You are on page 1of 11

Universidad Pedagógica Nacional

Licenciatura en Filosofía
Seminario de autor: John Searle
Sesión 4: 26 de septiembre de 2013
Ponente: Camilo David Cárdenas
El problema del significado y el problema del origen de los actos
ilocucionarios en John Searle
Resumen. Este estudio se propone reconstruir los problemas filosóficos
referentes a las relaciones entre Intencionalidad y significado y las respuestas
que John Searle proporciona a cada uno. Se centrará la atención en el capítulo
seis: Significado, de su texto Intencionalidad. Se muestra que Searle se
enfrenta a dos problemas diferentes aunque relacionados: uno que él ha
bautizado con el nombre de problema del significado y otro que yo he llamado
como problema del origen de los actos ilocucionarios. La Introducción describe
el “bagaje teórico” o conceptual (los presupuestos) que usa Searle para
abordar estas cuestiones. La primera y la segunda parte se ocupan de
presentar, respectivamente, las formulaciones de estos problemas y las
soluciones propuestas por el autor en comento. En la última se comparte una
valoración crítica general.
Introducción: presupuestos teóricos
¿En qué contexto se encuentra esta discusión? ¿Cómo se abordan las
relaciones entre Intencionalidad, actos de habla y significado, y qué enfoque
está presupuesto? ¿Bajo qué premisas o condiciones se efectúan estos
análisis?
Searle comienza su escrito comentando cuál ha sido el enfoque con el que él (o
al menos eso dice) ha tratado el proceso o evento de la Intencionalidad: el
naturalista. Esto quiere decir que la Intencionalidad es un proceso o evento
biológico (o más específicamente: neurobiológico) de la misma forma que otros
procesos como la digestión, el crecimiento o la secreción de bilis (Searle, 1992,
pág. 168). De una u otra forma, se ha presupuesto que la Intencionalidad es un
objeto del mundo, en oposición a un objeto, por así llamarlo, metafísico.
La tesis general del texto, como consecuencia del anterior enfoque biológico,
es la siguiente: el significado es una forma (o género) de Intencionalidad, “un
desarrollo especial de formas más primitivas de Intencionalidad”, formas
primitivas que “no son intrínsecamente lingüísticas” (Searle, 1992, pág. 168).
1

171). son presupuestos o presuposiciones. pág. como es el caso de levantar un brazo con la intención de obedecer una orden. 5. Searle se aparta de ciertos análisis derivados Grice según los cuales querer decir algo consiste en la intención de buscar o crear con las emisiones ciertos efectos en el auditorio (efectos comunicativos o perlocucionarios). 2. el auditorio se informe. 170). 170). en tanto que causado por ella [la intención-en-laacción]. y no. Finalmente. No obstante. no sobra comentarlo. “La intención-en-la-acción causa y a la vez presenta el movimiento corporal” (pág. Searle presupone las siguientes premisas de su teoría de la acción (expuestas ya en el tercer capítulo de Intencionalidad). la intención previa representa toda la acción. propiamente hablando. etc. Searle no desarrolla el análisis del significado mostrando cómo entran los actos de habla en las ideas de intención previa o intención-en-laacción sino que.El significado puede ser analizado gracias a la “aplicación” o “uso” de formas de Intencionalidad (o más exactamente: nociones psicológicas) “tales como la creencia. causa la intención-en-la-acción (que a su vez causa el movimiento corporal…) y por la transitividad de la causación (…) podemos decir (…) [que] la intención previa causa toda la acción [subraya ajena al texto] (pág. pág. es relevante a la hora de enfrentar el problema del origen de los actos ilocucionarios. 170). “En una secuencia que involucre una intención previa y una acción que consiste en llevar a cabo esa intención. Más bien se busca representar. “Una acción realizada con éxito consiste en una intencionalidad-en-la-acción y un movimiento corporal” (1992. 169). No se causa fenómeno alguno por levantar un brazo de la misma forma que apretar el gatillo y disparar el arma causan que se pueda satisfacer la intención de matar a alguien. 3. “El movimiento corporal. es su condición de satisfacción [de la intención-en-la-acción]” (pág. acciones (además es mediante el acto de habla que se emite el significado): 1. 170). así como su enfoque naturalista. existen intenciones complejas causales (como tener la intención de matar a alguien por medio de apretar el gatillo y disparar el arma) y otras que no son causales. “levantar [el] brazo es justamente obedecer la orden” (pág. De otro lado. 4. que el auditorio se convenza. idea que. teoría necesaria para el estudio de los actos de habla debido a que los estados Intencionales son eso: estados.). el deseo y la intención” (1992. Asimismo cabe aclarar que las primeras cuatro premisas se refieren a acciones simples y 2 . independientemente de si se consiguen ciertos efectos perlocucionarios (como que el auditorio me comprenda. las premisas de la teoría de la acción. como se verá más adelante.

