ĆĕŃęĚđĔ͟

‹‘Ž‡…‹ƒ›…‘ƪ‹…–‘‡‡Ž

–‡”‡†‹‘ƒ”†À‘
–ƒ”ƒ’ƒ“—‡Ó‘†‡Š‹Ž‡ǡ”‡ƪ‡š‹‘‡•ƒ’ƒ”–‹”
de indicadores osteológicos y arqueológicos 
ėĞĊđĆĈčĊĈĔ͙ 
ĔĉėĎČĔĊęĆĒĆđ͚
Resumen
&M BO…MJTJT PTUFPM™HJDP EF VOB DPMFDDJ™O EFM QFS“PEP *OUFSNFEJP 5BSE“P
EFM/PSUF(SBOEFEF$IJMF DFNFOUFSJP1JDBĭ DPNQMFKP1JDB5BSBQBD… 

SFQPSU™VOBCBKBGSFDVFODJBEFMFTJPOFTQPSDBVTBTWJPMFOUBT ī ĦĮīĮĬ
individuos), con un solo caso claro de violencia intergrupal. Esto contraEJDFMBHFOFSBMJ[BDJ™ORVFEVSBOUFUBMQFS“PEPFOMPT"OEFTDFOUSPTVSIBbría un aumento de la violencia y descarta la existencia de guerra al sur de
5BSBQBD…0USBTevidencias arqueológicas revisadas descartaron también la
guerra en Pica, pero se sugiere la celebración de combates rituales. Este
USBCBKPSFNBSDBMBOFDFTJEBEEFSFBMJ[BSN…TFTUVEJPTSFHJPOBMFTEJSJHJEPT
y específicos que mantengan separados los conceptos de violencia y sus
manifestaciones, el de la identificación de la guerra y el del entendimiento
del conflicto en las relaciones sociales entre los grupos que poblaron la
región, pues lo último comprende una mayor complejidad en su abordaje.
Palabras clave: Intermedio Tardío$IJMFWJPMFODJBUSBVNBT™TFPTDPOªJDUP

Ħ bSFBEF"SRVFPMPH“B 6OJWFSTJEBE#PMJWBSJBOB $IJMF 
BSZFMQBDIFDP!HNBJMDPN
ħ %FQBSUBNFOUP EF "OUSPQPMPH“B  'BDVMUBE EF $JFODJBT 4PDJBMFT  6OJWFSTJEBE EF $IJMF 
<SPSFUBNB!VDIJMFDM 
‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͝͝ .

Abstract 5IFPTUFPMPHJDBMBOBMZTJTPGBDPMMFDUJPOGSPNUIF-BUF*OUFSNFEJBUFQFSJPEPG/PSUIPG$IJMF 1JDBĭ$FNFUFSZ1JDB5BSBQBD…$PNQMFY GPVOE B MPX GSFRVFODZ PG MFTJPOT QSPEVDU PG WJPMFOU DBVTFT ī ĦĮ īĮĬ JOEJWJEVBMT XJUIPOMZPOFDFSUBJODBTFPGJOUFSHSVQBMWJPMFODF5IJTEPFT OPUTVQQPSUUIFJEFBBCPVUUIFJODSFBTFEBOEHFOFSBMJ[FEWJPMFODFEVSJOH UIBUQFSJPEJO$FOUFS4PVUIPGUIF"OEFTBOEBMTPEJTDBSEUIFFYJTUFODFPGXBSGBSFJO5BSBQBD…0UIFSTBSDIBFPMPHJDBMFWJEFODFTSFWJFXFEBMTP EJTDBSEUIBUXBSGBSFPDDVSSFEBU1JDB CVUDFMFCSBUJPOPGSJUVBM©HIUTJT TVHHFTUFE5IJTTUVEZSFNBSLTUIFOFDFTTJUZPGDPOEVDUJOHNPSFTQFDJ©D SFTFBSDIBUMPDBMMFWFMT XIJDILFFQTFQBSBUFEUIFDPODFQUTPGWJPMFODFBOE JUTNBOJGFTUBUJPOTGSPNUIFJEFOUJ©DBUJPOPGXBSGBSFBOEUIFVOEFSTUBOEJOH PGDPOªJDUJOUIFTPDJBMSFMBUJPOTIJQTCFUXFFODPNNVOJUJFTUIBUMJWFEBU UIFSFHJPO CFDBVTFUIFMBUUFSDPNQSFIFOETBNPSFDPNQMFYBQQSPBDI Keywords-BUF*OUFSNFEJBUF$IJMFWJPMFODFCPOFUSBVNBDPOªJDU ͙͝͞ Universidad de la República .

1984. la supuesta existencia de guerra o agresión organizada entre unidades políticamente autónoNBT 5IPSQFħĥĥĨĦĩī EVSBOUFFM*OUFSNFEJP5BSE“PEFMOPSUFEF$IJMFTPMPQPES…TFSDPNQSPCBEB SFGVUBEBPNPEJ©DBEBFOMBNFEJEBFORVFMBJOWFTUJHBDJ™OFO este tema progrese. Por lo tanto. pero los datos para el Intermedio Tardío (Cultura "SJDB 'BTFT4BO. 2000. #JPBSRVFPM™HJDBNFOUF MB violencia debe ser entendida como agresión física que es metodológicamente abordable a partir de sus consecuencias (traumas óseos).JHVFM1PDPNB(FOUJMBS FTU…OEJTQFSTPTPOPDVFOUBODPOBETDSJQDJPOFT arqueológicas precisas (Castro y Aspillaga 2004).3 Por ello se abordaron las evidencias provenientes y relacionaEBTDPOVOTJUJPEFM…SFBBSRVFPM™HJDBEFMPT7BMMFT0DDJEFOUBMFT FTQFD“©DBNFOUF EFMBTVCSFHJ™OEF5BSBQBD… EPOEFFMQFS“PEP*OUFSNFEJP5BSE“PFTEFOPNJOBEP DPNQMFKP BSRVFPM™HJDP 1JDB5BSBQBD… &M TJUJP TF EFOPNJOB DFNFOUFSJP 1JDB ĭ  MPDBMJ[BEPFOFMPBTJTEF1JDBBĦĨĥĥNTON ©HVSBĦ ZMPTGFDIBEPTSBEJPDBSC™OJDPTEFUSFTNVFTUSBTEFIVFTPIVNBOPJOEJDBSPODPOUFYUPTDPOUFNQPS…OFPTFOUSFFMĮĥĥZFMĦħĭĥDBM`E$ $BUBM…OħĥĥīĦĥħĦĥĨ 4JCJFOMPTEBUPT 3 En los Valles Occidentales. mientras que la identificación de la guerra comprende la consideración de un conjunto de indicadores arqueológicos y osteológicos. ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. existen investigaciones de traumas esqueletales o de evidencia osteológica de violencia abocadas a períodos tempranos del sector de Arica (Standen et al. el alza de lesiones durante el Intermedio Tardío es interpretada como reflejo del aumento de la violencia dentro de las comunidades producto del estrés QPSMPTSFDVSTPTZDBNCJPTTPDJBMFT 5PSSFT3PVţZ$PTUBħĥĥīīĭīĮ 1PSPUSP MBEP  #FSFOHVFS ħĥĥī  SFMBDJPOB FTUF BVNFOUP DPO MB JEFB EFM Auca Runa (o FEBEEFMPTHVFSSFSPT TFH£OMBEFOPNJOBDJ™OEF(VBN…O1PNBEF"ZBMBQBSBFM período anterior a los incas) y por tanto lo considera como evidencia de violencia intergrupal (guerra). con variaciones regionales y zonales. FO UPEB FM …SFB BOEJOB "SLVTI Z 4UBOJTI ħĥĥĪ /JFMTFO ħĥĥĬ  1BSB FM /PSUF (SBOEFEF$IJMF BVORVFBMHVOPTNBUFSJBMFTBSRVFPM™HJDPTIBOTJEPJOUFSQSFUBEPT DPNP JOEJDBEPSFT CŽMJDPT #FSFOHVFS ħĥĥī Ĩĭ /JFMTFO ħĥĥĬ  Z TF IBO JEFOtificado interacciones violentas en el oasis de San Pedro de Atacama (figura 1) 5PSSFT3PVţet alħĥĥĪ5PSSFT3PVţZ$PTUBħĥĥī FMUFNBOPDPOTUJUVZFIBTUB BIPSBVOBTQFDUPGVOEBNFOUBMQBSBMBBSRVFPMPH“BEFFTUFQFS“PEP-PTFTUVEJPT CJPBSRVFPM™HJDPTTJTUFN…UJDPTFOGPDBEPTBMBC£TRVFEBEFFWJEFODJBPTUFPM™HJDBEF violencia en San Pedro de Atacama demostraron mayor violencia durante el peS“PEP*OUFSNFEJP5BSE“PBMDPOTUBUBSRVFMBUBTBEFMFTJPOFTUSBVN…UJDBTSFTVMUBEP EFBHSFTJPOFTFSBTJHOJ©DBUJWBNFOUFN…TBMUBRVFMBTDVBOUJ©DBEBTQBSBQFS“PEPT BSRVFPM™HJDPT BOUFSJPSFT P QPTUFSJPSFT 5PSSFT3PVţ et al ħĥĥĪ 5PSSFT3PVţ Z $PTUB ħĥĥī  4JO FNCBSHP  IBZ EJGFSFODJBT FO DVBOUP B MB JOUFSQSFUBDJ™O EFM espacio de interacción (intragrupal-intergrupal) en el que se presentó la violencia. Standen y Arriaza 2000). Por un lado. Costa et al.Introducción 1BSBFMQFS“PEP*OUFSNFEJP5BSE“P PEFEFTBSSPMMPTSFHJPOBMFT TFIBQMBOUFBdo la existencia de situaciones de conflicto.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͟͝ .

de traumas esqueletales en la muestra de Pica 8 son escasos y parciales (Munizaga ĦĮĬĩ3FUBNBMZ1BDIFDPħĥĥī TFIBFTQFDVMBEPRVFMPTIBCJUBOUFTEFMPBTJT tomaron parte en conflictos violentos intergrupales al suponer que ciertos elemenUPTFOMBTPGSFOEBTZBKVBSFTGVOFSBSJPT DBTDPTZQFUPTP¼BSNBEVSBT½ #FSFOHVFS 2006) pertenecieron a ‘guerreros’. Estos guerreros estarían «particularmente bien representados en el cementerio Pica-8 […] [y] […] reflejarían un clima bélico que se IBMMBHFOFSBMJ[BEPFOFTUBŽQPDBBUSBWŽTEFHSBOQBSUFEFMPT"OEFTÅ #FSFOHVFS Z$…DFSFTħĥĥĭĦĩĨ FOEPOEFÄMBTFYQFEJDJPOFTDBSBWBOFSBTZMBQSPQJBWJEBFO la región contemplaban la posibilidad de encuentros violentos con otros grupos» #FSFOHVFSħĥĥīĨĬMBTDVSTJWBTTPOOVFTUSBT  Se presentan a continuación los resultados de la búsqueda y la caracterización de la evidencia osteológica de violencia en los individuos recuperados del TJUJPDFNFOUFSJP1JDBĭQFSUFOFDJFOUFBMDPNQMFKP1JDB5BSBQBD… DPOFMPCKFUJvo de aportar con datos empíricos a la noción de violencia generalizada durante el período Intermedio Tardío y a la interpretación del espacio de interacción JOUSBHSVQBMJOUFSHSVQBM FOFMRVFMBTMFTJPOFTQVEJFSPOIBCFSTFQSPEVDJEP ‹‰—”ƒ͙Ǥƒ’ƒ“—‡—‡•–”ƒŽƒ—„‹…ƒ…‹×†‡ƒ‡†”‘†‡–ƒ…ƒƒ›†‡‹…ƒ Elaboración propia ͙͝͠ Universidad de la República .

