“AÑO DE LAS CUMBRES MUNDIALES EN EL PERÚ

"

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

ALUMNO

: Claudia Elizabeth Regalado Crisanto.

CURSO

: Teoría de Sistemas.

PROFESOR

: Carlos Chávez Monzón.

FACULTAD

: Ingeniería de Sistemas

CICLO

: III.

SECCIÓN

: B.

Piura - Perú

LA ESQUIZOFRENIA
1. Definiciones de Esquizofrenia : La esquizofrenia es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Los que la padecen tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas. Poseen ideas delirantes que pueden ser extravagantes, con alteración de la percepción, afecto anormal sin relación con la situación y autismo entendido como aislamiento. Se denomina esquizofrenia a una enfermedad o, más probablemente a un conjunto de enfermedades, que generalmente se presenta en personas jóvenes y tiene un curso deteriorante. Los síntomas pueden ser muy variados y ninguno es patognomónico. La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que afecta aproximadamente a una de cada 100 personas. Generalmente comienza entre los 16 y los 25 años de edad, aunque en ocasiones puede iniciarse en la edad media de la vida o incluso mucho más tarde. Cuanto más precoz sea el comienzo de la enfermedad, mayor potencial tendrá para dañar la personalidad del paciente, así como su capacidad para llevar a cabo una vida normal. Aunque tiene tratamiento, las recaídas son frecuentes y en ocasiones el paciente no se recupera por completo de las mismas. Esta enfermedad puede hacer muy difícil trabajar, estudiar, relacionarse con los demás, y llevar a cabo una vida totalmente independiente, causando gran sufrimiento en los familiares del paciente. Este folleto explica en qué consiste esta enfermedad, por qué puede ocurrir y qué se puede hacer frente a la misma. 2. Síntomas de la Esquizofrenia:

a. Síntomas Positivos.- Normalmente, tenemos la sensación de que controlamos nuestros pensamientos y conductas, pero la esquizofrenia interfiere esta sensación de ser el capitán del barco. El paciente con esquizofrenia puede sentir que sus pensamientos le han sido impuestos desde fuera o que le han sido robados por alguien o algo externo, una fuerza incontrolable. El cuerpo puede sentirse como si hubiera sido poseído o controlado, como si uno fuera una marioneta o un robot bajo control externo. En el peor de los casos, la personalidad al completo parece estar bajo la influencia de una fuerza extraña o de un espíritu. Esta es una experiencia aterradora que la persona con esquizofrenia trata de explicar de acuerdo con su educación y cultura. En las sociedades tecnológicamente avanzadas se le suele atribuir influencias invisibles capaces de ejercer su efecto a distancia a la radio, la televisión, los rayos láser, o a una computadora de alguna forma

instalada en el cerebro del paciente. En comunidades tradicionales y religiosas, puede responsabilizarse a brujas, a espíritus ofendidos, a Dios o al demonio. La palabra alucinación hace referencia a la experiencia de oír, oler, sentir o ver algo sin que esto realmente exista. El oír voces de gente que realmente no está presente es la alucinación más frecuente en la esquizofrenia. Las voces suenan tan reales para el paciente, que está convencido de que vienen del exterior, quizás de micrófonos ocultos, de altavoces, o del mundo de los espíritus. Estas voces también son oídas en otras enfermedades mentales, pero en la esquizofrenia las voces suelen hablar acerca del paciente o bien le hablan directamente a él. Las visiones y las alucinaciones de olores, sabores o de ser tocado también ocurren en la esquizofrenia aunque con mucha menos frecuencia que las voces. b. Síntomas Negativos.- Los síntomas negativos afectan al interés, motivación, energía y vida emocional del paciente. Como resultado de los mismos, el paciente se encuentra desmotivado para hacer cosas, llegando al desinterés por todo, no ilusionándose o entusiasmándose por nada, no levantándose de la cama, no saliendo a la calle, y abandonando su aseo y limpieza. El paciente suele evitar el encontrarse con gente, no suele acudir a reuniones, hablará muy poco o nada y puede parecer inexpresivo emocionalmente. Los síntomas negativos suelen trastornar bastante a los familiares de los pacientes, ya que en un primer momento piensan que es más cuestión de no querer, más que de no poder, como si la persona que ellos conocían hubiera sido reemplazada por un extraño que además no hace nada. Es importante que la familia comprenda que este tipo de conductas forma parte de la enfermedad, del mismo modo que los delirios y las alucinaciones.

