You are on page 1of 5

El objeto de este trabajo es dilucidar los conceptos preponderantes dentro del constructo

teórico de Donald Winnicott, no sin antes hacer una breve reseña biográfica, de ahí que sea
necesario decir que, nació en Inglaterra 1896, se gradúa como médico especialista en
pediatría en 1920 y empieza su carrera profesional como pediatra en el Paddington Green
Children’s Hospital de Londres en 1923; época en la cual, a través de una recomendación
de Ernest Jones, empezó a psicoanalizarse con James Strachey.

De igual manera, es imprescindible nombrar que Melanie Klein y Winnicott coincidían
en las etapas iniciales del desarrollo emocional del individuo, es decir que, todo infante
posee complejas fantasías y emociones, las cuales construyen su mundo interior, pero desde
dos aspectos esenciales de la fantasía oral: el conservar y el eliminar. Por tal razón,
consideraban el desarrollo emocional una línea de progresión, ya que lo arcaico definía las
características de lo venidero.

No obstante, Winnicott se distancia de Klein por diferencias teóricas como el otorgado
al medio ambiente en el desarrollo emocional del niño, y donde para Klein solo fue
considerado un papel importante, más no concentro su atención en este, pero algo contrario
ocurrió en Winnicott, el cual considero fundamental por sus notorias fallas ambientales, de
ahí, la génesis principal de los distintos cuadros psicopatológicos.

Empero, su pensamiento tuvo una transformación en el sentido que, no le otorgó más
una función preponderante a las fantasías inconscientes, ya que las consideraba un artífice
de su medio ambiente, donde el bebé nace desintegrado e indefenso, por lo tanto, acentuó

(1997. Pág.cada vez más la influencia decisiva del ambiente en la especificación del psiquismo temprano. N. con respecto a los fenómenos y objetos transicionales. y se hace evidente clínicamente como un ser falso. el núcleo o el verdadero ser permanece escondido. diluyéndose. pero cuando no se logra adecuadamente dicho sostén. & Leiberman. capacidades perceptuales y motrices que. 265). es decir. el niño se desarrolla a modo de extensión de la cáscara. cuando el medio ambiente brinda al pequeño la protección y sostén necesarios. conforme progresa el desarrollo. la cáscara con que nace y que explica su narcisismo primario va. la madre cumple con la función de proteger y sostener al débil núcleo del self del niño. y donde el papel de la madre es proveer al bebé de un yo auxiliar que le permita integrar sus sensaciones corporales. N. Ahora bien. Bleichmar. C. “Por el contrario. se van integrando hasta lograr una imagen unificada de sí y del mundo externo. Bleichmar. & Leiberman. en el nivel defensivo y el espacio dentro de la mente del individuo. de ahí que los objetos sirvan como . de manera que. permitiendo así una entrega a la experiencia de la vida interna y externa”. los cuales efectúan un papel en la etapa del desarrollo. C. En relación con lo anterior plantea: “el ser humano nace como un conjunto desorganizado de impulsos. estímulos ambientales y sus nacientes capacidades motrices”. poco a poco. (1997. 266). Pág. instintos. se puede enunciar que Winnicott los define como una especie de puente entre el mundo interno y el mundo externo del niño. mientras que éste poco a poco reemplaza dicho sostén por uno realizado por el mismo. con relación al sostén de la madre. De ahí que.

al ser el objeto una representación de la madre. Así mismo. tales como: la de integración y personalización. para ilustrar “el desarrollo emocional primitivo que tiene el ser humano desde su nacimiento hasta los primeros años de vida. por lo tanto. si la madre es vivenciada como objeto bueno. por consiguiente. la religión. Además es necesario tener presente que el objeto transicional tiene ciertas características. es también un objeto libidinal. pero para esto. es el objeto transicional que ocupa dicho lugar. la importancia que el objeto sobreviva a la agresión. que además serán sustitutos del primitivo objeto transicional. la labor científica y el vivir imaginativo. el objeto transicional ocupa un lugar llamado ilusión. cuya meta es la . ya que al no estar presente en todo momento el pecho materno. hay tres modos de dilucidar dicha afirmación: el objeto adicto. de ahí. el objeto transicional también es susceptible de tener una evolución patológica plantea Winnicott. de manera que. el fetiche o lo robado. pues de esta manera podrá construir un objeto interno más fuerte y con capacidad para ir neutralizando la agresión.limites mentales en relación a ese mundo interno y externo que se presenta desde la propia experiencia de vida. es importante abordar las tres etapas de maduración emocional. se hace infalible que el niño pueda notar que dicha agresión no destruye los objetos internos y externos. Por otra parte. y son éstas las que cumplen un papel destacado con respecto a la agresión que experimenta el niño. Aunque. además sirve para la elaboración de sentimientos de pérdida frente a la separación con la madre. de esa misma forma será vivenciado el objeto transicional. producto de la experiencia retenida con relación al arte.

surge el saber sobre cómo el yo está integrado y la sensación que tiene sobre el núcleo del sí-mismo que habita en su propio cuerpo. 272-273). También es de apuntar que desde el desarrollo emocional. se logra aproximar a la etapa de preinquietud o crueldad primitiva. Además. es decir. se logra definir el papel que ha tenido la madre como proveedora de elementos con respecto a la realidad con que el niño construye la imagen psíquica del mundo externo. donde por medio de los cuidados maternos satisfactorios y experiencias instintivas se obtiene la integración y la personalización”. C. el desarrollo emocional desde el postulado teórico de Winnicott. De igual forma dentro de esta etapa. Pág. ya que prefiere replegar el odio sobre sí mismo y de este modo. pues de ahí. un desarrollo normal sería lograr un esquema corporal. pues el niño pequeño tiene una cuota innata de agresividad que se expresa en ciertas conductas autodestructivas. permite saber cómo se percibe él y el mundo. en otras palabras. o como lo llama Winnicott. Bleichmar. En conclusión. es la disociación la que permitirá dar cuenta del yo. & Leiberman. (1997. N.integración de los núcleos del yo y adquirir la sensación de que el cuerpo aloja al verdadero self. dilucidar el grado de separación en que se encuentra el yo. entrega . por tal razón. las cuales son dos cosas separadas. preservar el objeto externo. unidad psiquesoma. es valiosa la adaptación a la realidad como parte del desarrollo emocional que tiene el yo. por lo tanto. aunque de esta fantasía la madre también puede resultar intensamente dañada. ya que es el contenido de la ilusión materna la que permite dar cuenta de la fantasía constituida en él.

93-125). (pág. el cual no solo brinda elementos para constituir capacidades para un adulto sano.conceptos para lograr una aproximación a la función preponderante que cumplen los factores ambientales. sino para un adulto con afecciones mentales significativas. & Leiberman. C. Psicoanálisis Después de Freud. La Fantasía Inconsciente como Escenario de la Vida Psíquica.F . N. en especial el cuidado materno. (1997). México. Teoría y Clínica. D. Bibliografía Bleichmar. Editorial Paidós.