You are on page 1of 176

Colombia, diversa por naturaleza

Monitoreo de los ecosistemas andinos
1985-2005: síntesis
Dolors Armenteras Pascual
Nelly Rodríguez Eraso
Editoras

Colombia, diversa por naturaleza

Monitoreo de los ecosistemas andinos
1985-2005: síntesis
Dolors Armenteras Pascual
Nelly Rodríguez Eraso
Editoras

Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt
©Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt, 2007
Los textos pueden ser utilizados total
o parcialmente citando la fuente.

CONTRIBUCIÓN IAvH # 403

Coordinación editorial
Claudia María Villa García
María Margarita Gaitán Uribe
Edición cartográfica
Carol Andrea Franco Aguilera
Revisión de estilo
Claudia María Villa García
Isabella Lomanto Uribe
Fotografía
Francisco A. Nieto Montaño
Mauricio “Pato” Salcedo
Banco de Imágenes Ambientales IAvH
René López Camacho
Diseño y Diagramación
Liliana Patricia Aguilar Gallego
Impresión
Ediprint Ltda.

Citación sugerida
Para toda la obra:
Armenteras, D. y Rodríguez, N. (Eds.). 2007. Monitoreo de los ecosistemas
andinos 1985-2005: Síntesis y perspectivas. Instituto de Investigación
Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C. Colombia. 174 p.
Para parte:
Cabrera, E. y Ramírez, D. 2007. Estado actual y cambio en los
ecosistemas de los Andes Colombianos: 1985-2005. pp. 39-63.
En: Armenteras, D. y Rodríguez, N. (Eds.). 2007. Monitoreo de los ecosistemas
andinos 1985-2005: Síntesis y perspectivas. Instituto de Investigación
Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C. Colombia. 174 p.

ISBN 99999999
Palabras clave:
Biodiversidad, escala, función, representatividad, no maderables, información.

FERNANDO GAST HARDERS Director General Instituto Humboldt .

.

procesamiento. con énfasis en ecosistemas. imprescindible para poder entender el estado actual de los ecosistemas. Igualmente. las tendencias que condujeron a este estado y las relaciones entre ellos. la Embajada de Holanda y con la participación y apoyo del Banco Mundial como agencia implementadora. Esperamos que esta publicación sea una base para ampliar la comprensión de los componentes de la biodiversidad de los Andes colombianos.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Presentación L os ecosistemas son la condición básica y necesaria para la vida en la tierra. PhD Director General INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . a partir de metodologías y herramientas espaciales que puedan apoyar el desarrollo e implementación de sistemas de monitoreo de la biodiversidad. financiado por el GEF. análisis y síntesis de información sobre el estado de los ecosistemas andinos. conducentes a conocer y analizar la gran diversidad biológica del país y a sentar las bases para su seguimiento. elacionados con el levantamiento. En Colombia. denominados bienes y servicios ecosistémicos. se identificó la necesidad de integrar a sistemas de información y protocolos metodológicos la información existente en el país con el objeto de consolidar una red nacional de estudios a largo plazo. Fernando Gast Harders. Recientemente. se han congregado esfuerzos institucionales y nacionales en torno al tema. durante los últimos años. la temática ha cobrado importancia en la implementación de redes temáticas y productos de información para América Latina y el Caribe que aportan a la toma de decisiones ambientales. orientado a la comunidad científica y académica para el establecimiento de sistemas de monitoreo en un país megadiverso como Colombia. En el marco de las funciones del Instituto y dentro de los resultados del Plan Estratégico vigente Biodiversidad para el desarrollo: El manejo sostenible de los ecosistemas como aporte al bienestar humano. este documento propone estimular la discusión sobre la forma colectiva de optimizar un sistema de observación de la biodiversidad y armonizar de alguna manera los métodos y estándares para el manejo de información geográfica sobre biodiversidad. damos a conocer el presente documento. durante el Encuentro de Experiencias en Inventarios y Monitoreo Biológico convocado por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. enmarcados en su mayor parte dentro del subcomponente mapa de ecosistemas del proyecto “Conservación y uso de la biodiversidad en los Andes colombianos”. Así mismo. en el marco de iniciativas regionales. en la que se introduce el contexto social y económico de la región. producto de cinco años trabajo e investigación. de ellos como humanos recibimos múltiples beneficios.

Ruben Darío Mateus. por sus aportes y trabajo continuo para el mejoramiento de cada una de las publicaciones. particularmente a la investigadora María Paula Quiceno por facilitar la consulta de las bases de datos sobre uso de los recursos silvestres en Colombia. Gustavo Galindo. esencial para consolidar un sistema de información geográfica. Director del Instituto Humboldt. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . Camilo Cadena.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I- Agradecimientos L os autores agradecemos la colaboración de todos los investigadores que forman y han hecho parte de la Unidad de Sistemas de Información Geográfica del Instituto Humboldt. A la línea de investigación de Uso y Saberes en Biodiversidad del Programa de Uso y Valoración del Instituto Alexander von Humboldt. A todos los investigadores del Instituto Humboldt y de otras entidades del sector ambiental por sus aportes y sugerencias para retroalimentar. Finalmente expresamos nuestro reconocimiento a Fernando Gast. orientado a fortalecer procesos relacionados con la biodiversidad. por su apoyo constante durante estos años y a la coordinación del proyecto “Conservación y uso sostenible de la biodiversidad en los Andes colombianos” a través de Iván Darío Gómez. Juan Carlos Betancourth y Julio Cesar Vargas. Javier Otero. En especial a Carol Franco. A Claudia María Villa. María del Pilar Pardo e Inés Cavelier. consolidar y potencializar análisis espaciales relevantes para el entendimiento de diferentes componentes de la biodiversidad. el manejo y análisis de la información espacial. por su trabajo continuo y su entusiasta participación en la consecución.

com Inés Cavelier Franco Antropóloga.A. Universidad Nacional de Colombia Especialista en Sistemas de información geográfica. King´s College London Investigadora asociada Instituto Humboldt Profesora Asociada. Interconexión Eléctrica S.org Biólogo.org. Universitat de Barcelona Maestría en Environmental Forestry. Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín icavelier@humboldt.edu. Universidad Nacional de Colombia Investigadora asociada. Ecología. Director científico Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín Nestor Ricardo Bernal Suárez Estadístico. University of Wales PhD Geografía.co nrodriguez@humboldt. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Especialista en Estadística.com.com ecabrera @humboldt. M. Universidad del Valle. Universidad Autónoma de Barcelona Coordinadora Unidad SIG.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Autores Editoras Dolors Armenteras Pascual Nelly Rodríguez Eraso Bióloga. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Investigador senior Instituto Humboldt esalvarez@isa. Docente. Instituto Humboldt darmenterasp@unal.org.edu.co Álvaro Cogollo Pacheco cogolloi@yahoo. Universitat de Barcelona Maestría en Environmental Forestry. University of Wales PhD Geografía.co dorisb@jbmed. Jardín Botánico Juan María Céspedes wildevia@telecom. Bogotá Biólogo. Departamento de Biología Universidad Nacional de Colombia. Universidad Nacional de Medellín Candidato a PhD Universidad de Alcalá de Henares Analista ambiental de proyectos. Universidad Nacional de Colombia M. Universidad de Antioquia darmenterasp@unal. King´s College London Investigadora asociada Instituto Humboldt Profesora Asociada. Universidad Nacional de Colombia Maestría en Climatología Universidad Nacional de Colombia Investigador senior Instituto Humboldt nrbernal@humboldt.co Autores Esteban Álvarez Dávila Edersson Cabrera Montenegro Ingeniero forestal. Universidad de los Andes. Departamento de Biología Universidad Nacional de Colombia.co INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT .org. Bogotá Ingeniera forestal.com Wilson Devía Álvarez Biólogo. Director Científico. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Especialista en Sistemas de información geográfica. Coordinadora proyecto Conservación y uso sostenible de la biodiversidad en los Andes colombianos Instituto Humboldt Ingeniera forestal.co Doris Benítez Rubiano cardonaf@gmail.Sc.Sc. Ingeniero forestal.co Dolors Armenteras Pascual Felipe Cardona Naranjo Bióloga. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Candidata a PhD en Diversidad y función de ecosistemas. Universidad de Antioquia.org.

Sc. Pontificia Universidad Javeriana (en curso) Investigada senior Instituto Humboldt Biólogo.co INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT .co Jorge Pérez Sabala Ingeniero forestal. M. Universidad Autónoma de Barcelona Coordinadora Unidad SIG. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Maestría en Gestión ambiental para el desarrollo sostenible.co Ingeniero forestal.com René López Camacho Ingeniero forestal. Universidad Nacional de Colombia Investigada senior Instituto Humboldt mmmorales@humboldt. Universidad Nacional de Colombia Director Fundación Cuángare Omar Melo Cruz cuangare@hotmail. sede Medellín jperez@unal. Universidad Nacional de Colombia Curador del Herbario.co Economista. M.com Ingeniero forestal. Universidad Nacional de Colombia. sede Leticia Ingeniera forestal.org.edu.edu. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Especialista en Estadística.Sc. Universidad Nacional de Colombia Investigador asociado Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín msernag@gmail. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Candidata a PhD en Diversidad y función de ecosistemas. Universidad Nacional de Colombia Profesor. Facultad de Medio Ambiente y Recursos Naturales Universidad Distrital Francisco José de Caldas nrodriguez@humboldt.com Oswaldo Velásquez Restrepo dpramirez@humboldt.com Marcela Serna González Ingeniero forestal.co Diana Patricia Ramírez Aguilera Ingeniera catastral .edu. Universidad Nacional de Colombia Especialista en Sistemas de información geográfica. Instituto Humboldt eliana_jimenez@yahoo.com César Velásquez Rúa Biólogo Investigador asociado Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín ca_rua@hotmail.org. Universidad del Tolima Docente Universidad del Tolima Darío Sánchez Sánchez omelo@ut. Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín Alexander Rincón Ruíz ovelasquez@unal. Curador del Herbario Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín dsanchez@hotmail.co Ingeniero forestal.edu.org.co Mónica Marcela Morales Rivas Ingeniera forestal. Universidad Nacional de Colombia Docente.co Edward Rojas rlopezc@udistrital.org.Sc. M. Universidad Nacional de Colombia Maestría en Economía.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I- Eliana Jiménez Rojas Nelly Rodríguez Eraso Ingeniera forestal. Universidad Distrital Francisco José de Caldas Biólogo. Universidad Nacional de Colombia Docente. Universidad Nacional de Colombia Consultor DANE y DNP arincon@humboldt. Universidad Nacional de Colombia.

.................................................................................. 5...........1..........................95 Pautas para el manejo y monitoreo de los PFNM............................................123 Bibliografía............................... Factores asociados................................... 3......................................................................32 Bibliografía..................3..............................................85 Bibliografía....3...............3......................................49 Bibliografía........................3..............................................63 3.............................. Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad 19 1......... 1......... 5............................2 3.........................................................21 Ecosistemas: enfoques y perspectivas para su monitoreo.................................................... Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 2........................................2............. 1..............................3 Antecedentes........................................... 1... Importancia y propósito de un programa de monitoreo................................................................................... 2.................86 5..........................................5......................................................M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Tabla de contenido Introducción 13 1.................................................................................................................................................................................. 4................................... Distribución.................................................................111 Análisis de correlaciones.........................................................................79 Pautas para trabajos futuros........................................70 Bibliografía.........000 msnm) a través del establecimiento de parcelas permanentes 4...........................1....................................................79 Resultados y discusión..........................................................1....73 4...................................................................................................................................................... 4.................... 2............................1.................................................................................................................................................. 5.........................................1..104 6............ 6............................................101 Bibliografía....2.................................................................. superficie y dinámica de cambio de ecosistemas............................................................................................................... Análisis de los datos.....................125 39 65 76 91 110 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT ...................41 Tasas de cambio y fragmentación de los ecosistemas..............................................................94 Análisis de datos.................................................. 5....................................................... Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos 6........................................................................................................................................ Monitoreo de los Andes colombianos (2................................................1.......................................34 2..........................67 Resultados y recomendaciones... 6......... Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacionales Naturales en los Andes colombianos 3.................................................................95 Resultados y discusión....4...................................................... Productos forestales no maderables en los Andes colombianos: una aproximación a su conocimiento y monitoreo 5..........................4................................................26 Funcionamiento de ecosistemas y su relación con comunidades y especies.................2........................ 1...30 Los aspectos antrópicos y su integración mediante modelos al monitoreo de la biodiversidad a nivel ecosistémico..................................... Los productos forestales no maderables...................................................................................................................................................... 4........................................................................3..........4....................2............2.........................................000-3..........................................5.

...7 Etapa 1.................................137 Etapa 6............................................................ Comunicación de resultados y recomendaciones........................................... Selección de variables e indicadores a ser monitoreados................136 Etapa 5..........................140 Anexos 1 2 129 143 Leyenda de ecosistemas naturales de los Andes colombianos 2005.......132 Etapa 3...........................................4 7.139 Bibliografía........................MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I- 7..............................................................................................1 7....................... Almacenamiento y mantenimiento de la información.....132 Etapa 2........2 7.......... Objetivo y escala del programa de monitoreo.........3 7................................................145 Listado de especies empleadas en la obtención de PFNM en los Andes colombianos.......... Análisis...............................................................................................135 Etapa 4...................................................................5 7...................................... interpretación y evaluación. Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos 7. El diseño del esquema de muestreo y la colecta de datos......................................6 7...................................................................................................................153 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT ............................................................

.......................................... Indicador de actividad económica (millones de pesos a precios constante de 1994) y consumo de energía municipal (Kw/hora) – Año 2003.......... 62 Figura 3 1.... Mapa indicador de actividad economica – 2003............. 137 Figura 7 3.84 Figura 5 1......... Etapas propuestas para llevar a cabo un protocolo de monitoreo de ecosistemas y ejemplo de aplicación en el caso del monitoreo de los ecosistemas de los Andes colombianos.............................................................................................. 29 Figura 1 4..................................... 26 Figura 1 3.................................. Localización espacial de los patrones de fragmentación para el ZHT serranía de La Macarena periodo 1985-2005..................................................................... Distribución de los tipos generales de biomas en los Andes colombianos................................. Porcentaje de población cabecera y resto de los municipios de Andes.. 2004)..................... Localización de parcelas de monitoreo en bosques de montaña de los Andes colombianos......................................................... 119 Figura 6 9...... Localización espacial de los patrones de fragmentación para el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental 1985-2005..... Mapa de desplazados (número de personas desplazadas ................ 112 Figura 6 3..................................... Tamaño de la población de los municipios de Andes.......................................................... Localización espacial de los patrones de fragmentación para el ZHT valle del río Magdalena periodo 1985-2005.......... 72 Figura 4 1........................................................................................ 69 Figura 3 2......................................................... 2006)........expulsión y recepción)...................... 42 Figura 2 2.................. 113 Figura 6 4...................................................................... Superficie (% del total) de los patrones de fragmentación en los Andes colombianos aplicando el modelo propuesto por Riitters et al.............. Bases y relaciones jerárquicas para el establecimiento de un sistema de información geográfica para el monitoreo....... Herramienta para consulta en línea de la base de datos para ecosistemas andinos............... 118 Figura 6 8...................... 115 Figura 6 6.................................................................................. Coefientes Gini de acceso a la tierra......... ICV 1993 ....................................................................................... Distribución de la representatividad ecosistémica en los Andes colombianos.............................................................. Número de especies no maderables de acuerdo con las categorías de uso................................................................................................... Diversidad beta al nivel de familias y géneros en Andes colombianos..... Tipificación general de grupos de correlaciones según cobertura y resultados de las correlaciones.....M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Índice de figuras Figura 1 1................ Relación costo – beneficio de un programa de monitoreo....................................................................................................................... 60 Figura 2 8............................................. Localización espacial de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino cordillera Central 1985-2005................................................................................................................................... Diagrama conceptual de un programa de monitoreo ambiental prospectivo (tomado de Busch y Trexler................................... Dinámica temporal de los porcentajes de población resto y cabecera para los Andes respecto a los valores nacionales..................................... 2003)......................... 120 Figura 6 10................. 58 Figura 2 7.............................................................. 97 Figura 5 3.................. 22 Figura 1 2. 50 Figura 2 4.................................................... años 1985 y 2000................................................................................................... 125 Figura 7 1...... ICV 2003 vs logaritmo actividad económica 2003.................... 55 Figura 2 5............. Diagrama general para un programa de monitoreo de PFNM para la región andina dentro de un contexto ecológico........... 78 Figura 4 2.................................................................................................................................................................................................. 114 Figura 6 5............................................................ Número de especies no maderables presente a nivel bioma para los Andes colombianos.................................... 57 Figura 2 6.... 97 Figura 5 2.............................. Área de ecosistemas seminaturales y transformados año 2005...................................................................................... Mapa de cambio en los ecosistemas naturales años 1985-2005....................................................................................................................................................................................................... 138 Figura 7 4..................................................................................... Flujo de información para monitoreo de ecosistemas y toma de decisiones (adaptado de Palmer 2003)..................................................................................................... Logaritmo población 2005 vs logaritmo actividad económica 2003.................................................................. 132 Figura 7 2.. 124 Figura 6 12........................................... 140 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT ............................................................ Mapa de ICV año 2003.............................................. 123 Figura 6 11...... 31 Figura 2 1......... 103 Figura 6 1......... año 2005................................................ (2000)................ Clasificación de los grupos funcionales de acuerdo con los procesos y funcionamiento del ecosistema (tomado de Hooper et al............ 43 Figura 2 3......................................... Áreas del SPNN tenidas en cuenta para el análisis de representatividad ecosistémica.............................. 116 Figura 6 7...........................................................................................2003.......................... Representación esquemática de escalas y niveles de organización (tomado de Ewert et al....................... 112 Figura 6 2...................................... 139 Figura 7 5............................................ Aplicación de la aproximación ecosistémica (tomado de UNEP/CBD/COP 2003)..........................................................................

................ 135 ...000-3...................... 45 Tabla 2.............48 Tabla 2.15............ 51 Tabla 2................. estructura y dinámica de los bosques de los Andes colombianos (2.......................... Características principales de composición..................... Variación en superficie de los patrones de fragmentación para la región de los Andes colombianos periodo 1985-2005........................ año 2005.............................................8................................. 114 Tabla 6................................................... Biomas de los Andes colombianos.......................................... Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma más detallada................................................................................................ Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental.................................................................................................. año 2005...........................................1.............................. año 2005...............................................................................................000-3............................................ 2001)............................................................... Características florísticas y estructurales de las parcelas permanentes en los Andes colombianos (2........................................... 68 Tabla 3.................5........................................................ Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino cordillera Central......Índice de tablas Tabla 1........ periodo 1985-2005..14. Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma preliminar (tomado de Tregler et al..................................... 83 Tabla 6.................. año 2005..... Índice de presión para las cuencas de los Andes colombianos....................... 117 Tabla 6............ 22 Tabla 1... Indicadores propuestos en el contexto del programa de monitoreo.. Consolidado dinámica TCEN para la región de los Andes colombianos........................ 2001)....... 59 Tabla 2....................... Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino Nariño....................................................7.... 46 Tabla 2................. periodo 1985-2005..........000-3.........................................................3..........6................ Características de las parcelas permanentes usadas e los análisis de los Andes (2..........................1............13......... 71 Tabla 4..................................................................1............................ 47 Tabla 2............................ Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el ZHT piedemonte serranía de La Macarena.................... 61 Tabla 2..........................9..............................12........................ Distribución en área de ecosistemas naturales 1985 – 2005........ 51 Tabla 2.....................3.... Tasa de crecimiento de la población total (% anual)..000 msnm)...................................................................................................000 msnm)... 56 Tabla 2.................................... Distribución de orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical....... Distribución del zonobioma húmedo tropical (ZHT)...... Distribución de la superficie (ha) de ecosistemas naturales y transformados en los Andes colombianos.................... periodo 1985-2005.................... 81 Tabla 4....... Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el ZHT valle del río Magdalena................... periodo 1985-2005.. 56 Tabla 2........ Métricas del paisaje región de los Andes 1985 – 2005..1............................3........................................ 134 Tabla 7..... año 2005................................... Distribución del orobioma del zonobioma húmedo tropical....................................................2.......................4.. 80 Tabla 4......................... 55 Tabla 2...................................... Tasas de cambio de ecosistemas naturales para los Andes colombianos........................2.......................2................... Municipios con mayor área en coca dentro de Andes y que presentan un área superior al 60% dentro de Andes....... 44 Tabla 2................................2.. Áreas del SPNN tenidas en cuenta para el análisis de representatividad ecosistémica..................................................................... periodo 1985-2005................ 124 Tabla 7...........11.. 43 Tabla 2.................... Putumayo.............................. 121 Tabla 6..........................................................2.....2.................................................................... 24 Tabla 2....................................................1.................................. periodo 1985-2005........ Distribución del zonobioma alternogídrico y/o subxerofítico tropical (ZAST).................................. Grupo de municipios con los mayores índices de escasez de agua para condiciones de año medio (2000)......10...................................................................................... 61 Tabla 3..............000 msnm)........................ Áreas totales..................1.............................. 54 Tabla 2... áreas bajo protección y proporciones de ecosistemas según categoría de representatividad..............4.. Estado del arte de los criterios utilizados para evaluar las variables de monitoreo de forma más detallada para el caso de los ecosistemas andinos (adaptado de Tegler et al.............

INTRODUCCIÓN Dolors Armenteras y Nelly Rodríguez .

.

presentamos en el año 2004 “Ecosistemas de los Andes colombianos” (Rodríguez et al. y alrededor no solo de este proyecto sino de otros. donde el ecosistema constituía la unidad de análisis central para esta región del país. considerando el componente antrópico como una parte integral del ecosistema. En esta ocasión. proclaman la importancia de tomar acciones orientadas en este sentido y destacan que el manejo racional de la biodiversidad. Es por ello que esta publicación surge como resultado de los esfuerzos del Instituto Alexander von Humboldt por aportar conocimiento sobre la biodiversidad de nuestro país. tanto en su aspecto natural como antrópico. así como leyes nacionales. y también de las presiones e impactos asociados y proponemos unas directrices de monitoreo a futuro con base en la experiencia adquirida en el marco del proyecto “Conservación y uso de la biodiversidad en los Andes colombianos” y de la investigación a largo plazo de la Unidad de Sistemas de Información Geográfica del Instituto Humboldt para continuar brindando al país información relevante sobre la biodiversidad a nivel de ecosistemas. especies o comunidades. Más allá del CDB. las interacciones no lineares. el integrar aproximaciones opuestas a un mismo problema. de sus condiciones. requiere de información que sea relevante y oportuna. de una forma organizada. replicable y multiescalar. El levantamiento y análisis de información en escalas geográficas grandes presenta muchos desafíos. a partir de un desarrollo continúo de propuestas y trabajos que han sido implementados y medidos para avanzar y tratar de mejorar las observaciones existentes sobre la biodiversidad. Deseamos que este documento y la información aquí presentada sirva como un instrumento para estandarizar e integrar metodologías y productos a diferentes escalas y diferentes orígenes (ej. 2004). el Instituto ha seguido trabajando en la discusión de esta temática. En el marco del proyecto “Conservación y uso sostenible de la biodiversidad en los Andes colombianos”. Igualmente. entre otros. La capacidad para levantar información primaria sobre características ambientales. tomando una aproximación ecosistémica que permita hacer seguimiento al estado de los componentes de la biodiversidad y a los cambios que suceden en ellos. y en particular con el apoyo del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial. sensores remotos y observaciones in situ) que mejoren nuestra compresión sobre la dinámica y el funcionamiento de la región. un primer aporte de información útil sobre el estudio de la biodiversidad en el nivel de organización regional/paisaje. varias convenciones y acuerdos internacionales. retos relacionados con el establecimiento de sistemas de información útiles para el monitoreo de la biodiversidad y sobretodo para su conservación y uso efectivo. Desde entonces. el poder combinar datos de fuentes y escalas diferentes. son enormes retos del trabajo científico entorno a un tema: el monitoreo de los ecosistemas. los resultados aquí presentados son una contribución significativa a las INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . se encuentran el desarrollo de iniciativas orientadas a asumir. pretendemos realizar una evaluación que aporte y actualice los fundamentos conceptuales y metodológicos y la información disponible para ampliar el conocimiento de los ecosistemas existentes en los Andes. cambios y tendencias desde 1985 hasta 2005.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Introducción E ntre los acuerdos y compromisos establecidos en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). ratificado por Colombia en 1994.

proporcionando información ambiental útil a los tomadores de decisiones y a la comunidad en general e ilustrando posibles acciones a seguir en un futuro no lejano para implementar un programa de monitoreo de largo plazo en el país. con la intención de aportar información relevante y útil para los tomadores de decisiones entorno a la planificación de la conservación y el manejo de los recursos naturales en los Andes colombianos.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S INTRODUCCIÓN mejoras continuas en la planificación y el manejo de los recursos naturales del país.4% de la población del país. La región se extiende a lo largo de las tres cordilleras: Occidental.720 km2 presentan la mayor complejidad biológica. Le sigue el capítulo sexto que incorpora y enfatiza el componente antrópico en el monitoreo y analiza la interrelaciones de estos factores con algunos aspectos de estado y cambio en los ecosistemas y el séptimo y ultimo capítulo trata de recoger todos los elementos anteriormente expuestos y junto con la experiencia adquirida durante los últimos años en el Sistema de información geográfica. El capítulo 3 presenta una evaluación del estado de conservación de los ecosistemas andinos dentro del sistema nacional de áreas protegidas.5% en las cabeceas y 63. los capítulos cuatro y cinco introducen el estado de conocimiento de los bosques andinos respecto a su estructura.C. a través del análisis de parcelas permanentes y productos no maderables en ecosistemas andinos. la región andina concentra el 77. pero esperamos que también pueda ser un punto de referencia para la medición de la tasa actual de pérdida de la biodiversidad a nivel nacional. estudiantes y entidades que toman decisiones y formulan políticas con respecto a la biodiversidad.2% a 22. este documento fue creado y pensado para ampliar el debate existente hoy en día sobre los sistemas de monitoreo ambientales. D. del denominado “trapecio andino” conformado por Bogotá. CBD).400 msnm.5% en las zonas urbanas en los últimos cincuenta años. el segundo capítulo muestra los resultados y análisis de la información de deforestación y fragmentación de los ecosistemas a nivel de biomas entre 1985 y 2005. – Medellín . El primero presenta algunos tópicos desde la perspectiva conceptual alrededor de temas como ecosistema. social y económica del territorio nacional. Por último esperamos que esta publicación fortalezca y estimule el debate sobre la medición de la biodiversidad y aporte al estudio y la protección de los ecosistemas andinos y sobre todo que estimule la participación de científicos. cultural. Contexto Los Andes colombianos con una superficie de 287. Central y Oriental desde aproximadamente los 500 msnm ocupando los piedemontes del zonobioma húmedo tropical hasta el orobioma nival cuya mayor altura corresponde al Nevado del Cocuy con 5. con una dinámica considerable en el porcentaje de la población que pasó de 36. identificando los progresos y los vacíos actuales. funcionamiento y uso. 16 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Desde el punto de vista del componente socioeconómico. escala y monitoreo de ecosistemas y la interrelación con los aspectos antrópicos. El documento está dividido en siete capítulos.8% a 75. hacen parte de esta región los valles interandinos de los ríos Magdalena y Cauca. por lo menos en lo que se refiere a los ecosistemas andinos y ayude a establecer si para el año 2010 se logran las metas y compromisos por las Partes del Convenio de Diversidad Biológica (Decisión VI/26. se propone y concretar una propuesta de protocolo de monitoreo de los ecosistemas en los Andes colombianos. estas cifras están asociadas a los procesos de migración a las ciudades y a la acelerada urbanización. En este sentido.

con un total de 91 ecosistemas naturales. cuatro.6%) y el orobioma de páramo (4. es decir. Para el periodo comprendido entre 1985-2005.744.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S INTRODUCCIÓN – Cali y Bucaramanga. A nivel de ecosistemas. abarca seis tipos de biomas y 17 ecosistemas naturales. La mayor riqueza en número de ecosistemas se presenta en los orobiomas de páramo.6%). la región se caracteriza por presentar el centro de la actividad económica del país. Este bioma se presenta asociado a los valles intermontanos situados entre las tres cordilleras que constituyen la región de los andes e incluye los bosques secos del valle del río Magdalena. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 17 . Medellín y Cali representan el 44% del PIB de la región de los Andes y el 38% del PIB nacional. seguido del ZHT del valle del río Magdalena con ocho. páramos y uno nival. cuatro andinos. se observa una disminución en área de ecosistemas naturales de cerca de 1.3% de área en los pisos bioclimáticos del subandino y andino y nueve ecosistemas naturales. • Los orobiomas del zonobioma húmedo tropical agrupan 18 tipos de biomas distribuidos en cinco orobiomas subandinos. el zonobioma húmedo tropical el 10. ZAST cañón del Chicamocha y ZAST altiplano cundiboyacense ocupando menos del 0. específicamente en el orobioma de páramo cordillera Oriental con 14.09%. se han identificado 162 ecosistemas naturales agrupados en 36 biomas que ocupan el 38.8% del total de ecosistemas naturales. dentro de los cuales el zonobioma húmedo tropical (ZHT) del piedemonte del Pacífico y el ZHT del valle del río Magdalena son los más representativos en cuando a extensión.68% que equivale a una tasa de cambio de -0. • El zonobioma alternohígrico y/o subxerofítico tropical (ZAST) representa sólo un 0. siendo el ZAST del valle del río Magdalena el que mayor extensión y riqueza de ecosistemas contiene. A continuación se hace una breve descripción de los biomas pertenecientes a los Andes colombianos: • El zonobioma húmedo tropical está conformado por ocho tipos de biomas y 45 ecosistemas naturales. seguido del orobioma subandino (9.24% del área.800.000 ha.42% y el menos representado son los orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical con el 0. Bogotá. representando cerca del 85% de la actividad económica en 1993 y 87% en 2003. una pérdida neta de 13.1% de extensión.38%. El orobioma andino ocupa el 10.81%. cuatro altoandinos. Igualmente. A nivel de riqueza de ecosistemas. Para los ecosistemas seminaturales se ha presentado durante los últimos cinco años una ganancia en área principalmente en el piso basal con predominancia de vegetación secundario. ZAST Cúcuta. los orobiomas representan el 26. • Los orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical (ZAST) presentan cuatro tipos de biomas: ZAST cañón del Dagua. el zonobioma alternohigríco y/o subxerofítico tropical un 0. el ZHT del piedemonte orinoquense contiene diez ecosistemas.

.

Néstor Ricardo Bernal. Alexander Rincón . Dolors Armenteras.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez.

.

2 Que tenga en cuenta consideraciones de escala y tipo.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Importancia y propósito de un programa de monitoreo D e acuerdo con Noon (2003) y Suter (1993). ii) un período especíifico para contestar cada pregunta. y. el monitoreo es la medición de características ambientales en un período de tiempo largo para determinar el estado o tendencias en algún aspecto de la calidad ambiental. De acuerdo con Boyle (2001). el monitoreo se ha asociado tanto conceptual como operativamente como un medio para medir la eficacia de las acciones de manejo de los ecosistemas a nivel global. salud o integridad de un sistema ecológico extenso al cual pertenecen y son indicadores de la condición de ese sistema (Hunsaker y Carpenter 1990. 2000). Olsen 1992). es decir debe considerar la adaptabilidad a implicaciones de la política o legislación ambiental como la base de cualquier esfuerzo (Manley et al. finalmente. deben estar diseñadas para detectar cambios en un parámetro específico a través de mediciones repetidas (Beggs 2000) y deben tener un propósito y unos objetivos específicos (Goldsmith 1991). con el objetivo de lograr en ellos unas condiciones óptimas. 5 Que sea adaptable y flexible. y iii) la capacidad de agregar y de suprimir preguntas sin el reajuste de la fundamentación conceptual o del diseño experimental. 4 Que permita una evaluación general e integrada del sistema. Es así como la información obtenida de procesos de monitoreo puede tener un gran valor como sistemas de alerta temprana. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . Cada vez más. 2000) y. 2001). regional y local. 3 Que se base en modelos de sistemas conceptuales que explícitamente reconozcan el vínculo entre la sociedad y el ambiente. validar las relaciones causa-efecto de los factores antrópicos y el medio ambiente (Manley et al. las características deseables de un programa de monitoreo son: 1 Que sea relevante y soporte para toma de decisiones. lograr una gestión adecuada de los recursos naturales (Tegler et al. El deterioro cada vez más progresivo de los ecosistemas en el mundo ha planteado la necesidad de implementar sistemas ambientales de monitoreo y desarrollar indicadores operacionales que midan los cambios en los ecosistemas (Costanza y Mageau 1999). brindando medidas de atributos indicativos de cambios ecológicos en etapas anticipadas a procesos de disminución de recursos naturales y puede llevar a una intervención antes que las pérdidas ambientales sean irreversibles. pues sus valores son de algún modo indicativos de calidad. 6 Que sea práctico Dentro de este contexto. Estas características o atributos pueden ser particularmente una información muy relevante. La implementación ideal de programas de monitoreo debe brindar la información para tomar decisiones apropiadas relacionadas con el manejo del medio ambiente. un programa de monitoreo debe responder a las necesidades de información y su éxito puede ser alcanzado si proporciona: i) un esquema claro de preguntas a contestar. direccionar eficazmente los objetivos de conservación.

Un estudio retrospectivo inicia con la selección de casos con un efecto o sin él. Figura 1. El primero de ellos. con el objeto de determinar si el efecto anticipado está asociado con la causa antecedente (Figura 1. (2000) y Busch y Trexler (2003) son: i) prospectivo o predictivo y ii) retrospectivo. de acuerdo con Manley et al. para luego hacer un seguimiento de los casos. busca detectar los cambios en el estado o en la condición de una cualidad del ecosistema. este último enfoque de monitoreo está basado empíricamente en el teorema de Bayes (Parzen 1992). junto con la identificación de los agentes externos que actúan de manera dominante sobre un ecosistema. ii) reflejar los resultados en los cambios a partir de los agentes externos dominantes que operan sobre el ecosistema (acercamiento predictivo). Manley et al. y el segundo. Un estudio prospectivo comienza con la selección de casos con una causa antecendente sospechada (exposición a stressores-factores de presión) o sin ella. aumentando la posibilidad de detectar e interpretar cambios importantes del ecosistema. intenta detectar indicadores de efecto no deseados antes de que ocurra un cambio. y iii) reflejar los agentes externos dominantes.1 Diagrama conceptual de un programa de monitoreo ambiental prospectivo (tomado de Busch y Trexler 2003) 22 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . Estos autores consideran también que las cualidades de los indicadores utilizados en monitoreo deben: i) reflejar la condición general del proceso en un cierto plazo (acercamiento retrospectivo).MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . 2000 consideran que los dos tipos de acercamientos son complementarios y. condicionado a la ocurrencia previa de un evento (causa antecedente).2 0 0 5 Tipos de monitoreo Los tipos de acercamiento para definir un programa de monitoreo a largo plazo. para luego analizar los casos a fin de determinar si el efecto está asociado con la causa antecedente. constituyen el mejor acercamiento para un programa de monitoreo a escala regional. que permite estimar la probabilidad de tener un efecto específico. sin entrar a analizar la causa potencial del cambio.1).

Tabla 1. cuyo criterio de selección puede estar basado en calidad. los cuales serán evaluados de manera detallada en una fase posterior. La variable de monitoreo integra los factores de presión en el tiempo y el espacio. el primero es un estimativo del estado (valor) de la condición del indicador en un lugar dado y un momento específico del tiempo y el segundo es una evaluación de la tendencia espacial y temporal del objetivo monitoreado. debe considerar una planeación general de etapas (Jones 1986 y Noss 1990 en Smyth y James 2004).1). La variable de monitoreo debe ser sensible a cambios. Para ello se deberá definir de forma concreta el objetivo general y el alcance del programa de monitoreo. es decir. • La selección de variables e indicadores a ser monitoreados. Néstor Ricardo Bernal. es retrosprectivo. así como definir explícitamente la dimensión espacial y temporal del objeto o proceso ecológico que se pretende monitorear.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. donde se evalúa y selecciona el grado óptimo de las variables a monitorear. topográficas y de vegetación. Tabla 1. La variable de monitoreo brindará información útil sobre cambios en ecosistemas Los datos de la variable a monitorear pueden ser relacionados con el cambio de un ecosistema de sus rangos normales de resiliencia. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 23 . La variable a monitorear puede ser aplicada a un rango de ecosistemas La variable a ser monitoreada puede ser usada en un rango amplio de condiciones climáticas. aplicabilidad. La variable a monitorear tiene una base científica válida y aceptada. el intervalo de tiempo que tardará el proceso de monitoreo en el cual se medirá o estimarán los indicadores y el tiempo final del programa.1 Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma preliminar (Tomado de Tregler et al. que desde un punto de vista integral involucra: • La definición del objetivo y escala (espacial y temporal) del monitoreo. El proceso de selección es iterativo e implica grupos de funcionamiento que satisfacen. Generalmente. dos productos surgen de un programa de monitoreo. Dolors Armenteras. 2.2). 1. métodos de recolección. 2001) Criterios primarios Explicación Las variables ambientales se focalizan en uno o varios temas ambientales. a partir de sesiones de trabajo. análisis e interpretación datos. También es importante definir un tiempo base o línea base de referencia. programas existentes y rentabilidad para seleccionar un sistema de línea base de monitoreo de variables (Tabla 1. de suelo. Es importante hacer una preselección de variables con criterios primarios preliminares (ejemplo. lo cual puede conducir a la degradación. Alexander Rincón Etapas en un programa de monitoreo En términos generales y una vez definido si un programa de monitoreo. prospectivo o predictivo.

Métodos validados y comúnmente aceptados. Los datos entre años deben ser comparables 24 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . La variable a monitorear es una variable costo – efectiva para monitorear y evaluar El muestreo de la variable a monitorear debe ser costo – efectivo. 2001) Criterios más detallados Explicación 1. Método de recolección Método de recolección bien documentado Métodos disponibles para el indicador paso por paso. 2001) (continuación) Criterios primarios Explicación 3. por ejemplo un método de muestreo simple aplicado frecuentemente o un método de muestreo complejo aplicado no frecuentemente.1 Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma preliminar (tomado de Tregler et al.2 Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma más detallada (tomado de Tregler et al. Un equipo especializado no es requerido Uso de equipos de campo (por ejemplo sensores de oxígeno). Integración de los componentes de ecosistemas El indicador es una respuesta de más de un componente de estructura o funcionamiento del ecosistema. Datos o programas existentes Número de años de datos disponibles Mayor número de años disponible del indicador es deseable.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . La información es fácilmente comunicada y presentada Tablas simples. Un conocimiento especializado no es requerido para la recolección de datos Una variable de muestreo puede ser llevada a cabo por una persona con interés específico en algún tema y con un entrenamiento apropiado o usando una guía detallada. gráficos y cuadros pueden ser usados para presentar claramente los resultados del análisis de datos. Análisis de datos e interpretación Las mediciones de campo brindan los datos para interpretación. Tabla 1. 2. Análisis costo-beneficio Los análisis de laboratorio están disponibles y son costo-efectivos para muestreos periódicos. Una variable de muestreo puede ser llevada a cabo por una persona con un gran interés en el ambiente natural y con un entrenamiento apropiado o usando una guía detallada.2 0 0 5 Tabla 1. 3. 4.

los cambios en los valores de un indicador son relevantes. El objetivo de monitorear un indicador ambiental específico es detectar diferencias en su valor en diferentes lugares en un momento dado del tiempo (estado). • El diseño del esquema de muestreo y la recolección de datos. ya que una extensión reducida. mostrará sólo una pequeña parte de la variación. tendencias. ya que contribuyen a una evaluación del manejo exitoso o brindan una alerta temprana de cambios adversos a un sistema ecológico antes de que se ocurra una pérdida irreversible (Noon 2003). o cambios en los valores a través del tiempo en un lugar específico (tendencia). exploratorios. en relación a la escala real del fenómeno. empleando métodos descriptivos. se analizan posibles tendencias espaciales y temporales y se interpretan los resultados. para evaluar los cambios significativos se emplean pruebas estadísticas en las que adicionalmente. Costos Bajo costo de promedio anual para la medición del indicador y el análisis.2 Criterios para evaluar las variables de monitoreo de forma más detallada (Tomado de Tregler et al. García (2006) describe que la extensión de muestreo deberá ser lo suficientemente amplia como para albergar la máxima variabilidad del fenómeno ecológico que se estudia. Datos disponibles prontamente o compartidos Datos del indicador publicados o que puedan ser obtenidos libremente. 2002). Para el levantamiento de información es necesario documentar una guía para llevar a cabo el proceso de recolección. Condiciones de la línea base establecida Se requiere haber establecido las condiciones del indicador para que sea representativo de un sistema natural. etc.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. interpretación y evaluación. Néstor Ricardo Bernal. Desde una visión amplia. Análisis de tendencia completado Datos suficientes del indicador que hayan sido recolectados y analizados para mostrar tendencias a lo largo del tiempo. Para ello se requiere realizar diseños muestrales que estén acordes con los objetivos específicos del monitoreo y los diseños deberán tener en cuenta la estructura espacial de los datos ecológicos (Legendre et al. Alexander Rincón Tabla 1. 2001) (continuación) Criterios más detallados Explicación Número de estaciones con datos disponibles Más estaciones con datos disponibles es deseable Número de estaciones a lo largo del rango de ecozonas Más ecozonas con datos disponibles es deseable para comparación entre ellas. Dolors Armenteras. • El análisis de datos. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 25 . Consiste en analizar las variables y los indicadores medidos o estimados.

2 Aplicación de la aproximación ecosistémica (Tomado de UNEP/CBD/COP. y económico. 2003) 26 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . con este enfoque es posible integrar relaciones funcionales.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . proporcionando de esta forma un marco para la toma de decisiones incluyendo la formulación de políticas y la inserción de procesos nacionales a escalas internacionales. ii) el entendimiento de la estructura. cultural.2 resume de manera general la implementación del enfoque a través de los principios y elementos que lo conforman. Un marco de trabajo reconocido a nivel mundial es la aproximación ecosistémica.2 0 0 5 Ecosistemas: enfoques y perspectivas para su monitoreo El monitoreo de la biodiversidad a nivel de ecosistemas en escalas geográficas amplias requiere un marco de trabajo que provea el entendimiento de las relaciones entre los componentes y los procesos del ecosistema y las actividades humanas asociadas (Manley et al. prácticas y sistemas de manejo y sostenibilidad de los ecosistemas. el agua y los recursos vivos que promueve la conservación y el uso sostenible de una manera equitativa. iii) la participación de todos los sectores de la sociedad para una buena gestión de los recursos (UNEP/CBD/COP 2003). utilización sostenible de sus componentes y participación justa de los beneficios. Figura 1. facilitando de esta forma el cumplimiento de los tres objetivos del Convenio de Diversidad Biológica: conservación de la biodiversidad. que ponen de manifiesto su uso para la planificación de los recursos. 2000) e identifique los cambios temporales y espaciales de estos elementos y sus repercusiones en el ambiente global (Hong y Lee 2006). La Figura 1. social. definida como “una estrategia para el manejo integrado de la tierra. El enfoque de ecosistemas ha sido discutido y promovido en los últimos años a partir de diferentes iniciativas como la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (MEA 2005). función y cambio del ecosistema en escalas espaciales y temporales apropiadas como base para su conservación y uso. resultado del uso de los recursos genéticos (CDB 1992). y. Los principios de la aproximación ecosistémica contemplan: i) el manejo de los recursos naturales dentro de un contexto biológico. relaciones sociales.

Es así como Pickett y Cadenasso (2002) identifican y analizan tres dimensiones de este complejo concepto. modelos de biodiversidad hasta modelos ecológicos y económicos. usados para medir o para comparar el nivel de magnitudes: la relación entre su tamaño verdadero y su tamaño en un mapa. El concepto de escala en el monitoreo del ecosistema Las definiciones tradicionales de escala se refieren a un sistema de números. modelos energéticos. iv) articular la conexión entre componentes y e) identificar contrastes en el comportamiento del sistema (Odum 1993. El concepto metafórico del valor que prestan los ecosistemas a través de sus bienes y servicios puede servir de acercamiento de las dimensiones de medida y modelo del ecosistema en término de sus valores sociales y es el primer paso en la formulación de estrategias de manejo de los mismos (Ewel 2001). biológicos y humanos (Berkes et al. interrelación y sinergias o antagonismos con los demás ecosistemas. se incorpora la dimensión del modelo al concepto de ecosistema (Pickett y Cadenasso 2002). y la social. 1994 citados por Pickett y Cadenasso 2002). Alexander Rincón El concepto de ecosistema El concepto del ecosistema puede tener diversas aproximaciones de acuerdo con las necesidades de interpretación de las ciencias naturales y sociales. Existen dos aproximaciones dentro de la dimensión metafórica: la científica. donde convergen las características de un sistema que se complementa e interactúa para explicar los procesos. Finalmente. flujos y energía y iv) las actividades humanas constituyen un factor biótico relevante que genera procesos y estructuras (Pickett y Cadenasso 2002. surge de la necesidad de transmitir información científica y técnica a diferentes usuarios de la información. 1998). un modelo o un diagrama. cantidades etc. Al ser los ecosistemas una unidad natural que posee un límite geográfico definido en el espacio dentro del cual interactúan componentes físicos. iii) delimitar físicamente el sistema a través de algún parámetro preestablecido. Néstor Ricardo Bernal. es decir.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. Estos modelos nacen de las necesidades y preguntas de investigación sobre una o varias características del ecosistema. provee un puente de comunicación entre los científicos y los tomadores de decisiones. iii) no está restringido a un sistema en equilibrio o estable. Esta aproximación al concepto de ecosistema como modelo. que comprenden toda una variedad de aplicaciones desde genética de poblaciones. Dolors Armenteras. el cual contiene importantes implicaciones para el estudio de la naturaleza: i) es producto de una creación mental con una frontera definida. el ecosistema visto como una metáfora. la apreciación de los ecologistas y científicos de la biología. puede actuar a nivel de un microorganismo o a nivel de la biosfera. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 27 . en referencia al cociente de la distancia del mapa a la distancia de la tierra (Longley et al. 1998). ii) es independiente de la escala y de la temporalidad.. Pickett et al. que depende de la percepción de la sociedad o las personas ante un ecosistema específico (Pickett y Cadenasso 2002). generando alternativas y nuevos cuestionamientos sobre el entendimiento y manejo de los ecosistemas. El dominio de cada modelo comprende varios pasos: i) identificar los componentes del modelo. los antropólogos y un número variado de disciplinas que encuentran en este concepto un punto de encuentro. sino también a ecosistemas con cambio en composición. ii) establecer la escala espacial y temporal. Tansley introdujo el concepto de ecosistemas en 1935. Su conceptualización ha sido usada por el conocimiento tradicional de diferentes culturas. Deléage 1993). desde su definición científica (medida). que utiliza conceptos técnicos comunes en el ámbito de la academia. lo que permite estudiar su dinámica. modelo de análisis (modelo) hasta la flexibilidad de su uso para la integración de varias ciencias y el público en general (metáfora). respuestas y cambios que están ocurriendo dentro de él (Berkes et al. Estas definiciones se han utilizado tradicionalmente en cartografía. tomadores de decisiones y administradores de los recursos.

son usualmente dependientes de ella y muchas veces están estructurados de una forma jerárquica (Levin. Es esencial producir buenos modelos pero también es fundamental indicar claramente la escala temporal en la cual se está conduciendo el modelo y obviamente el tamaño del área analizada. La escala es un aspecto importante desde el punto de vista ecológico y desde la perspectiva de alternativas de modelación de la vegetación y los ecosistemas. 2001). Muchas investigaciones corresponden a escalas locales. Morrison y Hall 2002). Sin embargo. Desde el punto de vista del análisis multiescalar y modelación para establecer alternativas de manejo de recursos naturales. García (2006) señala: “nuestra capacidad de inferencia depende en gran medida de cómo las escalas de muestreo y análisis se ajustan a la escala real del fenómeno ecológico”. Mucho del uso científico de la palabra escala es en el sentido de la resolución espacial o el nivel del detalle espacial en los datos. 2002). la escala también es utilizada por los científicos para hablar del grado o del alcance geográfico de un proyecto. percibido o representado” y “las escalas espaciales y temporales en las cuales se hacen las observaciones” o escala de la observación. En ecología el concepto de escala se define como la dimensión física de un objeto o proceso ecológico en el espacio (Turner et al. 2003). Ewert et al.2 0 0 5 2001). ecológicos y sus procesos asociados. los ecologistas y los geógrafos a menudo han utilizado el término de escala en maneras muy diversas y la misma palabra puede tener diferentes significados cuando se usa en contextos cartográficos. de muestreo y analítica (Dungan et al.) hacen . y la escala analítica refleja las características de las unidades de muestreo en términos de análisis. estableciéndose la necesidad de vincular los modelos de escalas locales y globales y la relación espacio-temporal. el efecto de escala (es decir la tendencia para que diversos resultados estadísticos sean obtenidos del mismo sistema de datos cuando 28 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT la información se agrupa en distintos niveles de la resolución espacial) y el efecto del zoning o la agregación (es decir la variabilidad en los resultados estadísticos obtenidos dentro de un sistema de unidades regionales modificables. la escala de muestreo hace referencia a la extensión del área de observación y las características espaciales de las unidades de muestreo. Morrison y Hall (2002) sugieren una definición estándar de la escala que distingue entre la “resolución en las cuales se miden los patrones. Uno de los problemas centrales de la ecología es que tanto la escala influencia la distribución y la abundancia de organismos. Sin embargo. 2002) La escala ecológica expresa la dimensión real de los fenómenos ecológicos. las relaciones causales pueden ser de dos tipos: i) cuando variables en escalas superiores permiten la explicación de patrones en escalas menores y ii) cuando variables en escalas menores permiten la explicación de un patrón en una escala superior (Campbell 1974). pero ningún SIG tiene la capacidad de representar objetos espaciales de diversas maneras a través de una jerarquía de escalas. 2000. Igualmente establecer y mostrar las incertidumbres al modelar y especialmente al predecir dada su relevancia en los procesos de toma de decisión (Elith et al. 1996). De esta forma. (2006. geográficos o ecológicos (Csillag et al. 1992). en función de la manera en que las unidades se puede agrupar en una escala dada y no como resultado de la variación en el tamaño de esas áreas). a tal punto que los patrones biogeográficos. las necesidades actuales requieren responder preguntas a escalas regionales y es por ello que han tomado relevancia los aspectos referentes a la extrapolación (Rastetter et al. que se puede descomponer en tres dimensiones: ecológica. ni de hacer un promedio ni de agregar sistemáticamente los datos (Longley y Batty 1996).MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . Jenerette y Wu 2000. Las tecnologías de los sistemas de información geográfica han permitido claramente visualizar fenómenos espaciales. De hecho. se consideran dos de los problemas más antiguos y sin resolver del análisis espacial (Wrigley et al. sin embargo.

