pecho.

así graves coma leves. las ofensas que he cometido. ¿dónde iré? ¿y qué será de mí? No. quién me diera amaros con aquel amor con que os aman los serafines. y en el amor que me teneis. Señor! á vista de vuestra infinita Majestad. posible. perdonadme ántes que os reciba. que vos. Jesús mió. ACTO DE CONTRICION. con aquol amor con que os ama mi Madre y Señora María Santísima! afecto? terrenos. pues. Virgen Santísima. ¿Es : pues. V. la que vas á recibir ahora el sagrado cuerpo de Jesucristo? ¿Eres acaso digna de tan alto favor? ¡Ay Dios mió! ¿quién soy yo. y de mi gran miseria. He aquí el Rey del . y desprecié vuestra gracia y vuestra amistad. ACTO DE HUMILDAD. La^ad con vuestra sangre esta alma. VI. -Oh si pudiese hacer que todas las criaturas os ama-| sen cuanto vos mereceis! ¡ay. humillado y confuso por mis pecados. alma mia: ha llegado ya la hora feliz. y que tantas veces ha sido manchada con el lodo vil de mis enormes pecados? ¡Ah. ántes deseo cada vez acercarme más á vos. os volví las espaldas. mas si me retiro de vos. salid de mi corazon: Madre del amor hermoso. El temor y el respeto me quieren apartar de vos. mas si aun no he conseguido el perdon. pureza infinita. Señor. Confio que vos me habéis ya perdonado. os amo más que á mi propia vida. cuánto me pesa de no haberos amado todo el tiempo de mi vida! ántes. en la cual tu buen J e s ú s ha de entrar en tu pobre corazon. de8eeis entrar en una alma tan impura como la mia. disgusté muchas veces á vuestra bondad infinita. y^ creo firmí&imamente que vos sois un Dios de Majestad infinita é incomprensible. únioo objeto digno de todo mi amor! yo os amo eon todo mi corazon. ¿No eres tú. mas muy confiado en vuestra piedad.tan ingrata como soy yo. IV. ayudadme á amar á aquel Dios que tanto deseáis ver amado. ¡Oh cuánto me pesa. vengo á recibiros esta mañana. Señor: no quiero ausentarme de vos. os amo sobre todas las cosas. lo sabéis. oh Dios! ¡oh amor infinito. Vengo. ¿tú lo orees? pues qué haces? qué dices? ¡oh Dios. yo soy. y por satisfacer mis deprabados apetitos. pues. me avergüenzo de pareoer de- lante de vos. ACTO DE DESEO. en vez de amaros os ofendí é injurié. ¡Oh amor inmenso! a-' mor incomprensible! amor infinito! un Dios querer darse á mí! Alma mia. vos. Señor! ¡quién me diera que se partiese de dolor mi corazon! aborrezco más que todos los males. ¡Oh Dios de mi alma. y quién sois vos? yo sé bien. en que quereis venir á habitar dentro de pocos instantes. mas lo que. oh mi amable Salvador. Ea. alma mia.

cuando me aparté de vos por amor de las criaturas. de mí. mi bien infinito! ¿A dónde estáis. Mas prim* ro que vos os entregueis á mí. Ya m Jesús está dentro de mí. Madre mia: me acerco yi ¿ recibir & vuestro Hijo. ¿qué haces. y dile: II. Virgen Santísima. tu Redentor y tu Dios. Venid.oielo. porque así él me mi rará con ojos más amorosos: asistidme y v* ledme. dáos prisa. pues. Virgen soberana. mi vida. idos á habitar en aquellas almas puras que os sirven con tanto amor: ¿mas q u é digo. Señora. mi paraíso. de mí: yo me uno á vos. Señor? Dentro de mi corazon? De un corazon tan lleno de amor propio y de apetitos desordenados? Quisiera deciros con Sao Pedro: retiráos. porque soy muy indigno de hospedar un Dios de infinita majestad. Ya mi Dios ha venido á visitarme. mi Dios. recógete en tí misma. qué le dices? ^ ¿No hablas con tu Dios que está dentro de tí? Ea. Yo quisiera recibiros con aquel amor con que os reoiben las almas más 6antas. Señor. aceptadle y venid. eino A perderme para siempre? No os ausenteis. ¡Oh bondad infinita! ¡ol misericordia infinita! ¡oh amor infinitol ¡un Dic¡ venir á unirse conmigo. ei esta mañana á vuestro Jesús. que ya viene i" tí: disponte á recibirle con amor: llámale con un deseo muy vivo. Dadme. como lo disteis al santo viejo Simeón: yo de vuestras purísimas manos lo quiero recibir: decidle que soy vuestro siervo y devoto. almas que amais á Dios con puro amor. y no tardéis. mi tesoro. Venid. I. á tomar. oonsidera que los ángeles están al rededor de tí adorando á su Dios que está dentro de tu pecho. que sois mi verdadera vida: muy loco fui. Adora tú ahora también dentro de tí á tu Señor. y echa de tí todos los otros pensamientos. pero protesto ahora en vuestra presencia que no quiero jamás separarme de vuestra voluntad: mi deieo es vivir y morir unido con vuestro Corazon. ACTOS PARA DESPUES DE LA COMUNION. mi amor y todo mi bien. posesion de él. ACTO DE HUMILDAD. quiero yo darme todo á voi: aquí os entrego mi miserable curazón. ahora que estás tan unida con J* SUS. y hacerse todo mi' Alma mía. ¡Ay Jesús mío! mí amado. pues. con aquel amoi con que os recibía María Santísima. Señor. y mi Salvador ha venido á habitar en mi alma. serafines. une todos tus afectos á tu Dios. ¡oh Jesús mió! venid á mi alma que os desea mucho. ACTO DE FE. comunicadme vues39 . ú-| nico é infinito bien mió. dáos prisa. aviva otra vez tu fé. Redentor mío? ¿Qué 6eria de mí si vos me dejaseis? ¿Dónde iria sin vos.

sino el don de vuesta midor. oh Majestad infinita. sólo para amaros. venid á ver j. cho. el sacrificio na criatura miserable como yo? Si el jóven To que de sí mismo os hace el pecador más ingrabías no hallaba en sí posibilidad para agrade. A C T O DE OFRECIMIENTO. ot doy gracias. mis Teñir á habitar en mi pobre alma. Señor. yo os la ofrezco con todi po precioso en que puedes recibir todas las grami libertad y voluntad: vos os habéis entregi oias que pidieres. pensamientos. y yo me quiero dar todo á TOS . También os consagro merced que me habéis hecho esta mañana di y ofrezco esta mañana todo cuanto tengo. oh amor divino! y destruid en mí todo lo Cuerpo y Sangre sacramentado que ahora mi que no agrada á vuestros purísimos ojos: hadisteis en alimento? ced que de hoy en adelante sea todo vuestro. almas que viví* purísimas manos esta mi ofrenda á la Santísiabrasadas en el amor de Dios. en jestad. para que no se empleen sino en vuestro III. IV. Mas ¿qué agradecimiento podrá daros & Aceptad. mia inclinaciones y mi libertad. mis gusdaros un agradecimiento digno de vuestra Mi tos. no ya loi do lo que os agrade: venid. Pues quisiera. ¡ A h Señorl ya que os dignasteis visitar la pfr Alma mia ¿qué haces? No pierdas este tiembre casa de mi alma. Oh Virgen santísima.to que ha habido sobre la tierra: pero que ahocer dignamente ai arcángel San Rafael los be ra se entrega y pone todo sin reserva en vuesneficios temporales que de él habia recibido tras divinas manos. presentad con vuestras abogados. de mí to¿cómo podré yo agradeceros. y la volunACTO DB AGRADECIMIENTO. ma Trinidad. y alcanzadme que la acepte. Haced. tros. muerte. mis potencias y sentidos sean ya todos vuesbo á mi amado Señor. mis deteos. del» tad.tros afectos para que haga la compañía que de-' BÍ. ángel de mi guarda. no sos deseos que tengo de seros agradecido! M sólo vuestros preceptos y consejos. ¿No ves al Eterno Padre q i e do t o d o k mí. santos m vuestros santos deseos y vuestro mayer gusto. ¡oh fuego consubeneficios temporales. Dios mío y Señor mió. y del grande favor que me habéis hej vuestras manos entrego mi cuerpo y mi alma. V. afectos. Señor. y me a d m i r a r el excesivo favor que ahora me ha« comunique la gracia de serle fiel hasta la y d a d l e por mí las gracias. sino también M a d r e y Señora María Santísima. ¡Ah Señor! aceptad á lo ménos los fervoro y viva solamente para cumplir y obedecer. ACTO DE PETICION. mi. obsequio: el entendimiento sólo me sirva para pensar en vuestra iufinita bondad. En fin.

. por el amo! que teneis á vuestro Eterno Padre. a 0 Meba purísima. los bienes de la tierra. . O Cáliz de bendición. j ' ' ". Comida y convidador del festín divino. >JU Recuerdo de las maravillas de Dios. PRECES EN FORMA DE LETANIAS AL SANTISIMO SACRAMENTO. ¿di lo que quisieres de mí? yo vine para enriquecerte y contentarte. Misterio de fé. poi los de vuestra purísima Madre. 1 Yx Sacram^to que da la vida. ooií il Cordero sin mancha. Dios oculto y Salvador. . vo Excelso y venerable Sacramento. U2 Habitante entre nosotros. 'Si O Milagro estupendo sobre todos los m o milagros. Pan vivo bajado del cielo. H Memoria sacratísima de la pasión ¡ del Señor. Pan sobresustancial. • i Don que excede toda riqueza. No oyes al mismo Jesús que dice á tu corazoo: alma. y dadme un corazon en todo conforme á vuestra santísima voluntad. Yo no merezca estos favores. y cuán digno sois de ser infinitamente amado. u<i Reéuerdo del divino amor. objeto en quien más se compl&ct su amor? Echa fuera de tí todos los peneamie& tos mundanos: aviva tu fé. Remedio de inmortalidad. ¡Ay a. Señor. * l'J ¿í V Sacrificio perpétuo. y alcanzarás cuanto pidieres.' r» . mi amado> Jesús: yo os lo pido por vuestros méritos. un corazon que no busque sino vuestro santo amor. es un grande dolor di mis pecados: una luz que me haga conocer h vanidad del mundo. ten misericordi» de nosotros. El máB santo de todos los Sacrificios. ilA Ofrenda limpia. :q so Maná escondido. Verbo hecho carne. Verdaderamente propiciatorio para O vivos y difuntos. Tened eate mi corazon. ni las riquezas. dulcísimo Salvador! ya que venisteÍ6 á mi al ma para comunicarme vuestras graoias. dilata tu corazon. seáis que os las pida: yo no busco.está mirando amorosamente dentro de ti á er amado Hijo. t-t Hostia santa. mas vos los mereceis. y de-. ten misericordia de nosotros. ni los contentos del mundo: lo que ahon os pido humildemente. ni las honras. . Manjar de los Angeles. Jf :q ci Antídoto contra todo pecado. j pide cuanto quisiere«. J I o . ' Incruento sacrificio. pide con confianza. ioiub :"\¡üO Trigo de los pTédestiní Vino que engendra Vírgenes.

vo Excelso y venerable Sacramento. Dios oculto y Salvador. j ' ' ". pide con confianza. PRECES EN FORMA DE LETANIAS AL SANTISIMO SACRAMENTO. y alcanzarás cuanto pidieres. Misterio de fé. a 0 Meta purísima. Tened eate mi corazon. . . ' Incruento sacrificio. Manjar de los Angeles. ten misericordia de nosotros.está mirando amorosamente dentro de ti á er amado Hijo. Pan vivo bajado del cielo. y cuán digno sois de ser infinitamente amado. por el amo! que teneis á vuestro Eterno Padre.' r» . ¿í V * Sacrificio perpétuo. ooií vi Cordero sin mancha. . ni la« honras. poi los de vuestra purísima Madre. O Cáliz de bendición. ¿di lo que quisieres de mí? yo vine para enriquecerte y contentarte. y de-. ten misericordi» de nosotros. Jf :q ni Antídoto contra todo pecado. seáis que os las pida: yo no busco. 'Si O Milagro estupéndó sobre todos los m o milagros. u<i Reéuerdo del divino amor. dilata tu corazon. Remedio de inmortalidad. y dadme un corazon en todo conforme á vuestra santíaima voluntad. es un grande dolor di mis pecados: una luz que me haga conocer h vanidad del mundo. un corazon que no busque sino vuestro santo amor. los bienes de la tierra. mi amado> Je«us: yo oa lo pido por vuestros méritos. El máB santo de todos los Sacrificios. 1 Yx Sacram^to que da la vida. ni los contentos del mundo: lo que ahon os pido humildemente. ¡Ay tu. Verdaderamente propiciatorio para O vivos y difuntos. j pide cuanto quisiere«. Pan sobresustancial. mas vos lo« mereceia. • i Don que excede toda riqueza. No oyes al mismo Jesús que dice á tu corazoo: alma. Verbo hecho carne. Yo no merezca estos favores. ni las riquezas. Comida y convidador del festín divino. H Memoria sacratísima de la pasión ¡ del Señor. U2 Habitante entre nosotros. t-t Hostia santa. :q so Maná escondido. >JU Recuerdo de las maravillas de Dios. ilA Ofrenda limpia. dulcísimo Salvador! ya que venisteÍ6 á mi alma para comunicarme vuestra« graoias. ¿oiub :"\¡üO Trigo de loe pTédestiní Vino que engendra Vírgenes. objeto en quien más se compl&ct su amor? Echa fuera de tí todos los peneamientos mundanos: aviva tu fé. Señor. . J I o .

J ? Sénos propicio. en nosotros la fé. perdónanos. te roganos óyeQue los fieles pueden ganar con los rosarios. Que te dignes librarnos de toda herejía. mo Cuerpo. ita nos. _ de comer la Pascua con tus disciOQ Deus qui nebis sub Sacramento miràbili Pৠpules. ga en estas preces. reverencia y § o oS . V.. >H cernos con este celestial Viáfcibojoj neuiì w :j)e toda ocasion de pecar. medallas ó crucifijos benditos por los P P . : Qui vivis et .. Corporis et Sanguinis tui sacra lavaste los piés á tus discípulos. v» OREMUS.89ÍOÍ De la concupiscencia de Jo f ^ s . te dignes canfortarnos y fortalece F j?e.¿ .la soberbia de la vida. rtos de este santísimo Sacramento. . Señor. INDULGENCIAS Nosotros pecadores. r 'a .Convite dulcísimo al qqe # r v e p ios" 'S .di nori Que por la verdadera confesión de los pecados te dignes llevarnos á recibir con frecuencia la divina Eucaristía. i. « y in: l ^ o j tu preciosa sangré que nos deTanto consuelo encontraba san Luis Gonzaes jpste en el altar. ta» I E/vifl olí 3el¡«7ttiom 3( I hh f.. regnas in saecula saeculorum. y celestiales fru| «^p» f ® • .. instituíste este divino sacramento. atiéndenos. I ® í> Prenda preciosa de la futura gloria . u m¡. á De la concupiscencia de la carne.1 Sacramento de p i e d a d Vínculo de caridad. mysteria venerari. tiibue quaesuPor la profunda humildad con que : mus.j. Señor... Omne delectamentum in se habentem. ut redemptiónis tuae fracPor la ardiendísima caridad con que £0 tura in nobis jugiter sentiamus. ZD Que en la hora de nuestra-: muerte ..v onp o » 159 devocion á este admirablà) sacra mento. Panem de coelo praesütisti eis. i . cisma y ceguedad del co- .' G Q siopis tuae memoriam reliquia ti. nos. i H2 O Q Viático del que muere en el Señor. que quiso rezarlas poco án-* Por las cinco llagas de tu sacratísites de morir. Angel% f l 0 . w j b esBNHP* • aebabiyiiaeì oonio sal ní Sénos propicio.Fn9L"i9fl Que te dignes hacernos participantes í>e recibir indigñámén Ö de los preciosas. §§ w Alimento de las almas santas. Z.. nw>Que t e dignes conservar y aumentar sioneros de la compañía de Jesus. i.: i • • ^ yv y ¿•i'-T o r aquel ardiente desep que tenias E.

hagai a k u n a obaá de misericordia. y de todos los Apóstoles. si nc se ifuade «oírla boca. Resurrección. y si . Trinidad y 6orpus GhristL : : oo r : -ife. Én las cinco festividades más señaladas de Maiía Santísima. Purificación y Asunción % Én las fiestas de todos los santos. icón. X V I . INDULGENCIAS Que Santa Sede ha concedido á los fieles que asisten á las misiones de la Compañía de Jesús. exaltación de la fé católica. si pueden. vidad. Asoensionp Pentecostés. ó w Estas indulgencias no pueden trasmitirse á otras personas. 1. el santísimo nombre de Jesús. que son: Concepcion^Nati. si se vendiesen. INDULGENCIAS PLENARIAS. y extirpación de Ias herejías.Confesando y Comulgando cualquier dia de la mision después de haber asistido á lo ménos á cinco ejercicios de ella y rogado por la P a z y concordia entre los príncipes cristianos. medallas benditas.Madré santísima. «reta años v siete cuar<¿ mulgando. ~ i«* " » ' fictas deliSañor ó de su. Anunciación. á lo ménos con el corazon. Natividad. Epifanía. pronunciando no de diohés objetos benditos. de san José.. Greg. ¿hicieren otro tatito e n i a s deifiii . eto. ó re¿ar las oí* ciones respectivas delante de dichas imágenes Cien dias de perdón por cada doctrina. y si nó. Gregorio X V I . » 610D e n I a h o r a d e l a m u e r t ® confesando y cenarán ñor « « U vez. 2 . Én la hora de la muerte invocando. perderían sus indulgencias. de suerte que una vez distribuidos estos rosarios. oigan Misa.' i .tal que confesados y comulgados rúaguen por liffl fines de la santa Iglesia. En las:siete principales fiestas de Nuet tro Señor Jesucristo. 20 de Dioiembre UUÜUI at ia m1 •xi Los que.INDULGENCIAS PLENARIA& 1. prestasen ó diesen á otros. san J u a n Bautista.

fiesta de san Ignacio de Loyola. Siete años de indulgencia por andar juntando gente para oír la doetrina. Cien dias por explicar á la familia la doctrina oída en los sermones. san Francisco de Jerónimo de la misma. las mismas indulgencias que se ganarían visitando las iglesias de Roma. Dia 16 Mayo. Clemente X I I I y Pío VII. como son cantar. S. Dia 11 Mayo. ó de otros seis domingos consecutivos del año en que se celebrare la seisena. Así consta de las bulas de Inoc. en 4 de Mayo de 1851. [Concedida el 16 de Octubre 17-50]. D I A S E N QUE SE GANA I N D U L GENCIA P L E N A R I A Concedida por la Santa Sede. Doscientos días por exhortar. P . los santos mártires del Japón. rogar y ser causa de que otros asistan á la misión. [22 Abril 1742]. visitaren alguna iglesia de la Compañía de Jesus. despues de la misión. [17 Marzo 1840]. Dia 1? Enero. 12 Abril 1826. [22 Agosto 1731]. Además indulgencia plenaria en cada uno de los seis domingos que preceden á su fiesta. Todas estas indulgencias son aplicables á las Animas del Purgatorio. oomo también los diez domingos que precedan á . Añádase á esto que Gregorio X V I . asistir á las procesiones. N. Dia 16 Junio. Pio I X . concedió 200 dias de iddulgencia por cada uno de los 40 dias que se rece la oracion señalada en la misión para obtener del Cielo la perseverancia en los buenos propósitos. concede en favor de dichas misiones. León X I í . san Francisco de Regis de la Compañía de Jesus. Juan de Goto y Diego Quisai de la Compañía. Y quien comulgue en uno de dichos 40 dias á esta intención. Circuncisión del Señor. 163 Igualmente. y orando por la intención del Sumo Pontífice. etc. san Juan Nepomuceno mártir. como también por avisar ó excitar á los forasteros á que asistan á ella. san Luis Gonzaga idem. Dia 5 Febrero. Dia 31 Julio. á los fieles que habiendo recibido los santos Sacramentos. Quince años de perdón por cada sermón que se oiga. Come también haciendo lo mismo un dia cualquiera de los seis meses primeroa. en 17 de Mayo de 1841. cien dias de indulgencia á todos cuantos adoren y rueguen delante del santo Cristo ó cruz de la misión. fundador de la Compañía de Jesus.162 fuere dia de estación en Roma. ganará indulgencia plenaria. Pablo Miqui. Benedicto X I V . [29 Febrero 1742]. X I y X I I I . Dia 21 Junio. [11 Diciembre 1739 y 7 Enero 1749]. y otras muchas indulgencias por todos los actos religiosos y obras de piedad hechas en la misión.

habiendo confesado. ú otros diez domingos consecutivos Indulgencia plenaria en un dia del mes del año. si confesados y comulgados Dia 27 Setiembre. fiesta de los 6antos Coshacen oracion según la intención del sumo me y Damian. [22 Agosto 1613]. ma Virgen María. comulmingos que preceden ó vienen despues de su v* gado y haciendo oracion según la intención del fiesta en los otros nueve. etc. Las infieles difuntos. 1749]: ó en cualquier otro punto bajo la dirección de al. Natividad. dro y san Pablo. á los que confesados y comulgados visicritos á l a Cofradía. ter2* Indulgencia plenaria. 15 Jul. concedió perpetuamente á los adsgencia. si arrepentidos de corazon. dias de la octava hacen oracion. cuarentenas. san Francisco de Borja. las indulgencias si>*>ten al Santísimo Sacramento como se ha dicho guientes: 42 . son las siguien6? Siete añoa y siete cuarentenas de indultes: Pió V I I . san Francisco Javier. cinco boca. mulgados en el dia de Corpus. de toy en México en la iglesia de Santo Domingo dos los Santos. como se dijo ánnovicio d é l a Compañía. san Jesé. 6an Juan Evangelista. [8 Junio 1622 y 7 Enero 1767]. siete años y siete sumo Pontífice.su fiesta. días de ejercicios espirituales en alguna casa de 5^ Indulgencia plenaria. etc. invocaren. á quien confesado y la Compañía. [31 Julio 1727]. existe en Roma. Dia 10 Octubre. el dulcísimo nombre de Jesus y María. Purificación. celebra una vez al mes. Pontífice. aunque sea depositado en el guno de nuestros Padres. J ^ l a s fiestas de la Concepción. ó en uno de los Dia 13 Noviembre.v comulgado. etc. y en la conmemoracion de los está la Pía Union y el libro de asiento. por lo ménos. [22 Agosto 1731]. [8 Junio 1622]. ó. 1753]. Dia 3 Diciembre. tes. [16 May. si confesados y cocer general de la Compañía. las de Sr. [Bened. rogando á Dios como arriba. [29 Marzo 1753]: sagrario. dulgencias de la congregación. á lo ménos de corazon. [ó Pía Union]. visite en alguna iglesia al Santísimo Sacramento. si no pudieren con la Los que hicieren ocho. para la hora de la Comulgando en la comunion general que se muerte. 4? Indulgencia plenaria. [28 Agosto 1683]. Anunciación y Asunción de la santísiINDULGENCIAS DE LA P I A UNION. En y aun haciendo solamente el dia de retiro preparándose á una buena muerte. de su agregación. X I V . san La congregación primaria del Sagrado CoraJuan Bautista. de los santos Apóstoles san Pezon de Jesús. san Estanislao Koska. ^ 3* Indulgencia plenaria en el primer juéves como también en uno de los diez viérnes y dode todos los meses.

e n las o t r a s fiestas de la s a n t í s i m a V i r - gen María y de los Apóstoles. y las cuatro dominicas del mismo adviento. . haciendo oracion como arriba se dice. Ave Mana y Gloria Patri. Sexajésima y Quincuajésima. aunque no con indulgencia plenaria. visitaren en alguna iglesia al Santi imo Sacramento. según la intención del sumo Pontifice. prescritos en e Misal Romano. pero que confosados y comulgados. 8° El primer dia de la pascua de Natividad y I09 tres siguientes. i . todos los dias del año hay estación en Roma. 6? El dia de la vigilia del Espíritu Santo. á todos los agregados que los d i a s d e estación. de la santísima Virgen María. eto. F I N D E L TOMO. y en lugar de la visita. El dia de San Márcos Evangelista. etc. pues los expresados ántes. 3*? Todos los dias de las nueve fiestas que Delebra la Iglesia. por los agregados. s e g ú n a l g u n o s s u m a r i o s y q u e se ganan también en muchas otras partes donde h y a la F i a U n i o n d e l s a g r a d o C o r a z o n d e J e s ú s . etc. 5"? El dia de la Ascensión del Señor. de las Estaciones de Roma. y los seis dias que siguen de la vigilia etc. eto. (Véase el bulario por Mendo Cruciato.. Finalmente.a r r i b a . etc. por cualquier o b r a p i a d o s a h e c h a d e v o t a m e n t e . á los que estando enfermos. 7 ? Los tres dias de las témporas de adviento. 8? Sesenta días de indulgencia. a s í f e r i a s como d o m i n g o s . . 7? Las mismas indulgencias y de arnba. en honor del santísimo Sacramentó: y otro Padre nuestro. son los de las plenarias. en cualquier dia que sea. . _ 9? Se ganan las mismas indulgencias. disp. quien perseguirá ante la ley á quien reimprima esta obra sin su .. según el decreto de la sagrada Congregación de indulgencias. (*) L o s días señalados para las estaciones en R o m a . aunque sea depositado en el agrario. 9 ? Los dias de la Circuncisión y Epifanía del Señor. e C o n las s i g u i e n t e s : 19 T o d o s los d í a s de c u a r e s m a . cap. Es propiedad del editor. (cois). 3«? n. 10? Las tres dominicas de la Septuajésima. rezaren cinco Padre nuestros Ave Marías y Gloria Patris. de 9 de Julio de 1777. 20. 17).l o d o s os días d e la o c t a v a d e la R e s u r r e c c i ó n tal el día d e ella h a s t a la d o m i n i c a i n a l b i s mclu- íive.

..... ' MOT - Novena á las almas del Purgatorio Lamentos de las ánimas Acto heróico de caridad Modo de oir bien la Santa Misa Himno veni Sancti Spiritus Te-Deum Laudamus Sacramentos Exámen de conciencia Motivos de contrición Avisos para la confesion Para ántes de la comunion Oraciones para la confesion y comunion. Ofrecimiento de la estación Método para visitar con fruto á Jesús sacramentado Aceptación de la muerte Súplicas á Jesús crucificado. Actos para ántes de la comunion Hacimiento de gracia Oración para ofrecer la visita de Altares.I N D I C E D E LAS M A T E R I A S Q U E C O N T I E N E E S T E TOMO. Recomendación del alma Práctica para andar el Via-Crucis Letanías del Santísimo Sacramento Indulgencias 43 1 61 64 69 82 84 85 89 100 104 108 146 148 111 115 116 117 119 121 129 136 156 159 .

Lili '•'•i • .00 2. para la reimpresión del presente devocionario.00 3.00 5.^ V vio > : Í JV? maj .00 6.00 5. González Román Navarro Alejandro Rivas Antonio Ramírez Agustín Zamora José María Miranda Antonio Zamora Felipa González Petra Landa Lázara López Teresa Cosío IsidraTabuyo ..00 4. » a » » » » w » D? V » » » 'W » ir ] 03 l/V ÍJ í*B í' : > tj . .!i * Pablo Felguerez Juan J .00 CVS. ft 10. D..IÍ f.00 6. 5 I *®' I 1 •--— # Se ha impreso con las licencias necesarias. ?.00 5.00 1..» ¿tnaUstoft ^ Personas que contribuyeron.00 3.00 5.00 3. y la cuota que j \ dieroD.

Imprenta de Villagrana: Calle de la Compañía Número 22. ZACATECAS. iiiíoauv E l SUFRAGIO DE LAS BENDITAS ALMAS • vsc^riV. DEL «CKt^ PURGATORIO. .EL MES DE NOVIEMBRE.

A U G . está hecha la traducción con bastante acierto: y por lo que pertenece al asunto contenido en ella. y el de algunas personas inteligentes. c. — S R . 13. N. S. POR FRANCISCO VITALI. I X . trata de imprimir el Presbítero Lic. -. LIB. . y animará á los fieles á socorrer á las almas que se purifican en el Purgatorio. CAR- DENAL PRINCIPE ALBANI. „ i . que escribió en italiano Francisco Vitali. moverá . Dómine Deus meus. será de mucha utilidad. SECRETARIO QUE FUE DEL EXMO. en favor de las almas del Purgatorio. PROVISOR: He leído con cuidado la t r a ducción del Mes de Noviembre. GONFESS. Según mi juicio. EN SUFRAGIO DE LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO. quibus et voce et corde et litteris servio. - - — Inspira. y ahora vertido en español. Leónides Perez. . ^ * La licencia expresa "para la reimpresión de la obra. 37. inspira servís tuis. SR. frairibus meis. QUE SALIO A LUZ COBREOIDA Y AUMENTADA POR EL MISMO AUTOR. se encuentra al fin del Devocionario. ut quotquot haec legerint meminerint cum ajjiectu pió in hao luce transitoria fratrum meorum sub te Patre in matre chatolica. Dóminis meis. D. . ABREGLADO A LA ULTIMA EDICION ITALIANA.EL MES DE NOVIEMBRE.

se sirva conceder la licencia que se pide. Sea como fuere.—Lic. no conteniendo nada contra los dogmas de nuestra santa religión. Lo decretó y firmó el Sr. esta es obra y oferta de tu hijo que no pretendió otra cosa que satisfacer tu voluntad. Mach. para imprimir dicha traducción. y por el efecto de la conmocion no logra plenamente el piadoso fin que tú supiste inspirarme. México. Soy por lo mismo de sentir. y que despues de haberlo acabado repetidas veces me e&timüiaste á imprimirlo para mayor aprovechamiento á las almas de los difuntos. y que en vida señalaste tus — 5 — dias con los socorros ministrados á los po brecitos: á tí que fuiste el primero que me inspiraste la idea de un mensual ejercicio de piedad en favor de las almas del Purgatorio. para el uso de la devocion privada de nuestra familia. antes de ser confrontado por el mismo. que V. ruégote no lo atribuyas á falta de deseo ó de voluntad. sino á aquella diferencia de temple que habia entre mi demasiado frió corazon y el tuyo inflamado en caridad. Agustín Rada. FRANCISCO SD HIJO. alma querida de mi padre. que sentías una verdadera necesidad de beneficiar á tus semejantes. que en mí fueron iguales al sumo anhelo de obedecerte. José Juan Victoria. D. 24 de Octubre de 1 8 6 5 . — Á g i M n Rada. si por la fuerza del sentimiento.¡ de considerar más bien como tuyo que como' mio. y de una còngrua renta para el ejercicio de esta santa devocion en una iglesia pública. doy fe. con calidad de que en la impresión se incluya este. Consultor. y las oraciones tomadas de la Ancora de salvación escrita por el P. A tí. y á tí dedico este librito que se pué. debido. tierno hasta lo sumo con tus queridos pobrecitos. así como el dictámen del Sr. Visto el dictamen del Sr. y que ahora tampoco pretende . concedemos la licencia que solicita el suplicante para i a impresión del Mes de Noviembre. S. quisiste coronar el último acto de tu voluntad cou un legado de una cuotidiana y perpetua suministración de alimentos á los más necesitados de la patria.— 4 — los sentimientos piadosos de nuestros corazones. Octubre 26 de 1865. México. A LA ALMA GENEROSA DE ALEJANDRO VITALI. á t í e^. Notario. à tí que al dejarnos para vivir una vida inmortal. Provisor. El cual. en favor de las almas del Purgatorio. y con las almas que padecen en el Purgatorio. y de que no lo vea la luz pública. Canónigo Dr. y de las oraciones que se le han adjuntado. Herrera.

tom. muchas veces confiesan sinceramente no poderte detener en aquellos graves momentos de hacer votos se*\ cretos que la misma naturaleza arrancó de sú J pecho. surgian en el corazon férvidos votos. I n piedad para con ios difuntos es uno de 3^-primeros sentimientos del corazon del homfoi. he aqui porqué se encuentra en todo lugar y en todos lospueblos del mundo. Por tanto. 12. preséntalo á El. y aquella fuente de llanto. debieron llorar sobre el destrozado cadáver de su hijo Abel. y admitido (como tus virtudes no dejan duda). éstos acompañaban su espíritu aprisionado en las regiones de la inmortalidad por el deseo de llevarle ó traerle socorro y ayuda. 2.» Pero las tradiciones más venerandas y más puras de la piedad para con los difuntos. PROLOGO. Conservada entre estos incorrupta la tradición primitiva la fantasía del hombre no pudo andar errante . al cielo aumento de gloria y de felicidad. en la Gorte de aquel Dios que fué siempre el blanco de tus cuidados y de tus deseos. á la tierra favores y gracias. No pudo excitarse en el jardin de Edén. miéntras se derramaban por los ojos copiosas lágrimas. t para que lo bendiga á fin de que esta devota práctica en la Iglesia militante se extienda por todas partes. no se cerró jamás. deque el alma vive despues de la destrucción del cuerpo. pero cuando nuestros progenitores fueron arrojados sobre esta miserable tierra. inscrip. que entónces se abrió por la primera vez sobro la degradada humanidad. Señal evidente d e q u e este es un sentimiento grabado por el dedo de Dios en el ccrazon de los hombres. cuanto se acrecentaron despues más los estragos de la muerte. por aquellas personas con quienes estaban estrechamente unidos con dulces y caros vínculos. sino que vive y arde. de buena gana. 110). y si aquellas por un natural desahogo de dolor bañaban el frió cadáver del difunto. no hay cosa más natural. Acéptalo tú. cualquiera opjnion que se tenga sobre el estado en que esta se halle despues de la muerte. y se dilató tanto más copiosa.pá f f .— 6 — sino darte una prueba de su filial obediencia y de su cariño que no se extinguió á tu muerte. y pueda traer paz y salud á las benditas almas del Purgatorio. se hallan entre aquellos pueblos en los cuales reinó la religión del Dios vivo. que hacer votos y oraciones para proporcionar felicidad á las almas de nuestros parientes y amigos Aquellos mismos que por «us principio? pardeen más prevenidos contra tal uso. donde la muerte no tenia entrada. no ménos devoto é intenso. «Cuando se está persuadido (escribía un profundo académico de las inscripciones de Francia.

no¡podían cas-arae. oon hermosas aluciones místicas.este luto mensal. En estas dos clases se dividen todos los sufragios que desde e principio del mundo hasta ahora.fué reconocidoipor todos los sabios.. como se fingió la idolatría. De uno solo se hace aqui mención que ha ocasionado esta piado^ Cuando llegó á la muerte el gran patriarca J a c o b sus hijos le lloraron por treinta días y 4 la muerte del sumo sacerdote M r ó n ^ d e s u hermano Moisés.' dice el historiador Josefo. pero no pertenece al prólogo de un librito de devocion. treinta dias no hubiesen Uoirario á. en favor de los difuntos. prácticas de . Perotla Iglesia católica^ q u e désdd los tiempos . examinarl o s ) ' exponerlos todos. que enfcónees s&'jdebiakpflr los sagra« dos Oráculos.¡e$. que es Dios p a r a hacerlas bienaventuradas en t i y por El.de4os diífrintos. f u e r o n practicados en la verdadera Iglesia. se renovó aquel luto tngesi ¿ i T t s s w a n a por » « 1 . para con sus hijos difuntos.. incesantemente al Señor en sus oraciones.sancionado por san Gregorio Magno. Dia trijétíiibo:. Esto.en tantos estados imaginarios de la otra vida. per el papa. muer¡té del que fiabi&. explicado-pot. . ni tampoco abandonarse á tantas ridiculas prácticas mortuorias en las que los gentiles ponían todo su zelo El fiu de la verdadera religión f u e siempre el de acercar y unir las almas de los difuntos á la primera fuente de toda felicidad.SffÍHiu de ^teingiíM^ol Cuya uso no sola me a t e a « « oq se r va vivir en la actual/dispersión' de la nación hebrea.susipítdres.Inocencio con santas induljencias. dcoTdóiespecial favor á. adquirió tauto vigor en el pueblo ascojido. Y J o * han sido los modos..apostólicos se ha m o c a d o tan piadosa. no contenta cd» encomendarlos. ® pop.6 sua^ifuntos deudos. y las obras expiatorias en bien de las mismas para hacerlas dianas de El. por término justo y convedieute para llorar á aquellas personas queridas j^ue se partían dé entre nosotros. cumplida . cori los hijbficdíJiJacob. sino que desde el principio: de la ley niosaica por mandado de Bies (fué) pr«eor»tW(é ¡íqaelte eScFavasiprooéli? t a s q u e q u e k i ' d o huéffanas en la guerra por la pérdida üe. que. enriquecido. icón la -«¡dicion de> treinta mi*aí en treiufn: 'ii^steunséculivori. como la primera exprewon y el mÓB-aijriorosottribató de la pialad de los ^ue Sobreviven.Ios-autores-de su vida. De aquíil. De allí las obligaciones y oraciones al lodopoderoso para hacerlo benigno a ellas. inserto por los mondes de Cluni éri las.¿i luto cuando poí tréintíVíjdias hnbia sidoñllorada'la.ios Ptubrkisíthá.Tijjo su ¡origen aquel «agrado rito que se llama.

siempre Be dedicó fervorosamente á consagrar un mes á la memoria de los difuntos. la serenísima infauta Isabel Clara Eugenia. (entendido solamente para sufragio de los difuntos). la porcion de su alimento cuotidiano. además de la celebración de cuatro mil misas.— 10 — piedad. se e. Cario Magno con munificencia imperial. preces públicas y privadas por el alma de su difunto consorte el archiduque Alberto. Por lo cual. para dispensar á los pobrecitos en sufragio de su alma. oraciones. por su difunto obispo Cleodolfo. dejó á los canónigos Plevinienses la dotacion y el cargo de rezar todos los años.' jercitaba en asperísimas penitencias y fervorosísimas oraciones. pues en el Sínodo de Baviera. aunque de varios modos. manda que por cada hermano ó hermana que muriera de . fué establecido que á la muerte de alguno de los obispos ó Abades de aquella Provincia. penitencias. en sus trijésimos sobre el purgotorio. encomendado con su« ma alabanza por Benedicto X I I I . y por el mismo espacio de un mes. ofreciendo por treinta dias en su sufragio. en favor do un correligioso suyo difunto. y así también el santo abad Pedro de Cluni mandó se hiciesen á todos los priores de — 11 — su órden. por igual espacio de tiempo. la regla del insigne patriarca Domingo. en el Sínodo de Chelsit se ordenaba el rezo de algunas preces por un mes entero. y que queria Benedicto X I V que volviese á su primitivo fervor en utilidad de los difuntos no ménos que de los vivientes. Ni faltaron leyes particulares que impusieran á los fieles la obligación de observarla. Así lo practicó el clero de Mest. limosnas. y en los Capitulares de los reyes de Francia. y en el de Fulda. Quiso san Norberto. refiere san Pedre Dam:ano. misas. adoptado casi universal mente de los fieles por muchos siglos. que se acostumbraba en su monasterio ofrecer con la asistencia de todos los religiosos. para ayudar á su difunta madre Raingarda. Por un mes también continuo. el divino sacrificio por cada Monge que moria. cada uno de los que sobrevivían debiese personalmente decir treinta misas. y celebrar otras tantas misas por el reposo y paz de su perdido Rotardo. y en la de los predicadores. se consideraba el difunto como presente á la mesa. se mandaba se hiciesen por treinta dias' oblaciones y ayunos en sufragio de los amigos y parientes difuntos. que en su órden Premostratense se observase el doble oficio de la piedad monástica. que el trigésimo dia tuvo el consuelo de verle subir al cielo. san Luis Beltran. y hacer celebrar otras tantas el propio Obispo ó Abad á la muerte de cada Presbítero ó monje. la piedad de los fieles robustecida por tantas pruebas. para con los difuntos hermanos. treinta psalterios. á fin de obtener para los difuntos la entrada más pronta en el reino bienaventurado. mandó hacer por treinta dias continuos.

. p o r ¡último. conciliará'iiwjnrla' .'un ejemplo. práctica al acontecimiento de su muerte.como"troció de áé'red¿neiod'déülk«'ll*mus del HtwgifcfriiJ y tfñmafamero igual' d&imisás. son la» ! piád¿sas cofr5tdina que. k devdcion .<I OIJJ ? . t¿:l. N f l i í ^ s e ufestónotecii^qww miute. imploró del oWfepó Teobabíé. seJcaiftlHíioiqiia . : InR»sheraSbi&H pues. i¡ abflírfji «itígui^iqiPBlitwiWíyarfao autorizada p á o t á ^ b i a e >se wdftwlfc á tudds Jos. treinta veces por cadaMé£o'ci«n (pairear n u k t m s . por cada sacerdote te<8wifc Misa. en ^icnHetitiíéteíOs ptescob&Q.! Que se usa en to. •y(3l3vicíiíáio apostólico.boo® t torio. era prácticakpie . para ejerpicio-<je^la devoción pública y priVadaV ' ^ ^ ^ El método seguido.un mes-iiotero. él lateral d e un. los particulares que' logaron >á su projjBfc^lma.¡unía tiálelU^ien sufragio del que soeumbiera. ¡contestó el 'seráfico san-P^cuai Biiilólá á.plenan a . Treinta raigas también'eh treinta.por ¿ftftjtfft dias coiitía^^fchiüiesg«. una corona.-celebramen treintaoai. sas. se recuerda el Breve de RioiuVM.^!.muerte violenta^ se rece por.bre. de/gracia* ^ t o Bfttíer jeíifpl'ájiHiiiü el . el rótaróte&n^uiira^fe wduígencia .'pupda practiisir oníotTCBrtiomipusjá heeietaokm.unü piadosa.matrona.treinta' misas. Ji»»s. práctica.'íie vlos fi«kíMiue.."I'' . asi esto mes ipafetió. una jaculatoria. ipor. sufragios.pifante.bravia piedad particular para con niuwtné* amados parientes ó amigos. q¡ue" ibah ¡floragar'.cuotiiia»w^ i e proponen^ por e¡jerciá* moral. dias continuos. :-Ad«ftife{ e u í u n a compaíi&tfde misioneros. c e l e b r a o s é ^ í gualrípempo. que mejbt convienen al ca- .íei ea/wiíH'B»póiiiíi i p ra.|íor(éio<lffifeafi«fld&:-al nfti delüpa^re Bachelot^el ^irnero •-queilletó la fé á. : sólbutente q u e s e n v e í . cada. por ¿fite co'rigta los ¡Salmeé0! pan^i» hciai es.deppues--de su mbert^iiy^ solamente. d é l o s obsequios . ^¡ian cébase morabian general de k s JÜfuritós h'uiáiéchoj elegiií aquel mes por titúlenle la O. ftpiicaf. ántes>bien. . qúej hsí tañando bastanteopara. sacar del Pu-cgatorio y llevar al Gisle el :iliífe üe'suíáifanto steudo. S a ' H m i t é ^ n e i á n f l ^ las :dis* posiciones de.dé cada uhn.<• '•-! «• ' • dos los nonios de devociones mensuales:.i y. • ». e^e. . piadoso ejercicio ft*»gel» de. wn: sus s u d o r e s fl-^stólicos IHS tierraB' del M a d d e é . la PflinesiasoídfewU todós'fms hacendó tos.-el i^wiero^dq frditítííwisa* cadan cofrade dífanto^ y 'diversüsübistomdores BOS refierenijqueueliUBdixife ¿ufcaiga/icon trienta inéruefafcós >¿aóri&<Mfí á las a l m a s t e los difuntos.. estados de Ja tytajplM^dftlfrefrg&J y. y asi servir el presento librity.jwga*iBÍ<sqty¿&*ylÍ0d¿&8r iw ieesfíea-aufnegb. i ^ t o ' b e p d i ^ ^ a J e j a s . fomtif memoria. aquéllo? -lugares.iigfta'lnyebte.ssis tiéqdés observaban escrupulosamente.n d é l Purga toii(v4' *ñi<fOWftilte GtiMKfpioracioei! de toduá los fieles difuntos se ^ltíbra¿ píiíila Iglesia en el segundo dia de JJovien. una meditación.

in adjutórium meum inténde. et peccatiis. V. y particularmente del alma de N. Requiéscant in pace Amen. N. penetrando en la penosa cárcel del Purgatorio podamos procurar á los fieles difuntos la mayor abundancia de sufragios que redunde en favor suyo.— rácter de la presente devocion. que en estas obras de sentimiento donde más se trata de mover el corazon que de instruir el entendimiento. V. serm. y que sacados de alguna piadosa práctica de los fieles. al ejercicio de esta devocion. R. c. gloria vuestra. para que el Señor se digne libertarlas lo más presto. R. CORONA BE LOS DIFUNTOS. diciendo cuatro Padre nuestros y cuarenta Ave Marías. . supliquémosle que nos asista en el ejercicio de esta devocion. ac peritorum virorum. Postrados en la presencia de Dios con el mayor fervor de espíritu. Amen. en sufragio de las benditas almas del Purgatorio. moltum moltuosque proficientes ad correctionem hominum á suis vitiis. V. confortad nuestros ánimos. INTRODUCCION. sed et útiles. haciendo intención de ganar á favor de las mismas. Deua. se puede nombrar aquella alma que particularmente se desea socorrer). Rezaremos la piadosa corona de los difuntos. servirá para hacer más fácil y devota la ejecución. ac narrationes sanctorum Doctorum. en memoria de las cuarenta horas que Nuestro Señor Jesucristo estuvo en los infiernos despues de su muerte. y provecho de nuestras almas. ad adyuvándum me festina. todas las indulgencias concedidas por la Santa Iglesia. Y si alguno le pareciese que se hace gravoso este piadoso ejercicio* por llevar dos ejemplos en cada dia. para que con sentimientos de fe. si se quiere. Tom. admodumque salu» tares. Dómine. non solum auditu jucundae sunt. 64. (aqui. Gesta. responde San Bernardino de Sena. 2. de caridad y de compasion. En el nombre del Padre. para lograr elfinde aprovechar á las almas que padecen. los hechos y los ejemplos son más eficaces. — 15 — Disponed. y del Hijo y del Espíritu Santo. vehemeuterque provocantes ad amorem sanctitatis e t desiderium aeternae salutis. y de aumentar el estímulo en nuestras almas para huir el vicio y adquirir la virtud. ¡oh Señor! y con la abundancia de vuestra gracia. art. de Purgatorio. 4. 2. Réquien aetérnam dona eis Dómine Et lux perpétua lúceat eis. de sus penas.