2008). cuenta con proveniencia espacial dentro del cementerio (sector y tumba) (bases de datos de MB6OJWFSTJEBEEF$IJMFQBSBVOEFUBMMFEFMBQSFTFSWBDJ™OZDPOTFSWBDJ™OWFS 1BDIFDPħĥĦĥħĪĨĦ  ƒ„Žƒ͙Ǥ‘’‘•‹…‹×†‡Žƒ—‡•–”ƒƒƒŽ‹œƒ†ƒȋγ͟͡Ȍ’‘”•‡š‘›‡†ƒ† /J—PT   Femeninos   Masculinos   Categoría de edad: años n Categoría de edad: años n Categoría de edad: años n Feto: nonatos 1 Infantes II: 10-15 1 Infantes II: 10-15 2 Perinatos 2 Subadultos: 15-20 1 Subadultos: 15-20 2 Lactantes: 0-5 9 Adultos jóvenes: 20-35 18 Adultos jóvenes: 20-35 15 Infantes I: 5-10 11 Adultos medios: 35-50 19 Adultos medios: 35-50 13 Total 23 Adultos mayores: > 50 1 Adultos mayores: > 50 1       Total )BZBEFN…TVO OĦ BEVMUP joven de sexo indeterminado 40 Total 33 Elaboración propia La muestra se compone de un total de 29 individuos inmaduros (fetos. Walker 2001: 582-584. Finalmente. infantes y subadultos) y 68 adultos. ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. en su mayoría. Las lesioOFTGVFSPOSFHJTUSBEBT EFTDSJUBTZGPUPHSB©BEBT1BSBVODBTPBEFN…TTFSFBMJ[BSPO radiografías digitales. 2009) y que. se pueden explicar algunos puntos específicos relacionados con la caracterización de las relaciones sociales de esta comunidad. perinatos. figura 1). conservada BDUVBMNFOUFFOMPTEFQ™TJUPTEFM…SFBEF"OUSPQPMPH“B'“TJDBEFMB'BDVMUBEEF $JFODJBT4PDJBMFTEFMB6OJWFSTJEBEEF$IJMF -FNQet al.Luego se desarrolla una discusión que revisa antecedentes arqueológicos pertinentes a la identificación de la guerra y de la violencia con el objetivo de poner a prueba si estos identifican la existencia de guerra en Pica durante el Intermedio Tardío. ƒ–‡”‹ƒŽ›±–‘†‘ 4FFTUVEJ™VOBNVFTUSB OĮĬ UBCMBĦ EFMPTSFTUPTIVNBOPTSFDVQFSBdos del cementerio arqueológico Pica 8 (oasis de Pica. La muestra BOBMJ[BEB JODMVZ™ DBTPT JOWFOUBSJBEPT  DPO TFYP Z FEBE FTUJNBEPT #VJLTUSB Z 6CFMBLFSĦĮĮĩ4DIBFGFSet al. desde la perspectiva del conflicto. lactantes. Galloway 1999. Ortner 2003). se discute cómo.FSCTĦĮĭĮ-PWFMMĦĮĮĬ ħĥĥĥ ħĥĥĭ"VGEFSIFJEFZ3PES“HVF[ Martín 1998. Cada elemento óseo de estos individuos fue observado macroscópicamente en búsqueda de lesiones trauN…UJDBT SFMBDJPOBCMFT DPO WJPMFODJB &T EFDJS  QSPEVDUP EF NFDBOJTNP EJSFDUP  debidas a algún tipo especial de elemento o en una localización típica —patrón FTRVFMFUBMÇ .

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͝͡ .

6 40-45 años #ĥĩĩħ $S…OFPBSDPTVQFSDJMJBS Inter Intra x » » » » » » x » x *2 sigmas. lo que sería confirmado por la identificación SBEJPHS…©DB EF VO QFRVF—P GSBHNFOUP EFTQSFOEJEP EFM QSPZFDUJM RVF RVFE™ alojado dentro del tejido óseo reparado. 4FDUPS% UVNCBĨĥ 30-40 años #ĥĬĮī Ubicación de la lesión (es) Costilla. posiblemente pedunculada con aletas MBUFSBMFT JODSVTUBEBFOMBQSJNFSBDPTUJMMBEFSFDIB ©HVSBħ MPRVFQVFEFDPOsiderarse como prueba inequívoca de violencia intergrupal (Ferguson 1997: Ĩħħ'JTIFSĦĮĭĮFO$IBQNBOĦĮĮĮĦĥĮ QVFTDPSSFTQPOEFBVOQSPZFDUJM EF ªFDIB MBO[BEB DPO BSDP %POBME +BDLTPO  DPNVOJDBDJ™O QFSTPOBM  4FH£O Retamal et al. 4%530. $S…OFPOBTBM #ĥĩĮĨ 4FDUPS# UVNCB  $S…OFPOBTBM #ĥĩĩĥ Sector I. tumba 32. Femenino. edad 1 Procedencia cementerio. Masculino. 2 35-40 años Masculino. tumba 63. A continuación se organiza la exposición de los resultados buscando establecer si las lesiones óseas remiten a agresión intergrupal o intragrupal (tabla 2). n. */5$"-Įĭ 1BDIFDPħĥĦĥĦĥ Elaboración propia Uno de los individuos (caso 1. tumba 3. 4 #ĥĩĩĬ $S…OFPGSPOUBM 35-40 años #FUBħħĥĮħĨ ĦĥĨĥĦħĨĥE$ $S…OFPGSPOUPQBSJFUBM Sector I. 3 40-45 años Sector G. ƒ„Žƒ͚Ǥ”ƒ—ƒ•’‘”…ƒ—•ƒ˜‹‘Ž‡–ƒ‹†‡–‹Ƥ…ƒ†‘• ‡Žƒ—‡•–”ƒƒƒŽ‹œƒ†ƒȋγ͞Ȍ Caso Sexo. Sector F. el individuo fue ͙͘͞ Universidad de la República . tumba 4.° JOWFOUBSJP GFDIBEP Masculino. masculino) presentó una punta de proyectil triangular de lutita o basalto. Todos estos traumas afectaron a inEJWJEVPTBEVMUPT ĭ ĭīFOīĭJOEJWJEVPTBEVMUPT ZTFDMBTJ©DBSPODPNPante mortem u ocurridos en vida. (2009) la dirección de entrada fue de lateral a medial y de anterior a posterior y luego del impacto el pedúnculo y la aleta ausente pudieron quebrarse al extraerse el astil. Posterior al evento. proyectil incrustado Pie. pérdida de los dedos $S…OFPGSPOUBMZOBTBM Masculino.Resultados &O UPUBM  TFJT EF MPT ĮĬ JOEJWJEVPT BOBMJ[BEPT ī ĦĮ  QSFTFOUBSPO QPS MP menos un trauma debido a causa violenta. pues presentan evidencias de reparación ósea en diferentes grados. 5 #ĥĩĨĭ $S…OFP 40-45 años #FUBħħĥĮħĩ ĦĦĬĥĦħĭĥE$ GSPOUPDJHPN…UJDB $S…OFPGSPOUBM Femenino.

es posible plantear asociaciones y realizar inferencias acerca de sus causas. ‹‰—”ƒ͚Ǥƒ†‹‘‰”ƒˆÀƒ†‹‰‹–ƒŽ†‡Žƒ’”‹‡”ƒ…‘•–‹ŽŽƒ†‡”‡…Šƒ †‡Ž…ƒ•‘͙ȋ‹…ƒ͠ǡ͛͘Ȍ Radiografía tomada por los autores Los otros cinco individuos (tres masculinos y dos femeninos) presentaron IVOEJNJFOUPTPFMFWBDJPOFTEJTDSFUBTQSPEVDUPEFHPMQFT FOMBDBSBPFOFMGSPOUBM TJNJMBSFTBMPTIBMMBEPTFOFMQSJNFSDBTP4FH£OVODSJUFSJPEFMPDBMJ[BDJ™O específica de las lesiones y atendiendo al sexo de los afectados (figura 3). que comenzó una BDUJWJEBE SFHFOFSBUJWB  GPSNBOEP IVFTP BMSFEFEPS EFM DVFSQP EF MB QVOUB EF QSPZFDUJMIBTUBDVCSJSMPDBTJDPNQMFUBNFOUF &TUFJOEJWJEVP DBTPĦ BEFN…TQSFTFOU™QŽSEJEBante mortem de los dedos EFMQJFJ[RVJFSEP QFSPSFTVMUBQSPCMFN…UJDPEJTUJOHVJSTJFTUP£MUJNPGVFQSPEVDto de algún tipo de amputación (quirúrgica o por castigo) o corresponde a un IFDIPBDDJEFOUBMDPNPQMBOUFB.capaz de recuperarse del trauma como evidencia el periostio. pero la interpretación (intragrupalintergrupal) es compleja si se considera únicamente la evidencia osteológica.VOJ[BHB ĦĮĬĩ &OFTUFJOEJWJEVPTFJEFOUJ©DBSPOUBNCJŽOPUSPTUSBVNBTFOFMDS…OFP GSBDUVSBOBTBMZEFQSFTJ™OFOGSPOUBM RVF indican su exposición a situaciones violentas. ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͙͞ .

