¿ CÓMO DESARROLLAR LA COMPETENCIA COMUNICATIVA DEL MAESTRO ?

Emilio Ortiz Torres
Instituto Superior Pedagógico de Holguín. La Habana, Cuba, 1997

INTRODUCCIÓN
La comunicación pedagógica (o educativa) constituye un
término totalmente aceptado en los medios científicos
pedagógicos porque refleja una realidad imposible de
soslayar: la importancia decisiva que adquiere la
comunicación del maestro con sus alumnos dentro del
proceso de enseñanza - aprendizaje en particular y en el
proceso pedagógico en general (incluso fuera de los
marcos de la escuela), para el cumplimiento de los
objetivos de la educación.
Existe todo un grupo de autores que han argumentado
con precisión el valor de la comunicación en la educación
(P. Freire, 1985 a y b; G. Ciriliano y A. Villaverde, 1985;
F. Gutiérrez, 1985; M. Esteban, 1986; M. Charles, 1991; ;
A. Galindo, 1991; L. Hutchinson and M. Beadle, 1992; J.
Ibáñez, 1987; R. Medina y N. Rodríguez, 1987; J.
Mélich, 1991; V. González, 1989; E. Rodríguez, 1989; C.
Rogers, 1985; G. Valdés; F. González, 1995 a y b; J.
Asensio, 1991; D. Prieto; J. Castillejo y otros, 1988; M.
Zabalza, 1984; J. Moratinos, 1984; S. de la Torre, 1984);
aunque no hay unanimidad de criterios en cuanto a su
definición conceptual.





psicológicos complejos tales como la autoconciencia,
la autovaloración y los niveles de autorregulación.
Cuando el efecto educativo implica tanto al alumno y
al maestro, como a la familia y a la comunidad
Cuando incita la aparición de contradicciones internas
en la personalidad y en las relaciones interpersonales,
así como su solución posterior.
Cuando produce cambios internos y conductuales a
corto, mediano y largo plazos, por ser un proceso.
Cuando adquiere un carácter planificado por parte del
maestro, aunque, en ocasiones, las propias situaciones
comunicativas espontáneas estimulan su esencia
pedagógica.
Cuando implica a la personalidad de los sujetos en su
integridad y en la unidad de lo cognitivo, lo afectivo y
lo conductual.
Cuando crea condiciones que propicien la
comunicación cotidiana, espontánea, franca y abierta.

Cuando no es privativa de ninguna etapa de la ontogenia,
pero es en la edad escolar donde adquiere mayores
potencialidades por ser un período sensible del desarrollo
humano.

Se pueden detectar dos tendencias evidentes en el
enfoque de la comunicación educativa, de acuerdo con
los criterios de C. Cansino y M. Hatch (1990): una
derivada de la tecnología educativa que concibe a la
comunicación escolar como un modelo funcional con
excesivo énfasis en la técnica en detrimento del sujeto, y
otra que enfatiza en el sujeto y concibe a la comunicación
y a la educación como dos procesos inseparables, donde
el diálogo y la resistencia (criticidad) constituyen
elementos indisolubles y mutuamente complementarios.
Es palpable la raíz humanista de esta última vertiente, a la
cual nos adscribimos.

Es evidente el papel de la escuela y de su claustro para
potenciar la máxima efectividad de la comunicación
pedagógica de forma dirigida, planificada y sistemática,
como vía concreta para la consecución de los objetivos
educativos en la actualidad.

¿ Qué es la comunicación pedagógica ?

Este mismo autor valora críticamente los lastres de la
escuela tradicional que él denomina no participativa dado
que las funciones históricas de la comunicación en la
escuela fueron transmitir información, evaluar, estimular
y castigar, lo cual provoca una pobreza del acto
comunicativo.

Consideramos la comunicación pedagógica (o educativa)
como una variante peculiar de la comunicación
interpersonal que establece el maestro con los alumnos,
padres y otras personas, la cual posee grandes
potencialidades formativas y desarrolladoras en la
personalidad de los educandos (E. Ortiz, 1996). Posee
cierto carácter obligatorio, pues de lo contrario el proceso
pedagógico no tendría continuidad.
¿ Cuándo adquiere carácter pedagógico ?

Cuando estimula el desarrollo de la personalidad en
los alumnos, fundamentalmente en fenómenos

El autor F. González (1985 a y b) destaca que la
comunicación es la que determina la atmósfera
psicológica en todo grupo humano, y es la función
esencial de la educación. Además, considera que la
atmósfera institucional debe ser percibida por el niño
como cálida, disciplinada, bien estructurada y
participativa.

