You are on page 1of 5

Cap.

XI

OBLATOS BENEDICTINOS

No es de hoy la preocupación benedictina de extender su obra
espiritual más allá de los linderos del monasterio. Así nació la institución de los oblatos, término derivado del verbo latino ollero,
que quiere decir algo que se da, se muestra, se entrega, se ofrece.
Personas que se entregan o se ofrecen al monasterio y a quienes se
les acepta para que, sin ser monjes en su sentido pleno, gocen de
los bienes preferentemente espirituales de la filiación benedictina.
Unos por ser niños, otros por ser mayores, éstos por estar casados
y los otros por tener sus negocios en el mundo, lo cierto es que no
pueden vivir en una rígida clausura. '
Ya en tiempo de san Benito se practicaba el ofrecimiento de niños al monasterio. El capítulo LIX <le la Regla lleva por título:
«De los hijos de nobles y pobres que 'son ofrecidos». San Gregario, a su manera habitual, puntualiza cómo se llevaron a cabo las
primeras incorporaciones:
«También entonces empezaron a frecuentarle algunos nobles y
religiosos delaciudad de Roma y le ofrecieron sus hijos para educarlos en el temon de Dios Omnipotente. Fue también por aquel
entonces cuandolEvicio y Tértulo, varón éste de linaje patricio, le
encomendaron a sus hijos, Mauro y Plácido, dos niños de buenas
esperanzas; entre los cuales el joven Mauro, dotado de buenas
105

un seglar. cuyo imprimatur es de 1910. hubo de adaptarse a formas y contenidos muy diversos. Hacia el siglo IX. Como qcurre en la vida de los religiosos lo mismo ocurre con la vida espiritual de los laicos. La vemos ya desarrollada en tiempo de santa Francisca Romana. perteneciente a la famosa Congregación de Monte Oliveto. por exigencia del trabajo de los campos. La proyección exterior del oblatorio tardó algo en manifestarse. Se había extendido ya la costumbre de ordenar sacerdotes a los monjes. con una gran libertad de métodos y devociones. 106 acerca de la universal vocación a la santidad dentro de la Iglesia. Apostolicam actuositatem. se hallaba todavía en sus primeros años de infancia» 51. vemos que entran también en el monasterio hombres mayores. se complementan mutuamente. encima del Foro. sean laicos o religiosos. «apoyado en la oración. El trabajo manual. se adelantaba a las ideas conciliares: El oblato benedictino. como es lógico. respondiendo a una tradición de siglos. Es muy curioso señ. para durar tanto tiempo. No es un giróvago. Conviene reconocer que son circunstancias que se daban ya en los oblatos benedictinos con anterioridad al Concilio. Uno y otro principio: la universalidad en la vocación a la santidad. en sus variadas circunstancias cívicas o laborales. aunque sea para tareas pastorales o docentes. que ha llegado a nuestros días. o monje en busca de su identidad. Su primera obligación es. Configuran la verdadera actitud del laico. 107 . La vida espiritual en la Iglesia se arti~ula dentro de una gran variedad de vocaciones. Ser oblato benedictino no quiere decir que se es monje más o menos vacante del cenobio. que. A comienzos del siglo XIV. II1. que vive en. así como los deberes de estado. éstos se dedicaron a la oración. del seglar. cumplirá con mayor perfección sobrenatural todos los deberes de la vida cristiana. que en su palacio de la Ciudad Eterna hizo vida benedictina y alcanzó un alto nivel de perfección. ni mucho menos su caricatura. Todos los fieles. empezó a ser ayudante del maestro. principalmente. Y ahí en ese variado abanico de espiritualidades es donde tiene también un lugar preferente la espiritualidad benedictina de los oblatos. Al propio tiempo que ha dado claro estado doctrinal a la universal vocación a la santidad en el Pueblo de Dios. al trabajo intelectual y también a la enseñanza y a otros modos de actividad pastoral. que se adaptan a la manera de ser. el Vaticano 11 ha consagrado también el principio de la universal vocación al apostolado de todos los fieles. como diríamos ahora.costumbres. aumentó el número de oblatos. Así se completa muy bien la figura moral de los oblatos. fundada por san Bernardo Ptolomei. n. de cualquier estado o condición. que están llamados no sólo a vivir una espiritualidad sino a difundirla adecuadamente. están llamados a la plenitud de la vida cristiana. Así empezó una venerable tradición de muchos siglos. fiel a Dios 52. preferentemente agrícola. o 3. I Este esquema se desarrolló en formas variadas. y en la vocación al apostolado. temperamentos e incluso aficiones y preferencias de los hombres. vivir como buen cristiano. con un verdadero pluralismo. en cuanto a Plácido. Diálogos u. el Estatuto de los Oblatos del monasterio de Solesmes. viuda. el mundo y se santifica en su profesión. pues. se reunía con otras damas de la nobleza romana en el monasterio de Santa María Nuova. como decía san Benito. Esto ocurrió. en el mundo. Es un laico. El oblato no es un remedo de monje.alar cómo. «A todos los cristianos se impone la gloriosa tarea de trabajar para que el mensaje divino de la salvación sea conocido y aceptado en todas partes por todos los hombres» 52. En una desviación notable de la Regla. a la que en sus visitas al monasterio ha podido unirse'más de cerca y comprenderla mejor. Cap. en su familia. a quienes también se les llamó «donados». Muy lejos de la vía única que tal vez sea nostalgia de muchos pastores. La abadía de Cluny y su reforma fueron parte importante en esta innovación. Se comprende muy bien que esta condición secular de los oblatos se haya valorizado mucho con cuanto el Vaticano 11 nos dice 51.

