Oklahoma city Enero- febrero 2.000De algo estoy segura, esto no es el Paraíso.

No cometo el mismo error de los turistas de hacer comparaciones. Puedo apreciar la belleza de esta naturaleza abrupta, casi brutal. Pero detrás de toda esta parafernalia de objetos, autopistas, mares de comida, hombres vestidos como Gary Cooper en "A la Hora Señalada" autos cero kilometro, maquinas para hacer todo lo que alguien es capaz de hacer con sus manos, veo una sociedad conflictiva. Que sonríe, dice "How are you doing today" pero tiene el corazón y los sentidos dormidos. Quizá haya que alejarse de la tierra natal para darse cuenta de estas cosas. En cierto modo, considero que el viaje fue un fracaso, si me refiero al tema profesional. No hice mas que un contacto y ese fue telefónico porque viajar a Nueva York era muy caro. Sin embargo aprendí mas en estos días sobre mi misma que en toda mi vida anterior. Como me había jurado llevar esta experiencia hasta el fondo, lo hice. Obre por impulso o por la desesperanza que me produce regresar a Argentina y llevada por los buenos momentos que pase con John, acepté casarme y lo hice en la montaña, en Arkansas después de viajar no sé cuantas horas, pasar la noche en un motel y vestida con mi ropa mas vieja, pronunciar votos matrimoniales en una capillita de una religión ambigua frente a una pastora mujer. Hoy estuve en migraciones para obtener la visa de residente permanente que no sé si me darán, junto a un montón de desesperados latinoamericanos y me pregunte que hacia

yo allí. El hecho de estar casada no me hará las cosas más simples si alguien tiene esa ilusión. Al menos así lo pienso ahora que estoy cansada, triste, pensando como demonios haré para que me entre en la valija tanta cosa y retornando sola el miércoles, como una paria para esperar en Argentina a un hombre que conozco poco y que tiene mas problemas que yo en ciertos aspectos y menos en otros. De algo estoy segura, Oklahoma es para los cowboys. Una señora que trabaja en un oficio inútil como es el arte, no tiene un lugar aquí. En fin, espero tener la fortaleza de afrontar lo que me toque. Trato de hacerlo. Después de todo no es la primera vez que estoy en líos. En todo caso es una más. -------------------------------------------------------Ayer en el bosque tuve una larga conversación con un pájaro. Real aunque parezca de cuento infantil. Escuche su sonido y lo imite sumándole un sonido más. El pájaro contesto. Volví a repetir la prueba cambiando un tono el silbido, contesto agregando otro Y así seguimos durante diez minutos. Yo me canse antes. Sobre el mismo árbol había una ardilla. Rara ciudad en que animales salvajes y personas conviven. Estoy pintando sobre cerámicas. Es una técnica difícil porque los colores cambian con el alto calor del horno. Todas las imágenes que estoy capturando en mi interior sin calificarlas, sé que en algún momento se proyectaran en algún trabajo. Me pregunto que es ser una artista. Siempre me han dicho que lo soy, pero, existe un oficio del cual sea casi imposible vivir?

Es cierto que lo hago porque no sé vivir de otra manera. Para la mayoría, aquí y allá soy una extraterrestre de las Pleyades. Las únicas cosas que sé hacer están referidas a lo mismo. Vivo mi vida al borde del abismo, porque el abismo es esta sociedad toda y me siento extranjera en todas partes. La soledad no está referida a la falta de amigos o de compañía, si no a esta sensación de inutilidad que tiene el arte. De hecho se dice que el concepto de arte como tal, nació cuando el hombre dejó de ser nómade y se gano el sustento. Entonces, el pintar, actuar o lo que fuera, paso a ser un objeto prescindible. Ya no mas vinculado a la subsistencia como factor mágico. Que hago en Oklahoma? Que hago en Buenos aires? Siento curiosidad y miedo, porque no, por esta sensación de no-pertenencia. El viaje me ha confirmado que solo hay un lugar al que puedo llamar hogar y no esta afuera de mí. -----------------------------------------------------------------Algo que me asombra (En realidad todo me asombra de modo que es una redundancia decir que algo me asombra) es la similitud entre el paisaje y la gente. Es una tierra dura, roja, seca, donde solo crece el algodón. Los arboles en invierno no tienen una sola hojita y el césped es marrón porque el sol lo calcina. Paisaje rudo, crudísimo. Sin la menor delicadeza. Todo es abrupto, como cortado a cuchillo. Vi miles de pájaros negros descender sobre los arboles y los edificios. Era aterrorizante. Entendí porque Hitchcock hizo esa película famosa "Los Pájaros" Fui a un bosque que esta en medio de la ciudad. Una reserva ecológica con lobos. El área de