de Purgatorio. todas las indulgencias concedidas por la Santa Iglesia. V. que en estas obras de sentimiento donde más se trata de mover el corazon que de instruir el entendimiento. R. moltum moltuosque proficientes ad correctionem hominum á suis vitiis. de caridad y de compasion. 2. Rezaremos la piadosa corona de los difuntos. Tom. R. non solum auditu jucundae sunt. para lograr elfinde aprovechar á las almas que padecen. art. para que el Señor se digne libertarlas lo más presto. confortad nuestros ánimos. diciendo cuatro Padre nuestros y cuarenta Ave Marías. al ejercicio de esta devocion. V. servirá para hacer más fácil y devota la ejecución. serm. — 15 — Disponed. los hechos y los ejemplos son más eficaces. para que con sentimientos de fe. y que sacados de alguna piadosa práctica de los fieles. V. ac peritorum virorum. et peccatiis. ad adyuvándum me festina. si se quiere. de sus penas. y de aumentar el estímulo en nuestras almas para huir el vicio y adquirir la virtud. c. y provecho de nuestras almas. Dómine. Deua. Requiéscant in pace Amen. 2. se puede nombrar aquella alma que particularmente se desea socorrer). 64. Amen. En el nombre del Padre. Réquien aetérnam dona eis Dómine Et lux perpétua lúceat eis. (aqui. INTRODUCCION. en memoria de las cuarenta horas que Nuestro Señor Jesucristo estuvo en los infiernos despues de su muerte. y particularmente del alma de N. gloria vuestra. en sufragio de las benditas almas del Purgatorio. Gesta. CORONA BE LOS DIFUNTOS. N. Postrados en la presencia de Dios con el mayor fervor de espíritu. in adjutórium meum inténde. . y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡oh Señor! y con la abundancia de vuestra gracia. penetrando en la penosa cárcel del Purgatorio podamos procurar á los fieles difuntos la mayor abundancia de sufragios que redunde en favor suyo. sed et útiles. ac narrationes sanctorum Doctorum. supliquémosle que nos asista en el ejercicio de esta devocion. 4.— rácter de la presente devocion. admodumque salu» tares. haciendo intención de ganar á favor de las mismas. Y si alguno le pareciese que se hace gravoso este piadoso ejercicio* por llevar dos ejemplos en cada dia. vehementerque provocantes ad amorem sanctitatis e t desiderium aeternae salutis. responde San Bernardino de Sena.

roguemos por tanto al Senos * . que no quedó mancha alguna en ellas de sus antiguas culpas. Consideremos en este cuarto misterio el inmenso regocijo de que fueron poseídas las almas del Purgatorio.. Un Padre nuestro. ttl» tado. IV.. en que concedan ^ goraciones. . „ . y llevadas gloriosamente al reino bienaventurado. f ^ ^ se encuentran entre a ^ e f e alro<feio»a*nWa. i. de aquel abismo de dolores. y purificar aquellos espíri-. diez Ave Marías y un • Réquiem aeternam.almaá dtílcfr sorpresa que uas qufe p^V en me. y resplandecer cada una de ellas con tanta luz. III. tus hasta borrar toda mancha. y pensemos que también nosotros podernos librarlas de aquella horrenda < prisión.Consideremos eu e ^ ^ las. * ^-rm^^ ^ I* í • : . . que puedan hacerlas perfectamente dignas de los ojos de Dios. —17 — Un Padre nuestro. oRíi gpicrifldJo'íoisteriq la . diez Ave Marías y un Réquiem aeternam. están ^ ^ m ^ T tra piedad W ^ g ^ H ^ p r e . y pensemos que con nuestros sufragios podemos también nosotros disipar aquellas tinieblas. gloria celestial. c B as que tan ^ . y haceVlas felices para siempre en la.os i . el sumo consuelo que sintieron las almas del Purgatorio cuando vieron disiparse por el Redentor las tinieblas de aquella profunda prisión.^e£{ras m o 3 por tanto al b ^ r 7 . m e l .^ ^ «. .t n e n s é ^ q « ^ alWs^'Ao. ^ t o . V I j S k M ^ f p a e llapodemos ta^Wen-noSot. ma8. que produzcan ei^ l s m o . .Áoú&haudñ R[ aoo X • tódéftmoS eiMstev i t e ^ é cWéi : -°¡ ^ e a o q ^ i ' i ^misterio el tt- ^ «i m * de * con : del tóente 4 * p f t f t « d é » su: m u é * t é . cuando fueron libertadas por el divino Redentor. Consideremos en este tercer misterio. Pidamos por tanto al Señor y á la Santísima Virgen que concedan tanta eficacia á nuestras oraciones. y ¿«refacer la deuda de f us pasados defectos.

que eres un solo Dios. Madre de la divina gracia. Madre Virgen. Hijo Redentor del mundo. Virgen Prudentísima. ¡oh María! Esta sangre. ' g Madre del Salvador. §a a . Ten piedad de ellas. Vaso espiritual de elección. ten piedad de ellas. ¡oh Jesub! y el fruto de vuestros dolores. Madre de Jesucristo. Virgen Fiel. Ten piedad de ellas. — 19 — Padre celestial.—18 — y á la Santísima Virgen que concedan tanta eficacia á nuestras oraciones que puedan abrir las puertas del Purgatorio. GQ Virgen Poderosa. ¡Oh Jesús. •d^ Madre del Criador. ¡> Virgen Laudable. Espejo de Justicia. que libraron á todo el mundo de toda iniquidad. LETANIA DE LA SANTISIMA VIRGEN. ten piedad de ellas. Santa Madre de Dios. óyenos. Madre Castísima. Ten piedad de ellas. Santa Virgen de las vírgenes. Santísima Trinidad. que eres Dios. Ten piedad de ellas. Espíritu Santo. y felicidad de todos los fieles! desde el profundo abismo de sus miserias á vosotros se vuelven las benditas almas del Purgatorio. Jesucristo* escúchanos.ibren de sus penas á las almas del Purgatorio. é imploran el beneficio de vuestra sangre. ORACION. é inti o lucirlas en el suspiradísimo gozo del Paraíso. Un Padre nuestro. que eres Dios. Jesucristo. oh María. Madre Purísima. Jesucristo. esperanza. Virgen Misericordiosa. Santa María. estos dolores que fueron de tanta eficacia la primera vez en el Calvario. Señor. Q Madre Amable. Madre Inmaculada. . ¡> Madre Admirable. sean conducidas salvas al cielo aquellas prisioneras infelices (y en particular el alma de N) por las cuales os pedimos con todo el fervor de nuestro espíritu. Trono de la eterna Sabiduría. Virgen Venerable. diez Ave Marías y un Réquiem aeternam. salud. que eres Dios. y por los méritos de sangre tan preciosa y de dolores tan acerbos. Causa de nuestra alegría.

ni ninguna otra defensa humana. para que por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María. — 21 — ORACION. y quereis la salvación de los hombres. tienen que ver su ocaso. Vaso de verdadera devocion. parientes y bienhechores difuntos. Reina concebida tin la culpa original. . Rosa Mística. Torre de David. caeremos finalmente en el sepulcro sin remedio.— 20 — Vaso precioso de la gracia.yin i Reina de las Vírgenes. Puerta del Cielo. Estrella de la mañana. PUNTO I . 1 >r ui MEDITACION. Reina de los Mártires. Reina de los Angeles. y entre tanto ¿qué es lt) que hacemos nosotros ¡oh cristianos! preparé- . Oyenos Señor. Torre de Marfil. Auxilio de los cristiauos. Desde el primero hasta el último de los hombres. del del del La muerte es cierta. Perdónalas Señor. imploramos vuestra clemencia. que han pasado de esta vida á la otra. Casa de Oro. Reina de los Profetas. y ya muchos llegaion á él. Refugio de los pecadores. y por la de todos los santos. ni sexo. d O í> ' ^ o 53 tí ¡Oh Dios! que concedeis el perdón de los pecados. Cualquiera otra desgracia podrá evitarse. Reina de todos los Santos. na de los Confesores. no hay estado que libre de ella. Reina de los Apóstoles. pero la muerte jamás. Area de la Alianza. Consoladora de los aflijidos. otros los siguen. hagais que lleguen á participar de la eterna bienaventuranza todos nuestros hermanos. Dia Primero. Salud de los enfermos. Amen. y todos. Por nuestro Señor Jesucristo vuestro hijo. Ten piedad de ellas. Reina de los Patriarcas. ni condicion. Cordero de Dios que borras los pecados ^ mundo. ni edad. como el agua que se desliza. Cordero de Dios que borras los pecados mundo. Está ya dado el gran decreto en virtud del cual todos los hombres han de morir. Existencia del Purgatorio. Cordero de Dios que borras los pecados mundo.

libres de los lazos del cuerpo. ¿Cuál de estas dos suertes queremos nosotros? en nuestra mano está la elección: si queremos el Paraiso con los justos. nuestras súplicas: cerrad para todos los fieles las puertas del horroroso abismo: abrid para ellos los de la gloria bienaventurada. ni ser introducida luego al Paraiso por_ no ser digna aún de tanta gloria. ¡Oh que diversidad entre las unas y las otras! Aquellas eternamente bienaventuradas con Dios. no deudoras de pena. EJEMPLO. al pun'. y librad. tú nos atraes poderosamente con tus premios! ¡infierno. son arrastradas por el peso de sus iniquidades al Infierno para recibir el merecido castigo de la Divina Justicia. cielo. Ahora bien. sino en un estado medio. vivamos como viven los justos. Con la muerte se sale de este mundo y se va á la otra vida. y por lo cual ni pudiera ser condenada al Infierno por no ser digna de tanta pena. donde las almas de los fieles difuntos.o vuelan á gozarse en el Paraiso. no reas de culpa. ORACION. ¿y qué cosa hay en la otra vida? La fe nos enseña que hay un Paraiso. — 23 — He aqui la necesidad de establecer un lugaf intermedio entre el cielo y el Infierno. por decirlo asi. porque son pocas las que no quedan contaminadas del polvo mundano. estas condenadas para siempre con los demonios. en este lugar cae la mayor parte de las almas que se salvan. ¡Oh cielo. ¿deseamos nosotros evitarle? Purifiquémonos perfectamente en esta vida. Murió en la diócesis de Nocera un jovencito que habia profesado una devooion eiDjjularísí- . tú nos llenas de compasión y de piedad por tus penas! Oid. Las almas manchadas con culpa grave. infierno. Pero si el alma sorprendida de la muerte se hallase no en pecado mortal. un Purgatorio. ni en la más perfecta justicia. si nos horroriza el Infierno. Purgatorio. ¿4 dóndo irá. ¡oh Señor! de sus peras á cuantas almas se encuentran en el Purgatorio. se purifican también ellas y se perfeccionan para la gloria. y pocas se libran de él. PUNTO I I I .^supuesto que quien sale purificado de ella vuela directamente al cielo. como el oro se purifica de la escoria. Las almas perfectas. ¡oh cuán amarga no será la muerte si no nos disponemos con tiempo á recibirla! PUNTO II. lugar no de término sino de tránsito. huyamos del pecado que conduce al Infierno.— 22 — monos al inevitable fin que nos espera. tú nos espantas horriblemente con tus castigos! ¡Purgatorio. oh gran Dios. un Infierno. y llamadlas á gozar con vos de la inmarcesible corona de la eterna felicidad.

Cordero de Dios que borras los pecados mundo. y entre tanto ¿qué es lt) que hacemos nosotros ¡oh cristianos! preparé- . Está ya dado el gran decreto en virtud del cual todos los hombres han de morir. como el agua que se desliza. Area de la Alianza. del del del La muerte es cierta. Rosa Mística. pero la muerte jamás. na de los Confesores. Estrella de la mañana. Refugio de los pecadores. PUNTO I . Perdónalas Señor. y ya muchos llegaion á él. para que por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María. Torre de Marfil. Reina de todos los Santos. Reina de los Angeles. Reina concebida tin la culpa original. y quereis la salvación de los hombres. otros los siguen. ni condicion. Puerta del Cielo. Reina de los Apóstoles. Vaso de verdadera devocion. que han pasado de esta vida á la otra.— 20 — Vaso precioso de la gracia. parientes y bienhechores difuntos. Consoladora de los aflijidos. Existencia del Purgatorio. Torre de David. Amen. Ten piedad de ellas. Reina de los Patriarcas. Salud de los enfermos. tienen que ver su ocaso. ni ninguna otra defensa humana. Auxilio de los cristiauos. d O í> ' ^ o 53 a ¡Oh Dios! que concedeis el perdón de los pecados. Cordero de Dios que borras los pecados mundo. Por nuestro Señor Jesucristo vuestro hijo. . Casa de Oro. ni sexo. Cualquiera otra desgracia podrá evitarse. Desde el primero hasta el último de los hombres. y por la de todos los santos. caeremos finalmente en el sepulcro sin remedio. ni edad. hagais que lleguen á participar de la eterna bienaventuranza todos nuestros hermanos. — 21 — ORACION. imploramos vuestra clemencia.yin i Reina de las Vírgenes. Cordero de Dios que borras los pecados ^ mundo. y todos. no hay estado que libre de ella. Oyenos Señor. 1 >r ui MEDITACION. Dia Primero. Reina de los Mártires. Reina de los Profetas.

infierno. sino en un estado medio. en este lugar cae la mayor parte de las almas que se salvan. vivamos como viven los justos. por decirlo asi. ¡Oh cielo. ¡Oh que diversidad entre las unas y las otras! Aquellas eternamente bienaventuradas con Dios. Ahora bien.— 22 — monos al inevitable fin que nos espera. donde las almas de los fieles difuntos. ORACION. ¿deseamos nosotros evitarle? Purifiquémonos perfectamente en esta vida. no reas de culpa. son arrastradas por el peso de sus iniquidades al Infierno para recibir el merecido castigo de la Divina Justicia. PUNTO N I .o vuelan á gozarse en el Paraiso. ni en la más perfecta justicia. y llamadlas á gozar con vos de la inmarcesible corona de la eterna felicidad. ¡oh Señor! de sus peras á cuantas almas se encuentran en el Purgatorio. cielo. — 23 — He aqui la necesidad de establecer un lugaf intermedio entre el cielo y el Infierno. Con la muerte se sale de este mundo y se va á la otra vida. tú nos atraes poderosamente con tus premios! ¡infierno. tú nos espantas horriblemente con tus castigos! ¡Purgatorio. EJEMPLO. tú nos llenas de compasión y de piedad por tus penas! Oid. ¿Cuál de estas dos suertes queremos nosotros? en nuestra mano está la elección: si queremos el Paraiso con los justos. lugar no de término sino de tránsito. y por lo cual ni pudiera ser condenada al Infierno por no ser digna de tanta pena. ¡oh cuán amarga no será la muerte si no nos disponemos con tiempo á recibirla! PUNTO I I . porque son pocas las que no quedan contaminadas del polvo mundano. estas condenadas para siempre con los demonios. Las almas perfectas. un Purgatorio. libres de los lazos del cuerpo. se purifican también ellas y se perfeccionan para la gloria. ¿4 dóndo irá. Murió en la diócesis de Nocera un jovencito que habia profesado una devooion eiDjjularísí- . Purgatorio. ¿y qué cosa hay en la otra vida? La fe nos enseña que hay un Paraiso. nuestras súplicas: cerrad para todos los fieles las puertas del horroroso abismo: abrid para ellos los de la gloria bienaventurada. ni ser introducida luego al Paraiso por_ no ser digna aún de tanta gloria. no deudoras de pena. al pun'. oh gran Dios. Las almas manchadas con culpa grave. si nos horroriza el Infierno. huyamos del pecado que conduce al Infierno. y pocas se libran de él.^supuesto que quien sale purificado de ella vuela directamente al cielo. como el oro se purifica de la escoria. un Infierno. y librad. Pero si el alma sorprendida de la muerte se hallase no en pecado mortal.

tu bienhechor. SUFRAGIO. est á en aquellas abrazadoras llamas esperando los efectos de tu piedad filial. tu hijo. Padre Nuestro. . decia á uno. devorados por una eterna desesperación. de Jesús. y los moviese á socorrerlas con copiosos sufragios. te recuer- — 25 — da la ejecución de sus piadosos legados: todas aquellas almas. por lo cual. anexa la indulgencia parcial de trescientos dias. y la plenaria para quien confesado y comulgarlo. contin. decía á otro. recurren á vuestra fe. contase á los mortales sus crueles tormentos. obtuvo del Señor el poder de restituirle U vida.).en bello órden los coros de los ángeles y los ejércitos de los Santos. la practica por un mes entero según el Breve de Pió V I I de feliz memoria. suplicando al Eterno Padre que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. le mostró una multitud casi infinita de réprohos. itaque vigiAl rezar estas preces está en cada vez. Rezaremos cinco Padre nuestros. N.ma á San Bemardino de Sena. Bolandist. Despues lo trasportó al cielo. haciéndose su guía. le condujo á las regiones infernales. por la preciosísima sangre de Jesús. se eucomienda á tu paternal cariño. sanct. del Purgatorio: Tu padre. Omnium finis appropinquavit. en fin. ad 20 inajO. donde entre ardorosísimas llamas se purifican las almas de los difuntos hasta que se hacen dignas de la gloria celestial. (P. Eterno Padre. de la S. Mas ántes quizo informarle bien de las cosas del otro mundo. se gozaban de una felicidad superior á todo pensamiento. Ave María y Réquiem. donde dispuestos. Fué para él un espectáculo que le movió á gran compasion el ver como aquellas almas afligidas con sus penas y despidiendo desgarradores suspiros. (y particularmente de N. de 7 de Febrero de 1817. Ave Marías y Réquiem. y este Santo para recompensarle de esta. donde entre torbellinos de densísimo humo y de inquieto fuego. á vuestra caridad para un generoso y pronto socorro. in append. misericordia. Imaginemos que huy se repite otro tanto ó cada uno de nosotros. en memoria de la pasión de nuestro Señor Jesucristo. hablaba á cuantos encontraba. Francisco Beartio. lo que él hizo con grandísimo fruto de aquellas infelices. y cada una de las pruebas más significativas de su devocion al purgatorio. Luego que volvió á la vida. diciendo cinco veces la siguiente JACULATORIA. in act. volaron en torno suyo y le : rogaban que cuando volviese al mundo. le hizo observar la prisión del Purgatorio. Y por último. reprochaba al heredero. (*) Añadiremos un Padre nuestro y Ave María por los propagadores de » esta devocion. en sufragio de los fieles difuntos.

late in orationibus. V. 1580. 15. ¡oh Dios tnio! Tu palabra sostuvo á mi alma y ella esperó en tí. Animémonos con esto á rezar con frecuencia tan precioso Psalmo en sufragio de nuestros difuntos. Teatin. Desde el amanecer hasta la noche. R. lib. V. part. SALMO 129. ad ann.) Para mantener la mutua comunicación de los oficios de la caridad con los difuntos. V. ejercitémonos en rogar por ellos y particularmente en el rezo del De. dales eterno descanso. . Asi sea. ¡oh Señorl ¿ V. c Si te pones á examinar. Profanáis. y en el otro puso el psalmo Di Profundis escrito en un pequeño papel. Señor. Amen. á tí clamé de lo más profundo de mi alma. Y es el que le redimió de todas sua iniquidades. Estén atentos tus oídos á la voz de mis plegarias. Que vives y reina» por los siglos de los siglos. Y luzca para ellas la luz perpetua. oye mi oracion. Sefior. y desde el primero hasta el último dia de este mes sea el De Piojunáis el complemento y el sello de nuestro santo ejercicio. R. R. el cual preponderó de tal modo á aquel metal tan estimado. De ia puerta del infierno. 1. que le levantó inmediatamente al aire con grandísimo asombro de los espectadores. Y luzca para ellas la luz perpetua. Señor. R. 7. Descansen en paz. Asi sea. ORACION. Descansen en paz. ¡Oh Dios criador y Redentor del mundo! dígnate conceder el perdón de todos sus pecados á tus siervo6 y siervas. Ordm. Líbralas. mutuam charitatem habentes (1. V. para demostrar un dia á un espíritu demasiado mundano el valor de los piadosos sufragios en favor de los difuntos. D. El P. V. Señor. Señor. dígnate oir mi voz. R. Teatino. Porque en la mano está la misericordia y la redención. D. esperó Israel en el Señor. nuestras maldades ¿quién podrá subsistir en tu presencia? — 27 — Mas en tí se halla siempre la clemencia: y en vista de tu Ley. he confiado. ti fin de que esta gracia que siempre fué el objeto de sus deseos la consigau por nuestras súplicas. dales eterno descanso. 4. Y mi clamor llegue á tí. José Silos Historiador. tomó una gran suma de dinero y la puso en un platillo de la btbinza. R. Juan Pablo Mootorfano. Petr. P .

. tus oidos á nuestras súplicas. ¡Oh Dios! que quisisteis elevar á vuestros siervos á la dignidad Pontifical. que han pasado de 29 esta vida á la otra. Amen. Por Nuestro Señor Jesucristo. que gocen también de t u compañía en vuestra gloria. POR DOS O MAS DIFUNTOS.— 28 — Cuando se quieran hacer sufragios particulares por el alma de algún difunto. Amen. ¡Oh Dios! á quien es siempre propio tener misericoidia y perdonar. escogiéndolos y poniéndolos en el número de los sacerdotes apostólicos: os suplicamos. N. Desde tu trono de estrellas Ve á tus criaturas. conduciéndola ya libre del contagio de la muerte. ¡Oh Dios! que concedeis el perdón de los pecados. POR UNA SOLA D I F U N T A . POR UN SOLO DIFUNTO. que por tu misericordia te apiades del alma de tu sierva N. con la cual se concluirá siempre. CANTORES.. Inclina. á las almas de tu3 siervos y siervas. apiádate bondadoso de sus almas. á quien ordenaste salir de este siglo y que te dignes hacerla compañera de tus Santos. Sé propicio. Amen. Por nuestro Señor Jesucristo. Y escucha sus tristes ruegos Que te demandan favor. y concédeme verlos algún dia en el gozo de tu eterna luz. y libres de los lazos de la mortalidad merezcan pasar á la vida eterna. para que por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María. Por Nuestro Señor Jesucristo. y quereis la salvación de los hombres. O POR 0 TROS P A R I E N T E S O B I E N H E C H O R E S . y por la de todos los Santos. por las que te rogamos que constituyas en la región de luz y de paz. parientes y bienhechores difuntos. se dirá alguna de las siguientes oraciones ántes de la sobre dicha Fidelium Deus. Te rogamos Señor. P O R E L P A D R E Y P O R LA MADRE. ó sacerdotal. Amen. P O R LOS H E R M A N O S . el alma de tu siervo N. Señor. N. ¡Oh Dios! que nos mandaste honrar á nuestros Padres. perdona sus pecados. Amen. ORACION P O R SACERDOTES U OBISPOS. imploramos vuestra clemencia. á la eterna salvación. hagas que lleguen á participar de la eterna bienaventuranza todos nuestros hermanos. Por Nuestro Señor Jesucristo vuestro Hijo. Señor.

pozo profundo. PUEBLO. condenas A tus hijos. lo es también que en el centro de la tierra. Hazlas perfectas. PONTO I . en donde de ordinario están detenidos con grave dolor. Cristianos. tierra de miseria y de tinieblas. Si.PUEBLO. etc. no son. se podrán entónces cantar las estrolas puestas al fin de cata dia cerno sigue: NOTA: ESTROFA. pues. CANTORES. á penar. Dios Santo. agradase concluir cada dia la solemnidad con sentimientos correspondiendes al sufragio que se propone. Si dignas de tí. Ten. De las faltas. Vierten tus esposas llanto Y á tí dirigen su voz. mar tempestuoso. Supremo Ser. etc. y cuánta compasion no debemos tener de las almas que están allí sufriendo el castigo de sus pecadosl . PUEBLO. muy próximo al infierno. ¡Dios de la bondad! Dia Segundo. ¡Oh qué horror. piedad. si ahora fervientes Vuestras plegarias al cielo Eleváis. M E D I T A C I O N . de torbellinos y de oscuridad. los espíritus humanos que aun no están bastantemente perfeccionados para entrar al cielo. T en ellos tus ojos fijos Concédeles luz y paz. hay un lugar especial llamado propiamente Purgatorio. no debe excitar en nuestror ánimos tan terrible cárcel de la justicia divina. CANTORES. Este es llamado lugar inferior. . Si cual Dios justo. Estado del Purgatorio. ó más bien. Pronto la guadaña impía Nos herirá en un segundo: Q remes en este mundo Aunque es cierto que el Señor puede conde* nar á las almas de los difuntos á purgar la pena de sus faltas á donde mejor le agradare. Vean deshechas sus cadenas Por tí. pues. De las falta» de tus hijos. ese consuelo Mañana aqui se os dará. una estancia del mismo infierno. — 31 — Por los que partieron ya. De las faltas.

es. de cometerlo. y nos dicen los doctores. apresurémonos á borrarle en vida. ORACION. N«. siguiendo á aquellos tormentos vuestra gloria. dice Santo Tomás.(' afronté i • :f le i'. según la calidad de la culpa y la cantidad de la pena correspondiente. La única diferencia que hay entre las penas de los réprobos y las de las almas del purgatorio. No hay redención ni salvación para quien abusó hmta lo último de la redención y salvación que le procuró la sangre preciosísima de Jesucristo. que algunas no saldrán de aquella cárcel atormentadora. á socorrer á aquellas almas benditas. entre los tormentos del infierno y los del purgatorio. para que nada tengamos que pagar despues de la muerte. que las primeras son eternas y las segundas temporales. están segu- — 33 — ras de su eterna salvación. ¿Mas cuales ion las penas que se padecen en el purgatorio? Nos dicen comunmente los Santos Tadres y Doctores. y si le hemos cometido. se quema la paja !y se purifica el oro entre las mismas llamas. prosigue san Agustin. que son las mismas que las del infierno. con el mismo fuego. son otros tantos motivos fuertes y muy poderosos que nos hacen concebir un sumo horror al pecado. y para detestarla en la presente vida. los atroces tormentos que alli se padecen. sino en el dia del juicio final. pero tendrán ánte3 que pagar hasta el último cuadrante. la duración de la pena tan prolongada. si el infierno es la pena mayor que la Divina Justicia aplica 4 las criatuias rebeldes. y todo nos conmueve el corazon para acudir con el mayor empeño. cuando pierde la esperanza de salir de alli por una eternidad. El fuego terrible del Purgatorio. ¡Oh cuán largo penar! ¡Oh cuán caro cuesta el pecado! guardémonos. pues.y hay diferencia.— 32 — PUNTO II. up . imagiuéuionos cuáles serán los tormentos de las almas del purgatorio al sentirse oprimidas y penetradas por aquel mismo elemento atormentador que forma la desesperación eterna de los réprobos. adornadas con la gracia del Redentor. Saldrán sin duda del Purgatorio. dadnos gracia y fuerza para huir de toda culpa. sigue diciendo san Gregorio. vos también. las almas del purgatorio. Ahora bien. Apénas entra el condenado al infierno. por sus culpas. vuestra mansión bienaven5 . y haced por vuestra grau misericordia que llegue cuanto antes el fin de tan larga aflixion.íifsí1 ¡!ij>na ¿oi> Gran Dios. por otra parte. y á aquella cárcel. la deuda contraída en vida con la Divina Justicia. Hechad. PUNTO III.!». ¿Y cuándo llegarán á satisfacerla? Quién ántes y quién despues. encuentra el réprobo su suplicio y su purificación el justo. ¡oh Señor! una mirada benigna hácia ellas.

por la sangre derramada por su divino Hijo. En las conferencias espirituales que san Malaquías. en sufragio de los fieles difuntos. en memoria de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo. Ave Marías y Réquiem. quién otro. que se rompieron los lazos de la vida. Eterno Padre. en medio de un numeroso coro de almas libradas por él del Purgatorio con abundantes sufragios. para recibir la merecida corona de sus virtudes. al nacer el segundo dia de Noviembre. he habitado quoniam elegi caen. eligió entre los lugares más célebres del cristianismo el monasterio de Claraba!.acabar sus (lias? Como son varios los pensamientos de los hombres. apenas llegó al monasterio de Clarabal. levantando los ojos al cielo. en este asilo que yo mo elegí sobre cualquier otro: Eaec requies mea in saeculum sneculi. tenga piedad de sus almas. misericordia. en el cual todo fiel se acuerda de sus difuntos. donde os adoren y bendigan por una eternidad. 131. y en tan skbto lugar estaba ciertísimo de obtener. y obremos de modo que queden contentos de nuestra piedad. Por lo cual. por la sangre preciosísima de Jesús.turada. habiéndose puesto en camino para postrarse á los piés del sumo poutífice Eugenio I I I . No quedó sin efecto su deseo. cuando fué asaltado de tan feroz enfermedad. Ps. quién este y quién aquel lugar. tenia frecuentemente con sus discípulos. y quién designó un tiempo. ¿y <• . en hacimiento de gracias. y entre los dias del año. para gozar de la mayor cópia de sufragios que en tan gran dia. suplicando al Eterno Padre. que bien conoció que se acercaba el dia de su muerte. pues poco despuea. t£n efecto. se presentó al tribunal de Cristo. obispo de Hibernia. acompañado de las oraciones de los monges y de los fieles. que tanto florecía entónces por el fervor de la caridad. Padre nuestro. EJEMPLO.—San Bernardo en la vida dé San Maluquíus. no nos olvidemos de los nuestros. asi diversos fueron también sus pareceres. no ménos que el fervor de la caridad crecieron de tal modo. juez. ¿dónde y cuándo querría mejor. Ave María y Réquiem. el ardor de la fiebre. y el espíritu ya libre de la prisión del cuerpo. mas cuando tocó al Santo exponer su propia opinion. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. tratándose un dia dt la muerte. Recemos cinco Padre nuestros. quién otro. 14. exclamó con el Salmista: Aquí será mi descanso por todos — 35 — los siglos: dejaré mis despojos en este. En tan gran dia. que es el de la conmemoracion de los fieles difuntos. propuso que cada uno declarase que en caso de morir fuera de su patria. el de hoy.

El perdón. y quien se salva. Hoy es el dia de la Conmemoraron general de los difuntos. quién largas oraciones. es la de sentido causada por el fuego. No neguemqs en este dia copiosos sufragios á nuestros dijuntos. por los propagadores de esta devocion. llamó para ministro de su justicia al fuego. rogándose en una y otra Iglesia para que aquellas benditas almas seatr^ibres de aquellas tan penetrantes llamas. á ellas. otros visitar Iglesias y hospitales. Cada uno impóngase á 6Í mismo aquellas obras de piedad que en su fervor cree poder elegir para alivio de los difuntos. 3. 2. MEDITACION.— 36 — Añadiremos un Padre nuestro y Ave Ma. pues. Pena de Sentido. como en la página 26. de suerte que se recoge una abundantísima cópia de sufragios para socorrer al Purgatorio. prométalas. prométalas á Dios. De estas autoridades se deduce principalmente que una de las penas del Purgatorio. Tened. De profundis y conclusión. El fuego. y despues mantenga fielmente su promesa. despues del oficio de Réquiem. prueba las obras de cada uno. y coloquemos eu el ejercicio de nuestra santa devocion esta costumbre. Eecl. de él. 2.f ría. unos celebrar misas.gratiam. — 37 — No rechacéis al difunto. 7. continúa el apóstol. consume las malas. SUFRAGIO. Mortuo ne prohíbeos. f Hacet L. El Señor. otros rezar oficios. de suma bondad! • r-t 1 Dia Tercero. quién ganar indulgencias. art. En el dia de la conmemoración de todos los difuntos acostdinbraban los religiosos de [ santa Teresa reunirse en la capilla. PONTO I . 37. Una- . cap. Lleno de fe y de esperanza. dice el profeta. casi por medio del fuego se salva. Si arrepentido á Vos. Acogedlo en vuestro seno. cuya sentencia es común entre los latinos con quienes convienen también la mayor parte de los griegos. purifica las buenas. piedad. digna de ser de todos imitada. para lo que llaman ofrenda de los difuntos. quién limosnas. y quién ofrece hacer por ellos austeras penitencias. llega. Señor. 2. ¿por qué no alcanza! }0h Dios. y la parte anexa á la imperfección de los justos. Que á vos vá de duelo lleno. parag. el cual devoró el profundo abismo de la iuiquidad.

oh cristianos. perdonándonos en esta vida las culpas para no pagar nuestras deudas en la otra con tanto rigor. que en breve las redujo á cenizas. sino verdadero y material. y unos y otros bendecirán eternamente vuestro santo nombre. una imagen. que en breves instantes consumieron aquella basta provincia. vengadoras severas de la divina justicia. pidámosle que lo más pronto las libre de tantos tormentos. de ellas. castigan á proporción de los deméritos de cada uno y hacen sentir más dolorosos los efectos de su suplicio en aquellas potencias y sentidos que mayor parte tuvieron en la culpa. EJEMPLO. que el fuego de este mundo. extinguiendo los ardores de aquel fuego tan vivo y que tan atrozmente las atormenta. un fuego piutado en comparación del que arde en el abismo. el horno encendido por Nabucodònosor con fuego siete ve^ ees multiplicado. cuanto que el nuestro es solamente una sombra. El hjmbre en medio de las distracciones del mundo. esto es. apénas representan las más pálidas centellas de aquel elemento atormentador. haciéndose más penetrantes y atroces donde fué más deliberada é intensa la maldad. y cuántos purgatorios redoblados no padecerán por sus faltas muchísimas almas de los difuntos! ¡Ah Señor! moveos á piedad de ellas. Las llamas aplicadas por los macabeos á las torres de los beanitas. y es tanto más activo y poderoso.mos nuestro espíritu con el de las menciona. ¡Ah! ¿quién podrá sufrir los ardores de tan vivas llamas? PONTO M . un Purgatorio más acerbo y redoblado. como enseñan las escuelas. de nosotros. quiere decir. das iglesias. ¡Gran Dios! ¡Cuántos purgatorios no merecemos por nuestros innumerables pecados. El fuego del Purgatorio. como enseñan los santos padres. PUNTO II. no eleva á tan alto el pensamiento. no es metafórico ni ideal. y vió qu® . lo que significa una falta de más ó una falta de ménos. un tormento más ó uno ménos. las llamas devoradoras de Pentápolis. Miéntras la venerable Sor Paula de Santa Teresa hacia fervorosísima oracion en sufrajio de las almas del Purgatorio. Derramad vuestras misericordias sobre vivos y muertos. ORACION. _ Mas aquellas llamas no sólo son vehementes sino también sábias y justas. Nada dejan sin castigo. pero ved aqui. se abrió delante de BUS ojos aquella cárcel de tormentos. y como Aaron en el gran incendio del campo israelítico. pongámonos tarabien nosotros por medianeros eutre Dios y ellas.

y aumentándose cada vez más se alivió. franciscano.aunque era uno solo el fuego que atormentaba á las almas allí encerradas. en sufragio de los fieles difuntos. poco padecía. la que estaba manchada de faltas pequeñas. en eufrajio de los fieles difuntos. — 41 — Añadiremos un Padre nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. suplicándole que le aliviase con sus oraciones de las gravísimas penas que sufria. Sustulisti mortuum ab inferís in verbo Domini Dei. . í Eterno Padre. abstengámonos de probocarle con nuestras culpas. suplicó al caritativo Padre que lo repitiese. Padre nuestro. ¡ah! por tus entrañas de misericordia de nuestro Dios. quedaba más abatida cun penosos oprobios. replicó aquella alma.—[En su vida. Ave Marías y Réquiem en memoria de la pasión de nuestro Señor Jesucristo. por la sangre preciosísima de Jesús. La que en vida habia sentido más el aire de la soberbia y de los honores. 5. tal oracion que me proporciona tan grande alivio: y entónces el siervo de Dios la repitió hasta cien veces. era traspasada con más acerbas llamas.) Recemos cinco Padre nuestros. Ave María y Réquiem. Apareció al B. y asombrada por tal diferencia preguntó la causa al ángel custodio que la asistia el cual la respondió: que secun las obr*s se pagaba á cada una. quienes recibirán no sólo alivio y consuelo. Ecle. El ejercicio pues en que debemos poner hoy nuestro mayor empeño sea en el de rezar muchos PadrfS nuestros con Réquiem. y en el Purgatorio ejerce la más exacta justicia. continuad. y sintiendo el difunto gran refrigerio. oh Conrado. la que más desahogo habia dado á su apetito y á su carne. y si nosotros queremos huir-de su rigor. y á la centésima el difunto cambió el tono de súplica en el de hacimiento de gracias y de júbilo. suplicándole al Eterno Padre se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo.. muerto poco ántes. quien al momento le complació. rodeado de vivísimas llamas. otro religioso de la misma órden. sino también gloria y felicidad sempiterna. sintiéndose ya libre de toda pena llamado á la gloria del cielo. SUFRAGIO. y que la cualidad de las culpas determinaba la entidad y medida de las penas. diciendo cinco veces la siguiente JACULATORIA. 48. y era grandemente atormentada la que se hallaba con mayores deudas. Justo es Dios. Conrado de Ojeda. mas en medio de un mismo fuego eran diversas las penas de cada una. misericordia. Rezando la oracion Dominical se libran del Purgatorio las almas de los difuntos. y él rezó inmediatamente en sufragio suyo un Padre nuestro con el Réquiem aeternam.

que el fuego del Purgatorio es mucho más atroz que cualquiera otra pena causada ó por la postración de la naturaleza. opuestos por sus principios. 2. Serán en hora buena diversos entre sí por su naturaleza. y poniéndolos como en alambique. no ya los cuerpos. ó por el rigor de la humana justicia. Atrocidad del fuego.'. PUNTO I . y que con semejante espíritu enciende el horno del Purgatorio. sino las almas de los difuntos en lo más íntimo de todos sus sentidos. mas por un prodigio de la Divina Justicia. y todo forma el continuado martirio de cada alma. se reúnen y conspiran juntamente á atormentar sobre cuanto puede imaginarse á las almas del Purgatorio. de los Herus. espíritu que — 43 — con la mayor actividad penetra y despedaza. Abrirá la horrenda cárcel Aquella oracion hermosa. De Profanáis y conclusión como en la página 26. contrarios por sus efectos. cap. cap. 4. extrae de ellos la esencia más pura. á Pisis libr. ¿Y qué corazon hay tan duro que no se conmueva á la suma acervidad de este suplicio? PUNTO II. ¿Podrá imaginarse incendio más vivo y más terrible que este? Ahora bien. ¡Oh que inexplicable cúmulo de penas contiene en sí mismo aquel fuego vindicativo! PUNTO ra. Que á su Iglesia fiel esposa Le dictara el Salvador. MEDITACION. libr. 25.F r . sino tantas cuantas son las varias especies de tormentos que hay en el universo.ie hay en este mundo. Igual premio á tu favor. De alli es que calor y frió. Para formarnos alguna idea de la atrocidad del fuego del Purgatorio. y el espíritu más subido. Si por tí feliz una alma Saliera de aquel tormento. men. Dios nuestro Señor reúne y acumula todo. todo á un tiempo se padece en sólo el fue-. hambre y sed. fastidio y congojas. Aquel fuego produce en las almas que lo sufren. el fuego del Purgatorio es llamado precisamente por el Profeta. según la frase de la Sagrada Escritura. Ahora se comprende bien lo que dicen los Santos Padres. y Cbron. . 30. imaginémonos que.los males q. á saber. no sólo una sensación dolorosa. espíritu do ardor. Grande será su contento. tinieblas y espantosísima luz. Bartolom. go. Dia Cuarto. todos se coligan.

libr. ó por el rigor de la humana justicia. Igual premio á tu favor. cap. todos se coligan. sino tantas cuantas son las varias especies de tormentos que hay en el universo. y todo forma el continuado martirio de cada alma. mas por un prodigio de la Divina Justicia. Aquel fuego produce en las almas que lo sufren. Atrocidad del fuego. contrarios por sus efectos. todo á un tiempo se padece en sólo el fue-. imaginémonos que. Que á su Iglesia fiel esposa Le dictara el Salvador. 30. Dia Cuarto. no sólo una sensación dolorosa. á Pisis libr. 4. Si por tí feliz una alma Saliera de aquel tormento. . opuestos por sus principios. y poniéndolos como en alambique. fastidio y congojas.ie hay en este mundo. 25. Para formarnos alguna idea de la atrocidad del fuego del Purgatorio. no ya los cuerpos. ¿Y qué corazon hay tan duro que no se conmueva á la suma acervidad de este suplicio? PUNTO n. 2. ¡Oh que inexplicable cúmulo de penas contiene en sí mismo aquel fuego vindicativo! PUNTO I I I . espíritu que — 43 — con la mayor actividad penetra y despedaza. extrae de ellos la esencia más pura. y que con semejante espíritu enciende el horno del Purgatorio. á saber. y el espíritu más subido. según la frase de la Sagrada Escritura. se reúnen y conspiran juntamente á atormentar sobre cuanto puede imaginarse á las almas del Purgatorio. y Cbroo. Serán en hora buena diversos entre sí por su naturaleza. MEDITACION. men. Dios nuestro Señor reúne y acumula todo. go. Ahora se comprende bien lo que dicen los Santos Padres. hambre y sed. Abrirá la horrenda cárcel Aquella oracion hermosa. sino las almas de los difuntos en lo más íntimo de todos sus sentidos.los males q. De Profanáis y conclusión como en la página 26. De alli es que calor y frió.F r . ¿Podrá imaginarse incendio más vivo y más terrible que este? Ahora bien. que el fuego del Purgatorio es mucho más atroz que cualquiera otra pena causada ó por la postración de la naturaleza. de los Herus.'. el fuego del Purgatorio es llamado precisamente por el Profeta. tinieblas y espantosísima luz. espíritu do ardor. PUNTO I . cap. Grande será su contento. Bartolom.

6. Apareció al venerable Estanislao Cholcoca. ¡oh Señor! de las llamas de un fuego tan cruel. con la que el siervo de Dios sintió tan excesivo dolor que exhaló un grito tal. de la cual se resintió todo el tiempo de su vida. y para ellas el bálsamo de refrigerio y de salud que sane toda llaga. y reunida con todo otro cualquier género de tormentos. y se encuentra privada de toda cualidad que la mitigue. y no permitáis jamás que caigamos en él. gimiendo y suspirando de una manera increíble. EJEMPLO. cuán terrible sea el fuego del Purgatorio.o hizo caer sobre su palma una gota de sudor desprendido de la vorasísima llama. Preguntándole la causa de tanto mal. Pues si nosotros somos tan delicados que no podríamos sostener un dedo en las llamas de la tierra. Disc. mostró la llaga producida por la ardorosa gota. respondió aquella alma. Manni in Sacr. dominico de Polonia. Si. se encuentra no ménos intensa en el Purgatorio. ántes bien librad y salvad á las infelices almas allí detenidas. Si me pides una semejanza. Trisges. y cuanto debamos hacer para evitarlo. que experimentan al presente todo género do tormentos y penas. y si quieres una prueba. Sea vuestra soberana clemenm para nosotros el escudo de defensa que piadosamente nos salve de tan gran castigo. sábete que las más encendidas llamas de la tierra. ¿qué no debemos hacer para evitar las atrocísimas del Purgatorio? ORACION.— 44 — <5 por la crueldad de los más bárbaros verdugos. y no pudiendo resistir más al excesivo temor. y al decir es'. son un céfiro suave en comparación del ardor que yo experimento. una llama. no se pudo contener en pedirle alguna semejanza ó alguna prueba que le hiciese conocer su actividad y fuerza. Salvadnos. Bapt. Rezarémos cinco Padre nuestros. cayó en tierra desmayado y ca6Í muerto. porque de cualquier especie que sea. conforme lo hallaron los otros religiosos que corriendo á su celda. ¿qué hubiera sido una chispa. que el buen siervo de Dios. extiende la mano. un incendio de aquel fuego devorador? Aprendamos de esto. una sola gota de aquel sudor fué tan penetrante y aflictiva. Ave Ma- . Joann. (como predicabadespues el siervo de Dios). La violencia del .—P. apénas pudieron hacerle volver en sí con las máa eficaces medicinas. en el vivísimo fuego encendido y alimentado por la Diviua Justicia. que despertó á todos los hermanos que dormían.4 5 fuego la penetraba y traspasaba de una manera tan sorprendente. una al ma del Purgatorio rodeada de vivísimas llamas. pues. mitigue todo dolor y haga suceder á las congojas padecidas la dulce felicidad del gozo eterno.

