Rethinking Histories of Resistance in Brazil and 
Mexico Project 

First project seminar, Salvador, Bahia, Brazil 
March 27­30, 2007 

Resistencia, Faccionalismo y Etnogénesis en el 
Sur de Jalisco (México) 
Guillermo de la Peña 
CIESAS ­ Occidente, México 

Preliminary Working Draft: Not to be cited without express 
written permission of the individual author


Versión preliminar (III/07) 

¿Qué es la resistencia étnica? 
Cuando se habla de “resistencia étnica” en México, dos imágenes mediáticas vienen a la 
mente. Una es la de los encapuchados del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en 
Chiapas, que la televisión internacional ha difundido a partir de enero de 1994, y que ha 
atraído al Sureste mexicano a los “turistas revolucionarios” del Norte. La otra imagen es 
la  de  los  “guerreros  aztecas”  que  danzan  en  el  Zócalo  de  la  ciudad  de  México  y  se 
ostentan ante todo tipo de turistas como representantes de un movimiento reivindicador 
de  la  cultura  ancestral  del  “México  profundo”.  Estos  últimos  –los  “neo­indios 
institucionales”,  como  los  apoda  Jacques  Galinier  (2006)­­  constituyen  una  expresión 
sobresaliente  de  las  modas  New  Age  de  la  clase  media  urbana  y  contribuyen  a  la 
mercantilización de lo exótico propiciada por el Estado y por las agencias de viajes. En 
general,  los  danzantes  no  tienen  nada  que  ver  con  lo  que  ocurre  en  las  comunidades 
indígenas. 1  Por  su  parte,  los  zapatistas  de  Chiapas  han  llamado  efectivamente  la 
atención sobre la importancia de “la cuestión étnica” en México; pero son escasamente 
representativos del mundo indígena del país, formado en su mayoría por una población 
pauperizada  y  pacífica  de  campesinos  y  migrantes  que  engrosan  el  sector  de 
trabajadores  informales  en  las  grandes  ciudades  y  en  los  campos  de  agricultura 
comercial. 
Quizás las manifestaciones más significativas de resistencia étnica ocurran entre 
estos grupos precarios, distribuidos a lo largo y ancho del país. No se trata de una masa 
homogénea:  en  los  albores  del  siglo  XXI,  pueden  distinguirse  por  lo  menos  cinco 
categorías  de  personas  que  se  asumen  como  indígenas.  Estas  son:  las  comunidades 
renegociadas,  las  comunidades  reinventadas,  los  indígenas  migrantes,  los  nuevos 
intelectuales étnicos y los disidentes religiosos. 2  Todas estas categorías tiene en común 
el  sentido  de  pertenencia  a  colectividades  que  tiene  historias  propias,  expresada  en 
narrativas que  cuestionan la “historia nacional” –i.e. la narrativa oficial difundida en las 
escuelas y en los discursos estatales­­ y al mismo tiempo se insertan en ella. El Estado, 
mediante las políticas indigenistas establecidas después de la Revolución Mexicana, ha 
propiciado la reproducción de identidades étnicas y memorias colectivas diferenciadas; 
al  mismo  tiempo,  el  indigenismo  gubernamental  proclamaba  contradictoriamente  la 
necesidad  de  fusionar  razas  e  identidades  en  la  “forja”  de  una  sociedad  nacionalista, 

La revitalización de las danzas no sólo incluye las supuestas coreografías guerreras sino también la 
recuperación y reinvención, en medios urbanos y rurales, de tradiciones dancísticas (como la de los 
concheros) asociadas a pueblos y barrios definidos como indígenas desde la época colonial. Véanse 
Rostas (1998), F. de la Peña (2005), G. de la Peña (2006a). 

En otro trabajo (de la Peña 2003) he tratado de caracterizar estas categorías. Las comunidades 
renegociadas han logrado definir fronteras (físicas y simbólicas) relativamente estables gracias a la 
apropiación de un territorio (real o supuestamente “ancestral”), la endogamia, la organización familiar 
que transmite lengua y costumbres, y la persistencia de autoridades comunitarias que combinan funciones 
rituales y de control social; pero todo ello implica la negociación continua con las autoridades oficiales. 
Las comunidades reinventadas buscan reforzar sus fronteras mediante la recuperación de lo ancestral. Los 
migrantes mantienen y amplian las redes sociales de su lugar de origen y resignifican la cultura 
comunitaria en los nuevos contextos. Los nuevos intelectuales étnicos, merced a su escolaridad, se abren 
espacios de inserción e intermediación en la sociedad nacional y construyen narrativas de resignificación 
cultural que justifiquen estos espacios. Y los disidentes religiosos buscan también la resignificación de la 
cultura y la pertenencia.

  Los  teóricos  del  indigenismo  oficial  e  incluso  la  izquierda  partidista  sostenían  que.  la  búsqueda  de  mejores  modelos  de  convivencia  y  de  alternativas  a  la  hostilidad  de  la  sociedad  dominante.  la  justificación  de  la  defensa  de  la  tierra  comunal. creencias.  las comunidades reinventadas  no se basan en  la  ficción pura; requieren  de una narrativa creíble –con sustento al menos parcial en tradiciones y memorias vivas. los derechos –sociales. por la propia diferencia. 3  En consecuencia.  un  número  creciente  de  comunidades  y  organizaciones  –sobre  todo  en  las  zonas  rurales. por razones múltiples:  por  ejemplo. coords.  el  rechazo  a  la  discriminación  negativa. la posibilidad de reclamar.  sobre  los  que  existen  caldeadas  discusiones  y  opiniones  contrastantes. promovieron un arte nacionalista de  inspiración nativa. mitos de origen. políticos y culturales—de los pueblos indígenas. La etnogénesis –  o  re­etnización  (Gros  2000)—  implica  que. como posible resultado de manipulaciones por parte de un Estado neoliberal que  abdica  de  sus  responsabilidades  sociales  (Favre  1996;  Hale  2001);  otros  más  como  producto de las argucias de  nuevos  líderes  indígenas en busca de poder personal.  Algunos  autores  conciben  tales  procesos como formas de recuperación de la identidad auténtica de los pueblos.  Para empezar. como lo planteó Barth (1969) en su escrito seminal.  no  sería  posible  el  combate  a  la  explotación  de  los  indígenas  por  parte  de  las  oligarquías  regionales  (Aguirre Beltrán 1967).  partidos  políticos)  que  utilizan  mañosamente a la gente para justificar sus propósitos y acciones (Vázquez 1992; Kuper  2003). una  perspectiva de mejora: por ejemplo. a partir de 1970.  documentos.  sin  la  “aculturación”. entre otros­­;  concomitantemente. etc. símbolos. Propongo un enfoque más complejo.  poco  a  poco.  un  grupo  se  reconoce  y  presenta ante otros como un sujeto social distintivo porque comparte una cultura propia  (concepciones del  pasado. apoyaron la producción de artesanías tradicionales como símbolos patrios y sobre todo  constituyeron a los indígenas como sujetos que serían amparados y transformados por el Estado. Y los gobiernos revolucionarios  reivindicaron “la gloria del pasado prehispánico” en los museos.  4  Por supuesto. cuando las políticas económicas  y  sociales  del  régimen  revolucionario  mostraron  su  agotamiento.  y  la  afirmación  del  derecho  a  decidir sobre  las  soluciones  a sus problemas  mediante autoridades que  los representen  (Mejía y Sarmiento 1987; Warman y Argueta. en  los códigos de  los  sectores  dominantes.  mientras  que  “lo  mestizo”  se  equiparaba  a  “lo  nacional”  (Bonfil  1988).  Esta  visión  dicotómica  fue  cuestionada.  se  ha  reformado  la  Constitución  para  reconocer.. lo importante no es que los  componentes culturales sean únicos y “originales” sino que en el grupo se consideren distintivos y  emblemáticos.  reconoció la propiedad comunal de los antiguos pueblos indígenas.  el  Estado  mexicano  ha  abandonado  el  modelo  de  desarrollo  proteccionista  en  favor  de  una  economía  abierta  al  mercado  global  y  ha  limitado sus políticas sociales a los grupos más vulnerables –los indígenas.  En  este  contexto  pueden  entenderse  el  fenómeno  cada  vez  más  amplio  de  las  comunidades  reinventadas  y  los  procesos  de  etnogénesis. que tome en cuenta todos los argumentos.  “lo  indio”  se  volvió  equivalente  a  “la  otredad”  pobre  y  atrasada.  pero  no  sólo  en  ellas­­ han enarbolado la bandera de las reivindicaciones étnicas. costumbres.  entre  las  organizaciones  emergentes  de  indígenas  escolarizados  predominaba    la  aceptación  de  la  homogeneización  nacionalista  (Iwanska  1977).  Por  su  parte.  aunque  de  modo  limitado. o de  maniobras  de  grupos  externos  (ONGs. 1993; Levi 2002; Dietz 2004; de  la  Peña  2006b).  3  La Constitución de 1917 no mencionaba ni una sola vez la palabra “indio” o “indígena”.  por  algunas  movilizaciones  populares  que  se  autodefinieron  como  “indias”;  no  obstante. Sin embargo. .3  moderna  y  mestiza (véase de  la Peña 2002a).  desde  la  década  de  1930. diluida  por el colonialismo y el acoso de los gobiernos postcoloniales (Hill 1997; Bonfil 1988);  otros.  valores  y  prácticas…).  iglesias.­­ que justifique la defensa de una identidad colectiva. 4  Pero esto no ocurriría si no se encontrara en ello una ventaja común. Sin embargo.