(Searle. pág. 2. convencer. Serán las acciones complejas no causales las características de lo que él llamará: intención de significar (Searle. verbigracia. Lo que Searle debe explicar entonces es la relación que se presenta entre las condiciones de satisfacción de la intención de significar con las del estado psicológico y su respectiva expresión en un acto de habla. ¿Pero por qué son diferentes? Tal parece que para Searle la intención de significar se satisface meramente mediante la intención. de hacer un enunciado. Identidad entre las condiciones de satisfacción del acto de habla y las condiciones de satisfacción de la condición de sinceridad (véase la premisa anterior). 1992. Si ambas condiciones de satisfacción son idénticas: “[¿Cómo ocurre esto] cuando las condiciones de satisfacción de la intención de significar [son] […] diferentes tanto de las condiciones de satisfacción del acto de habla como de las condiciones de sinceridad?” (Searle. que mi acto de habla será satisfecho si y solo sí está lloviendo?” (1992. 3 . 1992. a pesar de todo. La comunicación tiene que ver con la producción de efectos en los oyentes. pág. Distinción o diferenciación entre representación y comunicación. 1992. Se expondrán a continuación las condiciones de adecuación del análisis (que ya hemos presentado sucintamente). 1992. 172). el segundo. en sus palabras: “[…] cómo la intención de significar debe determinar tanto que el acto de habla como que las condiciones de sinceridad tengan las condiciones de satisfacción que tienen y que tengan idénticas condiciones de satisfacción” (Searle. Searle ejemplifica esta problemática con el caso de la enunciación “está lloviendo”: “¿Por qué sucede (…) que mi intención de enunciar que está lloviendo. 3. independientemente de si este enunciado es verdadero o no. 1992. Doble nivel de intencionalidad en actos de habla. que puede ser satisfecha incluso si no está lloviendo determina. El primer nivel recae en el estado psicológico o Intencional (condición de sinceridad). 171). informar…).la segunda a acciones complejas. pág. sobre la realización del acto de habla mismo (intención de significar). Esto se debe a que la intención de significar posee dos características la intención de comunicar y la intención de representar. b) Cuatro condiciones de adecuación del análisis de Searle Los siguientes cuatro presupuestos determinan el análisis que hace Searle respecto al problema del significado: 1. 172). por ejemplo: efectos de convicción. contar. Pero es posible. “[Hay un] doble nivel de intencionalidad en la realización del acto de habla” (Searle. hacer enunciados sin tener “intenciones comunicativas” (persuadir. pág. pág. convencimiento. pág. 173). 172). 173). según Searle. etc. comprensión.