3. Tipos de Esquizofrenia :

Esquizofrenia Paranoide: Se caracteriza por el predominio de ideas delirantes y alucinaciones, sobre todo auditivas. Los delirios y las alucinaciones a veces constituyen una unidad. Es la más frecuente, suele iniciarse entre los 20 y 30 años y es la que mejor evoluciona a pesar de la aparatosidad del cuadro.

Esquizofrenia Catatónica: Predomina el trastorno del movimiento o movimientos motores. Los expertos hablan de estupor

catatónico. A pesar de tener la conciencia despierta, el enfermo no reacciona a los intentos de entrar en contacto con él. Su rostro permanece inmóvil e inexpresivo, no se percibe ningún movimiento interior e incluso fuertes estímulos de dolor pueden no provocar reacción alguna. En los casos más graves pueden llegar a no hablar, ni comer, ni beber durante periodos lo suficientemente largos como para que peligre su vida. Sin embargo en el interior del enfermo puede haber verdaderas tormentas de sentimientos, que a menudo solo se manifiestan en una aceleración del pulso. También se dan repetición constantes del mismo movimiento (automatismos) y muecas. Los cuadros de extrema gravedad, en los que el enfermo por ejemplo se mantiene sobre una pierna durante unas semanas, solo se observa muy raras veces gracias a las posibilidades actuales del tratamiento. Sólo ocurren cuando nadie se ocupa del enfermo o cuando el tratamiento no es eficaz. El pronóstico para este tipo de esquizofrenia suele ser malo.

Esquizofrenia Desorganizada: Predomina un afecto absurdo, no apropiado (se suelen reír cuando se les da una mala noticia, las conductas suelen ser infantiles, el estado de humor es absurdo, existe desinhibición en los sentimientos. Suelen tener comportamientos extraños, como reír sin motivo aparente y realizar muecas. A menudo muestran falta de interés y de participación. Hay casos en los que se manifiestan alucinaciones y delirios, aunque esto no es una condición ecuánime en este tipo de esquizofrenia la mayoría de los casos los brotes no son claramente delimitables. Suele comenzar en edades tempranas como es la pubertad, por eso reciben el nombre de esquizofrenias juveniles e incluso hay casos en los que la enfermedad viene de la infancia (psicosis infantil). Los desarrollos hebefrénicos lentos y desapercibidos por presentar pocos síntomas se califican como esquizofrenia simple. Por la ausencia de síntomas es difícil de reconocerla, (los indicios suelen ser el descuido personal, conductas solitarias, etc.). El pronóstico suele ser desfavorable en comparación con las otras esquizofrenias, debido a la personalidad inmadura del enfermo.

Esquizofrenia Indiferenciada: Es un tipo de esquizofrenia en la cual no predomina un síntoma concreto para el diagnóstico, es como la mezcla de los otras anteriores.

Esquizofrenia Residual: En estos casos debe haber habido, por lo menos, un episodio de esquizofrenia anteriormente, pero en el momento actual no hay síntomas psicóticos importantes. Es la fase en la que los síntomas negativos son más evidentes. No se manifiesta en todos los enfermos.

