You are on page 1of 7

Los Puentes Cortados de Atacama

:
Comunidad, Academia, Estado y Poder
Por Colaborador Invitado
PUBLICADO EN: Análisis Urbano y Territorial, Chile, Ciudades, Derecho a la
Ciudad, Gobierno,Instituciones, Normativa, Planificación Estratégica y
Gestión, Sostenibilidad, Universidades, Urbanismo, Atacama, catástrofes, copiapó, inundación norte

Texto por Camilo Prats, Arquitecto MSc LSE, Coordinador Regional Centro de Proyectos, Atacama,
FAU U.de Chile. Colaboración Alberto Texido, Arquitecto PhD, Académico FAU U.de Chile.

Sector de Paipote, punto dónde las colapsadas obras hidráulicas conectan las aguas cordilleranas con el lecho del Río Copiapó.
Fuente Camilo Prats @TerritoryFILMS .

Cada vez con más frecuencia y capacidad de registro y análisis, una de las primeras preguntas que surgen
ante una catástrofe es si hubiera sido posible de ser prevenida. Para nosotros los profesionales,
académicos y técnicos vinculados a los temas urbanos, se suman las dudas del por qué la
planificación del territorio y la institucionalidad asociada a la catástrofe -como procedimientos propios
de un Estado que tiene como misión y mandato proteger a sus habitantes-, no ha sido ágil en recoger
estas experiencias, que en nuestro país y dado el crecimiento de los centros poblados, están pasando
de lo eventual a lo cotidiano. A modo de ejemplo, constatamos el antecedente de numerosos seminarios
tras los incendios de Valparaíso de 2013, 2014 y 2015, que pese a su relevancia y asistencia de autoridades,
no han impedido la repetición del evento cada 12 meses.
Hoy, nos encontramos en el caso de Atacama, nuevamente ante una secuencia casi habitual de
descoordinaciones que se pudieron constatar en terreno. Mientras continuaban las lluvias y escaseaba la
información oficial, en Copiapó se dieron numerosas informaciones erróneas que generaron pánico en la
población como ya es costumbre: entre ellas el supuesto desborde (o destrucción) del Tranque Lautaro, lo que

El caso del aluvión de Atacama tiene similitudes. surgen un par de lamentables constataciones. Antecedentes disponibles Aproximadamente dos años antes del 27/F se realizó un encuentro organizado por la Universidad del Bío-Bío (Chile del País Urbano al País Metropolitano) donde un aún no mediático Marcelo Lagos mostraba su trabajo científico ante la inminente destrucción de Talcahuano por un Tsunami. realizadas en 2009 sumado a numerosos trabajos que incluyen las asociaciones entre estos eventos y el fenómeno climático del Niño. Más allá de una colección de omisiones y las actuaciones de contingencia. por citar un caso reciente y local. A las pocas horas y dada la baja capacidad de respuesta ante el aluvión. también presente en este caso. inevitablemente nos recuerda la polémica interinstitucional del 27/F. También sabemos que la severidad de estos eventos seguirá en aumento por las inundaciones y aumentos del nivel del mar asociados al Cambio Climático. entre otras. es que existía la información suficiente para poner en aviso a los habitantes y evitar las pérdidas humanas. junto a estudios académicos que exponían la posibilidad de fenómenos de este tipo y sus causas. que existe un puente cortado entre el conocimiento científico. Primero. que este puente puede estar cortado en parte por . Conocimiento y reacción Respecto a esta realidad. pues en una simple búsqueda encontramos numerosos registros históricos de inundaciones previas de las cuencas de el Salado. el desencuentro entre el conocimiento y los procedimientos. lo que es verdaderamente lamentable. los saberes locales y la adopción de medidas responsables respecto al territorio por parte del Estado. Copiapó y Huasco. de la que aún se esperan responsables. entre los cuales se encuentran. surgió la polémica entre la ONEMI y el Servicio de Meteorología (incluyendo las predicciones de la empresa ACCUWEATHER). se suma a varios otros investigadores que constataron con anterioridad la posibilidad de este evento. Esta pugna. Fue un seminario con alta asistencia de funcionarios públicos (también expositores) entre los cuales Marcelo sonaba a estar contando un relato de ciencia ficción. que vendría inexorablemente en “el futuro”.implicaba un riesgo aún mayor para la cuenca del Copiapó y una evacuación en un escenario de máximo peligro. por lo que la inacción en términos de planificación territorial se hace cada vez más difícil de justificar. las investigaciones de la geógrafa Carmen Paz Castro para la afectada Microcuenca de Nantoco. Este estudio del geólogo. en ambos casos. Segundo.