por ejemplo. además. En ocasiones pareciera que en realidad la intención de significar consistiera de modo simple en la intención de representar (cf. los problemas a los que se enfrenta Searle. Estos tipos de actos de habla. en los que se pretende que los demás hagan cosas. 174). Los actos de habla (o ilocucionarios) tienen o expresan ciertos significados.La intención de representar (un estado de cosas. se “derivan de la Intencionalidad de la mente” (Searle. en los que se dice cómo son las cosas. y expresivos. en los que expresamos sentimientos o actitudes. pág. ahora sí. Se dividen. 1992. Otro reza como sigue: “¿Cuál es la naturaleza en la acción compleja que hace de la producción de esas marcas o sonidos algo más que solamente la producción de marcas o sonidos? [subrayado ajeno al texto]” (1992. Pero hay que explicar cómo sucede ello. Se podría decir. pág. pero luego se muestra que la intención de comunicar tiene un papel crucial para explicar los actos u objetos ilocucionarios expresivos. en cinco y sólo cinco tipos u objetos: aseverativos. 4. Límites y posibilidades del significado como límites y posibilidades de la Intencionalidad. En fin. incluyendo su significado. en los que nos comprometemos nosotros mismos a hacer cosas. 169). unos hechos) es más importante que la intención de comunicar para: (…) actos de habla con un contenido proposicional y dirección de ajuste (…) No puedo. 174). El problema de la relación entre Intencionalidad y significado a) Problema del significado Este problema tiene diversas formulaciones o modos de expresión a lo largo del texto. tener la intención de informarle de que está lloviendo sin tener la intención de que mi emisión represente. que debido a la anterior relación entre significado e Intencionalidad los límites de la Intencionalidad «dibujan» los límites del significado. el significado mismo del acto de habla. 2. el problema del significado se pregunta por qué es lo que se le añade a 4 . 175) y que la intención de comunicar fuera simplemente una especie de “decorativo” o agregado de la intención de significar. 1992. declaraciones. conmisivos. pág. verdadera o falsamente. pág. Así las cosas. directivos. 1992. es tiempo de explicar. pues. Uno de ellos es el siguiente: “¿Cuáles son los rasgos de las intenciones del hablante en las emisiones significativas que hacen que sea el caso que el hablante quiera decir algo por medio de su emisión?” (Searle. o mejor dicho. el estado de cosas del tiempo (Searle. en los que creamos “cosas” o “estados de cosas” (al menos en un grado institucional) por el simple hecho de hacer emisiones. pág. 171).

dado el doble nivel de intencionalidad del acto de habla. Solventarlo implica. ¿Y qué resuelve esta propuesta? Al menos.1. establecer las estructuras de la intención o las intenciones de significar. por decir algo). pág. El rol preeminente de la intención de significar se hace claro para este acto ilocucionario: “(…) la esencia de hacer el enunciado consiste en representar 5 .un “fenómeno” físico (como determinadas ondas sonoras) para que tenga significado. 1992. La intención de comunicar sólo añade que el auditorio o mi hipotético oyente reconoce mis representaciones o intenciones de representar (pues así se ha definido la intención de comunicar): (Esta intención en la acción causa que mi brazo suba y el que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción con la dirección de ajuste mente (o emisión)-a-mundo que el enemigo se esté retirando. o entre representar y comunicar. en un contexto militar. La respuesta general a este problema es la siguiente: “(…) en la realización del acto de habla la mente impone intencionalmente las mismas condiciones de satisfacción sobre la expresión física del estado mental expresado. la intención de significar sólo involucra la intención de hacer el enunciado de que el enemigo se está retirando y. que el enemigo se está retirando (1992. que el estado mental tiene en sí mismo” (1992. 172). Pero esta imposición intencional de la mente de condiciones de satisfacción a “emisiones físicas” (la intención de significar) no se comprende si antes no se ha realizado el recorrido anteriormente mencionado por cada uno de los tipos de actos ilocucionarios. 175). sólo por levantar mi brazo y previo acuerdo. no obstante. Es aquí cuando se puede entender que la intención de significar “es sólo una intención de realizar la primera mitad” (1992. pág. Para este caso. para Searle. Estructura de significar en enunciados aseverativos Searle nos invita a imaginar un caso en el que. El contenido de la acción compleja o de la intención en la acción compleja en lo que se refiere a la intención de representar se describe de la siguiente manera: (Mi brazo sube como un resultado de esta intención en la acción y que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción con la dirección de ajuste mente (o emisión)-a-mundo que el enemigo está retirándose) (pág. 175). 172). 176). yo le enuncio. debe tener alguna relación con la otra mitad: con las condiciones de satisfacción del aseverativo y las condiciones de satisfacción de la condición de sinceridad de la que ese enunciado es expresión. no se confunde entre hacer un enunciado y hacer un enunciado verdadero. pág. estando dos personas en lugares diferentes (usted y yo. pág. y mi auditorio reconoce tanto que mi brazo está subiendo como que su subir tiene esas condiciones de satisfacción) (Searle. a.