 En América Latina. la dicotomía no es nítida y los términos muchas veces se aplican en forma  situacional  (“indexical”).  entonces.  organización  comunitaria  y  rescate  cultural  e  identitario.  una  escuela  y  algunas  oficinas  gubernamentales.g. La etnogénesis.  que  pueden  incluir  –o  no—manipulaciones  y  engaños. el término  “mestizos” se refiere  vagamente a todos los que  “no son  indios”.  la  mayoría de vocación forestal.  han  propiciado  que  las  demandas  populares  de  todo  tipo  se  expresen como reclamos por los derechos culturales (de  la Peña 2002c; Yashar 2005). leyes y acciones que reconocen y fomentan  la  multiculturalidad.  en  forma particular. se  encuentra la comunidad de Ayotitlán (“junto a los ayotes o calabazas”). el abandono de ciertas políticas sociales –en especial las de  reforma agraria—y el avance de discursos. y por el otro grupos invasores de tierras y bosques: ganaderos  de  las  zonas  vecinas  y  empresarios  forestales  y  mineros.  “cultura” son ahora utilizadas en las negociaciones con los actores externos. en la vertiente suroccidental.  Además. por un lado.  y  por  alianzas  cruzadas  con  actores  externos:  organizaciones  agrarias  radicales.  iglesias. aunque los  significados  de  tales  nociones  varían.  que ha vivido un largo proceso de confrontación entre los campesinos de la comunidad  de Ayotitlán.  En  la  cabecera  comunitaria. constituida por  unas  60  rancherías  (caseríos)  dispersas  en  un  área  de  más  de  50.  se  constituye  como  un  vasto  campo  de  relaciones  verticales  y  horizontales.  ONGs) que buscan abrir los espacios públicos ­­y también fortalecerse.  la  Reserva  de  la  Biosfera  de  Manantlán­­.  grupos  de  presión). o de organizaciones que amplían su influencia (partidos. Hasta la década de 1970 la cabecera sólo era accesible por veredas; a  partir  de  entonces  se  han  abierto  caminos  rudimentarios.000  hectáreas.  Además.  desarrollo  social.  En  contraste.  Sin embargo.  Por  otro  lado. Long 1992). Actualmente.  que  pueden  chocar  con  los  existentes  y  generar  luchas  faccionales;  requiere  igualmente  de  nuevos  “intelectuales  orgánicos”  que  articulen narrativas y discursos que muchos considerarán subversivos y molestos.  la  nación  y  la  sociedad  internacional (Tully 1995;  Karlsson  2003).  viven cerca de 600 personas. grupos universitarios de  la  ciudad de Guadalajara.  Un  poco  más  próspero  (y .  “etnicidad”.  Esta  presentación  busca  describir  y  analizar  un  proceso  de  reconstrucción  comunitaria y étnica en una región del sur de Jalisco.  después  de  la  revuelta  chiapaneca.  Ahí  está  la  vieja capilla  franciscana (que data  del  siglo  XVII);  hay  también  una  pequeña  clínica.  suele  requerir  de  nuevos  liderazgos. Estos últimos  han  introducido programas de protección ecológica –que culminó en la creación de una zona  protegida.4  derechos  frente al Estado.  sacerdotes  y  maestros  de  escuela  progresistas  y.  Me  interesa  examinar  la  resistencia  étnica  en  la  forma  en  que  se  ha  ido  manifestando  en  la  lucha  agraria;  pero  también  en  las  mediaciones. sólo diez de estos pequeños asentamientos  cuentan  con  más  de  100  habitantes.  o  de  movimientos  sociales  y  asociaciones  civiles  (e.  la  gente  de  Manantlán  fue  por  primera  vez  incluida  en  los  programas  indigenistas  gubernamentales;  así. México: la Sierra de Manantlán. En ella.  también  llamada  Ayotitlán.  la  gente  de  Ayotitlán  ha  sido  calificada  por  sus  contrincantes  como  “los  indios”.  Ahora bien: la conciencia de los derechos inherentes a la diversidad cultural se explica  en  buena  medida  por  la  información  recibida  desde  fuera:  por  parte  de  un  Estado  que  reitera o innova sus políticas.  las  nociones  “identidad  indígena”. alianzas y oposiciones entre actores con diversos intereses  y “mundos de vida” (cfr.  apoyos  y  beneficios.  A  lo  largo  de  esa  lucha.  los  ayotitlenses  están  internamente  divididos  por  rivalidades  familiares  y  faccionales.  El escenario  Se  llama  Sierra  de  Manantlán  a  la  cadena  de  montañas  que  marca  parcialmente  la  división entre los estados de Jalisco y Colima. negociaciones.

  Pero  también  ha  sido  frecuente  –y  muchas  veces  necesaria  para  la  supervivencia­­  la  migración  estacional  a  las  plantaciones de las llanuras costeras.  Apareció  un  pueblo  llamado  Cuautitlán.  La  extrema  dispersión  poblacional  está  relacionada  con  la  precariedad  de  los  coamiles: las tierras de ladera donde se practica agricultura de roza. tumba y quema.  Lo cierto es que.  igual que  hoy. Un documento de mediados del siglo XVIII menciona  que  la  Corona  española  había  otorgado  a  los  naturales  del  lugar  la  categoría  de  república.  y  en  tierras  bajas  algodón  –con  el  que  fabricaban  mantas—y  cacao;  tenían  en  sus  huertos  domésticos  árboles  frutales  (ciruelos.  ed.  que  se  convirtió en las últimas décadas en el principal vínculo comercial con la Costa Pacífica  (véase Rojas et al.  usado  como  lingua  franca.  guamúchiles.) .  terminó  por  desplazar  completamente  al  otomí.  las  actividades económicas tradicionales han incluido la manufactura y venta de productos  artesanales.  Ayotitlán  era  un  sujeto  del  pueblo  de  Cuzalapa.  chile  y  calabaza.  La  economía  de  los  indígenas  colonizados  era  una  continuación de la prehispánica.  1987:  76­81).000  hectáreas.  y  todavía  les  quitarían  muchas más (Robertson 2002: 81).  las  estancias  ganaderas  de  los  españoles  pronto  mermaron  las  posesiones  de  los  nativos.  Sin  embargo. según las listas de tributos que recopilara la arqueóloga  Isabel  Kelly (citada en  Benz  y  Benz 1994): cultivaban.  Según  la  tradición  local.  frijol. Cuando  la población de una  ranchería  –formada  por  familias  extensas. ya en el siglo XIX.  Además  de  la  agricultura.5  mejor  comunicado)  es  el  poblado  de  Telcruz  (800  almas.  el  náhuatl.  aproximadamente).  las  vastas tierras de  Ayotitlán  llegaban  hasta el Océano Pacífico.  Algunos antecedentes históricos  En  la  época  colonial. la mayor parte de  la tierra es montañosa. se informa que las lenguas habladas en la comarca eran el  “otomita”  (otomí)  y  el  náhuatl  o  mexicano  (Acuña. platanares). con un suelo vegetal de extrema delgadez; por ello. 5  Si  bien el agua no escasea durante la estación de lluvias (junio­octubre).  y  practicaban  la  caza  de  monte  y  la  pesca  en  los  ríos.  pero  según  los  representantes  comunales  para  entonces  ya  “sólo”  les  habían  dejado  100. madera”. que significa “estaca.  con  sus  correspondientes  tierras. tales como equipales (sillas tejidas de corteza de otate y pencas de maguey)  y  bules  (vasijas  hechas  con  guajes  o  calabazas). en tierras altas.  maíz. Ésta es un palo  puntiagudo en un extremo y provisto de una pala triangular en el otro. 6  Al  avanzar  el  dominio  colonial. árbol.  usualmente  unidas  por  lazos  patrilineales—  crece  más  allá  de  la  capacidad  productiva  de  la  tierra  circundante. los campos  de cultivo deben abandonarse después de dos o tres años. panales de miel.  los  más  jóvenes  se  marchan  y  fundan  en  tierra  virgen  un  nuevo  caserío. Cuzalapa  y  Ayotitlán estaban sitiadas por  varias  grandes  haciendas  que  se  habían  expandido  gracias  a  la  desamortización  traída  por  las  Leyes  de  Reforma  y  a  los  abusos  de  supuestos  representantes  comunales  que  vendían las tierras para su provecho particular (Gerritzer 2002: 49­51; Robertson 2002:  89­91). 1996: 112­114). Tlalchichila y Apango (Ibid. en  la  actual  Colima;  pero  –dice  la  gente­­  “los  españoles  se  robaron  los  mejores  terrenos  y  sólo nos dejaron el puro cerro”. según afirma la Relación Geográfica  de 1579; en la misma fuente. la  palabra coa se deriva del vocablo náhuatl quauhtli. aves domesticadas (guajolotes.  que  a  su  vez  formaba parte de la llamada Provincia de Amula. Según Seler (1998 [1901]: 66).  que  a  causa  de  una  epidemia  se  5  Coamil: la milpa (sembradío de maíz) cultivada con el instrumento llamado coa.  6  Otros sujetos de Cuzalapa eran Chacala. chachalacas).

