You are on page 1of 9

Podemos: hacia una nueva razón común

JUAN MEDEM
Activista del círculo de Podemos Arganzuela y del equipo Construyendo Pueblo

Hace unos meses me encontraba en una charla en la Universidad de
Verano de Izquierda Anticapitalista. En esa charla un compañero
señalaba que una de las limitaciones del 15-M fue la falta de
efectividad de este movimiento. Con razón,

indicaba que el

nacimiento de comisiones y grupos de trabajo en las distintas plazas
fue exacerbado, difícil de controlar y a consecuencia de ello, muy
poco coordinado. Sin estar en desacuerdo sobre los hechos —el 15-M
era un caos, un hermoso caos— lo que me resultaba llamativo era
que la causa de estos problemas se centrara en una cuestión
organizativa, en un problema de método. Nos han faltado reflexiones
serias sobre el 15-M que nos ayuden entender el desarrollo de las
fuerzas sociales y políticas posteriores, entre ellas Podemos. Me
gustaría dar pie aquí a una que nos lleva a varias cuestiones que hoy
candentes.
Independientemente de las causas que motivaran el 15-M, pocas
veces hemos sido capaces de afrontar una limitación existente desde
el principio: el disenso. El disenso en un sentido profundo, que
abarca las diferencias en nuestros posicionamientos políticos. El

que todos puedan operar en la dirección que deseen sin que. tomó tanta fuerza. uno de los mecanismos organizativos de los que nos solemos dotar es la proliferación de órganos de trabajo. disgregador. las contradicciones de los activistas para llegar a las capas populares. si percibe que las asambleas sólo sirven para refrendar la labor de las comisiones. la falta de una razón común construida en la lucha. la falta de homogeneidad en nuestras trayectorias biográficas. priorizando ciertas necesidades. de la irrepresentabilidad. Era una manera intuitiva de conjurar a los fantasmas. dando continuidad al movimientos en la medida de sus posibilidades. La descoordinación era efecto de nuestra falta de criterio político como colectivo. La heterogeneidad era tan grande que el disenso se presentaba como una acción de carácter disolvente. como comunidad. la forma de organizarnos. Cuando no hay espacio para el disenso. concretamente. Por ello la política del consenso. pero sólo cogiéndolo podíamos empezar a caminar. La razón es sencilla: si no podemos solventar nuestras diferencias en el debate. y sin embargo la búsqueda de la unidad es necesaria. eso sí. la falta de un discurso político común. En realidad el método. en resumen. intenten imponer a otros sus líneas políticas. Sabíamos que era un tren que no podíamos dejar pasar. que no pierda de vista que este es un problema político y . de la falta de un discurso amplio y común que nos representara a todos dentro de nuestra pluralidad. Sobre esta falta de razón común existía un disenso y el 15-M lo resolvió a su manera. Exceso de comisiones por falta de unidad política que refleja desorganización y diferencias políticas. Si hoy en día alguien en Podemos nota algo semejante dentro de los círculos. la heterogeneidad. A algunos les gustaba más que a otros. si ve de nuevo descoordinación y autonomización de las comisiones.gran problema del 15-M no fue el método. lo que hacemos directamente es relajar la unidad de acción. era un efecto de problemas más profundos. Muchos activistas cogimos un tren en marcha sin tener mucha idea de hacia dónde nos llevaría.

