You are on page 1of 16

LAS ACTIVIDADES CULTURALES COMO HERRAMIENTA

DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL Y PERSONAL

CARLES MONCLÚS GARRIGA 1

5TO CONGRESO INTERNACIONAL VIRTUAL
DE ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL
23 AL 26 DE SEPTIEMBRE DE 2014

1

Profesor asociado del Departamento de Didáctica y OE – Universidad de Valencia. Profesor de Intervención
Sociocomunitaria en el IES Jordi de Sant Jordi de Valencia. Miembro de la RIA (Red Iberoemericana de
Animación Sociocultural).

La animación sociocultural ha sido definida desde muchas perspectivas. Muchos
autores han puesto el énfasis en que es una acción, una práctica, un proceso, en definitiva una
praxis o una actuación orientada a la trasformación social. A modo de ejemplo nos interesa
la definición de la UNESCO que afirma que “La animación sociocultural es el conjunto de
prácticas sociales que tienen como finalidad estimular la iniciativa y la participación de les
comunidades en el proceso de su propio desarrollo y en la dinámica global de la vida
sociopolítica en que están integrados.”
También nos resulta interesante la definición de BARRADO, J.M.(1986) “La animación
sociocultural és una actuación crítica, libre y transformadora de la sociedad. Pretende llegar
a que los pueblos sean protagonistas de su cultura: para lo que hay que generar procesos de
participación y llegar a: recuperar nuestras señas de identidad, abrir cauces a la creatividad,
crear espacios culturales, transformar el medio.” y la de VICHÉ, M. (1989) “La animación es
un proceso que surge desde dentro de los grupos sociales, los cuales mediante la participación
activa de sus miembros serán capaces de generar cultura.”
El concepto transversal a todas las definiciones es el de participación. Si algo
caracteriza de manera singular a la animación sociocultural es la participación como eje de
la acción. Y una participación orientada a la transformación social y al empoderamiento de
las personas.
Los ámbitos de la ASC
Tres son los ámbitos en los que trabaja la animación sociocultural: el ocio educativo, ámbito
social y el cultural.
En el ámbito del ocio educativo la animación sociocultural se desarrolla en
diferentes colectivos: infancia, tercera edad, personas con discapacidad,. siempre poniendo
en el eje principal la mejora de la calidad de vida de las personas y el desarrollo de la
creatividad.

Trabajando desde la educación no formal, la animación sociocultural pretende
educar y empoderar a las personas para que reflexionen sobre el mundo en que viven y sean
capaces de contribuir a la construcción de un mundo más justo. Una educación desde la
perspectiva que planteaba Paulo Freire cuando hablaba de educación problematizadora, es
decir, aquella que nos conciencia de la realidad en la que vivimos construyendo conocimiento
a través del diálogo.
En el ámbito social la animación sociocultural toma el fomento de la participación
social como eje de trabajo. Se trata de construir comunidad, conseguir que hombres y mujeres
tejan una red de relaciones sociales que empodere al colectivo. El fomento del
asociacionismo formal pero también de iniciativas colectivas no formalizadas son
herramientas de trabajo. Actualmente surgen también las redes virtuales como un campo de
acción, habiéndose empezado a utilizar el concepto de ciberanimación ya que como dice
VICHE, M. (2008)2 actualmente aparecen nuevos espacios y redes para la comunicación y la
interactividad, comunidades reales que se estructuran en el espacio virtual, de desarrollo
social y comunitario.
Y en el ámbito cultural la animación sociocultural se centra en los procesos de
fomento de la creación y en la participación activa en las actividades culturales, sin olvidar
el fomento del difusión cultural y el acceso de la ciudadanía a las actividades culturales.
Pero esos tres ámbitos no son estancos y cualquiera de las acciones que desarrolla la
animación sociocultural suele abarcar más de uno. Quizá aquello que mejor caracteriza la
animación sociocultural es el trabajo a través de las actividades culturales para favorecer el
desarrollo comunitario y la educación emancipadora de la ciudadanía.

