MUNICIPALISMO

NOTA SOBRE La apuesta municipalista. La democracia
empieza por lo cercano, DEL OBSERVATORIO METROPOLITANO (Madrid, Traficantes de sueños, 2014)

YOUKALI, 17

cuanto a las competencias y al mismo tiempo
en cuanto a la financiación, ya que las fuentes
de los recursos para los
ayuntamientos son relativamente reducidas
y en gran medida han
estado ligadas a la regulación del suelo, lo
que les convirtió en
agentes decisivos en el
boom de la construcción en los decenios
pasados. Si las candidaturas municipalistas
democráticas se oponen a seguir el camino
de una nueva burbuja
inmobiliaria, su situación financiera tenderá a empeorar por lo que se hará necesario estudiar los presupuestos desde otro ángulo.
En tercer lugar y como consecuencia de lo anterior, los Ayuntamientos han quedado extremadamente endeudados. Recurrieron a la deuda en un
momento de crédito fácil en el que gozaban de estrechos lazos con las Cajas de Ahorro, pero la débacle en
la construcción ligada al desmantelamiento de las
Cajas, los ha dejado con créditos a los que hacer frente sin contar con un flujo continuado de ingresos. Por
ello los autores recomiendan que la primera tarea de
las candidaturas municipalistas en caso de resultar
vencedoras deberá ser el llevar a cabo una auditoría
completa e imparcial de la deuda. Sólo así se podrá
rechazar el pago de la misma o en su caso renegociarla, al tiempo que se piden responsabilidades por la
mala gestión anterior.
En cuarto lugar se augura que por las razones
anteriormente mencionadas y dada la complejidad
de los espacios urbanos, la gestión tendrá que inventar nuevas formas institucionales: estar muy abierta

ISBN: 1885-477X

El libro objeto de este comentario surge urgido por
una coyuntura: la que se abre en este país con las
elecciones municipales de 2015 y el nacimiento de
diversas iniciativas municipales para concurrir a
ellas. Por primera vez desde la Transición, el desencanto frente a los grandes partidos ha dado paso a
una voluntad de autoorganización en muchos pueblos y ciudades de la geografía española que están ya
poniendo a punto iniciativas ciudadanas para hacerse con el poder a nivel municipal. En algunas de ellas
alienta la idea de que “la democracia empieza por lo
más cercano”, que el poder local es el más cercano a
la ciudadanía y en cierto modo el eslabón primero
del edificio democrático.
El texto que comentamos discute con esta idea: a
ojos de sus autores esta asunción, por más que intuitivamente parezca certera, tiene varios puntos oscuros. En primer lugar, no es claro ya en el mundo globalizado actual que los territorios coincidan con las
comunidades. Es decir, si bien en pueblos o barrios
relativamente pequeños, tal vez siga dándose esa
identificación en la medida en que sus habitantes
siguen haciendo vida en “su” pueblo o en “su”
barrio, ésta no es ya la situación en muchas de las
zonas de las grandes ciudades que han quedado
incorporadas a las áreas metropolitanas de las ciudades de su entorno. Así es en Barcelona, en Madrid y
en muchas otras ciudades grandes. La unidad territorial del “barrio” queda relativamente diluida en el
espacio metropolitano y sus habitantes prefieren
comunidades no de barrio con las que mantienen
lazos más estrechos que con sus convecinos. No hay
pues nada “natural” en esas comunidades que pueda
servir de base para una política democrática común.
En segundo lugar, dicen sus autores, las competencias de los poderes locales son extraordinariamente reducidas; dependen en gran medida de decisiones que se toman a niveles superiores: regionales,
autonómicos, nacional-estatales o incluso europeos,
razón por la cual una política local exitosa debe tener
en cuenta esa dependencia. Dependencia legal en