los lobos estaba cerrada. Solo se los escucha o se los puede espiar de noche. Por unos huecos hechos sobre una pared de madera observe a unos curiosos asimilados llamados perros "Fair Tale" que viven en cuevas, se mueven en comunidad y se parecen a labradores y ratones. Vi patos de Canadá, aves de todas clases y peces naranja oro, rojo y blanco, amarillo y negro grandes como focas o poco menos. Un río cruza el lugar.La caminata me hizo bien ya que el dia era soleado y no hacia frio y necesitaba salir y respirar. los hombres aqui son bellos. Altos. Fuertes. Las mujeres feas y en general muy gordas. En veinte dias encontre dos mujeres lindas realmente. El resto se caracteriza por la falta de femeneidad. Son como el lugar. Yang. Toda esta experiencia esta siendo procesada internamente. En diez dias estare allá y podré contarla con otra distancia. La verdad, me da panico volver y encontrarme con un país peor que cuando lo deje. No se que será de mí en el futuro. Pero de todos modos nadie sabe. Espero tener la fortaleza para hacer lo que tenga que hacer, por difícil que sea. ----------------------------------------------------------------La noche de Oklahoma tiene la particularidad de que nada decente esta abierto. Solo los locales de strip tease, donde los cowboys van a emborracharse y a ponerle dolares en no me atrevo a mencionar donde, a las pobres chicas. La ciudad, o sea los tartufos que habitan en todas partes quizo cerrarlos, pero por supuesto quien puede cerrar algo que da plata y alivio a una sociedad que vive perseguida por las multiples iglesias de exoticos nombres tales como "La Iglesia de cruzar el camino" cuyo ritual

debe ser pasese de autopista y pague o otras tantas cuyo nombre no recuerdo y el temor al pecado mas el desconocimiento de que es pecar bien y lindo. Ya que su idea de pecado se refiere a grandes pechos con siliconas y ropa transparente preferentemente roja. Tanto es asi que hay un lugar llamado "Hooters" que en buen español significa senos dicho groseramente, donde las mozas son pechugonas y atienden con esa parte de su anatomía casi al aire. Todos los Oklahomenses sueñan indidublemente con el pecho materno. Cada día descubro cosas rarísimas. Tales como nubes triangulares o rectangulares. Todas las nubes que vi en mi vida eran voluptuosamente redondas, las nubes de aquí son como rectángulos desgarrados en un cielo que adoro. me dicen que mi acento les fascina, supongo que porque trato de hablar ingles. Cuando quiero hablar rapido los verbos se me trastocan y el futuro pasa a ser presente y el pasado se vuelve futuro. Ayer por ejemplo, estaba por probarme una ropa en "Wallmarts" cuando golpean a la puerta del camarin. Una señora mayor, evidentemente alterada me increpa "Tiene que avisarme cuanta ropa lleva ahí" me larga con tono policial. "No soy de aqui, disculpe" contesto. Cuelga un cartelito en la puerta que dice "6" . Yo se que solo tengo cuatro cosas pero me callo. Cuando termino, abro la puerta y le muestro y me dice "Usted tenia cinco cosas", ante lo cual, mi espiritu histriónico no pudo contenerse y delante de los asombrados ojos de la demente , me saque toda la ropa. TODA. Y abrí la cartera. La dama en cuestion viéndome casi desnuda cual una Diosa del olimpo enfurecida, seguia insistiendo "Había cinco"."Conto mal" dijo la Maja desnuda y vistiéndome

continue mi camino. Para que sepan que los sudacas somos lanzados. Que vaya ahora a la iglesia de cruzar el camino o como demonios se llame a contar que una extraterrestre le mostro sus partes. --------------------------------------------------------------------Imposible de explicar lo que era esta casa cuando llegue. Para mi mentalidad germana y para cualquier mentalidad que como bien dijo Katherine Mansfield, necesita del orden externo para poder tolerar las tormentas interiores, daban ganas de cerrar la puerta y huir, si no fuera porque los taxis no circulan por la calle, no hay autobuses y no se ni siquiera donde vivo. Deje la valija sin hacer por horas. En las habitaciones habia desde tarros de pintura, tornillos, galletitas, paquetes de papas fritas, maderas, millones de ropa de toda clase, limpia, nueva, vieja, recien comprada, sucia y asi hasta el infinito. por supuesto que esto tiene una razon de ser. En realidad cierta razón porque nadie puede habitar en medio de esta anarquía psicótica. John estaba pintando y arreglando el lugar cuando la grave enfermedad y posterior muerte de su tia, que es para el como su madre, lo sorprendió dias antes de viajar a Argentina y como es el unico pariente tuvo que pasarsela viajando sin dormir, desde un lugar a tres horas de OKC, Al hospital, a la funeraria (Que es como un salón de actos de club con platea y el muerto en el cajón exhibiéndose como Tutankamon en desgracia), desarmando del sitio adonde ella vivia, etc.Sumado a eso, hace todo al mismo tiempo. Esto es, trabaja en la compu, hace mosaicos, espejos, cajas de madera, refacciona, se distrae, etc etc. El resultado es que trabajé como una operaria hasta lograr un ambiente propicio para mi

