EL  TEATRO  A  LA  MODA  

Benedetto  Marcello  
 
La   ironía   con   la   que   el   autor,   desde   un   punto   de   vista   satírico,   irónico   y   lleno   de  
humor,   trata   la   ópera   de   la   época   barroca,   exponiendo   uno   a   uno   los   personajes  
que   conforman   el   elenco   de   profesionales   operísticos,   resulta   profundamente  
divertida.   Y   es   que   Benedetto   era   un   aristócrata   veneciano,   reconocido   compositor  
y   un   gran   conocedor   de   lo   que   se   trajinaba   en   este   mundo   empresarial,   no   muy  
alejado  en  ocasiones,  de  lo  que  pudiera  ser  hoy  en  día.  
El   libro,   con   perfil   de   “manual”   para   profesionales   del   medio,   es   de   una   agudeza  
plasmante,  lleno  de  preceptos  (evidentemente  irónicos),  dedica  a  cada  uno  de  los  
competentes,  y  explica  “cómo”  y  “de  qué  manera  hacer”:    
“A   los   Poetas,   a   los   Compositores   de   música,   a   los   Cantantes,   a   las   Cantantes,   a   los  
Empresarios,  a  los  Instrumentistas,  a  los  Ingenieros  y  Pintores  de  escenas,  a  los  Bailarines,  a  
los   Cantantes   Cómicos,   a   los   Sastres,   a   los   Pajes,   a   los   Comparsas,   a   los   Apuntadores,   a   los  
Copistas,   a   los   Abogados   del   Teatro,   a   las   Máscaras   en   la   puerta,   a   los   Vendedores   de  
Entradas,  a  los  Protectores  de  las  Virtuosas,  a  las  Madres  de  las  Virtuosas,  a  los  Maestros  de  
canto,  a  los  Solfeadores,  a  los  Carpinteros  y  Cerrajeros,  a  los  Alquila  Asientos  y  Palcos,  a  los  
Guardarropas,  a  las  Máscaras,  a  los  Encargados  de  la  Cantina,  FIN”.  

Repleto  de  recursos  cómicos  y  alusiones  a  figuras  conocidas,  asume  la  ignorancia  
de  un  público  (del  que  tampoco  se  olvida,  sin  público  no  hay  función)  al  que  hay  
que   ofrecer   ciertos   guiños   reconocibles   para   mantener   su   atención   durante   una  
función,   una   cruda   realidad   tangente,   “Escribirá   toda   la   opera   sin   formalizar  
ninguna  Escena  de  la  misma,  sino  que  la  compondrá  verso  por  verso  para  que,  al  no  
entender   el   Público   nada   de   la   Trama,   mantenga   la   curiosidad   hasta   el   final”.   La  
prosodia  del  texto  utilizado,  escrito  en  un  lenguaje  muy  sencillo  no  tenía  casi  nunca  
una   relación   con   la   rítmica   musical,   además   el   Poeta,   debía   adaptarse  
absolutamente   a   las   exigencias   de   la   función,   y   conociendo   qué   era   lo   que   se  
esperaba  de  su  trabajo,  todo  “por”  y  “para”  evitar  el  fracaso  de  un  negocio  medido  
para  conseguir  una  fructífera  recaudación.    

 deja.  técnicamente  hablando.   El  empresario  moderno.  sin  importar   de   qué   manera   trabaje   el   resto   del   equipo.    sino  que   debe  saber  gestionar  el  dinero  para  que  la  recaudación  sea  positiva.   ni   tan   pomposa   como   la   imaginábamos   ni   tan   elitista.   Los  instrumentistas  y  el  resto  del  equipo.   resulta   divertido  leer  cómo  destruye  una  idea  generalizada  de  la  gran  ópera  italiana.               Vera  Domínguez  Goñi   Historia  de  la  Música  Teatral   .  con  toda  su  parafernalia  y   pomposidad  antes  de  ser  un  verdadero  intérprete  vocal.     Marcello  hace  una  crítica  exhaustiva  al  mundo  operístico  y.   Al  cantante  y  a  la  cantante.   no   es   necesario   que   el   compositor   sea   un   virtuoso   de   su   arte.   quizá  es  más  importante  que  juegue  el  papel  de  estrella.  de  alguna  manera   entrever   la   realidad   en   la   escena   veneciana   operística.   o   si   son   lo   suficientemente   buenos   para   asumir  su  tarea.  no  debe  entender  de  música.  no  se  le  exige  una  buena  afinación  ni  una  buena  dicción.   complacer   al   público   y   hacer   que  los  cantantes.  las  grandes  estrella  se  luzcan  sin  mucho  esfuerzo.  un  tanto  de  lo  mismo.   sino   simplemente   ha   de   respetar   las   reglas   del   negocio.   sin   embargo.  ni  ningún  otro  arte.   Es   de   suponer   que   su   crítica   se   refiere   a   una   parte   de   las   producciones   de   su   tiempo   y   no   a   todas   las   creaciones.La   infravaloración   del   los   compositores   de   música   queda   patente   en   las   palabras   de   Benedetto.

Related Interests