You are on page 1of 15

ESTRABISMO

Acad. Dra. María Estela Arroyo Yllanes
Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital General de México
Se puede definir al estrabismo como la posición ocular anormal o cuando los
ejes visuales no intersectan en el objeto de atención y que es consecuencia de
alteraciones en la visión binocular o del control neuromuscular de los
movimientos oculares, 1 se presenta con relativa frecuencia en la infancia entre
el 2 al 4% 2 y en un 2% de la población general. 3
CLASIFICACIÓN
Se puede clasificar al estrabismo de innumerables maneras, sin embargo la
forma más sencilla, es clasificarlo de acuerdo a la dirección de la desviación y a
la constancia de la misma.
En cuanto a la desviación, si es hacia adentro se llama endodesviación, hacia
afuera

exodesviación,

hacia

arriba

hiperdesviación

y

hacia

abajo

hipodesviación.
Si la desviación es constante, es decir, está presente todo el tiempo, se le
conoce como tropia; si la desviación es latente y sólo se demuestra mediante
maniobras de exploración se llama foria, si se manifiesta en forma intermitente,
en ocasiones constante y en otras latente se llama foria – tropia.
Así la desviación hacia adentro que se manifiesta en forma constante se
denomina endotropia, si es latente endoforia y si es intermitente endoforiatropia.

ETIOPATOGENÍA Una desviación ocular puede está condicionada a un sin número de factores. desde un punto de vista clínico y descriptivo es conveniente dividir a los estrabismos de acuerdo a los mecanismos etiopatogénicos en: inervacional. acomodativo. La desviación inervacional puede ser primaria o secundaria. 4 Inervacional Ocasionada por un desequilibrio en los reflejos psico-ópticos correctores de la posición ocular. La teoría más aceptada y aún no comprobada es el desequilibrio entre la convergencia y la divergencia. . La desviación primaria es aquella en la que no se encuentra un mecanismo productor. así por ejemplo si existe un exceso de convergencia se manifiesta una endodesviación. La desviación secundaria es aquella que se presenta cuando existen alteraciones anatómicas u ópticas que ocasionan disminución importante de la visión en un ojo y que permiten que se manifieste el desequilibrio inervacional que había permanecido latente. el exceso de acomodación desencadena convergencia y si no puede ser compensada se manifiesta como una endodesviación. la insuficiencia de acomodación se manifiesta como una exodesviación. Acomodativa Este tipo de desviación está directamente relacionada con el exceso o insuficiencia de acomodación. anatómico y paralítico.

Por ejemplo en la miopatía tiroidea en la cual los cambios fibrosos musculares ocasionan una posición ocular anormal o en la fractura del piso de la órbita con atrapamiento muscular. Figuras 1 A y B Figura 1 A Miopatía tiroidea Se observa limitación de la elevación y de los movimientos horizontales.Anatómica La posición ocular anormal es consecuencia de la alteración estructural del músculo extraocular o alteraciones orbitarias. .

por lo que únicamente se mencionarán brevemente los tipos de estrabismo más frecuentes que se ven en la práctica clínica.Figura 1 B Tomografía axial computada en miopatía tiroidea Engrosamiento de los músculos extraoculares. En el caso que la desviación sea monocular la imagen formada en el ojo desviado se suprime en la corteza visual y se desarrolla una baja visual en ese ojo por inhibición cortical. Puede presentarse en dos variedades: la desviación es siempre en un solo ojo o bien. Si la . se caracteriza por la desviación constante hacia adentro. se desvían ambos ojos en forma alterna. CUADRO CLÍNICO Las manifestaciones clínicas varían según el tipo de estrabismo del que se trate. conocida como ambliopía. Endotropia primaria o congénita Inicia generalmente al nacimiento o a los pocos meses de vida. Paralítica La desviación está condicionada por la alteración en el estímulo nervioso o la imposibilidad de la fibra muscular para responder al estímulo.

5. 5.7 Figura 3 .6. la desviación es intermitente al principio y si no es tratada se vuelve constante.7 Figura 2 Figura 2 Endotropia congénita Endotropia acomodativa Inicia en forma más tardía.6. Característicamente la desviación aumenta en su magnitud cuando el niño fija la atención en un objeto. alrededor de los 2 años.desviación es alternante la supresión lo es también por lo que no se desarrolla ambliopía.