 durante las décadas de la Revolución y la Cristiada. con renovados ímpetus.  pues  muchos  de  ellos  huían  de  la  violencia  (Gerritzer  2002:  51­53). No obstante. al  igual  que  Cuzalapa  y  otros  antiguos  pueblos  de  indios.  Cuando  el  gobierno  post­revolucionario  introdujo  escuelas  rurales  en  la  sierra. .  La  mayoría de  los  habitantes de este  nuevo poblado  no era considerada  indígena.  En  la  década  de  1950. pero se ha asimilado totalmente a la población mestiza. De hecho. los Mayores siguieron influyendo en las decisiones colectivas.  donde  todavía  viven  sus  descendientes.  Pero  éstos  volvieron después de 1940.  Las  propias  rancherías  de  Ayotitlán  sufrieron  en  esas  décadas  el  asalto  de  forajidos  y  tropas  de  diversas  banderas. cuando el párroco de Cuautitlán estableció  la primera escuela  en Ayotitlán. sin embargo. y la CNA ordenó el retiro  de  los  invasores  que  comenzaban  a  explotar  los  montes  ayotitlenses. A partir de entonces. que no prosperó: la Comisión Nacional Agraria (CNA) exigió  la presentación de  la  merced de tierras  virreinal.  La lucha por la tierra y los bosques: 1921­1980  En 1921. la  comunidad indígena de Ayotitlán solicitó formalmente una solicitud de confirmación  y  titulación de sus terrenos. 7  Y también llegaron pobladores mestizos a Cuzalapa. Hoy en día nadie  es clasificado como “mulato” o “negro”. el idioma.  cuya cabecera municipal estaba dominada por mestizos.  7  La población africana apareció probablemente a finales del siglo XVII para laborar en las plantaciones  de caña de azúcar de los valles.  una  ranchería  que  conservó  fama  de  rebelde­­  que  se  levantaron  en  armas  y  lograron  ahuyentar  a  algunos  de  los  hacendados  invasores  (Robertson 2002: 98­101).  Hubo  también  lugareños  –  sobre  todo  los  de  Tenamaxtla. Ayotitlán.  los talamontes –a quienes protegía una poderosa familia de políticos  y  militares  de Cuautitlán­­ difundieron la idea de que los indios eran además peligrosos y violentos.  8  La Constitución de 1917 reconocía dos formas de propiedad social: la comunidad agraria (por  recuperación o confirmación de una posesión colectiva existente desde la Colonia) y el ejido (por  dotación del Estado a un grupo de peticionarios). sino  mulata o mestiza. cuyo número se  acrecentó a principios del siglo XX.6  transplantó de su lugar original (en el vecino Valle de Autlán) a las tierras ayotitlenses. desde  principios del siglo XX.  En  lugar  del  Consejo. conducida por el Consejo de Mayores –  la  autoridad  tradicional—. y luego de la de Cuautitlán.  dependía  de  la  autoridad  mestiza  del  municipio  de  Autlán. 9  Este  Consejo  no  era  oficialmente reconocido por el gobierno  mexicano. al constituirse en 1946 el municipio de este nombre. 8  Pero ésta no estaba disponible  en su  versión original. donde  se reunía el Consejo de Mayores; incendiaron las casas y asesinaron a varios miembros  que  no  lograron  escapar.  éstas  tenían  como  tarea  la  imposición  de  la  lengua  castellana. las costumbres y la organización política del lugar habían sido  perseguidos;  en  la  escuela  se  castigaba  a  los  niños  que  hablaban  náhuatl  y  se  quiso  prohibir  la  celebración de  las  fiestas  de  los  santos  por  considerarse  rituales  paganos  y  dispendiosos. El expediente no fue cerrado. Mucha gente de esta cabecera  no ocultaba  su desconfianza e  incluso  menosprecio por “los  inditos”.  En 1956. con base en la nueva legislación agraria que trajo la Revolución triunfante.  Los  sobrevivientes  dejaron  de  aparecer  en  público.  9  Esta lucha ha sido documentada por Durán Legazpi (1987) y Rojas et al.  en  contra  de  los  talamontes  fuereños.  que  se  registraría  ante  las  autoridades  agrarias  federales  para  continuar  la  lucha.  y  por  esa  causa  hubo  familias  que  se  remontaron  a  las  partes  más  altas  de  la  sierra. se desarrolló  una lucha en defensa de la tierra y los bosques. un grupo de uniformados tomó por asalto la ranchería de Tenamaxtla.  una  asamblea  comunal  nombró  un  Comité  Provisional  de  Bienes  Comunales. (1994).

 El  10  Desde finales del siglo XIX.  en  su  lugar.  Según  los  enviados de la CNC.  Aunque  el  Consejo  de  Mayores  se  opuso.7  Temerosos y desanimados. Tradicionalmente.  la  Comisión  Nacional  Campesina  –CNC.  solicitaran  la  dotación de un  ejido.  los  empleadores  les  pagaban  menos. el convertirse en  ejidatarios  libraría  a  la  gente  de  la  discriminación  racista  y  les  otorgaría  la  protección  del PRI. éstas se  repartían anualmente en cada ranchería.f. Así. notas 289. muchos de ellos  iban  a  trabajar  a  los  valles  irrigados  de  la  costa  y  de  la  zona  Autlán­El  Grullo;  si  se  presentaban  como  indígenas. el Consorcio Minero Peña  Colorada invadió por el sureste las tierras de Ayotitlán. los ayotitlenses conscientemente buscaron minimizar  las señas de su estigmatizada identidad étnica.  no  es  necesario  presentar pruebas sobre estos derechos; y por eso mismo. (La dotación ejidal no implica ningún  reconocimiento  de  derechos  previos  de  la  comunidad;  por  tanto. la Comisión Agraria del estado  de  Jalisco  aprobó  la  constitución  del  Ejido  de  Ayotitlán. el pleito por la comunidad era imposible; además.  e  incluso  entonces  la  dotación  efectiva  –por  razones  nunca  explicadas  oficialmente—fue  sólo  de  35. Véase Torres y Cuevas s.  En  julio  del  mismo año.  Uno  de  los  talamontes  seguía  controlando  una  enorme  extensión  boscosa. en enero de 1963. es decir.000  hectáreas  (Durán  Legazpi  1987:  283­284).000 menos de las aprobadas. 10  Por ello. para  explotar los ricos yacimientos de cobre que ahí existían (Ibidem: 284­286). existía en el estado de Colima una prohibición oficial del uso del calzón de  manta. 332 hectareas. . Un mes después. Véanse las referencias y testimonios que  aporta Robertson (2002: 170.  Y  la  depredación  forestal  de  los  invasores  no  pudo  detenerse  por  las  flamantes autoridades ejidales. a principios de la década de 1960. como la Central Campesina Independiente y el Partido Agrario y Obrero  de Rubén Jaramillo (de la Peña 2002b: 375­377). 12  Las  luchas  faccionales  –entre  los  comuneros  que  apoyaban  al  Consejo  de  Mayores  y  los  que  desde  entonces  son  llamados  cenecistas:  miembros  de  la  CNC­­  entorpecieron  la  elaboración  de  una  lista  definitiva  de  ejidatarios.  el  voto  a  favor  del  ejido  obtuvo  la  mayoría en la asamblea comunal. desde Colima. tanto la lengua náhuatl como  la  indumentaria  de  los  ancestros  habían  caído  en  desuso. Esto ocurrió en el contexto de una campaña nacional para ampliar  los  beneficios  de  la  reforma  agraria  a  grupos  potencialmente  rebeldes;  a  su  vez  esta  campaña  trataba  de  contrarrestar  el  auge  de  organizaciones  rurales  disidentes  en  otras  partes del país.  11  La indumentaria tradicional es semejante a la de otros pueblos nahuas del sur de Jalisco: cotón (una  especie de blusón cerrado al frente y abierto por el cuello).  Los nuevos actores políticos y la creación de la Reserva de la Biosfera de Manantlán  El ejido conllevó la parcelación de una porción de las tierras. 290 y 291). son las autoridades federales  las  que  deciden  el  monto  de  la  tierra  asignada  y  el  número  de  ejidatarios).  con  una  dotación  de  55. las maniobras de los empresarios forestales  detuvieron  la  ejecución  de  la  posesión  definitiva  hasta  1974.  o  se  negaban  a  contratarlos.332  hectáreas  (de  las  cuales  sólo  el  6%  se  definía  como  “tierra  de  cultivo”). Por añadidura. Durante la estación seca. la resolución presidencial de dotación  confirmaba la misma cantidad. mediante el común acuerdo de las familias. 11  Por  la  misma  época. calzón blanco de manta y ceñidor rojo para los  hombres;  jolotón o blusa bordada y falda larga de manta oscura para las mujeres.  5. Pese a ello.  12  Los empresarios forestales que operaban en Ayotitlán tenían también ingerencia en otras muchas  explotaciones madereras del sur y la costa jaliscienses. se dio posesión provisional a los ejidatarios de 50. cuya desobediencia se castigaba con multa o cárcel. sin permiso de sus dueños.  la  rama  rural  del  Partido  Revolucionario  Institucional (PRI)—propuso al Comité Provisional de Bienes Comunales que desistiera  de  la  demanda  de  confirmación  de  tierras  de  comunidad  y.

 una ampliación de 10.  promovida por los universitarios.  Pero  no  sólo  encontraron  tal  especie.  la Universidad creó  un programa de investigación integral y protección ecológica. la devastación forestal no se detuvo hasta que un  decreto presidencial creó.  y  para  detener  la  expoliación  de  los  recursos  forestales  (León  y  Gutiérrez  1988;  Rojas  et  al.  y  también  maestros  rurales  que  tenían  nexos  con  la  Alianza  Campesina  Revolucionaria  (ACR). en 1987. 577 hectáreas; casi todas las del Ejido de Ayotitlán están ahí incluidas.  (véase  Torres  y  Cuevas  s.  Entre  tanto. 13  La Reserva comprende  139.  un  ancestro  distante  del  maíz. con el apoyo del gobierno  estatal y de numerosas instituciones científicas internacionales. pp.  Junto  con  estas  importantísimas  acciones  de  protección  del  bosque.  1996).  lo  cual  implicaba  la  revitalización  de  las  costumbres  y  saberes  ancestrales  (Robertson  2002;  Moreno  Badajoz  2004).  sino  otra  más  antigua  y  hasta  entonces  no  estudiada: el Zea diploperennis (Guzmán 1978). a partir  de  la  década  de  1980  los  partidarios  del  régimen  de  comunidad  pudieron  reforzar  su  capacidad  de  acción.  los  universitarios  realizaron  estudios  socioeconómicos  y  se  interesaron  en  buscar  soluciones  para  los  problemas  de  marginación  de  la  población  serrana. la Reserva de la Biosfera Sierra Sierra de Manantlán. de los invasores. Sin embargo. Una vez publicado el Decreto.. 1992; Gerritzer 2002).  surgieron  iniciativas para promover un desarrollo sustentable que partiera de la propia cultura de  los  habitantes. Con todo.000  hectáreas)  quedó  prohibida  toda  actividad  que  pudiera  afectar los recursos (flora. fauna.8  encargado de organizar el reparto cíclico había sido hasta entonces el cabezal.  Entre  éstos  se  contaban  algunos  sacerdotes  inspirados  por  la  Teología  de  la  Liberación. con ayuda de  la CNC.  en el resto (zona de protección) fue suspendida la tala de árboles durante 50 años; por  otro lado. vinculado  al Consejo de Mayores. 24 de marzo de 1987. Pero los nuevos arreglos agrarios y las presiones políticas de los  invasores exigían que las autoridades tradicionales desaparecieran. Diario  Oficial de la Federación. 10­22.  desde  mediados  de  los  setenta.000 hectáreas adicionales a  las aprobadas.  el  Comisariado  Ejidal  había  iniciado  juicios  en  contra de la empresa minera. que instaló en el corazón  de la sierra el Laboratorio Natural Las Joyas; éste. e incluso obtuvieron. se convirtió en el pivote de  varios proyectos científicos internacionales (véase Jardel. yacimientos) o modificar el uso del suelo; asimismo. diversidad y rareza de las especies zoológicas y vegetales.  grupos  de  investigadores  y  estudiantes  de  la  Universidad  de  Guadalajara  exploraban  la  sierra.f. la  invasión minera no cesó; por su parte.  para recuperar el control de sus posesiones legales.  una  organización  rural  de  izquierda.  atraídos  por  la  abundancia. a su vez. En consecuencia. se autorizó a la población residente a mantener sus actividades tradicionales.  bajo  la supervisión de las autoridades de la Reserva. y de las autoridades federales y estatales.  para  legitimarse.  Asimismo. En  estas  iniciativas  participaban  13  Vease el "Decreto por el que se declara la Reserva de la Biosfera de la Sierra de Manantlán". En la zona  nuclear  de  la  Reserva  (42.)  Por  otro  lado.  los comuneros y  la  ACR.  que  crece  silvestre y puede ser usado en la producción de variedades híbridas de gran resistencia. y por noticias de  la  presencia  del  teosinte  (Zea  perennis). coord. un  cuerpo  de  policía  forestal  se  instaló  en  el  área  y  forzó  la  salida  de  las  empresas  madereras.  con  el  apoyo  de  nuevos  actores  que  se  hicieron  presentes  en  la  sierra.. .

