You are on page 1of 7

Aproximación al concepto de implicación estudiantil

1.1 I ntrod ucción
En los últimos años son múltiples las reflexiones, estudios, políticas y programas que
tratan de responder a desafíos urgentes en la etapa de la Educación Secundaria
Obligatoria (ESO) tales como el bajo rendimiento académico, los bajos resultados, el
fracaso escolar o el abandono de los estudios a edad temprana (es decir, sin concluir la
etapa). Si bien es indudable la influencia de diferencias demográficas, políticas,
económicas, sociales y culturales existentes entre los países, también se puede constatar
una preocupación común por la permanencia y el compromiso con el aprendizaje en
todos ellos, y especialmente en torno a la etapa de los 12 a los 18 años (la de la ESO y
la Educación Secundaria Post Obligatoria), bastante coincidente aproximadamente en
muchas países (aunque con matices en su denominación y años) con el término
Secundaria. Este interés por abordar el absentismo, el abandono escolar temprano o los
problemas de convivencia y disciplina escolar ha despertado en los últimos años un gran
interés por la implicación, un aspecto estrechamente vinculado a los anteriores, tanto
como factor que explica dichas problemáticas (cuando hay ausencia de la misma) como
alternativa, si se consigue potenciar. Esto viene explicado también por la indudable
evidencia de un siempre presente porcentaje de alumnado en los centros educativos que
muestra un fuerte desinterés o desenganche respeto al proceso de aprendizaje.
Según refiere González (2010) en el estudio de la implicación intervienen diferentes
puntos de vista, es decir, que se ha abordado el tema desde enfoques sociológicos,
psicológicos, curriculares, pedagógicos u organizativos. Cada enfoque desemboca en
consecuencias concretas e importantes para los centros educativos, que habitualmente se

Steimberg et al (1996. socológica. . el término implicación se ha utilizado a menudo con atributos diferentes y con poca precisión. en contraposición a desafección o desenganche (aspecto tampoco clarificado). y se resaltarán algunos aspectos en relación a lo que hasta ahora se ha desarrollado en torno al tema de implicación y aquello que es necesario abordar en un futuro. varios autores (Appleton et al. abandono por parte del alumnado etc. 2010. Partiendo de esa pluralidad.) coinciden en su falta de precisión ya que comprende aspectos y componentes diferentes que no han llegado aun a consenso. absentismo. No obstante. cit. se tratará de exponer algunos aspectos relevantes en torno a la conceptualización del término implicación y sus dificultades. En el presente trabajo nos referiremos a la implicación también con otros términos como compromiso o enganche pues entendemos que hacen referencia al mismo concepto (correspondiente al término inglés engagement). principalmente en Inglaterra y Estados Unidos. deficientes resultados académicos. 1. 15).2 I mp licación: un término p rólijo no s uficientemente clarificad o La implicación es un aspecto que se ha estudiado abundantemente desde hace aproximadamente 28 años (Appleton et al. en Suárez-Orozco et al. “motivación” o “pertenencia” asociadas a la implicación y lecturas desde diversas perspectivas (currículo. se abordarán las dimensiones principales que la configuran (desde una perspectiva particular). 2009) definen la implicación “académica” del alumno como el grado en que están conectados a lo que está ocurriendo en sus aulas (p. Según González (2010). “adhesión”. existen etiquetas como diversas como “participación”. González. 2008. 2008).esfuerzan por evitar los problemas ya citados de bajo rendimiento. Además. desmotivación. si bien en un inicio se definía como participación. Se puede decir por tanto que es un término relativamente reciente y tal vez es ello y su complejidad lo que han determinado su falta de precisión como concepto.