10. Cuando el paciente no manifiesta la desviación presenta fusión y visión binocular normal.11 Figura 4 . Endotropia acomodativa La desviación mejora con el uso de la corrección óptica. 9. caracterizada por una exodesviación no constante que se presenta al interrumpir la fusión durante la exploración o de manera espontánea.Figura 3. cuando el paciente se encuentra cansado o con falta de atención. Para que estas condiciones se presenten es indispensable que el paciente tenga visión igual en ambos ojos. La exoforia-tropia o extropia intermitente Inicia entre el primer y cuarto año de edad. ante una luz intensa 8.

la desviación ocular es consecuencia de la disminución importante de la visión en uno de los ojos. Exoforia tropia. Exotropia secundaria.Figura 4.13 Al igual que en los cuadros anteriores la movilidad ocular es normal. Las manifestaciones clínicas de las parálisis oculomotoras difieren en el niño y en el adulto. En el niño . Figura 5 Fig. Exotropia secundaria La exotropia secundaria se caracteriza por ser una desviación constante y presentarse exclusivamente en uno de los ojos. 12. El ojo derecho en exotropia por lesión corneal que ocasionó mala visión. Parálisis oculomotoras Se originan por la disminución o ausencia de fuerza de un músculo. 5. lo que produce desviación y alteración del movimiento. Fases de ortoposición alternadas con fases de desviación.

16. la cabeza adopta una posición característica que permite mantener los ojos alineados y así evitar la visión doble. Parálisis del III par craneal ojo derecho. 20 Los estrabismos verticales con limitación del movimiento están condicionados como en las desviaciones horizontales por un factor mecánico que impide el movimiento del globo ocular o por una parálisis. hipertropias o hacia abajo. en el adulto el síntoma cardinal es la diplopia. Las desviaciones verticales son de dos tipos aquellos que no presentan limitación del movimiento y que pueden ser secundarias a una desviación horizontal. 15. generalmente el inicio es brusco y puede acompañarse de otros síntomas y signos sistémicos o neurológicos dependiendo de la etiología que le dio origen.17 Figura 6 Figura 6. 18. 19. a alteraciones en la configuración anatómica orbitaria o bien disfunciones primarias de los músculos de acción vertical. hipotropias.pueden ser congénitas y estar presentes desde el nacimiento. Figura 7 . Estrabismos verticales Corresponden a la desviación del globo ocular hacia arriba.

si existe o no limitación del movimiento. 23 . Estrabismo vertical Hiperfunción de los oblicuos inferiores.Figura 7. 21. 22. En los niños es fundamental evaluar el estado psicomotor del paciente ya que algunas desviaciones están condicionadas al mal funcionamiento cerebral como sucede en los niños con parálisis cerebral infantil. deben descartarse factores mecánicos o paralíticos que estén condicionando la desviación. CRITERIO DIAGNÓSTICO En primer lugar es fundamental establecer cuál es el tipo de estrabismo que se presenta. El diagnóstico se establece con la exploración oftalmológica completa que permite establecer las características de la desviación. en el caso que la movilidad ocular sea anormal. síndrome de Down u otras alteraciones que se acompañen de déficit psico motor. Es muy importante realizar la exploración minuciosa del fondo de ojo bajo dilatación pupilar para descartar la presencia de alteraciones oculares que condicionen mala visión y el estudio de la refracción para detectar la hipermetropía.

realizando debilitamiento de los músculos en hiperfunción y reforzamiento de los músculos en hipofunción o la aplicación de la toxina botulínica en los músculos en hiperfunción.. en estos casos se realiza la cirugía para la desviación residual y el paciente continuará con el uso de la corrección óptica. La cirugía está indicada cuando con el uso apropiado de los lentes la desviación se corrige sólo en forma parcial. 5 25. 5. El tratamiento de la ambliopía es útil si se inicia en forma temprana antes de los dos años de edad. 26. 3. 1. 28 Si existe un factor acomodativo es fundamental el uso de los lentes con la corrección hipermetrópica óptima. la alteración de la acomodación y los factores sistémicos u oculares involucrados en la génesis del mismo. 6 . la desviación ocular. 24 Para la corrección de la desviación en el estrabismo congénito el tratamiento en términos generales es quirúrgico. 1. 27. 14. los resultados son desalentadores. 3. El tratamiento más aceptado en la actualidad es la oclusión del ojo no desviado. 3. enfermedad vascular cerebral. y el régimen de la oclusión depende de las condiciones individuales de cada paciente. 16 TRATAMIENTO En el tratamiento del estrabismo se deben considerar varios factores: las alteraciones sensoriales como la ambliopía.Cuando se trata de parálisis oculomotora es indispensable establecer la etiología que puede ser desde Diabetes Mellitus. por lo que la evaluación neurológica completa es necesaria. después de esta. etc. tumor endocraenal.