 para que la gente recuerde que ahí está su raíz  y que la unión de los pueblos está en la fidelidad a los orígenes. 14  La labor de la UACI se inspiraba en las ideas del pedagogo brasileño Paulo  Freire. que  los tepemezquites  situados  frente  a  la  vieja  capilla  de  la  cabecera  comunal  se  mantengan  verdes  y  floreando en todas las estaciones del año. la UACI ha facilitado el intercambio de experiencias y las visitas  mutuas entre los ayotitlenses  y otros pueblos  indígenas. la UACI negoció con el  INI  para  que  se  apoyara  financieramente  a  un  grupo  de  Ayotitlán  que  asistió  al  Congreso  Nacional  Indígena. y en el diseño de  soluciones a los problemas comunes. y era  particularmente importante la presencia de jóvenes educados de la localidad. En otros grupos de trabajo se han discutido  los problemas económicos de  la  comunidad;  las  posibles  estrategias  para  desarrollar  la  forestería. por ejemplo. en julio de 1993 se formalizó la creación de  la  Unión  de  Pueblos  Indígenas  de  Manantlán  (UPIM). Por ejemplo. Asimismo.  el  INI  y  la  Procuraduría de Asuntos Indígenas de Jalisco se hicieron presentes con sus programas. los ayotitlenses acudieron  a  Nurío  a  otra  sesión  similar.  15  Puede parecer extraño que una institución gubernamental propiciara una reunión convocada por un  organismo que se declaraba rebelde al Estado. Así. en particular  los huicholes del  norte de Jalisco y otras comunidades nahuas del sur. y además deseaban establecer vínclulos con los ayotitlenses. y en la  Universidad  de  Guadalajara  se  fundó  la  Unidad  de  Apoyo  a  Comunidades  Indígenas  (UACI). Una  piedra angular en tal cosmovisión es la firme creencia en la presencia viva y ubicua de  los ancestros. además de la ACR y los universitarios. para capturar a supuestos zapatistas de la región  (que nunca aparecieron). y cursado estudios superiores. que habían  trabajado en el Laboratorio Natural Las Joyas o en las pesquisas socioeconómicas sobre  el área. Pero entre los funcionarios del INI existía simpatía por las  demanas del EZLN. Seis años después. Este taller creó un nuevo espacio de expresión para el Consejo de  Mayores.  los  universitarios  convocaron  a  la  gente  de  Ayotitlán  a  poner  en  marcha  talleres de educación y conscientización.  así  como  en  las  del  político  anticolonialista  de  Guinea  Amílcar  Cabral  y  el  etnólogo mexicano Juan José Rendón (entre otros).  esta  vez  apoyados  por  la  propia  Universidad  de  Guadalajara.  En  1994.9  el Consejo de Mayores y sus seguidores.  celebrado  en  la  ciudad  de  México  y  auspiciado  por  el  Ejército Zapatista de Liberación Nacional. sobre temas agrarios. En 1995.  tras  la  revuelta  zapatista. 15  Registros en los talleres de identidad y cultura  Los talleres referidos a  identidad  y  cultura  han develado aspectos de una cosmovisión  que combina aspectos originales y elementos emparentados con la cultura náhuatl.  Así. concebida como una totalidad armónica. La gente que se va de la  14  El ejército federal ocupó la sierra durante algunas días. tejido y  labrado de madera).  una  asociación  civil  que  ha  logrado  canalizar  hacia  la  región  recursos  de  instituciones  públicas. productivos y culturales. un taller sobre gobierno y derechos  se ha dedicado a elaborar un Estatuto Comunal que  permita establecer consensos entre  todos los ayotitlenses.  universitarias  y  privadas.  centrados en la recuperación de la memoria colectiva y la solidaridad. “los señores o viejitos”; ellos hacen.  la  agricultura. Su propósito era detener la agresión  neocolonial a a la cultura aborigen. y apoyar a  los lugareños en su reconstitución. Y cada aspecto de la cultura tradicional expresiva ha merecido un  taller  donde  se  hurga  la  memoria  de  los  ancianos  y  se  registran  creencias  y  prácticas  olvidadas.  y  se  ha  propuesto  igualmente  la  promoción  de  los  derechos  humanos  y  la  sustentabilidad  ambiental  y  cultural. .  el  comercio y la industria doméstica (mediante mejoría en las técnicas de bordado.  por vez primera en la Sierra de Manantlán –y en otras zonas del Sur de Jalisco­­ .

  y  hay  que  aplacarlos  con  bebidas  alcohólicas.  La  cera  de  los  panales  se  transfigura  en  velas.  La medicina tradicional continúa viva (véase Higareda 2000).  pronunciadas  en  la  lengua de  los antiguos  mexicanos.10  comunidad  termina  por  volver.  consideradas  como  una  herencia  valiosa. Y estas palabras sabias  indican que  la  vida  humana  depende de las dádivas de la tierra.  También  se  han  organizado  talleres  para  revitalización  y  difusión  de  las  artesanías. ofreciendo  un  vaso de  mezcal  a  los cuatro vientos.  flauta  presente  en  las  fiestas. Y en la edificación de la  vivienda aún  se usan  adobes  y tejas producidas  localmente (Robertson 2002: 75. Se distinguen tres  artes:  el  de  las  parteras. y son capaces  de  aplacarlos  cuando  envían  los  malos  aires  (una  forma  que  toman  los  ruendes). Se ha perdido  el arte  de  las  “bateas  primorosamente  pintadas”  que  describiera  Villaseñor  y  Sánchez  en  el  Siglo  XVIII.  Algunos  ancianos  dan  testimonio  de  haber  penetrado  las  puertas  del  mundo  de  “los  señores”.  que  consisten  en  pasar  ramas  de  zapote  blanco  y  flores  de  cempasúchil  por  el  cuerpo  del  enfermo.  Más  aún:  se  busca  activamente  refuncionalizar la lengua ancestral. Cuando vienen las borrascas.  el  de  las  hierberas­sobadoras. Los equipales de Ayotitlán.  así  como  el  uso  de  ungüentos.  cataplasmas. cuando se enojan—debe celebrarse un  ritual de ofrenda semejante.  Sus  prácticas  incluyen  limpias.  pueden  causar  erupciones  de  piel  y  la  enfermedad  del  susto.  con  rezos  y  sahumerios  de  copal.  y  se  busca  recuperar  la  manufactura  de  vasijas  de  tecomate  o  guaje (una especie de calabaza) barnizadas con aceite de chía. madre alimentadora. por  ejemplo.  Los  ayotitlenses  pueden  llegar  a  través  de  las  cuevas  o  los  pozos  hasta  sus  moradas;  pero para lograrlo deben lidiar con los traviesos ruendes o duendes.  y  al  amasar jarros y comales las mujeres no pueden reírse a carcajadas. pero el barro que se convierte en cerámica es la tierra  misma:  merece  mayor  respeto;  cuando  se  recoge  hay  que  dejar  una  monedita. a la que hay que agradecer con  ofrendas y rituales (Robertson 2002: 156­158).  y  también  como  una  forma  autónoma de satisfacer necesidades y obtener ingresos.  con  apariencia  de  niños  pícaros. que corresponden a  los  tlaloques  o  chaneques  del  panteón  mexicano. Los ancestros habitan en el interior  de  los  cerros  y  son  los  dueños  de  la  naturaleza.  Estos  personajes.  que  pueden tumbar las milpas.  Estos últimos reciben el don de la sanación directamente de los ancestros.  así  como  la  confección  de  ropa  de  manta;  pero  no  se  han  dejado  las  técnicas  de  bordado.  donde  encontraron  paisajes  exuberantes  y  escucharon  palabras  sabias.  Con  palma  se  hacen  las  chinas  –  manto  para  guarecerse  de  la  lluvia—y  se  tejen  sombreros;  con  tule  se  tejen  petates  (esteras).  a  las  que  son  muy  aficionados. elaborados con una gran  variedad de especies  vegetales.  gracias  a  estos  árboles;  por  ello.  donde  se  manifiestan  continuamente.  conservan  buena  fama.  Del  carrizo  se  hace  la  chirimía. 158­  164). hay que “cortarlas”. Cuando ejerce su oficio.  El  oficio  se  aprende  de  una  persona  mayor  que  lo .  infusiones  y  chiquiadores (compresas).  “el  que  los  troza.  se  muere” (Higareda 2000: 180; Robertson 2002: 13).  y  el  de  los  médicos  de  rama. y por ello se ha pedido a la Dirección de Educación  Indígena que se enseñe en las escuelas. Por los talleres. A lo largo de su vida el curandero llega a acumular conocimientos acerca de  unas  150  plantas  medicinales. el médico de rama debe crear una  atmósfera  propicia  a  los  antepasados.  importantísimas  en  los  rituales.  Todos  los  materiales son dones de la tierra. se ha vuelto importante conocer las palabras náhuatl que nombran  a  las  materias  primas  y  a  los  objetos  artesanales.  y  se  ha  fomentado  su  fabricación:  se  usa  madera  de  guásima (cortada en luna llena para que se conserve mejor) y también otate y carrizo; la  goma  para  pegar  las  partes  se  extrae  de  una  orquídea. También  en  las curaciones de enfermedades –  que pueden ser causadas por los propios ruendes.