El nivel especifico relacionado con cambios en el contenido de un modelo y su estructura es considerada como una escala funcional. Agregación se refiere más específicamente a la suma. es decir de comunidad a ecosistema. a esta aplicación se le denomina proyección (Rastetter et al. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 29 .f. Figura 1. representada en la figura como una línea diagonal punteada. Los cambios en escala son usualmente continuos. en manejo de recursos naturales existe un interés en los cambios de comportamiento que ocurren simultáneamente en varios niveles de organización. los modelos de los niveles más bajos son aplicados repetidamente a través del espacio y el tiempo sin cambiar su escala.3. conteo o promedio del fenómeno que se analiza y es comúnmente usada en asociación con la escala espacial y temporal. Néstor Ricardo Bernal. 2006). como en el caso del manejo de recursos naturales. ello implica que las relaciones funcionales que determinan el comportamiento de los sistemas en un nivel no son consistentes a lo largo de los niveles de organización. En contraste. 2006. el proceso dominante cambiará (O’Neill y King 1998).3 se presentan los posibles cambios de escala. Dolors Armenteras.) 1 Corresponde al nivel de organización en un sistema estruturado jerárquicamente y escala se refiere a las dimensiones físicas (comúnmente espacio y tiempo) de las unidades y fenómeno observado (indicando las dimensiones y unidades de medida que pueden ser asignadas) como la organización biológica (O’Neill y King. considerando el espacio y el tiempo: cuando existe un cambio de escalas. el término integración está más relacionado con la abstracción y puede estar más asociado con la escala de funcionamiento. subir de escala a una nueva jerarquía organizacional de un nivel al siguiente usualmente implica que la escala espacial y temporal predominante también cambie”. En la Figura 1. los cambios en nivel son discretos.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. Alexander Rincón referencia a la “situación en la cual la información es transferida pasando por varios niveles1 de organización para explicar los cambios de comportamiento en un nivel especifico del sistema. 1998 en Ewert et al. Sin embargo. es decir cambios en espacio y tiempo. En la ausencia de un entendimiento suficiente de los niveles altos de un sistema. 2003 en Ewert et al. Sin embargo. (s. Representación esquemática de escalas y niveles de organización (tomado de Ewert et al.)).

Kinzig et al. los cuales generalmente se agrupan por el nivel trófico y son fundamentales en los flujos de carbono. el ciclo nutriente. etc). Existen diferentes aproximaciones para definir los grupos funcionales de diversos tipos de organismos que pueden actuar en varios ecosistemas y escalas de observación. agua. 2002. 2000. Muchas investigaciones en ecología se enfocan al estudio de características aisladas del ecosistema (flora.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . genes). reproducción y respuesta a factores externos. uso de recursos. los procesos que integran los componentes con espacio y tiempo mediante la transferencia de energía. 2001. 2000 citado por Müller 2005) y contemple una gran cantidad de entidades que interactúen en varias escalas de observación con dinámicas propias debido a la variación de sus grupos funcionales (Costanza y Mageau 1999. 2004): i) Estudio del efecto de las especies en las propiedades del ecosistema (grupos funcionales de efecto): basados en grupos ad hoc de especies en un ecosistema determinado. dejando de lado investigaciones integradas y arreglos espaciales de estos subsistemas que respondan interrogantes sobre su función y conduzcan a la comprensión general del sistema. 2004). fauna. y las tasas de descomposición. suelos. 30 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT El funcionamiento del ecosistema incluye numerosos procesos como la productividad primaria. Igualmente el concepto de grupos funcionales definidos como grupos de especies que son ecológicamente similares en sus efectos o respuestas sobre el funcionamiento y los procesos ecosistémicos (Gitay y Noble 1997 citado por Hooper et al. Loreau et al. secundaria y el uso de los recursos en el ecosistema. materia e información. . Muller y Windhorst. 2004) se convierten en una alternativa para explicar los procesos a nivel de ecosistema que son afectados por características funcionales de los organismos que lo componen. 2002). energía y en el ciclo de nutrientes dentro del ecosistemas y los tradeoff relacionados con los costos-beneficios del cambio en una característica de los organismos y su efecto en los procesos del ecosistema. poblaciones y genes. y la función incluye la interrelación de procesos dentro de los componentes y las estructuras. La composición constituye los componentes presentes en el ecosistema. Tegler et al. Los estudios de biodiversidad y funcionamiento de los ecosistemas se pueden abordar a través de investigaciones sobre la variedad de efectos de grupos funcionales sobre los procesos y su tasa de cambio e investigaciones sobre la variedad de los grupos funcionales sobre la estabilidad de los procesos en el ecosistema (Hooper et al. el propósito de una entidad o las interrelaciones que establece (Jax.2 0 0 5 Funcionamiento de ecosistemas y su relación con comunidades y especies Teniendo como marco de referencia la aproximación ecosistémica. el papel de un nivel de organización (especies. quien señala que el estudio de la biodiversidad comprende diferentes niveles de organización biológica: paisajes. y se ha convertido en un concepto importante en la conservación de ecosistemas y de los servicios que estos proporcionan (e. los cuales involucran la historia de vida.g. ecosistemas y comunidades. el desarrollo de un programa de monitoreo debe basarse en los componentes y los procesos que se consideren importantes en una jerarquía de organización establecida como la propuesta por Noss (1990). la estructura se refiere al arreglo espacial de esos componentes. Storch y Gaston 2004). las más representativas son básicamente dos (Hooper et al. comunidades. con atributos primarios propios de composición. estructura y función. es decir. Estos grupos responden preguntas relacionadas con el efecto de la diversidad en la productividad primaria. poblaciones.

incluyendo mutualismo e interacciones tróficas. 2002). polución y diferentes estresores de las poblaciones. cambio en la retención de agua en una microcuenca y por ende. Este grupo sirve para explicar cómo la diversidad de los grupos funcionales de efecto influencia la estabilidad y condiciones de equilibrio del ecosistema ante diferentes regímenes de disturbio. incluyendo efectos derivados del cambio climático. ocurrencias o eventos extremos impredecibles (inundación. cambio en la calidad de la hojarasca depositada en un suelo (fertilidad y tasas de mineralización de ciertos nutrientes. Los procesos de transformación de los ecosistemas naturales conllevan a grandes cambios en diversidad de especies y en la composición de sus grupos funcionales. los ecosistemas siempre están en proceso de recuperación de los cambios sucedidos en el pasado a diferentes escalas temporales. las consecuencias funcionales de un cambio en la diversidad dependen del número de especies presentes (riqueza). sin embargo. la interacción entre especies y la variación temporal y espacial de estas propiedades. la disponibilidad de agua para las poblaciones que dependan de ella. cambios estacionales. De igual forma. Figura 1. fuego. esta relación es una de las preguntas más importantes y menos resueltas en ecología (McCann 2000 citado por Chase 2005). La Figura 1. disturbios. Clasificación de los grupos funcionales de acuerdo con los procesos y funcionamiento del ecosistema (Tomado de Hooper et al. Alexander Rincón ii) Estudio de la respuesta de las especies a cambios en el ambiente (grupos funcionales de respuesta): ayudan a conocer y predecir cómo las propiedades de las comunidades y los ecosistemas son afectados por cambios en el ambiente.4. cambio en los nutrientes en el suelo (introducción de especies). la identificación de éstas (composición). microclimas. etc). 2002). reduzcan la ventaja competitiva de otras funcionalmente similares.g. En algunos casos pueden existir situaciones en que las condiciones que favorecen a algunas especies. Dolors Armenteras. modifican los impactos que especies individuales puedan tener en procesos ecosistémicos. en INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 31 . 2004) Algunos estudios mencionan la relación que existe entre la composición. el número y la diversidad de especies y la complejidad en el funcionamiento del ecosistema (e. presenta un esquema de clasificación de los diferentes grupos funcionales relacionando sus efectos sobre el funcionamiento y los procesos de los ecosistemas. 2002. Néstor Ricardo Bernal. compensando o estabilizando la biomasa total de una comunidad.). intercambio de agua y energía. estos impactos o efectos pueden ser indirectos y no predichos fácilmente.4. etc. Los cambios a nivel de especies pueden influenciar los procesos y servicios ecosistémicos: clima. Loreau et al. clima. Igualmente. las interacciones entre especies. como el cambio en polinizadores en un ecosistema (Chapin III et al.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. su abundancia relativa (evenness). ganadería. provisión de recursos como por ejemplo luz para la producción primaria. Kinzig et al. Desde esta perspectiva.

en su trabajo de metaanálisis de 268 casos en el Trópico. es esencial para entender las causas y los efectos de los procesos globales del cambio y comprender de manera más integral la interacción entre los seres humanos y el medio ambiente (Veldkamp et al. de función del ecosistema -flujos hidrológicos y biogeoquímicos así como la productividad. procesos y funciones del ecosistema generan un cambio en sus atributos. culturales y demográficos y que en términos de la causalidad inmediata. y secundaria. Los procesos que ocurren al interior de los ecosistemas depende tanto de las condiciones ambientales actuales como de las pasadas. tecnológicos.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . 2001) y este cambio es moldeado y transformado continuamente por el uso de la tierra. De otra parte los efectos de las actividades humanas sobre los factores. perceptible en variables de estado. conduciendo a un sin número de repercusiones e interacciones en los procesos de transformación de los ecosistemas (Rudel 2007). la extracción de madera y la infraestructura son los tres factores que mayor incidencia tienen sobre procesos de cambio. el ciclo de nutrientes. etc. Entender las fuerzas impulsoras que originan tales cambios y desarrollar modelos para simularlos. sobretodo para entender cómo la actividad humana afecta el ambiente y cómo esta realidad global presenta subrealidades particulares a nivel más regional (Witmer 2005).2 0 0 5 contraste. el balance de carbono. Este autor reconoce que las fuerzas impulsoras subyacentes del cambio en los ecosistemas constituyen una serie de factores económicos. tanto de especies como de comunidades. los estudios de sucesión primaria. heterogeneidad espacial de los soportes de bosque. complejizando su funcionamiento y dinámica.(Putz et al. y la biomasa entre otros. Rudel (2007). el monitoreo. 2002). Es por ello que en las últimas décadas ha habido un creciente interés por explicar estas relaciones. que difieren en su respuesta a los cambios ambientales y en sus efectos en el funcionamiento de un ecosistema. la actividad agrícola. reconociendo que la actividad humana afecta las cualidades de composición del ecosistema -acción biogeoquímica. institucionales. el cambio en el medio ambiente ha reflejado fuertemente el patrón y la intensidad del uso del suelo por parte de las sociedades. las cuales son explícitas para un área geográfica determinada. Es esencial integrar al monitoreo de largo plazo. Por esta razón. 2001). la incorporación dentro de un programa de monitoreo de los factores antrópicos es relevante en el momento de medir la respuesta de los ecosistemas a un agente externo (Tegler et al. es imprescindible para comprender el funcionamiento de los ecosistemas ante distintas condiciones a las que son sometidos. con el avance en el desarrollo de modelos predictivos y la . 2001). pueden hacer que éste sea altamente vulnerable al cambio (Chapin III et al. 32 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT Los seres humanos son considerados como la fuerza dominante en el cambio ambiental a nivel global (Lambin et al. 2001). identifica que el cambio en los ecosistemas es explicado por múltiples factores más que por una sóla variable y que las causas varían de acuerdo con las regiones y el período de análisis. Los aspectos antrópicos y su integración mediante modelos al monitoreo de la biodiversidad a nivel ecosistémico Los expertos en ecosistemas reconocen a los seres humanos como tensores del sistema. especies funcionalmente diferentes. A través de la historia. por lo tanto. siendo ésta la causa próxima de las relaciones entre ambiente y aspectos antrópicos.y de estructura del ecosistema -características biofísicas de suelos.

El modelo en escala consiste en generar una muestra reducida a partir de una muestra de mayor tamaño que originalmente se ha seleccionado. Rudel (2007). el énfasis ha sido el enfoque de análisis temporal. con variables abióticas y bióticas (Ludeke et al. Desde esta perspectiva. 2000). con la finalidad de entender: i) la discriminación de los cambios ambientales que se derivan de la variabilidad generada por la intervención antrópica. Alexander Rincón disponibilidad de datos espaciales actualmente se cuenta con desarrollos conceptuales que involucran muchos de los procesos que están actuando sobre el ambiente (Mertens y Lambin 1999. Moran et al. ii) el comportamiento de los sistemas ambientales en un momento determinado. y v) la orientación de políticas de uso y manejo de los ecosistemas de acuerdo con sus tendencias futuras. pérdida de biodiversidad. Steyaert (1993). el modelo conceptual modela los procesos a través de construcción de diagramas que muestran el sistema principal. sin considerar el análisis espacial. Mamingi et al. Deininger y Minten 1996. Enfoque multiescalar y modelación de las relaciones entre aspectos antrópicos y el ecosistema Un aspecto que cobra importancia es la necesidad de integrar datos sociales y económicos en los modelos del paisaje-ecosistema espacialmente explícitos (Perry y Enright 2006). Pedrosa y Cámara (s. Merterns y Lambin 1999. conceptuales y matemáticos. mientras que las investigaciones más cualitativas reúnen diferentes fuentes de información como las encuestas y los datos de cambio en ecosistemas obtenidos por imágenes de satélite en un área determinada. Néstor Ricardo Bernal. un modelo pretende mostrar cómo los componentes de un sistema están conectados por medio de procesos. en general busca identificar cuáles son los factores asociados a la transformación ambiental (fragmentación de ecosistemas. caso que no se presenta en ciencias sociales. y específicamente desde la visión de INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 33 . limitando su validez a otros lugares aún dentro de una misma región. iii) la estimación y predicción de los cambios en los procesos espaciales a estados futuros. iv) los conflictos que se desarrollan entre los intereses humanos y naturales. Chomitz y Gray 1996.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. Dolors Armenteras. La mayoría de los modelos desarrollados para establecer el tipo de interrelaciones entre aspectos antrópicos y ecosistemas involucran los conceptos de escalas espaciales y temporales. clasifica los modelos específicos de pérdida del bosque en cuantitativos y cualitativos. deforestación. Los modelos cuantitativos son útiles para entender las características generales de las situaciones que contribuyen a este proceso. a nivel de píxel). Nelson y Hellerstein 1997. Brown y Pearce 1994). las relaciones entre las mismas y los procesos que los constituyen. 1996. estos últimos pueden ser de tipo determinístico o estocásticoprobabilístico (Armenteras y Villa 2006). Actualmente el desarrollo de modelos ha permitido inferir de manera más objetiva las relaciones que existen entre el cambio del uso del ecosistema y sus patrones espaciales y temporales. sumándole a esto que en éstas. los procesos y las interacciones cualitativas entre los subsistemas y el modelo matemático utiliza un sistema de ecuaciones para su construcción. etc). dejando de lado algunos factores específicos y contextuales importantes tales como las dimensiones históricas y el tiempo de análisis. De acuerdo con Lambin (1994). Se destaca cómo desde la geografía y otras ciencias naturales se han desarrollado modelos en escalas altamente desagregadas (por ejemplo. pérdida de especies. 1990. clasifica los modelos en tres grandes grupos: escala o réplica.f) determinan que un modelo está constituido por tres elementos: las variables. Los modelos: herramientas explicativas e integradoras La modelación de las relaciones entre aspectos antrópicos con el ambiente. Kaimowitz y Angelsen 1998.

Dobzhansky.S.M. 2005). kislalioglu. se puede establecer el vínculo de variables predictoras en varios niveles con un nivel específico. in Munn. P. (2002). 420439 Pp. 2002.. 447 pp. Investigating Tropical Deforestation Using two-stage spatially Misaligned Regression Models. J. Campbell. D. & Silander. Bibliografía Agarwal. Ayala and T. & Trexler. T. y Villa. Journal of Agricultural. 2001. y Gelfand (2006) ilustran una aplicación para el análisis de la deforestacion tropical usando un modelo de regresión en dos etapas para datos desalineados espacialmente: el nivel de píxel y el nivel de ciudad (Banerjee et al. What is a healthy ecosystem? Aquatic Ecology 33: 105–115. A. ed. los estudios de Agarwall et al. 179-186. & Gelfand.C. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt e Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología “Francisco José de Caldas” –Colciencias-Bogotá. & Mooney. Island Press. 34 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . 2003. pp 116-137. (eds). 2006. D.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . C.. University of British Columbia. Brown.A. D. & Pearce. Deforestación y frgamentación de ecosistemas naturales en el Escudo Guayanés colombiano. Exploring the basic ecological units: Ecosystem-like concepts in traditional societies. 1974. 436 p. & Mageau M. 1998. Tropical Savannas Cooperative Research Centre. USA. M. Chapman & Hall/ CRC. C. B. 2005. 1999. (Eds. F. F. Springer.S. “Downward Causation in Hierarchically Organized Biological Systems. C. K. K. S. Functional Ecology 19: 182–186 Chapin.” In Studies in the Philosophy of Biology: Reduction and Related Problems. E. Principles of Terrestrial Ecosystem Ecology. J. Kay. & Gadgil. Busch. que algunos factores antrópicos pueden estar relacionados con cambios en los ecosistemas en la misma escala espacial o pueden estar vinculados con cambios en otras escalas espaciales.A. Hierarchical Modelling and Analysis for Spatial Data. R. B. Ecosystems 1:409-415 Boyle. D. 1994. Chase. Costanza... Volume 4. D. 2004.A. J. Banerjee. M. & Pond. Monitoring Ecosystems: Interdisciplinary Approaches for Evaluating Ecoregional Initiatives. lo cual hace referencia a la necesidad de abordar estos estudios con un enfoque multiescalar. Matson.2 0 0 5 modelos jerárquicos. Beggs.M.).. Washington. G. Number 3. Rangelands Monitoring: Developing an Analytical Framework for Monitoring Biodiversity in Australia´s Rangelands.. 2000. Berkeley: University of California Press.. J. C. Volume 7. Carlin. como la red de monitoreo a largo plazo en sistemas terrestres (Nolimits 2000) y la iniciativa internacional de la Evaluación de Ecosistemas de Milenio (MEA. A. Folke. Jhon Wiley & Sons. es decir. U. Gelfand. Enciclopedia of Global Environmental Change. The causes of tropical deforestation. Armenteras. Monitoring in Support of Policy: An Adaptative Ecosystem Approach. 2004). en el cual se encuentra la información de la variable de interés (Goldstein 1999). 2002. Towards a really unified theory for metacommunities. UBC Press. D. M. III. Biological and Environmental Statistics. 122 p. El enfoque multiescalar ha sido abordado por iniciativas de monitoreo. F. Boca Ratón. H. Donald T. Berkes....

Miriti. J.. Alexander Rincón Csillag. net/articulo. ICARIA Editorial S. and deforestation. Naeem. D. Barcelona.. (Eds. D. S. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 35 .. Hooper. Convenio de Diversidad Biológica. Global environmental changes in terrestrial ecosystems. World Bank.iemss. Mermillod-Blondin. La escala y su importancia en el análisis espacial.A. García.ucla. 364 p. Julio 9-13. D. Ecol Res 21: 783–787. 1998. Environmental Protection Agency. Oxford University Press. 2004. A.S. H. J. 1993. Gelfand. Grime. Deléage. A Short Course on Multivariate Spatial Process Modelling. USA. Loreau.. en: http://www.. 2006. Multilevel Statistical Models. Dale. T. lands. & Gray. España. & Noble I. M.M..M. Ecosistemas. Reprinted.)..K.. E & van Peer L. A balanced view of scale in spatial statistical analysis. October 26-28. & Roetter. 2001. en Kaimowitz y Angelsen. Monitoring for Conservation and Ecology. Leffelaar. Species diversity. Dungan.N. 2006. Perry. J. M.. Hulot. In: Biodiversity and Ecosystem Functioning: Synthesis and Perspectives. En García. D. Ecosystems 4: 716-722. F. Jakomulska. M... Environmental Monitoring and Assessment Program: ecological indicators... M. 195-209 Hunsaker.-J.A. On the definition(s) and extensions of scale.. pp. F. 2002. S.P. M-J. Bulletin of the Ecological Society of America. Goldstein.C. Elith. J. K. Computacional Environmetrics Conference. Chapel 17. M. V. markets. 1991. [http://www. Solan. pdf Hong. 81: 230-232. Chicago – Illinois. F. Vol. Washington. H. 1992. M... Burgman. 2006/3 [http://www. World Bank Economic Review 10: 487-512 Deininger. Plant functional types.. Natural resources Management: The need for interdisciplinary collaboration. HH Shugart & FI Wood ward .U..asp?Id=432&Id_Categoria=1&tipo=portada] Gitay H. 2006. DC. Legendre. 2000. Roads. 1997. Keulen. 1996. S. DC. Fortin. A. 1. Giller. 183-184. & Lee. P (ed). 2006. K. U. Spehn. Buchmann. University Press Cambridge.ats. C. Roy. Néstor Ricardo Bernal. Degrange. & Carpenter. functional diversity. Ecography 25: 626-640. No. H. a spatial model of land use in Belize. N. In: TM Smith.A.A. 2002 Mapping epistemic uncertainties and vague concepts in predictions of species distribution.R. 3rd Biennial meeting of the International Environmental Modelling and Software Society. Historia de la ecología.. B. K. Vermont. 1996. eds.. Fortin. J.. J.revistaecosistemas. 2006. F.T. P. Chomitz.R. New York. EPA/600/3-90/060. R. Symstad. P. J.edu/stat/examples/msm_goldstein/goldstein..L....B. 2004. Ecological Modelling 157. F.. 1990. D. K. Díaz. Gessner. and ecosystem functioning. USA.v. P.S. M. Ittersum. Determinants of forest cover and the economics of protection: an application to Mexico. S & Inchausti. 1999. M. What are functional types and how should we seek them?.. & Minten. Goldsmith.. & Dungan.html] Ewel. 313-329 Ewert. A. org/summit/index. Dolors Armenteras. Global Ecology and Biogeography Letters. M..O. 6. Washington. International issues and strategic solutions: introduction. E. Citron-Pousty. Office of Research and Development.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. & Regan.. Multiscale analysis and natural resource management options. pp 3-19. & Rosenberg.

Gray. The causes of land-use and landcover change: moving beyond the myths. 2000. 1999. Complexity and the commons. Economic Models of Tropical Deforestation a Review. D. T. Steffen. G. Mamingi. M. (Eds. C. A. 1998. DC. 1999.A. A. Indonesia.K. D.. John Wiley & Sons.. Reading. International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation 1(1) 48-52. Oxford University Press. McCann. Chomitz. Lambin. DC.. (Eds. Fragile dominion. & Tilman. 1998. 81 (1):104105 Kaimowitz D. UK. M. 1992. Massachusetts.C.. Manley. Modelling deforestation processes. Ecosystem and Human Well-being. Journal of Environmental Management 31: 247-59.A. Global Environmental Change 11 (2001). X. y Napper.. Ramakrishnan.A. S. Kinzig. 1). Fischer. Lambin. George. Longley. Mertens. John Wiley & Sons. B. G. Maguire. 2001. G. L..2 0 0 5 Jenerette. 228-33. An analysis of anthropogenic deforestation using logistic regression and GIS. Xu. J. Loreau. 261–269. P. & Angelsen.) (1996) Spatial Analysis: Modelling in a GIS Environment. Effects of soil fertility and land-use on foreste succession in Amazonia. R.. Folke.. E. A. H. Ltd Longley.M.. Skanes. Maggio. En: Kaimowitz y Angelsen. D. 2000.. W.M.M. A. E. 1996. Naeem. J. P. O. J.A.C. M. Svedin.D. Bruce. Bogor. Nature 405. P. pp. S. Tucker.F. 2002. M.F. E. Turner. – Office of Official Publications of the European Community: Luxembourg. A review (= TREES Series B: Research Report. S. Washington. Spatial Patterns of deforestation in Cameroon and Zaire. J. H. E. Veldkamp. C. Island Press. & Wu. C. & Reid. & Falesi.W.McCracken. A. Ludeke. Brondizio...F.J. Moran E. J. Pacala. Brown. K. 2005. D. en Kaimowitz y Angelsen. Dirzo. W. Geoinformation International. B. P. Coomes.CIFOR. (2001) Geographic Information Systems and Science. P. U. M. 2000. Vogel & J. Imbernon. Geist. Monitoring ecosystems in the sierra nevada: the conceptual model foundation. Li. R. M. Stuart. S. P. Environmental Monitoring and Assessment 64: 139–152. R. Plymale. 1994. S. P.F. Angelsen. Center for International Forestry Research .M. and Rhind. K. 2000..S. Leemans.). The Diversity-stability debate. Perseus Books. Millenium Ecosystem Assessment. J. Levin. J. B. Synthesis.. C. L. K. Princeton University Press.A and Batty. The Functional Consequences of Biodiversity: Empirical Progress and Theoretical Extensions. Biodiversity and Ecosystem Functioning: Synthesis and Perspectives. E. On the definitions of Scale. World Bank. W.. I. S. Levin. J. 2002. Zielinski. Agbola. Princeton and Oxford Lambin. Ecology 73:1943-1967. 1990. & Lambin. Moran.. 36 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . Forest Ecology and Management 139 (1-3) 93-108. Washington.J. Bulletin of the Ecological Society of America. C.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . Working Paper & Research Project on Social and Environmental Consequences of Growth-oriented Policies. 1998. Stone. O. N. Richards. Lind. Goodchild. Homewood. The problem of patterns and scale in ecology.. Policy Research Department. Modelling land cover dynamics: integration of fine scale land cover data with landscape attributes. Keane. Silva-Forsberg. Mortimore.. & Inchausti...

Capítulo 1. W.G.M. 3-15. Samson. L.br/cursos/tutoriais/modelagem/cap1_conceitos. W.. 2003. Modern Probability Theory and Its Applications. & Jones.pdf Perry. 15.. D. 2006. Indicators for Conservation Biology 4 (4). 2en ed. N. 2002. 1990. pp. No. D. Sunderland (MA): Sinauer Associates. Ecological scale: theory and applications. eds. Ojima. 1993. Ecological understanding: the nature of theory and the theory of nature. Blate G.. 2001. Standard Terminology: toward a common language to advance ecological understanding and application. 1994... 2005. & Enright. Model. 1997. Wiley-Interscience. Pickett. and Metaphor...S. J. P. Müller.G. F. (Eds. Alexander Rincón Morrison. M. 2003. 2000. Conservation Biology Vol.H. 1.). Indicating ecosystem and landscape organisation.L. Pickett. Odum.. In: Joergensen.F. G. 1. Rastetter.uk/Documents.V. En http://nolimits. & Burke. EPA O´Neill. Raphael. 355–364.P.A. Spatial modelling of vegetation change in dynamic landscapes: a review of methods and applications. Néstor Ricardo Bernal.. & Câmara (s.. Washington. Aber.inpe. Monitoring Biodiversity: A Hierarchical Approach Noon.E. 2002. Networking of Long-term Integrated Monitoring in Terrrestrial Systems.P. M. E. Ecosystems 5 (1):1-10 Putz F. Morrison. Heglund. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 37 . Progress in Physical Geography 30. pp 47-72. Tropical Forest Management and Conservation of Biodiversity: An Overview. New York.J. DC. En: Peterson. San Diego (CA): Academic Press. D. V. & King. J.C. D. 27-72. Monitoring ecosystems: interdisciplinary approaches for evaluating ecoregional iniciatives. J. Haufler. Using Mechanistic Models to Scale Ecological Process across Space and Time.ac.. 1998. 53. Report 4. The Indicator Development Strategy for the Environmental Monitoring and Assessment Program. B. y Parker.L. BioScience Vol. & Müller. 43-52. Dolors Armenteras. en Kaimowitz y Angelsen. Conceptual issues in monitoring ecological resources. & Robinson. M. pp. F. D. Redford K... En: Busch. D.B.html Noss R. (Editors). 1992. Michael: or why are there so many books on scale ?. R. 2006 Parzen.).T. Wall. 480 pp. Washington. Island Press. F. Nolimits. M. A. Predicting Species Occurrences: Issues of Accuracy and Scale. & Windhorst. Ecological Indicators 5: 280–294 Müller.T.B. CRC Publishers.f. & Hellerstein. R.Fundamentos conceptuales de monitoreo y su aplicación en biodiversidad Nelly Rodríguez. Pedrosa B.C. Island Press. 1. Ecology and our endangered life support systems. S.C.L. y Trexler.C. No.dpi.M.R. Modelagem Dinâmica: Conceitos Básicos e Ejemplos de Sistemas. J. Nelson. I. S.. (Ed). W. Columbia University Press. Olsen. E.L & Hall. J. nmw.T. 2000.D. pp. Peters.. Homage to St. Complexity in ecological systems. J. The Ecosystem as a multidimensional concept: Meaning. G. New York. American Journal of Agricultural Economics 79: 80-8. A. Kolasa. http:// www. Fimbel R. Ecosystems as functional Entities. En: Ewert et al. 7-20. 1998. 35-50 p. F (eds). 1992. E. E. Handbook of Ecosystems Theories and Management. In: Scott.E. S.S. C. Do roads cause deforestation? Using satellite images in econometric analysis of land use. & Cadenasso.

2 0 0 5 Rudel. p. Land Use Policy Vol. 2005. R. M. 2007. 51-2000/4 http://www. 2003. Report of the Expert Meeting on the Ecosystem Approach. 1993. modelling and resolvong the ecological fallacy. Baptista. 2001.A. M. Ecosystems. Veldkamp.G. 12. Analysing. Unasylva 203. Agriculture. T. G.. (Eds. 1-6.. D. 5: 389-400 Suter. Bates. & Johnson. Springer-Verlag. 1533-1539.biodiv. and Environment vol. S & P. 85. Environ. UK. P. Austria. guidelines for implementation and relationship with sustainable forest management. Untangling ecological complexity on different scales of space and time. K. 16-30 Storch. 2001. 1996. New York. Goodchild. Ecological monitoring and assessment network’s proposed core monitoring variables: an earlywarning of environmental change. The use and abuse of vegetational concepts and terms. p.K. International Institute for Applied Systems Analysis. G.htm#P0_0 Rudel. Laxenburg.1.J. Sharp. E. N.org/doc/meetings/sbstta/sbstta-09/information/sbstta-09-inf-04-en.fao. & Tranmer. M.. Turner. 1970–2000. Tansley. Edited by Michael F. W. Holt. A critique of ecosystem health concepts and indexes.H. UNEP/CBD/SBSTTA/9/INF/4. Geoinformation International. Holmgren. Basis and Applied Ecology. T. Environmental Monitoring and Assessment 67: 29–56. 2000 Publicaciones sobre deforestación tropical: modelos geográficos e históricos. Gardner.. & Lambin. B. Steel. Tegler. http://www. D. 1993. D. In: Longley. Changing agents of deforestation: From state-initiated to enterprise driven processes. Steyaert. 24. R.. Chem. Ecology 16: 284-307. John Wiley & Sons. Landscape Ecology in Theory and Practice: Pattern and Process. 1993. 2001.. A.K. & Gaston. Predicting land-use change. Toxicol. T. Wrigley. Steyaert. Montreal. K.A and Batty.org/DOCREP/X8080S/ x8080s03. A perspective on the State of Environmental Simulation Modeling En: Environmental Modelling with GIS. Vol.2540. No..V. 1935.doc Witmer F.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes Colom b i a n o s : 1 9 8 5 . 38 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . Flesher.A. Ecosystem approach: further elaboration.. M. Simulating Future Global Deforestation Using Geographically Explicit Models. Bradley O Parks and Louis T. O’Neill. Pp. L. 2004. M.) Spatial Analysis: Modelling in a GIS Environment.

Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez .

.

es decir. Para el año 2005. ubicándose principalmente sobre el flanco occidental de la cordillera Central en los departamentos de Antioquia. Los ecosistemas seminaturales y transformados que ocupan el 62. está conformado por 162 ecosistemas naturales agrupados en 36 biomas y cuatro tipos generales de bioma. 2000 que incluye patrones de fragmentación y el cálculo de algunas métricas del paisaje. el cultivo de café tradicional. el orobioma del zonobioma húmedo tropical es el más representativo en superficie de ecosistemas naturales con el 26. para poder incrementar su conocimiento y apoyar la toma de decisiones futura en esta área densamente poblada de Colombia.42% y el menos representativo los orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical con el 0.52% del territorio nacional emergido. muchos autores han encontrado que la fragmentación de los hábitats naturales puede tener efectos negativos sobre la conservación de la biodiversidad de una determinada región.24% de su área (Figura 2. donde los cultivos de arroz y caña de azúcar son los más representativos. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT .31% de los Andes colombianos. le sigue en importancia el zonobioma húmedo tropical con el 10. superficie y dinámica de cambio de ecosistemas Distribución de ecosistemas Los Andes colombianos. La matriz en el piso bioclimatico basal se encuentra compuesta principalmente por pastos y rastrojos y por cultivos en general. (Fahrig 2003. En este sentido. Distribución. En esta sección del documento se presenta un paso clave para la propuesta de un protocolo de monitoreo para los ecosistemas de los Andes colombianos: una evaluación de su estado y tendencias de cambio de los ecosistemas naturales desde 1985 hasta 2005. el segundo. ubicados principalmente en los departamentos de Huila y Tolima. En el piso bioclimático subandino la matriz corresponde principalmente a cultivos generales y pastos y cultivos. que ocupan el 38. son más característicos en los pisos bioclimáticos basal y subandino (Figura 2. De igual forma presenta una análisis de la fragmentación de ecosistemas naturales a través de la aplicación del modelo de fragmentación desarrollado por Riitters et al. Caldas. En los ecosistemas seminaturales prevalecen los bosques secundarios que se distribuyen en todo el piso bioclimático.81%.1). con un área aproximada de 280. Quindío y Valle del Cauca. Collingham y Huntley 2000. Fuller 2001).M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 E l interés en el desarrollo de esquemas de monitoreo a largo plazo a nivel de ecosistemas.000 Km2. En los ecosistemas transformados prevalece la vegetación secundaria y los bosques secundarios principalmente.09% (Tabla 2.1).38%. con sombrío y a plena exposición solar es característico de este piso bioclimático. Risaralda. el primero y en el Valle del Cauca y Risaralda.2). el zonobioma alternohigríco y/o subxerofitico tropical con el 0. llevó a que el Instituto Humboldt realizara un análisis retrospectivo en algunos aspectos esenciales de los ecosistemas andinos. el 24.

C.2 0 0 5 74°W INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS LA GUAJIRA ALEXANDER VON HUMBOLDT DISTRIBUCIÓN DE BIOMAS 0 60 ATLÁNTICO 120 km Unidad de Sistemas de Información Geográfica . D.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .UNISIG 2007 MAGDALENA CESAR Leyenda Distribución de Biomas ZHT piedemonte Pacífico SUCRE ZHT valle de los ríos Sinú y San Jorge BOLÍVAR ZHT valle del río Cauca ZHT valle del río Magdalena CÓRDOBA ZHT piedemonte Catatumbo ZHT piedemonte orinocense NORTE DE SANTANDER ZHT piedemonte serranía de La Macarena ZHT piedemonte amazónico ZHT piedemonte Nariño-Putumayo ZAST alto valle del río Sucio ZAST cañón del Dagua ZAST cañón del río Cauca ZAST valle del río Patía ZAST valle del río Magdalena ZAST Perijá ZAST Cúcuta SANTANDER ANTIOQUIA ZAST cañón del Chicamocha ARAUCA CHOCÓ BOYACÁ CALDAS CASANARE CUNDINAMARCA RISARALDA QUINDÍO BOGOTÁ. 4°N 4°N TOLIMA VALLE META Leyenda Distribución de Biomas Orobioma subandino cordillera Occidental HUILA CAUCA Orobioma subandino cordillera Central Orobioma subandino serranía de San Lucas Orobioma subandino cordillera Oriental Orobioma subandino Nariño-Putumayo Orobiomas andino yGUAVIARE altoandino cordillera Occidental Orobiomas andino y altoandino cordillera Central NARIÑO Orobiomas andino y altoandino cordillera Oriental Orobiomas andino y altoandino Nariño-Putumayo Orobioma azonal subandino cañón del Dagua Orobioma azonal subandino cañón del Chicamocha Orobioma azonal subandino Cúcuta CAQUETÁ Orobioma azonal andino altiplano cundiboyacense VAUPES Orobioma de páramo cordillera Occidental PUTUMAYO Orobioma de páramo cordillera Central Orobioma de páramo cordillera Oriental Orobioma de páramo Nariño-Putumayo 74°W Figura 2. año 2005 42 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT AMAZONAS .1 Distribución de los tipos generales de biomas en los Andes Colombianos.

año 2005 Ecosistemas naturales Área (ha) % 7.81 10.1 Distribución de la superficie (ha) de ecosistemas naturales y transformados en los Andes colombianos.620.69 Área (ha) % 474.31 Orobioma del zonobioma húmedo tropical Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Zonobioma alternogídrico y/o subxerofitico tropical (ZAST) Zonobioma húmedo tropical (ZHT) Subtotal Ecosistemas transformados Páramo Figura 2.51 1.358.422.643.954.35 1.340.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Tabla 2.107.44 37.492.695.72 12.75 22.730.59 23.16 0.2 Área de ecosistemas seminaturales y transformados año 2005.916.36 Basal 6.76 10.33 General 571. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 43 .65 Andino-altoandino 3.585.310.363.93 62.38 26.42 3.893.20 0.31 26.839.717.857.97 Subandino 6.09 119.99 Subtotal 17.

13 ha.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .67 ZHT valle de los ríos Sinú y San Jorge 7 273. San Juan del Cesar y El Molino.42% del área de estudio con 4 ecosistemas naturales de los cuales el más representativo en superficie es el BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional (6mh-LE) con 25.73% del área de estudio y nueve ecosistemas naturales.35 0.43 ha.48 ZHT piedemonte Nariño .501. El bioma ZHT valle del río Magdalena.253.26 ZHT piedemonte catatumbo 6 139.42% del total de los Andes colombianos. El ecosistema más representativo en superficie es el bosque altodenso (BAD) pluvial en montaña fluviogravitacional (1p-MF) con 437.2 0 0 5 Zonobioma húmedo tropical (ZHT) Este zonobioma está conformado por ocho biomas.82 1. en la vertiente occidental de la cordillera Occidental. . El ecosistema con mayor superficie es el BAD húmedo en montaña estructural erosional (3h-ME) con 206.51 0.14 ha que se ubica en los municipios de Girón.Putumayo 6 140.49 ZHT piedemonte Pacífico 13 1.796.182.098.040. Galán y Capitanejo en el departamento de Santander.42 ZHT piedemonte orinocense 10 192. ubicadas principalmente en los departamentos de Bolívar. Boyacá y Cundinamarca y el bioma de menor extensión es el ZHT piedemonte serranía de La Macarena con el 0.31 0. que agrupan 73 ecosistemas naturales (Tabla 2.2). Tabla 2. siete biomas conforman esta unidad con 30 ecosistemas naturales (Tabla 2. El bioma mas representativo en superficie y número de ecosistemas es el ZHT piedemonte Pacífico con trece ecosistemas naturales y una extensión aproximada del 3.602.82 0. La Uvita. El bioma con menor extensión corresponde al ZAST Perijá con el 0.66 ha. Barichara.951. Barrancas.094.73 Este bioma corresponde al 0. El bioma más representativo por superficie es el ZAST cañón del Chicamocha con el 0.16% del total del área de estudio y seis ecosistemas naturales. ubicado en el departamento del Meta en los municipios de Mesetas y El Castillo.2 Distribución del zonobioma húmedo tropical (ZHT). Boavita. Santander. Zapatota. Cauca y Nariño.02% del área de estudio y cinco ecosistemas naturales.53 3.533. Jericó y Sativanorte en el departamento de Boyacá.47 ha y se localiza en el departamento de La Guajira en los municipios de Maicao.81% del área de los Andes colombianos.811. de los cuales el de mayor área corresponde a la vegetación xerofítica en montaña estructural erosional (16xs-ME) con 17.99 2. Soatá.913.559. Antioquia. es el segundo mas representativo en superficie con el 2. Los INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT Área (ha) ZHT piedemonte amazónico Zonobioma alternogídrico y/o subxerofítico tropical (ZAST) 44 No ecosistemas Bioma Santos.487. que se ubica en los departamentos de Chocó.3).15 0. el ecosistema más representativo por superficie corresponde al bosque medio denso (BMD) seco en montaña estructural erosional (12bs-ME) con 2. año 2005 Tipo general de bioma Zonobioma húmedo tropical (ZHT) % Andes 12 360.95 ZHT valle del río Magdalena 9 784.81 ZHT piedemonte serranía de La Macarena 10 119.

El bioma más representativo en cuanto a superficie es el orobioma andino y altoandino cordillera oriental que ocupa el 5. Buritica y Liborina en el departamento de Antioquia.43% del área de estudio. localizados principalmente en los departamentos de Caquetá. el Parque Natural los Nevados en el municipio de Villamaría departamento de Caldas.28 ha localizado en los municipios de Ituango. Cauca. con un ecosistema natural y un área de 4.16 ZAST cañón del Dagua 1 6. Taminango.376. donde los de mayor extensión son BAD pluvial en montaña fluviogravitacional (20p-MF).77 0. 236. respectivamente.08 ha que se localiza en el nevado del Cocuy en el municipio de Guican en el departamento de Boyacá. y el ZAST cañón del río Cauca con el ecosistema bosque medio semidenso (BMS) seco en montaña fluviogravitacional (47bsMF) con 1.078.02 ZAST valle del río Magdalena 6 31. con ocho ecosistemas naturales y un área de 12. Otro bioma importante en cuanto a superficie es el orobioma subandino cordillera Oriental que corresponde al 4.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Tabla 2.146. Meta. Sabanalarga.356.53% del área de estudio con 12 ecosistemas naturales.69 ha y 437.36 ha.62 0.970. BAD muy húmedo en montaña estructural (20mh-ME) y BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional (20mh-MF) con 466.022. está representado en su mayor superficie por el Arbustal seco en lomerío estructural erosional (10as-LE) con 5. Arauca y Boyacá en la zona de piedemonte de la cordillera Oriental. Los biomas menos representativos en superficie son el orobioma nival.56 ha y 246. que comprende el ecosistema de vegetación xerofítica en montaña fluviogravitacional (9xs-MF) localizado en los municipios de Dagua.05 ZAST alto río Patia 8 12. El Peñol y El Tambo en el departamento de Nariño.983. localizados en los departamentos de Caquetá.751. Peque. Restrepo y La Cumbre – Valle del Cauca.77 ha.59 0.751. Arauca y Boyacá en la zona de piedemonte de la vertiente oriental de la cordillera Oriental.85 ha.983. Por último.275.11 ZAST cañón del río Cauca 1 1.394.02 ZAST Perijá 5 6.41 ha. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 45 .522. Meta.88 0.879.77 0. localizado en los municipios de Mercaderes en el departamento del Cauca.77 ha.28 0.3 Distribución del zonobioma alternogídrico y/o subxerofítico tropical (ZAST). se encuentran dos biomas con un ecosistema: el ZAST cañón del Dagua con una superficie de 6.0069 El ZAST alto río Patía. ecosistemas Área (ha) % Andes ZAST Cúcuta 4 15.04 ZAST cañón del Chicamocha 6 47.742.57 0. en donde predominan los ecosistemas de bosques andinos muy húmedos sobre montaña estructuralerosional (24mh-ME) y los bosques andinos pluviales sobre montaña fluviogravitacional (24p-MF) con 447.11 ha.4). con 15 ecosistemas naturales. Orobioma del zonobioma húmedo tropical El orobioma del zonobioma húmedo tropical está conformado por 14 biomas y 152 ecosistemas naturales (Tabla 2.078. año 2005 Tipo general de bioma Zonobioma alternohígrico y/o subxerofitico tropical (ZAST) Bioma No. respectivamente.667.

86 Orobioma andino-altoandino cordillera Occidental 10 435.139.505.20 4.099.2 0 0 5 Hervéo y Anzoátegui en el departamento de Tolima y Pereira en eldepartamento de Risaralda.280.20 0.20 ha.13 0.44 ha.109.38 1. 46 No.Putumayo 11 105. Pueblo Rico y Santuario en Risaralda.03 Orobioma de páramo cordillera Oriental 28 742.03% del área de estudio y cuatro ecosistemas naturales.81 Orobioma subandino cordillera Occidental 10 866.09 0.4 Distribución del Orobioma del zonobioma húmedo tropical. Tabla 2.092. localizado en los municipios de Piedecuesta.852.50 3.63 1.394.43 Orobioma andino-altoandino Nariño . .073.916. Otro orobioma con baja representación es el orobioma de páramo cordillera Occidental con el 0.50 3.Putumayo 14 450.562.58 Orobioma de páramo Nariño .739.18 1.634. ubicado en los municipios de Urrao y Andes en el departamento de Antioquia. Condoto y Litoral del bajo San Juan en el departamento de Choco.87 2.51 Orobioma andino-altoandino cordillera Oriental 15 1.57 Orobioma de páramo cordillera Central 11 312.218.415.24 5. año 2005 Tipo general de bioma Orobiomas del zonobioma húmedo tropical Área (ha) % Andes Orobioma andino-altoandino cordillera Central 17 1.02 Orobioma subandino cordillera Central 9 231.18 0.85 1.09% de la superficie total y está conformada por tres biomas (Tabla 2. El ecosistema de mayor área es el arbustal seco en montaña fluviogravitacional (45as-MF) con 8.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .5).37 Orobioma nival 1 4.18 Orobioma subandino serranía de San Lucas 2 116.31 ha. donde el mas representativo en superficie es el páramo muy húmedo en montaña fluviogravitacional (31mhMF) con 6.39 0. Ecosistemas Bioma INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT El bioma más representativo en extensión y número de ecosistemas es el orobioma azonal subandino cañón del Chicamocha con cuatro ecosistemas naturales y 24.53 Orobioma subandino Nariño .657.Putumayo 8 338.01 Orobioma subandino cordillera Oriental 12 1.011.40 Orobioma de páramo cordillera Occidental Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Esta unidad es la de menor extensión en los Andes colombianos ocupando el 0.602.09 4 7.302.098. y en el nevado del Huila en el municipio de Páez en el departamento del Cauca.

