Estimados padres en la próxima quincena trabajaremos en la Biblioteca Escolar

,

LA TOLERANCIA

Podemos decir que tolerar es soportar; tener paciencia ante los errores y fallos de los demás; no agredir al que piensa distinto a nosotros: dejar en paz a la personas que nos ofende ; no irritarnos ante la indiferencia... ¡Ojalá todo el mundo tuviera, por lo menos esa tolerancia! Pero tolerar es además reconocer el pluralismo; respetar la diversidad; compartir con los demás las diferencias como algo positivo, beneficioso, enriquecedor... Si nos referimos a cómo debe educarse al niño en la tolerancia, con palabras de valor universal y concluyente, afirmaríamos que: “El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación recial, religiosa o de cualquier otro tipo. Ha de ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que ha de consagrar sus aptitudes y energías al servicio de sus semejantes”. (Declaración Universal de los Derechos del Niño, ONU.) ES TOLERANTE PERO POCO... .- El que perdona y disimula los errores de los demás. .-El que no ataca a los que piensan distinto de él. .- El que cree que forma parte de la porción sana de la sociedad. .- El que piensa: bastante pena tienen de ser como son. .- El que dice:¡qué mala es la gente! .- El que añora tiempos y costumbre de mayor uniformidad. .- El que enseña la verdad a los demás. .- El que gusta de responder. ES REALMENTE TOLERANTE... .- El que intenta comprender a los que, a su juicio, se equivocan. .-El que se acerca a los que piensan distinto de él. .- El que cree que todo el mundo tiene virtudes y defectos. .- El que piensa: por suerte todos somos como somos. .- El que dice: ¡qué malas somos las personas! .-El que está convencido de que en la variedad está el gusto. .- El que busca la verdad en los demás. .- El que gusta de preguntar. ES REALMENTE INTOLERANTE.. . .- El que cree que siempre tiene razón y los demás se equivocan. .- El que se aleja de los que piensan distinto. .- El que profesa que hay razas o culturas superiores a otras. .- El que quiere que todo el mundo piense igual (igual que él, claro). .- El que dice:¡el único bueno soy yo! .- El que dice que hay excesivas formas de pensar distintas. .- El que cree que la libertad es un mal.

.- El que no quiere escuchar. FÁBULAS Y CUENTOS

HASTA 7 AÑOS
¡SOMOS DISTINTOS!

Aprovechar la narración de fábulas y cuentos para conversar con los hijos y sacar todo el jugo de tales narraciones (con nuestra ayuda, claro.

HASTA 12 GUSTA, A MÍ ME
A TI TE GUSTA.

Fase individual. Cada miembro de la familia escribe tres cosas que la gusta hacer y tres que no le gustan. Fase familiar. Se intentará hacer lo mismo todos juntos. Fase final. Se comentan las dificultades que hemos encontrado para ponernos de acuerdo. La primera finalidad de esta actividad consiste en comprobar que todos somos distintos, incluso en pequeños detalles de gustos; nos gustan cosas diversas. La segunda es convencernos de la dificultad de conjuntar estos gustos distintos. Y la tercera es comprobar que con esfuerzo podemos ponernos de acuerdo en algunas.

Los mayores debemos ser los primeros en practicar la aceptación positiva de la diversidad, los primeros en ejercitar la no discriminación. Ello se pondrá de manifiesto si, acompañados de nuestros hijos, nos sentamos en el transporte público, por ejemplo, con naturalidad al lado de gente de otra raza, personas con deficiencias físicas o psíquicas... o características no habituales; si las tratamos con la misma normalidad que a los demás, les pedimos información, les dirigimos la palabra o una sonrisa oportuna, les cedemos el paso o el asiento, si hace falta... Pero abstengámonos de hacer reflexión posterior alguna... será lo más natural, ¿no?
IGUALES Y DISTINTOS

Cada miembro de la familia piensa en tres personas que conoce y que le caen bien. A continuación, trata de buscar tres semejanzas y tres diferencias entre él y cada una de esas personas. Hay que reflexionar sobre ellos, ver como nos las arreglamos para encontrarnos a gusto a pesar de las diferencias, y observar que tales diferencias pueden ser complementarias y provechosas para ambos.