You are on page 1of 1

SÁBADO

Sábado 28 de marzo de 2015

3

EDITORIAL

www.ladiscusion.cl

Nueva región, nueva economía
La creación de la
Región del Ñuble
es una oportunidad
enorme para dar
un giro y establecer
una carta de
navegación que
proyecte nuestro
futuro sobre las
bases de una
nueva economía,
más verde y
sustentable.

E

n los temas vinculados con los agronegocios, de
acuerdo a lo que vaticinan expertos chilenos y
extranjeros, en menos de tres décadas seremos testigos
de un cambio fascinante, ya que cada vez más las plantas se utilizarán como biorreactores y no solo producirán alimentos (proteínas, hidratos de carbono o fibras),
sino variadas formas de energía, enzimas industriales,
plásticos o medicinas.
¿Será capaz la futura Región del Ñuble de subirse a
este carro y tener una nueva generación de industrias?
¿Será capaz de dar ese salto a la “industrialización de
lo rural”, con nuevos productos más abundantes, más
baratos, de mayor calidad y con mucho menos impacto
sobre el medio ambiente? ¿Seremos capaces de desarrollar una “industria verde” que utilice energías limpias y renovables?
Parece increíblemente difícil todo lo anterior, mientras
la agenda política y social nos siga golpeando la puerta
todos los días: corrupción empresarial y política, catástrofes naturales, pobreza, desigualdad y violencia. Y
lo mismo ocurre con la agenda ambiental que reclama
soluciones al cambio climático, la creciente erosión y al
problema de acceso al agua.
La gravedad y necesario tratamiento de esos puntos no
está en duda, pero ello no puede anular la capacidad de
nuestros líderes de visualizar el futuro e impedir que el
desarrollo sustentable trascienda el análisis y se instale
dentro de la agenda local del poder público y privado,
poniendo en el centro de la escena la capacidad que
todos deberíamos tener para adaptarnos a este nuevo
paradigma
En tal sentido, la creación de la Región del Ñuble es una
oportunidad enorme para dar un giro y establecer una
carta de navegación que proyecte nuestro futuro sobre

las bases de una nueva economía, más verde y sustentable.
Es deber entonces de las actuales autoridades promover
la necesaria discusión en torno a una estrategia de desarrollo que convoque a la clase política, a la sociedad civil
en su conjunto y por supuesto a los empresarios que a fin
de cuentas son los responsables de asumir riesgos, capacidad de inversión y creatividad frente a los desafíos de
este nuevo período. La sustentabilidad es un requisito
para el desarrollo, de hecho no sería desarrollo si no fuera
sustentable. Pero será necesario superar mitos y posturas ideológicas y estar dispuestos a atreverse, invertir en
nuevos proyectos, innovar en materia de mercado laboral, con flexibilidad y capacitación continua y principalmente descentralizando y desconcentrando el poder.
Replicar lo que ha hecho Concepción con Chillán sería
-además de un error- la peor de las contradicciones.
En cuanto a la innovación, si bien es un tema que emerge
en la agenda y existen ya algunas capacidades instaladas en las universidades de Concepción y del Bío Bío, lo
mismo que en el INIA, todavía estamos lejos de regiones
que realmente han avanzado en esta área. De hecho, este
tema es clave y uno de los grandes desafíos de la nueva
región, pues hoy el capital humano más preparado no
encuentra verdaderos espacios para continuar creciendo y en forma importante emigra a Concepción o a
Santiago, volviendo nuevamente a dificultar la necesaria
ruptura del círculo vicioso de la falta de oportunidades.
Con más de 500 mil habitantes y un potencial reconocido en el ámbito agroalimentario, La Región del Ñuble
necesita una estrategia de desarrollo sustentable que
debe prepararnos para la transformación de nuestros
paradigmas productivos y la aparición de las industrias
verdes. Sería partir con el pie derecho.

Otra mirada»
Menor acceso
a créditos

D

ébiles son las señales de recuperación en el mercado de créditos del sector bancario, concluye
una encuesta que días atrás publicó el Banco Central y que permite
inferir que la estrategia asumida por
el sistema financiero respondería a
una coyuntura de fortalecimiento
del consumo interno, que induce a
una mayor demanda por créditos de
consumo. Bajo ese esquema se encarecerá significativamente el acceso
al crédito y, consecuentemente,
favorecerá las rentas que genera la
industria financiera en el país.
La otra cara de la moneda -mucho
menos auspiciosa- la vivirán los
prestatarios quienes, al verse imposibilitado en ampliar su margen de
endeudamiento en el sistema tradicional para enfrentar sus problemas
de liquidez de corto plazo, deberán
buscar fuentes alternativas de financiamiento, cuyo costo es significativamente mayor a la oferta bancaria,
pero con menos restricciones para
proveer liquidez. Negocio redondo
si se considera que la alta concentración de los grupos económicos en el
país aumenta la probabilidad de que
las rentas de esos deudores vayan a
parar a los mismos bolsillos.