Los últimos dos individuos afectados (casos 5 y 6) corresponden a casos femeninos y ambos presentan dos lesiones craneanas cada uno. ħĥĥħħħĩ FOMBEPEFSFDIPEFMGSPOUBMZFOFMBSDPTVQFSDJMJBSEFSFDIP&TUB £MUJNBMPDBMJ[BDJ™O QFSJPSCJUBM DPODVFSEBDPOMBEFMBMFTJ™OGBDJBMIBMMBEBFO ͙͚͞ Universidad de la República . SITĨħ QSFTFOUBVOIVOEJNJFOUPFOFM…SFBGSPOUPQBSJFUBMEFSFDIBRVFSFNJUF BM JNQBDUP EF VO PCKFUP EJSJHJEP P MBO[BEP IBDJB MB DBCF[B Z VO IVOEJNJFOUP VCJDBEPFOMB[POBGSPOUPDJHPN…UJDBEFSFDIBRVFSFNJUFN…TCJFOBVOHPMQFEJSJgido a la cara (por ejemplo. Tung 2007). SFT4) QSFTFOU™ FWJEFODJBT EF QFSJPTUJP IJQFSBDUJWP P GPSNBDJ™O ™TFB IFUFSPUS™©DB EF IFNBUPNBTPTJ©DBEPTDPNPSFBDDJPOFTQPTUSBVN…UJDBTBHPMQFTEJSFDUPT &TIFE et al. piedra) lanzado con la mano o con una IPOEB/PTFQVFEFJOEJDBSTJGVFQSPEVDUPEFVODPNCBUFPEFVOBUBRVF OJTJ se produjo en un contexto intra o intergrupal. Roksandic et al. Standen y Arriaza 2000. El otro individuo femenino (caso 6. las cuales se consideran como la manifestación esRVFMFUBMN…TDPN£OEFWJPMFODJBEJSJHJEBBMBDBSB 8BMLFSĦĮĮĬĦĪĩ ZQPES“BO SFMBDJPOBSTFDPOPUSPTSFQPSUFTEFMFTJPOFTJEŽOUJDBTIBMMBEBTFOSFTUPTIVNBOPT EF DPNVOJEBEFT BOEJOBT QSFIJTQ…OJDBT JOUFSQSFUBEBT  Z EFCJEBT B DPNCBUFT SJtuales —tinku— (Lessa e Mendonça 2006. 2006) que IBCS“BTJEPQSPWPDBEBQPSVOBNB[BPHBSSPUF $IBHOPOFO8BMLFSĦĮĮĬ PQPS un proyectil arrojadizo (por ejemplo. sugiriendo agresiones JOTUJUVDJPOBMJ[BEBT"SLVTIZ4UBOJTI ħĥĥĪ JOEJDBORVFFTUBTQS…DUJDBTTPOFYQMJDBDJPOFTN…TWJBCMFTEPOEFIBZBFWJEFODJBEFDPNCBUFsin evidencia de efectos QPM“UJDPTPEFNPHS…©DPTNBZPSFT QPSFKFNQMP BMUBTUBTBTEFUSBVNBFTRVFMFUBM  /PQPEFNPTTBCFSTJFTUPTTFEJFSPOFODPOUFYUPTJOUSBPJOUFSHSVQBMFT Otro individuo masculino (caso 4) presenta una lesión en la parte superior EF MB DBCF[B IVOEJNJFOUP TJO DPNQSPNJTP EF MB UBCMB JOUFSOB  RVF JOEJDBS“B violencia (Walker 1989. Uno de ellos (caso 5. ‹‰—”ƒ͛Ǥ‘…ƒŽ‹œƒ…‹×‡‡Ž…”ž‡‘†‡Žƒ•Ž‡•‹‘‡•‹–‡”’”‡–ƒ†ƒ• †‡„‹†ƒ•ƒ˜‹‘Ž‡…‹ƒǡƒ‰”—’ƒ†ƒ•’‘”•‡š‘ Elaboración propia &OUSFFTUPTDJODPJOEJWJEVPTIBZEPTNBTDVMJOPT DBTPTħZĨ RVF£OJDBNFOte presentan fracturas nasales. puñetazo).

la osteología ofrece el mejor indicador arqueológico de la magnitud y frecuencia de la violencia física efectiva que acompaña a un tiempo de guerra» /JFMTFOħĥĥĬħĭ MPTSFTVMUBEPT ĩ Ä*OUIFTFOPOTUBUFDPOUFYUT<¸>XFTIPVMEFYQFDUUIBUXBSQBSUJFTXPVMEIBWFCFFOTNBMMFS  defenses less impressive and attacks more likely aimed at raidJOH IBSBTTNFOU PSUIFDBQUVSF PGQSJTPOFSTBOEUSPQIJFTSBUIFSUIBOUIFDPORVFTUPGUFSSJUPSZBOETVCKFDUTÅ Ä&OFTUPTDPOUFYUPTOPFTUBUBMFT<>EFCFS“BNPTFTQFSBSRVFMPTCBOEPTHVFSSFSPTIVCJFTFOTJEPQFRVF—PT  MBTEFGFOTBTNFOPTJNQPOFOUFTZMPTBUBRVFTNBTPSJFOUBEPTBMTBRVFP IPTUJHBNJFOUPPBMB captura de prisioneros y trofeos que a la conquista de territorio y de persona». al menos el caso de la punta de proyectil remite a violencia intergrupal y las lesiones periorbitales encontradas en individuos femeninos podrían remitir la violencia intragrupal. incluso interfamiliar o doméstica (Larsen 1999. aunque no podemos saber si estos se dieron en contextos intra o intergrupales. Al contrario. Los resultados del presente estudio indicaron la existencia de traumas óseos SFMBDJPOBCMFTDPOWJPMFODJB QFSPFOFTDBTBGSFDVFODJB ī ĦĮ DPNQBSBEP QPS FKFNQMP DPOFMĨĪSFQPSUBEPQBSBFMNJTNPQFS“PEPFO4BO1FESPEF"UBDBNB 5PSSFT3PVţZ$PTUBħĥĥī MPRVFEFTDBSUBS“BVOFTUBEPHFOFSBMJ[BEPEFWJPlencia en Pica. Finalmente. Jackes 2004). las características mortuorias o de enterramiento. la iconografía ZMPTTJTUFNBTEFBTFOUBNJFOUPPDPOTUSVDDJPOFTEFGFOTJWBT )BTTħĥĥĦ"SLVTI Z4UBOJTIħĥĥĪĦĪ/JFMTFOħĥĥĬ 5FOJFOEPQSFTFOUFRVFDPOTUJUVZFVOHSVQP carente de una formación estatal (Uribe 2006: 96)4 se describe y discute a continuación cada una de las evidencias para establecer si constituyen o no prueba de la existencia de guerra en Pica. Retomando BIPSB MBT MFTJPOFT DSBOFBOBT RVF TF JEFOUJ©DBSPO FO FM DBTP Ħ  TF PCTFSWB VOB concordancia dentro del conjunto. posiblemente rituales. traducción de MPTBVUPSFT  "SLVTIZ4UBOJTIħĥĥĪĬ  ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. Atendiendo a que «indudablemente. las armas u otros objetos vinculables a conflicto. En síntesis (tabla 2). las lesiones nasales observadas podrían ser caracterizadas como debidas a combates. pues este individuo masculino presentó una fractura ubicada en el frontal y una fractura nasal. no es posible discernir si lesiones frontales presentes tanto en individuos femeninos como masculinos se produjeron en combates-agresiones cuerpo a cuerpo o a distancia y tampoco si fueron en un DPOUFYUPEFMVDIBJOUSBHSVQBMPJOUFSHSVQBM ‹•…—•‹× Las evidencias arqueológicamente relevantes para la identificación de la violencia y de la guerra son la evidencia osteológica. pero el contexto EFFTUPTFTEJG“DJMEFJOUFSQSFUBS QVEJFOEPIBCFSTVDFEJEPBOJWFMJOUSBHSVQBM  intergrupal o a ambos. Tomando en consideración estas diferencias. se puede indicar que las lesiones periorbitales son consideradas como prueba del ataque a una víctima pasiva y reflejo de violencia intergrupal. Los traumas nasales observados en los individuos masculinos indicarían la existencia de combates.FMPUSPJOEJWJEVPGFNFOJOPZTFEJGFSFODJBOBNCBTEFMBTIBMMBEBTFOJOEJWJEVPT masculinos (nasales).

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͛͞ .