2

VICHÉ, M. (2008); Ciberanimación; en http:quadernsanimacio.net; nº 8; julio de 2008;

La cultura
La cultura es aquel universo simbólico que compartimos un grupo humano, las pautas
de comportamiento, las costumbres que hemos heredado de nuestros antepasados, pero
también, como dice Ander-Egg es algo que construimos día a día y proyectamos hacia el
futuro.
Y la cultura es también en nuestras sociedades modernas un sector de la actividad
humana, caracterizado por el uso, manipulación y transformación de símbolos: el sector de
las actividades culturales.
Éstas actividades tienen como punto de partida el universo cultural de los y de las
creadoras pero, al mismo tiempo, tienen la capacidad de transformar la cultura, cambiar
nuestra concepción del mundo, nuestros referentes simbólicos. Y esta capacidad las
convierte en una herramienta muy potente para la intervención social y el trabajo colectivo.

Modelos de política cultural
La política cultural la definimos como un “conjunto estructurado de acciones y prácticas
sociales conscientes y deliberadas, (o ausencia de ellas), de los organismos públicos, (pero
también de otros agentes sociales y culturales) en la cultura, entendida básicamente y de
manera restringida como sector de actividades culturales y artísticas, pero también de manera
indirecta y extensa como universo simbólico compartido por la comunidad” 3.

3

MONCLÚS, C.(2006) LA INTERVENCIÓN EN CULTURA. PRINCIPIOS QUE DEBEN REGIR LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN ACTAS

DEL I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE LA FORMACIÓN DELOS GESTORES Y TÉCNICOS DE CULTURA. SARC.

DIPUTACIÓN DE VALENCIA.

En la definición hay que señalar tres cuestiones importantes: La primera es que la
política cultural se hace tanto por acción o por omisión, de hecho cuándo no se actúa se están
favoreciendo aquellas manifestaciones y actividades culturales mayoritarias y que no
cuestionan el orden social establecido, ya que éstas son más fácilmente promocionadas por
el mercado. En segundo lugar, que la política cultural la hacen las instituciones públicas pero
también la sociedad civil organizada e incluso las empresas privadas; en determinadas
sociedades y en determinados momentos históricos (en el Estado Español por ejemplo
durante la dictadura franquista) es precisamente la sociedad civil organizada la que desarrolla
en mayor medida actividades culturales y política cultural. Por último quiero resaltar que
aunque normalmente cuando hablamos de política cultural estamos pensando en gestión y
organización de actividades culturales, cuando hacemos esto siempre estamos actuando sobre
el universo cultural colectivo, ya que a través de las actividades culturales transmitimos y
generamos valores y visiones del mundo.
Históricamente la política cultural se ha movido entre dos modelos: la
democratización de la cultura y la democracia cultural.
La democratización de la cultura se caracteriza por definir el acceso a la cultura y
a las actividades culturales como un derecho de la persona. Por tanto, la política cultural ha
de garantizar que toda la ciudadanía tenga acceso a las actividades culturales, sin que las
barreras económicas, de formación, o de otro tipo se lo impidan. Aunque normalmente se
sitúa el nacimiento de este modelo de política cultural en la postguerra de la II Guerra
Mundial (años 50) hay que decir que durante la 2ª República Española (1931-1939) se
desarrollaron proyectos en esa línea. Las Misiones Pedagógicas fue un proyecto en el que
participaron muchos intelectuales españoles de la época y que consistía en acercar a los
pueblos del interior actividades culturales. Se llegó a más de 7000 pueblos y aldeas y en el
proyecto participaron más de 600 misioneros voluntarios, y se repartieron 5.522 bibliotecas.
En los pueblos a los que se acudía, principalmente en verano, se realizaban exposiciones de
pintura, actuaciones teatrales y de guiñol, proyecciones de cine.