Por otro lado. pág. La intención de comunicar le añade un aspecto. porque el que mi brazo suba tiene esas condiciones de satisfacción) (Searle. Y de nuevo. 1992. Pero hacer una promesa crea una razón para hacer lo prometido. no en comunicar las propias representaciones a los oyentes” (Searle. por así decir. como sigue: (Mi brazo sube como resultado de esta intención en la acción. Estructura de significar en directivos A diferencia de los enunciados. en lo que respecta a la intención de representar. al menos en parte. 177). 1992. y el que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción con la dirección de ajuste mundo-a-mente (o emisión) que avance sobre el enemigo y lo hago así.2. estos actos de habla son autorreferenciales puesto que la recepción de su emisión crea una razón para cumplir sus condiciones de satisfacción. razón por la cual la intención de representar no sólo es un aspecto de la intención de significar sino que es. 1992. Estructura de significar en conmisivos Si levantando mi brazo me comprometo o hago la promesa de seguir al enemigo. 178). la intención de comunicar sólo añade que: (El auditorio reconoce que mi brazo sube y que su subir tiene condiciones de satisfacción) (Searle. 176). pág. se tiene el siguiente contenido de la intención de representar: (Mi brazo sube como un resultado de esta intención en la acción y que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción. 178).3. En definitiva. La intención de comunicar sólo agrega que: (El auditorio reconoce que mi brazo sube y que el que suba tiene esas condiciones de satisfacción) (Searle. 1992. de avanzar delante de él.algo como siendo el caso. págs. este contenido se describe. 178-179). y pedir a alguien que haga algo crea la razón para hacerlo” (Searle. si se acuerda levantar mi brazo para ordenarle a alguien que se retire. los directivos (como órdenes) o los conmisivos (promesas) son autorreferenciales puesto que: “(…) hacer un enunciado no crea evidencia por sí mismo para la verdad del enunciado. para el caso de los aseverativos. 1992. 6 . con la dirección de ajuste mundo-a-mente (o emisión). pág. 178). contingente. 179). la intención de significar misma. pág. pág. Y la intención de representar “(…) es cuestión de imponer las condiciones de satisfacción de un estado Intencional” (1992. a. que se retire y que se retire porque el que mi brazo suba tiene esas condiciones de satisfacción) (Searle. 1992. a. pág.

producen un nuevo “estado de cosas” en virtud de representarlo como siendo el caso. “el objeto ilocucionario de los expresivos tales como pedir perdón. pág. pág. Las declaraciones. y que tal estado de cosas sea causado por el hecho de que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción con la dirección de ajuste mente-a-mundo que la sesión se levante) (Searle. Probablemente la doble dirección de ajuste se deba a que la declaración (aunque no creo que sea la única razón) no solamente es expresión de una creencia sino de un deseo. En la declaración: “Yo os declaro marido y mujer”.5. el contenido (de la intención de representar) de la declaración es: (Esta intención en la acción causa que mi brazo suba y el que mi brazo suba tiene como condiciones de satisfacción con la dirección de ajuste mundo-amente que la sesión se levante. Por ejemplo. 1992. pero por el mero hecho de emitir mi enunciado no se «crea» Dios alguno. Entonces. Estructura de significar en declaraciones Existen dos características únicas de las declaraciones que no poseen los otros actos de habla. 1992. en segundo lugar. El puro enunciado posee una dirección de ajuste mente (o emisión)-a-mundo. un mismo acto de habla con doble dirección). 180). 1992. pág. Veamos un ejemplo. pág. agradecer y felicitar. 179). Y la intención de comunicar consiste en que: (El auditorio reconoce que mi brazo sube y el que mi brazo suba tiene estas condiciones de satisfacción) (Searle. confiera a mi declaración la “capacidad” de producir un “hecho” o un cambio en el mundo. Estructura de significar de los expresivos Si el objeto ilocucionario de las declaraciones es producir nuevos “hechos” o “estados de cosas”. 180-181). o expresar “la condición de sinceridad del acto de habla. si digo «Dios es bueno». poseen doble dirección de ajuste (es decir. a. 1992. [se] hace que seáis marido y mujer (dirección de ajuste mundo-a-palabra) por medio de representarlo como siendo el caso de que sois marido y mujer (dirección de ajuste palabra-amundo) (Searle. dentro de su sistema. sobre algún estado de cosas que se presupone que se da” (1992. en primera instancia. Lo anterior significa que a través de una representación puedo crear un “hecho” del mundo. 7 . es simplemente expresar un estado Intencional” (Searle.4.a. Para que la declaración sea satisfecha es menester la autoridad de alguna institución extralingüística (como el matrimonio) que. si al levantar mi brazo se acuerda levantar una sesión y si tengo esa autoridad institucional. págs. 180). este enunciado será verdadero si es el caso que Dios (de existir) es bueno. 179).