las descripciones de varias de las posibles armas las descartarían como tales. uno de los arcos encontrados es considerado «seHVSBNFOUFTJNC™MJDPÅ . sus características no apoyarían tampoco considerarlas como evidencia de guerra. Por un lado. artifacts TVDIBTXFBQPOT BSNPS¸Å "SLVTIZ4UBOJTIħĥĥĪĦĪ $POSFTQFDUPBMPQSJNFSP FOFMDBTPEFMDFNFOUFSJP1JDBĭMBNFOUBCMFNFOUFDBTJOPIBZJOGPSNBción de las excavaciones (Gordon 1964). lo que descarta entierros NBTJWPTTJNVMU…OFPT GPTBDPN£OEFJOEJWJEVPTEFEJTUJOUBTFEBEFT NVFSUPTQPS un grupo enemigo. todos masculinos) podrían remitir a combates rituales. Finalmente. Por ejemplo. se reitera la sugerencia de que las fracturas nasales encontradas (3 de 6 casos.también descartan que el grupo estuviera involucrado en la guerra. 1999: 59). La mayoría de los otros casos registrados no fueron claros de interpretar ZBVORVFMBTMFTJPOFTDSBOFPGBDJBMFTJEFOUJ©DBEBTCJFOQPES“BOIBCFSPDVSSJEP durante situaciones de violencia intracomunitaria o intergrupal. pero puede indicarse que en general los cuerpos se ubicaron en fosas simples e individuales. Si bien se identificó un caso claro de violencia intergrupal (punta de proyectil incrustada). la asociación mortuoria entre individuos y elementos relacionables con conflicto («warriors’graves. y IBZªFDIBTZBTUJMFTEFªFDIBTTJOSBOVSBTEFQSPQVMTJ™O $BUBM…OħĥĥīĩĥĩĦ  &TUPN…TRVFQSVFCBPSFªFKPEFTJUVBDJPOFTEFWJPMFODJBFGFDUJWBP FOFMDBTP de los últimos. su presencia aislada y la falta de evidencias de lesiones producidas durante encuentros violentos fatales dentro de la colección analizada no permite sugerir guerra. para ejemplos del Mesolítico ver Vencl.MBUBSĦĮĭĩ OÚJOWFOUBSJPĦħħħ MBTQVOUBTEFªFDIB únicamente son de madera o de espinas de cactus. incluso como parte del instrumental utilizado para la caza. segundo. Con relación a las características mortuorias o de enterramiento es posible FOGPDBSTF FO EPT BTQFDUPT C…TJDPT 1SJNFSP  MBT DBSBDUFS“TUJDBT QBSUJDVMBSFT EF depositación del cuerpo o los cuerpos y. sugiere DPOTJEFSBSMPTDPNPFMFNFOUPTSJUVBMFT"MSFTQFDUP $BUBM…OJOEJDBRVFQPES“BO SFQSFTFOUBSPCKFUPTEFDPNCBUFSJUVBMÄRVJ[…TQSBDUJDBEPQPSFMEJGVOUPPTVTEFVEPTFOGFTUJWJEBEFTDPNVOBMFTÅ ħĥĥīĦĥĥ 1BTBOEPBIPSBBMPTFMFNFOUPTRVF corresponden a vestimenta o indumentaria. pues no se dispone actualmente de la información del o los individuos provenientes de las tumbas donde se encontraron los conjuntos de ofrendas-ajuares que incluyen PCKFUPTWJODVMBCMFTBDPOªJDUP 1BDIFDPħĥĦĥĭĩ  &MBO…MJTJTEFFTUPTPCKFUPT UBCMBĨ TVHJFSF TJOFNCBSHP DPOTJEFSBSMBNBZPS“B DPNP FMFNFOUPT SJUVBMFT  DPO FYDFQDJ™O EF MBT CPMFBEPSBT Z MBT IPOEBT  las que pudieron causar algunas de las lesiones observadas en los individuos del cementerio Pica 8. los cascos y petos piqueños (figura 4) IBOTJEPJOUFSQSFUBEPTDPNPFODMBSBBTPDJBDJ™ODPODPOªJDUPTCŽMJDPT /JFMTFO ͙͜͞ Universidad de la República . no de proyectiles líticos. que es un criterio de identificación cuando la guerra afecta a un grupo como un todo #SPUIXFMMĦĮĮĮħĪ %FBDVFSEPBMPTFHVOEP VOFTUVEJPEJSJHJEPDPODMVZ™ que no es posible «identificar»arqueológicamente a los supuestos guerreros de la comunidad a partir de la reconstitución de las asociaciones mortuorias.

paradójicamente. den cuenta de que en el pasado la comunidad —o sus ancestros—estuvieron involucrados en DPOªJDUPTWJPMFOUPT /JFMTFOħĥĥĬĨħ Z QPSUBOUP TFBOSFTBCJPTPSFNFNCSBOzas separadas temporalmente de los eventos o procesos que las determinaron y configuraron. sugiriendo un orden que trata de contenerla o controlar sus efectos (Clastres ĦĮĬĭ FO 6SJCF Z "E…O ħĥĥĭ ĦĪĭĦĪĮ  6OB NBOFSB FT DPOTJEFSBS RVF FTUPT PCKFUPTQPES“BOIBCFSTJEPVUJMJ[BEPTQPSM“EFSFTPDBVEJMMPT 6SJCFħĥĥīĦĥĬ  en ceremonias.5 La sublimación del conflicto. Esta acotación surgiría de posibles situaciones EFMQBTBEPEFMHSVQPZTJODS™OJDBTBFTUF%FOUSPEFMBTIJTU™SJDBT FTQPTJCMF que los combates rituales constituyan un epifenómeno.ħĥ WBSJPTDPOUFOJFOEPªFDIBT BTUJMFT UFEFªFDIBT y fragmentos de astiles) Manoplas 4 'MFDIBT BTUJMFT WFOBCMPT Vestimenta o indumentaria #PMFBEPSBT 1 Hondas Cascos o maderos en proceso de convertirse en cascos Petos 9 Pulseras 1 7 4 'VFOUF1BDIFDP ħĥĦĥ %FFTUBGPSNBTFFYQMJDBS“BOBEFN…TMBTDBSBDUFS“TUJDBTEFWBSJBTEFMBTMFsiones óseas encontradas y la presencia en las ofrendas de armas que no fueron tales. es decir. pero la consagrarían a espacios e individuos. tanto dentro como fuera de su comunidad.ħĥĥĬ  QVFT TF—BMBS“BO MB FYJTUFODJB EF ÄHVFSSFSPTÅ #FSFOHVFS ħĥĥī  QFSP  BM considerar que las evidencias bioarqueológicas revisadas indican la ausencia de conflictos violentos intergrupales (guerra). Ī 1PSFKFNQMP 3PCC ĦĮĮĬĦĨĭ DPODMVZFRVFÄ*GDSBOJBMUSBVNBTSFªFDUTUIFMFWFMPGJOUFSQFSTPOBM WJPMFODF  UIJT USBKFDUPSZ DPOUSBEJDUT BSDIBFPMPHJDBM FWJEFODF  XIJDI TVHHFTUT UIBU ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. Con esto nos referimos a que los objetos reflejan la tensión. inclusive donde la celebración cultural de la violencia puede tener una relación inversa con su frecuencia. entonces. en vez de servir para la guerra funcionarían para evitarla. proponemos entender estos elementos como representaciones sublimadas del conflicto de dos maneras complementarias que. para cimentar y repreTFOUBSTJNC™MJDBNFOUFTVMJEFSB[HP 1BDIFDPħĥĦĥ ZMBPUSBFTQPOEFSBSRVFFO aquellas ceremonias pudoIBCFSTJUVBDJPOFTEFDPNCBUFT QFSPBOJWFMSJUVBM ƒ„Žƒ͛Ǥ Número de objetos relacionables con conflictos ’”‡•‡–‡•‡Žƒ•‘ˆ”‡†ƒ•›ƒŒ—ƒ”‡•†‡Ž…‡‡–‡”‹‘‹…ƒ͠ n Arcos o maderos en proceso de convertirse en arcos 12 ħªFDIBT N…TEFĦĭĥBTUJMFTZVOO£NFSP indeterminado de fragmentos de astiles (> 60) Posibles armas Carcaj (bolsa para el transpor.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͞͝ .

Por otro lado. es esperable que en esta integración de comunidades locales puedan desarrollarse climas de UFOTJ™O 6SJCFZ"E…OħĥĥĭĦĪī FOEPOEFMBSFB©SNBDJ™OEFJEFOUJEBEFTMPDBMFT QPES“B IBCFS HFOFSBEP DPOªJDUPT JOUFSHSVQBMFT RVF QVEJFSPO EFSJWBS FO TJUVBDJPOFTEFWJPMFODJBFGFDUJWB FOBMHVOPTDBTPT PCJFOIBCFSTJEPTVCMJNBEPT simbólicamente. 2005).se relacionaría con un particular tipo de liderazgo ejercido por las autoridades ŽUOJDBT MPDBMFT  MBT DVBMFT QVEJFSPO IBCFS MFHJUJNBEP TV QPTJDJ™O NFEJBOUF MB celebración simbólica de la violencia en determinados contextos. DPOTJEFSBOEP RVF FM HSVQP IBCS“B FTUBEP JOUFSBDUVBOEP DPO PUSPT B OJWFM DPmercial. que suponemos que eran frecuentes si relacionamos a la élite pique—BDPOFMDPOUSPMPFYQMPUBDJ™OEFW“BTDBSBW…OJDBT MBTDVBMFTIBCS“BODPOWFSUJEP B1JDBFOVOTJUJPEFªVJEPJOUFSDBNCJP /£—F[ĦĮĭĩ#SJPOFTet al. ver Härke 1990. no existen datos específicos en materiales recuperados del cementerio Pica 8. aunque manteniendo su autonomía. ‹‰—”ƒ͜Ǥƒ•…‘•›’‡–‘†‡‹…ƒ͠ 'VFOUF#FSFOHVFSħĥĥī©HVSBĦĩZ$BUBM…Oħĥĥī©HVSBĩC SFTQFDUJWBNFOUF Con respecto a iconografía relacionada con violencia o con guerra. ͙͞͞ Universidad de la República . pues los estuEJPTEFJDPOPHSBG“BFOUFYUJMFT "H¥FSPħĥĥĬ$BUBM…Oħĥĥī OPTFIBODFOUSBEP FOFTUPTBTQFDUPTZMBDFS…NJDBRVFDBSBDUFSJ[BBMDPNQMFKP1JDB5BSBQBD…FTNPnocroma (Uribe et al.ħĥĥĬĦīī $POSFTQFDUPBNBOJGFTUBDJPOFTJDPOPHS…©DBT XFBQPOTBOEWJPMFODFXFSFDVMUVSBMMZHMPSJ©FEBOETPDJBMMZJNQPSUBOUGSPNUIF$PPQFS"HF PO DVMNJOBUJOHJOUIF*SPO"HFJEFBMPGUIFNBMFXBSSJPSBSJTUPDSBU5IJTBQQBSFOUDPOUSBEJDUJPOJTFYQMJDBCMFFUIOPHSBQIJDBMMZ IPXFWFS3BUFTPGWJPMFODFBSFPŨFOIJHIJOMPPTFMZ TUSVDUVSFEFHBMJUBSJBOTPDJFUJFTBOEMPXFSJOTPDJFUJFTXJUINBMFTUBUVTIJFSBSDIJFT¸*O*UBMJBO QSFIJTUPSZ XFBQPOTZNCPMJTNXBTDFOUSBMUPBNBMFQSFTUJHFTZTUFNXIJDIMJOLFEWJPMFODF BOEIPOPSBTBOJEJPNGPSNBMFJOUFSBDUJPOBOEBUUIFTBNFUJNFJODPSQPSBUFEQPMJUJDBMBOE FDPOPNJD NFDIBOJTNT GPS SFEVDJOH BOE DPOUBJOJOH BDUVBM DPOªJDUÅ 1BSB PUSP FKFNQMP RVF señala esta relación inversa. En este último caso es posible que la indumentaria y los objetos relacionados con la guerra formaran parte de las investiduras necesarias para negociaciones. económico y político. pero en el período anglosajón de Inglaterra.