36%. Así mismo. El orobioma azonal andino altiplano cundiboyacense está conformado por el ecosistema arbustal xerofítico muy seco en lomerío estructural (46xmsLE) con 2. ZAST Perijá con el 66. Los ecosistemas naturales con pérdida en área mayor al 50% tomando como referente el estado a 1985 corresponden a los ubicados en los biomas orobioma azonal andino altiplano cundiboyacense con una disminución del 75. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 47 .59%.008 Orobioma azonal subandino cañón del Chicamocha 4 24. Sáchica y Tinjacá en el departamento de Boyacá y el Orobioma azonal subandino de Cúcuta representado por vegetación xerofítica en montaña estructural erosional (44xsME) con 410 ha. Cepita.00 0.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Tabla 2. Capitanejo y San José de Miranda en el departamento de Santander.099.839. ZAST Cúcuta con una disminución del 70.001 Aratoca. representando menos del 3% del bioma cubierto por ecosistemas naturales. Onzaga.95 ha. se observa una disminución en área de ecosistemas naturales del 14.348. Mogotes. ZHT piedemonte orinocense con el 26. En la Figura 2.20%. San Joaquin.308 ha. cuya mayor vulnerabilidad esta relacionada con la superficie tan pequeña que ocupan dentro de la región.3 se presenta la distribución de los cambios en la transformación de los ecosistemas naturales para el período 1985-2005. principalmente.17%. ZHT piedemonte serranía de La Macarena con el 26.098.5 Distribución de Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical. el orobioma subandino cordillera Central con el 36. año 2005 Tipo general de bioma Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Bioma No.62%.348.82%. Covarachia. Sutamarchan.20 0.32% y ZHT valle del río Magdalena con el 21.083 Orobioma azonal subandino Cúcuta 1 410. Molagavita. Para el año 1985 estos biomas se encontraban altamente transformados.18%. localizadas en los municipios de Bochalema y San Cayetano en el departamento de Norte de Santander. Para el período 2000-2005 la disminución es de 292. ecosistemas Área (ha) % Andes Orobioma azonal andino altiplano cundiboyacense 1 2.87%.95 0. Curita. corresponden a los ubicados en el ZAST cañón del río Cauca con el 45. donde se pasa de 12’633.74%.28% y el orobioma nival con el 52. (Tabla 2. Los ecosistemas naturales que presentan pérdidas entre el 20 y el 50% tomando como referente el año 1985. aunado al hecho de encontrarse ubicados en zonas de uso intensivo agrícola y pecuario.71% y ZAST valle del río Magdalena con el 37.15 ha en 1985 a 10.6). localizado en los municipios de Villa de Leyva. mientras que el orobioma nival se ve afectado por la expansión de la frontera agrícola y el cambio climático. orobioma de páramo cordillera Occidental con el 28.310 ha en 2005. Dinámica de cambio en la superficie de ecosistemas Para el periodo 1985-2005.

31 7.88 1.714.307.562.108.783.17 Orobioma azonal subandino Cucuta 59.375.420.403.188.730.42 363.885.65 12.536.115.22 868.635.6 Distribución en área de ecosistemas naturales 1985 .03 10.78 3.94 6.50 50.348.54 116.07 1.394.297.2005 Bioma Área ecosistemas naturales(ha) 1985 2000 2005 Orobioma andino y altoandino cordillera Central 2.83 50.574.39 1.635.76 483536.528.133.54 1.710.89 Orobioma andino y altoandino cordillera Oriental 3.857.908.62 337.000.578.18 23.57 743.00 10.096.95 2.17 1.71 322.199.910.95 ZAST cañon del Chicamocha 90.196.488.868.22 920.776.742.89 105.47 55.203.35 11.822.78 17.767.667.08 371.080.80 423.36 1271672.12 113.691.81 2.927.2 0 0 5 Tabla 2.70 1.18 Orobioma subandino Nariño-Putumayo 697.145.68 12.88 335.022.93 365.05 Orobioma de paramo Nariño-Putumayo 131.991.348.755.987.24 2.85 Orobioma azonal andino altiplano cundiboyacense 30.00 9.729.48 ZAST Cúcuta 170.90 27.171.368.437.04 232.202.24 Orobioma subandino cordillera serranía de San Lucas 156.57 359.04 7.036.53 397.10 6.71 110.652.827.01 390.266.70 14.16 810.479.415.72 8.395.751.97 Orobioma subandino cordillera Occidental 2.96 1.13 Orobioma de paramo cordillera Oriental 1.69 435.975.79 436.444.37 32.27 860.034.000.50 249.115.671.39 Orobioma andino y altoandino NariñoPutumayo Orobioma de paramo cordillera Central Orobioma de paramo cordillera Occidental Orobioma Nival ZAST valle del río Magdalena 48 Área total del bioma INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT .232.078.54 Orobioma andino y altoandino cordillera Occidental 631.651.56 448.618.10 36.184.43 31.465.779.75 955.193.93 1.09 Orobioma subandino cordillera Central 2.98 117.77 ZAST cañon del río Cauca 188.68 ZAST cañon del Dagua 10.480.27 313.39 387.068.867.133.003.84 6.938.106.804.78 19.055.35 1.25 34.42 389.992.097.77 ZHT piedemonte amazonico 566.361.43 1.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .03 856.92 9.175.35 6.81 51.57 131.375.241.57 ZAST valle del río Patía 227.565.528.537.747.95 Orobioma azonal subandino cañon del Chicamocha 84.40 450.234.87 15.742.666.176.308.089.675.109.303.280.580.14 479.93 410.59 ZAST Perijá 200.474.769.662.14 9.933.429.885.16 4.30 Orobioma subandino cordillera Oriental 3.

96 163.50% y 55. obtuvieron una ganancia del 546.690. 2006). rastrojos y cultivos (D11) y los arbustales secundarios (D6) fueron los ecosistemas que ganaron mayor porcentaje de área con el 161.09% y 144.77 290.454.60 997.667.954.31 151. En el bioma andino.981.881.162.35 1.407. mientras que la vegetación secundaria xerofítica (C8) presentó una pérdida del 92. mientras que las áreas con predominancia de vegetación secundaria y bosques (B7) y la vegetación secundaria xerofítica (B9) tuvieron una pérdida del 60.071.2005 (continuación) Bioma Área total del bioma Área ecosistemas naturales(ha) 1985 2000 2005 ZHT piedemonte Catatumbo 276.14%.35% en el periodo 19852005.827.939.665.32 140. rastrojos y cultivos (A14) presentaron una ganancia del 1.61%.796. aquellas áreas que preservan remanentes de vegetación que no han sido mayormente alteradas por la actividad humana. en el andino los pastos. según la cual se pueden obtener resultados Dentro del marco de este análisis se definen como ecosistemas naturales.65 274. en el subandino los cultivos y rastrojos (B12) con el 3.53 784.39 1.409.30 ZHT piedemonte Pacifico ZHT valle del río Magdalena Para los ecosistemas seminaturales es importante observar cómo en el bioma basal las áreas con predominancia de vegetación secundaria y otros (A15) presentaron una ganancia del 203. En los ecosistemas transformados. rastrojos y cultivos (C12) presentan una ganancia del 355.78%. los arbustales secundarios (C9) y las áreas con predominancia de vegetación secundaria (C5).71 y 232.00 130.345.6 Distribución en área de ecosistemas naturales 1985 . En el bioma subandino las áreas con predominancia de vegetación secundaria (B6) mostraron una ganancia del 155. en el bioma basal los pastos. mientras los rastrojos y otros (D10) presentaron una pérdida del 30.18% respectivamente.70%.55% en el periodo 1985-2005 y para el mismo periodo las áreas con predominancia de vegetación secundaria y bosques (A8) denotaron una pérdida del 60.87 133.843.18 200.456.91 ZHT piedemonte serranía de La Macarena 252.884.02 1.01 822.307.68 1.43 192.735.96% respectivamente.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Tabla 2.85 260.948.121.196.798.447.39 144.60 ZHT valle de los ríos Sinú y San Jorge 324.095. por lo cual la estimación de las tasas de cambio se basó en la relación propuesta por Puyvaraud (2003). Tasas de cambio y fragmentación de los ecosistemas Tasa de deforestación Se parte del supuesto de que la pérdida de superficie de ecosistemas naturales1 es un proceso dinámico 1 de cambio de tipo exponencial (Armenteras y Villa.863.255.99 139.61 ZHT piedemonte Nariño-Putumayo 219.738. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 49 . áreas de regeneración secundaria no son tomadas en consideración.926.15 173.84% respectivamente.22 272.31 ZHT piedemonte orinocense 765.631. en este contexto. En el bioma de páramo los pastos.10 2.735.197.11% y en el bioma de páramo los pastos y cultivos (D3) con el 347.936.87%.12%.171.06 167.

3 Mapa de cambio en los ecosistemas naturales años 1985-2005 50 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT .2 0 0 5 74°W INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT CAMBIO EN LA SUPERFICIE DE ECOSISTEMAS NATURALES PERIODO 1985 .MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .2005 0 60 120 km 4°N 4°N Unidad de Sistemas de Información Geográfica .UNISIG 2007 LEYENDA Ecosistema natural sin cambio Ecosistemas en recuperación Ecosistemas seminatural sin cambio Ecosistemas naturales a transformados Ecosistemas transformados Límite departamental Límite área de estudio 74°W Figura 2.

siendo ésta un poco mas de tres veces mayor que la reportada para la deforestación mundial de -0. La Tabla 27 presenta los resultados de la tasa de pérdida de ecosistemas naturales a nivel de período de análisis. negativos (pérdida de ecosistemas naturales) u obtener valor cero o aproximarse a él (manteniendo de la superficie de ecosistemas naturales).750.813 -1. aceleración del ritmo de pérdida.28%.7 Tasas de cambio de ecosistemas naturales para los Andes colombianos.761.298 -2.542 301.8 Consolidado dinámica TCEN para la región de los Andes colombianos. Periodo TCEN Cambio efectivo en área (ha) 1985-2000 -0. Sin embargo. y tan sólo 11 biomas presentan aumento de la tasa.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez positivos (aumento de los ecosistemas naturales).83 2000-2005 -0. La Tabla 2-8 resume los resultados generales de recuperación y pérdida de ecosistemas en cada uno de los periodos considerados. 1985-2005 y 2000-2005. 1985-2000. es decir. para los propósitos de este trabajo la tasa de cambio en ecosistemas naturales incluye la transformación de ecosistemas boscosos (andino-altoandino. la región de los Andes colombianos ya presentaba un elevado índice de transformación. es interesante recalcar que las TCEN de 20 de estos biomas han % neto cambio presentado una disminución en el ritmo de pérdida al analizar el comportamiento de los valores obtenidos en los periodos 1985-2000 y 20002005.68%. se produjo una pérdida neta del 11.48 1985-2005 -0. Periodo 2000-2005 Situación Pérdida Recuperación Número total biomas 2 1985-2000 Pérdida Recuperación Número total biomas 24 2 26 5 1 6 29 3 32 Genéricamente utilizada en estudios de deforestación. Para 1985. La tasa anual de cambio se calculó en tres periodos de tiempo.647 -11. En el periodo comprendido entre 1985 a 2000.375 -13. aproximadamente 1.43% de ecosistemas naturales y entre 1985 a 2005 la pérdida fue del 13. subandino y basal). se observa que las tasas de cambio de ecosistemas naturales registran en general valores negativos. a saber. 29 de los 32 biomas reportados para la región de los Andes Colombianos presentan pérdida en su superficie de ecosistemas naturales en el periodo 1985-2005. basados en el resultado del proceso de mapeo de ecosistemas adelantado por el instituto Humboldt en el marco del proyecto “Conservación y uso sostenible de la biodiversidad en los Andes colombianos”.744 -1. existiendo para entonces un remanente de ecosistemas naturales de 44. Tabla 2. periodo 1985-2005.000 ha fueron transformadas por actividades humanas y el 83% del cambio en superficie de ecosistemas naturales se presentó en los primeros 15 años. Tabla 2.23 (Puyravaud 2003).741. de páramo (páramo y subpáramo) y de enclaves secos (arbustales y vegetación xerofítica). es decir. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 51 .462.67 Analizando los resultados obtenidos por tipo de bioma. Analizando la tasa de cambio de ecosistemas naturales (TCEN2) para el periodo consolidado se obtuvo un resultado de -0.

De igual forma. Segovia y Remedios en el departamento de Antioquia.7% ocurrió en el periodo 1985-2000. y Sácama y La Salina en el departamento de Casanare.501 en el periodo 19852000 a valores de -1. Huila (La Plata) y Cauca (Inza y Páez). de los cuales una cuarta parte ocurrió en el periodo 2000-2005. Simití y Morales en el departamento de Bolívar.2 0 0 5 Zonobioma húmedo tropical (ZHT) Los ecosistemas naturales asociados a este zonobioma presentan las tasas más altas de deforestación dentro del contexto andino. López y El Tambo en el departamento del Cauca. Las mayores presiones ocurren en las riberas de los ríos Duda. Chucurí. ya que para los tres periodos analizados todos los ecosistemas del piso presentan tasas de cambio negativas. y Policarpo y Barbacoas en el departamento de Nariño. Los mayores procesos de cambio de cobertura natural a transformada ocurrieron en el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental. en áreas de los municipios de La Uribe y Mesetas en el departamento del Meta. que para 1985 presentaba un 87.048. situación que evidencia que el proceso de pérdida de cobertura boscosa ocurrió en el periodo 20002005 principalmente en los municipios de Ricaurte y Samaniego en el departamento de Nariño. y estribaciones de la serranía de San Lucas en los municipios de Santa Rosal del sur. . estos cambios en área principalmente están asociados a la vertiente oriental de la cordillera en sectores de los departamentos de Caldas (Marquetalia y Samana).86% de área boscosa. cuyo valor es de -0. Cascajales.790 para el periodo 20002005. los bosques pertenecientes al ZHT piedemonte serranía de La Macarena. Dentro de este bioma. Honduras. registran una TCEN de -1. y Cumbitara. -1.52% de ecosistemas transformados. lo que se confirma con que la TCEN pasó de -0.234 en el periodo 20002005. San Eduardo y Pajarito en el departamento de Boyacá. en los últimos cinco años se observa una reducción en el ritmo de deforestación. una TCEN para este periodo de -2. Anzoátegui. localizados principalmente en los municipios de El Tarra. por ser el bioma basal que presenta la mayor pérdida neta en el periodo 2000-2005 con aproximadamente 12000 ha deforestadas. El ZHT piedemonte Pacífico presenta una pérdida de cobertura boscosa de 102. en la vertiente oriental de la cordillera Central en sector San Diego en Samaná (Caldas). El orobioma subandino cordillera Central. Cáchira del sur y Lebrija. es decir.910 ha deforestadas.804 en el periodo 1985-2000 a -0. riberas del río Samaná.550 ha aproximadamente.030 ha en los últimos 20 años.904. ascendiendo a aproximadamente 43.15%. el ZHT del valle del río Magdalena presenta la mayor superficie deforestada con en los últimos 20 años con 213. Finalmente. La Reserva y la quebrada Las Pailas. es interesante analizar la situación 52 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT del ZHT piedemonte Catatumbo.243. presenta una pérdida neta en el periodo 1985-2005 del 36. De igual forma se observa un aumento en la TCEN para el orobioma subandino NariñoPutumayo pasando de -0. San Antonio y Planadas). Guayabero. asociada a la vertiente occidental de la cordillera Oriental en las riberas de los ríos Opón. Carepa y Urrao en el departamento de Antioquia. que para el periodo 1985-2005 presenta una pérdida de 221. El Carmen y Convención en él departamento de Norte de Santander. San José del Palmar en el departamento del Chocó. Tolima (Fresno. Puerto Rico en el departamento de Risaralda. Orobioma del zonobioma húmedo tropical Los ecosistemas naturales asociados al orobioma subandino presentan valores preocupantes de tasas de cambio.83 ha de las cuales el 91. Los cambios más acentuados en este proceso de deforestación se presentan principalmente en la vertiente oriental de la cordillera en sectores de los municipios de Miraflores.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 . sectores de los municipios de San Francisco.245 en el periodo 2000-2005. Berbeo.565 para el periodo 1985-2005. Sonsón.489 para el periodo 1985-2000 y -1. Buenaventura en el departamento del Valle. principalmente. San Carlos. lo cual denota un aumento en el ritmo de deforestación en el ultimo periodo y evidencia su preocupante situación que se traduce en una pérdida neta del 26. principalmente en los municipios de Turbo.

Chipaque y Une) los que presentaron los mayores cambios.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez El orobioma de páramo en su conjunto tiene altas presiones antrópicas y en general. 178.75. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 53 . Concepción). El Cocuy (Chita.07 y -6. junto con el análisis de un conjunto de métricas de configuración del paisaje (Mcgarigal y Marks 1994). biomas azonales andinos y subandinos. es de resaltar la situación observada en el orobioma azonal andino del altiplano cundiboyasense que para el periodo 1985-2005 presenta una TCEN de -6.20% respecto de su cobertura natural. su efecto puede darse principalmente en dos vías: la perdida de hábitat disponible y el efecto per se de la fragmentación (Fahrig 2003).21 en el periodo 19852000 (durante el cual disminuyó casi por completo la cobertura nival del volcán El Cumbal) a -11.968 con una pérdida neta del 75. El Cocuy) y Sumapáz (Bogotá. Chitagá. y biomas alternohígricos subxerofíticos (ZAST) los cuales para el periodo 1985-2005 presentaron valores entre 0. Este análisis fue desarrollado a partir de los datos obtenidos de los tres mapas de ecosistemas de los Andes Colombianos elaborados por el Instituto Humboldt para los años 1985. bien sea por acción antrópica o por desastres naturales. presenta las tendencias de cambio calculadas para cada uno de los biomas de la región Andina. el cual identifica cinco patrones de fragmentación de las coberturas principalmente boscosas. es decir. siendo los Paramos de Berlín (sectores de Berlín.30 ha fueron convertidas a otros usos del suelo en el periodo 1985-2005. El análisis de las TCEN confirma la situación planteada y evidencia un aceleramiento del ritmo de transformación. El anexo 1. es decir. conformada principalmente por áreas de vegetación xeríca y arbustales secos montanos con muy poca representatividad en área ya desde 1985.853 en el periodo 1985-2000 a -1. lo cual permite comprender de mejor forma la dinámica de fragmentación que se ha presentado en la región de los Andes colombianos. Para el periodo 1985-2005 se evidencia una pérdida acelerada de los glaciares de montaña andinos (orobioma nival) los cuales en el periodo 19852005 presentaron una tasa de pérdida de -3. En este sentido.551. se presentó un aumento vertiginoso pasando de -1. El orobioma de páramo cordillera Oriental presenta mayores valores de transformación. 2000 y 2005. La evaluación de la fragmentación se basó en la aplicación del modelo de fragmentación desarrollado por Riitters et al. Modelo de fragmentación La fragmentación de un hábitat es un término ampliamente utilizado para describir la conversión de grandes extensiones de ecosistemas naturales hacia pequeñas y dispersas áreas con relictos naturales.39% de la cobertura de páramo que estaba en 1985 para el año 2005 había sido transformada.36 en el periodo 2000-2005. si se analiza por periodo.753 en el periodo 2000-2005. Este comportamiento puede explicarse ya que la mayoría de los remanentes de vegetación seca se encuentran en áreas de intenso uso ganadero y agrícola que son usados y abandonados periódicamente (IAvH 1997). Zonobiomas alternohígricos subxerofíticos (ZAST) y orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Los mayores valores consolidados de pérdida en la superficie de ecosistemas naturales se observan asociados a los biomas con predominio de ecosistemas naturales de vegetación seca. cerca del 40% del cambio total ocurrió en el último periodo analizado. es decir. pues se pasó de un valor de 0. la TCEN indica la continua pérdida de ecosistemas naturales. sumado a que la delimitación de este tipo de ecosistemas mediante imágenes de sensores remotos de media resolución presenta problemas para lograr separarlos de otros tipos de vegetación herbácea abierta y del suelo desnudo (Okin y Roberts 2004).16. (2000). aproximadamente un 19.

972.47 2.37 2.541 fragmentos a 13.484 2.90 2. es decir. se presentó un aumento de la densidad de fragmentos pasando de 0.538 1.029 319.85 6.578 7. Respecto del análisis de algunas métricas del paisaje (NP. La Tabla 2.943. En este sentido.35 2.03 1.21 6. es interesante resaltar que el proceso de fragmentación de ecosistemas naturales ha producido la reducción del tamaño del parche más grande de bosque natural.956.13 Bosque interior Bosque borde Bosque parche 1985 % 2000 2005 * Estos cálculos fueron realizados a partir del remuestreo de los mapas originales de ecosistemas a una capa Raster con una resolución espacial de 90 metros.552 25. El patrón de bosque interior ha presentado una disminución neta en el periodo de análisis de un 14%. La figura 2.99 Bosque perforado 709.675 326. pues en el periodo analizado éste perdió mas de 54. de igual forma es necesario considerar la incertidumbre intrínseca a las clasificaciones de imágenes de sensores remotos fuente de los mapas utilizados (ver Rodríguez et al. donde el bosque perforado pasó de representar aproximadamente el 6% del total de la cobertura boscosa en 1985 a el 9% en el año 2005.716 835. incidiendo en la relación área/ perímetro de los fragmentos de bosque remanentes y consecuentemente con los posibles efectos de borde para algunas comunidades biológicas (Tabla 2. Una mayor explicación de los resultados de los patrones de fragmentación y de la influencia de la escala de análisis sobre los mismos necesitará estudios a nivel mas detallado antes de obtener mayores conclusiones. en aquellos sitios donde la accesibilidad es baja.9 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para la región de los Andes colombianos periodo 1985-2005.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 . localizados generalmente en las zonas bajas de la región (ZHT) y en las partes altas de los tres ramales de la cordillera de los Andes. dando lugar al aumento de los demás tipos de patrón.998 681.75 297.062 1. lo explica el proceso de fragmentación de los ecosistemas naturales.70 19.318.076. respectivamente.10 presenta las principales métricas del paisaje calculadas para el área de Andes en los tres momentos de análisis.045 por km2 en el año base (1985) a 0.43 20. 54 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . Patrón Fragmentación Área* (ha) 2000 2005 1985 7. De igual forma. DENS y LARGEST) se encontró que para el periodo 1985-2005 se presento en la región un aumento neto de 727 fragmentos de bosque natural pasando de 12. lo cual concuerda con el resultado del análisis del número de fragmentos.625 5.058 676.9).047 fragmentos por km2 para 2005. Es de anotar que deben realizarse investigaciones adicionales respecto a la influencia de la exactitud temática de los productos temáticos que sirvieron de insumo para el cálculo de las métricas antes de obtener resultados más concluyentes.2 0 0 5 Los resultados indican que el patrón de fragmentación predominante en el área de estudio es el Bosque de Interior que corresponde a los bloques de hábitat.268 fragmentos.232 846. evidenciando el proceso de apertura de la matriz natural a través de pequeños fragmentos antrópicos que pueden tener implicaciones importantes en los procesos de consolidación de nuevas áreas ganaderas y el consecuente declive de los grandes fragmentos de bosque.654 2. 2004).11 1. Tabla 2.752.4 presenta la distribución de los patrones de fragmentación.000 ha.232 1.686 5.94 Bosque transicional 675.35 2. este tipo de patrón ha disminuido en cerca del 5% durante el periodo analizado.

2 ha para 2000 y 2005. situación que evidencia la considerable fragmentación que ha experimentado este bioma en los últimos 20 años.4 Superficie (% del total) de los patrones de fragmentación en los Andes colombianos aplicando el modelo propuesto por Riitters et al. (2000) ocurrió en los ZHT del piedemonte serranía de La Macarena y del valle del río Magdalena. Estos cambios.91 12541 0. el 46% del total de bosque en el bioma) y 51.). el 94% del total de bosque en el bioma) paso a tener 60. es interesante analizar cómo ha cambiado el tamaño del fragmento más grande en este bioma. con un tamaño promedio (MPS) 663.976 ha en 1985 (aprox. ÁREA % NATURAL NP DENS LARGEST km2 MPS km2 F_PLGP 1985 43. Tabla 2. 2000.50 2005 37.01 fragmentos por km². que se presentaban con una densidad (DENS) promedio de 0.33 ha y 243.54 7. respectivamente.580 ha en 2005 (aprox.48 2000 38. Sumado a esto.11). donde ha habido una reducción de cerca del 57% en el patrón de bosque de interior y aumentos considerables en los patrones de bosque fragmentado y en el periodo 1985 – 2005 (ver Tabla 2. de 149. se pasó a 439 y 473 fragmentos de bosque con tamaños promedio de 296.10 Métricas del paisaje región de los Andes 1985 – 2005.38 7.69 13268 0.045 38152.045 33624. el 45% del total de bosque en el bioma). están INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 55 .047 32660.59 34.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Figura 2. se identifica que la mayor dinámica de cambio en el modelo propuesto por Riitters et al.82 34.185 ha en 2000 (aprox.71 12842 0.19 34.7 ha.79 8.Para el ZHT del piedemonte serranía de La Macarena se encontró que de 241 fragmentos (NP) de bosque natural en el año base (1985).25 Al realizar la comparación entre los biomas de zonas bajas (ZHT) con mayores tasas de cambio y los patrones de fragmentación (ver Anexo 1. a continuación se presenta en detalle esta situación: .

32 . La Figura 2.38 6.605.11 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el ZHT piedemonte serranía de La Macarena.04 3.02 84.67 1.14 Bosque de borde 38.5 57. Esta situación puede confirmarse al analizar el comportamiento de los patrones de deforestación y algunas métricas de configuración del paisaje.39 1.993. en este bioma el número de fragmentos pasó de 1.753.27 48.85 15.645.34% del total del bioma en 1985 y pasó a representar el 15.47 9.70 35.2 0 0 5 principalmente asociados a las riberas de los ríos Duda. periodo 1985-2005.801.61 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT .997.103.19 67.704.32 1.807. periodo 1985-2005.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .307.61 15.38 15.606.844.955.067.94 Bosque de interior 90.12 1.65 8.636 en 1985 a 1.313.56 3.41 6.304.29 38.36 66.725.8 1.23 15.59 Bosque de interior 596. El fragmento de bosque de mayor extensión se ha mantenido mas o menos constante y ésta localizado en las estribaciones de la serranía de San Lucas.299.451.01 3. La Reserva y la quebrada Las Pailas.13 Bosque perforado 17.10 209. De igual forma.85 Bosque de fragmento 4.543.50 3.6 ha en 1985 a 408.11 8. lo cual esta relacionado con la disminución del patrón de fragmentación de bosque de interior que representaba el 25.02 53. es decir. Área (ha) Patrón de fragmentación % 1985 2000 2005 1985 2000 2005 Bosque transformado 91.441.514.445.91 35.967.57 3. Patrón de fragmentación 56 Área (ha) 1985 2000 % 2005 1985 2000 2005 Bosque transformado 1.350.17 14. se presentó una disminución neta de cerca del 38% de este tipo de patrón (Figura 2-6).187.86 6.23 16.53 76.70 35. así por ejemplo.233.531.96 5.442.307.97 8.91 87.20 418.12 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el ZHT valle del río Magdalena.710.99 135.Para el ZHT del valle del Magdalena se encontró que es el bioma que mayor superficie deforestada tuvo en el periodo de análisis 1985-2005 con 213.077.80 17. Tabla 2.14 3. pasando de 612.54 120.913 en 2005.86 13. en áreas de los municipios de La Uribe y Mesetas en el departamento del Meta. lo cual evidencia que la mayor transformación se ha presentado en la vertiente occidental de la cordillera Oriental y en sectores aledaños al valle del río Cauca en el departamento de Antioquia.61% en 2005. Guayabero.06 53.5 presenta la distribución espacial de la dinámica de cambio de los patrones de fragmentación en el ZHT piedemonte de la serranía de La Macarena.123.97 379.48 Bosque transicional 73.877 1.31 204.464.28 7.896.43 73.61 Bosque transicional 9. Tabla 2.96 3. se aprecia el cambio de los tamaños promedio de los fragmentos de bosque en este bioma.41 Bosque perforado 90.91 5.990.04 25.77 2. ha disminuido progresivamente en el periodo de análisis.77 Bosque de fragmento 31.37 14.86 21.90 41.53 36.71 ha.86 3.14 Bosque de borde 211.254.34 17.380.41 33.072.1 ha en 2005 (Tabla 2-12).

UNISIG. 2004. 2006. Agua LEYENDA Patrones de fragmentación 2005 Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 57 .5 Unidad de Sistemas de Información Geográfica .2005 ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Fuentes: Cartografia tematica: IAvH .1985 Localización espacial de los patrones de fragmentación para el ZHT serranía de La Macarena periodo 1985-2005. Cartografia base: IGAC 2000 Límite departamental Bosque de Interior Bosque perforado Bosque de borde Bosque transicional Bosque de fragmento Bosque transformado Sin información / C.UNISIG 2007 Patrones de fragmentación para el ZHT Serranía de La Macarena periodo 1985 . Figura 2.

UNISIG.2 0 0 5 .58 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT 1985 Localización espacial de los patrones de fragmentación para el ZHT valle del río Magdalena periodo 1985-2005.2005 ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Fuentes: Cartografia tematica: IAvH .UNISIG 2007 Patrones de fragmentación para el ZHT Valle del río Magdalena periodo 1985 . 2006. Agua LEYENDA Patrones de fragmentación 2005 MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 . Cartografia base: IGAC 2000 Límite departamental Bosque de Interior Bosque perforado Bosque de borde Bosque transicional Bosque de fragmento Bosque transformado Sin información / C. 2004. Figura 2.6 Unidad de Sistemas de Información Geográfica .

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 59 . es interesante analizar la dinámica de los patrones de deforestación donde se destaca el aumento del patrón de bosque de borde que aumento cerca de 6.05 23.000 ha en 2005.79 90. De igual forma.95 49.08 1.05 0. se pasó a 1.68 1.000 ha en el mismo periodo.565.57 Bosque de Borde 132.607.27 4.3 ha en 1985 a cubrir 16.061.24 1.Para el orobioma subandino Nariño-Putumayo se encontró un aumento del número de fragmentos que pasaron de 136 en el año base.34 91. pues de 2. De igual forma que en los biomas ya analizados.365.16 2.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Al realizar la comparación entre los biomas de clima medio (orobioma subandino) con mayores tasas de cambio y los patrones de fragmentación.427.81 Bosque Transicional 60.020 fragmentos por km² a 0.743 fragmentos en 2005 con una densidad de 0.13 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino cordillera Central.10 45.622.02 3. .000 ha en 1985 a menos de 50.567.466.37 92.53 1. es importante analizar la dinámica del tamaño de fragmento más grande que experimentó una considerable reducción pasando de 29. hecho que denota la considerable fragmentación de los ecosistemas naturales de este bioma.90 1.49 83.38 ha. se observa que la mayor dinámica de cambio en el modelo propuesto por Riitters et al. pues el patrón de bosque interior presentó una considerable reducción.857 ha en 2005.13 presenta la variación de las principales métricas de paisaje calculadas para este bioma.43 23.16 1.135.97 2.14 presenta la variación de las principales métricas de paisaje calculadas para este bioma.10 ha en el año 2005.084 fragmentos por km² y un tamaño promedio de 150. pasando de ocupar aproximadamente 100.00 Bosque de Interior 99.44 2.Para el orobioma subandino cordillera Central. se encuentra una considerable reducción en el tamaño del fragmento más grande que paso de ocupar 21. a 171 fragmentos para el año 2005 con el consecuente aumento de la densidad promedio de fragmentos que pasó de 0.357. presentado una reducción del 31% aproximadamente.563 ha en 1985.39 48.136.962. 2000 se presenta en los orobiomas subandinos de la cordillera Central y de Nariño-Putumayo.875. es interesante mencionar que se encontró una disminución del número de fragmentos (NP) de ecosistemas naturales. La Tabla 2. es decir. se observa una disminución neta de aproximadamente 48%.316. periodo 1985-2005. A continuación se presenta en detalle esta situación: en 1985 que se presentaban con una densidad promedio de 0.500 ha en el periodo 1985-2005.66 87.887.14 1.644.201.074.36 31.662.357 fragmentos Tabla 2. .061 fragmentos por km² y un tamaño promedio de 130.91 Bosque perforado 34. La Figura 2-7 presenta la localización espacial de los patrones de fragmentación para este bioma.59 28. a ocupar 15.72 54.025 fragmentos por km².73 ha.558.00 Bosque de Fragmento 29.80 0.58 1. En este sentido.71 La situación planteada se puede confirmar analizando la dinámica de los patrones de fragmentación.441.71 3. Patrón Fragmentación Área (ha) 1985 2000 (%) 2005 1985 2000 2005 Bosque Transformado 2.089.853.71 2. La Tabla 2. De igual forma se destaca la reducción del patrón bosque interior que perdió aproximadamente 32.

2004.60 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT 1985 Localización espacial de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino cordillera Central 1985-2005. Cartografia base: IGAC 2000 Límite departamental Bosque de Interior Bosque perforado Bosque de borde Bosque transicional Bosque de fragmento Bosque transformado Sin información / C.2005 ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Fuentes: Cartografia tematica: IAvH .2 0 0 5 . Agua LEYENDA Patrones de fragmentación 2005 MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 .UNISIG.7 Unidad de Sistemas de Información Geográfica . 2006.UNISIG 2007 Patrones de fragmentación para el Orobioma subandino de la cordillera central periodo 1985 . Figura 2.

71 2. periodo 1985-2005.12 309.10 3. que se presentaban con una densidad de 0.60 Bosque de Borde 36.52 43.031.03 43.28 46.37 0.587. se pueden identificar de manera general que los siguientes biomas presentan las mayores tasas de cambio y fragmentación entre 1985-2005: 1.150.559.06 Bosque de fragmento 2.55 2.16 3.35 18.14 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma subandino Nariño.60 103. Tabla 2.42 Basados en los análisis anteriores.12 46.209.85 24.Putumayo.976.20 131.229.77 48.456.52 8. a tener una superficie de 193. pasando de representar cerca del 18% del total del bosque natural de este bioma en 1985 a representar el 13% en el año 2005. Patrón Fragmentación Área ha 1985 % 2000 2005 1985 2000 2005 Bosque transformado 302.00 285.540.58 2.40 132. y un tamaño promedio de 780 ha.542.761.18 6.97 Finalmente. De igual forma.59 0.32 6.196.72 47. es adecuado señalar la considerable disminución del fragmento mas grande que paso de cubrir 308.51 0.66 1.67 2.56 18.09 9.266. La Macarena y valle del río Magdalena.064 ha para el año 2005.62 Bosque de fragmento 43.19 1.183.837.986. 2.486.85 43.60 1.900.46 11. periodo 1985-2005.15 5.28 1.085.362.252.69 920. respecto de los ecosistemas de montaña (orobiomas andinos).9 54.39 335.93 2.411.11 3.16 286.510.23 1.61 1.729.448.57 Bosque de interior 1.473.059 fragmentos por km².73 41.848.29 335.685.65 Bosque de interior 322.65 2.06 29.20 Bosque perforado 17. Zonobiomas húmedos tropicales (ZHT): piedemonte orinocense.97 59. se destaca el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental como el bioma de mayor dinámica de cambio analizando patrones de fragmentación propuesto por Riitters et al.388.493.04 48.37 11.52 Bosque transicional 8.173.393.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez Tabla 2.47 24.03 40.537.15 Variación en superficie de los patrones de fragmentación para el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental.165 fragmentos de bosque natural en el año1985.804.29 8.595.45 104.83 2. Patrón Fragmentación Área ha 1985 % 2000 2005 1985 2000 2005 Bosque transformado 1.54 3.2 58.79 Bosque de borde 341.35 Bosque perforado 114. 2000 y algunas métricas del paisaje.166.571. se paso a 2486 y 2422 fragmentos de bosque natural con tamaños promedio de 610 ha y 617 ha para 2000 y 2005 respectivamente (Tabla 2-15).083. Orobioma subandino cordillera Central INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 61 .943.66 2.29 3. Para este bioma se encontró que de 2.28 905.. La Figura 2.26 Bosque trancisional 107.167 ha en el año base.7 presenta en detalle la localización de los patrones de fragmentación para este bioma.914.57 315.

UNISIG 2007 Patrones de fragmentación para el Orobioma andino y altoandino de la cordillera central periodo 1985 . Cartografia base: IGAC 2000 Localización espacial de los patrones de fragmentación para el orobioma andino y altoandino cordillera Oriental 1985-2005.2 0 0 5 .62 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT 1985 Fuentes: Cartografia tematica: IAvH . Figura 2. Agua LEYENDA Patrones de fragmentación 2005 MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colom b i a n o s : 1 9 8 5 . 2006. 2004.UNISIG.2005 ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Límite departamental Bosque de Interior Bosque perforado Bosque de borde Bosque transicional Bosque de fragmento Bosque transformado Sin información / C.8 Unidad de Sistemas de Información Geográfica .

of Ag. Orobioma de páramo cordillera Oriental 5. D. Tomo I. y Arango. rep. Rodríguez. Bogotá. 2003. Colombia. Instituto de investigación de recursos biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Y. D. New York. K. B. 2006. USA. Bibliografía Armenteras. 2000. 2000. 111-146. 4. Manage. Morales. Remote sensing for natural resource management and environmental monitoring (S. pp 96-105. B. Orobioma andino y altoandino cordillera Oriental 4. B. (Eds. Deforestación y fragmentación de ecosistemas naturales en el Escudo Guayanés colombiano.M. pp. Forest Service. (eds. y Romero. 2003. Formaciones xerofíticas y subxerofíticas. Ustin. Ritters. K. Standardizing the calculation of the annual rate of Forest deforestation.S. En: Chávez. M. orest fragmentation in Loudoun county. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt e Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología “Francisco José de Caldas” –Conciencias-. Fahrig L.J. D. & Roberts. Virginia. Ecol. Landsc. R.. Orobiomas azonales y Orobiomas nivales debido a su baja representatividad en área se consideran prioritarios para iniciar esfuerzos de manejo y conservación a nivel local. John Wiley and sons. M. Vol. Collingham.O. M. Ministerio del medio ambiente – Naciones Unidas. editor). 593-596.. 2001.. Impacts of habitat fragmentation and patch size upon migration rates. Okin.L.. Annual review of ecology. USA evaluated with multitemporal landsat imagery. evolution and systematics. Oregon. Ecol.Estado actual y cambio en los ecosistemas de los Andes colombianos: 1985-2005 Edersson Cabrera y Diana Patricia Ramírez 3. McGarigal.. 177. Remote sensing in arid regions: Challenges and opportunities.). Gen. Smith.C. J.). Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad de Colombia. Wickham.C. Bogota. N. Villa. Se propone en una etapa posterior. D. Jones & E. adelantar estudios sobre la dinámica y tendencias espaciales de los patrones de deforestación y fragmentación asociados a impulsores directos e indirectos e iniciar estudios puntuales en áreas donde existe una recuperación de la cobertura seminatural durante los últimos cinco años. Manual od remote sensing. 2006. Tech. 2004. & Huntley. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 63 . 10:131-144. PNW-GTR-351. Puyravaud.Ecol. Fragstats: spatial patterns analyst program for quantifying landscape structure. 16:627-642. Inc. Los Zonobiomas alternohígricos y/o subxerofíticos tropicales (ZAST). ProQuest biology Journals. Effects of habitat fragmentation on biodiversity. 154 p..Bogotá. 1994. C.. G. Fuller.Instituto de investigación de recursos biológicos Alexander von Humboldt. O’Neill. 487pp. & Marks. Armenteras D. Appl. Global-scale patterns of forest fragmentation. US Dept.A. Conservation Ecology 4:1-22. J-P. 122 p. 1997.. N. Ecosistemas de los Andes colombianos.

.

Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacionales Naturales en los Andes colombianos Mónica Morales Rivas .

.

M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I-

Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques
Nacionales Naturales en los Andes colombianos

Antecedentes

L

as áreas protegidas son una de las múltiples
formas en las que los gobiernos y la
sociedad civil buscan garantizar la conservación del
patrimonio natural y cultural de la humanidad. En
principio, estas áreas deberían diseñarse y articularse
en sistemas o redes que pudieran ser evaluados y
monitoreados a gran escala, favoreciendo, entre
otras cosas, un proceso ordenado de planificación
de la conservación. Es en el marco de este proceso
que un análisis de representatividad ecosistémica
resulta valioso, tanto para la comparación con
las tendencias de cambio de los ecosistemas a
través del tiempo (Cabrera y Ramírez 2007, en
esta publicación), como para la provisión de
información sistemática y comparable que permita
a los tomadores de decisiones una planificación
y manejo de los recursos naturales acorde con la
dinámica de los Andes colombianos.
Los Andes colombianos no han sido ajenos a la
tendencia global de supeditar la planificación de la
conservación mediante áreas protegidas, a criterios
políticos y no ecológicos o ambientales, lo que suele
reducir los espacios bajo estatus de conservación a
los terrenos más inaccesibles o menos productivos
(Pressey et al. 2002, Sierra et al. 2002). Lo anterior,
sumado a la preocupación por la “reducción de
la diversidad biológica como consecuencia de
determinadas acciones humanas” llevó a las naciones
firmantes del Convenio de Diversidad Biológica a
esbozar una serie de medidas tendientes a favorecer
la conservación in situ, las cuales se incluyeron en
el artículo 8. En vista de que Colombia ha ratificado
la firma de este tratado (Ley 165 de 1994), está en la
obligación, de acuerdo con sus posibilidades, a, entre
otras cosas, elaborar “directrices para la selección, el

establecimiento y la ordenación de áreas protegidas
o áreas donde haya que tomar medidas especiales
para conservar la diversidad biológica”. Es entonces
que los análisis de representatividad revisten utilidad
política y ecológica.
La representatividad es uno de los criterios más
empleados en los últimos años para la evaluación
de sistemas de reservas y para la determinación de
prioridades de conservación, y hasta hace poco se
le consideraba el más importante para tales fines
(Awimbo et al. 1996). Este criterio se define como la
“proporción de especies, tipos de vegetación u otros
rasgos contenidos en un sistema de áreas protegidas,
con respecto a un nivel umbral” (Pressey et al.
2002); y junto con la cantidad de áreas protegidas
y su extensión, se constituyen en el conjunto de
indicadores más usados para evaluar los sistemas de
reservas naturales (McNeely and Miller 1983, World
Conservation Union 1992, World Resources Institute
1994, Noss 1996, Duffy et al. 1999, Armenteras et
al. 2003, Pressey et al. 2002).
Los estudios publicados sobre representatividad
emplean diferentes metodologías y utilizan diferentes formas de evaluación de la diversidad
biológica. La tendencia general es pasar de
evaluaciones a nivel de especie al nivel ecosistémico
(Schmidt 1996, Hughes et al. 2000). La principal
suposición de los análisis desde los ecosistemas
es que al proteger muestras de todos los hábitats,
se conservarán la mayoría de las especies (Murray
et al. 1997, Olson and Dinerstein 1998, Stoms
et al. 1998, Noss et al. 1999). Esto, sumado a la
posibilidad de contar con mejor información a
este nivel, ha hecho populares los análisis de
representatividad ecosistémica.
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S
Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacio n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s

Una de las cuestiones más decisivas a la hora
de desarrollar análisis de representatividad es la
determinación de la meta. Tradicionalmente se ha
considerado que si un elemento de la biodiversidad
se encuentra presente en las áreas protegidas en
un porcentaje que oscila entre el 10 y el 12%, éste
está bien representado (McNeely and Miller 1983,
World Conservation Union 1992, World Resources
Institute 1994, Hummel 1996, Noss 1996, Duffy et
al. 1999, Armenteras et al. 2003, Pressey et al. 2002).
No obstante, pese a su utilidad y uso extensivo, la
representatividad analizada hasta este nivel podría
no ser lo suficientemente completa. La cifra de
referencia del 10-12% es una figura que representa
más un objetivo de política que no necesariamente
está basada en una justificación biológica, y se podría
requerir de índices adicionales para identificar qué
tan bien abarca el sistema de reservas la variedad
natural de una región (Pressey et al. 2002). Soulé
and Sajayan (1998) consultaron con un grupo de

conservacionistas, biólogos y personal de agencias
sobre el origen de esta cifra y sus implicaciones.
Varios de ellos indicaron que la justificación de
esta meta era la conveniencia política, y que metas
basadas en el conocimiento ecológico serían mucho
más altas, pero serían políticamente inaceptables
en muchas naciones. Sin embargo, estos autores
también afirman que si la campaña de conservación
que considera este nivel de representatividad fuera
exitosa a nivel global, la extensión de áreas protegidas
se duplicaría o triplicaría, lo que sólo redundaría en
mayor preservación de la biodiversidad.
En vista de la dificultad para determinar metas
diferenciales de representatividad para los
ecosistemas de los Andes colombianos, este análisis
multitemporal se conduce con la meta del 10%, y
sólo se tienen en cuenta las áreas protegidas incluidas
en el Sistema de Parques Nacionales Naturales de
Colombia (SPNN) (Tabla 3.1 y Figura 3.1).

