Geopolítica y política de los recursos mineroenergéticos en América Latina

Reseña #1
Juan Diego Escobar Mejía, Cod.285839

Crisis de la oferta energética y el paradigma del desarrollo, ¿Qué
ocurre con la demanda?

Son evidentes las cicatrices que el modelo de desarrollo capitalista ha dejado en la
naturaleza (siendo los humanos parte de ella) es por esto necesario entrar a
debatir entre otras cosas, el concepto desarrollo. Para Eduardo Gudynas y Alberto
Acostai, el desarrollo como expresión contemporánea del progreso, ha acarreando
entre otros, impactos ambientales y sociales negativos, esto por ser concebido
desde un reduccionismo economicista que lo invisibiliza como un modelo de
sociedad occidental que ha globalizado por el modo de producción capitalista.

Las necesidades de expansión del capitalismo en el marco de la sociedad de
consumo implican una serie de prácticas que resultan imprescindibles para
sostener este modo de vidaii, que como consecuencia ha elevado los
requerimientos energéticos de la humanidad a niveles insostenibles por los
recursos finitos del planeta. La producción en masa de mercancía, ha devenido en
la producción en masa de desperdicios, es así como según proyecciones de la
OCDE, el planeta llagará a su capacidad máxima en el año 2050.

Una respuesta desde el sur a la crisis civilizatoria actual, ha desembocado en
múltiples gobiernos de izquierda que han construido todo un discurso alrededor
del desarrollo sostenible, los derechos de los pueblos, e incluso los derechos de la
naturalezaiii, pero que a pesar de cambiar el discurso y combatir el desarrollismo
tradicional, siguen justificando la explotación del planeta para garantizar los bienes

Incluso con su “revolución verde” siguen siendo los países del tercer mundo los encargados de la producción de biomasa y diferentes materias primas.materiales de sus comunidades. los estados nacionales hacen las veces de creadores de demanda y de consumidores que garantizan la ganancia para los privados en estos terrenos donde no se provee por ahora la suficiente tasa. Desde que nos empezamos a organizar en comunidad nuestros avances han dependido directa o indirectamente de la energía. Vemos en estos intentos de nuevo el reduccionismo economicista. En esta carrera. Miriam Long asegura que tras la crisis financiera del 2008. Francois Houtart asegura: “no hay desarrollo sin energía. pero es de especial importancia el surgimiento de las sociedades mercantiles y la expansión de las mismas. y en la medida que los desarrollos técnicos y científicos se hicieron más complicados. un cambio de discurso sin una transformación cultural. es entonces necesario preguntarse por el concepto desarrollo. que disfrazado de ecología. también crecieron las necesidades de las comunidades. Las diferentes fases de la historia de la humanidad están marcadas por la utilización de diferentes fuentes energéticas. y las múltiples interpretaciones y consecuencias del mismo en la historia de la humanidad. es así que pasamos de un mamífero cualquiera. esto se hace evidente cuando vemos las cifras y metas propuestas por organismos internacionales como la OCDE. no reconoce la división internacional del trabajo y la dependencia de los países “en vías de desarrollo” y las implicaciones que este modelo les ha traído. la “economía verde” se ha constituido en un nodo alrededor del cual se está organizando y resignificando el discurso hegemónicoiv. el Banco Mundial y consultoras internacionales donde proponen un cambio hacia un futuro más “verde”. para suplir la demanda del mercado internacional. sigue siendo el lucro la guía de todas sus acciones y transformaciones. Se crean las ciudades y con ellas la necesidad de . no hace una oposición radical al modelo neo-extractivista. por ende las dos realidades hacen una sola”v. a los conquistadores del mundo.