La democratización de la cultura fue asumida como una línea de trabajo de la UNESCO,
creada el año 1945.
El concepto de democracia cultural surge a finales de los años 60 y principios de los
70. Nace en un momento en que la juventud en todo el mundo occidental cuestiona la cultura
oficial. Es el momento de la irrupción de la música rock, del movimiento hippie, del mayo
del 68 francés, del cómic, del surgimiento del concepto de “contracultura”. Se reclama no el
derecho a acceder a la cultura oficial sinó de ejercer la capacidad de ser creador.
La UNESCO asume este enfoque y, el año 1972 en la Conferencia de Helsinki decía
"Se trata de permitir a la mayoría una participación directa y activa en la vida cultural. En
una época en la que un número cada vez mayor de jóvenes rechaza una cultura establecida
en la que no reconocen ni el objeto ni la fuente de sus aspiraciones, la cultura debe ser más
que nunca el fruto de la libertad".
La animación sociocultural, aunque podemos encontrar antecedentes antes, surge
como práctica en ese momento histórico, ante la necesidad de profesionales que promuevan
la participación y la dinamización cultural y social y el acceso a la creación.
Desde esa perspectiva pretendemos que la ciudadanía deje de ser mero espectador de
las actividades culturales y artísticas y pase a ser actor, pase a ser un elemento activo y
participe del proceso de creación en el ámbito no profesional. Esto no excluye que exista
también un sector profesional cultural que genere productos de calidad, que nos hagan
reflexionar sobre nuestro mundo y nuestra existencia pero desde la animación sociocultural
el foco lo pondremos en el fomento de la participación activa en actividades culturales para
una mejora de la calidad de vida. Fomentaremos la difusión cultural profesional porque eso
enriquecerá el universo estético de la ciudadanía pero también porque la motivará a ser un
elemento activo creador, que es nuestro objetivo.

Las actividades artísticas y culturales como herramientas de acción social
Las actividades artísticas han sido concebidas tradicionalmente como formas de
expresión, representación y comunicación de la experiencia humana, una manifestación
superior del espíritu humano asociada a una determinada cultura.
Pero en la medida que la creación cultural pasa a ser concebida como un derecho de
la ciudadanía, pasa a tener una función integradora y relacional. La creación artística no
profesional se convierte en un espacio de exploración, reflexión, comprensión y
transformación de la realidad. Un espacio de encuentro privilegiado entre seres humanos que
reflexionan sobre la realidad y tratan de transformarla. Y las artes son ese espacio
privilegiado porque trabajan con contenido simbolico, nos ayudan a pensar sobre y en el
mundo, y eso especialmente cuando los hacemos junto y en colaboración a otros seres
humanos. Y canalizan nuestra expresión, a través de ellas podemos decir cosas sobre el
mundo que vivimos o el mundo que deseamos. Vemos la realidad con otras miradas y
proyectamos otras lecturas sobre esa realidad.
Como dice ABAD, J. (2011)4 “La experiencia estética permite establecer relaciones
sensibles con las estructuras que establecen y conforman las personas con la realidad, con los
otros y consigo mismas, en la medida en que permiten imaginar e inventar otras posibles
formas de pensar y representar el futuro.”
Desde la animación sociocultural nos interesan las posibilidades de la creación
artística como estrategia de acción social para el fomento de la cohesión social y el desarrollo
comunitario. Las artes aparecen como mediadoras de participación ciudadana, y
favorecedoras del sentido de pertenencia a una comunidad. Son un espacio de encuentro y de

4

ABAD, J. (2011) Usos y funciones de las artes en la educación y el desarrollo humano en JIMENEZ, AGUIRRE,
PIMENTEL (2011) Educación artística, cultura y ciudadanía. FUNDACIÓN SANTILLANA. OEI

creatividad que favorecen la integración social y cultural y la reconstrucción de la propia
cultura.
También las artes han sido en los últimos tiempos utilizadas como mediadoras en el
área de la salud y la terapia desde la arteterapia. Pero en este caso se parte de un enfoque
terapéutico, que focaliza su atención en el tratamiento, y en la mejora de los conflictos
emocionales de las personas.
La animación sociocultural no adopta este enfoque terapéutico, aunque sin duda el
bienestar que genera el trabajo colectivo con otras seres humanos a través de las actividades
artísticas puede mejorar la calidad de vida de las personas.
Algunas experiencias
Comentaré algunas experiencias en diferentes artes que desde mi punto de vista
responden al planteamiento que hace la animación sociocultural de la acción cultural a través
de las artes. Son experiencias que no necesariamente han sido llevadas a cabo por
profesionales de la animación sociocultural pero que responden a los enfoques teóricos que
ha planteado la animación sociocultural.
El teatro
El teatro es una de las artes en las que desde siempre ha habido un espacio no
profesional. El teatro amateur ha sido tradicionalmente una vía de expresión, de convivencia
y de relación para muchas personas.
El teatro y los juegos y ejercicios dramáticos suponen un trabajo interior o personal y
exterior o grupal. Se empieza por mirarse y conocerse más a uno mismo y un mayor control
sobre el propio cuerpo y mente, enfrentarse cada uno a sus propias reacciones, tomar
consciencia de ellas y mejorar la capacidad de controlarlas, pero también experimentar