Tabla 3.1
Áreas del SPNN tenidas en cuenta para el análisis de representatividad ecosistémica

Parque nacional natural

68

Año de
creación

Parque nacional natural

Año de
creación

PNN Cueva de los Guácharos

1960

PNN Nevado del Huila

1977

PNN Puracé

1961

PNN Paramillo

1977

PNN Farallones de Cali

1968

PNN Sumapaz

1977

PNN Sierra de La Macarena

1971

PNN Tamá

1977

PNN Las Orquídeas

1974

SFF Galeras

1985

PNN Los Nevados

1974

PNN Tatamá

1987

PNN Chingaza

1977

ANU Los Estoraques

1988

PNN Los Picachos

1977

PNN Catatumbo-Barí

1989

SFF de Iguaque

1977

SFF Guanentá-Alto Río Fonce

1993

PNN de Pisba

1977

SFF Otún-Quimbaya

1996

PNN El Cocuy

1977

PNN Alto Fragua-Indi Wasi

2002

SFF Isla La Corota

1977

PNN Selva de Florencia

2005

PNN Las Hermosas

1977

PNN Serranía de los Yariguíes

2005

PNN Munchique

1977

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

A L EXANDER VON HUMBOLDT

3

Represen t a t i v i d a d e c o s i s t é m i c a d e l S i s t e m a d e P a r q u e s N a c i o n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s
Mónica Morales Rivas

Figura 3.1
Áreas del SPNN tenidas en cuenta para el análisis de representatividad ecosistémica

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

69

valle del río Magdalena. aunque. Desde el punto de vista de la representatividad ecosistémica. ya que se sumaron seis nuevas áreas.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacio n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s Resultados y recomendaciones En la Tabla 3. correspondientes a 193. de forma inapreciable. y al orobioma nival. arbustales y matorrales xerofíticos y bosques secos.9% cubierto por áreas protegidas (Brooks et al. Esta cifra resulta superior al 5.800 a 2. cañón del río Cauca. aunque la cifra de intervención dentro del sistema ha aumentado en un 211% durante el período de análisis. Es entonces hacia estos ecosistemas. Zonobiomas alternohígricos y/o subxerofíticos tropicales (ZAST): cañón del Dagua.069. como los zonobiomas alternohígricos y/o subxerofíticos y los orobiomas azonales. andino altiplano cundiboyacense. andino y altoandino y de páramo de la cordillera Oriental. pero es inferior al 11. 4. al año 2005 el 35% de las 262 unidades ecosistémicas poseían representatividad superior al 10%. posibilitaron la inserción de nuevos ecosistemas del zonobioma húmedo tropical del valle del Magdalena. 3. Estos serían: 1. subandino Nariño-Putumayo.700 ha. para el año 2005. los cuales al final del período de análisis registran más de la mitad de sus ecosistemas con proporciones en áreas protegidas superiores al 10%. alto río Patía.2).44% del área total de los Andes colombianos. para los ecosistemas naturales. . Zonobiomas húmedos tropicales (ZHT): piedemonte Pacífico. de manera preliminar se pueden identificar algunos biomas cuyos ecosistemas tendrían prioridad de conservación en los Andes colombianos. Durante el período temporal de análisis (19852005) el SPNN aumentó en 359. nuevamente.2 se resumen los resultados de dicho análisis de representatividad.1% de la superficie terrestre designada explícitamente para la conservación de la biodiversidad. a los orobiomas subandino. Parte B.500. el 47. subandino Serranía de San Lucas. valle del río Magdalena. 70 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Entre 1985 y 2005 los Andes colombianos también disminuyeron su proporción de ecosistemas subrepresentados. lo cual está en consonancia con el Anexo 1. piedemonte Nariño-Putumayo. aunque estos siguen estando representados por debajo de la meta del 10%. En lo que se refiere a los ecosistemas adecuadamente representados en el SPNN.500 ha. La declaratoria de áreas protegidas. pasando de 2.33% de la diversidad ecosistémica de los Andes aún no ha sido objeto de conservación mediante áreas protegidas nacionales. Actividad 7 de la Decisión V/23 de la Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica que promueve medidas específicas para la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica de las tierras secas y semihúmedas. se registra una disminución mínima en la proporción de ecosistemas no incluidos en el SPNN (representatividad = 0) y. cañón del Chicamocha. Perijá. páramo Nariño-Putumayo. Cúcuta. Orobiomas azonales: subandino Cúcuta. La proporción entre ecosistemas naturales y no naturales dentro de las áreas protegidas muestra una preponderancia de los primeros (más del 85% en los tres años).429. como el Parque Nacional Natural Selva de Florencia. que deberían enfocarse las acciones para la determinación de nuevas áreas protegidas. y del piedemonte amazónico. del piedemonte Catatumbo. llegando a ser de 304. entre las que se cuentan el establecimiento de nuevas áreas protegidas (Figura 3. 2004). subandino cañón del Chicamocha. Orobiomas zonales: subandino cordillera Central. Los biomas más influenciados por esta situación son aquellos con condiciones de desbalance hídrico. 2. que corresponden al 8.579 ha en el año 2005. Entre los biomas mejor representados se destacan aquellos asociados a los zonobiomas húmedos tropicales del valle de los ríos Sinú y San Jorge. andino y altoandino NariñoPutumayo. La información se agrega a nivel de bioma para facilitar su lectura. Dado que los análisis de representatividad pueden servir para determinar vacíos de conservación. El aumento en la extensión del SPNN fue especialmente sensible durante el período de 1985 a 2000.

Represen t a t i v i d a d e c o s i s t é m i c a d e l S i s t e m a d e P a r q u e s N a c i o n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s
Mónica Morales Rivas

Biomas de los Andes colombianos. Áreas totales, áreas bajo protección y proporciones de ecosistemas según categoría de representatividad

Tabla 3.2

3

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

71

72

0

170
km

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

A L EXANDER VON HUMBOLDT

4°N

Representatividad

74°W

Límite área de estudio

Transformados

Por encima de la meta del 10%

Por debajo de la meta del 10%

No representados en el sistema de parques

4°N

Distribución de la representatividad ecosistémica en los Andes colombianos, años 1985 y 2000

Figura 3.2

Unidad de Sistemas de Información Geográfica - UNISIG
2007

85

REPRESENTATIVIDAD DE ECOSISTEMAS
AÑO 1985

ALEXANDER VON HUMBOLDT

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN
DE RECURSOS BIOLÓGICOS

74°W

0

170
km

Unidad de Sistemas de Información Geográfica - UNISIG
2007

85

REPRESENTATIVIDAD DE ECOSISTEMAS
AÑO 2000

ALEXANDER VON HUMBOLDT

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN
DE RECURSOS BIOLÓGICOS

Representatividad

74°W

Límite área de estudio

Transformados

Por encima de la meta del 10%

Por debajo de la meta del 10%

No representados en el sistema de parques

74°W

MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S
Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacio n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s

4°N

4°N

3

Represen t a t i v i d a d e c o s i s t é m i c a d e l S i s t e m a d e P a r q u e s N a c i o n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s
Mónica Morales Rivas

Si esta lista debería ordenarse en términos de
urgencia, sería deseable que el SPNN incluyera en
el corto plazo ecosistemas de biomas azonales y
de aquellos que están presentando mayores niveles
de intervención, como los zonobiomas húmedos
tropicales de los piedemontes.

En una etapa posterior, un análisis de este tipo
debería incluir no sólo las áreas protegidas
incluidas en el SPNN, sino también las reservas
forestales protectoras, las áreas declaradas por las
corporaciones autónomas regionales y las reservas
de la sociedad civil, estableciendo el nivel de
conservación de la biodiversidad de cada una.

Bibliografía
Armenteras D., Gast F. & Villarreal H. 2003. Andan forest fragmentation and the representativeness in the eastern
andes, Colombia. Biological Conservation 113: 245-256 pp.
Awimbo J.A., Norton D.A. & Overmars F.B. 1996. An evaluation of representativeness for nature conservation,
Hokitika Ecological District, New Zealand. Biological Conservation 75:177-186 pp.
Brooks T.M., Bakarr M.I., Boucher T., Da Fonseca G.A.B., Hilton-Taylor C., Hoekstra J.M., Moritz T., Olivieri S.,
Parrish J., Pressey R.L., Rodríguez A.S.L., Sechrest W, Stattersfield A., Strahm W. & Stuart S.N. 2004. Coverage
provided by the global protected-area system: is it enough? Bioscience 54 (12):1081-1091 pp.
Duffy D.C., Boggs K, Hagenstein R.H., Lipkin R. & Michaelson J.A. 1999. Landscape assessment of the degree of
protection of Alaska´s terrestrial biodiversity. Conservation Biology 13(6):1332-1343 pp.
Hughes J., Daily G. & Ehrlich P. 2000. Conservation of insect diversity: a habitat approach. Conservation Biology
14(6): 1788-1797 pp.
Ley 165 de 1994 (noviembre 9). Por medio de la cual se aprueba el “Convenio sobre la Diversidad Biológica”, hecho
en Río de Janeiro el 5 de junio de 1992.
McNeely J.A. & Miller K.R. 1983. National Parks and Protected Areas. UN Economic and Social Commission for
Asia and the Pacific, Bangkok.
Murray M., Green M., Bunting G. & Paines J. 1997. Priorities for Biodiversity Conservation in the Tropics. WCMC
Biodiversity Series 6. World Conservation Press, Cambridge UK
Noss R.F. 1996. Protected Areas: How Much Is Enough? pp. 91-119 In: Wright, R.G. (ed) National Parks and Protected
Areas: Their Role in Environmental Protection. Blackwell Science, Cambridge, USA 496 p.
Noss R.F., Dinerstein E., Gilbert B., Gilpin M., Miller B.J., Terborgh J. & Trombulak S. 1999. Core Areas: Where
Nature Reigns. In: Continental Conservation, Scienific Foundations of Regional Reserve Networks. M. Soulé J.
Terborgh (eds). Island Presss. Washington D.C.
Olson D.M. & Dinerstein E. 1998. The Global 200: A representation approach to conserving the Earth´s Distinctive
Ecoregions. Conservation Science Program, World Wildlife Fund-US. 152 p.
Pressey R.L., Whish G.L., Barrett T.W. & Watts M.E. 2002. Effectiveness of protected areas in north-eastern New
South Wales: recent trends in six measures. Biological Conservation 106: 57-69 pp.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

73

Borchert M. & Gillet H.I. Sierra R. Oxford University 74 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . 1998. World Resources Institute. UNEP-WCMC. Assessing biodiversity conservation priorities: ecosystem risk and representativeness en continental Ecuador. 1994. Technical Report.A.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Representatividad ecosistémica del Sistema de Parques Nacio n a l e s N a t u r a l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s Schmidt K. A Systematic Process For Selecting Representative Research Natural Areas. Natural Areas Journal 18(4): 338 pp. Campos F.E.. Soulé M. 1992. Cambridge. 1996. Landscape and Urban Planning 59: 95-110 pp.L. Science 279: 2060-2061 pp. Biodiversity: Rare Habitats Vie for Protection..M. Science: 274 (5289): 916-918 pp. & Church R. & Sajayan M. 1998. World Conservation Union. 2000. IUCN Bulletin 43. UK Stoms D. World resources 1994-1995. & Chamberlin J. 2002. European forests and protected areas: gap analysis. Smith G. Conservation Targets : Do They Help ?.

Felipe Cardona y Wilson Devia .000 msnm) a través del establecimiento de parcelas permanentes Esteban Álvarez. Oswaldo Velásquez. Marcela Serna. Darío Sánchez. Jorge Pérez. Doris Benitez. César Velásquez. Eliana Jiménez.Monitoreo de los Andes colombianos (2.000-3. Edward Rojas. Omar Melo. Álvaro Cogollo.

.

se han establecido 155 parcelas en bosques de montaña.000-2.000 m (Orrego et al.2 ha y 25 ha. 2002. En la actualidad existe un número significativo de parcelas permanentes de monitoreo en los Andes de Colombia. Es importante destacar que luego de la publicación Métodos para estudios ecológicos a largo plazo: Establecimiento de parcelas permanentes en bosques de Colombia (Vallejo et al. 2003) pero los bosques de montaña han sido poco estudiados. estructura y dinámica de los bosques de los Andes de Colombia (2. pero únicamente en altitudes entre los 1. ya que aporta información sobre la composición y dinámica de las especies de plantas y sobre los contenidos y flujos de biomasa y carbono del ecosistema. En la última década se han desarrollado numerosos estudios relevantes en parcelas permanentes sobre la composición. Clark y Clark 2006. estructura y funcionalidad.8%. Condit et al. 2001. 2003. Sierra et al. 2007a.000-3. 2006). así mismo dentro de las prioridades de investigación se encuentra la identificación de los patrones de biodiversidad.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Monitoreo de los Andes colombianos (2.000 msnm) a partir de una muestra de parcelas permanentes como una forma de abordar el entendimiento de la funcionalidad de los ecosistemas y hacer seguimiento a los cambios de sus diferentes atributos. Este método. bien sea local o regional. uno de ellos es el seguimiento de los componentes bióticos a largo plazo. 2004.000 msnm (Figura 4. con áreas entre 0. 2004. estructura y dinámica de la comunidad de árboles en bosques neotropicales de tierras bajas (Pitman et al. 2002. en altitudes por encima de 1. Se reconocen actualmente tres pilares fundamentales para el entendimiento de la diversidad biológica: composición. entre otros (Vallejo et al. Para efectos de presentar algunos resultados sobre las características de los INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . 2004. existen proyectos de investigación enfocados en evaluar la importancia de los ecosistemas de montaña a escala global (Becker y Bugman 2001). Baker et al. que generan incertidumbres para su manejo adecuado y la toma de decisiones. Malhi et al. Actualmente. Las parcelas están distribuidas en las tres cordilleras abarcando un rango amplio de altitud y precipitación. 2007b) y Vallejo et al. (2005). 2004.000 msnm) a través del establecimiento de parcelas permanentes E ste trabajo presenta los resultados preliminares de composición. 2002. algunos de los resultados aquí expuestos han sido previamente presentados en varios congresos internacionales y nacionales (Álvarez et al. El entendimiento de este último es quizá uno de los mayores vacíos existentes en la investigación de los ecosistemas andinos. 2005) se han establecido otras 20 parcelas equivalentes a 17. 2005).1). 2003. Lewis et al. Para abordar este tema. y están ubicadas en bosques con buen estado de conservación. Chave et al. se pueden emplear diversos métodos. En total. Concretamente. en Colombia se han realizado y publicado algunos estudios sobre la dinámica de los bosques de montaña. Vallejo et al. Clark et al. que permitan estar acordes con la capacidad de resiliencia de cada uno de los ecosistemas. a la vez que permite comprender los diferentes fenómenos ecológicos. para un total de 74 ha.000-3. el papel del bosque en la regulación de los ciclos hidrológicos y su contribución a los ciclos biogeoquímicos con especial énfasis en el ciclo del carbono (BjörnsenGurung 2006). Vallejo y Samper 2005. mediante el establecimiento de parcelas permanentes. es fundamental para el monitoreo de la vegetación.

000-3.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2.1 Localización de parcelas de monitoreo en bosques de montaña de los Andes colombianos 78 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT .000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Figura 4.

Los datos de mortalidad se reportan en porcentaje de árboles individuos muertos por año con respecto al número inicial de árboles y los de reclutamiento como el porcentaje de individuos que alcanzaron (por año) un diámetro mínimo de 10 cm durante el censo. Se presentan datos de la productividad leñosa (cantidad de carbono fijado por el crecimiento en la madera de los árboles. 0 0 0 .5 de acuerdo con lo sugerido por varios autores (Clark et al. Se presentan resultados del número de individuos y área basal para las tres cordilleras. (2001). 2004) calculada como el incremento anual en biomasa (y luego convertidos a unidades de carbono) de los árboles sobrevivientes sumado a la biomasa de los árboles que en el período de estudio alcanzaron un DAP mínimo de 10 cm.1) y con base en estas se presentan resultados de la composición florística. (4) Biomasa total (ton/ha) = (1) + (2) + (3) Abundancia. ver Tabla 4. diversidad. Para el cálculo de la biomasa aérea de los individuos con DAP≥ 10 cm se utilizó una ecuación pantropical general desarrollada para árboles en bosques tropicales húmedos por Chave et al. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 79 . Omar Melo. biomasa y contenido de carbono. 1999).288*área basal de cada parcela). Adicionalmente. Álvaro Cogollo. sensu Malhi et al. D a r í o S á n c h e z . Con base en estas parcelas se reportan datos de riqueza florística y composición a nivel de especies. géneros y familias. Los análisis presentados se basan en las doce parcelas señaladas en la tabla. E l i a n a J i m é n e z . (2) Biomasa de raíces gruesas (ton/ha): exp (4. O s w a l d o V e l á s q u e z . área basal. estructura y dinámica de los bosques de montaña en Colombia. se presenta un análisis de gradiente indirecto para evaluar las semejanzas y diferencias florísticas entre las tres cordilleras con base en las diez familias con mayor número de individuos en la muestra. Fearnside et al. 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez. Las ecuaciones fueron: Dinámica del bosque. C é s a r V e l á s q u e z . Marcela Serna.3 . (3) Biomasa de raíces finas (ton/ha): 6.2 se presenta una síntesis de los resultados de composición.000 msnm. 2001a.273 + (2.42 * ln DAP)). adicionalmente resultados de crecimiento en área basal de las parcelas y de incremento diamétrico promedio de los árboles y de algunas especies. Análisis de los datos Composición florística y riqueza de especies. Se presentan resultados con base en una parcela de 1 ha en cada una de las cordilleras. se seleccionaron cuatro parcelas en cada una de las cordilleras (12 en total. Felipe Cardona y Wilson Devia. contenido de carbono.998 + (0. Esta muestra incluye sólo parcelas localizadas entre los 2. Jorge Pérez. Resultados y discusión En la Tabla 4. la cual utiliza el DAP como variable independiente para las estimaciones de la biomasa. así como estimaciones de la biomasa aérea y subterránea de las doce parcelas. Se presentan. dinámica de la comunidad y su productividad primaria neta. bosques de montaña en Colombia. (1) Biomasa de árboles (ton/ha) = exp (-2 + (2. Edw a r d R o j a s .Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 .633 * ln DAP)). 2003). Para la estimación de la biomasa de raíces se utilizaron dos ecuaciones desarrolladas recientemente para bosques tropicales en el norte de Colombia (Sierra et al.000-3. D o r i s B e n i t e z . Para el cálculo del contenido de carbono se dividieron los valores de biomasa por un factor de 0.

0 1. Qu. Sa NS Sa Sa Ri Qu Ca To Combeima 1 Dpa Sitio No. b Categoría de Conservación del área: RR.0 Área Parc hae 10 10 10 10 10 10 10 10 10 10 DAP mín cmf 2000-2006 2002-No 2002-No 2002-No 1998-2003 1996-2002 2000-2003 2000-2003 2000-2004 2000-2003 Tiempo entre censog a Departamento:An. Antioquia. RSC. Reserva de la Sociedad Civil.80 An Ri Manizales Salento Ucumarí Farallones Pueblo Rico El Rasgón El Diviso Cucutilla Yariguíes 2 A L EXANDER VON HUMBOLDT 3 4 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS 5 6 7 8 9 10 RM RR RR RR RSC RSC RR RR RR RR Catb AOr AOr AOr AOr AOc AOc ACe ACe ACe ACe Regc 73°02’ 59”O 72°46’ 01”O 73°18’ 05”O 07°17’ 16”N 06°55’ 03” N 76°01’ 10”O 05°44’ 54” N 07°03’ 47” N 75°30’ 40’’ O 04°41’ 54’’ N 73°01’ 21”O 75°34’ 11”O 04°38’ 45” N 07°02’ 57” N 75°22’ 55”O 05°07’ 51”N 76°05’ 00”O 75°20’ 54’’ O 04°27’ 35’’ N 05°12’ 30” N Longitud Latitud 2100 2400 2500 2500 2450 2030 2600 2600 2500 2400 Altitud msnm 3100 2700 3000 3000 1751 4000 3100 2900 2600 3100 P.0 1. Aoc. Andes occidentales.0 1. Quindío. media oC 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 No.0 1. RM. Caldas. d Número de parcelas establecidas en cada localidad.0 1. Reserva Municipal.0 1. f Diámetro mínimo de los individuos marcados permanentemente en las parcelas. g Año de establecimiento y recenso de las parcelas.000-3. Sa. e Área de las parcelas en cada sitio.0 1.0 1. Ri. Parcd 1. Reserva Regional de Corporación Autónoma. Santander. NS.0 1. AOr.000-3. Norte de Santander.1 MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2. Características de las parcelas permanentes usadas e los análisis de los Andes (2.000 msnm) Tabla 4. c Región biogeográfica: Ace. media mm/año 18 18 20 20 18 15 18 18 19 17 T. Ca. Andes Centrales. Risaralda. To. Andes orientales. Tolima.000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s .

07-0. Omar Melo. Individuos/ ha 717 (527-918) 660 (580-697) 809 (657-936) 734 (527-936) No. Cyathea caracasana. Quercus humboldtii.4 (171. Quercus. Géneros/ha 76 (60-94) 57 (40-64) 53 (44-64) 61 (40-94) No. Alfaroa colombiana. Cyathea.7 (128. O s w a l d o V e l á s q u e z . Weinmannia pubescens y Quercus humboldtii Protium hebetatum.20) 0.07-0. Melastomataceae.55) Diversidad No. Quercus humboldtii.5-76.3-405.Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 . Ocotea. Alchornea y Billia Miconia. D a r í o S á n c h e z . Cyathea delgadii. estructura y dinámica de los bosques de los Andes colombianos (2.5-235. Álvaro Cogollo.9) Biomasa aérea t/ha 267.9-32.0) 212.5 (48. Edw a r d R o j a s . Ocotea costulata.7) 60. Lauraceae. C é s a r V e l á s q u e z . Pteridophyta.1 (48. Pteridophyta.5-121. Myrsine. Alfaroa.17 (0. Clethra fagifolia. Alchornea grandiflora Alfaroa colombiana.6 (20-44. Felipe Cardona y Wilson Devia. Alfaroa. Bejaria y Croton Miconia.2 (128. Myrsine coriacea.4) 28. Miconia. Para la estructura se presenta el promedio y el rango para cada variable con base en las cuatro parcelas por cordillera y los datos d e dinámica corresponden al análisis de una sola parcela por cordillera. Euphorbiacea.3 (23. Weinmannia y Turpinia Protium.0-69.0-29. Chlorantaceae. Myrtaceae. Catoblastus kalbreyeri.8) 167. Tabla 4.1 (0. Euphoribaceae. Proteaceae.13) 0. Clusiaceae.8 (164. Quercus.4 (26.9) 23. Catoblastus distichus y Hedyosmun bonplandianum Hedyosmun bonplandianum. Jorge Pérez.000-3.07-0. Theaceae y Pteridophyta Melastomataceae. Inga sp. Clethraceae y Boraginaceae Melastomataceae. Ladenbergia. Familias/ha 47 (38-55) 35 (29-39) 34 (32-41) 38 (29. Alchornea Especies Miconia leemani.8) 62. Rubiaceae.9) 50. Clusiaceae. Clethra. Billia. Arecaceae Melastomataceae. Se presentan las familias.13-0. Hedyosmun.11 (0. Alchornea grandiflora No. Rubiaceae. lauraceae. Juglandaceae.0-121. Rubiaceae. 0 0 0 . Marcela Serna. Verbenaceae.20) Area basal m2/ha 35. géneros y especies con mayor numero de individuos con base en 4 parcelas de 1 ha en cada. Arecaceae.4 (39.3 . Hyeronima. Clusia. Spp 0. 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez. Ind/No. Drymis. Juglandaceae. Cordia cylindrostachya.000 msnm). Cecropia. Cordillera Occidental Cordillera Central Cordillera Oriental TOTAL Familias Lauraceae.5257. Viburnum. Alfaroa.1 (39. Cordia. Cyathea.5 (20. Fagaceae. Ocotea. Saurauia. Euphorbiaceae. Cyathea sp. Cyathea sp. Ocotea. Lauraceae. Drimys granatensis. Otoba gordoniifolia. Cordia cylindrostachya. Hedyosmun. Ocotea costulata. y Burseraceae Géneros Miconia. Pteridophyta.9) ESTRUCTURA COMPOSICIÓN   Variable INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 81 . Euphorbiaceae.8) Biomasa subterránea t/ha 77.6-405. E l i a n a J i m é n e z . Burseraceae.2 Características principales de composición. Hedyosmun. Clusia. D o r i s B e n i t e z . Hyeronima. Cyathea. Chloranthaceae.5) 27. Especies/ha 122 (96-161) 70 (46-87) 76 (60-95) 88 (46-161) No. Clusiaceae. Protium.12 (0.13) 0. Clusiaceae.4-44.3) 203. Cyathea delgadii. Juglandaceae. Protium hebetatum.

9 (83.2 (109. aunque todos los bosques de montana comparten familias con alta riqueza de especies es posible encontrar familias exclusivas para cada cordillera.3) 274.9263. indicando una alta diversidad beta para los bosques montanos en Colombia.94 DINÁMICA ESTRUCTURA   Variable Composición florística.3 (83. Rubiaceae y Euphorbiaceae tienen alta riqueza de especies cuando se consideran en conjunto los datos para Colombia.3 Reclutamiento 1.9) 264.5) 132.39 1.7) 137. géneros y especies con mayor numero de individuos con base en 4 parcelas de 1 ha en cada.28 Crecimiento Abasal m2/ha/ año 0.000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Tabla 4.1333.75) Carbono total t/ha 172.2 ilustra la diversidad beta al nivel de familias en las 12 parcelas de 1 ha mostrando como la región biogeográfica es una variable determinante causando una separación de los tipos de bosques sobre cada una de los tres ramales de los Andes colombianos. Melastomataceae.000 msnm).6166.5-304.2 Características principales de composición. (continuación) Cordillera Occidental Cordillera Central Cordillera Oriental TOTAL Biomasa total t/ha 344.000-3.4 (219.2 Tipo de muerte predominantes CR-35% MP-50% CR-40% CR-35% Crecimiento DAP cm/árbol/ año 0. No obstante.457 individuos en 12 ha distribuidos en 79 familias botánicas.51 0.6 3.7) 217. .2 (213. De acuerdo con este resultado es posible afirmar que la composición florística en parcelas de 1 ha en los bosques de montana en Colombia se ordena siguiendo patrones 82 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT geográficos.52 Poductividad ton C/ha/año 2.5527.39 0.9) Años entre censos 4.6 (167.19 0.65 1.52 1.1 (106. estructura y dinámica de los bosques de los Andes colombianos (2.3). El 39. 1998) Lauraceae.2% del total de familias (79) es compartido entre las tres cordilleras y en general estas familias son las más diversas y abundantes.8-263. 22 familias (27%) fueron exclusivas de alguna de las tres cordilleras.2% del total de individuos (Tabla 4.55 0.7-152. Se presentan las familias.04 0.11 1. La Figura 4.5 Tasa Mortalidad % 2.0 2.0 4. Las diez familias más abundantes representan el 60.000-3.8 (167. 165 géneros y 389 especies.32 0.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2.58 1.9) 108.99 1. Al igual que en el Ecuador (Valencia et al.61 0. Se encontraron 9.44 1.35 0. Por otra parte. Para la estructura se presenta el promedio y el rango para cada variable con base en las cuatro parcelas por cordillera y los datos d e dinámica corresponden al análisis de una sola parcela por cordillera.8527.

83 10 20.21 11 14.42 13 15. Jorge Pérez.55 11 13.21 6 15. oblongifolia RUBIA 0.9 Podocarpus oleifolius PODOC 0.31 4 25.36 8 15.000 msnm) Cordillera Occidental Central Oriental Especie Familia Crec cm/año No.28 2 35.24 212 15.7 Brunellia goudotii BRUNE 0.39 45 21.47 20 12.6 Beilschmiedia sp1 LAURA 0.46 12 20. D a r í o S á n c h e z .8 Elaeagia sp.4 Alfaroa colombiana JUGLA 0.1 Zanthoxylum tachirense RUTAC 0.27 12 20.62 15 21.32 12 14.39 2 49. O s w a l d o V e l á s q u e z .30 10 19.000-3.22 2 37.4 Richeria grandis EUPHO 0.4 Faramea cf. 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez.3 Características florísticas y estructurales de las parcelas permanentes en los Andes colombianos (2.1 Guettarda roupalaefolia RUBIA 0.Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 . D o r i s B e n i t e z .8 Turpinia occidentalis STAPH 0. 0 0 0 .3 .34 15 19.3 Lippia hirsuta VERBE 0.3 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 83 .28 60 23.0 Aniba sp1 LAURA 0. Edw a r d R o j a s .28 101 20.34 4 21.4 Citharexylum subflavescens VERBE 0.90 31 22.0 Guettarda chiriquensis RUBIA 0.7 Hyeronima scabrida EUPHO 0. Omar Melo.2 Clidemia 1 MELAS 0.9 Miconia lehmannii MELAS 0.38 9 13. Felipe Cardona y Wilson Devia.0 Cecropia megastachya CECRO 0.2 Billia rosea HIPPO 0. E l i a n a J i m é n e z . ind/ha DAP prom (cm) Croton smithianus EUPHO 0. Tabla 4.46 10 34.4 Faramea flavicans RUBIA 0. VERBE 0. RUBIA 0.0 Billia columbiana HIPPO 0.21 24 18.9 Quercus humboldtii FAGAC 0.22 5 17.31 71 26.7 Miconia lehmannii MELAS 0.1 Symplocos sp1 SYMPL 0.59 11 15.5 Lippia schlimii Turcz.35 4 29.41 11 26.7 Miconia caudata MELAS 0.2 Miconia theaezans MELAS 0. Marcela Serna.3 Alchornea grandiflora EUPHO 0.4 Bocconia frutescens PAPAV 0.2 Rhodostemonodaphne kunthiana LAURA 0. C é s a r V e l á s q u e z . Álvaro Cogollo.

sin embargo el valor de la biomasa para estos bosques está dentro del rango . donde se encontraron valores de biomasa de hasta 527. especialmente en los bosques de montaña. El número de especies/ha estuvo entre 46 especies/ha en un bosque de la cordillera Central y 161 sp/ha en un bosque de la cordillera Occidental.000-3.000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Figura 4‑2 Diversidad beta al nivel de familias y géneros en Andes colombianos.9 ton/ha. aunque debido a la gran variación que existe dentro de cada región no se encontraron diferencias significativas. individuos con DAP>= 10 cm). Las parcelas tienen un promedio de biomasa total de 274. muestra las semejanzas florísticas en parcelas de los andes de Colombia entre 2000-3000 msnm. 1998). Estos valores son superiores a los hallados en otros bosques montanos del Ecuador. El análisis de ordenación de gradiente indirecto (DCA). 2 y 3 muestran las familias botánicas exclusivas en la cordillera oriental. A nivel de Colombia los estudios sobre cuantificación de la biomasa y el carbono son escasos. Se observaron diferencias significativas entre las tres cordilleras.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2. La mayor biomasa y carbono promedio corresponde a los bosques montanos de la cordillera Occidental.7 ton/ha (equivalentes a 263. Riqueza y diversidad. La longitud del gradiente en la prueba DCA fue de 2.9 ton/ha de carbono). Los recuadros 1.6 ± 98. occidental y central respectivamente. con promedio de 58 especies/ha (para individuos con DAP>= 5 cm) (Valencia 1995) y de 47 especies/ha (para individuos con DAP >= 10 cm) (Valencia et al.89. con una riqueza inusualmente alta para los bosques de la cordillera occidental (hasta 161 especies/ha. 84 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Biomasa y contenido de carbón.

56+0.2. Clark et al. fue realizado por Torres-Lezama et al. Dinámica. reportado previamente para los bosques tropicales en general. En Colombia. con un rango para todas las especies entre 0. Delaney et al. Malhi et al. (1994) reportan un promedio pantropical de 1. 2001. E l i a n a J i m é n e z . Álvaro Cogollo.8).10 m2/ha/año. Alves et al. el papel del bosque en la regulación de los ciclos hidrológicos y su contribución a los ciclos biogeoquímicos especialmente al del carbono (Becker y Bugman 2001. (2002). que está dentro del rango de 0.Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 . en la parcela permanente de 25 ha en La Planada. 2003).1 ton C/ha para un bosque húmedo montano. Edw a r d R o j a s .36 cm/año en Veracruz. Clark y Clark (2000) estiman promedios entre 221 a 399 ton/ ha para diferentes estudios en la región Neotropical (Golley et al. 0. Los resultados muestran tasas promedio de mortalidad y de reclutamiento de 1. Mexico (WilliamsLinera 1996). 0 0 0 . se reportó previamente una tasa promedio de crecimiento diamétrico de 0. Björnsen-Gurung 2006). Por otra parte. cuando se consideran sólo los bosques entre 2. También se encontró una gran variación en las tasas de crecimiento dentro de cada cordillera. Chave et al. Chave et al. Laurance et al. El crecimiento diamétrico promedio fue de 0. encontrado por Malhi et al. 2004 reportan 277 ton/ ha. se encontró que los bosques montanos de Colombia tienen un crecimiento en área basal de 0. quienes reportaron valor de 2. (2001b) para 39 estudios en bosques tropicales “maduros” y el rango 1. haciendo énfasis en los patrones de biodiversidad.5 ton C/ha/año (rango 1.10-0.5-5-5 ton C/ha/año.8 y de 1.40 . 1997..94+-0. 1993. 1992) y 0. D a r í o S á n c h e z . Puerto Rico (Weaver y Murphy 1990).0-0.14 mm. Brown et al.9 cm/año.3 . la productividad leñosa promedia de 1.85% y 0. Pautas para trabajos futuros Aunque se acepta que la conservación de los bosques tropicales es fundamental para el mantenimiento de la diversidad biológica. Phillips et al. el conocimiento que se tiene de los bosques de montana es incipiente en comparación con los bosques de tierras bajas. C é s a r V e l á s q u e z .09 cm/árbol/año (rango 0-19-0. No obstante.2 ± 0. respectivamente (ver Tabla 43). 341 ton/ha y 246 ton/ha respectivamente.23 cm/año en Luquillo. 1995.150.27 cm/año en Australia (Herwitz y Young 1994). 2004.8 ton C/ha/año reportado por Clark et al. Fearnside et al.20-0.3.28+0.10% respectivamente.1-5. Uno de los pocos estudios en zonas de montaña. 2004).75% tanto para la mortalidad como para el reclutamiento con un rango entre 0. 0. Jorge Pérez. Por otra parte. Por ejemplo. Elaegia sp. Baker et al. Las especies con mayor crecimiento en las cordilleras Central y Oriental fueron Miconia theazans y Miconia lehmanni. 1988. 1999.02 cm/año en Jamaica (Tanner et al. Brown y Lugo 1992. (2004) en una muestra de 104 bosques neotropicales. 0. O s w a l d o V e l á s q u e z . pero no se encontraron diferencias entre las tres cordilleras (Tabla 4-2). están dentro del rango reportado previamente para los bosques tropicales. Nariño.25 cm/año en Venezuela (Veillon 1985).35 cm/árbol/año). 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez.000. Para la Amazonia noroccidental. Solo recientemente. Jordan 1989. Miconia lehmannii y Faramea flavicata todas de la cordillera Occidental. Omar Melo. 1990).3 ± 0. en otras regiones tropicales montañosas se reportan incrementos diamétricos inferiores a los reportados en este estudio: 0. Por su parte.52+-0. 0. central y suroccidental Baker et al.06 cm/año en Venezuela (Tanner et al.6. la estabilidad del clima y el ciclo del carbón a escala global.20 m2/ha/año. D o r i s B e n i t e z . respectivamente (Tabla4-2). 1997.67 . Estos resultados. Aniba sp. La especies con mayor crecimiento promedio fueron Croton smithianus.3-3. un valor similar al promedio para los bosques tropicales de tierras bajas (0. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 85 .000-3. Marcela Serna. Felipe Cardona y Wilson Devia. se ha planteado la necesidad de desarrollar proyectos de investigación para evaluar la importancia de los ecosistemas de montaña a escala global. (2001b) reportan un valor inferior en un 30% al de los bosques de los Andes de Colombia. 1969. Saldarriaga et al.

E. David. Franco. A (ed). Y. Londoño.257.. M. D. Lewis. Bogotá. O. 550. O. Biomass of primary and secondary vegetation in Rondônia. Sánchez.. E. N.. 2001. E. Björnsen-Gurung. S.. Velásquez. Switzerland. & Bugman. 2002. D.. O. Western Brazilian Amazon. Galeano. 1. Melo. Alves. Velásquez. D. J. W. Melo. Patrones de composición y diversidad de arboles en bosques montanos de Colombia.. P. Velásquez. S. 2006.). E. P. J. Global Change Biology 10: 1-18. Global Change and Mountain Regions: The Mountain Research Initiative Edited by Alfred Becker1 and Harald Bugmann. 1997.. Cogollo.000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Los resultados presentados en este capítulo muestran que los bosques de montana en Colombia tienen una riqueza de especies arbóreas. J. A. pero es evidente el potencial que tienen para generar información sobre la estructura y dinámica de los bosques de montana a escala nacional. S. Sema. L.. Sarria. G. Killeen. Sarria. and the EU Framework Programme 6.. S. Neill. 1. universidades.A. Estructura y dinámica del bosque natural en Colombia: un estudio a largo plazo para evaluar los efectos del cambio climático. García. Lloyd. Actualidades Biologicas.C... aunque la información es relevante para el cumplimiento de compromisos internacionales adquiridos por Colombia en convenios como los de Biodiversidad y Cambio Climático. Libro de resúmenes: VIII Congreso Latinoamericano y Segundo Congreso Colombiano de Botánica. J. Sema. Jiménez. Galeano. & Trujillo. Aguirre y M. D. Universidad Nacional de Colombia.L. E. H. C. Cogollo. N. Laurance..... F. W. Melo. Sánchez.) desarrollen estrategias de trabajo y proyectos de investigación que posibiliten el mantenimiento y monitoreo de estas parcelas. p. Ramos. A. A. Baker. Pitman. E. Álvarez.A. los resultados confirman que la transformación del paisaje que se presenta actualmente en los Andes está generando una gran pérdida de biodiversidad y un deterioro de los servicios ambientales que ofrecen estos ecosistemas. Bibliografía Álvarez. 2007b. Andrade (eds. Benítez. & Devia. D.. 2007a. Y. Arroyo. Las parcelas permanentes existentes en los Andes de Colombia se han establecido mediante esfuerzos aislados.. p. O. S.. Phillips.. O. O. 2004. Adicionalmente. O.S. Monteagudo. D. Á. Pérez. Stevenson y G. Vol 29. Álvarez.000-3. Vol 29. García. A joint project of the Mountain Research Initiative (MRI). T. Almeida. Di Fiore. Malhi. A. T. UNESCOMAB and IHP. Supl. E. Vásquez Martínez. L. Jiménez. E. M. No obstante. Supl... Actualidades Biologicas. Jiménez. Dada la importancia de este tipo de estudios es urgente que las instituciones interesadas (corporaciones autónomas.. etc.F. et al. contenido de carbono y tasas de crecimiento superiores a lo reportado previamente y de alguna manera similares a los de tierras bajas.. P. Silva & R. A. Velásquez. J. los riesgos propios del conflicto político y el desconocimiento de su importancia y de la necesidad de conservarlas hace difícil la recolección periódica de información. E. Pérez. Composición florística y diversidad de los bosques del Chocó (Colombia) en Relación con gradientes ambientales.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2. J. E.45. 86 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . O. Rojas. En: Rangel. Lloreda-Palacios. Research Strategy Global Change and Mountain Regions. Variation in wood density determines spatial patterns in Amazonian forest biomass. Patiño. Becker. H. G. Rojas.. C.R. Laurance.G.. C. A... Sánchez. Velásquez. Mountain Research Initiative.. Global Change Biology 3: 451-461. Instituto de Ciencias Naturales. Cogollo.L.

Biotropica 26(4):350-361.. Felipe Cardona y Wilson Devia. & Clark. Chave. Clark. Ecological Applications 11: 371-384.M. C é s a r V e l á s q u e z .. M. Jorge Pérez.. M.L. 2001b.. R. Clark D. 1989. Ni. Condit. Rodrigues & J. Bio-Science 19(8): 693-696. Duever.. The Parthenon Publishing Group. Mgmt. 1994. P.W. W. Piper. 2003. E l i a n a J i m é n e z . Forest Ecology and Management 137: 185-198.. Annual tree growth.B. Tropical forest burning in Brazilian Amazonia: Measurement of biomass loading.A.. N... F. Mortality. combustion efficiency. Hernandez. D. 1999... J. 176pp. G. Pará. J. R.A. Álvaro Cogollo. R. Ferreira.A. Omar Melo. C. The structure of tropical forests in Panama and Colombia. mortality.. J. 1995. Thomlinson. F.E. recruitment. Brown.. Lovejoy. E. Geophys. Fearnside.B. S. Andres. Chambers & C. Delaney.R.M. Suzanne.B. Aguilar. PNAS 100(10):5852-5857. J. T. A. A. N. J.. 2006. 0 0 0 . & Ni.3 . Brown. Brown. J. Lao. S.P.D. 743. C. Fearnside. 98(16):733–16. A. Clements. Estimation of biomass in a Neotropical forest of French Guiana: Spatial and temporal variability. Riéra. Richard S. & Foster. P. Clark D... Thomlinson. M. R. D. 2001a. L. Graca. and D.C. Caspersen. 1993. Keeling & D. Kicklighter. Lao. J. Rankin-de Merona. Jordan. P. S. Delamonica. Gascon. N. 1969. D a r í o S á n c h e z . Journal of Tropical Ecology 20(1): 51-72.& Victoria.Z.. & Bello.Northeast Queensland. Chambers. Edw a r d R o j a s . W. R. Relationship between soils and Amazon forest biomass: a landscape-scale study. S. Robinson.   Laurance..A. F. Uncertainty in the biomass of Amazonian forests: an example from Rondônia. Tropical rain forest tree growth and atmospheric carbon dynamics linked to interannual temperature variation during 1984-2000. 1997.. 1992. UNESCO. Aboveground biomass estimates for tropical moist forests of the Brazilian Amazon.. Condit. Martinelli.L.T McGinnis. Serie MAB Vol. M. Ecology 87:2132 and Ecological Archives E087-132 Clark. Herwitz. Forest Ecol. A. Laurance. 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez.. D. Nilho. Hubbell. F.G. Salomon. Tropical forest dynamics across a rainfall gradient and the impact of an El Niño dry season.F. S. George R.A. G. Young. Rainforest burning and global carbon budget: biomass. 2003. Golley. J. Marcela Serna. & Fernandez. Perez.. M. S. Thomas.R. The distribution of organic Carbon in major components of forest located in five life zones of Venezuela. Forest Ecology and Management 118: 127-138. D. C.Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 . Londres.P. J. An Amazonian rain forest the structure and function of a nutrient stressed ecosystem and the impact of slash-and-burn agriculture. Fearnside P. Lugo.B. E. Clark.M. Foster & S. B. and charcoal formation in the Brazilian Amazon. Brown.A. Brazil.A. S. Landscape-scale variation in forest structure and biomass in a tropical rain forest. S. 2001. D. physical condition and microsite in an old-growth lowland tropical rain forest. Interciencia 17: 8-18. Leal. Kicklighter. J. Chave. Stephen P... Torres-Lezama.. Ecological Applications 11: 356-370. I. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 87 . Rolando. & S. R.B. S.Q. Australia. Clark. Journal of Tropical Ecology 13: 697-708. Brown. and growth rates of montane tropical rain forest canopy trees on Mount Bellenden-Ker. Journal of Ecology 91: 240-252. & Dubois. M. J. 75: 175–189. Spatial and temporal variation in biomass of a tropical forest: Results from a large census plot in Panama.M.A. & Lugo. J.W. 1983-2000. Hubbell. Journal of Tropical Ecology 17: 79-96. 1999. Chambers.B.A. 2000.I Chile & M. Res. Angehr. D. O s w a l d o V e l á s q u e z .J. J. Forest Ecology and Management 123: 65-79. Net primary production in tropical forests: An evaluation and synthesis of existing field data.B. 2004. burning efficiency and charcoal formation at Altamira.Q. D o r i s B e n i t e z . Measuring net primary production in forests: Concepts and field methods. Q. Moreira. Clark.. P.A. & Holland.J. F.. 2.

N.. & del Valle.H. S. Phillips. L. Sawyer & R. 2004..A.E.. Bogotá.H. C. 2002. Journal of Ecology 76: 938-958.000 msnm) a trav é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Lewis. Terborgh. A. y Moreno. J. Sombroek. Orrego. P. W... Malhi Y. A. O. Neill. Universidad Nacional de Colombia. S. Monteagudo. Global Change Biology 13 (4). Chave... Patiño. N.A.. J.L. Frederiksen. Global Change Biology 10:563-591. Pattern and process in Amazon forest dynamics. 314 p. D. C. 2007. Vásquez Martines. Ecology 82(8): 2101-2117..C.. Malhi. 2003.R. Phillips. Phillips. Laurance. Series B (395): 549-555..I. A.. S. Medición de la captura de carbono en ecosistemas forestales de Colombia: Contribuciones para la mitigación del cambio climático.. Arroyo. Baker.I. Gentry.A. R.. Silman. 2004. M. Tanner. En: Orrego. Silman. Wright. 169-189 p.. Vinceti. B. J. Silva.C. C.. A. Medición de la captura de carbono en ecosistemas forestales de Colombia: Contribuciones para la mitigación del cambio climático.E. N. S.. Palacios & M. del Valle.R.. Silva. Quesada. Terborgh. O. W. L. John. Malhi. R. W.N. F. Universidad Nacional de Colombia. J. Rudas.L. Torres. J. P.. A comparison of tree species diversity in two upper Amazonian forests. Hall. C. E. P. del Valle. N. J.. D. sede Medellín.A. Saleska. Centro Andino para la Economía en el Medio Ambiente.C. N. T. Higuchi. Chave.G. C. J. C. P. C. Spatial and temporal variability of net ecosystem production in a tropical forest: testing the hypothesis of a significant carbon sink. ML Tharp & C. 88 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . y Moreno. Phillips. Meir. Lewis. “Concerted changes in tropical forest structure and dynamics: evidence from 50 South American long-term plots. sede Medellín. Grace. Quesada. C. V. Núñez V.I. Y. Aulestia 2001. Y. Baker. Higuchi. Killeen. M.. Almeida. & O. R.A.A. S. Almeida. C.A. Healey & A. J. 1976-2001. Trop. Czimczik. J. L..L. T. J. 1994. Philosophical Transactions of the Royal Society. Ecol. A. H. Orrego. Cerón. S. Silveira.. Arroyo. Centro Andino para la Economía en el Medio Ambiente.R. Y. P. Neill.F. JG. Journal of Vegetation Science 13: 439450.. S..MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Monitoreo de los Andes colombianos (2.A. Terborgh. Mercado. Palacios & M. R. Tropical forest and global atmospheric change: a synthesis. J. Philosophical Transactions of the Royal Society of London. O. D. I. M.. T. S. S. C.... J. Lloyd. Salomão.R. Freskos.. N. T. N. Killeen. L. Aulestia. Malhi. S. T. 314 p. Kapos.. Lloyd. J.C... Saldarriaga. A. Phillips O. D.” Philosophical Transactions of the Royal Society of London (359):421– 436. William F.Vieira y B. E. R.G. W.. Series B 359: 381-407. Alvarez. Leaño. S. Terborgh. J. J. O. P. J.A. N.. Theobald. y Orrego. Dominance and distribution of tree species in upper Amazonian terra firme forests.. Kuebler. Laurance. Moreno. 6(2):231-238. Pitman.L.A. J..000-3. Proceedings of the National Academy of Sciences 91: 2805-2809.L. 2003. Harmon. A. J. Di Fiore. West. An international network to monitor the structure. composition and dynamics of Amazonian forests (Rainfor). del Valle. (eds). 838–853.. Vásquez. Valencia. Long-term chronosequence of forest succession in the upper Rio Negro of Colombia and Venezuela.A. S. A. Monteagudo. Ll. Panfil. Núñez Vargas. N.. Vásquez Martínez. Baker. F.M. Dynamics and species richness of tropical rain forests. V. F.. Nitrogen and phosphorus fertilization of Jamaican montane forest trees. Phillips. Sierra. 2002. Almeida. M. & Lloyd. N.. M. Cerón.. Uhl. Lezama.V.A.E. T. Silva. Vasquez Martinez. R. et al. D. Nunez Vargas. S.. S. Pitman. S. N. A. 1988. Pitman.. Brown.M.H. S. Ecology 83(11): 3210-3224. M.. F..L. J.. Sierra. G.A. (2004) The above-ground wood productivity and net primary productivity of 100 Neotropical forests. 2004. Ecuaciones de biomasa en raíces en bosques primarios intervenidos y secundarios. B.. I.. Vinceti. Lewis. Bogotá. 1990. Neill. Higuchi. Laurance. Pitman. L. Neill.A.. & Vinceti. Laurance. S..