De esa explosión de bienes de servicio y consumo. impulsada por la necesidad de sostener un modo de vida especifico que constituye un imaginario de éxito y felicidad planteado desde el norte del mundo para toda la humanidad. Miriam Lang habla de la crisis civilizatoria. Después de este pequeño ejemplo podemos identificar como las transformaciones en el campo social. El imaginario colectivo dominante tuvo en cuenta los límites físicos del planeta ni la inevitable finitud de sus recursos naturales. la venta de bonos de carbono. Los intercambios de mercancías permitieron acumular capital. y con su economía verde nos lleva a caer más hondo en el abismo de la destrucción. se consolida la sociedad de consumo. cambiaron definitivamente la forma en la que el hombre usaba la energía de la naturaleza. así empieza la utilización de nuevas fuentes de energía como los animales. político y económico devienen en una transformación de las necesidades energéticas y de la concepción de la naturaleza. Lo que empezó como un intercambio comercial entre oriente y occidente por vías fluviales con requerimientos energéticos que en el mayor de los casos implicaban el uso de fuerza esclava o aprovechamiento del viento. se transformó en una demanda energética sin precedentes en la segunda fase de desarrollo del capitalismo: la revolución industrial. transformándolo en fuente de beneficios y motor de la sociedad y la economía. la explotación de la naturaleza para la extracción de materias primas incrementa y crece la demanda energética (en específico energía eléctrica) para procesar esas materias primas en industrias y el uso de combustibles fósiles para poner en funcionamiento el motor de combustión interna. Vemos que esto se hace evidente en la continua mercantilización de la naturaleza e incluso de su conservación. la “Responsabilidad social” que las empresas asumen al proteger bosques o reforestar no tiene otro móvil que la exención de impuestos o evitar sanciones por su continua y creciente contaminación.transportar alimentos desde el campo. Vemos como para el gobierno de Rafael Correa se convirtió en un negocio vender la conservación del .

cobalto. aumento y mejoramiento del estatus existente. y en el momento en que esta política fracasó. en especial la producción de energía eléctrica y de combustible. se vio en la “necesidad” de recurrir a la explotación de petróleo para sanear el déficit económico del país y financiar sus programas sociales.Amazonas. oro y demás. lo cual propició una fuerte reacción internacional y la toma de decisiones. El modelo energético es una expresión del colonialismo. identifico como nodal los requerimientos energéticos. y su exportación le otorga al país uno de sus mayores rubros. Cuando estudiamos su definición. . petróleo. y su expresión neoliberal. que funcionan en su mayoría con carbón surge la pregunta: ¿De dónde proviene esta materia prima? Al igual que la mayoría de los recursos mineros tales como carbón. el informe desarrollado por esta comisión plantea que desarrollo y medioambiente son indisociables. También define el desarrollo como todas las acciones que permiten un crecimiento. Analizando la crisis del modo de producción capitalista. El ingeniero Gilberto Ayes se pregunta: ¿Qué motivó que la mayoría de los países aceptaran el concepto de desarrollo sostenible? El plantea esto como desarrollo del proceso de maduración de la conciencia humana que se percató de los problemas que nos estaban afectando como especie. provienen de los países del sur el hemisferio y Asia. Es así como se crea la comisión mundial sobre medio ambiente y desarrollo de las Naciones Unidas. las materias primas requeridas en un sinnúmero de procesos industriales. Colombia es el primer país en Suramérica en producción de carbón. vi Las ideas del ingeniero Gilberto Ayes y su concepto de desarrollo son una muestra de la “economía verde” mencionada por Laang. buscando fortalecer políticas de extracción amigable con el medio ambiente. si tenemos en cuenta que la energía eléctrica del mundo es producida en su mayoría por centrales termoeléctricas.