El componente conductual es delimitado por Finn (1993) cit. La implicación. afectivo y cognitivo). la motivación es necesaria para ello. (González. 1.psicológica.3 La d imens ión cond uctual Los estudios centrados en la dimensión conductual como rasgo distintivo de la implicación han sido predominantes. la participación en actividades escolares y extraescolares. organizativa) y diferentes enfoques teóricos e investigativos que le dan sus propios matices (González. Según Finn (1989:129) cit. psicológico y académico) (Appleton et al. intensidad y dirección de nuestras energías. Appleton et al (2006) afirman además que la distinción entre motivación e implicación sigue siendo motivo de debate. Actualmente existe un consenso en relación al carácter multidimensional de la implicación y lo que sigue abierta es la discusión del número de componentes que la caracterizan: dos (conductual y afectivo) (Ros. tres (conductual. si bien no es el único ingrediente. o cuatro (conductual. una respuesta a los porqués de nuestro comportamiento. la perseverancia. Una perspectiva sobre el tema conceptualiza la motivación como la cualidad. la conexión entre la persona y la actividad” (Russell. estaría definida como “energía en acción. la impliación. 2005. dimensión que se ha medido a través de aspectos como la asistencia. 2010). 2008: 372). afectivo. p. distinguiéndolo del afectivo (al que denomina pertenencia) y entendiéndolo como participación. en cambio. por tanto.1 cit. 2008). en Appleton et al. la conformidad con las reglas etc. 2010). Ainley & Frydenberg. 2009). en González (2010). en González (2010) este componente se gradúa en cuatro niveles: . tiene que ver con el modo en el que el estudiante se involucra en una actividad o tarea.

1) estar de acuerdo con las normas del centro y aula. traer el material. Como indica González (2010). La psicología ha estudiado ampliamente dentro de esta dimensión afectiva el sentido de pertenencia al centro que posee el alumnado. 2010). tener entusiasmo. 2013:103 cit. En esta dimensión se han utilizado mucho en las investigaciones expresiones como “vínculo afectivo” o “conexión escolar”.. atender al profesor y responder a sus indicaciones. aspecto que se ha estudiado mucho por su comprobada influencia en el rendimiento académico y la permanencia en la escuela (referido tanto a la relación con los profesores como entre el alumnado) (González. dialogar con el profesor. identificarse o tener una vivencia positiva del centro educativo y del aprendizaje. buscar ayuda. asistir. unión etc. 2010). afinidad.4 La d imens ión afectiva Llamada también “psicológica” por algunos autores. así como su estrecha vinculación con los que son las relaciones sociales. así como la conexión y los lazos afectivos que los estudiantes desarrollan con respecto a la escuela. pertenencia. 1. 2) plantear cuestiones. es definida como “un nivel de respuesta emocional o implicación hacia la escuela” que comprende afectos. . 3) participar en ámbitos sociales. extracurriculares y deportivos. emociones y actitudes de los alumnos tales como sentirse parte. 4) participar en el gobierno de la escuela. en González. estos aspectos ilustran la pluralidad que recoge esta dimensión. 2010). una vez más sin que se definan los conceptos con precisión (González. (Furlong et al. prestando siempre atención a sentimientos. emplear más tiempo en trabajos del aula etc. gozo. Las investigaciones han analizado aspectos diversos en relación a este componente.

Por un lado. aunque hay estudiantes con buenos resultados que se sienten distantes de la escuela. clima relacional. dedicación. González (2010) señala que hay estudios actualmente que ponen su atención en las escuelas (sus estructuras. comprendiendo también “la motivación y las estrategias metacognitivas del estudiante. dinámica pedagógica…). persistencia. organización de tareas. autoeficacia… 1. currículo. pues ha exisitido exceso de enfoque en las actitudes y comportamiento del alumnado que dejaba de lado esos factores. Frederiks et al (2004) cit. en lo que éstas hacen y cómo ello influye en la implicación (o no implicación) del alumnado. muchos estudios han demostrado que la implicación favorece el rendimiento académico. 2) la utilización. . por parte del alumnado.6 Avances y p ersp ectivas en torno a la imp licación Los 3 componentes descritos sugieren que son muchos los factores y elementos relacionados con la implicación. lo que ha hecho se se subraye en los últimos años su concepción multidimensional. implicación intelectual activa etc.5 La d imens ión cognitiva González (2010) caracteriza a este componente como “la inversión psicológica del estudiante en su aprendizaje”. que tienen gran ifluencia en la postura que adoptan los estudiantes. esto en respuesta a una necesidad. propensión a implicarse en el aprendizaje. relacionadas con el aprendizaje autónomo y la responsabilidad para mejorarlo”. en González (2010) señalan dos aspectos primordiales en la definición de la dimensión cognitiva: 1) la inversión psicológica del estudiante en su aprendizaje: percepciones de competencia. esfuerzo. de estrategias metacognitivas y de autorregulación: memorización. La implicación es también un factor relacionado con la permanencia en la escuela (es decir. valores y prácticas. con la prevención del abandono escolar).1.