26. que se llega á librarlas de sus penas. si de los ardores Llego una alma á libertar! Dia Quinto. Cuán felices mis dolores. N. por la preciosísima sangre de Jesús. Eterno Padre. en sufragio de los fieles difuntos. 14. que . hagamos también hoy nosotros algunas en sufragio de ellas. L. Con las mortificaciones y penitencias corporales se satisface d9 tal modo la deuda de aquellas almas. que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. pues. Serán. Si es. muerto en grande opinion de santidad apareció á una tia suya. 53. Cap. Se rezaron las preces y se hicieron las penitencias pedidas. Otton IV. Modo con que el fuego del Purgatorio atormenta á las almas. MEDITACION. Ave María y Réquiem. Te ofreceré muy gustoso. Por conseguir.ría y Réquiem en memoria de la pasfon de nuestro señor Jesucristo. para librarle de las atrocísimas llamas que sufría en el Purgatorio. En aqueila manera. Apunt. 11. Siendo el fuego del Purgatorio corpóreo y material. PONTO I . [y particularmente de N N. SUFRAGIO. responde el Pontífice San Gregorio. De profundis ele. misericordia. por los propagadores de esta devocion. 19. y su alma despues de pocos dias voló desde aquel abismo de dolores al centro de fca delicias del Paraíso. et salvos faciam aliquos ex lilis. ¡Cuán felices mis cuidados. 2. tan efi- caz la mortificación del cuerpo unida á la oracion para el rescate de las almas del Purgatorio. Añadirémos un Padre nuestro y Ave María. Rom. Penas y flagelaciones. suplicándole que hiciese rezar en su monasterio y aun en otros. Padre nuestro. ocurrirá tal vez á alguno el preguntar cómo pueda obrar sobre las almas destituidas de toda materia corpórea.. abadesa. Dios piadoso.] suplicando al Eterno Padre. porque ¿quién sabe cuánto tiempo hará que lo esperan nuestros difuntos en aquellas atrocísimas llamas. y conclusión como en la pág. varias preces acompañadas de disciplinas. ¡Ay! tu justicia aplacar. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Tomas Cantimprat. Ad amulandum provacem carnem meam.

si bien son puroa espíritus. de fuego las entrañas. mas todos son dé fuego. la piedad que usamos con ellas la encontraremos más abundante para nosotros. Es esta una idea que nos llena de espanto y de horror. asi ántes del juicio universal lo pueden ser también. si no queremos arder en la otra en el fuego del Purgatorio. son atormentados con el fuego material del infierno. El fuego de los abismos es un instrumento de la Justicia de Dios. y purificados en las llamas de vuestro santo amor en esta vida. de los insufribles ardores del Purgatorio. que arrojan siempre llamas. que á todos nos santifique. No ven sino fiaego. ¡oh Señor! el fuego de la divina caridad en nuestros pechos y haced que arda de tal manera. se apaga también para nosotros. PUNTO I I . no respiran sino fuego. y quieren decir que aquellas almas no tienen ya el cuerpo que tenían en vida. mTb Encended vos. mas el fuego del Purgatorio se une de tal manera y se apega á aquellos desnudos espíritus. las obras maravillosas del poder divino. que siempre'arde. que les sirve como de un tormentosísimo cuerpo. no oyen sino fuego. ¡Oh fuego! ¡oh fuego del Purgatorio! ardamos pues en suma caridad en esta vida. Esforzándose los Santos Padres y Doctores á darnos alguna explicación del modo con que el fuego del Purgatorio atormenta las almas encerradas en aquella cárcel. ¡Oh cuán inexplicable es el tormento que experimentan aquellas ánima» benditas! — 40 — PUNTO ra. En el fuego están siempre. la cual puede castigar un espíritu por medio de un cuerpo. Consideremos pues. nos dicen que obra en ellas por aligación. concluye San Bernardino de Sena. pero no es ménos verdadero. lie7 . miéntras que seria una imperdonable presunción querer comprender con la corte lad de la vista del hombre. De fuego es la cabeza que despide siempre centellas. mas nuestra idea es siempre menor de lo que es en verdad. y se revuelven siempre en el fuego. mas las manos s o l de fuego: no tionen piés. de fuego el pecho. El fuego que para ellos se apaga. no tocan sino fuego. no tienen los otros miembros come los nuestros de c a ñ e .— 48 — Lucifér y los ángeles rebeldes. Nos es desconocido y sorprendente el modo. y lo son en efecto las almas humanas sin cuerpo condenadas al infierno ó al Purgatorio. como su omnipotencia anima á un cuerpo por medio de un espíritu. oh cristianos. que squellas almas no tienen como nosotros las manos corpóreas ó de carne. . haciéndonos emplear á todos empeñosamente en socorrer y librar á nuestros hermanos difuntos. de fuego todas las partes que siempre crujen. mas los piés son do fuego.

de fuego los vestidos. Los pecados y los defec'os son el pábulo de este fuego que cada uno puede encender f extinguir por sí mismo.. Se demostró un religioso rodeado de muchas y muy preciosas alhajas. Un sacerdote tenia la corona encendida y despidiendo llamas. y los otros ornamentos de una vestidura penetrante de llamas. gran devota de las almas del Purgatorio. de fuego hasta el aire que los rodWtf j ba. en memoria de la pasión' de Nuestro Señor Jesucristo. y formaban su más cruel tormeDto en el Purgatorio porque habían sido el objeto de su vanagloria en la tierra. Todo en suma era faegé en las almas que se le aparecían. lib. con la mitra en la cabeza y el báculo en la mano. en pena de su inmoderada ití-^ clinacion al juego. en la vida de la venerable Francitca del Santísimo Sacramento. en sufragio de los. •j i > Retaremos cinco Padre nuestros. la mitra.—Fr. mas los ornamentos. un caballero revolvía entre sus mano« Un mazo de abrasantes naipei y manejaba meofr»\ das encendidas. el báculo eran de fuego. pinturas y cuadros. Un obispo se le apareció revestido de los ornamentos sagrados. de fuego la signias. Un escribano empuñaba en sus manos un tintero de fuego. carmelita. Joaquín dé Simia Muría. cuanto oon más generosa mano detramaremos al presente sus afecto« en el Purgatorio. una pluma de fuego. détealt. Huyamos los defectos y los pecados y se apagará para nosotros el fuego del Purgatorio. suplicando al Eterno Padre que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. mas tado da fuego. . diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. aquellas almas no «ólo revestida* de fuego á manera de un cuerpo abrasador.garemos más felizmente á su soberana fuente en la otra. earmel. Eterno Padre.. A la venerable madre Franeisca del Santísimo Sacramento. difuntos. un sello de fuego en castigo de la poca exacti» tud con que habia ejercitado su delicado oficio. por la sangre preciosísima T5BÍ . Ave Marías y Réquiem. abrasada la lengua más que un hierro hecho ascua. se dejaban ver á menudo por permisión de Dios. por la irreverencia usada en el ejercicio del sagrado ministerio. las manos centellando de vivo fuego. mesas. EJEMPLO. porque contra la profesión da la pobreia religiosa se complacía durante su vida en adornar su celda con escogidos muebles. sino también con los instrnmantos oon los cuales habían pecado en vida: de fuego también eran estos y despedían fuego por todas partes. piedras. sillas. -la estola le servia da una cadena encendida al cuello.2. de fuego las formas.

5 3 totros. de Jesus. -ílo obn'i. Itai.t 08 ob«¿Í91d(* Bid**"» • • i •>. 2. Julio Mansinelli de la Soc. alli de término y de racompenw. 21. en sufragio de las aimas del Purgatorio. le regató un manteo de invierno.' . vió salirle al encuentro el difunto prelado. 22. en la vida del P. mitigará i aquellas almas el ardor del fuego. que todo rodeado de vivo fuego le pedia por caridad aquella capa. Padre Nuestro. mirando al P . si acaso nos aconteciese. bien notorio Grande alivio sentirás.!: Induétn illum túnica tua. César Costa. Arzobispo de Capua. PUNTO I . Habiendo las almas santas del Purgatorio triunfado ®n vida de su enemigo el demonio. el cual embozándose en ella. Calesio. pero no lo permite en la otra vida porque aqui es lagar de prueba y d t palea.Jesús. y conclusion como en la página 26. Se la quitó prontamente de las espaldas el buen siervo de Dios. Jacob. et cingulo iuo confortado eurri. Con el vestido que se da al pobre de limosna se procura alivio y refrigerio á las almas del Purgatorio.. SUFRAGIO. Si permite Dios que en su carrera mortal sean también tentados y perseguidos los justos por aquel maligno espíritu. si podemos. y sentiremos también ne- . Cap. misericordia. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devociou. P. y ellas sentirán graado alivio. Y las desnudas y tristes Animas del Purgatorio. con el cual saliendo un dia aquel religioso despues de la muerte del Arzobispo. Dale un vestido. Por tu piedad. detenia y extinguía de tal manera las ardientes llamas. Divina Justicia Vindicativa. alguna capa ó algún vestido á los pobres que están más necesitados. que lo que repare á los pobres del frió. A r e María y Réquiem. 3. « Tiende tu mano bondadosa Y enjuga del pobre el llanto. Julio Mansinelli con un vestido tan destrocado que apénas podía resistir el frió. no es justo que caigan en sus manos en el otro mundo para ser atormentadas por él. MEDITACION. en vez de quedar ésta toda consumida por el fuego. y se la dió al espíritu aparecido. algún manto A aquel que desnudo está. que sintió el difunto grande refrigerio. caer en aquellas llamas. De profundi» etc. Ahora que se acerca el invierno demos también nosotros.k í. Dia Sexto. L.

elevad aquellas infelices que padecen al seno eterno de vuestra bienaventuranza. Dice un profeta que Dios está en el fuego. ¡Ah! exclaman. y que como un artífice derrite y purifica en ardiente crisol la plata y el oro. deponga vuestra diestra el azote de la ira y del rigor. vuestra mano más de vengador que de Esposo. Vuelva á vuestro rostro la serenidad y la dulzura. ó á la manera que un diligente escultor á fuerza de golpes de su cortante cincel imprime en el duro mármol las formas del original que se propone. ¡Ah! sin méritos y perfección no se puede entrar en la gloria. no obstante les hace probar los efectos más rigorosos de su justicia. no de otra suerte Dios. escuchad á los siervos que interceden por ellas. oid estas voces pues son vocee de vuestras hijas muy amadas. Y nosotros. &> . ¿Y nos quejamos nosotros si Dios de cuando en euando nos visita con alguna tribulación en esta tierra? FUNTO II. mas el ser castigadas y atormentadas por la mano misma de Dios á quien adoran. y por uno de aquellos rasgos de bondad que os declaran Dios de las misericordias. por los demonios en el Purga- torio. porque nos habéis librado de los dientes del dragón infernal. escuchad al Purgatorio y á la tierra para conceder el cielo á quien no halla reposo hasta poseerle con vos- . damos gracias ¡oh Sefior! á vuestra piedad. Escuchad á las hijas que os ruegan.Por lo que Dios mismo es el que enciende y con su aliento aviva el fuego del Purgatorio que castiga y purifica aquellas hijas escogidas de la gracia. Vuestra misericordia se ha convertido en rigor. hace más sensibles los golpes y más pesado el azote que los hiere. hiere repetidamente á aquellas almas afligidas hasta que esculpe en ellas la imágen de su perfección. ¿qué es lo que hacemos para merecerla? PUNTO ra. y lo liquida para fundirlo y reducirlo á vistoso trabajo. Señor. forma para ellas un título da distinción y complacencia. haciéndolas dignas de la gloria eterna del cielo. Tales son sus deseos y tales también los nuestros. con el severo azote de su Justicia. y nosotros no sentimos sino los dardos de vuestro encendidísimo enojo. resplandezca en vuestros ojos un rayo de clemencia y de gracia. mas ¡ay! cuán aflictivo es para nosotros mirar vuestro rostro más de Juez que de Padre. La consideración de no ser aquellas almas Atormentadas. ¡Oh Padael ¡Oh Juez! ¡Oh atormentador! ¡Oh Esposo! ¡Ay! apiadaos de quien no dssea ni suspira sino por vos! ORACION. si entre las llamas de aquella encendida cárcel el Sefior limpia y purifica á los hijos de Leví para hacerlos dignos de sí. Oíd. y si bien las ama tiernamente.

arrepentido el Teólogo de su negligencia. et quam severe puniat no se puede humanamente comprender cuán rigurosos son los juicios de Dios y cuán severamente castiga cualquier defecto. y un maestro de Teología que habia sido su gran confidente. que de sublime Teólogo de los divinos misterios. que emplea toda la fuerza de su omnipotencia para purificar con el más vivo fuego las almas y hacerlas dignas del Paraiso. nemo credit quam disiriete judicit Dtus. se le apareció una noche quejándose amargamente de tal descuido entre los más acerbos dolores. pasó á eer un vivo modelo de perfección cristiana. suplicando al Eterno Padre que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. la obligación que tenia cada sacerdote de celebrar tres misas por el alma de cada difunto de la misma religión. en sufrajio de los fieles difuntos. es decir. JACULATORIA. ofreció en los tres siguientes dias el augusto sacrificio del altar en sufragio de aqueila alma con tanta devocion. Murió en el convento de loi religiosos menores ida París un religioso apellidado el angélico por su vida angelical. L.—Fr.— o« — EJEMPLO. que consiguió librarla del Purgatorio. Mauro U/ysupone en la Orden de los Men. y purifica toda mane ha y defecto contanto rigor de justicia. maestro quiso excusarse diciendo que no habia pensado jamás t\ue u n a perfección tan sublime hubiese necesitado refinarse en el fuego del Purgatorio. Rezaremos cinco Padre nuestros. A cuyas palabras. creyendo que por la alta perfección á que llegó en la tierra. Mas keu respondió aquella alma. fuese hecho desde luego feliz comprensor en «1 cielo. y haga que nos demos á la más exacta observancia de nuestros propios deberes. 4. misericordia. halla en los más puros es- píritus cosa de qué reprenderlo g . de quien ae los prometía aún mayor#s. diciendo cinco veces la siguiente . Ave Marías y Réquiem en memoria de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Santifíquenos también á nosotros la misma lección. por la preciosísima sangre de Jesús. 7. aunque sabia bien la costumbre de aquel sagrado asilo. los acostumbrados sufragios de su amigo. 2. Los cielos no son limpios delante de sus ojos. de lo que asombrado el P. sin embargo dejaron de ofrecerlas esta vez por el alma de dicho religioso. no fué ménos eficaz para el religioso vivo. Mas si tal leecion aprovechó al difunto. Pero ¡ciián falaces son los juicios de los hombres! Aquel religioso que se creia tan perfecto cayó en el Purgatorio. Ave Ma- 8 . dónde esperando en vano. el cual se dedicó despues tan de veras á santificar su vida. P. Padre nuestro. C. Eterno Padre.

Esta es la voluntad de Dios. Lenitivo á su dolor. Tres dolorosas miradas echa el alma sobre la vida pasada. 8. con amor. y conclusión como en la pág. 13. PUNTO I. SUFRAGIO. si los tenemos. que como nosotros perdonamos á nuestros enemigos las ofensas. y Ave María por ios propagadores de esta dovocion. La justicia de Dios es inflexible. que no dejará Dios de pagar perdón con perdon. La segunda pena del Purgatorio. teniendo entre las manos al reo. pero jamás se deja vencer en cortesía. cuántos afectos desordenados podia haber reprimido? ¿Cuántas palabras ociosas. ¿Cuántos pensamientos. Dia Sétimo. Una viuda rica en Bolonia.26. á cuyo hijo dió muerte un forastero. Añadiremos un Padre nuestro. Si queremos. non ut allis sü remessio. De pro fundís ete. y con la primera ve cuánto mal podía haber evitado y no lo evitó. asi casi por igualdad perdone él á los difuntos la deuda de sus culpas. pues. anticipémonos nosotros con perdonar á nuestros enemigos las injurias. más cruel que el mismo fuego. MEDITACION. 8. sino ántes bien con cristiano heroísmo le protejió y le instituyó heredero en lugar de su perdido hijo. Voluntas est. Pena del gusano 6 sea del remordimiento. volts antem tribulatio.—Nicio Erytrio Ejem. que libró inmediatamente de las penas del Purgatorio al jó ven difunto. que perdone la deuda de sus penas á las almas del Purgatorio y las reciba en su corte.ría y Réquiem. Si de tu fiero enemigo Las ofensas perdonares Y en vez de venganza ansiares Paz. Un rasgo tan noble de aquel corazon agradó tanto al Señor. en sufrajio de las almas del Purgatorio. Por consiguiente el ejercicio de este dia sea el reconciliarnos con nuestros enemigos. cuántos actos indecorosos podia haber omitido? ¿De cuántas debilidades y de cuántos escándalos podia haber huido? Y no . es la del gusano de la conciencia. gran consuelo.. unión y eterno amor: También las almas pacientes Perdón obtendrán del cielo Gozarán paz. no sólo no le entregó á la justicia. amor. ó sea del remordimiento que se 6iente por los defectos de la vida pasada. y con hacerlos participantes de nuestro amor. 2 Cor. el cual lleno de júbilo y todo resplandeciente se dejó ver á su virtuosa madre en el acto que volaba al cielo. sed ex aequalitate.

ve por último. y para que ñas gsfnemos un lugar distinguido junto á vos en el cielo. Con una segunda y más penetrante mirada que la traspasa profundamente. la adornó de conocimiento y de libertad. y cuando más se acerca el alma á Dios con la perfección de la caridad en esta vida. dejó pasar muchas ocasiones de obrar el bien. muchas gracias del Señor. que con haber evitado. el alma en el Purgatorio. se resfrió en los ejercicios de piedad. se dignó apacentarla con los santos Sacramentos. ¡oh cristianos! gozar la más sublime gloria en el cielo? esforcémonos en ser los más virtuosos y perfectos en la tierra. Con tantos estímulos y auxilios debía. ¡oh cristianos! no caer jamás en pecado.— 60 — pudiendo ménos de reconocerse culpable mientras hubiera podido no serlo. siente un grande dolor. ineficaces. el lugar que le ha sido destinado en el reino eterno. para que crezcamos en toda suerte de bienes. ve el alma en el Purgatorio el bien que podia haber hecho en vida y no lo hizo. y llegado á la máa alta perfección.oh Señor! para que nos hagamos cuales vos nos deseáis. PUNTO II. y con haber obrado todo el bien que le era posible. y con una exactitud más constante en el servicio de Dios. aumenta á proporcion los grados de gloria. . no tanto por el daño que se ocasionó á sí misma. Pero ella. fortalecerla con gracias celestiales. ¿Deseamos. Las almas del Purgatorio. tanto más se allega á él en la otra. Porque es indudable. como estaba en su mano. Dadnos gracia. llora y suspira por no tener ya tiempo de recuperar lo perdido. perfectos y semejantes á vos. á pesar de todo. aquel á quien la conciencia no remuerde de algún delito! Procurémos. ¿Qué más pudiera haber hecho el Señor para hacerla fructificar para su eterna salud? La hizo nacer en el seno ' de la fe. é hizo por culpa suya. Nosotros. ¡oh cristianos! podemos aún repararlo — 61 — con un fervor mayor. empero. porque faltaron en alguna de estas . seria mucho más glorioso y resplandeciente su trono en el Paraiso. atentamente. atraerla á sí con el ejemplo de los buenos. pero al mismo tiempo conoce y mira con dolor. tantos defectos. se detuvo muchas veces en el camino. Con otra mirada más sublime hácia el cielo. otras anduvo á paso lento. pues. ¡Oh. A vista de tantas negligencias. cuanto por el disgusto que ha dado á Dios. ¿Y por qué no lo hacemos? PUNTO III. verdaderamente feliz. para que huyamos de todo mal. cada grado de mérito. á manera de gigante. ORACION. haber corrido velozmente por el camino de la santidad. que habiendo muchas moradas en aquella patria bienaventurada. pues.

Daniel Bar. [y particularmente de N. gran siervo de Dios. semejante al reverbero de una encendida llama que ardiese en el fondo del altar. que llorar en el Purgatorio un tardío deseo y arrepentimiento.] suplicando al Eterno Padre. para mandarle celebrar un misa en sufragio dp su difunto esposo. asi también nosotros saquemos igual fruto pensando que es mejor resolverse ahora á un tenor de vida más regular y perfecto. sacaron de ella ánimo para evitar en lo sucesivo toda clase de pecados. de la Compañía da Jesús. un resplandor que ondeaba. hacia la confesion de su vida pasada. por la sangre que derramó su divino Hijo. por la preciosísima sangre do . Rezarémos cinco Padre nuestros. quedando aquel sacerdote en éxtasis por largo rato. tolo. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Eterno Padre. Concluido el sacrificio. deseaban con impaciencia la baronesa y sus compañeros. en aquella expresión de la Sagrada Escritura: Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor.cosas. y se acusaba de las culpas cometidas. y asi como los que la oyeron.—P. y para enfervorizarse siempre más en la carrera del bien. 5. La baronesa Sturtón en Inglaterra. L. de la que continuamente se alimentan en aquel abismo profundo. particularmente de los disimulos que usaba en la córte. Más que las palabras. en sufragio de los fieles difuntos. con llamarlas á la corona y á la gloria. pues demasiada amarga es su aflixion. llamado Juan. comenzó á referir que había visto un basto recinto lleno de vivo fuego. EJEMPLO. cabalmente despues de la consagración hasta el fin del Memento de los difuntos. que el buen religioso les hiciese saber la causa de tan larga demora y del resplandor tan vivo que reverberaba en la pared. 7. en la ffist. que se apiade de sus almas. N. Y prorumpiendo entónces el siervo de Dios. pagan rigurosamente la pena en aquella cárcel de dolores entre los continuos remordimientos de su espíritu. Juan Cornelio. aquietadla con la remisión de la pena debida á las culpas que cometieron. Ave Marías y Réquiem. en medio del cual. y á la mitad de la misa. por los cuales pagaba tan rigurosa pena: y lloraba por el bien espiritual omitido por respetos humanos. C. fueron las lágrimas con que acompañó su narración aquel buen religioso. llamó un dia al P . en memoria de la pasión de nuestro Señor Jesucristo. cuyo daño conocía entónces ser incalculable: é imploraba con los gritos más penetrantes la piedad de los fieles para obtener de la misericordia de Dios la pronta remisión de sus culpas. Tranquilizad. veían sensiblemente los circunstantes en la pared lateral de la capilla. ¡oh Señor! su conciencia. de Ing. el alma del barón con los más dolorosos gemidos.

Una alma léjos de Dios es un objeto fuera de su centro. será derivada de la misma alegría de nuestras conversaciones sociales. Ant. para alegrar la conversación de sus buenos amigos. Graciano Punzoni. Padre nuestro. Podéis muy bien distraeros En fiestas. una porcion de confites y dulces con el pacto. Si quod solatium chariiatis si quae societas spiritus implete gañdium mevm. FüNTO I. SUFRAGIO. Dia Octavo. con la piedad para con los difuntos. Graciano Punzoni. dice el Crisòstomo no pueden compararse con el sentimiento de comparecer indigno á los ojos de la Majestad Divina y de ser desechado de su presencia. 2. El piadoso Arcipreste de Arona. ele. Añadirémos un Padre nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. cuanto qué. mano á mano se tomase una porcion de ellos. MEDITACION. Que sean participantes Y sus penas calmarán. ó hiciese . y á quien tocara la última.>0¿<f ¿ Haced piadosos y amantes.—Marc. Prociíremos también nosotros santificar el trato y sociedad con los amigos. mas hagámosles también participantes de ellos. mandase celebrar alguna misa. en la vida del ven. y aunque lo está por poco tiempo.. «j . 1. 1 J ? Daño. r . — 65 — Rossa de la Soc. . el ser por culpa suya le hace su estado tan amargo que no hay lengua creada que lo pueda explicar. Philip. con raro ejemplo. misericordia. De profundis. con algún caritativo oficio de socorro espiritual. ¿Y nosotros tantas veces peído« 9 . Cien y mil mil penas d©' sentido redobladas. . y conclusión cono en la página 26. Mas tened. sino ántes bien de recreo á los jugadores. aunque inocentes. De £ste modo. que consiste en »separación de Dios. sin embargo. En las conversaciones de los amigos y los divertimientos sociales no nos olvidemos de nuestros difuntos. la cual les será tanto más agradable. 8. Y del placer que oa^egr¡& .¡.algún otro sufragio por los difuntos. el juego no Eervia de peligro ni de remordimiento. ut idem sapiatis charitatem habentes. Pena c de . de Jesus. Ave María y Réquiem. • La pena más gran de que se sufre em iel Purgatorio es la de daño. c.— 64 — Jesús. solia colocar sobre la mesa de juego. de que quien fuese vencedor en el juego.. siempre presentes A los que sufriendo están. y do alivia al Purgatorio.

y conelusion como en la página 26. 1. y do alivio al Purgatorio. será derivada de la misma alegría de nuestras conversaciones sociales. y á quien tocara la última. . Dia Octavo. solia colocar sobre la mesa de juego. Mas tened. para alegrar la conversación de sus buenos amigos. Padre nuestro. en la vida del ven. Ave María y Réquiem. sino ántes bien de recreo á los jugadores. Procuremos también nosotros santificar el trato y sociedad con los amigos. El piadoso Arcipreste de Arona. etc. que consiste en ^ s e p a ración de Dios.—Marc. — 65 — Possa de la Soc. 2. Que sean participantes Y sus penas calmarán. dice el Crisòstomo no pueden compararse con el sentimiento de comparecer indigno á los ojos de la Majestad Divina y de ser desechado de su presencia. mandase celebrar alguna misa. r . FÜNTO I. De £ste modo. sin embargo. de Jesus. Ant. una porcion de confites y dulces con el pacto. y aunque lo está por poco tiempo. el juego no Eervia de peligro ni de remordimiento. Graciano Punzoni. Cien y mil mil penas d©' sentido redobladas. ' Daño. la cual les será tanto más agradable. misericordia. siempre presentes A los que sufriendo están. 8. De profundis.. Pena C de . c.[. ¿Y nosotros tantas veces perde« 9 . con algún caritativo oficio de socorro espiritual. Si quod solatium chariiatis si quae societas spiritus implete gandium meum. . con raro ejemplo. Y del placer que oa'Alegra ¿ Haced piadosos y amantes. cuanto qué. En las conversaciones de los amigos y los divertimientos sociales no nos olvidemos do nuestros difuntos. MEDITACION. ut idem sapiatis charitatem habentes. SUFRAGIO.. La pena más gran de que se sufre eai iel Purgatorio es la de daño. el ser por culpa suya le hace su estado tan amargo que no hay lengua creada que lo pueda explicar. ó hiciese . Una alma léjos de Dios es un objeto fuera de su centro. 1 J ? >. mas hagámosles también participantes de ellos. aunque inocentes. Podéis muy bien distraeros En fiestas. Graciano Punzoni. mano á mano se tomase una porcion de ellos. con la piedad para con los difuntos.— 64 — Jesús.algún otro sufragio por los difuntos. Philip. de que quien fuese vencedor en el juego. Añadirémos uu Padre nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion.

damos. A las almas del Purgatorio les fué ya levantado'el destierro del mundo. A vo8< lefe inclina la naturaleza como á su último fitfjá vos las dirige la gracia como á su cénfcro bienaventurado. que prefería el destierró'é'thvocaba la muerte deplorando su suerte con tan amargo llanto1. u n a e s o í G ob aoj íadma v..jmei. y hechos Viles esclavos de la culpa. para que sean consoladas con la vista de 6ú ttttfBI P8fireF 9 C l ahito \ aa iáuo Y¿ ORACION. murmura. tal es igualmente el estado d¿l alma . ¡oh Señor! en suá ardientes deseos. sino que penetran hasta el cielo.más se sjei# jfista áaNá^íyi -si de ningún modo 1&'experimentamos. cuidado algupo? Bien se v e q u e estamos animados por los . PONTO ni. PONTO II. Nosotros ¿qué ánsias sentimos del oír <4 U m 1 cuanto. en el feliz momento de uniVsíÜ T)ÍOS. que no sólo hacen resonar las bóvedas de aquella Cárcel. están seguras de la glotfa^él Paraíso. tanto . y sus deseos. que convirtió.mos á Dios sin. Consoladas pues. pero le fué prohibido al mismo tiempo comparecer en su presencia. más separado. brama é intenta abrirse paso por todas partes. C Tal pirohibicion f u é tan sensible á u^iel' iiíi grato corazon. Cuando una alma queda libre de los lázos del cuerpo se abstrae. No hay f&ra ellas sino Dios por quien á cada instante suspiran. desean ardientemente unirse á vos.:.fuerza que un cuerpo grave es impelido hácia su centro. oh Señor. pOT decirlo así. p'éfo por sus iñvperfeccióríe8!nb>'p\iéde la Justicia Divina admitirlas á la visióti^ifití»fica de su rd&rt) divino. con más. es llevada á Dios: semejante á un caudaloso rio que dividido en su curso en varios arroyos. de todos los sentidos. reuniéndose despues en un solo cause vá-á-desembocar con grande ímpetu en la mar. del mondo se vive. »oldoQ Consolad. á () vos las lleva el amor comó al objeto suspirado. á vos las impele el deseo eo'lno á blanco de sus afectos. se^eshaeejnsje 'despedazaré inquieta en sua •e0pgo|as¿£»O:haHa paz ni descanso basta que no llega a l i e n o del sumo bien. es ífdd icio de que somos en un todo del :mttaáo. sus suspiros y gemidos son tan continuados y profundos.y:no de Dios. | Ah! lleguen alguna vez'también á nuestros oidos pará' movernos á interponed lo^más fervorosos oficíós con la soberana clemencia. él'réal^alacw en un teatro de tristeza y de dolor. deja él mundo y con todas sus facultades. consóladlas en sns incesantes suspiros con daros á ellas prontamente en premia. á aquellas -álmas que .¡Ün . sintiéndose detenida por la divina justicia en ePPurgatorio se aflije. se incha.sentidos. pfero si antes de entrar en-él-encuentra un fuerte obstáculo que lo ^ t i e n e . yol 'f naiBcconcüiado Absalón con David le obligó -éste á volver á la corte. Están' defófaidáfc en aquel lugar de expiación.

— 68_—
bienaventuranza, en corona de su irresistible
afecto.,
Ja /'í-ielaio eup
EJEMPLO.
No
«olamente
por el continuo ejercicio de
T0
las más heTÓicas virtudes religiosas, sino mucho más poT las austerísimas penitencias con
que maceraba BU carne subió á tal grado de
perfecoion Fr. Antonio Corzo, capuchino, que
arai-tenido comunmente en grandísimo concepto de santidad. Pero llegado el fin de sus dias
no pudo 6ubir. derechamente al cielo sin pasar
i n t e » joser detenido en la penosísima cárcel
del Purgatorio, de donde habiendo salido por
permisión divina, se dejó ver al enfermero del
convento en el estado más deplorable; el cual
vuelto en sí de la primera sorpresa, ¿cómo,
dijo-, ohlí Fr, Antonio condenado al Purgatorio,
vos á quien creiamos en lo alto de la gloria?
¿Y cuál es y cuán grande la pena que sufrís?
Doble es la pena, contestó el difunto, que yo
padezco. La del sentido, es tan grave y tan atroe, que no se puede explicar; mas la que no
tiene comparación y supera á toda idea, es la
pena de daño, que me priva de la visión beatífica del sumo Bien. Faltándome este, todo
me falta,:y seré siempre la criatura más infeliz miéntras estuviere léjos de él: Por lo cual
encomiéndame á todos loa religiosos para que
me ayuden-eficazmente con sus sufragios, porque yo no puedo estar más sin mi Dios. ¡Olí
Dios! |oh Dios! Hacednos comprender final-

mente qué cosa sea estar léjos de vos, para
que evitando todo peligro de perderos en esta
vida, podamos unirnos con vos sin dilación alguna en la otra.—Anal, ele los PP. Capuch.
año de 1548.
Rezaremos cinco Padre nuestros, Ave Marías y Réquiem en memoria de la Pasión de
Nuestro Señor Jesucristo, en sufragio de los
fieles difuutos (y particularmente de NN.)
suplicando al Eterno Padre, que se apiade de
sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo, diciendo cinco veces la siguiente
JACULATORIA.
Eterno Padre, por la preciosísima sangre
de Jesús, misericordia. Padre nuestro, Ave
María y Réquiem. Añadiremos un Padre nuestro, y Ave María por los propagadores de esta devocion.
SUFRAGIO.
In conlritione filiae popule mei oculus meus
ajjictus est, nec tacuit, so quod non esset tequies Trhen. 348. Al profundo penar de las
almas del Purgatorio acarrea mucho alivio la
mortificación de los ojos, que no dejaremos de
practicar en su socorro.
Todos los miembros del pacientísimo Job,
estaban cubiertos de hediondas úlceras; pero
él no tanto se quejaba de estas, cuanto de los
ojos, á los cuales se negaba la vista del sumo
bien que es Dios. In amaritudinibus moratur

pculus meus; cur faciem tuam abscondis? Como si dijera, explica admirablemente Tertuliano, es el dolor de los dolores, mí mayor
tormento el no poder veros todavía ¡oh mi
Señor! De oculo quaeritur, qui Mus in tormentis positus est. Pero tormento más cruel, y
àtfc fôi'ëe bis almas
del Purgatorio, quV suspiran con mucho mayor deseo par la vista de Bios,'y para apresurársela, mortifiquemos nuestros ojos cerrándolo? á los objetos' m'undanos, que cuanto :rás
cerraremos los nuestros más se abrirán los suyos para ver claramente el rostro de Dios.—
Job. C. IT. 2. Tertul de Penii.
7 De pro fundís,.età., y conclusión como en k
pág. 26. : ;< • : .->•.
' ;. v : :'.[
, Lograreis que vuestros ojos
H u y a n de miradas vanas,.
,
,
Si de las pdmp£s mitadanas
.V

«»a

:

'i !

Encontrarán
Y fijarán en
Sus miradas
'
'
iO

un consuelo,
el cielo
en Jehová
,8010 801 ai

• > y-» I I
.doL oinis'i
oioq v;.> mmmmy.

y-»

ftòf

:

Intensidad déla pena de Daño.
OÍDna íeb aJaiv ¿1 R C ^ g ^ a e esíáuo r-oí h .aojo
La pérdida W W Ù j t ó , és 1 'tanto más sen-

— 7| —
3ible, cuanto más se conoce su mérito, se aprecian
y so le profesa mayor
que aumentan ía pena de 4*uo en 'él Purgatorio. ¡Oh
cuán sublime conocimiento tienen de Dios aquellas almas h ^ d i t a s i Le conocieron en vida
con la luz de 1;; razón, con ía luz de la fe, y
con las ilustraciones especiales de su gracia;
pero mejor le conocieron aí salir de este mun"dó,! y séñíiladamente cuando en el juicio particufar des pues de la muerte fueron presentadas á él, y él imprimió en su mente tan viva
imágen de sí mismo, que de ninguna otra cosa puede ocuparse ya su entendimiento sino
dé Dios. Y nosotros ¡oh cristianos! volvemos
por-Ventura el pensamiento", hacia nuestro Dios?
ijoodpaid c f e o - i o a ^ j ^ aoo *í¿;q B^JÍÍOT^
Dél conocimiento dél : enténdimiento, nafete
la deliberación de la voluntad, y si el objeto
contemplado por lk mente es bueno, nos sentimos atraídos hácia él, y se engendra en nües, tro corazoh el amor. Pero, ¿quién más bueno
que Dios, que es 18 fuente de la verdadera
bondad, el piéfago de toda perfección? De aqui es, que al dirigir sus miradas hácia á él,
tanto por el natural deseo, cuanto por los impulsos de la caridad, se aviva y se enciende
de tal modo el amor; divino en las santas almas del Purgatorio, que ya son todas y enteramente de Dios, y arden todas por Dios; pero
entre tanto están allí detenidas^ están priva-

- 7 2 —_
das de la vista del amado bien. Imaginémonos, pues, las ánsias y el dolor que las ator«
menta. ¡Ahí ¿por qué es tan frío nuestro corazon? ¿Cómo no se inflama también en el amor
divino? Amemos sumamente á Dios en esta
vida, y entóneos podremos esperar gozarle sin
demorarnos largo tiempo en el Purgatorio.
PUNTO

m .

Dios no solamente es bueno en sí mismo, sino que es bueno también con nosotros, y cada
dia nos colma de sus beneficios. Cuanto tenemos todo es suyo, cuanto tendremos lo habremos sólo de él. Sea en el alma, sea en el cuerpo, en esta vida ó en la otra, él es autor de
todo nuestro bien. ¿Cuánta, pues, debe ser la
gratitud para con tan generoso bienhechor?
Bien lo sienten las almas del Purgatorio, las
cuales, en la economía de su eterna salud, reconocen una á una las gracias á ellas dispensadas por el Señor. Bien quisieran mostrar
á sus piés, su reconocimiento, y darle las debidas gracias; pero el momento feliz no ha llegado todavía, y cuanto más se retarda, tanto
más se aumenta su pena. Nosotros podemos
anticipárselo con sufragios. ¿Y por qué no lo
hacemos?
ORACION.
¡Ah! Señor, vednos aqui'prontos á hacerlo
todo para librar del Purgatorio á aquellas almas, y enviarlas felices para siempre al cielo.

- 7 3 —
Acreciéntese su luz de gracia con su luz de
gloria: Sáciese la llama de su puro amor con
la posesion del Sumo Bien: Apáguese el sentimiento de su gratitud con el anhelado desahogo á los piés de su bienhechor. Dignaos, ¡oh
gran Dios! dar cumplimiento á sus fervorosos
deseos, que nosotros prometemos por ellas, humillar siempre nuestro entendimiento en obse*
quio de la fe, consumid nuestro corazon en un
incendio de caridad, consagrad todo nuestro afecto en veneración y agradecimiento hacia
vos, á quien rogamos que acepteis nuestras
humildes ofertas, en rescate de aquellas infelices almas que tanto padecen.
EJEMPLO.
El alma de una piadosa matrona muerta en
Luxemburgo, empezó á aparecerse en la fies4 ta de todos los santos, á una devota doncella,
pidiéndole sus sufrag os. Cuantas veces iba
ésta á la iglesia, y se acercaba á la mesa eu, cari, tica le seguia aquella alma, la cual, á la
elevación de la hostia sacrosanta, se inflamaba
en el rostro de tanto ardor, que parecía un serafín del cielo. Pero fuera del templo no se
dejaba ver jamá<; por lo cual le preguntóla
doncella, qué quería significar con aquello, y
exhalando ella un profundo suspiro: ¡Ah! tú
no sabes, exclamó, cuán gran pena sea el estar
léjos de Dios! No hay comparación que lo pueda exprosar. Vivísimo es el deseo, intolerable

10

— 74—
si ánsia, inmenso el ímpetu que me lleva á
Dios, y el carecer de él por castigo, me pone
en tanta 4esolacion, que es nada el mismo intensísimo fuego que me rodea. Para mitigar
su aspereza, el Señor me ha concedido veuir
al templo, y adorarle en su casa, en la tierra,
hasta que ilegue á gozarle en su corte en el
cielo. Y aun bajo la sombra de los místenos,
su presencia, consuela tanto á mi espíritu, que
vivo sólo por él, ¿qué será cuando llegue á
verle claramente en el cielo? y diciendo esto,
rogaba á la devota jóven que le acelerase tan
feliz momento con sus piadosos sufragios, los
que se apresuró ella á acumular con tal empeño, que á diez de Diciembre la vió más resplandeciente que un sol, volar al seno de Dios.
¡Oh alma bienaventurada! Dios es el centro, el
fin, el todo de la criatura racional. Fijemos
bien esta máxima en nuestra mente, y no buscaremos en la tierra otro bien que á Dios, y
en la otra no tendremos sino á Dios por nuestra eterna recompensa.—P. Joan E. Nieremb.
de la Herm. de Dios, lib. 2, 11.
Rezaremos cinco Padre nuestros, Ave Marías y Réquiem, en memoria de la pasión de
nuestro Señor Jesucristo, en sufragio de los
fieles difuntos, [y particularmente de N. N.]
suplicando al Eterno Padre se apiade de sus
almas, por la sangre que derramó su divino
Hijo, diciendo cinco veces la siguiente:

- 7 5 JACULATORIA.
Eterno Padre, por la preciosísima sangre
de Jesús, misericordia. Padre nuestro,. Ave
María y Réquiem.
Añadiremos un Padre nuestro y Ave María,
por los propagadores de esta devocion.
SUFRAGIO.
Parasii in eonspectu meo mensam adversus
eos qui tribulant mae. Psalmo. 22, 5. La mesa eucarística, ha preparado á los mortales,
para calmar también las tribulaciones y las penas de las almas del Purgatorio.
Entre copiosos torbellinos de llamas, apareció un dia á un siervo de Dios, un amigo suyo difunto, quien con extremo desconsuelo le
dijo, que estaba privado de la vista de Dios,
por la poca frecuencia, y por la tibieza con
que durante su vida se habia acercado á la
sagrada mesa, por lo cual le suplicaba que hiciese por él una comunion sacramental, con el
más grande fervor de espíritu, esperando en
virtud de la misma, verse libre de sus penas.
Correspondió el siervo de Dios prontamente á
la piadosa súplica, y obtuvo la gracia deseada,
dejándose ver despues de la comunion el alma del difunto, rodeada de luz, en el acto de
elevarse á la gloria. Estimúlenos, pues, también la caridad, á alimentarnos con esta carne
divina, en sufragio de los difuntos, puesto
que al decir de san Buenaventura, la comu-

De praparat Miss. mas no lo pueden conseguir hasta que no queden plenamente purificadas en las llamas. 26. que el amor no satisfecho es el más cruel tormento del corazon humano. que es mucho más cruel el fuego que las quema en lo interior. que el que las abraza por de fuera. De pro fundís. es la pena de daño que padece el réprobo en el infierno. El amor. Atendido el perfecto amor á Dios. pues. Que os tiene Dios prevenida. y nosotros.. Resignación de las almas del Purgatorio. Acercaos á la gran mesa. y no poderlo gozar por demérito. ¡oh cristianos! de arreglar un afecto tan vehemente. Por lo cual. de vida Y lograréis su favor. hieren y despedazan de tal suerte su ánimo. como en k pág.7 7 — cia del amor con que las almas del Purgatorio. 6. amar á Dios libre y necesariamente. ¡ Ah! Ciertamente. PUNTO II. Dia Décimo. y conclusión. las eleva y las ábate. Conocer que Dios es el último fin de la criatura racional. y con alternarse de continuo los afectos contrarios. Por el grandísimo amor que las almas del Purgatorio tienen á Dios. C. si no las quita del . cuanto más suspiran por ver á Dios estimuladas por el amor. al mismo tiempo las mueve y las detiene.— 76 — nion es uno de los medios más eficaces para alcanzar la eterna bienaventuranza. En ese instante dichoso Pedid á Dios con anhelo. Trahat te ad comunicandum chantas. es la pena de daño propia del Purgatorio. etc. La paz del alma es la felicidad del hombre.—Blosio in monili spirituali. MEDITACION. desean en todo instante unirse á él. cum ad réquiem difunctorum nihil efficacius ínterpellet. PUNTO I. otro tanto desean no verle. las enciende y las hiela. forma una gran parte de sus penas. que casi las hace superiores á las del mismo infierno. la vehemen- . añade tanta intensidad á sus penas. animadas de la gracia suspiran por su Dios. pues. y desgraciadamente no poderle amar. detenidas por sus deméritos. Cuidemos. y la resignación. deben las almas del Purgatorio estar resignadas en sus penas. Gustareis el pan. y si el ódio que por carecer de la gracia tienen contra Dios los infelices condenados. ¿cómo amamos la paz y la procuramos con las obras? PUNTO ni. Que lleve á gozar del cielo Las almas que castigó.

Porque por lo mismo que están aquellas almas más resignadas en la voluntad de Dios. ¡oh madre! le contestó. y miéntras despues de su muerte la encomendaba á Dios con gran fervor. Por consiguiente. perdona. De lo que maravillada la Santa. EJEMPLO. se deshacen por serlo lo más pronto posible.todo en la tierra. que tú demuestras? ¿Asi correspondes al celestial esposo. en la flor de sus años. Estoy. á fuerza de sufrimientos. y temerosa de presentarse delante de su divino esposo Jesús. y sed generoso también vos pon ellas. es verdad. divertimientos y placeres? Confundámonos. estoy destinada para esposa del Cordero inmaculado. pues en virtud de su misma conformidad desean hacerse enteramente dignas de su amor. y hasta que yo no sea enteramente perfecta. jOh cuánta confusion nos causa. quien se abstendría de ella por más tiempo por tal de aún más merecerla. Es bien digno de vuestra gloria. confirmada en la gracia. pero con el semblante triste. volviéndose hácia ella. ¿Y podremos nosotros esperar obtenerlo si 110 nos enmendamos perfectamente de nuestras eul* . y conociendo que no lo son todavía. Pero en el Purgatorio no es asi. ántes de unirse en un abrazo eterno con el bien adorado. ¡Ah! Por esta misma resignación dadles. Todavía ofende su purísima vista alguna pequeña mancha. le dijo. mas conviene purgar perfectamente toda clase de defectos. . Santa Gertrudis amaba. que mi estado no me permite aún acercarme á él. perdonando todas sus pasadas faltas . ¡oh Señor! nuestra conducta! Nosotros nos humillamos al considerar la admirable resignación de las { almas del Purgatorio. ¿qué pereza es esta. y á veces se hace agradable lo que se padece. ¡oh Señor! los generosos sentimientos de aquellas almas. y enmendémonos como es debibo. cuanto más padecen más desean padecer. pues. y asi piensas hacerte digna de él? A lo que la prudente virgen. como él lo desea. arrebatada en espíritu vióla estar en la presencia del Salvador. endulza de tal modo su emargura que disgusta ménos. por las excelentes virtudes de que estaba adornada. No merece ya penar quien está dispuesto á sufrir tormentos mayores. ¿Qué especie de martirio es este tan inexplicable? Y nosotros. y no se " sacian jamás de sus tormentos. son también más atormentadas. A* ceptad. no me atreveré jamás á entrar en aquel gozo celestial que no sufre mancha de imperfección. joh cristianos! ¿no buscarémos sino rosas y flores. á una virgen á quien pingó al Señor de llamar asi. ORACION. ¡oh gran Dios! la libertad. engalanada con un precioso vestido y radiante de viva luz.7 9 y admitiéndolas en el goce de vuestra eterna felicidad.

misericordia. Que otros pechos y otros labios Infirieron á Jehová. María Marquesen los Diar. Erna. MEDITACION. y se resignaban de buena voluntad las religiosas. La esperanza unas veces sirve de consuelo. Blos. Procuréiaos también nosotros. Separad d^ vuestra mesa Los vinos y los licores. spirit. por medio de la caridad..—Dorn. pues el licor de que nos abstengamos. Ave Marías y Réquiem. Meditad en los ardores Que otros sufriendo estarán. Padre nuestro. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. Consuelo y tormento de la esperanza. De pro fundís. en satisfacción de su vivo y contrariado deseo que tanto las angustia. como en lap. 13. PUNTO I. 7 . en lu vida de Sta. para hacer ejercitar la virtud. Eterno Padre. SUFRAGIO. mortificándonos á menudo por propia elección. Ave María y Réquiem. por la preciosísima sangre de Jesús. En el monasterio de Santa Margarita. resignarnos en las mortificaciones que se ro3 ofrecen en la vida. Día Undécimo. Non dabuni eis potum calicis ad consolandum supermortuos. había una regla de no beber jamás fuera de las horas acostumbradas. la cual. La virtuosa abstinencia en la bebida. un refrigerio á aquellas almas que penan.. S de Mayo. ele. in monil. c. [y particularmente de N. Con esto habréis conseguido Satisfacer los agravios. Jerem. solía endulzar la negativa con reflexiones morales — 81 — de sobrellevar aquella abstinencia en obsequio de la gran sed que padeció Jesucristo en el Calvario. servirá de alivio * á nuestros difuntos. si por ellos la practicáremos. Dóminic. por los propagadores de esta devocion. á aquella mortificación de la superiora. sin especial permiso de la superiora. será. en sufragio de los fieles difuutos. en Verceli. 11 . ó del ardor que experimentan hácia Dios las almas del Purgatorio en medio del fuego. — L . y si el tiempo pasa no lo haremos. 1 6 . tiempo y vuela. y especialmente en el beber. por santos fines. que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. Rezarémos cinco Padre nuestros. ¿cuándo lo harémo9? Rápido es el . M.] suplicando al Eterno Padre. N. negándola alguna vez. en memoria de la pasinn de nuestro señor Jesucristo. no lo podremos hacer j a m á s . diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. y conclusión.— 80 — pas? Mas. 26.

para que ests misma dilación redoble . El objeto de bu esperanza es Dios. dolorosa esperiraentan d i g n a c i ó n y conítHelo. reflexionando que en breve Dios mi-rao enjugará todas sus lágrimas de dolor. contemplan las obras que hicieron en vida y esperau la corona inmarcesible de justicia. De este modo. en medio de los tormentos de aquella cárcel. que no puede el soberano Juez negar á su mérito En estos tres fundamentos se consolida su esperanza do tal modo. que no sólo escluye toda desconfianza y temor. se haga más capaz de poseer y gozar un bien iufinito. Dios que se promete y se dá por merced al justo:'y si en consideración de tan grande premio los mayores santos del antiguo y nuevo Testamento rebosaban de júbilo entre las más acerbas desgracias d9 la vida. . y ¿quién puede esplicar suficientemente la seguridad con que las almas del Purgatorio esperan la posesion de Dios? Ell»s dan una ojeada al inmutable decreto de la Divina Predestinación. sino que también se desarrolla toda la fuerza y la eficacia de una posesion que están próximas á obtener y no puede faltar. ¿Por qué en las atribulaciones de la vida no levantamos también nosotros los ojos al cielo y no nos animamos á sufrir con paciencia aquellas penas que serán recompensadas con tan grande gloria? PUNTO II. Pero la esperanza es tanto más consoladora. y llegarán á recrearse en el seno del sumo Bien.otras de tormento al corazon humano. y ninguno siente más que ellas las contrarias impresiones de tan violento afecto. con más razón las almas del Purgatorio. No obstante que las almas del Purgatorio estén segurísimas de poseer á Dios. De aquí es que este suplicio es tanto . si la certidumbre de la esperanza por una parte consuela. Ninguna espera tanto como las almas del Purgatorio. y se hayan de antemano elegidas para 18 gloria eterna. y las más crueles persecuciones de los tiranos. ¡Oh qué soberano consuelo! ¡qiré áncora tan fume y segura para el Purgatorio! Y nosotros ¿tenemos más fundamentos de temer ó de esperar? ¡Oh profundo pensamiento que debe poner en solicitud todo nuestro espíritu! PUNTO III. cuanto es m á s cierta. por otra aflije la dilación del bien deseado. y acreciente el ardor de 6us deseos. y adorna<4asiCon su gracia no pueden dudar de ser jus- —-Satamente con él herederas de su bienaventurado reino. su Majestad empero difiere el comunicarse á ellas hasta que estén enteramente purificadas de toda mancha. y á manera de un verdugo doméstico atormenta y martiriza con aquellos mismos deseos que forman el alimento y la vida de la esperanza. se acuerdan de las promesas de Jesucristo. y ensanchándose el ánimo con multiplicarse y eucederse sus ájisias.

cuanto mas intenso es el amor que se le tiene. y habiéndoles referido brevemente el suceso. á fin de que quitado el impedimento. y tanto más violento. pueda lo más presto posible. sen ti mus el fiero contraste que deben sufrir las almas del Purgatorio por los contrarios afectos de la esperanza en vos. y de allí . do muerto el gran siervo de Dios. Bendigo y doy gracias al Señor por su infinita misericordia para conmigo. Chocen. dice S.mavor cuanto mayor es el objeto que se espera. por aquella bondad que siempre me has manifestado. que seis el soberano objeto de su esperanza. En el seráfico convento de la Concepción de las islas Canarias. dijo. que es el colmo do mis deseos. R EJEMPLO. por la que tú ruegas. y sentirá todn la fuerza de cuauto digo. pero dadme un corazon que ame. {oh. mas entretanto sufro el cruel martirio de una larga dilación en pena de haber omitido algunos oficios de Réquiem que debía de rezar en vida por mis hermanos difuntos. cobrando ánimo el enfermero: en el nombre de Dios. que le había asistid a con mucha caridad en su última enfermedad. Juan. Poned término á la larga dilación que las atormenta. cuando en el mayor fervor de su oracion f u é sobrecogido por la aparición de un religioso de su órden todo rodeado de respUndecientes rayos que le ofuscaban la vista. y dos veces desapareció aquel maravilloso espíritu sin romper el silencio. de lo cual poseo una prenda en los resplandores que me rodean. OTTACION. ¡Ahí vos que asi como sois el Dios de la esperanza. un covazon que espere el soberano Bien. que he sido elegido para el cielo. cuando voló el enfermero al padre guardian para informarle de la visión que habia tenido. Señor! aunque frios é insensibles. ¿quién 6ois y qué deseáis de mí? A cuya pregunta respondió: yo soy el alma de Fr. Así lo hizo. Nosotros. Fr. Lleguen por ultimo a vos. Iluégote. llegar á la consecución del sumo bien. No bien habia acabado estas palabras el espíritu aparecido. y vengo con permiso de Dios á decirte. finalmente. dadme un corazon tal. Agustín. en el año de 1641. No hablo a los murtales frios é insabibles. por tanto. ofrecia s u f r i o s a Dios por su alma. el cual solícito por satisfacer los deseos del difunto. lo sois también del consuelo y de la paz. Dos veces se dejó ver. Juan de Via. como enfermero. ordenó que c^da uno fuese á la iglesia á rezar aquellos oficios cuya omision tonia detenido á su hermano en el Purgatorio. el buen lego Ascenso. de vos. aquietad su espíritu y contentad sus deseos. os pregunto. convocó á capítulo á todos los religiosos del convento. pero á la tercera. que pongas todo empeño para que con la mayor solicitud se supla mi falta. toh gran Dios! pues con poseeros serán plenamente consoladas y felices para siempre. habían.