emociones, y vivir nuestras reacciones ante ellas. Y ese trabajo lo hacemos junto a otros y
otras. Es por esto que los juegos y ejercicios suponen también un trabajo hacia el exterior:
una experimentación y profundización en la comunicación y en la colaboración con otros
seres humanos.
Pero más en concreto me parece muy enriquecedor y con muchas posibilidades el
enfoque que plantea A. BOAL, de un teatro popular accesible a todos y todas, sean o no sean
profesionales. BOAL desarrolla el Teatro del Oprimido como una formulación teórica y un
método estético que ayude a las personas a comprender y a buscar alternativas a los
problemas sociales e interpersonales.
BOAL (2004) nos dice que “El teatro nace cuando el ser humano descubre que puede
observarse a sí mismo y, a partir de ese descubrimiento, empieza a inventar otras maneras de
obrar. Descubre que puede mirarse en el acto de mirar; mirarse en acción, mirarse en
situación. Mirándose, comprende lo que es, descubre lo que no es e imagina lo que puede
llegar a ser.”5
Para ello plantea una serie de juegos, ejercicios y técnicas teatrales que ayuden a lo
que él llama la desmecanización física e intelectual

de quienes lo practican y a la

experimentación de nuevas respuestas desde la creatividad.
Pero también plantea diferentes modelos como el Teatro Imagen, el Teatro
Periodístico o el Teatro Foro que nos ayudan a reflexionar sobre la realidad en que vivimos
y plantear alternativas.
Muchas experiencias concretas podríamos citar que desde el enfoque del teatro del
oprimido utilizan el teatro como herramienta de acción social y desarrollo personal pero a
modo

5

de

ejemplo

citaremos

una:

el

trabajo

del

BOAL, A. (2004) El arco iris del deseo. Del teatro experimental a la terapia . Alba Ed.

grupo

Amoraescena

http://amoraescena2.blogspot.com.es

en el IES Federica Monseny de Burjassot, una

población cercana a Valencia.
El instituto Federica Montseny atiende alumnado con una fuerte problemática social
y desde hace años funciona el grupo de teatro como una actividad extraescolar que trabaja
con alumnado y exalumnado. La actividad es gratuita y llevada a cabo por una profesora
formada en pedagogía teatral de manera voluntaria.
El grupo trabaja obras de creación colectiva a partir de las vivencias del propio
alumnado y ha desarrolado diferentes propuestas escénicas. En concreto la propuesta del
curso 2012-13 fue construir un espectáculo a partir de las historias de vida6 del propio
alumnado, sus miedos y sus deseos de futuro. El resultado es excelente tanto por el
producto escénico generado como por el proceso que vive el alumnado que le obliga a
reflexionar sobre su vida y las problemáticas sociales en las que se halla envuelto. Este
curso 2014-15 ha girado alrededor de la problemática de los embarazos no deseados en
jóvenes y adolescentes, en un proyecto llamado “Trencaclosques violeta”.
El circo
En el ámbito de las artes escénicas encontramos también experiencias muy
interesantes a través del circo. El circo permite desarrollar toda una serie de habilidades
psicomotrices, pero también la creatividad, la cooperación y el trabajo en equipo.
Y cuando orientamos el circo hacia la acción social se convierte en una importante
arma para la prevención, el apoderamiento y el fomento de la convivencia entre los y las
jóvenes.

6

GASCÓN, A.Mª (2013) Historias de vida: adolescentes y técnicas de Teatro del oprimido en DANTAS, VIEITES, DE SOUSA
(COORD) Teatro do oprimido: teorias, técnicas e metodologias para a intervençao social, cultural e educativa no século
XXI. Ed. Intervençao. Chaves