existencia (Siendo llamada por el yankee "Princess without grace") No fué sencillo, porque como bien sabemos, el sostener una vivienda es como el mito de Sisifo, el pobre que levantaba la enorme roca durante el dia que durante la noche volvia a rodar montaña abajo. Finalmente, mi mentalidad campesina, se está adaptando a las miles de maquinas. Logre hacer la lavanderia, aunque por alguna razon la ropa se arruina asquerosamente, debe ser porque no sabemos controlar los tiempos y los botones múltiples estilo astronave a la luna. Otra condena es cocinar algo parecido a una dieta razonable.Microhondas forever. Barras benditas de proteinas y granola me permiten no llegar a un estado de inanicion estilo Biafra. Luego está el idioma. Yo hablo Ingles o al menos algo parecido y aqui se habla oklahomense. lo cual para mi es algo asi como el pato Donald graznando. Las vocales casi no existen. Y lo que british se pronuncia e, aquí se pronuncia i. La velocidad importa tambien. Algunos corren tanto las frases que a la segunda palabra ya estoy en Marte. Esto es un curso de aprendizaje de vida extraordinario. Aprendo en un mes, lo que no aprendi en toda mi vida en cuanto a tolerancia, paciencia, compasión y buen humor. John es un hombre buenísimo. Con algo o mucho de niño carenciado y de coronel del ejercito. Me da ordenes todo el tiempo acerca de como hacer las cosas porque la india se resiste a usar el lavaplatos y segun él este es un requisito indispensable para la higiene. Si vieras el garage, te dejaría de una pieza el comparar su concepción de ascesis con respecto a los vasos y la contradictoria basura que acumula y que segun el, es porque sabe donde esta todo. Pero su

generosidad y disposicion hacia lo mio, me permite entenderlo y esto, aunque hasta a mi me suena raro, es verdad. Me quiere. Y mi desconfianza, uno de mis más graves problemas producto de las malas relaciones que mi pasado reporta, se va diluyendo y dejando lugar a un asombro agradable. Ademas estan los cielos de Oklahoma de noche. Y las autopistas con las luces rojas y las enormes estrellas. Y mi hambre por abrirme a todas las impresiones que recibo. por ejemplo, me quedo como boba mirando a una pareja de un negro y una blanca en el supermercado. Ella lo toca y lo mira como si el fuera un enorme chocolate. Y él, un gigante bello, la deja hacer como una pantera macho con un gatito, mientras el hijo de ambos, una hermosa mezcla racial de nueve años acumula caramelos sobre el mostrador de la cajera aprovechando la situacion. -------------------------------------------------------------------No pase una noche muy buena, pues hacia mucho frio y por alguna razon la calefaccion que la mayor parte de las veces es excesiva, se bajo sola y eso afecta mis bronquios. Tambien me perjudica el no dedicar tanto tiempo como lo hago en Buenos Aires a mi trabajo corporal. Pero eso es transitorio ya que se debe a que tengo mucho que hacer aqui.Compré una carne vegetal que en casa es buenisima (Milanesas de soja) pero aquí es una especie de cartón con gusto a papel de envoltura de hamburguer de mac donalds y ademas carísima. Porque resulta que es exotico en estos lares comer sano. La mayoria de la gente se atraganta con toda clase de grasas y frituras. No me imagino porqué, el gobierno, que se ocupa tanto de que nadie fume, le da lo mismo que

todos se mueran de obesidad o colesterol altisimo. inexplicable. Fui a cenar a un restaurante chino (cenar es una palabra rara , cenar a las siete de la tarde para mi es como tomar un descafeinado en "La Paz" con dos amigas de John y un amigo. Las mujeres, realmente divinas. Carol, es una gorda encantadora que tiene un revolver en la cartera y saca gente de la cárcel. Su negocio es con las fianzas, algo que es legal aunque no entiendo porqué. Pero es una mujer alegre y llena de vida. tiene desde mulas hasta bulldogs en su casa y la otra mujer, una especie de Susan Sarandon mas envejecida , pero igualmente agradable, limpia casas y hace mudanzas lo que aquí está muy bien pago y es un trabajo de primera. Lo que es a mi, con mi talento para limpiar, no me pagarían mucho. Sirvo para mayordomo nomas. Podria ser una excelente Mayordomo al estilo de los de las obras de Oscar Wilde. El hombre, bueno, el hombre que estaba con ellas es otra historia. Es realmente un personaje de pelicula del cine negro americano. (No se porque decimos americanos y ellos se llaman asi mismos americanos como si nosotros fueramos thailandeses pero asi es)Un tipo al estilo de las novelas de Chandler. Esos seres quebrados, irónicos, que nuca se sabe si hablan en serio y que me preguntó si conocía a Madonna como si Madonna fuera mi vecina y cantó una estrofa de "No llores por mi Argentina" suponiendo que era mi himno Nacional. Cuando pregunté si podían llevarme a un lugar a ver a la gente comun bailar country, me dijo que si iba debía tomar cerveza y agachar la cabeza porque cuando estan alegres tiran las botellas. Que con eso, botas y un sombrero de cowboy estaba hecha.Como tomar no tomo, me limitaré a