cabe destacar estudios más críticos realizados recientemente y que prestan atención a los valores. el desenganche del alumnado por lo académico puede ser un motivo de . 2010). y también explica que. 2006) y el HSSSE (YazzieMintz. pues actualmente existen principalmente 2 (ambos centrados en la perspectiva del estudiante): el Instrumento de Implicación Estudiantil (Appleton et al. la desmotivación o el fracaso escolar sino para fortalecer en positivo la implicación del alumnado con su aprendizaje. ya que si estas nos se realizan pueden tener consecuencia muy perjudiciales para el alumnado. en González 2010 defienden una “implicación crítico-democrática” que es fruto de la conexión del concepto de implicación. expresan que las futuras investigaciones debieran ir orientadas tal vez hacia el establecimiento de una validez de constructo para la implicación estudiantil. metas y tipos de actividades en los que ha de implicarse el alumnado. En esta pespectiva Portelli y McMahon. en Appleton et al. lo que implica cuestionarse los “qué” y “para qué” de la implicación de los estudiantes (González. Por último. la pedagogía crítica y la práctica democrática.Para estos autores es necesario acuñar mejor el concepto de implicación y sus dimensiones (especificando cuántas y cuales) así como diversificar los instrumentos de medida. 2007 cit. en ocasiones.Según Appleton et al (2008). Este tipo de implicación subraya los intereses sociales y comunitarios de los alumnos orientados hacia contextos más justos y democráticos. dado que la implicación tiene un carácter cíclico. la mayor parte de las investigaciones realizadas en torno a la implicación se han centrado en analizar aspectos académicos y conductuales. 2004 cit. dotándole de consistencia al constructo tanto en conceptualización como en medida. 2008). Ello implica que puede ser trascendental desarrollar actuaciones de enganche del alumnado. dejando de lado aspectos congnitivos y psicológicos que sin embargo pueden ser cruciales para combatir no solo el desenganche. Junto a ello.

. (2010). I. 11-31. D. & Furlong. & Reschly. R eferencias - Appleton. S. Vol. & Martin. . J. J. 2010). S.. J. signo de la implicación en el mundo (González. Pimentel. 712-749. Núm. Christeson. T. Measuring cognitive and psychological engagement: Validation of the Student Engagement Instrument. - Appleton. M.. 8. Revista Iberoamericana sobre Calidad. 45 (5). J. - Ros. A... al fin y al cabo. (2006). L. Academic Engagement and Achievement among Newcomer Inmigrant Youth. M.resistencia activa (crítica) ante un contexto escolar que no responde a sus expectativas. - Suárez-Orozco. La implicación del estudiante en la escuela. Journal of School Psychology. Teachers College Record. 14 (1). Psychology in the Schools. Eficacia y Cambio en Educación Vol. 79-92. C. El alumno ante la escuela y su propio aprendizaje: algunas lineas de invetigación en torno al concepto de implicación. 111 (3). (2009). (2008). puesto que. M. 427-445.. The significance of relationships. Christeson. (2009). 4. Revista de Psicodidáctica Vol. Student engagement: Critical conceptual and methodological issues of the construct.. Kim. J. A. 44. la implicación escolar es. 369-386. - González. L. L.