o no sólo. las manifestaciones. nos han hecho avanzar un trecho en la percepción de los problemas en nuestra sociedad. de la explotación. es porque no tenemos una razón común. Y de nuevo. de cómo se lleva a cabo la transformación colectiva. porque el discurso populista sale reforzado gracias a su forma de entender la conquista de la hegemonía.000 inscritos a día de hoy en Podemos es Pablo Iglesias. pues todo proceso de transformación social debe ser capaz de apelar a una amplia mayoría social para presentarse como alternativa real 1. un discurso potente y amplio sobre la problemática del poder del Estado. si bien nos han ayudado a conquistar parte del sentido común. Para convertir a las asambleas en verdaderos órganos deliberativos que tracen líneas de intervención. Sobre esta base se puede entender la fuerza del liderazgo carismático que proyecta Pablo Iglesias. Y la imprescindibilidad de Pablo Iglesias reside en que al no tener nada más en común entre nosotros 1 De hecho. esto de por sí vuelve al propio Pablo Iglesias imprescindible. es un error afrontar el debate en el terreno «interclasista». Consideremos el fenómeno populista desde esta perspectiva. El fenómeno populista no sólo se apoya sobre las bases de un proceso interclasista. de la configuración de las clases. mediante la elaboración de un discurso determinado . Si bien las mareas. El líder a través de los medios de comunicación es un nexo reconocible por muchas personas que sienten un enorme malestar ante la actual crisis de régimen. no han resuelto el problema fundamental de la conquista del poder por parte de las clases subalternas. El fenómeno populista remite a que las diferencias políticas y la falta de una razón común persisten entre nosotros. La cuestión de la razón común que citamos más adelante exige un concepto de hegemonía más materialista. basado en la creación de comunidad a través de la lucha y no tanto.que exige en primer lugar tener estrategias para introducir el debate político en los círculos. en tanto que es el espejo —el significante— donde se reconocen ideológicamente las personas que apoyan a Podemos. las marchas. si algo así sucede. Puesto que lo único que une a los 200. la PAH. Todo esto dificultado por un proceso estructural que hasta cierto punto vacía de contenido a los círculos. las asambleas populares.

lo cual hace de la organización a día de hoy algo absolutamente dependiente de la Universidad Complutense para obtener los militantes que le . La fragilidad de un proceso como este es mucho mayor de lo que muchos piensan. el cambio de constitución. Una constitución tiene unas bases materiales. que Podemos puede ser la organización de integración de las capas populares —como lo fueron el PSOE y los sindicatos mayoritarios en el régimen del 78’— en un régimen post-setentayochista. También puede ser la organización de la ruptura democrática con el régimen que abra un proceso constituyente que trascienda. aunque nosotros diríamos más bien que Podemos está en disputa. como el PSOE en su momento. ni mucho menos la financiación de fundaciones como la Friedrich Ebert. carece a día de hoy de ciertas posiciones que tenía el PSOE. En segundo lugar. Algunos ya lo comparan con el PSOE. asumimos el liderazgo carismático. En tercer lugar Podemos. y ninguna constitución se sostiene si no es capaz de integrar a una mayoría social que lucha por el poder político. En primer lugar la falta de una lealtad partidaria de las capas populares que el PSOE heredaba de la república. aunque no para todos significa lo mismo—. sobre la heterogeneidad de las diferencias políticas. carece de aparato.—quizás el odio hacia la casta. si bien tiene algo de PSOE. puesto que es capaz de tomar la decisión efectiva y soberana que hace que Podemos siga moviéndose. el líder se refrenda constantemente al ser capaz de tomar las decisiones sobre el disenso. Pero hablamos de fragilidad porque Podemos. con mucho. pero también de conquista de las calles. Cuando hablamos de «proceso constituyente» hablamos de conquista de las instituciones. la falta de una Internacional Socialista que le apoye. sobre esa desorganización. pero a diferencia de éste quizás carezca también de lugares y medios económicos que puedan dotarle de cuadros para el aparato. Frente a nuestra desorganización.

mucho más sensible a todas las contradicciones.doten de organicidad. Y de hecho esto lo hace mucho más dependiente. Tuvo la posibilidad de llevar a cabo la desindustrialización con fondos europeos y con subvenciones que posibilitaron que las luchas obreras no fueran más agresivas. Y cuarto y más importante: Podemos no goza de las oportunidades de las que gozaba el PSOE. Muchos no teníamos claro si eso era un mitin o una asamblea. nos gustaría ahora llevar a cabo una crítica al Equipo Técnico y a su forma de organizar la Asamblea Ciudadana. de votar enmiendas. Podemos no tiene ninguno de estos tres recursos en sus manos a día de hoy. Esto ha generado que una asamblea que debería haberse caracterizado por una profunda deliberación política. Finalmente tuvimos ponencias que defendían su texto en 3 ó 4 minutos. Tuvo la posibilidad llevar a cabo la modernización del país y de consolidar una constitución que con todas sus limitaciones era siempre mejor que el franquismo. El PSOE gozó de tres recursos que a día de hoy no tiene Podemos a la vista. Tanto más cuanto que. Y tuvo a su mano el recurso de potenciar la industria del ladrillo que produjo un efecto riqueza y de integración de las capas populares. También porque el PSOE llegó al poder en un momento de reflujo en las movilizaciones. ha hecho que el proceso de transacciones haya sido limitado. No tiene el espacio que tenía el PSOE. especialmente si señalamos la fragilidad de Podemos. Para hablar de la fragilidad de Podemos. Nos preocupa que este tipo de cosas sucedan. Todo el proceso de producción de documentos. A esto se suma que a los compañeros del Equipo Técnico tampoco les pareció adecuado alargar los tiempos de intervención de las ponencias extendiendo con ello la duración de la asamblea. toda la dificultad que se ha puesto a la hora de poder votar por partes. su volatilidad. cuando los debates se resuelven por medio . que habían alcanzado su cénit en el 76’. haya quedado más bien en un espectáculo televisivo.