La corrección quirúrgica de la desviación está indicada cuando no ha habido recuperación de la parálisis y las condiciones sistémicas o neurológicas permiten la intervención. sin embargo.Es importante mencionar que en el caso de las desviaciones secundarias el tratamiento quirúrgico tiene una finalidad cosmética. 28. Es por ello que el estudio clínico general y la evaluación neurológica cuidadosa tienen preferencia y el manejo de la entidad de base tiene prioridad. 15. 16. ésta actúa ocasionando una parálisis transitoria del músculo antagonista que permite evitar que se presente una contractura o disminuir el tiempo de evolución de una parálisis que iba a recuperarse de cualquier manera. 29 . La premisa primordial en el criterio terapéutico de las parálisis oculomotoras adquiridas es determinar la causa que le dio origen. 14. Durante el periodo de espera para determinar si existe recuperación de la parálisis es posible utilizar la toxina botulínica. ya que la parálisis puede ser la primera manifestación de alteraciones neurológicas severas o enfermedades sistémicas como la Diabetes Mellitus. es por ello que es imprescindible esperar un tiempo prudente. 17 Muchas de las parálisis se recuperan con el paso del tiempo. que se calcula de alrededor de 6 meses y realizar revisiones periódicas al paciente para determinar si se observan signos de recuperación. El tratamiento de la parálisis oculomotora está encaminado a dos factores fundamentales: la desviación y la diplopia. es importante mencionar que el tratamiento de la causa que ocasionó la mala visión tiene prioridad y la corrección quirúrgica de la desviación se indica cuando se haya solucionado el problema de base.

Rio de Janeiro. 2009. Amy E Green-Simms. México. 5ª ed. Rev Mex Oftalmol. Pérez-Pérez JF.84(1):55-60. BIBLIOGRAFÍA: 1. 3. México. 1ª ed. Nancy N Diehl. Romero AD. Rev Mex Oftalmol. 1993.61(2):59-62. Ophthalmology. The Long-term Follow-up of Accommodative Esotropia in a PopulationBased Cohort of Children. 7. 2005:pp. . Camas-Benítez JT. Arroyo-Yllanes ME. para evitar esto se puede utilizar la oclusión alterna. 4. si la parálisis se establece de manera temprana en el niño se presentan mecanismos compensadores como es la supresión de la visión de un ojo lo que lleva a la ambliopía. Horta-Barbosa P. Adán-Hurtado E.118(3):581–585.pp. Estrabismo.83(6):340-348. El adulto no puede compensar la diplopia a través de este mecanismo y es por ello que se recomienda ocluir uno de los ojos para evitarla. Chrystia C Lilley. Científicas Argentinas. 2ª Ed. Resultado de la retroinserción de ambos rectos externos en el tratamiento de la exotropia. 2. 6.: Estrabismo. Dala SA de CV. L.13-177. Aspectos Clínicos y Tratamiento.31-38. 2010.157-215.pp. 2000. ME. Souza-Dias C. Ed. Arroyo-Yllanes. Cultura Médica.129-130.En cuanto a la diplopia. Prieto-Díaz J. Clasificación etiopatogénica del estrabismo. Brian G Mohney.: Endotropia congénita no acomodativa. 5. 8. Buenos Aires. DF. 2011. Arroyo-Yllanes ME. 1ª ed. Frecuencia de los diferentes tipos de estrabismo. 1997. Estrabismo. Murillo-Murillo.pp. Rev Mex Oftalmol 1987. Centro Mexicano de Estrabismo. En: Temas Selectos de Estrabismo.