se postulan en los textos conciliares como programa general para todos los seglares: . 54. capacita a los seglares para expresar realmente en su vida el espíritu de las bienventuranza~. Seguir a Cristo pobre y humilde tiene que ser plan de vida para todo cristiano. Mame. [bid. Del grado de perfección de la caridad y a la fuerza de su oración. en esta áspera civilización del asfalto. la perturbación política o social¡ la insinceridad de no hacer lo que se dice. n. niéguese a sí mismo. De quienes se acercan para hacer un retiro. No dejará de influir en. Enfrentándonos con esta sociedad de consumo en la que hoy se manipula al hombre. En cambio. una obligación. Un deber. nos habla. que cuando no se mueve al impulso de 55. no ambicionan glorias vanas. Se trata de un deber imperioso de todo monasterio.hoy por el mundo nuestro ideal cristiano y espiritual.los que viven en un ambiente secular. son grandes ideales benedictinos. Hoy. 108 con los niños. será fecundo su apostolado. no es sólo un legítimo deseo de expansión.veces ahogados por un ambiente anticristiano. Son virtudes que se pueden seguir en el mundo. y nueva vida. Hay profesores y maestros que enseñan la doctrina. «Esto pido al Señor. Su caridad es fuertemente comunicativa. catequesis que se inicial 53. De como desborda nuestra caridad. sus divisiones y partidismos internos. e1 testimonio benedictino. n.el alma de los visitantes. a tenor de lo que leemos en los textos del Concilio: I «El apostolado se ejercita en la fe. se traducen en un anti-testimonio. Donde el hombre pierde su libertad y se convierte en una pieza. muchas . en la esperanza y en la caridad que el Espíritu santo difunde en todos los hijos de la. la codicia por los bienes temporales y las comodidades en la vida. cuando se dan. también el citado Decreto conciliar: «La caridad de Dios. Todo radica en la vitalidad del monasterio. Estos. recordando las palabras del Señor: Si alguno quiere venir en pos de mí. Urge a todos los cristianos a procurar la gloria de Dios por el advenimiento de su reino y la vida eterna a todos los hombres a fin de que conozcan al único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo» 54. ni se ensoberbecen por la riqueza. una de las grandes realidades del Vaticano Il. silencio y humildad. que por ser auténticamente cristianos. fiel a su parroquia por la que se une a la diócesis y a la Santa Iglesia Romana» 53. Antes. o 3. entregado sin defensa a la prepotencia del dinero. imitando ji Cristo humilde. lo secular parecía contrapuesto a lo religioso. en obediencia. tome su cruz y sigame» 55.en los corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado. 1947. extendiendo sus frutos a esos hombres que viven entre el Pueblo de Dios. La vida espiritual del oblato. Apostolicam actuositatem. si un monasterio es un auténtico centro de vida espiritual. ya los manejos de una propaganda siempre tendenciosa. el relajamiento en sus varias formas. hace que veamos unido lo religioso y lo secular. en caridad cristiana y con un margen de ascesis y sacrificio. Más aún. no se abaten por la escasez. Hemos resumido varias veces en estas notas la espiritualidad benedictina. como una vida de oración y de trabajo.61.y a la Iglesia. de quienes vienen oon el alma ya mordida por un-comienzo de vocación. 109 . Hay muchas formas de llevar a cabo esta tarea. el grano de mostaza que se convierte en arbusto.9). dispuestos siempre a dejarlo todo por Cristo y a padecer persecución por la justicia. pero lo nuestro. los personalismos. Y debemos tener en cuenta que ~ifundir . que se ha derramado. de quienes buscan la paz en el alma.Iglesia. Sus defectos. el precepto de la caridad que es el mandamiento máximo del Señor. nace de la dilatación sobrenatural del monasterio. El fermento de la masa. o 4. es más bien un apostolado por desbordamiento. Edit. Matan de raíz esa vida espiritual benedictina que intentamos se extienda por el mundo. que vuestra caridad rebose más ymás» (Flp 1. sino que procuran agradar a Dios antes que a los hombres.. Así es como elproyecto benedictino no es sólo una exclusiva de los monjes. Este es un dato fundamental para que tenga vida. Siguiendo a Jesús pobre.