. nuestra falta de un discurso potente. La dirección ha sabido recoger las sabias palabras de Gramsci al hablar de la necesidad de un condottiero ideal —un príncipe— que pudiera reencarnar lo que la población siente como cualidades para la lucha y necesidades históricas para el momento. la división interna es consustancial a su desarrollo. El liderazgo carismático no lo puede todo. Menos aún cuando es tan dependiente de los medios de comunicación. y mucha gente que participa de forma activa en el día a día de la organización. y a la ciudadanía en general —por ejemplo. El primero de ellos es que una parte de los debates se resuelva en los medios de comunicación.del espectáculo. Pues el líder seguirá siendo un instrumento válido mientras las encuestas electorales sean favorables y mientras la indefinición de la dirección sobre temas importantes pueda mantenerse. cómo intervenimos en una situación de urgencia social— quede postergado y con este debate. puede hacer que la organización se resquebraje en sus contradicciones. Sin embargo no podemos desestimar la capacidad agregadora que a día de hoy ha tenido la estrategia de un populismo ciudadanista. Podemos es muy frágil y el ascenso de un ciclo de luchas en el futuro podría hacer que estallase. Pero un revés electoral. también nuestras contradicciones. Y una tendencia como esta conduce directamente a que sean los medios de comunicación los que apuesten por unos candidatos u otros. Este proceso es muy complejo. o la obligación de posicionarse políticamente en algún tema polémico que no satisfaga a todos los electores. Existen muchas personas que miran a Podemos con esperanza. El otro peligro es que lo que preocupa a las personas más activas en Podemos. es posible que deriven en dos procesos no excluyentes. por unos textos u otros. nuestra desorientación política. pero la propia necesidad de unidad sobre la que se apoyan las prácticas de la dirección —que explotan la “necesidad” de obtener victorias de las capas populares. porque dadas las condiciones de heterogeneidad de las personas que trabajan en Podemos.

Los círculos. no desde lo individual. hoy el activista debe ser capaz de pulsar los sentimientos de una asamblea. pues el ciclo ha acabado y ha empezado otro sin una estrategia clara. entre otras cosas.por tanto. sino que es necesario desde 2 Los círculos tienen una muy interesante dimensión comunitaria. sólo que la emergencia de lo plenamente político debe seguir unos cauces que muchos activistas desconocíamos. tras las elecciones europeas. sentirse y hablar como parte de un colectivo para no romper la unidad. es urgente tener debates de verdad. frente a la actual agresión destituyente del pacto social del 78’— hace que toda afinidad política que plantee disensos profundos sea fuertemente rechazada. Aparece aquí una de las dicotomías más profundas del proceso populista: la necesidad de unidad sólo se puede conseguir a través de la instancia convocante —el líder— y de la dimensión comunitaria de las células políticas. captar las emociones y las aspiraciones. pero la dirección en la que puede desembocar nos es desconocida. se han quedado sin orientación política. Los círculos ponen una exigencia que quizás sea la marca de algo particular de nuestro tiempo. Debo esta observación a varios compañeros polítólogos que militan en PODEMOS y que han vivido los procesos populistas latinoamericanos. El proceso aglutinador está dado. Hoy sólo podemos apostar por la ruptura democrática construyendo una razón común. Decía Clara Marañón en su intervención en la Asamblea Ciudadana que Podemos es un puente. Por otra parte los procesos de hiperactivismo exigidos por las dinámicas de las europeas se mantienen con vida. como terreno de la construcción de la unidad2. se revuelven cada vez que perciben este peligro. Los círculos viven hoy una cierta crisis en tanto que. aunque estemos en el proceso de aprendizaje de cómo se hace algo así. Pero también es necesario no sólo captar ese sentir y hablar desde él. Pero esto no quiere decir que en los círculos no se pueda hablar de política. porque sino el proceso populista carecería de su aspecto primordial: aglutinar en la diferencia . Porque la exigencia que ponen muchos círculos es que los debates políticos sean mantenidos desde lo colectivo. de los activistas. Los círculos necesitan hablar de política. Pero los disensos existen.