¿ Qué es la competencia comunicativa del maestro ?
Precisamente, a la luz de estos problemas es que se
agudiza la necesidad de incrementar la competencia
comunicativa del maestro para que sea un comunicador
profesional en la escuela y con influencia en la familia y
en la comunidad.

Comprometerse afectivamente con ellos. A. Borzone y C. Concordamos con los criterios de autores que argumentan acerca de sus diferencias al incluír dentro de la competencia comunicativa factores socio . 1994. Responder de forma serena y adecuada a sus estados de ánimo. a la polémica con los estudiantes. L. Tusón. McCallum and B. consideramos la competencia comunicativa como la capacidad del maestro para establecer una comunicación pedagógica efectiva y eficiente (óptima) con sus alumnos. Cuando se produzca la distracción de los alumnos o se quiera concentrar o cambiar su atención. Vera. Evitar la tendencia a evaluar constantemente la conducta de los alumnos. J.El problema de la competencia (o eficiencia) comunicativa del maestro constituye algo de amplio destaque en la literatura científica actual (A. Exigencias didácticas    Estimular en los alumnos ña reflexión individual. González. Lomas. . pero en todos los casos destacando la importancia de su adquisición y desarrollo para el éxito del proceso docente -educativo. A no utilizar frases o palabras que lesionen su dignidad.psicológicos y culturales sin negar su estrecha relación con el dominio adecuado del idioma. Boekaerts. en sí mismo y en la tarea de manejar situaciones conflictivas a través del proceso comunicativo. Estimular el contacto comunicativo cotidiano con los alumnos. Explotar todas las coyunturas que permitan un enfoque humorístico del contenido o de la interacción comunicativa. Hidalgo y N. Valorar acertadamente las características psicológicas de sus alumnos y tenerlas en cuenta en el trato individual. Explotar. en dependencia del contexto en que se desarrollan las relaciones interpersonales. Brenes. A. Reprimir cualquier sentimiento de hostilidad y valorar desprejuiciadamente sus problemas. Abarca. el ejercicio de criterios personales y la búsqueda de lo novedoso. en estrecha relación con su experiencia personal y con la vida cotidiana. R. M. A. 1992. M. Osoro y A. 1992. 1993. Tener la iniciativa para el diálogo. desde diferentes puntos de vista y sin una unidad conceptual. sin golpear ningún objeto ni alzar la voz. Bracken. 1996). C. Hay autores que identifican la competencia comunicativa con la competencia lingüística. Serna. confianza y seguridad en el trato. Considerar el error como un elemento inherente al proceso comunicativo. La competencia comunicativa del maestro presupone un comportamiento optimizado. sus características individuales. pero no se restringe a ella. F. Promover el desarrollo de clases que motiven al diálogo. usar recursos lingüísticos y paralingüísticos discretos. 1994. 1994). sin que se desvirtúe la clase ni se falte al respeto a los alumnos. el cual es una respuesta al propio método de enseñanza planteado. junto con la comunicación oficial (formal). Utilizar los recursos de la persuasión y evitar en todo momento la imposición de las ideas que transmite. aunque interrumpan brevemente las explicaciones del maestro. Poseer la capacidad perceptiva para detectar las imágenes que los alumnos se forman de él. cuestión con la que discrepamos porque la primera es un resultado del desarrollo de la segunda. y que trasciendan los marcos de la clase. 1996). de Costa e I. lo inusual y lo no convencional en las clases y demás actividades. Manejar la ironía de forma precisa y limitada (que los estudiantes no se sientan heridos por ella) para estimular la comunicación y la atmósfera emocional positiva en el aula. a partir del dominio de la contradicción básica de la comunicación: la orientación en el otro. Ortiz.psicológicas:   Comunicarse con los alumnos ininterrumpidamente en la clase y fuera de ella. la informal (o no oficial). C. El descuido de la apariencia física distrae la atención del auditorio y le resta efectividad a la comunicación. 1992. Sobre la base de nuestros criterios y de los resultados investigativos obtenidos en este campo (E.   Abordar temas de conversación disímiles con repercusión educativa. según se demuestra en investigaciones recientes (M. brindarles cariño. Preocuparse por una imagen externa sobria y favorable para la actividad del docente. si éste es necesario. N. Respetar la personalidad de sus alumnos. Usar la sonrisa como señal que ayuda a disminuír las tensiones y el nivel de ansiedad de los alumnos. Desarrollar la creatividad en los alumnos por diferentes vías formales e informales. Rojas. Rosemberg. 1991. 1993. 1994. Propiciar una atmósfera de respeto y de espontaneidad en la comunicación. aprender a escucharlos y tratar de “ponerse en su lugar”. Exigencias a la personalidad comunicador profesional: del maestro               como Exigencias socio . García y M. Romeu y J. Fernández. al desarrollar en su personalidad un estilo comunicativo flexible y lograr los resultados educativos deseados. Estar siempre dispuesto al diálogo y a la participación espontánea de los alumnos. Ser tolerante con las equivocaciones de los alumnos y demostrarles dónde estuvo la falla. en función de los intereses de los alumnos. Zaragoza.