4. Causas de Esquizofrenia : No se ha identificado una causa única para la esquizofrenia. Muchas enfermedades, tales como las cardíacas, son el resultado de la interacción de factores genéticos, del comportamiento y otros. Es posible que ese sea también el caso en la esquizofrenia. Los científicos todavía no han descubierto qué factores son necesarios para que se produzca. Hoy día, se están utilizando todas las herramientas de la investigación biomédica moderna para aclarar que papel juegan los genes, cuáles son los momentos críticos del desarrollo cerebral y qué otras causas contribuyen en el desarrollo de la enfermedad. Existen teorías genéticas (herencia), biológicas (desequilibrio en la bioquímica del cerebro); y posibles infecciones virales y trastornos inmunes. • Genética (Herencia). Los científicos reconocen que el trastorno tiende a darse en familias y que una persona hereda una tendencia a desarrollar la enfermedad (aunque no por esto va a llegar a desarrollarse necesariamente). En las personas predispuestas, la esquizofrenia puede ser desencadenada por acontecimientos ambientales, como infecciones virales o situaciones altamente estresantes (por ejemplo, ser criado en una familia disfuncional y patológica) o una combinación de ambos. De manera similar a otras enfermedades relacionadas con la herencia genética, la esquizofrenia aparece cuando el cuerpo experimenta cambios hormonales y físicos, como los que ocurren durante pubertad y adolescencia.

Bioquímica. Las personas con esquizofrenia tienen un desequilibrio químico de ciertas sustancias del cerebro (serotonina y dopamina) que reciben el nombre de neurotransmisores. Estos neurotransmisores permiten que las neuronas (células cerebrales) envíen señales entre ellas. El desequilibrio de estos neurotransmisores afecta la manera en que el cerebro de una persona reacciona ante los estímulos, lo que explica por qué una persona con esquizofrenia puede verse abrumada por información sensorial (música ruidosa o luces brillantes) que la mayoría de las personas puede manejar

fácilmente. Este problema para procesar diversos sonidos, olores, etc. puede también dar lugar a alucinaciones o ideas delirantes.

5. Tratamiento para la Esquizofrenia : El tratamiento es farmacológico, los medicamentos antipsicóticos utilizados son los neurolépticos (Haloperidol, Largacil, Meleril, etc.) son muy efectivos en el tratamiento de la esquizofrenia pero poseen importantes efectos secundarios como temblores, rigidez, inquietud interna, sudor e incluso convulsiones. También produce efectos indeseables no neurológicos como ictericia (coloración amarillenta de la piel), fiebre alta, anemia aplásica, hipersensibilidad dérmica, hipotensión, incremento de peso y en casos extremos "síndrome neuroléptico maligno" que puede llevar a la muerte. Los neurolépticos aparecieron en los años cincuenta, actualmente existen nuevas formas de presentación que reducen estos efectos secundarios como la Clizamina o la Risperidona, gracias a este avance los pacientes no abandonan tan fácilmente el tratamiento, pues no sufren tantas molestias. Frecuentemente se interna al paciente para estabilizar la medicación, evitar que se lastime o que dañe a otros, protegerlo de las ideas suicidas u homicidas, para proveerle cuidados básicos, alimento, higiene, reducir el nivel de estrés y ayudarlo a estructurar sus actividades diarias. La duración dependerá de la gravedad del padecimiento y de la disponibilidad de recursos para el tratamiento ambulatorio. También se siguen terapias electroconvulsivas en pacientes catatónicos o que no pueden tomar medicación antipsicótica. En un primer momento la psicoterapia individual es contraindicada, no así la terapia grupal o familiar que suelen ser muy beneficiosa. Las intervenciones psicosociales refuerzan la capacidad de la persona para enfrentarse al estrés o adaptarse a los efectos de la enfermedad. La psicoterapia grupal es muy útil para el entrenamiento en habilidades sociales. Permiten la rehabilitación social y laboral del paciente, que aprende a relacionarse con los demás y a manejarse en la vida cotidiana después de contraída la enfermedad. Lo importante es que puedan tener un comportamiento adecuado dentro del hogar así como una mejor vida social.