página 29

por Montserrat Galcerán

El capítulo termina con algunas referencias a los movimientos vecinales en América latina. el fallido plan de Eurovegas. en especial el movimiento de los Provos holandeses y algunas notas sobre los Verdes alemanes. Tal vez éste sea la nota más interesante del texto y de la actual coyuntura: la apuesta municipalista se dibuja como un momento decisivo en la transformación democrática del Estado español que. algo de pasada. la importancia del concepto en el pensamiento y la práctica anarquista. se narran las experiencias del XIX situando la cuestión del gobierno local en las grandes asonadas de aquel siglo. La puja por las Olimpiadas. con la deuda lo que tiene como consecuencia reducciones y recortes en todos los gastos que dependen del municipio y la Comunidad. Aunque los planes hayan fallado nos hemos quedado. donde este movimiento logró mantener durante decenios algunos barrios ocupados obligando a la Administración a fuertes concesiones. absolutamente enraizada en el ideario neoliberal. 17 ISBN: 1885-477X al contacto con los movimientos sociales. las ventajas concedidas a varias corporaciones multinacionales. Frente a estas experiencias internacionales el capítulo tercero y el cuarto están centrados en la península. del aumento de su precio y de la atracción de población y de fuentes de negocio las claves de su riqueza. entre otras en Ámsterdam. estrechamente vinculado a los gestores financieros que vincula las oligarquías locales con las nacionales y globales. en especial los servicios sociales tales como educación. En este punto se hubiera podido insertar con más fuerza la experiencia de los movimientos de okupación en algunas ciudades europeas. eran todos ellos proyectos para que la máquina de dinero que supone la ciudad se ponga a funcionar a pleno rendimiento sin parar mientes en las dimensiones del endeudamiento. sanidad y vivienda. El capítulo segundo retoma experiencias municipalistas europeas del s. sin embargo. El primer capítulo se dedica a reconstruir la historia del municipalismo en la España moderna. por primera vez en muchos años. Se desarrolla así lo que los autores denominan un “empresarialismo urbano”.MUNICIPALISMO página 30 YOUKALI. ¡Ojalá que sirva para robustecer y hacer más crítico el empeño por ejercer con formas de nuevo cuño el poder local en los próximos años! . reactualiza la dimensión democratizadora de las luchas populares de los decenios anteriores. Los gastos faraónicos de la etapa de Gallardón.) el libro da un repaso más que suficiente a los temas más sobresalientes de lo que podemos denominar la “apuesta municipalista” por lo que es una lectura más que recomendable en las contiendas que se avecinan. que pesan ahora como una losa sobre la deuda municipal. Se menciona también. Aún así. XX. al que el Observatorio ha dedicada ya varios trabajos. especificar muy bien las condiciones para el ejercicio de los cargo e implementar formas de control y de transparencia. formaban parte del proyecto de convertir la ciudad en una de las primeras ciudades globales del planeta. implicar a la mayor parte de la población en el debate y la toma de decisiones. el objetivo primero y principal de la corporación municipal es atraer negocio al municipio. liberando suelo y haciéndolo atractivo a partir del supuesto de que esta actividad redundará en beneficio de los habitantes pero el bienestar de éstos es secundario con relación a las actividades económicas y especialmente inmobiliarias. es decir en un conjunto de dispositivos que hacen del incremento del suelo urbanizable. dicha gestión posiblemente entrañe conflictos con autoridades de nivel superior que tiendan a bloquear el funcionamiento de tales municipios. el tercero con un análisis sobre la ciudad como “máquina de crecimiento” (Growth machine) y el cuarto con un estudio del caso Madrid. El “caso Madrid” entra de lleno en este análisis. tanto los pronunciamientos militares como la apuesta federalista y la experiencia cantonalista durante la Primera República (1868-1874). Además de su aspecto programático el libro tiene también alcance histórico. A pesar de su reducida extensión (166 pág. El capí- tulo tercero analiza con detenimiento el rasgo específico de la ciudad capitalista contemporánea que la convierte en una máquina económica. Hamburgo y Berlin. Según esta perspectiva.