En suma. La transparencia y el coraje son claves para contrarrestar el statu quo de conveniencias y su ausencia va privilegiando majaderamente los intereses políticos. los intereses cruzados han sido ya constatados por investigaciones como las de SQM. observamos la necesidad de cambios de fondo.falta de capacidad de comunicación. Ni el SERNAGEOMIN ni el Gobierno de turno. Enfrentados al anuncio de una próxima Crisis Global del Agua. criterio que es aceptado . Esta pérdida de representatividad y legitimidad política viene acentuándose en las regiones extremas y quedó instalada desde las últimas elecciones. con efectos futuros desconocidos sobre el sustratato de valles. han puesto el tema en la agenda. El caso de Atacama nos confirma además un tercer elemento que se ha recalcado incansablemente desde el mundo académico y las comunidades: quienes se ven afectados con mayor fuerza son siempre los grupos más vulnerables. En el caso del aluvión de Atacama el vertido de relaves dentro de los lodos es un secreto a voces. con períodos presidenciales o alcaldicios que sólo logran despriorizar obras públicas necesarias y relevantes. aun cuando los vertidos de ácido han sido constatados por la televisión en el Río Salado y son prueba del riesgo antrópico que involucran ciertas actividades industriales. y en el caso de Atacama especialmente el agua y el subsuelo. en su política será una y otra vez cómplice pasivo de inseguridad e inequidad. reforzando el proceso de deslegitimación. En la medida que el Estado chileno siga permitiendo los asentamientos informales y desregulados. prevalece una lógica cortoplacista y una representatividad electoral debilitada por estos elementos. pero a todas luces por intereses asociados a recursos territoriales privatizados y desregulados como el suelo. El caso de los relaves mineros es grave desde esta perspectiva. del cual aún no se han conocido acciones concretas ni transparentes que salgan al paso a desmentir estos hechos. bastando recordar el esfuerzo que hicieron las comunidades de Caimanes por visibilizar esta realidad. donde surge la urgencia de un uso inteligente del abundante suelo fiscal. con una bajísima participación regional el 2013 y un 10% más de abstención promedio en las regiones que comprenden la Ecoregión Patagónica y la de Atacama en comparación con la macro zona centro. cuerpos de agua dulce y el océano. Desde el rol fiscalizador parlamentario además. que representan una tensión diaria absolutamente injusta para las comunidades que deben habitar en sus cercanías. Sumado a estos intereses. sólo porque la cinta inaugural no está asegurada para tal o cual bando. hace ya bastante tiempo que hablamos del Manejo Integrado de Cuencas -entre otros múltiples criterios necesarios-. sin consignar el Derecho a una vivienda resistente y bien emplazada.

