Las nuevas cruzadas. Civilización e identidad.      En  el  mundo  “civilizado”,  ya  no  existían  las  grandes  cruzadas.

  La  pérdida  de  la  religiosidad  y  del  sentimiento  de  trascendencia  de  la  humanidad  sustituidas  por  un  consumismo individualista y un capitalismo cultural las habían hecho absurdas. Ahora  empiezan  a  resurgir  capitaneadas  por  algún  loco  que  se  quedaría  sólo  sino  fuera  porque  es  el  presidente  del  país  que  gobierna  el  mundo.  Cruzada  contra  el  mal  absurda, si se tiene en cuenta que la masa encarnada en un individuo que lucha en pos  de un ideal ha desaparecido. La masa se ha convertido en un monstruo informe que no  va hacia ninguno lado sino a la perfecta complacencia de cada uno de las células que lo  forman. Individuos embotados, encajados y clasificados dentro de un aparente orden  social feliz.    La lucha por una identidad individual se hace hoy más patente en un mundo en el que  el  individuo  ya  no  se  identifica  con  la  globalidad  a  la  que  pertenece.  Y  es  ahí,  en  un  mundo en el que hablamos de globalización y en el que los medios, la economía y el  conocimiento nos acercan cada vez más los unos a los otros; donde  nos encontramos  cada  vez  más  perdidos  y  tenemos  que  posicionarnos  e  identificarnos  no  por  la  comunión  de  unas  ideas  o  un  sentimiento  de  cercanía  al  otro,  sino  por    categorías  absurdas  que  generalizando  a  la  vez  pretenden  hacernos  individuos  únicos:  la  nacionalidad,  que  cada  vez  significa  menos  pues  todos  los  países  se  acercan  y  las  costumbres y culturas propias de cada lugar se pierden y confunden; la clase social a la  que  pertenecemos,  que  permite  conocer  y  situar    a  que  bienes  se  tiene  acceso;  el  estado  civil;  la  profesión…  Clasificaciones  burocráticas  que  pretenden  definirnos.  Y  quizás lo hagan, pues sin ellas estaríamos perdidos, seríamos seres sin rumbo que no  encajan  en  el  mundo  en  el  que  viven.  ¿Quién  no  ha  sentido  esto  alguna  vez?  Desorientado, sin saber donde posicionarse, rápidamente el individuo busca “poner los  pies en la tierra” y buscar un trabajo, o una familia, o cualquier otra cajita en la que  meterse  como  profesional,  padre,  estudiante,  jubilado,  incluso  vividor  o  rebelde.  Encarnar  uno  de  esos  papeles  preparados  e  intentar  sentirse  lo  más  cómodo  posible  en él para Ser.    Otro ejemplo de encorsetamiento en grupos de identidad ficticia lo encontramos en la  publicidad.  Promesas  de  que  si  usas  un  tal  o  cual  producto  entras  en  un  grupo  con  unas  características  determinadas que  no  suelen  ser  demasiados  concretas  pero que  uno se forma como construcción mental casi de una forma inconsciente (joven aunque  sobradamente preparado, fresco y aventurero, maduro pero todavía atractivo que se  sabe  disfrutar  de  la  vida…)  Grupos    a  los  que  deseamos  pertenecer  para  que  se  nos  reconozca  como  miembro  de  ellos  pero  que  ni  siquiera  existen.  Son  construcciones  falsas  de  un  grupo  identitario  en  el  que  lo  miembros  no  son  guiados  por  algo  en  común. Grupos de definición etérea y bordes difusos que no significan nada, pero que  nos posicionan dentro de la sociedad y por lo tanto contribuyen a conformar nuestra  identidad frente a los otros.   

Rosa Olivares, en la revista Exit “viviendo con animales” dice: “Hoy hemos convertido  al perro en un juguete doméstico, al león en un prisionero infeliz y al caballo en una  máquina  perfecta.  El  ratón  sólo  nos  sirve  para  experimentos  científicos  y  el  elefante  para  acarrear  carga  y  turistas  y  en  el  resto  del  mundo  como  ejemplo  de  un  pasado  perdido”  ¿No  hemos  hecho  lo  mismo  con  nosotros?  Después  de  todo,  esto  es  la  civilización.    Por otro lado ahora tenemos gran sensación de libertad. Sí, ahora somos cada vez más  libres para elegir entre una minoría de opciones completamente parecidas las unas a  las  otras  y  que  sólo  exteriormente  están  diseñadas  para  producir  sensación  de  diferencia  y  diversidad.  El  estado,  padre  para  todos,  se  erige  como  gran  defensor    y   vigilante  de  las  libertades  de  los  ciudadanos  y  nos  prohíbe  fumar  y  comer  hamburguesas  XXL  para  que  podamos  hacer  un  uso  mejor  de  nuestra  libertad  con  salud.  Sin  embargo  todo  se  complica  cuando  nos  dicen  que  el  estado  somos  todos  y  nosotros mismos aceptamos y potenciamos la dominación por nuestro bien y nuestra  convivencia, aceptando hasta las formas de rebelión como mecanismo necesario para  el funcionamiento de una máquina en la que todo tiene su lugar.    Pero después de todo, quizás ya sea tarde, pues como dice Javier Tomeo refiriéndose  al  viejo  león  del  zoo  “la  libertad  no  sirve  para  nada  o  sirve  para  muy  poco  cuando  hemos  perdido  todos  los  dientes.”  Y  quizás,  debido  a  la  pérdida  de  sentido  y  de  identidad global, ese loco del que hablaba al principio de este texto no se quede solo,  sino  que  aprovecha  la  necesidad  del  individuo  de  hoy  de  identificarse  con  algo  más  grande que él. Quizás hoy, comience la época de las nuevas cruzadas.    Claudia González 06