You are on page 1of 4

Una dificultad importante en el estudio de las materias escolares, en particular la matemática, es la

falta de motivación para hacerlo, lo que se debe fundamentalmente a las actitudes negativas con las
que el estudiante enfrenta esta disciplina. Estas actitudes pueden deberse, entre otras, a una mala
adaptación del escolar al medio en que se desarrolla el proceso de aprendizaje, pues en su inserción a
este medio no se consideró que existe una interacción dinámica y mutuamente perfectiva entre él y su
situación total de aprendizaje (Doval y Santos 1995:123). Esta situación puede incidir en
emocionalidades negativas, entre las cuales se puede destacar el temor al fracaso y las frustraciones
(Mager 1971:66 y ss.). Por lo general, el estudiante desconoce que tanto estos temores como las
frustraciones son originados por agentes externos e internos provenientes del medio, del contexto del
proceso de enseñanza-aprendizaje y de sí mismo, este último como centro de la conciencia, es decir el
yo (Jung 1934, 1992:96). Es necesario que el estudiante devele estos agentes, para que en el peor de
los casos disminuyan sus emocionalidades negativas, puesto que “las condiciones y las consecuencias
positivas universales son precisamente lo opuesto de las repulsivas universales. Aquellas son las que
encaminan hacia experiencias satisfactorias y las reconocen, aseguran una diversidad de estímulos,
llevan a un acrecentamiento de la propia estima o a mejorar la imagen propia y producen un refuerzo
de la confianza” (Mager 1971:74 y 75).
El objetivo del presente ensayo es entregar algunos elementos de interés en relación a estos agentes,
de modo que sirvan de base a posteriores análisis y reflexiones. Elementos que al ser dados a conocer
por el profesor a los alumnos, éstos los manejen en profundidad y así puedan transformar sus actitudes
negativas en positivas, de tal manera que tengan una conducta apropiada para obtener logros
deseables. Hay que tomar en cuenta que “el aprendizaje compromete a toda la fisiología. El estrés y la
amenaza afectan el cerebro, el que es influenciado de manera diferente por la paz, el desafío, el hastío,
la felicidad y el contento” (Salas et al. 1995:117).
Es principalmente por lo anterior que este trabajo girará tanto en torno del estudio de algunos agentes
externos (los padres, profesores y apoyos materiales), como el de los agentes internos, entre los cuales
se destacan y desarrollan en una mayor medida la creatividad, la imaginación, la abstracción y la
intuición matemática. Estos últimos son de gran importancia por la influencia que tienen en la
adquisición de la autoconfianza que debiera tener un alumno frente al proceso de enseñanzaaprendizaje.
Padres y profesores. Mager (1971:45-52) relata la importancia de los modelos humanos en el proceso
enseñanza-aprendizaje, en especial de los padres y los profesores. En relación a estos últimos, cita un
estudio efectuado por él a 65 alumnos con respecto a preferencias y rechazos de los alumnos a
determinadas materias escolares, entre las cuales está la matemática.
En relación a los modelos que son los padres para sus hjos, al menos en sus primeros años de
escolaridad, se da el caso que, el niño al solicitarles ayuda, éstos responden algunas veces con agrado,
otras veces con indiferencia o por último con desagrado, olvidando o desconociendo que este niño
tenderá a imitar sus actitudes y conductas. “La madre, al igual que el padre, transmite un modelo de
persona tanto al hijo como a la hija. Debido a los lazos afectivos y al permanente contacto que une a
padres e hijos, la influencia de aquéllos sobre éstos es normalmente la más poderosa durante la
infancia” (Mulsow y Pérez Blasco 1994:29). Al respecto, durante algunos años, al iniciar los cursos, con
alumnos novatos, les preguntábamos cuáles serían a juicio de ellos las causas de motivación,
indiferencia o desmotivación hacia el aprendizaje de la matemática. Las respuestas más comunes
fueron las de haber tenido un profesor que con sus actuaciones les había provocado tal actitud. Otros
respondieron que habían sido sus padres en sus primeros años de escolaridad. Ambas respuestas

