Filosofía política: la relación arte y política en la discusión filosófica del siglo XX

Cristian Camilo Rueda Alzate
17-11-2014
Comentario crítico:
Estética nazi
Un arte de la eternidad
El análisis invita a dejar de lado el tabú del mito nazi, ese que nos obliga a verlo como una
rencarnación del mal subterráneo o ajeno a la humanidad, generado por un devenir azaroso
e incontrolable. Resalta la importancia entonces de entender que el fenómeno nazi si fue
único porque se dio en ese momento preciso en Alemania; sin embargo su desarrollo y
desenlace provienen de un pasado europeo común y de un sentido de perdida de la fe que
no era sólo propio de Alemania sino de toda Europa. Así después del terrible desahucio de
la humanidad provocado por el modernismo y su ruptura del mundo religioso, nunca se vio
más evidente este desespero y el deseo de vuelta al “orden” que en los movimientos
fascistas de la época donde el arte jugó un papel preponderante como amo y señor de culto.

Es claro, en el fenómeno nazi, la conjugación del modelo cristiano y el modelo artístico
siempre de la mano en igual tiempo, en uno la encarnación del “cristo alemán” en el Führer
y en el mismo la visión de gran artista moldeador de Alemania. La función (divina) de este
era ser el puente conductor entre la idea y la forma, dicha función se ve amparada sólo por
la visión clásica (romántica) del arte, donde el artista dotado del don divino (carácter
aurático) es el único capaz de dar forma a las ideas, es aquí vamos el poder por derecho
divino es reemplazado por el genio artístico y el político se convierte en artista moldeador
de masas. Esta estetización de la política genera varios problemas, entre estos la confusión
de la función política con la función artística donde la segunda es por definición dominada
por la pasión la primera no debe subyugarse nunca a esta pues en palabras de Robespierre:”
para hacerse hábil en el arte no es necesario más que seguir sus pasiones, mientras que, para
defender sus derechos y respetar los de los otros, es necesario vencerlos”. Otro de los
enormes problemas de la conjugación de estas dos visiones es la de ver a la masa(o pueblo)

el poder y la tradición. a los cuales la visión de escultor aurático de masas le daban acceso total a todos al mismo tiempo. Así la visión del arte libre que propugnaba en la época dotaba a este “artista político” de una peligrosa ilimitada libertad pues era él. Así en alguna época en Europa los artistas deseaban fervientemente la guerra para. como cuando el escultor primero hace parte de su obra pero después se aleja para moldearla. teniendo siempre presente la idea de artista.como un objeto a moldear pues mientras por ejemplo el escultor restringe. Para la formación y el ascenso del Führer. esa de re-ligar de manera sobrehumana conceptos como el de raza a valores “tradicionales”. Pero los resultados de las guerras y más de esas magnitudes no sólo dejan fisuras sociales como lo fue el problema Israelí-Palestino. el único dueño de su obra. afirmo al modelo capitalista (evolución . poner fin a ese viejo mundo burgués de valores falsos. Así para el movimiento nazi el arte tenía una función religiosa. no se puede cosificar. manipula y elimina su objeto de trabajo. sino también son impredecibles. independiente del Führer de turno. y volviendo a la metáfora del escultor cada eliminación o manipulación de pequeñas partes de la masa humana genera un resquebrajamiento en la masa total. pues como el mismo Hitler los distinguía en mi lucha los fundamentos de la autoridad eran la popularidad. la masa no se puede dejar desprovista de su carácter humano. Así logro fundar de manera inquebrantable la autoridad del Reich sobre la autoridad suprema de la tradición artística. logrando así una piedra angular inmutable por medio de la cual se fundara el cuerpo místico y eterno de la nación Alemana. justificado así con la liberación del peso de la libertad a la comunicad del pueblo. Como vemos era de gran importancia la visión artística clásica para el modelo nazi. siempre caracterizado por la pasionalidad de su “arte”. se distinguen dos momentos claves uno la pertenencia a la masa y luego el dominio de la masa como material. según ellos.

. utilizado con frecuencia a favor del presente modelo.ultima del burgués) y generó un terrible miedo al cambio generado por la horrible imagen de la ascensión del nazismo.