el acto de habla como tal no tiene dirección de ajuste ni condiciones de satisfacción adicionales que se le impongan” (Searle. como dice Searle.Los expresivos. al no haber en los expresivos la intención de representar (pues simplemente se pretende expresar la condición de sinceridad del acto de habla. en esta formulación del problema del significado no está recogida la cuestión sobre la relación entre el lenguaje como institución y la Intencionalidad (esta es para Searle prelingüística) (Searle. es decir. 1992. no poseen en dirección de ajuste. pero en el expresivo “pedir perdón” no intento enunciar mi creencia de que lo he pisado ni intento satisfacer un deseo de no haberlo pisado. 184). pág. así que ellas también son parte de los presupuestos teóricos del estudio del significado. Para intentar responder este asunto. aseverativos. Si este es el caso. Sin embargo. Por último. 1992. presuponiendo que p) (Searle. Por ejemplo. b) El problema del origen de los actos ilocucionarios Hasta aquí. Aparentemente. como mínimo. según Searle. se tiene lo siguiente: (Esta intención en la acción causa que mi brazo suba y el que mi brazo suba es una expresión de pesar. Y la intención de comunicar consistirá en hacer que nuestro oyente reconozca la anterior intención. Para Searle. pág. “aunque las presuposiciones tienen condiciones de verdad. Searle ha descrito el contenido de las estructuras de significar en directivos. 1992. ¿qué sería la intención de significar? Esta es una cuestión problemática que Searle no toca en el texto. 181). este estudio responde la pregunta por el problema del significado expresado en los siguientes términos: “¿qué añade la intención al evento físico que lo hace un caso de querer decir algo en virtud de la producción Intencional del evento físico?” (Searle. 184). al pedir perdón por X (Searle pone por caso: por haberle pisado). Esta creencia y este deseo posee cada una sus condiciones de satisfacción con su respectiva dirección de ajuste. no ocurre que la mente imponga condiciones de satisfacción a la emisión misma). esos hipotéticos seres tendrían que tener al 8 . pág. Searle imagina seres que tuviesen estados Intencionales pero que no tuvieran ningún tipo de lenguaje. 1992. se da aquí la situación en que intención de significar e intención de representar son diferentes y resulta circular y trivial definir una en términos de la otra. Así pues. pág. presupongo en este pedir perdón tanto la creencia de X (lo he pisado) como el deseo de no haberlo hecho. declaraciones y expresivos imaginando un acto de habla simple emitido por un movimiento corporal (levantar el brazo). conmisivos. Es decir. de la intención de significar. simple y llanamente pido perdón. 181). En lo que concierte a las condiciones de satisfacción. Searle admite que como tal no posee un análisis de estas presuposiciones para el caso de los expresivos.

Los efectos sobre el auditorio. actúe o tenga expectativas según mi expresión (por esos mismos procedimientos convencionales) de creencia. por convención. Ahora bien. 1992. deseo o intención. deseos o intenciones siempre se satisfarán. 184). es los los las Por último. 1992. “¿[Q]ué más deberían tener tales seres para tener un lenguaje?”.menos tres estados Intencionales: creencia. Searle. pág. 185). un propósito extralingüístico de aseverativos es transmitir información. 1992. la respuesta parcial que Searle ofrece a las anteriores preguntas es que tal ser necesita no sólo alguna manera o medio de expresar estados Intencionales sino un modo de procurar que otros seres reconozcan que está expresando sus estados Intencionales. pág. Searle plantea ulteriormente las siguientes preguntas: “¿qué más necesitarían para ser capaces de realizar actos lingüísticos?”. Y sin embargo. los “efectos perlocucionarios”. por el mero hecho de tener estados Intencionales (como creencia. pág. deseo e intención (cf. sus condiciones de sinceridad. pág. lo que Searle llama propósitos extralingüísticos. hay una premisa fundamental que cabe tener en cuenta: ese ser. 1992. un propósito primario de conmisivos es crear expectativas estables respecto de las conductas de personas (Searle. lo cual “(…) se sigue del hecho de que un estado Intencional es una representación de sus condiciones de satisfacción” (Searle. 184). el propósito extralingüístico primario de los directivos conseguir que la gente haga cosas. sería menester para ese hablante primitivo e hipotético la introducción de “procedimientos convencionales para hacer cada una de estas cosas” (Searle. deseo e intención) es capaz de reconocer cuáles son las condiciones de satisfacción de esos estados. 184). la emisión hecha a través de mecanismos convencionales puede crear una razón para que el oyente crea. Esto no pretende que sus creencias. 186). Bien. estos procedimientos convencionales (como el modo indicativo para aseverativos. pág. En conclusión. Pero antes de intentar responder estas distintas formulaciones del problema de los actos ilocucionarios. persiguen. los cuales dependerán del tipo de acto de habla emitido: Por ejemplo. propósitos extralingüísticos y uso de procedimientos o mecanismos convencionales) son 9 . ¿[Q]ué más necesitarían para pasar de tener estados Intencionales a realizar actos ilocucionarios?” (Searle. el modo imperativo para directivos o el modo subjuntivo para algunos expresivos) no pueden garantizar que los propósitos extralingüísticos sean “satisfechos”. estas tres “condiciones” (medio de emisión. sino que tal ser podrá reconocer cuándo podrían satisfacerse o frustrarse. 1992. más bien. nuestros actos de habla no buscan sólo que otros oyentes reconozcan que tengo estados Intencionales. son relativos a otras circunstancias. Empero.