Abreviar conseguiréis Su doior y su penar.énos dichosos nosotros si le podemos seguid ¿Mas de quién depende sino de nosotros el seguirle á aquella patria bienaventurada imitémosle en la santa conducta de la vida. Depri-fundís. — 87 — Siendo. un Ave María y un Réquiem. misericordia. Santidad de las almas del Purgatorio.. comoenlap. Eterno Padre. volvió rodeado de los más vivos resplandores. Pasa el tiempo.y conclusión. PUNTO I . SUFRAGIO. de procurarles nuevos sufragios á cada hora. Dia Duodécimo. Impongámonos también nosotros la misma ley. que las penas de las almas del Purgatorio crecen'á medida que se retarda el momento de llegar al cielo. quo nos quedarán bien agradecidos de la frecuencia con que de ellos nos acordáremos. n. de Origin. y no concluye De estas almas el tormento. así.por los propagadores de esta devocion. hagamos sentir á nuestros difuntos. Padrenuestro. recemos un Padre nuestro. y el momento No llega de descansar. N. Al toque de cada hora. votos hacéis. 26. en sufragio de las almas de los difuntos.) suplicando al Eterno Padre se-apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hilo. y al toque de cada hora. á dar gracias al enfermero y á la religiosa comunidad. (y particularmente de N.á poco. ¡Dichoso él. Purt. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. y no n. por la preciosísima sangre de Jesús. y cuantas veces oyen el toque del reloj. Franñt. in Pro me Cunar. Ave Mana y Réquiem. con obtenernos otras tantas bendiciones del cielo. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. muchos fieles devotos se han impuesto una ley. Rezaremos cinco Padre nuestros. MEDITACION. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. ¿Por qué deméritos son condenadas las ai- . los efectos de la piadosa jnemoria que de ellos conservamos. y acelera eu libertad. Esdrae 9. y nos pagarán las preces de cada hora. Pasa el tiempo. Si al sonido de las horas Por ellas. Relig. le acompañan con alguna breve oracion que sirve de alivio á aquellas almas. U. y éntónces participaremos de su celestial felicidad des-pues de la muerte.—Fr. en sufragio de los fieles difuntos. y lleno de un júbilo sin igual. etc. 7. Ego enim per singulas horas et per singulos dies de precor Altisimum nocte de die. G. Scruph. por la gracia obtenida en virtud de la cual se iba á gozar de Dios eternamente. Ave Marías y Réquiem. 4.

Siendo. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. Purt. etc. 4 . Abreviar conseguiréis Su dolor y su penar. y éntónces participa* iemos de su celestial felicidad despues de la m u e r t e .. Ego enim per singólas horas et per singulos dies de precor Altisimum nocte de die. Pasa el tiempo. recemos un Padre nuestro. y no méuos dichosos nosotros si le podemos seguid ¿Mas de quién depende sino de nosotros el seguirle á aquella patria bienaventurada imitémosle en la santa conducta de la vida. de procurarles nuevos sufragios á cada hora.y conclusión. votos hacéis.por los propagadores de esta devocion. á dar gracias al enfermero y á la religiosa comunidad.— 87 — á poco. quo nos quedarán bien agradecidos de la frecuencia con que de ellos nos acordáremos. le acompañan con alguna breve oracion que sirve de alivio á aquellas almas. Santidad de las almas del Purgatorio. y el momento No llega de descansar. Pasa el tiempo. PUNTO I . y no concluye De estas almas el tormento. MEDITACION.) suplicando al Eterno Padre se-apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hilo. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Ave Marías y Réquiem. Rezaremos cinco Padre nuestros. muchos fieles devotos se han impuesto una ley. Deprefundis. Si al sonido de las horas Por ellas. Eterno Padre. de Origin. por la preciosísima sangre de Jesús. misericordia. y cuantas veces oyen el toque del reloj. in Pro me Cunar. Esdrae 9. en sufragio de los fieles difuntos. 7 . en sufragio de las almas de los difuntos. y nos pagarán las preces de cada hora. y acelera eu libertad. y lleno de un júbilo sin igual. hagamos sentir á nuestros difuntos. comoenlap. Scruph. Ave Mana y Réquiem. n. con obtenernos otras tantas bendiciones del cielo. Relig. Franñt. Impongámonos también nosotros la misma ley. así. por la gracia obtenida en virtud de la cual se iba á gozar de Dios eternamente. 44. Padrenuestro. que las penas de l a s a l m a s del Purgatorio crecen'á medida que se retarda el momento de llegar al cielo. los efectos de la piadosa memoria que de ellos conservamos. 26. Al toque de cada hora. un Ave Muría y un Réquiem. Dia Duodécimo. ¿Por qué deméritos son condenadas las ai- . volvió rodeado de los más vivos resplandores. (y particularmente de N. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. ¡Dichoso 61. G. y al toque de cada hora. — F r . N. SUFRAGIO.

ORACION. engañar. para descontarse en la otra vida. Por defectos que á nuestros 12 . imitemos la cautela y solicitud de aquellos piadosos fieles. ¡/ h. Dios juzga con su inalterable justicia. comunmente se cree que consisten en pecados llamados veniales. la cual. ¡oh cristianos! los ojos del espíiitu sobre un objeto de tanta importancia. Hay teólogos de profunda doctrina que sostienen que el reato de culpa no se remite sino en la presente vida.mas á las atroces penas del Purgatorio? Si eí mundo los considerase. Pero no así Dios. bondad infinita. siuo solamente ei reato de pena debida á sus culpas. sino ántes bien. que no saldrán de aquella cárcel atormentadora. en ésta ó en la otra vida? Considerémos cuánto más rigurosa sea la satisfacción de la otra vida que la de ésta. y por la infusión de la gracia santificante. y queda frecuentemente de hecho. en memoria de las atrocísimas penas del Purgatorio. que conoce su malicia intrínseca y los castiga á medida de su verdadera gravedad. Por consiguiente. es más rigurosa que en la presente. *e bebe el agua. las cuales son culpas ligeras en comparación de las mortales. y no reprobemos en adelante. sí! bien conocemos ¡oh SeñorI que la satisfacción que se exige en la vida futura. PUNTO I I . pues. y propongámonos á huir cuauto sea posible. y tener por escrupulosa á quien procura evitarlas? Abramos. pero que se pueden llamar gravísimas. los llamarla vagatelas. seguu el testimonio de nuestra conciencia. No nos dejemos. comparadas con la ofensa hecha á Dios. Pues si las culpas veniales son castigadas con tanto rigor en el Purgatorio. ¡Oh. ni á prevención ni á error. y por lo mismo propongamos darla lo más pronto posible. ¿por qué hacemos de ellas ten poco caso hasta bebérnos'as como. de todo defecto aunque lijero. PUNTO I I I . por medio de la detestación sincera del pecado. fragilidades de fácil perdón ó de ningún reato. hasta que hayan dado á la divina justicia la satisfacción más cumplida. Por eso dice la divina Escritura. por las culpas cometidas? ¿Y en dónde pensamos pagarlas. en las expiadoras llamas del Purgatorio. que por amor de Dios huyen del peligro de to- da culpa como de la vista y de la mordedura de una venenosa serpiente. Los deméritos de aquellas almas. ¿Nosotros cuántas deudas tenemos. juegos. de las falsas ilusiones del mundo. puede quedar aún. no detiene mancha alguna de culpa á las esposas de Dio?.cuan diversos son los juicios de los hombres de los de Diob! Nosotros juzgamos según nuestros caprichos y movidos de las pasiones que nos dominan. que no está sujeta. y mejor que nosotros lo experimentan las almas de los difuntos.

J EJEMPLO. en lo que al punto f u é obedecido Na a d i j o la d funta Paula. mas c o m p r e n d i ó bien la beata Es¿ a n a qué 'cosa quería significar con aqu r e h a r tan fuertemente la mano. ó en pena de coi¿ 8 ya borradas y remitidas. rotas ya las duras cadenas del fuego. Por lo cual. Vicente de Mantua.-ta que tuvo revelación de que habia volado felízment® al cielo. que soltase la mano de E ^ é U n a . h a b i a p r o f e ^ o á la difunta estrechísima amistad la cual re gando fervorosamente por su alma fué tras s e g ú n portada por un cierto fervor de el féretro. diciendo cinco veces la siguiente JACULATORIA. murió Sor Paula. Rezaremos cinco Padre nuestros. Eterno Padre. é imitemos el fervor de la beata Estéfana. Padre nuestro. Ave Marías y Réquiem.) suplicando al Eterno Padre. :Ah Señor! Basta. . en v»rtud «le SHnU obe diencia. pues demasiado grande es la necesidad. en donde postrada con las man se sintió asir de la mano derecha por la difunta. por la 6atigre que derramó su divino Hijo. aquella sierva de Dios. N. 110.— Francisco Scghisz.ojos no aparecen cerno tales. cuán tremendos son los juicios de Dios! ¡cuán riguroso» los castigos por la más pequeña culpa! Si os pudiese explicar las penas que yo padezco en el Purgatorio por aquellos defectos que creíamos de ninguna monta. con tanta fuerza que no le fué posible desprenderse. demasiado cruel el martirio que padezco. jamás dejó de procurar copiosos sufragios á aquella alma. diga finalmente vue. (y particularmente de N. No 03 olvidéis jamás de mí: socorredme con toda clase de sufragios. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. suele vuestra justicia usar con ellas de tanto rigor. que se apiade de sus almas. estaba rodeado de todas la n onjas que estaban cantando el oficio de difur tos í l beata Estéfana Quinzana. Asombradas las monjas po U U u c e s l llamaron al mandó á la difunta. Imaginémonos que cada alma del Purgatorio nos repite otro tanto. biera querido decirle. pág. ha. ¡oh hermana. en sufragio de los fieles difuntos. que supera cuanto puede comprender la mente humana. por la preciosísima sangre do Jesús. en la vida de la Esté/una. ofreciéndoles sufragios con generosa piedad. pues la misericordia debe prevalecer al rigor. jamás cesarías de procurarme eficaces auxilios para salir de ellas. * E n el monasterio de S. Ave María y Réquiem. ra soL a n a piedad. como si hu j u n t a s . costumbre puesto en med b del coro. y la misericordia rezarsa los derechos de la justicia ultrajada por los pecados y las deudas de aquellas infelices que penan. religiosa de grande espiritu cuyo cadáver. misericordia. y á la justicia vuestra infinita bondad.

Dia Trece. dándole las debidas gracias por su caridad. Practiquemos. Exaudiat Dóminus preces vestras. Con ayunos y con lágrimas Te rogamos. A.^ Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. Mas el padecer del Purgatorio es un padecer que no admite tales recompensas. y abre á las almas del Purgatorio las puertas de la gloria. Duro es el padecer en este mundo. A ensalzar vuestra bondad. y de recibir una eterna recompensa en el cielo. ¡Cuán digno es por lo mismo de compasión y de socorro! PUNTO I I . sino se adquiere. etjejuniis. y poblaba la Tebaida de fervorosísimos penitentes. El ayuno es una délas obras satisfactorias más eficaces para pagar á la divina justicia la deuda de la pena. si á la perseverancia en las oraciones añadiéremos el mérito del ayuno. —Surio. suplicó á San Uemberto que ayunase cuarenta dias en sufragio de su alma. es una pura satisfacción de las deudas. Un Sacerdote que padecía atrocísimos tormentos en el Purgatorio. Dios clemente.etc. en virtud de la cual volaba glorioso al cielo. La naturaleza nos da la disposición á la virtud. para que con tal penitencia pudiese pagar la deuda que le quedaba de sus culpas.y conclusión. dia A de Febrero. De aquesa cárcel doliente — 93 — Las almas santas librad. como enlap. Espántase la naturaleza á la sola idea de sufrir. Judit. 12.. SUFRAGIO. por los propagadores de esta devocion. también nosotros en sufragio de nuestros difuntos. el mismo sacerdote se le apareció de nuevo. Oirá el Señor nuestras plegadas en favor de los difuntos. MEDITACION. PUNTO I . pero tiene recompeusas que puedan hacer que se soporten con paciencia y aun llegue á desearse con alegría. pero la consideración de perfeccionarse uno á sí mismo en medio de los trabajos. Acepta los votos férvidos De estas tus siervas. y al cielo Irán ellas con anhelo. y acompañémosle con oraciones para que pueda obtenerles más pronta y seguramente el objeto deseado. si permanseritis inoratione. Hízolo el Santo prontamente añadiendo muchas oraciones por aquella al mu. Dios nos infunde los hábitos de ella.26. la gracia nos comunica estímulos y auxilios. . y concluido aquel curso cuadragesimal. La virtud no nace con nosotros. Deprofundis. y podría llamarse un puro pecar. Incapacidad de merecer de las almas del Purgatorio. hacia rebosar de júbilo á los mártires á vista de los ecúleos y las hachas. pues.

pues. y ninguna obra.pero no se adquiere la virtud 6Íno en los actos. ningún deseo quedará sin la correspondiente merced por parte de Dios. ORACION. Se haya padecido poco ó mucho: háyanse ó no practicado actos de virtud. se sube más alto en el Paraíso. sean heróicos sus sentimientos. de aquella profunda cárcel le enviaron como por embajador á su difunto amigo Fr. que hace sus padecimientos mucho más atroces. El cuidado del cristiano consiste en perfeccionarse cuanto pueda con la práctica de las virtudes. perdonad toda la deuda que les quede aún por expiar entre las llamas. y grande también la confianza que estas almas tenían en la piedad del siervo de Dios: y por este motivo. y su mansión está decretada. como El mismo lo ha prometido. Quitad todo impedimento que se interponga á su libertad. ¡oh cristianos! á acumularlos en vida. no se gana ya ningún mérito en la otra vida. A proporcion del progreso en la virtud y de los méritos que se adquieren en la vida. por . Quien hubiere ganado más en la tierra. Pellerimo de Osimo. Las almas del Purgatorio. Pero semejante ejercicio no dura 6Íno cuanto dura la vida. con la pérdida de la libertad se pone el sello á toda la carrera de merecimientos. En medio del euefío. así como no crecen en méritos. Señor. Apresurémonos. no se aumentan. enhorabuena desapiadadas y crueles las penas que sufren ias almas del Purgatorio. PONTO N I . Su estado es fi- jo. recibiéndolas en aquellos tronos de gloria que 6e ganaron en vida con 6us obras. para obtener de él grandes sufragios. su virtud no crece sus méritos. Esta refleccion. brillará con mayor esplendor en el cielo. lleguen finalmente á obtener de vuestras divinas manos aquella corona de justicia y de gloria que para su eterna recompensa habéis preparado en la celestial Sion. debe estimularnos por lo ménos á s e r más cuidadosos y solícitos en procurarnos en vida un lugar más distinguido en el Paraíso. y se obtienen mayores grados de gloria. Sean. dadnos gracia y tiempo para acumular en esta vida copiosos frutos de buenas obras. tanto más virtuosos y perfectos serémos. y no pase un solo dia sin que demos un paso adelante en la carrera de la virtud. y haced que despues de tantas penas sufridas en tan dura cárcel. ninguna palabra. así tampoco adelantan en los grados de gloria. á fin de obtener cerca de vos un puesto más elevado y luminoso en los cielos. pues. y cuanto másse multiplican estos. EJEMPLO. En la muerte. Grande era la devocion que profesaba San Nicolás Tolentino á las almas del Purgatorio. pero al mismo tiempo dignaos de abrir las puertas de ellos & vuestras queridas esposas del Purgatorio. y basta donde se ha llegado en vida hasta allí se permanece.

y yo te ruego que celebres en su sufragio la misa de Réquiem y hagas otros ejercicios de piedad. viae suae. y habiéndole ántes informado que había sido condenado al Purgatorio con otros: Ven le dijo. no podrá faltar el efecto que coronó su piedad. al instante se levantó del lecho. no dudes. sacrificios. Y ¡ved. y mira cuánta es nuestra miseria. diciendo cinco veces la siguiente JACULATORIA. Pellegrin á darle las gracias por su generosa caridad. que así imitando el empeño de San Nicolás. las almas del Purgatoria & 1<v .) suplicando al Eterno Padre. empero de ningún modo se pueden ayudar á sí mismas. atroces. volvió Fr. que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. supuesto que la mayor parte.) Rezaremos cinco Padre nuestros. él con otras . y con mucho fervor de espíritu. Prov. 1. misericordia. con tal fervor. Despertando el Santo á aquellas palabras. SUFRAGIO. cuáles son. Padre nuestro. merced á la cual. Eterno Padre. oh Padre. se le apareció en sueños aquella alma. N. tuisque comiliis satu rubuntur. que al concluir la misma. Comtdent fructus. De las plegarias y de las buenas conversaciones tenidas en los paseos y en los viajes. Prior del convento. consagró toda la semana é su su- • fragio. pues si te dignas interceder por ellas para con el Supremo Señor. 81. libres de las cadenas abrasadoras. mas tú sí que puedes ayudarlas de todas maneras.tanto. ofreciendo oraciones. en sufragio de los fieles difuntos (y particularmente de N. y postrado en tierra dirigió á Dios las más fervorosas súplicas hecho un mar de lágrimas por aquellas infelices: y pedida humildemente en la mañana del siguiente dia la licencia al P . La libertad y la gloria de aquellas almas es también el objeto y el fin de nuestros sufragios.—(En la vida de S. penitencias. oh venerable Padre. y si queremos obtenerlos copiosos y seguros. hagamos muchos por mucho tiempo. las penas de las almas del Purgatorio y cómo se encomiendan á tu piedad! ellas padecen tormentos sobre toda ponderación. Ave Marías y Réquiem en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. por la sangre preciosísima de * Jesús. Nicol. volvió á decirle entóneos aquel espíritu. Ave María y Réquiem. subirán al cielo por tus sufragios. Añadiremos un Padre nuestro y Ave Maria por los propagadores de esta devoción. Y llevándole en espíritu á la gran llanura de Valmanente ¡oh! cuán voraz vió que era el fuego que la inundaba por todas partes: ¡oh! cuán dignos de compasion eran los gemidos de una inmensa multitud de almas que imploraban socorro con los acentos más humildes y suplicantes. muchísimas almas habían alcanzado la libertad de las penas y la felicidad del Paraíso.

cap. Este mundo es un reino en el cual tiene cabida la bondad no ménos que la justicia. clérigo regular menor. ó inútiles conversaciones. Tened confianza en las almas — 99 — Pacientes: orad por ellas Y seguirán vuestras huellas Librándoos de cualquier mal. cuanto más presto. la justicia.y conclusión. en sufragio particularmente de los fieles difuntos. y le libraron de las manos de algunos salteadores de caminos. Y que deseáis presurosos Vuestro destino tocar. socorrer á las almas del Purgatorio. y donde si alguna vez se ha :e sentir el azote do la ira divina. Camfor. de los Cler. sino que interrumpámoslo al ménos de cuando en cuando con santas oraciones en sufragio de las almas del Purgatorio. Caminantes que con gusto Emprendéis viajes penosos. Dios no suele. reina igualmente en él aquel atñbuto que hace tan espantoso el infierno: la inflexible justicia divina. la santidad. De pro fundís. porque siendo tan esencialmente contraria á toda imperfección y defecto. La santidad. Dia Catorce. se dejaron ver en forma humana. no malogremos todas las horas del camino ó del paseo en pensamientos vanos. las cuales nos librarán de los peligros. PUNTO I .26. por las cuales iba rezando el Santo Rosario. y solos ó acompañados. y un dia. ¡Oh cuánto debe temerse también el Purgatorio! PUNTO I I . Y en el Purgatorio ¿cuál de los dos divinos atributos reinará más. lib. que por la avaricia de la presa se habían propuesto asesinarle. la bondad ó Ja justioi»? Siendo el Purgatorio una habitación del abismo. santificar los viajes con oraciones. el amor mismo de Dios hace inexorables su brazo divino en castigar á las almas del Purgatorio. comoenlap. MHS en el otro mundo no será así. y la primera triunfará completamente eu el cielo. no puede absolu- .. Luis Monaci. hom. w fartum. 10. Serán divididas y separadas las regiones de la bondad y de la iusticia. P . MEDITACION. las almas del Purgatorio. Mer. miéntras atravesaba á de-horas una desierta campiña.— 98 — no ménos que los viajeros reciben consuelo y ealvacion. Reg. 1 . con tanta más seguridad. Este ejemplo nos hace ver cuán ventajosamente puede emplearse el tiempo en los viajes y pateos. según la presente Providencia. merced á nuestra piedad llegaren al colmo de sus deseos en la gloria. Solia el P . campean mucho más los rasgos generosos de la amable misericordia. Greg. etc. y la segunda hará suírii los mns terribles suplicio* en el infierno.

porque debiendo compensar todo derecho de la divinidad ofendida. la cual por sus defectos tuvo que ir al Purgatorio. y nosotros nos presentamos delante de vos como intercesores y*medianeros de aquellas almas desoladas. porque deseándoles plenamente perfectas. no tanto la pena. conviene que sea compensada por la acerbidad de los suplicios. les aplica la divina justicia con una acerbidad sin igual. • EJEMPLO. ni de los defectos ni de las penas de sus esposas en el Purgatorio. el amor. casi capaces de superar los tormentos del infierno. y os ofrecemos para su rescate todo el mérito de este santo ejercicio. que sólo la Omnipotencia y la ju8ticiade Dios pueden decretar proporcionadamente. todas las obras de piedad que se practican por los fieles en todo el universo. Esta es la ley que os habéis impuesto á vos mismo. para no experimentar. ¡oh gran Dios! nuestras súplicas. ¡oh Señor! y ejercitáis la más rigurosa justicia en el Purgatorio sobre las almas allí detenidas. aun de aquellas mismas penas que. Malaquias. Antes bien. un inflexible rigor en el Purgatorio. sino que debe sacar enteramente la gloria de su santo nombre. Murió la hermana de S. en . la justicia. como aquellas infelices pacientes. rada. Deduzcámos por tanto qué intensidad de penas domina en el Purgatorio. y la gracia que os pedimos corone las plegarias de la tierra y los ardientes deseos del cielo. pero jamás os habéis impuesto la ley de excluir intercesores y medianeros para ellas. no puede dejar de castigar aquellas almas hasta que haya exigido de ellas hasta el último complemento de su deuda. fuente de todo mérito en esta vida. PUNTO I I I . Sea vuestro rigor satisfecho con tanto bien. no suele sin embargo en su presente providencia conceder la más leve remisión. os agrada la mediación de los hombres. sino por el purísimo fin de hacerlas dignas de sí. Porque exigiéndose. no por un placer cruel de verlas padecer. cuanto la perfección de aquellas almas. la aeeptais. aceptad nuestras oblaciones. ORACION. Escuchad.—100 — tamente permitir que éntre á la gloria ninguna alma manchada. Nosotros os pedimos que concedáis á aquellas desconsoladas hijas de Sion la libertad tan suspi. la deseáis. De aquí es que á pesar de ser Dios rico en misericordia y piedad. y no siendo ellas ya capaces de obtenerla por faltarles la libre voluntad. Justo sois. á pesar de que ama tiernamente á aquellas almas. las purifica en las penas hasta que se hagan una copia muy semejante de la boudad suprema. ¡Oh misterio de rigor verdaderamente divino! Procuremos al ménos nosotros satisfacer en la vida presente las exigencias de estos tres divinos atributos.

que habia sido admitida íi la gloria del Paraíso. Eterno Padre. ofreció de ellos tanta copia á Dios. desconsolada y triste. lo que quería significar. por lo cual aumentó él su fervor. que al fin satisfizo con ellos toda su deuda con la Divina Justicia. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. N.) suplicando al Eterno Padre que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. una noche oyó una voz descorocida que le dijo que su hermana estaba fuera de U Iglesia esperando sus auxilios. Mafiis autem laboret operando manibus suis quod bonum est. con vestido negro.) Rezaremos cinco Padre nuestros. Las diversas apariciones de esta difunta nos hacen conocer la economía ordinaria de la Providencia Divina. que llegue á abrirles las puertas de la gloria eterna. adornada de una blanquísima vestidura. misericordia. des pues de algún tiempo en el átrio de la Iglesia. pero habiendo cesado ya de hacerlos. próxima al altar. ut habeat unde tnbuat neeesitatem pnlienti. A. aceptando solamente en des- o í o s cuento los sufragios de los fieles. y exige de ellas todo el débito de la pena.es. que no suele con un acto absoluto de voluntad y de potencia librar á las almas del Purgatorio. (y particularmente de N. Comprendió el Santo la necesidad de la difunta. porque aun no era digna. Entonces apareció por segunda vez ai hermano. qn<* aun en h mán . y ningún dia trascurrió sin que hiciese por ella graudes obras de piedad. Bph.—{San Bernardo. Padre Nuestro. Procuremos nosotros hacer muchos por nuestros difuntos. Añadiremos un Padre nuestro y Ave Matía por los propagadores de esta devocion. Si nuestro estado no nos proporciona medios para socorrer á las necesitadas almas del Purgatorio.nta industria. SUFRAGIO. En este estado pudo aquella alma entrar al templo. 28. Ave María y Réquiem. tanto más pronto las hacen dignas del cielo. sino que procede generalmente con exactitud j justicia. pero no pudo acercarse hasta el altar. quien confiando en el poder de los sufragio?. Ave Marías y Réquiem. que cuanto son más copiosos.donde su piadoso hermano la auxilió con muchos sufragios. en sufragio de los difuntos. por la preciosísima tangro do Jesús. diciendo cinco veces la siguiente JACULATORIA. supla la falta una s?. Por lo cual tuvo el consuelo de verla por la tercera vez. en la vida de San Malaguías. y agregada al número de los escogidos. y mudar el traje negro en otro gris. y sea tan constante el empeño que en esto pongamos. y comenzando de nuevo los devotos ejercicios omitidos.

y aprovechémonos de tan singular favor. PUNTO I. . Recíproca comunion de auxilios entre las tres Iglesias. Rindamos. en medio de su felicidad. las debidas gracias. Dios no suele ayudar á aquellas almas. la cual. mas lo pueden muy bien todos los hombres. y en parte empleaba en misas que mand a b a aplicar en sufragio del Purgatorio. s. en virtud de la cual se ayudan y socorren recíprocamente. y en lo cual es . en la Iglesia Purgante que padece en el Purgatorio. Hist. 1. lo pueden no obstante las otras dos Iglesias. etc. por una eterna ley que se ha iu puesto á sí mismo. rico ó pobre. 4. como en lap. imite en alguna manera la santa industria de Simoni. 26. al Señor. que se llama comunion de los Santos. Los dichosos moradores del Cielo. portero del noviciado de San Andrés en Roma. Puede ser de ella testigo Una choza.1 deplorable miseria puede encontrarse con qué aliviarlas. Dia Quince. Y el que. suplicándoles que les diesen alguna limosna. se dió con ganta industria á cultivar en el jardín una porcion de flores. Juan. si Dios por la ley que se ha impuesto á sí mismo no suele socorrer á las almas del Purgatorio. Puede ganarles el cielo Y sus penas mitigar. P . L El hermano Andrés de Simoni. á saber: en la Iglesia triunfante que reina en los cielos. Yir. lib. y la militante que combate sobre la tierra. . Var. c. no se olvidan de las almas del ' Í4 . Depro fundís. Por consiguiente.tras reserva para sí la parte de la rigurosa justicia. Rho. No tan sólo en los palacios La piedad encuentra abrigo. . dividido en tres Iglesias particulares como en otros tantos miembros que la componen. confiere á otros la de la piadosa misericordia en sufragio de las almas santas del Purgatorio. MEDITACION. PUNTO I I . Hay entre estas Iglesias una mútua comunicación de caridad.y conclusión. pide Por las almas sin consuelo. que en parte distribuía á loa pobres. pues. n. y si alg u n o c r e e que le falta con qué hacerlo. digna de admiración la maravillosa economía de la Providencia Divina. que ofrecía en ramilletes á los más ilustres personajes que frecuentaban aquella casa religiosa. un pobre hogar. La Iglesia cristiana es un cuerpo moral cuya cabeza es Jesucristo. miér.. pues una caridad ingeniosa puede fácilmente procurarlas lo que á la Divina Providencia no plugo concederlas.

EJEMPLO. ¡Oh qué bello ejemplo de emulación para nosotros! ¿y quién no querrá imitarle? PUNTO III. movidos no ménos por las gravísimas penas que afligen á aquellas infelices. pues. produzca un don tan precioso frutos dignos de sí. correspondan á la benéfica facultad de que estamos revestidos. á fin de impetrar del Señor paz y descanso á las almas. Así. y emulando á los ángeles y á loa santos. el cielo está en comunicación con el Purgatorio. ORACION. ¿mas qué frutos puede producir una planta si no fuere regada y animada por otra gracia? Encienda. ántes de dar reposo al propio cuerpo: Tan devota práctica era sumamente grata al Purgatorio. y finalmente.Purgatorio. esta vuestra gracia en nuestros corazones. que la Iglesia militante. y poseemos abundancia de aguas prodigiosas para apagar aquellas liamas tan ardientes. puede y sabe socorrer á la purgante. para que nos ejercitemos en alivio do aquellas infelices! apliquemos la hoz á mies t i * rtm. inflámelos y confórtelos con sentimientos de tierna piedad y devocion. sino con los más santos y abrasados afectos hácia el Soberano Señor. que entónces sabremos corresponder á vuestros rectísimos fines. aunque peregrinos en la tierra. mas nosotros con todo género de sufragios y de buenas obras. ¡Oh. demostraremos con las obras. por la felicidad que con librarlas se les aumenta en la gloria. Nosotros también. por las estraordinarias ocupaciones del Monas- . Señor. Así como los ángeles y los santos. que por la ardientbium caridad que á ellas los une. no con el tributo de'lágrimas como se acostumbra en la tierra. tenemos comunicación con el Purgatorio En nuestras manos están las llaves de aquella cárcel profunda. Se observaba en el Monasterio de Santa Catarina en Nápoles la loable costumbre de poner fin á las obras hechas en el dia con rezar en el dormitorio las Vísperas de difuntos. no ménos que la triunfante. no cesan de implorar la divina clemencia en favor de ellas. mas en una noohe. cuán vasto campo se abre á nuestra caridad. y hagamos que nuestras obras. y si bien no lea es dado merecer por sí mismos. dadnos también el empeño y el celo para ponerlo en práctica. pue3. el amor á los fieles difuntos. No quede e-téril la fuente de la beneficencia. que se encomienda á entrambas con las más fervorosas instancias. y le ayuda y le socorre. los ángeles y los santos solamente pueden hacerlo con sus oraciones. pudiendo sin embargo rogar por otros. no ménos que ai cielo. hecBas con el mayor empeño. vos que nos habéis dado la facultad de socorrer á las almas del Purgatorio. nosotros también los mortales podemos librar d aquellas almas benditas de sus atrocísimas penas.

pues mucho importa al Purgatorio. Leonarda Colima de Dola. Eterno Padre. rogó á su sobrina llamada Ugueta Boi. no ménos que los de la tierra. cumplidas las cuales devotamente. Ave María y Réquiem. que sean socorridas aquellas infelices. por la sangre que derramó su divino Hijo. que se apiade de BUS almas. Padre nuestro. Siendo la visita de las Iglesias muy eficaz medio para librar á las almas del Purgatorio. que creia fuesen sus hermanas. Si nosotros tenemos alguna devota práctica á favor del Purgatorio. que habia penado > ya diez y siete años en el Purgatorio. la cual sorprendida con aquel canto. donde solían orar las religiosas. prolongadas hasta una hora muy avanzada. N. procuremos no omitirla jamás. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. abracémosla. en sufragio de loa fieles difuntos. aunque poderosa. se recogieron las monjas 6Ín hacer el acostumbrado sufragio á los difuntos. que visitase por tres veces en su sufragio tres Iglesias de la Santísima Virgen en Borgoña. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. 2. cantaban con una melodía verdaderamente celestial. al Cielo y á la tierra. é imaginando que las tres mencionadas Iglesias 6eaa como una figura de la Iglesia Universal de Je- . los cuales puestos en órden. las omitidas vísperas. se resolvieron á no omitir jamás 'en adelante por circunstancia alguna. salió presuro&a á la celda para unirse á las que cantaban. Sor Paula de Sta. haciendo las veces de éstas para que no quedasen defraudadas de tanto bien las almas del Purgatorio! Inflamóse entónces la venerable sierva de Dios en la devocion hácia las infelices almas que padecen. ut adoretis Dominum templum Domini templum Domini templum Domini est. También nosotros propongámonos hoy visitar tres Iglesias en sufragio de las almas del Purgatorio. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. á quien se diguan prestar socorro los ciudadanos del cielo. y referido el suceso á sus compañeras.— (En la vida de la ven. era la venerable Sor Paula de Santa Teresa. Pero hé Hquí que en lo más dulce del sueño descendió del cielo una multitud de ángeles.) suplicando al Eterno Padre. ¡Pero cuáuta no f u é su admiración cuando vió tantos ángeles cuantas eran las religiosas del monasterio. y si no. f u é al punto librada de los tormentos del Purgatorio. Ter) Rezaremos cinco Padre nuestros. no dejemos de aprovecharle hoy en su sufragio. el piadoso ejercicio en sufragio de las almas de los difuntos. misericordia. Jerem. La única que velaba á aquella hora en oracion. Ave Marías y Réquiem. SUFRAGIO. (y particularmente de N. por la preciosísima sangre de Jesús.terío. 7. Engredimini portas has.

implura en las solemnidades sagradas. Modo de sufragar á las almas del por vía de gracia. Semejantes milagros se renuevan frecuentemente en el Purgatorio. Heterocol. A la eficacia de la oracion pública desciende el ángel de paa y de la* á aqosllnpro- . é introducida en la gloria bienaventurada.. como precio de su rescate. Beinam. 26. quaest. Teofil. lect. El otro modo de intercesión pública. de la aceptación del Señor. ayudándose mutuamente. 9. implora del Altísimo que sean libradas del Purgatorio. cabeza de la Iglesia. PUNTO n . le salvó de las manos de Herodes. pueda cada una obtener plenamente verse libre de los peligros. se pone por medianero en el Santo sacrificio de la misa. Fijemos en Dios los ojos. la carne. p. Purgatorio PUNTO I . en lo que experimentarán un gran alivio. roguemos en ella por la recíproca comunión de los Santos. Dia Diez y seis. es la más eficaz. Demandándole piedad. por eso debemos apresurarnos lo más que nos sea posible en su sufragio. De profanáis etc. y entre las públicas intercesiones. salva de las penas. piedad para con los difuntos. ¡Oh cuan eficaces son para el Purgatorio las oraciones hechas en común! Rogó la Iglesia por la libertad del apóstol San Pedro. para que sean libres de los vínculos de BUS culpas. como en lap. MEDITACION. cuando la Iglesia. la humanidad. es cuando la Iglesia congregada en reuniones ó cuerpo.— 111 — suoristo. y de la disposición de las mismas almas. Entremos al santo templo Y allí postrados de hinojos. y rompiendo las cadenas y los grillos de que estaba cargado. y la divinidad del Salvador. Y siendo este sacrificio. por vía de gracia. De dos maneras se puede procurar alivio á las almas de los difuntos. cuando Nuestro Setter Jesucristo. mas porque el fruto se aplica á medida de la intención del oferente. 2. 3. y un ángel resplandeciente de viva luz bajó del cielo á la tenebrosa prisión. con intercesión pública ó privada. Como los ángeles ruegan Allá en el cielo esplendente. Spirit. una sóla misa seria suficiente por sí misma para librar á todas las almas del Purgatorio. y conclusión. por razón de la víctima. y se ofrece la saDgre. pues entónces se renueva el sacrificio del Calvario. P . para que la Iglesia triunfante. Pidamos humildemente Por los que penando están. de un valor infinito. la purgante y la militante. 5. cuándo la Iglesia ruega por las almas de los difuntos. punet.

26. y conclusión. la humanidad. Como los ángeles ruegan Allá en el cielo esplendente. Heterocol. por eso debemos apresurarnos lo más que nos sea posible en su sufragio. y se ofrece la sangre. p. cuando Nuestro Setter Jesucristo. se pone por medianero en el Santo sacrificio de la misa. A la eficacia de la oracion pública destiende el ángel de paa y de la* á aqnsllapro- . salva de las penas. punet. Dia Diez y seis. Spirit. para que sean libres de los vínculos de BUS culpas. le salvó de las manos de Herodes. por razón de la víctima. la carne. 9. pueda cada una obtener plenamente verse libre de los peligros. la purgante y la militante. una sóla misa seria suficiente por sí misma para librar á todas las almas del Purgatorio. Teofil. es cuando la Iglesia congregada en reuniones ó cuerpo. y un ángel resplandeciente de viva luz bajó del cielo á la tenebrosa prisión. de la aceptación del Señor. con intercesión pública ó privada. y la divinidad del Salvador. implora en las solemnidades sagradas. es la más eficaz. De profanáis etc. para que la Iglesia triunfante. cuando la Iglesia ruega por las almas de los difuntos. como precio de su rescate. Entremos al santo templo Y allí postrados de hinojos. El otro modo de intercesión pública. Fijemos en Dios los ojos. Y siendo este sacrificio. lect. Beinam. Pidamos humildemente Por los que penando están. como en lap. y de la disposición de las mismas almas. é introducida en la gloria bienaventurada. Modo de sufragar á las almas del por vía de gracia. y rompiendo las cadenas y los grillos de que estaba cargado. 2. ayudándose mutuamente. y entre las públicas intercesiones. en lo que experimentarán un gran alivio. Purgatorio PUNTO I . MEDITACION..— 111 — suoristo. piedad para con los difuntos. roguemos en ella por la recíproca comunion de los Santos. 5. Demandándole piedad. 3. mas porque el fruto se aplica á medida de la intención del oferente. cuando la Iglesia. ¡Oh cuán eficaces son para el Purgatorio las oraciones hechas en común! Rogó la Iglesia por la libertad del apóstol San Pedro. pues entónces se renueva el sacrificio del Calvario. implora del Altísimo que sean libradas del Purgatorio. Semejantes milagros se renuevan frecuentemente en el Purgatorio. De dos maneras se puede procurar alivio á las almas de los difuntos. por vía de gracia. quaest. P . cabeza de la Iglesia. PUNTO n . de un valor infinito.

pues. que tanto habia trabajado por su conversión. que en el augusto altar renueva el sacrificio de sí mismo. el medio más eficaz para mover el corazon de Dios. aunque habia sido un gran perseguidor de las sagradas imágenes en . detectó sinceramente sus culpas. vos habéis prometido escuchar la voz de vuestro pueblo. vida. tuvo que pagar sus deudas en el Purgatorio. para que se mueva á piedad de nuestros difuntos. También las oraciones privadas de los fieles obtienen para aquellas almas desoladas refrigerio y salud. que derrama ¿ manos llenas sobre las almas de los difuntos las gracias. pues. piedad. ya en las Iglesias públicas — 113 — con asiduidad al Señor. piedad invoca vuestro pueblo postrado á vuestros piés. ¡Oh! no se niegue la gracia á tanto intercesor. por que tan ardorosamente suspiran. piedad iuiplors para ellas el Verbo Encarnado. que refrigeró á la desolada Samaría. Su piadosa consorte Teodora. y subiendo á lo alto nuestra oracion. habiéndose convertido ántes de morir. El emperador Teófilo. ¡oh Señor! de tantas almas que gimen en medio de tan crueles tormentos. No sólo la piadosa princesa con toda su cohorte se desahogaban en copiosas lágrimas y en fervorosísimas oraciones.—112 — funda cárcel. y triunfe sohre las miserias de aquellas. y por las oraciones de los vivos. la libertad y la gloria. ¡. que si el pueblo fiel le invoca á favor de aquellas infelices. hace descender la Divina misericordia al Purgatorio. á la oracion de Elias se abrieron las cataratas del firmamento. ó que su complexión es tal que no puede practicar ásperas penitencias! mas ¿quién podrá alegar sinceramente que no puede orar? Roguemos. para romper las cadenas que las oprimen y conducirlas á la gloria bienaventurada. piedad pide la Iglesia con devotas oraciones. ORACION. y cayó tan abundante lluvia. Nosotros ofrecemos á Dios fervorosas súplicas. hizo mucho más para librarle de laB penas de la otra vida.ih! todos á una voz os ruegan por la libertad de las almas del Purgatorio. EJEMPLO. PUNTO I I I . La oracion es la llave del cielo. Protesta el Señor por boca de David. no obstante. todos reunidos las manos ¿ Dios para obtenerles la libertad. mas no pudiendo en aquel último trance hacer la debida penitencia de ellas. Piedad. ¡Oh cuán fácil es socorrer al Purgatorio! Podrá alguno escusarse con decir que no le es dado hacer limosnas. no podrá dejar de escuchar sus oraciones. vuestra misericordia y vuestra piedad. el perdón. oir las plegarias de la Iglesia: no podéis dejar de oír y escuchar las súplicas y las voces de la sangre de Jesucristo. ya en lo privado. Levantemos. se conmueven de tal modo las entrañas misericordiosas del Señor. VS .

Metodio. y para que los mismos puedan experimentar el alivio deseado. sa. en la cual el Eterno Juez le aseguró. por la preciosísima sangre de Jesús. Sacrifícate sacrificium justiiiae. La misma Teodora tuvo en este tiempo una visión. misas en socorro de las almas del Purgatorio. (y particularmente de N. Ofrezcamos por las almas del Purgatorio el santo sacrificio de la mi. Teófilo salía libre del Purgatorio. 3. Ofrezcamos. exclamó. Por lo cual. 6. con una munificencia verdaderamente real. en sufragio del alma de su difunto esposo. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Por lo cual las súplicas y las plegarias se convirtieron en hacimicnto de gracias y de alegría. por la glorificación impetrada a! emperador difunto. y esperemos en la misericordia del Señor que servirá para librarlas de sus penas. lié aquí el efecto de Us oraciones de los fieles por las almas de los difuntos. Ave Marías y Réquiem. tanto más fácil y cierta será su libertad. Ave María y Réquiem. para que con el pueblo y con el Clero. pues. y recurrió también al santo Patriarca de Constantioopla. exauditae sunt preces tua. No pudo resistir el corazón de Dios á la fuerza de tantas oraciones.— i n girió que mandó además ofrecer muchos sacrificios y preces en todos los monasterio?. por los propagadores de esta devocion. de la sangre del Cordero Divino ofrecide en la santa misa. que se apiade de sus almas por la sangre que derramó su divino Hijo. que implorando de él piedad: de sangre. N. misericordia. pues cuanto más s® aumenten. Enrique Sussón un correligioso suyo difunto. Eterno Padre. tno eonjugi de peni-im. Propter te luorumque sacerdotum preces. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Han sido oídas. Lee. en medio del fervor de las oraciones comunes. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. que por sus súplicas y por las de sus sacerdotes. Padre nuestro. en sufragio de los fieles difuntos. y en virtud de ellas ha sido condonado á Teófilo todo el débito de pena. Florent. ¡oh hermano! para extinguir las vivísimas llamas que en el Purgatorio nos atormentan. apareció i aquel venerable prelado en el templo de Santa Sofía. multipliquemos por nosotros mismos las oraciones y bagamos 115 — que otros las hagan en su sufragio.—Genand. A. no sólo en la corte. Apareció al V. y sea rf . SUFRAGIO. et speratein Domino Psalm. oh pastor venerable. de sangre hemo« menester..) suplicando al títerno Padre. et veniam Theophilus impetravit. del Cone. que dijo: Epücopr. Rezaremos cinco Padre nuestros. sino también en toda la ciudad de Constantinopla. tus oraciones. multiplicase las oraciones públicas y privadas. un ángel resplandeciente de celestial luz. en laDefen.