En dos de estos. pero no de guerra. guerra y conflicto. de paso explicaría en parte las características de la evidencia osteológica de violencia (combates rituales).PSBHBTĦĮĮĨ"E…Oet al. 2005) IBOFOGPDBEPMBTJOUFSQSFUBDJPOFTIBDJBGVODJPOFTD£MUJDBTPEFTF—BMŽUJDBMJHBEBT BMUS…©DPDBSBWBOFSP NJFOUSBTRVFMPTFTUVEJPTFOMBQPSDJ™OTFQUFOUSJPOBMEFMB SFHJ™OEF5BSBQBD…IBOTVNBEPBMBEJTDVTJ™OVOSPMUBNCJŽOQPM“UJDPEFMBSUF SVQFTUSFDPNPWFI“DVMPEFEJGFSFODJBDJ™OTPDJBMZQPTJCMFNFOUFŽUOJDB 7JMDIFT y Cabello 2011: 51). ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. pero ninguno menciona o explora posibles relaciones entre las representaciones caracterizadas y el conflicto. 1BTBOEPBIPSBBMTJTUFNBEFBTFOUBNJFOUP QBSB1JDBOPFTQPTJCMFDPOTJEFSBSMPQBSBJEFOUJ©DBSPJOGFSJSTJUVBDJPOFTEFDPOªJDUPEFCJEPBRVFBMM“OPTFIBOEPcumentado sitios con arquitectura para los períodos tardíos. la única posible evidencia positiva de conflictos.BNJ—B QVLBSBEF+BNBKVHBPDFSSP(FOUJMBS  4BOIVF[BĦĮĭĦ4BOIVF[BZ 0MNPTĦĮĭĦ3FJOIBSEZ4BOIVF[BĦĮĭħ.en técnicas rupestres (geoglifos.POUUħĥĥĭ BMTVSEFMDPNQMFKP1JDB5BSBQBD… DPODMVZ™ CBT…OEPTFFOFMBO…MJTJTEFBSUFGBDUPT DPNPSFªFKPEFJOUFSDBNCJP EFJN…HFOFTSVQFTUSFT ZEFMFTQBDJP RVFIBCS“BRVFEFTFTUJNBSMBJEFBEFVODPOªJDUPFOEŽNJDP QPS ejemplo. disputas armadas) entre ambas poblaciones. Un trabajo que sí fue específiDBNFOUFEJSJHJEPBJOWFTUJHBSMBFYJTUFODJBEFDPOªJDUPFOUSF5BSBQBD…Z"UBDBNB 1JNFOUFMZ. Esto último. los datos específicos para Pica no existen y no pueden registrarse. al incluir no solo los materiales y evidencias cercanas a 1JDBTJOPUPEBFM…SFBUBSBQBRVF—B$PNPFWJEFODJBTOFHBUJWBTEFHVFSSBFO1JDB se pueden considerar la falta de construcciones defensivas y las características de la evidencia osteológica.Sin FNCBSHP OPIBZSFQPSUFTEFOJOH£OQVLBSBFOMBTJONFEJBDJPOFTEFMPBTJTEF1JDB #FSFOHVFSZ$…DFSFTħĥĥĭĦħĪ  ©HVSBĪ  &OSFTVNFO MBSFWJTJ™OJOEJDBRVFOPIBZFWJEFODJBRVFEFNVFTUSFMBFYJTUFODJBEFHVFSSBFO1JDB%FCFOPUBSTFT“RVFQBSBUSFTEFMPTBOUFDFEFOUFTSFWJsados los datos o la investigación son insuficientes para emitir juicios definitivos. posiblemente por lo QFSFDFEFSPEFMPTNBUFSJBMFTFNQMFBEPTPQPSRVFMPTBTFOUBNJFOUPTIJTU™SJDPTTF FNQMB[BSPOTPCSFMPTQSFIJTQ…OJDPT "E…Oet al. el sistema de asentamiento y las características mortuorias o de enterramiento. guerras. 2007). pinturas y grabados) durante el Intermedio 5BSE“P MBTJOWFTUJHBDJPOFTSFBMJ[BEBTFOMBTDFSDBO“BTEF1JDB #SJPOFTet al.PĦÇZEF$BSPSB Z FO. 2007). &ODVBOUPBMUFSDFSP MBJDPOPHSBG“B DPOTJEFSBNPTRVFMPTEBUPTOPTFIBOFOGPcado desde una perspectiva específica de la violencia. lo que podría ser promisorio. sería la presencia de ciertos objetos posiblemente utilizados como símbolos en ceremonias o vinculables a combates rituales. Con respecto a la existenDJBEFDPOTUSVDDJPOFTEFGFOTJWBT EFOUSPEFMDPNQMFKPDVMUVSBM1JDB5BSBQBD…TFIB señalado la existencia de pukaras BMSFEFEPSZBMOPSUFEFMBRVFCSBEBEF5BSBQBD… FOMBRVFCSBEBEF5BOBP$BNJ—B QVLBSBTEF5SPODBMFT FO*TMVHB 1VLBS2PMMV. *MHħ  FO MB RVFCSBEB EF "SPNB DFSDB EF $IJBQB QVLBSBT 4J—BHVBDIF  FO FM WBMMFEF5BSBQBD… QVLBSBTEF$IVTNJTB EF.PDIBÇ.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͟͞ .

MBUBSĦĮĭĩ$BUBM…Oħĥĥī OPIBCS“BTJUJPTEFGFOTJWPTFOMBTJONFEJBDJPOFTZ FMUSBVNBWJPMFOUPCPSEFBFMī DPOEBUPTEFDVMUVSBTTJODS™OJDBTEF4BO1FESP EF"UBDBNB EPOEFTFIBJEFOUJ©DBEPVOÄFNQPCSFDJNJFOUPEFMPTBKVBSFTÅ VO cambio en el patrón de asentamiento (reducción y nucleamiento poblacional). 2007: figura 1 El contraste entre datos de Pica 8. DPOTUSVDDJ™OEFQVLBSBT ZMBTFWJEFODJBTEFUSBVNBTWJPMFOUPTCPSEFBOFMĨĥ 5PSSFT3PVţZ$PTUBħĥĥī UPEPFTUPTVHJFSFEPTDPTBT ͙͞͠ Universidad de la República . donde los ajuares serían abundantes . ‹‰—”ƒ͝Ǥƒ’ƒ“—‡—‡•–”ƒŽƒŽ‘…ƒŽ‹œƒ…‹×†‡Ž‘•pukaras y la ubicación de Pica Fuente: modificado de Uribe et al.

reconociendo la participación de aspectos socioeconómicos como factores y no como causas.) circunscrito a la Pampa del Tamarugal y la costa (Uribe et al. QFSNJUJS“BQSPCMFNBUJ[BS BEFN…T MBTSFMBDJPOFTQPM“UJDBTEFOUSPEFMPTHSVQPTZ entre ellos y generar propuestas que dirijan nuevas investigaciones enfocadas a mostrar la diversidad local y la expresión de distintos comportamientos que. curso y resultados. las pruebas empíricas de situaciones violentas no serían un punto de término sino el de partida. guerra y conflicto. Apoya esta idea que las dataciones de los SFTUPTIVNBOPTSFDVQFSBEPTEFMDFNFOUFSJP1JDBĭJOEJDBSPOGFDIBTFOUSFFMĮĥĥZFMĦħĭĥDBME$ $BUBM…OħĥĥīĦĥħĦĥĨ MPTBO…MJTJTDFS…micos ubican al cementerio Pica 8 dentro de un momento temprano del DPNQMFKP1JDB5BSBQBD… GBTF5BSBQBD… ca. Así. Lo segundo es proponer posibilidades de investigación para explicar las diferencias entre los indicadores de conflicto entre Pica y San Pedro de Atacama. desde la perspectiva de desarrollos regionales es decir. sequía). 2007) y que los textiles EF1JDBĭ RVFEF©OFOFMFTUJMPUBSBQBRVF—P TFIBCS“BOFYUFOEJEPQPSMB DPTUBIBTUB"SJDBIBDJBFMOPSUFZIBTUB2VJMMBHVBFOFMDVSTPJOGFSJPSEFM ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. 2005) frente a uno de ÄSJRVF[BÅFO1JDB $BUBM…Oħĥĥī QPSFKFNQMP a.JFOUSBTFTN…TTFODJMMPJEFOUJ©DBS MB WJPMFODJB  MP N…T DPNQMFKP FT BCPSEBS FM DPOªJDUP  BM BCBSDBS FTUF NPUJWPT  causas. La violencia y la guerra no corresponden a respuestas naturalesEFMTFSIVNBOP TJOPTPOQSPEVDUPEF contextos sociales particulares. C. y la guerra y el conflicto no serían. mientras que los indicadores de violencia en San Pedro representarían momentos posteriores. FMBO…MJTJTQPSNFOPSJ[BEPEFEJWFSTBTFWJEFODJBTBSRVFPM™HJDBTOPEFCFFRVJQBrar los conceptos de violencia. 900-1250 d. en £MUJNPUŽSNJOP QFSNJUBOFMBCPSBSIJQ™UFTJTDPOUSBTUBCMFTBDFSDBEFFTUSVDUVSBciones internas e interacciones. aspectos que no son directamente observables.Lo primero es la necesidad de descartar generalizaciones para un período de N…TEFĪĥĥB—PT ĮĥĥĦĩĪĥB—PTE$ FOVO…SFBUBOFYUFOTBDPNPMPT"OEFT centro-sur. desde lo local. en pos de privilegiar el examen de casos de estudio acotados. primero debe probarse la existencia de ellas para poder estudiarlas a mayor escala o en mayor profundidad. pues su abordaje arqueológico DPNQSFOEFOJWFMFTEFDPNQMFKJEBEDSFDJFOUF. por tanto. Pica 8 y sus evidencias representan a la primera mitad del Intermedio Tardío. Para ello se requiere investigar las circunstancias particulares de cada conflicto —o de períodos paD“©DPTÇEVSBOUFFM*OUFSNFEJP5BSE“PTFH£OBTQFDUPTIJTU™SJDPTZDPOUFYUVBMFT y no simplificar el estudio del conflicto a la influencia de poderes externos como controladores de la violencia y el orden (tiwanaku y luego inca) o constatación de efectos ambientales (por ejemplo. medios explicativos sino objetos de estudio en sí mismos que aportarían al entendimiento de la vida social de la población de estudio y de su desarrollo en el tiempo. Metodológicamente. NBTBMM…EFVODSJUFSJPFTUSJDUBNFOUFFDPO™NJDPRVFMBTFOUFOEFS“BEFCJEBTBVO QFS“PEPEFÄQPCSF[BÅFO4BO1FESP 5PSSFT3PVţet al. Ampliar el marco interpretativo del conflicto desde perspectivas que integren las relaciones de poder.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͞͡ .