1996. Forest structure and productivity in Puerto Rico’s Luquillo Mountains. D o r i s B e n i t e z . E l i a n a J i m é n e z . Valencia R. Torres. Vallejo. Leigh Jr.): Forest Biodiversity in North. E. C é s a r V e l á s q u e z .. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 89 . M. W. Galeano. Métodos para estudios ecológicos a largo plazo. Edw a r d R o j a s . H. and the Caribbean: Research and Monitoring. O s w a l d o V e l á s q u e z . 0 0 0 . H. The New York Botanical Garden. Tirado. Balslev.. D a r í o S á n c h e z . Tanner. New York. Biotropica 22(1):69-82 Williams-Linera. 26 En: Proceedings CTFS Symposium: Forest Dynamics around the Globe. V. 1990. Komiskey (eds. 768 pp.I & Samper. Franco. & P.. Samper. G. Luteyn (eds. H. Dallmeier & J. W.. Forero & J. 569-584 in: F. 2005. Balslev. (eds). Pp. R.I.T. 2005. Population dynamics of an Andean cloud forest: La Planada Forest Dynamics Plot. Pp. 517-526. 2005. C. Center for Tropical Forest Science of the Smithsonian Tropical Research Institute. Palacios. López.. Crecimiento diamétrico de arboles caducifolios y perennifolios del bosque mesófilo de montaña en los alrededores de Xalapa. 2002. Forest diversity and dynamism: Findings from a network of large-scale tropical forest plots. Otero. M. Chicago. Nitrogen and phosphorus fertilization effects on Venezuelan montane forest trunk growth and litterfall. E. Central and South America. Omar Melo. Colombia. R. E. Forest.3 . Bello. M. Diversity and family composition of trees in different regions of Ecuador: a sample of 18 one-ha plots. In: Losos E. Álvaro Cogollo. Churchill. 239-249 in: S. C. 2004. Instituto Alexander von Humboldt.. Kapos & W. Pp. G.. 1995. N. y Ramirez. 46 (2):63-76. Establecimiento de parcelas permanentes en bosques de Colombia. 1992. University of Chicago Press. Paris. L. Mendoza y J. ISSN 0556-6606 Rev. Bogotá. 1998. Weaver. D.C. Felipe Cardona y Wilson Devia. P. L. Valencia. Jorge Pérez. A. Man and Biosphere Series 21 The Parthenon Publishing Group.. Murphy. Composition and Structure of a Montane Forest fragment on Eastern Ecuador. C. Venez.A. y Devia. Republic of Panama. Josse & M. Ecology 73(1):78-86. I. y E. V..) Biodiversity and Conservation of Neotropical Montane Forests. H. C. G. Marcela Serna. June 4-5. Londoño. Álvarez. Madera y Bosques 2(2). 1996:53-65 53.Monitoreo de los A n d e s c o l o m b i a n o s ( 2 .. Panama City. Vallejo. p. J. 688 p.G. Colombia. La Planada forest dynamics plot. Neill. 309 p. 0 0 0 m s n m ) a t r a v é s d e l e s t a b l e c i m i e n t o d e p a r c e l a s p e r m a n e n t e s Esteba n Álvarez. Productividad del bosque natural en varias zonas de vida de Venezuela y su relación con algunas variables climáticas y edáficas. Vallejo.

.

Productos forestales no maderables en los Andes colombianos: una aproximación a su conocimiento y monitoreo René López e Inés Cavelier .

.

el conjunto de bienes y servicios que son aprovechados por el hombre en los ecosistemas. Sin embargo. sin socavar la base del recurso natural”. entre otros. Un adecuado entendimiento y manejo de los PFNM bajo el contexto sostenible requiere abordarlos en diversas líneas o componentes: i) conocer con claridad taxonómica cuáles son las especies involucradas en los PFNM. El conocimiento y comprensión de estos componentes plantea el seguimiento y toma de información a largo plazo. como base para entender el uso actual y/o potencial de bienes suministrados por los ecosistemas. Los ecosistemas naturales proveen un rango de productos y servicios de uso humano donde la biodiversidad es un bien inherente y un potencial que contribuye al beneficio de la sociedad en múltiples vías. para orientar la investigación de inventarios y estudios de la composición y bienes que brindan los distintos ecosistemas y/o tipos de bosques. dando pautas para un manejo adecuado del recurso y orientando la toma de decisiones locales y regionales acordes con la capacidad de incidencia de cada nivel de una forma sostenible. ii) monitorear los cambios a nivel de la estructura tanto de las poblaciones objeto de interés. depende tanto de sus características ecológicas como de la naturaleza del régimen económico dentro del cual son explotados. Estos productos pueden constituir una herramienta importante no sólo bajo la perspectiva de la conservación. tal y como lo manifiestan Chambers y Conway (1992): “un medio de vida es sostenible cuando puede afrontar y recuperarse del estrés y mantener o fortalecer las capacidades y los bienes. y otros como los productos no maderables pueden ser extraídos bajo una variedad de arreglos económicos que van desde accesos abiertos hasta regímenes de propiedad común (Chopra y Kumar 2004). Plotkin y Famolare 1992). es así que algunos bienes directos obtenidos de los bosques como la madera. el presente trabajo aborda un análisis preliminar de los productos forestales no maderables (PFNM) proveniente de especies nativas. considerados bienes libres disponibles para las comunidades (Muller 2005). como del sistema en donde se encuentran dichas poblaciones y iii) comprender la funcionalidad de cada ecosistema y el impacto causado frente a tasas o formas de aprovechamiento. dando pautas y estrategias de monitoreo que permitan hacer seguimiento a las poblaciones naturales (Nepstad y Schwartzman 1992. Panayotou y Ashton 1992. la prevención de la erosión del suelo y la estabilización micro climática. en los niveles de individuos. poblaciones y ecosistemas involucrados en el aprovechamiento de los PFNM. principalmente ecosistemas naturales. son extraídos bajo un régimen manejado esencialmente por las fuerzas del mercado. sino para el mejoramiento de vida de muchas poblaciones rurales. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT .M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Productos forestales no maderables en los Andes colombianos: una aproximación a su conocimiento y monitoreo C omo un acercamiento al potencial que representan los ecosistemas andinos asociados al uso y aprovechamiento de sus recursos. A la biodiversidad se asocian otros servicios ambientales como la regulación del ciclo del agua. tanto ahora como en el futuro.

Zuidema 2000): i) Nivel del individuo: se evalúa si el aprovechamiento causa la muerte del individuo. frutos. haciendo alusión en algunos casos a productos naturales no maderables (PNNM). Schwartzman et al. iii) Nivel del ecosistema: si el aprovechamiento de los recursos no cambia el funcionamiento del ecosistema. inclusión o exclusión de fauna silvestre y comercialización. resinas y otras partes para sus beneficios propios. derivados del bosque. cosméticos o culturales”. distintos de la madera. incluyendo semillas. concluyendo que es necesario conceptualizar y homogenizar para el país la definición a la luz de los sistemas de origen. 1995) y. gomas. de otras áreas forestales y de los árboles fuera de los bosques. condimentos. Uno de los factores importantes en el aprovechamiento de los PFNM es que en muchos casos su obtención no conlleva a la muerte del individuo durante el proceso de extracción. hasta individuos. flores. constituyéndose en una opción interesante para la conservación y el desarrollo sustentable (Panayotou y Ashton 1992). económicas y ecológicas (Anderson et al. (2000) y efectúa un cuadro comparativo entre las diferencias y similitudes de los PNNM y PFNM.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Los productos forestales no maderables Por miles de años las comunidades locales que habitan los ecosistemas boscosos han obtenido ingresos del recurso de las plantas. y depende en gran medida de la estructura vegetativa aprovechada. Estos productos en su gran mayoría de origen vegetal son utilizados como alimentos y aditivos alimentarios (semillas comestibles. látex. principalmente. beneficio o servicio que presta debe proceder de un bosque o de árboles situados en otros terrenos (Wong et al. raíces. En las últimas décadas se ha centrado la atención sobre los productos forestales no maderables. Los PFNM pueden recolectarse en forma silvestre o producirse en plantaciones forestales o sistemas agroforestales. y otros usados con fines medicinales. Peters 1994. manteniéndose en términos generales la estructura y funcionalidad del ecosistema donde son aprovechados (FAO 1991. Bajo este contexto el impacto ecológico del aprovechamiento puede ser diverso dependiendo de su nivel de incidencia. hongos. Ottens (2000) y Maldonado et al. 94 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Según FAO (2007a) los productos forestales no madereros “son bienes de origen biológico. 1993. . pero un componente común en su definición es que excluye la madera y que el producto. Gonzáles (2003) realizó una compilación sobre la situación actual de estos productos. fibras. hay que considerar que todo aprovechamiento de PFNM siempre influirá en la dinámica de la población. 2001). aromatizantes). González 2003). (NTFP por sus iniciales en inglés). y en una alternativa a la degradación ambiental bajo condiciones especiales sociales. incluyendo las definiciones presentadas por Vivas (1999). ii) Nivel de la población: se considera aprovechamiento sostenible si la población no desaparece o si la productividad vista desde disponibilidad del recurso a aprovechar no disminuye con el tiempo. Nepstad y Schartzman 1992). Pese a ello. en el caso de las áreas protegidas representan un potencial enorme para la conectividad entre fragmentos de bosques (Fearnside 1989. En Colombia existen varias definiciones sobre este tema. debido al aprovechamiento de las poblaciones humanas para su subsistencia y tradiciones de uso. poblaciones comunidades y ecosistemas (Hall y Bawa 1993. Salafsky et al. indumentos o utensilios. 2000. resinas. hojas. cortezas. Son diversas las discusiones en torno a la definición de producto forestal no maderable. Peters 1996. que abarca desde el genético. frutos.

De acuerdo con cifras del Centro de Comercio Internacional de la OMC. extractos vegetales. entre otros (Portafolio 2006). bien sea por su uso en la obtención de fibras. debido a su alto poder calorífico o aquellas especies cuyo exudado. frutos. incluye frutos. Acero (2005). El análisis partió de una compilación de bases de datos sobre uso de los recursos silvestres en Colombia (Línea de Uso y Saberes en Biodiversidad del Programa de Uso y Valoración del Instituto Alexander von Humboldt).Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r Análisis de datos Para el presente trabajo se adoptó la definición de PFNM de FAO (2007a). Mahecha et al.org) y de la base de datos W3-TROPICOS del Jardín Botánico de Missouri (www. Henderson et al. resina o aceite de los frutos. Industrial: abarca especies poseedoras de látex. Medicinal: comprende especies cuyas diversas partes (hoja. Para Colombia. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 95 . tallo. Linares (1994). El análisis de distribución de cada especie se asoció de acuerdo con el Mapa de ecosistemas de los Andes colombianos (IAvH 2002) a nivel de los siguientes biomas: • • • • • • Zonobioma subxerofítico tropical Zonobioma húmedo tropical Orobioma subandino Orobioma andino y altoandino Orobiomas azonales Orobioma de páramo Resultados y discusión A nivel mundial se estima que entre 4. semillas. restringiendo el análisis a las especies vegetales vasculares de origen nativo.2 millones de dólares representados principalmente en plantas. gomas. (2004). Tóxico: comprende especies que por sus constituyentes químicos pueden ser nocivas para la salud o la vida y que pueden ser empleadas como barbasco. en 2005 el valor del intercambio global de estos productos fue de 65 mil millones de dólares. y se revisaron las bases de datos del International Plant Name Index Query IPNI (www. frutos. etc) son usadas para aliviar dolencias.000 especies de plantas no maderables son de importancia comercial (Iqbal 1993 SCBD 2001 citado por Ticktin 2004). Fonnegra y Jiménez (2006). es utilizado como combustible para iluminar. resinas y aceites susceptibles de ser utilizados en procesos industriales. Con respecto a las categorías de uso se establecieron las siguientes: Alimento: hace referencia a las especies empleadas en alimentación humana. brotes foliares y tubérculos que son palatables. resinas. Ornamental: plantas que por el valor estético de sus flores y/o follaje son aprovechadas en el ornato y decoración de espacios. Combustible: especies empleadas como leña.000 a 6. frutos. jugos. Vargas (2002).org). raíz. presentando su mayor auge en las plantas medicinales. elaboración de pisos y cabos de herramientas y amarres. bálsamos. a julio de 2006 las exportaciones de productos naturales sumaron 3. y artesanías. (1997. semillas. Melífero: especies utilizadas por abejas melíferas y con alta potencialidad como fuente de polen y néctar. entre otros. Steyermark et al. Lázaro y Vanegas (2003). Jorgensen y León-Yánez (1999). según Proexport. (1995). 2002). Henderson et al. (1995).mobot. estudios florísticos y de plantas útiles empleadas en la región andina: Murillo y Harker (1990).ipni. Artesanal: especies utilizadas en la elaboración de artesanías. Para cada especie se actualizó su nombre científico con base en las siguientes referencias: Mabberley (1987). tintes y colorantes Construcción: incluye las especies cuyas partes son empleadas en techado.

el orobioma subandino presenta el número más alto de especies de productos forestales no maderables con 360. Rubiaceae (20). donde se registraron 297 especies y los de Añazco 2006 para Ecuador con 396 especies vegetales. Melastomataceae y Moraceae con 19 especies. Fabaceae (22). la región de los Andes tiene valores altos en comparación con el estudio de Macedo 1995 en Mato Grosso (Brasil). analiza 270 plantas empleadas como medicinales. es decir. respectivamente) y con menor representatividad se encuentran las categorías industrial y tóxico (8 y 7). se excluyen especies que cuentan con una cadena productiva conocida. Las especies identificadas se agruparon en 137 familias botánicas y 388 géneros. en comparación con estudios realizados para Suramérica. Las familias con mayor número de especies corresponden a Asteraceae con 51 especies. el zonobioma húmedo tropical presenta 132 especies nativas medicinales y 93 ornamentales. Para la región de los Andes colombianos en total se identificaron en este estudio 651 especies vegetales vasculares nativas que no han logrado un alto nivel de domesticación.509 especies útiles para Colombia. requiriéndose profundizar acerca del uso de las plantas empleadas por las comunidades que hacen parte de estos ecosistemas o que interactúan de una manera más permanente con este. química. incluyendo algunas introducidas en aspectos concernientes a usos etnomédicos. De acuerdo con la categoría de uso. se resalta el gran valor de los páramos en cuanto a servicios ambientales. nativas e introducidas. las plantas medicinales y aromáticas comercializadas son aproximadamente 156 especies. (2006). registran un total de 1. el número de especies para cada una de ellas se presenta en la Figura 5. de las cuales sólo dos tercios son nativas (Portafolio 2006). . Medicinales Las plantas medicinales son uno de los mercados más atractivos y dinámicos en Europa. Mimosaceae (26). El estudio adelantado por Gupta (1995) en Iberoamérica. se destaca en este bioma el mayor número de especies registradas como combustible (96) en la región andina. Es importante resaltar que en estos orobiomas se concentra la mayor actividad agrícola de la región y por consiguiente la mayor densidad poblacional y desarrollo económico del país. 2002) y a enero de 2005. hallándose para la región valores superiores a los registrados por Acero (2005) para la Orinoquia colombiana.1) y esta diversidad está relacionada con la heterogeneidad de ecosistemas de los Andes y determina la potencialidad de beneficios que pueden obtener las comunidades locales mediante el aprovechamiento de estos 96 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT productos. donde emplean cerca de 200 especies. de las cuales el 41% corresponde a especies nativas (Arcos et al. farmacología y actividad biológicas entre otros. Para los biomas de tierras bajas.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Vieira et al. mientras que el zonobioma subxerofítico tropical contiene 51 especies en la categoría de ornamental y 47 especies en la de medicinal. respectivamente. quien reportó 450 especies incluidas algunas introducidas. Para Colombia. El orobioma de páramo registra un número bajo de especies con oferta de PFNM (30) la mayoría de ellas empleadas dentro de la categoría medicinal y artesanal. incluyendo especies maderables.2. y al igual que el o. El orobioma andino y altoandino registra 340 especies usadas como PFNM. Lo anterior indica de manera indirecta que estos orobiomas muestran la mayor “oferta” de productos forestales no maderables (Figura 5. representadas en su mayoría dentro de las categorías medicinal y ornamental (166 y 122. subandino las categorías de medicinal y ornamental son las más frecuentes con 127 y 128 especies. A nivel de los biomas presentes en la región andina. Euphorbiaceae (25). existían 90 plantas medicinales aprobadas en Colombia por la Comisión Revisora de Productos Farmacéuticos (CRDPF). ente asesor del Invima (Fonnegra y Jiménez 2006).

2 Número de especies no maderables de acuerdo con las categorías de uso INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 97 .1 Número de especies no maderables presente a nivel bioma para los Andes colombianos Figura 5.Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r Figura 5.

este mercado demuestra la importancia y potencialidad que pueden presentar algunas especies nativas. Tabebuia rosea (ocobo). Erythrina fusca (cambulos). Heliconiaceae. Las especies arbóreas identificadas dentro de esta categoría como Senna multijuga (cañafístulo). Jacaranda caucana y Jacaranda mimosifolia (gualanday) que cuentan con estudios fitoquímicos y pertenecen a la lista de plantas medicinales aprobadas en Colombia por la CRDPF (Fonnegra y Jiménez 2006).4% entre 2000 – 2002. Araceae y Pteridophytos. estudios adelantados por Mesa y Linares (2006) determinaron que se comercializan en mercados informales 26 especies pertenecientes a 22 familias botánicas.900 millones de metros cúbicos.300 se utilizaron . varias de las cuales presentan potencialidades de ser empleadas como follaje dentro de los mercados internacionales. 98 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Dentro de la categoría de uso ornamental se identificaron 230 especies. tamaño y variedad y cuentan actualmente con mercados internacionales establecidos. las importaciones de follajes en Estados Unidos ascendieron a US 86. Bromeliaceae. Arecaceae. debido en gran medida a las condiciones climatológicas y a la condición de sus suelos (Ramírez 2001).500 palmas/mes (Rodríguez et al. Otras especies como Ambrosia cumanensis (altamisa). Si bien muchas de las especies cultivadas y de exportación no son nativas. Aloysia triphylla (cidrón). empleadas en medicina. pandano.900 hectáreas bajo invernadero (Proexport y IAvH 2003). con áreas sembradas entre 1 y 20 hectáreas (Díaz 2006). cifra inferior a la presentada por Cerón (2006) para los Andes ecuatorianos. belleza. de las cuales sólo tres especies se encuentran aprobadas por el Invima. monstera.3% (3. Dentro de la región andina actualmente los departamentos con mayor producción de especies de heliconias y de follaje son Antioquia. igualmente se vienen adelantando procesos metodológicos para el cultivo in vitro de algunas de estas especies. 2003) y se espera que en muy pronto tiempo conformen la lista de especies medicinales aprobadas. grupos como las Marantaceae. de los cuales 2. 2005). presentan buena disponibilidad para este objetivo por su colorido. Combustible La producción total de madera en el año 2000 alcanzó aproximadamente 3. Hyptis capitata (botón negro). Las plantas medicinales en la región andina representan un alto potencial comercial y tienen un amplio uso por parte de la población. Risaralda y Cundinamarca. Lippia alba (pronto alivio) se encuentran en un buen avance de conocimiento fitoquimico (Stashenko et al. Valle del Cauca. de procedencia amazónica.000 hojas/mes que representan cerca de 15. Para el año 2002. Solanum nigrum (yerbamora). Bixa orellana (achiote).9 millones. entre otras. estimándose para esta última un aprovechamiento de 50. quien reporta 432 especies incluyendo plantas cultivadas en los Andes. esta actividad agrupa cerca de cinco asociaciones que integran alrededor de 100 productores. participando Colombia con un 4. tropical o introducidas al Ecuador. presentando un comportamiento creciente de 0. financiados por Colciencias. cordelyne. tan sólo en el año 2000 la producción de flores alcanzó un volumen de 169 mil toneladas y una superficie de 4. Calliandra carbonaria. constituyen un gran potencial para ser incluidas en los programas de silvicultura urbana. dracaenas. philodendron que presentan gran importancia en arreglos florales y palmas de los géneros Chamaedorea y Geonoma. Entre los follajes más comercializados se encuentran: linos. Archyrocline satureiodes (viravira). Calliandra pittieri (carbonero).MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Con uso medicinal para los Andes colombianos se registran 262 especies. ocupando Colombia el segundo puesto a nivel mundial después de Holanda como exportador de flores.8 millones de dólares) (Proexport y IAvH 2003). Dentro de esta categoría se registran especies como Crescentia cujete (totumo). dando paso a la participación de especies nativas. Ornamentales Las especies empleadas como ornamentales han demostrado ser de importancia económica. en Bogotá. Quindío. Erythrina poeppigiana (búcaro). Senna pistaciifolia (alcaparro). como bien ocurre con algunas especies de la familia Heliconiaceae.

(encenillos). con 8. además de prestar beneficios a los suelos en la incorporación de nitrógeno.1 a 2 km de la vivienda.7% de participación en las exportaciones totales (DNP 2006).2 ton. Para el año 2007 se espera un crecimiento del 5%. (ojo de buey). (chocho). (cedrillos) e incluso el Quercus humboldtii (roble) tienen una alta presión de uso.2 millones de toneladas/ año. Artesanal Actualmente la artesanía colombiana en el comercio internacional cuenta con gran aceptación por parte de los compradores. En Colombia. este valor es alto si se compara con estudios como el de Cerón (1994) quienes registran para los bosques montanos de Cotopaxi 15 especies. quienes presentaron alrededor de 3. Brunellia spp. Renealmia alpinia (conopio). Genipa americana (jagua). UPME 2004). INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 99 . Weinmannia spp. Indigofera suffruticosa (añil). concentrándose en las zonas andina y caribe.8% y 6. Carludovica palmata (iraca) y varias especies de bejucos del género Philodendron que actualmente son comercializados en municipios del Eje Cafetero. el requerimiento de leña en 1996 ascendió a 11. Algunas de estas especies han entrado en un proceso de producción. alrededor del 60% de las extracciones mundiales se utilizan con fines energéticos. Figueroa y Linares (2005) establecieron que en promedio una familia de Encino (Santander) emplea 27 especies de árboles y arbustos como combustible y anualmente puede consumir en promedio 6. y otras cuentan con protocolos o planes de manejo sostenible como el documentado por Cruz (2004) para las semillas empleadas en artesanía en el valle del Sibundoy. Couratari guianensis (coco cabuya). Dodonea viscosa (hayuelo).000 nuevos productos artesanales con ventas por 8. esparto). seguido de Venezuela y México que conforman el segundo y tercer destino en importancia de las exportaciones del sector. Abrus precatorius (chochito) y en la obtención de fibras Juncus spp. y los adelantados por el Instituto Alexander von Humboldt con Genipa americana y Poulsenia armata (damagua). lo cual confirma la importancia de este sector (Corferias 2007).Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r como combustible. agrupó cerca de 800 expositores entre los que se cuentan 100 comunidades indígenas y negros y 200 grupos campesinos. Las estadísticas de la artesanías han mostrado un incremento en esta actividad. de leña. al dominio de materiales y técnicas únicas. nativos y negros (www. Ormosia spp. Caesalpinia spinosa (dividivi de tierra fria). Se registran 140 especies nativas dentro de esta categoría para la región andina. (junco. pues constituyen la fuente de energía para la cocina en muchas comunidades rurales y son apetecidas por su alto valor calórico. país hacia el cual se dirigió un 52. que no sólo brinda uso como combustible sino como alimento.750 millones de pesos. Clethra fimbriata (manzano colorado). Orthrosanthus chimboracensis (esterilla). tal es el caso de Gynerium sagittatum (caña flecha). y a la mezcla de elementos de diseños precolombinos. El principal destino de las exportaciones de artesanías es Estados Unidos.humboldt. con un decrecimiento a partir de 1997 debido a la incorporación del gas licuado de petróleo – GLP (Minambiente-DNP 1996. En los Andes la leña es uno de los recursos forestales más importantes empleados por las comunidades locales y es obtenida en su gran mayoría de los pequeños parches o fragmentos de bosques ubicados alrededor de los predios familiares.org/obis). Alrededor del 75% de los biocombustibles se derivan de la leña y el carbón vegetal y son utilizados para la cocina y la calefacción en las áreas rurales de países en vía de desarrollo (FAO 2007b). Picramnia latifolia (indígena). obteniendo ésta a distancias que varían entre 0. Se destacan en la obtención de tintes Bixa orellana (achiote). y para el departamento de Amazonas 38 especies (Cárdenas y López. es decir. 2000). debido principalmente a la variedad de artículos. En la categoría de combustible se registran 144 especies. la XV Feria artesanal llevada a cabo en el año 2005.6% de los productos artesanales. con potencialidad para la elaboración de bisutería están Mucuna spp. Otro grupo de especies vegetales de interés lo constituye el género Inga (guamos). españoles.

sin contemplar casos como Solanum tuberosum (papa). Oreopanax capitatus (mano de oso). entre ellas Lafoensia acuminata (guayacán). subutilizadas o poco difundidas y que son altamente promisorias. entre otros. Garcinia madruno (madroño) que son empeladas en la elaboración de conservas y otras especies que son cultivadas como ornamentales alrededor de las viviendas o en huertos caseros: Matisia cordata (zapote). Zea mays (maiz). (iii) desarrollo y utilización de biotecnologías para la conservación de germoplasma y (iv) propiciar el correcto intercambio de germoplasma con fines de investigación para el mejoramiento (Ramos sf). Varias de las especies nativas listadas en el presente trabajo poseen un gran potencial para su mejoramiento y promoción como nuevas especies que permitan lograr niveles de seguridad alimentaria a nivel local y mundial. Sechium edule (guatila). no afecta la calidad de los recursos naturales y aporta grandes beneficios en los agroecosistemas por la polinización y control biológico que realizan las abejas (Silva 2005). Estas especies prestan otros servicios ambientales como ser protectoras de márgenes hídricos. Cavendishia pubescens (uvo peludo). (ii) desarrollo y producción de nuevos productos a partir de especies olvidadas. es parte integral del manejo y modo de subsistencia de muchas comunidades en nuestro país y abarca desde especies usadas ocasionalmente hasta especies con usos intensivos. Si bien el número de especies empleadas como alimento puede llegar a sobrepasar las 200. donde se referencian 250 especies vegetales comestibles para la provincia de Lonja (de La Torre et al. en el presente trabajo sólo se abordan aquellas nativas que no han logrado ser cultivadas en grandes extensiones. caracterizándose por ser un centro de domesticación. El uso de especies vegetales silvestres con fines alimenticios. Inga edulis (guamo). (chilcos).000 especies vegetales son consideradas comestibles. Chrysophyllum cainito (caimo de monte). Saurauia scabra (dulomoco). En la categoría de alimento se registran 101 especies entre las que se encuentran Saurauia brachybotrys (dulomoco). Manihot sculenta (yuca). Como especies de importancia melífera se identificaron 91. . aunque hasta el momento el hombre sólo ha utilizado 7. Baccharis spp. Spondias mombin (hobo) y algunas especies con una alta potencialidad de ser implementadas en cultivos a nivel industrial como Hesperomeles goudotiana (mortiño). estimándose que los costos por polinización de las abejas silvestres y abejas melíferas puede ser cercano a 30 billones de dólares en cultivos anuales en los estados unidos (Myers 1996).). Esta cifra es inferior a algunos estudios realizados en los Andes ecuatorianos. Cerca de una tercera parte de la dieta humana depende del proceso de polinización de los insectos por lo cual se considera un servicio de los ecosistemas. como bien lo registran Silva y Lleras (2006) en el estudio adelantado en el departamento del Huila (macizo colombiano) con 135 especies. Tabebuia roseo-alba (ocobo). debido a que no genera impacto negativo significativo al medio ambiente. Vaccinium 100 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT meridionale (agraz). Macleania rupestres (uva camarona). La región andina contribuye con muchas de estas especies por poseer una gran diversidad biológica. orientadas a suplir fuentes importantes de energía. que ha aportado a la seguridad alimentaria de gran parte de la población colombiana. constituyéndose en potenciales de ser implementadas en todas las actividades relacionadas con la apicultura. requiriendo el desarrollo de actividades como: (i) amplificación de la base genética de las colecciones activas. El número de especies melíferas se puede considerar mayor si se incorporan al conteo las especies introducidas y de amplia distribución en los Andes como el Coffea arabica (café) y varias especies de rutaceas (Citrus spp. Trichanthera gigantea (nacedero). 2006) Melífera La apicultura en los últimos años ha tomado auge por ser una práctica amigable con la naturaleza.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Alimento A nivel mundial se estima que 30.000 de ellas y tan sólo 30 especies representan un 95% del consumo de calorías y proteínas en el mundo (FAO 1996).

un total de 60 especies son cultivadas a pequeña escala generalmente asociadas a los huertos caseros y alrededor de las viviendas. Stipa ichu (paja blanca) y Euterpe oleracea (palmicha). Anadenanthera peregrina (Yopo). cabos de herramienta. aparte de la carencia de estos datos. Los PFNM pueden ser manejados sosteniblemente si las alternativas económicas y otros incentivos comienzan a ser desarrollados desde el sector. lo que podría conducir a la sobrexplotación y degradación del recurso base. Myrcianthes rhopaloides (arrayán negro) y para la construcción de techos: Calamagrostis effusa. El mayor número de especies corresponde a la categoría de construcción con 139. Ficus tequendamae (caucho del tequendama). En el Anexo 2. Vochysia lehmanni (saladillo) y otras empleadas en la elaboración de cabos de herramientas: Hedyosmum bonplandianum (silvosilvo). que se enmarcan dentro de un contexto ecológico y que deben ser relacionados con investigaciones paralelas con los contextos social y económico en que se desarrolla el aprovechamiento. donde se encuentran Cavendishia bracteata (uvito de monte). mediante la medición de variables en distintos niveles a fin de buscar tendencias y acciones de manejo (Cairns 1979. población y ecosistema. existe una falencia en las regulaciones y control para los PFNM. 2007). los objetivos de evaluar y hacer seguimiento sobre los PFNM deben estar encaminados al trabajo en los niveles de individuo. procesos industriales y especies tóxicas. Pautas para el manejo y monitoreo de los PFNM La falta de información sobre la ecología y fisiología de las especies no maderables es uno de los mayores inconvenientes para el manejo de estos recursos (Ticktin 2004). Dovie 2003). Brugmansia suaveolens (borrachero). Myrcia cucullata (arrayan). corrales. que presentan todo un campo de investigación en sus principios activos y su aplicación. Dentro de un programa de monitoreo y retomando lo expuesto por Zuidema (2000). supliendo las actuales necesidades de las comunidades locales (Ndangalasi et al. Galindo 1999 citado por Vallejo et al. la cual tiene importancia en la obtención de aromas con destino a la producción de desodorantes. predominando algunas de ellas en las categorías de alimento y ornamental: Annona cherimola (chirimoya). 1998. Caryocar glabrum (cagüi). el monitoreo proporciona un referente para evaluar el comportamiento de un sistema a través del tiempo. muchas de ellas usadas en construcciones locales como Hyeronima macrocarpa y Hyeronima rubra (mulatos). indicando su categoría de uso. se presenta el listado de las especies vegetales no maderables para la región andina identificadas en este trabajo. No obstante. Eryngium foetidum (culantro). Guarea guidonia (cedrillo). vigas. Clathrotropis brachypetala (sapan). 2005) y debe responder preguntas como: INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 101 . Es importante anotar que de las especies nativas identificadas en las distintas categorías. Dentro de la categoría Tóxico se registran 11 especies. entre ellas Toxicodendron striatum (chiraco). y generación de conflictos entre usuarios directos y autoridades ambientales (Homma 1992. Gynerium sagittatum (caña flecha) y Elaeagia pastoensis (mopamopa) que cuenta adicionalmente con un mercado de artesanía ya consolidado y con algunos estudios ecológicos e Indigofera suffruticosa (añil) para la industria de tintes.Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r Otras categorías Hacen parte de este grupo las especies usadas para construcción (vivienda. Chamberlain et al. Hasseltia floribunda (hueso liso). hojas para techado entre otros). Sapindus saponaria (jaboncillo). Otras categorías con menor número de especies vegetales no maderables corresponden a la categoría de industrial con 12 especies. Gliricidia sepium (matarratón). Guadua angustifolia (guadua).

el conocimiento. por ello es importante desarrollar trabajos conjuntos entre los entes de investigación. Finalmente.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o • ¿Cómo es la historia de vida de las especies no maderables en cada uno de los ecosistemas? • ¿Cuál es la abundancia y las tasas de crecimiento y reclutamiento de las especies empleadas en la obtención de PFNM? • ¿Cómo son los patrones de crecimiento de las especies y cómo se relacionan con otros factores ambientales? • ¿Cuál es el impacto generado sobre las poblaciones aprovechadas y cómo responden estas poblaciones a diferentes técnicas de aprovechamiento? • ¿Cuál es la oferta natural de los PFNM en los diferentes ecosistemas andinos y como varía en una escala espacial y temporal? • ¿Cómo el aprovechamiento de los PFNM impacta el funcionamiento de un ecosistema? • ¿Qué sistemas de manejo y de aprovechamiento deben emplearse en cada uno de los ecosistemas que permitan una sostenibilidad de los PFNM usados? El conocimiento obtenido al dar respuesta a las preguntas anteriormente expuestas. 2000). Dentro del contexto ecológico. impacto y desarrollo que tiene el aprovechamiento de las poblaciones vegetales que proveen PFNM es incipiente. debe servir para tomar decisiones frente a asignación de responsabilidades. dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio se reconocen que su comercialización tiene potencial para lograr a la vez las metas de la conservación y el desarrollo mediante el incremento del valor que tienen los recursos forestales para las comunidades locales (Wollenburg 1998. brinda elementos confiables que permita direccionar o establecer un sistema de control y seguimiento sobre la oferta y demanda de materias primas empleadas. cosecha y manejo que se efectúa actualmente a las principales especies no maderables. Angelsen y Wunder 2003). El contexto humano en el cual se desenvuelve el aprovechamiento de los PFNM condiciona la persistencia o amenaza de sus poblaciones. logrando en lo posible buscar un grado de sostenibilidad de un sistema extractivo que involucre aspectos como: impactos de la cosecha y posibilidad del manejo. • Integración de los PFNM en los programas de agroforestería y programas de restauración. definición de las políticas. Conocer las formas de extracción. revisar o establecer modelos de manejo de los PFNM. • Definición de cupos de aprovechamiento de PFNM por parte de las autoridades ambientales. dinámica. Esta aproximación permite conocer información necesaria para el diseño de estrategias de conservación y ver el aprovechamiento de estos recursos como unidades espaciales que interactúan permanentemente. y tasas de regeneración de las especies de interés en la obtención de los PFNM. Muchos estudios emplean modelos de matrices para proyectar como el aprovechamiento afecta las tasas de crecimiento. SCBD 2001). facilitando y mejorando las interrelaciones entre comunidades y autoridades de gestión y control de los recursos. • Definición de lineamientos con fundamento científico que garanticen un cuidadoso manejo del recurso sin llevar a su sobreexplotación y que presenten ventajas económicas a las poblaciones locales (Iqbal 1993. y generando a futuro una cultura de manejo sostenible y de . densidad de población. administración de los recursos (instituciones) y los usuarios locales que permitan crear una red de conocimiento centrado en el monitoreo ecológico (International Workshop on Ecological Monitoring: Process 2005). logrando avanzar en aspectos como: • Establecimiento de protocolos y generación de bases de datos en torno al uso y aprovechamiento de los PFNM. En los últimos años se han efectuado muchos programas orientados a promover la implementación de productos no maderables y el enriquecimiento de fragmentos de bosques con dichas 102 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT especies (Carpentier et al. entre otros. así como estudios sobre el impacto generado por esta actividad sobre las poblaciones vegetales (Ticktin 2004).

Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r conservación de los recursos mediante sistemas extractivos acordes con la oferta ambiental. en que los programas de monitoreo y evaluación de los recursos no maderables cobren importancia en los procesos de investigación. La Figura 5.3.3 Diagrama general para un programa de monitoreo de PFNM para la región andina dentro de un contexto ecológico. resume las pautas generales requeridas para un programa de monitoreo de los PFNM en la región andina. Wong (2001) y Becerra (2003). basado en los trabajos desarrollados por Ramos (2001). INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 103 . Figura 5.

2005. 2004. BP Exploration Company. 2000. Biological monitoring – concept and scope. P.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Bibliografía Acero. 73–88. D. Kvist. L. & Hammett.. Chambers. Ecosystems and Environment 82. Vosti. R. 1998. S. 2006.consulta: 20073001) Cruz. & Kumar. C.Perspectivas de los productos forestales no maderables.G. F. G. La Paz.1979. Occasional Paper No. 2006. Becerra. Indonesia.A. A. J. Biocomercio sostenible. Carpentier. Bush. Colombia. E. Cairns.Corporación de Ferias y exposiciones. J. Magee. B. Bogotá. Arcos. Gely.. A.B. M. Cendales.. 186 p. Chamberlain. 2000. Lineamientos para el manejo sostenible de sistemas de aprovechamiento de recursos naturales in situ. Plantas medicinales de los Andes ecuatorianos. Bogotá. M. R & Conway. M. 9. D. Borchsenius & H. Forest biodiversity and timber extraction: an analysis of the interaction of market and non-market mechanisms.E. Moraes R. Cerón. y Ramos A. 2003. Non-timber Forest Products (NTFP) in Ecuador: an approach to their diversity and uses. 1992. 1992 Chopra. assessment. prediction and management: Certain case studies and related quantitative issues. J. 2007.E. & Witcover. G. Pp 87. Exploring the forest-poverty link: key concepts. Pp. Non-timber forest products: the other forest products. URL: http://www. Balslev (Eds). 1994. Cárdenas.T. International Coperative Publishing House. Bogor.M. 58 pp.. Botánica económica de los Andes Centrales.. Cotopaxi-Ecuador. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. P. 1995. Alto Putumayo. 104 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . Environmental biomonitoring. 47–61. Øllgaard. IDS Discussion paper 296. 10–19. Waters (eds).E. Plantas útiles de la cuenca del Orinoco. 40. Díaz.A. Lyonia a journal of ecology and application volumen (10) 2. Brighton. P. J. 2003 (ed).corferias. López. Colombia. M. Protocolos para el manejo sostenible de especies productoras de semillas utilizadas en artesanías aprovechadas bajo condiciones in situ en el valle del Sibundoy. Patil & W. 2002. Sustainable Rural Livelihoods: Practical Concepts for the 21st Century.. CORFERIAS. Etnobotánica y Diversidad en el Ecuador. 133 pp. Bogotá. P. & Wunder S.T.L. C. CIFOR. M. y Jardim. M. Maryland. and research implications. IDS. Forest management patterns in the floodplain of the Amazon estuary. A. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Plantas útiles de la Amazonia colombiana –Departamento del Amazonas. Añazco. Chaux. Cerón. issues. A. Angelsen A. UK February.L. Intensified production systems on western Brazilian Amazon settlement farms: could they save the forest? Agriculture. Biol. Becerra. Informe año 2001 p. Forest Product Journal 48. Hombre y ambiente 31: 39-84. Etnobotánica del Quilotoa. 608 p. y R. Anderson.H. C. Conserv..56.. Ecological Economics 49:135–148. Cairos. K.. 3-20 En: J.com/ [F. L. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. J. Universidad Mayor de San Andrés. 2004.A. 285-293 p.

2006. 1991. Non-timber products from tropical forests: evaluation of a conservation and development strategy.V. Borchsenius & H. www. Pp 7-19.47 pp. Fearnside. (Eds. P. Bioscience 39. 270 Plantas medicinales Iberoamericanas. Sector Artesanal. J. 1995. En: A. Balslev 2006. 368 p. 2007b. FAO. M. D. Schwartzman. Especies vegetales dendroenergéticas utilizadas por los pobladores del encino. P. P. 23–32.C. US Man and the Biosphere. Report on the state of the world’s plant genetic resources for food and agriculture. 2003. Non-wood Forest Products: the Way Ahead. Economic Botany 47: 234. Productos forestales no maderables.. Extractive reserves in Brazilian Amazonia. 511 p. Italy. p 79 Fonnegra. P. 1999. segunda Ed. 2005. D. Editorial Universidad de Antioquia. In: Nepstad.K.). R. Biocomercio Sostenible.C. A.K.Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r de La Torre. Figueroa. Santander. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. L. y Bernal. Los Productos Naturales No Maderables (PNNM): Estado del arte de la investigación y otros aspectos. Roma. 6127 p... Rural economy and livelihoods from the non-timber forest products trade. Díaz.fao. Balslev. 2007a. Galindo.M. Gupta. Colombia. Advances in Economic Botany 9. D. Acta Biológica Colombiana Vol. Princeton University Press. Documento para discusión. Øllgaard. Methods to Assess the Impact of Extractions of Non-Timber Tropical Forest Products on Plant Populations. Bogotá. A. Editores: M. 1. K.org/National/Colombia/Colombia-docs/Sector_ assessment_heliconias Feb06. Plantas medicinales aprobadas en Colombia. (Editor). R.biotrade. Galeano. Rome. 1993.org/forestry/site/6388/es FAO. The dynamics of extraction in Amazonia: a historical perspective. 2006: 246-267. 247–262. Field guide to the palms of the Americas. Universidad Mayor de San Andrés. Bogotá.O. y Linares. Agenda Interna Sectorial. F. S.pdf Dovie. Hall. Princeton New Jersey. Carr & A. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 105 . 10 No. y Jiménez. Wildlife Conservation Society. Monitoreo biológico en la selva Maya.L. C.. Moraes R. 1992. G. FAO.. Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo-CYTED y Convenio Andrés Bello. Situación de los Bosques del Mundo 2007. Henderson. R.Departamento Nacional de Planeación. 1995. 1996. 2003. 352 p. 1989.47. Food and Agriculture Organization of the United Nations. 387–393. Ciudad de Guatemala. La Paz. E. de Stoll (eds). 2006. Rome. Muriel & H. Homma. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos “Alexander von Humboldt”. septiembre. FAO. A. Ecology 10. Compromising sustainability in southern Africa? International Journal of Sustainable Development and World. B. Gonzaléz. L. S. En: Botánica Económica de los Andes Centrales. FAO.E.B. Etnobotánica en los Andes del Ecuador. DNP. Diagnóstico de la cadena productiva de heliconias y follajes en los departamentos del eje cafetero y Valle del Cauca (Colombia) En: www. Medellín.Colombia.P. 2006..L. Monitoreo biológico. tropical Ecossytem Directorate. & Bawa. Kvist.

En: Vniversitas Scientiariu vol 2 (1): 7-43. Auroville. 2005. Documento Conpes No. Fracciones de plantas medicinales vendidas en las plazas de mercado de Bogotá. Mapa de los ecosistemas de los Andes colombianos 2. 2006. Acad. Físicas y Naturales. Delali. P.. Flora de los páramos y bosques altoandinos del noroccidente medio de Antioquia. A. India 28-30 Nov.Biocomercio Sostenible. Academia Colombiana de Ciencias Exactas. Bitarihob. 93. Ecological Indicators 5: 280–294 Murillo. Becerra y C.pdf 106 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . 1996. N. Moreno. Informe final.L 2003. Jorgensen. S (Eds). G. 1181 p. Minambiente-DNP. Universidad Nacional de Colombia. Escobar. J. Instituto de investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Catalogue of the vascular plants of Ecuador.H. J.org. E. E. P. Plantas económicas do estado de mato Grosso. Reuniao dos Botánicos da Amazonia. Bogotá. 1995.. R. 1987. pp.Museu Paraense Emilio Goeldi. D. Natl. R.M. An Overview. B. Maldonado. Sci. Non-Timber Product Extraction from Tropical Forest: Evaluation of a Conservation and Development Strategy. Brasil. D. Indicating ecosystem and landscape organisation. Instituto de Investigaciones de Recursos Biológicos “Alexander von Humboldt”. y Linares. M.131.org) Iqbal. Italy.T. Lazaro. F. 1990. Ministerio del Medio Ambiente . 871 p. 2002. En: Biocomercio. Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca-CAR. 1996. NY. International Workshop on Ecological Monitoring: Process. B. St. M. Food and Agriculture Organization. 180 p.000 Escala 1:250. New York Botanical Garden. Corantioquia. A. Camelo. Política de bosques. S. Inventario preliminar de las plantas utilizadas para elaborar Artesanias en Colombia.I. & Schwartzman. Mahecha. Louis. 2004. 2834. Harvesting of non-timber forest products and implications for conservation in two montane forests of East Africa. A. 706 p. 111 p. Estudio de mercado sobre productos naturales no maderables (PNNM). Fernández. & Dovie. Helechos y plantas afines de Colombia. Sede Bogotá. 2005. Programa e Resumos: 1ª.. Environmental services of biodiversity Proc. Linares. 450 especies de sus llanuras y montañas.000 Bogotá International Plant Name Index Query IPNI (www. Vegetación del territorio CAR. 1999. 2000. y Barrero. 2. D. M. D. G. y Vanegas.M. Biological conservation 134: 242–250 Nepstad.ipni. http://www. Criterios para identificar y categorizar los productos verdes y definición del portafolio para el mercado nacional e internacional.. y Harker. Mesa L. Bogotá. Estrategias para el desarrollo sostenible en Colombia. Tamil Nadu. Colección Jorge Álvarez LLeras No.humboldt.T. 1993.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o IAvH. 1994. Macedo. 2000. Rome. Missouri Botanical Garden Press. & León-Yánez. M. 1992. 39 p Muller. Belém do Pára. 323 p. Ottens. Henry J.Programa de Mercados Verdes e Instituto Alexander von Humboldt . Cambridge University Press.C. USA.. The Plant Book: A portable dictionary of the higher plants.J. 2007. 2764-2769 Ndangalasi. Myers. International Trade in Non-Wood Forest Products. Ecology Vol.K.co/biocomercio/documentos/lbert. Bronx. Colombia. Mabberley.

Productividad. Guía ambiental apícola. Ashton. 3 Araliaceae-Cactaceae INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 107 .S. P. M. Stashenko. Valle. Montreal. P.. competitividad y calidad en la producción de heliconias y plantas afines en I Congreso Internacional de Heliconias y Follajes.A. Sustainable Management of Non-Timber Forest Resources. Silva G. Can extractive reserves save the rainforest? An ecological and socioeconomic comparison of non-timber forest product extraction systems in Peten. Flora asociada a la actividad melífera en apiarios al sur del departamento del Huila. a nivel mundial. 2003.Comercio exterior (Colombian National Press). sf. Biol. Steyermark.org/News/BT_Press_files/Portafolio_Nov06. A. 126 p. & Nepstad. 2001. 1994.. L. World Bank. Biol. G. 2003. Alexander von Humboldt. Metodología de evaluación de propuesta de buen uso. M. Ramos. Crece la demanda por productos con sello natural.. CBD Technical Series 6. & Martínez. Biocomercio Sostenible. A. Rethinking tropical forest conservation: perils in parks. Flora of the Venezuelan Guayana Vol. 2001. El rol de los cultivos marginales en la seguridad alimentaría local de la región andina y su potencial contribución a nivel mundial a través de la biotecnología. Instituto de Investigación en recursos Biológicos Alexander von Humboldt. and West Kalimantan. & Famolare.L. J. D. Rev. Plotkin. 39–52. J. Guatemala.pd Proexport Colombia e Instituto Alexander von Humboldt.. N. T. S. D. & Terborgh. J.. 1992 (eds). Moreira. 1993.E. 2005. Secretariat of the Convention on Biological Diversity. 1996. Canada. Conserv. www. F. Ramírez R. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos. B. Washington.1997. Jaramillo. A. Colomb. 2005.M.109 p. S. Conserv. Fundación FES Social y Artesanías de Colombia. Sustainable harvest and marketing of rain forest products. Orjuela. Washington. Indonesia. Washington D. DC: Island Press.. Rodriguez. Bogotá. &. World Bank Technical Paper number 322.. 2006.M. Estudio de Mercado Heliconias y Follajes en el Estado de la Florida – Estados Unidos. Washington. Cienc. 1351–1357.W. Acad. Island Press. Rudas Ll. USA. 91 p.K. DC: Biodiversity Support Program. Tulúa. Peters. Peters. The Ecology and Management of Non-Timber Forest Resources. Forest Ecology and Management 211 (2005) 329–340 Salafsky. Hacia un uso sostenible de las materias primas silvestres utilizadas en artesanías. Macizo Colombiano. A.R.G. y Galeano. SCBD. Colombia Ramos.E. 2000.biotrade. E. Portafolio .E. M. Conservation International. C. 1992. Berry. Demography and life history of Geonoma orbignyana: An understory palm used as foliage in Colombia. Sustainable Harvest of Non-Timber Plant Resources in Tropical Moist Forest: An Ecological Primer. 14.C. C. 2005.Productos foresta l e s n o m a d e r a b l e s e n l o s A n d e s c o l o m b i a n o s : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o R e n é L ó p e z e I n és C a v e l i e r Panayotou. 27 (105): 579-597.A.Comparación de la composición química y de la actividad antioxidante in vitro de los metabolitos secundarios volátiles de plantas de la familia Verbenaceae. Not by Timber Alone: Economics and Ecology for Sustaining Tropical Forests.A. Dugelby. 2001. Colombia. & Holst B. 7. Silva. Schwartzman.