No considera tanto el Señor la cantidad de la limosna. paz. ó de cualquiera otro género que se hagan á la Iglesia en sufragio de los difuntos. pero son contadas entre las limosnas que sirven al culto de la religión y al alivio de los fieles. da y á los mucho más necesitados de la otra. Modo de socorrer á las almas del por vía de justicia. da una satisfacción equivalente á la pena. corresponda el número y el empeño de los devotos operarios. y todas las veces que se ejercitan con la intención de socorrer á las almas del Purgatorio. bre de ayuno se cies. cera. que cuanto fuere mayor el mérito de hacerla. cuando se redime su pena con limosnas ó se descuenta con ayunos. En el instante supremo Que el sacerdote levante La hostia sagrada. tanto más copiosa será la redención de aquellas almas benditas. como en la p. aiao . y bajo el nomcomprenden. Las oblaciones piadosas de aceite. no sólo da finalmente la pena debida á la con los ayunos. Es como una agua que cae sobre el Purgatorio. es una de las más poderosas para gran- gearles la gloria. libra de los lazos del pecado. anhelante Pedid á Dios compasion. Se descuenta Divina Justicia. ¡Oh qué rica miés está preparada á nuestra caridad! imploremos el auxilio divino para que á la abundancia do esta. refrigerio. Pedidle para las almas Que penan.y conclusión. sino el afecto con quo se hace. y que mitiga y extingue las llamas de aquel activo fuego. Otra clase de limosnas son igualmente todas las obras de caridad temporales ó espirituales para con el prójimo.sufragio de este dia celebrar. y admite á la participación de la Divina gracia y de la vida eterna. Seamos. MEDITACION. ó al ménos oir una misa por las almas del Purgatorio. ricos ó pabres.. La limosna es un precio que se exhibe para compensar los derechos de la Divina Justicia. les producen refrigerio y la salvación. PUNTO I I I . ó mandar celebrar. De pro fundís etc. y entre las obras de caridad que pueden ejercitar los vivos en favor de los difuntos. Dia Ttf'-'7-y Fieta. 26. PUNTO I I . Y ese sagrado misterio Mitigará su dolor. se recoge un doble fruto. PONTO I. Purgatorio Se socorre á las almas del Purgatorio por vía de justicia. por tanto. el de socorrer á un mismo tierrpo á los necesitados de esta vi. procuremos todos dar según nuestro estado lo más que podamos de limosna para bien del Purgatorio. todas las espepenalidades voluntarías.

Arrobada un dia milagrosamente la beata Cristina. 6Íno que todo nos legaron. ó quedar para siem pre en aquella cohorte celestial.-fechas finalmente las partidas de su deuda. que dejaba á su elección. que así agradaremos mejor á Dios. ORACION. que su vida parecia verdaderamente un prodigio. todo os lo ofrecemos en sufragio de las almas santas del Purgatorio. joh cuán necesitados se en- —119 — cuentran de nuestros socorros! Movidos por tanto á compasion de sus penas. díjole el Señor. no solamente sobrellevaba con heróica paciencia la» grandísimas tribulaciones que el Señor le mandaba. Tomemos. ya en los sentidos del cuerpo? ¿quién es aquel que no padezca muchos males en el curso de la vida. respondió. Vos nos habéis colmado de aquellos bienes que pasaron á nuestras manos de las de Duestros difuntos. añadimos la caridad de ayudar á otros. ¡oh Señor! todas las penas de nuestra vida. para que sati. ¡oh gran Dios! de aceptarlos por su cuenta. mejor es. siendo todas obras satisfactorias por los pecados.— US — también de las tribulaciones necesarias de la vida. pues. en beneficio de aquellas almas no traficamos con estas aflicciones? Cada padecimiento nuestro es para ellas un verdadero alivio. Ella . como si ellas mismas lo sufriesen. y miéntras se gozaba en medio de los coros de los celestiales moradores. para aliviar con mis penitencias al Purgatorio. Nosotros os ofrecemos. ¿quién hay que no pueda de alguna manera mortificarse á sí mismo. ya en las potencias del alma. Dignaos. el uso do tolerar y de ofrecer todos nuestros trabajos en sufragio de las almas del Purgatorio. por tanto. retardar la propia felicidad por algún tiempo. ó volver á la tierra. porque á la paciencia de sobrellevar los males. do cuya gloria fué altamente arrebatada. cuanto toleremos en el alma. fué conducida primeramente á presenciar las penas del Purgatorio. volverá la tierra. de las cuales quedó sumamente conmovida. mereceremos más para nosotros. Mas ahora ellos. y las socorreremos mucho más. La santa. y cuanto suframos en el cuerpo. que dejar do socorrer á las almas santas atormentadas en ton crueles suplicios: pido. Nada perdemos de mérito obrando así: ántes bien. EJEMPLO. le acrecentamos. Y vuelta á la tierra. y desde allí al cielo. de tal manera que ya todos la tenían por muerta. los cuales nada conservaron para sí. una parte de sus bienes. puedan ser admitidas á la suspirada posesion de la herencia celestial. ponemos nosotros en las manos de los pobres por medio da la limosna. llena de vivísima caridad como el apóstol. cuando los ofrezcamos á Dios en descuento de sus penas. ya sean generales ó particulares? ¿Por qué. sino que también agregaba de su parte tan cruel martirio de espíritu y de cuerpo.

vestido de groserísima lana. que el célebre sonador Panmaquio honró principalmente el cadáver de .—Loren. — 121 — Rezaremos cinco Padre nuestros. pruebas de fuego abrasador. seguir su3 huellas. N. sueño muy breve. para alivio del Purgatorio. en refrigerio y salvación de aquellas infelices. por la sangre que derramó su divino Hijo. semejante más bien á un áspero silicio. 23 <k Jun. siuo también dechado de imitación. Y por lo que hace al cuerpo. por la preciosísima sangre de Jesús. y alivió á su alma con una copiosa distribución de limosnas. 36. 7. Y más insoportables las penas que vi padecerge en el Purgatorio. negábase aun la3 más inocentes satisfacciones. seamos liberales de copiosas limosnas para con los pobres de Jesucristo. baños de agua helada. y ese atormentado con duros maderos y agudas puntas. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. misericordia. Ave María y Réquiem. si no en todo. mucho más rigorosas son. (y particularmente de N. respondía. su difunta consorte con el llanto y con la pompa fúnebre. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. y algunos dias sin probar alimento alguno. herirse con duras piedras y suspenderse de ecúleos: cruelísimo fué su continuo ejercicio en los cuarenta y dos años que sobrevivió: y á cuantos la exhortaban á moderar el fervor de tan rigorosas penitencias.— 120 — contradecía perpetuamente BU voluntad. y pido encarecidamente al Señor que me couceda vida y fuerzas para continuarlas y acrecentarlas. Eterno Padre. mas ¿quién hay que dispense en sufragio de sus almas copiosas limosnas á los pobres? Porque el mayoi empeño de los fieles debería ser el de provee? 16 . por tanto. en sufragio de los fieles difuntos.) suplicando al Eterno Padre. Eccl. disciplinas muy sangrientas. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Pauperi prorrige menun tuam. . Procuremos. y tenia siempre su espíritu enclavado en una cruz de dolores. ut perficiaiur propiatio. al ménos en parte. dándole de esta suerte un sincerísimo testimonio de su amor aun despues de su muerte. Refiere San Paulino. ¿quién podría contar todas sus penas? Ayuno cuotidiano. en la vida de la adm. Ave Marías y Réquiem. ¿Mas sólo los santos son los que han de dar pruebas tan generosas de compasion para con los difuntos? Reflexionemos que bu vida debe ser siempre para nosotros. Padre nuestro. revolcarse entre espinas» lastimar su cuerpo con las ruedas de los molinos. Para que lo más pronto posible se cumpla la propiciación y la paz de los difuntos. Sur. no sólo objeto de maravilla. que se apiade de sus almas. SUFRAGIO. Llanto y honor fúnebre es lo que casi todos dan á los despojos mortales de sus difuntos parientes. Crist.

Ved del anciano el quebranto. son las santas indulgencias. Dia diez y ocho. Entre las indulgencias. y otras plenarias. Y el pan que les deis gozosos Purificará vuestra alma. se descuenta ordinariamente parte do su deuda. PUNTO I I .—122 — ai bien de la mejor parte de ellos. se requiere el estado de gracia y la ejecución de las obras prescritas. del espíritu. Para ganar las santas indulgencias por los difuntos. Del pobre aliviad las penas. merced á las cuales se remite la pena temporal debida á los pecados. Epist. PUNTO I . Por lo cual. S. Los méritos do Nuestro Señor Jesucristo. y así como estos méritos constituyen u n valor infinito. 26. si no lo hacemos. Ved del huérfano el pesar. unas son parciales. está reservado á los pastores de la Iglesia. Otro eficacísimo medio.y conclusión. El primer . y principalmente al Sumo Pontífice Romano. así las santas indulgencias pueden concederse sin límite alguno. MEDITACION.. Limpiad del enfermo el Danto. Logrando también la calma De los que penando están. y cuanto más generosa es la Iglesia en abrirnos sus tesoros en favor de aquellas almas que tanto padecen. de María Santísima y de los Santos. Sea pues. ¡Oh! ¿quién hay entre nosotros que no pueda procurar tanto bien al Purgatorio? Todos tenemos la misión legítima de hacerlo. mas el dispensarlas. Con las santas indulgencias se sufraga á las almas del Purgatorio. y otras en favor de los difuntos. según el estado de cada uno. las cuales pueden ser aplicadas por los vivos. Hay indulgencias concedidas á los vivos. alguna limosna por nuestros difuntos. las cuales no se ganan sino por quien cumple las obras prescritas. lo que acarreará á sus almas refrigerio y salvación. vuelan á gozar la eterna felicidad del Paraíso. si una plenaria. que perdonan toda la pena temporal que á cada pecado estaba prescrita en los antiguos cánones penitenciales. el sufragio de este dia hacer. como en lap. 7 á Panmaquio. todos lo podemos si queremos. seremos más inexcusables. que perdonan una 6Óla parte. forman este precioso tesoro. ¡Oh! cuán benigno ha sido el Señor en multiplicar los medios de socorrer al Purgatorio. De profanáis etc. cuyo origen se remonta á los tiempos apostólicos y con el cual se sufraga á las almas del Purgatorio. PUNTO m . y libres de aquella cárcel de fuego. es decir. si se gana una indulgencia parcial por las almas de los difuntos. Paul. te borra ésta enteramente.

pues. asistidnos siempre munión y el rezo de algunas preces. mas vos. El sevo para sufragar al Purgatorio. E i medio. resplandignación en proveernos de abundantísimos me' deciente de viva y hermosa luz. ¡oh Señor! que nosotros hacemos . las cuapropio aprovechamiento. cuando vió salir de aquel Cuanto más grande ¡oh Señor! es vuestra . ¡Oh felicidad! ¡oh gloría! ¡Ah! ble. Y es de notar que las personas que acostumbran acercarse cada cesarias para conseguir copioso fruto. ántes voláis vos al cielo que vuestro cuerpo Las santas indulgencias son un tesoro inagotabaje al sepulcro. No pudo la santa contenerse de exclamar: valemos de ellos en favor de aquellas infeliAdiós. y que se ganaban aquel día. implorando para ella ORACION. pues. acompañadnos. según la . y para nuestro gundo es practicar las obras prescritas. ocho dias al sacramento de la penitencia. ces. aunque no se confiesen hermana suya de altísima perfección. pueSanta María Magdalena de Pazzis habia den ganar todas las indulgencias que caen en • asistido con suma caridad á la muerte de una el curso de la semana. hermana: adiós. para ' que no falten en nosotros las disposiciones nevoluntad del concedente. no ménos que de nuestras propias almas. alma bienaventurada. yerto cadáver el alma de sü hermana. es el estar libre de todo peca. EJEMPLO. y tanto más os complacéis. y desde las nuestro empeño recoger este doble fruto de rejas la miraba con afectos de ternura y devotan saludable medio de salvación. abierto siempre á beneficio de los vivos y En los brazos del Divino Esposo acordaos de de los difuntos. debe purifi. no sólo aprovecha á las alacostumbrados sufragios de la religión. coprevenidnos. paz y reposo eterno. á quien con más frecuencia. Hé cir esto. Sea. con vuestra gracia en tan devoto empeño. sino que además santifica que aplicaron también las santas indulgencias las nuestras con el uso de los sacramentos. Y al decuanto más se enriquecen de él los fieles. se le apareció su Esposo Jesús para aquí. pues. Quedaba expuesta con el ejercicio de las virtudes. nosotros que suspiramos en la tierra.y os ofyras. tanto mayor debe ser nuestro empeño en ria. de las las monjas no sólo hicieron prontamente los santas indulgencias. y si alguno no lo estuviere. y elevarse hádios con que aliviar á las almas del Purgatocia el cielo para recibir la corona de eterna glorio.—124 — requisito. por tanto. ¡oh Señor! les de ordinario consisten en la confesion. sino mas del Purgatorio.f intención de ganar todas las indulgencias condo mortal en el cumplimiento de las referidas cedidas por el ejercicio de esta devocion. . todavía la difunta en la Iglesia. prometemos ganar también otras en lo sucesicarse con una buena y santa confesion. • cion María Magdalena.

y que con tanta ánsia las esperan de nuestra caridad. 1. 39. Ave Marías y Réquiem. en sufragio de los fieles difuntos. 26. y oyó una voz que clamaba fuertemente: el tesoro está á la disposición de iodos. que se hacia casi escrúpulo de malograr negligentemente alguna. expuesto todos los dias en la Iglesia á beneficio común de los fieles. Eterno Padre. Quien desea. Era este tesoro una imágen del inmenso tesoro de las indulgencias.— 126 — consolarla. y no dejemos de hacerlo en sufragio de las almas del Purgatorio. á las cuales acarrean tanto alivio. pues. como en la p. (y particularmente de N. cap.. Por lo cual avivóse en lo sucesivo de tal modo en aquel monasterio el fervor de ganar toda clase de indulgencias. valerse de él para «í y para otros. si nosotros no faltamos á las disposiciones necesarias para ganar dignamente las santas indulgencias. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María. 8. 2.) suplicando al Eterno Padre. que se apiade de sus almas. Amplio tesoro de gracias La religion proporciona. de plata. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. E s el más preciado bien. Rezaremos cinco Padre nuestros. 14. Con la riqueza que poseemos de las' santas indulgencias. ¿Cómo no se enciende también en nuestros pechos una chispa de aquel santo fervor? Imitemos á aquellas vírgenes en tan bello empeño. N. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA.y conclusion. apliqúese á ganar las santas indulgencias. de perlas y de todo género de piedras preciosas. misericordia. En la vida de la beata Mar. —127 — SUFRAGIO. de diamantes. Estimadla en-lo que vale Y haréis cesar el desvelo . diciendo que en virtud de las santas indulgencias aplicadas por aquella alma. por la sangre que derramó su divino Hijo. Ave María y Réquiem. n. Padre nuestro. Arrebatada en espíritu la beata Mariana de Quito. Cor. Deprofundis etc. habia sido ésta libertada tan pronto de las penas del Purgatorio y admitida en las mansiones de la gloria. vió en una gran plaza una mesa llena de oro. de Quito. procuremos socorrer las extremas necesidades que aquejan á las almas del Purgatorio. Es la más rica corona. que no podrá faltar el efecto de la libertad de las almas del Purgatorio. quien quisiese coja y aprovéchese de él. aplicándolas en su sufragio. In praesenti témpora vestra abundantia illorum inopiam suppleat. por los propagadores de esta devocion.—En la -vida de Santa María Magdalena de Pazzis. por la preciosísima sangre de Jesús.

vuelve alternativamente sus miradas ora á aquellas almas pacientes. No hay. la aparición de aquel ángel propicio que le detuvo la diestra? ¿Cuánto gozo no causó á Saúl su pueblo. Las almas del Purgatorio fueron en vida ohedientes á la ley de Dios. é inflexibles á las acerbísimas penas de aquellas sus hijas. ¿De cuánto placer no sirvió á A braham. pues. MEDITACION. que por necesidad tenemos que postrarnos tan á menudo á 17 . ora. ¿Y podremos nosotros dar á Dios una negativa? • PUNTO I I .—128 — De las almas sin consuelo. las ama y las aprecia con indecible cariño y les tiene dispuestas en el cielo. para consolarle en sus queridas bijas. ¿Qué medianero hay máa poderoso? ¿Qué intercesor más eficaz? Nosotros. ¡Vías entre tanto. secundemos las piadosas miras de nuestro celestial soberano. nos estimula. por boca de su profeta. ¿Y podremos nosotros comprender estos afectos del Señor. ¡oh cristianos! concluye Job. Desea Dios que se hagan copiosas sufragios por las almas del Purgatorio. sin procurar socorro a l P u r gatorio? PUNTO M . . á manera de un enemigo y castigarlas en adema* inflexible. cuando con generosa oposicion libró de la muerte al valeroso Jonatás? Pue3 mucho más agradaremos nosotros á Dios. y miéntras por exigirlo asi su eterna ley. forzado á sacrificar d su hijo Isaac. Bia Diez y nueve. que detengamos su diestra armada. á nosotros nos solicita. cuando vea que nos le oponemos piadosamente en el acto en que atormenta á las almas del Purgatorio. y hagamos todos los esfuerzos posibles. mientras á ellas las rechaza. De aquí es que el Señor. PUNTO I . coronas inmarcesibles de gloria. Cesando el vuestro también. se vuelve airado hacia aquellas. nos mueve y llega hasta rogarnos que le libremos de tan penoso contraste. ¡Mas ay! ¡cuánto ee duelo al ver que nos mostramos sordos á su solicitud. á nosotros que podemos darles la libertad. movido de su benéfico corazon se vuelve á nosotros como fuente de toda piedad. debe portarse con ellas. no hay un hombre piadoso que se opouga á mis iras y calme los furores de mi justicia. y quedamos en * completa inacción. intentando librarlas del pesado azote de su justicia. justas en sus obras v victoriosas de sus enemigos. así es que dividido entre los rigores de la justicia Y los tiernos impulsos de la misericordia. repite con inconsolables gemidos. que le arrebatemos de e la c | ^ o t o con que hiere y atormenta á aquellas sus —129 — queridas esposas. Secundemos. que le ha' o-auios una dulce violencia.

Nada dejaremos por hacer de cuanto pueda contribuir á tan santo fin. de dond® no saldría. sino hasta cuando en el nuevo monasterio se celebrase la primera misa. queriendo D. y á conseguir con nuestros sufragios la eterna felicidad á vuestras hijas. Deseáis vos. lo más pronto posible en camino para Valladolid. para que se erigiese en ella. los trabajos. aunque se apresuraba la Santa por ponerse. para que fuese disponiendo las cosas de la nueva fundación. en corresponder á los deseos de vuestro corazon. nos las redoble y acreciente según su gran misericordia. Aquí nos teneis prontos á empeñarnos de todos modos. Mucho sentía no poderse poner término con prontitud á la grande iglesia del monasterio. envió entretanto al padre J u lián de Avila. para que vuelen á ser bienaventuradas en vuestro seno. ¡oh Señor! que nuestra caridad va entibiándose. hizo solemne donacion á Santa Teresa. mostrar un rasgo de generosa piedad para con el Purgatorio.los piés del Altísimo. Bernardino Mendoza. y cuando veáis. que Mendoza se hallaba libre del infierno pero no del Purgatorio. de una casa con jardín. por temor do que se retardase el rescate del alma del ca- . iba dilatando la ejecución. En el dia de la Conmemoracion de los fieles difuntos. que no nos niegue sus gracias en lo venidero. Por lo cual. son muy dignos de ser cumplidos vuestros deseos. sita en^ Valladolid. cuando el caballero fué sorprendido de un accidente mortal. y en pocos instantes. para impetrar millares de gracias. mandó fabricar provisionalmente una capilla. y no cesaba de encomendarlo al Altísimo con fervorosísimas oraciones. y de allí á poco llegó ella misma para comenzar. arrebatado de entre los vivientes. no seamos tan insensibles! Hagamos de Dioses con el mismo Dios. y con una generosa copia de sufragios empeñemos de tal manera su bondad. Mas porque la grandiosidad de la empresa requería largo tiempo. ésta que nos pide? ¡Ah. ¿110 le otorgaremos hoy. cuando rogaba por sus amigos. ¡oh gran Dios! muy dignas de veneración vuestras voces. habiéndose dignado su Majestad revelarle. que rescatemos del Purgatorio á las almas. para comodidad de las religiosas que había llevado consigo. lo más pronto posible. un monasterio en favor de la Santísima Virgen María. mas obligada á detenerse en Avila por negocios de grande importancia. EJEMPLO. á fin de poner mano á la obra. para que podamos finalmente llegar á romper aquellas abrasadas cadenas. os pedimos que con vuestra gracia nos enfervoricéis de nuevo. Sintió muy al vivo la Santa este golpe. sino que como lo hizo^ con el Santo Job. ORACION. y nos pedís. Son para nosotros. Mas ocupada la Santa en la fundación de otras casas religiosas.

Ave Marías y Réquiem. Maehab. tanto dijo y tanto hizo con los superiores del colegio de Munster. por la preciosísima sangra de Jesús. misas de Réquiem. fúnebres exequias. el propósito de elegir en lo sucesivo todos los años. al socorro de I03 fieles difuntos. año de 1656. mas todos podemos destinar un dia en cada mes á particulares sufragios. ciones en mayor copia. oir con devocion mas misas. de cuánto se complace Dios en ver nuestros esfuerzos para librar á las almas de aquellas penas tan atroces. en el cual dia se celebrasen en su iglesia. corresponder lo mejor que sea posible á las intenciones de la divina bondad. como aquella serafina de amor. misericordia. Hagamos. Penetrado el padre Juan Fabricio. á saber. dando gracias al Señor por la solicitud con que le habia librado de las penas.—P. Padre nuestro. . SUFRAGIO. de la Compañía de Jesús. adornada de lúgubre aparato. que es suma. en el deseo de ver felices cuanto ántes en el cielo las almas del Purgatorio. para aliviar á las almas del Purgatorio. Añadiremos un Padre nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. Héroes y victim.) suplicando al Eterno Padre. Imitemos nosotros á Teresa. Ave María y Réquiem. de la Soc. Franc. imitemos á Dios. Será útil y conveniente que en cada mes. mas ¿cuánto no fué su consuelo cuando á la primera misa celebrada en la capilla provisional. l. del Purgatorio. consagrar en 6uma el dia. en la vid. ora. que se apiade de sus almas. Felipe Alegam be.ballero. y otros piadosos sufragios en favor de aquellas almas. acercarse á los Santos Sacramentos. dedicado especialmente á las almas del Purgatorio. de Jes. N. sino do pocos. Riv. ejercitarse en alguna mortificación del cuerpo y del espíritu. para socorrer de un modo especial. P. cuanto más empeñado en su rescate veía al Señor. Teresa. se determine y se consagre al ménos un dia. No es. un dia en cada mes. y procuremos. Necessarium duximus significare vobis. por la sangre que derramó su divino Hijo. y se enfervorizó tanto más en la devocion de las almas del Purgatorio. c. ganar indulgencias. (y particularmente de N. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. vió al alma de Mendoza que volaba del Purgatorio al cielo? Complacióse ella de la felicidad del caballero. en el Rhin inferior. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. que los indujo á fijar en cada mes un dia. en sufragio de los fieles difuntos. hoy. Eterno Padre. 2. Rezaremos cinco Padre nuestros. de car. 1. ut et vos quoque agaiis diemignis. 18. 2. el poder imitar tan espléndida devocion. arrebatada en éxtasis. á las almas del Purgatorio. 10. de Sta.

Je. Jesucristo. consagrado. Con los sufragios hechos en favor de las almas de los difuntos. 26. se imita y se completa la Redención del Salvador. y derramó toda su • preciosísima sangre para nuestro rescate. Valgámonos. ¡oh cuánta parte de su deuda quedaría satisfecha! Si cuanto padeció Jesucristo por la redención del mundo fuese aplicado por nosotros. se vistió de nuestra frágil humanidad. MEDITACION.. No es necesario que sacrifiquemos nuestra vida. ¡oh cuántas de aquellas infelices volarian continuamente al seno de Dios. —135 — Dios. Jesucristo salvó al hombre da la deuda de la pena eterna. y dignos imitadores de Jesucristo. hacernos redentores del Purgatorio. ¡oh cristianos! porque todos podemos ser fieles imitadores de una obra tan santa. lo aplicásemos en sufragio de aquellas almas santas. Sea por lo menos un dia A su alivio. Jesucristo. Alegrémonos pues. ¡Ay! lo» gemidos Atended las tristes voces De los que en llamas atroces Se arrepienten de su error. Podemos pues. todos.y conclusión. y nosotros con los sufragios satisfacemos también por el resto de la pena de que son'deudoras aquellas almas á la Divina Justicia. ¿Quién será el que no quiera participar de tanta gloria? Dia veinte. y el imitarla es casi lo mismo que hacerse semejante á la Divinidad. por la redención del Purgatorio. y de los que Jesucristo nos suministra en el órden de la gracia. Si los sacrificios que se hacen en el mundo. en vanidades. La obra de la Redención fué la obra digna de un Dios. para redimir al mundo. de los medios que Dios nos da en el órden de la naturaleza. Escuchad.— 134 — Deprofundis etc.I sucristo con la redención libró al hombre del reato de la culpa. y podremos enviar del Purgatorio al cielo un infinito número de almas. pues. con su gracia hizo recobrar al hombre la amistad de PUNTO I I . en pecados. y rehabilitarse de nuevo en sus derechos á la eterna felicidad. y nosotros. No se exige tanto de nosotros para ser redentores del Purgatorio. ñique nos privemos de todos nuestros bienes. como lo hacían los primeros cristianos. descendió del cielo. como en lap. y las ponemos en plena posesion del reino bienaventurado. . si todo lo qne se emplea en juegos. Y este será el suspirado Dia de gloria. como es debido. PUNTO I . con los sufragios borramos también en aquellas almas las manchas de sus defectos. y nosotros con los sufragios enviamos también á aquellas almas al seno de Dios. enviando al Purgatorio copiosos sufragios. un dia de amor.

se imita y se completa la Redención del Salvador. y de los que Jesucristo nos suministra en el órden de la gracia. y dignos imitadores de Jesucristo. descendió del cielo. Si los sacrificios que se hacen en el mundo. ¡oh cuántas de aquellas infelices volarían continuamente al seno de Dios. ¡Ay! los gemidos Atended las tristes voces De los que en llamas atroces Se arrepienten de su error.. con su gracia hizo recobrar al hombre la amistad de PUNTO I I . ¿Quién será el que no quiera participar de tanta gloria? Dia veinte. como en lap. y el imitarla es casi lo mismo que hacerse semejante á la Divinidad. Jesucristo. Con los sufragios hechos en favor de las almas de los difuntos. en pecados. — 135 — Dios. y derramó toda su • preciosísima sangre para nuestro rescate. Valgámonos. y podremos enviar del Purgatorio al cielo un infinito número de almas. lo aplicásemos en sufragio de aquellas almas santas. todos. 26. y nosotros con los sufragios enviamos también á aquellas almas al seno de Dios. MEDITACION. con los sufragios borramos también en aquellas almas las manchas de sus defectos. por la redención del Purgatorio. Jesucristo.— 134 — Deprofundis etc. . Escuchad. si todo lo qne se emplea en juegos. y rehabilitarse de nuevo en sus derechos á la eterna felicidad. Y este será el suspirado Dia de gloria. ¡oh cuánta parte de su deuda quedaría satisfecha! Si cuanto padeció Jesucristo por la redención del mundo fuese aplicado por nosotros. pues. ñique nos privemos de todos nuestros bienes. como lo hacían los primeros cristianos. enviando al Purgatorio copiosos sufragios. se vistió de nuestra frágil humanidad. de los medios que Dios nos da en el órden de la naturaleza. La obra de la Redención fué la obra digna de un Dios. Podemos pues. hacernos redentores del Purgatorio. un dia de amor.y conclusión. Jesucristo salvó al hombre da la deuda de la pena eterna. ¡oh cristianos! porque todos podemos ser fieles imitadores de una obra tan santa. y nosotros. consagrado. en vanidades.I sucristo con la redención libró al hombre del reato de la culpa. Sea por lo menos un dia A su alivio. No es necesario que sacrifiquemos nuestra vida. como es debido. Alegrémonos pues. No se exige tanto de nosotros para ser redentores del Purgatorio. para redimir al mundo. y nosotros con los sufragios satisfacemos también por el resto de la pena de que son'deudoras aquellas almas á la Divina Justicia. Je. y las ponemos en plena posesion del reino bienaventurado. PUNTO I .

quién las espinas. y á semejanza de El. valorados con el mérito de vuestra preciosísima sangre. sino que las acompaña. procurando una completa redención al Purgatorio. y padece en ellas como Redentor en sus 1 redimidas. que así como en esta tierra la Divina Sabiduría no deja al justo. . como Padre en SÜ3 hijas. ofreció en descuento de las penas que sufren las almas del Purgatorio. Tomaremos de vos el ejemplo que nos diste para que le imitásemos. quién los azotes. por cuya libertad es tan solícito como si fuese propia. que cuanto hagamos en favor de aquellas almas. La gran sierva de Dios. meditando un dia con singular devociou sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. penar solo en medio de sus trabajos. no abandona á las almas entre las llamas. que con suma veneración llegaban. en la cárcel del Purgatorio. y nuestros deberes nos enseñan cuánto mereceis vos. quién la cruz. que descendió despues de la muerte con el espíritu al Purgatorio para hacer felices á aquellas almas. á hacer. sino aun más por el afecto. haced que podamos ser vuestros verdaderos secuaces y discípulos. sino que es también vuestra. lo que decia en el mundo de sus pobrecitas: á saber. porque por el afecto son comunes entre vos y ellas las penas y loa gozos. Elevemos aún nuestro pensamiento. y no le abandona entre las cadenas. como amante en sus esposas. quién los clavos. pues. ¡oh cristianos! y conoceremos. así Nuestro Señor Jesucristo. ¿Pueden desearse motivos más fuertes y más poderosos para decidirse á una obra . queremos hacer todo esfuerzo posible por vaciar el Purgatorio de todas las almas que están allí prisioneras. Sor Mariana Villani. y por ellas. no sólo por la intención. como cabeza en sus miembros. descendamos también nosotros con abundantes sufragios. como si El fuese el paciente que por nuestros sufragios debiese ser redimido de tanta pena. el valor y el mérito de cada uno de los instrumentos de la misma. y nos repite con la voz más conmovedora. ¡Oh Señor Nuestro Jesucristo! nosotros vemos muy bien que la causa del Purgatorio no es solamente propia de aquellas almas. de tanta piedad? Alentémonos. con una série no interrumpida de sufragios. ORACION. en un éxtasis misterioso vió desfilar en doble órden una larga série de muchas personas vestidas de blanco.—136 — PONTO I I I . El lo acepta como hecho á sí mismo.[ la con todo empeño. Ya vos nos enseñasteis con vuestra Redención cuánto merecen las almas. para grangearles la verdadera paz y la libertad sempiterna. mas imitando nosotros tal ejemplo. Cuando en la noche siguiente. pues. Por vos. del órden de Santo Domingo. sino que desciende con él á la cárcel. EJEMPLO.

aquella la lanza. el propio instrumento á ios piés de un Señor. la esponja. I. 2. le tributaban solemnes acciones de gracias á la gloriosa Virgen que las babia conducido á tanta felicidad. que con la palma en la mano. también nosotros frecuentemente. diciendo cin^o veces la siguiente: JACULATORIA. Eterno Padre. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. por la sangre que derramó su divino Hijo. que tenia semblante de Divino. eran las almas del Purga. donde al entrar depositaba cada una con profunda reverencia. en la vida de Sor María • Villani. —Fr. y de cuyas manos recibían todas en contracambio una esplendidísima corona. (y particularmente de N. se constituyó gloriosa redentora del Purgatorio. que las guiaba á un suntuosísimo templo. las conducía al altar. algunas loa cordeles. SUFRAGIO. 5. la caña. y así. que propaguemos la devocion hácia las almas del Purgatorio. Por lo cual. c. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Padre nuestro. otras los martillos. Ofrezcamos. aquellas personas que llevaban los venerables signos de la Pasión. que las remuneraba con una corona inmarcesible. A todas las precedía una Virgen con una gloriosa palma en la mano. la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Marches. el guante. Spíritus Domini misit me. y todas las otras sacratísimas insignias de la Redención del Hijo del Hombre. que se apiado de sus almas. s. libertadas por el mérito de los preciosos instrumentos de la Pasión de Jesucristo: aquel Señor. por la preciosísima sangre de Jesuá. y que las consolemos con una abundante copia de sufragioi. era el cielo. rebosando de júbilo.—138 — ésta la columna. N. á beneficio de los difuntos. último fia y centro bienaventurado de la criatura racional: . Domingo M.) suplicando al Eterno Padre. Rezaremos cinco Padre nuestros. sobre un altar de oro. término feliz de aquella devota turba. el vaso. que con la devota oferta de los instrumentos de la Pasión. redimiendo muchas almas de aquellas acerbísimas penas. Isai. como en señal de triunfo. denotaba la venerable sierva de Dios. con sentimientos de fervorosa piedad. ut praedicarem annum placatilem Domini ut consorer omnes Ingentes. cou lo cual la declaraba reina y esposa muy amada. y entregaba las almas rescatadas al trono del Eterno. misericordia. Aquel suntuosísimo templo. en sufragio de los fieles difuntos. 61. Ave María y Réquiem. del extremo de las penas á la cima de toda felicidad. El espíritu del Señor desea de nosotros. pues. representaba á Dios. . Ave Marías y Réquiem. las conduciremos también nosotros del Purgatorio al cielo. que les conferia la corona de eterna gloria: y la Virgen.^ torio.

26. responde D^ivid. Dia veintiuno. se festejaba altamente en el cielo la conversión de una alma pecadora. y anúnciale de mi parte. Hoy el Señor nos envía Su Espíritu Soberano. acrecienta inmensamente la alegría y la gloria del Paraíso. Piedad. cada uno de los fieles se elije algunos santos para sus especiales protectores y abogados. desde su nacimiento. como en la p. y el mundo Al fin nos escuchará. se le apareció el Redentor. P. que en sus devotos ejercicios haga continua memoria de las almas de los difuntos. ¡oh cristianos! que se regocija y alegra con nuestros sufragios. Piedad por los miserables Que están en duelo profundo. la cual no se podia uuir á ellas sino por medio de una dilatada y rigorosísima expiación? Esto. Para que fieles vallamos Sólo á predicar piedad. Deprofundis etc. Gloria que se acrecienta al ciclo con los sufragios del Purgatorio. sino que procurémosles también otros sufragadores con el ejemplo. y no las abandone jamás como lo hacen tantos aun entre sus más estrechos parientes y amigos. y entre todos ellos se entabla una confianza tan íntima y un amor . ¿cuál será la gloria de aquellos dichosos moradores al introducirse en aquella patria celestial sin peligro ya de perder una de aquellas afligidas almas. que puede de nuevo estraviarse del camino de la salud. pues.—140 — Rogaudo un dia Santa Margarita de Cortona por las almas del Purgatorio. Sanet 22 de Febrero. y toda aquella feliz Iglesia de santos exaltará las limosnas de la tierra. y entónces podremos. Juan Rolando in Act. y despues dejemos de hacerlos si podemos. al decir del evangelista San Lúeas.. con las palabras. aumenta también su felicidad y su gozo. llamarnos verdaderamente redentores y apóstoles del Purgatorio. PUNTO II. una mirada. MEDITACION. al cielo. que con aumentar el número de los bienaventurados. y no nos contentemos con sufragar solos nosotros por aquellas almas. le ha sido destinado un ángel para su custodio y guía. en la vida de Santa Margarita de Cortona. y: amada mia la dijo. vé en calidad de embajadora á la religiosa familia de Francisco. y conclusión. A esda hombre. Si. clamemos. La misión de Santa Margarita puede considerarse como encomendada también á nosotros. En el curso de la vida. PUNTO I . y particularmente con conducirlos á esta santa devocion.

tan particular, que cuanto más de voeacion y
obsequio profesa el hombre á aquellos ángeles
y á estos santos, tanto más se empeñan en
procurar su salvación. Imaginémonos, por
tanto, ¿cuál será el gozo espiritual y el inefable trasporte de los ángeles de guarda y de
los santos protectores y abogados, cuando del
profundo báratro del Purgatorio vengan á unirse en su compañía sus devotos clientes tan
deseados y protegidos por ellos para ser feli
ees para siempre en el cielo? Bendecirán eternamente las misericordias del Señor que se
dignó secundar sus afanes, y harán resonar
las bóvedas de aquella eterna mansión con las
alabanzas de aquellos fieles que, merced á los
sufragios, pusieron el último complemento á
la felicidad de sus protegidas. ¿Quién, pues,
no querrá ser tan glorificado en el Paraíso:
PUNTO III.
Pero, la que más que todos rebosará de placer en la glorificación de las almas del Purgatorio, será aquella en quien están fijas las miradas del Universo, esto es, María Santísima,
la cual, como Pveina escogida, como Madre de
todos los hombres, y en especial como Madre
y Reina de las almas que están en el Purgatorio, invitará á su Hijo, invitará á su Esposo, invitará á los coros de los ángeles, y á los
órdenes de los Santos á alegrarse y regocijarce con ella, viendo finalmente llegar á su felicísimo reino, á su materno seno, sus fieles va-

— 143 —
salios y las amadas prendas de su dulce amor.
¡Dichosos nosotros si podemos proporcionar á
María tanto placer! Hagamos la prueba y pongamos generosamente todos los esfuerzos posibles para poner término á tan noble empeño.
ORACION.
Al ver, ¡oh Señor! cómo toda la corte celestial se regocija por la libertad de las almas
del Purgatorio, nuestra devocion se despierta
y enardece hácia á ellas, por aumentar siempre más la gloria del Paraíso. Pero ¿cuánto
más se alegrarán los ángeles, los santos, María Santísima y las mismas almas sacadas de
tan dura prisión, si pudiesen vernos en su
compañía para alabaros y bendeciros eternamente? Sea pues, para su placer y el nuestro
esta la merced do la piedad que usamos, sea
ésta la corona con que os digneis remunerar
nuestra devocion, ¡oh Soberano Hacedor y
glorificador de los, ángeles y de los hombres;
porque obtenida esta merced, esta corona, habremos obtenido cuanto de más grande puede
desearse sobre la tierra, cuanto más de feliz
se puede obtener en el cielo.
EJEMPLO.
Un sacerdote romano muy devoto de las almas del Purgatorio, fué trasportado en espíritu al templo de Santa Cecilia en Transtiber, en
donde cortejada de un crecido número de ángeles y santos, apareció María Santísima sentada sobre su trono resplandeciente, y miéntras

—144 —
reinaba por todas partes un profundo silencio,
vió postrarse en medio de aquella sublime reunión, hacia la augusta Virgen, y en ademan suplicante, una mendiga cubierta de un vestido
andrajoso, porque sobre los hombros llevaba una piel de rarísimo precio, la cual, con copiosas
lágrimas; imploraba piedad por el alma de uu
ciudadano romano, que habia muerto hacia pocos instantes. Era este Juan Patricio, señor
de gran caridad; pero que por algunos defectos
habia sido condenado al Purgatorio. Esta preciosa piel que yo llevo, exclamaba la piadosa
mujer, me la dió el difunto, ¡oh María! por amor vuestro eu el umbral de vuestra Basílica,
mientras yo me helaba de frió. Un don tan
sublime no puede quedar sin premio, un acto
tan generoso no puede dejar de mover vuestro
corazon á socorrerle. Amparadlo, pues, ¡oh madre de las misericordias! en esta hora en que
se encuentra en la mayor necesidad; dadle á él
la vestidura de gloria, como él dió esta preciosa vestidura por vuestro amor. Tres veces re-,
pitió tan fervorosa súplica la piadosa mujer, y uniéndosele para darle valor á sus rueges, los ángeles y los santos allí presentes, ordenó María
que fuese traído Juan á su presencia, el cual se
presentó cargado de pesadas cadenas, y miéntras él esperaba el éxito de su destino, la reina
del cielo le hizo señal de gracia, y se vió en
un instante libre de sus ataduras, y recibido
y acogido como hijo do ella, y como hermano

y compañero de aquella dichosa corte de ciu-.
dadanos del cielo, que entre mucho regocijo lo
condujeron á la gloria eterna del Paraíso. En
esto desapareció la visión, la cual, con el ejemplo de la piadosa mendiga, nos enseña cómo debamos rogar á la Santísima Virgen é interponer, la mediación de los ángeles y de los santos, para obtener una más pronta libertad á
las almas del Purgatorio.—S. Pedro Damiano, Opuse. 84, c. 4.
^ Rezaremos cinco Padre nuestros, Ave Marías y Réquiem, en memoria de la pasión de
nuestro señor Jesucristo, en sufragio de los fieles difuntos, suplicando al Eterno Padre, que
se apiade de sus almas, por la sangre que derramó su divino Hijo, diciendo cinco veces la
siguiente:
JACULATORIA.
Eterno Padre, por la preciosísima sangre
de Jesús, misericordia. Padre nuestro, Ave
María y Réquiem.
^ Añadirémos un Prdre nuestro y Ave María, por los propagadores de esta devocion.
SUFRAGIO.
Dahtt capiti tuo augmenta gratiarum, et «oroña inclyta proteget te. Prov. 4. 9. El reso
del santo rosario es uno de los medios más eficaces para alcanzar la salud eterna á los difuutos, derramando sobre sus almas un tesoro
inmenso de gracias.
. f
Habiendo caido en el Purgatorio uua cierta
19

—146 —
Alejandra Aragonesa, que era hermana de la
cofradía del rosario; el santo patriarca Domingo, y los hermanos de la referida cofradía, se
empeñaron en socorrerla con tantos sufragios,
que presto lograron librarla de sus penas. Por
lo cual, sumamente agradecida aquella alma á
tan grande beneficio, se apareció al Santo fundador para dar gracias en su persona á toda la
religiosa hermandad por sus piadosos socorros,
y para animarle á predicar y á extender por
todo el mundo la devocion del santo rosario, en
virtud del cual muchas almas se ven libres del
Purgatorio. Si el rosario, pues, es de tanto
provecho al Purgatorio, tomemos ó mantengamos la piadosa costumbre de rezarle cada dia;
pero en este particularmente, apliquemos una
tercera parte más en sufragio de aquellas almas, para que se digne María Santísima llamarlas consigo al cielo á acrecentar el júbilo y
la gloria de la corte celestial.
B. Alano de la Roche, part. 5. Psalterii.
cap. 52.
De pro fundís etc.,y conclusión, como en lap. 26
De Guzmati la oracion, muy gustosos
Os ofrecen piadosas las gentes,
En favor de las almas dolientes
Porque sois Madre augusta, de amor.
Si aun los truenos, si aun las tempestades
A una seña de tí, luego calma,
Haz señal, y al instante las almas
Cesarán en su pena y dolor.

Dia veintidós.
MEDITACION.
El sufragar á las almas del Purgatorio,
es una de las más excelentes
oirás de la fe.
FTJNTO I.

El pensamiento de sufragar á los difuntos
es santo por el santísimo principio de fe de
donde proceden. Los sentidos acompañan al
hombre hasta la tumba; más allá de la tumba
se oscurece la razón, y poco vé. La fe es la
antorcha luminosa que disipa las tinieblas del
otro mundo, y nos obliga á no abandonar las
almas de los difuntos. Deshágase en buena
hora el cuerpo, y redúzcase á cenizas, el alma no perece con la muerte corporal, sino que
incorruptible é inmortal, entra en las rejiones de la eternidad para recibir 6u recompensa. ¡Oh cómo se aviva la fe de la inmortalidad de los espíritus y del premio de las obras,
cuando presentamos abundantes sufragios por
las almas del Purgatorio! Así como el esforzado Judas Macabeo, dió una prueba irrefragable de su religiosa creencia en la otra vida,
cuando ofreció en el templo de Jerusalén, las
doce mil dracmas de plata por la expiación de
sus difuntos hermanos, así, cuando nosotros
ofrecemos sufragios por los muertos, demostramos muy bien que creemos que no han si-

— 148 —
4o ellos reducidos á la nada, sino que viven y
viven en comunicación con nosotros: que vendrá dia en que iremos á reunimos con ellos,
y que enviamos por delante provisiones de obras piadosas, las cuales al presente serán d e
provecho para ellos; pero que mucho más aprovecharán á nosotros cuando vayamos á unirnos con ellos en el otro mundo. No seamos,
pues, avaros con ellos; porque cuando más liberales seamos con ellos en vida, tantas mayores ventajas reportaremos para nosotros
mismos, despues de la muerte
PUNTO IR.

Los reyes de la tierra, no son reyes sino de
los que viven. La muerte sustrae á los hombres de su imperio, y Dios sólo es el soberano
de los vivos y de los muertos, delante del cual
hasta los muertos viven. Cuya verdad confesamos de hecho, cuando rendidos ofrecemos á
Dios sufragios por los difuntos: reconocemos
entónces su absoluto dominio sobre todo el universo: reconocemos la dependencia que tienen
de él todos los mortales, bien sea los que viven ahora en el mundo, ó bien sean del número de los que han pasado al otro; damos satisfacción á la divina justicia, por los deméritos
que estos cometieron en vida: damos satisfacción á la divina misericordia con librarlos del
Purgatorio: nos ejercitamos, en suma, en los actos más meritorios de fe para con el Sér Supremo. y si la nobleza y el mérito de las obras, es

uuo de los más poderosos estímulos para practicarlas, ¿cómo podremos dispensarnos, ¡oh cristianos! de sufragar á las almas del Purgatorio,
en que se ejercita con tanto mérito una excelente obra de fe?
PUNTO I I I .