El circo social ofrece un campo de trabajo muy interesante, pues tiene algo mágico,
que genera atractivo. Para los y las adolescentes y jóvenes supone contacto físico,
comunicación y cooperación, y posibilidad de reconocimiento por su entorno.
Pero además el circo es un arte que fácilmente se puede practicar en el espacio
público, en las calles y plazas, y eso genera nuevas relaciones en la comunidad.
“Llevar el circo en plazas y calles donde pasan el tiempo niños y jóvenes es una forma
de trabajo muy potente que genera un espacio acogedor, comprometido y participativo. Es
un trabajo educativo y de transformación social a través del arte que provoca que el espacio
público se convierta en un lugar de inclusión, de respeto, de diálogo y de visualización social
de sus participantes como miembros de la comunidad.”7
En el Estado Español quizá la experiencia más significativa en esta linea y con una
mayor trayectoria es el “Ateneu Popular de 9 barris” de Barcelona (http://www.ateneu9b.net
)
El Ateneu es un antigua planta asfáltica ocupada por los vecinos a finales de los años
70. Es un Centro Social público que gestiona de forma participativa la asociación “Bidó de
9 barris”. Desde el año 1978 que empezó su actividad, aunque ha desarrollado diferentes
actividades culturales y artísticas, ha convertido el circo social en el eje principal de su
proyecto. El Ateneu tiene en marcha una Escuela Infantil y una Juvenil de Circo pero también
pone en marcha talleres de circo en colaboración con los centros educativos, el entorno
asociativo, colectivos de personas con discapacidad,…

7

López, J;Llotje, T.; Alcántara, A. El circo una herramienta educativa y transformadora. La experiencia del Ateneu
Popular 9 Barris. http://experienciasdetransformacion.entrepueblos.org/wp-content/files_mf/elcircosocial.doc.pdf

El proyecto pedagógico entiende que el circo social permite desarrollar la
autoestima, la autonomía, la psicomotricidad, la cooperación, la comunicación y la
participación de las personas y todo esto mejora su autopercepción y su relación con la
comunidad.
La fotografía
La evolución técnica de la fotografía ha sido muy rápida en los últimos tiempos.
Con la aparición de la imagen digital y la incorporación de cámaras de cada vez mayor
calidad en los teléfonos móviles han facilitado que casi todas las personas dispongan de
instrumentos de captación de imágenes a su alcance. Eso lo ha convertido en un arte cada
vez más accesible y cercano.
La imagen siempre representa una visión del entorno, una mirada, en definitiva una
interpretación de la realidad que nos envuelve. En la medida que paramos en tiempo y
acotamos el espacio en un instante, focalizamos nuestra mirada, la objetivamos y nos
distanciamos de ella.
Por eso practicar la fotografía nos permite otra mirada sobre la realidad, un análisis
de nuestro entorno, una manera de leer, denunciar e interpretar aquello que nos envuelve.
Paralelamente constatamos graves deficiencias de formación en cultura visual. El
análisis de la imagen está prácticamente fuera del sistema educativo en el Estado Español.
Vivimos rodeados de imágenes y somos constantemente manipulados a través de ellas
porque tenemos poco hábito y capacidad para interpretarlas. Es por esto que trabajar el
lenguaje visual, y la capacidad de análisis e interpretación ayuda liberar y empoderar a las
personas.
Hay experiencias muy interesantes trabajando con diferentes colectivos a través de
la fotografía.

Quizá el más conocido, es el proyecto que desarrolló la fotógrafa Zana Brisky con
niños y niñas que vivían en el barrio rojo de Calcuta. La experiencia está relatada en el
documental Born into Brothels: Calcutta's Red Light Kids. Zana Brisky facilita cámaras a los
niños y niñas y estos empiezan a leer y reflexionar sobre su realidad. El proyecto posibilita
que algunos de ellos logren salir de su situación y entren en escuelas, pero desde mi punto de
vista lo fundamental es que miran su realidad de otra manera.
ulls promovido por la asociación
En Valencia se ha desarrollado el proyecto Amb
Obrialtres
els ulls

Cooperación Social Universitaria y desarrollado por la empresa Transcultura. Es un proyecto
de fotografia participativa con alumnado mayoriamente de étnia gitana del Colegio Santiago
Apóstol de Valencia. A través de talleres de fotografía y de una exposición final se pretende
generar una visión autogenerada del propio colectivo que les ayude a reflexionar sobre su
propia realidad. Los mismos niños hacen de comisarios de la exposición seleccionando las
fotografías , y organizándola. En este enlace se puede ver un documental elaborado sobre el
proyecto: https://www.youtube.com/watch?v=_59eAr4-FRE
La música, los audiovisuales, las artes plásticas….
Podríamos seguir relatando ejemplos. En música hay experiencias muy interesantes
utilizando la percusión y el rap, quizá porque son géneros músicales que permiten con una
menor formación técnica expresarse a cualquier persona. Nos parece muy interesante la
propuesta de Carlinhos Brown en Candeal, relatada en la película de Fernando Trueba “El
milagro de Candeal”, y algunos talleres de poesia realizados por algun cantante de rap en
institutos en Valencia.
También el audiovisual ofrece un campo muy interesante de trabajo, en la misma
linea que la fotografia. Me gustaría citar la experiencia de una Televisión comunitaria a través
de internet promovida por el Centro Instructivo Musical de Benimaclet (Valencia) a través
de la productora Zurdos TV. Se trata de una televisión elaborada a partir de un taller de
audiovisuales