Esta satisfacción o agrado es . como intentos de aprender. Of course. Lo favorable para la memorización de estos conocimientos es que para ello sólo se requiere el sistemático desarrollo de ejercicios o problemas en los cuales se deban utilizar estos conocimientos y es por ello que el profesor debe proporcionar al alumno guías de ejercicio adecuadas que complementen los textos y que apunten a la internalización de los conceptos. no pensando que esto podría deberse al hecho de que el estudiante estuviera afectado emotivamente por alguna discusión previa a la clase. por desadaptación. El contexto... Para encontrar la solución a un problema matemático el estudiante debe hacer uso de su capacidad creativa. tratando de evitar los distractores que puedan dispersar su tensión atentiva. que sea un alumno que esté frente a un proceso educativo que “construye y propone modelos de intervención pedagógica válidos para elevar los cocientes de adaptabilidad interactuantes en el hecho educativo: los cocientes de adaptabilidad del educador a las características del educando y del educando a los requerimientos de cada tarea”. entre otras.). El alumno. se puede individualizar. El aprendizaje de estos conceptos matemáticos no sólo requiere para sus aplicaciones una gran cantidad de ejercicios. ante el cual responde vaguedades. Proceso que ofrezca “. Uno de los agentes internos que provoca desmotivación y por ende desinterés por el aprendizaje de la matemática es el desconocimiento de lo que entrega esta disciplina al estudiarla sistemáticamente. esta información es acumulativa. los medios audiovisuales y otros que permiten al alumno optimizar su aprendizaje. la que en cualquier momento puede ser utilizada y por ello no puede ser olvidada. Entre los múltiples componentes del contexto del proceso enseñanza-aprendizaje están los apoyos materiales. Frente a esta situación algunos profesores actúan precipitadamente. ante una tarea fácil. guías de ejercicios. la primera era más significativa que la segunda. etc. textos complementarios. Esta dice relación con la gran cantidad de información que se requiere en el estudio de la matemática. En síntesis. Más aún. y el hecho de crear algo nuevo le produce una gran satisfacción. “Too seldom explicit notice taken of the fact that what we ‘cover’ in one or two semester of calculus is destillation of over 150 years work of some brilliant people. Es conveniente que él se interese positivamente en éstos. a los alumnos oportunidades de desarrollo cognitivo holístico (impulsivo-reflexivo)” (Doval y Santos 1995:126-127). Pero frente a lo anterior existe una consideración que no puede dejarse de lado. aquella situación en la cual el estudiante no puede resolver un problema fácil y puntual. sino una diversidad de ellos. tratar de usar sólo los necesarios y limitar el tiempo de ejecución y ante una tarea difícil pedir el asesoramiento estrictamente necesario. Es decir. por desafecto u otra causa. por ejemplo. correctas o no. Es por ello que nos parece necesario tomar en cuenta el siguiente planteamiento: “aceptar las respuestas de los discípulos.fueron dadas cada vez que lo preguntábamos. this reflects a pedagogical decision to provide the student with needed mathematical tools as quickly as possible” (Long 1986:610) (…asimismo raramente hacemos notar que lo abarcado en uno o dos semestres de cálculo es una destilación de 150 años de trabajo de algunas personas muy brillantes. que tenía una frecuencia de una o dos de cada 50 alumnos. entre los cuales figuran los textos de estudio (texto guía. todo lo cual le impide concentrarse adecuadamente. En relación a las actuaciones de los profesores de matemática que llevan al alumno a tomar una determinada actitud hacia esta disciplina. que sea un alumno adaptativo. cifra no despreciable. y acompañarlas de comentarios de aprobación y no de rechazo” (Mager 1971:75). Por supuesto esto refleja una decisión pedagógica para proveer al estudiante de las herramientas matemáticas tan rápido como sea posible).

sobre todo en lo tocante al aspecto semántico (significación) del lenguaje de la matemática. . Estas últimas son de gran importancia. de los cuales se puede destacar el mejor uso de la voluntad. favoreciendo lo cognoscitivo. uno. al influir positivamente en la educación holística o en el desarrollo de sus capacidades intelectuales. el derecho. favoreciendo lo afectivo y. no sólo que sus alumnos aprendan. Abstracción y abstracto.. entendiendo como tales: Referente: Es el objeto o cosa al cual se le desea nombrar. el izquierdo. Tal inclinación emocional debería ser incentivada. Es por esto último que es importante que el profesor de matemática dé a conocer este uso y al mismo tiempo entregue una buena cantidad de ejemplos que apunten a este hecho. En relación a ello sería útil entregar algunas ideas básicas. lo que obviamente produce inmensos beneficios.g. 1995:115). Es así como es conveniente que el alumno para que pueda acercarse con menor dificultad a la matemática conozca al menos o tenga una idea aproximada de la abstracción e imaginación y sepa hasta qué punto estas capacidades están desarrolladas en él. puesto que es uno de los procesos del dominio afectivo y por consiguiente uno de los “que tienen relaciones paralelas con los procesos del hemisferio derecho” (Salas et al. éste sabría que la matemática le está aportando un desarrollo intelectual integral. signo. De lo anterior se desprende que en el estudio de la matemática están siempre comprometidos los dos hemisferios cerebrales. en otras palabras. Esto último involucra el uso apropiado de los diversos tipos de razonamientos y operaciones mentales. Esta autoconfianza es la que debe tener cualquier persona para emprender con éxito cualquier empresa. entre otras. Ahora bien. sólo nos extenderemos en lo que se refiere a aprender a pensar eficientemente y fundamentalmente en lo relacionado con las operaciones mentales de abstracción e imaginación. La matemática como poderosa herramienta permite el estudio óptimo de otras disciplinas. sino también logros afectivos. ‘arrancar’. Cuando el poner aparte es mental y no físico la abstracción es un modo de pensar mediante el cual separamos conceptualmente algo de algo”. al conocer el alumno lo que le entrega la matemática. podemos decir que el proceso de enseñanza-aprendizaje de la matemática favorece de manera significativa la educación holística. como así también aprender a pensar eficientemente. símbolo y referente. incrementándole su autoconfianza. Lo abstraído es ‘lo puesto aparte’ y el acto de poner aparte es una abstracción. la física y la economía. Por razones de extensión.análogo al sentimiento estético que la belleza provoca en el hombre. 1995:115). los que son procesos del dominio cognoscitivo y que “se relacionan directamente con los procesos del hemisferio izquierdo” (Salas et al. Si tomamos en cuenta los argumentos planteados por Salas et al. El hecho evidente es que hay “una multitud de experiencias estéticas que nada tienen de artísticas en cuanto se originan y se realizan en objetos reales o naturales que no son artísticos” (Cofré 1991:6). Este agrado lo debería inclinar favorablemente por el estudio de la matemática. (1995:116): “ambos hemisferios cumplen roles de igual importancia en el proceso de aprendizaje” y “un corolario importante para cualquier educador es que en su clase debe procurar que sus alumnos alcancen no sólo rendimientos cognoscitivos. Significación: Es una trilogía en la cual no pueden separarse completamente concepto. sin la cual es imposible aquietarse para intentar resolver un problema. Ferrater Mora (1972:17) dice al respecto: “abstraer significa literalmente ‘poner aparte’. v. sino que disfruten aprendiendo”.

Símbolo: Es la palabra o signo con el que se señala el referente. . Concepto: Es la idea que se tiene del referente.