 1996: 116­117; Robertson 2002: 177­179).  la  capitana  [de  la  fiesta]  unta  con  pinole  a  los  papasqueros  quienes.  y  lo  sacan  a  paseo  en  un  equipal.  No  basta  conocer  las  plantas:  hay  que  reconocer las enfermedades específicas en el contexto cultural del mundo indígena: por  ejemplo. He aquí una síntesis de esos registros. son representaciones teatrales.  Las  Malinches  son  muchachas  y  niñas  ataviadas  con  indumentaria  tradicional.  En  septiembre  es  el  cambio  de  San  Miguel. 17  El  registro  y  la  revitalización  del  calendario  festivo  ha  sido  otro  aspecto  sobresaliente de los talleres culturales. . “el  mero patrón”. particularmente el susto.  la  práctica  de  los  curanderos  continúa  viva  y  eficaz. En la primera –un desarrollo de la  Danza  de  Moros  y  Cristianos. véase la información detallada que Yésica Higareda (2000: 190­196)  presenta sobre la curación del susto. En las más importantes  ­­San  Sebastián.  Chacala.  En  octubre  se  hacen  velaciones  todos  los  días  para  dar  gracias  a  Dios  por  la  cosecha.  festejan  al  Señor  Santiago. quien concede favores a quienes le  presentan  una  vela.  los  sustos.  Últimamente. pero son también indispensables la oración.  junto  con  la  gente  que  lo  acompaña.  y  también  para  San  Pedro  y  San  Juan. las  varonas.  en  el  río. cantan  y reverencian a San Sebastián. En diciembre. que  resulta de una impresión fuerte y afecta particularmente a los niños (Campos 2002; de la Peña 2006: cap.  los males de aire.  y  se  festeja  a  San Lucas.  En  julio  las  caballeras.11  practica. recorre la sierra. Cuautitlán y Tequesquitlán; en todos estos poblados se celebra “la fiesta de las  tres Vírgenes” (Rojas et al.  “la  mera patrona”. Se detienen en Cuzalapa. cera.  que  bailan  en  dos  hileras.  En  febrero  la  comunidad  se  viste  de  gala  para  recibir a  la Virgen de  la Candelaria.  los latidos… 16  Pese a  los  ataques  verbales  de  los  médicos  occidentales  que  atienden  las  clínicas  públicas  de  la  región.  En  junio la fiesta es para San Antonio benigno. En cuanto a las  pastorelas decembrinas. escrita por  Margarita Robertson (2002: 176):  “En  Ayotitlán  no pasa un  mes  sin que  se  festeje  a un santo o a una  virgen. se venera a las Vírgenes de  la Concepción. y los  españoles.  de  vestimenta  azul. aprendidas originalmente de los  16  Todas estas enfermedades se presentan en otros pueblos mesoamericanos. En  marzo es el cambio  [de  los  mayordomos]  de  San  José. Para el caso de Manantlán. y se disfruta del espectáculo de los danzantes.  los enruendamientos.  Guadalupe—antecede  un  novenario  de  oraciones  y  jolgorio. varias organizaciones de médicos indígenas tradicionales han convocado a reuniones exitosas de  intercambio y promoción. Véase la Memoria del Foro Nacional en Defensa de la Medicina Tradicional  (2004).  se  ha  enriquecido  y  fortalecido  por  la  comunicación  que  ha  fomentado  la  UACI  entre  los  terapeutas locales y los de otras partes del país. En  enero.  En  mayo  pasa  de  regreso  la  Candelaria.  La  Virgen  de  la  Candelaria.  6). además de las pastorelas. Amilpa. cohetes. comida y bebida. que es paseada por mujeres vestidas de negro. de vestimenta roja.  durante una semana.  mujeres  a  caballo. las visitas a los cerros a  llevar  ofrendas  y  hablar  con  los  ancestros.  al que  bañan. el ayuno.  que  se  representa  en  muchas  comunidades  de  América  Latina y España­­ se enfrentan simbólicamente los mexicanos.  En  agosto  se  realiza  el  cambio  de  la  Asunción o Virgen de Agosta.  En todas las fiestas se celebra una misa. Hay dos cuadrillas en Ayotitlán:  la Danza de Conquista y la Danza de las Malinches.  17  Con apoyo de la Universidad de Guadalajara (a través de la UACI) y de otras insticiones (académicas y  ONGs). la Tonguichita y por supuesto Guadalupe”.  cuya  morada es  la capilla de  la cabecera comunal. y los mayordomos o encargados de las  imágenes deben proveer música.  junto con dos imágenes  colimenses: la Virgen de Zacualpan y la Virgen de Jululapan.  la  Candelaria.

 símbolo de la pereza. Por eso yo digo que los mexicanos  originales somos nosotros”.  expresada  en  el  cuidado  compartido  de  la  costumbre. Vive en una ranchería remota y es considerado el más sabio de los  Mayores.  los  rituales  comunitarios  constituyen  el  espacio  simbólico  donde  se  recrea  la  solidaridad. y un ermitaño que lo presiona a unirse a la adoración de los pastores y así  evitar que los diablos lo arrastren al infierno  19  Don Zeferino tiene mas de 90 años.  y  los mortales deben optar por el bien (Camacho 2000).  donde  el  bien  celestial  (el  Niño  y  el  ángel  vestido  de  blanco) triunfa  sobre el  mal de  los  infiernos (los  diablos ataviados de  negro  y rojo).  expresada  en  la  participación  y  el  esfuerzo  concertado. El discurso de  recuperación  de  la  cultura  y  la  identidad  promete  una  vida  armonizada  con  los  semejantes y la naturaleza. Le gusta  presumir sobre los antiguos orígenes de Ayotitlán.  Bartolo.  la  capital  del  Imperio  Azteca. donde tú puedes ver  que  la  comunidad  es  muy  grande.  y  se  cataliza  la  memoria  colectiva. Y se acuerda con tristeza  de  los  tiempos  en  que  su  padre  y  otros  Mayores  tenían  que  esconderse  porque  los  madereros  los  iban  a  matar.  Los  rituales. Hay además un personaje chusco. marcan el ciclo de las estaciones y la agricultura.  en  complicidad  con  las  autoridades  corruptas.  además. . El presente etnográfico es el año 2001.  y  los  sacerdotes  pasaron  sin  verlo;  pero  algunos más listos sí lo vieron y se quedaron.  ha guardado nuestros papeles.  la  forma  en  que  este  discurso  es  procesado  sufre  muchas  variaciones. las gilas –  muchachas campesinas­­. y Luzbel con sus vasallos los diablos.12  frailes de la época colonial.  Significados de la etnicidad recobrada: cinco testimonios  En  el  modelo  de  interpretación  de  la  cultura  adoptado  y  transmitido  por  la  UACI.  Sin  embargo. 19  Él peleó contra los que se metían a nuestras tierras; él lo sabe todo.  1. devorando una serpiente. pero sólo asistió un año a la escuela. 18  Estas  representaciones  pueden  interpretarse  como  alegorías  de  orden  cristiano.  Afortunadamente.  Pero  las  montañas  tapaban  el  lago. Don José  Se  presenta  como  el  miembro  más  joven  de  Consejo  de  Mayores:  tiene  “solamente” 78 años. los personajes son los pastores y el ángel que anuncia el nacimiento. Sabe leer y escribir. permiten la  sabiduría benigna de los curanderos y dan significado al trabajo artesanal.  También  afirma  que  la  sabiduría  de  los  nativos  viene  de  los  espíritus  que  viven  en  la  vieja capilla franciscana y en lo profundo de la sierra. y hablaban con los ancianos: “por  eso necesitamos rescatar la fuerza del Consejo de Mayores”. El  18  Además del Niño Dios.  El  dios  Huitzilopochtli  había  anunciado  a  los  sacerdotes  que  encontrarían  una  isla  en  medio de un lago  y ahí  verían un águila en un  nopal. cuyos diálogos rimados recogen la narración evangélica de  la  adoración  de  los  pastores.  nuestras  tierras  llegan  hasta  el  mar  del  Pacífico.  “don Zeferino  todavía vive.  iba  a  ser  fundada  aquí.  mantienen una interdependencia funcional con las creencias en el mundo mágico de los  antepasados y los duendes. Presento aquí cinco testimonios de ayotitlenses de experiencias e intereses  variados. Según él:  “Tenochtitlán.