tanto interna como externamente /£—F[ĦĮĭĩ TJOPEFEJTUJOUBTFTUSVDUVSBTTPDJBMFTBSUJDVMBEBTEFOUSP EFMDPNQMFKP1JDB5BSBQBD…&TUPTHSVQPTEJGFSFODJBEPT DPOEJTUJOUBT JEFOUJEBEFT QVEJFSPOIBCFSDPODFSUBEPOFHPDJBDJPOFTZDFSFNPOJBTFO Owen (1995: 9-10). Esto por cuanto investigaciones en distintos lugares de los Andes DFOUSPTVSIBOEFNPTUSBEPVONPNFOUPEFJOªFYJ™ORVFTFFWJEFODJBFO DBNCJPTNBSDBEPTFOUSFFMĦħĥĥZFMĦĨĥĥE$ /JFMTFOħĥĥĬ DPNP por ejemplo que la mayoría de los pukaras fueron construidos después EFMĦħĥĥE$ "SLVTIZ4UBOJTIħĥĥĪ  Pica 8 representaría un grupo especializado en la producción textil y el US…©DPDBSBWBOFSPRVFOPUPNBS“BQBSUFPTFWFS“BBGFDUBEPQPSDPOªJDUPTWJPMFOUPT&TUBQPTJCJMJEBETVHFSJEBQPS/JFMTFO ħĥĥĬħĭ BVORVF no específicamente para Pica. Habría que investigar qué ocurrió durante la segunda mitad del Intermedio Tardío con las poblaciones piqueñas y establecer una cronología fina de la evidencias de violencia o conflicto en San Pedro de Atacama para identificar posibles agrupamientos o asociaciones cronológicas. QMBOUFBMBQPTJCJMJEBEÄ5IFSFNBZTPNFUJNFTCFBOJOWFSTFSFMBUJPOTIJQCFUXFFOUIFSFBMJUZ BOEUIFBQQFBSBODFPGQPXFSBOETUBUVT8IFOBMFBEFSSFBMMZMFBET BTJOUIFDBTFPGBNJMJUBSZ MFBEFSJOUJNFTPGXBSPSBTVDDFTTGVMNBOBHFSEVSJOHBDPOTUSVDUJPOQSPKFDU IF PSTIF NBZ CFSFDPHOJ[FEGPSIJTBCJMJUJFTBOEDPOUSJCVUJPOT BOENBZFYFSDJTFIJTQPXFSBOEFOKPZIJT TUBUVTXJUIPVUUIFOFFEGPSNBOZBSDIBFPMPHJDBMMZWJTJCMFUSBQQJOHT0OUIFPUIFSIBOE XIFO BMFBEFSJTUSZJOHUPMFHJUJNJ[FIJTSPMFBOENBJOUBJOIJTTUBUVTJOUIFBCTFODFPGBSFBMOFFEGPS MFBEFSTIJQ IFNBZTVSSPVOEIJNTFMGXJUITZNCPMTPGXFBMUIBOEQPXFS JOPSEFSUPTFUIJNTFMGBQBSUCZPTUFOUBUJPOBOEQPNQÅZDPOUSBTUBMBDVMUVSB&TUVRVJ—BÄXJUIMFBEFSTFţFDUJWFMZ DPPSEJOBUJOHEFGFOTFBOEMBSHFDPOTUSVDUJPOQSPKFDUTÅDPOMB$IJSJCBZBMBDVBMÄMJWJOHQFBDFGVMMZBOEXJUINJOJNBMJOGSBTUSVDUVSBMOFFET XFSFCVSEFOFEXJUIBVTFMFTT PTUFOUBUJPVTFMJUF DPOUJOVBMMZEFGFOEJOHUIFJSQSJWJMFHFETUBUVTXJUIFWFSNPSFPVUSBHFPVTEJTQMBZTPGXFBMUIJO MJGFBOEXBTUFGVMMZFYDFTTJWFGVOFSBSZPţFSJOHTCVSJFE OPEPVCUXJUITIPXZDFSFNPOZCZUIF TVSWJWPST JOUIFJSVONBSLFEHSBWFTBUEFBUIÅ Universidad de la República . comentando los contrastes entre comunidades tardías del sur peruano. 6 ͙͘͟ Loa por el sur. c. durante la primera mitad del Intermedio Tardío (Agüero 2007). lugares de extracción mineral?).b.JFOUSBTFO1JDBQPES“B IBCFSTFJOUFOTJ©DBEPFMUS…©DPDPOMBJOUFSBDDJ™OZFMDPNFSDJPDPNP GVFOUFTEFEFTBSSPMMP 4BO1FESPQVEPIBCFSTFBJTMBEPQSJWJMFHJBOEPMB QSPEVDDJ™OBHSBSJBZMBEFGFOTBEFUFSSJUPSJPTZSFDVSTPT »BHVB UJFSSB cultivable. en Pica la legitimización del poder y la jerarquía se basaría FOFMQSFTUJHJPEFÄQFSTPOBTÅ $BUBM…Oħĥĥī &TUBTQFSTPOBT M“EFSFTP ÄDBVEJMMPTÅ 6SJCFħĥĥīĦĦĥ OPIBCS“BOFTUBEPBMNBOEPEFVOBTP DBVEJMMPTÅ 6SJCFħĥĥīĦĦĥ OPIBCS“BOFTUBEPBMNBOEPEFVOBTP Å 6SJCFħĥĥīĦĦĥ OPIBCS“BOFTUBEPBMNBOEPEFVOBTP  6SJCFħĥĥīĦĦĥ OPIBCS“BOFTUBEPBMNBOEPEFVOBTPciedad unificada (señorío) armónica. las diferencias entre Pica y San Pedro obedecen a diferentes conduccioOFTTPDJPQPM“UJDBTDPOUSBTUBOUFT [POBTBMUBT…SFBTCBKBT DPNPUBNCJŽO TFIBFODPOUSBEPFOPUSBTSFHJPOFTEFMPT"OEFTDFOUSPTVS6 Mientras FO4BO1FESPTFIBCS“BQFSEJEPMBJOEJWJEVBMJEBEFOGVODJ™OEFMDPPQFrativismo. podría considerarse al observar la dispersión de sus textiles (Agüero 2007) y constatar la gran cantidad de bieOFTGPS…OFPTIBMMBEPTFO1JDBĭ .MBUBSĦĮĭĩ .

asumiendo la existencia de guerreros y de armas y derivando de ello la existencia de guerra. mediante enfoques limitados a lo económico y funcional. políticamente sujeta a jerarquización y segmentación (Uribe 2006: 96). con excepción de un caso. formaban parte de los atuendos utilizados en ceremonias como símbolos del liderazgo ejercido por autoridades étnicas locales. -BHVFSSBZFMDPOªJDUPTPOQSPCMFN…UJDBTDPNQMFKBTRVFSFRVJFSFOBWBO[BS en aproximaciones basadas en diferentes líneas de evidencia que ofrezcan una ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. estas no corresponden a las esperables como resultado de combates intergrupales abiertos o masivos (guerra) y varias remitirían a combates rituales. pues el interjuego (combates o ceremonias) en el fondo es otra forma de intercambio que promueve la interacción y reafirma identidades.un ambiente de cierta tensión debido al clima de competencia dentro y entre ellos. la falta de evidencia de guerra no es sinónimo de ausencia de conflictos. como se sugiere en este trabajo. la celebración de combates rituales pudieron funcionar no como una forma de enfrentamiento sino de integración entre las comunidades. Conclusiones -PT BO…MJTJT PTUFPM™HJDPT SFBMJ[BEPT FO VOB NVFTUSB EF SFTUPT IVNBOPT provenientes del cementerio arqueológico Pica 8 demostraron que no existe sustento para señalar que la comunidad tarapaqueña de la cual esta colección esqueletal derivó estuviera involucrada o sufriera situaciones de violencia generalizada. Este trabajo no buscó dilucidar las causas del conflicto durante el Intermedio 5BSE“PTJOPRVFTFFOGPD™FOFMBO…MJTJTZSFWJTJ™OEFTVTNBOJGFTUBDJPOFTZDPOTFcuencias tomando como caso de estudio. en particular. pero dentro de marcos institucionalizados (rituales). un ejemplo del complejo 1JDB5BSBQBD…EPOEFMBFYJTUFODJBEFWJPMFODJBHVFSSBIBTUBBIPSBTPMPTFIBC“B tratado de manera especulativa. Se IBDFIJODBQJŽFOMBOFDFTJEBEEFNBOUFOFSTFQBSBEPTMPTDPODFQUPTEFviolencia. grado y posible intencionalidad de tales lesiones. pues. Con respecto al tipo. Se disDVUFMBQPTJCJMJEBEEFRVF NFEJBOUF DJFSUB JOEVNFOUBSJB  MPT M“EFSFT IVCJFSBO legitimado su poder al tener aquella una connotación simbólica vinculada con el conflicto y de que pudieran estar involucrados en combates. La revisión de un conjunto de otros antecedentes arqueológicos también EFTDBSU™ RVF MB DPNVOJEBE EF 1JDB IBZB TVGSJEP P QBSUJDJQBEP EF MB HVFSSB  pero se reconoce que falta información para emitir juicios definitivos. pero rituales. los cuales podrían ser vistos no como una forma de enfrentamiento sino de integración entre las comunidades. guerra y conflicto. En estas ceremonias no se descarta la existencia de combates. Por ello desde un enfoque basado en la contingencia IJTU™SJDBEPOEFUPNBOQSFQPOEFSBODJBBTQFDUPTQPM“UJDPTPDJBMFT FTUFUSBCBKP  TVHJFSFRVFBRVFMMPTPCKFUPTTPCSFMPTRVFTFIBOFTQFDVMBEPFSBOQBSUFEFMB indumentaria de guerreros. En esta sociedad.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͙͟ .