Se encarnan en el mundo para transformarlo desde dentro a modo de fermento. vemos estas palabras que centran la convergencia entre el espíritu religioso y la vida en el mundo: «Pablo VI. En un Comentario al nuevo Código de Derecho Canónico. de sus trabajos y de sus riesgos. n. Oblatos y oblatas tienen una experiencia de la vida. La verdadera finalidad de la oración. tanto en su sentido general como en el de la asamblea cristiana. Participan en los problemas y angustias de los hombres. De ahí que puedan proporcionar al monje una cierta contribución para su progreso y para la comprensión del mundo en que viven» 57. Veamos lo que escribe al respecto Thomas Merton: «La verdadera vida cristiana es débil y engañosa si se contenta con ciertos éxitos exteriores del culto. que no faltará quien las juzgue revolucionarias: «En el curso de la historia hemos considerado siempre en un sentido único la relación monasterio-oblatos. ir a la iglesia. le puso este título: «La Iglesia. Una ausencia aparente de Dios. La primera es su espiritualidad de que venimos hablando. La secularidad se mueve en los más variados países. anterior 'abad Primado de la Confederación Benedictina. Ahora se inicia un intercambio más amplio. en una conferencia que pronunció en el VI Congreso Nacional de Oblatos de Italia. firmemente encuadrada en la Iglesia. nota. Siempre con dos condiciones fundamentales. hizo un panorama de las nuevas formas en que hoy florece el viejo oblatorio monacak Los hay de tipo tradicional. que es mucho. Y la segunda es la de su «secularidad». costumbres y estructuras. La vida benedictina. el conocimiento de Dios. es profundizar en la comprensiónde la caridad. . que no es lo mismo que secularismo. 57. tiene esta razón de ser. con estas palabras. cabe en la vida. 111 .pero también verdaderas comunidades seglares a la sombra de un monasterio. Los oblatos viven en el mundo. Esta ha sido la práctica habitual. Siempre que. de sus esperanzas y de sus alegrías. por lo que los oblatos benedictinos seculares. 110 Hay oblatos benedictinos que no están atectados a un monasterio concreto. es conducido por una publicidad simplemente comercial. Los hay que se agrupan por familias. Código de Derecho Canónico. Edic. o la sociedad de la alabanza divina». como instrumento para la propia salvación. Dom Gueranger.? 4. decía que su condición existencial y sociológica se convertía en su realidad teológica y en el camino para realizar y atestiguar la salvación» 56.espiritual de los oblatos benedictinos. De ahí que también opere en libertad. El monje es el profesor y los oblatos los alumnos. «Lettre de Ligugé» 1979. Hay grupos comunitarios de oblatos que se reúnen por barrios y distritos. la gloria y alabanza de Dios con el bien de los hombres. que tanto ha contribuido a configurar la secularidad de los consagrados. Rezar oraciones. Esta última es la que hace a los oblatos distintos de los monjes. y otros por profesiones. pueden adoptar en su organización formas variadas. La institución de los oblatos. y dom Weakland subraya la gran riqueza espiritual de estas nuevas fórmulas. a un escrito que comenzó a redactar poco antes de su muerte. Para la salvación del mundo y de los demás hombres. 375. aunque este conocimiento puede ser a veces negativo.las ideologías. Bilingüe comentada. Todo cuanto se haga en caridad y vaya bien envuelto en la oración. lo mismo en el claustro que en la calle. BAC 1983. Por eso puede adoptar diversas formas. Su sentido profundamente cristiano. El monasterio da a los oblatos su espiritualidad monástica. cumplir los deberes exteriores y ser respetable. DomWeakland. y al propósito de los Institutos seculares. 56. el trabajo con la contemplación. Y la tiene más en estos tiempos de ahora tan en déficit por lo que hace a la gloria ya la alabanza de Dios. quiere devolver al hombre su libertad. de la que carecen los monjes. Todo cuanto cabe en la Iglesia. se unan la obediencia con la libertad. según el plan de san Benito.