Exponer desde el principio la lógica o el esquema del contenido que se deberá tratar. apoyar las ideas de mayor importancia. precisar objetivos profesionales comunicativos en función de habilidades. de la redundancia. que requeiere de la reiteración. Contribución concreta de las diferentes asignaturas del currículo en lo académico. ¿Qué hacer en el posgrado ? . de qué se va a hablar. del detenimiento en los aspectos esenciales del contenido. descripciones. ser convincentes en la exposición. Promover siempre una motivación desde el inicio y tratar de mantenerla hasta el final.       Usar diferentes tonos de voz durante la clase. En las discusiones. mantenerse en silencio momentáneamente para reforzar lo dicho hasta ese instante. así como de un vocabulario preñado de clichés y comodines léxico gramaticales. Combinar armónicamente la preparación previa para exponer la clase. Cuidar la dicción para que las palabras sean pronunciadas con exactitud y limpieza. tan dañino es que le falte tiempo al maestro para culminar lo que trae previsto como que sobre en demasía. junto con los elementos racionales de la clase. Utilizar los recursos no verbales de la comunicación en función del contenido que se expone y evitar su uso indiscriminado. de forma breve y resumida. ¿ Cómo lograr esa competencia comunicativa ? Exigencias de oratoria:      Explotar óptimamente los recursos del lenguaje oral en la búsqueda de lo original. por lo tanto. Que la exposición tenga un ritmo regular y. Al ejecutar esta preparación es obligado diferenciar dos niveles: .la formación de pregrado como futuro profesional del magisterio.el perfeccionamiento de su preparación a través de la educación de posgrado. Cuidarse de las palabras y sonidos parásitos (o “ruidos”). enseñar a los alumnos a argumentar sobre diferentes temas. recapitular esas mismas ideas. . Diagnosticar el nivel de desarrollo comunicativo del estudiante. lo laboral y lo investigativo. interrogantes que exijan respuestas con argumentos (y no con simples monosílabos) que hagan pensar. Combinar el rigor del razonamiento lógico del contenido con la anécdota y la aparente digresión que permitan disminuír la tensión en el auditorio. Indicar. graduado o no de una universidad pedagógica.        Plantear. además de una serie de cualidades personales. así como del silencio en algunos momentos. Recapitular antes de iniciar un nuevo episodio explicativo. Ajustarse adecuadamente al tiempo previsto para la clase. con la improvisación que exige el propio carácter creador que tiene la actividad pedagógica en la situación comunicativa del aula. en el transcurso de la clase. Incitar hacia la realización de discusiones formales para la toma de decisiones grupales. ser reiterativo y retórico. en la práctica cotidiana. lo que mantenga la atención en el contenido. para retomar posteriormente [de manera más productiva] el hilo conductor de la clase. de cambios en el ritmo de las explicaciones. de acuerdo con los problemas actuales sobre la didáctica de la argumentación en la escuela. la expresión del rostro y el desplazamiento por el aula se empleen con sobriedad y oportunidad Hacer un estudio sistemático y un uso constante de los recursos lingüísticos para utilizar al máximo todas las posibilidades del idioma sin caer en posiciones rebuscadas o artificiosas. a través de señales e identificaciones de temas. de forma que se desarrollen secuencias ordenadas de pasos y se practique el pensamiento reflexivo. para. parásito o neutral. de modo que las inflexiones de la voz. lo interesante. previsible. En el desarrollo de la exposición plantearse interrogantes u objeciones sin responderlas de inmediato Es innegable que obtenerla exige. valoraciones. del intercambio verbal constante con los alumnos. con apoyos constantes para evitar una densidad semántica improcedente. Dominar bien sus emociones y utilizarlas para provocar el efecto deseado en los alumnos en la comunicación verbal y no verbal. obtener gradualmente el nivel de maestría necesario como comunicador profesional. ¿ Qué hacer en el pregrado ?    En los diseños curriculares de las diferentes carreras pedagógicas. Tener bien claro que el proceso de enseñanza aprendizaje es un acto discursivo peculiar y diferente de otros actos de oratoria. gratuito. y que la evaluación guíe esas ideas globales. como maestro en ejercicio. el contacto visual. Mantener una continuidad temática en el discurso oral en el aula. en dependencia del énfasis que le quiera brindar a determinados aspectos del contenido. los movimientos de las manos y del cuerpo. de una preparación o entrenamiento previo del maestro.