  a  pie  o  en  mula”. aunque sea malo. gracias al ejido? Antes teníamos  que  andar  por  los  cerros. que ve la historia local en términos de la  resistencia  de  los  “verdaderos  mexicanos”  a  la  agresión  de  los  invasores.  y  no  recibieron  asesoría  legal.  Aunque  no  lamenta  la  pérdida  de  la  lengua  náhuatl  ni  de  la  indumentaria  tradicional.  así  que  mientras  nosotros  estábamos  en  el  pleito  ellos  le  compraban  los  títulos  al  cobrador  de  impuestos  (…)  Cuando  en  1921 los Mayores pusieron una demanda para que nos devolvieran la tierra.  Y  también ahora. Y vino de  [la  ciudad]  de  México  un  profesor  de  antropología  a  ayudarnos  con  nuestras  tradiciones (…)  La verdadera autoridad es la de los Mayores.  pero  entonces  los  muchachos  de  la  UACI  llamaron a don Zeferino y a otros viejos que sabían las cosas de antes. eran  muy  ignorantes. Indalecio  En contraste con la versión de don José.  las  compañías  madereras  nos  pagaban  dinero  por  los  árboles que cortaban. y luego los madereros hicieron lo mismo…”  Para don José. Con todo. si se hubiera insistido en  el  proceso  de  restitución  de  las  tierras  comunales  “todavía  estaríamos  esperando  (…)  ¿Qué no ven que tenemos un camino. la gente. ahora que ya tenemos un ejido. porque los árboles desparraman  semillas. porque la gente ignorante se sigue peleando”  Indalecio es un ardiente defensor del ejido. decía mi padre que también en la Revolución todos los  ejércitos venían y mataban gente.  Él  pertenece  a  una  familia  cenecista;  empezó  la  escuela  primaria  en  Ayotitlán  y  la  terminó en Cuautitlán; a sus cincuenta y pocos años.  Gracias  al  ejido. y por eso hay tanto incendios forestales”.  reconoce que eso se debió a la agresión racista: .  En  cambio.  Indalecio  piensa que los principales conflictos en Ayotitlán han sido causados por pleitos internos. Piensa que. lo que hace la UACI y en general la universidad es muy bueno; aunque  no parece  saber  mucho acerca de  la Reserva de  la Biosfera.  desaprueba  la  presencia  de  la  UACI y la creación de la Reserva:  “Los  de  la  Universidad  son  todos  izquierdosos. y en realidad nosotros. Eso está mal. y está muy contento de haber viajado a los Congresos Nacionales Indígenas  y conocido a los zapatistas. no hemos recibido toda la tierra  que nos corresponde por ley. a pesar de que son  las  que  han  cuidado  las  tierras  mexicanas.13  Consejo  de  Mayores  estaba  muerto. y ya no tenemos ese dinero;  ni  siquiera nos dejan tocar el bosque.  todos  del  PRD  [Partido  de  la  Revolución Democrática].  así  que  no  sacaron  nada. el bosque crece muy aprisa.  Aquí  los  mestizos  nos  quitaron  muchas tierras. pero eso fue porque los indios nos peleábamos todo el tiempo y  se  nos  olvidaba  pagar  impuestos. también tiene  preparado su propio discurso etnicista:  “Las comunidades indígenas han sufrido una pobreza terrible. ha sido varias veces Presidente del  Comisariado Ejidal y ocupa el cargo de Delegado de la CNC. ellos tienen la obligación de  nombrar al delegado municipal.  2. Ahora se hizo la Reserva. nomás por un año; tienen que castigar a los que  no  se  portan  correctamente.    y  defender  a  la  comunidad  (…)  Esta  comunidad  siempre ha sido atacada.  Le gusta el  interés de  los  jóvenes  citadinos  que  trabajan  con  los  jóvenes  locales  para  resucitar  las  viejas  costumbres. les importamos muy  poco.

  opina  que  son  paternalistas. Había entonces una complicidad  total y vergonzosa entre los empresarios forestales. .  La  Reserva  puso  fin  a  la  explotación  20  El  PROCAMPO  (Programa  de  Ayuda  al  Campo)  reparte  subsidios  a  los  productores  de  maiz;  PROGRESA (Programa de Educación y Salud.  y  ahí  cursó  la  escuela  secundaria;  no  la  continué  estudiando  porque  la  familia volvió a la sierra. pero nunca ha pasado  eso. 20  3. Sería mejor enseñarlos a trabajar”.  la  ACR  los  ayudó  a  tomar  conciencia  de  los  problemas  del  campo”.  en Guadalajara y hasta en [la ciudad] de México. los metían a la cárcel”  En  cuanto  a  las  demandas  étnicas.  y  ahora  estamos  en  paz.  piensa  que  las  comunidades  indígenas  deberían  convertirse  en  municipios  independientes.  Miguel narra con orgullo cómo la ACR y la UPIM condujeron a la gente de una docena  de rancherías a apoyar a los universitarios y a los técnicos de la Secretaría de Ecología  en el proyecto de creación de la Reserva de la Biosfera; deplora en cambio lo que han  hecho las autoridades ejidales:  “Vimos al mismo gobernador de Jalisco. porque si no. hoy llamado Programa Oportunidades) otorga becas a las  familias  en  situación  de  pobreza  que  se  comprometen  a  enviar  a  sus  niños  a  la  escuela  y  llevarlos  periódicamente a revisión médica. pero no un Consejo de  Mayores.14  “Al  gobierno  en  Colima  no  le  gustaban  los  calzonudos;  nuestros  paisanos  que  iban  a trabajar o a  vender aguacates  y  manzanas  de acá de  la sierra tenían que  comprar o rentar pantalones. y es ahora uno de los líderes de una cooperativa de producción (la Sociedad de  Solidaridad  Social  Miguel  Fernández.  “Por  ejemplo. Desde su punto de vista. Miguel  Tiene  alrededor  de  45  años.  nombrada  así  por  uno  de  los  fundadores  de  la  ACR en la Sierra de Manantlán). Entonces ya pudimos echar a patadas a  los  talamontes. fue la ACR la que inició el  cambio en la Sierra:  “Tuvimos nuestros primeros contactos en 1979.  También  otros  programas  como  PROCAMPO  o  PROGRESA  han  vuelto  irresponsable a la gente.  Ayotitlán  debería  separarse de Cuautitlán y tener su propio Presidente Municipal.  también  con  la  complicidad  de  las  autoridades  de  aquí  y  de  gente  de  muy arriba del gobierno.  inequitativos  y  mal  administrados:  “El  INI  nomás  da  dinero  a  los  que  son  amigos  de  los  universitarios.  todos  del  PRD  o  la  ACR.  También  afirma  que  los  indígenas  deberían  tener representantes “serios” en el Congreso. En cuanto a los programas del INI y otras  acciones  asistenciales  del  gobierno.  y  el  dinero  les  sirve  para  emborracharse.  Dizque  los  beneficiarios iban a volverse autosuficientes y devolverlo.  Y  además  el  Consorcio  Minero  nos  invadía  desde  Colima.  que  es  pura  vacilada  (broma)”.  Sus  padres  migraron  a  Autlán  cuando  era  adolescente. Cuando empezaron a venir los  universitarios. Ha sido miembro de la ACR y de la UPIM. ha participado en  numerosos talleres y cursos de capacitación promovidos por el Laboratorio Las Joyas y  la UACI. Entonces la ACR organizó manifestaciones de protesta. las autoridades municipales y  el  Comisariado  Ejidal.

 Rogelia  Tiene cerca  de 40  años.  Tenemos  una  tienda  en  Telcruz.  por  recomendación  del  director  de  la  secundaria. por eso no nos han  inscrito en el Registro Nacional Agrario”.  A  las  mujeres  “no  las  dejaban  estudiar.  Vamos  despacio. una de las  fundadoras de la UPIM y ha colaborado con la UACI desde sus comienzos.  Sostiene que el Consejo de Mayores ha sido muy importante para unificar a la gente  y  para luchar contra la pobreza y el alcoholismo:  “Tenemos que esforzarnos por alcanzar la armonía.  nuestra  cultura. pero una parte se  separó  y  formó  un  grupo  independiente;  no  importa. y ya empezamos  a  producir  licor  de  café  y  jabón. y también con el censo querían hacer rampa.  Por impulso de una maestra de la escuela de Ayotitlán –que vivía en Cuautitlán y desde  ahí  acudía  a  su  trabajo­­  terminó  la  primaria  y  la  secundaria  en    la  cabecera  del  municipio.  consiguió  un  empleo como alfabetizadora en el Instituto Nacional de Educación de Adultos; así pudo  financiarse  los  estudios  de  preparatoria  en  Guadalajara. Es una de  las personas  más escolarizadas de  la Sierra.15  irracional  del  bosque. ya graduada.  si  se  hacen  las  cosas  de  buena  fe. dependemos de ellos”.  En  1981. y funciona muy bien; pero también  tenemos pequeñas plantaciones de café.  Nuestro principal proyecto es de apicultura.  que  había  secado  las  fuentes  de  agua  y  acabado  con  la  fauna  silvestre  (…)  Lástima  que  los  que  controlan  el  ejido  sean  ineficientes  y  corruptos. para que ya mandemos lejos  toda  la  tristeza  que  teníamos  (…)  La  solución  a  nuestros  problemas  está  en  nuestras  capacidades  humanas. nuestras  maneras  de  vida.  no  en  estar  explotando  y  devorando  nuestros  recursos hasta acabar con ellos.  Pero la gran esperanza de Miguel está en el proyecto de desarrollo sustentable llevado  adelante por su cooperativa. Los Mayores conocen nuestra historia. que sabía muy bien leer y escribir: él hacía las cartas de la  comunidad”. estaba de  regreso en Ayotitlán. que ha obtenido ayuda técnica de la Reserva de la Biosfera.  pero  yo  me  rebelé.  y  además  financiamientos  públicos y privados:  “Hoy somos 125  miembros.  Pero  se  mantuvo  en  contacto  con  la  sierra.  Afirma  que  la  fundación  de  la  UPIM  tenía  como  uno  de  sus  objetivos  la  superación de la enemistad que se había creado entre los partidarios de la CNC y los que  apoyaban a la ACR: . además.  y  por  influencia  de  los  universitarios  del  Laboratorio  Las  Joyas  decidió  estudiar agronomía en la Universidad de Guadalajara. pero ese dinero se lo repartieron entre los  jefes y los simpatizantes de la CNC.  Y  yo  también  tenía el apoyo de mi abuelo. En 1992.  y  además  exportamos  a  Guadalajara  y  Jalisco.  Ellos  pueden  traernos  optimismo;  para  ser  nosotros.  pero  si  estamos  unidos  llegaremos muy lejos…”  4. De  hecho éramos  más.  la  Universidad  de  Colima  y  la  Secretaría  de  Agricultura. Ni siquiera han sido capaces de completar  el censo ejidal. como investigadora asistente en Las Joyas; fue.  Es  cierto  que  contrataron  un  abogado  que  consiguió  que  los  madereros pagaran una compensación. jamaica y zarzamoras.