Los Evangelios y.preparando en la oración lo que todavía no podemos imaginar o comprenden> 59. hace que se mantenga la vida cristiana en plena 113 . su integridad y su facultad de amar. al menos en lo que más conviene al hombre moderno. y no el seguimiento ciego a cuanto se ha considerado familiar y «seguro». subraya. es la exploración y comprensión y el amor profundizado al conocimiento de nuestra vida en Cristo. su libertad. con sus alternativas y altibajos. es decir. y algo también de las Declaraciones y Constituciones. al que los hombres son empujados por sus confusiones y sus incomprensiones» 5S. un gran cristiano. su agresividad. sus prejuicios doctrinarios. Toda generaci6n cristiana. Criterio. los escritos del Nuevo Testamento. Insistimos . a un benedictino y a un cisterciense. por ejemplo. Si nuestra oraci6n expresa un deseo profundo inspirado por la gracia de una vida nueva. ¿Qué relación tienen estas ideas con la acción? Simplemente ésta: Quien se esfuerce en actuar para los demás o para el mundo sin profundizar su comprensión personal. 112 [bid.una vida secular. Nada hay más trágico en el mundo moderno que el mal uso del poder y de la acción. 190. 58. aporta una nueva visi6n sobre el Evangelio de Cristo. en general. Esto es lo que. en que lo típico estaría en los textos. S6lo les comunicará el contagio de sus ¡obsesiones. no es algo que se cierra. viva en el monasterio o en . Porque muy abierta f~e la vida de Cristo. legítimo. París 1975. y con un criterio profundamente monástico. la fuerza de la oración para vivir el presente y para preparar el porvenir: «La oraci6n y la meditación tienen una misión importante al abrir nuevas vías y nuevos horizontes. sus ilusidnes sobre los fines y los medios. por señalar actitudes bastante diferenciadas en la Iglesia de Cristo. Lo que distingue. por fin. Consiste en verlo desde un punto de vista exclusivamente partícularistao Destacando en todo momento su «hecho diferencial». en el fondo. Y lo cristiano en la vida.chas veces ahoga el espíritu. de los UsosI y Costumbres. en la letra que mu.La verdadera finalidad de la meditación. sus ambiciones egocéntricas. Dios actuará en nosotros para renovar la Iglesia. Porque el benedictino. XII LO BENEDICrrINO Hay una manera restrictiva de entender lo benedictino. Siguiendo este criterio. no tiene nada que dar a los demás. tiene que ser. 59. la base de la caracterizaci6n estaría en los textos de la Regla y de los Diálogos de san Gregorio. de un jesuita o de un hermano de san Juan de Dios. sino algo que se abre.• 190-191. Cap. ante todo y sobre todo. y abiertos son también los Evangelios que a ella se refieren. como conjunto de fieles cristianos que viven en una época determinada. todo cristiano tiene el deber de asimilárselo personalmente. Le retour au silence. En realidad. pero que se nos antoja demasiado cerrado.