por

niños

y

niñas,

el

Magacim

(https://www.youtube.com/watch?v=v_4NTxK4lOM&list=PL3EF4620E337D2FD4) en la
que se da difusión y se relatan actividades y proyectos del barrio.
En artes plásticas también podemos encontrar muchas propuestas como la elaboración
de murales y grafitis colectivos y otras propuestas que generan trabajo colectivo y en
colaboración
A modo de conclusión
Los ejemplos que hemos citado son puntuales y el espacio no nos ha permitido una
mayor profundización pero nos muestran el poder de las actividades culturales.
Las actividades culturales y artísticas son un espacio privilegiado para la animación
sociocultural. Trabajando en el ámbito cultural desde el enfoque de la democracia cultural
integramos los aspectos educativo, social y cultural y podemos general procesos de
transformación social y personal. Y además podemos generar una mejora en la calidad de
vida de las personas.
Si entendemos la participación activa en la cultura y en las actividades culturales
como un derecho de las personas este enfoque es ineludible.

REFERENCIAS
ABAD, J. (2011) Usos y funciones de las artes en la educación y el desarrollo humano en
JIMENEZ, AGUIRRE, PIMENTEL (2011) Educación artística, cultura y ciudadanía.
FUNDACIÓN SANTILLANA.
BOAL, A. (2004) El arco iris del deseo. Del teatro experimental a la terapia . Alba Ed.
BOAL, A. (2002) Teatro del Oprimido. Juegos para actores y no actores. Alba Ed.
CASACUBERTA, D; RUBIO, N; SERRA, L. (coord) (2011) Acción cultural y desarrollo
comunitario. Ed. Graó
GASCÓN, A.Mª (2013) Historias de vida: adolescentes y técnicas de Teatro del oprimido en
DANTAS, VIEITES, DE SOUSA (COORD) Teatro do oprimido: teorias, técnicas e metodologias
para a intervençao social, cultural e educativa no século XXI. Ed. Intervençao. Chaves
GILLET, J.C. (2006) La animación en comunidad. Un modelo de animación socioeducativa.
Ed. Graó
LÓPEZ, J;LLOTJE, T.; ALCÁNTARA, A. El circo una herramienta educativa y transformadora.
La experiencia del Ateneu Popular 9 Barris.
http://experienciasdetransformacion.entrepueblos.org/wpcontent/files_mf/elcircosocial.doc.pdf
MAYUGO,C; D, PÉREZ, X. I RICARD, M. (coord) (2004) Joves, creació i comunitat. Col.
Finestra Oberta. Fundació Jaume Bofill
MONCLÚS, C.(2006) La intervención en cultura. Principios que deben regir las políticas
públicas en Actas del I Congreso Internacional sobre la Formación delos Gestores y
Técnicos de Cultura. SARC. Diputación de Valencia
MONCLÚS, C. (2011) Animación sociocultural e intervención cultural en Dantas, J.E.; de
Sousa, M. As Fronteiras da Animaçao Sociocultural. APAP.
MONCLÚS, C. (2006) “La intervención en cultura. Principios que deben sustentar la políticas
públicas” a la Revista Licere. Núm 9. Centro de Estudios de Lazer y la Recreación.

Universidade Federal das Minas Gerais. Brasil ISSN 1516-2168
MOTOS, T.; BARAÚNA, T. (2009) De Freire a Boal. Pedagogía del oprimido. Teatro del
oprimido. Ñaque
VICHÉ, M. (2008); Ciberanimación; en http:quadernsanimacio.net; nº 8; julio de 2008
Vídeos
Ateneu Popular 9 barris: https://www.youtube.com/watch?v=MsMLOSJL20g
Obri els ulls: https://www.youtube.com/watch?v=_59eAr4-FRE
Magacim:
https://www.youtube.com/watch?v=v_4NTxK4lOM&list=PL3EF4620E337D2FD4)