Inversiones.

Armonía I. 2º Trimestre.
Curso 2009-2010 CIEM Federico Moreno Torroba Profesor: Santiago Rodiño

Inversiones.
INVERSIONES DEL ACORDE TRÍADA Primera inversión del acorde tríada o acorde de sexta
La primera inversión de un acorde tríada se forma colocando en el bajo la tercera del acorde fundamental, quedando formado por los intervalos de tercera y sexta a partir de la nota del bajo. Su cifrado es 6. Se duplica prioritariamente la sexta, aunque también es posible la duplicación de la tercera. La nota del bajo podrá duplicarse, o bien para evitar faltas, o bien por interés melódico.

El procedimiento recomendado para efectuar enlaces sencillos y correctos entre dos acordes de sexta consecutivos o un acorde de sexta con un acorde fundamental es el mismo de siempre: a) Mantener notas comunes b) Condúzcase cada una de las voces empleando los menores intervalos posibles. ES decir, movimiento mínimo.

Primera inversión del acorde de quinta disminuida Recordad que en el acorde de quinta disminuida es obligatorio duplicar la tercera (única nota que no produce disonancias). En el caso de que esté en primera inversión duplicaremos la tercera de igual manera, a pesar de que la tercera es la nota que está en el bajo. La preparación y la resolución de la quinta disminuida se hacen de igual manera que en el estado fundamental.

El cifrado de este acorde para diferenciarlo no es 6, sino 6 /+3.

Inversiones

Página 2

Inversiones.
Serie de sextas
A la sucesión de varios acordes tríadas en primera inversión y con movimiento paralelo se le denomina serie de sextas. Se realiza suprimiendo una voz (la soprano o el tenor), y colocando todas las terceras en una misma voz, y todas las sextas en otra voz, de modo que las sextas siempre estén por encima de las terceras. De esta realización resulta un movimiento directo de tres voces. Para que una sucesión se considere serie de sextas, ésta ha de tener como mínimo cuatro acordes seguidos en primera inversión, teniendo todos la misma duración. Si la tonalidad del ejercicio está en modo menor, en la serie de sextas no se utiliza el VII grado como sensible, salvo que lo señale el cifrado.

Inversiones

Página 3

Inversiones.
Segunda inversión del acorde tríada o acorde de cuarta y sexta
Esta inversión se forma colocando en el bajo la quinta del acorde fundamental, quedando formado por los intervalos de cuarta y sexta a partir de la nota del bajo. Su cifrado es 6 4. DUPLICACIONES Cuando se utiliza en escritura armónica a cuatro voces puede duplicarse cualquiera de sus tres notas, aunque es conveniente, en principio, duplicar la nota del bajo.

Preparación y resolución de la cuarta La cuarta justa se considera normalmente un intervalo consonante, salvo que se forme entre alguna de las voces y el bajo, como en este caso. Por lo tanto, la cuarta del acorde ha de estar preparada y resuelta como una disonancia. PREPARACIÓN: Llegar a la cuarta justa que se forma entre la voz del bajo y otra de las voces por movimiento contrario o por movimiento oblicuo. RESOLUCIÓN: Salir de la cuarta justa que se forma entre el bajo y otra de las voces por movimiento contrario o movimiento oblicuo.

La segunda inversión del acorde de quinta disminuida apenas ha sido utilizada y no merece la pena hablar de ella..

Inversiones

Página 4

Inversiones.
Tres tipos de acorde de sexta y cuarta El acorde de cuarta y sexta, por su estructura interválica (una sexta mayor y una cuarta justa) desvirtúa mucho la sonoridad del acorde en su estado fundamental (Una tercera mayor y una quinta justa). Por esa razón su presencia en las obras musicales se ha limitado tradicionalmente a apariciones muy específicas. No tiene identidad como acorde y es el resultado puntual de la presencia de notas extrañas a la armonía. Concretamente, los dos empleos más frecuentes son: A) Sexta y cuarta cadencial: Antes de un acorde de dominante, en una cadencia, el I grado en segunda inversión. En este caso el efecto es el de un acorde de dominante en estado fundamental con dos apoyaturas. Lo identificaremos como sexta y cuarta cadencial. En el cifrado romano lo cifraremos con una K (cadencial) ya que, como hemos dicho, su función real no es de acorde de tónica, sino de apoyatura del V grado al que precede. Siempre aparece en parte fuerte respecto al quinto grado.

B) Sexta y cuarta de paso. Sirve para "pasar" del estado fundamental de un acorde a su primera inversión o viceversa. Siempre va en parte débil. C) Sexta y cuarta de ampliación. Carácter de adorno, floreo de un acorde en estado fundamental. También en parte débil.

De paso.

De ampliación.

Inversiones

Página 5