El juego de mostrar o no las cartas

ANA VAINMAN
Ninguna de las centrales obreras definió orgánicamente su inclinación hacia algún aspirante presidencial.
1

Dicen que los buenos jugadores de póker son los que no permiten que sus contrincantes adivinen cómo van a jugar la mano porque no dan señales, porque no
hacen gestos. También son buenos aquellos que logran engañar a sus rivales, haciéndoles creer que recibieron malas cartas, cuando en realidad tienen buen
juego y viceversa. Pero quienes estuvieron alguna vez sentados a una mesa con paño verde saben que hay algunos que gustan de ser los primeros en apostar y
en mostrar sus cartas, aunque no siempre obtengan los mejores resultados.

Las posiciones de los sindicalistas en relación a cuál de los precandidatos a presidente apoyar se parecen bastante a las estrategias de los jugadores de póker.
Bastaría con imaginar una gran mesa donde dirigentes oficialistas y opositores estén dispuestos a jugar, cada uno arriesgando las fichas que les correspondan,
que serán más o menos según el poder que cada del sindicato tenga que gobiernan.

Allí están los que se apuraron y, antes siquiera de que el croupier terminara de dar las cartas, ya habían puesto sus fichas a un candidato; quienes esperaron a
conocer sus cartas (o las encuestas, según el caso) para decidir por quién apostar y quienes aguardarán hasta último momento, a la espera de ver cómo juegan
los otros para decidir por quién se inclinan.

Y en este caso, como en otros, se desdibujan las categorías de opositores y oficialistas. Tanto dentro de un grupo como el otro hay posiciones cruzadas y
estrategias disímiles. De hecho, ninguna de las centrales obreras tomó definiciones orgánicas, sino que hasta ahora sólo hubo decisiones que cada sindicalista
tomó a título personal o de su gremio.

Entre los que primero apostaron y no temieron en mostrar sus cartas están el canillita e integrante de la CGT Azopardo, Omar Plaini, quien ya abril de 2014
decidió inclinarse por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. También se encuentra en este grupo el taxista e integrante de la CGT
oficialista, Omar Viviani, quien en mayo pasado decidió apoyar la candidatura del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

Pero esa adhesión no fue simplemente declamativa: Viviani organizó un acto en el microestadio de Ferro en septiembre de 2014 y conformó el Movimiento
Sindical Urribarri Presidente (Mosup) integrado por 30 sindicatos, entre los que se encuentran el Personal Legislativo (APL), los taxistas, el Sindicato de Tecnicos
de TV (Satsaid) y Telecomunicaciones (Foetra).

Por otro lado, desde hace mucho, aunque con algunos cortocircuitos en el medio, hay otro apoyo fuerte del sindicalismo opositor al diputado y precandidato por el
Frente Renovador, Sergio Massa que proviene del peajista Facundo Moyano. El tigrense también cuenta con una ya antigua adhesión, pero en este caso
proveniente del sindicalismo oficialista: la de Héctor Dáer (sanidad), quien es diputado por el FR y la de Alberto Roberti, de Petroleros Privados.

Desde bastante temprano también hubo apoyos para el aspirante a ocupar el sillón de Rivadavia que hoy integra el Gabinete Nacional: el ministro del Interior y
Transporte, Florencio Randazzo. La adhesión proviene del titular de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, quien decidió apostar todo por el funcionario, luego de que
se cargara al hombro la pesada (y tardía) tarea de recuperar el sistema ferroviario argentino.

El titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo había hecho público su apoyo a Massa pero luego se inclinó por el gobernador de Córdoba, José Manuel De
la Sota. Ahora parece haber cambiado de opinión y habría vuelto al massismo. Al menos eso es lo que algunos integrantes de esa central obrera aspiran a
convenir hoy a las 19 en un encuentro en el que decidirán los pasos seguir.

La semana pasada, Scioli consiguió un nuevo apoyo, que no es menor: el de la Confederación de Gremios Industriales, cuyo referente es Antonio Caló, el número
uno de la CGT oficialista. Otro de los que se inclinó abiertamente al gobernador en esa ocasión fue el titular del Smata, Ricardo Pignanelli. Según pudo saber este
diario, Caló está realizando gestiones para que todos los integrantes de la CGT que él conduce apoyen a Scioli y hasta busca una declaración general de la

Se va a mover el tablero pronto. pero se va a apoyar al que surja de las PASO. cada uno hace su jugada. "Estábamos trabajando con el Pato. conducida por Gerardo Martínez. . Hay que tomar definiciones". Habrá que esperar todavía para saber cómo terminará la partida. dijo un dirigente industrial. pero las encuestas mandan… Desde el gobierno nos habían pedido que lo apoyáramos. Salvo que (la presidenta) Cristina Fernández haga alguna jugada. "El resto no tienen ni cabida". se indicó: "La mayoría de los que están alineados en la CGT oficial van a jugar con Scioli. Pero la posición general de la CGT oficialista aún no fue definida. "Algunos lo hicimos desde el principio. Sin embargo desde la Confederación de Gremios Industriales adelantaron que se reunirán con todos los candidatos "peronistas". pero habrá reunión "dentro de poco. que defina alguna preferencia. pero no creo que todos lo hagan público. "La UOCRA va a acompañar a quien gane en las PASO dentro del Frente para la Victoria. Hay quienes. dijo uno de los dirigentes de la central obrera. De manera tal que aún no está dicha la última palabra en torno a apoyos." Otra incógnita es la postura de la UOCRA. algunos se mantienen firmes y otros no tanto. que sigue firme junto a Randazzo. Sin embargo. Algunos muestran las cartas y otros no. no corre la misma suerte para Urribarri. Entre los que se mantienen firmes está Sasia. Así. Además. Algunos todavía no quieren sacarlo a la luz porque lo quieren hacer pñúblico en los tiempos que lo crean conveniente". pero ahora estamos viendo". admitió un dirigente de los que se habían inclinado por el gobernador entrerriano. Las fichas de algunos dirigentes están puestas en la mesa y otras no. con disimulo. Es el mejor posicionado hoy en día es Scioli. aseguró Sasia.central obrera. Dentro del espacio del FPV hay muchos candidatos". Respecto de quienes tomaron la decisión hace tiempo y las encuestas no favorecen a los candidatos elegidos. Quienes no se saben cómo jugarán todavía (o al menos no lo hacen público) y permanecen a la espera de ver cómo se desarrolla la partida (y las encuestas y las alianzas y las promesas) son el camionero Hugo Moyano y algunos de sus colaboradores más cercanos y el sector de los dirigentes independientes de la CGT oficialista (integrado por el estatal Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri de Obras Sanitarias). dijeron desde el sindicato de los obreros de la construcción. le están sacando las fichas. algunos lo están haciendo ahora.