T.. Villa de Leyva (Boyacá. 1998. www. E. Instituto Alexander von Humboldt. Wollenburg and A.mobot. W. Uso sostenible in situ: especies de fauna y flora silvestre. Vargas.I.Thornber Kirsti & Baker N. J. 108 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . 2001.. Tomo I. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.UU. 1.A. Galeano. Bogotá. M. Utrecht University. Bogotá.. Informe Nacional sobre el avance en el conocimiento y la información de la Bodiversidad 1998-2004.org). The Netherlands...K. 2002. C..gov. Informe de avance del taller sobre Productos no maderables del Bosque. Ministerio de Minas y Energía. Wollenburg.. Londoño. 2005. M.E. Evaluación de los recursos de productos forestales no madereros. pp.21. y Santamaría.Colombia). Demography of exploited tree species in the Bolivian Amazon. y Devia.P. 2004. Bogor. Wong L. M. Establecimiento de parcelas permanentes en bosques de Colombia.. Incomes from the Forest: Methods for the Development and Conservation of Forest Products for Local Communities. Vieira. M. Unidad de Planeación Minero Energética. G. PhD Thesis. 2002. 2004. Métodos para estudios ecológicos a largo plazo. Colombia. Methods for Assessing the Conservation and Development of Forest Products: What We Know and What We Have Yet to Learn. Zuidema. PROMAB Scientific Series No.. J. & Holst B.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Productos forestales no maderables en los Andes colombianos : u n a a p r o x i m a c i ó n a s u c o n o c i m i e n t o y m o n i t o r e o Steyermark. W.. 424-441. R. E. Colombia. Conservación Internacional Colombia. 813 p. The Ecological Implications of Harvesting Non-Timber Forest Products. . 6 Liliaceae-Myrsinaceae Ticktin. Bogotá.. Utrecht. Journal of Applied Ecology 41: 11. Guía ilustrada de las plantas de las montañas del Quindío y de los Andes centrales. Berry.B.G. Polanco. Noviembre 4 y 5 de 1998.A. Ingles (eds). Experiencias y principios biométricos. (eds).UPME. 2. M. W3-TROPICOS del Jardín Botánico de Missouri (EE. 309 p.. www. Indonesia: Centre for International Forestry Research. 2 tomos. Flora of the Venezuelan Guayana Vol. 1998. R.I.co/Upme12/Abasteci_Energetico_Colombia. Vivas. M. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humbolst. P.pdf Vallejo. 2000. Colección Ciencias Agropecuarias.upme.16. Universidad de Caldas. En: Chavés. in E. y Quiceno. Situación actual de abastecimiento energético. López.G. Álvarez. P. 2006. E.

Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal .

.

y particularmente para la región de los Andes colombianos. 2005 y las proyecciones de población para el año 2000 (DANE. demográficos asociados al estado de los ecosistemas a nivel municipal y un análisis de correlaciones que permita vislumbrar los impulsores directos que pueden estar asociados al cambio en el estado de los ecosistemas para los Andes colombianos.3% a 73. la población del área de la cabecera respecto al valor nacional de población cabecera se ha mantenido aproximadamente constante con un valor promedio de 79% para el mismo período. es de 77. la identificación de estos factores resulta un elemento de importancia a la hora de realizar análisis. algunos trabajos realizados preceden los intentos de estudiar las asociaciones entre aspectos sociales. muestran avances significativos hacia el entendimiento de las complejas relaciones entre aspectos demográficos.4% para 2005. sociales. Rudas et al. 1964. Rodriguez et al. el porcentaje de población resto pasó de 63. A continuación se presenta la descripción de los principales indicadores sociales. (2005) para la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR). evidencia de ello es que el porcentaje de población de esta región.2 con líneas punteadas. Analizando el indicador de porcentaje de población cabecera y resto para los Andes colombianos y considerando los años censales: 1951. evidenciando una disminución considerable. Indicador de porcentaje de población cabecera y resto Los Andes colombianos tienen importancia por su alta concentración de población.5% entre 1951 y 2005. económicos y demográficos.1% entre 1951 y 2005 (Figura 6. (2004) y Armenteras et al. económicos. 1973. trabajos como los de Rincón et al. 1985. Respecto al porcentaje de población resto teniendo en cuenta el total nacional la región cambió de 86. económicos y la pérdida de ecosistemas. 1998) se encontró que el porcentaje de población en las cabeceras cambió de 36. Este resultado se puede contextualizar con la descripción acerca de los tipos de procesos migratorios al interior de Colombia. respecto al total nacional.2% a 22. o para el desarrollo de modelos explicativos y adicionalmente.5% entre 1951 y 2005. complementa la información presentada en las secciones anteriores del documento al incorporar el componente antrópico a la evaluación de la biodiversidad de la región. que de acuerdo con Murad INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . en contraste. Factores asociados El estado de los ecosistemas está en gran parte relacionado a factores sociales. ambas situaciones se ilustran con las tendencias de los porcentajes representadas en la Figura 6. (2005) para el corredor de robles y Ortiz et al. 1993. por ello.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos P ara Colombia.8% a 75. en contraste. de ésta forma estos análisis contribuyen al análisis de los procesos de transformación de ecosistemas.1). económicos y demográficos con la transformación y pérdida de ecosistemas y de cobertura natural. (2007) para los ecosistemas del orobioma subandino. bien sea como elemento de contexto para explicar el cambio en los ecosistemas. (2005) para la zona cafetera.

IAvH. son: “i) la migración de campo a la ciudad. IAvH. ii) la eventual colonización agraria. iv) la migración de la ciudad al campo.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s Figura 6. 1998) con base en la población de los municipios existentes en 1951. 2005. 1998) con base en la población de los municipios existentes en 1951. monocefalia o macrocelafia: concentración poblacional con una supremacía cada vez más fuerte de la ciudad de mayor importancia sobre el resto de red urbana. 2005. iii) la migración intraurbana. La misma autora describe que las bajas De acuerdo a Murad. pero no tuvo lugar alrededor de una sóla ciudad sino de varias (Bogotá. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . 3 112 Otro factor asociado. tres de ellas localizadas en los Andes. Figura 6. relacionado con los cambios en la población rural están ligados a los procesos de urbanización. Murad (2003) señala: “la concentración urbana de carácter primacial1 que ocurrió en Colombia. Cali y Barranquilla)”. principalmente con flujos campo – campo y de pequeñas ciudades hacia el campo. generalmente reflejada en un volumen de población superior al 20% del total del país. generalmente desde pequeñas ciudades a otras mayores y. 2003 hace referencia a primacía urbana.1 Dinámica temporal de los porcentajes de población resto y cabecera para los Andes respecto a los valores nacionales Fuente: censos de población Dane y proyecciones de población (Dane. que ha crecido paulatinamente. Medellín. (2003). aunque esta última prácticamente inexistente en Colombia”.2 Porcentaje de población cabecera y resto de los municipios de Andes Fuente: censos de población Dane y proyecciones de población (Dane.

Tasas de crecimiento de la población La Figura 6. Figura 6. 2 3 Actividad económica La región de los Andes colombianos se caracteriza por presentar el centro de la actividad económica del país. respectivamente. IAvH.6% y para el área de resto tan sólo alcanzó 0. para cabecera 3. – Medellín – Cali y Bucaramanga. D. Teniendo como referente los municipios que existían en el año 1951. la tasa de crecimiento anual entre 1951 y 20053 para el total de población fue de 2.591 (millones de pesos a precios constantes de 1994) (DANE – Dirección de cuentas nacionales).Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal tasas de urbanización a inicios del siglo pasado y la conformación de una red dispersa de ciudades poco jerarquizadas. en contraste. las tres primeras ciudades denominadas también como “triángulo de oro”. resto2 y total municipal. pues las mayores tasas de la región coinciden con las tasas más altas para los mismos períodos para el territorio colombiano. representando cerca del 85% de la actividad económica en 1993 y 87% en 2003 correspondientes a 54’421. conducieron a la conformación de las cuatro grandes concentraciones urbanas denominada por la misma autora como la cuadricefalia colombiana.8% anual.C.3 ilustra el cambio del total de población discriminada por cabecera.4%.4%. Los Andes reflejan la realidad colombiana en términos de las tasas de crecimiento. de esta forma cabecera se considera para el operativo censal. el período intercensal con menor tasa correspondió a 1993 a 2005 (0. a la población que vive en las cabeceras municipales (centro poblado donde se localiza la sede de la alcaldía) y resto se considera a aquella que vive en áreas no incluidas dentro del perímetro de la cabecera municipal. 1998). 2005. respectivamente. 19851993 se observa que los períodos con mayores tasas de crecimiento para la región fueron 1951-1964 y 1964-1973.7% anual). Para esta estimación se emplean los datos correspondiente a las proyecciones de población (Dane. 1951-1964 y 1964-1973 (Tabla 6. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 113 .3 Tamaño de la población de los municipios de Andes Fuente: censos de población Dane y proyecciones de población (Dane. 1998) con base en la población de los municipios existentes en 1951. 1964-1973. La separación de población en resto y cabecera corresponde a la división que realiza el DANE en sus censos. con 3.1% y 2.1). también hace referencia en este sentido desde el punto de vista demográfico y económico y define el “trapecio andino” conformado por Bogotá.231 y 69’692. Galvis 2002. 1973-1985. De acuerdo con las tasas de crecimiento entre los períodos 1951-1964.

1998) con base en la población de los municipios existentes en 1951. Cúcuta. Estimación: IAvH. IAvH. Pereira.5). Medellín.org.9 1951-2005 2. 2006.0 1973-1985 2. . El indicador de consumo de energía y el indicador de actividad económica estimado a través de la ponderación de impuestos4 son aproximaciones que tienden a mostrar una misma realidad en lo referente a actividad económica.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s Tabla 6.1 Tasa de crecimiento de la población total (% anual) Período Tasa de crecimiento en Andes Tasa de crecimiento en Colombia 1951-1964 3. Dane .7 2. En la Figura 6. las capitales departamentales intermedias siguen en orden de importancia tanto de actividad económica como de consumo de energía (Bucaramanga. En general. 4 114 Ver hoja metodológica en: www. Figura 6.3 1964-1973 2.3 1985-1993 2. Ibagué.co INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Manizales.2 2.8 3. Aguazul y Tauramena que no se encuentran totalmente dentro de la región de los Andes se caracterizan por presentar altas cifras en el indicador de actividad económica (básicamente por la actividad petrolera). Cali) que corresponden a las de mayor actividad económica y así mismo mayor consumo de energía (para el año 2003 estas tres capitales representaron el 44% del PIB de la región de los Andes y el 38% del PIB nacional).4 2.7 0.Dirección de Cuentas Nacionales (2006). 2005.co).4 se evidencia como para la región se destacan las grandes capitales (Bogotá.4 Indicador de actividad económica (millones de pesos a precios constante de 1994) y consumo de energía municipal (Kw/hora) – Año 2003 Fuente: Superintendencia de Servicios Públicos (www.humboldt.sui.gov.2 Fuente: censos de población Dane y proyecciones de Población (Dane.1 3. representan casi el 12% de la actividad económica de la región de los Andes) (Figura 6. Villavicencio.8 1993-2005 0. Pasto.

868.9 < IAE <= 4.868.8 < IAE <= 28.485.154.9 <= IAE <= 2.8) Medio . * Unidad de medida: millones de pesos a precios constantes de 1994 74°W Figura 6.5 Mapa Indicador de actividad economica – 2003 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 115 .Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal 74°W INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT INDICADOR DE ACTIVIDAD ECONÓMICA 0 60 120 km 4°N 4°N Unidad de Sistemas de Información Geográfica .154.6 < IAE <= 10.Medio (2.6) Medio (4.Alto (10. 2006.9) Bajo .566.UNISIG 2007 LEYENDA Indicador de actividad económica (IAE)* Bajo (129. cálculos IAvH.560.3) Alto (28.924) Límite departamental Límite área de estudio Límite municipal Fuente: Departamento Nacional de Estadística (Dane).560.3 < IAE <= 17.485. 2004.

6 Coefientes Gini de acceso a la tierra Fuente: Offstein 2003 Cultivos Ilícitos Para Colombia. presentaron las más altas cifras en Gini. éste es caso de la Salina (Casanare). Figura 6. por ello se hace énfasis en los municipios que presentan una participación superior al 60% de área dentro de Gini estimado por Offstein 2003. La Macarena (Meta). representan ínfimos porcentajes de área dentro de Andes. Díaz y Sánchez (2004) hacen referencia a los cultivos de amapola que se establecieron a finales de los ochenta principalmente en los páramos y 5 116 en resguardos indígenas en el rango altitudinal de 2200 a 2800 msnm. Otros autores como Márquez (2003) realiza un análisis de interrelaciones entre variables socioeconómicas. En este contexto. El Gini que se analiza en este documento fue estimado por Offstein (2003) y mide el grado de concentración de la tierra para cada municipio del país. Los municipios dentro de Andes que presentan mayor área en coca.6 en ambos índices Gini. En general.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s Coeficiente Gini de acceso a la tierra Autores como Deininger (2003) han identificado la inequitativa distribución de la tierra en Colombia como una de las principales causas de problemática social y económica en el país. el coeficiente GINI es una forma de medir inequidad que varía de 0 a 1 (0 si existe equidistribución de la tierra y 1 cuando existe concentración total de la tierra).tierra) y por avalúos catastrales de las mismas. como se observa en la Figura 6. han analizado la relación entre los procesos de deforestación y cultivos ilícitos. De otro lado municipios como Guicán en Bóyaca. Dávalos 2001)”.6. (2005). 5 Ambos índices Gini muestran como los municipios con menores valores tienden a ubicarse en los municipios limítrofes de los andes. Offstein realiza la estimación del Gini por áreas de las propiedades (Gini . (Gini -avalúo). básicamente municipios frontera de la región de la Orinoquia y la Amazonia.f). la mayor parte de municipios de la región de los Andes colombianos presentan índices superiores a 0. demográficas y violencia con un índice de vegetación natural remanente. señalaron: “los cultivos ilícitos tienen consecuencias potencialmente importantes para la transformación de paisajes derivados del redireccionamiento de la colonización y adicionalmente causando abandono de tierras en áreas de mayor conflicto (Cavelier y Etter 1995. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . Estudios como el de Álvarez (s. Saravena (Arauca). desde la perspectiva de los cultivos ilícitos y sus posibles asociaciones con cambios en ecosistemas. Etter et al.

Tabla 6. dentro de estos los que presentaron mayores cifras de área en coca fueron Santa Rosa del Sur (Bolívar). Piamonte (Cauca).). Norte de Santander y Bolívar (este último básicamente por que el municipio Santa Rosa del Sur que representa un 98% de área dentro de andes presentó para el 2003 la mayor área en coca de los municipios de Andes .1336 ha. 2004 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 117 . Los departamentos de Andes con mayor área en cultivos ilícitos resultaron ser: Antioquia. Anorí y Tarazá (Antioquia). Cauca. El Tarra y Teorama (Norte de Santander). Mesetas y la Uribe (Meta).Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal Andes (ver Tabla 6.2).) Bolívar Santa Rosa Del Sur 98 1336 Cauca Piamonte 65 651 Antíoquia Anorí 84 614 Norte de santander El Tarra 73 544 Antíoquia Tarazá 67 537 Meta Mesetas 71 533 Meta La Uribe 70 481 Caquetá San José del Fragua 67 425 Norte de santander Teorama 86 393 Putumayo Orito 67 352 Antíoquia Remedios 76 331 Nariño Cumbitara 95 301 Nariño El Rosario 100 230 Nariño Policarpa 100 215 Nariño Ipiales 97 212 Antíoquia Ituango 100 200 Cauca El Tambo 93 187 Antíoquia Valdivia 95 157 Cauca Morales 100 145 Boyacá Otanche 100 141 Caquetá Belén de los Andaquíes 70 135 Santander Sucre 87 109 Norte de santander El Carmen 96 102 Cauca Balboa 100 94 Cauca Argelia 100 93 Fuente: SIMCI.2 Municipios con mayor área en coca dentro de Andes y que presentan un área superior al 60% dentro de Andes Departamento Municipio % de área dentro de Andes Área en coca (ha. Nariño.

77.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s Calidad de vida El Índice de Condiciones de Vida (ICV) para los Andes colombianos en el año 1993 fue de 70. mientras cerca de 728 municipios presentaron un nivel superior al de 1993 (Figura 6.9 muestra el acumulado de desplazamiento tanto en expulsión como en recepción entre 1995 y 20057. debido a que 466 municipios presentaron cifras inferiores a 60 de ICV (Figura 6.4).7). cifra que aumentó para el año 2003 a 74. Número de desplazados Una forma de analizar el desplazamiento en la región de los Andes. Bogotá y Bello.8). en tanto que en 1993 la cifra de municipios con valores inferiores a 60 fue de 553. Medellín. Sin embargo aunque la región presentó en 1993 un valor similar al nivel nacional. cerca de 104 municipios presentaron un nivel de ICV inferior al de 1993. En general.1. La Figura 6.1 vs. Estos resultados evidencian una realidad heterogénea al interior de Andes que podría ser analizada mucho mejor con ejercicios de tipificación o regionalización que permitan entender las subrealidades al interior de Andes (las cuales pueden ser diferentes a la realidad global de los Andes colombianos).7 ICV 1993 . se observa un incremento en el ICV en los municipios andinos.2003 Fuente: Programa Nacional de Desarrollo Humano . . es teniendo en cuenta el acumulado 7 118 Se utilizó el método de percentiles para la conformación de clases INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT total de personas desplazadas por municipio entre 1995 y 2005 (Murad 2003). en el año 2003 la cifra resultó ser menor que el nivel nacional (74. en estas se ilustra como la problemática de expulsión se presenta básicamente en los municipios de borde de los Andes.DNP Entre los municipios con altos valores en ICV y bajos niveles de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) se destacan Envigado.76. Magüi y Providencias (Nariño). mientras que la recepción obedece principalmente a las capitales departamentales. Figura 6. en tanto que entre los municipios con más bajos niveles de ICV y altos valores de NBI se destacan El Rosario.

6) Bajo . Manizales. dado que en los municipios grandes el SISBEN no es Censo sino se hace para población prefocalizada.8 Mapa de ICV año 2003 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 119 . Cúcuta.5 < ICV <= 61. Pasto.4 < ICV <= 90.6 < ICV <= 56. Para los municipios de: Bogotá. Villavicencio.Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal 74°W INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT ÍNDICE DE CONDICIONES DE VIDA 2003 0 60 120 km 4°N 4°N Unidad de Sistemas de Información Geográfica . Bucaramanga. cálculos Programa Nacional de Desarrollo Humano. valores entre 0 y 100 74°W Figura 6.9 < ICV <= 69. Cartagena. Pereira. Departamento Nacional de Planeación (DNP) Límite municipal * Unidad de medida: adimensional.Medio (51. Medellín y Barranquilla.5) Medio (56.UNISIG 2007 LEYENDA Índice de condiciones de vida (ICV)* Bajo (33 <= ICV <= 51. Ibagué y Montería cálculos hechos a partir de la ECH-2003. Cali.4) Alto (69.9) Medio .5) Límite departamental Límite área de estudio Fuente: Bases SISBEN corte a 2003.Alto (61.

recepción (DESREC)* 74°W * Unidad de medida: número acumulado de personas desplazadas . 2006. Unidad de Sistemas de Información Geográfica . Sistema Único de Registro. (Acumulado 1995 -2005) Figura 6. Red de Solidaridad Social (RSS).Medio (27 < DESEXP <= 105) Bajo (0 <= DESEXP <= 27) LEYENDA Indicador de desplazamiento forzado .UNISIG 2007 0 INDICADOR DE DESPLAZAMIENTO FORZADO RECEPCIÓN (1995 a 2005) Mapa de desplazados (Número de personas desplazadas . D. cálculos IAvH.Alto (140 < DESREC <= 721) Medio (40 < DESREC <= 140) Bajo . D.5 165 km INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT 4°N 74°W * Unidad de medida: número acumulado de personas desplazadas . Sistema Único de Registro. 2006.C. período 1995 a 2005.248 < DESEXP <= 30.expulsión. Bogotá.UNISIG 2007 0 INDICADOR DE DESPLAZAMIENTO FORZADO EXPULSIÓN (1995 a 2005) ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS LEYENDA Límite área de estudio Sin información Límite municipal Límite departamental Alto (721 < DESREC <= 90.494) Medio .536) Medio . 2005.Medio (9 < DESREC <= 40) Bajo (0 <= DESREC <= 9) Indicador de desplazamiento forzado . Límite área de estudio Límite municipal Límite departamental Alto (1. Bogotá. cálculos IAvH..expulsión (DESEXP)* 4°N 4°N ALEXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS 82.5 km 165 Fuentes: Presidencia de la República. 2005.recepción. Unidad de Sistemas de Información Geográfica .expulsión y recepción .C.. Red de Solidaridad Social (RSS). 74°W MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s 4°N . período 1995 a 2005.120 82.248) Medio (105 < DESEXP <= 308) Bajo .Alto (308 < DESEXP <= 1.9 74°W Fuentes: Presidencia de la República.

los análisis que se desarrollan emplean estas las estimaciones de los índices y constituyen la única información disponible para todo el territorio colombiano. Popayán y Neiva.78 Tolima Saldaña 116. Teniendo como referente el Estudio Nacional del Agua (ENA) (Ideam 2000) se describen a continuación algunos índices relacionados con el recurso agua y las relaciones de su demanda y oferta. De otro lado.C. Cocorná (Antíoquia). entre los municipios básicamente expulsores se encuentran Tierralta (Córdoba).390 desplazados). los municipios con valores altos del índice (>40%) (Ideam 2004) se presentan en la Tabla 6‑3.13 Santander San Miguel 42. municipios que son principalmente expulsores y municipios que presentan cifras altas en ambos niveles. Dentro de los municipios propiamente receptores.79 Cundinamarca Bogotá. 55. seguido por Medellín (76. por lo tanto. el índice de escasez de agua estimado8 para condiciones climáticas de año medio es 18. Villavicencio.01 Santander Bucaramanga 99.484 desplazados recibidos entre el 1995 y el 2005.84 Tolima Lérida 251. Cali (30. San Carlos (Antíoquia).co INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 121 . Tibú (Norte de Santander). Cúcuta. El 75% de los municipios poseen un valor del índice de escasez para condiciones de año medio menor o igual a 2%.30 Fuente: Ideam 2000 8 Ver hoja metodológica www.544 desplazados).humboldt.19 Boyacá Tunja 54. la capital del país se convierte en el punto más importante con un acumulado de 90. Ibagüe.55 Tolima Coello 447.58 Quindio Armenia 42. Pasto.3 Grupo de municipios con los mayores índices de escasez de agua para condiciones de año medio (2000) Departamento Municipio Índice de escasez de agua (%) Boyacá Samacá 40.12 Norte de Santander El Zulia 73.11%. Para los Andes colombianos.Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal Índice de escasez de agua y presión en las cuencas hidrográficas De acuerdo a los análisis se puede señalar que existen municipios netamente receptores. por lo tanto la región presenta una categoría moderada de escasez de agua. Es decir que las capitales (y principalmente la gran capital) por sus características de concentración económica y de población se convierten en lugares atractivos de llegada de desplazamiento.805 desplazados). Tabla 6. D. estos índices tienen restricciones principalmente derivadas de la escala para la cual está disponible la información.12 Santander Floridablanca 55. Samaná (Caldas) y Agustín Codazzi (Cesár). Florencia (30.org. Bucaramanga.21 Valle La Unión 123.

6 28.267. Samacá y Tunja (Boyacá).000).894.4 7. Zulia (Norte de Santander) y la Unión (Valle).6 1. Lérida.7 Medio Cauca 1.1 Bajo Cauca Río Nechí Fuente: Ideam 2000 122 Índice de presión – condiciones de año medio INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . Río Cesár..4 7.7 Alto Cauca 3.4 Índice de presión para las cuencas de los Andes colombianos Cuenca Índice de presión – condiciones de año seco Alto Magdalena 5. Medio Cauca.984.425. Bogotá.641.4 Río Sogamoso 1. Palermo (Huila). Río Nechí. Prado. Floridablanca y Bucaramanga (Santander). se consideraron para el análisis del índice de presión (relación de la demanda sobre la oferta) las siguientes cuencas: Alto Magdalena.716.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s El índice de escasez de agua estimado para condiciones climáticas de año seco para los Andes es 24.591. Tibasosa. las cuencas de Sabana de Bogotá. por lo tanto la región presenta una categoría media escasez de agua. Río Sogamoso.0 3.7 Sabana de Bogotá 7.200. los municipios con valores altos del índice (>40%) (Ideam.3 956.9 73.859. Alto Magdalena y Alto Cauca poseen los valores más altos del índice de presión para condiciones climáticas de año medio. En la Tabla 7-6 se presenta la estimación del índice de presión para condiciones de año medio y seco (x100.8 37. se concluye que en las cuencas de Sabana de Bogotá. Sogamoso. Alto Magdalena y Alto Cauca poseen los mayores del índice (valores mayores que 7700).9 2.8 Medio Magdalena 686. Siachoque.5 Río Cesar 1. Sabana De esta forma.2 2.C. Medio Magdalena. San Miguel.892. Tabla 6.270.882. El 75% de los municipios poseen un índice de escasez de agua para condiciones de año seco menor o igual que 3.39%.423. Bajo Cauca. de Bogotá. Se encontró que las cuencas de Sabana de Bogotá. Alto Magdalena y Alto Cauca persisten los valores más altos para ambas condiciones (año medio y año seco) (ver Tabla 6‑4). Para condiciones de año seco.3 1. Saldaña y Coello (Tolima). 2004) corresponden a: Dos Quebradas (Risaralda). D. Teniendo en cuenta los resultados de Ideam (2000). Alto Cauca.2%.802. teniendo en cuenta las nueve cuencas analizadas en los Andes colombianos (valores mayores que 3600).

Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal Análisis de correlaciones Según los resultados de los análisis de correlaciones utilizando el coeficiente de correlación de Pearson se encontraron en general los siguientes resultados. lo cual complementa los resultados con el ICV. altos niveles de NBI. sin embargo esta región en su interior es muy heterogénea y puede presentar diferentes subrealidades y diferentes asociaciones entre variables si se analiza por subregiones. y que la conformación de grandes centros económicos y demográficos se asocia a mejores niveles de calidad de vida. los grandes centros de actividad económica y de población (la capital del departamento o la capital nacional) en busca de mejores oportunidades. cálculos IAvH El coeficiente Gini presentó una correlación inversa con el porcentaje de minifundios. es decir que a mayor concentración de la tierra menor porcentaje de minifundios.11). El número de personas desplazadas (recibidas) también presentó una correlación positiva con estas variables. que en la mayoría de los casos se dirigen a grandes centros económicos y de población con mejores niveles de calidad de vida9. Figura 6. Visto de otra forma se puede señalar que municipios con bajos niveles de ICV.10 y Figura 6. esta relación evidencia que los polos de actividad económica generalmente se convierten en polos de concentración de la población. la población y la actividad económica (Figura 6. Se debe tener en cuenta que las correlaciones dan un contexto general sobre las asociaciones en la región de los Andes.10 Logaritmo población 2005 vs Logaritmo actividad económica 200310 Fuente: DANE. se asocian a municipios con baja actividad económica y un bajo tamaño de población y a su vez estos presentan mayores niveles de desplazamiento forzado (población expulsada). INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 123 . el NBI presentó una correlación significativa pero inversa con estas variables. De otro lado el índice de escasez de 9 10 agua resultó estar correlacionado de manera directa con los municipios de mayor actividad económica y mayor población. las personas desplazadas generalmente se dirigen a Adicionalmente. Se trabajó la gráfica en logaritmos para poder ver gráficamente todos los municipios (incluyendo los valores extremos). Se encontró una asociación positiva y significativa entre el ICV. Los cultivos ilícitos estuvieron correlacionados de forma significativa y positiva con el desplazamiento (expulsión).

es decir en búsqueda de un mejor bienestar humano el hombre degrada los ecosistemas. De otro lado. cálculos IAvH El área en ecosistemas naturales resultó asociada directamente con el NBI y de forma inversa con el ICV. 11 124 De forma complementaria el área en ecosistemas transformados evidenció una correlación directa con la población y con el indicador de actividad económica. A manera de síntesis se presentan en la Figura 6‑12 las diferentes asociaciones encontradas de forma resumida11. sin embargo en el largo plazo esta degradación de los ecosistemas afectará al bienestar humano negativamente. Otro aspecto importante fue la correlación directa entre el ICV y el área en ecosistemas transformados e inversa con el área en ecosistemas naturales. pues hay evidencia de que posiblemente existen realidades más particulares dentro de los Andes colombianos donde se presentan diferentes relaciones entre variables antrópicas y variables de estado de ecosistemas naturales INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . el área ecosistemas naturales presentó a su vez una correlación positiva con el desplazamiento de personas por expulsión y recepción (siendo superior la correlación con la expulsión). Se evidencia que los municipios que Se aclara que es un análisis general macro. La recepción de desplazados presentó una correlación positiva con el área transformada y con el área en ecosistemas naturales (siendo superior la correlación con área transformada). 2005). 2005. mostrando el efecto de la presión humana. Estos resultados son similares a los encontrados en estudios en la zona cafetera (Rincón et al. esto puede ser explicado según el marco conceptual del Millennium Ecosystem Assesment (2005).MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s Figura 6. municipios con mejores condiciones de calidad de vida y menor nivel de necesidades básicas insatisfechas están asociadas con una menor área en cobertura natural. Armenteras et al. DNP. lo cual complementa lo mencionado anteriormente sobre como la búsqueda de un mejor bienestar que se traduce en mayores niveles de ICV y menores valores de NBI que se asocia a la transformación de ecosistemas. mostrando como en las áreas rurales donde se presenta mejor estado de los ecosistemas se observa de mayor forma la problemática de desplazamiento por expulsión. se observa como el desplazamiento se da posiblemente hacia regiones con mayor transformación.11 ICV 2003 vs Logaritmo actividad económica 2003 Fuente: DANE.

CODHES. URL: http://www.).). & Etter.pdf [F. N. A. Estas circunstancias hacen que posiblemente los municipios mas trasformados tengan mayores cifras de desplazados (recepción) y los menos transformados (mayor número de desplazados expulsados). millenniumassessment. Consultoría para los derechos humanos y el desplazamiento..Sisdhes. M. Rudas. Cavelier.. (Eds. y Ortíz. C. mejores niveles de calidad de vida.edu/~mda2001/osaka. N. Rodríguez. Deforestación y fragmentación de ecosistemas naturales en el Escudo Guayanés colombiano. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt e Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología “Francisco José de Caldas” –Colciencias-Bogotá..org/documents_sga/Colombia%20Subglobal%20Report. 2006b.. Monitoreo población desplazada . A. Figura 6. D. Patterns and causes of deforestation in the Colombian Amazon.columbia. Subglobal Assessment Working Paper. Villa. los municipios con menor área en ecosistemas transformados están relacionados a una baja actividad económica.pdf [F.. URL: http://www. Deforestation of Montane Forest in Colombia as a result of Illegal Plantations of Opium (Papaver somniferum). (s. y Romero. 2005. consulta: 20071012] Armenteras. M. Ecological Function Assessment in the Colombian Andean Coffee-growing Region. J. G.. De otro lado.codhes..M. S.. 122 p. 31 de enero de 2005. consulta: 20060306] Armenteras. Ecological Indicators 6:353-368. Sua.html [F.co/cifra/Mpios_Recp_Pers. mayor población y densidad poblacional y mayores niveles de Gini (más inequidad en la distribución de la tierra). menores niveles de calidad de vida.C. D.org. 2006a. D.12 Tipificación general de grupos de correlaciones según cobertura y resultados de las correlaciones Bibliografía Álvarez. menor población y densidad poblacional y más equidad en la distribución de la tierra. [online] Millenium Ecosystem Assessment. D.. 1995. consulta: 20060303] INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 125 . Armenteras. URL: http://www.Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal poseen mayor ecosistemas transformados. están asociados a un nivel mayor de actividad económica.f. Rincón. Environmental Damages from Illicit Crops and Processing of Prohibited Drugs in Colombia.

The San Lucas mountain range in Colombia: how much conservation is owed to the violence ? Biodiversity and Conservation 10 (1): 69-78. Meteorología y Estudios Ambientales – Ideam.. Pec. URL: http://www. Colombia. Metodología para el cálculo del índice de escasez de agua superficial. Colombia. Instituto de Hidrología. D. Meteorología y Estudios Ambientales – Ideam. 1998. segunda versión. & H.dane. 1985 y 1993.udea. L. Departamento Administrativo Nacional de Estadística.edu. Galvis. Geografía de los cultivos ilícitos y conflicto armado en Colombia. Instituto de Hidrología. L.co/humboldt/homeFiles/politica/HojasMetodologicas_ Version102.Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Cienc.. Colombia. 2000. URL: http://dane. 2006. Informar Andes: Información Municipal y Regional asociada a la biodiversidad en los Andes colombianos. La topografía económica de Colombia. Bogotá. Ecuador.. y Sánchez.M. Deininger. Cartagena de Indias. Censo GENERAL 2005..co/Revista/15/15-2-9.unal. Gallego. D.C. Censos de 1964. Col. segunda versión. K. Ponencia presentada en el Congreso Iberoamericano “Desafíos locales ante la globalización”. PIB departamental de Colombia. Díaz. 2004. Pullar D. Situación actual de la ganadería de carne en Colombia y alternativas para impulsar su competitividad y sostenibilodad.A. URL: http://www. 2004. Bogotá. INFORMAR (versión 2. Mahecha. URL: http://kogi. 15: 2. 226-231 p. Rev.C. URL: http://www.. F. 2002. McAlpine C. 11 y 12 de abril de 2003.Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. URL : http://www.org. No 2. Colombia. Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).M. Estimaciones de actividad económica a nivel municipal. (impress). El Silvopastoreo: una alternativa de producción que disminuye el impacto ambiental de la ganadería bovina. una política de tierras en transición. Rev. 2001.0).. gov.co [F.. Colombia. Pec. 2007. F.co/idea/public/docs/transf_ecosis_pv. G. consulta: 20070416] Mahecha. Julio – Diciembre. basadas en el PIB departamental y los impuestos municipales según hoja metodológica.0). consulta: 20060214] IAvH. Unidad de Desarrollo Social (UDS). 1995-1998. 1993. Universidad de los Andes. Serie. 213-225 p.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado d e l o s e c o s i s t e m a s a n d i n o s DANE. 15: 2.C.pdf [F. Etter E.. A. Docuemnto CEDE 2004-18. Misión Social y División Indicadores y Orientación del Gasto Social (Diogs). Vol.. Dávalos. Bogotá. Publicado en Planeación y Desarrollo – Volumen XXXIV. edu. pobreza y violencia en Colombia: aproximación empírica. Cienc. Santafé de Bogotá. Estudio Nacional del Agua. L. 2002. Landscape and Urban Planning. y Peláez.. FLACSO. Unplanned land clearing of Colombian rainforests: Spreading like disease?.pdf [F. consulta: 20070416] Márquez. Banco de La República. L. 1973.pdf [F. 45 p. 2005. consulta: 20060620] 126 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT . 2003.co/Archivos/ Foros/DOCUMENTO.co/censo/ [F. 2004.org.1. 2006.corpoica. Sistema de Indicadores Socio-Demográficos para Colombia (SISD) (v. IAvH.gov. 2005. consulta: 20070201] Departamento Nacional de Planeación (DNP). 2002. Col. Phinn S. Transformación de ecosistemas.humboldt.pdf [F. consulta: 20060503] Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Quito. Vol. L. Possingham.. D. Documentos de trabajo sobre economía regional.

Factores antrópicos asociados e interrelaciones con el estado de los ecosistemas andinos
Alexander Rincón y Néstor Ricardo Bernal

Millenium Ecosystem Assessment, 2005. Ecosystem and Human Well-being; Synthesis. Island Press, Washington, DC.
Murgueitio, E., 2003. Impacto ambiental de la ganadería de leche en Colombia y alternativas de solución, Livestock
Research for Rural Development, Volume 15, Number 10, October. URL: http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd15/10/
murg1510.htm [F. consulta: 20070416]
Murad, R., 2003. Estudio sobre la distribución espacial de la población en Colombia. Proyecto regional de población.
Centro Latinoamericano y Caribeño de demografía (CELADE), División de Población de la CEPAL/Fondo de
Población de las Naciones Unidas (UNFPA), 67 p. Santiago de Chile, Chile. URL: http://www.eclac.org/cgibin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/0/14000/P14000.xml&xsl=/celade/tpl/p9f.xsl&base=/tpl/top-bottom.
xslt [F. consulta: 20060504]
Offstein N. y Hillón C., 2003. La distribución de la tierra rural en Colombia y su relación con variables socioeconómicas.
Publicado en Planeación y Desarrollo – Volumen XXXIV, No 2.
Ortiz N., Morales, M., Bernal, N.R., Rodríguez N., Baptiste M.P. y Franco A.M., 2005. Línea base de la biodiversidad
en la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR. Instituto Alexander von
Humboldt y Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR. Serie: Sistema de Indicadores de
Seguimiento de la Política de Biodiversidad en Colombia, Número 5. Bogotá. URL: http://www.humboldt.org.
co/humboldt/homeFiles/Descargas/DOCUMENTO_CAR2.pdf [F. Consulta: 20060222]
Presidencia de la República. Red de Solidaridad Social (RSS), 2005. Sistema Único de Registro, Bogotá, D.C., en:
IAvH- Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, 2005. Informar Andes.
Rincon, A., Armenteras, D.,Ortiz N., Ramirez, D., Cabrera, E., 2004. Indicadores de Seguimiento y Evaluación de
la Política de Biodiversidad en la zona cafetera occidental: avances metodológicos y resultados, IAvH. Serie:
Indicadores de Seguimiento y Evaluación de Política de Biodiversidad No 3. Bogotá. URL: http://www.humboldt.
org.co/chmcolombia/indicadores/Capitulo2/SerieIndicadoresNumero3_Impresa.pdf [F. consulta: 20060118]
Rodríguez, N., Rincón A., Armenteras D., Mendoza H., Umaña A.M., Arango N. y Baptiste M.P. 2005. Corredor
nororiental de robles: indicadores de estado de la biodiversidad, factores antrópicos asociados y áreas prioritarias
de conservación. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Serie: Indicadores
de Seguimiento de la Política de Biodiversidad, 88 p.
Rudas G., Marcelo D., Armenteras D., Rodríguez N., Morales M., Delgado L.C. y Sarmiento A. (2007), Biodiversidad
y actividad humana: relaciones en ecosistemas de bosque subandino en Colombia. Instituto de Investigación de
Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. 128 p.
Sarmiento, A. y Ramírez, C., 1997. El Índice de condiciones de vida, Planeación & Desarrollo XXVIII (1): 201-230.

Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI). Información de cultivos ilícitos para los años 2000 - 2004
Steinfeld, H., Gerber, P., Wassenaar, T., Castel, V., Rosales, M., & Haan, C., 2006. Livestock´s long
shadow, environmental issues and options. URL: http://www.virtualcentre.org/en/library/key_pub/
longshad/a0701e/A0701E00.pdf [F. consulta: 20070420]

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

127

Propuesta para un protocolo de monitoreo de
los ecosistemas andinos colombianos
Dolors Armenteras, Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal

.

seleccione cualidades especificas para evaluar y trabaje en múltiples escalas (Tegler et al. Dentro de este contexto la propuesta de monitoreo da pautas para orientar eficazmente los objetivos de conservación. estructura y funcionamiento de los ecosistemas en la medida que pretende hacer una aproximación multiescalar con datos obtenidos de estudios a largo plazo. De acuerdo a lo mencionado en el capítulo 1 de este libro. Un programa de monitoreo ecológico debe estar fundamentado en un modelo conceptual que involucre diferentes disciplinas. y finalmente apoyar una gestión adecuada de los recursos naturales en los Andes colombianos. hay una creciente necesidad de establecer sistemas de monitoreo ambientales que nos permitan hacer seguimiento y eventualmente corregir el deterioro cada vez más progresivo de los ecosistemas. la naturaleza es de largo plazo y su foco principal está orientado a realizar el seguimiento de los cambios en la distribución espacial de los ecosistemas (Hong y Lee 2006). se describen tanto el estado de algunas de las etapas que contempla el programa (Figura 7. Los objetivos específicos planteados para este programa son: i) monitorear los ecosistemas para detectar y describir los cambios espaciales y temporales en la estructura y composición de estos. ii) determinar las relaciones entre los cambios y las variables ambientales y antrópicas en el área. analizar algunas de las relaciones causa-efecto de los factores antrópicos y el medio ambiente. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT . A continuación. enmarcándose principalmente en la adaptación e implementación del desarrollo conceptual de monitoreo de tipo retrospectivo abordado por Busch y Trexler (2003) y Manley et al. iii) adicionalmente. (2000). y en la medida que se cuente con información estandarizada. los administradores y los gestores ambientales. también considera la composición.1) como las pautas propuestas para continuar el monitoreo de la biodiversidad a nivel de ecosistemas de manera sistemática. como para los conservacionistas y demás actores involucrados en el desarrollo de una determinada región. dinámica y uso a nivel de especies y ecosistemas y orienten su manejo y gestión. el protocolo que se propone a continuación tiene un énfasis en la estructura y dinámica espacial del ecosistema. relacionar para cada ecosistema o tipo general de bioma algunos parámetros funcionales provenientes de estudios a largo plazo que aporten información sobre la composición. De los tres atributos primarios de la biodiversidad: composición.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos E l manejo de los ecosistemas y la biodiversidad que éstos contienen es un reto tanto para los tomadores de decisiones. incluyendo estimaciones del cambio temporal en extensión. No obstante. deforestación y fragmentación. Para el caso del monitoreo de los ecosistemas andinos. estructura y función (Noss 1990). para lo cual se hace imprescindible medir de alguna forma los cambios en estos (Costanza y Mageau 1999). 2001).

MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s Figura 7.1 Etapas propuestas para llevar a cabo un protocolo de monitoreo de ecosistemas y ejemplo de aplicación en el caso del monitoreo de los ecosistemas de los Andes colombianos 132 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT .

y se propone siga siendo. 2001). el periodo inicial fue de quince años (línea base 1985) y posteriormente fue. áreas protegidas. la evaluación. Para el monitoreo biológico. y la escala analítica refleja las características de las unidades de muestreo en términos de análisis. de muestreo y analítica (Dungan et al. desde diferentes puntos de vista. 2002). la escala de muestreo hace referencia a la extensión del área de observación y las características espaciales de las unidades de muestreo. replicable y multiescalar y considerando el componente antrópico como una parte integral del ecosistema. Es por ello que sus estrategias de manejo y monitoreo. En el caso de los Andes. • Escala de muestreo: los Andes colombianos • Escala analítica: biomas. Siendo el objetivo principal del sistema de monitoreo realizar el seguimiento de los cambios en la distribución espacial de los ecosistemas. El tiempo (en años) asociado a respuestas tempranas o respuesta a largo tiempo varía de acuerdo a las variables medidas. a nivel de ecosistema. necesitan ser vistas desde la óptica de una serie de variables e indicadores que se pueden analizar en el contexto de presión (acciones humanas). 2005). 1999).Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos Dolors Armenteras. la planeación y la investigación (Noss et al. Objetivo y escala del programa de monitoreo La conservación y uso sostenible de la biodiversidad es cada día más importante a nivel internacional como nacional para tomadores de decisiones y encargados del manejo de los recursos naturales. Para este proceso se pueden emplear criterios de selección de variables e indicadores. Hong y Lee 2006). el período de colecta de los datos es variable dependiendo del objetivo y magnitud de la investigación. 2006). de cinco años a nivel ecosistemas (2000 y 2005). En el caso de los Andes colombianos. Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal Etapa 1. definido como la dimensión física de un objeto o proceso ecológico en el espacio (Turner et al. el concepto de escala. La interpretación temprana puede ser entre uno a cinco años y el término medio puede estar cinco a diez. contando idealmente INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 133 . las escalas corresponden a: • Escala ecológica: ecosistemas (definidos en Rodríguez et al. En este sentido. en particular en los Andes donde existe una alta diversidad biológica y al mismo tiempo una presión por los recursos y establecer las relaciones que permitan documentar las tendencias y cambios en su estado y factores asociados a estos de una forma organizada. Selección de variables e indicadores a ser monitoreados Actualmente los ecosistemas se encuentran en diferentes estados de intervención y degradación que afectan y alteran su estructura y función. es importante establecer las posibles relaciones existentes entre el monitoreo. Tegler et al. se aborda en tres dimensiones: ecológica. parcelas permanentes y municipios Para la definición de la escala temporal y el período de tiempo empleados en el monitoreo de los ecosistemas y en el contexto del análisis de cambios en estos. (2001) los clasifican en dos categorías de acuerdo con la respuesta del ecosistema a tensores externos: • Cambios que denotan una respuesta del ecosistema de la detección temprana y • Cambios que señalan una respuesta media o a largo plazo del ecosistema. Etapa 2. de forma que un proceso de monitoreo registre la información regionalmente y la ponga efectivamente a disposición de los encargados del manejo de los recursos monitoreados. 2005. La escala ecológica expresa la dimensión real de los fenómenos ecológicos. causando problemas ambientales globales asociados a las actividades humanas (Begon et al. Para Colombia es imprescindible ampliar continuamente el conocimiento sobre la biodiversidad a nivel de ecosistemas. estado (resultado de la estructura de la comunidad y función del ecosistema) y respuesta (manejo) (Begon et al.

2004). originalmente recomendado por la OECD (1994) y que se ha venido desarrollando desde 1999 (Sarmiento et al. estadística espacial. economía.2 presenta un listado de los indicadores propuestos dentro del programa monitoreo. Datos disponibles prontamente o compartidos La información cartográfica base existe y los aplicativos en línea permiten compartir la información Condiciones de la línea base establecida Establecida con la metodología documentada de ecosistemas andinos en Rodríguez et al. Tabla 7. ii) validez. Un conocimiento especializado es requerido para la recolección de datos Se requiere un equipo interdisciplinario de investigadores y auxiliares con suficiente formación en biología. 2004.1 Estado del arte de los criterios utilizados para evaluar las variables de monitoreo de forma más detallada para el caso de los ecosistemas andinos (adaptado de Tegler et al.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s con un marco ordenador. Análisis de tendencia completado Realizable en un corto periodo de tiempo. 3. que consiste en un marco lógico de organización de la información que facilite su visualización. 2000. 2. 4. Integración de los componentes de ecosistemas Existe un marco conceptual propuesto sobre mapificación de los ecosistemas andinos. publicada y diseminada para la región en formato análogo y digital. En el caso del Instituto Humboldt. SIG y sensores remotos. De forma más detallada. Análisis de datos e interpretación La información es fácilmente comunicada y presentada Información comunicada. Rudas 2003). Rudas 2003. Vallejo et al. iv) replicabilidad y v) comparabilidad. algunos de ellos ampliamente trabajados por diferentes entidades del sector ambiental y que 134 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT corresponden a un conjunto de indicadores de estado de los ecosistemas como su superficie y fragmentación y porcentaje de ecosistemas naturales en áreas de interés. 2004. al igual que . geografía. La Tabla 7.1 se presentan los criterios utilizados para evaluar las variables de monitoreo de los ecosistemas andinos. parcelas permanentes de bosques en Colombia y sobre el sistema de indicadores (Rodríguez et al. Método de recolección Método de recolección bien documentado Aproximación metodológica de mapeo de ecosistemas andino documentada (Rodríguez et al. Los criterios de selección de indicadores tradicionalmente utilizados desde el punto de vista de los indicadores de seguimiento de la política nacional de biodiversidad han sido los siguientes: i) simplicidad. 2005). Datos o programas existentes Número de años de datos disponibles Existe información de imágenes de satélite por ser analizada retrospectivamente. interpretación y comunicación a los usuarios y/o al público en general. iii) disponibilidad. en la Tabla 7. 2001) Criterios de forma más detallada Explicación 1. el marco ordenador utilizado ha sido el marco PresiónEstado-Respuesta.