para evaluar su naturaleza en la región. ͙͚͟ Universidad de la República . si efectivamente estos son FYDMVTJWPTEF1JDBĭZWBSJBTQSFHVOUBTN…T DPNP QPSFKFNQMP»RVŽFGFDUPT tuvieron las manifestaciones de conflicto en las relaciones de producción en y FOUSFMBTDPNVOJEBEFT EJWJTJ™OEFMUSBCBKP EJTUSJCVDJ™OZDPOTVNP »2VŽSFMBDJPOFTBZVEBSPOBNBOUFOFS »2VŽOVFWBTSFMBDJPOFTDPO©HVSBSPOPBZVEBSPOB configurar? En esta línea. como de las relaciones sociales entre los grupos.JEFBEFTVOBUVSBMF[B%FFTUBGPSNB TFQPES“BDPOUSJCVJSBMBJOUFSQSFUBDJ™OZBM debate acerca de las condiciones sociales durante el período Intermedio Tardío FO FM OPSUF EF $IJMF  MBT RVF BM FTUBS N…T BNQMJBNFOUF DBSBDUFSJ[BEBT QPES…O QFSNJUJSJOGFSFODJBTBNBZPSFTDBMB ZBTFBEFTEFMBUFN…UJDBEFMBWJPMFODJB MB guerra y sus manifestaciones. el presente trabajo constituye una invitación para otros estudios que avancen en la investigación de la evidencia material del conflicto en el Intermedio Tardío para identificarlo y.BVSJDJP 6SJCF  "HSBEFDFNPT B %POBME +BDLTPO  RVJFODPOUSJCVZ™BMBO…MJTJTM“UJDPEFMBQVOUBBRV“SFQPSUBEBZBM%FQBSUBNFOUP EF"OUSPQPMPH“BEFMB6OJWFSTJEBEEF$IJMFQPSGBDJMJUBSFMBDDFTPZFTUVEJPEF esta colección. Indudablemente queda pendiente encontrar asociaciones mortuorias que prueben quiénes usaron efectivamente los cascos y petos. Agradecimientos Este trabajo fue parcialmente financiado por el proyecto Fondecyt 1030923 JOWFTUJHBEPS SFTQPOTBCMF  . sobre todo.

(ed. (eds. &TIFE 7-BUJNFS #(SFOXBME $+FMMFNB -3PUTDIJME #8IJTI#BSBU[ 4Z)FSTILPWJU[  * ħĥĥħ Ä#VUUPO0TUFPNB*UT&UJPMPHZBOE1BUIPQIZTJPMPHZ». Arkansas Archaeological Survey Research Series.) Catálogo exposición «Gorros del desierto» (Exposición. Z 4FMEFT  7 FET  Procesos sociales prehispánicos en el sur andino. American Journal of Physical Anthropology 118: 217-230. Chungará 32 (1): 79-83. (2007) Acerca del rol vestuario en el surgimiento. Tesis inédita. L.‹„Ž‹‘‰”ƒƤƒ "E…O -6SCJOB 4Z6SJCF . #SPUIXFMM  % ĦĮĮĮ  «#JPTPDJBM BOE #JP"SDIBFPMPHJDBM BTQFDUT PG $POªJDU BOE 8BSGBSF». M. 4USPVE 4VUUPO1VCMJTIJOHħĪĨĭ #VJLTUSB +Z6CFMBLFS % FET  ĦĮĮĩ Ä4UBOEBSETGPSEBUBDPMMFDUJPOGSPNIVNBOTLFMFUBMSF Ä4UBOEBSETGPSEBUBDPMMFDUJPOGSPNIVNBOTLFMFUBMSF 4UBOEBSETGPSEBUBDPMMFDUJPOGSPNIVNBOTLFMFUBMSFmains». (1999) Broken Bones. &O. En 3PUIIBNNFS 'Z-MPQ & FET Poblaciones chilenas. Antofagasta. y Aspillaga.. J. traumas y otros atributos en el HSVQPBSDBJDPEF. la comunidad y el territorio $™SEPCB &EJUPSJBM#SVKBTĦĭĨħĥī` Agüero. Anthropological analysis of blunt force trauma. Springfield. 4BOUJBHPEF$IJMF &EJUPSJBM6OJWFSTJUBSJBĨĬĪĪ $BUBM…O % ħĥĥī Una aproximación a las expresiones simbólicas e ideológicas tarapaqueñas a partir del ritual funerario de Pica-8 y la Costa de Iquique (Período Intermedio Tardío). A. y Harding. (2004) «1BMFPQBUPMPH“B EF MBT QPCMBDJPOFT QSFIJTU™SJDBT».PSSPEF"SJDB /PSUFEF$IJMF». Arkansas. ÇÇÇÇÇZ$…DFSFT * ħĥĥĭ «-PT*OLBTFOFMBMUJQMBOPTVSEF5BSBQBD…&M5PKP3FWJTJUBEP».FSDPMMJ  1 7…TRVF[  . (eds.BSU“O  $ ĦĮĮĭ  The Cambridge Encyclopedia of Human Paleopathology.$PDJMPWP +Z2VFWFEP 4 ħĥĥĥ «Patologías óseas. A. n. Cambridge University Press. 6OJWFSTJEBE$BU™MJDBEFM/PSUF "SLVTI &Z4UBOJTI $ ħĥĥĪ Ä*OUFSQSFUJOH$POªJDUJOUIF"ODJFOU"OEFT*NQMJDBUJPOTGPSUIF "SDIBFPMPHZPG8BSGBSF». La vivienda. En Carman. R.VTFP$IJMFOPEF"SUF Precolombino: 34-51. Cambridge. (1997) «7JPMFODFBOE8BSJO1SFIJTUPSZ». Faytteville. En Cornejo. Chungará 40 (2): 121-143. ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. (1964) «Método de excavación aplicado en el cementerio Pica 8». 4VUUPO1VCMJTIJOHĦĥĦĦĩħ $PTUB . *MMJOPJT $IBSMFT5IPNBT1VCMJTIFS Gordon. Ferguson. A. Chungará 37 (2): 195-223. En Carman.) Ancient Warfare: Archaeological Perspectives. Período Intermedio Tardío. desarrollo y consolidación del «Complejo Pica-Tarapacá».FNPSJBEF5“UVMPJOŽEJUB 4BOUJBHPEF$IJMF 6OJWFSTJEBEEF$IJMF $IBQNBO + ĦĮĮĮ «5IFPSJHJOTPGXBSGBSFJOUIF1SFIJTUPSZPG$FOUSBMBOE&BTUFSO&VSPQF». octubre 2006/mayo 2007) . ħĥĥĬ «Arquitectura pública y doméstica en las quebradas de 5BSBQBD…BTFOUBNJFOUPZEJO…NJDBTPDJBMFOFMOPSUF(SBOEFEF$IJMF ĮĥĥĦĩĪĥ d. Castro.) Ancient Warfare: Archaeological Perspectives. 5PSPOUP (PSEPO#SFBDIĨħĦĨĪĪ Galloway.)» &O /JFMTFO  " 3JWPMUB  $ .º 44. cuatro décadas de investigaciones bioantropológicas. Current Anthropology 46(1): 3-28. E. J. M. A. #SJPOFT  - /£—F[  - Z 4UBOEFO 7 ħĥĥĪ «(FPHMJGPTZUS…©DPQSFIJTQ…OJDPEFDBSBWBOBTEF MMBNBTFOFMEFTJFSUPEF"UBDBNB /PSUFEF$IJMF ». "VGEFSIFJEF  " Z 3PES“HVF[. y Harding. C. #FSFOHVFS + ħĥĥī «La Edad de los Guerreros».BSUJO %Z'SBZFS % FET Troubled Times: Violence and Warfare in the Past. Boletín Sociedad Amigos de la Arqueología de Santiago 2: 11-20.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͛͟ .