Esto necesariamente plantea una diferencia fuerte entre estos autores sobre las causas de la actual crisis (en el discurso de ambos una crisis civilizatoria). El informe dice que en un balance integral el impacto sobre la generación de empleo no es significativo en comparación con otros sectores productivos. pero que Gilberto analiza desde una perspectiva reduccionista economicista. y nunca cuestiona la existencia de las mismas. el mercado que hay detrás de las energías renovables y el papel de los países latinoamericanos y de la periferia en esta “economía verde” . establece el desarrollo como motor de la satisfacción de esas necesidades. evidencia como el análisis hecho por el gobierno sobre los beneficios de la locomotora mineroenergética es parcial. Es interesante comparar desde el discurso las anteriores políticas verdes de los gobiernos de latinoamericanos con la “economía verde”.vemos que carece completamente de un análisis sobre la forma en la que se crean las necesidades que el desarrollo pretende superar. aquí vemos multiplicidad de coincidencias y diferencias. uno de los agentes internacionales encargados de trabajar en conjunto con los estados en la consolidación de un “mercado verde”. El informe de la Contraloría General de la república de Colombia vii contempla medidas encaminadas a atenuar el daño ambiental y detener la afectación a las comunidades donde se desarrollan los procesos de minería y megaminería. cerrando así la puerta a una transformación radical en la forma en que nos entendemos con la naturaleza. sin estudiar demás impactos de este modelo minero para el vivir del país. no se generan encadenamientos que impulsen otros sectores productivos y la renta minera no compensa debidamente el agotamiento de los recursos. . incluso saluda con buenos ojos la comisión mundial sobre medio ambiente y desarrollo de las Naciones Unidas. impuestos y regalías. estudia la oferta de producción energética(donde en 2008 el 89% depende de combustibles fósiles) pero no se detiene a pensar en las causas de esta demanda energética. enfocándose en los ingresos por concepto de inversión extranjera.

estas recogen diversas ideologías:  Quienes propenden por la prolongación finita del ciclo de vida en la tierra. Quienes por los intereses de sus pueblos deciden afrontar decididamente el colonialismo energético. y retoma un debate tan antiguo como la humanidad: ¿El fin justifica los medios?. es así que veo que no se preocupan por el estudio de la demanda energética y sus orígenes. pero por el afán de conseguir recursos para mejorar las condiciones de vida(desarrollo). haciendo una transición al ritmo que los grandes grupos financieros e industriales consideren necesario para la construcción de un mercado verde con ayuda  de los organismos multilaterales y los estados. más amigables (menos contaminantes) con el medio ambiente y que de paso se configuren como un nuevo nicho de acumulación y perpetuación del colonialismo energético. impulsando economías verdes. ¿Nuestra  existencia como especie justifica nuestras acciones? Quienes propenden por una revisión crítica al desarrollo. e identifican a la minería y la megaminería como causantes de estas anomalías sociales. pero si relega la discusión cultural y la transformación subjetiva. o la violencia. propenden por la soberanía de sus recursos y respeto a las decisiones de sus ciudadanos y el cuidado el medio ambiente. el nivel de consumo y las necesidades de la sociedad capitalista. Esta opción no cierra de facto la posibilidad de una transformación radical. Podemos entonces identificar varias corrientes principales que proponen salidas a la mundialmente aceptada crisis medioambiental. buscan una nueva forma de entender la naturaleza reconociéndonos como parte de ella. analizando el origen de la demanda energética y buscando una armonía . legitiman la extracción de recursos de la tierra y su participación como estados en el mercado internacional. no abandonan la esfera de lo económico y la afectación de salud o desplazamiento de las comunidades aledañas a los proyectos. pero nunca se preguntan si la forma en que se explotan los recursos naturales no es en sí misma una anomalía social.Veo que cuando en el informe critican la posición del gobierno e intentan hacer un análisis integral.

. para así sacar adelante la vida.entre los seres que habitamos el planeta. y no solo triunfar como especie. expandiendo la barrera de la moral más allá de la especie humana.

. Solución del clima o salida para la crisis del capital.i Acosta Alberto. El buen vivir o la disolución de la idea del progreso. Más allá del desarrollo. Prólogo iii Constitución política del Ecuador. Revolución energética. vi Ayes Gilberto. vii Minería en Colombia: Daños ecológicos y socio-económicos y consideraciones sobre un modelo minero alternativo. 7 iv Lang Miriam. Cap. un desafío para el desarrollo. v Houtart Francois. ii Lang Miriam. Gudynas Eduardo. Alternativas al capitalismo del siglo XXI.