Fragmentación Hectáreas en los diferentes patrones de fragmentación y dinámica de estos Métricas del paisaje Tasa de cambio Estado Presión Respuesta Cambio efectivo en (ha). el diseño de muestreo y los tipos de análisis estadísticos empleados. Ortiz et al. Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal indicadores de presión relacionados con factores demográficos y económicos asociados a áreas de interés (Armenteras et al. unidades o/y hoja metodológica Superficie y distribución Hectáreas. 2005. 2005). debe ser efectivo y eficiente en su implementación y seguimiento. 2004. Reclutamiento Productividad ton C/ha/año Población Actividad económica Cultivos ilícitos Índice de escasez de agua Densidad de población (hab. Además. Adicionalmente. Ind/No. 2002 y Legendre y Legendre 2002) y en el tiempo. especies/ha. porcentaje. No. forma y frecuencia de captura de los datos.Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos Dolors Armenteras. de la cual depende la descripción. 2001. El diseño del esquema de muestreo y la colecta de datos Un programa de monitoreo a largo plazo debe tener en cuenta los aspectos asociados con el muestreo y la toma de datos en el espacio (Legendre et al. Porcentaje de cambio neto Composición florística y riqueza de especies. es necesario contar con un cronograma para el INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 135 . No. Tabla 7. Armenteras et al. Rincón et al. Hong y Lee 2006). 2006. spp Área basal Biomasa y contenido de carbono Área basal m2/ha Biomasa total t/ha. No. familias/ha Diversidad No. individuos/ha. Biomasa subterránea t/ha Carbono total t/ha Tasa Mortalidad %. seleccionar sitios de muestreo y estandarizar metodologías de recolección de información para que ésta se pueda utilizar en la predicción de tendencias de cambio a diferentes niveles y proporcionar una detección temprana del cambio de los ecosistemas es una etapa fundamental del monitoreo (Tegler et al.2 Indicadores propuestos en el contexto del programa de monitoreo Tipo Indicador/Variables Detalle. Biomasa aérea t/ha. por km2) Indicador de actividad económica per cápita (millones de pesos) Área en cultivos ilícitos (ha) Representatividad protegidas en áreas Representatividad de un ecosistema particular en un área protegida teniendo en cuenta una meta de representatividad Etapa 3. géneros/ha No. Promover la adquisición de información de manera continua.

poseen una dinámica inherente y son espacialmente heterogéneos. Los inventarios ecológicos A escalas locales y en la perspectiva de monitoreo biológico. 2004 y Romero et al. Mapa de ecosistemas Desde el enfoque de los sistemas de información geográfica y haciendo uso de las técnicas de percepción remota. La información recolectada dentro del programa propuesto debe servir para dos objetivos principales: describir las condiciones actuales o el estado del sistema monitoreado. Análisis. y detectar los cambios en el tiempo de ese sistema. son cambios de presión extrínsecos a los indicadores ambientales. el cual se constituye en una propuesta para la ejecución de inventarios de biodiversidad. Etapa 4. y el otro es el “Manual de métodos para el desarrollo de inventarios de biodiversidad”. mediante la caracterización de grupos biológicos (aves. Se pueden distinguir tres tipos de cambios que son intrínsecos a los sistemas naturales: i) la variación estocástica (probabilística). es decir. y iii) variaciones cíclicas (Noon 2003). El objetivo de monitorear un indicador ambiental específico es detectar diferencias en su valor en un momento dado del tiempo en diferentes escenarios geográficos (estado). la cual permite conocer la estructura y relaciones espaciales de los ecosistemas para la región y asociar con información proveniente de otras fuentes y metodologías estandarizadas otros niveles de la biodiversidad. 2004). Uno de ellos es “Métodos para estudios ecológicos a largo plazo a partir del establecimiento de parcelas permanentes de vegetación” (Vallejo et al. pues contribuyen a una evaluación o una alerta temprana 136 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT de cambios adversos a un sistema ecológico antes de que se ocurra una pérdida irreversible (Noon 2003). ii) tendencias sucesionales siguiendo eventos de perturbación natural.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s desarrollo de las actividades inherentes a esta etapa con el fin de desarrollar de manera sistemática la documentación del proceso de recolección de la información. 2005). Desde una visión amplia. los cambios en los valores de un indicador son útiles y relevantes. un mecanismo para filtrar los efectos de la variación intrínseca e extrínseca (Pickett y White 1985) . los análisis deben ser lo suficientemente robustos para que a partir de las variables e indicadores seleccionados se pueda resumir. El aspecto de detectar cambios y reconocer cambios significativos es difícil debido a que los sistemas naturales son complejos. y debe considerar para la interpretación y evaluación de los resultados. plantas e insectos) (Villareal et al. el Instituto Humboldt ha desarrollado en conjunto con otras instituciones documentos metodológicos de aplicación en la toma de datos a nivel de comunidades y especies. 2004). se propuso una metodología para el mapeo de ecosistemas (Rodríguez et al. interpretación y evaluación Un componente crítico de cualquier programa de monitoreo es el análisis y la divulgación sistemática de la información recolectada y generada. algunos cambios que ocurren en el espacio y el tiempo son consecuencia de los impactos del ser humano. Para cumplir con esto. simplificar y hacer fácil la interpretar la información. En este sentido el programa de monitoreo planteado debe discriminar entre factores de presión extrínsecos e intrínsecos de cambio. Adicionalmente. o cambios en los valores a través del tiempo en un lugar específico (tendencia).

Los sistemas de información geográfica se han convertido en el eje central de organización.Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos Dolors Armenteras. (2001) consideran que de las tareas y compromisos de las entidades encargadas de la gestión local. manejo y análisis de información para toma de decisiones tanto en el sector privado como en el público en todo el mundo. las bases de datos y toda la documentación asociada deben estar dispuestos de tal manera que los científicos. Los datos asociados a los ecosistemas. nacional e internacional para facilitar y homologar con otros conceptos y sistemas de clasificación ampliamente utilizados. pero sobretodo los tomadores decisiones en diferentes escalas y diferentes ámbitos puedan tener acceso a ellos. Comunicación de resultados y recomendaciones Comunicar resultados y dar recomendaciones a diferentes grupos de tomadores de decisiones. las recomendaciones y las conclusiones.2 resume el flujo de información necesaria en el monitoreo y manejo de los recursos naturales a nivel de ecosistemas con énfasis en la comunicación de los resultados a tomadores de decisiones Figura 7. y a partir de ello se permite ajustar algunas preguntas iniciales para precisar el verdadero alcance del programa. el 7080% de éstas están relacionadas con el contexto geográfico de su área de acción. y en esta etapa debe existir una coherencia entre el objetivo general del programa. Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (CAR). dicha información debe ser de calidad. Es esencial que esta información esté organizada y estructurada bajo estándares y protocolos de intercambio implementados y deben hacer parte de un sistema integral que incluya difusión. el público en general. útil y confiable. Por ejemplo Longley et al. las preguntas que se formularon. la información cartográfica. La Figura 7. Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal Etapa 5.2 Flujo de información para monitoreo de ecosistemas y toma de decisiones (adaptado de Palmer 2003) INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 137 . es el gran objetivo del programa de monitoreo. La información es necesaria y esencial en las decisiones y acciones que se toman en cualquier ámbito. distribución e intercambio de información de ecosistemas a nivel local. entre ellos MAVDT.

a través de interfaces en línea de fácil utilización (Figura 7. recopilada en una serie de estadísticas sobre población. se empezó de la Internet para permitir el acceso a mapas. características 138 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT institucionales. sin la cual la comunicación rápida ni el intercambio de información podría ocurrir. humboldt. recursos naturales (ecosistemas y recursos hídricos) y otros aspectos (http://www. tanto a nivel de Internet como la Intranet de las instituciones.humboldt. 2001) Teniendo en cuenta esto se diseñó e implementó por un lado un geoportal en la página Web institucional que permite acceder a la información geográfica de los ecosistemas andinos. .3 www. y a través de servicios WMS (Web Map Service) se puede conectar información directamente a software SIG en el escritorio de un usuario. en la cual es posible acceder a información socioeconómica y demográfica asociada a la biodiversidad.co/unisig/ecosistemas/ecosistemas. conflictos sociales y políticos.org. Esto permite que los datos puedan ser compartidos.org. uno de los componentes básicos de un SIG es la red. php).co/unisig/ informar/).3 Herramienta para consulta en línea de la base de datos para ecosistemas andinos. Desde 1993. aspectos económicos. Figura 7. y la evolución de los SIG a la par con la Web ha permitido el desarrollo de aplicaciones exitosas en el Internet que van desde simple ilustraciones para divulgación de información hasta sistemas basados en tecnología GPS para encontrar una dirección y orientar al interesado en cómo llegar a una localidad (Longley et al. intercambiados y utilizados para múltiples propósitos. extendiendo y optimizando el conocimiento y el uso de la información geográfica que las instituciones producen. Por otro lado se desarrolló la versión de Internet de Informar®. calidad de vida.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s Hoy en día. productivos y presupuestales.

es decir. y estandarizar metodologías de recolección de información para que esta se pueda utilizar de forma rápida y accesible para predecir tendencias de cambio a diferentes niveles y proporcionar una detección temprana del cambio de los ecosistemas. 2001. teniendo en cuenta la importancia de garantizar la sostenibilidad de un programa de monitoreo de acuerdo a las etapas anteriormente descritas. Almacenamiento y mantenimiento de la información Esta etapa es un proceso transversal a las etapas presentadas anteriormente. Hong y Lee 2006). Toda la información se estructura e integra siguiendo el control de calidad y los estándares de administración de información geográfica que el Instituto Humboldt ha implementado (Armenteras 2001. Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal Etapa 6. Watson y Novelly 2004. en los cuales la información espacial se ha documentado a través del estándar de captura de metadatos geográficos basado en la Norma Técnica Colombiana NTC – 4611 para metadatos geográficos y el cual está disponible en el Sistema de Información sobre Biodiversidad – SIB del Instituto (www. se empezará a generar información. Mateus et al. 2007). que inicia en fases tempranas y es fundamental en el momento de diseñar el programa de monitoreo (Tegler et al.4 Bases y relaciones jerárquicas para el establecimiento de un sistema de información geográfico para el monitoreo Finalmente. INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 139 .co) Figura 7. La Figura 7. y los beneficios comienzan a crecer progresivamente hasta alcanzar un tiempo determinado al cabo del cual ellos permanecerán constantes alcanzan un umbral.4 resume los pasos propuestos del sistema de información geográfico para el establecimiento de un sistema de información útil para el monitoreo de los ecosistemas en los Andes. Es imprescindible promover la adquisición de información de manera continua. los cuales deberán justificar su costo. org. sólo después de un tiempo determinado. Una de las características del monitoreo a largo plazo es que los beneficios típicamente son rezagados respecto a los costos por años o décadas. considerándose esta etapa vulnerable (Figura 7. los costos al inicio de un programa de monitoreo de biodiversidad son más elevados que los beneficios percibidos.Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos Dolors Armenteras.humboldt. analizan los aspectos relacionados con los beneficios percibidos de la información recolectada por el programa.5) pues en este lapso de tiempo no se produce información.

http:// ma. A balanced view of scale in spatial statistical analysis. Numerical Ecology.R. Colombia... 738 p. and Trexler J.com/proxy/document.. http://www. E. International Issues and Strategic Solutions: Introduction. Sua S. 2005..K.V. Convis. Ecological Function Assessment in the Colombian Andean Coffee-growing Region. and Romero M. and Legendre L. Townsend C. Blackwell Publishing. and Harper J.humboldt. USA. Fortin M. Dale M. Perry J... D.. Sub-global Assessment Working Paper. C. 2002. Miriti M. Hong S. 2006.A. Hohn M. The consequences of spatial structure for the design and analysis of ecological field surveys. Citron-Pousty S.T. 2002. Global Environmental Changes in Terrestrial Ecosystems. Washington. and Mageau M. Dungan J. Patterns and Causes of Deforestation in the Colombian Amazon. Ecography 25: 601-615. Rincón.R. GIS at the Alexander von Humboldt Institute.org. D. Fortín M.. Ecology: From Individuals to Ecosystems. Jakomulska A.L.. Ecological Indicators (6) 353-368. Rudas.. Busch D. Millennium Ecosystem Assessment. Ecography 25: 626-640..L. 2002. 2005.. 2001 ESRI Press. Legendre P. USA. G.. 2003. C. Legendre P.-J. Monitoring Ecosystems: Interdisciplinary Approaches for Evaluating Ecoregional Initiatives.aspx Armenteras. 1999. Netherlands. Costanza R..MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s Figura 7.. N. D..caudillweb. Island Press. 2006. Ecol Res 21: 783–787. 447 pp.S.5 Relación costo – beneficio de un programa de monitoreo Bibliografía Armenteras. In: Conservation Geography by C. Rodríguez N. Garevitch J. What is a Healthy Ecosystem? Aquatic Ecology 33: 105–115. Dale M. 4th.pdf Begon M.. Legendre P. and Lee J.450. and Rosenberg M. and Ortíz. D. 140 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT .N. 2001. Armenteras. and Myers D. Elsevier Science B. A.. Ed.co/humboldt/homeFiles/sig/ armenteras%20et%20al_ei_06.

Terborgh (eds). Bogotá D. eds.C. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt Bogotá.. C. S. París. y Romero M.. Ecosistemas de los Andes colombianos. Bogotá...J. 83. Gilpin M. Nelly Rodríguez y Néstor Ricardo Bernal Longley P.pdf INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 141 . USA. E. org.. Dinerstein. Zielinski W. Noss R.211-225 Pickett S. y Cabrera. Mateus. Armenteras..J. Instituto Alexander von Humboldt y Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR. L. y Franco.A. 150p Noon B. 1994. 2006. Miller B.. Bernal N. Rudas G. Morales M. California. Plymale B.. En: Continental Conservation. D. Scienific Foundations of Regional Reserve Networks. Wiley. http://www. Colombia. Core Areas: Where Nature Reigns.S. O.A.. Island Presss. En: Busch. y Trexler. Línea base de la biodiversidad en la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR. Washington D. J. 2005.P. 1990. (2003) Approaches to Quality assurance information and information management for regional ecological monitoring programs.OECD. y Franco A.. E. Monitoring ecosystems: interdisciplinary approaches for evaluating ecoregional iniciatives. Colombia. co/chmcolombia/indicadores/Capitulo2/SerieIndicadoresNumero3_Impresa. Ramírez.. Galindo G. D. The ecology of natural disturbance and patch dynamics. Informe Final. Island Press. J. Sua. Marco Conceptual y Metodológico. A.T and White. Academic Press. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Lind A. and Trombulak S..D. (2001).. Romero M.. Serie: Sistema de Indicadores de Seguimiento de la Política de Biodiversidad en Colombia. 2003 Propuesta de un Sistema de Indicadores de Seguimiento del Convenio sobre la Diversidad Biológica en la Cuenca del Orinoco. Goodchild M. and Rhind.. IAvH. Rincón. Environmental Indicators: Environment Monographs.R. No. C. Organization for Economic Cooperation and Development . Keane J. 27-72.Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas andinos colombianos Dolors Armenteras.W.humboldt.C.. D. E. Conservation Biology 4. Armenteras D.F.. Rodríguez N..co/chmcolombia/indicadores/Capitulo4/43_Orinoquia/IvH-WWF-Informe%20Final. M.355-364.pdf Rodríguez N.. Bogotá.M. Noss R. Soulé & J. Administración del Sistema de Información Geográfica en el Instituto Alexander von Humboldt. Ortiz N. D.. Pag.C. http://www. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander vn Humboldt. Ecosistemas de la cuenca del Orinoco Colombiano.M. 472 pp. Indicadores de Seguimiento y Evaluación de la Política de Biodiversidad en la zona cafetera occidental: avances metodológicos y resultados. Conceptual issues in monitoring ecological resources... 1999. Environmental Monitoring and Assessment 64: 139–152. 2000. Palmer. 189 p.. Baptiste M..C. Geographic Information Systemas and Science. J. (2004). Ortiz N.. En: Busch DE y Trexler JC (ed) Monitoring ecossytems: interdisciplinary approaches for evaluating ecoregional initiatives. 155 p. D. Número 5.M. P..org.. Gilbert B.F. Bogota. Colombia..J. 2004. Serie: Indicadores de Seguimiento y Evaluación de Política de Biodiversidad No 3. and Napper C. R. Brown C. Terborgh J. (2004). (eds) (1985).humboldt. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. San Diego. 2003. Maguire D. Morales M. Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Bogota.F.. Otero J. Stuart C.R.J. y Armenteras D. Washington. Manley P. Indicators for monitoring biodiversity: A hierarchical approach. Monitoring Ecosystems in the Sierra Nevada: The Conceptual Model Foundation.

New York: Springer-Verlag Inc... Carrisoza S. 2004. 16-30. 142 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A LEXANDER VON HUMBOLDT . 2001..G. Gast F. 309 p. G. 2001. Colombia. Ecological Monitoring and Assessment Network’s Proposed Core Monitoring Variables: An Early Warning of Environmental Change. Sharp M.A. Ospina M.. Landscape Ecology. Manual de Métodos para el Desarrollo de Inventarios de Biodiversidad.. Métodos para estudios ecológicos a largo plazo. and O’Neill.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Propuesta para un protocolo de monitoreo de los ecosistemas a n d i n o s c o l o m b i a n o s Sarmiento A. Watson.. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. In Theory and Practice: Pattern and Process...A. Establecimiento de parcelas permanentes en bosques de Colombia. Ramírez C.. & Novelly.. Mendoza H. M.I. Vallejo M. 2005. I. 2004. Galán F.. Álvarez E. Instituto Alexander von Humboldt. Galeano G. y Umaña A. Conservación Internacional. 236 pp. Bogotá. and Johnson.M. Bogotá. Álvarez M. Tegler B. López R. Making the biodiversity monitoring system sustainable: Design issues for large-scale monitoring systems.. Instituto Alexander von Humboldt. Escobar F. y Devia W.. y Rudas G. Austral Ecology 29.. Villareal H.. R. P. 2000.Colombia. Sistema de Indicadores de Seguimiento y Evaluación de la Política de Biodiversidad en los Andes Colombianos: Fundamentos Conceptuales y Metodológicos.. Environmental Monitoring and Assessment 67: 29–56 Turner. Bogotá. Fagua G.. Colombia. Robert H. Departamento Nacional de Planeación. M. Córdoba S..A. Londoño C.

ANEXOS .

.

984 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 2mh-ME 82. BBD: Bosque bajo denso.051 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 2mh-LE 24.359 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 4mh-MF 67.836 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 3p-MF 258 BAD húmedo en montaña estructural erosional 4h-ME 13.146 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 2mh-MF 22.806 BAD húmedo en piedemonte coluvioaluvial 2h-PC 7.601 BAD húmedo en piedemonte coluvioaluvial 4h-PC 425 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 4mh-ME 11.852 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 4h-MF 43.040 BAD pluvial en piedemonte coluvioaluvial 1p-PC 15.449 BAD húmedo en lomerío fluviogravitacional 3h-LF 124.952 BAD muy húmedo en planicie aluvial 5mh-PA 1.574 BAD húmedo en lomerío estructural erosional 5h-LE 4.926 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 1p-MF 437.566 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 5mh-LE 57.610 BAD pluvial en montaña estructural erosional 1p-ME 164.651 BAD: Bosque alto denso.602 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 3h-MF 176.870 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 1mh-PC 377 BAD muy húmedo en valle aluvial 1mh-VA 2. BMD: Bosque medio denso.284 BAD pluvial en valle aluvial 1p-VA 13.820 BAD húmedo en montaña estructural erosional 5h-ME 2.375 BAD pluvial en lomerío estructural erosional 1p-LE 61.443 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 4mh-PC 2.923 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 1mh-MF 154.888 BAD húmedo en montaña estructural erosional 3h-ME 206.794 BAD pluvial en piedemonte hidrovolcánico 1p-PH 61.885 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 5mh-MF 20.668 BAD húmedo en lomerío estructural erosional 2h-LE 62.627 BAD húmedo en montaña estructural erosional 2h-ME 61.744 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 3mh-MF 151. BBS: Bosque bajo semidenso INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT .746 BAD húmedo en lomerío estructural erosional 3h-LE 41.452 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 2mh-PC 12.655 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 3mh-LE 525 BAD muy húmedo en montaña disolucional 3mh-MD 225 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 3mh-ME 81.795 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 1mh-ME 98.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R S P E C T I- Anexo 1.320 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 5mh-ME 54. BMS: Bosque medio semidenso. Leyenda de ecosistemas naturales de los Andes colombianos 2005 Tipo De Bioma Bioma Ecosistema BAD húmedo en lomerío estructural erosional ZHT piedemonte Pacífico ZHT valle de los ríos Sinú y San Jorge Zonobioma húmedo tropical (ZHT) ZHT valle del río Magdalena ZHT piedemonte Catatumbo ZHT piedemonte orinocense Código Área (ha) 1h-LE BAD húmedo en montaña estructural erosional 1h-ME 898 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 1mh-LE 82.

375 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 7h-MF 11.109 BAD pluvial en montaña estructural erosional 5p-ME 1.079 10ams-PC 2.266 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 8mh-PC 10.476 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 7mh-PC 599 BAD pluvial en lomerío estructural erosional 7p-LE 2.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Bioma ZHT piedemonte orinocense ZHT piedemonte serranía de la Macarena Zonobioma húmedo tropical (ZHT) ZHT piedemonte amazónico ZHT piedemonte NariñoPutumayo ZAST cañón del Dagua Ecosistema ZAST alto río Patía ZAST valle del río Magdalena 146 5mh-PC 4.665 BAD húmedo en lomerío fluviogravitacional 7h-LF 3.574 BAD pluvial en lomerío fluviogravitacional 8p-LF 488 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 8p-MF 45.718 Arbustal seco en montaña fluviogravitacional 11as-MF 309 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Área (ha) BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial Arbustal muy seco en piedemonte coluvioaluvial Zonobioma alternohígrico y/o subxerofítico tropical (ZAST) Código 228 .932 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 7mh-MF 102.790 BAD muy húmedo en planicie aluvial 7mh-PA 12.043 BAD muy húmedo en planicie aluvial 6mh-PA 4.488 BAD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 6mh-LF 23.104 BAD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 8mh-LF 19.342 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 7mh-ME 112.766 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 8mh-ME 1.384 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 6mh-ME 24.638 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 7mh-LE 29.926 BAD húmedo en montaña estructural erosional 7h-ME 4.830 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 6mh-MF 4.217 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 6mh-LE 25.689 BAD muy húmedo en piedemonte diluvial 5mh-PD 41.296 Arbustal seco en montaña estructural erosional 11as-ME 14.776 Vegetación xerofítica seca en montaña fluviogravitacional 9xs-MF 6.268 BAD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 7mh-LF 28.146 Arbustal seco en montaña fluviogravitacional 10as-MF 1.435 BAD muy húmedo en piedemonte diluvial 6mh-PD 617 BAD pluvial en lomerío fluviogravitacional 6p-LF 981 BAD pluvial en montaña estructural erosional 6p-ME 8.323 Arbustal seco en lomerío estructural erosional 10as-LE 5.568 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 7p-MF 38.897 BAD pluvial en montaña estructural erosional 7p-ME 13.890 BAD muy húmedo en valle aluvial 5mh-VA 2.665 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 6p-MF 22.926 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 8mh-MF 62.959 Vegetación xerofítica seca en lomerío estructural erosional 10xs-LE Vegetación xerofítica seca en piedemonte coluvioaluvial 10xs-PC 950 Arbustal seco en lomerío estructural erosional 11as-LE 1.394 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 6mh-PC 4.046 Arbustal seco en piedemonte coluvioaluvial 10as-PC 807 Vegetación xerofítica muy seca en montaña estructural erosional 10xms-ME 292 Vegetación xerofítica muy seca en piedemonte coluvioaluvial 10xms-PC 1.

310 BAD pluvial en montaña estructural erosional 17p-ME 129.858 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 17p-MF 253.559 Vegetación xerofítica seca en montaña fluviogravitacional 16xs-MF 5.983 BAD húmedo en lomerío estructural erosional 17h-LE 1.089 BAD húmedo en montaña estructural erosional 17h-ME 21.572 Vegetación xerofítica muy seca en lomerío estructural erosional 11xms-LE 12.046 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 18mh-MF 127.370 BMS seco en montaña estructural erosional 14bs-ME 11.558 BMS seco en montaña fluviogravitacional 47bs-MF 1.208 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 18h-MF 51.369 BAD muy húmedo en altiplanicie hidrovolcánica 18mh-AH 275 BAD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 18mh-LF 9.569 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 17mh-MF 342.536 16bs-ME 210 Vegetación xerofítica seca en montaña estructural erosional 16xs-ME 17.399 BAD pluvial en lomerío estructural erosional 17p-LE 8.444 BMS seco en montaña estructural erosional 14bs-MF 460 Arbustal seco en montaña fluviogravitacional 15as-ME 184 Vegetación xerofítica seca en montaña estructural erosional 15xs-ME 2.126 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 17mh-ME 43.417 Arbustal seco en montaña estructural erosional 16as-ME 17.888 BAD húmedo en lomerío fluviogravitacional 18h-LF 998 BAD húmedo en montaña estructural erosional 18h-ME 5.934 Arbustal seco en lomerío estructural erosional 16as-LE 1.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Bioma ZAST valle del río Magdalena ZAST Perijá Zonobioma alternohígrico y/o subxerofítico tropical (ZAST) ZAST Cúcuta Ecosistema Código BMS seco en lomerío estructural erosional 11bs-LE 407 BMS seco en montaña estructural erosional 11bs-ME 2.533 Arbustal seco en montaña estructural erosional 13as-ME 759 Arbustal seco en piedemonte coluvioaluvial 13as-PC 904 Vegetación xerofítica seca en montaña estructural erosional 13xs-ME 1.682 ZAST cañón del Chicamocha BMS seco en montaña estructural erosional ZAST cañón del río Cauca Orobioma subandino cordillera Occidental Orobiomas del zonobioma húmedo tropical Orobioma subandino cordillera Central BAD húmedo en piedemonte coluvioaluvial Orobioma subandino cordillera Oriental 17h-PC 330 BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional 17mh-LE 2.068 BAD muy húmedo en montaña glaciárica 18mh-MG BAD pluvial en montaña fluviogravitacional Orobioma subandino serranía de San Lucas Área (ha) 811 18p-MF 32.101 Vegetación xerofítica seca en piedemonte coluvioaluvial 13xs-PC 1.351 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 17h-MF 63.825 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 20h-MF 108.077 Arbustal seco en montaña fluviogravitacional 16as-MF 5.434 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 19mh-MF 97.441 BMS seco en montaña estructural erosional 12bs-ME 2.163 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 147 .113 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 19mh-ME 18.851 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 18mh-ME 4.982 BAD húmedo en lomerío estructural erosional 20h-LE 154 BAD húmedo en montaña estructural erosional 20h-ME 47.

970 BAD pluvial en piedemonte diluvial 20p-PD 1.279 BBD pluvial en montaña estructural erosional 26p-ME 4.555 BBD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 27mh-PC 298 27p-LF 963 BBD pluvial en montaña fluviogravitacional 27p-MF 231.065 BMD pluvial en montaña glaciárica 23p-MG 2.058 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 20mh-ME 236.531 BMD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 23mh-LF 9.402 BMD húmedo en montaña fluviogravitacional 23h-MF 1.031 BBD húmedo en montaña fluviogravitacional 26h-MF 265 BBD muy húmedo en montaña estructural erosional 26mh-ME 2.859 BMD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 23mh-MF 373.031 BAD muy húmedo en montaña hidrovolcánica 21mh-MH 2.818 BBD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 26mh-MF 53.880 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 20mh-MF 246.516 BBD pluvial en montaña fluviogravitacional 26p-MF 5.825 BBD muy húmedo en montaña glaciárica 27mh-MG 13.889 BAD húmedo en montaña fluviogravitacional 21h-MF 54.747 BMD pluvial en montaña estructural erosional 22p-ME 16.058 BMD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 22mh-MF 253.129 BAD pluvial en montaña hidrovolcánica 21p-MH 717 BMD húmedo en montaña fluviogravitacional 22h-MF 775 BMD muy húmedo en montaña estructural erosional 22mh-ME 38.568 21h-MH 315 BAD muy húmedo en montaña estructural erosional 21mh-ME 5.004 BMD pluvial en lomerío fluviogravitacional 23p-LF 10.744 BMD pluvial en montaña fluviogravitacional 22p-MF 60.213 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 20p-MF 466.718 BMD pluvial en montaña fluviogravitacional 23p-MF 349.845 BBD pluvial en montaña glaciárica 27p-MG 12.130 BAD pluvial en montaña estructural erosional 21p-ME 836 BAD pluvial en montaña fluviogravitacional 21p-MF 71.367 BAD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 21mh-MF 203.522 BAD muy húmedo en piedemonte coluvioaluvial 20mh-PC 129 20p-LE 6.073 BBD pluvial en montaña hidrovolcánica 27p-MH 6.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Bioma Orobioma subandino cordillera Oriental Ecosistema Orobiomas del zonobioma húmedo tropical Orobioma andino y altoandino cordillera Occidental Orobioma andino y altoandino cordillera Central 20mh-LE BAD muy húmedo en lomerío fluviogravitacional 20mh-LF 5.734 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT 10.134 BAD pluvial en lomerío estructural erosional BBD pluvial en lomerío fluviogravitacional 148 Área (ha) BAD muy húmedo en lomerío estructural erosional BAD húmedo en montaña hidrovolcánica Orobioma subandino NariñoPutumayo Código .637 BMD muy húmedo en montaña estructural erosional 23mh-ME 1.978 BAD pluvial en montaña estructural erosional 20p-ME 172.167 BMD pluvial en montaña hidrovolcánica 23p-MH 129 BMD pluvial en piedemonte coluvioaluvial 23p-PC 864 BBD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 27mh-MF 86.391 BMD muy húmedo en montaña glaciárica 23mh-MG 8.

291 BMD húmedo en montaña fluviogravitacional 25h-MF 56.941 Páramo pluvial en montaña glaciárica 33p-MG 3.150 BMD pluvial en montaña hidrovolcánica 25p-MH 28.518 BBD húmedo en montaña fluviogravitacional 29h-MF 6.575 BMD muy húmedo en montaña estructural erosional Orobioma andino y altoandino NariñoPutumayo Orobioma de páramo cordillera Occidental 683 447.036 Páramo pluvial en montaña fluviogravitacional 33p-MF 12.718 BMD muy húmedo en montaña glaciárica 24mh-MG 2.383 BMD húmedo en montaña fluviogravitacional 24h-MF 43.001 25h-MH 39.432 BBS muy húmedo en montaña fluviogravitacional 33bmh-MF 2.218 Subpáramo pluvial en montaña estructural erosional 31p-ME 53 Subpáramo pluvial en montaña fluviogravitacional 31p-MF 159 Subpáramo muy húmedo en montaña glaciárica Orobioma de páramo cordillera Central 24h-MG 24mh-ME BMD húmedo en montaña hidrovolcánica Orobiomas del zonobioma húmedo tropical Área (ha) BMD húmedo en lomerío estructural erosional BMD húmedo en montaña glaciárica Orobioma andino y altoandino cordillera Oriental Código 32mh-MG 17.143 Subpáramo pluvial en montaña glaciárica 32p-MG 457 Páramo muy húmedo en montaña estructural erosional 33mh-ME 693 Páramo muy húmedo en montaña fluviogravitacional 33mh-MF 94.153 BBD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 29mh-MF 5.589 24p-ME 85.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Bioma Ecosistema 24h-LE 731 BMD húmedo en montaña estructural erosional 24h-ME 97.244 BBD pluvial en montaña hidrovolcánica 29p-MH 18.251 BMD muy húmedo en montaña hidrovolcánica 25mh-MH 41.819 BBS muy húmedo en montaña glaciárica 33bmh-MG Superpáramo 34 796 11.109 BMD pluvial en montaña fluviogravitacional 25p-MF 60.709 BBD muy húmedo en montaña hidrovolcánica 29mh-MH 72.601 BBD pluvial en montaña fluviogravitacional 28p-MF 39.351 BBD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 28mh-MF 34.698 BBD húmedo en montaña glaciárica 28h-MG BMD pluvial en montaña estructural erosional 450 BBD muy húmedo en montaña estructural erosional 28mh-ME 8.032 BBD húmedo en montaña estructural erosional 29h-ME 2.529 Subpáramo húmedo en montaña fluviogravitacional Subpáramo muy húmedo en montaña fluviogravitacional 31h-MF 31mh-MF 850 6.769 BMD pluvial en montaña fluviogravitacional 24p-MF 437.158 BBD húmedo en piedemonte hidrovolcánico 29h-PH 1.109 BBD pluvial en montaña fluviogravitacional 29p-MF 4.311 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 149 .415 BMD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 25mh-MF 52.377 BMD muy húmedo en montaña fluviogravitacional 24mh-MF 351.129 BBD húmedo en montaña hidrovolcánica 29h-MH 63.276 BMD pluvial en montaña glaciárica 24p-MG 649 BBD húmedo en montaña estructural erosional 28h-ME 11.660 Subpáramo pluvial en montaña fluviogravitacional 32p-MF 3.565 Páramo muy húmedo en montaña glaciárica 33mh-MG 165.

076 Páramo pluvial en montaña glaciárica 36p-MG 1.864 Páramo seco en montaña glaciárica 36s-MG 14.477 Páramo húmedo en montaña hidrovolcánica 39h-MH 469 Páramo húmedo en piedemonte hidrovolcánico 39h-PH 3.779 Páramo muy húmedo en montaña hidrovolcánica 39p-MF 39p-MH 209 413 39bmh-MH 5.899 Subpáramo muy húmedo en montaña fluviogravitacional 35mh-MF 19.081 Subpáramo muy húmedo en montaña estructural erosional 35mh-ME 18.288 Subpáramo seco en lomerío estructural erosional 35s-LE 384 Subpáramo seco en montaña estructural erosional 35s-ME 783 Subpáramo seco en montaña glaciárica 35s-MG 365 Páramo húmedo en montaña estructural erosional 36h-ME 87.572 36p-ME 2.143 Superpáramo 40 1.618 Páramo húmedo en montaña glaciárica 36h-MG 159.161 BBS húmedo en montaña estructural erosional 36bh-ME 390 BBS húmedo en montaña fluviogravitacional 36bh-MF BBS muy húmedo en montaña estructural erosional 36bmh-ME BBS muy húmedo en montaña fluviogravitacional 36bmh-MF Superpáramo Subpáramo húmedo en montaña hidrovolcánica Subpáramo húmedo en piedemonte hidrovolcánico Subpáramo muy húmedo en montaña hidrovolcánica Orobioma de páramo NariñoPutumayo 150 38h-MH 2.084 Subpáramo húmedo en montaña fluviogravitacional 35h-MF 19.351 Nieves 41 4.231 38h-PH 578 39h-MF 18.764 Páramo pluvial en montaña fluviogravitacional 36p-MF 3.923 Páramo muy húmedo en montaña glaciárica 36mh-MG 176.242 Subpáramo muy húmedo en montaña glaciárica 35mh-MG 5.527 Páramo húmedo en montaña fluviogravitacional 36h-MF 35.343 39mh-MH 59.394 Vegetación xerofítica seca en montaña estructural erosional INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT 20.328 Páramo muy húmedo en montaña fluviogravitacional 36mh-MF 57.000 Subpáramo pluvial en montaña fluviogravitacional 35p-MF 5.260 38mh-MH Páramo pluvial en montaña fluviogravitacional Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Área (ha) Subpáramo húmedo en montaña estructural erosional Páramo pluvial en montaña estructural erosional Orobiomas del zonobioma húmedo tropical Código 44xs-ME 410 .674 Páramo húmedo en montaña fluviogravitacional BBS muy húmedo en montaña hidrovolcánica Orobioma azonal subandino Cúcuta 676 37 13.203 Subpáramo pluvial en montaña estructural erosional 35p-ME 1.146 Páramo muy húmedo en montaña estructural erosional 36mh-ME 55.344 Páramo seco en lomerío estructural erosional 36s-LE 1.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Bioma Orobioma de páramo cordillera oriental Ecosistema 35h-ME 39.019 Páramo pluvial en montaña hidrovolcánica Orobioma nival 557 2.119 Páramo seco en montaña estructural erosional 36s-ME 2.772 Subpáramo húmedo en montaña glaciárica 35h-MG 10.

331 Áreas con predominancia de pastos y cultivos (>70%) B4 748.148 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y otros (>70%) B14 113.052 Agroecosistemas arroceros A2 188.102 Áreas con predominancia de cultivos y vegetación secundaria (>70%) B12 44.625 Agroecosistemas cañeros A3 179.472 Áreas con predominancia de pastos y vegetación secundaria (>70%) B5 598.537 Agroecosistemas de cultivos mixtos B1 838.600 Agroecosistemas de cultivos mixtos C1 610. cultivos y vegetación secundaria (>70%) A14 122.679 Agroecosistemas ganaderos C2 1.054 Áreas con predominancia de cultivos y pastos (>70%) B11 85.129 46xms-LE 2.922 Arbustal seco en montaña fluviogravitacional 45as-MF 8.675 Áreas con predominancia de pastos y cultivos (>70%) C3 663.444 Áreas con predominancia de vegetación secundaria A7 1.950 Vegetación secundaria xerofítica A10 71.088 Vegetación secundaria xerofítica B9 19.159 Áreas con predominancia de cultivos y vegetación secundaria (>70%) A13 55.199 Áreas con predominancia de vegetación secundaria B6 1.492 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y bosques (>70%) A8 130.M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos Tipo De Bioma Orobiomas azonales del zonobioma húmedo tropical Bioma Orobioma azonal subandino cañón del Chicamocha Ecosistema Código Área (ha) Arbustal seco en montaña estructural erosional 45as-ME 7. cultivos y vegetación secundaria (>70%) B13 248.312 Áreas con predominancia de pastos y cultivos (>70%) A5 487.282.729 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y otros (>70%) A15 138.972 Áreas con predominancia de pastos y vegetación secundaria (>70%) A6 737.861 Áreas con predominancia de pastos.773 Arbustales secundarios B10 5.835.974 Vegetación xerofítica seca en montaña fluviogravitacional 45xs-MF 5.097 Agroecosistemas ganaderos B3 1.540 Áreas con predominancia de cultivos y pastos (>70%) A12 35.073 Vegetación xerofítica seca en montaña estructural erosional 45xs-ME 2.751.997 Bosque secundario A9 325.349 Orobioma azonal andino Vegetación xerofítica muy seca en lomerío estructural erosional altiplano cundiboyacense Leyenda de ecosistemas transformados de los andes colombianos 2005 Piso bioclimático Basal Subandino Andino Ecosistema Transformado Código Área (ha) Agroecosistemas de cultivos mixtos A1 629.510 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 151 .291.620 Agroecosistemas ganaderos A4 1.257 Bosque secundario B8 365.279 Áreas con predominancia de pastos.337 Agroecosistemas cafeteros en asocio B2 520.041 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y bosques (>70%) B7 97.460.655 Arbustales secundarios A11 23.

238 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y otros (>70%) D10 5.227 Áreas con predominancia de pastos y cultivos (>70%) D3 135.480 Vegetación secundaria xerofítica C8 3.232 Plantaciones forestales Pf 128.998 Áreas con predominancia de vegetación secundaria C5 378.169 Áreas urbanas Au 112.431 Cc 7.545 Bosque secundario C7 213.105 Áreas con predominancia de cultivos y pastos (>70%) D7 3.121 Afloramiento rocoso Af 12 Sin vegetación Sv 29. cultivos y vegetación secundaria (>70%) D9 2.187 Lagos y lagunas páramo Lp 2.229 Cultivos confinados General Código INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT .456 Áreas con predominancia de vegetación secundaria D5 5.MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos Piso bioclimático Andino Páramo Ecosistema Transformado 152 Área (ha) Áreas con predominancia de pastos y vegetación secundaria (>70%) C4 257.296 Ciénagas Cn 3.827 Áreas con predominancia de cultivos y pastos (>70%) C10 70.641 Tierras eriales Ae 16.528 Áreas con predominancia de cultivos y vegetación secundaria (>70%) C11 10.084 Áreas con predominancia de pastos y vegetación secundaria (>70%) D4 25.050 Sin información Si 132.170 Arbustales secundarios D6 6.215 Ríos Ri 113.449 Áreas con predominancia de pastos.164 Agroecosistemas de cultivos mixtos D1 33.215 Arbustales secundarios C9 24.503 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y bosques (>70%) C6 64.712 Lagos y lagunas andino La 10.196 Playas y arenas Py 3.770 Embalses y represas Em 22.414 Agroecosistemas ganaderos D2 255.348 Vegetación de pantano Vp 3.880 Áreas con predominancia de cultivos y vegetación secundaria (>70%) D8 343 Áreas con predominancia de pastos.133 Áreas con predominancia de vegetación secundaria y otros (>70%) C13 29. cultivos y vegetación secundaria (>70%) C12 102.

Arbol Arbol Mauria heterophylla Kunth Diomate. Listado de especies empleadas en la obtención de PFNM en los Andes colombianos M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 153 . Mauria ferruginea Tul. Arbol Arbol Anón Malagüeto. Hierba Hierba Abrojo Bledo blanco Amaranthus dubius Mart. ex Kunth) Skeels Arbol Arbusto Plumilla Plumaria Iresine diffusa Humb. senvé. Celosia argentea L. moco. cabuya Trelease Arbol Dulomoco.) Mart. bleo Amaranthus hybridus L. apavel. Arbol Arbusto Cocacá. Annona muricata L. aguanoso.) Kuntze Arbol Arbol Chispiador. Hierba Caracolí. Dietr. guaruchi Annona reticulata L. chirimoya Toxicodendron striatum (Ruiz & Pav. pedro hernandez Anón. pecosita.) Kunth Ataco Cresta de gallo. moco. frito Esenacés Nombre vulgar Ruellia tuberosa L. pita. moquillo Saurauia brachybotrys Turcz.E. Hierba Chamissoa altissima (Jacq. Especie Agavaceae Actinidiaceae Achatocarpaceae Acanthaceae Familia Anexo 2. churimo Saurauia ursina Triana & Planch. cortapicos Bomarea patinii Baker Alstroemeriaceae Dulumoco. Fique. Arbol Bergaño. moquillo Saurauia scabra (Kunth) D. Xylopia aromatica (Lam. limon macho.Annonaceae Anacardiaceae Amaranthaceae Hierba Arbol Guanábana Annona cherimola Mill. zamurito Nacedero. Arbol Arbol Dulumoco. moco de pavo Amaranthus spinosus L. cabuya Arbol Dulomoco. manteco. Liana Hierba Alternanthera pungens Kunth Rompeplatos. Hierba Gualola. cedrillo. cajeto. perucho Hobo. manzanillo. ciruelo jobo. moquillo Saurauia cuatrecasana R. mijao Anacardium excelsum (Bertero & Balb. quiebrabarrigo Trichanthera gigantea (Bonpl.& Bonpl. ex Thell. Justicia carthaginensis Jacq. Arbol Arbol Chiraco.) Nees Achatocarpus nigricans Triana Arbusto Arbusto Habito Escopetita. palo balsudo Tapirira guianensis Aubl. jobo Spondias mombin L. quebracho Manguito Astronium graveolens Jacq. ex Willd.Schultes Furcraea cf. caspi.

Wendl. Boer.f.) Schott Xanthosoma cf. Chamaedorea pinnatifrons (Jacq.) J. tres dedos. bore Platero Mano de oso. & Pl. Desmoncus orthacanthos Mart. amarillo Pategallina Schefflera morototoni (Aubl. Palma de cera. jagua Oreopanax floribundus (Kunth) Decne. Palma Corozo. cuesco Bactris maraja Mart. venenillo Ilex kunthiana Triana Garza.Wendl.) H. Bejuco chinche Philodendron acutatum Schott Yuco blanco Col de monte Anthurium glaucospadix Croat Mano de oso. carreto Aspidosperma polyneurum Müell Arg. Oreopanax capitatus (Jacq. Coult. Palma de ramo Ceroxylon parvifrons (Engel) H. Arg. té Guayusa Ilex guayusa Loes. Palo blanco. Oreopanax cecropifolius Cuatrec. canutillo Rhabdadenia biflora (Jacq. Dendropanax macrophyllum Cuatrec.) Maguire & Steyerm. lechugo. Arbol Pategallina peludo. arracaho. Schefflera fontiana Cuatrec. cachipay. lecho Cumulá.) Müll. cinco dedos Mano de oso Spathiphyllum cannifolium (Dryand. Chontaduro. Pategallina peludo. amarillo. Culantro Lilaeopsis schaffneriana (Schltdl. mararay Aiphanes simplex Burret Attalea butyracea (Mutis ex L. Oreopanax bogotensis Cuatrec. Palo blanco. sagitifolium L. & Rose Nombre vulgar Eryngium foetidum L.) Miers Cilantro de monte. tres dedos Mano de oso. Ilex nervosa Triana Huevo de gato. Especie MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . amarillo Bejuco tripa perro Philodendron sp. palma de ramo Molinillo Palma bejuco. chonta palma de vino. palma real.) Wess.Wendl. & Planch. chascarrá. pategallina Anturio Anthurium andraeanum Linden Schefflera bogotensis Cuatrec. matamba Ceroxylon quindiuense (Karsten) Wendl. Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Hierba Hierba Liana Liana Hierba Hierba Arbol Arbol Arbol Liana Arbol Arbol Hierba Hierba Habito Schefflera multiflora Cuatrec.) Decne. palma bendita. Liana Palma Palma Palma Palma Palma Palma Arbol Palma Palma chúntaro Aiphanes lindeniana (H.) Oerst. pegibaye Bactris gasipaes Kunth Palma chonta. Stemmadenia grandiflora (Jacq.154 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Arecaceae Araliaceae Araceae Aquifoliaceae Apocynaceae Apiaceae Familia Spatifilo Rascadera.M.

Asteraceae

Asclepiadaceae

Aristolochiaceae

Arecaceae

Familia

Palma zancona, chuapo, palma rayadora
Palma crespa, gualte bola
Canastilla, bejuco carare, cestilla, contracapitana
Incensario, bejuco carare, canastilla
Bencenuco, lombricera, rejalgar
Bejuco lechoso
Vira-vira
Botoncillo
Yuyo, yuyo quemado, guaca, botoncillo
Jarillo
Chilco dulce
Altamisa
Altamisa ó Artemisa
Vira vira
Almoraduz, chilca amarga, gavilana, jarilla
Chilca

Socratea exorrhiza (Mart.) H. Wendl.

Wettinia kalbreyeri (Burret) R. Bernal

Aristolochia maxima Jacq.

Aristolochia ringens Vahl

Asclepias curassavica L.

Sarcostemma clausum (Jacq.) Schult.

Achyrocline bogotensis (Kunth) DC.

Acmella alba (L’Hér.) R.K. Jansen

Acmella repens (Walter) Rich.

Ageratina ampla (Benth.) R.M. King & H. Rob.

Ageratina tinifolia (Kunth) R.M. King & H. Rob.

Ambrosia cumanensis Kunth

Ambrosia peruviana Willd.

Archyrocline satureiodes (Lam.) D. C.

Austroeupatorium inulifolium (Kunth) R.M. King & H. Rob.