Mas ofreciéndose piadosos sufragios, ¿á dónde se envían las almas? Se evían al cielo, para ser eternamente felices con Dios. Hé aquí
otro sublime objeto de la fe, que ejercitamos
con los sufragios. No es un fin terreno y caduco el que mueve la piedad de los fieles para
con los difuntos; la fe no tiene miras mezquinas y bajas. Ella desplega un vuelo de la tierra al cielo, descorre el velo de la divinidad, y
en el seno de aquel Sér inmenso, que es todo
felicidad por esencia, nos muestra el término á
que ¡legan las almas socorridas por nuestra piedad. Ya se considere por tanto, el principio do
donde procede, ó los atributos divinos que engrandece, ó el dichosísimo fin á que conduce
el sufragar á los difuntos, es uno de los pensamientos más santos, uno de los actos más heróicus de la fe. Sea, pues, este, el más frecuente ejercicio de nuestra vida, y sea tanto
fecundo en obras, cuanto más vivificado esté
del espíritu de fe.
ORACION.
¡Oh Dios! Autor, objeto y premio de la
santa fe, nosotros no os conocemos en la tierra, más que bajo la sombra de los enigmas,

los cuales engalanados con vestiduras blancas. y tan abatido? ¿Por qué te quedas tan atrás de tus compañeros en el camino? A lo que el triste jóven. más que os consigan como premio. la perfección de aquella caridad. con suma ánsia lo buscaba entre aquella turba esco- gida. en el Purgatorio y en el cielo. este último rasgo de vuestra justicia y bondad. esta vestidura tan lúgubre y tan mojada? Este es el beneficio del luto que conserváis por mí. de aquel amor. y entóneos desaparecerá toda la solicitud de su fe y de su esperanza. y si deveras me amais y deseáis verme feliz. Entregaos á ellas como premio y corona de la vivisima fe que alimentaron en la tierra. Completad. El mis- . de la firmísima confianza de que se alimentan en el Purgatorio. reanimad vuestra fe. á fin de dirigir á un fin más provechoso su ternura. le dijo. EJEMPLO. como hacen las otras madres. y socorredme con las obras de fe y de caridad. ¡oh Señor! para ellas. con los sufragios de la religión. no ménos tiernas. no le fué posible descubrirle sino allá al último de todos. eran las vestiduras de la fé. ¡Ah! Poned término de una vez al doloroso desahogo de la naturaleza. caminar más ' presto. las abrasó v las cousumirá eternamente. El llanto y el luto me agravan y me impiden moverme con paso velóz como mis compañeros. pues. sin socorrerle empero.bajo el velo de los misterios: mas para las almas del Purgatorio. A una madre que por lar^o tiempo habia llorado incesantemente por la muerte de su hi jo. y llegar con mis compañeros al suspirado término del Paraíso. ¡oh hijo mió! vas tan diverso de los demás. las vestiduras blancas. ¡oh madre! respondió. dichoso y feliz. no resta. A vista de semejante espectáculo virtió la inconsolable madre un copiosísimo torrente de lágrimas. humedecido todo. y que apénas podia dar un paso. cuanto habia sido en lo pasado liberal en derramar por él incesantes lágrima?. que tenia siempre fija la mente y el corazon en su perdido hijo. el fruto de las lágrimas que por mí derramais. y sólo triunfará con la feliz posesion de vos. enriquecidas con varios adornos. El templo era el cielo. cubierto con un vestido de color oscuro. En esto desapareció la visión. Haced piadosos sufragios. ¿veis. demostró el Señor en espíritu una solemne procesion de jovencitos. La desolada madre. y con voz conmovida é interrumpida por los sollozos: ¿por qué. entónces podré. que en la tierra. mas ápesar de la atención con que fijó por todas partes sus miradas. y los varios adornos eran las obras de caridad de que estaban enriquecidos. el velo de la fe está en parte rasgado. y quedó la madre tan solícita de allí en adelante en procurarle socorros espirituales. y ya os experimentaron como juez. se dirigían alegres hácia un magnífico templo. pero más religiosas y sabias que vos.

y verlas entrar prontamente en la posesion del feliz reinado que las aguarda. que se apiade de 6us almas. Octavio in Vitiat. 33. como en la p.. N. para impetrar la libertad de su padre Gotardo. lib.) suplicando al Eterno Padre. Y dales eterna luz. c. A quienes tu amor les diste Enclavado en una cruz. en la vida d e . la B. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. el precio de la redención. se libran del profundo lago del Purgatorio. por las llagas abiertas en sus manos. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. •o : i áiíéíii»teoxí» «¡-m ttKt <toi'j3":q no '»qi9Uü De i rofun dis etc. por la sangre que derramó su divino Hijo. misericordia. SUFRAGIO. del Purgatorio.mo sentimiento de fe se excite en nosotros para con nuestros difuntos. Ave Marías y Réquiem. P . n. y la constituye de nuevo en el derecho del reino eterno: hi deseamos. por ellas. las almas de los difuntos. ¡Oh padre de los vivientes! Por quienes sangre Vertiste. perdona á la mísera criatura la deuda de sus pecados. (y ^particularmente de N. Eterno Padre. Zach. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Padre nuestro. cuanto piadosos para socorrerlos con buenas obras. Dales consuelo á sus penas. 11. Con la preciosa oblacion de la sangre del Nuevo Testamento. eficazmente y de veras. y la obtuvo en pocos dias. Ave María y Réquiem. así también la obtendremos nosotros para nuestros muertos si imitamos su constancia y fervor. ofrecido por su divino Hijo en el Calvario. Arcóngela Panigarola. oh ioJ . 1. R« mpe sus duras cadenas. 17. El espectáculo más-sublime de nuestra fe es el del Calvario. '• f 1 * i. donde Jesucristo derramó 6obre el madero de la cruz toda su sangre. 9. en rescate del linaje humano. A6Í lo hacia la B. ofrezcamos á menudo á Dios.—Tomás Cantimprat. Arcángela Panigarola. en sufragio de los fieles difuntos. 2.. 11. Tu quoque in sanguine Testamenü tui emisistí viudos tuos de lacu. no tanto sensibles para llorarlos. eap. de Jes. y nos haga. No olvides á los difuntos. por tanto. ver perdonada la deuda de las almas que penan en ia cárcel del Purgatorio. Rezaremos cinco Padre nuestros. No puede la divina justicia resistir á tan tierno espectáeuloj y viéndose vencida por la sa- — 153 — tisfaccion de tan grande mérito. 26. Apum.y conclusión. por la preciosísima sangre de Jesús. . en sus piés y en su costado. de la Soc.

El sufragar á las almas del Purgatorio. y cuanto el alma excede al cuerpo en precio. es uno de los actos más heroicos de caridad. PUNTO I . en perfeccionar tan bella obra. miéntras que el de los piadosos sufragios es el alma. Por lo mismo se acrecienta siempre su mérito. No se pretende por eso con el ejercicio de la una excluir el de la otra. involuntariamente brotan las lágrimas de nuestros ojos. y alcanzaremos copiosas bendiciones de la tierra y del cielo. á quien ménos puede ayudarse por sí mismo. y cuanto más bien formado esté un corazon. tanto más se afecta por compasion sensible y por ternura. tiene su órden y requiere que se provea ante todas cosas á quien yace sumergido en las más graves miserias. elfindel cristiano debe ser unirlas á entrambas. PUNTO M . y se ejercita en el grado más perfecto cuando se socorren las miserias de las almas del Purgatorio. dice San Pablo. Pero cuando empleamos nuestra beneficencia para con el purgatorio. á quien está unido con nosotros con más estrechas relaciones. y se apodera de nuestro corazon de tal manera. en fin. nos mueve por lo común un espíritu por naturaleza sensible y piadoso. Dia veintitrés. Esforcémonos. puesto que con la doble caridad se ayuda más copiosamente á unos y á otros. por tanto. Gran caridad es dar de comer a 1 hambriento que desfallece. ántes bien. la caridad es la mayor. y con la otra sufragar al Purgatorio.— 155 — PUNTO I I . La vista de una necesidad precedente hiere fuertemente nuestros sentidos. MEDITACION. la mano 6e mueve espontáneamente en su auxilio. Pero ¿qué miserias por grandes que sean en esta tierra pueden compararse con la más ligera pena del . tanto más excelente es la caridad hácia los muertos que hacia los vivos. y con una mano socorrer al pobre. Cuando nos decidimos á socorrer la indigencia de nuestros semejantes. Mas el objeto de tal caridad es el cuerpo. visitar al enfermo que gime entre dolores. y nos asemejamos más al Divino Autor de Nuestra Santísima Religión de Jesucristo. no hay ningún objeto que esté bajo el dominio de los sentidos: nuestro ánimo está purificado de toda eraocion terrena: nuestra caridad es del todo espiritual. lo que nos debe estimular á practicarla con todo empeño. Entro las virtudes del cristianismo. que casi no está en nuestra facultad rehusar el socorro. y á quien está más adelantado y firme en la amistad de Dios. La caridad. vestir al desnudo que se hiela de frió.

y que pueden romperlos con la gracia de Dios cuando quieran. que están en continuo peligro de perderse eternamente. sobre cuál fuese acto más sublime de caridad. ó en convertir á los pecadores. entónces nuestra caridad será purificada de todo afecto sensible y terreno. en el órden de la naturaleza y-de la gracia.¡Ah! reanímese en nuestro corazón la caridad viva del cristianismo. concurre á dirigir nuestra omdad hácia ellas. permaneceremos perezosos é indolentes? . entónces conservará sus grados y la perfección de aquel órden que procede de tí. y que cooperar á su salud es lo mismo que cooperar á la grande obra de la redención divina. Entónces tendremos más en consideración las miserias de los espíritus. y hagamos sentir á aquellas almas los más copiosos efectos. ¡Oh eterna caridad de Dios. y nuestro ardor sabrá entófices superar al del Purgatorio. nos liga á ellas con dobles vínculos? ¿Y quién finalmente puede sobrepujarlas en el carácter de la santidad y de la amistad ¡con Dios. y si sufren tormentos. que las de los cuerpos. para hacer felices eternamente las almas sumergidas en aquellas vpracísimas llamas. y ¿á pesar de tan grande impulso que por todas partes recibimos. que aquellas almas encerradas en aquella cárcel es imcapaz de ayudarse. y se convertirá como en un incendio do inex- — 157 — tinguible amor en beneficio y alivio de los difuntos. estando ya confirmadas en la gracia y en los dones deí Señor? Todo. estos son temporales y en breve irán á gozar la gloria eterna del Paraíso.Purgatorio? ¿Quién más. ORACION. miéntras que las almas del Purgatorio están ya en estado de seguridad. A todo esto replicaba Benito defendiendo la causa de las almas del Purgatorio. si emplearse en sufragar á los difuntos. que despues de su muerte el Redentor descendió á la prisión para librarlas de sus cadenas. puesto que nada pueden merecer por sí misma?? ¿En dónde se hallará quien tenga con nosotros mayores relaciones que ellas. de quien se propaga toda caridad en el mundo! ¡Ah! descienda sobre nuestros corazones una centella de tu divino fuego para hacer nuestra caridad verdaderamente perfecta. caridad de Dios! ¡Ah! inflama nuestros corazones. Bertrán y Benito. ¡Oh caridad. siendo así que cuanto hay en la sociedad. y que si los pecadores están ligados por las culpas. sus vínculos son voluntarios. pues. EJEMPLO. miéntras las del Purgotorio están allí deteni- . Sostenía Bertrán la parte de los pecadores diciendo: que el Verbo Divino habia venido del cielo á la tierra expresamente á buscarlos. Gran cuestión se suscitó un dia entre dos insignes religiosos de la Orden de Predicadores. en la Iglesia.

Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion ' ^ SUFRAGIO. Si nosotros queremos satisfacer todas las exigencias del mundo. Pero Bertrán fio cedia al peso de tan convincentes razones. mas el hecho de Bertrán sea una instrucción útil para nosotros que nos enfervorice en la devocion y en el alivio de aquellas infelices prisioneras. .—158 — das en atrocísimos tormentos. El P. diciendo cineo veces la siguiente: JACULATORIA. cuanto al sufragio de las almas de los difuntos. Por lo cual. 16. y fué despues tanto más devoto del Purgatorio. llevaba consigo una bo^a en donde echaba todos los ahorros que podia hacer en sus gastos personales. y la llamaba crumenam animarum. 8. que un méndigo sano y robusto que por mera poltronería yace en el más asquerosa miseria. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Padre nuestro. porque era un fondo destinado tanto al socorro de los pobres. Magnanti. cuanto en lo pasado habia sido poco solícito. por la sangre que derramó su divino Hijo.—Fr. Conviene ahorrar al- . (y particularmente de N. así como es más digno de ser socorrido un enferno acosado de dolores. el cual no puede hacer uso de sus miembros para ayudarse. Ave María y Réquiem. 3 de la vida de Santo Domingo c. No siempre permite Dios estos sucesos. reconsens quod ei bcne plucuerit. sin poderse ayudar de modo alguno. N. aunque la obra más perfecta será aquella que haga estensiva la caridad á las unas y á los otros. que se apiade de sus almas. así debe preferirse siempre el socorro de las almas desoladas del Purgatorio. Rezaremos cinco Padre nuestros. para que reconociese por experiencia aquella verdad que negaba raciocinando. y del otro mundo. y todas las limosnas que lograba recoger de la beneficencia de los demás. Juan B. Eterno Padre. Despues de esto cedió muy de veras á socorrer las almas de los difuntos con todo género de sufragios. jamás no3 bastará para cubrir los gastos de necesidad y de lujo. lrnus quisque vestrum apud se seponat. aun cuando tengamos un rico patrimonio. por lo cual permitió el Señor que una alma del Purgatorio en una noche viniese á su encuentro con un enorme peso material y que se lo cargase sobre las espaldas. y así agobiándole le hiciese sufrir mucho. la bolsa de las almas. Teodoric de Apol. 2. del Oratorio. misericordia. en sufragio de los fieles difuntos. que la conversión de los pecadores. por la preciosísima sangre de Jesús. lib.) suplicando al Eterno Padre. esto es. Procure cada uno de nosotros ahorrar alguna cosa para emplearlo en beneficio de las pobres de este. Ave Ma- rías y Réquiem. 1 Cor.

y seria una crueldad el resistir á un sentimiento tan vivo del corazon humano. Juan Marciande la Congregación del Oratorio. como en lap. 1. nos lleva á tener compasión del infelicísimo estado de las almas del Purgatorio. sino que ántes bien forman la porcion más escogida que presto será glorificada en el cielo. Trasladémonos. La misma naturaleza. De pro fundís etc. Tom. Tengamos. El vínculo de la fraternidad universal que tenemos con todos los hombres por razón de la descendencia de nuestro primer padre Adán. que no sienta piedad de sus almas. pues. ó sea nuestra bolsa de ahorros en f*vor de los vivos y de los muertos. los perfecciona. los refuerza. Mas si para alivio al mísero Lo conserva el sabio: entónces Ministro de eternos goces El oro también será.go en nosotros mismos. ántes bien los estrecha. ese sentimiento no se extingue en el hombre con la muerte. también nosotros nuestra crumintto animvrum. 29. Debemos. y la naturaleza ha impreso de tal modo este sentimiento en todos los vivientes. que no sólo lo experimenta la criatura racional hácia BUS semejan- tes. es mucho más íntimo y perfecto entre nosotros los cristianos por razón de la religión que nos reúne á todos en Jesucristo. pues. No hay nación tan bárbara sobre la tierra. 26 Cuán despreciable es el oro Que el hombre tanto desea. pues. El amor es la vida del corazon. PUNTO I I . • Pues que muchas veces sea Ministro de la maldad. y que no procure sufragarlos de alguna manera. como á una porcion de nosotros mismos.. PUNTO I . que no tenga cuidado de sus muertos. 2 o. lib. tanto de este mundo como del otro. sino también las bestias hácia los de su especie. en espíritu al Purgatorio con los sentimientos de una religión llena de cari21 .y conclusión. y cada uno de estos es miembro de su cuerpo místico. á las que estamos unidos por la humanidad. El es la cabeza de todos los fieles. pues. la Iglesia. porque no están separadas de la Iglesia. sino que dura más allá del sepulcro. y establezcamos desde hoy las partidas de qué hemos de cercenar alguna cosa para el caritativo socorro de nuestros hermanos. MEDITACION. Dia veinticuatro. La religión no rompe los vínculos de la naturaleza. y entónces tendremos siempre un fondo pronto é inagotable para satisfacer los deberes de caridad para con nuestros prójimos. Razones generales que nos obligan á socorrer á las almas del Purgatorio. mirar á las almas del Purgatorio como una parte del todo.

miéntras que un dia se paseaba junto al cementerio con el piadosísimo Gobernador de aquella ciudad D. tú — 163 — el amor á la patria.dad. y el buen párroco se dedicó enteramente á asistirles con medicinas y servicios personales en la enfermedad. Traigamos por tanto continuamente á la memoria los tres referidos títulos de naturaleza. ¡Ah! tú que eres el autor de todo generoso sentimiento. y así no3 moveremos eficazmente á generosa piedad para con los difuntos. son otros tantos títulos en nuestro corazon que nos obligan á tener una peculiar consideración con nuestros couciudadanos. siempre nos obligan los deberes de patria. hizo por aquella comarca terribles estragos. En esta misma vida comenzamos las relaciones de la patria. para que inflamado nuestro corazon de este triplicado espíritu de beneficencia. Pasando el contagio. con sepultarlos despues de la muerte. El conocimiento especial de cada uno de ellos. la uniformidad de costumbres y de los hábitos que se adquieren viviendo en su compañía. y con sufragarlos en la otra vida. Pereció un guan número de ciudadanos y de soldados napolitanos de la guarnición. de religión y de patria. cura párroco de Arona. en el alma. era tan dado á las obras de piedad. para que viviendo se ayudasen entre sí. renueva entre nosotros la observancia de leyes tan santas. así en esta como en la otra vida. cuanto que se encuentran ya en el último grado de necesidad aquellas almas benditas. sufragándolas de continuo. la emulación de tan venerables máximas. tú las máximas de la religión. en donde estaremos todos reunidos en una eterna caridad. Alonso Sánchez. que se completan despues en aquella gran patria del cielo. ORACION. ¡Gran Dios! t ú inspiraste é imprimiste en los corazones de los hombres las leyes de la naturaleza. Graciano Panzoni. y no se olvidasen los unos de los otros despues de la muerte. vieron entrambos salir de una parte de aquel sagrado recinto y entrar por otra una fila de personas cubiertas de un lú- . Tuvo particularmente un vasto campo para ejercitar su caridad en un año. que deben animarnos á hacer tanto más generosos para con el Purgatorio. pueda derramar con generosa abundancia sufragios en el Purgatorio. La razón de patria nos constituye más vecinos y allegados á aquellos que tuvieron con nosotros un mismo y común suelo natal. las diversas relaciones que á ellos nos ligan. PONTO I I I . dándoles sepultura. y consolemos á aquellas afligidísimas almas en sus angustias. Mas hasta tanto esto no se cumple. la práctica de amor tan saludable. que solía socorrer á los difuntos en el cuerpo y en el alma: en el cuerpo. EJEMPLO.

Padre nuestro. que a(Juella misma noche se diese con la campana la señal para un sufragio general de misas que deberían celebrarse en su sufragio la mañana siguiente. imploran de este modo nuestra piedad. Bon. por la preciosísima sangre de Jesús. hacen tan dulce violencia al corazon de Dios. repusieron ambos de común acuerdo. á todos. 14. Ave Ma- — 165 — rías y Réquiem. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Rezaremos cinco Padre nuestros. SUFRAGIO.) suplicando al Eterno Padre. Omnis populus comuni lamentatione etfietu «náni mes preces suas Domino effuderunt finito -fleta et Oratione completa. Socorrámoslos. Todos los hombres. á los cuales están obligados á asistir. que movieron á estos piadosos personajes á tan generoso socorro. de Jes. son las almas de los pobres soldados de la guarnición muertos poco há. (y particularmente de N. y entraron en gran deseo de saber lo que querian dar á entender. deben todos los otros hermanos sufragarle según los diversos institutos de cada una. decía el gobernador. pero como quiera que sea. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. —164 — gubre manto. todos son nuestros hermanos en Jesucristo. A mí me parece. 8. y por eso todos deben concurrir á los sufragios que cele- . por lo que empezaron á creer seria una visión misteriosa. y lo que pretendían aquellos que salían y entraban en procesion. una 6ola familia. misericordia. Graciano Panzoni c. y unidos en santa caridad ordenaron. que son así las almas de los soldados extranjeros como las de nuestros conciudadanos difuntos. formamos cada uno en su posición respectiva. por religión y por patria.. Los motivos de naturaleza. en sufragio de los fieles difuntos. Marco Ardo. pues. que suelen de ordinario producir un felicísimo efecto. por la sangre que derramó su divino Hijo. en la vida del Ven. Cuando en las familias religiosas. y nos pertenecen por naturaleza. de religión y de patria. N. Aquellas. Ave María y Réquiem.—H. todos fueron hombres como nosotros. tanto más les parecia la cosa ménos natural. Judith 6. todos los ciudadanos. y particularmente cuando se celebran oficios y aniversarios comunes y generales. en las cofradías ó reuniones piadosas muere algún sugeto perteneciente á ellas. muévannos también á nosotros á recordar frecuentemente y á sufragar con mano generosa las almas de los difuntos que gimen en el Purgatorio. no teniendo quien las socorra. consolaii sunt. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. las cuales. respondió el párroco. todos los fieles. Cuanto más fijaban la vista. Los sufragios comunes y las preces públicas por los difuntos. de la Soc. que se apiade de sus almas. Eterno Padre.

Dia veinticinco. de no faltar jamás á los públicos y generales sufragios que en este lugar se hacen por las almas del Purgatorio. Otras razones especiales que nos obligan á sufragar á las almas del Purgatorio. Deprofundis etc. despues de la muerte deben comunicar con la piadosa memoria y con los sufragios de la religión para la adquisición de la eterna bienaventuranza. y este sea precisamente el propósito de h o y . E s t a cambia las relaciones de amistad. no las destruye. peor que los salvajes mismos que moran en las sel- —167 — vas. La voz de la sangre habla siempre al corazon. de nuestros padres tan solícitos. la patria y la devocion de los fieles. de nuestros hermanos tan benévolos? ¿No son aquellas mismas con las cuales estábamos unidos con los más estrechos vínculos de sangre. que vienen á hacerse indivisibles. Todos tenemos parientes a q u í y allá. de nuestras esposas tan amadas. MEDITACION. ¿No son estas las de nuestros antepasados tan afanosos. PUNTO I . y conclusión. es un desnaturalizado. e s un bárbaro. Ahora bien.» Y Dios compasivo y bueno Atenderá nuestro llanto. A las voces de la sangre prevalecen tal vez las de la amistad..—166 — bran por los difuntos. La sangre. y á la elección de nuestro ánimo. decía San Pablo. la amistad y los beneficios. 26. Yo amaba en vida con la más tierna amistad . porque son más conformes á nuestra índole. Con lágrimas en los ojos Elevemos nuestro ruego: o Cese ¡oh Dios! el vivo fuego En q u e esas almas están. y somos deudores de ciertos oficios que la sangre reclama para con los unos y los otros. son títulos tan sagrados que no pueden ni deben olvidarse j a m á s . y que formaban con nosotros una misma familia? ¿Y podremos cerrar los ojos sobre sus miserias y no movernos á piedad de su estado? PUNTO II. pues si los amigos comunicaban entre sí en vida con las voces y con los oficios recíprocos de humanidad. y se deja oir en este mundo no ménos q u e en el otro. de nuestras madres tan tiernas. Y h a r á cesar su quebranto Y en placer lo tornará. es un impío. E l parentesco hace más relación al cuerpo. Quien no cuida de los suyos. Quien abandona á los amigos en la miseria. y la amistad une propiamente las almas y las estrecha de tal modo. como en la p. La muerte no puede ni debe separarlas. un desleal. la Iglesia. ¿qué almas son las que habitan el Purgatorio? Considerémoslo bien con los ojos del espíritu. de nuestros hijos tan queridos. aquí están los vivos. allá los muertos.

á Teodosio, decia el Santo Obispo Ambrosio,
y era plenamente correspondido; si la muerte
me lo ha arrebatado, no por eso dejaré de seguirlo con el afecto á la región de los vivos,
ni lo abandonaré jamás con los oficios de piedad, hasta que con mis oraciones y con mi
llanto no llegue á conseguirle la vida eterna.
Hé, aquí, oh amigos del mundo, el ejemplo
que debeis imitar.
PONTO N I .

No sólo por los parientes y amigos, sino también por los bienhechores debemos hacer especial memoria en nuestros sufragios. Los beneficios deberían imprimir en nuestro ánimo un
sentimiento eterno de reconocimiento; no hay
cosa de mayor oprobio en el mundo qu¿ merecer el nombre de ingrato. El ingrato se degrada hasta hacerse de peor condicion que las bestias, las cuales se muestran reconocidas para
con quien las beneficia. Mas ¿quién hay que
pueda vanagloriarse de no haber recibido beneficio alguno de los fieles difuntos? Si fuimos
conservados y alimentados, si recibimos educación é instrucción, si poseemos honores y riqueza?, ¿no debemos todo esto al exquisito cuidado que tuvieron de nosotros? Y ¿quién sabe si por habernos procurado demasiadas ventajas no estén expiando entre las llamas el desordenado amor que nos tuvieron? Seria, pues,
una muy bárbara crueldad el olvidar á aque-

- 169 —
ilos que nos beneficiaron á costa de merecer el
Purgatorio por nosotros.
ORACION.

Dulcísimo Señor nuestro, ¡oh cuántos títulos nos mueven y nos obligan á tener piedad
para con los difuntos! Oblíganos la sangre con
sus vínculos, la amistad con* sus afectos, los
beneficios con su correspondiente gratitud, y
no hay sentimiento en nuestro corazon que no
respire conmocion y piedad hácia ellas. Por
tanto, con todos los sentimientos de nuestro corazon, os suplicamos tengáis piedad de nuestros difuntos, y por la ternura que mostraron
en vida hácia nosotros vuestros siervos, sacadlos de la profunda cárcel de tormentos en que
gimen, y llevadlos á vuestra bienaventurada
mancion, á recibir el eterno galardón de su benéfico amor.
EJEMPLO.
Habiendo perdido á su padre la venerable
Sor. Catarina Paluzzi, por ocho dias continuos
la devota hija no hizo otra cosa que sufragar
á su alma. Innumerables fueron las penitencias en que se ejercitó, prolongaba la oracion
quo tenia con el mayor fervor el día y la noche, no omitía ganar indulgencia alguna en
aquel tiempo, y dando fin á aquel sagrado octavario con multitud de misas á que ella asistía personalmente con suma piedad. Confiaba
la piadosa hija que con esto habría ya proporcionado á su padre la posesion de la eterna fe22

licidad; más jcuán 110 fué su sorpresa, cuando
arrebatada en espíritu fué conducida por el
Salvador y por su especial abogada santa Catalina de Seua al Purgatorio, y vió en qué abismo de dolor yacía el alma de su padre! No
podía creer primero sus propios ojos, más se le
comprimió el corazon cuando vino á herir sus
oidos la voz de su mismo padre que la llamaba
por su nombre, y le suplicaba con profundos
gemidos le socorriese en sus penas. Quería responder la hija y decirle muchas cosas; pero
impaciente por prestarle el requerido auxilio,
bañado el rostro en lágrimas, se postró á los
piés de su celestial esposo Jesús, rogándole que
por los méritos de su sangre divina librase á
su padre de aquel infelicísimo estado. Despues se volvió á Santa Catalina, para que con
su poderosa intercesión avalorase sus humildes
preces, y en fin, para satisfacer á la divina justicia; yo, añadió, ¡oh gran Dios! yo tomo sobre
mí las culpas de mi padre, yo las expiaré con
los padecimientos que fuerer. más de vuestro
agrado imponerme, mas mi padre sea salvo,
sea libre mi padre: y con medio tan eficaz consiguió inmediatamente rescatarlo del Purgatorio, y hacerlo feliz en el cielo por toda la eternidad. Nunca será demasiado cuanto hagamos
por nuestros padres. Si ellos nos dieron la vida, nosotros debemos en cambio procurarles la
gloria, empleándonos en esto sin cesar, é ínterponer para ello la intercesión de los santos, po-

— 171 —
niendo por obra todos los medios á fin de conseguirlo; que todo esto exige el débito del amor filial, todo, la deuda de la naturaleza y de
la sangre.—Fr. Domingo M. Márquez en el
diar. dominio, din 19 de Octubre en la vida de
la Ven. Catalina Paluzzi.
Rezaremos cinco Padre nuestros, Ave Marías y Réquiem, en memoria de la Pasión de
Nuestro Señor Jesucristo, en sufragio de los
fieles difuntos, (y particularmente de N. N.)
suplicando al Eterno Padre, que se apiade de
sus almas, por la sangre que derramó su divino Hijo, diciendo cinco veces la siguiente:
JACULATORIA.
Eterno Padre, por la preciosísima sangre de
Jesús, misericordia. Padre nuestro, Ave María y Réquiem.
Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion.
SUFRAGIO.
Panen tuum super sepulturam j'usti conüitue.
Tob. 4.18. Demos á los muertos alguna porcion
de nuestro alimento, dando de comer al pobre.
Entre los antiguos hebreos y los primitivos
cristianos, habia la costumbre de celebrar banquetes do caridad sobre las tumbas de los difuntos, á los cuales se invitaban á los sacerdotes, á los parientes y á los pobres, para que
ántes y despues de la comida rogasen por las
almas de aquellos á quienes eran consagrados
estos ágapes mortuorios; si bien se abolieron

en lo sucesivo por los abusos que en ellos se
introdujeron, sin embargo, aconsejaban los sagrados pastores que se sustituyeran aquellos
convites con comidas particulares á los pobres,
á fin de que rogaran á Dios por los muertos
con tanto mayor férvor, cuánto con más liberalidad se hubiesen apacentado en el cuerpo y
confortado en el ánimo. Sigamos nosotros tan
saludable consejo, y para corresponder á las
voces de la sangre, de la amistad, y de los
beneficios de los difuntos, hagamos que reporten alguna ventaja de nuestra mesa, privándonos de alguna vianda cualquiera para donarla á los pobrecitos de Jesucristo, á fin de dirigir al Ser Supremo por su medio, nuestras oraciones y votos. Est. Job. el cap. 4. 18 de Tob.
De -profundís etc., y conclusión, como en la p. 26.
Pide pan estendiendo la mano
El que de hambre ¡infeliz! desfallece,
Corazon cual de piedra parece
Tiene aquel, que no diere á este pan.
Porque el pan que al hambriento donares,
Y que causa á su pena consuelo,
A las almas purgantes el ciclo
Ante Dios, para siempre obtendrá.

Dia veintiséis.
MEDITACION.
Deberes de justicia para con el Purgatorio.
PUNTO X.

El hombre ha sido formado de tal modo,

que sabe, jeneralmente hablando, resistir jos
impulsos del corazon, y á vista de las miserias de los otros, se conmueve de tal manera,
que da y promete todo cuanto puede. Estos
efectos de la benéfica naturaleza, se palpan
particularmente en la circunstancia de la
muerte, cuando en el momento de separarnos de
las personas que nos son tan queridas, nos encomendamos á su piedad, y movidos á compasión les ofrecemos y reprometemos una eterna
memoria, y una perenne comunicación de piadosos sufragios. Mas, ¡ay! Con el sonido lúgubre de las campanas so desvanece por lo común la memoria de los muertos, y concluidos
aquellos últimos oficios de la religión, ningún
sufragio se hace ya por aquellas desoladas almas, que reclaman en vano de entre las llamas, la fe de la aceptada promesa. ¿Querremos también nosotros, quebrantar la palabra
dada á nuestros muertos? ¡Ah, no! Que cuanto más vehementes son los padecimientos en
el Purgatorio, tanto más viva debemos conconservar su memoria, tanta mayor fidelidad
y constancia debemos mostrar en las promesas.
PUNTO I I .

Muchas veces, empero, el débito do sufragar á las almas de los muertos, no sólo dimana de promesas, sino también de justicia, y esto se verifica, cuando tenemos que satisfacer
legados piadosos. La religión, la justicia y todo el órden social, prescribe y manda la ejecu-

cion de los piadosos legados, y aquellos que no
los cumplen, apropiándose sus rentas, son defraudadores, son ladrones sacrilegos, son desapiadados verdugos de las almas abandonadas
á la voracidad del fuego; contra los cuales reclaman así las leyes divinas como humanas.
¡Miserable de aquel que se alimenta de las oblaciones de los muertos! El cree tener una
buena mesa impunemente, y no advierte que
se alimenta de un manjar que, cuanto es benéfico para los difuntos, otro tanto es pernicioso
para los vivos. Muchas son las familias que se
arruinan por no haber satisfecho las obligaciones de misas, y demás piadosos legados de los
autores de sus dias. Seamos, por tanto, no sólo diligentes, sino aun escrupulosos sobre este
particular, para no atraer sobre nuestra cabeza,
las maldiciones del cielo.
PONTO III.
El Concilio de Trento, impone á los señores obispos la obligación de vijilar cuidadosamente el cumplimiento de los piadosos legados,
el Yacence, aprobado por san León el grande,
ordena, que sean arrojados como infieles do
los lugares sagrados, los que se apropian las
obligaciones de los muertos, ó retarden el entregarlas á la Iglesia, y otros concilios ordenan que sean separados estos, de la comunion
eclesiástica, por todo el tiempo que dilanten
la ejecución de la piadosa voluntad de los difuntos. Estas leyes tan rígidas, y estas penas

tan severas, nos dan bien á conocer, cuán grave delito sea el defraudar de los sufragios
prescritos, la esperanza de los muertos. Pues
si los mismos gentiles eran tan religiosos para
con los muertos, que no se atrevian á apodederarse ni aun de sus vestidos, sino que juntamente con el cadáver los quemaban en holocausto, ¿con cuánta mayor razón deberían los
fieles emplear en sufragio de los difuntos, lo
que ellos mismos se reservaron para su alma?
ORACION.

No permitáis jamás, ¡oh gran Dios! que nosotros faltemos á los deberes de justicia, con
las almas santas del Purgatorio. Harto sagrado £S su derecho, muy imponente es nuestra
deuda, asi por las promesas que les hicimos,
como por los legados por ellos impuestos. Son
muy justas las leyes de la Iglesia contra los
sacrilegos defraudadores de las obras pías, y
merece justamente vuestra terrible indignación
el que quiere alimentarse con el pan de los
muertos. Mas nosotros, ¡oh Señor! queremos
satisfacer plenamente todas las obligaciones
que nos incumben, y os suplicamos os digneis
aceptar esta satisfacción en descuento de lo
que nuestros difuntos deben á vuestra justicia,
para que cuanto ántes, puedan verse libres de
las abrasadas cadenas del Purgatorio,, y conseguir la tan suspirada y dichosa libertad del
Paraíso.

Eterno Padre. sino también por las mias. y pagarás por mí lo que me quedaba por satisfacer á la divina justicia. una voz desconocida vino á turbar su paz en una noche. le' encargó que lo vendiese despiíes de su muerte. y p a s a d o dias y aun meses. 2. que de allí á pocos dias vino á arrebatarlo. mas no pudo evitar la enunciada muerte del cuerpo. pero el hecho no correspondió á la promesa. has tu violado la obligación que yo te impuse. 53. dilatando la venta. en sufragio de los fieles difuntos. misericordia. que llegó á olvidarse enteramente de su tio. La ingratitud y la injusticia para con los difuntos. hallándose en artículo de muerte. suplicando al Eterno Padre. quien murió de alli á pocas horas. y no teniendo más bienes que un caballo con sus arreos. el cual le reprendió su cruel descuido: ¿por qué. lo dijo. le pareció tan bueno. Desfallecido á tal intimación el sobrino. Iba. Era el caballo tan precioso que comenzando el jóven á servirse de él en algunos viajes. y pensando arreglar sus cosas para la otra vida. para no cometer tan grave delito. 23 . que ya miraba el caballo como propio. Pero sábete. pues. y emplease el precio en sufragios de su alma. cumplió el legado de su tio. n. Apun. Sírvanos. Ave Marías y Réquiem. que la castiga muchas veces en este mundo y en el otro. que se apiade de sus almas. 25. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. lib.— 176 — EJEMPLO. en memoria de la pasión de nuestro señor Jesucristo. que se le hacia cosa muy dura el deshacerse de él. dispuso su propia alma para evitar la muerte eterna. y de la obligación que le habia dejado. Padre nuestro. Ave María y Réquiem. de lección saludable el ejemplo de otros. por la preciosísima saDgre de Jesús. es muy aborrecible á los ojos de Dios. y la voz era la de su tio. pero miéntras disfrutaba de él tranquilamente. llamó al único sobrino que quedaba de la familia. se adormeció su conciencia de manera. por tanto. por la sangre que derramó su divino Hijo. tanto. Añadirémos un Padre nuestro y Ave María. más por la misericordia de Dios estoy ya libre. Y no sólo serás castigado por tus culpas. y en este instante vuelo á gozar de la gloria eterna. c.—Tomás Cantinp. Ua buen soldado que hasta la vejez habia servido honradamente á Cario Magno. por los propagadores de esta devocion. y la fe que tú me juraste? Por tí he debido sufrir largos y penosos tormentos en el Purgatorio. Aceptó el sobrino el deber de cumplir la voluntad de su tio. que en°pena de tu delito te espera una muerte — 177 — próxima. y despues de la muerte un singular castigo para ejemplo de otros. Rezaremos cinco Padre nuestros.

ó es tan rara. Cart. Dia veintisiete. no sólo rezó con sumo fervor los dos oficios prometidos. Así á vosotros. 12 de Marzo in la vid. por no haber rezado por su alma dos oficios que le había prometido en vida. ó no cae en él una sola gota de refrigerio. Que calme y cese nuestro dolor. ¡Almas ingratas que así olvidadas Habéis estado. P.—-178 — SUFRAGIO. Ingratitud el de la tierra para con Purgatorio. que en vez de alivio. sobre el horno del Purgatorio. por ver á Dios. es. Dionisio Cartuciano. ya sea por título de promesa ó de justicia. al rocío de la mañana. como en la p. en recompensa de su pasada negligencia. de los beneficios. las afligidas Almas queridas. PUNTO I . Sanct. MEDITACION. p o r j a s obras omitidas si las redoblamos. contin. á nuestros muertos. tanto más reprensible. una recompensa proporcionada. el espíritu aparecido exhalando profundos gemidos respondió: ¡oh! si tú padecieses la más pequeña parte de los tormentos que yo sufro. de nos. 9. que bastarían á extinguir aquellas ardientísimas llamas. y los que emanan de rigurosa justicia. hagamos una generosa recompensa por nuestra indiferencia pasada. Examinemos nosotros si hemos omitido ó diferido lo que debíamos á los difuntos. Mas es tal la esterilidad de la tierra. si escuchasen las insinuaciones de la sangre. están diciendo.¡y conclusión. que se asemeja. á causa de nuestro cruel olvido. y con muy abundantes sufragios. Y entónces el cartuciano. y miéntras procuraba Dionisio disculparse de su falta. de la patria. Dion. sino que añadió otras muchas preces. hasta ahora! — 179 — Doblad los ruegos. Godofr. Sufragios muchos de vos pidiendo. Daremos á los muertos que fiaron en nosotros. deberían llover en tanta abundancia los sufragios. si cumpliesen los deberes de sus prometimientos. cuanto mayores . Hesquen. de la amistad. 12. que. las voces de la naturaleza. Por ir al cielo. De profundis etc. que abrasan á nuestros difuntos. ciertamente que no admitirías tantas escusas. en número y en fervor. y si hemos imitado ai cartuciano en su descuido. Convertimini ad moniíionem vineíi spei annuntiantes duplieia Zach. imitémosle mejor en la pronta reparación. ¡ay! la hora. De aquí. que en la estación del calor más bien abrasa que refresca. por decirlo así. como conviene. reciben de la tierra aquellas almas. Si todos los cristianos oyesen. que mitigue tan grandes ardores. in act. Reconvino un novicio difunto al Ven. aumento de pena y de dolor. de la religión. 26. del V. de los Bolán. y llegue.

PUNTO I . 26. ó es tan rara. Cart. por no haber rezado por su alma dos oficios que le había prometido en vida.. P. una recompensa proporcionada. Reconvino un novicio difunto al Ven. por ver á Dios. Ingratitud el de la tierra para con Purgatorio. in act. y con muy abundantes sufragios. Godofr. Dionisio Cartuciano. ciertamente que no admitirías tantas escusas. Que calme y cese nuestro dolor. de la patria. el espíritu aparecido exhalando profundos gemidos respondió: ¡oh! si tú padecieses la más pequeña parte de los tormentos que yo sufro. imitémosle mejor en la pronta reparación. no sólo rezó con sumo fervor los dos oficios prometidos. las afligidas Almas queridas. de la amistad. de nos. ¡ay! la hora. De profundis etc. que bastarían á extinguir aquellas ardientísimas llamas. al rocío de la mañana. como en la p. Así á vosotros. que en vez de alivio. 12. 9. que abrasan á nuestros difuntos. sobre el horno del Purgatorio. por decirlo así. de la religión. hasta ahora! —179 — Doblad los ruegos.y conclusión. Dia veintisiete.—-178 — SUFRAGIO. Examinemos nosotros si hemos omitido ó diferido lo que debíamos á los difuntos. que. están diciendo. Daremos á los muertos que fiaron en nosotros. y llegue. del V. De aquí. en número y en fervor. sino que añadió otras muchas preces. p o r j a s obras omitidas si las redoblamos. ¡Almas ingratas que así olvidadas Habéis estado. tanto más reprensible. que se asemeja. cuanto mayores . hagamos una generosa recompensa por nuestra indiferencia pasada. á causa de nuestro cruel olvido. y si hemos imitado al cartuciano en su descuido. ó no cae en él una sola gota de refrigerio. en recompensa de su pasada negligencia. como conviene. de los Bolán. aumento de pena y de dolor. Por ir al cielo. Y entónces el cartuciano. á nuestros muertos. ya sea por título de promesa ó de justicia. 12 de Marzo in la vid. reciben de la tierra aquellas almas. las voces de la naturaleza. y los que emanan de rigurosa justicia. de los beneficios. es. MEDITACION. si escuchasen las insinuaciones de la sangre. que en la estación del calor más bien abrasa que refresca. Sanct. si cumpliesen los deberes de sus prometimientos. que mitigue tan grandes ardores. deberían llover en tanta abundancia los sufragios. Si todos los cristianos oyesen. y miéntras procuraba Dionisio disculparse de su falta. Mas es tal la esterilidad de la tierra. Sufragios muchos de vos pidiendo. Hesquen. Convertimini ad moniíionem vineíi spei annuntiantes duplieia Zach. Dion. contin.

. ¡Qué contraste. Mas vos. que logremos libertarlas para siempre. No miréis. que son voces. y en la tierra no hay quien vuelva una piadosa mirada para compadecerse de ellas. Nos penetraremos de las penas tan atroces que sufren en aquella cárcel de dolores. No nos haremos ya en lo de adelante. Hagamos. al ménos. pues. Si. y el cumplimiento de los legados piadosos: y aquí no hay quien religiosamente extienda la mano para cumplir tales deberes. sordos y duros. para aquel hijo. ORACION. y aquí ninguna alma se conmueve. para aquel esposo. La piadosa voz de tan amadas hijas tiemplan el justo enojo del Dios de las venganzas. misericordia. piedad. y no dejarémos jamás de mitigarlas y abreviarlas con copiosos sufragios. insensibles é ingratos para con el Purgatorio. ¡oh Señor! nuestro olvido é ingratitud para con aquellas almas abandqnadas. múevanos al ménos su piedad. imploran auxilio y socorro: y aquí no hay quien benigno preste oido á tales voces. ¿Quién creería jamás tanta barbaridad en los hombres. claman. perdón para aquel hermano. que aclaman piedad y perdón para nosotros. y ¡miserables de nosotros s \ ss uniesen las voces de aquellas almas para estimularla! Mas hijas é imitadoras fieles de aquel Dios. Allá se consumen en exclamaciones y en lágrimas de desolación. han prolongado su martirio en medio de las llamas. que desde la cruz pedia perdón para los mismos que le crucificaban. Y ¿qué hacen las almas del Purgatorio en cambio de tanta dureza? ¿Clamarán por venganza? ¿Implorarán castigos? Ya la divina justicia arde en un santo enojo contra nuestra inhumana crueldad. de tan desapiadados tormentos. no nos mueven sus gemidos. PONTO H . y se convierten en misericordia los castigos merecidos por nosotros.— 181 — son los títulos que nos obligan á aliviarlas. ningún corazon se enternece por abrir las puertas de aquella prisión de fuego. De allá se reclaman los prometidos sufragios. que olvidados de ellas. concedednos el no volver á caer más en él y dadnos gracia y fuerza para mantener siempre constante nuestro santo propósito. dice san Cirilo. y recompensémosla con tan fervorosos sufragios. De allá con la voz entre-cortada por el llanto. que no se nos pueda echar en cara un olvido semejante. tanta crueldad en los cristianos. ¡oh Señor! perdonadnos nuestro pasado descuido. las traerémos de continuo en la memoria. tanta ingratitud y perfidia en los más queridos amigos y parientes? ¿Serémos acaso nosotros de este número? PONTO n i . sino escuchad sus voces. forman el Purgatorio y la tierra! En aquella profunda cárcel padecen las almas todo género de tormentos en medio del fuego.