  y porque las autoridades municipales. que en un inicio veían a la UPIM y al Consejo de  Mayores con desconfianza.  para  el  que  han  pedido  el  apoyo  de  la  Secretaría  de  Desarrollo  Social.  Pero  también hay una cuestión partidista: los ejidos tienen un vínculo orgánico con la CNC. Admite.  agricultura  orgánica. Y nos han tratado  muy  mal.  o  comunidad  indígena. .  y  el  siguiente  paso  sería  la  autonomía  municipal:  “En el municipio de Cuautitlán hay 15 000 habitantes; nosotros. los de Ayotitlán  llegamos a 9 0000. electrificación por celdas solares.  potabilización… Y capacitación para todas estas actividades. Queríamos la unión para lograr la explotación racional  del bosque. y  ya algunos maestros se interesan y les han enseñado a cantar el himno nacional y  otras canciones en náhuatl”.  todo  el  gasto  público  se  hace  en  la  cabecera  mestiza. que  el camino por recorrer es todavía muy largo. finalmente los respeta y acepta colaborar en un proyecto de  ampliación  de  servicios  públicos.  DIF)  han  tramitado  exitosamente  apoyos  para  un  cúmulo  de  proyectos:  ganadería  estabulada.  SEDESOL.  va  logrando  –con  el  apoyo  de  los  talleres  de  la  UACI—que  muchos  ayotitlenses  poco a poco superen sus diferencias y se unan para conseguir avances en la comunidad.  sino  en  labores  de  enlace  y  gestión:  con  varias  agencias  gubernamentales  (INI. y en 1993 lo registramos como una asociación civil.  formado por 40 miembros que se reúnen cada  mes.  el  régimen  de  comunidad agraria permite más independencia.  panaderías.  Rogelia  se  muestra  optimista  porque  la  Reserva  ha  consolidado  la  protección  del  bosque; porque el Consejo de Mayores. mientras que los mestizos son sólo 6 000. molinos de nixtamal. porque el abogado  de  la  CNC  –que  también  tenía  negocios  con  los  madereros—había  conseguido  pagos  para  el  ejido;  pero  el  pago  se  repartía  inequitativamente.  que  a  su  vez  forma  parte  del  sector  campesino  del  PRI;  en  cambio. para que no nos  acusaran de subversivos.  y  esto  sólo  es  posible  si  nos  identificamos  y  valoramos  lo  que  somos. sin embargo.  porque  estaban  muy  desprotegidos. “Lo que pasa es que los de la CNC no quieren que se nos considere  indígenas. la UPIM podría y debería  conseguir  el  cambio  de  régimen  agrario. defendernos como lo que somos.  Y  trabajar  con  los  ejidatarios para  lograr que el  gobierno  federal entregue o compense  las 15 000  hectáreas que faltan de la dotación definitiva.  había  más  de  1  600  ejidatarios.  La  UACI  ha  tenido  asimismo  un  papel  relevante. y también queríamos defender a los trabajadores migrantes que iban  a  los  campos  agrícolas. encontrar en  nosotros  mismos  nuestra  propia  dignidad. pero en  la práctica –según el testimonio de  Rogelia­­  participan  casi  2  000  personas  en  diversas  actividades.  el  vestido.  no  sólo  en  el  rescate  cultural.  las  fiestas  y  el  gobierno  tradicional. queremos que en las escuelas los niños lo aprendan.  Por  eso  es  importante recuperar la identidad. vinculado  a la Iglesia. Para Rogelia.16  “En los ochentas los aserraderos estaban en su apogeo. pequeña irrigación.  cocinas  rústicas.  Aunque  ya  poca gente hable náhuatl.  porque  creen  que  nos  van  a  quitar  la  tierra”.  Incluso  hay  un  buen  número de la CNC.  y  mucha  gente  quedaba  descontenta;  era  muy  difícil  coordinar  a  todos.  lo  que  tenemos  y  el  lugar  donde  estamos. y a muchos no les tocaba nada (…) La tala era excesiva y el bosque  se acababa (…) La UPIM la empezamos como un grupo comunitario.  Por  eso  apoyamos  desde  el  principio  a  la  UACI  en  el  rescate  de  la  cultura:  la  lengua.”  La UPIM tiene registrados 500  miembros. y una buena parte de los  ejidatarios estaba de acuerdo en seguir  vendiendo  [madera].

 cuya efectividad aumentó cuando se  expresó también como resistencia étnica. la bandera de  la etnicidad  se  reforzó  por  otro  tipo  de  alianzas.  Pero esto no dejó satisfechos a  los cenecistas. no basta describir y analizar  los discursos y  las  acciones  del  grupo  en  cuestión;  es  necesario  analizar  el  complejo  campo  de  relaciones verticales y horizontales –de alianza y contradicción­­ entre agentes internos  y externos.  Estas  alianzas  resultaron  contradictorias  y  no resolvieron el problema. así como el contexto más amplio de políticas estatales (efectivas o fallidas) y  fuerzas de mercado.  + Esta resistencia ha chocado no sólo con el sector dominante.  +  En  Manantlán  encontramos  un  ejemplo  clásico  de  lo  que  Gonzalo  Aguirre  Beltrán  (1967)  llamaba  proceso  dominical”:  el  dominio  de  un  sector  “indígena”  en  obvia  situación  de  desventaja  por  parte  de  actores  “mestizos”  que  cuentan  con  recursos  estratégicos  (dinero. en parte por la  presencia  de  la  Reserva  y el  reconocimiento  que  la  UACI  hace  de  su  persona. Para este autor. que dejaron de  tener acceso al bosque y de recibir pagos –así fuera exiguos—por la venta de árboles. Miguel y  Rogelia se autodefinen como activos participantes de un proceso de cambio y aceptan la  intervención externa directa como una serie de oportunidades de mejora. que defendía la tierra comunal.  la  etnicidad  y  las  relaciones  interétnicas. la lucha del Consejo de Mayores de Ayotitlán. Magdalena  (una joven curandera; pendiente)  Apuntes para una discusión preliminar  + Para entender el proceso de etnogénesis. la persistencia de las diferencias étnicas son funcionales  a  la exclusión del acceso  a  los recursos estratégicos que sufre el  sector dominado. Por otra parte.  así  como  los  discursos  y  las  acciones  de  los  agentes  externos. tras muchas vicisitudes  desagradables. sino también con quienes  buscaron una solución a la expoliación forestal a través de la constitución del régimen  ejidal –en vez del régimen de comunidad agraria buscado por el Consejo de Mayores­­.  + Los cambios económicos.17  5. Sin  embargo. A su vez.  lo  cual  implicó  establecer  alianzas  con  la  CNC  y  el  PRI. ha recobrado una posición de prestigio en su comunidad.  era la forma de combatir el dominio y la exclusión.  Por  el  contrario.  información.  Indalecio  siente  mermado  su  poder  y  prestigio  por  las  acciones  del  Laboratorio.  han  favorecido  que  se  discuta  abiertamente  en  el  contexto  local  los  temas  de  la  cultura  y  la  identidad. políticos y legislativos que ocurren en el contexto nacional. SEDESOL y sobre todo  la administración de la Reserva) que escapan totalmente a su mediación y han abolido la  autoridad del Comisariado Ejidal sobre una gran parte de las tierras. la UACI y ciertas agencias gubernamentales (INI.  con  organizaciones  de  izquierda  y  grupos  universitarios. .  Empero  los  testimonios  recogidos  muestran  diferentes perspectivas con que los actores locales articulan tales temas y los relacionan  con su situación personal y colectiva  + Don José expresa el punto de vista optimista de alguien que.  relaciones  y  la  protección  o  el  control  directo  del  poder público).  que  consiguieron  la  expulsión  de  los  madereros  invasores  al  crearse  la  Reserva de  la Biosfera.

 porque son los que  saben  de  dónde  vienen  los  ayotitlenses:  lo  indígena. los izquierdosos y los peleoneros; en cambio  Miguel culpa a los invasores coludidos con las autoridades (incluyendo a Indalecio).  deja  ver  que  éstos  resultaban  beneficiosos  cuando  el  Comisariado  Ejidal  podía  cobrarles  por  la  extracción  de  madera. Agradezco su valiosa colaboración a mis  colegas  y  alumnos.  Y  a  mis  informantes de Ayotitlán.  César  Delgado  y  Samuel  Salvador.  especialmente  a  Margarita  Robertson.  Jaime  Hernández  .18  + El lenguaje de don José es emocional y abierto. mediaciones  y  nichos de  identidad”. bajo  mi  coordinación  y con el patrocinio  de CIESAS. cuyo anonimato debo respetar.  en  el  contexto del proyecto colectivo “Las políticas  sociales  hacia  los  indígenas en  México:  actores.  y  asimismo  a  mis  generosos  amigos  de  la  Unidad  de  Apoyo  a  Comunidades  Indígenas  (UACI)  de  la  Universidad  de  Guadalajara.  don  José  la  asocia  al  mito  del  águila  y  la  serpiente y concluye que los Mayores deben recobrar su autoridad.  en  particular  a  mis  asistentes  (hoy  colegas)  Alejandra  Navarro  y  Rocío  Moreno. CONACYT y la Fundación Ford.  Los  cuatro  se  identifican  como  miembros  de  una  colectividad  que  ha  sufrido numerosos agravios históricos; pero Indalecio.  se  define  por  la  descendencia  y reivindica  una  jerarquía.  Indalecio  dice  que  el  Consejo  de  Mayores  es  “una vacilad”a; para él la etnicidad representa un pasado de discriminación racista. e  implica que  el principal responsable es el  grupo cenecista.  entonces.  +  Sobre  el  tema  de  la  condición  indígena. sin defender explícitamente a los  talamontes. pero  también la posibilidad de acceder a la independencia municipal (donde su candidatura a  la  presidencia  municipal  sería  probablemente  apoyada  por  el  PRI).  mientras  que  Miguel  y  Rogelio  utilizan  un  lenguaje  elaborado  y  cargado  políticamente.  REFERENCIAS .  y  Rogelia a  la  falta de unidad  y de diálogo. el de Indalecio oficialista y más bien  cauto.  Miguel  está  sobre  todo preocupado por metas de desarrollo social y económico.  (continuará)  AGRADECIMIENTOS  Este  trabajo  se  basa  en  una  investigación  realizada  en  el  periodo  1999­2002.  la  justicia  y  el  desarrollo  equitativo. pero reconoce el valor de  la  etnicidad  como  bandera  de  unidad  y  símbolo  solidario;  Rogelia  claramente  ve  la  recuperación  identitaria  como  un  paso  hacia  la  autonomía.  los  problemas  en  la  comunidad los han creado los ignorantes.  Para  Indalecio.