—LA DISCUSIÓN—
Director: Francisco Martinic Figueroa • Representante legal: Daniel Sepúlveda H. • Domicilio: 18 de septiembre 721 • Fono: 422201 200 • Propietario: Empresa Periodística La Discusion S.A.
Correo electrónico: diario@ladiscusion.cl • Sitio web: www.diarioladiscusion.cl • Impresor: Impresora La Discusión S.A. •Empresa Corporación Universidad de Concepción.

Problemas

HUMOR

Educar para el éxito
Germán Gómez Veas
Consultor e Investigador en
Educación
ggomezveas@yahoo.com

¿

- Yo creo que la culpa es el color de la camiseta...

 Efemérides
1819. Lord Cochrane se apodera del
puerto peruano de Huacho.

1822. El Senado estadounidense

reconoce la independencia de los
países latinoamericanos, entre ellos
Chile.

1891. Nace en Chillán el agricultor,

diputado y filántropo Armando Martín
Villalobos. Tras el terremoto de Chillán
en 1939, él y su familia donaron los
terrenos y dinero para la construcción
de la Catedral y del Hospital de Chillán.

Hace 50 años

• La resolución adoptada por
la municipalidad de instalar
dos andariveles en las Termas
Minerales de Chillán convierte a ese
balneario como centro nacional e
internacional para el fomento de los
deportes de invierno

Hace 25 años

• En la etapa de terminaciones se
encuentra la construcción del desvío
de la Carretera Panamericana al
poniente de nuestra ciudad, el cual
deberá quedar habilitado el transito
público en el mes de abril.

Cuál es el fundamento de la
visión que este Gobierno tiene respecto de la finalidad del
acto educativo? ¿Qué implica,
para la máxima autoridad del
Ministerio de Educación, la calidad educativa? ¿Qué diferenciará a un joven que haya cursado
toda su enseñanza media bajo
esta Administración, respecto
de aquellos que la cursaron en la
Administración anterior?
Como a estas alturas al respecto solo hemos conocido referencias episódicas y erráticas, se
hace necesario exigir una categórica definición. ¿O acaso los
Ministerios no deben comprometer una descripción precisa
de lo que creen y procuran en el
corazón de su gestión?
En una primera aproximación, ¿qué opinará el ministro si
le exponemos que parece necesario orientar los aprendizajes
a que los jóvenes se relacionen
adecuadamente con el éxito?
¿Estará de acuerdo con la idea
de que la educación integral es
complementaria con ser exitoso?

¿Molestará a sus oídos escuchar
la proposición de que sería conveniente educar para el éxito?
Desde luego, no me refiero a la
típica definición de éxito gravitante en los tiempos modernos,
que en la práctica correlaciona
los conceptos de riqueza material, fama y competencia, que
tanto economistas como publicistas se han encargado de hacer
prevalecer.
Por el contrario, y más bien
como contrapunto, aludo a lo que
la Real Academia de la Lengua
precisa. Ella subraya que éxito
consiste en aquella “buena aceptación que tiene alguien o algo”,
delimitando el concepto como el
“fin o terminación de un negocio
o asunto”. Así, el éxito implica
para una persona una actitud que
se identifica con hacer bien las
cosas y la conformidad íntima de
haber procedido de la mejor forma posible para lograr lo que se
había propuesto. En concreto, se
es exitoso cuando se da el perfecto balance entre el pleno esfuerzo por hacer algo y la convicción
posterior de haber hecho todo
lo que estaba en la capacidad de
hacer para lograr ese asunto. De
esta forma es como lo comprende el legendario y sobresaliente
entrenador John Wooden: “El
éxito es el estado de paz y sere-

nidad interior alcanzado como
consecuencia de la satisfacción
de saber íntimamente que has
hecho todo lo que estaba en tu
mano para lograr el máximo de
lo que eres capaz”.
Wooden, considerado por
la NCAA como el mejor director de baloncesto de la historia, expresa, en mi parecer, con
una claridad extraordinaria que
ser exitoso es una condición de
satisfacción íntima que depende finalmente, de la disciplina y
honestidad con que cada persona abraza los diversos desafíos en
los contextos que sean del caso.
Claramente, el éxito no llega
por azar. Es el resultado de un
trabajo disciplinado, esforzado, dedicado. En este aspecto,
Howard Gardner sugiere que
“una persona es disciplinada
cuando desarrolla los hábitos
que le permiten progresar de
un modo sostenible y firme en el
dominio de una habilidad, una
destreza, un craft o un conocimiento” (Five Minds for the
Future).
En suma, y para saber a qué
atenernos, ¿coincidirán las autoridades de esta Administración
con el propósito subrayado acerca del acto educativo que creemos, debería acontecer dentro
de las aulas?