You are on page 1of 2

CIRCUNSTANCIA, FILOSOFIA DE LA

Se  conoce  con  este  nombre  a  un  conjunto  de  doctrinas
contemporáneas  entre  las  que  se  cuentan,  de  modo  especial,  el
pensamiento de Ortega y Gasset y el existencialismo.
      
      El término c. proviene del latín circumstantia (de circum­stans),
y  designa  lo  que  está  alrededor.  Como  vocablo  filosófico,  la  c.  ha
tenido  dos  significaciones  muy  distintas.  En  un  primer  momento,
que se extiende hasta principios del siglo actual, c. es sinónimo de
accidental  y  transitorio,  frente  a  lo  sustancial  y  permanente  (es  el
sentido  que  aún  tiene  en  el  lenguaje  común,  cuando  se  dice  que
algo  es  circunstancial).  Tal  es  el  significado  que  recibe  en  S.
Tomás;  tratando  de los  actos humanos,  dice:  «Y por  ello  aquellas
condiciones  que  son  exteriores  a  la  sustancia  del  acto,  pero  que,
sin  embargo,  tocan  de  algún  modo  al  acto  humano,  se  llaman
circunstancias» (S. Th., 1­2 q7 al). En Campanella veremos que la
c.  es  lo  que  está  alrededor  de  algo  (circa  aliquid),  o  es  inherente
(inhaerens) o adherente (adhaerens) a ello, o tiene con ello alguna
otra relación (alio pacto ad ipsum pertinens), pero en modo alguno
corresponde  a  su  esencia  (non  tamen  illius  essentiam  ingreditur)
(Philosophiae rationalis partes quinque, Dialectica, 1,6).
      
      Mas esta concepción de la c., como accidente extrínseco de la
sustancia,  va  a  experimentar  una  profunda  mutación  en  el
pensamiento  contemporáneo,  al  perderse  o,  por  lo  menos,
debilitarse  la  categoría  de  sustancia  y  ser  sustituida  por  la  de
relación.  Este  cambio,  cuyos  inicios  pueden  remontarse  al
idealismo poskantiano, se acentúa en Kierkegaard (v.) y la filosofía
vitalista,  recibiendo  su  más  adecuada  formulación  con  Ortega  y
Gasset y el existencialismo (v.).
      
      Lo real ya no se concebirá como una pluralidad de sustancias,
esencialmente  aisladas  unas  de  otras  y  conexas  entre  sí  sólo  por
accidentes  relacionales,  sino  que  la  relación  se  constituirá  en  la
misma entraña esencial de la realidad. La definición de Campanella
de  c.  ya  es  inadmisible.  La  c.  es  algo  que  condiciona  e  integra  la
esencia  de  las  cosas,  pues  cualquier  cosa,  separada  de  su  c.,  es
ónticamente  inexistente  y  noéticamente  ininteligible.  Con  toda
claridad se ve esta nueva noción en la conocida expresión que, en
sus  Meditaciones  del  Quijote  (1914),  nos  ha  dejado  Ortega:  «yo
soy yo y mi circunstancia»; esta c., en cuanto constituida por lo que

 y en ello hay que ver la novedad de esta concepción. y.  se relaciona con lo circundante; al contrario. pero.; mi yo no es una  sustancia  autónoma  en  sí  misma  que.  es  constitutiva  de  mi  propio  yo;  es  un ingrediente esencial de mi yoidad. es algo exterior al yo. La situación es la trama de relaciones del  hombre  con  el  mundo  que  le  rodea.me circunda.  en  consecuencia.  Jaspers define la situación como «una realidad para un sujeto interesado en ella  en  cuanto  existente»  (Philosophie. la esencia de mi yo es el conjunto de relaciones que lo unen con mi c.  En  toda  la temática existencialista está presente esta conexión radical entre el hombre y la situación o c.  y  que  fundamenta. y este proyecto viene condicionado por la c.  Berlín 1932.  202). La vida humana es radicalmente proyecto.  del  Dasein.  la  c. 203). SITUACIÓN. lo exterior no es lo ajeno y accidental.                    En  el  existencialismo  es  básico  el  concepto  de  situación.  es  un  existencial  (existenzial). análogo al orteguiano de c. derivada en gran parte de las doctrinas existencialistas. La situación.              Una repercusión de esta forma de entender la c. hecha en el pensamiento  contemporáneo  es  la  llamada  ética  de  situación. Turín 1939.        .  una determinación  constitutiva  del  ser  humano.  II  Existenzerhellung. 125). en cuanto implica un estar­ en­elmundo. ÉTICA DE; MORAL I). ya que «yo no puedo salir de la situación sin entrar en alguna otra» (o. Abbagnano insistirá en la consideración de la situación como complejo necesario de relaciones al decir que la situación  expresa  «la  necesidad  de  la  relación  entre  la  finitud  del ente  y  la  determinación  constitutiva  del  mundo  y  de  los  otros entes» (La struttura dell'esistenza.  y  el  estar  en  situación  es  ineludible  y  constitutivo  del ser humano. y en la que se  pone  claramente  de  manifiesto  los  peligros  de  relativismo  y subjetivismo a los que se ve abocada una antropología en la que el énfasis  en  la  singularidad  de  la  persona  no  vaya  acompañado  de su radicación en el ser (v. determina  y  limita  al  ser  humano  en  sus  posibilidades.  es  decir.  accidentalmente. c.