You are on page 1of 2

¿Qué es el derecho?

La palabra derecho invoca distintos y encontrados significados en el
oyente, emergiendo en éste una actitud de recepción que,
generalmente, contiene un trazo delineado de autoridad indiscutible que
debe seguirse.
No es para menos, la palabra tiene en sí misma un carga arraigada que
sostiene, vista desde cualquier perspectiva, una imposición tangible en
la que el receptor que la escucha ya formula el contenido de lo dado, en
este caso, del derecho. Lo transmitido, el contenido se hace concepto, se
arraiga y se condena; entonces el sentido que el oyente invoca a la
palabra hace surgir el significado mismo de lo que se nombra. En lo
posterior lo anteriormente escrito es lo central.
Las escuelas tradicionales que abordan al derecho han cometido ese
craso fallo, creando debate en una esfera bastante subjetiva que
contrae los significados y los reduce hasta definir algo para darle forma,
hablando siempre en el mismo campo, con las ideas cambiadas de lugar.
¿Qué es esto de dar forma? Dar forma es dar significado; dar significado
es identificar, significar; significar es expresar, de forma eidética o
material algo. Por tanto, la expresión que le da sentido, cuerpo al
derecho se nos muestra como “lo dado” en automático, como lo que “ya
está dicho” y es inamovible y reconocible por todos. Ciertamente, así
reconocemos e identificamos las cosas, los significados, silenciando al
concepto mismo y marginándolo de todos y posibles significados que
éste puede tener. Sin embargo, ¿desde donde se da esa forma, ese
significado? Desde la perspectiva eidética –ideal- o material de quien la
propone. Ahí se encuentra el fallo, el error, la reducción absoluta de lo
que no se puede reducir, es decir, la existencia misma de lo que “se
presenta”, de lo que “emerge”.
Por ello el derecho se nos presenta como algo que tiene que estar ahí,
prevalecer, y se nos impone como algo necesario, estridente,
irremediable para que habite el orden sobre –dicho del mismo modo- el
caos. Esta es la primera presentación del derecho: Un producto obvio,
necesario y vital por el cual es posible la convivencia humana.
Ahí radica el gran error, la creación de la sublime y falaz fantasía por la
cual se nos ha impuesto, voluntaria o involuntariamente, un orden
superior el cual debe ser respetado para que la convivencia no se
destruya, para que sea posible. Además, éste orden justifica un
desenvolvimiento económico, político y social sostenido en las leyes que
nos dan, como resultado, una norma escatológica, dogmática,

a la par. metódicamente. y sin ella. contiene un contenido para nada agradable en la experiencia. Hoy día la población sigue ese orden. los profesores. ni en el que lo ejercita. El derecho muestra su significado en cada actitud que se presenta. que debe juzgar las conductas en una estructura que. al preguntarle a casi cualquier estudiante o técnico del derecho podría responder con palabras más o menos. que se impone a la voluntad y que origina. diferente. individualmente. Pues. exacto. . contiene el espíritu de las generaciones pasadas? Ahí habita el significado tradicional del derecho. ¿quién habría de dudar de la tradición milenaria que. Lo mismo con quienes imparten la cátedra. maniatados de toda posibilidad y herramienta. quienes a su vez fueron educados del mismo modo en el que el derecho se sostiene metafísicamente como el orden necesario e irresistible para lograr el pacto social. Ahí está la significación del derecho: Posibilidad de transgredir el orden impuesto por la libertad. pues el temor en lo mínimo origina duda. no se alcanza a ello.irrenunciable para no perecer en ese angustiante caos que. como algo necesario e inexpugnable. como la génesis normativa de todo cuanto hay –pues el derecho. Pero. Que jodido estaría el mundo sin la posibilidad de modificar el orden que nos constriñe y se nos impone como algo cierto e inequívoco. técnicos del derecho que. ni en la ley misma. ni en la justicia. no. Ello no es alarmante. ninguna hubiera sido posible. perfeccionándose. el derecho se alza como un dogma.y que. como inequívoca. siguen esa génesis como algo inviolable. desde el naturalismo que trata de prevalecer valores universales hasta el positivismo que inculca lo escrito por la ley-. No hay temor. en todos los casos. real. y que es interpretado como algo alterno. El derecho no tiene su significado en la autoridad. como ya se ha dicho. pues aunque las exista –como el marxismo jurídico. Derecho es rebelión. eso no es el derecho. finalmente. Toda teoría es transmitida como real y verdadera. alarmante y preocupante es que en las escuelas de derecho se crean. como una verdad revelada que no puede someterse a la cuestión ni al escrutinio. No hay posturas críticas ante la ortodoxia.éstas se vuelven contra sí mismas construyéndose en lo mismo. No. la ley. en la transmisión –tradiciónde las normas que se imponen como justas y necesarias –la justicia tiene que ser desligada del derecho. nadie conoce. la “convivencia” en sociedad tan indispensable para poder “existir”.