Ave María y Réquiem. el P .—Aeíerne Deus exclamó quam magna est potentia tua. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. empero. y cuanto más se acercaba al lago.183 de sentir? ¿Producen. José Anchieta. Eterno Padre. . bien con I03 remordimientos de la conciencia. por la sangre que derramó su divino Hijo. 38. Sebastian Peretar. á su colegio de la Bahía. llanto y lamentos. cerca del cual pasaba. á temblar y á sudar frió. que se apiade de sus almas. las benditas almas del Purgatorio.Caida la tarde se retiraba de asistir á un moribundo. et ne despidas sepulturam illius. Ave Marías y Réquiem. en lo venidero. (y particularmente de N. por la preciosísima sangre de Jesús. Como rogó aquel buen siervo de Dios. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. Rezaremos cinco Padre nuestros.) suplicando al Eterno Padre.— Y luego. hacen llegar á nuestros oidos y á nuestro corazon sus clamores. Fili in mortuum produc lacrymas. Entónces. misericordia. el efecto de un pronto socorro á su favor? Si no ha sido así en el tiempo pasado. tomándole de la mano le hizo acercarse más á la laguna. lib. Padre nuestro. séalo. en la vida del P. SUFRAGIO. Acordémonos de los muertos delante de sus sepulcros. ¿Cuántas veces. Un buen religioso acostumbraba rezar alguna oracion. y pidamos el eterno descanso para sus almas. cap. ya con las voces de los ministros de Dios. mas él. para implorar el eterno descanso á aquellas almas llorosas. de la Compañía de Jesús. pero un dia pasó tan distraído por delante de uno de estos depósitos sagrados. se postró en tierra. y formemos un firme propósito. N. Por lo cual. más se convencía de que eran voces de almas condenadas á padecer allí su Purgatorio. cuando oyó salir del fondo de un estanque. al ménos. 2. 3. siempre que pasaba delante de algún cementerio. ya con los beneficios ó castigos con que somos visitados. tales. que no se acordó de hacerlo. ó con las inspiraciones de la gracia que no podemos dejar j . comenzó su compañero á espantarse. á las sacratísimas llagas de Jesucristo. pues cesaron al momento.—P. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. de no olvidarnos jamás de los fieles difuntos. 16. lleno de fe. así aconteció. en sufragio de los fieles difuntos. que parecían ser de personas humanas. para mejor considerar aquellos dolorosos gemidos. y rezó de rodillas con su compañero cinco Padre nuestros y Ave Marías. y no se oyeron más en aquel estanque los dolorosos gemidos. Al oir estas voces. José Anchieta. maravillado y movido á compasion. en nosotros. Eccli.

añadió al momento lo que sigue del mismo versículo del referido salmo. 19. y desaparecieron. Dia veintiocho. P . dirige incesantemente al trono del Eterno las más ardientes súplicas.del salmo 1 2 8 . Chris. Suban cantos de ternura Hasta el trono del Señor. y afligidos por tal omision. in P e d . 6Íno mucho más los sentimientos de 24 . Venid y rogad de hinojos Por los que fieles murieron. Deprofundis etc.—Os bendecimos en nombre del Señor: Y entónces. para que no se nos pueda vituperar nuestro descuido ó negligencia. siempre que tengamos que pasar delante de algún cementerio ó sepultura. Se puede decir que este sea el oficio de las benditas almas del Purgatorio.— 184 — los muertos que habia allí sepultados salieron. 2. Y nosotros. — E t n o n dixerunt. Dejó este acontecimiento al religioso más animado en su piadosa costumbre.26. entonaron el versículo 8. siempre rogar por nosotros. enlap. á favor de la cual desde aquel lugar de seguridad y de pena. El ínteres que manifestaron estos insignes campeones de la antigua alianza en el seno do Abrahan. Dutremán. de sus tumbas. Gratitud de las almas del Purgatorio para con sus bienhechores. PUNTO I. y aprendamos nosotros la devota práctica de hacer algún sufragio.—Benedicimns vobis in nomine Domini. que rogaba mucho por su patria. como si hubieran recibido la bendición del Señor. y del segundo dice el Sagrado Texto. sino * que el primero fué visto con las manos extendidas suplicar fervorosamente al Dios de Israel por su pueblo. part. no olvidaron por esto á sus hermanos que aun quedaban en la tierra. Turbado á semejante espectáculo y pesaroso de su omision. — 185 — Y que al Purgatorio fueron Por mandato del Señor. cap. como Pedid á Dios el alivio De las almas sin ventura. ¿no rogaremos también por ellas? PUNTO II. 1. y el gran Profeta Jeremías habiendo muerto.—Y no dijeron I03 que pasaban: La bendición del Señor sea sobre vosotros. MEDITACION. aquellos. qui praeteribant: Benedictio Domini super vos. tom. Felip. No solamente los vínculos de la religión y de la caridad en que consiste la comunion de los santos. pero propongámonos no interrumpirla jamás.y conclusión. rogar siempre. por permisión de Dios. La Sagrada Escritura refiere que el Sumo Sacerdote Onías.. no es sino una imágen de la solicitud y del empeño que siente la iglesia Purgante por la iglesia militante. se inclinaron agradecidos al piadoso religioso.

poco ó nada os pedimos. y otras sin que lo percibamos. y le vivificará en medio de la mortandad de los pueblos. interponemos las almas santas del Purgatorio que tan empeñadas están por nosotros. en consideración á ellas. Por lo cual. Ved. y os son tan aceptas. En el Purgatorio no hay tanta diversidad de afectos. No podemos vernos excentos de totos los males. esto es. aquí. y esto mismo que pedimos. aumentarnos los bienes. de larga vida. por qué el hombre devoto del Purgatorio nadará en la abundancia y en la paz. Librarnos de las desgracias. uno sólo el afecto hácia Dios. por cuyo medio no dejaremos de alcanzar las gracias que principalmente necesitamos.' ni tanta distracción de pensamientos. porque nada tenemos de nosotros. que se olvidan casi de sí mismas por su bien. ' Mas hé aquí que interponemos los más eficaces intercesores para con vuestra Divina Majestad. Por tanto. usad con nosotros de vuestra generosa misericordia. sino aun en su descendencia. pero dé muchos somos preservados merced al auxilio divino. y gozará. y la más grave miseria es que poco conocemos nuestro estado. unas veces visiblemente. si los sufragios de los hombres les aceleran la posesión de Dios. dice David. Nosotros íes damos á-ellas uno. y procuran obtener de todas maneras en cambio para ellos. no sabemos ó no nos reducimos á quererlo como se debe. Desde lo profundo de su cárcel os representan nuestra indigencia. é imploran de vos las gracias necesarias para remediarla. y cuanto más prontamente satisface este afecto. ORACION.gratitud y de reconocimiento impelen á aquellas almas á recompensar los sufragios de los hombres con una variada multiplicación de socorros. ¡Oh de cuántas gracias necesitamos! ¡oh Señor! á todos se extiende nuestra necesidad. Dios. quo no dejaremos de recompensarles con abundan- . comó en el mundo. se sienten de tal modo movidas de ternura para con sus bienhechores. Uno sólo es allí el pensamiento. prolongarnos los dias de la vida. Hé. el verdadero medio de ser felices en la tierra haciendo copiosos sufragios por las almas del Purgatorio. y a en el beneficio de la concordia doméstica y de la pública reputación. estas son las principales bendiciones de la tierra que obtienen para nosotros las almas del Purgatorio. atrae todos los sentimientos de aquellas férvórosísimas almas. y cuanto concurre á este pensamiento. ya en la prosperidad de. y le hará dichoso no sólo en sí mismo. pues. y merced al favor de aquellas almas benditas. y nos devuelven ciento. las cose- chas é intereses. y le conservará el Señor enteramente sano. las más copiosas bendiciones del cielo: ¡Oh verdaderamente dichoso el que pueda empeñar su gratitud á beneficio suyo! PUNTO III.

se movió con algunas tropas que pudo recoger en aquellas angustiadas circunstancias. Pasmóse Ostorgio al ver el doble ejército. se cuenta la de haber destinado todos los réditos de una de sus más ricas ciudades. Rezaremos cinco Padre nuestros. á beneficio del Purgatorio. N. en sufragio de los fieles difuntos.—188 — te copia de sufragios que lleguen siempre al Purgatorio en su beneficio.) suplicando al Eterno Padre. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Ostorgio : ávido de gloria y mucho más de riquezas. y poniéndose de acuerdo los dos ejércitos aliados. por cuyo medio alcanzó siempre grandes mercedes. (y particularmente de N. Alejo Sega. le movió la guerra. Llegó el dia de presentar la batalla. Ave Marías y Réquiem. 4. El poderoso rey de Sicilia. y resuelto á recobrar sus derechos. animun. las cuales incesantemente velaban por su felicidad. la sometió á su poder. c. Entre los muchos rasgos de generosa beneficencia de Eusebio. EJEMPLO. duque de CerdeSa. Esta infausta conquista hirió el ánimo de Eusebio. más profundamente que si se hubiese perdido la mayor parte de su ducado. part. y mandando contener todo movimiento. mandó al momento á pedir la paz ofreciendo la restitución de la ciudad ocupada. envió cuatro de á caballo á saber si aquel ejército venia co- — 189 — mo amigo ó como enemigo. y sabiendo que la que vestía de blanco era milicia celestial. que acudía en auxilio del duque para recuperar la piadosa ciudad de los sufragios. y miéntras de una y otra parte se disponía el ataque. las cuales no nos faltarán también á nosotros si con todo empeño nos damos á socorrerlas. pero marchaba valeroso en la confianza de que la desigualdad de la fuerza seria compensada con la santidad de la causa que defendía. sufrag. habia aparecido un nuevo ejército con uniforme é insignias todas blancas. 2 . La ^ paz f u é concluida con condiciones muy ventajosas.—Fr. se dió aviso á Eusebio de que además del de Ostorgio. Muy inferior en número era el ejército del duque. marcharon juntos con banderas desplegadas contra el invasor. para recuperar su posesion. en Triumph. y miéntras el duque daba las gracias al prodigioso ejército por el socorro qne le habia prestado. y marchando de improviso con un poderoso ejército contra la piadosa ciudad. el jefe de este le reveló que todos sus soldados eran almas libertadas por él del Purgatorio. Moviéronse al mismo tiempo de la otra parte otros tantos de á caballo que declararon ser milicia del cielo. que se apiade de . 1. tan inesperado suceso le desconcertó al principio. Este prodigio no pudo ménos de encender al buen duque en la devocion de las almas del Purgatorio. y una doble recompensa por los daños ocasionados.

Duranno fué librado de las penas del Purgatorio. Para librarlas. Guardad silencio profundo. Abad c. MEDITACION. et humiliatus sum et silui á bonis. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave Marta por los propagadores de esta devocion. fué Duranno condenado á un durísimo Purgatorio. y estemos seguros. por el exceso en el hablar. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. en la Epist. y conclusión. Psam. 38.. Por lo cual. y el Purgatorio está lleno de almas que penan por los defectos cometidos. obmuiui. Con el silencio se alcanza De las almas el consuelo. 14 á Des. La piedad es una dichosa semilla que produce piedad. Eterno Padre. por la preciosísima sangre de Jesús. por la sangre que derramó su divino Hijo. Ave María y Réquiem. y el hombre en el siglo futuro no recoge otra cosa sino lo que siembra en el presente. S. Pedro Damian. le fué permitido pedir sufragios de sus monges. los recogeremos más copiosos y abun» . Refrenad la torpe lengua. Deprofundís etc. de tan penosa cárcel. misericordia. como en lap. SUFRAGIO. y circundado de gloria apareció al abad y á los monges. Sufragios que podrán prometerse en el Purgatorio los bienhechores de aquellas benditas almas. 2. dándoles gracias por haberle prestado un socorro tan eficaz. que impuso por dos semanas á todos los individuos del monasterio. PUNTO I . Padre nuestro. — 191 — que cuanto más calláremos y mortifiquemos la lengua. En efecto. cuyo abad creyó que no podia haber otro más oportuno que un rigoroso silencio.sus almas. puede ser de gran alivio al Purgatorio. y nos alcanzarán toda clase de bendiciones y de gracias. seremos tratados también nosotros mismos. ¡Ah! todos nos deslizamos en hablar. pues. Dejad las pompas del mundo Que esto es agradable á Dios. trascurrido el tiempo del silencio prescrito. no es sino efecto y mérito de la que practicamos sobre la tierra. si hemos sembrado sufragios en el Purgatorio. Un virtuoso y prolongado silencio. Día veintinueve. _ Posuí ori meo custodiam. Y ganándoles el cielo Se termina su dolor. y para obtener cuanto ántes su libertad. tanto más rogarán aquellas almas por nuestro bien. observemos también nosotros un rigo • Toso silencio en este día. Por algunos dichos burlescos y jocosos. Con la medida con que tratáramos á los otros. y la felicidad de hallar ó no hallar piedad en la otra vida. 7.

Hace nacer su sol sobre los terrenos ingratos y sobre los buenos. y por el contrario. ¡Ah! nosotros no queremos defraudarnos. lo que no» será tanto más sensible. ¡ay! cuán triste será el fruto que recogerán nuestrasalmas! Encontraremos allá la misma dureza y el mismo olvido que tuvimos en vida para con los difuntos. puntuales y exactos en cumplirlos. poco ó nada le aprovecharán. bi. empero. En los consejos de su santísima voluntad ha establecido una cierta economía de providencia de la que ordinariamente no se aparta. como procurarnos el favor divino. PUNTO III. pues. ¿no seremos acaso olvidados y descuidados también nosotros? Aprovecha dejar misas y otros piadosos sufragios á los herederos. cuando no tendremos ya más tiempo en la otra vida. pues.pero los herederos serán como fuimos nosotros. De nuestra conducta. al presente. cuando noa acontezca caer en aquella región infelicísima de penas: mas si no hemos dado otras pruebas que de olvido y de dureza. Para evitar. habrá otros que nos o m i t e n en tal i T piedad: más si hubiéramos dado el escándalo de una fria indiferencia y de un cruel olvido. sucede también despues en el otro mundo: y aunque á ninguno de los difuntos podrán faltarle los sufragios de la religión. y sobre los buenos produce abundantes cosechas. Procuremos. PUNTO II. ¿Quién querrá defraudarse á si mismo de tanto bien? ORACION. y i granjearnos una generosa correspondencia de los fieles. cuanto ménos podremos dudar que es fruto infelicísimo de nuestra presente conducta. y de vuestra misericordia: ántes bien. para que los hagan celebrar despues de la muerte. y el ejemplo es la razón más influente en las acciones de los hombres. nos en25 . En el mundo se obra más por imitación que por principios. para con el Purgatorio. el que fué misericordioso y piadoso. lo quo sucede ahora en este. asi el prepararnos un fruto de piedad en el otro mundo. encontrará una piedad felizmente fecundada y acrecentada por el favor divino. al ingrato. con —193 — una participación más copiosa de los sufragios comunes. y doloroso. por justa retribución de la Divina Justicia. tan triste caso. depende todo. ¡oh Señor! del beneficio de la piedad de los demás. nosotros hubiésemos dejado en la tierra eiemplos de una verdadera devocion para con e Purgatorio.— 192 — dantea para nosotros. pues. ó negligentes é injustos en omitirlos. aun los que se hagan por él. pero no está obligado á hacer milagros. mas sobre los ingratos parece que pierde su inflojo este astro benéfico. Dios todo lo puede. este divino favor para no desearlo inútilmente. seamos generalmente piadosos para con el Purgatorio. por tanto. y aun de los particulares que se hagan por otros.

y llena de confianza se acercaba á la muerte. se habia acostumbrado desde los primeros años á ofrecer eu sufragio de las almas del Purgatorio. En tan santo ejercicio habia pasado ella casi todo el curso de su vida. ¿cómo podrémo8 salir con ello sin vuestra ayuda? Vos sois el que dais el poder y el querer: vos sois quien sembráis en nuestras almas la semilla de una generosa piedad. oh gran Dios. caería en el Purgatorio per muchísimo tiempo para purificarse en él de sus faltas. En el otro mundo no se puede recibir bien alguno. que será nuestro mayor empeño corresponder plenamente á vuestra gracia. estás así pensativa y triste. y ahora ¿con qué pagaré á la divina justicia las deudas de las culpas que he cometido? Entónces el amoroso Salvador. la dijo. nación que ella se hallaba despojada de la parte satisfactoria de toda obra humana. no temas. nos asistís con vuestra clemencia. y á las obras de caridad de nuestros hermanos. y no sólo llegaste á satisfacer la deuda de tus ligeras faltas. se le dejaban ver al subir á la gloria dándole gracias. sino que adquiriste también altísimos grados de gloria en la eterna bienaventuranza. que vino á consolarla su celestial esposo Jesús. y las mismas almas que por su medio eran libradas de las penas. EJEMPLO. A s í remunera mi clemencia con premio tan generoso la caridad para con los di- . Cierta doncella llamada Gertrudis educada en la escuela de la caridad. tan devota práctica al Purgatorio y al cielo.comendamos en gran manera á las entrañas de vuestra infinita bondad. Todo lo demás nos faltará. que no raras veces se complació el Señor en indicarle las almas más necesitadas á las cuales debia aplicarla. Y para empeñar vuestra bondad y la caridad de nuestros hermanos en socorrernos. la parte satisfactoria de todas las buenas obras que hacia. quereis vos que nos granjiemos para ello el mérito en la presente vida. replicó. t ú que siempre habías gozado de la más alegre serenidad? ¡Ah Señor. si los piadosos fieles nos socorren con sus sufragios. Nosotros prometemos hacerlo con todo empeño. y que próxima á dejar la vida. cuando el enemigo infernal que de todo saca pretextos para tentar á los mortales. comenzó á representarle en la imagi-. Era tan agradable. oh Gertrudis. el cual y ¿porqué. pues que por eso mismo acrecentaste el capital de tus méritos. Estas angustias de espíritu le habian de tai modo penetrado el corazon y sumergídola en una desolación tal. y prometiéndole una grata correspondencia en el cielo. ¡Ah! derramad en abundancia esta tan divina semilla. respondió ella. si no emana de tan preciosas fuentes. cuán triste as mi situación! Cercana á la muerte me encuentro privada de la satisfacción de mis obras que apliqué á los difuntos. pero todo lo tendremos si vos. oh querida esposa mia.

cit.. Dionisio Cartu. Deprofundis etc. llevándoles algún socorro. Ave María y Réquiem. Dicho esto desapareció. Consuélalo en su quebranto. Y así enjugarás el llanto De los que penando estén. tanto en su auxilio. pues será abundante é inmensa la merced con que seremos retribuidos en el cielo. que los presos. sino también con ofrendas de generosa beneficencia. y se sintió animada más que nunca de un gran fervor de sufragar á las almas de los difuntos. Ninguna clase de gentes nos representan mejor en este mundo el estado de las almas pacientes.— 196 — funtos. Non desis plorantibus in consolatione Non te pigcat visitare infirmum. En la cárcel sumergido Gusta amargo padecer. pues esta doble caridad nos aprovechará muchísimo en la otra vida. no sólo con palabras de consuelo. Rezaremos cinco Padre nuestros. . Padre nuestro. los cuales están en las cárceles privados de libertad. misericordia. y los enfermos que sufren en el lecho los ardores de la fiebre y la incomodidad del mal. Añadirémos un Padre nuestro y Ave María. No abandones en su suerte Al que enfermo ó afligido. La piadosa visita de los encarcelados y de los i —197 — enfermos. del mayor fervor para socorrer á las almas del Purgatorio. suplicando al Eterno Padre. Ave Marías y Réquiem. Muchos devotos de las almas del Purgatorio se han dedicado muy especialmente á visitar con una caridad cristiana á los unos y á los otros. Animémonos. acarrea refrigerio y consuelo á las almas del Purgatorio. Eccle. por la sangre que derramó su divino Hijo. La declaración hecha por el Salvador á esta virgen. en sufragio de los fieles difuntos. como en sufragio de las almas del Purgatorio. de Nov.—B. á aquellas infelices almas que penan de continuo. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. 26. que se apiade de sus almas. por la preciosísima sangre de Jesús. Eterno Padre. c. en el trat. es instrucción y estímulo para nosotros. 39. 20. pues. por los propagadores de esta devocion. Martin de Roa de Estat. SUFRAGIO. como en lap. como para socorrer más sensiblemente en ellos. 7. y t ú presto vendrás á recibirlo en el Paraíso. Consuélalo en sus dolores. por el P. y conclusión. y desapareció también toda angustia del corazon de Gertrudis. anim. en memoria de la pasión de nuestro señor Jesucristo. Y nuestro ejercicio en este dia sea una imitación fiel de su piedad: dediquémonos á visitar á los enfermos y á los encarcelados.

y estando en el cielo más próximas á Dios. PUNTO I . libradles tam- — 199 — bien vos de las duras cadenas del pecado. ¡oh! cuán an. ¡Oh dichosa suerte! ¡Oh seguridad envidiable! Seguridad y suerte digna de adquirirse si necesario fuese. que siendo las más pobres. Gran Dios. no querrá esforzarse por enviar al cielo el mayor número posible de intercesores tan eficaces? PUNTO IR. Ellos nos abrieron las dichosas puertas del P a raíso. Por lo cual. cuando lleguen á ser gloriosas reinas en el Paraíso? No serán ellas como el ingrato copero de Faraón._ — 198 — ^ j a treinta. I ya que tanto os complacéis en nosotras. Con vuestpos bienes de fortuna. los que nos hicieron prontamente volar á deleitarnos en vuestro seno? ¿No se salvarán aquellos que nos salvaron? • ¡Ah! no.. Estos amigos son los pobres. si nos obtienen muchas gracias miéntras son infelices prisioneras las almas del Purgatorio. no cesan de rogar hasta haber alcanzado las más especiales gracias temporales y espirituales á sus devotos". Empeño de las almas del Purgatorio. y animadas de una caridad más perfecta para con nosotros. ¿Serán excluidos de este reino los que tanto se empeñaron por aceleradnos su posesion? ¿Serán privados de vuesi tra visión beatífica. dirán ellas postradas ante el trono del Altísimo. dad1 nos aquellas almas por quienes nuestra gratitud os ruega con el mayor fervor. PUNTO I I I . que quien se empeña en sufragar á las almas del Purgatorio. Las aliñas del Purgatorio sí. . haccos há tiempo de ami• gos. ¿cuánto más eficaz será su intercesión. Si mucho ruegan por nosotros. están seguras de entrar en aquella gloria. con cuanto poseemos. abridles también vos las puertas y el camino para llegar á vos. ¡oh dulcísimo Señor! á nosotras que somos vuestras hijas y vuestras esposas. ¿Quién. MEDITACION. es común sentir de los santos Padres y Doctores. El sentimiento de su gratitud se aumenta en proporcion que se proporciona y se sublima su estado. que cuando faltáreis os reciban en los eternos tabernáculos. ciosas y solícitas estarán por recibirnos en su . para conseguir la salvación eterna á sus bienhechores. Ellos nos libraron de las abragadas cadenas del Purgatorio. y si llegan á ella merced á nuestros sufragios. que vuelto de la cárcel á la corte. no podrá perecer jamás. José. olvidó en su prosperidad al afligido intérprete de su sueño. pero no todos los pobres de la tierra llegan á los eternos tabernáculos. decia nuestro Señor Jesucristo. será la salvación eterna de sus bienhechores. pues. L a Pernera gracia que apénas entradas al cielo pedirán como embajadoras nuestras aquellas almas bienaventuradas. tened misericordia de aquellos que tuvieron piedad de nosotras. dad.

tanto para borrar toda mancha de injusticia ó de desconocimiento que en lo pasado háyamos usado con aquellas almas. ni otro motivo alguno que nos retraiga. si bien lo desea sobremanera. que demasiado grande es el interés que debe empeñar á nuestro corazon. la religion. ORACION.— compañía á gozar de Dios eternamente. serán nuestra compañía y nuestra corona. Bienaventurados y santos del cielo. la amistad y los beneficios nos ligan al Purgatorio. cuanto para corresponder en lo venidero á los deberes generales y especiales. Pues si tal y tan grande es el interés que nos mueve. empeñan nuestros corazones en la devocion de las almas del Purgatorio: un interés en la tierra que nos libra de casi todos los males. sí! mantengámosla siempre. Alivíese aquella infeliz Iglesia que bien lo merece. La Iglesia del cielo coadyuve y corresponde á la de la tierra. ni tédio que nos resfrie. Tal es el firme propósito que hacemos á la conclusion de este santo ejercicio. y asegura el importantísimo negocio de nuestra eterna salvación. en socorrer á la purgante. Un interés universal. nos colma de casi todos los bienes. mueve á piedad hácia nosotros vuestro corazon. y concedednos virtud y fuerza para mantenerlo siempre constante con el uso de todos los eficacísimos medios de gracia y de justicia que nos suministra la religion y la Iglesia. la práctica más constante de nuestra vida. un interés en el cielo que nos adquiere poderosos patronos. no la abandonemos jamás. ¡oh Señor!. con los cuales la naturaleza. impetradnos vos. un interés en el Purgatorio que nos hace acreedores de la gratitud de aquellas almas. Nos saldrán al encuentro con la milicia celestial. la patria. y hace venturosos los dias de nuestra vida. á la cual Dios Nuestro Señor. á recibir el galardón de nuestra generosa caridad. y nos conducirán como en triunfo ante el trono del Eterno. Para lo cual no habrá miramiento que nos distraiga. que tanto os gozáis en la libertad de las almas del Purgatorio'. La devocion hácia el Purgatorio será el alma de nuestra fé. por su largo 26 . •cuál deberá ser el empeño con que debamos procurarlo? Muy grande queremos ponerlo. no suele socorrer directamente en su presente providencia. nos dispone al goce de muchos sufragios. Virgen Santísima y Redentor Nuestro Jesucristo. la sangre. y nos libra de la prolongación de aquellas acervísimas penas. ni dificultad que nos desaliente. el objeto más tierno de nuestra caridad. ¿Quién hay que no sienta conmovérsele el corazon en vista de un tan dichoso fin? ¿Quién hay que no quiera ejercitarse de todos los modos posibles. 201 — ¡oh Señor! y perseverante en todo tiempo. por su santidad. y que no puede ayudarse á sí misma. en uDa devocion tan piadosa como ventajosa? ¡Ah.

y lleno de una inexplicable confianza: ¿Quién sois vosotras. Fuerte resistencia oponía el moribundo que sudaba y se afligía más por las angustias del ánimo. algunas se arrojaron contra aquel infernal enemigo para auyentarle. no sólo pidieron al Al- — 203 — tísimo le concediese una muy abundante copia de gracias para hacerlo triunfar. El cielo. otras rodearon el lecho del moribundo para defenderle. sino que alcanzaron también el poderle socorrer y asistir con su presencia y eficacia en aquel decisivo conflicto. mirando á su bienhechor en tanto apuro. al cual la razón y la fé nos representan con los más negros colores. cuantos eran aquellos celestiales espíritus que lo acompañaban. las cuales. de este lugar de angustias á la posesion de la eterna felicidad.— 202 — penar. y somos venidas aquí á pagaros vuestra piedacl y á conduciros de la muerte á la vida. y por su heróica resignación. moradoras del cielo hechas felices por vuestros sufragios. á la luz del día respirando su semblante un aire suavísimo y celestial. Su alma. os ruegan por la desolación d é l a s almas que padecen. Lo que tenia á su favor era que con los muchos sufragios hechos en vida. el Purgatorio. entró á ella como en triunfo en medio de las bendiciones de aquellas reconocidas almas. cuánto más fundadamente temía él no poderlo ganar ya en adelante. que por la muerte del cuerpo. como hubiese llegado al último período de la vida. Sonrióse el enfermo á tan fausto anuncio. Entónces exhalando él del pecho un profundo suspiro. del infelicísimo estado del Purgatorio. Así sea. respondieron ellas. y más sobrecogido de alegría que de abatimiento. escuchad sus voces. que no sabian saciarse de ensalzar su . TJn personage que habia pasado sus años en la práctica de las virtudes. y haced bienaventuradas para siempre en vuestra gloria. Y descendiendo desde luego del cielo cual valerosos guerreros. y lo asaltaba y estrechaba por todas partes. á aquellas infelices. El último trance de la muerte. porque entónces todos los enemigos infernales concurren para perderle. Parecía que todo el abismo se habia desencadenado contra él. presentándose al divino acatamiento. halló tantos protectores y abogados. se vió tanto más horriblemente asaltado del mónstruo infernal. les dijo. EJEMPLO. y otras finalmente se dirigieron á él de la misma manera para confortarlo. habia enviado del Purgatorio al cielo un crecido número de almas. cándida como una paloma. del gusano. que así me socorréis? Somos nosotras. y en suma. es el tiempo más peligroso para el cristiano. y la tierra. cerró los ojos. alíviese de tan acerbas penas de daño. del combate al triunfo. la de la caridad para con las almas del Purgatorio. de modo que declarada que fué digna de la gloria eterna. del fuego.

— Vinet. Una eosa semejante sucederá con nosotros. SUFRAGIO. sino ántes bien. Eterno Padre. por la preciosísima sangre de Jesús. en la vid. hagamos sentir al Purgatorio sus felices efectos. y al instante. 26.— 204 — piedad. M* Cárm. Animun. Padre nuestro. Desc. que llegó á establecer una sociedad de muchas devociones y de — 205 — piadosos ejercicios con sus correligiosas y ot. El Purgatorio triunfante Por nosotros quedará. manifestó tanto empeño por el Purgatorio. 2. (y particularmente de N. Madre Francisca del .) suplicando al Eterno Padre. y estimulándonos con una santa emulación de espíritu en una obra de tanto mérito. del Smo. á imitación de aquella fervorosísima devota. Joaquín de Sta. á las almas del Purgatorio. que se apiade de sus almas. y conclusión. De pro fundís etc. 1. Hagamos todos pujanza Armados de caridad: Y una dulce fuerza al cielo Hagámosle. misericordia. copiosos sufragios en su provecho.Smo. Joan. Socritatem habemus adinvicen. N. el sanquisJesuchristi iilii ejus emundat nos ab omni peccato. 1. diciendo cinco veces la siguiente: JACULATORIA. Para purificar más pronto de sus defectos en virtud de la sangre de Jesucristo. formemos también nosotros en nuestras familias una alianza voluntaria y una santa sociedad de sufragios en el curso del año á beneficio de nuestros difuntos. . de la V. Sacram.. duran en nosotros hasta la muerte. Carmelita descalza. y va á concluirse el ejercicio de esta santa. á fin de rescatar de sus penas el mayor número posible de aquellas desoladísimas almas.ras piadosas personas que la visitaban. por la sangre que derramó su divino Hijo. como si se continuase siempre el devoto ejercicio del mes de Noviembre que ya ha terminado en sufragio de aquellas benditas almas. Hoy es el trigésimo dia del mes. formemos entre nosotros una santa sociedad para recoger hasta donde sea posible. Fr. lib. Cap. si la perseverancia y el empeño de sufragar á las almas del Purgatorio. Rezaremos cinco Padre nuestros. Añadiremos un Padre Nuestro y Ave María por los propagadores de esta devocion. La V. Franca. de Est. Sacramento. en memoria de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. como en lap. Ave Marías y Réquiem. Pero no cese en nosotros el cuidado y el empeño por el Purgatorio. Ave María y Réquiem. 17. en sufragio de los fieles difuntos. 1. Como una falange unida Con vigorosa esperanza.devocion.

. contentándome de bue«na gana con ser privado de ellas de la misma «manera solemne con que me despojé de todo «patrimonio y de toda voluntad propia en mi so«lemne profesion religiosa. 24. al cual se cede aquella parte de las obras para librarle lo más presto de sus gravísimas penas. de Benevento. cediendo en beneficio de aquellas almas las obras satisfactorias de su vida. y suplico al Señor «acepte. cuánto es más generoso en hacer á otros participantes de sus propias obras.Orcini. Por bula de Su Santidad Gregorio X V de santa memoria. Domingo de Jesús M®. les adquiere mayores grados de gloria en el cielo. pero la acumula y reúne al valor de tan alto precio de aquella — 207 — única que. (predicaba á su pueblo el Emo. si los priva de las satisfacciones particulares de cada una de sus acciones. proporcionándoles una condigna satisfacción. Arzobisp.» (*) Prov. que por el contrario acrecienta el mérito de todas sus obras. por lo cual ilustres personages y santos de insigne mérito lo consideran como una sublime especulación de bienes. se hace uno más rico de los bienes espirituales.) que un año reanuncié de esta cátedra.— 206 — VOTO D E CESION que ae suele hacer por algunos fieles. y ahora ratifico plenísi«mamente la misma renuncia. todas las pobrísimas «obras penitenciales. cuya devota práctica derivada del grande ardor de la caridad ya para con el prójimo. que comienza Pastoris 'Eterni. 11. y al decir del sábio. fundado por el P. Vicente M. se aprobó el instituto de la Asociación de Hermanos. es digno de la mayor alabanza el voto con que la piedad de los fieles suele socorrer al Purgatorio. y con el acto de esta generosa ofrenda. está el de ofrecer y consagrar á su sufragio. de todas las obras satisfactorias de la vida á favor de las benditas almas del Purgatorio. (*) «Yo estuve tan persuadido de tan poderosas razones. Alii dividunt propria et diiiores fiunt. en la cual la ganancia está en proporcion del capital. traslación y «donacion de cuanto hiciere que pudiese ser «del agrado del Señor. Carmelita Descalzo. Por tanto. está tan lejos de ser en detrimento de los intereses espirituales de los vivos. ya para con Dios. la parte satisfactoria de las propias obras. en el cual entre otros piadosos ejercicios en favor de los difuntos. las contiene á todas espiritualmente. que habia yo hecho y «con la divina gracia hiciese. este mi pobre afectuosísimo obsequio. para cuya mayor gloria se acelera la bienaventuranza de las almas del Purgatorio que le bendicen en el cielo. en favor de aquel l a s benditas almas. por decirlo así.

sintiesen de corazon la generosidad de hacerlo. Serm. FORMULA D E L VOTO. como consta de su decreto de 23 de Agosto de 1728. sob. de Pió V I el 12 de Diciembre de 1788. elevado despues á la suprema Cátedra de S. los seculares de uno y otro sexo en cualquier dia que comulgaren. cedo y renuncio en favor de las benditas almas del Purgatorio la parte satisfactoria de todas las buenas obras que hiciere de hoy en adelante. sino que también enriqueció con singularísimos privilegios é indulgencias á aquellos fieles que quisieren hacerlo y ponerlo en práctica. Yo N. y renovado últimamente por el sumo P. N. añadiendo la siguiente. no sólo aprobó el sobre-dicho voto con su autoridad apostólica. oyendo la 6anta misa. á lo que me he prestado muy gustoso. para que se distribuya por las manos de María Santísima. y mejor. y del mérito y excelencia de esta donacion. mejor puede avalorarlas con su eficacísima mediación cerca de su Hijo. pueden ganar indulgencia plenaria aplicable solamente á los difuntos. confirmado despues por la S. 1? Los sacerdotes en todos los días del afío pueden gozar del indulto personal de altar privilegiado en donde quiera que celebren el Santo Sacrificio de la misa. (*) Segundo Trig. B. Pedro con el nombre de Benedicto X I I I . según fuere de su agrado. porque Ella es la graciosa Reina y la Madre afectuosísima no solamente nuestra. entre aquellas infelices. en fin. sino también de las almas del Purgatorio. el Pug.— 208 — (*) Este piadosísimo Arzobispo. 2? Además. como también en todos los lúnes del año. 2 núm. N. de los Serm. la cual conoce mejor quiénes tengan mayor necesidad y más las merezcan. La distribución de las obras se ha puesto en las manos de María Santísima. añadiendo la visita de alguna iglesia ú oratorio público 27 . Reinante Pió I X el 30 de Setiembre de 1852. P R I V I L E G I O S E INDULGENCIAS concedidos por los Sumos Pontífices á los que hicieren el anterior voto de cesión. Y por que muchos devotos del Purgatorio me han alentado á agregar á este mi librito una suscinta fórmula del sobredicho voto para aquellos que movidos de las acerbísimas penas de aquellas almas. 18. nos hará sentir sus ventajas en esta y en la otra vida.

N. en fin. La distribución de las obras se ha puesto en las manos de María Santísima. los seculares de uno y otro sexo en cualquier dia que comulgaren. (*) Segundo Trig. pueden ganar indulgencia plenaria aplicable solamente á los difuntos. N. porque Ella es la graciosa Reina y la Madre afectuosísima no solamente nuestra. Serm. sino que también enriqueció con singularísimos privilegios é indulgencias á aquellos fieles que quisieren hacerlo y ponerlo en práctica. según fuere de su agrado. oyendo la 6anta misa. 2 núm. la cual conoce mejor quiénes tengan mayor necesidad y más las merezcan. Yo N. P R I V I L E G I O S E INDULGENCIAS concedidos por los Sumos Pontífices á los que hicieren el anterior voto do cedon. FORMULA D E L VOTO. de los Serm. confirmado despues por la S. como también en todos los lúnes del año.— 208 — (*) Este piadosísimo Arzobispo. y renovado últimamente por el sumo P. nos hará sentir sus ventajas en esta y en la otra vida. 1? Los sacerdotes en todos los días del afío pueden gozar del indulto personal de altar privilegiado en donde quiera que celebren el Santo Sacrificio de la misa. elevado despues á la suprema Cátedra de S. y del mérito y excelencia de esta donacion. 18. Reinante Pió I X el 30 de Setiembre de 1852. como consta de su decreto de 23 de Agosto de 1728. sintiesen de corazon la generosidad de hacerlo. no sólo aprobó el sobre-dicho voto con su autoridad apostólica. Pedro con el nombre de Benedicto X I I I . 2? Además. añadiendo la siguiente. y mejor. para que se distribuya por las manos de María Santísima. B. añadiendo la visita de alguna iglesia ú oratorio público 27 . de Pió V I el 12 de Diciembre de 1788. el Pug. entre aquellas infelices. sob. cedo y renuncio en favor de las benditas almas del Purgatorio la parte satisfactoria de todas las buenas obras que hiciere de hoy en adelante. Y por que muchos devotos del Purgatorio rae han alentado á agregar á este mi librito una suscinta fórmula del sobredicho voto para aquellos que movidos de las acerbísimas penas de aquellas almas. á lo que me he prestado muy gustoso. mejor puede avalorarlas con su eficacísima mediación cerca de su Hijo. sino también de las almas del Purgatorio.

Dedicatoria 4 Prólogo 6 Introducción 14 Corona de los difuntos 15 l p Existencia del Purgatorio 21 2 Estado del Purgatorio 31 3 Pena de sentido 37 4 Atrocidad del fuego 42 5 Modo oon el cual el fuego del Purgatorio atormenta á las almas 47 6 Divina Justicia vindicativa 58 7 Pena del gusano ó sea del remordimiento 59 8 Pena de daño 65 9 Intensidad de la pena de daño YO 10 Resignación de las almas del Purgatorio 76 11 Consuelo y tormento de la esperanza. y valen perfectamente sin necesitarse la expedición de un nuevo Breve. 3° También á unos y otros ha sido concedído aplicar en sufragio de las almas del Purgatorio todas y cada una de las indulgencias que ganaren en cualquiera forma que hayan sido concedidas. 87 13 Incapacidad de merecer de las almas del Purgatorio 93 14 Dios según la presente providencia no suele socorrer á las almas del Purgatorio 99 . 81 12 Santidad de las almas del Purgatorio. ? íí . Dias.en el cual oren algún tiempo según la intención del Sumo Pontífice. Pags. 49 Estos privilegios é indulgencias son extensivos á todas partes del Orbe Católico.jtj -i ' • • . • - INDICE.

87 13 Incapacidad de merecer de las almas del Purgatorio 93 14 Dios según la presente providencia no suele socorrer á las almas del Purgatorio 99 . PagsDedicatoria 4 Prólogo 6 Introducción 14 Corona de los difuntos 15 l p Existencia del Purgatorio 21 2 Estado del Purgatorio 31 3 Pena de sentido 37 4 Atrocidad del fuego 42 5 Modo oon el cual el fuego del Purgatorio atormenta á las almas 47 6 Divina Justicia vindicativa 58 7 Pena del gusano ó sea del remordimiento 59 8 Pena de daño 65 9 Intensidad de la pena de daño YO 10 Resignación de las almas del Purgatorio 76 11 Consuelo y tormento de la esperanza.jtj -i ' • • i INDICE.en el cual oren algún tiempo según la intención del Sumo Pontífice. 49 Estos privilegios é indulgencias son extensivos á todas partes del Orbe Católico. 3° También á unos y otros ha sido concedído aplicar en sufragio de las almas del Purgatorio todas y cada una de las indulgencias que ganaren en cualquiera forma que hayan sido concedidas. y valen perfectamente sin necesitarse la expedición de un nuevo Breve. Dias. 81 12 Santidad de las almas del Purgatorio. ? íí .

21 Gloria que se acrecienta al cielo con los sufragios por el Purgatorio 22 El sufragar á las almas del Purgatorio es una de las obras más excelentes d e la fe 23 El sufragar á las almas del Purgatorio es uno de los actos más heróicos d e caridad 24 Razones generales que obligan á suf r a g a r á las almas del Purgatorio. 25 Razones especiales que obligan á suf r a g a r á las almas del Purgatorio. .15 Ricíproca comunion de auxilios entre las tres iglesias 16 Modo de sufragar á las almas del Purgatorio por via de gracia 17 Modo de socorrer á las almas del Purgatorio por via de justicia 18 Con las santas indulgencias se sufraga á las almas del Purgatorio. en favor de las almas santas del Purgatorio 205 Privilegios é indulgencias concedidas por los Sumos Pontífices á los que hicieren el voto de cesión 209 F I N D E L INDICE.... 19 Desea Dios que hagamos copiosos sufragios por las almas del Purgatorio 20 Con los sufragios hechos por las almas de los difuntos se imita y se completa la Redención del Salvador.. 26 Deberes de justicia para con el Purgatorio 27 Ingratitud de la tierra para con el Purgatorio 28 Gratitud de las almas del Purgatorio — 213 — para con sus bienhechores 185 29 Sufragios que podrán prometerse en el Purgatorio los bienhechores de aquellas benditas almas .... 191 30 Empeño de las almas del Purgatorio para alcanzar á sus bienhechores la salvación eterna Voto de cesión que suelen hacer algunos floles de todas las obras satisfactorias de la vida..

es la que enseñó Clemente V I . sucesores suyos. con un ligerísimo trabajo nuestro. y la otra eterna. con esto nos queda que satisfacer mucha parte. ó en esta vida con penitencias y obras buenas. en que se ha de dar la satisfacción en la otra vida? Mas ¡sea para siempre bendita y alabada la clemencia y la piedad de nuestro divino Redentor Jesucristo! — 215 — Y a desde el nacimiento de la santa Iglesia católica. ni escondido en un campo. Al cúmulo de este tesoro. persevera de continuo ante el acatamiento de Dios. desde el primero hasta el último de . dejó aquí en la tierra á la Iglesia militante un tesoro infinito. Dos frutos amarguísimos produce el pecado en nuestras almas: la culpa. mas la pena temporal. podemos satisfacer. no se perdona rogularmente toda en dicho sacramento. ó en solo una parte la pena temporal de que somos deudores á Dios? ¿y quién podrá dar á conocer lo tormentoso del fuego del purgatorio. Este tesoro compuesto de los méritos y satisfacciones de Jesucristo. siempre que nos acercamos á recibirlo con las debidas disposiciones. que nos priva de la gracia y amistad de Dios.INSTRUCCION I N T E R E S A N T E sobre las sagradas indulgencias y las condici< oes que se requieren para conseguirlas. ó si ia satisfacción fué suficiente para que se nos perdonara en el todo. bien. lo que debíamos por nuestros pecados perdonados ya. de ios de la Sand í s i m a Virgen María y de los Santos. cogidos. en virtud de las cuales. que fueron superabundantes é infinitas. La misma doctrina. no envuelto en un sudario. y ¿quién puede penetrar los secretos juicios de Dios? ¿Quién jamás podrá saber todo lo ique la justicia divina exige en la presento vida. ó en la otra con el fuego del purgatorio. en cuanto á la culpa y en cuanto á la pena eterna. y de las de María Santísima y de los mártires que no las hubieron menester para expiar sus "propias culpas: este tesoro. se allega los méritos de J la Santísima Madre de Dios y de todos los es. y á nosotros la capacidad de poder participar el tesoro de las sagradas indulgencias. Esta pena se divide en dos: la una temporal. de santa memoria. aun totalmente. en pago de nuestras deudas. para que lo dispensasen saludablemente á los fieles. la culpa y la pena eterna. y la pena que nos priva de gozaría en el paraíso. sobre las indulgencias que el Concilio de Trento llama tesoros celestiales. sino recomendado con las llaves del cielo á San Pedro y á todos los vicarios de Jesucristo en la tierra. del valor de la satisfacción del Divino Redentor. cuando dice: que Jesucristo con la superabundancia de su pasión. le confirió la potestad de comunicar. ó más . se nos perdonan enteramente en el santo sacramento de la penitencia. repito.

etc: otras se llaman plenarias en forma de jubileo. cuando. y para sufragio de los fieles difuntos. cuánto su valor y cuán grande el aprovechamiento espiritual que traen á los fieles cristianos. por loménos. Antes pues. y de la pena eterna ante su divina Majestad. y de dispensar ó conmutar voto3 simples. y no pudiendo hacerlo. etc. Indulgeniiarum usum christiano populo maximé saltarem esse. etc. En segundo lugar: como la Iglesia al abrir al tesoro de las sagradas Indulgencias. jamás se disminuyen. Las condiciones que para ganar las sagradas indulgencias se requieren. llamándose unas parciales. E n cuanto al efecto de perdonarse toda la pena temporal de que somos deudores á Dios. cristiano lector. que los cristianos no están en libertad para valerse á su arbitrio de este tesoro. Por medio de la indulgencia parcial. ó de muchos años. iríamos derechamente al cielo: lo mismo se dice respecto á las almas del purgatorio luego que ganada por nosotros una indulgencia. de algunas cuarentenas. Tales riquezas. esto es. del modo y en la cantidad que determina la santa Iglesia y el romano Pontífice. sea de cuarentenas. cierto. sea de dias. de un año. Es. esto es. es incapaz de recibir la remisión de la pena temporal. todas las indulgencias plenarias son iguales. Comunmente las indulgencias se dividen en dos clases. cuanto se le hubiera descontado si por igual tiempo practicara las penitencias que imponian los antiguos cánones de la Iglesia. como que son infinitas. al modo de un inmenso Océano que no se agota por más que se le saque. en la gracia de Dios. pues. Por eso cada cristiano debe tener un santo empeño en ganar las más que se puedan. De suerte. dice el Sagrado Concilio de Trento. llamados penitenciales. mas sólo en la plenaria. se perdona á quien las recibe. otro tanto de aquella pena temporal que habia de padecer en esta ó en la otra vida. se halle en estado de gracia. se da facultad á los confesores para poder absolver de casos reservados. de algunos dias. de ejecutar las obras que se piden paraganarlas. que como dicen uniformemente los teólogos: si despues de ganar una indulgencia planaria nos tocase la — 217 — suerte de morir. sale de sus penas y entra en la gloria. si la justicia divina se digna aceptarla. excitarse. debe confesarse. concedida en forma de jubileo. sino que permanecen en un ser. aun despues de perdonados nuestros pecados. se infiere ya. (si es aplicable) se aplica por modo de sufragio á alguna de ellas5.— 216 — loa justos.. para aprovecharse más á sí mismo. de cuánto precio son las sagradas indulgencias. ha im28 . son las siguientes: En primer lugar: que el que las pretende ganar.á un acto de verdadera contrición para recobrar la gracia si acaso le ha perdido. porque el que es reo de la culpa. De todo lo dicho. sino sólo.

v. Las personas que tienen la laudable costumbre de practicarla. etc. no se observan. las letanías. aun veniales. ya también por impotencia: si alguna de las condiciones prescritas de tiempo. el de profundis y semejantes.. al son de la campana. porque para lograr estas.puesto siempro á los fieles cristianos la obligación de ejecutar ciertas obras ligadas aciertas circunstancias de tiempo. de lugar y otras semejantes. cr. para ganar la indulgencia plenaria especialmente. para poderlas gaDar. para ganar la indulgencia plenaria y remisión de todos los pecados. á más de las obras asignadas. con tal que cumplan con las otras diligencias y obras asignadas. y las que se dicen concedidas en forma de jubileo. Se exceptúan también las indulgencias del jubileo. con otras personas. En cuanto á la confesion. puede la comunion hacerse en la vigilia. aprobado por Clemente X I I I . de 9 de Diciembre de 1763. á lo ménos una vez cada semana. aunque no estén legítimamente impedidas-. ó sea en el dia ántes de la dicha festividad. debe hacerse en los días mismos que se manda. sea ordinario ó extraordinario. tampoco 60 gana la indulgencia. confirmado por Pío VII. I I I . II. y en el fin. Aquí debemos quedar advertidos de tres decretos generales de la Sagrada Congregación de Indulgencias. tanto en el tiempo como en el modo. contritos. etc. ya por negligencia. Por último. debe hacerse tambien la confesion en el tiempo establecido en el Breve de su concesion. ya sea por ignorancia.. en pié. Y si alguna de las obras asignadas en el todo. no obstante. basta aquella confesion para que puedan lograr las indulgencias que hubiere concedidas para cada dia. según la declaración de Pió V I I con decreto de la Sagrada Congregación sobredicha. de lugar. á tal hará. En cuanto á las oraciones que se asignan para ganar las indulgencias. comulgados. sea por el motivo que fuere. en tal dia. de 29 de Febrero de 1820. se pueden rezar alternadamente. comunión y oracion. se requiere que así cumplamos personalmente todas las asignadas. esto es. confesados. de rodillas. sin necesidad de confesarse por cada una de ella8. desde las primeras vísperas. que se detesten los dichos pecados veniales. cuando en una festividad comienza la indulgencia. se requiere en tercer lugar. como consta del Decreto de la Sagrada Congregación de Indulgencias. como obras casi siempre asignadas en la concesion de las indulgencias. el Angelus Domini. á no ser que se reconozcan reos de culpa mortal cometida despues de la última confesion. y se deponga . En cuanto á la comunion. se omitiere. relativos á la confesion. según la declaración de la misma Sagrada Congregación con decreto de 12 de Junio de 1822. I. como el rosario. ó en parte notable.

que eóbre la satisfacción. limosnas. tienen cierto efecto. confirmando de nuevo perpétuameote la indulgencia concedida por su predecesor Clemente XIII. aproveche á otros á quien nosotros se la aplicamos. Clemente X I V con decreto de la Sagrada Congregación de indulgencias de 26 de Junio de 1770. obra aprobada y mandada publicar por la Sagrada Congregación de Indulgencias el año de 1821. aplicables en sufragio de las benditas almas del Purgatorio. Lo mismo. y lo demás que restare de satisfacción. sacadas de la colección de oraciones y piadosos ejercicios. y de dar á la justicia divina alguna satisfacción por medio de las obras saludables penales. San Agustín. y cuando ellos están libres. porque ya no la han - menester. entónces se quedan en el tesoro de la Iglesia.. y es mejor. y las acepta Nuestro Señor infaliblemente por los unos y por los otros. anexas las indulgencias que le están concedidas por los Sumos Pontífices. de donde se reparten las indulgencias. TRISAGIO A LA SANTISIMA TRINIDAD. no por eso están excusados de hacer frutos dignos de penitencia. porque no sabemos á cuánto llegue la deuda de los difuntos. ayunos. se deben ganar todas las que se pudieren. ántes que falte á los qne la han menester. oraciones. ó si faltó la disposición que de nuestra parte se requiere para que les sean de provecho. porque no habiéndola determinado. Aunque las indulgencias que los vivos ganan por sí ó por los difuntos.— 221 también todo afecto á todos y cada uno de ellos. pero porque no estamos ciertos 6Í de nuestra parte cumplimos las diligencias necesarias. y con más razón. porque unas cumplan lo que faltó en las obras. ORACIONES y piadosos ejercicios que se podrán practicar en cada uno de los dias de este mes. capellanías. que aunque con todo empeño procuren ganar indulgencias. Por esta causa se instituyen aniversarios. como se requiere para conseguir la indulgencia por los difuntos. aprovechan á sus descendientes ó á las almas del purgatorio. debemos hacer en los demás sufragios de misas. cuyos sufragios se aplican á los que las establecieron hasta que salen por ellos del purgatorio. Dios con su divina gracia haga que se hallen tales disposiciones en todos los cristianos que están deseosos de ganar las indulgencias: los cuales sepan también. concede cien dias por una vez . por las culpas cometidas. etc. memorias pías. á quien aplicaron su intención cuando las fundaroa. los cuales debemos siempre repetir y multiplicar. como dice el glorioso Dr. de piedad y de devocion.

y que se pueda conseguir tres veces en los domingos. ooncede perpètuamente á todos los fieles trescientos dias de indulgencia. Ave María y Gloria etc. despues de haber hecho dicho ejercicio tres ocasiones diariamente en los treinta dias anteriores. O F R E C I M I E N T O S A LA S A N T I SIMA TRINIDAD. rezare devotamente el sobredicho Trisagio. I I I . Ofrezcamos á la Sma. Padre Ntro. perpètuamente. al medio dia y en la tarde tres Gloria Patri. supliquemos á FU Divina Majestad. y por estos mismos méritos supliquemos á Su Divina Majestad nos perdone las penas debidas por nuestros pecados. León X I I con Rescripto de su propio puño de 2 1 de Octubre de 1822. al arbitrio. por la inefable caridad con que bajó del Cielo á la tierra á tomar carne humana y padecer y morir por nosotros en una cruz: y por estos méritos pidamos á su Divina Majestad se sirva conducir nuestra alma despues de la muerte á la gloria celestial. Padre Ntro. y en la fiesta é infraoctava de la Santísima Trinidad. al arbitrio. Trinidad los méritos de Jesucristo. en hacimiento de gracias á la Santísima Trinidad por las gracias y privilegios concedidos á María Santísima. Ave María y Gloria etc. indulgencía plenaria una vez al mes (á quien en el discurso de él U hubiere rezado diariamente) en un dia. Bufrida en la cruz por nosotros. nos conceda el perdón de nuestros pecados. Trinidad los mé- — 22o — ritos de Jesui-risto. etc. Concedió además. á quien con corazon contrito adorando á la »Santísima Trinidad. Trinidad los méritos de Jesucristo.. Ofrezcamos á la Sma. y á los que habiéndolos rezado diariamente por un mes.. rezando por la mañana.• fesados y comulgados en un dia. concede perpetuamente á todos los cristianos.- 222 - al dia. en acción de gracias. si confesando y comulgando hiciere oracion por las necesidades de la Iglesia etc. Ofrezcamos á la Sma. cien dias de indulgencia por cada vez que devotamente rezaren estos tres ofrecimientos. en acción de gracias por la sangre que derramó en el huerto por nosotros. Ave María y Gloria etc. para obtener una buena muerte. y por estos mismos méritos. si confesados y comulgados hacen oracion según la intención de S .. Pio V I I . y cien dias de indulgencia por cada vez que los digan: y | además plenaria una vez al mes á los que con. con Rescripto de la Sagrada Congregación de indulgencias de 11 de Julio de 1815. II. Tres Gloria Patri en acción de gracias.. I. Padre Ntro. . en acción de gracias por su preciosísima muerte.