masivamente como una necesidad. que plantea una Planificación Urbana Integrada (PUI). bien lo sabe Tierra Amarilla. De hecho es tal la complejidad de su aplicación. para el caso del manejo de riesgos. La escasez que hace unos días comprometía a la población ha llevado al gobierno y la nueva Política Hídrica a tomar las cuencas de Atacama como pilotos para un nuevo modelo de gobernanza. trabajo que se lleva a cabo hoy a través del Consejo Hídrico Regional. El problema es que sin una redistribución y expropiación de derechos es imposible revertir la situación. tanto en Chile como en el Mundo. el riesgo debe ser integrado en estos modelos como lo demuestra la experiencia internacional por sobre mitigaciones urbanas aisladas. En el caso específico de la cuenca del Copiapó. De similar forma. su implementación no ocurrirá nunca en Chile. que si bien está reconocido en la nueva PNDU. . rodeada de numerosos relaves y explotaciones de la gran minería. especialmente el agua. hasta que no sea resuelta la privatización de recursos básicos. en especial para el tema hídrico y de riesgos. se vuelve fundamental reorientar el derecho minero y sus instalaciones en el marco de la planificación del territorio. por la brutalidad con que se materializa el mercado de aguas chilenos a través del Código de Aguas de 1981. A pesar de su importancia. ha sido una de las más estudiadas a nivel mundial en materia hídrica. es hoy en Atacama una mala broma. El límite urbano. que abarque un marco territorial que de verdadero soporte a resolver el problema. especialmente la extracción de agua (agua del minero) y el riesgo que implican hoy los numerosos relaves en las cabeceras de las cuencas que comparten en gran medida con los acuíferos de la cuenca. no avanza en una Planificación Territorial Integrada (PTI).

Primer día de lluvias en Río Copiapó sector Pedro de Valdivia. más políticas públicas. No tiene sentido seguir desarrollando más ciencia. terremotos. experiencias y reparaciones Las últimas catástrofes por incendios. Nuestro Estado ha de resolver la contradicción de invertir con cada vez más fuerza en investigaciones CONICYT -en materias de riesgo y planificación urbana-. en primera línea extracción ilegal de áridos y en segunda línea en color verdoso relaves mineros urbanos. el desajuste entre la regulación del mercado y el la definición de bien común se encuentran nuevamente en el eje del problema. Inercias. contra los intereses que se superponen a los objetivos que buscan las nuevas legislaciones como la PNDU y los intereses del mercado. Fuente Camilo Prats @TerritoryFILMS . maremotos y volcanes nos hacen saber que aparecerán nuevamente la solución de los subsidios y las lógicas que nos han llevado a repetir los patrones de poblamiento informal en zonas de riesgo una y otra vez. En ese sentido. más doctorados si finalmente no .

hay un piso ético suficiente en el país para lograr esa consecuencia. la sociedad civil. superar las malas costumbres del subdesarrollo y “hacer las cosas bien”. como acción preventiva que nace desde cada zona específica y autónoma. se constata una vez más la conveniencia económica y práctica de la planificación urbana. que como decíamos no hace más que dejar en el marco de una “política pequeña” los planes. las Fuerzas Armadas y las agrupaciones voluntarias parece claro complemento a la debilitada coordinación de ONEMI. con un Estado que . garante de derechos básicos. seguridad y eficiencia. para fortalecer acciones de un Estado preventivo. obras y proyectos que superen su plazo. en la parte alta de Paipote y Llanos de Ollantay. Fuente Camilo Prats @TerritoryFILMS . La participación de la Academia. personas y regiones descentralizadas -aún más respecto al aporte que hace las regiones mineras al PIBreciben y dan respuesta a las obligaciones que están mandatados a cumplir. Urge una mirada de un estado con una nueva ética. No podemos sostenernos sobre los intereses que se crean en base a los períodos gubernamentales. proyecto de ley que por estos días vuelve a despertar en el Congreso. los medios de comunicación. Finalmente. Cabe revisar esta situación. El desafío de la institucionalidad para enfrentar estos eventos es prueba de estas necesidades. Primeros campamentos de damnificados. donde los contribuyentes.

resguarda la vida y el patrimonio de sus habitantes y donde los ciudadanos. empresarios y trabajadores toman conciencia de ese resguardo y de su objetivo fundamental. . pero debemos reconstruir los puentes éticos entre academia. estado y comunidades. Tenemos suficiente información y capital humano para abordar los desafíos que hemos planteado. el resguardo del bien común. que es junto a la adecuada ocupación y aprovechamiento del territorio. autoridades.