Eso es la verdadera vieja política que nos impide crear algo que queda muchas veces bloqueado por los intereses de estas familias. Puede parecer difuso cuando decimos construir razón común. Dentro de los partidos existen familias —redes de afinidad. unos referentes. de clientelismo. notaremos muchas veces el mismo problema. Si hablamos de la izquierda. 3 Hablo de parentesco simbólico porque en política también se generan procedimientos político-afectivos de apadrinamiento. hermanamiento. Al contrario. Construir una razón común es generar un nuevo lenguaje. Queremos construir una comunidad imaginada. construir pueblo. El simple hecho de tener que integrar a las clases subalternas en un proceso productivo tan complejo como el capitalista la obligó a generar comunidades imaginadas que compartieran una lengua. no podía seguir usando sólo estos medios para generar cohesión. Este es quizás el punto de divergencia radical que Construyendo Pueblo tenía con el documento político de Claro que Podemos. filiación o emparejamiento . Pongamos un ejemplo de Benedict Anderson: las clases gobernantes precapitalistas producían su cohesión y solidaridad a través de clientelas. de las formas de operar de la izquierda actualmente. donde sin conocernos unos con otros nos sintamos unidos porque sabemos que luchamos por lo mismo. Y a la vez gozar de una orientación política que nos permita tener claro hacia dónde dirigirnos. No lo es en absoluto. dada la complejidad de las sociedad que surgió a través de la industrialización. de lealtades personales y a través del parentesco. construir pueblo. y que segmentadamente en distintas formas he tratado de expresar aquí. La burguesía. donde nos sintamos reconocidos una mayoría independientemente del líder carismático.ese sentir volver a hablar de política. de parentesco real y simbólico3. unas prácticas culturales comunes: una nación. un nuevo discurso. pienso en cosas concretas. Hacer política hoy es construir una razón común.

etc. a las élites político-económicas. sino político. . Nosotros. Un programa político que vislumbre cómo articular la movilización en la calle con el asalto en las instituciones. cómo ganarse a los trabajadores municipales. la gente. se puede defender la posición de que las municipales no son importantes. Sin embargo. los activistas. como Ganemos o como plataformas ciudadanas. Nosotros pensamos que el ámbito municipal es el más privilegiado. por cercanía con la población. Creemos que en el terreno municipal. no electoral. sino para vencer. nos parece que esta orientación no se sitúa en la perspectiva de una ruptura con el régimen. cómo recuperar la soberanía en los ayuntamientos. hoy más que nunca es necesario labrar un programa. nos situamos en la perspectiva de construir una razón común que sirva esta vez sí para hablar de un bloque histórico que lleva a cabo esa transformación social. no pueden esperar hasta las generales y mirar después tranquilamente la gestión de un gobierno que jamás podrá romper con el régimen sin una movilización popular potente. Los círculos.Si nos situamos en un pensamiento institucional. en cambio. Creemos que es el momento privilegiado para construir una herramienta que debe ser fundamental para la transformación de esta sociedad. cómo afrontar el no pago de la deuda en los ayuntamientos. Nosotros pensamos que las municipales son el momento. independientemente de que la forma más adecuada para presentarse sea como Podemos. que la marca Podemos podría salir dañada de los casos de corrupción o de mala gestión en los ayuntamientos. no para ganar. donde lo importante sea llegar al gobierno. para orientar a los círculos en una dirección política concreta y para movilizar a la ciudadanía.