México CONCLUSIONES . En Comunicación y educación.psicológico:    Sensibilización: tiene el objetivo de interesar a los sujetos. Comunicación y procesos educativos. aunque no se restringe a ella. México. p. para que los sujetos. El intercambio verbal en el aula: las intervenciones de los niños en relación con el estilo de interacción del maestro. Educación y comunicación. G. Se utilizan técnicas no directivas y la dinámica grupal. Revista Educar. (1990).Está dirigido a aquellos profesionales de la educación que no se formaron en carreras pedagógicas pero que ejercen el magisterio. M. marzo. Se abordan conocimientos elementales sobre la comunicación como fenómeno psicopedagógico y sobre cómo ella puede contribuír a solucionar problemas educativos en la escuela. CASTILLEJO. Vol. La comunicación como medio educativo. 17-23. Ediciones CEAC. p.  Es posible entrenar a los maestros para obtener la competencia comunicativa en la formación de pregrado y en la de posgrado.  Todas las exigencias planteadas para que el maestro logre dicha competencia comunicativa abarca cuestiones de tipo socio . p. Revista Infancia y Aprendizaje. y otros (1988). ¿ Cómo concebir esta preparación ? Sobre la base de nuestras investigaciones sobre el tema (E. Teoría de la educación. continúen su perfeccionamiento en la práctica diaria. y a aquellos graduados de universidades pedagógicas cuyos planes de estudio no poseían este enfoque comunicativo. A. que elevan la preparación de los cursillistas como comunicadores profesionales en educación. pues va a servir como agente de cambio en próximas etapas. Ediciones El Caballito. 41-51. al ser la comunicación pedagógica una herramienta esencial para cumplir con los objetivos de la educación  La comunicación pedagógica es la que se desarrolla por antonomasia en la escuela. por su valor educativo en la familia y en la comunidad. de su estilo comunicativo. etc. G. Dinámica de grupo. motivarlos con los contenidos referidos al valor de la comunicación para la vida en general y para la profesión pedagógica en particular. por medio de la autoeducación.  El maestro es un comunicador profesional por excelencia. Es decisivo que en esta fase los sujetos decidan por sí mismos pasar a la otra etapa sin imposiciones externas. como parte de un programa de entrenamiento socio . y HATCH. Barcelona. con los padres de ellos y con otros adultos. A. Revista Tecnología y Comunicación Educativas. BIBLIOGRAFÍA ASENSIO.. dramatizaciones. Mimeo. (1985). 115-132. p. No pretende conferir una preparación total. Subjective competence. España. 95-107. sino inicial. juegos de roles. P. y VILLAVERDE. CIRILIANO. México. 1-17. Comunicación educativa y aprendizaje educativo. (1991). Nº 17. Ortiz.B. para desarrollar en los interlocutores un estilo comunicativo flexible y lograr los efectos deseados. (1991). El primer paso para una actitud positiva al cambio es conocer y aceptar conscientemente las deficiencias en su comunicación profesional. mediante disímiles métodos y técnicas activas de aprendizaje. Se estimula el diálogo y el debate dentro del grupo para crear una atmósfera psicológica propicia.. Aquí se utilizan juegos didáctico . 1996). y ROSEMBERG. BOEKAERTS. En Diálogo e interacción en el proceso pedagógico. CHARLES. se logre un autodiagnóstico de las posibilidades y limitaciones de la competencia profesional de cada sujeto. a partir de la experiencia profesional de cada uno. M.comunicativos. M. (1994). Nº 18. con los elementos teóricos y prácticos abordados anteriormente y con otros más complejos ofrecidos aquí. (1991). J. didácticas y de oratoria. es posible proponer y aplicar las siguientes etapas generales. es decir. J. Concientización: se propone que.psicológicas. Perfeccionamiento: lleva como meta aplicar técnicas y ejercicios prácticos grupales que permitan perfeccionar el estilo comunicativo y la competencia profesional de cada cual. Nº 67-68. C. BORZONE. 1. appraisals and self assesment Learning and Instruction. CANSINO. C. España.  La eficacia o competencia comunicativa consiste en la capacidad del maestro para establecer una comunicación pedagógica efectiva y eficiente con los alumnos. Nº 1.