Burian-Von Noorden´s Binocular Vision and Ocular Motility.25(7):881–887. Paralytic strabismus review of 24 years at Santa Casa de Sao Paulo. Estrabismos secundarios y su relación con la refracción del ojo fijador. 13.9. 1997. Lyons CJ. 1ª ed.69-74. En: HortaBarbosa. 2005. Arq Bras Oftalmol. Villaseñor-Schwarz. P.pp. Louis: Mosby 1985. Annals d’Oftalmologia 2006. Souza Dias C. Ng Y. México.pp. Takashi Hida W. 5tSt.124-127. Romero-Apis D. N. 17. Parálisis oculomotoras. Eye (Lond) 2011. Rev Mex Oftalmol 1996. Estrabismo. JH. En: Temas selectos de Estrabismo. Rev Mex Oftalmol 1996 70(6):250-253. 11. . Melek.70(6):230-233. Can J Ophthalmol. Von-Noorden GK. 2007. Alonso Alonso T. Fumiaki Uesugui C. F Rowe.304-318. 1ª ed. Goldchmit M. Acosta-Silva M. DF. Del Angel MT. Prevalence of ocular motor cranial nerve palsy and associations following stroke.70(4):585-587.14(4):202-219. Oculomotor nerve plasy in childhood.pp. Exotropia: Semiología con objetivos quirúrgicos. Criterio Terapéutico en la exoforia-tropia. Garcia-Valdespino EJ. Martínez-Espino A. 16. Observaciones clínicas en los estrabismos secundarios. Campomanes-Eguiarte GA. Bueno de Camargo G. Rio de Janeiro. Maciá C. Centro Mexicano de Estrabismo 1993. Martín Nalda S. 10.40:645-653. 15. Cultura Médica. 14. Galán A. 12. Arroyo-Yllanes ME.

E. M. De Andrés ML. Comportamiento de los complejos de hiperfunción vertical asociados a endotropia. 20.128(12):1604-1609. Arroyo-Yllanes ME.: Alterations Of Ocular Motility In Down Syndrome.14(6):494–497. Holmes.69(3):100-104. Pérez-Pérez JF. Rev Mex Oftalmol 1990.48:104111. 2010. Estrabismos Verticales Postquirúrgicos: Etiopatogenia y Criterio Terapeutico.F. Birch. De Andrés ML. The clinical profile of amblyopia in children under 3 years of age. Arroyo-Yllanes. Am Orthop J 1998. . Fonte-Vazquez A. 24. 2010. Tratamiento del estrabismo infantil mediante toxina botulínica. Rev Mex Oftalmol 1995.E.18. 22:1-2. Gómez de Liaño Sánchez P. A. M.: Ophthalmological Changes in patientes with Cerebral Palsy.. Acta Estrabológica 1993. 21. 47:181-188.67:208-211. M. Benitez-Nava. Gómez de Liaño Sánchez P. M. 25. Arroyo-Yllanes.. Cir Ciruj 1999. Garrido. Paciuc-Beja. 23. Becerril-Carmona A. 19.21:37-42. 22.E. E... E. Arroyo-Yllanes ME. Rodríguez Sánchez JM. Kushner BJ.. Am Orthopt J 1997. J AAPOS. Garrido.Incomitant strabismus: does extraocular muscle form denote function? Arch Ophthalmol. Arroyo-Yllanes..A. Gómez de Liaño Sánchez R. M. Jonathan M. Eileen E. Benitez-Nava. Acta Estrabológica 1996. 26. Gómez de Liaño Sánchez R.64(5):159-163.: Comportamiento del estrabismo en la Parálisis Cerebral. Tratamiento del estrabismo convergente con cirugía o con toxina botulínica. Rodríguez Sánchez JM.

Horgan SE.71(5):194-200. Lee JP. Martínez-Oropeza S.35(1):9-19. The long –term use of botulinum toxin for adult strabismus. J Pediatr Ophthalmol Strabismus 1998. Orozco-Gómez LP. Aplicaciones de toxina botulínica en estrabismo. 29. 28. . MurilloMurillo L.78(4):296-301. Rev Mex Oftalmol 1997. Sánchez-Hernández AR.27. Bunce C. ME. Exotropia Consecutiva Permanente en niños tratados con Toxina Botulínica. Cir Ciruj 2010. Arroyo-Yllanes. Moguel-Ancheitia S. Pérez-Pérez JF.