Baccharis bogotensis Kunth

Espino
Cadillo chipaco, amorseco, pega pega
Chicharrón, carrasposa

Barnadesia spinosa L.f.

Calea berteriana DC.

Dormidera-yuyo

Baltimora geminata (Brandegee) Stuessy

Bidens pilosa L.

Chilco, sanalotodo
Marucha, barzalito, chaparral de bestia

Baccharis pedunculata (Mill.) Cabrera

Baccharis tricuneata (L.f.) Pers.

Chilca

Baccharis nitida (Ruiz & Pav.) Pers.

Baccharis trinervis Pers.

Ciro, chilco
Chilco

Baccharis macrantha Kunth

Chilca

Baccharis latifolia (Ruiz & Pav.) Pers.

Sanalotodo

Bombona, barrigona

Baccharis brachylaenoides DC.

Palma colepato

Palmicha

Geonoma undata Klotz

Iriartea deltoidea Ruiz & Pav.

Palma ñonce

Geonoma weberbaueri Burret

Palmicha, asai, murrapo

Geonoma orbigniana Mart.

Nombre vulgar

Euterpe oleracea Mart.

Especie

Arbusto

Hierba

Arbusto

Hierba

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Hierba

Hierba

Hierba

Arbusto

Arbusto

Hierba

Hierba

Subarbusto

Liana

Hierba

Liana

Liana

Palma

Palma

Palma

Palma

Palma

Palma

Palma

Habito

M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S
Anexos

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

155

156

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

A L EXANDER VON HUMBOLDT

Asteraceae

Familia

Romero de páramo, Guasqüin, romero blanco
Frailejón
Frailejón
Guasca, pajarito
Cenizo, vira vira
Senecio
Carrasposa, botón blanco, cariaquito blanco
Guaco, contracapitana
Pauche, cocua, maguey
Arnica
Clavellino, bejuco tripa de vieja
Panque
Huashin, guasquin, chitacá, panque, romero
de monte

Diplostephium rosmarinifolius (Benth.) Wedd.

Espeletia occidentalis A.C. Sm.

Espeletia uribei Cuatrec.

Galinsoga parviflora Cav.

Gamochaeta americana (Mill.) Wedd.

Gnaphalium paramorum S.F. Blake

Melanthera nivea (L.) Small

Mikania guaco Bonpl.

Montanoa quadrangularis Sch. Bip.

Munnozia hastifolia (Poepp.) H. Rob. & Brettell

Mutisia clematis L.f.

Pentacalia andicola (Turcz.) Cuatr.

Pentacalia corymbosa (Benth.) Cuatrec.

Arboloco, escorsonero
Guacas, risaca
Jarilla
Camargo

Spilanthes ocymifolia (Lam.) A.H. Moore

Stevia lucida Lag.

Verbesina arborea Kunth

Arnica, sueldaconsuelda, arnica morada

Senecio formosus Kunth

Smallanthus pyramidalis (Triana) H. Rob.

Mulato, cenizo
Hierba de marrano, yerba de sapo

Pseudelephantopus spicatus (B.Juss ex Aubl) C.F. Baker

Pentacalia theaefolia (Benth.) Cuatrec.

Piptocoma discolor (Kunth) Pruski

Guasgüin, Huasaquin
Chonta morado pequeño

Pentacalia pulchella (Kunth) Cuatrec.

Basgüin, Guasgüin

Romero de páramo

Diplostephium revolutum S.F. Blake

Basquín, basgüin, guasquín, huasqüin

Amarguero amarillo

Critoniopsis bogotana (Cuatrec.) H.Rob.

Pentacalia guicanensis (Cuatr.) Cuatr.

Arbusto

Barbasco de lagartija

Clibadium sylvestre (Aubl.) Baill.

Pentacalia nitida (Kunth) Cuatrec.

Arbusto

Manrrubio, salvia, lavaplatos

Clibadium surinamense L.

Arbusto

Hierba

Hierba

Arbusto

Hierba

Hierba

Arbol

Liana

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Liana

Hierba

Arbusto

Liana

Subarbusto

Hierba

Hierba

Hierba

Roseta
caulinar

Roseta
caulinar

Arbusto

Arbusto

Arbol

Arbusto

Arbusto

Arbusto

Jarilla blanca

Arbusto

Chilca

Habito

Chromolaena perglabra (B.L. Rob.) R.M. King & H. Rob.

Nombre vulgar

Chromolaena laevigata (Lam.) R.M. King & H. Rob.

Especie

MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S
Anexos

Boraginaceae

Bombacaceae

Bixaceae

Bignoniaceae

Betulaceae

Berberidaceae

Familia

Ocobo blanco, roble
Chicalá, flor amarillo, chirlobirlo

Tabebuia roseo-alba (Ridl.) Sandwith

Tecoma stans Juss. ex Kunth

Arbol

Arbol
Arbusto
Arbusto

Nogal cafetero, moho
Rasgarropa, brazo negro
Gomo, biyuyo, caujaro
Quesero

Cordia alliodora (Ruiz & Pav.) Oken

Cordia cylindrostachya (Ruiz & Pav.) Roem. & Schult.

Cordia dentata Poir

Cordia panamensis L. Riley

Arbol

Arbol
Arbol

Ceiba, ceiba de tierra fría, palo santo

Spirotheca rhodostyla Cuatrec.

Arbol

Ceibo, guarabillo, majagua colorada

Arbol
Yuco, palo santo

Pachira speciosa Triana & Planch.

Arbol

Pseudobombax septenatum (Jacq.) Dugand

Mauricio, castaño, pan

Pachira aquatica Aubl.

Arbol

Arbol

Arbusto

Arbol

Arbol

Spirotheca codazziana Romero

Balso, balso real, palo de balsa
Castaño, ceiba de agua, cacao de monte

Ochroma pyramidale (Cav. ex Lam.) Urb.

Ceiba, chivecha, ceibo, cumaca
Zapote, chupa chupa

Ceiba pentandra (L.) Gaertn.

Matisia cordata Bonpl.

Achiote, achiote, achotillo

Arbol

Ocobo, flormorado, guayacan lila, roble
sabanero

Tabebuia rosea (Bertol) A.DC.

Bixa orellana L.

Arbol

Arbol

Arbol

Arbol

Chicalá, flor amarillo

Arbol

Arbol

Tabebuia ochracea (Cham.) Standl.

Gualanday, flormorado

Jacaranda caucana Pittier

Liana
Arbol

Floramarillo, guayacan amarillo

Curapín, nacedero, teterete

Delostoma integrifolium D.Don

Guayacán amarillo

Bejuco

Cydista aequinoctialis (L.) Miers

Liana
Arbol

Tabebuia guayacan (Seem.) Hems.

Totumo

Crescentia cujete L.

Liana

Tabebuia chrysantha (Jacq.) G.Nicholson

Chica

Arrabidaea chica (Humb. & Bonpl.) B. Verl.

Gualanday, acacia morada, cuní

Cherichao, galleta

Anemopaegma chrysanthum Dugand

Liana
Arbol

Chingalé, escobillo, pavito, madura platano

Calabacillo,matecillo, totumillo

Amphitecna latifolia (Mill.) A.H. Gentry

Jacaranda mimosifolia D. Don

Bejuco de amarre

Amphilophium paniculatum (L.) Kunth

Arbol

Arbusto

Arbusto

Habito

Jacaranda copaia (Aubl.) D. Don.

Aliso

Uñegato, espino, espuelo

Alnus acuminata Kunth

Espino

Berberis rigidifolia Kunth

Nombre vulgar

Berberis medellinensis L.A. Camargo

Especie

M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S
Anexos

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS

ALEXANDER VON HUMBOLDT

157

Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Arbol Arbol Arbusto Trattinnickia aspera (Standl. Caesalpiniaceae Cactaceae Naranjito Styloceras laurifolium (Willd. cedro riñon Cedrillo hojiancho. nazareno Algarrobo Cacomelote. Berger Opuntia ficus-indica (L. yosu. angelita. Dividivi de tierra fría Bauhinia purpurea L.) Sw. mapurito. Opuntia pittieri Britton & Rose Opuntia schumannii Speg.) Sarg. suscalión Brunellia acutangula Bonpl. patebuey Palo de cruz. almácigo. arizá. Brownea ariza Benth. rosa de monte Clavellino. salvio colorado Hierba alacran Nombre vulgar Tournefortia polystachya Ruiz & Pav. Caesalpinia spinosa (Molina) Kuntze Arbol Cañafistula. Arbol Arbol Lluvia de oro. Buddleja americana L.f. tuna amarilla.F. yotojoro Mammillaria columbiana Salm-Dyck Melocactus curvispinus Pfeiff. flor de pavo Dividivi. Brunellia propinqua Kunth Brunellia sibundoya Cuatrec. Arbol Arbol Arbol Arbol Cardón guajiro. cobre Stenocereus cf. ají Cabecenegro. Opuntia ficus-barbarica A. penca.) Kunth Buxaceae Arbol Patevaca. algarrobillo. trementino Bursera simaruba (L. tuna. naune. cañafistulo.) Mill. cañafistula Cassia fistula L. riñon Salvio. cirio Guacamayo. almanegra. griseus (Haw. Melocactus hernandezii Fern. tambor Cassia moschata Kunth Hymenaea oblongifolia Huber Hymenaea parvifolia Huber Schizolobium parahyba (Vell) Blake Arbol Arbol Arbol Cañafistulo rosado Cassia grandis L. bola espinosa Penca redonda Higo Higo Tuno Tuna. Buddleja bullata Kunth Hierba Arbol Penco. arracacho.158 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Riñón Cedrillo hojimenudo. Alonso & Xhonn. Brunelliaceae Quiche Tillandsia fendleri Gris Litamo real Draba litamo Uribe Verde y negro Tournefourtia scabrida Kunth Bromeliaceae Fruta de pava. cañafistola Algarrobo. quedo Gavilán Brunellia goudotii Tul. Heliotropum angiospermum Murray Especie Brassicaceae Boraginaceae Familia MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . matapuercos. Burseraceae Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbol Hierba Hierba Arbusto Arbusto Hierba Habito Burseraceae Buddlejaceae Indio desnudo. casco de vaca. Caesalpinia pulcherrima (L. indio en cueros Cedrillo.) Swartz Caraño.Macbr. Apuleia leiocarpa (Vogel) J. penca.) Buxb.

garrocho. yarumo Cecropia arachnoidea Pittier.) H. Chuque. fruta de burro Alcaparro grande Senna viarium (Little) H. Granizo Cadillón liso.S. cucaracho Senna pistaciifolia (Kunth) H. Juco Caryocaraceae Juco Sauco de monte Viburnum anabaptista Graebn. Olivo. Zinowiewia cf.C. aguaquín. Perrotetia multiflora Lundell Yarumo negro Cecropia angustifolia Trecul Cecropiaceae Cagüi.Irwin & Barneby Capacho. Couepia platycalyx Cuatrec.S. & Endl. Alcaparro enano Senna multijuga (Rich. bodoquero.) Pers. naranjito. flor amarillo.Irwin & Barneby Especie Caricaceae Caprifoliaceae Capparaceae Cannaceae Caesalpiniaceae Familia Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Hierba Hierba Hierba Arbol Arbol Arbol Arbusto Arbol Arbol Habito M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 159 . chisgua.Karst. flor amarillo Canna edulis Ker Gawl. Sauco Sambucus peruviana Kunth Viburnum cornifolium Killip & A. Alcaparro. bandera Vainillo. Dorancé. Guayacancillo Guarumo negro. azafrán Aserrinero Clethra fimbriata Kunth Rayado. Sm.S. almendrillo. matapalos Coussapoa villosa Poepp. martin galvis Senna reticulata (Willd. yarumo blanco Cecropia telenitida Cuatrec.) H.S. Irwin & Barneby Achira.S. silbo silbo Hedyosmum bonplandianum Kunth Caucho.) H. flor amarillo Senna spectabilis (DC. sagú Cañafistulo de altura. australis Lundell Guarumo blanco. genené Papaya. Clethra fagifolia Kunth Clethra lanata M.Irwin & Barneby Nombre vulgar Senna multiglandulosa (Jacq.Clethraceae Chrysobalanaceae Chloranthaceae Celastraceae Manzano colorado.) H. Martens & Galeotti Garcero Silbo-silbo. chucua Viburnum triphyllum Bentham Carica papaya L. papaya macho Caryocar glabrum (Aubl. Mazorquilla Hedyosmum crenatum Occhioni Cuchillo Granizo. Licania arborea Seem. Alfileres Cleome anomala Kunth Achira. rijua.Irwin & Barneby Canna indica L. Viburnum tinoides L. velero. almanegra Hedyosmum cumbalense H.Irwin & Barneby Capparis odoratissima Jacq. carbonero Estoraque blanco.f. chumbimbe Canna coccinea L. chiriguaco Licania macrocarpa Cuatrec. almizcle.S.

muchilero.) Lam. Combretaceae Lacre. cucharo.) Pers. batatilla. mancha amarilla Vismia baccifera (L. Hierba Hierba Hierba Arbol Arbol Arbol Arbol Encenillo Palma boba. tarralí Posadaea sphaerocarpa Cogn. Nombre vulgar Clethra rugosa Steyerm. chagualo Clusia multiflora Kunth Hypericum jaramilloi N. compadre bototo Chite. Encenillo hojiancho Caña agria. Chite Hypericum laricifolium Juss. Encenillo Sisibur. Palma boba Iraca. aceite. helecho árbol Weinmannia sorbifolia Kunth Cyathea arborea (L. punte lanzo Vismia guianensis (Aubl. guayacán amarillo Terminalia amazonia (J. Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Liana Liana Liana Liana Hierba Hierba Arbusto Liana Liana Arbol Arbol Arbol Arbol Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Palma boba Encenillo Cyathea caracasana (Klotzsh) Domin Encenillo rojo Weinmannia microphylla Kunth Weinmannia pubescens Kunth Guatila.) Exell Carate negro.) Domin Carludovica palmata Ruiz & Pav. macano. Especie Cochlospermaceae Clusiaceae Clethraceae Familia MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos .Gmel. Batata. cachicamo Arbol Arbol Manzano peludo Habito Calophyllum brasiliense Cambess.) Cuatrec.) Sw. Robson Gaque rosado Clusia grandiflora Splitg. chagualo. palmicha.160 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Cyperaceae Cyclanthaceae Cyatheaceae Cunoniaceae Cucurbitaceae Costaceae Cola de pato. Kyllinga brevifolia Rottb.) Triana & Planch. Don Cañagria Costus guanaiensis Rusby Weinmannia balbisiana Kunth Piñon Batatilla Ipomoea purpurea Roth Coriariaceae Coriaria ruscifolia L. tilia Costus scaber Ruiz & Pav. Majagua colorada. Encenillo peludo Calabazo o calabacín Cucurbita pepo L. lucaica Cyathea frigida (H. bototo. cida-papa Sechium edule (Jacq. Garcinia madruno (Kunth) Hammel Arbol Aceite de maria. carate.Karst. cidra. pepa de culebra Fevillea cordifolia L. Madroño Crucero. rocio Cochlospermum orinocense (Kunth) Steud.rapabarbo Chrysochlamys colombiana (Cuatrec. totora Fosforito Cyclanthus bipartitus Poit. Convolvulaceae Chipo. Weinmannia auriculata D. Gaque. cidrayota. caucho.) Sm. Weinmannia fagaroides Kunth Jabilla. bejuquillo Ipomoea batatas (L.F.

C. Trenzillo Junco Schoenoplectus californicus (C. St. Arbusto Croton bogotanus Cuatrec. Arg.) DC. ex Willd. chirriador rojo. cadillon achiotillo.Arg. Hierba Alchornea triplinervia (Spreng. Murillo Reventadera Pernettya prostrata (Cav. esmeraldo Cavendishia cordifolia (Kunth) Hoerold Pelayo.) Maxon Dioscorea coriacea Humb. drago. Arbol Arbusto Codiaeum variegatum (L. pega mosco Bejaria resinosa Mutis ex L. cacagüito. Curatella americana L. Helecho Lindsaea stricta (Sw. cadillón. & Endl. Cola de caballo gigante.) Hyl. campano Vallea stipularis L. Tote Rhynchospora nervosa (Vahl) Boeck. drago. Karst. cacay. uvo Macleania rupestris (Kunth) A. Ñame montañero Dioscorea lehmanii Uline Arbol Cardo de páramo Guatamo Hierba Hierba Arbusto Hierba Hierba Habito Paepalanthus columbiensis Ruhland Chaparo. uvito de monte Cavendishia pubescens (Kunth) Hemsl.f. inchi.f.) Hoerold Arbol Arbol Reventillo Pega pega. Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Sangregao. carcomo. tacay Uvito de monte Cavendishia bracteata (Ruiz & Pav. Liana Liana Alchornea glandulosa Poepp. coral.Euphorbiaceae Eriocaulaceae Ericaceae Equisetaceae Elaeocarpaceae Dryopteridaceae Dioscoreaceae Dilleniaceae Dennstaedtiaceae Cyrillaceae Cyperaceae Familia Arbol Arbol Balso. Smith Croto Uvo peludo. mosquero Hierba Arbusto Botón de cosaco Mortiño. Uva de anís. & Bonpl.Meyer) Soják Nombre vulgar Purdiaea nutans L. marcelo Sloanea zuliaensis Pittier Hierba Alchornea latifolia Sw. Caryodendron orinocense H.) A. drago Sangregao. Juss. Carbonero Bejaria aestuans L. Arbol Hierba Alchornea grandiflora Müll.A. Uva camarona. Helecho Tectaria plantaginea (Jacq. chaque. chumico. Arg. agraz Vaccinium meridionale Sw. peralejo Helecho marranero Pteridium arachnoideum (Kaulf.) Dryand.-Hil. fresno. ex J.) Maxon Algodoncillo Helecho de monte Dryopteris wallichiana (Spreng. sángrio Croton cupreatus Croizat Croton funckianus Müll. Arbol Arbusto Conceveiba santanderensis J. Especie M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 161 .) Müll. Arbol Hierba Algodoncillo hojiancho Cola de caballo Equisetum bogotense Kunth Algodón. mazamorro Raque. canutillo Equisetum giganteum L. anis.

Arbol Chuguacá colorado Sangregao. sangregao Desmodium campyloclados Hemsl. drago. granadillo. chochito indio. pega-pega Chocho. lechero. onca Phyllanthus stipulatus (Raf. pisquín Manteco. Centrolobium paraense Tul.Arg.Rich.congo. chiroso. negrillo Uña de gato Pica pica. Chocho de árbol. amarillo. masano.) G.) Schinz & Thell Capote. cachimbo. sangregrado Croton lechleri Müll. cámbulo. drago. Nombre vulgar Croton gossypiifolius Vahl. chuguacá. Arbol Balú. candelero. pícapica Machaerium capote Triana ex Dugand Mucuna mollis (Kunth) DC.Webster Sapium laurifolium (A. Dussia macroprophyllata (Donn Sm. chocho de bejuco Guamuche. Machaerium floribundum Benth. búcaro. motilón Drago. guacamayo Croton smithianus Croizat Phyllanthus acuminatus Vahl Grado Croton pungens Jacq. pulga Guayacán hobo. Especie MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . Arbol Arbol Barbasco. Arbol Arbol Hyeronima rufa P. bagatá.F. barbasquillo Granadillo.) O. drago. Erythrina poeppigiana (Walp. Arbol Mulatón. balaustre colorado Sapan. lechero. ojo de buey. Clathrotropis brachypetala (Tul. Indigofera suffruticosa Mill. Arg. chochitos Añil Minás. ortegón Hyeronima duquei Cuatrec. maiz tostado Chiripique. Cook. sangre de drago Habito Hyeronima macrocarpa Müll Arg. croto. celedonia chirriador.) DC. bolombolo. mantequillo Cauchillo serrano.) Kleinhoonte Dalea coerulea (L. barbasquillo.f. altramuz Lupinus bogotensis Benth. teñidero Barbasquillo. chachafruto.Arg. Tretrorchidium boyacanum Croizat Abrus precatorius L. ojo de venado Ojo de buey. coacha. Mosquero. cantagallo Erythrina fusca Lour. sangregao. lechudo Hojarasco Chocho.) Griseb. Sapium stylare Müll. Mucuna pruriens (L.Franco Sangrio. ferro. carbonero. colorado. Albizia carbonaria Britton Andira inermis (W. Wright) Kunth ex DC. mulato Hyeronima huilensis Cuatrec. Chocho.162 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Fabaceae Euphorbiaceae Familia Arbusto Liana Cedrito de tierra fria. pisamo Erythrina rubrinervia Kunth Arbol Cachimbo.L.) Harms Arbol Arbol Arbol Arbol Liana Arbusto Arbusto Arbusto Hierba Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Phyllanthus salviifolius Kunth Candelo. búcaro. frijol nopaz Erythrina edulis Triana ex Micheli Liana Liana Liana Arbol Subarbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Panecito. guacamayo Croton magdalenensis Müll.

Mazorca de agua. espino. Platanillo Heliconia wagneriana Petersen Trichomanes diaphanum Kunth Platanillo Platanillo Heliconia spathocircinata Aristeg. & Linden ex Triana & Planch. & Rendle Especie Hierba Hierba Hierba Arbol Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Arbol Arbol Arbol Arbol Hierba Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbol Liana Habito M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 163 . roble blanco Peonío. Mora Rodamonte. ex Sadeb. rascadera. Chitató. cochinito. Trichomanes elegans Rich. siete capas. Duraznillo. guayacán Casearia tachirensis Steyerm. Escallonia floribunda Kunth Ondequera.) Tr. pionío Ormosia tovarensis Pittier Abatia parviflora Ruiz & Pav. cacho de venado Xylosma spiculiferum (Tul. Roble. Corono. chirlobirlo. Heliconia marginata (Griggs) Pittier Heliconia orthotricha L.) Pers. Escallonia myrtilloides L.) Roem. & Schult. jarillo Hueso liso.) Jacks. peonío. majagüillo Muntingia calabura L. manzano Helecho Billia columbiana Planch. chocho Quercus humboldtii Bonpl. cuasa.f. doncella Suerpo. cedrón. Tibar. chiriador.f. cobalongo.f. Heliconia velutina Andersson Platanillo Platanillo Heliconia rostrata Ruiz & Pav. cucaracho Kohleria spicata (Kunth) Oerst. timbar Escallonia paniculata (Ruiz & Pav. cerezo. Platanillo Platanillo Heliconia psittacorum L. hoja de pantano Macle de tierra fria. palo blanco Casearia corymbosa Kunth Chocho. hueso Hasseltia floribunda Kunth Caracola roja. Cariseco. peonio Ormosia coccinea (Aubl. Ojo de venado. chilco colorado Gunnera schultesii L.E. loqueto Escallonia pendula (Ruiz & Pav. caracola. chilco colorado. Tibar. Heliconia stricta Huber Platanillo Heliconia schumanniana Loes. Chocho. pagoda. Heliconia acuminata Rich. & Pl. ojo de buey Ormosia amazonica Ducke Nombre vulgar Mucuna sloanei Fawc. Andersson Helecho Helecho Trichomanes diversifrons (Bory) Mett.Hymenophyllaceae Hippocastanaceae Heliconiaceae Haloragaceae Grossulariaceae Gesneriaceae Flacourtiaceae Fagaceae Fabaceae Familia Platanillo Platanillo Platanillo Platanillo Heliconia chartacea Lane ex Barreiros Heliconia hirsuta L.

) G. jujure Botón negro Mastranto Salvielugo Estoraque Laurel blanco. papelillo Maraco. coco abarco Persea mutisii Kunth Cariniana pyriformis Miers Arbol Arbol Arbol Arbol Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Junco. Nishida Ocotea calophylla Mez Ocotea smithiana O. Couroupita guianensis Aubl. Hyptis capitata Jacq. sabaleto. trompito Lafoensia acuminata (Ruiz & Pav. chipo. guayacan amarillo.164 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Malpighiaceae Lythraceae Loranthaceae Lecythidaceae Lauraceae Lamiaceae Juncaceae Juglandaceae Arbol Arbol Junco. azulito. arrayán. Schmidt Persea ferruginea Kunth Arbol Arbol Arbol Coco cabuyo. esparto Juncus effusus L. bala de cañon. Esterilla Orthrosanthus chimboracensis (Kunth) Baker Iridaceae Chulo. chaparral Adenaria floribunda Kunth Arbusto Arbol Hierba Hierba Arbusto parasito Pajarito.) DC. lavaplatos. Hyptis brachiata Brig. Beilschmiedia tovarensis (Meissner) Sa. Hyptis colombiana Epling Lepechinia bullata (Kunth) Epling Beilschmiedia pendula (Sw. moradita. tapa tata. Knuth Gaiadendron punctatum (Ruiz & Pav. cedro nogal Fito azul Sisyrinchium tinctorium Kunth Hierba Hierba Arbol Hierba Habito Juglans neotropica Diels Espadilla Sisyrinchium micranthum Cav.) DC.sanalotodo Guayacán. coralito. esparto Poleo Botoncillo Mastranto. carguero. zapato Tagua. injerto Phthirusa pyrifolia (Kunth) Eichler Arbusto parasito Arbol Arbol Aguacatillo blanco. Arbusto Guayabillo pequeño. fono. ciruela de fraile Moradita. castaño Coquillo. cedro negro. aguacatillo Abarco.) Hemsl. laurel Calabazo Aguacatillo colorado Juncus ramboi Barros Clinopodium brownei (Sw. Ciruelo.) Kuntze Hyptis atrorubens Poit. platero Couratari guianensis Aubl. jagüillo Calatola columbiana Sleumer Icacinaceae Helecho Nombre vulgar Trichomanes membranaceum L. Eschweilera bogotensis R. Cuphea micrantha Kunth Bunchosia armeniaca (Cav.Don Hierbabuenilla. Especie Hymenophyllaceae Familia MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . Hierba Nogal. hiedra. quincharita Cuphea ciliata Ruiz & Pav. melcocho. amarillo tara Amarillo susca.

Especie Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbusto Arbusto Hierba Hierba Arbusto Habito M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 165 .) Cogn.) Willd. bilibil. & Naudin Tuno roso Centronia brachycera (Naud.) Triana Miconia theaezans (Bonpl. Karst. mortiño Guayabo. Sietecueros rojo Tibouchina grossa (L. Muche. casupo Calathea luthea Schult. Cedrillo. Ruagea glabra Triana & Planch. Chocho Yopo Anadenanthera pavonina L. Anadenanthera peregrina (L. quebroll Tuno rosado Meriania macrophylla (Benth.) Cogn. quebrollo. Tibouchina urvilleana (DC. mestizo.) Speg. Albizia carbonaria Britton Cedrillo.) De Candolle Tuno esmeraldo Mayo Blakea granatensis Naudin Miconia squamulosa (H. guayabo de monte Bellucia pentamera Naudin Niguito. plato Cedrillo Trichilia pallida Sw. cerezo Guarea guidonia (L.f. Cedro cebollo. mantagorda Meriania nobilis Triana Malba Calathea crotalifera Watson Nombre vulgar Sida rhombifolia L.Mimosaceae Meliaceae Melastomataceae Marantaceae Malvaceae Familia Mayo. lobo. Bihao. carbonero.) Triana Niguito Tuno rosado. siete cueros Moradito Siete cueros Tibouchina lepidota (Bonpl.f. Nispero. mortiño. cedro de altura. ex D. peladiyo.) Baillon Tibouchina lindeniana Cogn. guayabo de pava Bellucia grossularioides (L. cedro de montaña Angelito. tuno Axinaea macrophylla (Naudin) Triana Miconia notabilis Triana Caña agria Arthrostemma ciliatum Pav. ex Triana) Triana Guayabo de pava. Don Miconia lehmannii Cogn. saltón Bucquetia glutinosa (L. mayo Meriania longifolia (Naudin) Cogn. Amarrabollo Bihao.) Triana Tuno blanco San juanito. carbonero de sombrio Choco Acacia farnesiana (L. Monochaetum myrtoideum Bonpl.) Cogn. Trichilia hirta L. Charne. palo tigre cedrillo. caratero.) Sleumer Cedrela montana Moritz ex Turcz. Bayo Acacia glomerosa Benth.

quiebrajacho Calliandra pittieri Standl. escobilo. Ficus gigantosyce Dugand Ficus insipida Willd.) Griseb Arbol Mimosa pudica L. tiraco Arbol Pithecellobium longifolium (Humb. adormidera sensitiva Orejero. Congolo. tabaco Ame hojiancho Doncello. naumo. Guamo.) Fawc. Especie MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . raspayuco Chloroleucon mangense (Jacq. Arbol Inga vera Willd. Nombre vulgar Calliandra angustifolia Spruce ex Benth. Ficus andicola Standl. Arbol Arbol Guamillo. sande Brosimum utile (Kunth) Pittier Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Guáimaro Arbol vaca Brosimum alicastrum (Pitt. Arbol Arbol Achí. Boldo. Carbonero.) Steud Liana Arbol Dormidera. Guamo Inga densiflora Benth. quivechí Higuerón. higuerón Higuerón. Pseudosamanea guachapele (Kunth) Harms Samanea saman (Jacq.166 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Moraceae Monimiaceae Mimosaceae Familia Arracacho. Carbonero rojo Habito Inga spectabilis (Vahl. cumacama. azabache. Brosimum lactescens (S. dormilon Enterolobium cyclocarpum (Jacq. pelacara Caucho sabanero.) Standl. matapalos. lechero. guamo playero Zygia latifolia (L. sanaguaro Igua.) A.) Britton & Rose Arbol Arbol Guamo copero. & Rendle Guamo Angarillo. igua amarillo. limón romadizo. & Bonpl. campano. Arbusto Arbol Arbol Siparuna radiata (Poepp. ex Willd. manto.) Benth. trupillo. Arbol Arbol Arbol Pithecellobium lanceolatum Benth. gallinero. guayacan blanco Matarratón Gliricidia sepium (Jacq. guamo machete Carbonero. bejuco cadeno Entada gigas (L.) Berg. calliandra Calliandra carbonaria Benth. guamo churimo Inga marginata Willd. DC.) Fawc. guaba Inga edulis Mart.) Merr. Berg Limoncillo Arbol Arbol Limoncillo Siparuna guianensis Aubl. bejuco parta. cují negro Prosopis juliflora (Sw. & Endl. limoncillo Peumus boldus Molina Arbol Saman.) DC. quiebrahacho. & Rendle Arbol Payandé bobo.C.) Willd. Arbol Arbol Hierba Guamo Inga cocleensis Pittier Payandé. chiminango. Moore) C. damagua Clarisia racemosa Ruiz & Pav. Pithecellobium dulce (Roxb. caracaro. Marimá.

moral Maclura tinctoria (L. espadero Caucho. Caucho Ficus tequendamae Dugand Nombre vulgar Ficus maxima Mill.Macbr. lechero Ficus tonduzii Standl. Especie Hierba Hierba Hierba Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbusto Arbusto Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Habito M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 167 .F.) J. Calyptranthes bipennis O. corbón. guayabo Damagua.Oxalidaceae Orchidaceae Onagraceae Myrtaceae Myrsinaceae Myricaceae Moraceae Familia Huesito Geissanthus bogotensis Mez Orquidea Acedera Odontoglossum ramosissimum Lindl.) Standley Myrcia cucullata O. Berg. sarrapio Pseudolmedia laevis (Ruiz & Pav. laurel Laurel de cera Morella pubescens (Humb. Berg Guayacan. cucharo blanco Caucho del tequendama Myrsine coriacea (Sw. Vaugh Arrayán. manetco. Berg Cauchillo de loma. copey de tierra fría Ficus velutina Humb. arrayán guayabo Myrcianthes rhopaloides (Kunth) McVaugh Psidium guineense Sw. ex Willd. clavo amarillo Aguadija Ludwigia peruviana (L. Myrcia paivae O. Hara Zarcillejo Fuchsia venusta Kunth Odontoglossum lindenii Lindl. lechechiva. gayaba de monte Dinde. Karst. ex Willd. & Bonpl. & Schult.) Kuntze Higuerón. Caucho Ficus trigona L. Eugenia florida DC. Myrsine guianensis (Aubl. guáimaro Pseudolmedia laevigata Trécul Arrayán. guayabillo.) Cuatrec. & Bonpl. Oxalis corniculata L.) R. queso fresco Morus insignis Bureau Guayaba. Guayabete. majagua.) Wilbur Myrcia popayanensis Hieron. Cucharo.f. yumbá Pseudolmedia rigida (Klotzsch & H. Clavito. ex Steud. Arrayán negro Arrayan Myrcianthes rhopaloides (Kunth) McVaugh Arrayán común Myrcianthes leucoxyla (Ortega) Mc. Guayaba Chovo Psidium caudatum McVaugh Psidium guajava L. Arrayán Lecheperra. Br. lechoso Perebea xanthochyma H. Cucharo colorado. ex Roem. caucho. espadero. caucho Poulsenia armata (Miq. Karst. limorana.) H.) D. caucho.) Parra-O Arrayán Lechero plomo. Laurel de cera Morella parvifolia (Benth. chagualo.Don. Salvio lechoso.

Knuth Nombre vulgar Papaveraceae Especie Oxalidaceae Familia MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . Piper crassinervium Kunth Arbusto Arbusto Arbusto Cordoncillo Hierba Hierba Piper bogotense C. carrizo Chusquea latifolia L.) Poir. Arbusto Cordoncillo Piper subnitidum C. albarracín.DC. Curuba Granadillo Passiflora ligularis Juss. Liana Liana Liana Liana Arbusto Hierba Habito Peperomia macrostachya (Vahl. Liana Liana Peperomia subspathulata Yunck. Piper obliquum Ruiz & Pav.) Harms Passifloraceae Trompeto. celedonia. antusara Phytolacca rivinoides Kunth & C. Passiflora mollissima (Kunth) L.D. Hierba Hierba Hierba Arbusto Santa María Cordoncillo Piper peltatum L. Bailey Curubo de monte Passiflora cumbalensis (H.) A. Calamagrostis effusa (Kunth) Steud. Granadilla Passiflora quadrangularis L. Granadillo Passiflora nitida Kunth Curubo Passiflora mixta L.Bouché Cordoncillo Guaba Phytolacca octandra L. curador Bocconia integrifolia Bonpl.168 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Poaceae Piperaceae Phytolacaceae Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Cordoncillo Cordoncillo Cordoncillo Piper lacunosum Kunth Piper macrotrichum C. Hierba Hierba Piper arboreum Aubl. Clark Chusquea scandens Kunth Hierba Cola de caballo Paja blanca. Guaba Phytolacca icosandra L. altusara. paja lisa Andropogon bicornis L.f. Dietr. Piper aduncum L. Karst. Canelo Curubo domestico Passiflora tripartita (Juss. Hierba Hierba Guaba morada.H. Arbusto Chusque Chusque.G. Piper phytolaccifolium Opiz Arbusto Cordoncillo. Acedera Oxalis integra R. Hierba Cordoncillo Guagua.DC. hierba culebra Phytolacca bogotensis Kunth Liana Hierba Hierba Anamú Petiveria alliacea L. Canelon Peperomia inaequalifolia Ruiz & Pav. rodilla de pollo Cordoncillo Piper calceolarium C. cola de ratón. árbol de la bella sombra Phytolacca dioica L. Ombu.DC.DC. paja de paramo.

Varasanta. caña brava.) de Laub.Beauv. pino criollo Chaquiro. mortiño Mortiño Mortiño. Rosaceae Rhamnaceae Proteaceae Ojo de perdiz.f) D.Don ex Lambert Prumnopitys harmsiana (Pilg. Yolombo. aguacate silvestre. Sporobolus indicus (L. pino romeron Pino hayuelo Guaguito Rhipidocladum harmonicum (Parodi) McClure Spartina patens (Aiton) Muhl.) R. & Karst. momozinha. chaquiro. popo Rhipidocladum geminatum (McClure) McClure Hierba Grama común. palo de santa maria Bejuco coronillo Polygala paniculata L. mentolito Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Arbol Hierba Hierba Arbol Arbusto Hierba Guaguito. espino Roupala obovata Kunth Rhamnus pubescens Poir. Hierba Alegria del duende.) Pittier Verdolaga. chaquiro Pino colombiano.Br. lengua de ciervo Campyloneurum repens (Aubl. Olyra latifolia L. pitillo Arbol Hierba Hierba Caña flecha.) P.) C. Stipa ichu (Ruiz & Pav.) de Laub. Monnina phytolaccifolia Kunth Muehlenbeckia tamnifolia (Kunth) Meisn. manzanito. Prumnopitys montana (Humb. pino silvestre Pino chaquiro. grama. ex Willd. Carrizo. Monnina aestuans (L. tinto chiquito Arbusto Arbol Arbol Arbol Hierba Hierba Hierba Hierba Hierba Gaita. Triplaris americana L.) Kunth Retrophyllum rospigliosii (Pilg. pino de pacho.Arbol Arbol Gaita Esparto Paja de grama. Nombre vulgar Guadua angustifolia Kunth Especie Polypodiaceae Polygalaceae Podocarpaceae Poaceae Familia M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 169 . carnefiambre Panopsis suaveolens (Kl. verdolaga grande Portulaca oleracea L. uyamo Roble haya.C. mero Colorado. Portulacaceae Calagualita angosta. horo. grama blanca Paspalum conjugatum Bergius Hierba Hierba Panicum pilosum Sw. queñua. Podocarpus oleifolius D.Presl. pino colombiano. quino rojo Hesperomeles glabrata Kunth Hesperomeles goudotiana (Decne) Killip Polylepis quadrijuga Bitter Condalia thomasiana Fernández Alonso Hesperomeles ferruginea (Pers.N.) Benth Gurrumay. & Bonpl. cabo de hacha Mote. pino real. gramote Paja blanca Pino romeron. canchalagua.) C. Guadua. bambú nativo Gynerium sagittatum (Aubl. Page Podocarpus guatemalensis Standl. carrizo Habito Ichnanthus panicoides P. Beauv.

guamo loro. azuceno. Arbusto Nertera granadensis (Mutis ex L. tomatillo. f.) Steyermark Zanthoxylum monophyllum (Lam. huitillo Jagua. Dodonea viscosa Jacq. huito. baboso. coral Galium hypocarpium (L. ex Griseb Palicourea thyrsiflora (Ruiz & Pav. canalon Habito Ladenbergia macrocarpa (Vahl) Klotzsch Arrayán umate Prunus integrifolia (C. Arbol Arbusto Palicourea lineariflora Wernham Quina. tara Arbol Calabacillo hojimenudo Meliosma quercifolia Idrobo Meliosma violacea Cuatrec. baboso. mestizo. amarillo Mopamopa Elaeagia pastoensis L. Arbol Arbusto Amargo. Coralito Hamelia patens Jacq.M. barcino Prunus villegasiana Pilg. quino. ex Mutis) L. Arbol Azuceno Botumbo. quinocero Elaeagia utilis (Goudot) Weedd. Arbusto Cafeto de monte Bejuco.Wilson Ipecacuana Naunape. Gmelin Hierba Tachuelo. Calabazo. quino Morón Silvestre Rubus bogotensis Kunth Arbol Arbol Ladenbergia oblongifolia (Humb. anís. piedro Guacharaco.Berg) Burret Quina amarga. juino. uña de aguila Simira cf. quino rojo Cinchona pubescens Vahl. & Schult.) P. barcino. chanámo Guacharaco.) Stokes Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Llorón Isertia laevis (Triana) B. quincho Psychotria ipecacuanha (Brot. cordifolia (Hook. Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbol Babillo. paraguatán. Arbol Meliosma bogotana Steyerm. quino.) J. doncel. Nombre vulgar Prunus buxifolia Koehne Especie MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . Arbusto Frutepava.F.170 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS A L EXANDER VON HUMBOLDT Sapindaceae Sabiaceae Rutaceae Rubiaceae Rosaceae Familia Arbol Arbusto Hayuelo.f. calabazo Arbol Arbusto Calabacillo hojiancho.) DC.Presl) Walp. babillo. brujita. Canelón. Andersson Truco. Boom Arbusto Arbusto Posoqueria latifolia (Rudge) Roem. fruta de murcielago. duraznillo. Crestegallo. barbas de gallo Uncaria guianensis (Aubl. yolombillo. babillo. naranjuelo. huesito Guettarda crispiflora Vahl Liana Arbol Calabacillo. yerba de sapo Quina. coropo. & Idrobo Cupania cinerea Poepp. árbol de tinta Genipa americana L.) Endl.calabazo Warszewiczia coccinea (Vahl) Klotzsch Liana Arbol Meliosma arenosa Idrobo & Cuatrec.) Druce Guayabillo grande.E. quino rojo. azuceno Cinchona officinalis L. Mora Corales. naranjuelo Uña de gato. arrayán Calycolpus moritzianus (O. cafeto. mestizo Cupania americana L.

Toronja de monte Lulo grande Cucubo Mermelada Solanum ovalifolium Dunal Solanum quitoense Lam. & J.) Miers Estramonio Sirigüe. jazmin de noche Borrachero rojo.Don Hoja de mono. cucubo. Uña de gato. gallinazo panga Solanum betaceum Cav. pepo. Jaboncillo. cedro blanco. Sturm Arbol Arbol Selaginellaceae Cola de pescado Schizaea elegans (Vahl) Sm. Especie Scrophulariaceae Schizaeaceae Sapotaceae Sapindaceae Familia M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 171 .f.W. Caimo de monte. Pouteria baehniana Monach. caimo y caimo colorado Arbol Arbol Arbol Habito Scoparia dulcis L. caimo Chrysophyllum auratum Miq. tomate silvestre Yerba de mora. Smilax floribunda Kunth Tara. guayacana de Bogotá Cestrum tomentosum L. Arbol Liana Arbusto Indigena.) Miers Naranjilla. Nombre vulgar Melicoccus bijugatus Jacq.) D.Solanaceae Smilacaceae Simaroubaceae Tinto Jazmin de noche Cestrum coriaceum Miers. atacorral. papelillo Simarouba amara Aubl. mamón Sapindus saponaria L. Zarzaparrilla. zarzaparilla. marfil. culantrillo Carrán colorado. caballero de la noche. tomate silvestre. chiricaspi Brunfelsia grandiflora D. tinto Borrachero blanco. amargo. parapara Chrysophyllum cainito L. mamoncillo. Tomatillo. Solanum nigrum Sendt. caco castañete. quina Picramnia latifolia Tul. campano Solanum circinatum Bohs Arbusto Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Tomate de monte. Solanum sessiflorum Dunal Solanum sycophanta Dunal Streptosolen jamesonii (Benth. maduraverde Caimo blanco. Bejuco espuelo.) Bercht. azafran de tierra. Cestrum nocturnum L. Borrachero Brugmansia suaveolens (Willd. cacao sabanero Brugmansia candida Persoon Cestrum parvifolium Willd.DC. tachuelo Lulo. Hierba Hierba Hierba Selaginella exaltata (Kuntze) Spring Helecho Schizaea poeppigiana J.Don Datura stramonium L. Presl Tinto. Arbusto Corazón de pollo Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Liana Liana Liana Iochroma fuchsioides (Bonpl. floripondio Brugmansia sanguinea (Ruiz & Pav. Escobo. caimito. campanilla. chambimbe. bejuco canasto Smilax tomentosa Kunth. zarzaparrilla Smilax aequatorialis A.

Arbol Arbusto Escobo. camoruro Sterculia apetala (Jacq.) Harms. Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Arbol Arbol Arbol Arbol Arbol Habito Luehea seemannii Triana & Planch. ex Wedd. & Loes. Petrea rugosa Kunth Stachytarpheta mutabilis (Jacq. camajurú. malágano.) Vahl. suerpo Urera caracasana (Jacq. Keng Cerezo Estoraque Styrax leptactinosus Cuatrec.) Griseb. Cogote. Jacks. galleta Apeiba aspera Aubl. palo blanco.) Karst. Br. Junca Arbol Hierba Arbol Arbol Arbusto Hierba Arbusto Arbol Arbusto Arbusto Arbusto Arbusto Hierba Hierba Typha domingensis Pers. rajate bien Petrea cf.) B. Nombre vulgar Turpinia heterophylla (Ruiz & Pav. majaguo.E. zurrumbo. hierba luisa. Arbol Arbol Trichospermum colombianum (Cuatrec.) Moldenke Aloysia triphylla (L´Hér. Especie Tropaeolaceae Tiliaceae Thymelaeaceae Theaceae Symplocaceae Styracaceae Sterculiaceae Staphylaceae Familia MONITOREO DE LOS ECOSISTEMAS ANDINOS 1985/2005: SÍNTE S I S Y P E R S P E C T I V A S Anexos . palo blanco. rabo de alacran Aceituno. estoraque Styrax trichocalyx Perkins Arbusto Ortiga blanca.) N. ortiga negro Tabaquillo. garbancillo Pronto alivio.f. amarillo. Freziera sericea Kunth Camajon.f. Citharexylum subflavescens Blake Tabaco Aegiphila bogotensis (Spreng. Junca Typha angustifolia L. Salvio blanco. ortiga morada. Cidron.) Blume Ulmaceae Florazul. aliso. Te de bogotá. trompo Guácimo negro. Espino. cruceto. saca ojo blanco Lippia hirsuta L. cargadero. curalotodo Duranta mutisii L. ortiga. caregato.) H. guacimillo. chaparro.172 A L EXANDER VON HUMBOLDT INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS Estoraque colorado. rey Gordonia fruticosa (Schrad. balso blanco. chaparrito Azulito. yerba luisa Cajeto. pringamoza dientona Urera baccifera (L. Typhaceae Liana Typhaceae Cubios Cadillo Tropaeolum tuberosum Ruiz & Pav. pubescens Turcz. majagüito Trema micrantha (L.) Gaudich. Lippia alba (Mill. Verbenaceae Urticaceae Hierba Verraquillo.) Gürke Ahuyamo Guazuma ulmifolia Lam. chicharron Petunia de monte. molenillo Peine mono. palo bobo Heliocarpus americanus L. guayuyo Triumfetta bogotensis DC. Granado Trompo Ternstroemia meridionalis Mutis Daphnopsis bogotensis Meisn. uruapa Aegiphila integrifolia (Jacq.) Kosterm Balso blanco. Vitex cymosa Bertero ex Spreng. chaparrito. Arbol Arbusto Guacimo colorado. gallinazo. majagua de toro Symplocos theiformis (L.) Britton Pringamosa.D.

Hierba Murrapo. mocuito.) Maas Arbol Arbol Arbol Arbol Liana Hierba Hierba Arbol Habito Renealmia ligulata Maas Ajicillo de paramo. papelillo Cissus verticillata (L. totumillo. platanillo Conopio. Hierba Hierba Berebere Renealmia thyrsoidea (Ruiz & Pav.) Poepp. guayacán extranjero Guaiacum officinale L.) Eichler Viscaceae Violeta Viola odorata L.Cucharo. dormilón. aceituno Vitex orinocensis Kunth Nombre vulgar Violaceae Especie Verbenaceae Familia M O N I T O R E O D E L O S E C O S I S T E M A S A N D I N O S 1 9 8 5 / 2 0 0 5 : S Í N T E S I S Y P E R SP E C T I V A S Anexos INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT 173 . Botagajo. Jarvis Vochysia duquei Pilg. canelo de monte Saladillo blanco. gomo.) Nicolson & C. surca Renealmia alpinia (Rottb. palosantillo Vochysia ferruginea Mart.f. canopio. manteco. Guarataro.E. Drimys granadensis L. & Endl. Pajarillo Zygophyllaceae Zingiberaceae Winteraceae Vochysiaceae Agraz Phoradendron crassifolium (Pohl ex DC. barroso Vochysia lehmannii Hieron. Vitaceae Artesanal Toxico Alimento Industrial Categorias Combustible Construcion Melifera Medicinal ornamental Cultivadas Arbol Guayacan de playa.

.

D.C.Colombia .732 0169 Calle 28A No. .co Bogotá.humboldt.Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt Claustro de San Agustín Villa de Leyva.co publicaciones@humboldt. Boyacá Teléfonos (578) 732 0164 . 15-09 PBX: (571) 320 27 67 www.org.org.