Además. en el artículo de muerte concede igualmente indulgencia plenaria á los que diariamente hubieren rezado estos actos. tres personas distintas y un solo Dios verdadero. amo á mi Dios y quisiera amarle con aquel amor con que le ama — 225 — María Santísima. creo en Dios Espíritu Santo. amo á mi Dios y quisiera amarle si posible fuera con el mismo amor con que este Señor se ama á sí mismo. me ha de perdonar mis pecados. Trinidad que es el Hijo. creo que la segunda persona de la Sma. y siempre Virgen. concede su indulgencia plenaria en un dia al arbitrio. no es necesaria una determinada fórmula de palabras. amo á Dios Hijo. me ha de dar su gracia y despues su gloria. espero en mi Dios que por los méritos de mi Señor Jesucristo.S. creo todo aquello que cree y confiesa Nuestra Madre la Iglesia católica.. . por la intercesión de la Santísima Virgen y de mis buenas obras. y á los que los rezaron diariamente por espacio de ua mes. para ganar las indulgencias. se hizo hombre en las purísimas entrañas de María Santísima siendo esta señora Virgen Purísima ántes del parto. en el parto y despues del parto. apostólica romana. amo á mi Dios. siete años y siete cuarentenas de indulgencia. amo á Dios Espíritu Santo. de nuevo concede á todos los que devotamente rezaren estos actos. amo á mi Dios. Amo á Dios Padre. creo en el misterio de la Sma. desde 15 de Enero de 1728. amo á mi Dios. en el alma me pesa. Creo en Dios Padre. sino que cada uno puede usar la que quiera con tal que en ella se expresen y expliquen los particulares motivos de cada una de las tres virtudes teologales. amo á mi Dios y quisiera amarle con aquel amor con que le aman JOS ángeles y Santos. Espíritu Santo.—Pónese aquí una fórmula de actos más común aunque como declara el mismo Benedicto X I V en el citado decreto. pequé. NOTA. indulgencia plenaria si confesados y comulgados hicieren oracion por las necesidades de la Iglesia según la intención de 6U Santidad. ACTOS D E FE. E S P E R A N Z A Y CARIDAD. creo en Dios Hijo. y de no haberle amado y de haberle ofendido. espero en Dios Espíritu Santo. habed misericordia de mí. Espero en Dios Padre. Hijo. Trinidad. dejando en su vigor las indulgencias concedidas por Benedicto X I I I . espero en Dios Hijo. Padre. y en esta fe y creencia quiero vivir y protesto morir. Benedicto X I V con decreto de la Sagrada Congregación de Indulgencias de 28 de Enero de 1756. Señor.

NOMBRE DE JESUS. Jesús. Balga con vos en paz el alma mia. cubierto por escarnio vuestro rostro. Se responderá: por siempre sea alabado. de la | Sagrada Congregación de indulgencias. . hasta consumar la obra de nuestra redención. . ( nombre de Jesús.INVOCAR EL SMO. y como corderito manso é inocente. etc. ultrajado y saciado de oprobios é ignominias. que yo aunque indignísimo. amargado con hiél y vinagre y traspasado con una lanza. despedazado con azotes. libradme de las penas del infierno (y á este vuestro siervo agonizante) [*] y dignaos acojerme en el paraíso. y por último. voy considerando. coronado de espiuas. reprobado y perseguido por los judíos. Señor mío Jesucristo. y cien dias por cada una de las tres. concede indulgencia perpetua de trescientos dias. enclavado y levantado en una cruz entre dos infames ladrones. JACULATORIAS A J E S U S . nombre de Jesús junto con el de María para tenerlo también despues en la muerte. Pió V I I . por cada vez que á lo ménos con corazon contrito se rezaren estas tres jaculatorias. de 28 ' de Abril de 1807. quisiste ser despojado de vuestros vestidos. Jesús. con Decreto Urbis et Orbis. José y María. y de mil maneras vilipendiado. que por redimir al mundo de la esclavitud del infierno. Jesús. ser acusado con falsos testigos. entregado por tu discípulo Judas con un saorílego ósculo. herido con bofetadas. atado con cordeles é ignominiosamente llevado á Anás. ¡Oh Jesús mió! que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por todos los siglos y de los siglos. ORACION DE SAN AGUSTIN.Oh piadosísimo Redentor mió! por estas tan grandes y tan atroces penas sufridas por mi amor. José y María. á Caifásy Herodes. yo os doy mi corazon y el alma mia. José y María. insultado con esputos. en su Bula Reddituri de 15 de Julio de 1587. Ave Marías y Gloria Patri. á donde conduciste al arrepentido ladrón crucificado con voz. Sixto deseando que los fieles cristianos terigan con frecuencia en la boca y en el cora« zon el Smo. MARIA Y J O S E . concede para siempre cien días de indulgencia por cada vez que de este ú otro modo invoquemos el Smo. Amen. Cinco Padre Nuestros. asistidme en la última agonía. Alabado sea Jesucristo. [*] Si se dice por algún agonizante. quisiste ( — 227 — nacer pasible y mortal entre nosotros: ser circuncidado. y por la santa cruz y vuestra muerte amarguísima.

Y nos hiciste un reino para Dios. confirmado despues por Pió VII con decreto ürbis et Orbis. Redimístenos. ORACION D E L A N T E D E ALGUN CRUCIFIJO. de la Sagrada Congregación de Indulgencias. trescientos dias de indulgencia por una vez al dia. ¿Quién no llenará de bendiciones esta sangre de valor infinito? ¿Quién no se sentirá inflamado de afecto hácia Jesús que la derrama? ¿Qué fuera de mí si no hubiera sido comprado con esta sangre divina? ¿Y quién. precio y rescate del Universo todo. ¡Oh amor inmenso. dado en 10 de Abril de 1821. Señor. R. ORACION-A LA P R E C I O S I S I M A SANGRE D E J E S U S . ahora y siempre hasta el dia de la eternidad. á todos los fieles cristianos que con corazon contrito rezaren esta oracion de San Agustín con cinco Padre Nuestros. todas las lenguas te podamos alabar. dolor de mis pecados y propósito firmísimo de jamás ofenderos: miéntras yo con todo el amor y compasion de que soy capaz. y especialmente de aquellas que os blasfeman temerariamente. voy considerando vuestras cinco llagas comenzando por aquello que de vos dijo ¡oh buen Jesús! el santo Profeta David: «Han taladrado mis manos y mis piés. en memoria de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo. con tu sangre. de 25 de Agosto de 1820 Pió i V I I . conceden perpétuamente indulgencia plenaria al que confesado y comulgado rezare devotamente esta oracion delante de alguna imágen de Jesucris- ! to crucificado rogando por las necesidades de la Iglesia. imprimas en mi corazon los sentimientos de fe. Amen. Miradme ¡oh mi amado y buen Jesús! postrado en vuestra santísima presencia.» Clemente y Benedicto X I V . Ave Marías y Gloria. os ruego y suplico con el más vivo fervor. . que protejeis de continuo la causa de los hombres aute el trono de la suprema misericordia! ¡Ah! yo os adoro profundamente. V. y quisiera en todo lo posible recompensar las injurias y desprecios que recibís continuamente de las hnmanas criaturas. ¡Oh sangre preciosísima de vida eterna. y se pueden contar todos mis huesos. que nos has dado este bálsamo saludable! ¡Oh inestimable bálsamo salido de la fuente de un inmenso amor! ¡Oh! haced que todos los corazones. os la ha sacado de las venas? ¡Ah! esta ha sido únicamente obra do tu amor. é indulgencia plenaria al que habiéndola rezado por un mes entero confesado y comulgado haga oracion según la intención de Su Santidad. esperanza y caridad. celebrar y dar gracias. bebida y lavatorio de nuestras almas. concede perpetuamente.— 228 — Con decreto de la Sagrada Congregación de Indulgencias. Señor.

que nos alegremos con su fruto en los cielos: que contigo vive y reina en unidad del Espí ritu Santo por los siglos de los siglos. León X I I . y quisiste ser aplacado con su sangre: te rogamos nos concedas el venerar de tal suerte el precio de nuestra salud. en agradecimiento de todos los beneficios recibidos: é indulgencia plenaria á los que la hubieren rezado por un mes. nos conceda vuestra divina Majestad la santa bendición.— 231 — Alabemos. Este licor precioso sea alabado. La sangre de Jesús con alegría. Jesús. El exterminador á él no se llega. y de la muerte nos retira. que por su virtud y méritos. con un Padre Nuestro. Su infinita bondad sea bendecida. como también cien dias á los que rezaren las siguientes jaculatorias: Su sangre ha derramado por mi bien. La de Jesús total perdón alcanza. Si de Jesús se alaba el precio eterno. La sangre de Jesús aplaca la ira Del Padre. Amen. En !>u sangre. couceda . i Eterno Padre. al mundo ha rescatado. puso mi vida. cien dias de indulgencia por cada vez que devotamente rezaren el siguiente ofrecimiento de la preciosísima sangre de Nuestro Señor Jesucristo al Eterno Padre. á 29 de Marzo de 1817. con su propio rescripto de 25 de Octubre de 1823. concede perpétuamente á todos los fieles. pues. y del Hijo y del Espíritu Santo sea sobre nosotros. y ser libres de todos los males diciendo: La bendición de Dios Padre Omnipotente. si confesados y comulgados en un dia al arbitrio hiciesen oracion por las necesidades de la Iglesia según la intención del Sumo Pontífice. os ofrecemos la sangre preciosísima de Jesús. Ave María y Gloria Patri á la Santísima Trinidad. no diestra: y os suplicamos. Omnipotente y sempiterno Dios. Si nuestro corazon su sangre riega. OREMOS. noche y dia. Que del infierno. Viva. y ser defendidos de los males de la presente vida en la tierra. El cielo se recrea. tiembla el infierno. y permanezca siempre. Pió V I I con Rescripto de 18 de Octubre de 1815. con Rescripto firmado de su propia mano. Pió V I I . derramada por nosotros con tanto amor y dolor de la llaga de su ma. OFRECIMIENTO AL ETERNO PADRE. viva Jesús por siempre Amen. Amen. tituiste Redentor del mundo á tu Hijo Unigénito. Si la sangre de Abel clama venganza. concede perpetuamente trescientos dias de indulgencia á los que con corazon contrito rezaren esta oracion á la preciosa sangre. que cons. para que en virtud ds ella podamos ser defendidos de nuestros enemigos.

I. por la iluminación de los incrédulos. dado á 22 de Setiembre de 1817. Un Gloria Patri. concede indulgencia plenaria en un dia al arbitrio en que confesados y comulgados hicieren oracion segua la intención del Sumo Pontífice. .—Bendigamos etc. con Rescripto de la Secretaría de los Memoriales. Eterno Padre: Yo os ofrezco los méritos de la preciosísima sangre de vuestro querido Hijo Jesús. mi Redentor divino. Pió V I I . haciendo intención de recompensar todos los ultrajes que recibe en su preciosa sangre. y por la conversión de todos los pecadores. Eterno Padre.— 232 . por todos mis parientes. mi Redentor divino. Eterno Padre: Yo os ofrezco los méritos de la preciosísima sangre de Jesús vuestro querido Hijo y mi Redentor divino. por la paz y concordia de los reyes y príncipes católicos. Un Gloria Patri. I I I . concede á todos los fieles perpétuamente trescientos dias de indulgencia por cada vez que con corazon contrito rezaren los siguientes ofrecimientos de la sangre preciosa de Jesús á su Eterno Padre con siete Gloria Patri y Jaculatoria. Eterno Padre: Yo os ofrezco los méritos do la preciosísima sangre de vuestro querido Hijo Jesús.—Bendigamos etc. I V . obispos y pastores de? almas. Eterno Padre: yo os ofrezco los méritos da la preciosísima sangre de vuestro querido Hijo Jesús. y rezándolos diariamente por un mes. por la extirpación de todas las herejías. en satisfacción de mis pecados. por la conservación y prosperidad | de su cabeza visible el Sumo Pontífice romano. amigos y enemigos.—Bendigamos etc. mi Divino Redentor. por los cardenales. y por todos los ministros del Santuario.cien dias de indulgencia á los que devotamen. Bendigamos y demos gracias á Jesús. precio y rescate nuestro. por la propagación y exaltación de mi amada madre la Santa Iglesia. . y por las necesidades de la Santa Iglesia. y por la felicidad del pueblo católico.I te rezaren la siguiente: JACULATORIA U O F R E C I M I E N T O AL ETERNO PADRE. yo os ofrezco la sangre preciosísima de Jesucristo. Aquí se dice un Gloria Patri y despues la Jaculatoria. OFRECIMIENTOS AL E T E R N O PADRE. Que con su sangre nos lavó en la cruz. y por todos aquellos por quienes sabéis que debo pediros y quereis que os pida. por la humillación de los enemigos de la santa Iglesia. por los necesitados. enfermos y atribulados. II. Un Gloria Patri.

concede indulgencia plenaria á les confesados y comulgados rogando por las necesidades de la Iglesia hicieren esta visita. Un Gloria Patri. en donde quiera que se hallen. Paulo V. Eterno Padre: Yo os ofrezco ios méritos de la preciosísima sangre de Jesus vuestro querido Hijo y mi Redeutor divino. y los admitais cuanto ántes á la posesión de vuestra gloria. confirmado por Leon . y dos años si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación del Sacramento. y últimamente por aquellos que trabajan en la propagación de esta devocion. Eterno Padre: Yo os ofrezco los méritos de la preciosísima sangre de Jesus vuestro querido Hijo y mi Redentor divino. devotamente rezaren el siguiente desagravio honroso á Jesús Sacramentado. Viva la sangre de Jesus. V I . Un Gloria Patri. para que los libréis de las penas del infierno. de 24 de Mayo de 1776. Un Gloria Patri. y diez años y otras tantas cuarentenas de indulgencias por cada vez que se haga dicha visita con firme propósito de enmendarse. concedió doscientos dias de indulgencia á los que con contrición de sus pecados. Al Santísimo y Divinísimo Sacramento. Sea alabado y dense gracias en todo momento. ¡ por aquellos que están unidos conmigo adorándola y honrándola.—Bendigamos etc. por todos aquellos que en este tiempo pasaren á la otra vida. Visita al Santísimo Sacramento en el circular de cuarenta horas. concede perpètuamente á los fieles un j año de indulgencia por cada vez que al son de la campana. concede cien dias de indulgencia á todos los fieles que contritos de corazon por lo ménos.— 234 — V. Pió V I con Rescripto de la Secretaría de los Memoriales. Amen. VII. con su Breve Cum felicis recordatimis de 10 de Mayo de 1606. rezaren una vez al dia en alabanza al Santísimo Sacramento la siguiente jaculatoria. especialmente por las que han sido más devotas del precio de nuestra redención y de los dolores y penas de nuestra amada Madre María Santísima. adoren hincados de rodillas con alguna oracion á Jesucristo sacramentado. en señal de la elevación del Santísimo Sacramento de la misa cantada conventual ó parroquial. Pió V I I con Rescripto de 21 de Enero de 1815. por todos aquellos que son amantes de tan gran tesoro.—Bendigamos etc.—Bendigamos etc. y en sufragio de las benditas ánimas del Purgatorio. ahora y siempre y por todos los siglos de los siglos. Eterno Padre: Yo os ofrezco los mèrites de la preciosísima sangre de Jesus vuestro querido Hijo y mi Redentor divino. Gregorio X I I I en su constitución ad Exitandum. por todas mis necesidades espirituales y temporales.

¡Oh mi Dios y Salvador Jesucristo. que la misma fe me inspira. adorado. me habéis preparado una mesa divina. para ser agradecido á vos. cismáticos. N. en compensación de todas las irreverencias. verdadero Dios y verdadero hombre! yo os adoro y os amo con todo el corazon.. sino también en suplemento suyo. para que en esta escuela de caridad. Os adoro. seáis conocido de todos. Con el profundísimo respeto. recibid en vuestra llaga sacratísima el alma mia. envenenadores. yo quiero adoraros ahora y siempre. blasfemos. pero á lo ménos. mahometanos. os doy mi corazon. Ya veo hasta dónde ha llegado vuestra excesiva caridad.XIICOD Rescripto de su mano de 13 de Agosto de 1818. judíos é idólatras. ni cuanto debo. ateos. cuanto puedo y soy capaz de adoraros. profanaciones y sacrilegios que yo por mi desgracia haya podido cometer hasta aquí: como también por todos aquellos que os han hecho y puedan haceros en adelante. ¡oh Dios mió! no cuan digno sois. D E S A G R A V I O A J E S U S SACRAMENTADO. Ah! sí Jesús mío. á los fieles que devotamente rezaren la siguiente oraciou al Santísimo Sacramento y al Sagrado Corazon de Jesús. Amen. y ensalzado en todo momento en el Santísimo y Divinísimo Sacramento. Pió VII. aprenda yo á corresponder á aquel Dios que me dió una orueba tan admirable de su amor. impíos. para daros todo entero á mí. ¡oh Jesús mió Amantísimo! De vuestra misma carne y de vuestra sangre preciosísima. O F E R T A AL SANTISIMO CORAZON DE JESUS. ¡Oh Corazon adorable de mi Jesús! Hoguera encendidísima de amor divino. Con Rescriptos de 9 de Junio de 1807. y quisiera poderlo hacer con aquella perfección de que son capaces todas las criaturas racionales. no sólo por aquellos católicos que no os adoran y no os aman. ¿Qué cosa os hizo l l e g a r hasta ese trasporte de amor? Ninguna otra cosa ciertamente sino vuestro corazon amorosísimo. Yo N. concede perpetuamente cien dias de indulgencia por cada vez que con corazon contrito se haga esta oferta. ahí oculto en ese augustísimo sacramento del altar. amado. concede cien dias de indulgencia por una vez al dia. Pió V I con Rescripto de 7 de Noviembre de 1787. pues. Entretanto. Amen. ORACION AL AMABILISIMO CORAZON DE JESUS. y . y de 26 de Setiembre de 1819. confesados y comulgados la hicieren. y por la conversión de los herejes. rogando según la intención del Sumo Pontífice. é indulgencia plenaria si habiéndola practicado diariamente por un mes. y para reparar mi infidelidad.

Entretanto. N. Con el profundísimo respeto. concede perpetuamente cien dias de indulgencia por cada vez que con corazon contrito se haga esta oferta. y quisiera poderlo hacer con aquella perfección de que son capaces todas las criaturas racionales. cismáticos. adorado. verdadero Dios y verdadero hombre! yo os adoro y os amo con todo el corazon. Amen. para ser agradecido á vos. ¡Oh Corazon adorable de mi Jesús! Hoguera encendidísima de amor divino. y de 26 de Setiembre de 1819. me habéis preparado una mesa divina. Ya veo hasta dónde ha llegado vuestra excesiva caridad. que la misma fe me inspira. cuanto puedo y soy capaz de adoraros. confesados y comulgados la hicieren. y para reparar mi infidelidad. recibid en vuestra llaga sacratísima el alma mia. amado. ¿Qué cosa os hizo l l e g a r hasta ese trasporte de amor? Ninguna otra cosa ciertamente sino vuestro corazon amorosísimo. ateos. é indulgencia plenaria si habiéndola practicado diariamente por un mes. rogando según la intención del Sumo Pontífice. blasfemos. mahometanos. y ensalzado en todo momento en el Santísimo y Divinísimo Sacramento. ¡Oh mi Dios y Salvador Jesucristo. Amen. impíos. no sólo por aquellos católicos que no os adoran y no os aman. profanaciones y sacrilegios que yo por mi desgracia haya podido cometer hasta aquí: como también por todos aquellos que os han hecho y puedan haceros en adelante. pues. D E S A G R A V I O A J E S U S SACRAMENTADO. os doy mi corazon. envenenadores. pero á lo ménos. ni cuanto debo.. Pío V I con Rescripto de 7 de Noviembre de 1787. y por la conversión de los herejes. Pío VII.XIICOD Rescripto de su mano de 13 de Agosto de 1818. para que en esta escuela de caridad. Con Rescriptos de 9 de Junio de 1807. en compensación de todas las irreverencias. ¡oh Dios mió! no cuan digno sois. y . seáis conocido de todos. O F E R T A AL SANTISIMO CORAZON DE JESUS. para daros todo entero á mí. ¡oh Jesús mío Amantísimo! De vuestra misma carne y de vuestra sangre preciosísima. ORACION AL AMABILISIMO CORAZON DE JESUS. sino también en suplemento suyo. Os adoro. Ah! sí Jesús mío. ahí oculto en ese augustísimo sacramento del altar. yo quiero adoraros ahora y siempre. concede cien dias de indulgencia por una vez al dia. á los fieles que devotamente rezaren la siguiente oraciou al Santísimo Sacramento y al Sagrado Corazon de Jesús. Yo N. judíos é idólatras. aprenda yo á corresponder á aquel Dios que me dió una orueba tan admirable de su amor.

— 238 — me consagro enteramente á vos. concede doscientos dias de indulgencia. Benedicto XIII. les concede indulgencia plenaria. injuncta nolis. Benedicto X I I I con breve. de 14 de Setiembre de 1724. blica. por cada vez que con corazon contrito. bien sea en la mañana. una tercera parte. ó á lo ménos. con tres Ave Marías. y en un dia á su arbitrio. Amen. de 30 de Setiembre de 1817 laextendió á trescientos dias de indulgencia. indulgencia plenaria. en las cinco fiestas de precepto de la Santísima Virgen. que confesados y comulgados hagan oracion por la santa Iglesia.. O. Rdzar el santo Rosario.. de quince misterios. con breve universal y perpetuo. se confesaren y comulgaren. esto es. ccn Rescripto de 26 de Setiembre . una vez al mes. En tu Concepción. Rogárnoste. esto es. L E T A N I A DE LA SANTISIMA VIRGEN. confesados y comulgados. ó al medio dia. esto es. rezaren el Rosario entero. Bendita sea la Santa é Inmaculada Concep. amable Jesús mió. concede perpetuamente. Con Rescripto de 21 de Noviembre de 1793. en un dia. y bagan oracicn según la intención del sumo Pontífice. cuyo hijo Jesús. é indulgencia plenaria y remisión de todos los pecados. Y Pió V I I . la Anunciación. la Purificación y la Asunción. con tal que en estas fiestas. verdaderamente arrepentidos. la Natividad. concede cien dias de indulgencia. y con vuestra ayuda propongo no pecar más. etc. á los que la rezaren todos los dias. á los que devotamente rezaren dicha letanía. concediendo además perpetuamente. con decreto Urbis et Orbis de la S. ó en la tarde. Señor. Pió V I I . por cada vez que arrepentidos de sus pecados lo rezaren. en 11 de Julio de 1587. concebido por obra del Espíritu Santo diste á luz. AL TOQUE D E ORACIONES. Sanctíssimus. Pió VI. cion de la Bienaventurada Virgen María. ya metido el sol. á lo ménos. ¡oh Virgen María! fuiste inmaculada: ruega por nosotros al Padre. cinco misterios. visiten una iglesia pú- CONCEPCION D E MARIA. y la oraciou. rezaren devotamente una de las siguientes jaculatorias. rezaren hincados de rodillas el Angel del Señor anunció á María etc. que á lo ménos. infundas tu gracia. la Concepción. concede á todos los fieles cristianos. con corazon contrito. la tercera parte del Rosario. de 13 de Abril de 1736. Redituri. Y si por un año entero rezaren. cien dias de indulgencia. JACULATORIA A L A INMACULADA Sixto V. que al toque de la campana. cien dias de indulgencia por cada Padre nuestro y por cada Ave María. á todos los cristianos.

y allí baga oracion según la intención del Sumo Pontífice. custodiadla.. sesenta dias. y el conducto por quien recibamos j todas las gracias necesarias para salvarnos. con la alabanza á los santísimos corazones de Jesús y María. ¡Oh Corazon de María. cuando todo el infierno se desencadenará contra nosotros para arrebatar nuestras almas. abriéndonos en la fuente misma de la misericordia. biendo confesado y comulgado.> re la siguiente oracion. á más de haber confirmado perpetuamente los cien dias de indulgencia concedidos por Pió VII en 3 804. Amen. ¡Ah! sí. nuestro consejo en las tentaciones. y sed siempre su dulce asilo y su castillo inexpugnable contra todo acometimiento de sus enemigos. bendito. la de su Natividad. al sagrado Corazon de María.: quel dichoso fuego de que está abrasado continuamente: encerrad en vos la Santa Iglesia. de Indulgencias de 11 de Agosto de 1824. Conocido. servido y glorificado sea siempre y en todas partes. visite una iglesia ó un altar dedicado á la B. inflamadlos en a. y de los hombres: Corazon lleno de bondad. alabado. el divinísimo Corazon de Jesús. León XII. y más especialmente en el último combate de nuestra vida. madre de Dios y madre nuestra! Corazon amabilísimo. y digno de toda la veneración y ternura de los ángeles.. por una vez al dia. á cualquiera de los fieles que con corazon contrito hubiese rezado en ho31 . Infundid en ellos el amor de vuestras virtudes. y la fuerza de vuestro poder para con Jesús. donde podamos juntarnos á bendecirlo con vos en el Paraíso. y el purísimo corazon de María. V. la de la Asunción. nuestra ayuda en todos los peligros. por todos los siglos de los siglos. nuestro alivio en las aflicciones. C. Sed nuestro camino para ir á Jesús. y haced que seamcs unidos enteramente al del Divino Salvador. al tiempo de nuestra muerte. ¡oh Virgen piadosísima! hacednos sentir la dulzura de vuestro corazon maternal. Sed nuestro socorro en las necesidades. ALABANZA A LOS SAGRADOS CORAZONES DE J E S U S Y DE MARIA. é indulgencia plenaria en una de las tres fiestas de María santísima. á quien devotamente reza. Urbia et Orbis. nuestro refugio en las persecuciones. ORACION AL SAGRADO CORAZON D E MARIA SANTISIMA. objeto de las complacencias de la adorable Trinidad. Con decreto. concede perpetuamente. con tal que ha. y la de su sagrado Corazon. dignaos de deshacer el hielo de nuestros corazones. un seguro refugio. Amen. de la S. y tan compasivo de nuestras miserias. entónces.— 240 — de 1817. amado. anaquel punto terrible de que pende nuestra eternidad.

y os consagro mi cuerpo ccn todos sus sentidos. que sois sobre todoB los ángeles y Santos del Paraíso. Ave María. como Madre del Unigénito Hijo. concede perpetuamente. con su propio Rescripto de 21 de Octubre de 1823. tesorera de las gracias y refugio de los miserables pecadores: nosotros ocurrimos á vuestro maternal amor con fe viva. con tres Ave Marías á la Beatísima Virgen. y ponemos nuestro corazon en vuestras santísimas manos. I. por cada vez. de todo corazon te pedimos. y especialmente la de la castidad. que vos. León X I I . ORACION. por la intercesión de la Bienaventurada virgen María. C. rezaren devotamente la siguiente oracion. de 10 de Mayo de 1828. Amen. Ave María. y os consagro el alma mía con todas sus potencias. Con Rescripto de la S. y despues: Te rogamos. Virgen Santísima. Os venero con todo el corazon.— 242 — ñor de María Santísima la siguiente oracion con tres Ave Marías: con nuevo rescripto de dicha S. Ave María. hagan oracion según la intención del Sumo Pontífice. y postrados. de 10 de Enero de 1815. por Jesucristo nuestro señor. que sois sobre todos los ángeles y Santos del Paraíso. pidiéndole su protección para el ejer- cicio de las virtudes. Señor. Virgen Santísima. y por eso. Pió V I I . y esperamos de cierto. pidiéndoos la salud del alma y la del cuerpo. etc. cien dias de indulgencia. concede indulgencia plenaria en un dia. como Esposa querida del Espíritu Santo. Virgen Santísima. I I I . Virgen Santísima. pidoos me alcancéis de la Santísima Trinidad los medios para salvarme. II. nos defiendas propicio de las acechanzas da nuestros enemigos. por cada vez que rezaren las breves oraciones siguientes. Os venero con todo el corazon. Madre del Verbo encarnado. añade otros cien dias de indulgencia rezando di cha oracion. á su arbitrio. C. A quienes la hubieren rezado diariamente por espacio da un mes. que soÍ3 sobre todos los ángeles y Santos del Paraíso. y os consagro mi corazon con todos sua afectos. nos oiréis. preserves á tus siervos de toda fragilidad. y os pedimos la gracia de hacer siempre la voluntad de Dios y la vuestra. al fin del mismo. concede perpetuamente á todos los fieles. en honor de la Beatísima Víreen María y de Señora Santa Ana. Aquí se rezan las tres Ave Marías. cien dias de indulgencia á todos los fieles. JÍOV corazon contrito. etc. Os venero con todo el corazon. que á lo ménos. su ma- . como Hija del Eterno Padre. Madre nuestra amorosísima. de Indulgencias. con fe viva decimos: Ave María. que confesados y comulgados. etc.

diez oraciones. concedió indulgencia plenaria una vez al año. y bendita sea Santa Ana tu madre. tu gracia sea conmigo: bendita seas entre las mujeres. ú otras preces adaptadas á esta devocion. con decreto Urbis et Orbis de la S. á lo ménos. Despuee. . C. indulgencia pienaria. Pió V I I . oren por la Iglesia. por cada vez que en honor de la Beatísima Virgen de los Dolores. Siete Ave Marías.— 244 — dre. anadiendo des pues de cada una el verso. Raeg0 ° p l v Í l con breve universal y perpetuo de 1? de Diciembre de 1815. . Inocencio X I . con breve perpetuo de 2 de Octubre de 1795. concede en cada mes indulgencia pleoana y remisión de todos los pecados. con su breve. etc. Una hora de oracion en el año. Amen. de la S. concede t r e s c i e n ^ dias de indulgencia. E L HIMNO STABAT MATER. de la cual naciste tú. á los que con corno contrito. con decreto TJrbit et Orbis. y confesados y comulgados. en honor de María Santísima de los Dolores. confesados y comulgados visiten alguna iglesia. Ruegoos Santa Madre que nagas. con la jaculatoria. C. Que esculpidas estas llagas. visitare devotamente una iglesia. ¡oh Virgen María. sin mancha ni pecado! y de tí nació Jesucristo. de 4 de Febrero de 1736. á su arbitrio. devotamente rezaren el himno Stabat Mater. concede perpetuamente cien dias de indulgencia á los fieles cristianos. concede perpetuamente. considerando sus dolo- res. confesado y comulgado. . en cualquier dia. á los fieles. ORACION. Clemente X I I . por el espacio de un mes. rezaren siete Ave Marías. Queden en mi corazon. que á lo ménos una vez al dia. Commissae Nobit de de Setiembre de 1681. Dios te salve llena de gracia: el Señor es contigo. á su arbitrio. de indulgencias. y allí hagan oracion por la canta Iglesia. que se conseguirá en un dia al arbitrio. rezando BU corona. hubieren rezado dicha oracion. rezaren la siguiente oracion al Angel de la guarda. Bbs. que en dia. Y á quieu por un mes la rezare. concede cien dias de indulgencia por cada vez que con corazon á lo ménos contrito. en que verdaderamente arrepentidos. y rogare á Dios según la intención del Sumo Pontífice. si verdaderamente arrepentido. de indulgencias. en ese dia. Hijo de Dios vivo. á todos los fieles. en que confesados y comulgados. A los que en todo el mes hubieren practicado devotamente tan piadoso ejercicio. . concede indulgencia plena» ria en la fiesta ds Señora Santa Ana. Pió VI. hicieren una hora de oracion.

si en la fiesta de dichos Sanios. ¡oh santísimo Pedro. Príncipe de los Apóstoles! Porque sois aquella piedra. si á'lo menos. ó en uno de I03 de la infraoctava confesados y comulgados.ORACION AL ANGEL DE LA GUARDA. con corazon contrito. y á quien estoy encomendado por ía soberana piedad. paciencia en las adversidades y humildad en la prosperidad: atención en la oracion. Pedro y Pablo! Yo.. constancia en los propósitos.. desprecio del mundo. esperanza firme. N. N. contritos. un total desacimiento da mí mismo. devotamente rezaren tres Padre nuestros. pureza de corazon. Jesucristo. tanto con vos. Pío V I I . y tres Ave Marías á los dolores de la Santísima Virgen. devotamente visitaren alguna iglesia. recta intención en el obrar. con Rescripto de 28 de Julio de 1778. Angei de Dios. pidiendo á Dios por la santa Iglesia. os ruego. os elijo desde hoy para siempre. á los Santos Apóstoles Pedro y Pablo con un Padre nuestro. ó un altar dedicado á dichos Santos Apóstoles. ¡Oh Santos Apóstoles. dirigeme y gobiérname. y allí rezaren la siguiente oracion. resignación en la voluntad de Dios. fe viva. etc. ilumíname. Alcanzad me. á los fieles cristianos. cien dias ue indulgencia. rezaren la siguiente oracion. vencidas las tentaciones del mundo. por mis especiales protectores y abogados. y tres Ave Marías en memoria de los acerbos dolores sufridos por María San tí * i nía. diligencia en el cumplir las obligaciones de mi propio estado. en memoria de la pasión y agonía de Jesucris to. etc. ¡oh santísimo Pablo! escojido de Dios. ó en uno de los nueve dias precedentes á ella. vive y reina por los siglos de los siglos. vaso de elección y — 247 — predicador de la verdad en todo ei mundo. concede perpetuamente. concede trescientos dias de indulgencia. para que medianto vuestra intercesión y vuestros gloriosos méritos. caridad perfecta. defiéndeme. ORACION A LOS SANTOS APOSTOLES P E D R O Y PABLO. me haga digno de llegar á gozar eternamente de la presencia del supremo y eterno pastor de las almas. demonio y carne. Ave María y Gloria. con Rescripto y suces^o decroto de 18 de Abril de 1809. P O R LOS F I E L E S A G O N I Z A N T E S . que eres mi custodia. Tres Padre nuestros á la agonía de Jesucristo. por cada vez que rogando por los fieles agonizantes. pro » . Amen. Pió VI. y me alegro humildemente. é indulgencia plenaria. que con el Padre y el Espíritu Santo. Amen. y perseverancia en la divina gracia hasta la muerte. sobre la cual Dios edificó su Iglesia: como cou vos.

confesado y comulgado. concede indulgencia plenaria una vez al año. á lo ménos una vez al dia. Indulgencia plenaria si en el mismo dia. cien dias de indulgencia. hiciere oracion según la intención del Sumo Pontífice. . á quien da de comer á tres pobres. en que confesados y comulgados hagan oracion según la piadosa mente del Sumo Pontífice. María y José. hicieren oracion según la intención del Sumo Pontífice. concede trescientos dias de indulgencia á todos los cristianos que con corazon á le ménos contrito. Pío V I I . Por cada vez que esto haga con corazon arrepentido de sus propias culpas. I. concede indulgencia plenaria y remisión de todos los pecados.— 248 — eenciando la agonía áe su querido Hijo Jesucristo. en un dia á su arbitrio en que confesados y comulgados. siete años y siete cuarentenas de indulgencia. Pió V I I con decreto Urbis et Orbis de la Sagrada Congregación de Indulgencias de 19 de Marzo de 1818. A los que por un mes entero practicaren diariamente este piadoso ejercicio. que redimisteis con la sangre de Jesús. Hágase. concede perpetuamente á todos los fieles que con corazon contrito devotamente rezaren la siguiente Jaculatoria de resignación en la voluntad de Dios por una vez al dia. Y el Requiera oternam etc. II. Pió V I I con breve universal y perpetuo de 7 de Febrero de 1817. concede indulgencia plenaria en un día del mes en que confesados y comulgados hagan oracion por la Santa Iglesia. JACULATORIA. y á los que la rezaren diariamente. que se conseguirá una vez al mes en un dia á su arbitrio. confirma perpetuamente las siguientes indulgencias ya ántes concedidas. sea alabada y eternamente ensalzada la justísima. considerando devotamente la pasión de Nuestro Señor Jesucristo rezaren en sufragio de los fieles difuntos cinco veces el Padre Nuestro y Ave Ma- ría con el verso: Eterno Padre: os rogamos por las ánimas de vuestros siervos. en memoria y para honrar de un modo particular á Jesús. y á los que por un mes entero hubieren practicado tan piadoso ejercicio. altísima y amabilísima voluntad de Dios en todas las cosas.

—Asi el Sr. PAOS Indic8 del mes de Noviembre. Esperanza y Caridad 224 Invocar el Santísimo nombre de Jesús. Pro—secretario.. DE LAS MATERIAS QUE CONTIENE ESTE TOMO. 239 Jaculatoria á la Inmaculada Concepción de María 239 . este Gobierno Eclesiástico tiene á bien conceder su licencia para que se Teimprima.—Armas. 229 Ofrecimiento al Eterno Padre 231 Jaculatoria ú ofrecimiento al Eterno Padre 232 Ofrecimiento al Eterno Padre 232 Visita al Santísimo Sacramento. pudiendo los fieles ganar cuarenta dias de indulgencia.—Zaca9 tecas.. María y José 226 Oración de San Agustín 226 Oración delante de algún crucifijo 228 Oración á la preciosa sangre de Jesús. 211 Instrucción sobre las indulgencias 214 Oraciones que se pueden hacer en el mes de las ánimas 221 Trisagio á la Santísima Trinidad 221 Tres Gloria Patri en acción de gracias. siempre que bien dispuestos rezaren el ejercicio que corresponde á cada dia del mes.. 226 Jaculatorias á Jesús. 237 Letanía de la Santísima Virgen 238 Al toque de oraciones . Provisor y Gobernador de la Mitra lo decretó y firmó... —Baudelio B.. ... Guerra. en la circular de 40 horas 235 Sea alabado y dénse gracias 235 Desagravio á Jesús Sacramentado 236 Oración al amabilísimo Corazon de Jesús. Junio l de'1885. . 222 Ofrecimientos á la Santísima Trinidad 222 Actos de Fé.—Siendo bien conocido el devocionario titulado «Mes de ánimas» escrito por Vitali... . 237 Oferta al santísimo Corazon de J e s ú s .INDICE Gobierno Eclesiástico de Zacatecas.

131.00' » » Simón Guerrero » 5. Lins. 27 4 Ps. 2 Frat. 46 14 ¿Emulandum provocem. López »10.00 » » Antonio Felguerez » 5. .Oración al sagrado corazon de María santísima Alabanza á los sagrados corazones de Jesús y de María Oración El himno Stabat Mater Una hora de oracion en el año Siete Ave Marías con la jaculatoria Oracion al Angel de la guarda Idem á los santos apóstoles Pedro y Pablo . P o r los fieles agonizantes Jaculatoria 240 241 242 244 244 245 246 246 247 248 Personas que contribuyeron. Léase. 22 23 5 espere. 57 19 en la de los Men. 52 7 cum. 42 45 31 Ave Marías. 14 las de la gloria. 41 25 y llamado.00 » » José Isaac Rojas » 5.00 > D? María Felguerez » 10. 65 20 y mil.00 » TABLA D E LAS ERRATAS MAS NOTABLES.00 » » Manuel Alegría » 2. 56 26 judicet. 69 20 populi mei.00 » » Pragedis Robles » 5. 35 27 Haut. 49 51 24 de los fieles difuntos.15. 17 multum. 65 26 lo esté.23 de ver.00 » » Margarito Robles »10. 66 2 dominados.00 » » José de Jesús Mendoza »10. Cayetano López $ 10. 28 con ellos.00 cvs. » Juan L. y la cuota que dieroD.00 » » Petra Muñoz » 8. para la reimpresión del presente devocionario: siendo el valor déla reimpresión$150. 66 . D. Págs. 64 6 qua gaudium.00 » » Félix Barrientos » 10. 15. 58 5 remissio aulem 6. 27 9 y él es el que le redimirá.00 » » Trinidad Trujillo »10. 69 21 afflicim eo. 36 41 5 Eceli. 27 7 en su mano.

María. por vía de gracia cuando la Iglesia. por vía de gracia y por vía de justicia. se festeja. de una puerta. propiüatio. diciéndole. 6. un grande.4. Pancm. porrige manum. 116 117 2 1 117 117 118 120 120 121 121 12« 130 132 133 187 139 139 140 141 141 142 143 143 154 155 156 157 161 163 167 171 2 13 12 1 7 15 16 1 23 15 8 20 27 27 3 7 12 1 23 31 26 5 13 31 2 30 30 21 las almas santas del Purgatorio. Exeaudiet. cuanta devocion. placalilem. ó en cuerpo. y en alegría sino. y en la militante.73 82 92 98 93 94 95 97 97 98 99 "100 102 103 103 104 104 105 106 107 109 109 110 110 27 1 4 11 11 1 30 2 27 6 27 19 29 11 23 3 20 11 10 25 19 21 8 25 111 111 112 113 314 14 17 4 25 24 profundísimo. cuanto el afecto. gradualmente. Rainandus. consiliis. de los fieles difuntos. enfervoreceis. con los actos. consolarer. le invocare. . un trono. no dejemos de practicarla. y socorre. las almas del Purgatorio. Ninguno. grangearles la felicidad de la gloria. imaginemos. amada hija mia. deshora.n. Jesucristo. s u deuda. Colina. Fatricio. en el noviciado. atormentador. cuanto de más feliz. de este mundo. Pellegrimo. porque son. Pellegrimo. su propia voluntad. hacen. este es un. á las almas. este sentimiento. hácia á ellas. Magis. tiernísimamente. presente. ofrecemos. en todo el dia.5. perderse.

el Purgatorio. colores.r i72 178 185 168 192 193 193 193 J95 5 2 17 7 22 12 13 24 9 14 5 204 204 204 208 208 4 20 20 3 7 rogaseD. Anim. el procurarnos. hácia Dios. Escuchad! oh Señor. las voces de todo el Universo. vincti. se perfecciona y aumenta. buena. solamente. estando en el seno. lo que sucede. El cielo. Societatem invicem.' perpetuamente. . imiten. sanguis. hubiéramos.