al menos. puesto que se puede concebir el significado como un “fenómeno” privado al ser posible tener intención de significar y. En ese contexto. ¿no habría un rasgo oculto. Valoración crítica general Es razonable contestar al problema del significado mostrando descriptivamente cómo. en últimas. simultáneamente. Finalmente. si pareciera que se hubiese definido la intención de significar en términos de la intención de representar. Bastaría entonces con que yo reconociera el significado de mis emisiones y. no explicitado. al no poseer intenciones de representar. se echa en falta llenar ese agujero para tener una visión de intención de significar coherente con todos los tipos de actos ilocucionarios. incluso si está dirigida a mí mismo? (verbigracia. por ejemplo. parte de lo que significa que una emisión sea una orden? 10 . los primeros cuatro tipos de actos ilocucionarios. al menos en aquellos que creen que el significado es esencialmente un “fenómeno” público e intersubjetivo. teniendo estados Intencionales. Siempre cabe la cuestión: ¿es el significado un “fenómeno” Intencional intersubjetivo o exclusivamente privado? La propuesta de Searle apunta a la segunda opción. Pero se ha visto que el caso de los expresivos llama la atención en el sentido de que.las necesarias para que un sujeto sin lenguaje (conceptualmente hablando) pueda realizar. la distinción entre la intención de representar y la intención de comunicar que se encuentra tan marcada en los primeros cuatro tipos de actos ilocucionarios. Esto parece funcionar bien para. 3. escribir una orden para que sea obedecida por mí mismo dentro de una hora) ¿No se podría pensar que el hecho de que la emisión de una orden busca el efecto de que sea obedecida es. de alguna manera. ¿qué sería entonces la intención de significar para expresivos? ¿Sería simplemente la intención de comunicar? Y si esto no es así. ¿Pero es posible sentir indiferencia por los efectos o por los propósitos extralingüísticos. en ese sentido. ¿Pero habrá significado sin intención de comunicar? Quizá lo que Searle podría decir es que “primitivamente” el significado es privado y posteriormente se hizo público. no hay condiciones de satisfacción adicionales impuestas sobre sus emisiones. la mente impone intencionalmente condiciones de satisfacción a la emisión física misma que expresa determinado estado Intencional. sentir indiferencia por los efectos que ello pueda generar en otras personas. actos ilocucionarios. puede generar problemas respecto a la “naturaleza” del significado. en la emisión de un directivo? ¿Qué tanto se podría definir el significado aislando la intención de comunicar? ¿Es razonable decir que emito una orden pero no busco producir un efecto sobre mi interlocutor. que me “comunicara” o tuviera la “intención de comunicarme” conmigo mismo. en la intención de significar? ¿No tendría tal intención un tercer aspecto aparte de la intención de representar y de comunicar? En definitiva.

Trad. Un ensayo en la filosofía de la mente. Intencionalidad. 11 .Bibliografía Searle. (E. (1992). U. Benítez.) Madrid: Tecnos. J.