0SUOFS % ħĥĥĨ Identification of Pathological Conditions in Human Skeletal Remains. y Mendonça de Souza. En Iscan. /úñez.Haas. Inst. C. Vol. Retamal. Society for American Archaeology 60th Annual Meeting. Rodríguez.FTPMJUIJDBOE/FPMJUIJDWJPMFODFQSPCMFNTPGJO Ä0TUFPMPHJDBMFWJEFODFGPS.. En Katzenberg. Tesis doctoral inédita. (1989) «Trauma».PDIB  I Región».a ediUJPO  0YGPSE  4NJUITPOJBO *OTUJUVUJPO  /BUJPOBM . S. Antropología (Nueva Época) 1: 35-39.MVXFS"DBEFNJD1VCMJTIFSTĨħĮĨĪĥ Härke. ————— (2000) «1BMFPQBUIPMPHJDBM %FTDSJQUJPO BOE %JBHOPTJT». C. ————— (2008) «Analysis and Interpretation of Skeletal Trauma». A. guerra y cambio social en el sur andino QSFIJTQ…OJDP». (1999) Bioarchaeology: Interpreting Behaviour from the Human Skeleton.VTFVN PG /BUVSBM )JTUPSZ  Academic Press. Lemp. Cambridge. Cambridge University Press. Lessa. Memoria de Título inédita. y Aspillaga. (2006) «#SPLFOOPTFTGPSUIFHPETSJUVBMCBUUMFTJOUIF"UBDBNB %FTFSUEVSJOHUIF5JXBOBLVQFSJPE». Boletín del Museo Regional de la Araucanía 4 (2): 25-39. J. E. C. C. #"3*OUFSOBUJPOBM4FSJFT4ĦħĨĬ 0YGPSE "SDIBFPQSFTTħĨĨĮ Larsen. I. M. (1990) «8BSSJPST HSBWFT  5IF CBDLHSPVOE PG UIF "OHMP4BYPO XFBQPO CVSJBM SJUF». Tokio. (2008) «Arqueología del depósito: manejo JOUFHSBMEFMBTDPMFDDJPOFTCJPBOUSPQPM™HJDBTFOFM%FQBSUBNFOUPEF"OUSPQPMPH“B EFMB6OJWFSTJEBEEF$IJMF». Yearbook of Physical Anthropology 40: 139-170. L. (eds. +BDLFT . M.) Reconstruction of Life From Skeleton "MBO-JTT /VFWB:PSLĦīĦĦĭĮ Moragas. 2. /JFMTFO " ħĥĥĬ «Armas significantes: tramas culturales. (1984) Tráfico de complementariedad de recursos entre las Tierras Altas y el Pacífico en el área centro-sur Andina. 1BDIFDP " ħĥĦĥ Bioarqueología del conflicto: Lesiones esqueletales en la Colección Pica 8 y su relación con situaciones de violencia interpersonal durante el Período Intermedio Tardío (Región de Tarapacá. H. ħĥĥĩ Ä0TUFPMPHJDBMFWJEFODFGPS. (2001) «8BSGBSFBOEUIFFWPMVUJPOPGDVMUVSFÅ&O'FJONBO (Z1SJDF 5 FET Archaeology at the millennium /VFWB:PSL . (1974) «1BMFPQBUPMPH“BDIJMFOB *OGPSNF1SFMJNJOBS ». II): 133-138. y Kennedy. Rio de Janeiro. M. Past and Present 126: 22-43. (1993) «Antecedentes sobre un pukara y estructura de cumbre asociada a un campo EF HFPHMJGPT FO MB RVFCSBEB EF 5BSBQBD…  …SFB EF . Conserva 12: 69-96. K. (ed. Mem. Universidad de Tokio. M. Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino 12 (1): 9-41. R.FTPMJUIJDBOE/FPMJUIJDWJPMFODFQSPCMFNTPGJO 0TUFPMPHJDBMFWJEFODFGPS.FTPMJUIJDBOE/FPMJUIJDWJPMFODFQSPCMFNTPGJOterpretation». y 4BVOEFST 4I FET Biological Anthropology of the Human Skeleton. J. Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino 13 (1): 35-50. (2008) «5BSBQBD…FO"UBDBNB"SUF3VQFTUSFZSFMBDJPOFTJOUFSTPDJFUBMFT entre el 900 y 1450 d. y 4BVOEFST 4I FET Biological Anthropology of the Human Skeleton /VFWB:PSL  Willey-Liss: 217-248.». ͙͟͜ Universidad de la República . y Montt. Chile). 2. Oswaldo Cruz. -PWFMM  / ĦĮĮĬ  «5SBVNB BOBMZTJT JO QBMFPQBUIPMPHZ». /VFWB:PSL 8JMMFZ-JTTĨĩĦĨĭī Merbs. En Katzenberg.ª edición. Munizaga. 101 (Suppl. C.) Evidence and meaning of violent interactions in Mesolithic. En Roksandic.. Santiago de $IJMF 6OJWFSTJEBEEF$IJMF Pimentel. Minneapolis. G. M. 0XFO # ĦĮĮĪ «8BSGBSFBOE&OHJOFFSJOH 0TUFOUBUJPOBOE4PDJBM4UBUVTJOUIF-BUF*OUFSNFEJBUF 1FSJPE0TNPSF%SBJOBHF».

O. (2007) «5SBVNBBOE7JPMFODFJOUIF8BSJ&NQJSFPGUIF1FSVWJBO"OEFT8BSGBSF 3BJET  BOE3JUVBM'JHIUT». (1999) «Stone Age Warfare».)».Z4FHVJO . American Journal of Physical Anthropology 130: 60-70. C. Academic Press. (2006) «*OUFSQFSTPOBMWJPMFODFJOQSFIJTUPSJD4BO1FESPEF"UBDBNB  $IJMF #FIBWJPSBM *NQMJDBUJPOT PG &OWJSPONFOUBM 4USFTT». J. CODECI 2 (2): 19-42. ————— 4BOIVF[B  - Z #BIBNPOEFT  ' ħĥĥĬ  «-B DFS…NJDB QSFIJTQ…OJDB UBSE“B EF 5BSBQBD… TVTWBMMFTJOUFSJPSFTZDPTUBEFTŽSUJDB OPSUFEF$IJMF DBĮĥĥĦĩĪĥ%$): Una propuesta tipológica y cronológica». I3FHJ™O/PSUFEF$IJMFÅDocumentos de Trabajo 8: 32-44. (1997) «Violence and gender in early Italy». y Harding. Z -MBHPTUFSB  " ħĥĥĪ  «7JPMFODF JO UJNFT PG DIBOHF 5IF -BUF Intermediate Period in San Pedro de Atacama». M. Actas del XVII Congreso Nacional de Arqueología Chilena: 71-81.3BLPDFWJD . En Carman. American Journal of Physical Anthropology 133: 941-956. altiplano de Iquique. Tung. (eds. J. ħĥĥī «Interpersonal Violence at Lepenski 7JS. &O.POPHS…©DB EFMB4PDJFEBE$IJMFOBEF"SRVFPMPH“B OëĦ 4BOUJBHPEF$IJMFĦĩĬĦīĭ Vencl. 5IPSQF * ħĥĥĨ «"OUISPQPMPHZ BSDIBFPMPHZ BOEUIFPSJHJOPGXBSGBSF». Robb. Altiplano de Iquique. 4BOIVF[B + ĦĮĭĦ Ä"OUFDFEFOUFTQSFMJNJOBSFTZEPTGFDIBTEFSBEJPDBSC™OEFMTJUJP1VLBS2PMMV o Pukara de Isluga.) Ancient Warfare: Archaeological Perspectives. (1981) «Usamaya I. American Journal of Physical Anthropology 129: 339-348.#MBDL 4Z4DIFVFS - ħĥĥĮ Juvenile Osteology: A Laboratory and Field Manual. —————Z"E…O - ħĥĥĭ «&WPMVDJ™OTPDJBMBUSBWŽTEFMBQSFIJTUPSJBUBSE“BEF1JDB5BSBQBD… /PSUF (SBOEF EF $IJMF » &O +BDLTPO  % 4BMB[BS  % Z 5SPODPTP  " FET  Puentes hacia el pasado. ————— 1BDIFDP  "  Z 1JOBSFT  + ħĥĥĮ  «Un caso de punta de proyectil incrustada en esqueleto de la colección Pica 8 (PIT $PNQMFKP1JDB5BSBQBD… ». Chungará 8: 169-207. ħĥĥī Ä"SRVFPMPH“BEF1JDB5BSBQBD… /PSUFEF$IJMF 3Fª Ä"SRVFPMPH“BEF1JDB5BSBQBD… /PSUFEF$IJMF 3Fª "SRVFPMPH“BEF1JDB5BSBQBD… /PSUFEF$IJMF 3FªFYJPOFTBDFSDBEFMBDPNFYJPOFTBDFSDBEFMBDPN plejidad y desigualdad social en los Andes Centro Sur (1000-1450 d. ‘‹•‹×‡…–‘”‹ƒŽ†‡. Chungará 37 (1): 75-83.BSUJO %Z'SBZFS % FET Troubled Times: Violence and Warfare in the Past 5PSPOUP (PSEPO#SFBDIĦĦĦĦĩĩ 3PLTBOEJD . ————— y Costa. Reflexiones teóricas en Arqueología4FSJF.FTPMJUIJD/FPMJUIJD$PNQMFYPGUIF*SPO(BUFT(PSHF 4FSCJB3PNBOJB ». ————— y Olmos. Panel presentado en el XVIII Congreso Nacional de Arqueología Chilena. T. Chungará 13: 175-185. asociada BM$PNQMFKP$IJODIPSSP/PSUFEF$IJMF».Z"SSJB[B # ĦĮĭĩ «Patologías óseas de la población Morro-1. Chungará 43 (1): 37-52. cementerio indígena en Isluga. 4DIBFGFS .%KVSJD . 5PSSFT3PVţ  $ $PTUB  . S. 4UBOEFO 7"MMJTPO . 6SJCF . ÇÇÇÇÇ Z "SSJB[B  # ħĥĥĥ  Ä5SBVNB 5SBVNB JO UIF QSFDFSBNJD DPBTUBM QPQVMBUJPOT PG OPSUIOPSUI FSO $IJMF WJPMFODF PS PDDVQBUJPOBM IB[BSET ». A. 3FUBNBM 3Z1BDIFDP " ħĥĥī «Perfil de salud y modo de vida de los individuos de la Colección 1JDB ĭ 1FS“PEP *OUFSNFEJP 5BSE“P  $PNQMFKP 1JDB5BSBQBD… ». Chungará 39 (2): 143-170.3FJOIBSE +Z4BOIVF[B + ĦĮĭħ Ä&YQFEJDJ™OBSRVFPM™HJDBBMBMUJQMBOPEF5BSBQBD…ZTVTDVN Ä&YQFEJDJ™OBSRVFPM™HJDBBMBMUJQMBOPEF5BSBQBD…ZTVTDVN &YQFEJDJ™OBSRVFPM™HJDBBMBMUJQMBOPEF5BSBQBD…ZTVTDVNbres». I3FHJ™O$IJMF». Elsevier. 4VUUPO1VCMJTIJOHĪĬĬħ 7JMDIFT 'Z$BCFMMP ( ħĥĦĦ «Variaciones sobre un mismo tema: el arte rupestre asociado al $PNQMFKP1JDB5BSBQBD… OPSUFEF$IJMF». American Journal of Physical Anthropology 112 (2): 239-249. Estudios Atacameños 31: 91-114. World Archaeology 35 (1): 145-165.

˜‡•–‹‰ƒ…‹×‹‡–ÀƤ…ƒ ͙͟͝ .

(1984) Cementerio prehispánico Pica 8. Antofagasta. Annual Review Anthropology 30: 573-596. ————— (1997) «8JGF #FBUJOH  #PYJOH  BOE #SPLFO /PTFT 4LFMFUBM &WJEFODF GPS UIF Cultural Patterning of Violence» &O . ————— (2001) «" #JPBSDIBFPMPHJDBM 1FSTQFDUJWF PO UIF )JTUPSZ PG 7JPMFODF». (1989) «$SBOJBMJOKVSJFTBTFWJEFODFGPSUIFWJPMFODFJOQSFIJTUPSJD4PVUIFSO$BMJGPSOJB».BSUJO  % Z 'SBZFS  % FET  Troubled Times: Violence and Warfare in the Past 5PSPOUP (PSEPO#SFBDI1VCMJTIFST 145-179. V. Facultad de Educación y Ciencias Humanas. Universidad de Antofagasta.Walker. P. American Journal of Physical Anthropology 80: 313-323. Zlatar. ͙͟͞ Universidad de la República .