 Los hijos del Sexto Sol.  Aldo  Panfichi e Alberto Olvera (eds. Wageningen: Wageningen Universiteit. 15­45.  Dietz.  A  farmers’  perspective  on  biodevirsity  and conservation in western Mexico. Relaciones geográficas del siglo XVI: Nueva Galicia. El indigenismo en Jalisco. en Rosa Rojas y Agustín Hernández  (coords.  Guadalajara:  Secretaría  de  Cultura del Gobierno de Jalisco. 2006b “Os novos intermediários étnicos. Francisco.  Culturas  indígenas  de  Jalisco. pp. México: Secretaría  de Educación Publica / CIESAS. Henri.  etnicidad  y  democracia  en  América  Latina.  Osaka:  Museo  Nacional de Etnología. Circle for . México: Instituto Nacional de Antropología e Historia.  en  Mutsuo  Yamada  y  Carlos  Iván  Degregori  (eds. 2003.  2000.  “El  futuro  del  indigenismo  en  México:  del  mito  del  mestizaje  a  la  fragmentación  neoliberal”.  2002b. 2002.  de la Peña.). 45­64. Una civilización negada. 1994.  de  la Peña.  Camacho.  de la Peña.  Universidad de Guadalajara. o movimento indígena e a  sociedade  civil:  dois  estudos  de  caso  no  oeste  mexicano”.  Favre. “Las condiciones culturales y ambientales  en  la  Reserva  de  la  Biosfera  Sierra  de  Manantlán  en  tiempo  de  la  Conquista:  una  perspectiva  de  los  documentos  históricos  secundarios”. Paris: Presses Universitaires de France. Guadalajara: Instituto Nacional  Indigenista.  2006a. México: Historias de fin de siglo. L’Indigenisme.  Gerritzer.  Peter  R.  “Sociedad  civil  y  resistencia  popular  en  el  México  del  final  del  siglo  XX”.)  The  struggle  for  indigenous rights in Latin America.  2002ª.  Gerhard.  “From Indigenismo  to  Zapatismo:  The  struggle  for  a  multi­ethnic  Mexican  society”.  Guillermo.  de  la  Peña.W. pp.  Eduardo. N° 269. Guillermo. Benz.  Diversity  at  stake.19  Acuña. Un estudio etnopsicoanalítico del  movimiento de la mexicanidad. 1988.  Guillermo.  Gunther. René (ed.  “Identidades  y participación  ciudadana en  el  México de  la  transición democrática”. Guillermo. Revista de Occidente. México profundo. México: Taurus / CONACULTA­INAH. Karen Laitner y Bruce F. 88­  107.) Rostros y palabras.  Benz. 1. Madrid. Guillermo. México:  Universidad Nacional Autónoma de México. octubre de 2003.  reforma  y  revolución. 1996.  “Sobrevivencias  de  la  estrategia  educativa  misionera  en  las  formas simbólicas de la pastorela de Ayotitlánm”. 1996.  en  Evelina  Dagnino. 2002.  en  Nancy  Grey  Postero  y  Leon  Zamosc  (eds. La frontera norte de la Nueva España.  Sao Paulo: Paz e Terra/UNICAMP.)  Estados  nacionales.  2004.  Estudios  del  Hombre. pp.  Bonfil. México: UNAM. 1988.)  Crisis. Brighton: Sussex University Press.  de  la  Peña. Peter.  de  la  Peña.  Guillermo.) A disputa pela construcao democrática na América Latina.  2002.  en  Leticia  Reina  y  Elisa  Servín  (coords.

  Robertson Sierra.  2000.  Guzmán. Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas.  “Anthropology  and  the  indigenous  slot”.  Hale.  “A  new  dawn  or  a  cycle  restored?  Regional  dynamics  and  cultural politics in indigenous Mexico. La lucha indígena. MA: Schenkman Publishing Co.  2004. “El arte de curar: la medicina de los antepasados. Enrique P.  Laboratorio  Natural  Las  Joyas.  Mejía.  El  indigenismo  en  Jalisco.  1977. 1987.  Impacto  social  de  programas  universitarios  de  intervención:  el  caso  de  la  Sierra  de  Manantlán. pp. “Does multiculturalism menace? Governance.  Bengt  G.  Gros.  Memoria  del  Foro  Nacional  en  la  Defensa  de  la  Medicina  Tradicional.  Thomas  (comp.  MA:  Harvard University. Vol.  3:  485­  524.  Iwanska. Estrategia para la conservación de la Reserva de la  Biosfera  Sierra  de  Manantlán. Inc. en David Maybury­Lewis (ed. María del Carmen y Sergio Sarmiento Silva. Cambridge.    Universidad  de  Guadalajara. 2002.  Karlsson.  Christian.) The  politics  of  ethnicity:  Indigenous  peoples  in  Latin  American  States.  Jerome  M.  en  Rosa  Rojas  y  Agustín  Hernández  (coords. 403­423.  1994.  Levi. Universidad de Guadalajara. tesis. 2004.  2002.)  Rostros  y  palabras.. Guadalajara: Universidad del Valle de Atemajac.  Bogotá: Instituto Colombiano dee Antropología e Historia.  Jardel.  Documento  de  Investigación. Yésica. The David Rockefeller Center Series on Latin American Studies.  Guadalajara:  Instituto  Nacional  Indigenista. Pedro y Raquel Gutiérrez (1988) La reforma agraria en la Sierra de Manantlán.  Guadalajara:  Universidad de Guadalajara.  2003.  Journal  of  Latin  American  Studies.  Critique  of  Anthropology. 1978­2001”.  38. 1992. cultural rights and  the  politics  of  identity  in  Guatemala”.  Cambridge. Escuela  de Agricultura. 2000. Un reto a  la ortodoxia.  Moreno  Badajoz.  Estado  y  modernidad.20  Rural European Studies. Margarita Teresa. Guadalajara: Editorial de la Universidad de Guadalajara.  Rocío.  tesis  de  Licenciatura  en  Ciencias  y  Técnicas de la Comunicación.  Higareda. 23 (4).  Hillerkuss.  Políticas  de  la  etnicidad:  Identidad. pero nos dejaron la . El testimonio  de  los  médicos  tradicionales  nahuas”.).). 2002. México: Siglo Veintiuno Editores / UNAM – IIS. Charles R. (coord. Rafael (1978) El teosinte en Jalisco: su distribución y ecología.  León.  Documentalia  del  sur  deJalisco.  An  essay  on  nativistic  intellectuals  in  Mexico.  Documento  base  para  la  integración  del  programa  de  manejo integral.  Guadalajara:  El  Colegio de Jalisco / INAH.  The  truths  of  others.  Alicja. “Nos cortaron las ramas.

  en  Valentina  Napolitano  y  Xóchitl  Leyva  (eds. Guadalajara.  Vázquez  León. Guadalajara: Instituto Nacional Indigenista. Cambridge and New York:  Cambridge University Press.  Luis.  1998.  Londres:  University  of  London.  1992. Rosa  y  Agustín Hernández (coords.  El  Occidente  de  México:  1524­1816. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.  Ayotitlán:  ¿desarrollo  sustentable? Guadalajara: Universidad de Guadalajara / Instituto Nacional Indigenista. en Jesús Jáuregui y  Johannes  Neurath  (comps.  identity  and  mobility  in  Mexican  society. Eduard.  Ensayos  sobre  coras.  Rosa  et  al.).  Strange  multiplicity.  Susana.  1995.  Institute of Latin American Studies. Deborah J. s.  Rojas. México: Instituto Nacional  Indigenista / CEMCA.)  Encuentros  antropológicos:  Power.  Warman. México: Miguel Ángel Porrúa / UNAM – CIIH  Yáñez  Rosales.  Seler. 2000.  Rostro.21  raíz.  Cambridge: Cambridge University Press. 1993.  Constitutionalism  in  an    ge  of  diversity. Arturo and Arturo Argueta.  La  purepechización  de  los  tarascos  serranos.  James.  2001. Gabriel y Joel Cuevas. Rostros y palabras. Identidad indígena en Ayotitlán”. 2005.  Ser  indio  otra  vez.  “Performing  ‘Mexicanidad:  Popular  ‘Indigenismo’  in  Mexico  City”. Jal.  Torres. entre  la modernización y el desarrollo”.).  México:  CIESAS  /  INI  (Colección:  Historia  de  los  Pueblos  Indígenas de México). . 1998 [1901] “Indios huicholes del estado de Jalisco”.  Tully. Movimientos indígenas  contemporáneos en México.f.  Rosa  H. “Una historia discordante: el campo jalisciense.  La  comunidad  y  sus  recursos.  Rostas. tesis para optar al grado de Maestría en Estudios  de la Región.  Fiesta.  palabra  y  memoria  indígena. Contesting citizenship in Latin America. The rise of  indigenous movements and the postliberal challenge. manuscrito policopiado. El indigenismo  en Jalisco.  Rojas. huicholes y mexicaneros de Konrad Theodor Preuss.  1996.  literatura  y  magia  en  el  Nayar. El Colegio de Jalisco. coords.  Yashar.