agachar la cabeza. Conseguí que la moza China me trajera una cosa hervida de donde pesque unos trozos de pollo y les agregue arroz blanco con soja, mientras ellos comian algo como churros salados rezumando aceite que parecia delicioso mientras admiraban mi flacura. lo que no saben es que mi flacura ha aumentado en los ultimos tiempos aceleradamente por comer comida de astronauta.Se mostraron sumamente interesados en mi trabajo y en la argentina. Y aquí va de regalo una anécdota de las tipicas mias. Cuando ibamos hacia la montaña, en un lugar que es casi un desierto rojo, vi montones de carteles que decian "SUBWAY". me rompí la cabeza pensando para que podian tener un subterraneo en medio de la nada e imaginando que una posibilidad era que a causa de la nieve y el hielo construyeron túneles para pasar a las pobres vacas. Finalmente me anime a preguntar .-¿Tienen trenes subterraneos por aqui?- John me miro atónito y me preguntó si estaba demente.¿Subterraneos en el desierto?- luego cuando le indique mas adelante los carteles se puso a reir a las carcajadas. Subway es una marca de sandwiches. Borges se hubiera deleitado con estas malas interpretaciones del lenguaje. La siguiente fué que leí en otro cartel "Scout girls selling cookies" y pense "Esta vez no me agarran". Pregunté -Girl scout sellings cookies, es una marca de galletitas no es cierto?- -No- me contestó John, --Son girl scouts vendiendo galletitas- El silencio es la virtud de los sabios. BUENOS AIRES CITY_MARZO 2002

Buenos Aires me parece húmeda, quejosa, quebrada, ruidosa. Harta. Las mujeres me parecen realmente las más bellas. Todas las que escribe inclusive, obsesionadas por adelgazar hasta tener ese aire anoréxico que tanto idealizan las homicidas revistas idiotas. No puedo opinar acerca de la carne de vaca porque no la como, del dulce de leche porque aunque lo adoro me ataca el hígado y del mate porque no lo tomo. Nunca llegue a leer Martín Fierro y solo recuerdo una estrofa de la traducción en Italiano aunque dicen los cultos que es un libro genial. El tango es el mayor grado de autoconmiseración sofisticada. Los hombres de aquí son todos cultivadores del genero verso. Y a que mina no le gusta un poema mentiroso que promete lo que jamás cumple. También tienen una fijación por las nalgas que nadie se atrevería a denunciar como un rasgo encantadoramente homosexual sobre todo cuando son machos latinos y podrían ofenderse. El trabajo, mal. Es como uno de esos juegos de las maquinitas electrónicas que tanto le gustan a los nenes en que los obstáculos son más que las chances de obtener un buen puntaje que permita volver a probar. Me caso con un yankee con la idea de levar anclas y probar como se vive en un lugar donde el problema no es la supervivencia del peso, si no el morir más rápido a causa de un té de ántrax preparado por los gourmets de Bin Laden, y el yankee se quiere venir para aquí porque le gusta la torta de mousse de chocolate que hacen en las Violetas y los edificios antiguos con tanto mármol y porque

prefiere el sonido de los cacerolazos al contundente boom de la bomba nuclear. Supongo que si llega el fin del mundo a nosotros nos tocará veinte años después, como todo. ¿Desgracia bendición? ¿Quién puede asegurarlo? Yo odio que llueva con ese calor pesado que los conquistadores supusieron que les caería bien para la sífilis que traían encima. Pero si cuando voy por Florida suena un bandoneón al lado de un saxo, me creo como todos que somos una metrópoli culturalmente exótica. Me pliego al talentoso sarcasmo de Borges cuando digo “No nos une el amor si no el espanto” Tomándome el atrevimiento de agregar “No entiendo porque al cowboy que tengo por marido le atrae tanto” Probaremos. Si es que los espejos me reflejan. Porque a fuerza de la indiferencia de los gobiernos por la cultura y el arte, es sencillo deducir que no existo. Aunque el amor de uno del Norte que me llama Bitrix como si yo fuera un complejo vitamínico, me hace pensar que el producto Nacional no es tan despreciado en el exterior.